martes, 31 de marzo de 2020

PEDRO ALCALÁ: CORONAVIRUS, LA SOCIEDAD VENEZOLANA Y SU LABERINTO.

Como todos ya sabemos, pasó lo inevitable. Lo que desde Enero ya sabíamos que pasaría. Lo que todos temíamos sucedió 

Guerra avisada no mata soldado. Eso es válido en todo el planeta, excepto en Venezuela, una especie de sucursal de Nunca Jamás. Una provincia de Narnia donde rige una clase política que ejerce la política como una manera de  hacer dinero sin trabajar, sin estudiar, pero sobre todo, la ejerce de una manera totalmente irresponsable y en estado de absoluta impunidad.  

Ante esta tragedia del COVID-19, potenciada por la pre-existente  (22 años de chavismo puro, duro, miserable, despiadado, corrupto, ladrón, traidor, lambucio y espeluznantemente podrido) los dos presidentes que sufrimos, suerte de Jano tropical,  finalmente han decidido tomar la urgencia en cuenta y dan la impresión de que han reaccionado ante la epidemia de la siguiente manera. 

Declaraciones de maduro 

https://elpitazo.net/politica/maduro-venezuela-suma-17-casos-confirmados-por-coronavirus-este-15marz/ 

Declaraciones de guaidó 

https://twitter.com/jguaido/status/1239703155266523139 

El presidente que tiene la sartén por el mango solo atina a ordenar el encierro de los ciudadanos en sus casas esperando a ver qué pasa después, y el presidente legal (pero eunuco ejecutivo)  nos informa que ha decidido tomar medidas etéreas, sin ningún efecto real, para atacar la gerencia de esta tragedia StephenKingneana que asesinará a una gran cantidad de conciudadanos.  

Pareciera que esta crisis la manejan monos con ametralladoras que disparan munición de improvisación, ignorancia y populismo. Primates enemigos acérrimos de la prevención, la planificación y las  coordinaciones sociedad-estado. Eternos vendedores de urgentes soluciones mágicas que requieren emergencias para evitar molestos controles burocráticos de control, y posterior  rendimiento de resultados y cuentas de uso de recursos.  

No hay manera que la cuarentena ordenada por Jano (maduro-guaidó) se pueda poner en práctica en un país donde un altísimo porcentaje de la población no tiene reservas de comida ni para un solo día, ni tiene acceso a agua corriente, ni a combustible para cocinar ni a energía eléctrica en más de la mitad del día. Y si eso no fuese poco, los insumos para salir adecuadamente protegidos a la calle, cuestan largos muchos salarios mínimos. Tampoco hay combustible para el transporte de alimentos, medicinas e insumos a los que hipotéticamente podría acceder la población para sobrellevar el encierro.  

Para medio evitar que la epidemia se expanda, el cartel de miraflores, deberá pagar un muy alto precio, porque deberá reprimir de manera feroz y violenta si quiere mantener a la gente en sus casas. Y el cartel de la MUD 3.0, se limitará a dar recomendaciones sobre el tema y a recomendar (no puede imponer nada) a la sociedad que no salgan de sus casas.  

Mientras, para atacar la enfermedad propiamente dicha, el panorama es más sombrío aún. El cartel de miraflores, fiel a su vergonzosa sumisión a la tiranía cubana, expulsa una caravana de Médicos sin Fronteras full de insumos, e importa carniceros cubanos, supuestos médicos, para navegar la tragedia, ignorando la valiosa experiencia de la ciencia médica venezolana que en su momento erradicó enfermedades consideradas imposibles de erradicar. Eso nos da una clara señal de lo que está dispuesto a hacer esa cofradía asesina. Y el cartel de la MUD 3.0 pronuncia un discurso que no es más que un rosario de lugares comunes.   

Del cartel de miraflores sabemos que no podemos esperar absolutamente nada bueno. Son el problema. Pero da estupor escuchar a la MUD 3.0 (coño, que son los buenos, los que tienen un plan país, los expertos y planificadores que sacaran al país de la crisis después del chavismo) decir que las medidas urgentes que decidió tomar son: dotar de 3 mil kits de protección a enfermeras y médicos (Deben desecharse a diario una vez usados. Para cuantos días y para cuantos profesionales de la medicina alcanza eso?), llover sobre mojado con la información sobre prevención (como si ya no se supiera TODO lo que hay que saber sobre eso), retomar lo de la ayuda humanitaria (es que lo había dejado?),  iniciar la procura de ayuda sanitaria (con cuanto retraso?) en manos del renombrado experto en la materia, el Dip. Multifuncional Pizarro y por último, liberar fondos para ONG's expertas en manejo de crisis como estas, que ya están operando en el país, pero que están amarradas de manos por el régimen (o sea, neutralizadas). 

Que sepamos, esas son las medidas con las cuales las dos presidencias venezolanas juran que controlarán la situación. Eso demuestra el nivel de desamparo en el que se encuentra nuestro país. Da un profundo dolor, ver como muy calificados profesionales de múltiples disciplinas, se prestan para permitir esta irresponsabilidad  populista, en vez de usar sus gremios para  levantar sus voces ante la comunidad internacional para denunciar este holocausto anunciado y ya en curso.  

Si en la MUD 3.0 hubiese alguien inteligente con sentido de país podrían aprovechar esta situación, no solo para la mandatoria procura de un efectivo apoyo para superar la crisis sanitaria, sino para también forzar la salida del cartel de miraflores y salvar ellos mismos el pellejo en el proceso. Pero en lugar de eso se suman a la cacofonía irresponsable, incapaz y populista.  J.J. Rendón todavía sigue en el "equipo" de Guaido? En lugar de asumir su papel en esta tragedia, la MUD 3.0 decidió ser corresponsable de una catástrofe que ni siquiera podrá ser comparada con la guerra federal, único referente nacional de catástrofes a gran escala. Dios y la patria se los recordarán a ambos, y se lo demandarán.  

Si son ciertas  las leyendas urbanas sobre la existencia de grupos preparando acciones de fuerza para erradicar la peste roja venezolana, este el momento de poner en práctica sus planes. Después ser muy tarde. 

Debemos prepararnos para el luto nacional.  

Vae victis. 

Pedro Alcalá 
pa2a@hotmail.com 
@Tazzio1956 
Miembro de Vente Canadá. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario