viernes, 16 de abril de 2021

ACTUALIZACIÓN DE EL REPUBLICANO LIBERAL: DIARIO DE OPINIÓN, http://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/ VIERNES 16/04/2021


 



GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS: TALCUAL, 21 AÑOS DE AQUEL 3 DE ABRIL. AL COMPÁS DE LA CIENCIA

 
¡Hola Hugo! en letras inmensas a cuatro columnas fue el saludo que Teodoro Petkoff estampó aquel 3 de abril de 2000 en la portada de la edición inaugural del vespertino TalCual, impresa y con olor a tinta, como era costumbre en aquella época cuando la compra de papel para alimentar las rotativas era una rutina administrativa más para cualquier periódico nacional. 
 
Meses antes, siendo director del periódico El Mundo, Teodoro había sido forzado a renunciar al cargo en razón de sus provocadores editoriales en contra de las ejecutorias del entonces presidente. “Creyeron que nos iban a callar”, escribió en su socarrón primer editorial en TalCual. “Bueno, no pudieron. En tres meses montamos TalCual. Es fruto de la voluntad indomable de no rendirse ante la fuerza…”. 
 
También en la primera página de esa edición inaugural se estrenaba Teodoro en la voz de su alter ego, Simón Boccanegra, para reclamar a Jorge Giordani, entonces y por muchos años ministro de Economía, su incapacidad en aconsejar debidamente al presidente en temas relacionados con la materia. “¿Sabrá Giordani lo que es el PIB?” se preguntaba el mordaz editorialista ante los continuos despropósitos de Chávez en temas económicos, hoy superados con creces por su sucesor. 
 
Con esa tónica nació TalCual, un diario destinado a hacer historia en el periodismo venezolano. Que fuese Teodoro su director, ahora en guisa de periodista, lo hacía más interesante. En mi época estudiantil en la UCV, la figura de Teodoro era ya legendaria para quienes simpatizaban con los movimientos guerrilleros que habían tomado el camino de la insurrección. Pasados algunos años y ya apaciguada la guerrilla, Teodoro sorprende con un texto fundamental: "Checoslovaquia, el socialismo como problema", una revisión honesta, e imagino que dolorosa, sobre ideales rotos en el fragor de la lucha y su definitiva comprensión y aceptación de la ruta democrática como la única vía para el progreso de la sociedad, un texto que sacudió de raíz a toda la izquierda de la época y que lo enfrentó irreversiblemente con los viejos personajes de la nomenclatura internacional. 
 
TalCual ha mantenido su compromiso militante y a todo riesgo con la causa de la libertad y la democracia, en un país cuyas mayorías en mala hora escogieron por vía electoral democrática ¡vaya contraste! una ruta “revolucionaria” retrógrada encabezada por un militar golpista, de quien no podía esperarse conductas democráticas. Con el correr de los años, el personaje y sus seguidores, fieles a su esencia, darían al traste con las instituciones, sustituyéndolas por miseria humana y control de la sociedad. 
 
Hace diez años las vueltas del destino me trajeron a TalCual, para compartir esa empresa generada por la faceta de Teodoro como periodista crítico y vigoroso de un régimen al que midió en su verdadera fibra desde el primer momento. Al formar parte de la "familia talcualera", como él nos llamaba, compartimos sus luchas por la sobrevivencia del periódico, presa apetecida por un régimen de insaciable vocación hegemónica. 
 
Aquí estamos, a pesar de las dificultades, en una realidad hoy más hiriente que hace 21 años. Multas, amenazas, sanciones, persecuciones en ejercicio perverso del poder, se han convertido en Venezuela en rutina diaria contra la prensa libre y los comunicadores audaces, para silenciarlos. TalCual no escapa a esa realidad. En 2015, la Corporación Editorial Alfredo Maneiro, creada con el único fin de reducir a discreción la venta de papel periódico a medios complacientes, privó a TalCual y otros medios de la posibilidad de adquirir papel para la impresión y publicación de sus ediciones diarias, en pretensión de ahogarlos en silencio. Desde entonces, el desafío de mantener viva una voz opositora condujo a reforzar la versión digital, convirtiéndola en el portal que hoy es. 
 
Al pie de esa primera página de la edición inaugural de TalCual había también un titular de farándula, como referencia a la noticia en página interior: “Shakira sacudió el Poliedro”. El año 2000 había significado para la artista la aparición de su exitoso álbum MTV Unplugged, el primer álbum en vivo de la cantante colombiana. Uno podría suponer que su presentación en el escenario local tuvo como motivación promocional la interpretación de las canciones contenidas en dicho álbum.  “¿Dónde están los ladrones?”, una de ellas, ya cabía en el acontecer de entonces, más aún el de ahora: “…Los han visto por ahí / los han visto en los tejados / dando vueltas en París / los han visto en los cocteles / todos repartiendo ministerio…”. No sé si Teodoro era admirador de la bella y talentosa barranquillera, pero estoy segura de que habría estado de acuerdo con esos versos.
 
Gioconda San-Blas
gsanblas@gmail.com
@daVinci1412
@DiarioTalCual
http://giocondasanblas.blogspot.com
Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales,
Individuo de Número, Sillón XX
Caracas, Venezuela acfiman.org 
 
“El castigo por rehusarte a participar en política es ser gobernado por personas inferiores a ti”. Platón 

TRINO MÁRQUEZ: CONTRA LO PRIVILEGIOS SOCIALISTAS NO HAY ANTÍDOTOS

La prevención sistemática, continua y eficaz del corona virus; y la distribución y colocación universal y equitativa de las vacunas contra la pandemia, deberían ser la prioridad absoluta del gobierno en la actualidad. No existe ningún problema de salud pública más grave que ese flagelo, que está afectando todas las actividades del país. Ha disparado el cierre de empresas, el desempleo, la informalidad y la pobreza generalizada. La ya precaria educación de los niños y jóvenes ha empeorado. Solo los privilegiados con acceso continuo a internet han podido atenuar un poco la precarización del sistema de enseñanza, clave para la transmisión de conocimientos y la socialización de los individuos.
 
Sin embargo, la convicción de que la nación debe encarar la Covid-19 con un sentido unitario está lejos de aparecer en el horizonte. El gobierno se mueve en el terreno de las nebulosas. El secretismo y la fantasía dominan el discurso oficial. Todas sus promesas están proyectadas hacia un futuro que nadie percibe porque carecen de correlatos en el presente inmediato. El régimen dice que vacunará quince millones de venezolanos en lo que queda de 2021, pero de las más de 700 mil vacunas que ellos dicen que han ingresado al país, menos de la tercera parte han sido suministradas. Un reducido fragmento del sector salud ha sido vacunado. El resto está siendo castigado sin clemencia. Venezuela es el país con la más alta tasa de mortalidad en el área médica y paramédica en América Latina. Muy por encima del promedio.
 
La Comisión Presidencial para la Atención, Prevención y Control del Corona Virus, que debería ser un foro representativo de los científicos y especialistas nacionales, ha terminado siendo un
 
grupo semiclandestino, cuyos voceros más importantes son burócratas del Estado, incapaces de transmitirle confianza y serenidad a la nación. Los informes de Delcy Rodríguez y del ministro de salud son insustanciales. Líneas escritas para cumplir un trámite. Peor todavía es cuando los informes los transmite Nicolás Maduro. En sus largas y farragosas chácharas dominicales, se dedica a tocar temas insustanciales. Parece que su tiempo y el de la audiencia nacional no importara. Ninguna de las materias que le interesan a Venezuela es abordada con la seriedad que la grave situación actual demanda. Nadie sabe por qué luego de haberse reunido Jorge Rodríguez con la cúpula de Fedecamaras, por iniciativa del propio gobierno, Maduro está bloqueando la proposición que permitiría adquirir seis millones de vacunas que serían distribuidas de forma gratuita en todo el país. Los empresarios volvieron a ser acusados de ‘golpistas’ y ‘sanguijuelas’ que solo piensan en enriquecerse. Ese proyecto de vacunación tan importante para Venezuela está siendo torpedeado, sin que el régimen tenga ni la menor idea de cómo satisfacerse la demanda. Por allí aparece la promesa de colocar la vacuna cubana, sobre la cual existen muchas más dudas que certezas.
 
Maduro, en medio del clima de incertidumbre y pánico que afecta a numerosos sectores, le declara la guerra a los empresarios, denigra de Estados Unidos e insulta a Iván Duque, su adversario favorito. Denuncia el ‘virus brasileño’, pero no dice ni pío de la responsabilidad del gobierno chino en la generación de la pandemia. El ‘virus chino’, como es conocido en el planeta, no existe en su vocabulario. Inventa conflictos improbables. Da retorcidas volteretas. Hace de todo, menos encarar con seriedad el drama nacional y encarar los desafíos que asedian a la sociedad.
 
Existen serias sospechas de que los grupos cercanos al régimen están beneficiándose de las escasas vacunas que han llegado al país. El cardenal Baltazar Porras formuló una denuncia que debería ser aclarada. Dijo monseñor Porras que miembros del gobierno, de los militares para mayor precisión, estaban traficando con las vacunas. Que existía un mercado negro en el cual el antídoto circulaba por canales irregulares. Semejante acusación planteada por el jefe de la Iglesia Católica merecía una respuesta clara. El silencio elusivo ha sido el método adoptado para anular el señalamiento del Cardenal.
 
En medio de este clima, las sospechas de que “algo huele mal en Dinamarca”, resultan inevitables. Maduro y su entorno alardean de que ya fueron vacunados. Las historias de personajes inoculados en Fuerte Tiuna, en el Hospital Militar y en otros lugares, circulan sin que la gente tenga razones para pensar que son producto de la maledicencia. Calumnias de los detractores del gobierno. En países cercanos como Perú se han formado verdaderos escándalos cuando se ha descubierto que tal o cual funcionario, se ha valido de su poder para inmunizarse. El expresidente Martín Vizcaya fue sometido al escarnio público, a pesar de haber dado múltiples explicaciones acerca de por qué aceptó servir de conejillo de indias y vacunarse. No hablemos de lo que sucede en democracias más desarrolladas.
 
Aquí la nomenclatura ni siquiera se digna a comentar el asunto. Las dudas no deben ser aclaradas. Contra los privilegios socialistas no hay antídotos.
 
Trino Marquez Cegarra
trino.marquez@gmail.com
@trinomarquezc
Venezuela     

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: VENEZUELA EN UN LIMBO

Nada luce distinto, la voracidad de las patologías económicas y políticas (con sus repercusiones sociales) en Venezuela continúan su rumbo avasallador, lo que está mal empeora irremediablemente.
 
Económicamente no hay nada que agregar, un país sumergido en ruptura del hilo constitucional y democrático es incapaz de dar albergue a las inversiones necesarias, probablemente reciba algunas, pero son muy puntuales ligadas a los intereses políticos de quienes detentan el poder.
 
A la luz pública, la política se ha convertido en un reciclaje que en cada ciclo arroja depauperación desde 2017, básicamente; procesos electorales inconstitucionales, antidemocráticos, que dejan solo desolación electoral, instancias no reconocidas y sanciones, misma fórmula tendrá lugar en las próximas elecciones regionales/municipales.
 
Muy probablemente, el chavismo se atreva soltar algunas gobernaciones y alcaldías en los próximos comicios por dos razones fundamentales: la primera es que de la mano de la falsa oposición (electorera) no tiene absolutamente nada que perder, prácticamente, los candidatos y posibles gobernantes de esa camada cuidan mismos intereses del chavismo, el sostenimiento del país de hoy… el mismo régimen les cedió las siglas de los partidos tradicionales opositores.
 
Por otro lado, el chavismo tiene bajo la manga el “Estado Comunal” proyecto ya rechazado por los venezolanos aún cuando Chávez estaba en un punto alto de popularidad (2007). Ello le permite, además de sus ardides tradicionales, conservar el poder de todo lo que pierda, pues este Estado es una oda al centralismo, además que lo electoral estaría ligado a mecanismos de elección totalmente ajenos a los que nuestra carta magna mandata, es una réplica del modelo cubano.
 
De este modo, Venezuela se encuentra ausente de un liderazgo político capaz de generar los cambios que requiere la nación, incluso el mismo chavismo que, aunque queriendo enderezar, no podría hacerlo una vez que ha perdido reconocimiento del mundo democrático, sin mencionar las numerosas acusaciones que yacen en su contra.
 
Así pues, los venezolanos nos encontramos en una especie de limbo, como quien ve a los lejos derrumbes que poco a poco se acercan a su hogar. Sin embargo, la política tiene dos caras: la política que se aprecia públicamente a través de los medios de comunicación y redes sociales. La otra cara es la política oculta, la de las estrategias y decisiones determinantes, esa (tengan por seguro) está al rojo vivo.
 
Lo afirmamos porque contario a los que muchos creen, ciertamente el chavismo es amo y señor dentro de nuestras fronteras, pero se encuentra vitalmente aislado. Sus manejos comerciales, económicos y financieros, bajo estas condiciones, son cada vez más insuficientes, día a día el colapso es más grave, incluso, los del status quo.
 
Venezuela se encuentra en un limbo donde el aleteo de una mariposa en Amazonas se siente hasta en los roques. La política en nuestro país ha perdido la capacidad de control que tenían sus coordinadores.
 
leandrotango@gmail.com
@leandrotango
Vienezuela

DANIELA DELGADO Y DANIELA CARRIÓN: EL PETRÓLEO YA NO ESTÁ DE MODA

La industria de la moda es una de las más lucrativas a nivel mundial. Tiene un valor semejante al PIB de Francia y emplea a más de 300 millones personas en el mundo. Sin embargo, la moda rápida o fast fashion es la segunda industria más contaminante del mundo y el Banco Mundial y la Alianza de la Moda estiman que contribuye cada año con entre 8% y 10% de la emisión de gases de efecto invernadero globales. 

Los costos de producción se han reducido con la producción masiva. Sin embargo, existen otros costos menos evidentes como las externalidades negativas asociadas a impactos ambientales como el uso de recursos naturales, contaminación y contribución al cambio climático. 


El coste ambiental de la industria de la moda 

Además de ser un trabajo intensivo, este sector requiere de grandes cantidades de energía para poder producir. Esto ahonda la problemática del cambio climático y las consecuencias asociadas al aumento de eventos climáticos extremos que repercuten en todos los sectores de la economía.
 
Desde el inicio de la cadena productiva, cantidades significativas de petróleo son necesarias para la elaboración de materias primas de la industria textil como las fibras sintéticas, materiales como el poliéster y el acrílico que por sus características son altamente demandadas.
 
La Fundación Ellen McArthur calcula que se requieren 342 millones de barriles de petróleo al año para la fabricación de fibras sintéticas, que resultan ser un tipo de plástico. Este tipo de fibras tienen una alta demanda por sus características de resistencia, durabilidad, elasticidad e impermeabilidad. Sin embargo, esa misma durabilidad de las prendas no permite su fácil desintegración una vez desechada en los rellenos sanitarios de los países.
 
De acuerdo con la Fundación Ellen McArthur, más de seis de cada diez prendas tiene como materia prima textiles de origen fósil. También se estima que 35% del total de microplásticos que terminan en el mar provienen de ropa y textiles sintéticos.
 
Además de ser una industria intensiva en el uso de energía, también lo es en el uso de agua. De acuerdo con el periódico The Guardian, 1,5 trillones de litros son requeridos anualmente por la industria de la moda porque confeccionar unos simples vaqueros requiere de aproximadamente 7.500 litros.
 
Además, según un estudio de la Universidad de California, las prendas de materiales sintéticos desprenden en promedio 1,7 gramos de microfibra en cada lavada, que termina volcado a las fuentes de agua.
 
La fabricación de prendas de vestir ocurre en países en desarrollo donde las condiciones laborales son más flexibles, hay mejores condiciones económicas para las empresas y las regulaciones son más débiles. Si bien parte de las economías de la India, China y Bangladesh dependen del sector textil, también es una industria relevante para algunos países de América Latina.
 
La industria en América Latina
 
La industria textil fue una de las pioneras en el proceso de industrialización de Brasil y el país es actualmente una referencia mundial en el diseño de trajes de baño, jeanswear y homewear entre otras piezas. Este sector es el segundo mayor empleador de la industria manufacturera y genera alrededor de millón y medio de empleos directos y casi 8 millones indirectos en más de 33.000 empresas de todo el país.
 
En México, por otro lado, la industria textil y de la confección empleó 640.000 personas en 2018 y el sector ocupa la décima posición entre las actividades económicas manufactureras más importantes de país. Con casi la totalidad de las prendas exportadas a Estados Unidos, el desarrollo de esta industria se debe a las malas condiciones laborales y la nula protección ambiental.
 
Si bien el sector representa buena parte de los ingresos de los países en desarrollo, su reinvención es vital para el planeta y sus habitantes. Por un lado, para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores textiles y por otro, para desarrollar una producción más limpia con prácticas sostenibles a lo largo de su cadena de producción que internalicen los impactos en el planeta.
 
Para ello, es fundamental fortalecer la institucionalidad de los países en desarrollo para mejorar las condiciones laborales de los empleados del sector y para el desarrollo normativo y de control que garantice el cuidado y protección del medio ambiente. Y desde los consumidores, es fundamental que seamos más conscientes de los modos de consumo y uso de las prendas que utilizamos a diario.
 
Tener conciencia global sí está de moda, así como revisar los patrones de consumo y producción para hacerlos más sostenibles. Hay que pensar en una economía circular de la moda y para ello es clave tomar medidas que involucren al sector para que realmente se minimicen los impactos ambientales presentes y futuros.
 
Daniela Delgado es economista. Docente de Economía en la Univ. de las Américas – UDLA (Ecuador), Directora del Observatorio de Energía y Minas de la UDLA. Candidata a doctora en el Programa de Estado de Derecho y Gobernanza Global de la Universidad de Salamanca.
 
Daniela Carrión es economista y gestora de proyectos financiados por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente en Latinoamérica. Master en Relaciones Internacionales de la Universidad Andina Simón Bolívar, Ecuador, y en Ambiente y Desarrollo, en The London School of Economics and Political Science, Reino Unido.
 
www.latinoamerica21.com , un medio plural comprometido con la divulgación de información crítica y veraz sobre América Latina.
 
@Latinoamerica21
@ElNacionalWeb

RICARDO VALENZUELA: RESETEO MUNDIAL

Después de haber sacudido al mundo con la diabólica pandemia que, como siempre, los monos amaestrados de la prensa ocultaron la verdadera devastación que provocó en la economía mundial, haber robado una elección y sentar en la oficina oval a un payaso, la plana mayor del Cabal y sus verdugos globales, a través de uno de sus instrumentos, El Foro Económico Mundial, propiedad del nazi, Klaus Schwab, con gran algarabía anuncian su reunión anual para, finalmente, después de eliminar el obstáculo que tantos dolores de cabeza les provocara, Donald Trump al timón de la nave fuera de su ruta que, como las mulas broncas, se resistía a entrar a su corral. Ya tranquilos con la mula maneada, se preparan para notificar el tiro de gracia que se proponen asentar a la economía mundial en lo que, con gran inspiración y una malicia que no esconden, han preparado y bautizado como Reseteo Mundial. 

Hace unos días invitábamos a dar cristiana sepultura al capitalismo ya en agonía después de casi 100 años sufriendo los ataques de ese Cabal, finalmente ha dado su último suspiro ante los aplausos de los seudo salvadores de la humanidad con su milagrosa nueva receta; El Reseteo Mundial. Pero, levantemos las copas para brindar porque, con el capitalismo, también han fallecido todas esas confusas teorías y ya no tendremos esa tediosa tarea de elegir puesto que, de ahora en adelante, solo tendremos un solo producto, un solo ofertante, un solo partido, un producto bien empaquetado con etiqueta avalada por El Nuevo Orden Mundial. 

Pero ¿Qué es lo ofrecido? ¿Cómo se llama el producto y quiénes son sus progenitores? Creo yo puedo explicar con claridad lo que es, pues tengo mucho tiempo cortándole huella y ya se dónde están sus echaderos. Encontrar su fe de bautismo ha sido difícil pues su transitar ha sido sigiloso, pero, aun así, hemos identificado a sus progenitores y a sus padrinos. Sin embargo, siendo impulsivo como siempre he sido, yo le dado un nombre tan atractivo como su empaquetado que probablemente pudiera apuntar hacia su origen; Naziconomics. ¿Por qué ese nombre? Bueno, si alguien ha leído los primeros escritos de Hitler en los años 30 como su biblia; Mi Lucha; en cada avenida encontrarán algo a lo que constantemente se refería: Mi Nuevo Orden Mundial, y ahí tendremos la primera pista. 

Al terminar la primera guerra mundial, un veterano regresaba a su país para encontrarlo totalmente destrozado, su economía agonizante y una deuda impagable. Ese hombre era Adolfo Hitler quien, en medio de su rabia y desesperación ante tal infierno, buscando iluminación tuvo contacto con miembros de la Thule Society. Un grupo integrado por grandes millonarios conservadores, ardientes nacionalistas, antisemitas, y se había desarrollado como tanque de ideas políticas, misticismo racial y, ocultismo, bajo el emblema de una suástica sobrepuesta en una espada. Ante la formación del Partido de los Trabajadores, preocupados enviaban a Hitler a una de sus reuniones como espía. Como eureka, a Hitler le llegaba la idea de adueñarse del partido y debutar en política. Lo lograba y para 1932 lo había convertido en el más grande de Alemania. 

Pero serían los acaudalados empresarios y banqueros de los círculos occidentales, quienes garantizaron la emergencia de Hitler con el motivo original de un detente al comunismo que ya amenazaba Europa. Pero, cuando escucharon su idea de la fusión de gobierno con el poder económico privado, usando como ejemplo corporaciones como Bosch, Siemens, Farben, Mercedes. Fue cuando liderados por el Barón von Schroeder acudían industriales, banqueros, oficiales de alto rango del ejército, que llevarían a Hitler a ocupar al Chanceleria consumada en una reunión en casa del Barón con los dueños del Deutche Bank, IG Farben, BMW, Mercedes, participando también los hermanos John y Walter Dulles de Nueva York representantes de la oligarquía americana. A la muerte del presidente Hindenburg en 1934, Hitler asumía las dos responsabilidades, cancelaba todos los partidos políticos y se iniciaba la tiranía. 

Nacía también un nuevo sistema económico-político con la fusión del gobierno y la oligarquía de Alemania y EU. Wall Street se sumaba para agresivamente estructurar el sistema de cartel alemán con ayuda de prestigiadas firmas americanas. Un verdadero fascismo que se define como; “un sistema de gobierno que aboga o ejercita una dictadura a través de una fusión del estado y el liderazgo de negocios, con una beligerante ideología de nacionalismo”. Financiar el rearme de Alemania se convertía en un negocio tan redituable como peligroso y los flujos hacia o fuera de EU se manejaban a través del Bank International Settlements en Basel, Suiza, propiedad de los Rothschild. Los oligarcas americanos habían siempre lucrado enormemente operando fuera de EU, y de inmediato abordaban el buque de Hitler liderados por Prescott Bush, padre y abuelo de dos presidentes. 

Pero, cuando ya no pudieran controlar los instintos guerreros de Hitler que afectaban sus operaciones y generación de ganancias; Decidieron que Hitler debía perder la guerra y buscar nuevos horizontes. Porque esa Cabal ya tenían planes para la sobrevivencia del Naziconomics, un nuevo nazismo que ya no dependería del racismo ni etnicidad iniciando la formación de lo ahora llaman el 4th Reich, pero también usan el termino de Cuarta Revolución Industrial para despistar a quienes se atreven a investigarlos. Algo difícil de llevar a cabo puesto que su comando lo han establecido en Antártica. 

En EU el campo estaba bien fertilizado puesto que, desde 1832, una ideología idéntica era importada de Alemania a EU por el Gral W Russel y Alfonso Taft, padre de William Taft, que sería presidente de EU en 1909. Ambos arriban a Yale para instalarla en la sociedad secreta llamada “Sculls and Bones”. Otro miembro prominente de esa sociedad fue Averell Harriman quien tuviera un muy importante papel en el establecimiento del nuevo imperio americano, lo mismo que los Bush. Rosell y Taft en Alemania habían hecho buena amistado con el líder de la infame sociedad Illuminaty de quien tomaron su ideología para diseminarla desde Yale.   

El Reseteo del Cabal es simplemente apresurar su paso hacia su Nuevo Orden Mundial porque todavía están temerosos de ese hombre que, aun ante los ataques de que fue objeto, continuaba su lucha retando a esa amenaza mundial apoyado con los 75 millones de votos más los que le robaron, es alguien que tiene un apoyo popular que nadie lo hubiera logrado y con el poder para cimbrar el país. Y ese reseteo, como la mayoría de sus proyectos, es apretar más las cadenas con las que pretenden tener el control total del mundo. Y lo más insultante, en esa reunión van a presentarse los miembros de la nueva generacion de oligarcas listos para, como los monos del organillero, aplaudir, aprobar y felicitar a sus líderes pidiendo participar en los negocios millonarios que se van a generar en un mundo cada día más sumiso.       

Ricardo Valenzuela

elchero@outlook.com

chero@refugioliberal.net

@elchero

http://refugiolibertariol.blogspot.com

México-Estados Unidos 

Soy hijo de las veredas, el monte es mi caminata, mi vida alegre cabalgata, respiro las polvaredas.

ALFREDO M. CEPERO: ARMAS PARA SER LIBRES

El verdadero objetivo de la izquierda es desarmarte y despojarte de tu autonomía, de tu poder, de tu derecho a defenderte.

Todos sabemos que el  Presidente Joe Biden y la izquierda demócrata que lo controla son todos una banda de mentirosos. Pero en su discurso de la semana pasada sobre la Segunda Enmienda, Biden incurrió en la mayor mentira de su miserable carrera política. Porque entre todo lo que proponen Biden y la izquierda demócrata nada es más deshonesto y peligroso que el control de armas. Todo lo que dicen sobre ese tema es totalmente falso. Por ejemplo, usted puede detestar los impuestos pero usted puede reconocer que es justo cobrar impuestos por los servicios que recibe del gobierno.

Pero el control de armas es algo muy diferente. El control de armas es algo totalmente fraudulento. El Partido Demócrata afirma que las armas provocan la violencia. Ese es su tema central y es una soberana mentira. Los lugares en este país con el mayor número de armas y menos leyes sobre su control son precisamente los lugares donde se producen menos crímenes con armas de fuego. Esa es la realidad que usted puede confirmar visitando sitios en el internet con estadísticas verídicas sobre el tema.

Pero Joe Biden nunca se ha dejado intimidar por la verdad. El salto de plagiario congénito a mentiroso inveterado es muy pequeño y él seguirá siendo ambos hasta que lo pongan seis pies debajo de la tierra. Casi nada de lo que dijo el presidente en su discurso era verdad. Dijo, por ejemplo, que las armas compradas en ferias de armamentos están exentas del chequeo de los antecedentes penales de sus compradores. Esa es una mentira galáctica que puede ser desmentida por cualquiera que haya comprado un arma en una feria de armamentos. Biden también dijo que los fabricantes de armas disfrutan de inmunidad contra demandas establecidas contra ellos. Esa es otra mentira. Los fabricantes de armas son demandados todo el tiempo. Si no me cree pregúntele a alguno de ellos.

Por otra parte, los izquierdistas demócratas no están solos en esta batalla por el control de esta nación. Los multibillonarios, la prensa mentirosa y los artistas de Hollywood forman parte de un detestable ejército de la hipocresía. Desde la seguridad de sus mansiones amuralladas y la proporcionada por sus equipos de seguridad, todos están empeñados en desarmar a los ciudadanos de a pie. Y en la cumbre de su indiferencia, estos privilegiados proponen reducir o eliminar fondos destinados a la  policía sin tomar en cuenta que esto conduce a la impunidad de los criminales. Gente a quienes las leyes le son indiferentes porque compran sus armas en el mercado negro.

En su inmensa sabiduría, los padres fundadores de esta gran nación estipularon en su constitución que los ciudadanos tienen el derecho absoluto de portar armas sin ser molestados por el gobierno. Este ha sido el mejor antídoto contra la tiranía que nunca ha asomado su cabeza repulsiva en los dos siglos y medio de república de los Estados Unidos. Pero Joe Biden ha tenido la temeridad de decir que, independientemente de lo que diga el texto constitucional, ningún derecho otorgado por la Constitución es absoluto.

No señor, ese derecho está sujeto al dictamen del fantasma que hoy vive en la Casa Blanca. Este hombre que se robó las elecciones ahora aspira a instaurar una dictadura. Porque, con un simple plumazo, Joe Biden se las ha arreglado para convertir en delincuentes a millones de partidarios de Donald Trump. Quisiera conocer al valiente a quien se le asignaría la tarea de confiscar las armas de estos americanos. ¡Va a necesitar mucha suerte para salir con vida!

Además, según encuestas dignas de crédito, en los Estados Unidos hay 393 millones de armas en manos de civiles. Esto representa 120 armas por cada 100 ciudadanos. Pronuncie las palabras "registro de armas" a muchos americanos−especialmente a los partidarios de su uso, incluyendo a los 3.5 plus millones de miembros de la Asociación Nacional del Rifle−y se arma la de "San Quintín".

Resumido en pocas palabras, quienquiera que trate de restringir tu derecho a portar armas legítimamente adquiridas no está tratando de mejorar la seguridad de los Estados Unidos. El verdadero objetivo de la izquierda es desarmarte y despojarte de tu autonomía, de tu poder, de tu derecho a defenderte. El control de armas no tiene nada que ver con las armas. Tiene que ver con quién o con quienes controlan el país. Un ciudadano desarmado es un esclavo del estado. La historia está llena de ejemplos. Yo voy a mencionar unos cuantos.

El 8 de enero de 1959, en un discurso pronunciado desde el Campamento Militar de Columbia, Fidel Castro la arremetió contra los miembros del Directorio Revolucionario que habían tomado posesión de 500 fusiles, 5 ametralladoras y 80 000 tiros de la base militar de San Antonio. En aquel momento dijo: "Yo les voy a hacer una pregunta: ¿Armas para qué?, ¿para luchar contra quién?, ¿contra el Gobierno Revolucionario, que tiene el apoyo de todo el pueblo?". Y los guerrilleros del Directorio, del Segundo Frente y otros independientes cayeron en la trampa y se desarmaron. En su recurrido papel de víctima, este fue uno de los primeros espectáculos de Castro en su larga y sanguinaria dictadura.

El 8 de noviembre de 1960, en un discurso pronunciado en el acto clausura de Cinco Congresos Obreros Extraordinarios, en el Palacio de los Deportes, La Habana, el tirano dijo todo lo contrario. Una vez nosotros hicimos esta pregunta: “¿Armas para qué?” Y hoy nosotros hacemos esta afirmación: armas para combatir a los mercenarios; armas para destruir a los que osen pisar el suelo de la patria en plan de conquistadores o de invasores".

Algo similar pero mucho más grotesco tuvo lugar en la Alemania de Adolfo Hitler, de paso uno de los líderes admirados por el tirano de Cuba. Desde el mismo momento en que se hizo con el poder Hitler impuso estrictos requisitos al registro de armas. Esto le permitió identificar a los dueños de armas y confiscarlas todas, desarmando efectivamente a sus opositores y pavimentando el camino al genocidio de la  población judía. David Kopel, Director de Investigaciones del Instituto Independencia, lo ha sintetizado de esta manera: "Dicho en pocas palabras, si no hubiera sido por el control de armas, Hitler no hubiera podido asesinar a 21 millones de personas." 

Otro carnicero despiadado puso en práctica procedimientos brutales en la  distante y misteriosa China. En 1927 y de nuevo en 1938, Mao Tse-tung declaró que "el poder político es sustentado por el poder de las armas". Sus discípulos siguieron su ejemplo. En 1966 y de nuevo en 1996, China Comunista prohibió la compra, venta y transporte de armas de fuego sin permiso del gobierno. Y entre septiembre y octubre de 2006, las autoridades chinas confiscaron 178,000 de armas ilegales, 3,900 toneladas de explosivos, 8 millones de detonadores, y 5 millones de balas.

La respuesta a la pregunta de "¿Armas para qué?"formulada por Fidel Castro en enero de 1959 puede ser aplicada a Hitler, Mao Tse-tung y a toda la cohorte de tiranos que oprimen a sus pueblos en los cuatro rincones del globo: Armas para luchar por la democracia, armas para  garantizar la libertad, armas para defender la patria y armas para ser libres. Si hubiésemos aplicado esa fórmula desde el principio del régimen de oprobio de los simuladores bajados de la Sierra Maestra no habríamos lamentado la pérdida de millares de muertos, el ostracismo de centenares de miles de presos y la tragedia de casi dos millones de cubanos deambulando por los inciertos y solitarios caminos del mundo. 

Alfredo M. Cepero

alfredocepero@bellsouth.net

@AlfredoCepero

Director de www.lanuevanacion.com

Cuba - Estados Unidos

jueves, 15 de abril de 2021

ACTUALIZACIÓN DE EL REPUBLICANO LIBERAL: DIARIO DE OPINIÓN, http://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/ JUEVES 15/04/2021

 





LINDA D'AMBROSIO: APRENDIENDO LA LENGUA DE LOS PÁJAROS

Las aves compendian, en su frágil anatomía, dos atributos que siempre han ejercido fascinación sobre el hombre: su capacidad de volar, ingrávidas, mediadoras entre suelo y cielo, y su canto, que ha hecho más bello el mundo, ese sonido que, a más de desempeñar una función, resulta distintivo de cada especie, inasible y poderoso en su capacidad de conmover. 

También María Antonia Ricas-Peces, la poetisa española, sucumbió al mágico influjo de los pájaros: Cada mañana, muy temprano, el sonido invisible en la ramas de los cinamomos. Cada mañana su perfume adquiriendo un don de lenguas, comienza su más reciente publicación, que convierte en reflexiones y emoción un tiempo que no prometía mayores logros: el de la pandemia. 

“Esta publicación está compuesta por prosas poéticas, y nació durante los meses del confinamiento”, explica la autora. “Como no podía salir a andar por las mañanas, subía diariamente a la azotea para dar vueltas. Oía las campanas de los conventos cercanos (ya sabéis que vivo en el casco histórico de Toledo) y los ruidos cotidianos de esas horas (personas que suben, que bajan, los coches…) dieron paso a otro sonido, que fue el canto de las aves, al que normalmente no prestamos atención. Fue realmente una experiencia maravillosa, de la que nació el libro, Aprendiendo la lengua de los pájaros. 

Ricas-Peces explica que, como telón de fondo, muy al fondo, está la tristeza, el agobio por tanta muerte y, más que la desesperanza, la falta de perspectivas y de salidas. Nada más terrible que habituarse al número de los que no respiran, al arqueo de los marchados, a la crónica de algo terrorífico que bulle en otro planeta, que ocurre lejos, en otra calle, puede leerse en la página 52. Y en otro punto: dormir podrá ser un acto de cobardes, pero también un acto de supervivencia. 

Pero no es esa la atmósfera dominante: como es característico de su pluma, prima la delicadeza, la belleza que vierte en sus palabras o la que contempla: “creo que, a la larga, es un libro esperanzado y un libro casi, casi alegre”. 

La obra se divide en tres secciones. En la primera de ellas, Las aves primordiales, la autora evoca los personajes alados que pueblan las leyendas, la mitología y el folklore universales. Transitan así por sus páginas, entre otros, los sirins rusos y los naví eslavos, el hada Morgana y el mochuelo de Atenea, así como el Simurg, protagonista del Mantiq al Tayr, texto iniciático de Farid al Din Attar, poeta persa del siglo XII, también citado en la contraportada. 

Una breve explicación de la naturaleza del ser al que se alude cierra cada uno de los textos, en los que la autora enlaza el cariz tradicional de la criatura con algún aspecto de su realidad inmediata. 

La segunda sección, Vuelo suave, divino, ensimismado, retrotrae textos de la literatura universal, en ocasiones vinculados a lo religioso, que encienden su inspiración y siempre giran en torno a seres con alas. 

Finalmente, en Plumosa materia creadora, escribe a partir de distintas obras inspiradas por pájaros, particularmente en el ámbito musical. 

La portada de la bellísima edición de Celya nos presenta a un gorrión, obra de José Antonio García-Villarrubia, superpuesto sobre un fondo que no es otra cosa que el manuscrito de los textos. 

Llenos de referencias que dan cuenta de su erudición y remiten a sus lecturas pasadas, los textos de Ricas Peces van y vienen de lo próximo a lo lejano, de lo inmediato a lo atemporal, signados doblemente por la presencia del ave y por la universalidad de lo esencialmente humano, en cualquier parte y en cualquier tiempo, otro o este de pandemia, que ella ha sabido convertir en poesía 

Linda D´ambrosio

linda.dambrosiom@gmail.com

@ldambrosiom

@ElUniversal

Venezuela-España 

CARLOS BLANCO: PANDEMIA AL CUADRADO

1.- Hay países que han manejado más o menos bien la pandemia. Hay países que han manejado mal la pandemia. Hay países que no la han manejado de ninguna manera como es el caso de Venezuela. La ciudadanía ha sido dejada al garete por un régimen al cual el covid-19 lo rebasó. Maduro creyó que con cuatro chistes malos, alguna brutalidad arrogante, entre babalaos e ignorancia, con opiniones generalmente desinformadas y provocadoras, podía torear la tragedia. Pues no. No se podía y no pudo. Hoy se le ha salido de las manos.

2.- Pienso que es muy importante entender que la pandemia en Venezuela no es lo mismo, ni representa lo mismo que en la mayoría de los países. En estos, cayó como una terrible e inesperada enfermedad; era una pandemia y se le entendió como tal, y se la combate como tal. En Venezuela es más que eso: el covid-19 se articuló al caos de base de la sociedad y se convirtió en parte constitutiva de ese caos. Dicho de otro modo: no hay modo de atacar el problema de salud representado por el virus sin atacar los problemas de hambre, miseria, desamparo de la sociedad. Claro que pueden traerse vacunas (y debería ocurrir a la mayor velocidad), pero ya no se trajeron a tiempo, no se distribuyen adecuadamente, y su proceso no escapa a la dinámica de corrupción e inseguridad dentro de las cuales se sumerge todo lo que ocurre en el país.

3.- Se podría pensar que es una exageración; algo así como decir que mientras Maduro esté allí no hay solución para la enfermedad. Hay que ver con detalle el asunto. ¿Con la gente que está en la primera línea de combate –médicos, enfermeros, paramédicos en general, personal de servicio de hospitales y clínicas– totalmente desamparados, sin protección y sin equipos, puede enfrentarse realmente esta crisis? ¿Con ciudadanos lanzados a la calle por la necesidad de comida, de transporte público masivo para ir a trabajar o a comprar, para llevar y traer enfermos, pueden demandarse medidas reales de protección y distanciamiento social? La verdad es que la pandemia que ya es una tragedia, se integró a la tragedia preexistente y se potenció.

4.- Una prueba es que el suministro posible de vacunas por vía del mecanismo Covax de la OMS se ha vuelto parte de la guerra que se libra en el país, de la que la narrativa es elemento esencial. Maduro dice que rescató un dinero que le había sido sustraído al país por las garras imperiales; Estados Unidos dice que permitió el uso de esos fondos porque se llegó a un acuerdo y por eso accedió a liberar los fondos; Guaidó se asume como el autor del acuerdo y Estados Unidos dice que por eso aceptó. Todas esas versiones son parte de la guerra híbrida en la cual el relato es esencial y lo más cierto es que Washington libera esos fondos porque tiene noticia exacta de la catástrofe venezolana y de lo que puede venir, que es peor. Discusión que no le importa para nada al ciudadano desamparado.

5.- Esta situación plantea tres salidas: la primera es dejar que la crisis global, con la pandemia incluida, siga devastando a la sociedad y que sea el ciudadano, a la intemperie, el que se cuide dentro de lo posible con sus redes familiares y amistosas, y con el extraordinario recurso de la recolección de fondos e intercambio de medicinas y equipos a través de las redes sociales; la segunda es que se logre una tregua en la guerra y haya un convenio para afrontar de manera integral la crisis humanitaria, con apoyo internacional; la tercera salida es la de imponerle al régimen de Maduro, con la apelación a la Responsabilidad de Proteger –R2P–, una intervención humanitaria internacional sea por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la OEA o una coalición democrática.

6.- La tregua humanitaria o la intervención humanitaria son las opciones en la mesa. No se trata de politiquear con esto para ganarse un título de gran componedor, sino de atender a una situación desbordada. En la medida en que aumente la pandemia en el marco de la crisis que hay en Venezuela, la situación se hará cada vez más difícil de manejar, la migración aumentará, la solución será cada vez más costosa y la intervención tardía será más penosa que lo que sería hoy.

 

Carlos Blanco

carlos.blanco@comcast.net

@carlosblancog

Venezuela – Estados Unidos

JUAN GUERRERO: YO YA ME VACUNÉ

En mi niñez muchas veces escuché que en las tragedias marítimas siempre el capitán del barco era la última persona en abandonar la nave. Algo similar ocurrió con el tristemente célebre Titanic. Con los años el concepto fue adecuándose y los especialistas lo han cambiado por la evacuación de grupos familiares. Pero siempre el capitán, cabeza de familia o líder de la manada es quien se sacrifica por el bien común. Por alguna razón ostenta el calificativo de líder o dirigente de algo. 

En Nueva Zelanda, por ejemplo, la primer ministro de ese país ha sido enfática al declarar que será la última persona en vacunarse contra el virus chino. Esto, para dar ejemplo como cabeza de Estado en beneficio de sus ciudadanos. Este gesto ennoblece a la persona y prestigia el cargo que ostenta. Algo similar han manifestado otros mandatarios en países donde los efectos de la pandemia han causado estragos. 

Pero en Venezuela, el país más pobre y con mayor porcentaje de desnutrición infantil y de ancianos de América, según anuncian las agencias especializadas en el tema, el presidente anuncia que él ya está vacunado mientras por las redes sociales el clamor de la población es un ruego que llega al cielo, pidiendo que se permita la entrada de las vacunas. 

  Los políticos se rasgan las vestiduras anunciando, unos, que han autorizado dichas vacunas, otros que lo niegan, y otros más, que existen impedimentos para su entrada. Mientras las escasas cantidades que han sido autorizadas, sirvieron para vacunar a la llamada ‘nomenklatura’ del Estado, con el presidente a la cabeza, militares de alto rango, políticos y personas cercanas al poder. El resto, la población más expuesta y de mayor riesgo, ancianos y personal sanitario de primera línea, tienen que lidiar en los hospitales, mal dotados y con una infraestructura en malas condiciones, con el doloroso saldo de poco más de 400 médicos fallecidos y otros cientos más, del área sanitaria en general, que han muerto por la precariedad de equipos de bioseguridad y falta de vacunas para su inmunización. 

Esta dantesca realidad que exponemos es consecuencia de la intromisión de políticos, sea del bando que sea, militares que actúan fuera de su ámbito y hasta empresarios que sugieren soluciones, mientras las opiniones de profesionales y especialistas en el tema de la pandemia y cómo tratarla, se los deja a un lado actuando bajo orientaciones del poder político, militar y económico. Pareciera que el personal sanitario solo debe actuar únicamente dando diagnóstico y atendiendo al enfermo. De resto, las directrices fundamentales de orientaciones científicas y técnicas, que son la base para enfrentar la pandemia, se dejan en manos de improvisados políticos, militares y empresarios, quienes de manera marginal y con mentes obtusas, con el autoritarismo y la arbitrariedad que les caracteriza, toman decisión tras decisión desacertada, con el saldo diario de infectados y fallecidos. 

  Desde hace meses la Federación Médica Venezolana, la misma Academia de Ciencias y la organización de Médicos sin Fronteras Venezuela, han indicado, razonadamente, lo que debe y lo que no se debe hacer en Venezuela en materia de pandemia, contagio y tratamiento del virus chino y sus diferentes variantes. 

  La experiencia de las instituciones venezolanas en materia epidemiológica y sanitaria ha sido ofrecida de manera pública, incluso, especialistas de reconocida trayectoria internacional han manifestado lo que debe hacerse para enfrentar esta grave enfermedad y sus complicaciones. La población venezolana ha sido estudiada desde hace décadas y se llevan registros del comportamiento biopsicosocial por estrato poblacional. Hay especialistas que incluso estudian estas y otras enfermedades y su vinculación con las áreas de mayor riesgo, relacionadas también con la ingesta alimentaria. En fin, de lo que se trata es dejar que los especialistas en el tema tengan libertad, tanto para dedicarse con los implementos especiales que el caso amerita, como también se les permita asumir técnicamente las decisiones profesionales, que obedezcan estrictamente a razones humanitarias y de solidaridad con toda la población venezolana. 

  Sobre ello es imprescindible acotar que el único documento, si es que el caso lo amerita, para ser vacunado es la tradicional ‘cédula de identidad’, vigente o vencida. Salvo esto, cualquier otra identificación resultaría, evidentemente, una violación del derecho humano a la vida, por discriminación y exclusión. 

  Mientras siguen los enfrentamientos y las discusiones entre el liderazgo del poder en Venezuela, con la realidad de una población desguarnecida y con los centros de salud saturados, todos los días continúa el aumento de los contagios y el terrible número de fallecidos por una pandemia que técnicamente puede ser controlada por verdaderos profesionales y no por improvisados políticos, militares y empresarios jugando a ser médicos. 

Juan Guerrero

camilodeasis@hotmail.com

@camilodeasis1

Venezuela

VÍCTOR A. BOLÍVAR: EL CONTROL Y ADMINISTRACIÓN DE LAS VACUNAS COMO INSTRUMENTO DE DOMINACIÓN SOCIAL

A propósito de las declaraciones de su eminencia Cardenal Porras, quien alertó que en el país se está desarrollando un mercado negro de vacunas, escudriñamos en la red para obtener una mayor información y precisión del alcance de esa impactante afirmación. que pone a prueba lo que aún nos queda de capacidad para escandalizarnos. 
 
 
Nos encontramos unas interesantes líneas que pueden dibujar el caso venezolano. En ellas se indica que es habitual que en las economías dirigidas surjan "mercados negros" como respuesta del mercado frente a la intromisión estatal, que son usualmente tolerados por las propias autoridades encargadas de controlarlo. Esto es, que usualmente el mercado negro no es causante de ninguna crisis, sino la consecuencia de una crisis creada por la política inflacionaria sumada a la intromisión estatal tendiente a ocultar las consecuencias. Es una mácula que debe superarse. 
 
Queremos vivir en un país en el que no sea una ingenuidad pretender que la salud de los venezolanos se priorice como una política de Estado, que como tal esté por encima de intereses subalternos. Es la expectativa que tenemos en el que el venezolano de a pie sea el privilegiado pese a la confrontación y a la diatriba política. De allí que nuestro Cardenal Porras haya expresado con tino que quienes deben estar en el plan nacional de vacunación deben ser los más vulnerables y débiles. Hasta ahora, estos hechos, y la incertidumbre de contar con esa vacunación en tipo, costo, tiempo, modo y lugar, nos indican que estamos adentrándonos al mundo de las segundas intenciones. 
 
El zigzagueo en las propuestas y el bagaje de frases y términos que se han hecho del conocimiento público (OPS, Covax, AstraZeneca, Sinopharm, Sputnik V, Soberana 02 y Abdala), en el que participaron como actores el gobierno, la oposición y sectores privados, contribuye a una incertidumbre y desesperación tal que ha abonado el terreno para que los inescrupulosos pesquen en el río revuelto del mercado negro de la venta clandestina e ilegal de las vacunas.  
 
Según información tomada del portal de noticias Venepress, el modus operandi se estaría ejecutando mediante “Las presuntas ofertas engañosas en redes sociales los costos por la medicina oscilan entre $200 y $700 por dosis”; que supuestamente alertó el doctor Jaime Lorenzo, coordinador nacional de Médicos Unidos por Venezuela. Refiere también el portal, que “El periodista, Federico Black denunció que a través de WhatsApp están ofreciendo las vacunas Vero Cell, fabricadas en China, por un precio de 285 dólares”. Es una práctica que, aun a esa escala, debe ser erradicada por inhumana, sobre todo en este país que ya de por sí está sufriendo la peor de las crisis que haya vivido en toda su historia.  
 
Los venezolanos condenamos esa práctica, pero es a este gobierno a quien le compete ponerle punto final. Es el gobierno el que ha administrado hasta ahora las 750.000 dosis (500.000 de la china de Sinopharm y 250.000 de la rusa Sputnik V), para apenas el 1,3% de la población. Esas vacunas se han aplicado discrecionalmente a una pequeña parte de los trabajadores del sector sanitario, diputados, gobernadores, y al tren ejecutivo encabezado por Nicolás Maduro y su familia. Entonces, es al gobierno al que le corresponde detectar por dónde están drenándose las vacunas que han ido a parar al mercado negro. 
 
Sin embargo, la mayor preocupación es que pueda producirse en términos perentorios un verdadero y eficaz plan de vacunación para toda la población. Se sostiene que para aplicar una dosis al 70% de los venezolanos se necesitan 20 millones de vacunas; igualmente se señala que el país está muy lejos de ese objetivo, menos aun cuando el régimen -con su discrecionalidad- no cederá su protagonismo en el control y administración de las vacunas. Para ellos, es un instrumento más de dominación social. 
 
Nunca dejarán que se les vaya de las manos ese poder. El caso de Fedecámaras confirma esa tesis. Ese organismo, que hace poco tiempo fue uno de los sectores invitados al ya frustrado “Gran Diálogo Nacional”, y que en esa onda presentó un plan para la vacunación y aportar fondos para comprar cinco millones de dosis para inmunizar a trabajadores del sector privado, hoy ha sido satanizado y en consecuencia descalificado para llevar adelante ese objetivo. La forma excluyente de condicionar la aplicación de la vacuna con la plataforma Patria, también confirma ese control unívoco. 
 
Los venezolanos no podemos permitir retrasos por intencionalidad económica o política alguna. Antes, por el contrario, debemos sumar esfuerzos incondicionales en esta titánica tarea. La vacunación para enfrentar lo peor de esta pandemia -que se antoja de más largo plazo- debe formar parte fundamental de la política de Estado para la salud integral de los venezolanos a la que tenemos derecho y así lo debemos exigir con una generalizada determinación. ¡Vacunación para todos ya! 
 
 
Víctor Antonio Bolívar Castillo
vabolivar@gmail.com
@vabolivar
Venezuela