domingo, 3 de febrero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, DEL DOMINGO 03-02-2019

BEATRIZ DE MAJO, ELN: UNA PIEZA DE LA CRISIS VENEZOLANA, COLOMBIA EN CAPSULAS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 34 minutos
Entender la evolución del ELN de Colombia en los últimos años es fundamental para poder aquilatar la dimensión continental de la crisis que atraviesa Venezuela en la hora actual. Pero antes que nada es preciso aclarar que esa fuerza guerrillera nunca representó ni una amenaza política ni militar considerable para el Estado colombiano. Sin duda que la violencia contra la ciudadanía, la criminalidad, el daño ambiental, la connivencia con la producción y el tráfico de droga, son temas que todo gobierno, desde la creación de esta fuerza irregular, tuvo que atender, en el país vecino, ... más »

GABRIEL BORAGINA, ¿CUÁNTAS LIBERTADES HAY?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 40 minutos
Es frecuente creer que hay tantas libertades como seres humanos así lo estimen. De tal suerte se habla, por ejemplo, de la "libertad" de "elegir" como si se trataran de cosas diferentes. ¿es que acaso elegir no implica el ejercicio de esa misma libertad? El diccionario nos remite desde elegir a la palabra elección, y de esta nos dice: elección[1] Del lat. electio, -ōnis. 1. f. Acción y efecto de elegir. 2. f. Designación, que regularmente se hace por votos, para algún cargo, comisión, etc. 3. f. Libertad para obrar. 4. f. pl. Emisión de votos para designar cargos políticos o d... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER, ¿QUÉ HARÁ CUBA?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 49 minutos
El régimen de Maduro se hunde. ¿Qué hará Cuba? Según una encuesta reciente el 83.7% de los venezolanos quiere salir urgentemente de ese señor obeso y atontado. Prefiere al ingeniero Juan Guaidó. A Maduro sólo lo respalda un 4.6%. El resto no responde o no sabe. Guaidó, tiene la clara preferencia de la sociedad, el apoyo de más de cincuenta países democráticos y de los organismos internacionales más acreditados: la OEA, el BID, el Parlamento Europeo, el Grupo de Lima. Maduro, en cambio, sólo tiene el respaldo de Irán –otro apestado-, Rusia, China,Turquía, Bolivia, Cuba, Nicaragua... más »

HEISY MEJÍAS, GOBERNAR CON MIEDO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 58 minutos
Cuesta pensar sobre la posibilidad de que un sistema de gobierno se sustente en el miedo, pero eventualmente, pasa así. Existen gobiernos que en vez de pretender ser amados, buscan ser temidos y aquí se sigue la máxima maquiavelista "/.../es mucho más seguro ser temido que amado". De ser así, se infiere que aquello que se busca es mantenerse en el poder, aunque ello implique sacar lo más oscuro de nuestros seres. Supongo que la voz del miedo, en realidad la llevó alguien que no lo tenía tanto, alguien cuya voluntad de poder era mayor que todas las trabas que se le ponían por delan... más »

LEONARDO MORALES P., FIN DEL JUEGO, MADURO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Cada 23 de enero los venezolanos toman la calle para celebrar el inicio de la democracia. Así ha sido siempre, todos los años. Unas veces con mucha gente y otras con pocas, pero muchos lo celebran. Aun sin llevar estadísticas de esas concentraciones seguramente todos coincidirán que lo visto este año (2019) supera cualquier otra. Una enorme concentración para reivindicar la democracia y para rechazar a quienes la han desdibujado, vaciado de contenido y de sus formas en el ejercicio del poder. ¿Cómo pudo una oposición fragmentada, dividida y desarticulada hacer posible la convocat... más »




EMILIO NOUEL, SI HAY AUTOELEGIDO, AUTOPROCLAMADO Y AUTOJURAMENTADO, ÉSE ES MADURO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
El enfoque que algunos medios y agencias importantes del mundo han tenido sobre lo ocurrido en Venezuela con la asunción de Juan Guaidó como Encargado de la Presidencia de la República de Venezuela de conformidad con nuestro ordenamiento constitucional, vale la pena comentarlo por lo desacertado e insistente. Se ha reiterado en aquellos de que se ha tratado de una "autoproclamación" o "autojuramentación", o en el mejor de los casos, de que estaríamos ante una situación de "doble legalidad" en nuestro país. No estamos seguros si tal enfoque equivocado se hace ex profeso, respondi... más »

BEATRIZ DE MAJO, ELN: UNA PIEZA DE LA CRISIS VENEZOLANA, COLOMBIA EN CAPSULAS


Entender la evolución del ELN de Colombia en los últimos años es fundamental para poder aquilatar la dimensión continental de la crisis que atraviesa Venezuela en la hora actual. 

Pero antes que nada es preciso aclarar que esa fuerza guerrillera nunca representó ni una amenaza política ni militar considerable para el Estado colombiano. Sin duda que la violencia contra la ciudadanía, la criminalidad, el daño ambiental, la connivencia con la producción y el tráfico de droga, son temas que todo gobierno, desde la creación de esta fuerza irregular, tuvo que atender, en el país vecino, manera prioritaria. 

La realidad es que el daño a la sociedad neogranadina ha sido continuo y sangriento. Este movimiento insurgente no solo se ha dedicado a atentar contra la paz cotidiana y la vida de los campesinos en el interior del país, sino que ha sembrado la geografía colombiana de muertos durante medio siglo.  

El hecho de que históricamente las FARC hayan tenido mayor visibilidad mediática y, de la misma manera, el que el gobierno de Juan Manuel Santos haya decidido emprender acuerdo de paz con esta fuerza guerrillera retrasando la negociación con el ELN, ubicó el foco de atención no de la colectividad colombiana; pero si de los observadores externos, por fuera de su dinámica evolutiva. 

El atentado de Bogotá de hace unas semanas en la que fueron asesinados 21 cadetes de la escuela de formación de Bogotá, de nuevo ha reposicionado el tema de la fortaleza de este grupo guerrillero.

Al no haber contado con el apoyo de los civiles en el interior del país, este ejército irregular se expandió por el territorio colombiano hasta el año 2017 más lentamente que las FARC. 

Pero desde el abandono de las armas de esta otra fuerza insurgente, lo que tuvo lugar a raíz de los Acuerdos de Paz de La Habana, la estrategia de los elenos fue la de insertarse en las grandes ciudades del país, lo que han conseguido hacer solo a medias. Lo que sí han alcanzado es motorizar su expansión a la zona fronteriza de Venezuela en donde ya operaban subrepticiamente hacía varios años. 

El gran y nuevo elemento propulsor de esta decisión fue la presencia de oro explotable en la región limítrofe, material que se podía utilizar para la compra de armas, además de la estrecha relación ya desarrollada con el estamento militar de la zona para facilitar el procesamiento semi-industrial de la coca y para fortalecer la cadena del narcotráfico hacia los Estados Unidos y Europa. 

Una edición de la revista Semana de Colombia de esta semana, la que tiene como base documental las publicaciones de Insight Crime, aseguraba que “el cálculo de los expertos es que alrededor del 70% de las tropas elenas operan sobre la frontera o del lado venezolano, y es especialmente Arauca el punto poroso por el que transitan los elenos al país vecino…Ya tienen presencia en 12 de los 24 estados de ese país. Entre esos, Apure, Táchira y Bolívar, los más cercanos a Arauca, son los que tienen la presencia más fuerte de esa guerrilla. Y en el último es donde esa organización estaría entrando a explotar oro”. 

Es bueno, entonces comprender que más allá del terrible daño que estos criminales engendran para debilitar a los sucesivos gobiernos de su propio país, el peligro que realmente representa el ELN es el de la transformación del eje colombo-venezolano en un foco de desestabilización en el norte del subcontinente ya que su simbiosis con el crimen organizado se da de la mano con otras perversas alianzas mantenidas por los regímenes de Hugo Chavez y de Nicolás Maduro, entre ellas con movimientos terroristas jihadistas mundiales o con Hezbolá.

Todos estos elementos no solo llaman la atención de los Estados Unidos. Representan un desafío dentro su propio patio trasero que es necesario desactivar. No hablemos, en esta entrega periodística, de la vinculación de esta guerrilla con el régimen comunista de Cuba, pero debemos igualmente tener presente que la estrategia de actuación de Donald Trump en contra de la tiranía de Nicolás Maduro , incluye igualmente la desactivación , de una vez por todas, del gran eje del mal en que se ha constituido Cuba dentro del subcontinente.    

Así pues, al mirar la crisis venezolana de estas horas y colocarse, como hacen muchos, en contra de la posición radical e “intervencionista” de los Estados Unidos es preciso tener en cuenta muchos más elementos que el hambre de los venezolanos, la falta de medicinas, la migración de gente empobrecida o el destrozo de las instituciones y el pisoteo de la legalidad. 

El proyecto del comunismo que se ha atrincherado en Venezuela de la mano con los dos últimos gobiernos, trasvasa y contamina el resto del Continente.

Su comandita con el ELN colombiano es uno de los componentes más peligrosos.  

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo1

GABRIEL BORAGINA, ¿CUÁNTAS LIBERTADES HAY?


Es frecuente creer que hay tantas libertades como seres humanos así lo estimen.

De tal suerte se habla, por ejemplo, de la "libertad" de "elegir" como si se trataran de cosas diferentes. ¿es que acaso elegir no implica el ejercicio de esa misma libertad?

El diccionario nos remite desde elegir a la palabra elección, y de esta nos dice:

elección[1]

Del lat. electio, -ōnis.

1. f. Acción y efecto de elegir.

2. f. Designación, que regularmente se hace por votos, para algún cargo, comisión, etc.

3. f. Libertad para obrar.

4. f. pl. Emisión de votos para designar cargos políticos o de otra naturaleza.

La tercera acepción del vocablo nos da la pauta de que la elección no es otra cosa que el acto por el cual ejercemos nuestra libertad. De tal suerte que, la expresión "libertad de elegir" o "para elegir" no es sino una redundancia. Si elegimos es porque somos libres.

Ahora bien ¿Qué tan amplia es esa libertad para obrar que llamamos elección? La respuesta dependerá de muchos factores a considerar. Nuestra posición social, económica, política, geográfica -e incluso- nuestros pensamientos marcarán ciertos límites al ejercicio de esa facultad de elección.

Advertimos que la elección, definida como libertad para obrar, nos queda estrecha, ya que también podemos elegir nuestras ideas y pensamientos y que, en realidad, nuestro obrar dependerá en segundo lugar de las ideas que elijamos. Suele llamársele libertad de conciencia. Esta es mucho más amplia que la de obrar.

El campo de la elección de nuestros pensamientos es bastante más extenso que el del de nuestros actos. Somos más libres para pensar que para obrar. De hecho, podemos imaginar situaciones o fantasear sobre sucesos que no podemos hacer (por ejemplo, llegar volando a la luna agitando nuestros brazos como las aves, o vivir bajo el agua sin equipo de buzo como los peces). Somos libres de pensarlo, aun cuando sabemos que es imposible realizarlo.

Pero aun la libertad de pensamiento tiene sus límites, de los cuales el más importante es nuestro nivel de conocimientos. Solo podemos pensar acerca de lo que conocemos (tanto material como espiritualmente) o -dicho de otro modo- solo podemos pensar acerca de nuestros conceptos y no sobre conceptos que no poseemos, aunque podamos llegar a formarlos o adquirirlos. A medida que aprendemos vamos ampliando transformando y/o consolidando nociones. Cada vez que incorporamos un nuevo concepto acerca de cualquier objeto, nuestra libertad para pensar acerca del mismo se va ampliando. Pero eso no extiende automáticamente nuestra libertad para obrar, es decir, elegir. Podemos conocer muchas cosas, pero lo que conozcamos siempre será mucho mayor que lo que podamos hacer al respecto de aquello o de todo aquello que conocemos. Por ejemplo, podemos saber de la existencia de lugares a los que no podemos visitar, ya sea por razones de distancia, de dinero, familiares, políticas, etc. o de todos esos factores a la vez.

De hecho, un reo en su celda goza de absoluta libertad sobre sus pensamientos, pero tiene prácticamente cercenada su libertad de acción. Y esto será así, aun cuando tenga un patrimonio multimillonario, del cual no pueda disponer por hallarse embargado o inhibido. La libertad económica consiste precisamente en la libertad de acción respecto del uso y disposición de ese patrimonio que se posee. Si esa libertad de acción no existe, tampoco existe ninguna libertad económica. Si el titular de un patrimonio de supongamos 10 puede optar por gastarlos, ahorrarlos, regalarlos o invertirlos tiene la libertad económica que otra persona -dueña de un patrimonio de 100 millones- no posee, porque sobre este patrimonio deciden otros, como pueden ser los ladrones, los jueces o los gobiernos. Los ladrones por vías de hecho, y jueces y gobiernos por las de derecho (o también de hecho, cuando nos hallamos en un régimen despótico).

De donde se deduce que la libertad económica no está en relación dependiente de la cuantía del patrimonio, sino en la elección de la que ese patrimonio pueda ser objeto. No es "más libre" económicamente el que "más tiene", sino el que más puede elegir sobre lo que tiene, sea poco o mucho.

Elección política o económica denota los distintos campos en los cuales podemos ejercer nuestra libertad de obrar, de donde se pueden permutar los términos por libertad de obrar política o económica. Las acepciones 2 y 4 de la definición del diccionario apuntan a lo que habitualmente se denomina la libertad política, la tercera acepción sería aplicable a las 2 y 4.

La cuestión es los límites de esa elección y -en nuestro tema- si es posible circunscribir la elección política sin afectar la económica. ¿Puede un tirano perpetuo permitir y reconocer la vigencia de las libertades económicas al tiempo que niega y censura las libertades políticas? ¿Puede admitir la propiedad privada de sus súbditos y respetar sus libertades civiles en tanto prohibir las políticas?

En principio la respuesta parecería positiva. Si, es posible. Y, de hecho, históricamente, se han registrado algunos casos en tal sentido. Pero, es importante notar que dicha situación no se sostiene en el tiempo. Porque quien ejerce el poder político es -en definitiva- quien detenta el poder legislativo, y siempre existe la tentación a abusar de este poder, sea que se encuentra en manos de uno o de muchos.

Siempre estará latente en la ciudadanía el temor y la sospecha de que el tirano que respeta las libertades civiles y económicas se sienta -de repente- tentado a violarlas, contra lo cual no habrá apelación posible ante ningún otro organismo de poder, ya que el tirano es el que arroga el poder absoluto. Ergo, la negación de la libertad política lleva, potencial o efectivamente, a la carencia de toda otra libertad, comenzando por la económica.

En el caso inverso ¿puede permitirse la libertad política negándose la económica? También es posible teórica y prácticamente en el corto plazo, pero quien no puede disponer de lo suyo por imperio legal tratará de derogar ese imperio legal, y reemplazarlo por otro que le habilite la propiedad privada de sus bienes. De modo tal que, la libertad de elección política lo llevará a elegir un régimen que le consienta su libertad económica, es decir, la facultad de poseer y comerciar libremente con lo que se posee. Lo que nos conduce nuevamente a la misma conclusión anterior ambas libertades (económica y política) al final del camino terminarán convergiendo en una sola libertad, una única libertad.

Por ello, si bien en el corto plazo es posible separar la libertad política de la económica sin que una dependa de la otra, en el mediano y largo plazo esa separación tenderá a desaparecer, y sin "una" libertad tampoco existirá la "otra", lo que nos lleva a rematar que la libertad es indivisible, aun cuando muy transitoriamente puede separarse en partes.

[1] Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Gabriel S. Boragina
gabriel.boragina@gmail.com
@GBoragina

CARLOS ALBERTO MONTANER, ¿QUÉ HARÁ CUBA?


El régimen de Maduro se hunde. ¿Qué hará Cuba? Según una encuesta reciente el 83.7% de los venezolanos quiere salir urgentemente de ese señor obeso y atontado. Prefiere al ingeniero Juan Guaidó. A Maduro sólo lo respalda un 4.6%. El resto no responde o no sabe. 



Guaidó, tiene la clara preferencia de la sociedad, el apoyo de más de cincuenta países democráticos y de los organismos internacionales más acreditados: la OEA, el BID, el Parlamento Europeo, el Grupo de Lima. Maduro, en cambio, sólo tiene el respaldo de Irán –otro apestado-, Rusia, China,Turquía, Bolivia, Cuba, Nicaragua, El Salvador y la algarabía de las narcoguerrillas colombianas acampadas en Venezuela: las FARC y el ELN. 

Repito: ¿qué hará Cuba? Los operadores políticos cubanos coinciden con este análisis, pero eso sólo aparece en los papeles (no tan) secretos que envían casi diariamente a La Habana en valija diplomática. No se fían de los teléfonos ni de Internet ni de los mensajes cifrados. Mientras tanto, Rogelio Polanco, el embajador cubano ante Venezuela, les pide a los chavistas que resistan. Lo acaba de hacer en la inauguración de la cátedra universitaria “José Martí-Fidel Castro” en la “Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez” en el Petare. Cuba, ha dicho, ha podido resistir el asedio de Estados Unidos durante décadas. Venezuela puede lograr los mismos resultados si cava trincheras y pone rodilla en tierra. La orden es resistir. Cuba, heroicamente, está dispuesta a pelear hasta el último venezolano. 

Polanco sabe que lo que dice no es cierto, pero no ha sido colocado en esa posición para decir la verdad, sino para tratar de salvar la ayuda y los subsidios a la Isla. Ésa es su misión. Es un periodista vinculado a la Inteligencia convertido en diplomático, y no un profesor de ética. Sólo que se le ve la incomodidad por el desencuentro entre lo que realmente cree y lo que se ve obligado a decir. Polanco no ignora que el nivel de caos y desorden en Venezuela es mucho mayor que en Cuba. 

Maduro, como a casi toda la estructura de poder cubana, le parece un idiota, pero está obligado a sonreírle. La inflación es de varios millones anuales. El desabastecimiento es absoluto. La falta de medicinas bordea la criminalidad. El índice de asesinatos es altísimo. Es más probable morir violentamente en Caracas que en el Kabul de los afganos. A lo que se agrega la decisión de Estados Unidos de enterrar la dictadura de Maduro antes que el desguace y el éxodo descontrolado de Venezuela afecte aún más a toda la región. 

La dictadura cubana, desde la muerte de Kennedy, ha sido consentida por Washington. Primero por la protección de la URSS, luego por la convicción generalizada de que estaba condenada a desaparecer y no valía la pena arriesgarse para tratar de liquidarla. Eso lo escuché numerosas veces en Estados Unidos. Ante la incertidumbre de una caída estrepitosa, prevalecía la idea de no hacer nada por temor a un éxodo desbordado y al costo tremendo de reconstruir un país sometido a décadas de incuria comunista. ¿Para qué matar un mosquito a cañonazos si morirá a corto plazo? Clinton, incluso, le concedió veinte mil visas anuales a Castro para aplacarlo. Era la válvula de escape. No había prisa. En el fondo, existía la secreta aspiración de que fuera a otra administración a la que le tocara pechar con el inevitable fin del castrismo. 

Esa actitud nada tiene que ver con el comportamiento activamente hostil del gobierno de un Donald Trump decidido a apretarle las clavijas financieras a la dictadura de Maduro hasta lograr que se asfixie. Estados Unidos es el amo financiero del planeta. Tiene el 22% del PIB mundial y el 80% de las transacciones comerciales se realiza en dólares que transitan por el sistema bancario americano. Eso le permitiría, por ejemplo, prohibir el envío de remesas a Cuba y tratar como enemigos a los países que rompan el embargo. En sesenta días la enorme pobreza de Cuba se convertiría en una miseria absoluta que afectaría a la clase dirigente cubana y haría estallar la olla. 

Vuelvo a la pregunta original: ¿qué hará Cuba? Los síntomas son que, mientras les exige a los venezolanos que resistan, secretamente estaría repatriando a sus tropas y a sus interventores, mientras borra los discos duros comprometedores. El gobierno cubano es absolutamente improductivo, pero el rasgo esencial de Raúl Castro es su prudencia. Fidel hubiera actuado de otro modo mucho más enloquecido, como cuando le pidió a la URSS que utilizara sus misiles para destruir "preventivamente" e Estados Unidos, pero, afortunadamente para todos los cubanos, Fidel está enterrado, dicen, en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba.

*@CarlosAMontaner. El último libro de CAM es una revisión de Las raíces torcidas de América Latina, publicada por Planeta y accesible en papel o digital por Amazon.

Carlos Alberto Montaner
@CarlosAMontaner

HEISY MEJÍAS, GOBERNAR CON MIEDO


Cuesta pensar sobre la posibilidad de que un sistema de gobierno se sustente en el miedo, pero eventualmente, pasa así. Existen gobiernos que en vez de pretender ser amados, buscan ser temidos y aquí se sigue la máxima maquiavelista "/.../es mucho más seguro ser temido que amado". De ser así, se infiere que aquello que se busca es mantenerse en el poder, aunque ello implique sacar lo más oscuro de nuestros seres. 

Supongo que la voz del miedo, en realidad la llevó alguien que no lo tenía tanto, alguien cuya voluntad de poder era mayor que todas las trabas que se le ponían por delante. "Y si la naturaleza se nos opone, lucharemos contra ella" había citado incontables veces el fallecido Chávez, el hombre que con gran carisma, sembró el miedo ¿Recuerdan cuando informaron sobre su muerte? En algunos lugares de Caracas, el transporte público dejó de trabajar, la gente se fue corriendo a sus casas e incontables establecimientos cerraron sus puertas ¿Qué pasó allí? ¿Qué era lo que se estaba moviendo en ese momento? ¿Cómo fue la campaña de Maduro, no se fundamentó precisamente en perder los "logros de la revolución en manos de la derecha"? 

Seis años más tarde, se arrecia el lenguaje beligerante, se habla de guerras, de una perenne guerra, de los que vienen, de los que van, de la economía, del imperio. Se juega incontables veces con el miedo al hambre; llegará la caja hoy, o mañana, se deposita hoy, si no, no comes, debes sacarte el carnet de la patria, de otra forma no comes. El bloqueo económico impide traer comida, haremos lo posible. Suben los precios, suben el queso, el huevo, la carne, el arroz sigue subiendo y los días siguen siendo largos, mientras en la estratosfera vive el salario digno. 

El miedo a perder la vida ¡No salgas hijo! ¡No vayas a marchar! ¡Cállate, no digas nada, no toques la cacerola! La foto que puso en el estado pidiendo una Venezuela libre sirvió para que lo metieran preso, un militar no puede traicionar a la patria. Cuidado te lleva la recluta ¡Mamá ven a buscarme al liceo, aquí están los militares, se llevaron a Juan y otros de 4to y 5to año! 

El miedo a perder el tiempo ¡Me voy del país! aquí no se puede, tengo 30 y no he hecho nada... no puedo comprar un carro, ni una casa, ¡no puedo ni alimentarme bien! Si esto sigue así, no se qué haré con mis hijos... no puedo. 

Así corre el miedo y se alimenta a sí mismo con más miedo, hasta que la esperanza le toca la puerta y se disemina, voz a voz, venezolano a venezolano, pana a pana ¡Juntos podemos contra esto! ¡Que sean ellos los que tengan miedo! Nosotros seremos libres, eso nos dice la esperanza. Que se escondan, porque así vivirán durante el resto de sus vidas, los que robaron, los que mataron, los cómplices, los malos, vivirán con miedo, porque el pueblo puede que en algún momento olvide, pero la almohada no, y podrán irse, podrán huir, pero no podrán esconderse de su propia maldad. Nosotros seremos libres.

Heisy Mejías
vivzla@gmail.com
@HeisyVisionaria

LEONARDO MORALES P., FIN DEL JUEGO, MADURO


Cada 23 de enero los venezolanos toman la calle para celebrar el inicio de la democracia. Así ha sido siempre, todos los años. Unas veces con mucha gente y otras con pocas, pero muchos lo celebran. Aun sin llevar estadísticas de esas concentraciones seguramente todos coincidirán que lo visto este año (2019) supera cualquier otra. Una enorme concentración para reivindicar la democracia y para rechazar a quienes la han desdibujado, vaciado de contenido y de sus formas en el ejercicio del poder.



¿Cómo pudo una oposición fragmentada, dividida y desarticulada hacer posible la convocatoria masiva de venezolanos a enormes concentraciones en todo el país? ¿Se habrá ganado el perdón de los venezolanos luego de varios años de erráticas políticas? ¿Qué cosa hizo posible una reacción tan contundente como la observada? Meras preguntas frente a un sinnúmero de interrogantes que deambulan en las cabezas de muchos. Hay muchas preguntas que el tiempo ira respondiendo, pero, por lo pronto, el 23 de enero quedó dilucidada la potente capacidad intimidatoria en manos de la oposición.

La soledad es ahora la fiel y fría compañía de Maduro y los suyos. El gobierno debe responder al escenario que ahora tiene al frente. Ya no le sirven ofertas de diálogos abstractos. La nueva realidad, expresada objetiva y concretamente, los coloca en la circunstancia de tener que tolerar una oposición que no le es posible desaparecer con el uso de la violencia, aun cuando disponga de los instrumentos para hacerlo.

Ya no se trata de una oposición política asilada y ensimismada; la nueva realidad, que quizá nunca tuvo, es un fuerte y potente respaldo popular y un acompañamiento decidido del medio internacional. No cuenta el gobierno con los recursos económicos para satisfacer las ingentes necesidades del país, no dispone de respaldo popular…Maduro dispone de muy pocos instrumentos para sostenerse en el poder y los pocos que dispone pueden convertirse, llegado el momento, en la llave para una triste despedida. 

El gobierno podría querer hacer uso de tiempo para elaborar una agenda para una solución política ajustada a sus pretensiones, pero tampoco tiene en sus manos la capacidad de imponer una salida a largo plazo. Una solución política a las circunstancias del presente pasa por unas elecciones de muy pronta realización. 

La reciente decisión de la Unión Europea con la creación de un Grupo de Contacto en nada contraviene la convicción de la mayoría de los venezolanos respecto a la certeza de que la AN es una institución legitima y democrática, por lo que “debe ser protegida y preservada en sus prerrogativas”. Además, advierten, que las elecciones del 20 de mayo no tuvieron legitimidad democrática. Que el Grupo de Contacto estime 90 días de trabajo no cambia el parecer de fondo de sus integrantes, esto es: la AN es legítima y el proceso del 20M ilegítimo.

No tiene Maduro de donde asirse y los hilos del poder ya lucen delgados, desgastados y particularmente débiles. No hay escarpia que aguante el tamaño y el peso del enorme fracaso que resultó su paso por el poder. Su tragedia, además, reside en que los instrumentos de poder lucen extraviados: prácticamente el medio internacional no lo reconoce como presidente legítimo y exigen elecciones auténticas, su posibilidad de obtener obediencia interna es cada vez más precaria y, en algún momento, no podrá recurrir al ejercicio de legítimo de la violencia porque podría eventualmente ser desconocido por el factor que lo sostiene en el poder.

En un brevísimo tiempo hemos llegado a una situación de no retorno. Maduro y su corte deberán apartarse del camino, a fin de que la agenda opositora, anunciado al país a través de Juan Guaidó, se cumpla.

Fin del juego, sr. Maduro, “game over”

Leonardo Morales P.
@LeoMoralesP.

EMILIO NOUEL, SI HAY AUTOELEGIDO, AUTOPROCLAMADO Y AUTOJURAMENTADO, ÉSE ES MADURO


El enfoque que algunos medios y agencias importantes del mundo han tenido sobre lo ocurrido en Venezuela con la asunción de Juan Guaidó como Encargado de la Presidencia de la República de Venezuela de conformidad con nuestro ordenamiento constitucional, vale la pena comentarlo por lo desacertado e insistente.



Se ha reiterado en aquellos de que se ha tratado de una "autoproclamación" o "autojuramentación", o en el mejor de los casos, de que estaríamos ante una situación de "doble legalidad" en nuestro país.

No estamos seguros si tal enfoque equivocado se hace ex profeso, respondiendo a intereses políticos/ideológicos, o si más bien es producto de la ignorancia de las circunstancias que envuelven el caso y de nuestras leyes o de la ligereza de ciertos profesionales de la prensa, pero lo cierto es que con ello se desorienta a la opinión pública nacional e internacional, afectando negativamente un acto político, sin duda, legítimo, incuestionable.

No. No estamos ante un acto espurio, que no tenga fundamento político y jurídico.

De más está ya decir que al no haber un presidente elegido según nuestro orden legal, porque la supuesta elección del 20 de Mayo de 2018 no fue tal, se ha configurado una situación de vacío al frente de la Presidencia de la República, razón por la cual corresponde al parlamento, órgano legítimo de la representación popular, asumir la conducción del ejecutivo mientras no tengan lugar nuevas elecciones.

Y Guaidó, como cabeza de esa instancia democrática, tomó la responsabilidad con la aprobación de ese cuerpo representativo de la nación.

Por tanto, no se puede hablar como ligera o intencionadamente lo han hecho periodistas del mundo, de una autodesignación o de una doble legalidad.

En contraste, quien sí se ha autoelegido y autoproclamado presidente es Nicolás Maduro. Su “elección” fue una farsa electoral que no solo los venezolanos conocemos sino que la mayoría de las democracias del planeta están conscientes de ello, por lo que no reconocen al gobierno chavista usurpador.

Ir a juramentarse ante el Tribunal Supremo también fue una bufonada sin sustento constitucional.

Mal se puede hablar entonces de una "doble legalidad", porque una sola, la que aún se mantiene en vigor, indica que hoy Maduro ha tomado ilegítimamente el poder sentado en las bayonetas oxidadas de una oligarquía militar que ha pisoteado sus principios y las leyes de la República.

Y la legalidad vigente de nuestro país avala el curso que ha seguido la Asamblea Nacional y su Presidente.

Harían bien los medios y agencias de noticias del mundo en informarse adecuadamente sobre las circunstancias reales que rodean la toma de posesión del Encargado de la Presidencia de Venezuela, Juan Guaidó. De esa manera cumplirían mejor con su importante labor de informar verazmente al público que los lee, ve y oye.

Emilio Nouel V.
@ENouelV