martes, 4 de diciembre de 2018

ACTUALIZACIÓN MARTES 04-12-2018, EL REPUBLICANO LIBERAL

  ********ACTUALIZACIÓN MARTES 04-12-2018 ********             
EL REPUBLICANO LIBERAL 
DIARIO DE OPINIÓN
Promoción  mediante mail list, twitter y Facebook
http://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/
Al retwittear  aumentas tu número de lectores
"Hay dos maneras de difundir la luz, ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja”

UN RECONOCIMIENTO MUY ESPECIAL A QUIENES NOS ENVÍAN  SUS DECIDORES ARTÍCULOS A NUESTRAS REDES, A LOS QUE NOS ESTÁN APOYANDO ECONÓMICAMENTE Y A LOS LECTORES QUE NOS RETWITTEAN
PARA SU VOLUNTARIO  APORTE FINANCIERO ENVIAR UN MENSAJE A: carpa.carpa@outlook.es 

BEATRIZ DE MAJO, POPULISMOS DE NUEVO CUÑO, SOBREDOSIS


Dos nuevos gobiernos populistas se inauguran en la escena latinoamericana: el de Andrés Manuel López Obrador en México y el de Jair Messias Bolsonaro en Brasil. Es prudente mirar de cerca las condiciones en que estos dos nuevos presidentes han accedido al poder.  

Ni en un caso ni en el otro el electorado ha votado por los partidos políticos como solía ocurrir hace unos años, cuando los credos de las instituciones políticas tradicionales y la orientación principista de sus propuestas enamoraban al electorado.

Estos dirigentes populistas de nuevo cuño están asentando sus liderazgos sobre el descontento creciente de la población de pocos recursos - la verdaderamente numerosa-  y en la clase media debilitada, quienes se acerca a las urnas no a manifestar apegos sino a evidenciar su ira y su descontento.
  
No es casualidad que lo que anima su virulencia es en cada caso lo mismo: la corrupción rampante, la inseguridad y el crimen desbordado, el fracaso de los valores esenciales, la indiferencia de los gobiernos y de los políticos frente a los malestares sociales, las condiciones de vida que se tornan inmanejables para el hombre de la calle.  

Por eso se producen virajes tan determinantes como los que están por ocurrir en dos inmensos países del nuestro continente. 

También ocurría así cuando en la Venezuela de hace más de dos décadas los votantes se acercaban a las urnas a respaldar los programas de gobierno de los partidos de su elección, hasta que voto iracundo de protesta por Hugo Chávez y su anti-polìtica cambió el rumbo del país con el resultado que hoy conocemos. 

Esta nueva forma de populismo que se inaugura en Mexico y Brasil, que se asienta sobre el desengaño y el malestar del votante y   que atrae a las poblaciones a virar hacia experimentos políticos novedosos, contienen dentro si el germen de situaciones en extremo complejas si los nuevos líderes en el poder no logra muy temprano en el ejercicio de su cargo enderezar los entuertos que la población airada reclama.  

Estos dos países hermanos tienen ambos en su interior una verdadera bomba de tiempo.. Provocar cambios instantáneos y radicales en sociedades tan desiguales y en economías tan   complejas como las dos que nos ocupan es una cuesta inmensamente empinada. La paciencia del colectivo harto de engaños, decepcionados e iracundos por el olvido de sus necesidades más primarias, las clases medias empobrecidas, no tardarán en mostrar su desencanto a través del desaguadero de la violencia callejera lo que es la antesala del caos. Lo estamos viendo en el caso de los chalecos amarillos que han paralizado a la capital de Francia los dos últimos fines de semana.   
             
Cuando la revuelta popular enciende las calles y la violencia sustituye la calma, cuando ya nadie cree en nadie, los retos de los gobernantes se tornan distantes.  El carisma de los nuevos líderes, tan inmensamente útil en la etapa electoral, no resulta suficiente para atacar los males de los países y producir resultados al paso que se necesita. Es en ese momento cuando desde el gobierno la palabra “dialogar” pierde su fuerza porque se transforma en “ceder”. Y la alternativa de la represión se vuelve la única vía posible
 
Esa y no otra es la razón por la cual los populismos demagógicos irracionales e irresponsables no son capaces de llevar a los países a derroteros plausibles. La rebelión social y el fracaso terminan siendo la regla. 

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo1

NOEL ÁLVAREZ, ¿FORTALECER O ELIMINAR LOS PARTIDOS?


Los escándalos de corrupción influyen en la forma como es percibida la política.

“La ciudadanía suele asociar la política a la corrupción y el enriquecimiento personal”, comenta la firma de consultoría internacional, Edelman, Incluso, agrega en uno de sus informes anuales: “cuando se destina dinero al ámbito político de manera legal, la influencia desproporcionada de los grandes donantes, sobre la toma de decisiones públicas, agrava la ya erosionada percepción de la política”Cuando los escándalos políticos abruman a la ciudadanía, se olvida o se resta importancia al hecho de que el dinero es un recurso importante para: comunicarse con el electorado; llevar a cabo adecuadamente las campañas electorales; fortalecer las organizaciones políticas y apoyar investigaciones en materia de políticas públicas. La presencia de grandes cantidades de dinero en la política constituye un riesgo para todos los políticos. Es una de las amenazas más graves para la resiliencia de las instituciones representativas, especialmente para los partidos.

Idea Internacional afirma, que existen tres retos interconectados: “la desigualdad en el acceso al financiamiento, que socava la igualdad de oportunidades en la competencia política; el financiamiento político, que con frecuencia se emplea como vía para la corrupción y la captura de las políticas públicas; y el dinero en la política, que socava la confianza de la ciudadanía en la política y los políticos, así como su legitimidad”. En uno de sus informes, Idea sostiene que el gasto medio nacional de los candidatos parlamentarios en las elecciones de 2014, en la India, superó 50 veces el producto interno bruto per cápita de ese país.

El tema del financiamiento es particularmente grave para los grupos de mujeres, de jóvenes y de minorías, que suelen pertenecer a un menor número de redes de recaudación de fondos. Los estudios llevados a cabo en Colombia, Kenya y Túnez han confirmado esa tendencia. En los casos donde los candidatos debían financiar su campaña, las mujeres tuvieron menor acceso a las redes de apoyo. Recibieron menos apoyo económico de su partido, y en consecuencia, tuvieron menos recursos económicos para invertir.

Tanto en las democracias sólidas como en las frágiles se debate si debe regularse el financiamiento político, y cuál es la mejor forma de hacerlo. Algunos países justifican la reducción de las normas de patrocinio político con el argumento de que estas socavan derechos fundamentales, tales como, la libertad de expresión y el derecho a la participación política. Este enfoque conduce, en última instancia, a la flexibilización de las normas relativas a las subvenciones políticas. Otros abogan por un aumento de la regulación y por limitar estos aportes, lo cual incluye: imponer un límite al gasto de los partidos políticos, aplicar medidas de transparencia y proporcionar aportes públicos a los partidos y candidatos.

Actualmente, ciento veinte países proporcionan financiamiento público directo a los partidos políticos, ya sea para las campañas o de manera regular. En todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), excepto Suiza, los partidos políticos reciben aporte público directo.También existen otros sistemas, como en Alemania, donde los fondos estatales se desembolsan en función de la capacidad de los partidos para atraer pequeñas donaciones privadas.

Desde mi perspectiva, una futura reforma constitucional debiera facultar al órgano electoral para que restablezca el mecanismo de aportes públicos a las organizaciones y candidatos políticos. Esto contribuiría, de forma directa, a reducir la, cada vez más presente, posibilidad de que el narcotráfico, el terrorismo y la corrupción, penetren las estructuras del poder público a través del financiamiento de campañas electorales o del sostenimiento de estructuras partidistas.

Noel Álvarez
@alvareznv
Noelalvarez10@gmail.com
*Coordinador Nacional del Movimiento Político GENTE

JOSE LUIS ZAMBRANO, MÁS DE 20 MIL FIRMAS CONTRA EL DICTADOR


Las noticias del planeta parecen girar en estos días, sobre dos eventos trastornados de gran impacto y un tanto inciertos en torno a sus desenlaces. Se está escenificando en Argentina la cumbre de líderes del G20, cuyo encuentro parece un menú disperso de controversias, declaraciones rigurosas y temas intangibles.

Se han observados situaciones poco convencionales, como el impulso irritante de Donald Trump en su velada con Mauricio Macri, quien andaba enrevesado con los auriculares del traductor en directo y no evitó manifestar su desagrado sobre la calidad de la transcripción, rompiendo el protocolo como nos tiene acostumbrado y con una actitud de pocos adeptos.

Los dos mandatarios tampoco pudieron evitar el hablar entre ellos sobre Venezuela. En esta reunión bilateral que duró alrededor de 45 minutos en la Casa Rosada y con una intimidad insondable, mostraron su preocupación  sobre la carencia de democracia en nuestro país.

Ya voceros norteamericanos han dado claras luces que no desean a Maduro en el poder. Recientemente la portavoz del centro de prensa de las Américas del Departamento de Estado de EEUU, Lydia Barraza, tuvo la valentía y la conciencia en orden, como para señalar que Washington observa a Venezuela como parte de un “eje del mal”, junto a Irán y Corea del Norte.

Tal vez para el usurpador de Miraflores está deplorable distinción le insufle de argumentos para seguir despotricando de los gringos. Si para el gobierno su plan de subsidios es más famoso que el Facebook y se ingenia subidas del salario mínimo al por mayor, para seguir haciendo récord mundial en niveles de inflación inimaginables, no sorprendería a nadie que Maduro se sienta cómodo por estar en la lista de los gobernantes más odiados y peligrosos de la tierra.

Asimismo, el otro evento internacional destacado es la toma de posesión del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien tuvo los malos modos de invitar a Maduro a su evento crucial, con la excusa insalvable de querer mantener una política de amistad con todos los gobiernos del mundo.

Ante la irresistible y empecinada idea de darle controversia a su nueva investidura, López Obrador recibió también la crítica dura y recalcitrante del exmandatario mexicano, Vicente Fox, quien utilizando el Twitter le inquirió respecto a cómo invitaba a criminales que tienen las manos llenas de sangre, pues “a él no se le invita a ningún lado, menos a México”.

Pero la respuesta más enfática la recibió de la Red De Organizaciones Ciudadanas por México, la cual entregó más de 20 mil firmas en rechazo al arribo del regente de una Venezuela demolida en todos los ámbitos.

Se recabaron sin mayores contratiempos, 20 mil 783 rúbricas de mexicanos indignados, entregadas a la embajada de nuestra nación en tierras aztecas y acompañadas de un documento explícito, el cual mostraba la cita cierta de catalogarlo como “un asesino que tortura, encarcela y ha emprendido un ataque permanente y generalizado contra la población civil de Venezuela”.

Con la mentalidad alucinada y sin importarle el agriar el importante evento, López Obrador también invitó a Evo Morales y a Díaz-Canel, abandonando de un portazo cualquier incertidumbre sobre sus futuras acciones populacheras, como el de convertir a la casa presidencial en un museo.

El nuevo apoderado de la nación mexicana parece ya cumplir sin desmayos sus malos pronósticos, mostrando desde ya a los amigos con los que se codeará en su mandato.

A la sazón de la polémica y los planes populistas empecinados que tendrán que conocer los mexicanos en un futuro poco alentador, ya lo ven capaz de legitimar a una dictadura, como lo han considerado alrededor de 30 de sus intelectuales y periodistas en un texto firmado, que han hecho con enfado y lo han entregado a la opinión pública.

Los extravíos dolorosos del régimen ya no son sólo padecidos por los venezolanos. Ahora otras naciones son capaces de recoger firmas y considerar a Maduro como un visitante indeseable; y hasta sus descaros ser tema de discusión en cumbres decisivas. Una nación entera está deseosa de que pronto, con una sensatez internacional, recibir la ayuda para liberarse de los agravios de un dictador, a quien siempre le ha acomodado bien la desdicha de todo un pueblo. 

José Luis Zambrano Padauy
zambranopadauy@hotmail.com
@Joseluis5571

JOSÉ RAFAEL AVENDAÑO TIMAURY, SUFRAGIOS


     El próximo domingo habrá comicios en Venezuela. El gobierno a través de su estrategia ha establecido este singular sainete con la finalidad de preparar el rumboso ambiente de la proclamación pautada para el venidero 10 de enero. Una y otra están indisolublemente ligadas. El inexistente “champú de popularidad” (utilizando la vieja jerga cubana) le es consustancial al totalitarismo para legitimar lo que resulta imposible ya. Estos dos sucesos constituyen, “per se”, una especie de lectura de un periódico de ayer.

     Algunas encuestadoras señalan que el margen de abstención sobrepasa el 80% del censo electoral. ¡No podría ser de otro modo! El desprestigio de la dictadura es tal, que se espera, -de igual manera- la abstención de sus conmilitones internos en algo más del 50%.

     Por su parte los sectores de una discutible “oposición” se preparan –“con alegría de tísicos”- a votar y darle el espaldarazo a Maduro y su Combo. El próximo lunes constataremos los inocultables y predecibles resultados a pesar de las manipulaciones de rigor. Todo ha sido preparado de manera pícara y servil por las arpías que dirigen el ministerio de elecciones del gobierno. Nuevamente el mapa político de Venezuela se teñirá –según ellas- “rojo rojito”. ¡Nadie -ni nacional, ni internacionalmente- se tragará ese indigerible “Pluto”!

     Hace dos semanas (en mi artículo Borrell” publicado en El Nacional) con motivo a las elecciones estudiantiles en la Universidad de Carabobo señale: “... Seguramente el ministerio de elecciones del gobierno y la Sala Electoral del TSJ emitirán sendas decisiones para avalar el fraude…”. ¡Así fue! Se quedó con los “crespos hechos” el partido opositor que inmediatamente cacareó y reivindicó demagógicamente el triunfo. Lo que me permitió pronosticar lo acontecido no fue producto de poseer facultades extrasensoriales. De que pueda predecir el futuro. Simplemente el aserto se derivó simplemente de contrastar el reiterativo  “modus operandi” político de la dictadura (pasado, presente y futuro) para denunciar lo que evidentemente fue  la “crónica de una muerte anunciada”. De igual modo señalé la conveniencia de ejecutar una huelga o paro general por 24 horas el 10 de enero para protestar y enrostrarle a Maduro su ilegitimidad.

     Nuevamente se escuchan los lamentos. “No será acatada la sentencia”; dicen los agraviados directos (los estudiantes de la universidad carabobeña) y la opinión pública nacional. Los primeros señalan como prueba veraz e irrefutable las Actas respectivas. Todos aducen que la Sala Electoral del TSJ violó preceptos jurídicos indubitables. ¡Como si esto fuese la primera vez que ocurre!

     Lo importante y aún rescatable de la torticera sentencia es la plena convicción de que en las actuales circunstancias resulta algo más que utópico el imaginar que Maduro saldrá del poder producto de elecciones. Con un CNE y un TSJ –ilegítimos como él mismo- constituido como el actual. Quienes aún persisten en reivindicar la vía electoral como única manera para erradicar el totalitarismo y solucionar de esta manera la Crisis Nacional; o son redomados ilusos, o lo que es peor: Son cómplices -por acción u omisión- de coadyuvar con sus torpezas y debilidades las nefastas intenciones continuistas… ¡Maduro como “nunca pierde” arrebata!

     Nuevamente los venezolanos nos encontramos en el mismo punto de siempre. En Punto Fijo (no propiamente del Estado Falcón). Existen variados sectores de la oposición ubicados en opciones disímiles. La mayoría decidió no participar en las venideras elecciones. Así que a partir de la semana entrante estaremos enfilados de manera directa –imbuidos en una especie de tubo direccionado-  al 10 de enero. La consolidación formal de la ilegitimidad de la cabeza de gobierno y de su amplia cohorte de abúlicos subalternos. Poderes Públicos que conforman el Estado totalitario que nos oprime. Sin que -para la fecha- se haya diseñado alguna estrategia puntual; dotada con las tácticas aleatorias pertinentes para afrontar lo que parece aun indetenible por ahora. Pareciera (estas son las intenciones y deseos del gobierno y de algunos pseudo opositores) que habremos de sumergirnos de manera ineluctable en las inexistentes celebraciones decembrinas acostumbradas.

Con poquísimas hallacas y con perniles escogidos a dedo como premio de consolación. La actividad política retomará su acción, aletargada por la inactividad increíble, con motivo a la elección de la nueva directiva de la AN. Parece que le será reconocida a VP la opción acordada hace tres años para dirigir la AN. “El Correo de la Brujas” comienza a alarmarnos con persistentes comentarios acerca de viles maniobras urdidas entre  diversos retazos oposicionistas con algunos peculiares  gobierneros para elegir un presidente del parlamento distinto. Ojalá que esto sólo sea producto de mentes calenturientas y bribonas.

     Lo cierto es que la dirigencia opositora (en sus variables versiones) no ha emitido opinión concreta referida al inicio del segundo periodo presidencial. Sólo han señalado consideraciones de carácter general. Mientras el país como un todo y la ciudadanía en general solo desean acciones concretas para no permanecer con los brazos cruzados. A la simple y resignada espera de que se consoliden los hechos fríamente pautados. Afirmar aquello (muy cómodo e irresponsable) de que “según vaya viniendo, vamos viendo”.

     La oposición mayoritaria -la que no avala la próxima farsa electorera- se debate  en opciones contradictorias. Algunos señalan que la vía para lograr el cambio de gobierno deberá ser realizada únicamente a través del diálogo. En un nuevo proceso de Negociación Política entre el régimen y ellos. Que la transición debe ser pacífica y necesariamente concertada con Maduro. Algunos dicen: “Estoy dispuesto a conversar con el diablo” (sic). Estos -grosso modo- son meros propósitos sin sustento serio alguno. Utópicos por lo demás. La “robolución” no entregará jamás por las buenas el apetecible aparato que le ha permitido gozar y usufructuar las corruptas y deliciosas mieles del gobierno. Para no decir el robo a mansalva y el saqueo indiscriminado de los bienes del Estado, producto de la conducta oprobiosa recurrente. La que les ha permitido gozar, a todos sus altos prebostes y parentelas, de riquezas inimaginables. Tan cierto es que hasta los “tuertos” ven  a plenitud. Desnudando a su vez todos los entuertos y felonías de la robolución. En el ínterin el gobierno con bombos y platillos acaba de anunciar -a una semana del sainete electorero- un nuevo aumento del salario mínimo con el consiguiente ajuste de los precios en los productos alimenticios y la dádiva del nuevo mes de aguinaldos (¿Para ahorrarlos en Petros?). Maduro intenta corregir con explicable tozudez lo que resulta obviamente incorregible. Pronto -de continuar la sempiterna y contumaz guachafita- veremos más de lo mismo.

     La teoría política -de manera general- ha establecido una especie de premisa fundamental para hacer viable los procesos de negociación política con la intención de dirimir de manera no cuenta las diferencias ocasionales. Se trata de constatar y establecer una especie de “pesos y contrapesos” entre los interlocutores. Es decir, las relaciones entre las partes contendientes deberán estar cimentadas con la debida ponderación de todas las fuerzas y debilidades de cada quien. Establecidas objetivamente estas, la negociación sería pertinente y viable a los efectos de llegar a un acuerdo práctico y consensuado.

     El totalitarismo –de Perogrullo- solamente cuenta con el poder autoritario que le otorga las bayonetas y armas de los diversos cuerpos que la sustentan (Parte de la FANB, milicia, organismos policiales con formación milica y el aparato especial armado del PSUV) en lo nacional. En lo internacional; con el apoyo irrestricto de Cuba, Nicaragua, Bolivia, Corea del Norte y otros pocos países del continente asiático. Cuenta también con un sui géneris apoyo de Rusia y China; donde prevalecen intereses económicos puntuales derivados del petróleo y de la minería. Es decir, del saqueo -muy imperialista- de nuestros valiosos recursos no renovables. Ya no se trata –mutatis mutandis- de utilizar la verborrea de la vetusta izquierda cuando otrora denunciaba “al imperialismo yanqui”. En relación con estos dos novísimos y sobrevenidos imperialismos no me atrevo a aseverar que el apoyo sea irrestricto. En ellos privarán -en definitiva- los aspectos pragmáticos muy puntuales donde los imponderables económicos y geopolíticos surgirán seguramente.

     El pasado martes en el Aula Magna de la UCV concluyó la primera fase de un proyecto político que reivindica la unidad de la oposición para lograr el cambio de gobierno. Digo la primera fase en virtud de que se ha hecho del conocimiento público un documento contentivo de los propósitos por ellos diseñados. Con el esbozo de rápidas pinceladas, muy discretas, de algunas acciones políticas a ser emprendidas.

    Diría –prima facie- que suscribo con poquísimas observaciones de carácter adjetivo todo lo allí enunciado. Recomiendo su lectura con atención. Es loable la intención y podría convertirse en un pivote, una especie de bisagra, para obtener el objetivo estratégico fundamental que todos conocemos y deseamos. Para lograrlo es condición “sine qua non” concretar y hacer viable lo destacado en los puntos VI y VIII. El primero se refiere a: “propiciar y coordinar la Protesta Social y la Defensa de la Democracia, que tendrán como fin último la transición democrática”. El segundo es: “…el compromiso con la construcción de una estructura organizativa funcional y efectiva, que haga posible reforzar la necesaria organización ciudadana y la acción de nuestros objetivos en cada uno de los rincones del país…”.

     Es casualmente con la implementación idónea de ambos aspectos que se podría intentar un proceso serio –de ser pertinente- de Negociación Política con el gobierno (Dictadura, totalitarismo o autoritarismo. ¡Cómo usted quiera adjetivarlo! Pero inconstitucional por ilegítimo a todas luces). Con la intención de propiciar la impostergable transición incruenta. Evitando el derramamiento de sangre. Sería el único poder cierto e incontrastable que tendría en sus manos la oposición organizada ante el letal poder de las armas que dispone el régimen. Para hacer posible –hipotéticamente- ese eventual diálogo negociador es menester que el mismo esté avalado por organismos multilaterales internacionales y países preocupados por la buena marcha de las relaciones globales inter gubernamentales donde no se vulneran los derechos humanos. La transición -entonces- sería debidamente fomentada por intermedio de elecciones. Regida por genuinas autoridades electorales idóneas e imparciales. En el entendido de que el gobierno de transición que de allí surja esté encabezado por una persona idónea, solvente moralmente, con formación plena e inequívoca de Estadista. Ajeno (la persona escogida) a intereses subalternos, partidistas o grupales. Designada consensualmente de manera armónica y que se comprometa  a no aspirar a la reelección inmediata. No es hora -en las actuales circunstancias- de promover ni realizar primarias para escoger a la cabeza de gobierno donde el escogido sea el jefe -a su vez- de una de las parcialidades políticas que ahora actúan de manera prominente. El escogido se comprometería a ejercer el mando con un auténtico equipo de gobierno de unidad nacional. Prevalido con un programa de gobierno consensuado y con la disposición –repito- de no aspirar a la reelección.

     La única acción para lograr el cambio de gobierno sería el contenido en el punto VI supra señalado: “La Protesta Social y la Defensa de la Democracia”. Para la “construcción de una estructura organizativa funcional y efectiva” es necesario adminicular la debida y necesaria organización propiciadora de hechos concretos a través de las tácticas pertinentes. Pienso –ya lo he señalado como ejemplo- que el venidero domingo; quienes nos disponemos a abstenernos a votar en el rupestre sainete, demostremos de alguna manera cívica, nuestra inconformidad y protesta con la farsa. De igual modo convocar a una huelga general o paro por 24 horas a ser realizado el 10 de enero, fecha establecida “a lo Jalisco” para dar comienzo al segundo período madurista. Con este acto se iniciaría el proceso ya indetenible para instaurar a la brevedad posible la transición.

Cheye36@outlook.com
https://jravendanotimaurycheye.wordpress.com
@CheyeJR

OSWALDO ÁLVAREZ PAZ, MADURO Y BUSH PADRE, DESDE EL PUENTE


Esta es una comparación imposible de hacer con honestidad. Sin embargo, las actuaciones de uno y otro permiten referencias a las consecuencias que para sus respectivos países tuvieron y han tenido sus actuaciones.

En el caso de Maduro es poco que decir. Como miembro prominente del núcleo originario del gobierno castro-chavista es responsable primario de cuanto ha sucedido bajo su ejercicio, pero también de los enormes y costosos disparates de su antecesor inmediato. Ambos representan lo peor de cuanto puede sucederle a una nación civilizada. Hay una mezcla terrible de socialismo cubanizado con una dosis insólita de incompetencia, falta de ética, y de honradez integral. El proceso de corrupción no tiene precedentes en el continente y pocos en el mundo.

Parece mentira, pero Venezuela es al día de hoy, una pobre república en proceso de extinción. Internamente, también fuera de nuestras fronteras, se discute si esto es consecuencia exclusiva de un proceso ideologizado que trabaja para convertir al país en una tierra de mendigos en la que todos, sin excepciones, ricos y pobres, jóvenes y viejos, hombres y mujeres arruinados y empobrecidos quedan en total dependencia del estado-gobierno bajo la intervención directa del régimen cubano y el apoyo de factores externos vinculados al proceso. Esa vinculación es política, por supuesto, pero también determinada por factores económicos y financieros. Están a la vista. Ya no somos lo que fuimos. Lo que seremos está en el campo de las crecientes incertidumbres que se apoderan de todos. De allí nuestra convicción de que es la hora de la liberación nacional. No para volver a un pasado que no volverá, sino para construir desde el presente, un futuro cierto y posible de libertad y verdadera democracia.

Me aparto del tema para rendir tributo de reconocimiento a un gran hombre que acaba de fallecer. Me refiero a George H.W. Bush 41 st y padre de George W. Bush 43 st, ambos presidentes de Estados Unidos de América. Fue vicepresidente durante los ocho años de los dos ejercicios cumplidos por Ronald Reagan y previamente con una trayectoria impecable en Naciones Unidas y con relación a China, bajo el mandato de Richard Nixon. En ambos casos con una huella de éxitos que fortalecieron el liderazgo mundial de su país.

Sus hijos, George W. y Ted, fueron, además, reconocidos y exitosos  gobernadores de Texas y Florida respectivamente. El primero presidente en dos períodos y el segundo, aspirante fallido frente a Trump en la última Convención Nacional republicana. Bárbara, esposa de toda la vida, falleció unos cuantos meses antes. Fiel compañera de todas las épocas y circunstancias. Esto incluye las tempranas luchas como piloto y paracaidista de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Tuve la fortuna de conocerlo.

Oswaldo Álvarez Paz
oalvarezpaz@gmail.com 
@osalpaz

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, SIN ECONOMÍA EN PRO DEL POLITICIDIO Y LA INDEFENSIÓN

La economía busca responder tres interrogantes básicas: ¿Qué?, ¿Cómo y cuánto?, ¿Para quiénproducir bienes y servicios para satisfacer las necesidades humanas; y por tanto tiene como objeto el estudio de la actividad económica del hombre en procura de solucionar el problema de la escasez. Es así, que aspira describir y explicar los diferentes fenómenos sociales que a la luz de su fin teórico, intenta predecir los diferentes fenómenos y hechos de la realidad económica; y a la luz de su fin práctico ensaya alcanzar el bienestar general, asumido como una mejora del nivel de vida promedio de la población. En tal sentido, enfatiza en la productividad entendida como la capacidad de producir una cierta cantidad de bienes con un conjunto dado de recursos, que se supone será mayor si el trabajo se divide entre especialistas que cumplan funciones definidas; siendo que cuando dicha productividad hace referencia al país como un todo se denomina división social del trabajo, y los bienes producidos se deben distribuir a través del intercambio en el mercado

Las necesidades humanas, han de entenderse como la sensación de carencia o insuficiencia (material o inmaterial) que el hombre experimenta como consecuencia de sus exigencias corporales o espirituales; sensaciones que deben ser aplacadas mediante el consumo de bienes o servicios. A tenor de ello, resulta pertinente mencionar la Teoría de la Jerarquía de las Necesidades (Abrahán Maslow) donde se sostiene que una vez que la persona ha satisfecho determinadas necesidades empieza a preocuparse por satisfacer las de otro tipo; lo cual ocurre bajo un comportamiento de tipo piramidal de las necesidades: 1.- Fisiológicas: El hombre debe satisfacerlas para sobrevivir (alimentos, medicamentos, etc); 2.- Seguridad: Protección ante daños físicos o sicológicos (planes de vigilancia, disponer de un seguro médico, etc); 3.- Aceptación social: Interacción social para sentirse aceptado por otros (afecto, amor, amistad, pertenecer a un club deportivo, etc); 4.- Autoestima: Sentimiento de prestigio, reconocimiento, éxito, autovalía (ingresar a la universidad, obtener un título profesional, etc); 5.- Autorrealización: Desarrollo de destrezas para poder dar lo que uno es capaz (preparación académica para conocer las causas de los problemas sociales y tomar conciencia de ellos).

La política económica, estudia las formas y efectos de la intervención del Estado en la vida económica de una Nación, con el objeto de alcanzar determinados fines; mientras que la economía política estudia las relaciones entre los hombres en la sociedad, más comúnmente denominado relaciones sociales de producción, a partir de sus intereses económicos generando un producto material social que es distribuido, muy especialmente, a través del mercado de intercambio. En síntesis, la economía política estudia las relaciones sociales entre las personas en el proceso de producción, cuya naturaleza está determinada por la propiedad de los medios de producción (privada o colectiva), por la posición de los grupos sociales en la producción (dominante o dominada) y por las formas de distribución del producto social (apropiación privada o colectiva).

Permítasenos un alto, para en atención a los aspectos hasta ahora considerados, aseverar (afirmar con convencimiento) que a lo largo del destructivo e indeseable periodo post democrático que se inició con una tiranía a través del voto, ¡no se han aplicado en lo más mínimo la economía ortodoxa definida en términos de racionalidad-equilibrio! 

Continuemos. El politicidio, hace referencia a que las víctimas de un conjunto de acciones tales como la privación de medios para la subsistencia, la tortura y el asesinato, se encuentran definidas primariamente por su oposición política al régimen imperante.

Reflexión final: En la Venezuela de los últimos veinte años, se observa con claridad que el intencional desmanejo de la economía estuvo orientado hacia conducir a gran parte de la población a una condición de indefensión aprendida, al punto de haberlos “enseñado” a comportarse pasivamente al transmitirles la “convicción” que “no pueden hacer nada” en pro de cambiar las cosas indeseables a pesar de existir oportunidades tangibles para actuar en contrario; propiciando al mismo tiempo una percepción de ausencia de control sobre el resultado de cualquier intento de cambio.

El régimen, en su estrategia por profundizar la indefensión aprendida, recurre tanto al politicidio físico como mediático; que en lo particular del segundo se sustenta en destruir la importancia de las organizaciones partidistas de oposición, con la cooperación consciente o inconsciente de una población que, a la luz de la Teoría de la Jerarquía de las Necesidades (antes citada) se encuentra casi en su totalidad ubicada en la escala Fisiológica, y por ende solamente preocupada por sobrevivir mediante la obtención de “recompensas gubernamentales” vinculadas con alimentos y medicamentos; al extremo de negarse el interés por alcanzar las necesidades de Autoestima Autorrealización al tiempo de renunciar a su dignidad perdiendo el respeto hacia sí mismo  y ¡dejándose  humillar y degradar!

Jesús Alexis González
@jesusalexisgon ‏
@jesusalexis_gon