lunes, 2 de noviembre de 2015

CARLOS BLANCO, MEMORIAS DE LA LOCURA ESCARLATA

1. La conversación. El aparato comunicacional del régimen ha condenado a Lorenzo Mendoza y a Ricardo Hausmann por opinar. Mediante graves violaciones legales un par de ciudadanos es acosado por considerar conveniente recurrir al FMI ante la catástrofe. Los jerarcas rojos saben que Venezuela es parte y codueño del Fondo, pero convierten en delito y anatema que unos particulares opinen en tal dirección; tesis que comparten varios de los miembros del régimen que no han tenido reparos en hablar con los representantes del FMI. Se requerirán más o menos recursos financieros de acuerdo con la credibilidad que proporcione un gobierno democrático y al monto de cifras secretas que ocultan la calamidad. Darle rostro al enemigo es táctica favorita de las tiranías: han agregado a un empresario y a un académico a su lista.

2. Pdvsa. Los reportajes de The Wall Street Journal y de The New York Times han evidenciado que, sin duda, la tribu reinante en la industria petrolera es extremadamente compacta, con golosa e irrefrenable vocación por la materia verde. Se ha hecho evidente que hay funcionarios enriquecidos en cantidades inimaginables, pero, sobre todo, que la institución petrolera como tal ha sido vehículo para la avaricia y la podredumbre. No son solo los funcionarios sino el aparataje institucional completo. El antaño arrogante grandulón, protegido del Eterno, pasó de rojo-rojito a solo-solito.

3. “Aplaude, Diosdado”. Así increpó Nicolás Maduro a Cabello, en reciente alocución a todo el país. Maduro intenta telegrafiar la idea de que Cabello es su “amigo” pero sobre todo su subordinado y, por esa vía, procura sustraerle poder. Por su parte, el presidente de la AN abraza a Maduro, tal vez no tanto para mostrarle afecto sino para inmovilizarle los brazos y evitar bofetadas. En la medida en que la crisis avanza, cada uno de los jefes trata de conservar-incrementar sus fortalezas. La pugna se hará más aguda el resto del año. También ellos se aprestan a una batalla final. Lo que está en juego entre ellos es quién es “la solución” a la crisis.

4. Los pájaros migran al norte. Magistrados y fiscales que por diferentes razones no quieren participar en el juicio final dentro de la patria, ahuecan el ala y buscan dónde protegerse y revelar la podredumbre que han visto o de la cual han participado. Es cosa buena y oportuna porque precipita la transición. Después de tanto antiimperialismo no deja de ser llamativo que Estados Unidos se torne en el nido más acogedor.

La torrentera de los cambios se vuelve a anunciar. ¿Llegará pronto?

Carlos Blanco G.
@carlosblancog .
www.tiempodepalabra.com

Caracas - Venezuela

SUSANA MORFFE, VENEZUELA SOLICITA CANDIDATOS (ENTRE CIELO Y TIERRA)

Se han develado algunas mentiras, escaramuzas, traiciones y apenas es una hoja más en el grueso libro que vaya a contener la trágica historia de Venezuela en poco más de 16 años de absurda revolución.  El retroceso ha sido monumental, antes en la mal llamada cuarta república estuvimos rezagados, hoy podemos afirmar que si hay quinto malo con 200 años más de atraso en Venezuela.
Con liderazgos conscientes y salida inteligente no basta, hace falta algo más para conformar la trilogía perfecta. Se necesita conocimiento y educación.
Venezuela, hay que insistir, se encuentra en su estado más pobre porque ha hecho falta mucha educación, preparación o conocimientos. Tomaremos como ejemplo a Estados Unidos, no fue un  país privilegiado de poseer una riqueza natural como el petróleo, sin embargo, se convirtió en la primera potencia mundial. Venezuela tuvo la bendición del oro negro y hoy día es el país ubicado en el patio trasero.
Hemos tenido presidentes de toda tipología, muchos de ellos con impecable preparación académica, pero no es menos cierto cómo hemos descendido en la selección de los mejores. Se ha dado poca importancia a la educación o preparación de los individuos que optan a los cargos de alta jerarquía, la que se ha hecho llamar ejecutivo nacional o regional y dista de ser ejecutivo.
En nuestra constitución vigente del año 1999, el artículo 227 refleja los requisitos para ser candidato a la Presidencia de la República: “Venezolano por nacimiento, mayor de treinta años, de estado seglar, no estar sometido a condena mediante sentencia definitivamente firme”. Para nada es importante el nivel educativo, razón por la que hemos tenido en esta última década un enorme “retropeso”, con los lanza flechazos.
Los estudios deben ser una credencial para ser presidente. Claro, no por eso se garantiza una falta o equivocación en asuntos que le competen, pero vemos que presidentes de otras latitudes, son individuos preparados, con nivel académico y dominio de idiomas. Hoy debería ser una exigencia siendo Venezuela tan presidencialista y especialmente en el actual siglo XXI al tomar en cuenta que la tecnología y los descubrimientos científicos nos alcanzan.
El tema de la preparación integral de un ciudadano debería ser imperativo para no tener que repetir la similar historia de Guatemala, donde un humorista enterró a la vieja política, mientras que en Venezuela hemos permitido que por años la más reciente política ponga la cómica y no produce risa.
Recientemente se realizó un foro en nuestra Isla de Margarita sobre el grave problema del suministro de agua, aunque parezca una paradoja que una isla rodeada de agua confronte crisis por las fallas en la distribución del preciado líquido. Uno de los expositores del evento, mencionó que años atrás existió el INOS, la institución que manejaba el sistema hidrológico, finalmente desapareció, pero no fue por arte de magia, sino por mala preparación y manejo humano. En conclusión, el problema no fue falla del recurso natural, se trató de falla en conocimiento del recurso humano.
A los docentes los han cargado con la educación de los niños, los padres se desentienden de los ejemplos y valores que deben inculcar en el hogar y tenemos en este siglo una juventud que no proyecta buen fruto. Es la crisis de valores que estamos enfrentando por mala educación.
Se inician los cálculos que irán restando los días para el 6 de diciembre, es la fecha decidida por el Consejo Nacional Electoral para efectuar las elecciones parlamentarias y hasta el momento, no hay indicios de que el evento pueda ser alterado. Nos jugamos la paz, el futuro y la libertad, todos comprometidos por la causa común.
Vamos a elecciones parlamentarias y se han designado ciertos candidatos que no pasan una prueba académica. Votaremos de nuevo para entregar a Venezuela y que sea lo que Dios quiera.
Ojalá la nueva “tropa” parlamentaria se ocupe de elaborar leyes que exija un mínimo de nivel académico comprobado de los aspirantes a presidentes, diputados, gobernadores, alcaldes y concejales. No será  -repito- una carta de garantía, pero podríamos dar un paso hacia el mejor desempeño en un trabajo que todos los venezolanos pagamos, de modo que, como en cualquier empresa, el candidato deberá reunir las mejores condiciones para optar a su empleo.
Susana Morffe
@susanamorffe
www.susanamorffe.blogspot.com21.-

Nueva Esparta - Venezuela

OSWALDO ÁLVAREZ PAZ, CAMBIO INAPLAZABLE

A pesar del férreo control del régimen sobre los medios de comunicación, del disimulo y la mentira como políticas de Estado, de la represión abierta y encubierta, de la violencia física e institucional para sembrar miedo y hasta terror en personas e instituciones, no logran detener la cuenta regresiva ya cercana al final de esta vergonzosa etapa de la historia republicana. 

La provocada destrucción de Venezuela arrastra a los protagonistas del desastre. El ciudadano común, ese que no vive de los partidos ni de la política, sino de su esfuerzo sostenido, está harto y dispuesto a dar todo lo que pueda para producir el cambio que el país necesita y el mundo entero espera.

Los últimos escándalos estremecedores del alma nacional, especialmente el relativo a las declaraciones del fiscal 41 del Ministerio Público, Franklin Nieves, serían más que suficientes para provocar la renuncia en pleno de esa cúpula cívico-militar que supuestamente gobierna. Sería innecesario enumerarlos de nuevo, son conocidos e intuidos hasta por los más ingenuos. 
El caso de Franklin Nieves, se suma a lo antes declarado por exmagistrados del Tribunal Supremo de Justicia Luis Velásquez Alvaray y Eladio Aponte Aponte y también, entre otros, por Walid Mackled relativos a las corruptelas del gobierno y a las operaciones del narcotráfico desde las alturas. Todo está a la vista. El régimen está podrido. Las olas más hediondas están por destaparse en este “sálvese quien pueda” que alienta a tantos corruptores arrepentidos en todas las instancias de la vida nacional.
Las elecciones del 6D trascienden lo estrictamente electoral. Se convierten en un instrumento útil para iniciar el cambio anhelado. El fraude en ejecución no alcanzará para ocultar la verdadera naturaleza de la voluntad popular. Desde la Asamblea Nacional se impulsará el proceso reconstituyente que Venezuela necesita.
Releyendo a Ed. Feulner, nos hacemos la misma interrogante. “¿Podremos nosotros crear un gobierno nacional pequeño y fuerte, menos intervencionista, que nos proteja de los peligros internos y externos que amenazan nuestras libertades civiles y que promueva el rol de las leyes estimulando el mercado libre para prosperar?” La respuesta es sí, pero no sucederá a menos que trabajemos para lograrlo.
El 6D vamos a una confrontación definitiva. No debemos lamentar lo que es inevitable, sino prepararnos para alcanzar objetivos y metas de libertad y democracia.
Oswaldo Álvarez Paz
oalvarezpaz@gmail.com
@osalpaz

Desde el Puente - Venezuela

CARLOTA SALAZAR CALDERÓN, TIEMPOS DE DEBILIDAD INSTITUCIONAL, COMPARACIONES,

Guardando las distancias, el chavismo no tiene el primer lugar ni en corrupción, ni en autoritarismo y menos en violación a los derechos humanos. Realmente la cosa no está fácil, el problema es mundial. Resulta que los gobiernos llegan con un disfraz de corderito: independistas, anti corrupción, eliminar la pobreza… y por debajo subyace el poder, para hacer lo que combaten. Pero esto ocurre por la debilidad institucional, como es el caso venezolano.

  Que al compararnos con España, con un tema que me tiene pendiente: Cataluña. Resulta que Artur Mas dice abogar por la independencia. Ahora da un paso adelante con la Presidencia del Parlamento Catalán, con Carmen Forcadell, quien de los 135 escaños recabó 77 votos (62 de junts pel sí, 10 CUP y 5 de Cataluña sí que es Pot, alianza de ICV, Podemos y Esquerra Unida, que le dio un voto de confianza). Pues está Señora: abogó por la secesión y dio el grito “VIVA REPÚBLICA CATALANA”. Con lo cual se carga la constitución española y las sentencias de los tribunales de justicia, que no es cualquier cosa. Ese grito independentista ha tenido respuesta tanto del bloque opositor del parlamento, como del Presidente de Gobierno Mariano Rajoy, este último, ha hecho alianza con el PSOE y Ciudadanos para darle un parao a los independentistas, por cualquier medio: legal y político. Con esto creo que quien gana es Rajoy porqué lo que no había hecho hasta ahora, en el sentido de sentar una posición dura contra los independistas, lo hace cercano de las elecciones de diciembre 2015, fortaleciendo su liderazgo, no hay duda.
Entonces ¿es independencia? Los españoles que han opinado, en una encuesta que domésticamente he hecho, entre académicos, choferes, amas de casa y jóvenes, la mayoría ha dicho sin el menor tapujo ni asomo de duda, que: “esa es una treta de Artur Mas para hacerse independiente y poder seguir desfalcado a Cataluña, como lo han hecho hasta ahora”, palabras más palabras menos. Esta opinión la refuerza el juicio contra Jordi Pujol y sus hijos, por blanqueo de capitales, nada menos y nada más, que 2.500 millones de euros en inversiones inmobiliarios proveniente de paraísos fiscales, hechas por el hijo Jordi Pujol Ferrusola “familia que roba unida permanece unida”. Además continúan las investigaciones en el caso del 3% de las comisiones en cuyo proceso abrieron una caja fuerte de un funcionario y resulta que contenía miles de euros, que no puede justificar, claro.
En Venezuela el gobierno dice llevar adelante una revolución que busca igualdad de clases, eliminar la corrupción, participación del ciudadano… pero la opinión de la gente, ya en encuestas serias, es que el 85% considera que el gobierno es corrupto e ineficaz. Además, son pocos los juicios que se llevan adelante contra funcionarios corruptos y en cantidad son ínfimos en comparación con los juicios que lleva la fiscalía adelante contra líderes opositores, contra quienes son implacables 
¿Entonces? Igual se tiene un disfraz pero la gente, como dicen en truco: le ven las patas al perico. ¿Qué hace falta? institucionalidad fuerte. Tanto en España como en Venezuela, guardando las distancias, aquí más que allá, evidentemente. Esto lo podemos comenzar  a cambiar a partir del 6D al votar por quien le pueda ganar al chavismo: los candidatos de la MUD, no queda de otra.
Carlota Salazar Calderón
carlotasc@gmail.com
@carlotasalazar

Anzoategui - Venezuela

ANTONIO JOSÉ MONAGAS, NIEVES DE INFAME CARMESÍ, PIDO LA PALABRA, VENTANA DE PAPEL,

La deserción del ex fiscal Nieves, es la apología de todo cuanto acontece al interior de un gobierno cuya revolución sólo ha servido para deshonrar la institucionalidad que manifiesta la normativa constitucional

Una alud de nieve no sólo es la descarga de sedimentos en el curso de una pendiente por acción de la gravedad. Sus consecuencias, muchas veces, equivalen a las de una tragedia de impredecibles efectos. Pero también, su significación tiene acepciones que consiguen en la política un rico aluvión de interpretaciones una de las cuales alcanza a compararse con la hecatombe que ocurre como resultado de alguna decisión tomada al azar o por vía de razones absurdamente ideológicas que en nada se corresponden con valores morales. O con principios de Justicia y de Derecho que exhorten derechos humanos, actitudes éticas y reivindicaciones que afiancen el pluralismo político.

El caso representado por la deserción del ex fiscal del Ministerio Público, Franklin Nieves, es la apología de todo cuanto acontece al interior de un gobierno cuya revolución sólo ha servido para deshonrar mediante acciones de vulgar corrupción, chantaje e impúdica malversación de los dineros públicos, la institucionalidad que manifiesta la normativa constitucional en términos de las atribuciones que por ley se confiere a organismos del Estado venezolano y a quienes lo representan en el plano social, económico y político.

La intempestiva salida del abogado Nieves hacia tierras yanquis, si bien es expresión del remordimiento que tocó sus fibras más sentidas, toda vez que su capacidad de aguante alcanzó un nivel crítico que lo llevó al punto de inflexión inmediato al umbral de su resistencia emocional, igualmente su reacción responde a un estado de consciencia crítica al cual llegó luego de comprender finalmente la condición de asfixia política a la cual se ha sometido al país en razón del cuadro de anomia que está desatando graves revuelos al interior del oficialismo y en la militancia del propio partido de gobierno. Asimismo, en lo más recóndito de la sociedad venezolana puesto que dicha acción estremeció de molestia e indignación a quienes, convencidos del daño que estos cómplices de injusticias hacen a la praxis de la civilidad y moralidad, se enteraron del extemporáneo cometido. Sobre todo, de aquellos que viven en el exilio por causas enteramente políticas.

Para el momento en que todo ello se produjo, el mal ya estaba hecho. El régimen había logrado su perseguido y malsano efecto. Y es que no sólo se trataba de la ignominiosa detención del dirigente político de oposición, Leopoldo López y los nefastos resultados alcanzados nacional e internacionalmente tanto a nivel político, como de índole social. Incluso, de razón económica. También se trataba de encubrir la desmedida corrupción que ha venido azotando al país, tanto como el nivel de violencia e inseguridad cuyo control escapó de las manos del régimen toda vez que, en principio, lo consintió al confundir importantes postulados de teoría económica. Particularmente, cuando no ha sabido comprender que el Estado ciertamente es un facilitador del desarrollo económico que procura crear condiciones que aseguren oportunidades de trabajo. Mientras que el mercado, confinado por políticas económicas asfixiantes, no tiene la capacidad de garantizar una distribución equitativa de algunos bienes y servicios esenciales para el desarrollo nacional. Es decir, en el fragor de esa crisis, resultó bloqueada la complementariedad entre Estado y mercado. De manera que en medio de tan profunda confusión, propia del populismo demagógico, no hay mercado que resista los embates de problemas inducidos por las equivocaciones declaradas y las carencias demostradas por el mismo gobierno.

Luce pues un tanto contradictorio reconocer de primera mano que la pretensión del ex fiscal pueda tener el valor de un acto de constricción que se constituya en paradigma ante la política revolucionaria sitiada por intereses de perturbada pretensión. Más, cuando ésta sólo se plantea retrotraer al país a condiciones socioeconómicas y sociopolíticas que permitan el oscurantismo necesario a la movilidad de una revolución anacrónica. La deserción de este abogado, violador de derechos humanos, puede verse como el caso de una amarga novela negra intitulada: Nieves de infame carmesí.

VENTANA DE PAPEL

MENTIRAS RASTRERAS

El problema que vive la economía venezolana, no está aislado de otros que igualmente tienen honda repercusión en la vida nacional. No sólo son problemas que afectan uno o varios sectores de la sociedad. También causan daños a la población en general, pues sus orígenes tienen implicaciones con el remedo de proyecto ideológico de gobierno plagiado de otros superados histórica y dialécticamente.

Por ejemplo, el problema que ha representado la crisis universitaria, no deja de ser réplica de otros que, del mismo modo, también hicieron mella en instituciones de estudios superiores. Sólo que el que ahora se tiene, es de extraordinaria magnitud. Tanto por su dimensión, como por el ambiente de descomposición que ha permitido al alto gobierno el ejercicio de la impunidad. Esto ha llevado a que los excesos cometidos, superen los límites que establece la moralidad y la ética. Así como los procedimientos regulares de la contabilidad social y de la administración pública.

El populismo que pauta las acciones del régimen, que igualmente se ha valido del autoritarismo para impulsar sus desatinos, le ha sido provechoso al propósito de propagar el despelote en que está convertido el país. Gracias, al proceso revolucionario bolivariano. Es el estilo que ha servido a estos gobernantes para infundir falsedades a diestra y siniestra. De esa manera, el régimen ha animado expectativas que, aunque todas engañosas, le han sido útiles para incitar actitudes de defensa a su causa por parte de ilusos, oportunistas e idealistas. Así como de resentidos, abusadores y fanfarrones.

¿Podría una persona con sentido común y convicciones democráticas, creer en lo que recién manifestó el ministro de Educación Superior, al decir que “un profesor titular está recibiendo entre Bs. 500 y 600 mil de retroactivo y todavía no se incorpora a clase”? ¿O cuando escribe por las redes sociales para asentir que “desde el ministerio procuramos que las universidades se mantengan dotadas”? Lejos de creérsele tan desfachatada mentira, lo único que puede animar tan burdo mensaje, es una injustificada animadversión en contra de la institución universitaria.

O en todo caso, habrá que preguntarse, ¿dónde está tan elevada cantidad de dinero? Pero como nada de ello es cierto, ni tampoco las repetidas promesas de incremento salarial, dirigidas a distintos sectores de la población trabajadora que al final terminan complicando finanzas públicas que no se tienen o carecen de respaldo monetario, todo se reduce a gruesas mentiras rastreras.

INJUSTA LOCURA

Los hackers al servicio del régimen, están sosteniendo un inmenso trabajo. Lo último realizado en contra de la libertad de expresión, de prensa, de pensamiento, de información y de comunicación, se realizó en perjuicio del importante y crítico portal de análisis de política educacional: Memoria Educativa Venezolana, regentado por el catedrático Luís Bravo Jáuregui, de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela. Bastó que se estructurara un grupo que estudiara el Análisis y Seguimiento de la Coyuntura Educativa y Social Venezolana, para que actuaran en detrimento del monitoreo que da lugar a dicha actividad de investigación académica.

Tan cuestionada acción, repercutió en largas listas de subscriptores lo que generó una estampida casi de la misma naturaleza que una avalancha de gigantes proporciones. Sin embargo, ello ha servido para dejar ver la gran cantidad de educadores que siguen semanalmente a Memoria Educativa Venezolana. Puede decirse que todo derivó en una injusta locura.

“No siempre el fracaso de una ideología política, sabe enseñar a un pueblo a transitar por la senda de las libertades. Muchas veces, ni se entera del desastre. Debe entonces caer de nuevo para comprender que es tiempo de cambiar el rumbo”

Antonio José Monagas
antoniomonagas@gmail.com
@ajmonagas

Merida - Venezuela

THAYS PEÑALVER, ESCENARIO FINAL: GANAMOS LAS ELECCIONES

Sí, amigo lector, por primera vez en nuestra historia los números nos dan ganadores, con todo y trampa. A los 84 diputados del escenario anterior hay que sumarles los 3 diputados de la circunscripción Maturín del estado Monagas y uno más que sale en el circuito 2 de Sucre (Datanálisis). La trampa les salió mal en estos 2 circuitos por lo que la oposición, a estas horas y a solo un mes de las elecciones –si la gente va a votar– puede lograr ganar, con todo y trampa repito, entre 88 y 92 diputados. Ahora bien, ¿qué pasaría?

Comienzo explicando que todo proceso histórico tiene un comienzo, un auge, una plenitud, un rápido deterioro y un inevitable final. En este caso podemos hablar de que la plenitud se vivió entre 2006 y 2012 coincidiendo con la era de los comodities, el líder de la revolución sano, los líderes de izquierda llegaron a cumplir su viejo sueño en América Latina y el barril cotizó a 100 dólares. Como nada es eterno y en política menos, sobrevino la muerte del líder y casualmente también el fin de la era de los altos precios de comodities, deteriorándose todo el parapeto montado desde 2013 hasta hoy, faltando aún el ultimo año (2016) que representa el fin de toda una era. A toda esta catástrofe chavista hay que agregar una realidad imposible de ocultar, Brasil, Argentina, Chile, Uruguay y Cuba ya no están alineados con Maduro, sino tratando de salvar sus propios pellejos, mientras Rusia y China han decidido permanecer al margen del presidente en desgracia.

Maduro hoy está quedándose solo porque buena parte de sus apoyos internos perciben con claridad lo que les viene y la salida que pretenden dar a su situación es quizás la más infantil de nuestra historia. En este caso, aun cuando muchos coinciden en que Maduro no hizo anuncios económicos importantes, pienso diferente porque considero que sí los hizo, nos anunció que su proyecto económico continúa basado en el ¡Dios proveerá!, su programa económico está basado en la esperanza infantil, es decir, que no pierde la fe en que el petróleo suba a 88 dólares para que la revolución se salve (lamentablemente él no se ha enterado de que la revolución se ahogó en whisky caro hace 16 años), y el peor escenario es el que estamos viviendo, una realidad de la que tampoco se ha enterado, y ni hablar de la gravedad.

El hecho, para muchos también en la oposición desconocido, es que aun cuando pensemos que hemos tocado fondo, todavía podemos bajar más. Si la Bolsa de Valores mundial continúa con su marcha alcista y la política de estímulos financieros terminan en diciembre-enero, el peor escenario para Venezuela según Citibank, Bank of América-Merrill Lynch, ABN Amro, Societe Generale, Deutsche Bank, Morgan Stanley y PNB Paribas es que el oro podría bajar por debajo de los 1.000 dólares y situarse entre los 750-800 por onza, colocando lógicamente el “sello de oro” al fin de la era de las materias primas –lo que además significa que nuestras reservas terminarían en 10.000 millones de dólares–. Pero hay otra cosa aún peor, la mayoría de estos mismos bancos sostienen que también tocaremos “fondo de precios” en 2016 y nuestro oro negro podría llegar a cotizarse incluso a 20 dólares dólares para después rebotar lógicamente hacia finales de año y situarse en los precios actuales.

De cumplirse estos pronósticos (de toda la banca, de todos los países) Venezuela tocará fondo en agosto de 2016 con una parálisis financiera y operativa total, junto con el tan temido “default” asomado por igual número de bancos extranjeros. Frente a este posible panorama, Maduro decidió echarle gasolina al fuego con su política del “Gran Dakazo” y meter preso a todo aquel que oferte bienes a un precio distinto al que él proponga, porque lo único que logrará es que el mercado negro termine por dominar, ya no una parte importante de la economía, sino toda ella.

Ahora bien, ¿qué se puede hacer desde la Asamblea?, ¿se podrían cambiar los poderes? Sí, sí se puede, pero no por la vía legal-directa porque se requiere el concurso del Poder Moral, es decir, que para destituir al contralor o a un magistrado no basta únicamente con el Poder Legislativo, así tuviera la mayoría absoluta. ¿Se podría destituir a un ministro? Sí, por el concurso de las tres quintas partes, es decir 99 diputados (hay que ganarlos). ¿Se pueden redactar o reformar leyes que no sean vetadas por el presidente? Sí se puede pero no hay que olvidar que es Maduro en Consejo de Ministros, quien le da el famoso “ejecútese” a las leyes.

Dicho esto, por supuesto que se pueden destituir magistrados, reformar las leyes y sancionarlas. ¿Por qué?, porque la Asamblea Nacional es el ente más poderoso de la Constitución, su sola existencia supone nada menos que ser la “voz del pueblo” y por la vía político-legal se pueden adelantar, junto con el votante, todo lo que en ella esté contemplado. Comencemos, pues, por lo que se podría hacer, porque ganar la Asamblea, como la podemos ganar (mayoría aplastante de votos, mayoría parlamentaria) nos garantizaría volver a la política republicana. No solo porque una constituyente (y todo su poder disuasorio) es posible, sino por los referendos abrogatorios de las leyes comunistas, es decir, eliminar todas esas leyes de Maduro para acabar con la propiedad privada, se puede realizar con la minoría simple de la Asamblea y con los referendos populares. Enmendar la Constitución y elaborar nuevas leyes se puede hacer por iniciativa popular y basta con que el chavismo no quiera aprobarlas, para llevarlas a referendo y que sean sancionadas por los votantes. De manera que sí se puede, se puede legislar, se pueden reformar las leyes, cambiar los poderes, destituir ministros y todo lo que por mandato constitucional la Asamblea está autorizada a hacer, en representación de la mayoría, pero en este caso con el apoyo de la mayoría de los votantes, que llevaron a la Asamblea a sus representantes.

Ganar la Asamblea también supone el retorno de un poco de democracia. Maduro no tendrá una sola ley más para profundizar la locura, con el triunfo de la oposición democrática se acabaría la Asamblea cuartelaria (que no es poca cosa) y los actuales “lores de la guerra” volverán, como dijo Miquilena una vez, “a sus pupitres”, volverán a tener en la acera de enfrente a un presidente que les dé el derecho de palabra cuando les corresponda y se acabarán los privilegios y abusos que ocurren hoy en día. También volverán a funcionar las comisiones permanentes, las herramientas más importantes del balance democrático, las que controlan y vigilan el uso de los recursos y el debido funcionamiento de los poderes públicos, porque la mayoría parlamentaria las pondría en manos de la oposición (Finanzas, Contraloría, Política Interior etc.) y con estas, todas las investigaciones. Ganar la Asamblea además significaría la gran desgracia internacional del liderazgo chavista, porque a muchos aliados no le gustan los perdedores y la mayoría de los países de inmediato cerrarán filas con la democracia. Maduro, sin apoyos internos, sin dinero y con sus socios externos alejándose radicalmente a “paso de vencedores” quedaría completamente aislado. Pero ganar la Asamblea es un evento político que tiene que ser considerado exactamente en ese entorno económico-social-político, con toda Venezuela paralizada y donde Maduro, luego de perder, tendrá menos de 5% de popularidad. En ese caso saltará del barco todo aquel que quiera salvarse (enero-febrero) y eso significa que mucha gente se alineará también con la oposición, para buscarle solución a la crisis. Por eso Maduro por primera vez anunció, y de forma muy clara, el inevitable final: “Perder la Asamblea, es perder la revolución”.              

Thays Peñalver
thays.penalver@me.com
@thayspenalver

Caracas – Venezuela

LUIS DANIEL ÁLVAREZ V., APRENDIENDO A GANAR

Hay días que pasan a la historia por lo atípicos que pueden resultar. El pasado domingo 25 de octubre fue uno de ellos, pues coincidieron varios procesos electorales, de los cuales en nuestro continente se dieron tres presidenciales y uno municipal, que aunque local, generaba enorme trascendencia en cuanto a una probable evaluación de la forma como el presidente Santos ha llevado el proceso de paz y con miras a ir definiendo probables posicionamientos para la próxima elección presidencial.

Es menester señalar que en todos los comicios se vislumbraron potenciales cambios. En Argentina y Guatemala, por ejemplo, se quiso poner fin a formas de gobierno que lejos de resolver los problemas fundamentales se empecinaron en dividir, ejercer el clientelismo político y usufructuar el gobierno como una posesión familiar, mientras que en la capital de Colombia quiso la mayoría que el sueño de una Bogotá en la que se recuperara la educación y los buenos modales, reapareciera la seguridad y la movilidad planificada dejara de ser un anhelo y se convirtiera en realidad, para lo cual era pertinente elegir a una figura gerencial. El tema haitiano lleva por otros derroteros en los que la única aspiración ciudadana es la propia supervivencia y la de la República.

Sirvieron los comicios de tan electoralista día para entender otros fenómenos. En Colombia, una elección manual y complicada de todos los departamentos y municipios del país, tenía resultados definitivos dos horas después, mientras que en Argentina una autoridades confundidas y visiblemente inquietas, daban los resultados electorales horas después del cierre del proceso, dejando apenas entrever que hasta el momento el dirigente opositor Mauricio Macri encabezaba los escrutinios y obligaba a una segunda vuelta que el oficialismo nunca creyó posible. Caso aparte es el de Haití donde las autoridades señalaron que transcurridos diez días podrán conocerse algunos números.

Las reacciones también merecen ser comentadas. En Colombia el nuevo alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, mostraba un mensaje incluyente provisto de señalamientos técnicos y de planificación, contrastando con una triste actuación de personeros de la política, expresidentes de la República y dirigentes de partidos que llamaban a votar por sus agrupaciones en pleno proceso. Desatinadas acciones que también se observaron en Guatemala, donde el nuevo presidente Jimmy Morales dejó de lado su discurso renovador de la política e incurrió en frases y actitudes que evidencian niveles de populismo que alertan sobre lo que puede venir en su gestión como jefe de Estado.

Tendrá Venezuela elecciones legislativas el 6 de diciembre, debiendo aprovechar la enseñanza que dejó el domingo 25 de octubre. Es el momento de anhelar otras formas de representación y castigar, con el sufragio, a los que no lo han hecho bien. Así como los bogotanos rompieron con doce años de gestión de sectores populistas y demagógicos, los guatemaltecos castigaron la corrupción y los argentinos votaron contra el terror, el abuso y la persecución, los electores venezolanos pueden decidir el país que quieren y que vislumbran como favorable, en un episodio en el que al igual que los haitianos, pese a todas las polémicas, arbitrariedades y destrucciones institucionales, se ha reafirmado una vez más que el fin de la crisis y el establecimiento de un nuevo modelo, pasa por ejercer el voto.

Luis D. Alvarez V
luis.daniel.alvarez.v@gmail.com
@luisdalvarezva

Caracas - Venezuela

MILOS ALCALAY, LOS TROPIEZOS DEL BRASIL Y SUS REPERCUCIONES

El Gigante Brasileño, que durante varias décadas aparecía como un modelo de crecimiento y desarrollo que atrajo  grandes inversiones internacionales, se tambalea. Parecen hoy lejanas las expectativas que ubicaban al Gobierno Bandeirante como un vocero privilegiado de las naciones más poderosas del sur, reunidas en torno al BRIC (Brasil, Rusia, India, China y África del Sur).

El tropiezo de nuestro vecino, ha llevado al predecesor de la Presidenta Dilma Rousseff, el dirigente Lula Ignacio da Silva a afirmar recientemente ante la Dirección Nacional del Partido de los Trabajadores que es  “humanamente imposible gobernar a un país sumido en una grave crisis económica y política” en el que aparecen signos preocupantes de desempleo, devaluación, inflación y cierre de empresas.
A esta grave situación reconocida por el propio ex Presidente Lula, habría que sumarle la profunda crisis ética, caracterizada por una corrupción general en la que aparecen tanto empresas publicas como Petrobras, BNDES, Vale do Rio Doce, como también empresas del sector privado como Odebrecht,  donde cada dia aparecen nuevos escándalos como los del “mensalao, “lavajato” y Petrobras, que han colmado gracias a un sistema de “propinas”  a premiar con una riqueza indebida a los “revolucionarios” inspirados en las propuestas del Foro de Sao Paulo y de otros partidos, muchos de los cuales están purgando sus penas en las cárceles del país.
Mientras la imagen de la Presidenta se deteriora aceleradamente, cada vez resulta mayor el riesgo de que el Tribunal Supremo de Justicia y el Parlamento, invoquen la clausula del “impeachment”, que es el mismo procedimiento que se utilizó para juzgar al Ex Presidente Fernando Collor de Melo, y que se aplicó en varios otros países, entre ellos en la propia Venezuela en el caso de Carlos Andrés Pérez. Es por ello, que sectores políticos brasileños critican la injerencia de Gobiernos como los de Venezuela y Bolivia, tildando como  “Golpe de Estado” a una actuación contemplada por la Constitución.
El Ex Presidente Fernando Henrique Cardoso –artífice del Milagro Económico Brasileño- considera que la salida mas acertada sería que la Presidenta Rousseff renuncie a su cargo, para evitarle los inconvenientes de un juicio político que agravaría aun más, su ya deteriorada imagen.
El desgaste que sacude al Brasil se repite en el resto de  América Latina que comienza a cambiar hacia opciones democráticas alejadas del populismo autoritario, tal como lo muestran las recientes elecciones de la Argentina, que ponen fin a la era del Kirschnerismo. 
El desplome de modelos similares, marca el péndulo en una vía distinta que conducen al colapso de regímenes que en vez de cumplir con sus promesas dirigidas hacia los sectores más pobres, han hundido a la población de sus respectivos países a una peor calidad de vida, además de destruir los logros de una época de bonanza.
Milos Alcalay
milosalcalay@yahoo.com
@milosalcalay

Caracas-Venezuela

ALBERTO MEDINA MENDEZ, NO BAJAR LA GUARDIA. DESDE ARGENTINA,

La euforia irracional y el entusiasmo desmedido pueden convertirse en una verdadera trampa cuando las batallas son prolongadas. Las tensiones políticas del continente vienen de larga data y pueden perdurar en el tiempo. Este proceso no se ha iniciado ahora. Es el patético resultado de décadas de populismo creciente y un estatismo a prueba de todo.

No se debe cometer el error de creer que ciertas victorias circunstanciales son éxitos concluyentes. El cansancio, el hartazgo, los desaciertos propios de los demagogos, pueden encaminarlos hacia eventuales tropiezos.
No se trata de no festejar los logros, sino de tomar conciencia del contexto, de dimensionar apropiadamente los acontecimientos y comprender que los actores de la política contemporánea serán reemplazados por otros. Ellos se suceden entre sí, pero sus ideas centrales permanecen. Podrán mutar o adaptarse, pero solo para tomar fuerza y arremeter bajo un nuevo disfraz.
Es lo que dice la historia reciente de estos países. El populismo tiene una extensa trayectoria. Se ha transformado e innovado, buscando nuevos perfiles para volverse más eficaz, hábil y perverso. Casi sin percibirlo, quienes intentan reemplazarlo en el poder, terminan utilizando idénticas tácticas, aplicando similares recetas e imitando ese peligroso recorrido.
Es importante tener cuidado, conocer la coyuntura en profundidad y tener los pies sobre la tierra. La amenaza nunca desaparece. En todo caso, frente a cada logro concreto, a cada pequeño paso en positivo, se debe tomar posición, fortalecer ese espacio para consolidar lo obtenido y sostener el apoyo popular que, en el actual esquema, es el pilar vital del sistema.
La política es dinámica. Los escenarios se modifican rápidamente y, por imperceptible que parezca, a veces, la sumatoria de insignificantes hechos aislados son los que van construyendo un todo que en un momento determinado se manifiesta con vigor y sin contemplaciones.
Los sistemas electorales pueden ayudar a unos a triunfar y perjudicar a otros conduciéndolos al fracaso, pero el termómetro del clima de ideas que impera en una sociedad es bastante más difícil de interpretar.
Es imprescindible no confundirse. Son esas ideas que la sociedad defiende, esos valores con los que la comunidad comulga, esas premisas y creencias, esos paradigmas, los que determinan las políticas de largo plazo.
Una nación que cree que el Estado debe hacerlo todo, que su progreso depende más de las dádivas de sus gobernantes que de sus propios talentos, méritos y esfuerzos, que pretende ayudar a los más débiles saqueando a otros usando coercitivamente la ley, no tiene futuro alguno.
Esa sociedad está condenada a vivir bajo las reglas de la demagogia y el populismo, solo porque no se anima a promover con convicción un sistema que priorice la cultura del trabajo y establezca incentivos para que aquellos que lo deseen genuinamente puedan generar riqueza y prosperar.
Los equilibrios siempre son inestables. Suponer que lo logrado es absoluto implica no entender la naturaleza humana. Todo está en constante movimiento y como bien decía Heráclito “lo único inmutable es el cambio”.
Si se entiende esta realidad no es posible darse el lujo de relajarse. Los que defienden el colectivismo como matriz, los que creen que los individuos deben subordinar sus libertades al bienestar general, solo tropiezan de tanto en tanto, pero suelen tomarse revancha y volver con más ímpetu.
Es posible que los personajes de turno se retiren del juego. Ya ha sucedido eso en el pasado. Pero no menos cierto es que serán otros los que heredarán su voracidad por el poder e intentarán ocupar ese lugar.
Ellos saben conquistar el poder. Es posible que se equivoquen, pero siempre retoman la lucha y dan la pelea política. Cuentan con la ventaja de no tener escrúpulo alguno y de apelar al “vale todo” para recuperar lo perdido.
Es trascendente entonces, mantenerse en vigilia, ser constantes y perseverantes, evitar la soberbia de quienes creen que sus adversarios han sido definitivamente derrotados, cuando en realidad solo han retrocedido algunos pocos metros y usarán ese desliz para tomar mayor impulso.
Lo que viene puede ser una gran oportunidad, solo en la medida que se comprenda adecuadamente lo que realmente está ocurriendo. Pero lejos se está de haber logrado un triunfo con mayúsculas.
La tenacidad no es una virtud de esta era en la que la fugacidad parece marcar el ritmo. Las actitudes espasmódicas de esta sociedad se han manifestado muchas veces, pero sin lograr afirmarse como corresponde. Es por eso que se corre permanentemente el riesgo de caer en el abismo.
El desafío consiste en estar alertas, en prestar mucha atención a lo que sucede alrededor, porque el futuro depende, en buena medida, de esa conducta constante de resguardar cada victoria, fortalecer ese escalón, para recién luego avanzar hacia el siguiente. Si se hacen los deberes, tal vez se pueda dar vuelta la página en algún momento y soñar con un porvenir mucho mejor. Para eso será indispensable no bajar la guardia.
Alberto Medina Méndez
albertomedinamendez@gmail.com
@amedinamendez

Argentina

ENRIQUE G. AVOGADRO, EL ORÁCULO DE LA ÑATA, DESDE ARGENTINA

"¿Dónde estarán?, pregunta la elegía de quienes ya no son, como si hubiera una región en que el ayer pudiera    ser el hoy, el aún, el todavía".    Jorge Luis Borges
En la antigua Grecia, los poderosos acostumbraban a visitar Delfos para consultar a los dioses acerca del futuro de las empresas que pretendían acometer. En general, recibían unas frases tan crípticas que permitían cualquier interpretación. Algo parecido sucedió esta semana, cuando El Manco del Espanto sorprendió a propios y extraños con una curiosísima afirmación: "A partir de hoy, seré más Scioli que nunca"; hasta hoy, eruditos de todos los pelajes continúan tratando de descubrir qué significa.

Por supuesto, lo destacado fue el resultado de las elecciones del domingo último. Pese a que suponía que María Eugenia Vidal se impondría a Anímal Fernández por una serie de razones, me sorprendió el margen de esa victoria; igualmente, siempre creí que habría ballotage, pero no que la distancia porcentual que separaría a quienes la disputarán sería tan pequeña.

Con el resultado de la Provincia de Buenos Aires, el cristinismo perdió su posibilidad de convertir a ese enorme distrito en el aguntadero de la asociación ilícita que encabeza la Noble Viuda, que pretendía desde allí resistir y hostilizar a su sucesor; obviamente, y aún si se confirmara el todavía dudoso triunfo de su cuñada en Santa Cruz, no resulta una compensación, ya que ni el pequeño presupuesto provincial ni su escasa población permiten refugiar allí a tantos y tantos delincuentes.

Carlos Pagni atribuyó la verdadera razón de la insólita imposición del repudiado Anímal como candidato, sin explicación plausible desde el punto de vista político, a la existencia de algunos vínculos non sanctos y de vieja data con ambos Kirchner; en un régimen tan centralizado en los negocios como éste, ¿puede La Morsa ser el jefe del narcotráfico o es, simplemente, otro Lázaro Bóvedas Báez, es decir, el mero gerente de un emprendimiento que pertenece a sus superiores?

Cristina no tiene deseo alguno de que Lancha se presente al ballotage ni, menos aún, que se habilite la más mínima probabilidad de su triunfo. Es bien simple, conociendo a la harpía inquilina de la Casa Rosada: si la segunda vuelta se concretara, Mauricio Macri -los votantes de Massa, Stolbizer y De la Sota, todos ellos acérrimos perseguidores de la corrupción del Gobierno, así lo garantizan- se alzará con la victoria con un porcentaje mucho mayor al que ella misma obtuvo en 2011, el famoso 54% que tanto nos ha refregado. Además, obtendrá importante legitimidad de origen, que le resultará indispensable para hacer frente a la herencia maldita que recibirá; a eso se debió la elíptica referencia del jueves, cuando recordó la deserción de Carlos Menem, en 2003, frente a su marido muerto, dejando a éste con el 22% de los votos que había obtenido en la primera vuelta.

Pero, claro, después del respaldo que recibió en Tucumán de parte de esa otra banda dilapidadora y cómplice del saqueo formada por los señores feudales del norte, El Manco no se ha dejado torcer el brazo que le queda e insistió en que se presentará el 22 de noviembre.

De todas maneras, el escenario político nacional es otro, totalmente diferente, desde el domingo. Surgió una nueva protagonista -María Eugenia Vidal- que, por obra y gracia de su estilo de trabajo y de relación personal con la gente, se convirtió en una referente muy importante tanto dentro de la estructura del PRO cuanto de la propia coalición Cambiemos. Gracias a ésta, también ha resurgido de sus cenizas la Unión Cívica Radical, que prestó su esencial aparato territorial; ese partido actúa con reglas de juego propias, así que aún es pronto para decir quién ejercerá su liderazgo.

Por su parte, José Manuel Gallego de la Sota seguramente competirá con éxito por la jefatura del Partido Justicialista, una vez que éste se haya auto-depurado de tantos infiltrados de izquierda y ladrones de derecha que lo usurparon durante esta década, y será así otro actor de gran importancia. Finalmente, creo que, con toda lógica, Sergio Massa no aceptará cargo alguno, aunque le fuera ofrecido, para evitar correr el riesgo que trae aparejado administrar el desastre abismal que la Noble Viuda dejará tras de sí en todos los ámbitos de la realidad; su juventud le permite preservarse para el siguiente turno presidencial, en el cual tendrá serias posibilidades de triunfar si ayuda, desde el Congreso y las legislaturas, al gran objetivo nacional, lavando así todo recuerdo de su paso por el gobierno de los Kirchner.

El Poder Legislativo produjo esta semana dos leyes dañinas, la del presupuesto nacional y la de educación superior. La sanción de la primera, pese a que era esperable, no dejó de llamar la atención por cuanto demostró que, al borde del knock-out, el Gobierno conserva un enorme poder y aún es capaz de hacer que los sodomizados senadores, a los que la Constitución obliga a bregar por el interés de sus provincias, volvieran a someterlo al centralismo unitario oficial. La otra disparatada norma prohibió los exámenes de ingreso y el arancelamiento en las universidades públicas; sobre ella hablaré en otra nota, que prepararé para mediados de esta semana.

Para concluir, una inquietud. Dadas las relaciones que el kirchnerismo ha establecido con los fundamentalismos islámicos a través del Foro de San Pablo, ¿las amenazas de atentados contra shopping-centers no significarán la reedición aggiornada del ataque al regimiento de La Tablada, en la época de Alfonsín?

En fin; todos los santos se han puesto de nuestro lado y los argentinos hemos apostado al futuro; el 22 de noviembre será un mero trámite de un final anunciado, que ni siquiera João Santana y sus campañas sucias podrán modificar. Resta sólo saber si doña Cristina y sus cómplices aceptarán mansamente acostumbrarse a los sinsabores penales que los aguardan y, sobre todo, a haberse transformado ya en historia.

Enrique Guillermo Avogadro
ega1@avogadro.com.ar
@egavogadro
Argentina

GABRIEL S. BORAGINA, LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL, DESDE ARGENTINA

Por primera vez en mucho tiempo, existe una verdadera posibilidad de que la Argentina se libere de lo que no hemos dudado en denominar una auténtica dictadura con apariencia democrática, un disfraz de democracia que se fue desdibujando a lo largo de los tres sucesivos y excesivamente extensos gobiernos del nefasto FPV (Frente para la Victoria) de los no menos tenebrosos Kirchner, una efectiva y sombría secta política conformada por un heterogéneo grupo de peronistas, otros autollamados "progresistas", y un número importante de ex terroristas y sus ideólogos, tanto del pasado como del presente. Un coctel explosivo por donde lo mire.

En este sentido, puede decirse sin hesitación que la Argentina está ante una oportunidad histórica para sacudir el pesadísimo yugo de quienes -desde el primer día de acceso al gobierno- hicieron de su eternización en el mismo su único objetivo, aunque no fuera, desde luego, hecho explícito por sus mentores.
Los costos políticos y económicos que ha tenido que pagar, y que con toda seguridad aun todavía tendrá que afrontar la sociedad argentina por esta aciaga experiencia, han sido tremendos. Pero al fin, parece que la gente ha llegado a un feliz punto de saturación, en el cual la necesidad de una transición a una situación más normal y coherente quiere imponerse con alguna fuerza.
El gobierno, pese a los resultados claramente negativos a su gestión, sigue encerrado en un delirante relato, construido cuidadosamente al mejor estilo del tristemente célebre sicario nazi Joseph Goebbels, Ministro de Propagada de la Alemania de Hitler, cuya *estrategia* de lavado de cerebros el FpV cultivó con fruición de la mano de teóricos afines reunidos bajo diferentes denominaciones. La prueba de ello es que el último discurso presidencial mostró definitivamente que, aun en las peores circunstancias, el gobierno no se encuentra dispuesto a abandonar la mentira, la prepotencia, la soberbia y la falsedad más escandalosa de su accionar en el tiempo, aun contra cualquier evidencia en contrario, por más contundente que esta sea.
Como hemos expuesto en otras tantas ocasiones, la sociedad argentina demoró muchísimo tiempo en reaccionar ante el cúmulo de atropellos, tropelías, trapisondas y violaciones continuas a los derechos más elementales del ser humano cometidos por el gobierno del tremebundo FpV. Ciertas características que hacen al pueblo argentino facilitan que inescrupulosos se hagan del gobierno y lo retengan.
Resulta realmente saludable que la sociedad haya reaccionado, aun cuando el oficialismo guarda alguna esperanza de continuar perpetuando sus maléficas acciones en cuanto resquicio le sea proclive.
Se impone con toda necesidad la exigencia de un gobierno de signo contrario al del FpV y sus personeros, porque no existe otra salida en medio de las actuales circunstancias para superar la terrible crisis moral, educativa, económica (en una palabra crisis social total) en el que se encuentra sumido el pueblo argentino.
Los Kirchner se han empeñado en pulverizar todo vestigio de racionalidad en la gente, y es a esto a lo que nos vemos obligados a sobrevivir, superar y destruir.
De cualquier manera, el grado de daño ha sido tan grande que, ni aun si el oficialismo continuara gobernando la situación podría seguirse sobrellevando. Un hipotético gobierno oficialista sólo lograría profundizar el camino al abismo al que el FpV dirigió el país desde el primer día de ascenso al poder.
Los desafíos que encuentra el próximo gobierno consisten en remontar la trágica herencia de la secta hasta ahora al frente del Ejecutivo.
         Entre la larga lista, destacan : en volver a poner en funcionamiento las instituciones republicanas, prácticamente aniquiladas a lo largo de los tres lamentables y sucesivos gobiernos unipersonales del FpV, tal que -como hemos dicho en ocasiones anteriores- uno de los principales objetivos que se plantea todo movimiento o persona que aspira a consolidar una fuerza dictatorial es, precisamente, la destrucción de las bases de la democracia y del republicanismo, y estas son las bases sobre la cuales estaban sentados los orígenes no sólo del poder político argentino, sino de la armoniosa convivencia social del pueblo. El FpV se propuso, desde sus mismos comienzos -y pese a la conformación de un contrario discurso mentiroso cuidadosamente elaborado también desde la misma época- la demolición de aquellos cimientos, por lo cual su reconstrucción imperiosamente se impone.
       Como también hemos manifestado en más de una vez, el modelo de gobierno que siempre ha tenido en mente la banda compuesta por los integrantes del FpV ha sido constantemente el que el chavismo venía imponiendo desde poco antes de fines del siglo pasado en Venezuela, es decir, una tiranía con ciertos visos de aspecto democrático, donde con regular periodicidad se permitía a la gente concurrir a las urnas para hacerles creer que la tiranía que se estaba consolidando delante de sus ojos, poseía positivas apariencias de legitimidad. La estrategia de penetración fue desgraciadamente exitosa en Venezuela, y en este esquema consintió -ni más ni menos- el proyecto de gobierno del FpV, sobre todo durante sus dos primeros periodos. Y no nos cabe duda que todavía ese es el proyecto del FpV en caso de lograr llegar nuevamente al Ejecutivo. He allí no toda, pero parte de su peligrosidad. A diferencia de Argentina, la dictadura chavista venezolana se prolongó en base a dos factores que consideramos clave: el sólido sostén militar de la misma, y la fuente de cuantiosos ingresos que representa el monopolio estatal sobre un recurso natural estratégico: el petróleo, que le brinda al gobierno venezolano el poder económico suficiente como para dominar al pueblo casi a voluntad.
        Los argentinos tienen la ocasión de revertir este verdadero camino de servidumbre -como no dudaría en llamarlo el premio Nobel de Economía Friedrich A. von Hayek-. Lamentablemente, el pueblo argentino -como hemos destacado- no es rápido de reflejos a la hora de advertir, prevenir y solucionar los males que les son propios. Esperemos que esta vez la reacción sea firme y duradera, y que configure el comienzo de una segura nueva etapa. La etapa de la refundación de lo que alguna vez fuera y se llamara con orgullo República Argentina
Gabriel Boragina
gabriel.boragina@gmail.com
@GBoragina

Argentina

OSWALDO SUJÚ RAFFO. INFAMIA Y BURLA GUYANESA…YA BASTA!

Las declaraciones y pronunciamientos de los últimos días, por altos representantes del gobierno de Guyana, ameritan el título de este artículo. Entiendo que Guyana se aprovecha de  nuestra grave situación nacional y siguiendo patrones cromosómicos de sus ancestros imperiales, difunden y sustentan una sarta de mentiras que jamás podrán sostener. 

 Hoy, a pesar de  las serias circunstancias que vive el país, es vital rechazar y condenar estas aberraciones guyanesas, pues causan matrices de opinión negativas a la verdad  jurídica e histórica, fuera del país y en los compatriotas todavía ignaros.
Las últimas afirmaciones del ex-presidente Jadheo y más recientes  la del B/G Granger, les merecen preguntas sencillas pero  precisas.
1) Cuando y como Inglaterra ó la Gran Bretaña tuvo soberanía ó posesión de las Bocas del Orinoco?
2) Sabían ustedes que el Generalísimo Francisco de Miranda, Precursor de la independencia de América, residente en Londres en el año 1779 y con el patrocinio del Gobierno Británico, imprimió y publicó el mapa de Cruz de Cano y Olmedilla, el mejor cartógrafo  para la época, en donde el límite de la Capitanía General de Venezuela es el Río Esequibo?  
 3) Ustedes saben que, en los Siglos XVI, XVII, XVIII, XIX los límites españoles, luego heredados por Venezuela en el Sur-Este de América es la orilla oeste del río Esequibo?
4) Sabían que los Tratados firmados entre: España y Holanda (Munster1648), Inglaterra y España (Utrech 1713) y Holanda e Inglaterra (Londres 1814) el río Esequibo es la línea limítrofe?
5) Sabían ustedes que más de 864 mapas coloniales, construcciones y documentos antiguos de posesión física terrestre, libros y un valiosos y abundante volumen de cartas personales, de historiadores e incluso “imperiales”, señalan a nuestro río Esequibo como línea limítrofe con Guyana?
6) Recuerdan Uds. que el General en Jefe Simón Bolívar, nuestro único Libertador, después de la Guerra de Independencia, logró el reconocimiento por Inglaterra de nuestros límites al Este, en nuestro  río Esequibo.
7) Pueden negar ustedes lo sucedido en el Tratado de Washington de 1897 y en la componenda imperial entre Inglaterra, Rusia y EE.UU que sentenció el inicuo Laudo de París de 1899, donde se violó principios permanentes del Derecho y la Justicia, en detrimento de un país pequeño, pobre y desvalido como si  lo era, nuestra Venezuela en esos años?
8) Admiten ustedes que Venezuela nunca ha dejado de protestar y rechazar el Laudo de París de 1899, desde el primer día y tuvimos que aceptarlo así como la ilegal demarcación fronteriza, por la amenaza inminente de invasión militar inglesa con buques de guerra en nuestras aguas nacionales?
9) Ustedes reconocen que antes las abundantes pruebas que Venezuela presentó en la O.N.U en los años 1962-63-64-65, la Gran Bretaña aceptó la contención venezolana de la invalidez del Laudo de París de 1899, lo que desmoronó el “status quo” y produjo el Acuerdo de Ginebra de 1966; cuyo espíritu justo,  amistoso y pacífico  Guyana no cumple y siempre lo viola, cierto?
10) Reconocen ustedes que Guyana incumple Acuerdos y Jurisprudencias Internacionales; hace exploraciones en áreas marinas proyectadas por un territorio en litigio. Igual sigue arrasando sin control y de manera anárquica el territorio en reclamación, contaminando, depredando el ambiente y condenando a la miseria y desaparición de las etnias, en desprecio de Leyes Mundiales de Protección Ambiental y de los Derechos Humanos?
ExPdte. Jahdeo y Pdte. B/G Granger, podría hacerles muchas más preguntas públicas, por las torpes afirmaciones que ustedes dijeron a la prensa internacional. Con estas diez, tal vez los pongo a pensar y ustedes que no son “ni gafos ni pendejos” admitirán mis verdades. Como gesto amistoso les recomiendo no se aprovechen de nuestras circunstancias actuales. No agredan, ni mientan, ni busquen “gavillas de socios” y mucho menos, NO SE BURLEN de quien les tendió la mano en sus necesidades; los reconoció como nueva república; lo ayudó a ingresar en la O.E.A y todavía los mantiene…Recuerden que Venezuela se enfrentó al poderoso Imperio Español y lo venció; nunca atravesó fronteras para esclavizar sino para libertar pueblos. Recuerden, el Esequibo es nuestro y lo recuperaremos, por  esta Venezuela que deben respetar, que es mía y nuestra. La Patria es primero. Hasta luego!!   Fuera los que sobran.         
Oswaldo Sujú Raffo
idefvsoberania@gmail.com
@idefvsoberania

Caracas - Venezuela

SESQUIPEDALIA HUMBERTO SEIJAS PITTALUGA, LA DIETA DEL DOCTOR MADURO

En una paradoja que parece imposible, los venezolanos están aumentando la circunferencia estomacal.  Por lo menos eso es lo que dicen las estadísticas oficiales.  Y así lo creo yo, aunque with a grain of salt, como decimos los pitiyanquis.  Por una razón muy simple: la mala nutrición hace aparecer características como esa.  O sea que es solo el síntoma de un mal.  La protuberancia ventral que se observa con frecuencia en las clases populares no quiere decir que están comiendo más y mejor, sino todo lo contrario. 

La comida chatarra —que en mucho es lo que se consigue en los Pedeval y Bicentenario— abunda en carbohidratos y en grasas saturadas nada saludables.  Por el contrario, los demás, los que nos negamos a hacer colas inmisericordes para adquirir bienes, estamos en la línea, abdomen plano.  ¡Claro, la dieta que nos ha recetado el detentador de la presidencia —que se cree “facurto” como su en mala hora legador— se pasa de estricta!  No conseguimos las cosas que queremos en los supermercados, puros anaqueles vacíos, o llenos con refrescos tamaño familiar, que es el recurso que han inventado los tenderos para disimular y llenen pasillos completos con eso. 

Por otra parte, los restaurantes (que eran un lujito clase media que nos dábamos de cuando en cuando) ya están fuera de nuestro alcance por el deterioro de la moneda  A ellos solo acuden los boliburgueses y los enchufados.  ¿Y qué decir de la caña?  Que era algo que algunos consumíamos eventualmente con la excusa de aumentar las calorías y desinfectar el aparato digestivo.   Para decirlo solo en dos palabras: inalcan-sable.

La falta de esto último, y —algo que explicaba recientemente esa aguerrida periodista y querida amiga que es Charito Rojas— que no se podrá hacer hallacas pregonan una Navidad bien austera.  Aunque estemos henchidos de alegría y orondos de entusiasmo por el triunfo del 6-D, nos van a hacer falta las hallacas, porque las pasas, las alcaparras y las aceitunas son importadas; el cerdo y las gallinas están por las nubes (único país del mundo en el cual esas especies han volado hacia la tropósfera).  Lo  mismo sucederá con el pan de jamón: la harina de trigo es un monopolio oficial, el jamón que se emplea no es del que se produce localmente, y las cositas que adornan el relleno —y que ya mencioné cuando hablé de las hallacas— harán imposible su consumo.

Ni siquiera el dulce de lechosa estará en la mesa: nos lo habremos comido todo la noche del 6-D, celebrando el triunfo.

Si la dieta que nos ha sido impuesta por el taumaturgo de a locha que reside en el palacio de Ciliaflores se redujera a la comida se limitara a la ingesta, ya sería bastante grave.  Pero es que también implica restricciones a la buena salud.  Y para ejemplo, déjenme que les plantee un caso bien banal, el mío.  Por una afección bronquial severa, acudí a consulta médica.  El galeno prescribió antibiótico, nebulizaciones y antitusígeno. 

A pesar de haber ido a más de diez farmacias, no conseguí sino el jarabe contra la tos.  Ni la medicación que se añade a la solución fisiológica ni el antibiótico aparecieron.  En la última farmacia, el empleado me explicó la razón de la falla: “Señor, es por eso del precio justo.  La azitromicina está regulada en Bs 26; y con ese precio, el fabricante no puede pagar ni la cajita en la que viene”. 

Dije en voz alta: “¡Otro logro de la robolución!”, y los demás que estaban en la farmacia se hicieron los locos.  Por eso estamos como estamos…  Para hacer el cuento corto: si no fuera porque tengo familia —algo que muchos chavistas ponen en duda— ya estuviera sin pulmones.  La hija que vive expatriada en Costa Rica hizo lo imposible y logró que me llegara el antibiótico; y la nuera —quien por tener niños pequeños debe ser precavida y estar apertrechada— tenía lo de las nebulizaciones.  Si lo mío, que era una piche infección, no pudo ser solucionada con los recursos locales, ¿cómo será la crujía que deben atravesar quienes tienen enfermos de verdad-verdad en sus familias?  No es justo que nuestros compatriotas que sufren de leucemia, cáncer, lupus, esclerosis múltiple y demás males parecidos en su gravedad estén padeciendo porque una pandilla se apropió de la riqueza más grande que haya llegado a Venezuela en toda su historia e, inmisericordemente y sin escrúpulo alguno, haya reducido al país al deplorable talante que tiene hoy.

Contra eso es que debemos luchar.  Hay que retrotraer a Venezuela a la senda del progreso que llevaba antes de estos tres lustros de comunismo velado que sobrellevamos.  A los responsables habrá que hacerlos pagar ante tribunales serios —no esas “cortes de los milagros” que presiden los jueces del horror— por sus muchas sinvergüenzuras.  La lucha deberá ser, de necesidad, por etapas.  La primera ya tiene fecha: el 6-D.  ¡A ganar, a no dejarnos robar, y a cobrar! Esa deberá ser la consigna…

Humberto Seijas Pittaluga
hacheseijaspe@gmail.com
@seijaspitt
Carabobo – Venezuela