miércoles, 1 de mayo de 2019

ACTUALIZACIÓN, "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, MIÉRCOLES 01-05-2019,

GUILLERMO RODRÍGUEZ G., LA MISERIA ES EL ÚNICO LEGADO DEL TOTALITARISMO CHAVISTA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 6 minutos
El socialismo en sentido amplio se establece tras la ruptura política de 1945 en Venezuela. De ahí en adelante, todo sería una versión de socialismo. Las ridículas discusiones sobre un perdido legado de Chávez en Venezuela son tan ajenas a la realidad como las pretensiones de políticos e intelectuales empeñados en negar que el socialismo de ayer y hoy ocasionara la miseria en que vivimos. De hecho, la inconmensurable destrucción material y moral en que hundió al país el socialismo revolucionario, dejó junto a la destrucción de ya más de dos tercios de la economía, escasez, hiperinf... más »

GINA MONTANER, VENEZUELA: VAGAR EN EL DESIERTO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 15 minutos
Se han cumplido tres meses desde que Juan Guaidó juramentó como presidente interino de Venezuela. Es poco tiempo, pero a estas alturas parece una eternidad desde que se pasó del júbilo inicial a la sensación de que, una vez más, se ha alcanzado el estancamiento de un impasse que provoca, cuando menos, melancolía. Guaidó, que es joven y trasmite una serena energía en medio de la zozobra general, se muestra diligente en su difícil papel de animador del bloque opositor, dispuesto en todo momento a echarle un pulso a un gobierno empeñado en aferrarse al poder a costa del sufrimiento de... más »

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, EDUCACIÓN EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO Y LA NUEVA ECONOMÍA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
La Sociedad del Conocimiento (SC), también citada como sociedad de la información, sociedad interconectada, mundo digital, sociedad informacional, “nueva economía” …, hace referencia a una forma de organización donde los ciudadanos disponen de un acceso prácticamente ilimitado e inmediato a la información, y donde igualmente su procesamiento y transmisión actúan como factores decisivos en la actividad de los individuos. La SC, surge como consecuencia de los cambios inducidos en la sociedad por las innovaciones tecnológicas tal como la informática, las telecomunicaciones, la Interne... más »

NOEL ÁLVAREZ. HEMOS CREADO UN MONSTRUO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 29 minutos
En este comienzo de año 2019, cuando las aguas políticas corren encriptadas, la arena está movediza y el viento sopla torcido, es bueno recordar las opiniones que los escritores clásicos tenían sobre conceptos modernos y contemporáneos utilizadas por los amos del poder. Luis XIV de Francia, por ejemplo, fue el primero que dijo “El Estado soy yo”, para dar a entender que en aquel entonces no había más poder, ni otra soberanía que la suya. Luego la historia le enmendó la plana a Luis XIV y las democracias instalaron un criterio según el cual el Estado somos todos los habitantes d... más »

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, A MENOS DE UN EMBARAZO DE LA LIBERTAD

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 48 minutos
Todas las cifras, las proyecciones múltiples y las reflexiones certeras cuadran perfectamente. No hace falta descuartizar los oráculos, lanzar cartas agoreras a un mesón o increpar a algún vidente para buscar una respuesta satisfactoria. Estamos muy cerca de las decisiones justas para empezar el tortuoso camino para restablecer aquel país perdido en la memoria. Se ha levantado una polvareda de dudas con los últimos anuncios. En ningún caso son proclamas insípidas o una perorata más para avivar la ilusión. Resulta evidente que la idea en este momento no es repetir sin respiro que e... más »

CARLOS VILCHEZ NAVAMUEL, ¿JUSTICIA SOCIAL O INJUSTICIA SOCIAL?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 55 minutos
¿Cómo puede haber justicia social cuando esos mismos que la “pregonan” inventan privilegios para unos pocos? ¿Cómo puede haber justicia social cuando imponen impuestos a una mayoría para darle privilegios a unos pocos? ¿Cómo puede haber justicia social cuando las minorías se imponen ante las mayorías? ¿Cómo puede haber justicia social cuando inventan desastres para beneficiar a pequeños grupos de poder? ¿No les suena más bien todo esto a INJUSTICIA SOCIAL? Wikipedia define este concepto así “La justicia social solo puede definirse a partir del hecho concreto de la injusticia social... más »

GUILLERMO RODRÍGUEZ G., LA MISERIA ES EL ÚNICO LEGADO DEL TOTALITARISMO CHAVISTA

El socialismo en sentido amplio se establece tras la ruptura política de 1945 en Venezuela. De ahí en adelante, todo sería una versión de socialismo.

Las ridículas discusiones sobre un perdido legado de Chávez en Venezuela son tan ajenas a la realidad como las pretensiones de políticos e intelectuales empeñados en negar que el socialismo de ayer y hoy ocasionara la miseria en que vivimos. De hecho, la inconmensurable destrucción material y moral en que hundió al país el socialismo revolucionario, dejó junto a la destrucción de ya más de dos tercios de la economía, escasez, hiperinflación, metástasis de corrupción, entrega de la soberanía a una mísera agencia subimperial, y de buena parte del territorio al eje transnacional de crimen organizado, terrorismo y marxismo, la reaparición de enfermedades endémicas como la malaria.

Ese y no otro es el legado de Chávez, como el chavismo fue el legado del socialismo democrático que le precedió. Lo que vivimos en Venezuela es el paradójico e inesperado resultado final de las ideas de la generación del 1928, esa que en 1945 tomó al poder y rompió con el viejo populismo introduciendo uno nuevo. Hoy, en consecuencia, sufrimos sus efectos a largo plazo. Es paradójico pues con aspiraciones democráticas esa socialdemocracia creó condiciones para un totalitarismo. También es inesperado, porque los socialistas nunca esperan lo único que su ideología produce siempre: miseria y muerte.

El antiguo populismo hispanoamericano del siglo XIX partía de la tradición mercantilista asumiendo una inevitable modernidad con el comercio internacional. En paz, aquello apenas podía crear más riqueza de la que consumía. Y la paz fue poco frecuente entonces en Hispanoamérica. Pero en otras regiones, surge y se expande entonces un capitalismo industrial que logró un crecimiento inusitado de población y nivel de vida. Así creció la demanda global de materias primas y productos agrícolas diversos. Aquella globalización capitalista creó nuevas tecnologías de transporte y refrigeración. También extendió la idea del libre comercio. De finales del siglo XIX a principios del XX, todos los estados de Hispanoamérica –pese a nuestra tradición mercantilista– pasaran de paupérrimos a pobres. Y alguno –Argentina– estuvo al borde de desarrollarse entonces.

En Venezuela, a principios del siglo XX, Juan Vicente Gómez (último caudillo tradicional y primer dictador moderno) estableció un Estado moderno. Su paz dictatorial permitió el crecimiento económico. Atrajo inversiones para la explotación petrolera que en poco tiempo sería dominante del sector externo y principal de la economía. Con esa renta de un petróleo propiedad del Estado,  Venezuela tuvo un Estado relativamente rico ante una sociedad relativamente pobre.

Guillermo Rodríguez G.
@grgdesdevzla 
Fuente: PanAmPost

GINA MONTANER, VENEZUELA: VAGAR EN EL DESIERTO

Se han cumplido tres meses desde que Juan Guaidó juramentó como presidente interino de Venezuela. Es poco tiempo, pero a estas alturas parece una eternidad desde que se pasó del júbilo inicial a la sensación de que, una vez más, se ha alcanzado el estancamiento de un impasse que provoca, cuando menos, melancolía.

Guaidó, que es joven y trasmite una serena energía en medio de la zozobra general, se muestra diligente en su difícil papel de animador del bloque opositor, dispuesto en todo momento a echarle un pulso a un gobierno empeñado en aferrarse al poder a costa del sufrimiento de los venezolanos.

Sin ir más lejos, ha convocado una gran concentración el próximo 1ro de mayo como parte de lo que denomina Operación Libertad. Es consciente de que el tiempo juegue en su contra, temiendo que se enquiste el estatus quo de la desesperanza y pierda fuelle el impulso de aquellas primeras semanas, cuando abundaba el entusiasmo del respaldo internacional y el apoyo contundente de Washington, que en aquel entonces proclamaba que “todas las opciones” estaban sobre la mesa.

Lejos quedan las imágenes del mega concierto en Cúcuta y la entrada triunfal de Guaidó pocas horas antes de que fracasara el intento de ingresar en Venezuela la ayuda humanitaria cuya entrada impidieron las milicias chavistas. Desde entonces el líder de la oposición —así como su esposa Fabiana— no ha descansado en giras internacionales en las que ha encontrado la buena voluntad de mandatarios que apuestan por la democracia en el país sudamericano, pero los gestos no bastan frente a la aplastante maquinaria del régimen de Nicolás Maduro.

El pasado jueves el encargado especial de Estados Unidos para asuntos de Venezuela, Elliott Abrams, reiteraba en Washington que la oposición venezolana no está sola. Sin embargo, su discurso guerrero se ha diluido a lo largo de estos tres meses. Ya no es el tono resuelto que da por liquidado al chavismo, sino la búsqueda de caminos alternativos que consigan, de algún modo cuasi mágico, que se produzca una fisura en el entorno de Maduro.

En esta ocasión Abrams, que ha sido uno de los artífices detrás del impulso a Guaidó, invitó a la cúpula del partido oficialista a que juegue un papel en la “reconstrucción” del país, admitiendo que hay espacio para los adversarios; señaló la importancia de que haya un ejército profesional al servicio del Estado de Derecho; y recalcó que sin una economía abierta Venezuela no podrá salir del atolladero y prosperar.

Se trata de sugerencias sensatas dirigidas a un grupo que hasta ahora ha hecho oídos sordos a todo lo que se parezca a un modo racional de gobernar. Y sin duda lo más destacable de este mensaje es el ramo de olivo que el representante de la administración Trump le tiende al gobierno de Maduro: podrían participar del cambio y formar parte de la vida política de la nación, con la oportunidad de jugar limpio en las urnas.

A estas alturas es evidente que Washington (y muy probablemente la oposición interna) sabe que el chavismo sólo se desmontaría desde dentro en una suerte de implosión si se llegan a producir resquebrajaduras o traiciones al más alto nivel. Por las palabras de Abrams, se desprende que la oposición está a la merced de hechos que escapan a los encomiables esfuerzos de Guaidó y los opositores que lo acompañan en este éxodo por el desierto.

Una vida mejor se ha convertido para los venezolanos en el sueño de una tierra prometida. Ese oasis de estanterías llenas, hospitales en buenas condiciones, medicinas al alcance, comida sobre la mesa, agua potable para calmar la sed, bombillas encendidas, paseos sin sobresaltos, respeto por los derechos humanos, es por ahora un espejismo inalcanzable en un país donde unas 5,000 personas huyen a diario en busca de refugio. El chavismo es una maldición bíblica. @ginamontaner

Gina Montaner
@ginamontaner.

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, EDUCACIÓN EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO Y LA NUEVA ECONOMÍA

La Sociedad del Conocimiento (SC), también citada como sociedad de la información, sociedad interconectada, mundo digital, sociedad informacional, “nueva economía” …, hace referencia a una forma de organización donde los ciudadanos disponen de un acceso prácticamente ilimitado e inmediato a la información, y donde igualmente su procesamiento y transmisión actúan como factores decisivos en la actividad de los individuos. La SC, surge como consecuencia de los cambios inducidos en la sociedad por las innovaciones tecnológicas tal como la informática, las telecomunicaciones, la Internet y los medios de comunicación; al tiempo que la integración de la informática con las telecomunicaciones dio origen al denominado sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). En tal escenario, vale resaltar que cuanto mayor es la información generada por una sociedad, mayor es la necesidad de convertirla en conocimiento siendo que para el año 1991 existían en el mundo unos 83 millones de libros diferentes mientras que para el año 2010 existían unos 130 millones y para el año 2040 se estima existirán unos 200 millones de libros distintos, los cuales ocuparían (hipotéticamente) unos ¡ocho mil kilómetros de estanterías! La construcción de tan inmensa biblioteca física, es cara al presente una manifiesta utopía ante la existencia de modernas formas de almacenamiento, procesamiento y transmisión de información que facilitan manejar esa inmensa cantidad de datos; e igualmente digitalizarla para propiciar la unión de los contenidos con los medios de comunicación. 

Complementariamente, surgió la denominada “Nueva Economía” cuya incubación se sitúa en los años cincuenta y sesenta del siglo XX, y explota en los años setenta alcanzando su esplendor en los noventa; la cual es ante todo una revolución tecnológica íntimamente vinculada con el crecimiento económico, bajo la visión que la producción de bienes y servicios se perfecciona mediante la combinación de los factores productivos (capital humano, físico, organizativo y social) con la tecnología; y en razón de ello el aumento de la producción total de un país (su crecimiento económico) viene dado tanto por el aumento de la cantidad y calidad de los factores empleados, como por la incidencia del progreso tecnológico, que eleva productividad conjunta de todos ellos. La “nueva economía” se desenvuelve a través de dos vías principales: (1) El progreso tecnológico, que se da inicialmente en la industria de producción de bienes y servicios de información y comunicación, manifestándose como un aumento en la calidad, velocidad, capacidad, etc; y (2) Las TIC, que son utilizadas como factores para la producción de otros bienes y servicios; propiciando que la productividad de los demás factores, muy especialmente del trabajo, aumente como consecuencia del uso más intenso del capital ligado a las nuevas tecnologías. Este escenario, facilita inferir que las empresas, más temprano que tarde, se irán desplazando desde el sector manufacturero hacia el sector servicios y se estructurarán mediante redes de especialistas a quienes contratarán para proyectos concretos a la luz de un nuevo tipo de trabajador: el trabajador del conocimiento; siendo que los mercados de capitales están en el presente valorando cada vez más los activos intangibles (activos no monetarios sin apariencia física susceptibles de valoración económica) tal como el capital intelectual (todo el conocimiento que existe en la empresa y que es de utilidad para la misma), en función a que el talento e innovación de los empleados se convierte en uno de los factores fundamentales: “El principal activo de la empresa se marcha a casa todas las noches”. 

En intima vinculación con el planteamiento precedente, resulta pertinente comentar la importancia de las Redes Sociales (RRSS) en el mundo virtual o sociedades cibernéticas que hace referencia a sitios y aplicaciones que operan en distintos niveles bajo plataformas digitales (sitio en Internet que facilita almacenar diferentes tipos de información) permitiendo el intercambio de conocimiento, información y otros entre personas y/o instituciones; es decir una estructura capaz de comunicar entre sí a personas o instituciones por intermedio de Internet, al punto de poder establecer relaciones en torno a comunidades con intereses comunes a la luz de un contacto ilimitado e instantáneo  en tiempo real impulsado por la interactividad (relación de participación entre los usuarios y los sistemas informáticos) que permite comunicar cualquier acción al momento que está ocurriendo, al punto de romper las barreras de tiempo y espacio. En síntesis, las RRSS son un espacio digital donde las personas y entidades crean una red de contactos para interactuar mediante una comunicación bidireccional (los usuarios pueden enviar y recibir mensajes de modo simultáneo) en un ambiente de inteligencia colectiva entendido como un proceso de apoyo mútuo y colaborativo para la resolución de problemas por parte de una comunidad teniendo como objetivo el enriquecimiento intelectual entre los interactuantes. Es de mencionar, que existen dos tipos de redes sociales: (A) Horizontales o generalistas: no tienen una temática concreta y están dirigidas a todo tipo de usuarios; y (B) Verticales o especializadas: con una temática concreta en la que los usuarios se reúnen en torno a un interés, asunto o tema en común. 

Las RRSS, al ser entornos digitales que permiten a los usuarios compartir textos, imágenes, aplicaciones y otros contenidos, configuran una relación de información/comunicación que han abierto un nuevo paradigma (modelo o patrón) en el hecho educativo específicamente en cuanto a su conveniencia de incluirlas como una herramienta más en las clases presenciales, virtuales o hibridas, ante la evidencia que el uso de las TIC amplía las posibilidades pedagógicas y didácticas a través de Internet. Muchas son las bondades que al proceso educativo impulsa el uso de las RRSS, tales como facilitar: el acceso a información de valor; un ambiente colaborativo entre los estudiantes, al igual que entre docentes y alumnos; el intercambio de recursos y contenidos; búsqueda gratuita de textos y contenidos en gran cantidad de bibliotecas digitales; los debates académicos sobre múltiples temas; y en general facilita el proceso de enseñanza-aprendizaje. 

Reflexión final: La Sociedad del Conocimiento es indetenible y los cambios que produce son irreversibles, siendo que en el mundo de la Internet suele hacerse mención a los “años de perro” haciendo implícita referencia a que un año de Internet equivale a siete del “mundo real”, dando por sentado que la sociedad se está desenvolviendo aceleradamente al punto de habernos cambiado tanto nuestra noción del tiempo como nuestro horizonte temporal de futuro, al extremo de exasperarnos cuando debemos esperar unos pocos segundos ante la pantalla para realizar una búsqueda que en el pasado nos hubiese llevado horas o días o no lograrlo. Ese síndrome de la “respuesta inmediata” ha penetrado el contexto mental, a tal punto que en la actualidad se dice que “el futuro ya no es lo que era”; que en lo especifico del caso venezolano está induciendo un clima de desesperación por la inmediatez del mañana a una velocidad que pasó de ¡veinte años a tres meses! 

Jesús Alexis González 
@jesusalexis_gon 

NOEL ÁLVAREZ. HEMOS CREADO UN MONSTRUO

En este comienzo de año 2019, cuando las aguas políticas corren encriptadas, la arena está movediza y el viento sopla torcido, es bueno recordar las opiniones que los escritores clásicos tenían sobre conceptos modernos y contemporáneos utilizadas por los amos del poder. Luis XIV de Francia, por ejemplo, fue el primero que dijo “El Estado soy yo”, para dar a entender que en aquel entonces no había más poder, ni otra soberanía que la suya.   

Luego la historia le enmendó la plana a Luis XIV y las democracias instalaron un criterio según el cual el Estado somos todos los habitantes de una nación. Para describir este hecho, copio para ustedes un extracto del libro: La rebelión de las masas, del filósofo español José Ortega y Gasset, en el cual quedan plasmados los alcances y perversiones de este monstruo llamado Estado, en nombre del cual nos constriñen y asfixian aquellos que detentan su control:   

“En nuestro tiempo, el Estado ha llegado a ser una máquina formidable que funciona prodigiosamente, de una maravillosa eficiencia por la cantidad y precisión de sus medios. Plantada en medio de la sociedad, basta con tocar un resorte para que actúen sus enormes palancas y operen fulminantes sobre cualquier trozo del cuerpo social. El Estado contemporáneo es el producto más visible y notorio de la civilización. Y es muy revelador, percatarse de la actitud que ante él adopta el hombre-masa. Éste lo ve, lo admira, sabe que está ahí, asegurando su vida; pero no tiene conciencia de que es una creación humana inventada por ciertos hombres y sostenida por ciertas virtudes y supuestos que hubo ayer en los hombres y que puede evaporarse mañana.  

Por otra parte, el hombre-masa ve en el Estado un poder anónimo, y como él se siente a sí mismo anónimo -vulgo-, cree que el Estado es cosa suya. Imagínese que sobreviene en la vida pública de un país cualquiera dificultad, conflicto o problema: el hombre-masa tenderá a exigir que inmediatamente lo asuma el Estado, que se encargue directamente de resolverlo con sus gigantescos e incontrastables medios. Este es el mayor peligro que hoy amenaza a la civilización: la estatifícación de la vida, el intervencionismo del Estado, la absorción de toda espontaneidad social por el Estado; es decir, la anulación de la espontaneidad histórica, que en definitiva sostiene, nutre y empuja los destinos humanos.   

Cuando la masa siente alguna desventura o, simplemente, algún fuerte apetito, es una gran tentación para ella esa permanente y segura posibilidad de conseguir todo, sin esfuerzo, lucha, duda, ni riesgo, sin más que tocar el resorte y hacer funcionar la portentosa máquina. La masa se dice: «El Estado soy yo», lo cual es un perfecto error. El Estado es la masa solo en el sentido en que puede decirse de dos hombres que son idénticos, porque ninguno de los dos se llama Juan. Estado contemporáneo y masa coinciden solo en ser anónimos. Pero el caso es que el hombre-masa cree, en efecto, que él es el Estado, y tenderá cada vez más a hacerlo funcionar con cualquier pretexto, a aplastar con él toda minoría creadora que lo perturbe; que lo perturbe en cualquier orden: en política, en ideas, en industria. 

El resultado de esta tendencia será fatal. La espontaneidad social quedará violentada una vez y otra por la intervención del Estado; ninguna nueva simiente podrá fructificar. La sociedad tendrá que vivir para el Estado; el hombre, para la maquina del gobierno. Y como a la postre no es sino una máquina cuya existencia y mantenimiento dependen de la vitalidad circundante que la mantenga, el Estado, después de chupar el tuétano a la sociedad, se quedará hético, esquelético, muerto con esa muerte herrumbrosa de la máquina, mucho más cadavérica que la del organismo vivo”. 

En conclusión ¿Podemos advertir cuál es el proceso paradójico y trágico del estatismo? La sociedad, el pueblo o la masa, o como queramos llamarle, crea, como instrumento, el Estado. Luego, el Estado se sobrepone, y el conjunto tiene que empezar a vivir para el Estado. Pero, al fin y al cabo, el Estado se compone aún de los seres de aquel conjunto. Pero, más temprano que tarde, no basta con éstos para sostener el Estado y hay que llamar a extranjeros: cubanos, rusos, chinos, árabes, entre otros. A esto lleva el intervencionismo del Estado: el pueblo se convierte en carne y pasta que alimenta el andamiaje de la máquina que es el Estado. Ese monstruo tritura y consume la carne y huesos en torno a él y se hace, primero inquilino y luego propietario de la casa ¡Sálvese quien pueda!  

Noel Álvarez
Noelalvarez10qgmail.com 
@alvareznv 
Coordinador Nacional del Movimiento Político Gente 

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, A MENOS DE UN EMBARAZO DE LA LIBERTAD

Todas las cifras, las proyecciones múltiples y las reflexiones certeras cuadran perfectamente. No hace falta descuartizar los oráculos, lanzar cartas agoreras a un mesón o increpar a algún vidente para buscar una respuesta satisfactoria. Estamos muy cerca de las decisiones justas para empezar el tortuoso camino para restablecer aquel país perdido en la memoria.

Se ha levantado una polvareda de dudas con los últimos anuncios. En ningún caso son proclamas insípidas o una perorata más para avivar la ilusión. Resulta evidente que la idea en este momento no es repetir sin respiro que el mandado está hecho. Todavía resta una serie de acontecimiento por sortear para lograr el cometido supremo de una nación con la cabeza bien amueblada.

Pero todo concuerda. No me hace falta utilizar el escalímetro escolar para medir las intenciones y los planes futuros. Guaidó ha anunciado sin reservarse las emociones del momento, que las elecciones presidenciales se efectuarán entre siete y nueve meses. El parámetro se ajusta al final de año que señaló el almirante norteamericano y cabeza del Comando Sur.

Muchos cambiaron las intenciones y creyeron que estos comicios se efectuarían con un propósito desatinado y fragoroso, involucrando a quienes actualmente usurpan el poder. Si entendemos con claridad la bitácora propuesta desde principios de año por el presidente interino, antes deben ocurrir otros hechos, principalmente el cese de la usurpación.

Los motivos sobran para impulsar medidas extremas. En eso concuerdo con los impetuosos del teclado y quienes se atrincheran en las redes sociales. Pero, sin lugar a duda, la intervención militar deja resabios dolorosos, heridas indelebles y unas secuelas tan complicadas que puede revestir procesos hasta enigmáticos.

Por eso no se ejecuta a las volanderas como primera opción. Antes se manejan las otras alternativas como medidas precisas para atosigar a la válvula de presión. Lo fundamental es que, de no alcanzarse la dimisión del tirano, se recurriría a la fuerza militar extranjera. Está programada al final del manifiesto libertario y en letras góticas. Prevista para finales de año y con el empecinamiento de ser el último propósito.

Antes del ajusticiamiento castrense en el país, desbordarán las sanciones a los malandrines de Miraflores y su entorno, las declaraciones amedrentadoras, las disposiciones sulfúricas y las justificaciones para arremeter contra la dictadura de forma bélica. El mismo senador Marco Rubio señaló recientemente que Maduro debe rendir cuentas por la detención arbitraria de ciudadanos norteamericanos, como lo ha hecho con los empleados de la empresa Citgo, a quienes catalogó de rehenes.

Cada movimiento del mandato ilegal de Maduro será medido en detalle. Las sanciones continúan. Esta vez cayeron contra la diplomacia inescrupulosa del régimen. El canciller Jorge Arreaza podrá olvidarse de sus bienes en el país de Mickey. La misma dosis recibió la jueza Carol Padilla, quien tiene sobre sus espaldas, el dictar privativa de libertad contra Roberto Marrero y Juan Requesens.

Observamos con ojos propios que vamos por el camino correcto. La dictadura no va a ser absuelta de sus culpas. Será sometida a los buenos oficios de la justicia. Lo sabe Maduro y su camarilla de indecentes. Tan caldeadas están las emociones y los nervios de puntas, que el propio gobernante usurpador le alzó la voz a una educadora que le solicitó un aumento salarial en plena transmisión televisiva.

Reitero mi posición entusiasta sobre los sucesos venideros. Guaidó nos ha adelantado que los próximos días serán claves para el futuro del país. Se hablan de elecciones libres. Esa frase en contundentes. Olvidemos las barandas inquietantes de espera del CNE, así como de los resultados fantasiosos, trastornados y sin conciencia.

Rescataremos la democracia. Debemos bajar los niveles pesimistas. No se puede desbarrancar a una tiranía a sombrerazos. Han sido años de inexactitudes y está vez no nos han tendido otra trampa. Hoy el horizonte no está manchado de rojo, sino se avizora una bandera tricolor de esperanzas. 

José Luis Zambrano Padauy
zambranopadauy@hotmail.com
@Joseluis5571

CARLOS VILCHEZ NAVAMUEL, ¿JUSTICIA SOCIAL O INJUSTICIA SOCIAL?

¿Cómo puede haber justicia social cuando esos mismos que la “pregonan” inventan privilegios para unos pocos? ¿Cómo puede haber justicia social cuando imponen impuestos a una mayoría para darle privilegios a unos pocos? ¿Cómo puede haber justicia social cuando las minorías se imponen ante las mayorías? ¿Cómo puede haber justicia social cuando inventan desastres para beneficiar a pequeños grupos de poder? ¿No les suena más bien todo esto a INJUSTICIA SOCIAL?

Wikipedia define este concepto así “La justicia social solo puede definirse a partir del hecho concreto de la injusticia social.” Y sigue: “Los temas que en realidad iteresan a la justicia social se encuentran la igualdad social, la igualdad de oportunidades, el Estado de bienestar, el tema de la pobreza, la distribución de la renta, los derechos laborales y sindicales, etc.” ¿Es eso cierto? ¿No será eso un invento de demagogos para utilizar a las masas? ¿Acaso no utilizan los políticos estas palabras constantemente para convencer a los electores que voten por uno u otro bando? ¿No es el comunismo el que más acude a estas palabras para buscar adeptos? ¿Utilizó la Iglesia Católica los mismos métodos que los políticos? Pareciera que sí, mientras las élites de la iglesia católica han vivido por siglos disfrutando las mieles del poder, la tal justicia social es solo el estribillo para sus mezquinos intereses. 

Cuando se habla de Justicia Social se piensa en general que estas dos palabras tienen un sentido especial, pero como bien lo dice Miguel Ángel Sanz “Por mucho que se lea sobre justicia social, es prácticamente imposible encontrar una definición. Y aclara que “Ni la define el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. Ni la define el Catecismo de la Iglesia Católica. A pesar de que el Catecismo dedica todo un capítulo a la justicia social”.

Tampoco los que dirigen las ideologías como el comunismo, la social democracia o el social cristianismo están exentos de esos intereses, además, se creen los señalados, son los estatistas que piensan que el Estado no solo debe de resolverle los problemas a las personas, si no que asumen la creencia de que ellos son los que deben de decirle a las personas qué hacer y cómo hacerlo con regulaciones coartando la libertad del individuo. 

Alexis Kaiser, Director Ejecutivo de la Fundación Para el Progreso (Chile) escribió hace unos años que para “el filósofo marxista Louis Althusser, las palabras y los conceptos pueden servir como verdaderos "explosivos o venenos" y su captura constituye una parte esencial de la estrategia revolucionaria anticapitalista. Probablemente no exista un concepto más nocivo para la estabilidad y prosperidad de una sociedad en el sentido de Althusser que el de "justicia social".

Y añade “A pesar de haber sido una de las causas centrales en la ruinosa crisis actual de las sociedades occidentales, la idea de justicia social se presenta aun por sus partidarios —los más de ellos bien intencionados— como un principio de incuestionable validez ética y como la aspiración máxima de un orden económico y social. Convertido en dogma, basta su invocación para dividir el mundo entre buenos y malos, siendo sus partidarios los primeros y sus detractores los segundos. Una discusión de fondo, sin embargo, permite esclarecer el carácter profundamente inmoral de esta idea, así como su potencial destructivo y falaz fundamentación. En su formulación clásica, la idea de justicia social apunta a la redistribución de riqueza. Supone que es injusto que algunos tengan más riqueza y oportunidades que otros y apela a la corrección de la injusticia —o desigualdad— mediante la intervención estatal”. https://www.elcato.org/el-espejismo-de-la-justicia-social

Recientemente nos encontramos un comentario muy interesante de Guillermo Rodríguez titulado La “justicia social” no es justicia, ni es social, ni es civilizada” Rodríguez explica entre otras cosas que “Justicia social es un tópico que abarca desde la filosofía política, economía y sociología a la conversación coloquial y la propaganda política. En realidad, se trata de una promesa vacía de campañas electorales; una excusa del poder para justificar cualquier intervención política en la vida y en las propiedades de los ciudadanos”.

El mismo autor dice “Debería alertarnos que esa esquiva justicia “social” sea administrada por políticos y burócratas más que por jueces o tribunales. Asimismo, debería también alarmarnos que los políticos y burócratas que la administran nunca expliquen qué entienden por “justicia social”, que se limiten a nociones triviales como «mejorar las condiciones de los desfavorecidos». Su terminología sin significado preciso, como el “bienestar social”, no define a qué se refieran realmente.

Justicia social es un rótulo grandilocuente para la injustificada e impracticable, pero generalizada e ingenua creencia según la cual “el gobierno debe poner remedio a todas las miserias, de cualquier especie que sean”. Y no porque falte un significado un tanto más estricto”.
https://es.panampost.com/guillermo-rodriguez/

El sitio Más Libertad publicó el 24 de abril pasado un artículo muy interesante (que recomendamos leer) que refiere al pensamiento de Thomas Sowell un pensador y economista conservador libertario estadounidense de 88 años de edad. El título de la nota dice “Thomas Sowell habla sobre la sutil tiranía de la justicia social” Además afirma que “La libertad, la responsabilidad personal y las interacciones voluntarias son un medio mucho mejor que la justicia social para ayudar a las minorías”.

La nota destaca que tras el fallecimiento de Jean-François Revel, Sowell quedó como uno de los máximos representantes de la oposición al modelo de pensamiento de lo "políticamente correcto”. En su libro “La visión de los ungidos” (1995) Sowell observó que “un grupo élite de estadounidenses, sin haber sido nombrado por nadie, declaró su moralidad superior y su papel crítico en la corrección de los errores de la sociedad” 

La misma fuente agrega que “la descripción de Sowell fue bastante profética y sigue siendo relevante hoy, más de dos décadas después de la publicación del libro. Los ungidos de hoy continúan teniendo la arrogancia de creer que es su papel, con su visión e ideas superiores, rescatar a las víctimas de la «opresión» de la sociedad al imponer su voluntad colectiva sobre los demás. Los ungidos —una clase informal formada por miembros de instituciones de medios de élite, académicos y políticos progresistas— creen que su función es rescatar a las clases victimizadas y desfavorecidas. Su mecanismo predeterminado para corregir las injusticias percibidas es invariablemente el Estado”. https://maslibertad.com.co/thomas-sowell-sobre-la-justicia-social/

Como ven, hablar de justicia social en la actualidad es pura demagogia, dos palabras que se unen para “encandilar” a los más ignorantes y a los que menos tienen, si lo que propusieran fuera cierto en Venezuela no estaría pasando las calamidades que sufren hoy día los venezolanos con su Socialismo del Siglo XXI que prometió la tan cacareada justicia social convertida hoy en una VERDADERA INJUSTICIA SOCIAL para la mayoría. dijo Platón hace muchos años “La peor forma de injusticia es la justicia simulada”

Carlos Vilchez Navamuel
@carlosvilchezn