domingo, 21 de abril de 2019

ACTUALIZACIÓN, "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, DOMINGO 21-04-2019,

TRINO MÁRQUEZ, EL BANCO CENTRAL YA NO ES BANCO CENTRAL

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 6 minutos
El Banco Central de Venezuela dejó de ser un banco central desde hace bastante tiempo. Así como el chavismo destruyó a Pdvsa, la CVG, la Petroquímica, la Cantv, el Metro de Caracas, la Electricidad de Caracas, las Fuerzas Armadas y todos los demás símbolos de la modernidad y el tránsito de la Venezuela rural y atrasada a la Venezuela urbana y moderna, también acabó con el BCV, institución que concretó la unidad del Tesoro Nacional y acabó con la dispersión y el desorden en las finanzas públicas existentes antes de su creación. A pesar de que la Constitución de 1999 –Art. 318- estab... más »

REINALDO J. AGUILERA R., ¿DEBES ESPERAR O IRTE DE VENEZUELA?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 16 minutos
En estos momentos, mientras les escribo, muchos están pensando o quizás ya decidieron que se quedan, otros que se van, en fin la pregunta que ronda la cabeza de gran cantidad de personas es entre otras la siguiente: ¿Quedarse y esperar, realmente valdrá la pena? A pesar de la grave crisis por la que pasa el país y que ocupa prácticamente todo, definitivamente decidir respecto a la anterior incógnita es una cuestión seria, además de que a partir de una surgen muchas interrogantes más, por ejemplo: ¿Cómo saber si realmente debo o no irme de Venezuela?, ¿Estaré realmente listo para lo... más »

ROMÁN IBARRA, MAS Y MEJOR UNIDAD

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 27 minutos
Es difícil negar que con la llegada de Juan Guaidó a la Presidencia de la Asamblea Nacional se respira un aire nuevo de esperanza y fe en el liderazgo que él encarna para reiniciar la lucha de los factores de la oposición, que se habían extraviado en disputas intestinas e incoherencias en el pasado reciente. La coordinación del trabajo político interno; el acompañamiento popular, y el apoyo de la comunidad internacional para la recuperación de la democracia como sistema, son la premisa básica para intentar desmontar la corporación internacional del crimen organizado que hoy destruy... más »

LEANDRO AREA PEREIRA, LA BATALLA POR LA PAZ DE JUAN MANUEL SANTOS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 37 minutos
Pragmatismo con principios Soy un venezolano, la identidad importa, que acaba de leer el libro más que autobiográfico de Juan Manuel Santos, “La Batalla por la Paz”, que pareciera escrito desde “el territorio en el que se suspende el juicio moral”, como nos dice en otro contexto Milan Kundera en su novela “Los Testamentos Olvidados” (1993), pero que he considerado útil traer por los cabellos y soltar aquí sobre el tapete para ayudarnos tal vez a imaginar la región-paradigma, el estado mental en el que Santos parece sentirse cómodo consigo mismo escribiendo su obra, blindado y ancla... más »

LEANDRO RODRIGUEZ L., ¿POR QUÉ TANTA ESPERA?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Venezuela está a la espera de venezolanos tan probos como nuestros próceres, que estén dispuestos a perder sus vidas, sus bienes, apartarse de seres queridos a fin de alcanzar nuestra segunda independencia, por ello hemos tardado tanto en superar al oscurantismo denominado chavismo, como sabemos, una mutación del castrismo cubano, igual de despiadado. La dirigencia política criolla afronta al régimen, a su violencia institucionalizada, Guaidó desafía un cerco barbárico, no solo mediático sino operativo, a todo aquél, persona natural o jurídica, que le colabore sufre la envestida de... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER, LAS RAZONES DE WASHINGTON

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Cuba está detrás del horror venezolano. La Isla aprendió de los soviéticos el arte de controlar a una sociedad, aunque el 80% de las personas se opongan al sistema impuesto. Basta el 0.5% de la población adscrito a la contrainteligencia, para conseguir la sumisión del conjunto. La gente obedece por temor, no por amor, y mucho menos por razones ideológicas. En Cuba y en Venezuela, como en todo el ámbito del socialismo del siglo XXI, del que solamente quedan Bolivia y Nicaragua, apenas existe un puñado de descerebrados que se crean las consignas marxistas-leninistas. Pero el problem... más »

TRINO MÁRQUEZ, EL BANCO CENTRAL YA NO ES BANCO CENTRAL


El Banco Central de Venezuela dejó de ser un banco central desde hace bastante tiempo. Así como el chavismo destruyó a Pdvsa, la CVG, la Petroquímica, la Cantv, el Metro de Caracas, la Electricidad de Caracas, las Fuerzas Armadas y todos los demás símbolos de la modernidad y el tránsito de la Venezuela rural y atrasada a la Venezuela urbana y moderna, también acabó con el BCV, institución que concretó la unidad del Tesoro Nacional y acabó con la dispersión y el desorden en las finanzas públicas existentes antes de su creación.

A pesar de que la Constitución de 1999 –Art. 318- establece la autonomía del BCV, fueron Hugo Chávez y Nicolás Maduro quienes eliminaron su independencia, convirtiéndolo en un organismo subordinado a los caprichos de Miraflores.

El BCV dejó de cumplir las funciones básicas para las que fue creado: no se ocupa de lograr la estabilidad de precios, ni preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria, a pesar de que las dos reconversiones -2008 y 2018- le tumbaron ocho ceros a nuestra moneda, en un período de crecimiento de los ingresos petroleros; es uno de responsables fundamentales de la hiperinflación porque no detiene la emisión inorgánica de dinero; no controla el gasto excesivo del Gobierno, quien ha contado con la aprobación de la directiva del BC para perpetrar toda clase de desmanes; no propicia los equilibrios macroeconómicos, uno de los cuales es mantener la relación adecuada entre la masa monetaria y la generación de bienes y servicios; no ejerce funciones de coordinación de la política económica para “alcanzar los objetivos superiores del Estado y la Nación”, Art. 318; no participa activamente en el diseño y ejecución

de la política cambiaria, crediticia y fijación de las tasas de interés; permitió el saqueo del Fondo de Estabilización Macroeconómico; ha autorizado el endeudamiento del régimen en el plano nacional e internacional de forma escandalosa, en una etapas en las que han
abundado los recursos fiscales provenientes del crudo; no ha salvaguardado las reservas internacionales del país, patrimonio que se ha reducido en más de dos tercios durante la última década.El BCV, quien junto al Instituto Nacional de Estadísticas, es el responsable de informar acerca del comportamiento de los principales indicadores económicos, sociales y financieros del país, desde hace varios años no suministra esos datos. Esta tarea la cumplía con eficacia porque contaba con un grupo de profesionales y técnicos de alto nivel, muchos de ellos de izquierda, por cierto.Ese cuerpo fue desarticulado. El clientelismo dinamitó a la meritocracia.

El Presidente de la institución tiene que ser designado por la Asamblea Nacional, sin embargo, Maduro y el TSJ le arrebataron esa competencia al Parlamento. Ahora, ese funcionario, por órdenes de Maduro, ni siquiera acude a las comparecencias a las que los
diputados de la Asamblea Nacional le convocan. Desconoce la autoridad de la mayoría de los parlamentarios de la Asamblea.Viola, en consecuencia, “el principio de responsabilidad pública” señalado en el artículo 319 de la Constitución.Nicolás Maduro convirtió al Banco Central en una sucursal de Miraflores. La transformó en una factoría para cometer actos ilícitos: traficar clandestinamente con el oro y otros minerales preciosos, ocultar o maquillar las cifras del comportamiento económico, eludir los controles institucionales, destruir la meritocracia, manipular los bonos públicos. Hasta la sede del Banco, edificio que debería ser patrimonio nacional, se ha deteriorado.

Ninguno de los factores asociados con el Banco Central se ha salvado de la razzia: ni el bolívar, ni el capital humano, ni las reservas internacionales, ni las variables macroeconómicas, ni las instalaciones.Ahora que los Estados Unidos sanciona al Banco, que le prohíbe transar con dólares norteamericanos, Nicolás Maduro sale a quejarse. Dice que en todos los países el banco central “es sagrado”.¡Ah, sí! Pues quienes comenzaron a derrumbar esa institución, ciertamente sagrada, fueron Hugo Chávez y Nicolás Maduro. De
qué se queja, si lo que restan son despojos de un banco central que fue modelo de independencia, autoridad, firmeza y seriedad.Las sanciones no resolverán nuestro drama, pero van a impedir que el régimen siga beneficiándose del asalto a la nación

Trino Márquez.
@trinomarquezc

REINALDO J. AGUILERA R., ¿DEBES ESPERAR O IRTE DE VENEZUELA?


En estos momentos, mientras les escribo, muchos están pensando o quizás ya decidieron que se quedan, otros que se van, en fin la pregunta que ronda la cabeza de gran cantidad de personas es entre otras la siguiente: ¿Quedarse y esperar, realmente valdrá la pena?

A pesar de la grave crisis por la que pasa el país y que ocupa prácticamente todo, definitivamente decidir respecto a la anterior incógnita es una cuestión seria, además de que a partir de una surgen muchas interrogantes más, por ejemplo: ¿Cómo saber si realmente debo o no irme de Venezuela?, ¿Estaré realmente listo para lo que me voy a enfrentar?; para rematar si la partida es en solitario, créanme, la cosa se complica aún más.
Dejar tú tierra natal, no es irte para tener lujos, mucho menos llegar a donde sea y pretender que se está de vacaciones, nada de eso; cuando finalmente decides irte, decides cambiar tu casa, dejar a tu familia, a tú novia o novio, esposa o esposo, padres, abuelos, amigos, comidas, cambiar paisajes, definitivamente como dicen por allí, “al irte te cambiará la vida”.

Es justo en ese momento, cuando debes sentarte a evaluar si soportarías la transformación  si te iría mejor quedándote en tu lugar actual, con tu gente y seguir luchando por tu futuro desde donde te encuentres en este momento.

El problema del servicio eléctrico tiene a toda Venezuela de cabeza, no es nada normal el retroceso que estamos experimentando, definitivamente el sistema de la “Revolución del
Siglo XXI” es un verdadero desastre y hay que cambiarlo urgentemente, pero para hacerlo, el país que vendrá nos necesita a todos y allí está el dilema respecto a esperar o irse.
Lamentablemente la inmediatez de lo que queremos no es la inmediatez de los eventos que se están desarrollando, la aplicación de las directrices de la Asamblea Nacional en éste

momento, el actuar de la administración Trump aunado al apoyo de tantos países, no es suficiente para lo que necesitamos con urgencia, eso aturde y desespera.Lo cierto es que nunca antes habíamos estado en un punto de quiebre como el actual, luego de los nefastos 20 años que hemos vivido pareciera que estamos tocando fondo; ya el “Pueblo” se dio cuenta del engaño, de que las medidas populistas del régimen no son nada serias, que no sirvió para nada tanta alharaca revolucionaria, pues solo funcionaba si había dinero, pero ante la realidad económico-social y la falta de recursos se desplomo tal revolución.

Lo que sí es innegable y contundente es que con el cumulo de circunstancias existentes se agudiza la crisis de gobernabilidad en nuestro país, la cual viene dada por esa desconfianza que hoy en día existe de parte de los ciudadanos hacia el régimen de Maduro, que luce atado de pies y manos ante una verdad inocultable que no es otra que un país que se derrumba y con él su “Revolución Bonita”.

Con un panorama terrible ante nuestros ojos, los motivos para que alguien decida por irse de Venezuela son innumerables, la dictadura de Maduro destruye la riqueza, genera inflación y endeuda a los venezolanos a una velocidad mayor que el régimen de Al-Assad en Siria, por solo dar un ejemplo.Por si fuera poco, muchos indicadores sociales son peores en Venezuela que en Siria o Zimbabwe aunque parezca increíble; la mortalidad infantil y los salarios son peores en el país suramericano que en los citados países del Medio Oriente o
África, saquen ustedes sus propias conclusiones de la magnitud del descalabro que esto supone.

Finalmente volviendo al inicio, al menos por el momento y según mi humilde opinión, hay que esperar, por que la cosa no se ve fácil para nosotros, pero para quienes tienen ya años

destruyendo al país se ve mucho peor, el castillo de naipes se les cae encima y no tienen como evitarlo, la tendencia internacional ya es clara y el final para ellos se acerca, por lo tanto vale la pena esperar y mientras tanto seguir luchando por un futuro mejor que sin duda vendrá, así de simple y sencillo.

Reinaldo J. Aguilera R.
@raguilera68/AnalisisPE

ROMÁN IBARRA, MAS Y MEJOR UNIDAD


Es difícil negar que con la llegada de Juan Guaidó a la Presidencia de la Asamblea Nacional se respira un aire nuevo de esperanza y fe en el liderazgo que él encarna para reiniciar la lucha de los factores de la oposición, que se habían extraviado en disputas intestinas e incoherencias en el pasado reciente.

La coordinación del trabajo político interno; el acompañamiento popular, y el apoyo de la comunidad internacional para la recuperación de la democracia como sistema, son la premisa básica para intentar desmontar la corporación internacional del crimen organizado que hoy destruye a nuestro país, y está compuesta –por una parte- por el comunismo corrupto diseñado en el Foro de Sao Paulo; dirigido por la dictadura cubana, y ejecutado en Venezuela por el estafador eterno, y su mediocre émulo.

Del mismo modo, la dictadura que destruye a Venezuela está acompañada por la guerrilla
colombiana del ELN y las FARC; el fundamentalismo terrorista musulmán; la mafia teocrática de Irán; China; Rusia, y el narcotráfico, es decir, se trata de una lucha cuesta arriba contra factores muy poderosos.

Por si fuera poco, la dictadura está sostenida internamente por la cúpula de la FAN, corrompida hasta los huesos en negocios ajenos a la actividad que les ordena la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, pero seducida por la lluvia multimillonaria que entra en sus cuentas nacionales y en la banca internacional.

Están metidos en el negocio de los alimentos; la mafia de las fronteras y las distintas formas de contrabando; petróleo; bancos y seguros; televisión y radio; gasolina; minería, y según las denuncias de las organizaciones internacionales especializadas en el tema, también en el narcotráfico, lo cual, lo cual los hace cómplices de la tiranía en grado extremo. Por ello, para la continuación de la lucha contra la tiranía corrupta de nuestro país, se requiere más fuerza cada día, y para ello es necesario hacer buena la palabra según la cual, todos somos necesarios. Eso nos obliga a un ejercicio mayor de comprensión y tolerancia para encontrarnos con todos los factores de la oposición leal; nadie sobra.

El Presidente Guaidó tiene el deber de enviar un mensaje aglutinador; un mensaje que contribuya a reunir en una misma organización a todos los factores de oposición, incluso más allá de los partidos y poner de su lado la opinión y experiencia de tantas  personalidades y grupos que están dispuestos a colaborar con la recuperación de la democracia y la prosperidad de nuestro país y su gente.

Tender la mano abierta para que se sepa que todos cabemos en la propuesta de recuperación y reconstrucción. Entender que el problema de fondo es la lucha entre la tiranía; la corrupción; la inseguridad; la pobreza; la hiperinflación; enfermedad y muerte que Maduro representa, y la esperanza; la recuperación de la libertad; la prosperidad; la democracia; el progreso, y vida que nosotros representamos.

Esos son valores superiores que deben animar la existencia de acuerdos y mecanismos de
ampliación e inclusión de todo grupo, o personalidades dispuestas a colaborar en la reconstrucción que habrá que emprender en modo total, luego de que salgamos de la tiranía malandra.

Hemos perdido estos 20 años, y el daño ocasionado es inconmensurable. Es una obligación de todos ayudar en la recuperación, y enseñar a las nuevas generaciones el peligro que comporta una tiranía para que más nunca sucumban a las mentiras de unos fanáticos enloquecidos y ladrones como los de hoy.

El Presidente Guaidó ha demostrado amplitud, y por ello debe seguir sumando para garantizar la participación de todos.

Hagamos nuestro mejor esfuerzo por la salvación del país.

Román Ibarra
@romanibarra

LEANDRO RODRIGUEZ L., ¿POR QUÉ TANTA ESPERA?


Venezuela está a la espera de venezolanos tan probos como nuestros próceres, que estén dispuestos a perder sus vidas, sus bienes, apartarse de seres queridos a fin de alcanzar nuestra segunda independencia, por ello hemos tardado tanto en superar al oscurantismo denominado chavismo, como sabemos, una mutación del castrismo cubano, igual de despiadado.

La dirigencia política criolla afronta al régimen, a su violencia institucionalizada, Guaidó desafía un cerco barbárico, no solo mediático sino operativo, a todo aquél, persona natural o jurídica, que le colabore sufre la envestida de una institucionalidad secuestrada por el Psuv, por ejemplo, se ha denunciado, los hoteles donde se hospeda son sancionados o cerrados por el Seniat, las excusas son lo de menos, sí no hay motivos los inventan. Lo propio ocurre con las empresas que le alquilan tarimas, sonido, proveen alimentos, etc.

Ahora bien, la encomienda de Guaidó es solo una; asumir la presidencia interina ante la falta absoluta del ejecutivo nacional (aguas abajo) motivado a la omisión inconstitucional del revocatorio en 2016 y los fraudes electorales realizados en 2017 y 2018. Ello conlleva a la instauración de un gobierno de transición que, según la coyuntura histórica, no debe superar los dos años, explicamos el por qué:

He allí la clave ¡El apego a la carta magna! cualquier alejamiento de su desiderátum solo debe obedecer estrictamente a lo exigido por esta dantesca coyuntura, a las terribles condiciones de desinstitucionalización a la que el chavismo sumergió al país y debe responder a un gran pacto nacional. La transición debe primero, vía Asamblea Nacional (único poder legítimamente constituido) rescatar la institucionalidad, para ello se requiere cumplir lapsos y procedimientos constitucionales. Posteriormente, al contar con instituciones sólidas, profesionales, adheridas al interés de la república, se debe convocar a elecciones libres ¡TODOS! los cargos de elección popular deben someterse al verdadero clamor del pueblo, esta etapa debe desarrollarse en dos años máximos, en paralelo, el presidente de la transición debe dedicarse a la estabilidad de la economía, reactivarla, fomentar confianza.

Confesamos algo esperando estar equivocados, las giras que emprende Guaidó a nivel nacional se asemejan a una campaña electoral y ojalá, repetimos, estemos equivocados, ello no le corresponde, solo debe (no es poca cosa) continuar liderando la lucha contra la usurpación, presidir el gobierno interino y promover el gobierno de transición, cualquier aspiración electoral a presidente debe esperar cumpla con el magnánimo deber patrio que hoy recae sobre sus hombros, deber que lo situaría a niveles de heroicidad. Seguros estamos que, de cumplir con su labor, transcurrido el tiempo necesario, una hipotética candidatura de su parte arrasaría como pocas lo han hecho en la historia universal, pero todo a su tiempo. Por ello señalamos al principio, en estos momentos Venezuela requiere venezolanos a niveles de próceres, que se sacrifiquen por el país, no al revés.

Estos son los objetivos de la dirigencia criolla, fuera de nuestras fronteras la comunidad internacional hace lo suyo, sin embargo, las sanciones han demostrado ser insuficientes por sí solas, lo hemos dicho, en el mundo existen 50 dictaduras las cuales han sido incesantemente sancionadas internacionalmente y aun así tienen décadas en el poder, son los pueblos quienes padecen las consecuencias.

Venezuela atraviesa hoy la lucha de su segunda independencia, no debe la menor duda, los venezolanos estamos secuestrados por un régimen que desplazó todo indicio de venezolanidad e impuso un estilo de vida ajeno a nosotros, el cubano. Así, esa misma venezolanidad es la encargada de luchar para liberarse, esa venezolanidad debe desprenderse de una dirigencia y un pueblo corajudo, organizado, decidido… el mundo nos apoya.

Leandro Rodríguez L.
@leandrotango

CARLOS ALBERTO MONTANER, LAS RAZONES DE WASHINGTON


Cuba está detrás del horror venezolano. La Isla aprendió de los soviéticos el arte de controlar a una sociedad, aunque el 80% de las personas se opongan al sistema impuesto. Basta el 0.5% de la población adscrito a la contrainteligencia, para conseguir la sumisión del conjunto.

La gente obedece por temor, no por amor, y mucho menos por razones ideológicas. En Cuba y en Venezuela, como en todo el ámbito del socialismo del siglo XXI, del que solamente quedan Bolivia y Nicaragua, apenas existe un puñado de descerebrados que se crean las consignas marxistas-leninistas. 

Pero el problema no es ése. Al fin y al cabo, no es la primera vez que una isla pequeña controla a una nación mucho mayor, más poblada y rica. Esa es la historia del Reino Unido y la India. El problema es a lo que se dedica la colonia, más allá de ser explotada por la implacable metrópolis cubana.

La jefatura militar venezolana, encabezada por Nicolás Maduro, el títere elegido por La Habana, se dedica, primordialmente, al narcotráfico. De ese turbio negocio obtiene miles de millones de dólares. Mas ahí no terminan los compromisos venezolanos con el delito. Les prestan apoyo a los terroristas islamistas, a Irán y a todo aquel que diga estar contra Occidente. Es la manera que tienen de dignificar sus actividades delictivas. Las cubren con un manto ideológico “antiimperialista” de izquierda. 

Eso es lo que piensan John Bolton, Mike Pompeo, Elliott Abrams y los cubano-americanos Marcos Rubio y Mauricio Claver-Carone. Nunca había habido una unidad de criterio tan consolidada en Washington. Todos saben lo que ocurre en Venezuela y no ignoran la importancia de Cuba como el poder detrás del trono.  

El problema es cómo enfrentarse a ese peligro. Han llegado hasta solicitarle a Raúl Castro que abandone su presa venezolana. Parece que ése era el mensaje que llevaba el príncipe Charles en su sorprendente viaje a Cuba disfrazado de turista con su dulce Camila colgada del brazo. Es lo que Abrams les transmite a sus interlocutores de Cuba y Venezuela. 

Pero es inútil. Cuba está dispuesta a pelear hasta el último venezolano. Primero, porque lo necesita desde un punto de vista material. El sistema impuesto a los cubanos –el “Capitalismo Militar de Estado”- es absolutamente improductivo y requiere adosarse a otra nación para que los sostenga y mantenga. Y, segundo, porque durante 60 años les ha dado resultado para controlar el poder y saben que sus adversarios cambian o se cansan. Todo está en mantenerse firmes en la misma posición.

Ante estos hechos, John Bolton, Asesor de Seguridad de Donald Trump, el 17 de abril pasado, en Miami, reveló las medidas que USA adoptará contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, las tres naciones que hoy constituyen “el eje del mal”. 

Como se sabe, Estados Unidos ha optado por sanciones económicas incluidas en la Ley Helms-Burton aprobada durante la administración demócrata de Bill Clinton. Esa ley, promulgada por el Congreso y el Senado norteamericano, viene a decir que cualquier país que haga negocios con Cuba, en transacciones que involucren a las propiedades de estadounidenses, confiscadas por la revolución comunista, pudiera enfrentarse a represalias y a demandas ante los tribunales norteamericanos. 

Asimismo, limita las remesas y las visitas de los emigrantes cubanoamericanos a los niveles que tuvieron durante el gobierno de George W. Bush (hijo), e impone un periodo de seis meses sin atracar en Estados Unidos a los barcos que toquen previamente suelo cubano. Esa medida ya ha provocado el terror entre algunos armadores y la parálisis del tanquero “Despina Adrianna” en aguas venezolanas, originalmente destinado a Cuba.   

Realmente, esas son razonables medidas tácticas de mantenimiento de una semi hostilidad, pero no necesariamente conducen al fin de las dictaduras de Cuba y Venezuela. Si lo que se pretende es liquidar esos gobiernos enemigos de Estados Unidos, se impone el desarrollo de una estrategia, sometida a un calendario, para lograr esos fines antes de las elecciones del 2020, cuando pudieran cambiar las tornas. 

Para conseguir esos objetivos, es importante alinear a todos los factores esenciales, y eso sólo lo puede hacer Estados Unidos si habla en serio cuando afirma que se “reserva todas las cartas”. Ningún actor internacional de primer orden (Canadá, el Grupo de Lima, la Unión Europea, la OTAN) le negaría a Washington su respaldo para eliminar a unos Estados forajidos dedicados al narcotráfico y a las conspiraciones antidemocráticas, y seguramente colaborarían en el empeño. 

De lo contrario, si Washington opta por limitarse a enseñar los dientes y ser un “tigre de papel”, como teme y ha escrito Humberto Belli, el ensayista nicaragüense, no tiene sentido mortificar con más penurias a la sociedad cubana. En ese caso, Estados Unidos debe volver a la estrategia de contención: vigilancia, propaganda y denuncias precisas contra los transgresores de las leyes. Naturalmente, la pistola caribeña seguiría amenazando las cabezas de todos, como ha ocurrido a lo largo de seis décadas.  

Carlos Alberto Montaner
@CarlosAMontaner