jueves, 26 de septiembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, JUEVES 26/09/2019

GLADYS SOCORRO: QUITÉMONOS LA VENDA DE LA ABSTENCIÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 7 minutos
No hay tema más escabroso en Venezuela que la diatriba entre la abstención y la ruta electoral. Es una controversia que con el pasar de los años ha dividido cada vez más a la oposición y generado beneficios insuperables al oficialismo. Aunque exponerlo hoy pública y abiertamente me haga objeto de cualquier tipo de comentarios, lo hago convencida de que es momento de autoevaluarnos dentro de la oposición, poner en blanco y negro qué hemos ganado y qué hemos perdido con cada paso dado, precisar con qué herramientas contamos para seguir, y en consecuencia, definir las estrategias posi... más »

DOMINGO ALBERTO RANGEL: OPOSITORES COLOMBIANOS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 27 minutos
Nuestra historia está llena de políticos reacios a interesarse por lo que sucede fuera de nuestras fronteras… incluso grandes del pasado se han mostrado idiotas en temas vitales para nuestros intereses… por ignorantes en materia internacional. De hecho el Libertador fue el único de su generación que entendía la importancia de acabar con las líneas de abastecimiento que desde las minas de plata del Alto Perú le permitían al monarca español seguir guerreando. Hoy día hay ignorancias peligrosas: Como la del diputado autoproclamado y su banda de amigos que a diario siembran la idea idi... más »

OSCAR ARNAL: NOTA DE PRENSA - 23-9-2019- PRONUNCIAMIENTO CÁTEDRA DE DERECHO CONSTITUCIONAL - DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD.

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 33 minutos
“La República se juega en la batalla por la Universidad”. Con esta frase que llama a la reflexión de la ciudadanía venezolana, se inició este lunes 23 de septiembre de 2019, la rueda de prensa que ofrecieron los profesores universitarios que integran la Cátedra de Derecho Constitucional de la Universidad Central de Venezuela, en la cual se pronunciaron con relación a los recientes ataques que se han efectuado, ya de manera sistemática, desde el Ministerio de Educación Superior, el Consejo Nacional de Universidades y el Tribunal Supremo de Justicia, que a su criterio, amenazan y viol... más »

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY: EL PACTO MENOS CREÍBLE DE LA HISTORIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 37 minutos
Hay que tener la memoria indestructible y las ideas en orden para no dejarse arrastrar por las infamias habituales de la dictadura. Nos inventan escaramuzas, vendiendo lo ficticio con una realidad desgastada. Pero no somos cretinos para comernos el mismo cuento, siempre servido a voz en cuello y con una rimbombancia atormentante. Pero esta vez no les funcionó, pues el guión fastidia y ya pasó de moda este tipo de película política. He procurado no hablar mal de ningún miembro de la oposición. Lo he hecho con mi menguada sabiduría de periodista cotidiano y a sabiendas que es preferi... más »

OMAR ÁVILA: LAS NECESARIAS INCLUSIÓN Y UNIDAD

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 44 minutos
El acuerdo firmado recientemente por un sector de la oposición que incluye la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral –ente que debe ser nombrado por la Asamblea Nacional- donde somos mayoría. Sin los votos de Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia y Voluntad Popular, nada ocurriría. Por ello el primer entendimiento y acuerdo debe darse dentro de las fuerzas democráticas. Para ello, desde Unidad Visión Venezuela hemos venido proponiendo un Encuentro Nacional de Oposición Venezuela es mucho más grande que estos polos, pensemos y actuemos en función de ella.... más »

ANDRÉS HOYOS: UN VECINO TENEBROSO DESDE COLOMBIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 52 minutos
Colombia tiene desde 1998 un vecino tenebroso: Venezuela. Hablo del gobierno, no de la pobre gente de ese país que se ha venido en masa hacia este lado de la frontera. Y vaya que consideré otros adjetivos. Citemos tan solo los que comienzan con a: abominable, abusivo, abyecto, de mal agüero, alevoso, arbitrario, artero, atarván, atravesado, avieso. Durante su cruce por la frontera entre Colombia y Venezuela en febrero de este año, a Juan Guaidó le tomaron unas fotos problemáticas con dos delincuentes de los Rastrojos, uno de ellos pistola al cinto, sobre las cuales no ha sabido dar... más »

GLADYS SOCORRO: QUITÉMONOS LA VENDA DE LA ABSTENCIÓN

No hay tema más escabroso en Venezuela que la diatriba entre la abstención y la ruta electoral. Es una controversia que con el pasar de los años ha dividido cada vez más a la oposición y generado beneficios insuperables al oficialismo. Aunque exponerlo hoy pública y abiertamente me haga objeto de cualquier tipo de comentarios, lo hago convencida de que es momento de autoevaluarnos dentro de la oposición, poner en blanco y negro qué hemos ganado y qué hemos perdido con cada paso dado, precisar con qué herramientas contamos para seguir, y en consecuencia, definir las estrategias posibles de aplicar para enfrentar a quienes detentan el poder.

Intentaré ser lo más didáctica posible. Abro este espacio para la reflexión y la discusión de ideas alejadas de radicalismos y posiciones absolutas. Dejo muy claro que, aunque tenga marcadas diferencias con la manera en que se vienen haciendo las cosas, sigo apostando a la coalición política nacional e internacional que lidera Juan Guaidó, a la vez que deploro el parapeto a todas luces armado entre el oficialismo y un pequeño grupo de organizaciones para supuestamente impulsar la vía electoral, sin que esto signifique que esté en contra de las negociaciones políticas ni de avanzar hacia un proceso de elecciones.

Dicho esto, comencemos. Vayamos paso a paso, sin mezclar las cosas. La única forma de hacer un análisis con la fría sensatez que se requiere para afrontar los escenarios por venir en el futuro cercano es remontarnos al principio: la llegada de Hugo Chávez al poder hace 20 años. Aunque le parezca fastidioso hablar de lo sucedido hace dos décadas, hoy tiene más vigencia que nunca; primero, porque podríamos estar en puertas de reeditar ese escenario, y segundo, porque es en ese momento que se ve claramente cómo comenzó nuestra tragedia, la que se ha profundizado con el paso de los años y a la que le hemos buscado cualquier tipo de excusas para no aceptar nuestros errores.

De entrada, tengamos claro que nuestra Ley Electoral establece en su artículo 7 que los cargos de presidente, gobernadores o alcaldes se eligen con base en la mayoría relativa de votos, lo que se traduce en la práctica como una mayoría simple: el que más votos obtenga se queda con el coroto. Ni la abstención ni el voto nulo cuentan para algo porque se entiende que el castigo o la aprobación de alguna gestión se expresa a través del voto directo. Además, lamentablemente en nuestras leyes tampoco se estipula la segunda vuelta. Un ejemplo claro de ello es que Hugo Chávez accedió al poder con 33,3% de los votos y una abstención de 36,3%, con un CNE muy alejado de las garras rojas. El mismo patrón abstencionista, entre 4 y 6 millones de electores, se repitió en la convocatoria a la Constituyente en 1999, la aprobación de la nueva Constitución y luego las megaelecciones del año 2000. Insisto, con un CNE que aún no estaba dinamitado por el chavismo.

Evidenciada hasta aquí la importancia inobjetable que tiene la participación ciudadana a través del voto para decidir sobre nuestros gobernantes y el nulo alcance que tiene la abstención en nuestro sistema electoral, pasamos al siguiente nivel cuando el chavismo, una vez ratificados todos los cargos de poder político en el mapa nacional, se lanzó abiertamente a la conquista del CNE. Fue en 2003 cuando entró Francisco Carrasquero a presidirlo y le tocó asumir el revocatorio en contra de Chávez. ¡Cómo no recordar a un Ramos Allup cantando fraude en toda la prensa y televisión nacional sin, hasta la fecha, presentar ni la más mínima prueba de ello! Fue entonces cuando la carrera abstencionista comenzó a formalizarse en el país más como una excusa que como una estrategia bien organizada que nos llevara a puerto seguro. Desde entonces, los políticos comenzaron a inyectarle de manera intravenosa a la gente la gran mentira de que absteniéndose harían sentir sus reclamos.

Un año después, en 2005, llegó la debacle: seguimos empeñados en no votar como mecanismo de protesta y regalamos la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional, permitiendo así la materialización de todas las arbitrariedades oficialistas bañadas en legalidad. Una vez más se nos olvidó el pequeño detalle de que los cargos de elección popular en Venezuela se ganan por mayoría simple, sin importar el nivel de abstención. Necesitamos 10 años para darnos cuenta del error cometido. En 2015 nuevamente entramos en el carril electoral, con un CNE controlado por el chavismo con Tibisay Lucena a la cabeza. Y no solo ganamos sino que obtuvimos las 2/3 partes del Parlamento, lo que nos daba la posibilidad de aprobar leyes sin que los rojos pudieran hacer algo para frenarlas. Si los políticos y sus partidos estuvieron o no a la altura de las circunstancias es otro tema de discusión que no tiene nada que ver con la efectividad del voto. Cuidado. No mezclemos ni nos confundamos. De hecho, es esa elección de 2015 y el triunfo contundente obtenido por la oposición lo que nos ha mantenido con vida porque la AN es el único poder legalmente constituido y avalado por la comunidad internacional.

Es obvio que este CNE no juega limpio. Es evidente que el ventajismo electoral es más descarado con cada elección. Es impostergable caminar hacia su depuración para tener elecciones en igualdad de condiciones. Pero también es cierto que cuando participamos en bloque, con candidatos únicos, cubrimos todos los centros y mesas electorales y garantizamos una participación masiva de electores, nuestras probabilidades de triunfo son extremadamente altas. Así se demuestra, una vez más, en 2013 cuando Nicolás Maduro le ganó a Henrique Capriles, pese a todo el ventajismo electoral y un Chávez recién muerto, por apenas 223.599 votos, pero con una abstención de 3 millones de electores. Si Capriles regaló o no el triunfo como algunos han dejado correr, ese es otro tema que tampoco tiene nada que ver con la efectividad del voto sino con el comportamiento político de individualidades.

En el pasado más reciente, octubre de 2017, y después de no dar pie con bola desde las parlamentarias, la oposición ganó 5 gobernaciones con este mismo CNE. ¿Cómo lo hicimos? Todos los partidos apoyaron a un solo candidato y garantizaron el buen funcionamiento de sus estructuras electorales. En el caso específico del Zulia, Juan Pablo Guanipa le arrebató la gobernación a un chavista del 4F, el organismo electoral se la adjudicó pero este decidió no juramentarse. Aunque esa es otra historia. Si lo hizo por dignidad, por cálculos personales o políticos es otro tema para discutir que nada tiene que ver con la efectividad del voto.

Y así llegamos a las presidenciales de mayo de 2018. Sin duda, en ese momento el problema neurálgico tampoco era el CNE sino el candidato. Y a las pruebas me remito. Cuando se planteó la posibilidad, con base cierta o no, de que el candidato opositor sería el empresario Lorenzo Mendoza, más de 70% de los venezolanos estaba dispuesto a votar. Bastó con que este descartara la opción y Henri Falcón se autoproclamara como el adversario de Maduro para que el problema pasara a ser el CNE. ¿Por qué? Porque los partidos políticos más importantes del país no lograron un acuerdo para un candidato único y Falcón se aprovechó de esa coyuntura y saltó al ruedo. Si este era aliado o no del gobierno o si el G4 promovió la abstención para tapar su imposibilidad de llegar a acuerdos es otro tema para discutir que tampoco tiene nada que ver con la efectividad del voto. El hecho cierto es que teníamos votos de sobra para cerrar la era chavista: Maduro se adjudicó ese triunfo con 6.245.862 votos en contra de una abstención de 11.924.235 más los 2.357.474 que votaron por el resto de los candidatos para un gran total de 14.281.709 votos opositores, cantidad que aún restándole los 4 millones de la diáspora, nos daban 10 millones seguros.

Sé que a estas alturas, después de tanto dolor, tanta miseria, tanta hambre y tanta mutilación familiar, es lógico que invitar a una reflexión clara y sincera sobre la diatriba entre la abstención y la vía electoral desate las reacciones más viscerales y cargadas de odio entre nosotros. Créame que lo entiendo. Yo padezco a diario la calamidad de mi país. Pero es absolutamente necesario evaluar el camino recorrido hasta ahora para poder hacerle frente a lo que viene. Votar por votar sin estrategias no es una opción, pero la abstención por sí sola tampoco nos conduce a nada. Al cerrarse la vía electoral nuestro destino lo ponemos en manos de terceros, quedamos sujetos a lo que ellos quieran, cuando quieran, como quieran y si es que quieren. Los aliados internacionales ya han dicho hasta el cansancio que la vía es la negociación para convocar unas elecciones. Entonces, ¿qué vamos a hacer? ¿Votaremos o nos abstendremos? Solo le pido a Dios que nos ilumine porque este país no aguanta más. Ya no tenemos tiempo para seguir dándole palos a ciegas a la piñata.

Gladys Socorro 
@gladyssocorro

DOMINGO ALBERTO RANGEL: OPOSITORES COLOMBIANOS

Nuestra historia está llena de políticos reacios a interesarse por lo que sucede fuera de nuestras fronteras… incluso grandes del pasado se han mostrado idiotas en temas vitales para nuestros intereses… por ignorantes en materia internacional.

De hecho el Libertador fue el único de su generación que entendía la importancia de acabar con las líneas de abastecimiento que desde las minas de plata del Alto Perú le permitían al monarca español seguir guerreando.

Hoy día hay ignorancias peligrosas: Como la del diputado autoproclamado y su banda de amigos que a diario siembran la idea idiota de que para ser opositor en nuestro país… primero hay que convertirse en colombiano.

No lo dicen pero sus actos van en esa anti patriótica dirección… así hacen creer que es Venezuela quien busca invadir a Colombia. Que es el presidente Trump quien busca la guerra entre nosotros y el país vecino e incluso hacen creer que es el presidente Duque o el ex Uribe Vélez… quienes son empujados a la violencia por nosotros los venezolanos.
Pero esa es la agenda colombiana… no la nuestra.

Siguiendo ese vil camino la pandilla del autoproclamado hacen ver que la ONU avalará la aplicación del inútil Tiar como “la salvación de nuestro país”… siendo que en el peor de los casos este tratado obsoleto, inaplicable cuando la guerra de las Malvinas para ayudar a la Argentina… terminaría en el Consejo de Seguridad donde Rusia y la China aplicarían su poder de veto…. Y allí termina todo.

Pero la realidad es otra: A Trump lo empuja a guerrear Duque como títere no tanto de Uribe Vélez, que lo es… sino de Carlos Trujillo -embajador estadounidense en la OEA- quien tiene aspiraciones políticas y ahora es el jefe del lobby cubano en USA … y Marcos Rubio al que en el norte ya consideran un bate quebrado. Esos señores son parte del lobby armamentista internacional… y Guaidó es un financiado de ese grupillo.

Esta situación… unida a la brutalidad de ese chupóptero de 40 años en nuestro país y de 20 en los espacios internacionales… que es Tarre Briceño… para quien ahora ser opositor es ser colombiano… es peligrosa para nuestra integridad territorial y para una posible estabilización de Venezuela que de triunfar los intereses de Trujillo y Duque… terminaría en tragedia.

Yo protesto.
Domingo Alberto Rangel 
@DomingoAlbertoR

OSCAR ARNAL: NOTA DE PRENSA - 23-9-2019- PRONUNCIAMIENTO CÁTEDRA DE DERECHO CONSTITUCIONAL - DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD.

“La República se juega en la batalla por la Universidad”. Con esta frase que llama a la reflexión de la ciudadanía venezolana, se inició este lunes 23 de septiembre de 2019, la rueda de prensa que ofrecieron los profesores universitarios que integran la Cátedra de Derecho Constitucional de la Universidad Central de Venezuela, en la cual se pronunciaron con relación a los recientes ataques que se han efectuado, ya de manera sistemática, desde el Ministerio de Educación Superior, el Consejo Nacional de Universidades y el Tribunal Supremo de Justicia, que a su criterio, amenazan y violan la garantía de la autonomía universitaria establecida en el artículo 109 de la Constitución, así como los Derechos Humanos Universitarios referidos a la educación libre, la libertad de enseñanza, la libertad de pensamiento y libertad de expresión en la UCV y las Universidades Autónomas Nacionales y claustros Universitarios del país, en abierta contravención con lo establecido en los artículos 31, 32 y 65 de la Ley de Universidades.   

En tal sentido reiteraron las denuncias en contra de la política gubernamental de subordinar el exiguo presupuesto universitario destinado a la Universidad Central de Venezuela y a las Universidades Nacionales Autónomas, a pronunciamientos y reconocimientos políticos en favor de Nicolás Maduro. También denunciaron los peligros que se ciernen contra los Rectores miembros de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU), por la decisión del Consejo Nacional de Universidades a iniciativa del Ministerio de Educación Superior, de iniciar acciones e investigaciones penales en contra de los Rectores que integran AVERU, todo ello con el objeto de amenazarlos ante las posiciones que se han asumido, en temas clave de la vida política y social del país conforme al artículo 2 de la Ley de Universidades que legitima a la Universidad a pronunciarse sobre la grave situación que vive Venezuela.  

Asimismo reiteraron sus denuncias en contra de la decisión de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia número 324-2019 de fecha 27 de agosto de 2019 que, fuera del marco de las reglas constitucionales y violando la garantía de la autonomía universitaria, ordenó la realización de unas elecciones de las autoridades de la Universidad Central de Venezuela con un sistema y una metodología electoral que pretende intervenir con factores políticos oficialistas, la UCV y otras Universidades Nacionales Autónomas del país, con criterios abiertamente discriminatorios.  

Los miembros de la Cátedra de Derecho Constitucional insistieron que están de acuerdo y apoyan la idea discutida hace tiempo en el claustro universitario de ir a elecciones para renovar las autoridades universitarias de la UCV, únicamente con un sistema electoral y método de votación y las garantías que reflejen de manera real y efectiva la voluntad de la esencia del claustro universitario: estudiantes, profesores, personal de investigación y académico, en la cual puedan participar otros sectores solo en tanto en cuento formen parte de la construcción de la Universidad como espacio plural de libertad y pensamiento y no como escenario al servicio del oficialismo o de factores políticos que son ajenos a la misión de la Universidad: la búsqueda de la verdad, mediante la enseñanza y la investigación en el marco de una educación universitaria que garantice la libertad de pensamiento, la libertad de conciencia y de expresión. 

Finalmente los profesores miembros de la Cátedra de Derecho Constitucional denunciaron el plan de intervención universitaria que desde el Ministerio de Educación Superior amenaza con alinear la enseñanza superior, de manera ideológica y totalitaria, con el Plan de la Patria y el denominado “Socialismo del Siglo XXI” para sujetar las carreras, estudios de pregrado y postgrado, así como los centros y líneas de investigación al servicio de esa errada y perversa política gubernamental que tiene como único objeto ejercer el control sobre el pensamiento de los ciudadanos, para conservar el poder.   

El pronunciamiento concluyó con la estrategia que anunciaron los profesores y  que, en articulación con las actuales autoridades universitarias, con los estudiantes y gremios, han venido ejerciendo en defensa de la República y la universidad como uno de los valores esenciales, ejerciendo una desobediencia y resistencia civil activa, ciudadana, pacífica y no violenta y, apoyando y ejerciendo, acciones y recursos especialmente a nivel nacional e internacional, uno de los cuales ya se ha presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con sus denuncias, respecto a las cuales permanentemente han estado informando y documentando a ese organismo. 

En tal sentido, también anunciaron contactos que se van a realizar con los representantes de la oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, equipo que actualmente está en Venezuela recabando mayor información sobre las violaciones de los derechos humanos en el país, con el objeto que todo ello llegue y se ponga a la disposición del Consejo de Derechos Humanos de la ONU a los efectos correspondientes.  

Por la Cátedra de Derecho Constitucional de la Universidad de la Central de Venezuela estuvieron presentes en la rueda de Prensa, los profesores de esa casa de estudios: Tulio Álvarez, Nelson Chitty La Roche, Leonel Alfonso Ferrer, Isabel Cecilia Esté, José Vicente Haro, Oscar Arnal, Julio Cesar Fernández, Fernando Fernández, Eduardo Sánchez, Gustavo Manzo, Carlos Martinez-Ceruzzi, Félix Sánchez y Andrés Raúl Páez.   

Para contactos a los fines de información más amplia y entrevistas relacionadas con el tema, favor llamar al profesor Andrés Raúl Páez al teléfono: 0414 324 1967 Mail: andresraulpez@gmail.com 

UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA CÁTEDRA DE DERECHO CONSTITUCIONAL 

Enviado a nuestros correos por 
Oscar Arnal 
oscar.arnaln@gmail.com
@OscarArnal 

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY: EL PACTO MENOS CREÍBLE DE LA HISTORIA

Hay que tener la memoria indestructible y las ideas en orden para no dejarse arrastrar por las infamias habituales de la dictadura. Nos inventan escaramuzas, vendiendo lo ficticio con una realidad desgastada. Pero no somos cretinos para comernos el mismo cuento, siempre servido a voz en cuello y con una rimbombancia atormentante. Pero esta vez no les funcionó, pues el guión fastidia y ya pasó de moda este tipo de película política.

He procurado no hablar mal de ningún miembro de la oposición. Lo he hecho con mi menguada sabiduría de periodista cotidiano y a sabiendas que es preferible enfocar las ideas en los principales culpables, que denigrar de unos sin valor y sin conciencia real.

Este ideal lo seguiré manteniendo como una doctrina. Por eso mencionar a Falcón, Fermín, Fernández, Zambrano y Mujica no es un pecado a mi visión. Ninguno de ellos puede evocarse como luchador, valeroso, justo, tenaz y mucho menos de opositor. Nadie con un ideal de lucha se sentó en esa rueda de prensa, a firmar un acuerdo beneficioso para quienes están en el poder y con unos términos tan difusos como irreales.

Los días posteriores fueron esclarecedores para entender que nos les sirvió la jugada. No solo las quejas interminables, despotricando a mansalva y enervados hasta la médula, en los mensajes de las redes sociales por parte de tantos venezolanos pensantes, evidenciaron la carencia de pólvora de este montaje. El punto clave fue que el mundo le vio las costuras a esta patraña y fue precisó para demostrar que no se creyó la mentira.

La Unión Europea y demás países de América manifestaron que apoyaban a la presidencia de la Asamblea Nacional como el único sector que podría entablar un diálogo creíble con los vándalos de Miraflores. Lo demás es cuento de camino espinoso. El mismo Departamento de Estado de EEUU fue enfático en su postura. Recalcó que cualquier negociación para resolver la crisis venezolana debe ser entre Nicolás Maduro y Juan Guaidó.

Los mismos embajadores acreditados, con el pensamiento justo de saber lo que hacen e invitados a este acto en la Casa Amarilla, se retiraron con una inmediatez temeraria al saber que era otra camuflada del régimen.

Por eso, esta vez no hubo desconcierto, sino cólera por el descaro de unos políticos que perdieron la credibilidad hace mucho. Ver firmar un pacto a conveniencia –como lo han catalogado algunos– con unos representantes de minoritarios y supuestos partidos opositores, permite entrever que la dictadura utilizar las últimas balas que le quedan en la cartuchera y sabe de su final próximo.

He aseverado que no existirán negociaciones de ningún tipo. Tal vez algún tratado de último minuto para evitar un derramamiento innecesario de sangre e impedir una sensación de catástrofe en toda la población.

Estos usurpadores, picapleitos sin remedio, montaron su escena lo más creíble posible. El regreso del Psuv a la Asamblea Nacional. La conformación de un nuevo Consejo Nacional Electoral sin ofrecer muchos detalles. Y, a los días siguientes, excarcelan al primer vicepresidente del parlamento, Édgar Zambrano, después de estar 135 días preso, como para hacernos creer que todo lo hacían de buena gana.

La víspera a la realización de este raro pacto que nos escarbó un tanto en el ánimo, Guaidó habían dejado en claro que daba por finalizada las negociaciones emprendidas en Barbados. Fue el mejor entremés para no caer en esta nueva ocurrencia de la tiranía venezolana.

Tras el engañoso acuerdo, el presidente de la AN se mostró impasible y tranquilo. Esgrimió su propio análisis, conocedor del momento histórico del país: “son elementos artificiales creados para tratar de distraer a la opinión pública”.

Las maniobras de Maduro y sus asesores pierden sentido. Tienen el ingenio empozado frente a las resoluciones próximas. La astucia se trocó en dificultad. La lucha intestina por defender el poder se les hará más dificultosa. Sus truculencias metidas como calzador no tienen el mismo calibre y ya no se las creen ni sus propios partidarios.

Por ello, la ciencia política en su conjunto se reinventa con nuevas estrategias. Lo retorcido ideado para confundir y que funcionó perfectamente hace algunos años, hoy es objeto de descontento masivo y se disipa sin mayores alardes. Lo fundamental es no perder las perspectivas de esta cruzada encomiable por liberar a Venezuela de su tristeza forzada.      

José Luis Zambrano Padauy
zambranopadauy@hotmail.com
@Joseluis5571
Ex director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

OMAR ÁVILA: LAS NECESARIAS INCLUSIÓN Y UNIDAD

El acuerdo firmado recientemente por un sector de la oposición que incluye la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral –ente que debe ser nombrado por la Asamblea Nacional- donde somos mayoría. Sin los votos de Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia y Voluntad Popular, nada ocurriría. Por ello el primer entendimiento y acuerdo debe darse dentro de las fuerzas democráticas. Para ello, desde Unidad Visión Venezuela hemos venido proponiendo un Encuentro Nacional de Oposición

Venezuela es mucho más grande que estos polos, pensemos y actuemos en función de ella. Hay que terminar de entender que la exclusión total de un sector político y el triunfo aplastante de otro, no es posible, pero además que todos sin excepción hacemos falta. Aquí todos somos minoría, nadie puede solo.

Es urgente que se logre el cambio del CNE ¿o acaso es mejor que siga Tibisay Lucena presidiendo el Poder Electoral?. También debemos apostar a que se liberen los presos políticos, nadie en su sano juicio y con un mínimo de sensibilidad, debe molestarse porque ya esté en la calle el colega Edgard Zambrano, primer vicepresidente del Parlamento, así como los 56 presos más que han anunciado serán liberados en los próximos días. Nuestra apuesta es -por supuesto- que no quede ni un solo privado de libertad por razones políticas.

Además, se habla de la reinstitucionalización de país; con lo que cesaría ese “desacato” inexistente en la legislación venezolana, y así poder elegir al ente electoral. Aprovechemos esa reinstitucionalización para usar la mayoría que somos para aprobar leyes a favor del pueblo. Vamos a escoger el Comité de Postulaciones para poder elegir el nuevo CNE.

Todos fuimos electos diputados por la fallecida MUD. Lamentablemente el sectarismo de un grupo ha llevado a que hoy existan varias fracciones, dentro de una Unidad que es inexistente en este momento.

Sin lugar a duda, nadie puede negar el daño tan terrible que le han hecho los egos exacerbados a la oposición. Un fuego cruzado de acusaciones insultos y exclusiones donde solo a privado la mezquindad. Mientras tanto, Maduro se frota las manos. La pregunta es: ¿Rectificaremos a tiempo?

En fin, ocupémonos de solucionar y no de crear más problemas: No hay verdades absolutas, pero si objetivos comunes.

Hay que estar claros que en las dictaduras no hay acuerdos óptimos, solo se dan acuerdos posibles y, la política es el arte de lo posible.

A propósito de los “mini partidos”; que califica hoy en Venezuela, que un partido es “mini” cuando entre todas las organizaciones políticas que nos oponemos a este régimen, no llegamos ni al 25%. Con lo que me pregunto: ¿Quién califica a quién para decir que representa a la mayoría del país? Los únicos, que a nuestro juicio pueden representar a ese 93% que solicitan cambios, serán aquellos que planteen soluciones viables a la crisis y no utopías generadores de desencanto y desesperanza, siendo, estas últimas, las mejores armas del régimen, alimentadas por la oposición de los atajos.

Nicolás Maduro debe irse, con votos o con armas; y nosotros lo que tenemos son votos. Más del 80% de los venezolanos queremos un cambio. Así que a organizarnos para celebrar elecciones con nuevo CNE.

Omar Ávila 
dip.omaravila@gmail.com 
www.unidadvisionvenezuela.com.ve
@OmarAvilaVzla

ANDRÉS HOYOS: UN VECINO TENEBROSO DESDE COLOMBIA

Colombia tiene desde 1998 un vecino tenebroso: Venezuela. Hablo del gobierno, no de la pobre gente de ese país que se ha venido en masa hacia este lado de la frontera. Y vaya que consideré otros adjetivos. Citemos tan solo los que comienzan con a: abominable, abusivo, abyecto, de mal agüero, alevoso, arbitrario, artero, atarván, atravesado, avieso.

Durante su cruce por la frontera entre Colombia y Venezuela en febrero de este año, a Juan Guaidó le tomaron unas fotos problemáticas con dos delincuentes de los Rastrojos, uno de ellos pistola al cinto, sobre las cuales no ha sabido dar explicaciones convincentes. Lamentable. Esto, sin embargo, no nos puede inducir a confusiones. Tanto o más mafiosos que los Rastrojos son Maduro, Cabello y el régimen, incluido el Cartel de los Soles, conformado por generales y coroneles de la FANB. La gente, al criticar los desatinos ocasionales de Guaidó, no puede olvidar esto ni por un momento.

Me cuenta una buena amiga que ha estado en Venezuela para escribir un libro que el deterioro allá está llegando a lo inverosímil. Ya no es solo que no haya comida ni medicinas, salvo para los validos del régimen o para quienes tienen dólares, sino que las calles de una ciudad como Maracaibo están repletas de basura y se ven ratas por todas partes. Tarde o temprano llegarán unas epidemias medievales. ¡En pleno siglo XXI en el país con mayores de reservas de petróleo del mundo! Aquí habría que volver a la lista de adjetivos, ahora con d: dañado, degenerado, delictivo, demoniaco, depravado, desalmado, desastroso, desgraciado, desleal, despiadado, despreciable, detestable, diabólico.

A uno no le cabe ninguna duda de que Maduro caerá, lo que no se sabe es cuándo. Convengamos en que las dictaduras no son eternas, aunque algunas sí han durado mucho. Basta con citar a Franco, a los Castro, a Trujillo, a Mugabe y a tantos otros patanes que pasaron décadas y décadas torturando a sus respectivos países. El chavismo empezó siendo popular y ancló su arbitrariedad en la manipulación de unos triunfos electorales reales bajo Chávez, pero a partir de 2013 se torció del todo hacia la dictadura con Maduro. ¿Por qué ha durado el chavismo en el poder lo que ha durado? Porque los recursos les alcanzaron para saquear el país, al tiempo que sobornaban a la gente con regalos considerables. Es el clásico esquema populista llevado al extremo. Lo que tal vez no estaba en los planes de nadie era la colosal ineptitud de la boliburocracia, que ha secado prácticamente la totalidad de las fuentes de recursos. Hoy apenas queda un chorrito de petróleo y una cantidad de cocaína y de minería, sobre todo en manos de militares. Son fuentes de lejos insuficientes para sostener la dictadura. Dicho de otro modo, sin recursos el régimen se está agotando.

Seguirles la pista a los ires y venires del despelote venezolano es medio inútil, aparte de que produce mareo. Que si Bolton, que si Trump, que si hay una falsa oposición —la hay y acaba de asomar la cabeza—, que si vienen elecciones de algún tipo —vienen, pero bien podrían ser una gran trampa—, etcétera. Eso sí, cada día que pasa se hace más difícil la futura recuperación de Venezuela. Por fortuna, el chavismo más temprano que tarde será borrado del mapa. No creo que en el futuro la gente les vuelva a comer cuento nunca.

Andrés Hoyos 
andreshoyos@elmalpensante.com
@andrewholes