miércoles, 30 de diciembre de 2015

CARICATURAS 30 de Diciembre de 2015, EL REPUBLICANO LIBERAL, DIARIO DE OPINIÓN, RAFAEL RÍOS Y/O EDUARDO SANTOS, HUMOR, DEL DÍA, FORMA ESPECIAL DE OPINAR, RECOPILACIÓN, MAS RECIENTES, VENEZUELA,











Rafael Rios
rariga2@gmail.com

Eduardo Santos
eduardosantos211@gmail.com

@rariga

@edsantos211

ESCENARIOS POSIBLES SOBRE EL ANUNCIO DE JESUS "CHUO" TORREALBA SOBRE EL NUEVO PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA NACIONAL Y ESCENARIOS POSIBLES DE UNA VOTACIÓN DE LOS 122 DIPUTADOS ELECTOS

MUD anunciará al próximo presidente de la Asamblea Nacional el 3 de enero

MesadelaUnidad
El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús “Chúo” Torrealba, anunció que el domingo darán a conocer quién será el presidente de la nueva Asamblea Nacional que se instalará el 5 de enero luego de una votación universal, directa y secreta. Asimismo, aseguró que va a haber “una sola fracción de la unidad democrática, una sola línea, una sola estrategia”.
El secretario general de la MUD explicó que Julio Borges (PJ)  y Henry Ramos Allup (AD) son los candidatos a presidir la nueva Asamblea y que los encargados de decidir son los 112 diputados electos de la Unidad.
En rueda de prensa, Torrealba resaltó este martes que la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) suspendió sus vacaciones para recibir seis recursos del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) contra los resultados electorales del 6 de diciembre, con lo que dijo se demuestra “la continuidad de la guarimba roja postelectoral”. Aseguró que “nosotros somos mayoría no porque lo digamos sino porque el pueblo lo decidió el 6-D”
En cuanto a la toma de posesión de los diputados el próximo 5 de enero, invitó a la ciudadanía a acompañar a los 112 diputados a la Asamblea Nacional (AN). “Coloquen en su casa la bandera nacional ese día (…), es una fiesta de la República de todos los que queremos paz, progreso, bienestar y sosiego en Venezuela”, agregó. “El civismo va a operar el próximo 5 de enero”
Indicó que a pesar de las dificultades impuestas por el gobierno, van a “tener una importante cantidad de invitados internacionales para la instalación de la nueva Asamblea”

ESCENARIOS POSIBLES


1.- Si cada partido vota por su candidatos el Presidente de la Asamblea Nacional sera Julio Borges
2.- Si AD, UNT y ABP se unen tendrían 55 votos y de allí surgiría el Presidente de la Asamblea Nacional
3.- Si AD y VP se unen tendrían 39 votos y de allí surgiría el Presidente de la Asamblea Nacional
4.- No apreciamos posibilidades de unión de los votos de PJ con otra fracción política

Jorge Hernandez
el.liberal.ve@gmail.com
@elliberalve
Portuguesa - Venezuela

BEATRIZ DE MAJO, AMÉRICA LATINA: SOSTENER LA SARTÉN POR EL MANGO. CHINA HOY

El reciente frenazo de la economía china ha afectado el desarrollo en todos los países del globo. América Latina no se ha comportado de manera diferente y ha acusado un golpe recesivo que no solo está relacionado con el nuevo ritmo de crecimiento   estratégico del socio asiático. La pérdida de valor del mercado de materias primas, y del petróleo en particular, ha castigado a los países líderes de la región, lo que genera un efecto que se traslada perversamente a los más pequeños. Sin embargo meterlos a todos en el mismo saco no luce sensato.  Solo dos ejemplos: sacar al gigante brasilero del profundo descalabro económico que experimenta tomará años de heroicos esfuerzos, mientras que México, quien ha desarrollado sus fortalezas en torno a su vieja alianza con Estados Unidos y Canadá, sufrirá los embates de la reciente desaceleración mundial liderada por China de manera diferente.

El modelo escogido por el agresivo dragón de Asia de mantener sus tasas de crecimiento en niveles razonables de alrededor de 7%, en un comienzo va a vaciar de contenido los planes estratégicos de aquellas economías que se tornaron “chino dependientes” en la última década. Estas se verán afectadas por los nuevos ritmos de expansión a que aspiran los estrategas del gobierno de Xi, pero a la larga, podrán gozar de los beneficios de la estabilidad de parte de la primera economía mundial a que ello conlleva. Estar asociados íntimamente con la milenaria China dentro de los vaivenes globales no puede ser sino beneficioso en el mediano plazo.
La condición es que el género de relación bilateral que se desarrolle a futuro sea uno de extrema racionalidad económica que lleve más a la industrialización de los países de la región que a una interacción puramente comercial en la que China tiene y tendrá todas las de ganar.    El mejor ejemplo es Venezuela, país que ha puesto en funcionamiento una imbricación con China  tan dinámica como perversa ya que ha puesto al servicio de ella su condición de país petrolero, en época de altos precios para el oro negro. Cuando el viento ha soplado en otra dirección, Venezuela se encuentra atrapada en medio de deudas colosales con su socio chino, pagaderas, además, con suministro de  petróleo barato.        

No hay nada de calcar del modelo de relacionamiento que ha imperado entre la región y China en los últimos tiempos, aunque los números que arrojan las investigaciones de  los órganos multilaterales muestren alucinantes cifras en expansión. En efecto, nunca el comercio  intra-regional  Asia-AL y el Caribe creció mas rápidamente que en la década pasada, lo que no significa que la calidad de tal comercio haya sido la mejor para este lado del Pacifico. Con cerca de 1400 millones de bocas que mantener China siempre será un buen cliente para las materias primas del vasto espacio centro y sudamericano. Pero hacia donde hay que apuntar es a la agregación de valor de tales productos básicos, a la formación de cadenas productivas mas tecnificadas y sofisticadas tecnológicamente, a formas menos erosivas de financiamiento para el comercio y, mas que nada, al crecimiento de las inversiones conjuntas para el desarrollo de un sector industrial pujante en nuestras latitudes. Todo ello equivale a decir asociarse para el progreso y no asociarse para el intercambio. Si. Llegó la hora de que nuestra región aprenda también a sostener la sartén por el mango. 

Beatriz De Majo
bdemajo@gmail.com
@beatrizdemajo

Miranda - Venezuela

ORLANDO VIERA-BLANCO, !CAPRILES: CUIDADO CON EMBOSCADAS!

"La idea -a fin de cuentas- no es enfocarse en "La Salida", sino concéntrense en entrar el 5E-2016..."
Las emboscadas son una de las prácticas más usuales en la guerra por el poder o por la vida. Es un ataque sorpresivo sobre un enemigo que se encuentra ocupando una posición temporal. También se refiere al sistema de caza del reino animal usado por depredadores. En todo caso, en la modernidad (pensamiento ilustrado), las emboscadas en la política, se revierten. Son expresión cerote. De torpeza y debilidad. Y las emboscadas fracasan, por carecer de arete y veritas.

En España el uso de esta táctica la privó de la mayoría de sus bosques, pues durante la invasión musulmana los quemaban para obligar al enemigo a salir a campo abierto. Algo así hizo Capriles con sus declaraciones incendiarias a Tal Cual (26D). Pero ningún "adversario" se dio por aludido, porque ni se sienten enemigos ni son culpables de nada. Fue la gente la que se encargó de ponerle un parado... Henrique dijo: "Aquí no hay espacio para ‘La Salida' si pretendes mantener la Unidad. Quien quiera eso, le saldremos al frente con firmeza... Hay gente que le encanta mandar a revisar a otros, pero deberían revisar sus propias actuaciones". Pues la unidad -con el perdón de los unitarios- me luce una suerte de emboscada que no hay que endiosar. La unidad no es un fin en sí mismo. Es un medio para rescatar la democracia. Pero no autoriza demonizar otros caminos. Capriles es quien divide con trivialidades, mientras es a él a quien la historia ya le cuestiona su incapacidad de recobro. El aurinegro pretende adueñarse del 6D. Pero habría que recordarle que no hubiese existido una participación electoral tan elevada, si no hubiésemos tenido "La Salida". Y gran parte de los resultados obtenidos, fueron gracias a la vigilancia liderada por la operación "Canta Claro" del Movimiento Venteliderado por MCM, quienes plantaron nómina in situ. Los venezolanos también votaron reconociendo los sacrificios de Machado, López y Ledezma. Y hoy piden amnistía. ¿La exige Ud. Capriles? No se la he oído... La política basura fue rechazada el 6D, por lo que todo aquel que aspire ser Presidente de Venezuela, es "quien debe revisar profundamente sus propias actuaciones". La idea -a fin de cuentas- no es enfocarse más en "La Salida", sino concéntrense en entrar el 5E-2016.

Venezuela se fastidió de la indigencia política. Mal trajeada. Muy inhumana. Muy primitiva. Muy depredadora. La política pasó del "arte de lo posible"(Leibniz) al arte de la conspiración. Habrá quien sostenga que la conspiración es en sí misma un arte. Pero al decir de Justino Sinova, "estamos hablando no del arte de resolver problemas, sino del arte de creárselos al prójimo". Seres humanos ungidos de codicia y gula. Embriaguez de poder. Pues otro mensaje del 6D, fue ponerle fin a la mezquindad y la trampa. El pueblo quiere cambio. Y no sólo en lo material sino espiritual. El pueblo quiere tranquilidad. Y es la virtud de la nobleza lo que garantiza amplitud para abrir la ruta de la prosperidad y la paz. El rostro de la gente en Venezuela registra hartazgo a las burlas, las manipulaciones y el chantaje. Maduro y Cabello -confesos en aquello que "era Chávez quien contenía sus locuras", las han desatado todas... Y personajes como Guanipa y Capriles entierran a PJ con sus bofes personales. No es así como se logra auténtica unidad. No la electoral, sino la impostergablemente humana y ciudadana. La gente ya descifra (y desecha) las enceladas. Y no se deja atrapar. Rebotan toda agresión contra quienes saben, renunciaron a su libertad, a sus privilegios y hasta arriesgaron su vida, por nosotros.

Sinova habla de la emboscada política como la trituradora insidiosa. Advierte "que gente con capacidad sobrada para la gestión política, no quiere saber nada de una actividad concebida como maquinación contra el adversario". España arde en las maniobras corruptas de la política sucia. Sacaron a muchos de "sus naranjales" quemando abedules, ¡y les llegó Podemos! A nosotros nos llegó lo propio...En 1993 un parlamento en contubernio con la antigua CSJ y el MP, emboscó a CAP, anotándose un autogol llamado revolución... Caldera con su "mar de fondo", también nos emboscó. Aquella tarde del 04F-92, en plenaria del extinto Congreso -horas después del golpe de Chávez- la democracia culminó en un chiripero, prólogo de lo que tenemos. La constituyente de 1999, fue otra emboscada de poses complacientes con el gendarme. El resto es historia viva, que podríamos escribir reversionando El Príncipe de Maquiavelo por El manual rojo de la emboscada política. ¿Cómo entender entonces que Borges presida la AN, si ha sido presa fácil entre diálogos y coqueteos?

La cosa cambió. La voluntad de asedio feneció y el complejo de punching ballexpiró. Los indignados, chavistas de todas las clases y pelotones, y opositores de todos los tipos, rompieron filas. La política-desecho, no emplaza. Nadie está dispuesto a pagar el altísimo costo de su desprestigio. No más creencias y mitos limitantes. No más cooperantes volteando agendas. Al decir de Petit da Costa, la gente viene y ¡viene brava! Capriles, ¡cuidado! El verdadero fracaso es no saber distinguir entre aliados y adversarios. Todo decanta... ¡Feliz año!

Orlando Viera-Blanco
vierablanco@gmail.com
@ovierablanco

Caracas - Venezuela

SAÚL GODOY GÓMEZ, UN PROBLEMA DE IDENTIDAD,

En el mundo político venezolano, en el bando democrático y republicano, contamos con un grupo grande de abogados constitucionalistas de la vieja escuela kelsiana; éstos abogan por una democracia más procedimental que sustantiva, lo que limita de manera importante sus juicios valorativos, y permitió que un asunto como la nacionalidad de quien fuera candidato a la más alta magistratura del país, el caso del ciudadano Nicolás Maduro Moros, cuando el CNE lo reconoció como apto para postularse como aspirante a la presidencia de la república, fuera asumido sin mayores aspavientos, a pesar de que algunos sectores de la oposición cuestionaran enérgicamente el asunto.

De hecho, varios importantes líderes de la oposición desestimaron el asunto como “poco importante”, entendiendo que si un órgano de los poderes públicos, como el Consejo Nacional Electoral, había admitido tal postulación, se daba por descontado que los procedimientos de constatación de un asunto tan elemental como la verificación de la nacionalidad, eran una rutina para el CNE y dejaron pasar el asunto; eso a pesar de que voceros del CNE declararan que ésa no era su competencia, que ellos sólo pedían la cédula de identidad, no la partida de nacimiento.
Y es que este “poco importante” detalle se perdía ante la enormidad de la situación nacional para aquel momento, el país descubría que el presidente Chávez tenía un cáncer mortal y que su vida corría peligro; y, ante el apuro de un inminente vacío de poder, Chávez designaba a Maduro, su Vicepresidente para aquel momento, como su “sucesor” y candidato para las elecciones presidenciales, y el partido PSUV, el más grande e importante partido político del momento, inicia los trámites ante el CNE en forma expedita para inscribir la nueva candidatura.
Fue de esta manera como se consumó un fraude continuado contra los intereses del país en una concertación de personas e instituciones que convenientemente “obvió” el detalle de verificar si el señor Nicolás Maduro Moros era de nacionalidad venezolana, como lo exige la Constitución Nacional.
Las voces que alertaban sobre esta situación irregular iniciaron investigaciones que condujeron a un misterio: el señor Maduro decía una cosa, que era venezolano, nacido en la parroquia de El Valle, en Caracas, y la documentación y declaratorias de testigos decían otra, que Maduro era un ciudadano Colombiano, nacido en Bogotá, de madre natural de la ciudad de Cúcuta, en Colombia.
Las declaraciones del diputado Walter Márquez del estado Táchira, afirmaban que sus indagaciones terminaron en un Registro de Bogotá, donde el Libro de Actas en el cual estaba supuestamente asentada la partida de nacimiento del ciudadano Maduro tenía varias páginas faltantes; en su opinión, personas interesadas en borrar esta evidencia, habían arrancado las páginas del libro.
Lo más extraño del asunto es que la partida de nacimiento venezolana del señor Maduro no aparece por ningún lado, aparentemente el CNE posee una copia entregada por el Sr. Maduro, pero que jamás se ha mostrado, a pesar de la controversia.
Nos encontramos entonces frente al problema de la identidad del Sr. Maduro Moros.
Todos los ciudadanos venezolanos debemos tener por ley, nuestra identidad debidamente acreditada como ciudadanos de este país; la expedición de la partida de nacimiento es un derecho que adquirimos al nacer y es un deber que todo padre y madre venezolanos tiene, de presentar el niño a las autoridades.
Los padres deben presentar a las autoridades competentes los recaudos necesarios que prueben la existencia de todo nuevo ciudadano, y el documento emanado de ese trámite es la base elemental de toda una estructura documental-legal que le da a los ciudadanos la posibilidad de actuación en el plano jurídico y que sirve como prueba ante terceros de que es la persona quien dice ser.
Los documentos de identidad son parte integral de la seguridad jurídica de las personas, al punto que ha sido reconocido como un derecho humano fundamental.
A las personas que no pueden probar de manera documental quiénes son, se les dice “indocumentados” y son una anomalía en el sistema que se puede corregir de muchas maneras; en el sistema de identidad venezolano existen los documentos supletorios, que por meras acciones declarativas pueden subsanar el problema; pero siempre se prioriza que la persona disponga de documentos de identidad que le permitan desenvolverse sin problemas en la sociedad, por eso se exige un mínimo al otorgar esta documentación, que cumpla con las exigencias de ley, la veracidad de sus datos y que dicha información pueda ser verificable, esto para evitar justamente la posibilidad de fraudes y otras actividades ilícitas amparadas por falsas identidades.
El asunto es que, sobre la base documental de la partida de nacimiento, se empieza a otorgar otra serie de documentos, el principal es la cédula de identidad, y se parte de allí a otros de diferentes alcances, como pasaportes, certificados, títulos, permisos, credenciales, nombramientos, asensos, etc. Es por eso que los delitos contra la identidad son no solo normativamente sancionados, sino moralmente repudiables, pues atentan directamente en contra de la seguridad en las relaciones humanas.
Debemos hacer una especial mención a la identidad de los individuos cuando intervienen en asuntos públicos, sobre todo en política y donde está en juego la representación de otros ciudadanos; quiero referirme al momento en que una persona accede a una posición de poder en la administración pública, en cargos tan importantes como diputado, o presidente de la Asamblea Nacional, o Canciller de la República, no digamos como Presidente de la República, cargos que tienen que ver con la fe pública y con aspectos claves de la seguridad de Estado. 
Lo usual para acceder a estos cargos es una exhaustiva investigación sobre la persona, y más específicamente sobre sus documentos de identidad; esto es importante, ya que a muchos de esos cargos se accede por medio de nombramientos formales y sus responsabilidades conllevan a que emanen decretos y actos de gobierno que comprometen muchas veces la seguridad del estado y que sólo son válidos si son refrendados con la información sobre su identidad personal, no digamos nada de aquellos actos que implícitamente compromete a la nación frente a otros gobiernos.
Vale recordar que para que un nombramiento quede formalmente sellado se estila hacer un juramento, donde lo primero que se declara es el nombre de la persona y la condición en la que se presenta, si la persona que hace el juramento no dice la verdad, está cometiendo perjurio que, entre otras consecuencias, hace nulas, de nulidad absoluta, sus actuaciones como funcionario… así de grave es la usurpación de identidad.
Es necesario recordar estas cosas, ahora, cuando nos encontramos ante la difícil situación de una confrontación de poderes, entre el Ejecutivo y el poder Legislativo y que va a arrastrar al poder Judicial.  El 6D la voluntad popular quedó claramente expresada en una Asamblea Nacional con una mayoría calificada en manos de los partidos de la oposición, voluntad ésta que el presidente Maduro quiere desconocer y está maniobrando para hacer írrito el proceso electoral que perdió de manera aplastante.
Veo con incomodidad y estupor como nuestros más avezados constitucionalistas se están enredando en aspectos normativos de una situación que podría sumir a la recién electa Asamblea en un largo proceso de discusiones, todo en medio de la más espantosa crisis económica de nuestra historia republicana, a la que necesitamos responder de inmediato con medidas heroicas y sacrificios muy duros para nuestro pueblo.
El mandato que la Asamblea Nacional ha recibido del pueblo debe ser honrado, aún contra la situación absurda de un presidente que no le quiere rendir cuentas al país y que no permite que se tomen las medidas necesarias para enfrentar la crisis.
Es por ello que propongo como punto único en la agenda parlamentaria, emplazar al CNE para que aclare el asunto de la nacionalidad del actual presidente, citar al ciudadano Nicolás Maduro Moros para que aclare su supuesta condición de persona indocumentada, de su presunto fraude continuado de usurpación de identidad y de sus presuntos delitos de falsificación de documentos, perjurio al ocupar altos cargos públicos; se debe contactar a las autoridades colombianas para que aclaren el asunto de la presunta nacionalidad del ciudadano Nicolás Maduro Moros, citar a las autoridades del partido político PSUV para investigar sus actuaciones como concurrentes en la conspiración de postular a un ciudadano extranjero para el cargo de presidente de la República y que exponga sus intenciones detrás de esta violación a la seguridad de la nación.
En las actuales circunstancias, la oposición debe ir directo a la yugular que le ha dado vida a este esperpento de gobierno; por el bien y la tranquilidad del país, deberá exigir la renuncia inmediata del señor Maduro a la presidencia de la República y su posterior enjuiciamiento en caso que se demuestre, no tanto que es un extranjero, sino un indocumentado. - 
Saul Godoy Gomez
saulgodoy@gmail.com
@godoy_saul

Miranda – Venezuela

JOSÉ LUÍS MÉNDEZ LA FUENTE, EL PRÓXIMO 5 DE ENERO, DESDE ESPAÑA

El próximo 5 de enero es la fecha establecida por la Constitución para que se instale la nueva Asamblea Nacional y se inicie así el primer periodo de sesiones ordinarias del año 2016. Se trata de la primera asamblea o parlamento no dominado por el partido de gobierno desde aquel Congreso Nacional instalado el 23 de enero de 1999, donde el Movimiento V República integrante del denominado Polo Patriótico, obtuvo 12 senadores y 41 diputados, convirtiéndose así en la segunda fuerza política dentro de aquel Poder Legislativo, que en los comicios del 8 de noviembre del 2008 ganara Acción Democrática con una exigua mayoría que no le permitía, por si sola, dominar el Congreso sin los votos de Copei y de Proyecto Venezuela. Una situación, en términos generales, parecida a la de hoy en día, aunque con una oposición más fragmentada en pequeños partidos políticos, pero con una armonía entre ellos, que quizás no existía en 1998, solamente amalgamada por la necesidad y el dialogo en eso que se denomina Mesa de la Unidad Democrática.

Han transcurrido diecisiete años desde entonces y pareciera que la historia vuelve a repetirse. Cambian los actores y las circunstancias, pero la trama es la misma. Ya no está Chávez, es verdad, pero el presidente del país, ahora es Maduro, el ungido por Chávez; ya no hay Congreso bicameral, ahora se le llama Asamblea y no hay senadores, todos son diputados; hasta los partidos han cambiado de nombre, desaparecido algunos o transformado en otros.  Pero lo cierto es que hoy al igual que ayer, la oposición ganó las elecciones legislativas, el presidente del gobierno es chavista y se anuncia un choque de trenes entre ambos poderes, como también se presagiaba a comienzos del año 1999.

Puede decirse que hasta se respira una cierta tensión, similar a la que precedió la llegada del 25 de agosto del 99, cuando la Asamblea Constituyente decretó la desaparición del Congreso de la República. Como se recordará, ya mucho antes de que  la corriente del Polo Patriótico arrasara en el proceso comicial, efectuado en junio de  aquel año, para designar los representantes de la Asamblea Nacional Constituyente, el propio Chávez se había encargado de calentar el ambiente político con declaraciones frecuentes y altisonantes en contra del nuevo Congreso, del cual demandaba una “ley habilitante”, su máxima colaboración para que el proceso constituyente fluyese sin contratiempo, y ninguna traba política a sus decisiones como presidente. En relación con esto último, fue precisamente el rechazo de la Comisión de Defensa de la Cámara del Senado, al ascenso  de 34 oficiales, agregados por el propio Chávez a una lista de más de doscientas promociones, que incumplían con los requisitos de la ley, específicamente con el tiempo máximo exigido para poder ser promovido y con las condiciones requeridas para optar al grado inmediato superior, la gota que derramó el vaso de la paciencia de Chávez, quien amenazó al Congreso con su disolución por la Asamblea Constituyente que sería elegida por el pueblo el 25 de julio próximo; lo cual efectivamente ocurrió.

Un  hecho este último absurdo por ilegal,  amén de ilegítimo, que acabó con el otrora Congreso Nacional meses antes de que la nueva Constitución fuese promulgada y un nuevo Poder Legislativo fuese conformado. Pero la mentira convertida en verdad, por muchos que hoy se esconden, de que aquella Asamblea Constituyente era “originaria”, sirvió para defenestrar a unos senadores y diputados, electos por el pueblo, incluso con más votos que los que habían obtenido sus verdugos, es decir, los constituyentes, pues no se debe olvidar que en las elecciones parlamentarias de noviembre de 1998 votaron más de seis millones de personas, mientras que en las elecciones del 25 de julio de 1999, donde se eligieron a los miembros de la Constituyente, sufragaron un poco menos de cinco millones de ciudadanos. Algo que no tiene justificación posible.

Claro que aunque en el escenario de hoy en día, no hay una Constituyente en ciernes, que amenace con disolver a la nueva Asamblea Nacional, el miedo persiste y  está aún latente, en la memoria colectiva, pues ya el oficialismo ha dado señales de querer hacer lo mismo, desde el momento que anuncio la instalación un “parlamento comunal”, la impugnación de la elección de varios diputados de la oposición y la defensa con el pueblo en la calle, si la nueva Asamblea Nacional  legislaba en contra de los logros de la revolución.  
Un temor frente al cual algunos líderes de la oposición han reclamado la protección ese día 5 de enero, de los diputados, por parte de la Guardia Nacional, avisado como ya  ha sido que los “círculos bolivarianos” y algunos otros colectivos, podrían salir a la calle en dicha fecha, como lamentablemente ocurrió de manera similar el 25 de agosto de 1999. Aquel día, cuando los congresistas opositores al régimen, después de un receso, quisieron volver a entrar al edificio sede del Congreso, fueron repelidos por simpatizantes del chavismo, resultando varios de ellos heridos en el momento en que  intentaban saltar la reja que rodea al edificio. Ocurría además, al mismo tiempo, la ocupación por la mayoría oficialista constituyente de las instalaciones del Palacio Federal Legislativo, la suspensión de la sesiones del Congreso y la reducción del Parlamento a una simple Comisión Delegada conformada por 23 congresistas que podían legislar, pero siempre sujetando sus decisiones al veto de la Asamblea Nacional Constituyente  en las materias importantes.

Demás está decir, que la opinión pública de entonces, interpretó las protestas de los parlamentarios opositores que calificaron el incidente de “golpe de estado”, como vanos intentos de la desprestigiada clase política tradicional de detener los cambios.

Esperemos que en esta ocasión impere la cordura por parte del gobierno y que la nueva Asamblea Nacional se instale sin contratiempos y vituperios, algo de lo que no existen garantías. Pero de lo que si podemos estar seguros, es de que la opinión pública ha cambiado.

Jose Luis Mendez
Xlmlf1@gmail.com
@Xlmlf1

España

NELSON CASTELLANO-HERNÁNDEZ, ¿FELIZ NAVIDAD O APOCALIPSIS?, DESDE FRANCIA

Difícil manera de comenzar un artículo un día de Navidad, pero la interrogante es válida si somos realistas. Antes del 6 de enero caerán máscaras, por eso reflexiono y observo el difícil futuro que enfrentamos, reconozco la fragilidad de la vida… sé que se puede vivir muriendo.

No se equivoquen ni unos ni otros, evidenciamos la histeria del gobierno por transformar la voluntad popular, que se manifestó a través de las urnas electorales. De concretarse no quedará más remedio… que hacerla respetar cueste lo que cueste.

Lo que plantean los chavistas es que continuemos divididos en partes irreconciliables, por eso mienten, inventan, toman decisiones a la carrera, denuncian trampas dentro de un sistema controlado completamente por ellos, por eso se distancian de un pueblo que está esperando que volvamos a ser un solo país.

No pretendo ser aguafiestas, asumo no cerrar los ojos frente a lo que veo, el ejecutivo junto a su corte de sumisos poderes tienen la palabra, o pasamos una Feliz Navidad o iniciamos el Apocalipsis a la venezolana. “Desengáñese compadre”, nadie está distraído ni embriagado de triunfo, la Unidad Democrática, la opinión pública internacional y un pueblo cansado, se encuentran unidos y atentos, interrogándose sobre el devenir… conscientes en medio de las alegrías… del recuerdo de las pruebas atravesadas.

Dos de cada tres venezolanos dijeron ¡hasta aquí llegamos con ustedes! La única estrategia del gobierno fue la intimidación y el atropello y hasta en eso fracasó, el resultado de una mayoría calificada es conocido hasta en la China. El oficialismo está sumido en la desesperación… mala consejera. Maduro y Diosdado cual mafiosos de baja ralea, “encompinchados” con siete malandros integrantes de la Sala Constitucional, pretenden torcer la voluntad popular.

Si algo queda de un proyecto bolivariano, su supervivencia dependerá entre escoger el camino de su reconstrucción, aceptar las reglas democráticas o darle una patada a la Constitución y mostrar su cara dictatorial.

De tomar esa ruta, 2016 será el fin de los tiempos rojos y el de la reconstrucción a través de un dialogo civilizado, destinado a resolver la destrucción del aparato industrial y comercial del país. Aspiramos que de nuevo se produzca en Venezuela, que existan iniciativas privadas, inversiones, trabajo, desarrollo, seguridad y crecimiento.

Para eso votó el pueblo, solo en la cabeza calenturienta de un puñado de extremistas cabe que pueden ahora con maniobras sucias burlarse de los electores. Jugar con fuego a estas alturas solo producirá una alianza internacional masiva contra un gobierno desacreditado a través de su gestión y que intenta mantener el control, implementando un auto-golpe constitucional.

Allí el reto histórico, decidir entre la barbarie política que piensa que estamos en el siglo XIX, con un partido de fanáticos, de gente manipulada y de financistas enchufados, dispuestos a todas las argucias para perpetuar el robo y la desolación, o enfrentar el siglo XXI con un verdadero espíritu solidario, con sus prioridades puestas en un pueblo ávido de cambios.

Instalar una asamblea paralela, inexistente en nuestra Constitución, nombrar defensora pública a Susana Barreiros, jueza inmoral que condenó sin pruebas al líder opositor Leopoldo López, más el nombramiento de 13 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia fuera del periodo de sesiones ordinarias, sin cumplir con lapsos, requisitos y procedimientos, constituyen un atentado a los derechos de la ciudadanía y de la institucionalidad, medidas proporcionales al escaso tamaño democrático de Cabello.

El círculo se cierra sobre el fenecido Presidente de la Asamblea roja rojita, teme las que debe, Maduro tendrá que decidir cómo pasar a la historia. O sigue la desesperada carrera de Diosdado por mantener su influencia, que dicho sea de paso será siempre con la esperanza de desplazarlo, o asume su responsabilidad y evita el apocalipsis.

Lo ilegal quedará sin efecto, lo no previsto en la Constitución ni siquiera existe, se avecina una confrontación. Proclama Diosdado y probablemente tiene razón, rápida y definitiva en defensa del orden jurídico y contra la inmoralidad, la deshonestidad y la corrupción. No queda otra, para eso se tiene el respaldo mayoritario del pueblo y los cuerpos militares institucionales dirán la última palabra.

La lucha en Venezuela apenas comienza, las intenciones del gobierno están a la vista, la Unidad Democrática tendrá necesariamente que tomar decisiones políticas difíciles, el apoyo internacional será primordial para la acción nacional, pero debemos estar conscientes de que habrá un precio, la guerra inevitablemente tiene un costo.

Quizás algunos comprendan que de seguir ese rumbo, la solución con menos traumas para Venezuela será sacar esposados a los delincuentes que prefieren destruirla antes de aceptar su derrota, aquellos que pretenden mantenerse decidiendo de manera ilegítima y contra la voluntad nacional.

Las brujas de rojo guardan silencio, ni siquiera defienden su actuación dentro del CNE, se encuentran entre la espada y la pared, obligadas a aceptar por disciplina partidista que la oposición tenía una remota opción de cometer fraude y confirmar que ellas la tuvieron siempre. La verdad es que siempre violaron la neutralidad a que estaban obligadas, solo que esta vez la avalancha fue tal que les impidió actuar como acostumbraban.

Los venezolanos votamos por que se abandone un proyecto político fracasado, aspiramos resolver los problemas económicos y sociales, los que hoy actúan solamente para defender sus privilegios se autoexcluyen de la mayoría del país. La revolución bolivariana se encogió al tamaño de la inteligencia de Maduro, se volvió cínica y turbia como la dimensión de los narco-generales y demás sobrinos, se ensució como la conciencia de los jueces que condenan inocentes y se mostró cruel y asesina como los mercados vacíos, farmacias sin medicinas y las balas asesinas de las bandas y colectivos bolivarianos.

Yo apuesto hoy por una celebración navideña llena de esperanza, por una Venezuela mejor que sea producto de la experiencia acumulada, de la lección aprendida por tantos errores. Militares, políticos, empresarios, trabajadores, estudiantes, todos rechazamos la confrontación promovida por los voceros oficiales del régimen.

Sus últimas actuaciones evidencian la agonía del monstruo, los consejos de los Castro no funcionan, en realidad solo eran útiles para que ellos pudieran obtener beneficios. Sin embargo lograron sumirnos en la inflación más alta del mundo, hicieron estrago con todo, comenzando con las empresas del estado, nos dejaron sin agua, luz, comida, medicinas, transporte y sin materias primas.

Lo que no se robaron lo regalaron. Los herederos presidenciales, los enchufados, los chulos latinoamericanos, las Farc, los Hezbollah, ex maridos y ex mujeres fueron los beneficiarios privilegiados de contratos, expropiaciones, ayudas financieras y dólares preferenciales.

Crecieron aprovechando el poder, mientras el pueblo vivía muriendo. Superarlo implica un gran consenso que reúna sectores, instituciones, centros de estudio, profesionales y militares, que establezcan las bases de una reconciliación nacional necesaria para reactivar la economía, recuperar la institucionalidad y el orden jurídico y para comenzar a ocuparnos de los más necesitados… que así sea.

Nelson Castellano-Hernandez
nelsoncastellano@hotmail.com
@nelcasher
Venezuela Futura

Francia