viernes, 21 de febrero de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, VIERNES 21/02/2020,

GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS: COVID-19: CUANDO HAY UN SANTO NUEVO, AL COMPÁS DE LA CIENCIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 6 minutos
Cuando hay un santo nuevo...el santo viejo no hace milagros. Ante la epidemia del coronavirus Covid-19, originada en China, que hasta el día en que esto escribo lleva confirmados más de 72.000 casos (22 de los cuales en el continente americano: 15 en Estados Unidos y 7 en Canadá; cerca de 1.800 fatales), la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decretado una emergencia global de salud. Si bien en América Latina no se han registrado casos hasta la fecha, muchos gobiernos regionales están tomando medidas prudentes para evitar que eso ocurra, a la par de difundir informaciones que... más »

TRINO MÁRQUEZ: LAS SANCIONES: LAMENTABLES E INEVITABLES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 14 minutos
Las sanciones que los factores de poder internacional –Estados Unidos, la Unión Europea, el Grupo de Lima- están aplicándole al gobierno de Nicolás Maduro, no constituyen ninguna victoria de la oposición. En realidad, representan el signo de la decadencia de un régimen que optó por atornillarse al poder, aunque esa obsesión siga causando el aislamiento y la destrucción del país. No celebro que los norteamericanos hayan sancionado a Pdvsa y, ahora, a Rosneft Trading, mampara utilizada por Maduro para colocar en el mercado internacional el crudo que producido en el país, para de ese... más »

CARLOS BLANCO: OPTIMISMO MODELO CHINO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 23 minutos
1. Una de las discusiones más estériles es sobre si se es pesimista u optimista. Estos días la necedad ha alcanzado niveles atómicos, cuando, ante las posiciones críticas sobre los eventos se pide… ¡optimismo! El célebre y manoseado tema del vaso medio vacío: los optimistas claman por verlo medio lleno y los pesimistas gimotean al verlo medio vacío; cuando lo cierto es que quienes tengan al menos dos dedos de frente y no sucumben a chantajes, sólo pueden verlo medio lleno y medio vacío al mismo tiempo. 2. Entre ciertos empresarios y algunos usuarios del país, con cierto copete, se ... más »

RAFAEL GARCÍA MARVEZ: CONJETURAS SOBRE UNA GIRA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 25 minutos
Ha sido de tales dimensiones la exitosa gira llevada a cabo por Juan Guaidó desde el veinte de enero, que aún es forzoso referirse a ella; es decir, no hay forma de tomar otro camino. Las enrevesadas y múltiples opiniones de escritores y analistas no cesan, como tampoco paran las interpretaciones veladas de políticos opositores que en privado manifiestan las sospechosas reservas de que se concrete la salida de Nicolás Maduro del poder. Algunos de los incrédulos, aquellos que actúan con cuestionable pesimismo, sin argumentos contundentes, para sostener sus puntos de vista, son dirige... más »

DOMINGO ALBERTO RANGEL: MILAGROS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 31 minutos
En nuestro país abundan los prodigios… a pesar de los resultados. Algunos tan maravillosos que pueden competir con milagros que ya quisieran documentar quienes trabajan por la canonización de José Gregorio y las Madres María de San José o Rendiles. A la vista de todos en Venezuela se ha producido un portento y ya el mundo exterior está enterado de que la etapa superior del Socialismo del Siglo XXI es el Capitalismo. Pero este portento medios y redes lo ignoran… y pocos saben que en nuestro país ahora se pueden importar y exportar libremente todos los productos e insumos lícitos pa... más »

JUAN GUERRERO: CIBERACOSO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 34 minutos
Si no fuera por las redes sociales (RRSS) Venezuela se encontraría más aislada y censurada. Hace cerca de 10 años dejé de comprar periódicos y revistas impresos. Uno que otro libro he adquirido, de resto, mi vinculación con la información es a través de las Redes Sociales(RRSS). Son ellas parte de mi cotidianidad. Por eso otorgo a este medio suma importancia como una herramienta que cada día adquiere mayor relevancia en la cotidianidad del venezolano. Es tiempo de asumir responsablemente el uso de los medios digitales con absoluta consciencia porque se trata, a fin de cuentas, de re... más »


GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS: COVID-19: CUANDO HAY UN SANTO NUEVO, AL COMPÁS DE LA CIENCIA

Cuando hay un santo nuevo...el santo viejo no hace milagros.

Ante la epidemia del coronavirus Covid-19, originada en China, que hasta el día en que esto escribo lleva confirmados más de 72.000 casos (22 de los cuales en el continente americano: 15 en Estados Unidos y 7 en Canadá; cerca de 1.800 fatales), la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decretado una emergencia global de salud. Si bien en América Latina no se han registrado casos hasta la fecha, muchos gobiernos regionales están tomando medidas prudentes para evitar que eso ocurra, a la par de difundir informaciones que inciten a la población a acudir a centros de salud, de sentir síntomas sospechosos de infección por Covid-19. 

Así las cosas, en nuestro terruño somos testigos de innumerables conferencias, foros, simposios sobre el novedoso coronavirus Covid-19, casi todos promocionados por asociaciones médicas, institutos de investigación, universidades, academias, cuyos científicos, alarmados ante la posibilidad de que el virus de marras llegue a estas costas tan desprovistas de asistencia hospitalaria, se han dado a la tarea de poner el tema en el candelero en previsión de que el virus se cuele por nuestras porosas fronteras. Un loable esfuerzo.

Mientras tanto y sin que se sienta una alarma similar, las viejas pestes instaladas en nuestro país desde tiempo inmemorial, que habían sido razonablemente controladas en la segunda mitad del siglo XX, han reaparecido vergonzosamente por derrumbe del sistema de salud en manos del régimen. Una, que suele ser llamada ahora “la enfermedad de la pobreza”, la tuberculosis, se llevó por los cachos a ilustres integrantes de la godarria caraqueña colonial, entre ellos Simón Bolívar y sus padres, así como a multitud de venezolanos que sobrevivieron a las guerras de independencia y federal solo para perder su lucha contra el Mycobacterium tuberculosis, por falta de medicamentos eficaces, desconocidos para la época. 

A la muerte del dictador Juan Vicente Gómez, la tasa de incidencia de tuberculosis en 1936 era de 111 por cien mil habitantes en el país, lográndose descensos a 94 (1960), 28 (1980) y 24 (1995). Dichos avances en el control de la enfermedad fueron revertidos en estos tiempos tormentosos, al punto de que en 2019 la tasa subió a casi 48 por cien mil, similar a la reportada en 1970, es decir, 50 años atrás,  con una proyección para 2021 de 74 por cien mil, si no se toman medidas sanitarias urgentes para revertir esa regresión.

Otro flagelo recurrente en nuestro país, reflejado en notables novelas venezolanas (por ejemplo, “Casas muertas” de Miguel Otero Silva) ha sido la malaria o paludismo. Producida por parásitos del género Plasmodium y trasmitida por mosquitos del género Anopheles, la malaria fue objeto de una legendaria campaña sanitaria liderada por Arnoldo Gabaldón como general en jefe, que comenzó en 1945 y condujo a disminuir la rata de fallecimientos por paludismo de 112 por 100 mil habitantes en 1945 a apenas 9 en 1950 y a 1 en 1955. El éxito de esa cruzada fue tal que en 1961 la OMS declaró la erradicación de la malaria en el 68% de la zona malárica, unos 400 mil km cuadrados, un hito único en el mundo. Arturo Uslar Pietri lo reflejó entonces de esta manera: “los cambios sociales y políticos que experimenta el país son no solo consecuencia de una Venezuela con petróleo sino de una Venezuela sin malaria”.

El paludismo dejó de ser una afección endémica en Venezuela hace setenta años, pero regresó por sus fueros en la primera década de este siglo XXI y ahora trasciende sus fronteras sin que nadie parezca capaz de contenerlo. Los casos se han multiplicado notablemente, sobre todo en los dos tercios del país donde esa enfermedad había sido erradicada por completo, en el Estado Bolívar, el arco minero, un territorio hoy sin ley donde las mafias y las fuerzas paramilitares hacen de las suyas en connivencia con el régimen. Hoy en día, la OMS reporta que Venezuela es uno de los cuatro países en el mundo, en conjunto con Nigeria, Sudán del Sur y Yemen, que se encuentra en condición de alerta, y a la vez presenta el 53% o más de los casos de todo el continente americano. 

Datos suministrados por María Eugenia Grillet dan fe de la gravedad de la situación. En 2018 y por segundo año consecutivo, Venezuela presentó más casos que la suma de los otros 18 países con transmisión de malaria en el continente. La tendencia al aumento de la incidencia de casos ha sido progresiva, desde 2000 hasta 2018, haciendo que el porcentaje de casos nuevos en Venezuela en relación al total del continente haya aumentado 20 veces. 

Muchos nos preguntamos qué pasaría si el Covid-19 llegara a estas tierras, donde en estos años de barbarie se ha echado para atrás no menos de 70 años en materia de salud. ¿Está preparada Venezuela para resistir un nuevo virus? ¿Ustedes que creen, queridos lectores?

Gioconda San Blas
gioconda.sanblas@gmail.com
@daVinci1412

TRINO MÁRQUEZ: LAS SANCIONES: LAMENTABLES E INEVITABLES

Las sanciones que los factores de poder internacional –Estados Unidos, la Unión Europea, el Grupo de Lima- están aplicándole al gobierno de Nicolás Maduro, no constituyen ninguna victoria de la oposición. En realidad, representan el signo de la decadencia de un régimen que optó por atornillarse al poder, aunque esa obsesión siga causando el aislamiento y la destrucción del país. No celebro que los norteamericanos hayan sancionado a Pdvsa y, ahora, a Rosneft Trading, mampara utilizada por Maduro  para colocar en el mercado internacional el crudo que producido en el país, para de ese modo evadir las sanciones aplicadas por la administración de Donald Trump. Todo esto me parece una tragedia que daña a la nación.

Venezuela pasó, gracias a la ambición desmedida del madurismo –y antes, del chavismo- a ser el tablero en el que se juegan los intereses geopolíticos de los Estados Unidos y Rusia, las dos principales potencias militares del planeta. Reducida la capacidad de compra de los petrodólares y venida a menos la influencia de la dictadura cubana, Maduro optó por aferrarse al cinturón de Putin para sobrevivir en medio del cerco que lo asfixia. El autócrata ruso decidió competir con Trump en el terreno que los norteamericanos han considerado su área de influencia desde el siglo XIX.  La osadía de Putin colocó el conflicto en una zona peligrosa: los gringos no permitirán impunemente que Putin expanda su influencia en América Latina, utilizando como punta de lanza a Venezuela,  ubicada en una zona  clave.

Los Estados Unidos no desean intervenir militarmente a Venezuela. No lo consideran conveniente porque no conseguirán el apoyo de sus principales  aliados internacionales: la Unión Europea, Colombia y Brasil. Tampoco están ganados para abrir una línea de confrontación con la mayoría de los gobiernos de la región, que sin duda se opondrían a una intromisión violenta. Sin embargo, no aceptarán que los rusos, los cubanos, los guerrilleros colombianos y grupos extremistas del Medio Oriente, sigan desplazándose por el territorio venezolano, como si estuviesen en sus propios hogares. Quienes promovieron la invasión extranjera  fueron los chavistas y los maduristas. La incursión cubana, bielorrusa e iraní comenzó hace veintiún años, cuando Hugo Chávez ascendió al poder. Luego, con Nicolás Maduro,  esa presencia se ha hecho más avasallante con el arribo de los chinos, los turcos y los rusos.   

        Estos últimos, con la excusa de asistir y adiestrar a los militares venezolanos en el uso de las armas que el gobierno les compra, se han instalado en Venezuela. Desde hace dos década el régimen renunció a la soberanía nacional y se entregó en los brazos de países extranjeros. A partir de 2015, cuando Maduro perdió la Asamblea Nacional por mayoría abrumadora y vio cerca su final y el de la era chavista, optó por profundizar sus alianzas estratégicas con esos países, privilegiando la cercanía con Rusia. Su interés de atornillarse a Miraflores coincidió con el proyecto expansionista de Vladimir Putin. Por esta convergencia de intereses objetivos, el nuevo zar de Rusia ha respaldado todas las arbitrariedades cometidas por Maduro. Avaló la ‘institucionalidad’ madurista: el TSJ presidido por Maikel Moreno, creado en diciembre de 2015; la asamblea nacional constituyente, presidida por Diosdado Cabello; las elecciones de mayo de 2018, cuando Maduro fue reelecto, y causa fundamental de la insondable crisis  política y económica que vivimos.

     La anexión a las aspiraciones expansionistas del caudillo ruso y la tutela militar del nuevo imperialismo a Maduro, han sido recompensadas con la solidaridad automática de Putin a todos los atropellos al estado de derecho perpetrados por el régimen venezolano.

         La aspiración de Maduro de permanecer en el poder se complementa con el deseo de Putin de convertir a Venezuela en la plataforma de lanzamiento de su proyecto imperial en Latinoamérica. Putin necesita tiempo para que el plan se consolide. El régimen autoritario liderado por Maduro, también. 

        Es ideal: desprecia la alternancia en el poder y las elecciones libres, al igual que su tutor. Este panorama geopolítico lo ven despejado los países aliados de la democracia venezolana. Por ahora, han desechado la incursión militar. Lo que no han descartado, ni descartarán, son las sanciones contra el gobierno de Maduro. El objetivo luce claro: aislarlo, cercarlo, debilitarlo, hasta obligarlo a ceder en lo único que le exigen: que convoque unas elecciones presidenciales justas y competitivas, con la presencia de supervisores internacionales.

        Maduro se refugió en la cápsula que le fabricaron los rusos. Basta que Putin, con su frío pragmatismo, se convenza de que el costo de ese apoyo resulta mucho alto que la ganancia, para que el jefe del Psuv quede guindado de la brocha. En ese momento solo dependerá  de la fortaleza que le brinden los militares, quienes en la Venezuela  actual piensan más con las manos en los bolsillos, que con las manos en el corazón.    

         En términos muy comprimidos, este el cuadro actual. Las sanciones resultan lamentables, pero serán inevitables mientras Maduro se niegue a convocar elecciones presidenciales libres.

Trino Marquez Cegarra
trino.marquez@gmail.com
@trinomarquezc

CARLOS BLANCO: OPTIMISMO MODELO CHINO

1. Una de las discusiones más estériles es sobre si se es pesimista u optimista. Estos días la necedad ha alcanzado niveles atómicos, cuando, ante las posiciones críticas sobre los eventos se pide… ¡optimismo! El célebre y manoseado tema del vaso medio vacío: los optimistas claman por verlo medio lleno y los pesimistas gimotean al verlo medio vacío; cuando lo cierto es que quienes tengan al menos dos dedos de frente y no sucumben a chantajes, sólo pueden verlo medio lleno y medio vacío al mismo tiempo.

2. Entre ciertos empresarios y algunos usuarios del país, con cierto copete, se comienza a hablar de liberalidades impropias de un régimen rojo profundo: la circulación del dólar que se incrementa día a día, y será máxima cuando la faena de la destrucción total del bolívar sea completada. Sólo existirán dólares/euros, bolsas Clap y trueque. Además se habla de los famosos bodegones llenos de cuanta cosa había en las buenas épocas; de importaciones prácticamente libres; de apertura de cuentas en moneda extranjera; del cese de las expropiaciones; en fin, de condiciones para invertir y producir, siempre que usted no acompañe a la oposición vetada. Así se constituiría un esperpento aproximado al “modelo chino”, autocracia política y apertura económica.

3. Tales son las falacias que circulan. La admisión del dólar y del euro como monedas de curso legal, cuando las exportaciones petroleras están en su mínimo y las no petroleras son casi inexistentes, obedece a la necesidad de legalizar los dólares provenientes de toda fuente al margen de su legitimidad. Allí entran los acumulados en maletas de los barrigones de Fuerte Tiuna, lo que proviene de la exportación ilegal de oro y por supuesto de la gran narcolavandería del planeta. Lo que hay no es una aproximación al capitalismo sino al tribalismo del sálvese quien pueda. La sujeción al Estado y la condena a las cadenas de la pobreza no disminuye sino se acentúa. Lo que triunfado no es el orden de una sociedad emergente sino la bestialidad de una sociedad en desintegración.

4. Algunos se sorprenden de que haya “islas de bienestar” e incluso, que algunos empresarios prosperen. Esto no es sino ignorancia histórica: en toda sociedad hay desniveles; pero, en las sociedades más descompuestas, atrasadas y miserables, hay opulencia en ciertos núcleos. Por otra parte, la sociedad chavista-madurista requiere (léase bien: requiere) una capa empresarial que engrane la maquinaria financiera y, por supuesto, obtiene notables beneficios.

5. No hay nada que indique avances. El crimen siempre se adapta a los “nuevos tiempos”. Así como el crimen callejero es más potente que la policía que supuestamente lo combate, así las mafias económico-financieras también se adaptan y crecen.

6. Finalmente, no hay ni habrá avance de ninguna naturaleza sin la plena vigencia del Estado de derecho y la propiedad privada. Así que, ¡optimistas hundíos en el modelo chino!

Carlos Blanco
carlos.blanco@comcast.net
@carlosblancog
@ElNacionalWeb

RAFAEL GARCÍA MARVEZ: CONJETURAS SOBRE UNA GIRA

Ha sido de tales dimensiones la exitosa gira llevada a cabo por Juan Guaidó desde el veinte de enero, que aún es forzoso referirse a ella; es decir, no hay forma de tomar otro camino. Las enrevesadas y múltiples opiniones de escritores y analistas no cesan, como tampoco paran las interpretaciones veladas de políticos opositores que en privado manifiestan las sospechosas reservas de que se concrete la salida de Nicolás Maduro del poder. Algunos de los incrédulos, aquellos que actúan con cuestionable pesimismo, sin argumentos contundentes, para sostener sus puntos de vista, son dirigentes políticos identificados con el G4, aunque suene extraño. 

Por una parte, los partidos políticos de oposición frente al respaldo preferente, tan excepcionalmente distinguido por figuras de gran poder en el mundo como: Donald Trump, Iván Duque, cancilleres del Grupo de Lima, Boris Johnson, Ángela Merkel, Emmanuel Macron, Justin Trudeau, y ahora se suma el gobierno español de Pedro Sánchez, es evidente que estos partidos pierden contundencia. Frente al respaldo al ante dicho G4 todo esto le resta indispensabilidad,  ya que los hombros sobre los que hoy se afinca el presidente encargado venezolano hace más frágiles los omoplatos criollos. En otras palabras, estas acciones bajaron bruscamente de precios, sin desestimar, por supuesto, la estricta importancia de los cuatros partidos confederados, la unidad y la participación… 

Pareciera, sin embargo, que mayor rédito obtendría estas organizaciones si el camino se hiciera más largo, más tortuoso y el tiempo más dilatado o difuso. En fin, estos partidos amigos de la causa tendrán que realizar evidentes esfuerzos para conquistar un lugar prominente entre las predilecciones de JG. 

Por otra parte, hay unos cuantos elementos que podemos ubicarlos del lado de lo que se conoce como de naturaleza subjetiva, ejemplo: El trato afectuoso del presidente Trump, un hombre osco por naturaleza, le dé palmadas afables a la entrada de la Casa Blanca, tiene consecuencias significativas. La casi euforia puesta de manifiesto, en varias ocasiones, por el embajador venezolano Gustavo Tarre Briceño; político de muchos años acostumbrado a ver y ser actor, en otras ocasiones, de hechos trascendentes, no suceden por cosas nimias, es decir, insignificantes. Del mismo modo, el mandatario conversó acerca de las herramientas económicas para construir un futuro próspero para Venezuela con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). De este encuentro con el BID puede sacarse como conclusión conjetural, que la salida de Maduro de Miraflores es tan factible que se están previendo desde ya planes de desarrollo para el gobierno por venir. 

En conclusión, el liderazgo de Guaidó se afiló dentro y fuera del país. Si a algunos de los dirigentes de la oposición pensaron en el peor momento de este, que lo tuvo, subirse al ring, no dudo que desistirán de esa idea antes de salir gravemente magullados de ese combate. El régimen, por otra parte, tiene muchas cosas que atender, cosas muy serias de que ocuparse. Se rumora que medios de comunicación amigos de NM, entre ellos AlNavío, le instan: “no tomarse a la ligera la amenaza del presidente de Estados Unidos. Asimismo, la posición del mandatario, se refiere a Trump, respecto a Venezuela podría generar rupturas entre las filas oficialistas”. De modo, que estamos viviendo tiempos quizás de menos euforias, de menos embriagueces, pero mucho más reflexivos, más auspiciosos, de mejores resultados que el año 2019 y de una trayectoria vital determinada. Por si algo quedaba por fuera, no creo que Trump tenga condiciones, ni vocación, para hacer el papel del hazmerreír del planeta, esto no se puede comer con nada; simplemente, ese maridaje no existe.     

Rafael García Marvez
garciamarvez@gmail.com
@RGarciaMarvez

DOMINGO ALBERTO RANGEL: MILAGROS

En nuestro país abundan los prodigios… a pesar de los resultados. Algunos tan maravillosos que pueden competir con milagros que ya quisieran documentar quienes trabajan por la canonización de José Gregorio y las Madres María de San José o Rendiles.

A la vista de todos en Venezuela se ha producido un portento y ya el mundo exterior está enterado de que la etapa superior del Socialismo del Siglo XXI es el Capitalismo.

Pero este portento medios y redes lo ignoran… y pocos saben que en nuestro país ahora se pueden importar y exportar libremente todos los productos e insumos lícitos para la ley.

Y hacerlo con libertad… sin pedirle dólares a los gobiernos fue el sueño de todos los liberales en Venezuela… sueño imposible durante el puntofijismo cuando pasamos cuarenta años con las garantías económicas de la Constitución de 1961 suspendidas… y ahora el presidente Maduro lo aprueba de un plumazo.

Si la oposiciòn… mejor dicho… los directivos que tienen secuestrado el concepto desde hace 20 años… fuesen honestos… y ya el Cucutazo, Citgo y Monomeros, para no mencionar el destino de la ayuda humanitaria o el episodio del burdel en la Villa del Rosario… han demostrado que no lo son… en ese hipotético caso han debido apoyar las medidas.

Y en seguida exigirle al gobierno de Trump que cese de interferir la economía nuestra… no solo porque le causa daño al pueblo venezolano… porque esas sanciones fortalecen los gobiernos… como fue en los casos de Pinochet y Francisco Franco… o Fidel Castro… sino porque son absurdas cuando las aplica un Presidente que dice apoyar el libre mercado

Cabría exigirle a nuestro gobierno que profundice esas medidas… aunque chillen algunos chavistas nefelibatas… pero eso es pedirle peras al olmo.

Otro prodigio para comentar es el del diputado Brito: El que le cantó las verdades al autoproclamado este 5 de enero… que ahora sale con que sea el Nuncio… embajador de un poder extranjero… quien designe el nuevo CNE.

¡Santa Cachucha: Sabrá ese diputado que nombrar el CNE es su trabajo y no el de un representante extranjero! ¡Sabrá que en Venezuela además de católicos hay ciudadanos que practican otras religiones… y hasta ateos!
Por portentos como ese hay que cambiar los diputados.

Domingo Alberto Rangel
doalra@yahoo.com
@DomingoAlbertoR

JUAN GUERRERO: CIBERACOSO

Si no fuera por las redes sociales (RRSS) Venezuela se encontraría más aislada y censurada.

Hace cerca de 10 años dejé de comprar periódicos y revistas impresos. Uno que otro libro he adquirido, de resto, mi vinculación con la información es a través de las Redes Sociales(RRSS). Son ellas parte de mi cotidianidad.

Por eso otorgo a este medio suma importancia como una herramienta que cada día adquiere mayor relevancia en la cotidianidad del venezolano. Es tiempo de asumir responsablemente el uso de los medios digitales con absoluta consciencia porque se trata, a fin de cuentas, de relaciones humanas que se encuentran delante y detrás de las pantallas.

Hace tiempo que las RRSS dejaron de ser patrimonio de los comunicadores sociales (periodistas y analistas de opinión) para ser asumidos por los ciudadanos como instrumentos de comunicación integrales e integradores.

Destacamos estas afirmaciones en razón de conocer algunas experiencias que en tiempos recientes han ocurrido en la actividad cibernética con el denominado “ciberacoso” entre usuarios de algunas plataformas digitales.

Hace apenas un par de años ocurrió el suicidio de una tuitera quien, después de verse inmiscuida en una acalorada discusión con otros tuiteros, decidió suicidarse. Fue de las primeras experiencias dolorosas vinculadas al tema que tratamos.

Por estos días vuelve a presentarse otra discusión, pero ahora a gran escala, entre un conocido “influencer” y una tuitera por un asunto que si bien es de importancia (protección de la fauna silvestre) no era necesario llevarlo a niveles tan desagradables, como este del acoso cibernético.

La denunciante terminó siendo vituperada, humillada, amenazada en su integridad física y degradada en su condición humana. Fue, sencillamente, objeto de maltrato por parte de quien, en su condición de influencer y seguido por más de 2 millones de fanáticos, se lanzaron contra una hasta ahora anónima tuitera, como hordas fanatizadas descargando odio y violencia verbales sin medida ni control.

He leído de otras experiencias en el plano político, deportivo y de farándula, concretamente, donde la virulencia se ha hecho extrema. Si bien es cierto que la gran mayoría de los países mantienen en la actualidad, leyes y normas para regular la actividad de los usuarios en las RRSS, no deja de llamar la atención los niveles de agresividad y violencia que incitan a la práctica de la transgresión de principios y valores en las sociedades.

Las RRSS son el reflejo de un mundo oculto de quienes hacen uso de ellas. Detrás de las pantallas se encuentran unas realidades, seres humanos, generalmente viviendo en un mundo de insatisfacciones, de restricciones y resentimientos de todo tipo, quienes encuentran al interactuar con el Otro cibernauta, la ocasión para “descargar” su emocionalidad.

Detrás de la pantalla existen seres humanos, personas que expresan su cotidianidad con menos restricciones, por lo tanto, con más informalidad, de manera directa, espontánea y al momento. Y es precisamente ese “momento” esos segundos donde se asume protagonismo, se es héroe o villano, se adquiere una cierta consciencia de trascendencia, aunque esta sea a costa de anular al semejante.

Las RRSS en sí mismas no son responsables de nada, por el contrario, son un excelente y trascendente vehículo de integración social, cultural que llegaron a nuestras vidas para quedarse, como la televisión, el celular y el cine. Los usuarios sí debemos entender que su “uso” es parte nuestra. De cómo lo hagamos dependerá nuestro éxito o fracaso como ciberusuarios y por tanto, el que seamos reconocidos y tomados en cuenta socialmente.

En esto último los llamados influencer apenas comienzan a ser reconocidos, más por la cantidad de seguidores que por otras cualidades que puedan tener. Habrá que agregarle en lo adelante, principios y valores como ciudadano, coherencia y ética en sus argumentos y temas que aborda. En fin, que un influencer no puede denominarse como tal sólo por el hecho de sobrepasar determinado número de seguidores. Porque habrá también que revisar hasta qué punto es importante contar con una cantidad de seguidores, que a fin de cuentas son bots (simples robots repetidores) o similares analfabetas funcionales. 

Juan Guerrero
camilodeasis@hotmail.com 
@camilodeasis