miércoles, 26 de diciembre de 2018

ACTUALIZACIÓN, MIÉRCOLES 26-12-2018, EL REPUBLICANO LIBERAL

GINA MONTANER, POR LOS QUE NO ESTÁN Y POR LOS QUE NO VOLVERÁN

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 11 minutos
Para muchos estas fechas son días de celebración en familia. Precisamente esta temporada hace más evidentes las ausencias de quienes desaparecieron abruptamente o están encerrados contra su voluntad. El caso de Khashoggi es otro más de un periodista asediado por un régimen que a cualquier precio acalla a los medios independientes, tal y como está ocurriendo actualmente en Nicaragua, donde el binomio Daniel Ortega-Rosario Murillo aplasta a la prensa que denuncia sus corruptelas y su aparato represor, seguros de que pueden vivir con las manos manchadas de sangre sin pagar por ello. L... más »

OMAR ÁVILA, Y NICOLÁS… SIGUE AHÍ

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
¿Será que Nicolás Maduro cree que Venezuela es un juego de monopolio? Aunque el bolívar soberano más que una moneda fuerte es solo un papel, no somos parte de un juego de mesa. De soberano no tiene nada porque, aun que lo nieguen está sujeto al dólar e hipotecada a los chinos, los rusos y ahora a los turcos y, para colmo depende de las decisiones de los cubanos. Las medidas económicas siguen siendo ineficientes y sus resultados nefastos. El gobierno sigue sin dictar ninguna acción para proteger el salario, no incentiva la producción y no se prevé, al menos “por ahora” un plan par... más »

NOEL ÁLVAREZ, AÑO NUEVO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 39 minutos
Dentro de pocos días despediremos el año 2018, dándole la bienvenida al 2019. Me parece que es un momento ideal para reflexionar acerca de nuestro futuro y el de nuestro país: Este nuevo año debe ser, Dios mediante, el espacio de reencuentro con los principios morales y valores éticos, así como también de la recuperación definitiva de la libertad plena para Venezuela. Debemos situarnos en un plano que nos permita ser capaces de superar algunos resabios atávicos que todavía persisten en nuestra sociedad: el medalaganismo; el cuanto hay pa eso; el ponme donde “haiga”; el fiao y dao c... más »

NELSON CASTELLANO-HERNÁNDEZ, UN PEDACITO DE PATRIA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 43 minutos
Dentro de pocos días celebramos Nochebuena… y me encuentro frente a una página en blanco, sin encontrar de qué escribir.Había reflexionado sobre el espíritu de la Navidad y sentía que debía transmitir un mensaje positivo. Los lectores esperan en estos días una señal, una luz en el túnel… unas frases que los ayuden a enfrentar la dura realidad… que levante el ánimo para continuar la lucha. Me parecía que, por las fechas, se imponía un poco de esperanza. Para de alguna manera estimular el estado de ánimo tan decaído, que se empeñaba en estrellarse contra el rostro y el corazón… perci... más »

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, UN COMPROMISO CON DIOS, SAINETE EN CÁPSULAS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 53 minutos
Estoy frente a frente con una realidad perturbable y difícil de desmenuzar. Cómo se puede mantener una sonrisa inmutable, chocando a diario con un campo minado de angustias. Siempre será de valientes el plantarle cara a la controversia. Pero es más complicado el hacerlo, esbozando una tranquilidad memorable y discreta, ante esta locura complicada en que se ha vuelto nuestro mundo. De ahí depende los peliagudos conceptos de la fe. Creer sin bajar los brazos. Estar seguro de la bonanza del alma, mientras caen desmayados los presupuestos del hogar y toca a la puerta alguna noticia aci... más »



JOSÉ RAFAEL AVENDAÑO TIMAURY, SOLILOQUIAR

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
24 de diciembre es el preludio de la navidad. En nuestro país –en anhelada época, pretérita ya- acostumbrábamos darle comienzo al jolgorio de rigor. En casa solíamos cenar exactamente a la media noche degustando el aperitivo y los bajativos acostumbrados. Así se le daba comienzo al día de navidad propiamente dicho. De igual modo procedíamos el 31 de diciembre, con idéntico ritual, -agregando las infaltables doce uvas- para recibir el año nuevo. ¡Ahora para mí y la mayoría de los venezolanos la cosa es distinta! Las razones las conocemos de sobra… La lectura ha sido una especie... más »


GINA MONTANER, POR LOS QUE NO ESTÁN Y POR LOS QUE NO VOLVERÁN


Para muchos estas fechas son días de celebración en familia. Precisamente esta temporada hace más evidentes las ausencias de quienes desaparecieron abruptamente o están encerrados contra su voluntad.

El caso de Khashoggi es otro más de un periodista asediado por un régimen que a cualquier precio acalla a los medios independientes, tal y como está ocurriendo actualmente en Nicaragua, donde el binomio Daniel Ortega-Rosario Murillo aplasta a la prensa que denuncia sus corruptelas y su aparato represor, seguros de que pueden vivir con las manos manchadas de sangre sin pagar por ello. Los ejemplos que ha seguido este matrimonio tóxico son los de la dinastía castrista en Cuba y el chavismo que se ha enquistado en Venezuela como una metástasis imparable.

Hablando del país sudamericano, donde Nicolás Maduro se empeña en perpetuar el experimento fallido de la revolución bolivariana que impuso su mentor Hugo Chávez, los presos políticos rebosan las cárceles. En el presidio venezolano los opositores son torturados y también son ejecutados impunemente. La poca prensa independiente que queda como El Nacional apenas puede sobrevivir por el acoso gubernamental. Cada día que pasa Venezuela se hunde más en la miseria que copia del modelo famélico cubano, bajo el cual actualmente encontrar pan y otros productos derivados del trigo es como aspirar al milagro de que caiga maná del cielo.

En víspera de esta Navidad tan precaria en un país donde hubo riqueza y abundancia (aunque mal gestionada por gobiernos corruptos antes de la llegada del chavismo), la familia del preso político Juan Requesens ha denunciado un sistema jurídico vendido a los intereses del gobierno que viola los derechos del diputado opositor de Primero Justicia, preso desde agosto y a la espera de un juicio que se dilata. Requesens, a quien se le ha fabricado un caso por supuesto complot contra el régimen de Maduro, se pudre en la cárcel sin comunicación con el exterior. Con él se ensañaron particularmente, al divulgar poco después de su arresto unas fotos que pretendían debilitar su imagen y que quedó en una burda maniobra de Maduro para desacreditar a la oposición.

Acabará el año sin que nada se haya conseguido tras el atroz asesinato en octubre del periodista saudí Jamal Khashoggi, poco después de que entrara al consulado de su país en Estambul. Tanto la inteligencia de Turquía como la de Estados Unidos manejan evidencias de que el columnista del Washington Post fue asesinado y posteriormente descuartizado en la delegación oficial por sicarios a las órdenes del príncipe Mohamed bin Salmán.

Sin embargo, la condena internacional no ha servido de mucho y el propio presidente Donald Trump le ha dado prioridad a los lazos comerciales con el reino saudí antes que a la flagrante violación de los derechos humanos que ejerce esa monarquía déspota.

El crimen de Estado contra Khashoggi es una prueba de la impunidad con la que operan ciertos gobernantes sin que haya consecuencias mayores. De ahí el abrazo cómodo y la amplia sonrisa de Vladimir Putin con Salmán en la reciente cumbre del G-20. Indiferentes ambos al clamor por las revelaciones de que Khashoggi (quien fue señalado por sus críticas al príncipe) había sido desmembrado antes de que sus asesinos se deshicieran de sus restos. A fin de cuentas, los propios esbirros del presidente ruso matan a enemigos del Kremlin y a disidentes allá donde los encuentran y las democracias occidentales poco o nada pueden hacer contra sus desmanes.

Son días amargos para la novia y los hijos de Jamal Khashoggi, a estas alturas resignados a no conocer nunca toda la verdad del día en que desmembraron al periodista con una sierra eléctrica. Días de hiel en Cuba y Nicaragua para una oposición arrinconada por crueles dinastías familiares ajenas a las carencias de sus súbditos. Son días tristes para los presos políticos en Venezuela y sus seres queridos, que van de una instancia a otra en busca de respuestas para sacarlos del laberinto de abusos que comete la cúpula chavista.

En esta época agridulce conviene recordar las palabras del disidente y premio Nobel chino Liu Xiaobo, a quien la dictadura comunista de Xi Jingping lo dejó morir de un cáncer en presido: “La libertad de expresión es el fundamento de los derechos humanos, el origen de la humanidad, y la madre de la verdad. Estrangular la libertad de expresión significa pisotear los derechos humanos, reprimir la humanidad y suprimir la verdad.”

Gina Montaner
@ginamontaner.

OMAR ÁVILA, Y NICOLÁS… SIGUE AHÍ


¿Será que Nicolás Maduro cree que Venezuela es un juego de monopolio? Aunque el bolívar soberano más que una moneda fuerte es solo un papel, no somos parte de un juego de mesa.

De soberano no tiene nada porque, aun que lo nieguen está sujeto al dólar e hipotecada a los chinos, los rusos y ahora a los turcos y, para colmo depende de las decisiones de los cubanos. 

Las medidas económicas siguen siendo ineficientes y sus resultados nefastos. El gobierno sigue sin dictar ninguna acción para proteger el salario, no incentiva la producción y no se prevé, al menos “por ahora” un plan para recuperar la economía y frenar la hiperinflación.   

Y es que luego del plan Maduro tenemos más depreciación de la moneda y del poder adquisitivo, más inflación y por ende mayor contracción del consumo y de la actividad económica. 

En fin, hoy el reto del gobierno permanece intacto: Implementar la liberación cambiaria que prometió y no aplicó, la disciplina fiscal que no implementó, el ajuste de gasolina, que su incapacidad de implementación se comió, el anclaje monetario que jamás ocurrió y la búsqueda de recursos frescos que no llegaron y siguen buscando desesperadamente. Los 500 millones de dólares que recién le prestó la CAF no son nada. China, Rusia y otros gobiernos aliados están presionando para que apliquen el ABC básico de la economía para poder garantizar cobrar. 

Es una realidad que con la crisis, no solo la hiperinflación sigue aumentando, sino que también se incrementa el control y la dependencia del gobierno sobre la mayoría de nuestro pueblo. 

Siguen tejiendo relaciones clientelares y de control social. Los juguetes de Navidad: El pernil, los ingredientes para las hallacas, los bonos. Son insuficientes pero es lo único que esa población depauperada, económica y moralmente, tienen seguro para seguir sobreviviendo. 

Los trabajadores cada día están más pobres, pero no es menos cierto que hay una mayor dependencia de la población a los repartos subsidiados del gobierno, quien por esta razón, por ahora aumenta su control social.

La verdad es que 15 años de controles han sido de las causas de la profunda crisis, pero el gobierno insiste y fija otra vez los precios acordados, que no son más que una ficción. Esta vez, ordena a los comercios vender la carne en BsS 420, precio que no se equipara con la realidad y que no se encuentra ni en sus tiendas Clap. 

Producto de esta hiperinflación devastadora hasta el dólar ha perdido prácticamente el 100 % de su poder de compra en menos de un año.

Este año la economía terminará con 1.370% de inflación. El año próximo se prevé que aumentará aún más.

Venezuela se venció ante los imperios rusos y chinos. Somos colonia cubana. Murió la nacionalización y nació la entrega de nuestros recursos naturales. Seguimos entregando nuestras riquezas a imperios y nunca producimos internamente para crecer como nación.

Termina otro año y Nicolás Maduro, aun cuando no tiene ni popularidad, ni carisma y una legitimidad y nacionalidad en entre dicho, sin capacidad intelectual, académica y mucho menos moral, sin embargo sigue ocupando el cargo para el que, “supuestamente”, resultó electo. Hay que preguntarse ¿Por qué?

Omar A. Ávila H.
@OmarAvilaVzla

NOEL ÁLVAREZ, AÑO NUEVO


Dentro de pocos días despediremos el año 2018, dándole la bienvenida al 2019. Me parece que es un momento ideal para reflexionar acerca de nuestro futuro y el de nuestro país: Este nuevo año debe ser, Dios mediante, el espacio de reencuentro con los principios morales y valores éticos, así como también de la recuperación definitiva de la libertad plena para Venezuela. Debemos situarnos en un plano que nos permita ser capaces de superar algunos resabios atávicos que todavía persisten en nuestra sociedad: el medalaganismo; el cuanto hay pa eso; el ponme donde “haiga”; el fiao y dao con lo que pueda la burra; a pernil regalao no se le mira la grasa y tantos otros. Esos antivalores deberían ser sustituidos por: el trabajo creativo, el emprendimiento, la honestidad, el respeto a lo ajeno y a los valores cristianos.

Debemos proponernos superar la cultura de la descalificación o la complicidad, ya que, si alguien es bueno, lo es, aunque sea nuestro peor enemigo, así mismo, si es malo, es malo aunque sea nuestro hermano y no debemos ocultarlo. La cultura de la connivencia ha permitido el florecimiento y actuación de una casta de dirigentes cohabitadores con el régimen o con grupos económicos cercanos a él, lo cual, en mi criterio, ha permitido que esta pesadilla se prolongue por casi dos décadas. Hace un tiempo, una persona a quien aprecio, me increpó con la siguiente frase: Yo sé que son corruptos pero no digas nada porque son opositores y si eso se hace público contribuye a fortalecer al régimen. Actitudes como esta en nada ayudan para el restablecimiento de la democracia.

Los cohabitadores, mentirosos, corruptos, politiqueros caza renta y elecciones, no deben tener cabida en la Venezuela por venir. Esta nueva realidad, debería ser el ámbito para la inclusión, el respeto, la superación de la pobreza, el rescate de la producción y en esencia, para identificar el entronque donde extraviamos el camino del progreso que llevó a la ONU a pronosticar, hace ya unos cuantos años, que Venezuela sería el primer país de Latinoamérica en abordar la autopista del desarrollo. Esos falsos liderazgos debemos confinarlos con los jarrones chinos, en tanto, nosotros sufrimos los dolores de parto para parir los nuevos dirigentes que tendrán la responsabilidad de conducir eficientemente los destinos de ese país emergente.

Dejo hasta allí mis críticas reflexiones mundanas para pasar a otras más profundas y espirituales: La proximidad de la Nochevieja es un momento propicio y especial para agradecer al Buen Pastor con cualquier oración, como esta que les presento a continuación: “Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año 2018 quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI. Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo serlo. Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir”.

“Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que están más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría. Pero también, Señor, hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado. Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo”.

“También te pido perdón por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios. En los próximos días iniciaremos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario aun sin estrenar y te presento estos días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivir. Padre Santo, hoy te pido para mí, los míos, los que conducen los destinos de nuestro país y para Venezuela entera: la paz y la alegría; la fuerza y la prudencia; la claridad y la sabiduría.

“Señor quiero vivir cada día del 2019 con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz. Cierra mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes. Permíteme vivir en el mundo de la justicia y la verdad, apártame de la mentira y de la cobardía. Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno, que mi espíritu se llene solo de bendiciones y las derrame a mi paso”. Con esta sentida oración, en nombre de mi familia, del Movimiento político que coordino y en el mío propio, quiero desearle a mis gentiles lectores: Feliz Año Nuevo.

Noel Álvarez
Coordinador Nacional del Movimiento Político GENTE
Noelalvarez10@gmail.co
@alvareznv

NELSON CASTELLANO-HERNÁNDEZ, UN PEDACITO DE PATRIA


Dentro de pocos días celebramos Nochebuena… y me encuentro frente a una página en blanco, sin encontrar de qué escribir.Había reflexionado sobre el espíritu de la Navidad y sentía que debía transmitir un mensaje positivo. Los lectores esperan en estos días una señal, una luz en el túnel… unas frases que los ayuden a enfrentar la dura realidad… que levante el ánimo para continuar la lucha.

Me parecía que, por las fechas, se imponía un poco de esperanza. Para de alguna manera estimular el estado de ánimo tan decaído, que se empeñaba en estrellarse contra el rostro y el corazón… percibo que nos rodea una energía negativa, producto de la desesperación y de la ausencia de esperanza.

Pero no podía escribir; mis dedos se negaban a inventar argumentos que mi corazón no creyera. Se imponía escribir la verdad, describir el dolor, la ausencia, la perdida… para entender la dimensión de lo que enfrentamos… para intentar explicar esto y para poner los pies en la tierra.

Una verdad que nos ayude a enfrentar la batalla, con la visión exacta de los hechos… que nos permita acertar en las decisiones.

En estos días los discursos oficiales parasitan el buen entendimiento. El venezolano se debate entre sus tradiciones y la rabia contenida en sus corazones. Se sabe estafado, burlado, manipulado.

Se resiste a que le roben su espíritu navideño… lo han despojado de tantas cosas, que hace una cuestión de honor, defender sus sentimientos, sus recuerdos, sus rituales y los momentos felices con familiares y amigos.

Una sarcástica declaración oficial, trajo a mi mente al iluminado de Sabaneta, que arengaba a las masas con su grito de guerra “tenemos Patria”, un invento publicitario para justificar lo que venía… que perderíamos todo, como les pasó a los cubanos.

La “Patria” de Chávez la coronó Maduro, es la patria con “P” minúscula, rojita… manchada de sangre inocente; una patria sin servicios de luz y agua, sin medicinas, sin empresas que produzcan. Es también la patria sin comida, sin tierras cultivadas, sin pollo, carne o café.

Sin justicia…sin papel higiénico. Es una patria que sus militares traicionaron, que los que controlan el poder arruinaron y que le robaron lo que producía.

Es la patria de chavistas, enchufados y boliburgueses multimillonarios. Es la patria que el pueblo venezolano abandona caminando; ante la hambruna, la desnutrición y las enfermedades.

La torpe y desventurada declaración, que estimuló mis recuerdos, la daba Rangel Silva, tratando con nuevas mentiras de justificar, que solo podía entregar a cada uno, un “pedacito de pernil”. Me pareció tan representativo de la realidad… era lo que había dejado la revolución bolivariana, un pedacito de patria.

Cuando un gobernador está ocupado cual dependiente de pulpería, ejemplifica el país que tenemos. El país de Maduro, donde los indicadores sobre la corrupción parecen no tener límites, donde un solo hombre – Alejandro Andrade – puede obtener una comisión por un monto de más de mil millones de dólares, imagínense el total negociado.

Entre Chávez y Maduro lograron que el país llegara al puesto 169 del ranking de transparencia internacional.

Hoy se imponer decir la verdad sin anestesia, aunque suene duro porque eso incluye también a gran parte de la población… protestando por un pernil, cuando tiene al frente al destructor del país.

El gran crimen del régimen es más perverso, porque además de robarse todo, se han dedicado a la trasformación del pueblo de Venezuela. Buscan convertirnos en un país de vándalos; masas irracionales que se incitan al saqueo de supermercados, de camiones de productos, de tiendas de artefactos eléctricos.

Buscan acostumbrarnos a la ley de la selva, la del más vivo, a la del típico chavista ladrón. Intentan desmoralizar al pueblo como hicieron con los militares, cuando implantó el plan Bolívar 2000 al margen de la Contraloría… una vez que se ensuciaron, quedaron comprometidos y bien callados.

Un pueblo que se sienta a esperar, que la caigan las cosas de arriba, es un pueblo educado para mendigar. Susceptible de ser manipulado una y otra vez; sea por necesidad o por ignorancia.

Si no asimilamos lo que sucede como una triste lección, seguiremos cometiendo los mismos errores. Este consejo es válido también para los dirigentes políticos y empresariales; quienes o asumen riesgos vivenciales para superar esta crisis, o sino prepárense para desaparecer.

Esto es lo que hay, nos queda un pedacito de patria… ese pedacito es como una semilla, que encierra toda la potencialidad de un árbol. Donde pueden florecer valores, principios, oportunidades, emprendimiento, fe, esperanza, trabajo, salarios, educación, respeto, orden, justicia…

Ese árbol puede dar frutos, venezolanos honestos y emprendedores; empresarios que generen trabajo y riquezas; funcionarios al servicio de su pueblo.

Tendrá la oportunidad de crecer y producir nuevas semillas, si los que estamos aquí y ahora, lo cuidamos, habrá que regarlo y protegerlo con el ejemplo, con honestidad y con coraje… Nadie dijo que será fácil construir un nuevo bosque… con muchos árboles.

Muchos no han querido aceptar, que para que la planta crezca, hay que arrancar la mala hierba que la rodea. Nacional y extrajera… a la que el chavismo permitió invadir nuestros campos.

No podremos recoger maíz, en una tierra reseca llena de ortigas. Estas malezas se confunden con buena simiente, se disimulan… hasta es posible que la tengamos al lado nuestro.

Lo primero que tenemos que entender, es que salir de esto es tarea de todos. Demasiado importante para dejarlo en manos de unos pocos, que se han mostrado poco asertivos.

El pueblo, las universidades, los sindicatos, los profesionales, los padres de familia, los gremios, todos debemos asumir un rol protagónico en dos frentes, el nacional y el internacional. La iglesia como institución, una de las pocas que despierta confianza, tiene una responsabilidad histórica importante, probablemente convertirse en el factor de unión nacional.

La claridad en las posiciones futuras, será crucial para recuperar la confianza internacional. Los egos desmesurados, los intereses partidistas o personales, aprenderán a unificar esfuerzos y a canalizar acciones contundentes o serán ignorados… porque si no, solo quedará espacio para la reacción incontrolada de las muchedumbres enardecidas.

Que se puede esperar como reacción ante un legado de destrucción y corrupción. La ausencia de una política de Estado dirigida hacia la solución de la crisis, no justifica la negligencia de acciones opositoras lucidas.

Esto es lo que deseo en el 2019, el nacimiento de una oposición integral, patriota, con estrategias pragmáticas adaptadas a la realidad. Con proposiciones económicas, políticas y sociales, que nos saquen del marasmo actual.

Un movimiento nacional, sincero, probo, capaz de hacer alianzas internacionales, con los intereses de política internacional en juego. Que llame a los de adentro y los de afuera, a los profesionales, a los expertos y a los que están dispuestos a enfrentar las horas más difíciles… las horas finales

Así la “esperanza” en el año 2019, tendrá posibilidad de ser una realidad.

Nelson Castellano-Hernandez
nelsoncastellano@hotmail.com

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, UN COMPROMISO CON DIOS, SAINETE EN CÁPSULAS


Estoy frente a frente con una realidad perturbable y difícil de desmenuzar. Cómo se puede mantener una sonrisa inmutable, chocando a diario con un campo minado de angustias. Siempre será de valientes el plantarle cara a la controversia. Pero es más complicado el hacerlo, esbozando una tranquilidad memorable y discreta, ante esta locura complicada en que se ha vuelto nuestro mundo.

De ahí depende los peliagudos conceptos de la fe. Creer sin bajar los brazos. Estar seguro de la bonanza del alma, mientras caen desmayados los presupuestos del hogar y toca a la puerta alguna noticia aciaga y dolorosa. Pero de la calma de nuestros ánimos diversos depende los resultados próximos de la vida. Se llama confianza entera en Dios, aunque las malas noticias trituren el techo de nuestra paz.

Es más probable que las pruebas difíciles de la existencia han sido más recurrentes que las propias faltas gramaticales. Que las dudas se han inmiscuido más de lo debido cuando no entendemos los hechos enrevesados y arduos para superarse. Pero estoy seguro de que los recuerdos armoniosos y solemnes son más continuos, que las fatalidades de esta vida rocambolesca.

He tenido accesos de risa incontables en mi existencia. Sería imposible enumerarlos, pues se mezclan con otras situaciones todavía mucho más agradables y gloriosas. Pero es muy probable que contabilicemos más los momentos espinosos, los golpes emocionales, las privaciones del amor y los sueños desnutridos. Todo lo malo parece resguardado en el almanaque viejo de las evocaciones.

Cómo mantener una voluntad inquebrantable y una fe férrea ante las adversidades. De dónde parte un optimismo sólido, convincente, real y decidido, si el mundo parece desplomarse por momentos. Precisamente, el secreto de esa fe notable es no dudar. Es estar alegre por compartir la felicidad del amor de nuestro Padre Eterno con los demás. Es saber con una convicción íntima, infranqueable e interminable, que todo estará bien por contar con un Dios protector.

No estamos abandonados a nuestra suerte. Esta etiqueta deleznable y poco juiciosa deviene del pesimismo.  De por sí, resulta de la carencia de fe, la cual no cuenta con razonamiento científico. Los milagros no pueden explicarse con tomos abultados y suntuosos. Por eso algunos letrados tienden al ateísmo, porque se alejan casi adrede, de la majestuosidad de Dios. No creen en lo que no puede comprobarse y por eso no la experimentan.

No es tarea sencilla lograr esa sonrisa espléndida con los nubarrones roncándonos en los oídos. Le creemos más a la consternación, que a un abrazo oportuno o a una frase fraterna. Ansiamos tanto que nos receten la felicidad y nos digan con milimétrica precisión, qué debemos tomar para la prosperidad, que olvidamos que todos los suplementos alimenticios del corazón, proviene de nuestras oraciones sinceras al Señor.

Partamos que hemos recibido desde el instante de nuestro nacimiento, tantos obsequios decisivos y un sinfín de momentos placenteros, que la eternidad nos queda corta para agradecer por tantos privilegios.

Tenemos un compromiso con Dios para mantenernos felices. Tal vez no estemos en confortables situaciones o se nos pierda con dolor tremendo, algún familiar querido o un estilo de vida justo. Pero Dios siempre estará allí para devolvernos el aliento y seguir andando los caminos más sinuosos y arduos. Debemos creerlo intensamente.

La biblia está atiborrada de ejemplos diversos y peculiares de cómo mantenernos en la fe. Aunque caemos en el error de no prestarle crédito a los testimonios de nuestra propia vida, cuando el Señor nos resuelve alguna contrariedad y nos devuelve esa tranquilidad necesaria.

Hoy te invito a sonreír conmigo. A destapar el frasco de la nostalgia y a recordar el mapa amplio de tu vida valiosa. Dios siempre estará de nuestra parte, ansioso porque salgamos victoriosos en esta prueba de supervivencia. La fe está dentro de ti. Debes hacerla tuya y nunca dudar. Ese es el secreto de una felicidad que nadie ni nada podrá quitarte y que podrás compartir con los demás.



José Luis Zambrano Padauy

zambranopadauy@hotmail.com

@Joseluis5571

JOSÉ RAFAEL AVENDAÑO TIMAURY, SOLILOQUIAR


24 de diciembre es el preludio de la navidad. En nuestro país –en anhelada época, pretérita ya- acostumbrábamos darle comienzo al jolgorio de rigor. En casa solíamos cenar exactamente a la media noche degustando el aperitivo y los bajativos acostumbrados. Así se le daba comienzo al día de navidad propiamente dicho. De igual modo procedíamos el 31 de diciembre, con idéntico ritual, -agregando las infaltables doce uvas- para recibir el año nuevo. ¡Ahora para mí y la mayoría de los venezolanos la cosa es distinta! Las razones las conocemos de sobra…

     La lectura ha sido una especie de refugio protector para tranquilizar e incentivar la mente. Sobremanera cuando ésta se encuentra agitada. Producto de la lectura el intelecto comienza a generar -hilvanándolas-  conclusiones sobre lo leído. Escogí, casi al azar, una publicación en la web (El hecho de comprar un libro de manera habitual –como también era costumbre casi cotidiana- es ahora también un lujo imposible) para fabular un poco con lo leído con la intención de evadirme.

     Entonces tropecé con un ensayo de Jacqueline Peschard titulado “La cultura política democrática”. (7° edición, noviembre de 2102. Instituto Federal Electoral. Printed en México) publicada en pdf. Comencé, como suelo hacer, anotando los párrafos que me llamaran la atención para glosarlos y contrastarlos. El título –“per se”- es sugestivo y pensé que me ayudaría un poco a entender la mentalidad de los compatriotas ante la Crisis Nacional que nos agobia y nos aturde. Situación sin parangón alguno en nuestra historia republicana. Cuando constaté que las anotaciones eran extensas decidí copiarlas literalmente y transcribirlas. Sin modificación e interpretación alguna. Las comparto a plenitud. Con la única intención de que mis estimados lectores –al igual que yo- las ponderen debidamente y asuman las debidas conclusiones.

               “… En cuanto a la percepción que se tiene de sí mismo, compartir una cultura política democrática implica concebirse como protagonista del devenir político, como miembro de una sociedad con capacidad para hacerse oír, organizarse y demandar bienes y servicios del gobierno, así  como negociar condiciones de vida y de trabajo; en suma, incidir sobre las decisiones políticas y vigilar su proyección”.

               “…Hay que legitimar el sistema al tiempo que asegurar la gobernabilidad. En principio la ciudadanía es un grupo de individuos racionales, libres e iguales ante la ley, que conforman el sujeto por excelencia de la cosa pública y de la legitimación del poder”.
               “… La fuente primera y última del poder es la voluntad del pueblo, es decir, de la ciudadanía. Esto constituye una noción que en su sentido más profundo condensa los rasgos y los factores que dan forma a una cultura democrática”.

                  El ciudadano es el protagonista de la esfera pública ya claramente diferenciada de la privada. Adicionalmente, ya no es súbdito  del Estado que solamente está llamado a obedecer los dictados del poder o a someterse bajo el imperativo de la fuerza, sino que participa directa o indirectamente en el diseño de dichos dictados y, desde luego, en la fundamentación misma del poder del Estado, al ser titular de la soberanía. O sea la creencia y la certeza de que se tiene cierto control sobre la élites políticas y sobre las decisiones que éstas adoptan”.

               “… El modelo cívico, fórmula específica con la que se identifica a la cultura política propia de democracias estables y asentadas, supone la existencia de individuos racionales que en la esfera privada son egoístas e interesados porque velan por la promoción de sus intereses, mientras que en la pública son responsables y solidarios. Es allí donde se recrea el presupuesto de la supremacía de la esfera de lo público sobre la esfera privada, que es una herencia republicana”.

               “… La noción de ciudadano se expresa nítidamente en el término elector votante. Que no es otra cosa que una categoría jurídica-política básica que iguala a los individuos entre sí, puesto que desde que se instauró el sufragio universal y secreto en el curso de los siglos XIX y XX, cada  elector, independientemente de su situación social, particular, tiene el mismo peso al ejercer el derecho al sufragio, es decir, el voto de un millonario o del presidente de la república cuenta lo mismo que el de un desempleado”.

               “…  El término ciudadano tiene una connotación que rebasa la mera formulación normativa del derecho a votar para alcanzar una dimensión política en un sentido estricto”.

               “… El ciudadano quiere, al igual que al elector, ser antes que nada un sujeto 
activo de la política, un miembro de la sociedad con capacidad para nombrar a sus representantes y gobernantes; pero también quiere organizarse en defensa de sus derechos, para ser escuchado por el gobierno y, en fin, para influir en las simples direcciones y decisiones de la vida política en el sentido más amplio, sin obviar los aspectos sociales y económicos”.

               “ … Es necesario propiciar una sociedad abierta activa y deliberativa con amplios márgenes de autonomía frente al Estado. Una cultura política democrática donde se conciba a la sociedad como una entidad abierta y permeable donde se fomenten y se recreen la discusión de los problemas, el intercambio de opiniones, la agregación y articulación de demandas. Es decir, las virtudes cívicas de asociación y participación”.

              “… Propugnar una cultura política secularizada. La cultura que se seculariza es aquella en que las creencias, sentimientos, concepciones y actitudes hacia los objetos políticos van dejando de estar ligados a estilos ideológicos rígidos y dogmáticos que dependen de una voluntad ajena para abrirse a toda clase de información y convertirse en seculares. Vale decir, conscientes, pragmáticos y multivalorativos. Sujetos al libre albedrío y tolerantes frente al flujo de los cambios”.

               “… Esta secularización implica el paso de una concepción de la sociedad basada en la asignación arbitraria del trabajo y las recompensas, a una centrada en el postulado de la existencia de opciones que se le presentan al individuo para que él haga su selección”.

               “… La cultura política democrática conlleva la idea de pluralidad. Cada quien tiene los mismos derechos y ejercen todas las libertades individuales (de creencia, expresión, agrupación etc.) de manera en que la tolerancia ante creencias diferentes y hasta 
contradictorias sea la regla para que todas puedan coexistir en un mismo espacio político. Constituye, en síntesis, el reconocimiento genuino del otro y de su derecho a militar en un partido distinto. A no ser visto como enemigo al que hay que eliminar. Aceptarlo como adversario, con el que hay que pelear, pero para confrontar ideas y debatirlas con argumentaciones diferentes”.

               “… Para evitar los abusos de poder es necesario someterlo a la competencia entre distintos aspirantes y proyectos políticos  con una periodicidad definida entre la reelección de manera indefinida”.

     Con la venia de los distinguidos lectores continuaré la segunda y última parte (Lo referido a la Cultura Política Democrática expresado por Jacqueline Peschard) en el próximo artículo correspondiente al 31 de diciembre.

     Luego de las consideraciones teóricas -si se quiere- de la cultura democrática, es menester conjugarla con apreciaciones puntuales de orden táctico. Aterrizar en la  pantanosa y angustiosa realidad circundante. Es decir proseguir resueltamente con acción política concreta.

     Afirmé en artículo anterior que la pasada elección de concejales constituyó un cierto y valedero plebiscito. El ganador fue la abstención. ¡Sin duda alguna! Es decir, se patentizó la decisión de la mayoría de no votar ante la inseguridad de que su voto hubiere sido reconocido y aceptado como tal. Sin mácula ni manipulación alguna por parte de la dictadura. Esto -sin más y sin menos- fue una lección ciudadana democrática por parte de la ciudadanía. Esta clara determinación debe ser acompañada con sucesivas acciones inmediatas para no diluirse. La manifestación de voluntad expresada tiene que perfeccionarse y consolidarse a través de la instauración de un nuevo gobierno de unidad nacional que haga viable la transición.

     Los primeros diez días del venidero año serán definitorios para el desenlace del drama. El ilegítimo gobierno pretende legitimarse formalmente el día 10. El sainete programado será celebrado ante la asamblea nacional constituyente o ante el Tribunal Supremo de Justicia. Paradójicamente ambos órganos son tan ilegítimos como el que pretende legitimarse.
     Lo importante -ante el ya inminente hecho político- consiste en asumir; tanto la ciudadanía, como la población en general, una acción contundente, clara y diáfana al respecto. La dictadura no ha agregado nada nuevo fuera de lo usual para celebrar el nefasto acto. El disminuido jefe del partido ha anunciado que para ese día (10 de enero) Caracas será tomada por sus conmilitones. Nuevamente seremos testigos del monumental y faraónico estacionamiento  en que se convierte Caracas cada vez que Maduro y su combo desea “enseñar los dientes”. Constataremos, de nuevo, como los camaradas del interior -cada día más escuálidos- gozarán de la solitaria, ruinosa y empobrecida capital… ¡Eso sí, con generosos viáticos, comida y “caña”!

     La oposición organizada no ha hecho pública ninguna decisión formal al respecto. Como nunca, la situación fáctica de los venezolanos en general, y de los caraqueños en particular, se han presentado condiciones objetivas insoslayables, como en la actualidad, para demostrar de manera fehaciente la repulsa y férrea oposición generalizada a las pretensiones continuistas del totalitarismo. El medio idóneo no puede ser otro que la convocatoria a una Huelga o Paro general por 24 horas ese fatídico pero emblemático día. No es necesario elaborar un legajo de consideraciones políticas, económicas y sociales para fundamentarlo. ¡Los hechos y las circunstancias están allí! … Imposible de ocultar o soslayarlas por parte de los politicastros de siempre..

     De producirse, -la huelga o el paro- el país y el mundo entero podrán contrastar objetivamente hacia donde se inclina la balanza: Por un lado, los escasos y bien remunerados “turistas” recurrentes procedentes del interior. Por el otro lado, un país entero coherentemente paralizado. Con Caracas nuevamente dando el ejemplo… ¿Quién le pone el cascabel al gato?

     ¡Huelga General o Paro por 24 horas el 10 de enero!

Jose Rafael Avendaño Timauyri
Cheye36@outlook.com
https://jravendanotimaurycheye.wordpress.com
@CheyeJR