miércoles, 2 de enero de 2019

ACTUALIZACIÓN DE HOY, MIÉRCOLES 02-01-2019, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II"

ÁLVARO VARGAS LLOSA, RUMBO AL 10 DE ENERO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
EL10 de enero tendrá lugar una ópera bufa más en la historia política de Venezuela si nada lo impide: Nicolás Maduro será nuevamente proclamado Presidente y se dará inicio a su nuevo periodo presidencial. Recordemos cómo se llegó hasta aquí. En 2013 Maduro asumió el poder tras la muerte de Hugo Chávez violando por lo menos tres artículos de la Constitución. Luego convocó elecciones presidenciales y presentó su candidatura en condición de gobernante sin el menor sustento legal. En seguida, procedió a cometer un amplio fraude contra Hnrique Capriles y, mediante el servil ente elector... más »

ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA, LOS CHACALES DE LA RED Y LA REBELIÓN DE LOS IDIOTAS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
Fue en el 2015, en unas declaraciones al periódico romano La Stampa, que el Nobel italiano de Literatura Umberto Eco dio el juicio más demoledor, incisivo y exacto sobre la peste blanca del Siglo XXI que amenaza con aniquilar nuestra convivencia ciudadana: la red. A la que acusó sin melindres de servir a la “invasión de los imbéciles”. Los tontos del pueblo, de cualquier sexo, raza, edad y condición, donde quiera que estén y del color político que sean, pues como teclean y tienen acceso gratuito al lenguaje universal de los 140 caracteres, repotenciados a los 280, se creen poderoso... más »

BEATRIZ DE MAJO, EL PAÍS QUE VACIÓ EL HAMBRE, SOBREDOSIS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
Mientras el gobierno se empeña orondo, en mostrarle al país la hermosa iluminación colocada en las calles para alegrarle la Navidad a los caraqueños, dos serias proyecciones vaciaban el alma de aquellos a quienes nos duele la patria: El Fondo Monetario Internacional proyectó la inflación venezolana del 2019 en 10.000.000 % y las Naciones Unidas a través de su Comisión para los Refugiados anticipó que al menos 2 millones más de los nacidos en suelo venezolano saldrán del país en los meses del año que entra. El hambre se ha vuelto la más dramática expresión de la desastrosa vida ... más »

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, DE QUÉ ESPESOR SON LAS HOJAS DEL ALMANAQUE

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
Hoy no tengo la suficiente complexión emocional como para edificar un balance de lo que fueron 365 días para el olvido. Sería como desmenuzar por sorbos y con pormenores nocivos para la buena digestión de los sentidos, un diario de vida que se abultó de tachaduras y de dientes apretados. Por eso, no haré este arqueo de los respiros de mi país en ningún plano para un 2018 que expira en el ventanal de las amarguras, por más que seamos un territorio donde se batieron los récords más sorprendentes y se dejó en claro que se puede estar peor. Que nuestra desgracia puede hallarse a toda p... más »





RONNY PADRÓN, VOLUNTAD DE VENCER AL SOCIALISMO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
Ello y no otra cosa es el primer paso que corresponde a quienes pretendan liderar el restablecimiento del orden constitucional en la República de Venezuela. Algo de Perogrullo que sin embargo reiteramos a escasos días para iniciar el nuevo periodo constitucional 2019. La anécdota viene a cuento por el circo que tiene armado la dictadura socialista en Gobierno, y los traidores que infiltraron la Asamblea Nacional, con el objetivo de evitar el cumplimiento de una obligación constitucional exclusiva y excluyente de este órgano del Poder Público, a saber: (…) … “Cuando se produzca la f... más »

JAVIER ANTONIO VIVAS SANTANA, ¿SE ACERCA OTRO 23 DE ENERO A MIRAFLORES?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Desde antes de navidad y cuando se aproxima el final de 2018, las protestas por pernil se han intensificado en todo la geografía nacional. Desde trancas en la avenida Juan Bautista Arismendi en la isla de Margarita, hasta manifestaciones del sector 23 de Enero hacia el Palacio de Miraflores reclamando a Nicolás Maduro que el susodicho pernil jamás llegó a sus mesas, a pesar que el presidente de la República dijo hacia finales de octubre, "este año no vamos a fallar con el pernil"¹, reconociendo que mintieron con semejante promesa en 2017, resulta obvio que nuevamente la codiciada c... más »

JAVIER ANTONIO VIVAS SANTANA, ¿SE ACERCA OTRO 23 DE ENERO A MIRAFLORES?


Desde antes de navidad y cuando se aproxima el final de 2018, las protestas por pernil se han intensificado en todo la geografía nacional. Desde trancas en la avenida Juan Bautista Arismendi en la isla de Margarita, hasta manifestaciones del sector 23 de Enero hacia el Palacio de Miraflores reclamando a Nicolás Maduro que el susodicho pernil jamás llegó a sus mesas, a pesar que el presidente de la República dijo hacia finales de octubre, "este año no vamos a fallar con el pernil"¹, reconociendo que mintieron con semejante promesa en 2017, resulta obvio que nuevamente la codiciada carne del plato navideño, que supuestamente esta vez no faltaría en los hogares venezolanos, la realidad ha sido muy distinta si nos atenemos que prácticamente todos los días de este diciembre ha habido inconformidad pública y levantamientos populares exigiendo los perniles.

Pero en sí misma, ¿qué es la protesta del pernil? ¿Es acaso, una simple protesta que realiza la gente por tal pernil? ¡No! Tenemos que señalar que semejantes protestas demuestran el hambre que tiene una parte importante de la población, que curiosamente no sale a protestar por libertad, derechos humanos, democracia, colapso de servicios públicos, delincuencia, corrupción o hiperinflación, sino que implícitamente le están diciendo al madurismo que su paciencia tal vez no está agotada en los aspectos señalados, pero que precisamente es el estómago lo que les está haciendo rebasar su "lealtad y tolerancia".

En tal sentido, cuando a pesar de que algunos – cúpula madurista y opositores - dicen que esos manifestantes son unos "pendejos", la verdad es que parte de esa población muy pobre, también observa el cómo los jerarcas del gobierno aparecen degustando sendos banquetes, mientras ellos son lanzados con todo y carnet de la patria al destierro social del hambre y el desprecio, esperando que se les olvide tal promesa del pernil, porque diciembre tendrá su fin, como lo afirmó palabras más, palabras menos, a través de un audio un supuesto e inefable viceministro de "alimentación", que aún no desmiente tales palabras², tal pragmatismo, si interpretamos a dicho "funcionario", sería algo así como también decir, que esa gente sólo tendrá hambre en fechas de fin de año, y luego, pues aunque sea le queda hurgar en la basura para no morir de inanición.

Que veamos comunidades en todos los estados del país protestando por el pernil, por cajas o bolsas de alimentos, o por juguetes, o lleguemos a ver la aberración de que ahora hasta el Ministerio del Poder Popular para Educación (MPPE) venda paquetes navideños de comida pagando el "50% de inicial" y el otro 50% ser descontado por nómina, cuando en algunos casos ni siquiera los trabajadores dependientes de tal institución cobran ese 50% como quincena o semana de salario³, demuestra la depauperación social y la miseria en que ha caído el pueblo de Venezuela, cuando sus ingresos no les permiten ni siquiera comprar mínimos alimentos de subsistencia. Esa es la realidad.

Las protestas del pernil, aunadas con estas demagógicas políticas de vender comida a crédito a los empleados públicos, y las llamadas cajas que distribuyen los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), y que a su vez, por el déficit que se presenta en que tales "políticas sociales" no están alcanzando para satisfacer las necesidades de los sectores más "vulnerables", como eufemísticamente le están llamando a la pobreza crítica y la miseria, demuestra que estamos cada vez más cerca de una gran conmoción social.

De hecho, que la compra de un kilo de carne, un kilo de queso y un cartón de huevos, dupliquen o tripliquen el monto de un salario mínimo, reconocido para esta fecha por el propio madurismo según la tasa oficial en unos 7 dólares mensuales aproximadamente⁴, son realidades que van minando la resistencia social de la población, porque ni siquiera los mendrugos de dinero inorgánico otorgados en "bonos", permiten satisfacer el hambre más allá de dos o tres días, lo cual deja en evidencia que lo que ahora algunos denominan como protestas del pernil, mañana serán las protestas por ese bono, o se multiplicarán las protestas por ese Clap, hasta que finalmente un gobierno no podrá tener margen de maniobra para atender los mínimos requerimientos de demagogia que han venido haciendo con la población en los últimos años.

El madurismo viven hablando idioteces de que Venezuela "no está sola" ¡Hipócritas! Si China, Rusia y los turcos quisieran ayudar a Venezuela, entre los tres países prestarían al régimen neototalitario unos 100 mil millones de dólares para estabilizar la economía, pero la verdad es que éstos jamás harán semejante acción multilateral, y los únicos recursos que están enviando son para sus propias empresas que están explotando una decadente producción petrolera, así como el oro que encuentran en el sur de Bolívar destruyendo nuestra naturaleza.

La neodictadura de Maduro está contra las cuerdas. Las protestas por el pernil son simplemente el torso desnudo de un gobierno que agoniza. Cuando la hiperinflación se acelere en este 2019, y los salarios deban ser "ajustados" de manera quincena, semanal o incluso diaria, la explosión social será inevitable y esa comunidad del 23 de Enero que se acercó hasta Miraflores, es probable que en una nueva protesta que en ese caso será por más que un pernil, también se unirá con el resto del oeste, del este, del norte y del sur, pero no sólo de Caracas, sino del resto del país.

No hay nada qué hacer. La historia no podrá ser alterada en el curso de sus acontecimientos. Cuando los regímenes totalitarios han sumido a la población en la destrucción económica y el padecimiento del hambre, esa misma historia ha demostrado que sus días como sistema hegemónico de poder no pueden resistir ante la presión social de los pueblos.

¿Se acerca otro 23 de Enero a Miraflores? La protesta del pernil en este diciembre de 2018 parece darnos la respuesta de lo que será el 2019, que probablemente termine siendo muy feliz para muchos venezolanos, aunque no creo termine siendo así para la cúpula del poder y la senectud resentida del madurismo. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

Javier Antonio Vivas Santana
@jvivassantana

ÁLVARO VARGAS LLOSA, RUMBO AL 10 DE ENERO


EL10 de enero tendrá lugar una ópera bufa más en la historia política de Venezuela si nada lo impide: Nicolás Maduro será nuevamente proclamado Presidente y se dará inicio a su nuevo periodo presidencial.

Recordemos cómo se llegó hasta aquí. En 2013 Maduro asumió el poder tras la muerte de Hugo Chávez violando por lo menos tres artículos de la Constitución. Luego convocó elecciones presidenciales y presentó su candidatura en condición de gobernante sin el menor sustento legal. En seguida, procedió a cometer un amplio fraude contra Hnrique Capriles y, mediante el servil ente electoral, anunció su victoria por algo más de un punto porcentual. A pesar de ello, en 2015 la oposición logró la hazaña de derrotar a Maduro en los comicios legislativos, sobreviviendo a las siete plagas de Egipto, y a partir de enero la nueva Asamblea Nacional, con una mayoría opositora de dos tercios a la que le cercenaron algunos escaños para limitar su aplastante dominio, empezó a tomar decisiones.

Maduro contrarrestó el poder legislativo opositor haciendo que los tribunales a su servicio convirtieran en letra muerta los actos de la Asamblea. Pero eso no fue suficiente. En 2017 se sacó de la manga la convocatoria a elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente que reemplazaría a la Asamblea Nacional. Como es ampliamente sabido, la comunidad internacional no reconoció las elecciones y menos lo que produjeron: esa mascarada política llamada Asamblea Nacional Constituyente. Aunque Maduro hizo lo indecible para que la parlamento legítimo dejara de existir, él siguió actuando, sin poder real pero con fuerza simbólica y apoyo internacional.

Esto último cobra especial importancia ahora. ¿Por qué? Porque en 2018, al año siguiente de fabricar su instrumento constituyente, Maduro se presentó a la reelección, no sin antes encarcelar a todo el que pudo, inhabilitar las candidaturas (y organizaciones) opositoras y crear un clima perfecto para el resultado que su gente cocinó: una victoria con un porcentaje que superaba incluso al que se había atribuido Hugo Chávez en su última elección, a pesar de que las encuestas decían, una tras otra, que tres cuartas partes del electorado repudiaba al gobernante (hoy lo rechazan cuatro quintas partes).

Ese es el “mandato” que asumirá Maduro el 10 de enero sin reconocimiento internacional. La Asamblea Nacional, como lo han solicitado muchas figuras dentro y fuera del país, debe usar su poder simbólico y su legitimidad para invalidar esa toma de posesión y nombrar a un gobernante alternativo, de carácter interino, procediendo luego a convocar elecciones presidenciales.

No tengo la ingenuidad de creer que Maduro acatará la decisión de la Asamblea. Pero de lo que se trata es de elevarle el costo a Maduro todo lo posible, profundizando su ilegitimidad, dándoles a sus críticos más activos razones para una nueva ola de protestas, recordándole a la comunidad internacional el esperpento que está sucediendo en ese país y haciendo ver a los militares que amparan al dictador que están agravando su complicidad con los usurpadores.

Bajo dictaduras prolongadas que no logran sofocar la resistencia ciertas fechas sirven para concentrar la atención, los esfuerzos y las oportunidades de golpear al régimen donde más duele. El 10 de enero es una de esas fechas en la Venezuela de Maduro. Ojalá que la oposición, que ha pasado por un periodo de desunión en parte provocado por las malas artes del chavismo y en parte por errores graves de un sector que cree que caer en las trampas que le tiende Miraflores es la forma de avanzar hacia la democracia, aproveche la ocasión para recuperar protagonismo, vigor y sentido de lo importante.

Alvaro Vargas Llosa
@AlvaroVargasLl

Fuente: https://independent.typepad.com/elindependent/2018/12/rumbo-al-10-de-ene... / La Tercera

ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA, LOS CHACALES DE LA RED Y LA REBELIÓN DE LOS IDIOTAS


Fue en el 2015, en unas declaraciones al periódico romano La Stampa, que el Nobel italiano de Literatura Umberto Eco dio el juicio más demoledor, incisivo y exacto sobre la peste blanca del Siglo XXI que amenaza con aniquilar nuestra convivencia ciudadana: la red. A la que acusó sin melindres de servir a la “invasión de los imbéciles”. Los tontos del pueblo, de cualquier sexo, raza, edad y condición, donde quiera que estén y del color político que sean, pues como teclean y tienen acceso gratuito al lenguaje universal de los 140 caracteres, repotenciados a los 280, se creen poderosos, importantes e ilustrados. A cuyos más desaforados exponentes siguen automáticamente y sin un asomo de espíritu crítico legiones, miríadas, millones de estólidos.


Practican el pecado del que las huestes del castrocomunismo venezolano solían acusar a los adecos de tiempos de Rómulo Betancourt: disparar primero y averiguar después. Con un agravante que muestra el grado de degradación, vileza y encanallamiento moral en que incurren los invasores de esta nueva peste bubónica: no se dan a la tarea de averiguar después, porque el daño y la maldad que practican disparando su twitter es análogo al placer del orgasmo: se extingue en el mismo momento en que se produce. Una vez atacada, mancillada, inculpada y condenada la víctima de sus ataques – poco importa si se trata de un artista renombrado o de un político prestigioso, de una personalidad cualquiera y de cualquier sexo –  nada importan la verdad y la inocencia, que la verdad y la red no van necesariamente de la mano. El daño ya está hecho y es irreparable. La honra es como la virginidad: no tolera reparaciones. Date por satisfecho, malvado o malvada de la red: injuriaste a un inocente. Sólo tú, estupidez, eres eterna. No lo recuerdo por azar ni con desconocimiento de causa: el yerno de Antonio Ledezma ha sido exculpado de toda implicación en negocios o contubernios con los ricos de la estafa. Es un muchacho de toda honorabilidad. ¡Pero de qué buen pretexto sirvieron las falsas imputaciones para que los chacales venezolanos que adversan a su suegro y coabitan con el tirano se cebaran en su nombre y el de su esposa!

Vargas Llosa lo acaba de denunciar en El País en una ardorosa defensa del liberalismo, tan denostado por los idiotas e imbéciles de la red bajo la obscena y estulta acusación de “neoliberalismo”, la misma que sirvió de pretexto a la reacción civico militar y golpista venezolana para impedir que Carlos Andrés Pérez llevara a cabo la más importante revolución de la modernidad venezolana y lo guillotinara políticamente, abriéndole los portones a la devastadora imbecilidad chavista que hoy todos sufrimos, “democráticamente”.

Si el 4F hubiera existido la red y el twitter ya se hubiera engullido a la humanidad, millones y millones de twiteros venezolanos hubieran proclamado su bienvenida apoteósica al caudillo. Hugo Chávez fue, avant la letre,  el personaje perfecto para conquistar las redes y manipular a los chacales: lo distinguía la emotividad pura. La mentira perfecta dulce a los oídos del rencor republicano, pues la presentaba acaramelada con falsas verdades. Poco antes, los potenciales twiteros de ayer le habían dado un recibimiento majestático al felón mayor de la comarca, Fidel Castro. El Nobel peruano ha intentado desvelar el fenómeno reconociendo la naturaleza fascistoide y profundamente regresiva de la supuesta revolución tecnológica que está detrás de la red y la democratización de la barbarie que están llevando a cabo los inquisidores del twiter, inspirados por las nuevas brujas de Salem que ahítas de incultura e ignorancia se permiten dictarnos cátedra acerca de lo que es ético y no lo es.

 “Lo  que hay – dice el Nobel –  es una revolución tecnológica que está sirviendo para pervertir la democracia más que para fortalecerla. Es una tecnología que puede ser utilizada para fines muy diversos, pero de la que están sacando provecho los enemigos de la democracia y de la libertad. Es una realidad a la que hay que enfrentarse, pero desgraciadamente yo creo que todavía la respuesta es muy limitada. Estamos como desbordados por una tecnología que se ha puesto al servicio de la mentira, de la posverdad, y que puede llegar a ser, si no atajamos ese fenómeno, profundamente destructor y corruptor de la civilización, del progreso, de la verdadera democracia.” No tocó el meollo del problema: el twit está facilitando el envenenamiento espiritual de la muchedumbre y dándole poder a los peores y más canibalescos instintos gregarios. La crueldad inmisericorde, la desaparición de la compasión. Barbarie pura. La última cara del fascismo. Así se crea en lucha contra el totalitarismo.

Si el fenómeno ya ha sido suficientemente estudiado respecto de la función intrínsecamente regresiva de la televisión, que impone la inmediatez de la percepción y obliga a la sumisión y apatía total del televidente, anulando per se todo metabolismo crítico, el daño es infinitamente más potente y poderoso cuando nos enfrentamos a la masiva e irreflexiva inmediatez de la Red. Pues en ella interactuamos, lo que la televisión no hace posible. Nos hacemos activos sujetos de la guerra estúpida, la del teclado. Si antes bastaba con el juicio de la pantalla, hoy basta con la pedrada de la red. La difamación circula a la velocidad del rayo, es contagiosa como la peste negra, asesina sin dejar huellas y evapora a los culpables en la anónima y populosa muchedumbre de la infamia. Nos ha encapsulado en el invernadero de la canalla. Ha dinamitado nuestras certidumbres. Pues detrás del twit no existe explicación alguna: dictamina juicios y esconde la mano.asesina metafóricamente. Sin proceso previo. No se detiene ni ante la admiración ni el respeto, el sufrimiento, incluso la muerte. Mayor es el ataque y el odio, si el odiado y el atacado, del sexo y profesión que sean,  han sido amados, respetados, venerados por quienes ahora los arrastran al paredón imaginario de sus pantallas. Hay algo de esquizoide en quienes se vengan de quienes sacan la cabeza del promedio y por angas o por mangas caen bajo el hacha del verdugo internauta. Adios el “ama a tus semejantes como a ti mismo”. La nueva consigna es “odia a tus semejantes como, secretamente y sin saberlo, te odias a ti mismo.”

No sólo la verdad es su primera víctima, como decían los griegos que sucedía  en las guerras: es la ética, la moral, la generosidad y la compasión. El asesino serial de la red ha ejecutado a su víctima en fracciones de segundos y ha desaparecido tras la avalancha de maldad, de ignorancia, de vesania que se acumula a su paso como la montaña de ruinas que aprisiona y paraliza desde la montaña de desastres del pasado al Angelus Novus, de Paul Klee.

No es casual, tampoco, que quienes disfrutan de la mayor audiencia sean quienes menos reflexión vehiculizan en sus mensajes. Sean renombrados hombres de teatro, periodistas y editores famosos, dirigentes de cualquier causa.  Cualquier idiota de la farándula intelectual acumula millones de seguidores. Ni reciben, ni esperan nada. Son los writing deads asomados al espejo deformante de las ferias de diversiones. No representan ideas, sino perfiles. No son avalados por trabajos de investigación o artículos propios, sino por la pura emotividad de la ira, la indignación, el odio, el rencor, la venganza. En suma: el prejuicio. Pues la red es el espejo amplificador del prejuicio. Sin acopiar la más mínima información sobre el hecho que le da el pretexto para expresarse, ni esclarecerlo previamente sometiéndolo a una mínima objetividad, el prejuicio encuentra la vía libre para aplastar a quien escoja como blanco. Es el reino de la arbitraria difamación de una sola vía, sin derecho a réplica, ni castigo judicial. Sobre todo si se traviste de la seudo inocencia de las interrogantes venenosas preñadas de mala fe: “¿será posible que sutano o mengano hayan cometido tan monstruosa felonía?” Lo expresan afamadas periodistas que han hecho de su estropeada virginidad cursiletía de chacales.

Miente, miente, que algo queda, decía el viejo refrán de las guerras sucias. No digas la verdad, dice la réplica, que nadie te creerá. Como bien lo saben los manipuladores mediáticos: todo desmentido agrava la supuesta culpabilidad del injuriado. “No aclares, que oscureces”, recomiendan los avisados. Lo único que importa es que la mentira que se difunde y el ataque despiadado que contenga provoque escándalo y satisfaga las ansias de venganza, los odios ocultos y subliminales, los rencores paridos. Y nadie pueda encontrar el feo rostro de los injuriantes, ocultos entre la deletérea y nebulosa multitud de la red.
De todos los males horrendos provocados y promovidos por el chavismo, el de la difamación, el odio, el rencor y la impiedad han sido los peores. Pues si existían en cantidades inimaginables en el trasfondo del espíritu nacional, la red ha venido a darles voz y tribuna. Y aunque Ud. no lo crea: se ha expandido más y con mayor virulencia entre los opositores: tienen los medios electrónicos y sufren del rencor del fracaso y su impotencia precoz. ¡Pobre país, en qué abismos has venido a caer!

Antonio Sánchez García
@sangarccs

BEATRIZ DE MAJO, EL PAÍS QUE VACIÓ EL HAMBRE, SOBREDOSIS


Mientras el gobierno se empeña orondo, en mostrarle al país  la hermosa iluminación colocada en las calles para alegrarle la Navidad a los caraqueños, dos serias proyecciones vaciaban el alma de aquellos a quienes nos duele la patria:  El Fondo Monetario Internacional proyectó la inflación venezolana  del 2019 en 10.000.000 % y las Naciones Unidas a través de su Comisión para los Refugiados anticipó que al menos 2 millones más de los nacidos en suelo venezolano saldrán del país en los meses del año que entra. 

El hambre se ha vuelto la más dramática expresión de la desastrosa vida cotidiana de millones de nuestros compatriotas. No tener con que pagar los estudios de los hijos o no contar con fondos con que hacer frente a la factura de electricidad, a la compra de una medicina necesaria o de un billete de transporte, ha pasado a no ser importante frente a la imposibilidad de darle de comer a los niños que se adelgazan a toda velocidad mientras reclaman el alimento a sus padres. 

La peor secuela de la pobreza de las familias venezolanas es que ella se expresa no en la falta de futuro para levantar a los suyos, sino en la incapacidad inmediata de hacerse de los dineros necesarios para poner comida en la mesa. 

La inflación que provocó esta avalancha de expulsados este año rondó 1.000.000%.  La que anticipan a partir de inicios del año los órganos mejor calificados del FMI se multiplicará por 10. 

Es ello lo que ha provocado la fuga de millones de compatriotas. Lo que hay en el negro panorama del país es más hambre y, por tanto, más expatriados, mas migrantes, mas exiliados o más refugiados. Nuestro país ha expulsado a 3,3 millones de seres a esta fecha, y rondaremos los 5 millones y medio para cuando finalice 2019. La cifra equivale a la población entera de Singapur, Eslovaquia, Finlandia o Costa Rica.

Por fuera de nuestras fronteras el problema de los países forzados a darnos abrigo es inmenso. No hay manera de agradecer la apertura a nuestros depauperados hermanos por parte de los países del Continente incluyendo a los Estados Unidos y por parte de España, Portugal, Italia y Francia en la vieja Europa. 

95 organizaciones en 16 países se han puesto en marcha para estructurar, en un tiempo record, un plan humanitario para responder a las necesidades de la inmensa masa de migrantes y sobre todo para establecer formas y medios de lograr su inclusión social. Si existen deficiencias en unos y otros lados es porque el contingente humano es inmenso y porque no para de acrecentarse en número y en penurias a resolver. 

El INE, nuestro órgano oficial de estadísticas, dejó de publicar cifras nacionales de pobreza desde el primer semestre de 2015. 

Pero la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida liderada por las mejores Universidades, nos acaba de señalar que 15,3 millones nuestros habitantes califican de pobres, es decir uno de cada dos hogares venezolanos… 12 millones más que los que encontró Nicolás Maduro al inicio de su mandato. No es temerario pensar pues, que todos estos 15 millones de nuestros hermanos son candidatos perentorios a engrosar las filas de la migración del desespero. 

Puede ser que el gobierno, sin estadísticas propias, aún no se haya percatado del grueso de la desgracia de la familia venezolana cuando se animó a adquirir este año el costoso decorado de la capital. La situación de vulnerabilidad extrema y de penuria galopante de una altísima parte de la población no permite que los ciudadanos alcen la vista para alegrarse con el hermoso alumbrado de Navidad de Caracas.

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo1

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, DE QUÉ ESPESOR SON LAS HOJAS DEL ALMANAQUE


Hoy no tengo la suficiente complexión emocional como para edificar un balance de lo que fueron 365 días para el olvido. Sería como desmenuzar por sorbos y con pormenores nocivos para la buena digestión de los sentidos, un diario de vida que se abultó de tachaduras y de dientes apretados.

Por eso, no haré este arqueo de los respiros de mi país en ningún plano para un 2018 que expira en el ventanal de las amarguras, por más que seamos un territorio donde se batieron los récords más sorprendentes y se dejó en claro que se puede estar peor. Que nuestra desgracia puede hallarse a toda página, en la sección reservada parta los asombros y las singularidades carentes de lógica.

No hablaré de los emigrantes inagotables que rebasan la calzada fronteriza. Tampoco de las defunciones demoledoras por una delincuencia provocada y por la carencia de medicamentos fundamentales. Ni de las provocaciones implacables, presuntuosas y de mala índole de una vocería gubernamental que sólo busca sacar de quicio a quienes anhelan la paz nacional.

Creo que sería un contrasentido seguir mencionando los sucesos enervantes y difíciles, cuando al 2019 se le atribuyen virtudes y pronósticos categóricos. Se ha observado con ojos propios, que año tras años se asegura un cambio abrupto, para devolverle las maneras alegres al país que fuese catalogado en el pasado como el más feliz del mundo.

Nos hemos cansado de escrutar en los vaticinios de aquellos que echan las cartas, lanzan conjeturas, atizan en las creencias antiguas y hasta le adulteran el rumbo a las constelaciones, para llevarnos a un anhelante final feliz, sobrepasando los presentimientos y los optimismos, para siempre caer al terminar del año con unos resultados biliosos y desconcertantes.

Siempre lo mismo. Una parte poco estimulante asegura que llegaremos a 10 millones por ciento de inflación, que se irá la otra mitad que queda de profesionales para buscar una suerte distinta en otros confines y que el hambre será el único plato rebosante en la mesa de la discordia de cada hogar.

Otra parte reaviva los ánimos. Toma un manojo de veredictos, se pertrecha de temples y se abraza a una esperanza frenética, grata e irresistible. La última predicción me llegó de unas gemelas en que su mayor capacidad parecía el de poder adivinarle la una el pensamiento a la otra, que de atinar en alguna resolución definitiva para interrumpir los agravios incitados por casi 20 años.

Coinciden con unos pronósticos escuchados hasta saciedad, por otros agoreros y en años distintos. Que alguien traicionará al presidente en su propio entorno y saldrá de la manera más dolorosa. Que se desatarán movimientos telúricos como guiños de lo próximo a acontecer. Que retornarán los venezolanos extraviados en los diferentes continentes, para recuperar la economía, pero que se romperán la cabeza para recomponer una sociedad diluida, inefable y confundida.

Lo único distinto en estos presagios son las épocas. Unos hablan de semanas y otros de un año a lo sumo. Recuerdo que mi padre siempre me decía en la infancia, que Dios es el único dueño del tiempo y poseedor de la facultad insondable de saber lo que sucederá.

Solo me resta inclinarme por una corazonada mucho más certera. Una simple conjetura de buen juicio en la que pronto valdrá la pena quitarle las hojas al almanaque. Una nueva realidad en la cual podremos planificar los días venideros y pueda asaltarnos el humor bárbaro del optimismo.

No me hacen falta figurillas ni escenarios pintados en bolas de cristal. El armarnos de fe y el comprender que no existen situaciones irreparables, puede llenarnos de argumentos para encarar un año resolutivo, propicio para lavar las heridas y sacar del panorama a quienes machacan nuestro bienestar.

No tengo dudas que después de 20 años desoladores, florecerán los tiempos de las vacas robustas. La maldad y sus bribones tienen sus días contados en el calendario donde se resuelven los enigmas. No perdamos nuestra entereza ni bajemos los brazos, pues la contienda por la libertad apenas está por comenzar.

José Luis Zambrano Padauy
zambranopadauy@hotmail.com
@Joseluis5571

RONNY PADRÓN, VOLUNTAD DE VENCER AL SOCIALISMO


Ello y no otra cosa es el primer paso que corresponde a quienes pretendan liderar el restablecimiento del orden constitucional en la República de Venezuela. Algo de Perogrullo que sin embargo reiteramos a escasos días para iniciar el nuevo periodo constitucional 2019.

La anécdota viene a cuento por el circo que tiene armado la dictadura socialista en Gobierno, y los traidores que infiltraron la Asamblea Nacional, con el objetivo de evitar el cumplimiento de una obligación constitucional exclusiva y excluyente de este órgano del Poder Público, a saber: (…) … “Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional”. Primer aparte Art. 233 Constitución de la República.

El precitado artículo no requiere de mayores interpretaciones salvo que se pretenda torcer la voluntad del texto constitucional a objeto de perpetuar la dictadura socialista en gobierno. Así las cosas corresponde precisar ciertos fundamentos:

Primero: Otra negativa de la Asamblea Nacional para designar gobierno de transición la condena ad infinitum por traición, en esta lucha por la liberación nacional ante el socialismo, con las consecuencias políticas, jurídicas y morales que ello implica.

Segundo: El cumplimiento de la Asamblea Nacional en la designación de un gobierno de transición constituiría el punto de partida para la indispensable intervención militar internacional con fines humanitarios en Venezuela.

Tercero: La sola designación del gobierno de transición por vía de la Asamblea Nacional, único órgano legítimo del Poder Público Nacional electo por voto popular, tendría un efecto jurídico- político tan profundo que supera en mucho la real capacidad del régimen socialista para impedir al tiempo presente el ejercicio del poder por parte del nuevo presidente constitucional en suelo patrio.

Por todo ello, primero está la voluntad de vencer. Ora y labora.

Ronny Padrón,
caballeropercivall@gmail.com
@caballeroperci