lunes, 18 de noviembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, LUNES 18/11/2019

ISABEL PEREIRA PIZANI: TRAICIÓN A LA PATRIA, RESPONSABILIDAD E IGUALDAD

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 7 minutos
*Primera.* Una de las acusaciones más usadas por el régimen para exterminar a todo oponente es acusarlo de traidor a la patria. Entenderlo es esencial para continuar luchando por la libertad. Comencemos por evaluar lo que se llaman derechos adquiridos y contrastarlos con nuestras responsabilidades, obligaciones y tareas. Nuestra Constitución concede más de 50 derechos y casi solo 3 obligaciones: Defender a Venezuela, respetar la Constitución y acatar el servicio militar. El saldo debe permitirnos reflexionar por qué la disparidad entre deberes y derechos. ¿Por qué con tanta facilid... más »

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: LAS SEMI VÍRGENES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
Con la simpleza de que la salsa del pavo debe servirle a la pava se quiere dar lecciones de filosofía política coloquial, para justificar cualquier cosa, conforme si se es de la alt left o la alt rigth. En la región existen democracias como Chile, Colombia, Ecuador, Panamá y Uruguay y también autoritarismos plebiscitarios, semidemocracias, que encarnaron con el socialismo XXI y la salsa no es la misma. A la alt lef le parecen comprensibles los vandalismos en Chile contra la desigualdad y a la otra cualquier cosa que se haga contra Morales y cuidado con la receta para adobarlas. Bal... más »

EMILI J. BLASCO: EL FRAUDE ELECTORAL EN BOLIVIA TIENE LAS HUELLAS DE VENEZUELA Y CUBA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 45 minutos
La existencia de un sistema informático paralelo al proceso de voto y recuento manual avala el propósito de manipulación El fraude electoral en Bolivia reproduce algunas de las pautas seguidas por el chavismo en Venezuela para la manipulación de las elecciones, a su vez ingeniadas en Cuba. No se trata de procesos exactamente iguales –de entrada, en la propia Venezuela las tácticas de la usurpación del voto han ido variando de una elección a otra–, pero hay patrones muy parecidos, lo que lleva a sospechar acerca del asesoramiento chavista y, en última instancia, cubano. Ya han qued... más »

OFELIA AVELLA: CIELO E INFIERNO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 54 minutos
A veces imaginamos las realidades últimas como lugares en los que podríamos llegar a estar después de esta vida. Lo cierto es, sin embargo, que ya desde ahora se incuba dentro de nosotros algo de esa felicidad futura o tal vez mucho de esa frustración existencial que será después permanente. El tema ha venido a mi mente no solo porque he tenido que estudiar La ciudad de Dios de san Agustín, sino porque he visto unas series de televisión que, aunque viejas, tratan sobre Lucifer y sobre cómo será la vida después de esta. Más que lo graciosas e interesantes (por plantear el tema) que ... más »

CARDENAL BALTAZAR PORRAS CARDOZO: INTEGRISMO E INTOLERANCIA LA CRÓNICA MENOR

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Vivimos tiempos recios en los que parece imponerse la fuerza de quienes desde el poder o desde el sentirse únicos dueños de la verdad, pisotean la libertad individual, la dignidad de cada persona, queriendo convertir las sociedades en mansas manadas de ciegos seguidores, a los que no les queda otro camino sino sobrevivir aceptando aunque sea a regañadientes las directrices de los nuevos esclavistas del siglo XXI. Escribió García Sanmiguel que “la concepción integrista desconoce la suprema dignidad humana. Al pretender dirigir al hombre hacia el bien, desconoce un hecho elemental: q... más »

RUBÉN CONTRERAS: LAS VITRINAS DEL ESTADO VARGAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
El 13/11/2019, tuve la oportunidad de asistir al foro organizado por el Instituto de Formación y de Políticas Públicas El IFEDEC, para escuchar la excelente exposición del Dr. Oscar Meza, quien dirige el CENDAS, titulado El Colapso de Un País llamado Venezuela. La exposición del Dr. Meza fue brillante, con argumentos muy sólidos y soportes de datos y cifras oficiales de organismos como el banco central de Venezuela y del ministerio de finanzas, acerca de cómo el socialismo del siglo XXI ha destruido a nuestro país. AL concluir dicho foro y conversar con algunos compañeros y amigos,... más »

ISABEL PEREIRA PIZANI: TRAICIÓN A LA PATRIA, RESPONSABILIDAD E IGUALDAD

Primera. Una de las acusaciones más usadas por el régimen para exterminar a todo oponente es acusarlo de traidor a la patria. Entenderlo es esencial para continuar luchando por la libertad.

Comencemos por evaluar lo que se llaman derechos adquiridos y contrastarlos con nuestras responsabilidades, obligaciones y tareas. Nuestra Constitución concede más de 50 derechos y casi solo 3 obligaciones: Defender a Venezuela, respetar la Constitución y acatar el servicio militar. El saldo debe permitirnos reflexionar por qué la disparidad entre deberes y derechos. ¿Por qué con tanta facilidad se imponen regímenes que violan los escasos deberes que nos asignan y no pasa casi nada? Algunos observadores externos preguntan: ¿Cómo Cuba manda en Venezuela, controla las Fuerzas Armadas, el Sistema Nacional de Identificación, el Ejecutivo nacional? Y agregan: Si Cuba es una pequeña isla en ruinas sostenida hasta ayer por la Unión Soviética y ahora en  aprietos por la crisis venezolana, ¿cómo ustedes aceptan su dominación?

Si permites la penetración cubana, regalas petróleo y parques infantiles a Cuba, estás robando a Venezuela, no las estás defendiendo. Si te arrodillas y reconoces como jefe supremo a Fidel Castro, como hizo Padrino, ¿eres fiel a Venezuela o la traicionas? Si el ministro de la Defensa se declara defensor del socialismo, una ideología contraria a la Constitución, ¿estás defendiendo o traicionas el espíritu de la carta magna?

“Artículo 328. La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar…”.

Es clave defender el país y la Constitución, aunque su tendencia no nos agrade. Padrino, sin duda alguna, traiciona el país y viola la Constitución. Episodios como estos no son baladíes, no podemos dejarlos pasar. El Alto Mando Militar, el ministro de la Defensa y el TSJ avalan la traición a la patria perpetrados por los responsables de estas instituciones. La traición a la patria para los jueces espurios de hoy es oponerse a la dominación de la ideología comunista y no arrodillarse frente a la dictadura cubana, en cuyo nombre mantienen en prisión y condenan a muerte a cientos de venezolanos.

Segunda. Ser críticos ante la disparidad entre los deberes y derechos antes mencionada. Aquí sobreviene la cuestión, los derechos son tejidos de conceptos de vida que construimos con acciones y decisiones, salvo los derechos adquiridos por pertenecer a la raza humana, inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua o cualquier otra condición. La reflexión que siempre nos preocupa es ¿cómo pueden sustentarse estructuras amplias de derechos que no estén respaldadas en responsabilidades? Allí hay un terreno que andar, sincerar, tener conciencia de que lo aspirado sobrevendrá como caído del cielo o  responde a nuestros esfuerzos. La educación tiene que defenderse al igual que la salud como una oportunidad de vivir mejor y no como algo natural que crece en una mata de mango, como repite Miguel Tuozzolo, hay que esforzarse para tenerlos.

Tercera. Es imprescindible asumir la eterna discusión y enfrentamiento sobre la igualdad. Se ha comprendido que cada ser humano es único e irrepetible, aunque compartamos algunos derechos naturales, los logros tienen que ver con nuestro proyecto de vida, las aspiraciones, esfuerzos, la infinita capacidad de decidir, un atributo único del ser humano y el respeto vigente en cada sociedad al individuo, entendido como nos enseña Martin Heidegger: “El ser humano es una posibilidad de ser, un continuo proyectarse hacia el futuro desde un pasado, un continuo hacer planes e intentar cumplirlos”.

Ha sido un tema muy espinoso entender el significado de la igualdad. Algunas ideologías pretenden imponer el concepto a la fuerza, entre ellos la dirigente chilena comunista Camila Vallejo, quien confiesa preferir que la gente sea más “igual” sin importar que sea “más pobre”. Cualquier balance histórico exhibe lo que ha pasado en las sociedades donde se ha querido imponer la igualdad material como rasgo político y cultural dominante. A pesar del ejército rojo, el G2 cubano, el poder del Ministerio de Seguridad Pública de la República Popular China, la igualdad material no se ha podido imponer en el mundo nunca, sencillamente porque los seres vivientes somos únicos, con aspiraciones distintas. Un tema que no elude luchar contra las imposiciones externas que reproducen la pobreza, siendo lo más paradójico que quienes más reproducen la pobreza son aquellas ideologías que pretenden imponer la igualdad a costa de la libertad, verbigracia Cuba.

Isabel Pereira Pizani  
@isapereirap  

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: LAS SEMI VÍRGENES

Con la simpleza de que la salsa del pavo debe servirle a la pava se quiere dar lecciones de filosofía política coloquial, para justificar cualquier cosa, conforme si se es de la alt left o la alt rigth. En la región existen democracias como Chile, Colombia, Ecuador, Panamá y Uruguay y también autoritarismos plebiscitarios, semidemocracias, que encarnaron con el socialismo XXI y la salsa no es la misma.

A la alt lef le parecen comprensibles los vandalismos en Chile contra la desigualdad y a la otra cualquier cosa que se haga contra Morales y cuidado con la receta para adobarlas. Balzac hablaba de las semivírgenes para referirse a damas encopetadas e insatisfechas de la Inglaterra victoriana (a la que detestaba) dispuestas a hacer cualquier audacia íntima siempre que no pusiera en peligro su virginidad, que ofrendarían en el sacramento matrimonial.  

En su ingenuidad, algunos enredan todo al referirse a Venezuela o Bolivia como tiranías, cuando son semidemocracias o semidictaduras, cosa muy distinta. A estas alturas del pensamiento y la acción se sabe perfectamente que la democracia es un método de gobierno alternativo, de régimen electoral confiable, predecible y monótono en el cumplimiento de los derechos fundamentales y con poderes separados. 

Las elecciones están invariablemente regidas por la Ley y no a capricho de un caudillo. Los autoritarismos plebiscitarios, electorales o semidemocracias consisten exactamente en lo contrario, pero conservan formas semivirginales, aunque comienzan por cambiar la Constitución y controlar las instituciones lo que enajena o problematiza el voto. Así hicieron Chávez, Rafael Correa y Evo Morales con lo que tuvieron un poder no constitucional y por lo tanto autoritario y espurio. 

Doble play

Morales gracias a su control de los jueces forzó un referéndum aberrante y pidió insólita autorización al electorado para violar la Constitución, aspirar a un tercer período de gobierno, y perdió 51 a 49. Recordemos que una Constitución no es cualquier panfleto sino una Carta que establece los derechos inalienables de las personas, su espacio de libertad donde están exentas de la presencia del Estado. En los países civilizados la Constitución es casi intocable no así en el tercer mundo. 

Por eso al lanzarse de candidato este mes, se coloca doblemente fuera de la Ley, da un golpe de Estado, y otro cuando ordenó delictivamente al Tribunal Electoral escabullir los escrutinios. Principio fundamental del Derecho moderno es que el Estado solo puede hacer aquello que específicamente le fijen las leyes, mientras los ciudadanos somos libres para hacer todo lo que no nos esté prohibido. Esta es la garantía para la vida, la libertad, la propiedad. 

Si no es eso, no es una Constitución sino un grimorio. Morales delinque al presionar a la gente para que le permitiera violar la ley y también o más al violarla pese a su reprobación expresa. Las cartas fundamentales de prácticamente todos los países democráticos contienen un artículo anti autoritario, aporte de la Escuela de Salamanca, que inspiraron los teólogos jesuitas y dominicos Francisco de Vitoria, Francisco Suárez, Tomás de Mercado, Domingo de Soto y varios otros. 

Esta insta a todo ciudadano, civil o militar, a derrocar al usurpador y restablecer la vigencia de la Constitución. San Agustín no tiene dudas de recomendar el magnicidio. Las Constituciones de EEUU, Francia, Alemania, España, recogen este principio, el famoso artículo 350 en Venezuela. Su significado es una autorización para usar la fuerza cuando el mandatario se aparte del orden constitucional y la justifica a posteriori. 

Golpe a golpe

La ingenuidad hizo pensar a muchos en Venezuela que se invocaba “el 350”, salía el genio de la botella y el problema estaba resuelto. La esencia que nos obliga a acatar los gobernantes es la legitimidad, que para los revolucionarios no significa nada pero tiene dos fuentes: la legitimidad de origen que, como hemos dicho, parte de que el gobierno nace conforme lo pauta la Constitución. Y la legitimidad de ejercicio, que pierde si se aparta de ella en su gobierno, como hacen las semivírgenes en el poder. 

El golpe de Estado es una figura suficientemente estudiada en la teoría política y consiste en que un poder del Estado, basado en la fuerza, usurpa atribuciones o funciones constitucionales de otro, anulándolas. Suele provenir del Poder Ejecutivo por su control sobre la fuerza pública. Puede ser un golpe militar, cuando hay movilización de tropas. 

Ese expediente a veces no es necesario porque basta con la disuasión y se habla de un golpe blando. Pero si un mandatario delinque y lo toman in fraganti, la fuerza pública está en la obligación de impedir que se consume el crimen. Es lo que ocurre con Morales quien había cometido uno grave y se le sorprende perpetrando otro, nada menos que un fraude electoral. 

Sin que eso signifique pronunciarse sobre las desgracias o venturas que podrían haber procurado a los respectivos países, en las últimas décadas defenestraron varios presidentes de la región, sin que pueda calificarse de golpe de Estado: Carlos Andrés Pérez en Venezuela 1993, Mel Zelaya, Honduras en 2009, Fernando Lugo de Paraguay en 2012 y Dilma Rousseff de Brasil en 2016, la última sin haber cometido la más remota transgresión.

Carlos Raúl Hernandez
@CarlosRaulHer

EMILI J. BLASCO: EL FRAUDE ELECTORAL EN BOLIVIA TIENE LAS HUELLAS DE VENEZUELA Y CUBA

La existencia de un sistema informático paralelo al proceso de voto y recuento manual avala el propósito de manipulación

El fraude electoral en Bolivia reproduce algunas de las pautas seguidas por el chavismo en Venezuela para la manipulación de las elecciones, a su vez ingeniadas en Cuba. No se trata de procesos exactamente iguales –de entrada, en la propia Venezuela las tácticas de la usurpación del voto han ido variando de una elección a otra–, pero hay patrones muy parecidos, lo que lleva a sospechar acerca del asesoramiento chavista y, en última instancia, cubano.

Ya han quedado sobradamente documentados diversos elementos del fraude electoral de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, y cómo el «know-how» de esos procedimientos, que tienen un gran componente de herramientas informáticas, llegó de Cuba y se aplicó con ayuda prestada desde La Habana. Veamos ahora qué similitudes guarda lo ocurrido en Bolivia, descrito en el informe realizado por los expertos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), con lo conocido en Venezuela.

De alguna manera el propio Evo Morales vino a reconocer que había falsificado el resultado, al anunciar su disposición a nuevas elecciones, aunque esta admisión acabaría precipitando su marcha al derrumbar los restos de legitimidad que decía sostenerle.

1. Parón en el anuncio del recuento

Bolivia. La principal incidencia que alertó a la comunidad internacional sobre la falta de limpieza de las elecciones del domingo 20 de octubre fue el parón que, en la noche de esa jornada, se produjo en el proceso de dar a conocer la evolución del recuento del voto cuando este llegó al 83,8% del escrutinio. Con las cifras anunciadas hasta entonces, Morales se encaminaba a una segunda vuelta que le era poco propicia. Ahí se paró el ofrecimiento de datos, durante horas. Todo gran «pucherazo» necesita un tiempo para materializar los votos falsos y requiere hacerlo a puerta cerrada.

Venezuela. Uno de los mayores «sapos» que en su día se tragó la oposición venezolana fue aceptar que la autoridad electoral no anuncie los resultados conforme se van contando los votos, lo que permitiría detectar evoluciones sospechosas, sino que solo se den cuando ya hay una «tendencia irreversible». Eso deja a la oposición y a los ciudadanos a oscuras, mientras el régimen fabrica los votos que necesita.

2. Avance de Morales al «volver» el sistema

Bolivia. Cuando el tribunal electoral boliviano reanudó la información sobre el cómputo de votos, avanzado el día siguiente, Morales había ganado terreno en su duelo con Carlos Mesa, no necesitando ya de segunda vuelta para proclamarse vencedor.

Venezuela. También en las primeras elecciones de Maduro, en 2013, se produjo un «apagón», en este caso durante las últimas horas de votación y fue una caída del sistema de internet. Según se detalla en el libro «Bumerán Chávez», esa incidencia pudo provocarse para permitir que el chavismo tuviera más capacidad de tráfico en los canales informáticos para llevar a cabo la emisión de votos falsos; cuando el servicio fue restablecido, Maduro adelantó en votos a su contrincante, Henrique Capriles, en las pantallas conectadas con el sistema informático electoral paralelo usado por el chavismo.

3. Sistema informático paralelo

Bolivia. En Bolivia el voto no es electrónico, sino manual. Aunque en un proceso de voto manual también pueden introducirse votos falsos en las urnas, en el caso de voto con máquinas la existencia de una red informática que registra la evolución de la votación permite «hackearla» o, cuando menos, poder conocer ilícitamente ciertos parámetros de cómo está yendo la votación, lo que facilita saber cuántos votos falsos y en qué centros electorales deben producirse para girar el resultado. Eso puede explicar que en Bolivia, a pesar de ser el voto manual, esta vez se pusiera en marcha el llamado TREP (Transmisión de Resultados Electorales Preliminares), un sistema informático para escanear las actas de los resultados de cada centro, enviarlas a un lugar de recuento y dar a conocer provisionalmente el escrutinio conforme este se iba realizando, a la espera del conteo definitivo de los votos físicos. Precisamente, las irregularidades más graves encontradas por los expertos de la OEA tienen que ver con ese sistema, en el que operaron servidores ocultos, sin supervisión de la empresa auditora y manejados por personas externas: «Resulta extraño que se redirija el flujo de datos a una red foránea, no prevista ni documentada (...) Esto es extremadamente grave».

Venezuela. El chavismo ha contado con un sistema informático paralelo, puesto a punto por ingenieros cubanos y conectado con el sistema electoral oficial, que permite al oficialismo conocer la evolución del voto y saber cuántos votos falsos son necesarios y dónde para ganar las elecciones. También hay sospechas de que las máquinas de votación son vulnerables y pueden ser comandadas desde fuera del centro electoral.

4. Alargar la votación y centros pequeños

Bolivia. La tardanza con que Bolivia procedió al recuento del voto supuestamente rural va más allá de lo que sería normal en un país con población rural dispersa y en ocasiones con difícil comunicación viaria. Que ese voto último en computar fuera prácticamente todo para Morales rompe cualquier tendencia estadística, aun concediendo que entre cierto tipo de población el líder de MAS tuviera más apoyo.

Venezuela. Todo indica que el fraude en Venezuela se produce sobre todo hacia el final de la jornada electoral, cuando normalmente el Centro Electoral Nacional prolonga un par de horas más el horario de votaciones. En las elecciones de 2013 también se registró un pico inusual de votos en favor de Maduro muy avanzado ya el escrutinio. En Venezuela las mayores incongruencias estadísticas ocurren en centros de pequeños, de una mesa o dos mesas.

5. Voto de ausentes, muertos y 100% del censo

Bolivia. La comprobación de actas realizada por los expertos de la OEA destaca numerosas irregularidades: actas completadas por una misma persona (en ocasiones el delegado del MAS en el centro), firmas falsificadas y concesión al MAS del 100% de los votos (es decir, con el voto también de ausentes y muertos no depurados de las listas).

Venezuela. El chavismo, con ayuda de los agentes cubanos que controlan el sistema nacional de identificación venezolano, ha desarrollado procedimientos para usurpar la identidad de ausentes o abstencionistas. También se ha dado el caso de computar votos para Maduro que incluso superan el 100% del censo.

Emili J. Blasco  
Contacto
mcallejon@unav.es
@ejBlasco
Global Affairs and Strategic Studies
Tomado de: https://twitter.com/abc_mundo

OFELIA AVELLA: CIELO E INFIERNO

A veces imaginamos las realidades últimas como lugares en los que podríamos llegar a estar después de esta vida. Lo cierto es, sin embargo, que ya desde ahora se incuba dentro de nosotros algo de esa felicidad futura o tal vez mucho de esa frustración existencial que será después permanente.

El tema ha venido a mi mente no solo porque he tenido que estudiar La ciudad de Dios de san Agustín, sino porque he visto unas series de televisión que, aunque viejas, tratan sobre Lucifer y sobre cómo será la vida después de esta. Más que lo graciosas e interesantes (por plantear el tema) que puedan resultar las series con sus perspectivas, prefiero ahondar en lo que dice Agustín.

Para él, lo nuclear es el tema del amor, pues las ciudades de las que habla habitan en el corazón: “Dos amores fundaron dos ciudades, esto es, el amor propio hasta el desprecio de Dios, la terrena, y el amor de Dios hasta el desprecio de sí propio, la celestial”. Como el orgullo funda la primera y la humildad la segunda, ambas ciudades se confunden y mezclan en esta vida. No se trata solo de que nuestro propio corazón está en una búsqueda permanente de un amor más alto y profundo, por lo que los dos amores se encuentran en nosotros mismos en constante lucha. Se trata, sobre todo, de una distinción parecida a la de la parábola del trigo y la cizaña: buenos y malvados, humildes y orgullosos están mezclados en esta tierra. Los primeros no necesariamente son cristianos y los segundos no necesariamente son paganos, como explica Agustín, pues quienes deberían ser humildes muchas veces no lo son y esos de quienes pensamos mal, muchas veces guardan en su interior sentimientos más nobles de los que creemos.

Esta idea ayuda a comprender que la ciudad de Dios no ha de entenderse literalmente como el reino que nos espera al morir, pues al fundarla la humildad y el amor, esa ciudad ya está aquí, en esta tierra, en el buen corazón. La ciudad terrenal está también aquí, en esta vida, en el corazón soberbio. Por eso podríamos decir que al morir, ese estado interior de felicidad o amargura que dominó con fuerza nuestro corazón continuará haciéndolo después. Se tratará de una continuación, de una extensión, si bien perdurable y estable, en virtud de una gran purificación (en el caso del cielo), de lo ya saboreado en esta vida. El estado de frustración y vacío, por otra parte, no tendría por qué ser satisfecho con la plenitud si la vía que conduce a ella fue formalmente bloqueada. El amor en el que posemos nuestro corazón cambiará solo si así lo queremos. La muerte, en principio, no lo hará solo por constituir una realidad que no podremos eludir. No es el cambio de ubicación lo que nos cambiará por dentro. Precisamente por ser interior, esa conversión está condicionada a nuestro libre querer. La felicidad o la amargura constituyen un estado que arraiga desde ahora mismo en cada corazón.

En la serie The good place, un personaje descubre que la engañaron al decirle que estaba en el cielo porque su conciencia le decía que no había sido buena. Además, su estado interior de inconformidad, de sentimientos de enemistad y disgusto, parecido al del resto de los personajes que estaban con ella en esa misma situación, la llevó a deducir que debía estar en el infierno, pues ese estado de conflicto interno no debía ser el propio del cielo.

Agustín plantea que todo se incuba en el corazón, según sea el amor que funde nuestra “ciudad” interior. La soledad, el vacío existencial, la tristeza, la amargura y la más profunda frustración son ya un “infierno” en esta vida. La bondad, la paciencia, la alegría de una conciencia en paz pueden coexistir junto a los sufrimientos que no podremos evitar. Parece tal vez más probable experimentar el infierno que el cielo en esta tierra, pero el amor marca la diferencia y eleva las circunstancias a otro nivel. Hay también bondad en muchos corazones.

La experiencia del mal; de la vileza en una simple mirada; de situaciones que consideramos “infernales”, prolifera en esa ciudad “terrena” agustiniana en la que la soberbia reina. Aunque estos sean los sentimientos que parecen dominar a muchos, es también cierto que desde el vacío de la frustración existencial y de las múltiples injusticias de las que somos testigos, todo hombre puede reconocer que su corazón aspira lo contrario: un amor y plenitud que ciertamente no es posible satisfacer en esta vida.

Como los procesos son interiores, ambas ciudades se confunden mientras recorremos nuestros caminos. Por eso erramos en muchos de nuestros juicios sobre los demás.

En fin, estas series llamaron mi atención porque evidencian, aunque sea en forma de comedia, esa inquietud humana de trascender, tanto como lo que señala Agustín: que todo proceso es interior.

Ofelia Avella
ofeliavella@gmail.com
@ofeliavella

CARDENAL BALTAZAR PORRAS CARDOZO: INTEGRISMO E INTOLERANCIA LA CRÓNICA MENOR

Vivimos tiempos recios en los que parece imponerse la fuerza de quienes desde el poder o desde el sentirse únicos dueños de la verdad, pisotean la libertad individual, la dignidad de cada persona, queriendo convertir las sociedades en mansas manadas de ciegos seguidores, a los que no les queda otro camino sino sobrevivir aceptando aunque sea a regañadientes las directrices de los nuevos esclavistas del siglo XXI. Escribió García Sanmiguel que “la concepción integrista desconoce la suprema dignidad humana. Al pretender dirigir al hombre hacia el bien, desconoce un hecho elemental: que el hombre solo puede alcanzar el bien cuando lo elige por sí mismo. Un bien forzado impuesto al hombre es un bien mecanizado, degradado, no es un auténtico bien. Habría que añadir además que, en la práctica, los intentos de rígida dirección de la vida humana terminan frustrándose en la esterilidad, al renunciar a esa importante fuerza de reacción y progreso que es la libertad”.

Este integrismo, es decir, esa concepción rígida de la existencia de los demás según unos criterios impuestos, lo encontramos en todos los escenarios de la vida humana, en esos grupos neoconservadores, de aparente estricta observancia, que interpretan la existencia social desde su óptica, reacios siempre a los cambios que exige la modernidad. También los encontramos en la Iglesia, para explicar que no justificar, por ejemplo, los ataques al Papa Francisco o la descalificación de los obispos, porque se oponen a todos los cambios urgentes que propicia este pontífice o la realidad eclesial latinoamericana; y también, la postura de otros grupos que atacan al Papa o a la Iglesia jerárquica, porque no interviene más directamente en los asuntos sociopolíticos que competen, de hecho, a quienes exigen lo que a ellos les toca protagonizar.

Pero la fuerza de los hechos recientes me obliga detenerme en el virus integrista que recorre América Latina y a nuestro país en las últimas décadas. Ante el fracaso y las expectativas de los gobiernos de centro-derecha o las socialdemocracias, han surgido candidatos populistas de tinte antiimperialista, izquierdosos salpicados de un marxismo trasnochado, que llegan al poder en comicios democráticos, para convertirse inmediatamente en los propulsores de cambios constitucionales que les permitan permanecer en el poder de forma indefinida. Ecuador, Nicaragua, en parte Argentina y Brasil, Bolivia y por supuesto Venezuela son ejemplos nefastos de lo que hemos vivido desde finales del siglo XX hasta hoy. Reelecciones indefinidas, cambios en el sistema electoral que conllevan corrupción y fraudes, poder judicial amañado para servir de mampara de todo lo que se propone más allá o al margen de los textos legales. Algunos de esos regímenes muestras mejoras en lo social, otros como el nuestro tiene poco que mostrar pues la destrucción sistemática del aparato productivo y la restricción de las libertades públicas dejan campo abierto a la fuerza policial y al imperio del miedo y la represión.

Es lo que está en pleno desarrollo en Bolivia, espejo en el que debemos mirarnos. Evo Morales ha hecho, antes y ahora, triquiñuelas con visos de legalidad para permanecer en el poder. El fraude en esta última consulta ha sido tan clamoroso que el pueblo, la fuerza armada y los organismos internacionales, le han exigido la renuncia. En cualquier país que se precie de respetuoso de la legalidad, el que un jefe de estado promueva y acepte un fraude, es un delito que postula algo más que la renuncia y la huida. Surgen los gobiernos y partidos afines a condenar lo que califican de golpe de estado, a lo que ha salido valientemente a desmentir el comunicado de la Conferencia Episcopal Boliviana. Estos áulicos seguidores de estas patrañas aducen lo positivo que Evo ha hecho en lo social y lo económico, lo que es cierto. Pero ello jamás puede avalar una conducta tramposa e ilegal. El primero que tiene que dar testimonio de honestidad y trasparencia tiene que ser quien está al frente del gobierno.

Convocar a marchas y condenas porque estamos ante un golpe de estado, es pura ideología, nada de ética ni de respeto a la gente y a las leyes. Ser complacientes con el fraude los convierte en cómplices de una maldad que es éticamente reprobable e inaceptable. El producto del integrismo es la intolerancia, por creerse dueños de la verdad y del poder. Los venezolanos tenemos que vernos en ese espejo para juzgar y actuar ante el drama que padecemos. Cuando los poderes públicos secuestran la voluntad popular y los derechos de la gente, pisotean la dignidad humana, irrespetan la libertad de las personas y pierden la legitimidad. Sin moral y sin luces vamos al abismo en el que la violencia y la sinrazón imponen el caos y la anarquía, todo lo contrario a lo que tenemos derecho: a la paz, al trabajo, a la convivencia fraterna, a la igualdad y a la verdad.

Monseñor Baltazar Porras
bepocar@gmail.com
@bepocar

RUBÉN CONTRERAS: LAS VITRINAS DEL ESTADO VARGAS

El 13/11/2019, tuve la oportunidad de asistir al foro organizado por el Instituto de Formación y de Políticas Públicas El IFEDEC, para escuchar la excelente exposición del Dr. Oscar Meza, quien dirige el CENDAS, titulado El Colapso de Un País llamado Venezuela.

La exposición del Dr. Meza fue brillante, con argumentos muy sólidos y soportes de datos y cifras oficiales de organismos como el banco central de Venezuela y del ministerio de finanzas, acerca de cómo el socialismo del siglo XXI ha destruido a nuestro país.

AL concluir dicho foro y conversar con algunos compañeros y amigos, uno de ellos hizo la referencia de que el estado Vargas estaba transformado, con obras puntuales, plazas, jardineras y otras cosas, lo que propició un pequeño debate acerca de la gestión del actual gobernador del estado Vargas.

Tuve la oportunidad de expresarle a variados amigos, que el señor gobernador de Vargas ha realizado obras estructurales de importancia ya que él, como seguidor de la política del dictador Pérez Jiménez, entendió que trabajando con cemento podía hacer obras y también negocios con buenos dividendos. No negamos y no podemos ser mezquinos al decir que el frente costero del estado Vargas presenta una nueva visión, debido a que se aprovechó la ampliación ganada al mar producto del deslave y se han construido obras como las plazas Bolívar de La Guayra y Catia La Mar, La Cinta Costera, El Terminal de Catia La Mar y el de La Guayra, un estadio en Macuto y otras, que le han dejado excelentes dividendos a la familia del gobernador, quienes se ufanan de exhibir su disfrute en países como Dubái.

Obviamente que cuando los caraqueños y visitantes bajan al litoral varguense observan estas obras y quienes no conocen nuestra geografía, pueden quedar impresionados como lo hicieron estos amigos que estuvieron en dicho foro, pero la realidad es que estas obras suntuosas poco aportan al ciudadano varguense en cuanto a mejorar y elevar su nivel y calidad de vida, por ello me atrevo a calificar que el estado Vargas presenta visualmente dos vitrinas, una a los ojos de quienes lo visitan circunstancialmente y la vitrina real que confronta diariamente quien vive en Vargas.

El estado Vargas no escapa de los problemas que confronta el país y pareciese que, a pesar de ser la puerta de entrada de Venezuela, quien usufrutua el solio gubernativo desde la Casa Guipuzcoana, demuestra a nuestro juicio una apetencia inusitada por mostrar una cara de opulencia y belleza a lo largo de la avenida principal del estado, pero también demuestra un ensañamiento hacia los habitantes del estado al someterlos a ingentes penurias por el mal estado de los servicios públicos en general.

En el estado Vargas este gobierno ha construido aproximadamente a través de la Misión Vivienda unas 10 mil viviendas para albergar a venezolanos de diversas partes del país, pero a estos urbanismos no se les hizo la dotación respectiva de centros de salud, deportivos, educativos, ni de aguas blancas y servidas, lo cual ha incidido en el colapso de estos servicios, provocando que en todas las parroquias, las aguas servidas corran libremente por las calles, al igual que el acumulamiento de basura y desechos sólidos, cuestión que no es percibida por quienes bajan al aeropuerto o van a las playas de nuestro litoral.

Qué bueno sería que quienes visiten el litoral y lleguen a Vargas conociesen a Montesano inundada permanentemente de aguas servidas y basura, o en Maiquetía paseasen por la calle que esta al sur de La Cámara de Comercio y observen el dique de la quebrada Algarin o en Pariata entren por Juana de Arco o Los Hornitos, o vayan a La Soublette en Catia La Mar o por Mirabal y Ezequiel Zamora para que aprecien toneladas de basura, así como en la plazoleta del Guamacho o la Veguita de Punta Mulatos. También toda Caraballeda se parece al Delta Amacuro debido a que todas sus calles son ríos de agua, y eso que en el Palmar Este vive uno de los mosqueteros del gobernador y suponemos que como exponente del socialismo del siglo XXI y gran comendador de la Ley de Convivencia, la cual es instrumento que utiliza la policía del estado para esquilmar diariamente a los choferes, tiene que disfrutar de la mejor manera de los olores y fragancia de dichas aguas.

Así como tenemos en todo el estado ese riego permanente de aguas servidas, también confrontamos la escasez de agua potable y sectores como la Esperanza, Arrecife, Las Tunitas, Mirabal, Vía Eterna, La Páez, Montesano, Pariata, Quenepe, El Guamacho, Punta de Mulatos y en general en casi todo nuestro estado Vargas, sus habitantes claman que no son camellos, dado que en estos años de huracán bolivariano, no se le dotado al mismo de un litro de agua a los que se tenían desde la cuarta república y la obra del Tuy Cuatro, de la cual se aspiraba que dotase al estado del agua que le faltaba, esta como casi todas las obras de este país en este periodo infausto del chavismo, pagado pero no concluido.

Para no extenderme, dado que he sido reiterativo en otros escritos, debo recordar que la mayoría de los planteles escolares presentan problemas en su infraestructura y la alimentación de los estudiantes brilla por su ausencia, todos los CDI para la atención primaria en materia de salud están cerrados e inoperativos, en el hospital periférico de Pariata no funcionan sus servicios, la maternidad de Macuto es un caos y el seguro social de La Guayra lleva 20 años restaurándose, lo que a mi juicio ha sido un negocio redondo al igual que las jardineras de piedra del señor gobernador a las cuales todos los días se observan cuadrillas de obreros reponiéndole las piedras que tienen a sus lados, lo que deja entrever que negocios así dejan excelentes dividendos.

Dado lo expuesto amigos lectores, podemos ratificar que el estado Vargas presenta varias caras, pero hablemos que son dos vitrinas, la que ven quienes nos visitan y en la que vivimos permanentemente quienes residimos en él, que somos los que confrontamos este viacrucis, de tener como gobernante un militar que utiliza su gestión para hacer obras que satisfacen su ego y narcisismo personal, pero las cuales no inciden de una manera determinante en mejorar y elevar la calidad de vida de los varguenses. Lo que ratifica lo ya conocido, que no hay peor gestión pública que la llevada a cabo por un militar.

Rubén G. Contreras G. 
rubencontrerasg@gmail.com
­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­@RubenContreras