sábado, 16 de febrero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, DEL SÁBADO 16-02-2019,

VÍCTOR SALMERÓN, CUANDO EL SALARIO MÍNIMO SOLO DA PARA UN KILO DE QUESO: LA CRUEL AGONÍA DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 12 minutos
“Mientras Venezuela lleva semanas ocupando las portadas de los periódicos internacionales por la crisis política e institucional en la que está sumida, la economía se sigue desplomando día a día. El frenético aumento de los precios pulverizó la nueva moneda lanzada hace menos de seis meses por el gobierno de Maduro y el salario mínimo, que equivale a cinco dólares, es incapaz de proveer la alimentación básica. La industria se apaga y todo apunta a una mayor recesión.” *Caracas, Venezuela. * Como las rejas tienen el mismo color, la cantidad de tiendas cerradas desde diciembre proye... más »



JOSÉ FÉLIX DÍAZ BERMÚDEZ, ANGOSTURA HOY

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 22 minutos
Templo republicano…, aquella casa antigua ese día, el 15 de febrero de 1819, vio entrar allí al héroe que entregó al Congreso su espada, su poder, su ambición y se sometió sin vacilaciones a la soberanía popular. Allí Bolívar expresó lo mejor de sus reflexiones, lo más elevado de su pensamiento. Allí transcurrieron los siglos, el devenir de las naciones, el sagrado sentido de la libertad. En Angostura, donde el Orinoco se acorta, se engrandece la república, surge con vigor y templanza, con carácter y determinación. La robustez que le faltó en 1811 alcanzó en ese sitio la firmeza in... más »



ROMÁN IBARRA, MADURO ESTÁS PONCHAO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 31 minutos
La estrategia de la unidad democrática liderada por el Presidente interino Juan Guaidó, le ha lanzado tres strikes mortíferos a Maduro y su combo: Cese de la Usurpación; Gobierno de Transición, y Elecciones Libres. Boqueando, incapaz de articular respuesta alguna, sin aire, solo recurre a la violencia desmedida como cualquier matón, o malandro de barrio, al que por cierto, la gente le perdió el miedo; ya no asusta. La utilización de cuerpos represivos para producir muerte a su antojo, a través del FAES, el CONAS, y colectivos paramilitares, en la continuación sistemática de la vio... más »

GABRIEL S. BORAGINA, ELECCIONES, MOTIVACIONES Y SOCIALDEMOCRACIA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 41 minutos
Si bien el factor económico -se dice- es un móvil muy importante y muy frecuente por el cual el ciudadano decide su voto, no es el único. Las elecciones económicas (las que incluyen el voto a candidatos políticos -agregan quienes así argumentan-) están influenciadas por las emociones humanas. Desde el punto de vista praxeológico la opinión expresada arriba puede ser objeto de varias objeciones. Comencemos diciendo que, para la praxeología, economizar es optar, elegir entre diferentes alternativas. Y como toda acción implica una opción toda acción es económica, en la que se descart... más »

LUIS FUENMAYOR TORO, ESTAMOS LLEGANDO AL “LLEGADERO”,

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 56 minutos
Las precisiones de Juan Guaidó, sobre la fecha de ingreso de la llamada ayuda humanitaria, han colocado la situación venezolana actual en el cenit de su mayor peligro hasta ahora. La directiva de la AN pareciera decidida a producir, desde ya, el quiebre del apoyo militar a Nicolás Maduro y por tanto su salida o a iniciar la confrontación armada de una vez. El gobierno hasta ahora ha evadido acciones que apresuren este desenlace. No ha impedido la realización de manifestaciones y concentraciones multitudinarias en todo el país, no ha perseguido ni apresado a los líderes insurrectos,... más »

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES, LA TRAMPA HISTÓRICA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Recientemente me preguntaron cuál de dos candidatos sería preferible para la oposición en las venideras elecciones. Me tomó algunos segundos caer en la cuenta de que la pregunta involucraba el peligro de contar los pollos antes de nacer. Obviamente, respondí que no era el momento de hacer otra cosa que lograr unidos el fijar ya unas elecciones. En las redes sociales también hay planteamientos sobre las virtudes de tal o cual candidato, lo cual, tan es un elemento de desunión, que, en el 2012, ante el avance de la candidatura de Capriles frente a Chávez, el oficialismo jugó sucio a... más »

VÍCTOR SALMERÓN, CUANDO EL SALARIO MÍNIMO SOLO DA PARA UN KILO DE QUESO: LA CRUEL AGONÍA DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA


“Mientras Venezuela lleva semanas ocupando las portadas de los periódicos internacionales por la crisis política e institucional en la que está sumida, la economía se sigue desplomando día a día. El frenético aumento de los precios pulverizó la nueva moneda lanzada hace menos de seis meses por el gobierno de Maduro y el salario mínimo, que equivale a cinco dólares, es incapaz de proveer la alimentación básica. La industria se apaga y todo apunta a una mayor recesión.”

Caracas, Venezuela. 

Como las rejas tienen el mismo color, la cantidad de tiendas cerradas desde diciembre proyectan un halo gris a lo largo de Sabana Grande, el bulevar más transitado de Caracas. Dos ancianos legañosos piden comida a las puertas de una pizzería, jóvenes con zapatos gastados y camisas desteñidas compiten a los gritos para promocionar casas de empeño mientras otros venden cigarrillos detallados a lo largo del paseo peatonal, repleto de basura y postes con pendones rotos. En el emblemático Centro Comercial Chacaíto nadie camina con bolsas de compra y Nike está desolada, aunque ofrece rebajas.

A pocas cuadras de Sabana Grande, hacia el este de la capital de Venezuela, Angie Martínez acomoda sobre mesas de madera los quesos que vende junto a dos ayudantes en una urbanización de clase media. El kilo de queso duro, un producto básico porque acompaña a las arepas que las familias consumen a diario cuesta 16,500 bolívares: hace dos semanas valía 9,800 bolívares y el salario mínimo mensual es de 18,000 bolívares (US$ 5.5 al tipo de cambio oficial).

“No sé qué vamos a hacer, será comer arepas solas. El bolívar soberano ya no vale nada, pronto vendrá el supersoberano”, dice un hombre en bermudas que paga medio kilo de queso con su tarjeta de crédito. En agosto de 2018, el gobierno lanzó el bolívar soberano tras restarle cinco ceros a la moneda anterior, el bolívar fuerte, pero el alza de los precios ya evaporó la capacidad de compra del dinero al punto de que se necesita un fajo de 33 billetes de la mayor denominación para pagar un kilo de queso.

Las autoridades insisten en establecer “precios acordados” para los alimentos esenciales, pero la rebeldía de la economía ha derivado en anaqueles vacíos en los supermercados y un comercio informal que gana espacio en prácticamente todas las zonas de la ciudad. A pocos metros de los quesos, Marta Izaguirre coloca sobre una mesa de plástico los cartones de 30 huevos que intentará vender a 12,600 bolívares: hace dos semanas costaban 10,000 bolívares.

“Antes vendía unos cien cartones de huevos cada día, ahora si tengo suerte vendo veinte cartones. A mí me venden los huevos más caros así que tengo que subir el precio, a los más necesitados les regalo los que vienen partidos”, dice Marta mientras mueve a cada lado una cabeza espolvoreada de canas. Según cuenta, está alerta por si viene la Guardia Nacional: “Muchas veces nos quitan mercancía”, asegura.

En la calle, el comentario más extendido es que el pollo, al igual que los huevos, “no ha aumentado tanto”, solo 26% en quince días.

Economistas coinciden en que, tras no ahorrar durante el tiempo de los altos precios del petróleo, endeudarse masivamente y administrar caóticamente a PDVSA, la empresa petrolera del Estado, el Gobierno cayó en bancarrota y optó por crear dinero cual billetes de monopolio, dinamitando el equilibrio entre la oferta y la demanda. El resultado es la aceleración frenética de la inflación que, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, saltó a 1,370,000% en 2018 y este año podría alcanzar 10,000,000%.

El hambre

A cada lado de una empinada escalera de cemento hay viviendas con paredes de ladrillo sin frisar, techos de zinc con orificios por donde cae el agua cuando llueve y ropa colgada en las ventanas. Es La Vega, un típico barrio caraqueño donde habita el estrato de menos ingreso. En la parte más alta de la escalera, una cola serpenteante de niños espera por un plato de arroz, carne molida, ensalada y una ración de lactovisoy, la bebida con carbohidratos y proteínas para combatir la desnutrición.

“Al ver el hambre y el impacto en los niños decidí que tenía que hacer algo. Comenzamos a recibir donaciones de venezolanos en el extranjero, de distintas instituciones y creamos Sustento, una empresa de catering que genera ingresos. Con estos recursos, estructuramos una red de 80 comedores donde de lunes a viernes almuerzan 7,500 niños de ocho estados del país en zonas con alto riesgo de desnutrición”, dice Roberto Patiño.

Patiño tiene 30 años, es ingeniero industrial, hizo un posgrado en políticas públicas en la Universidad de Harvard y milita en Primero Justicia, un partido de oposición. Explica que “el sistema es la corresponsabilidad: las madres de los niños se encargan de cocinar, administran la comida y en una de sus casas funciona el comedor; aquí en La Vega se sirven cien almuerzos diarios”. 

Yuleidys Flores tiene rostro de cansancio, 27 años, seis hijos y carga en brazos a Fabiannys, de solo trece meses. La sostiene con esfuerzo e intenta que la niña coma algo de arroz. “Ya mis otros hijos almorzaron aquí. En la casa les doy una sopita de verduras, algunos granos”, explica. “Mi esposo trabaja en mantenimiento, pero le pagan sueldo mínimo y además recibimos el bono (del gobierno), pero no nos alcanza para nada”.

Una vez al mes, el gobierno vende a precio subsidiado cajas de comida, pero el gobernante Nicolás Maduro ha prometido que pronto comenzarán a distribuirse cada quince días: “El mercado a la casa debería ser la consigna, la revolución lleva el mercado a la casa”, dijo Maduro.

Además, dependiendo del número de integrantes, las familias “vulnerables” reciben un bono mensual que puede llegar a un máximo de 14,400 bolívares (cuatro dólares al tipo de cambio oficial).

La última caja de comida distribuida en La Vega trajo tres kilos de arroz, dos kilos de caraotas, un kilo de lentejas, cuatro latas de atún de 125 gramos, dos litros de aceite, un frasco de mayonesa pequeño y otro de salsa de tomate, dos kilos de harina y un kilo de leche en polvo.

Esteban, un moreno alto con la cabeza rapada es miembro del comité que organiza el reparto de las cajas. Dice que “hay mucha necesidad” en la zona, como familias de cinco o seis personas que tienen que comer con una caja. “Ayer vecinos me decían, Esteban no tengo nada en la casa”, lamenta.

“Tratan que los niños se despierten lo más tarde posible para enviarlos al comedor al medio día, luego los mandan a la escuela en la tarde y en la noche les dan de cenar lo poco que pueden”, añade.

Los recortes

El mercado de Quinta Crespo está en pleno centro de Caracas. Paredes descascaradas y descoloridas afean la edificación de 1951 donde comerciantes venden ropa y alimentos. Al fondo de uno de los pasillos está la pescadería y el vendedor atiende a clientes que piden “recortes”: restos de cabeza y cola de pescados, que son lo más vendido.

En la carnicería los cortes de “bofe”, los de menor calidad junto al corazón de res, tienen alta demanda. N everas vacías muestran el impacto de la escasez y llama la atención la cantidad de puestos de venta de ropa que están cerrados. Un vendedor de frutas señala: “La gente apenas puede comer, ¿cómo van a comprar ropa?”.

A una cuadra del mercado, vendedores ambulantes ofrecen bolsitas plásticas con 100 gramos de café o 150 gramos de azúcar. Mary Espinoza viste una franela de rayas, mira la avenida con expresión de fastidio y explica que “hay mucha gente que solo puede comprar este poquito que les vendo, para tomarse un cafecito”.


Mary Espinoza pasó de vender fruta a vender café y azúcar en bolsitas de 100 y 150 gramos, lo que dice que la gente se puede permitir. Crédito: Alfredo Lasry

Mary tiene dos hernias discales que asegura son la consecuencia de los muchos años que trabajé con frutas y cargando cajas. “Ahora tengo 53 años. No puedo comprar las medicinas, cuando el dolor es muy fuerte consigo una pastillita de ibuprofeno en la farmacia”, lamenta.

De acuerdo con las cifras oficiales, a pesar de la hiperinflación y la pérdida de capacidad de compra del salario, la pobreza extrema no ha aumentado en los últimos cuatro años. Al contrario, disminuyó desde 5.5% de la población a 4.4%. Nicolás Maduro asegura que se debe a “que hay una revolución socialista, una revolución cristiana que multiplica panes y peces”.

No obstante, la Encuesta de Condiciones de Vida que elaboran las tres principales universidades del país sostiene que en 2018 el 94% de los encuestados afirmó que sus ingresos son insuficientes para cubrir todas las necesidades básicas. Además, la medición multidimensional de la pobreza que evalúa la vivienda, el funcionamiento de los servicios básicos, el acceso a la educación, empleo y protección social, arrojó que 48% de los hogares son pobres.

Todo gira en torno al dólar

Como cada día el bolívar tiene menos capacidad de compra, los venezolanos buscan deshacerse del dinero lo más pronto posible, saben que mañana todo será más caro y han comenzado a adoptar el dólar como unidad de cuenta. Técnicos que reparan electrodomésticos, abogados, médicos, arquitectos, calculan el costo de sus servicios en billetes verdinegros.

“Yo cobro por mi consulta el equivalente a 30 dólares, lo voy ajustando de acuerdo al tipo de cambio, es la única manera de tener una idea de cuánto estás cobrando. El bolívar ya no es una referencia porque no vale nada”, dice Santiago Polanco, odontólogo.

De manera subrepticia, las tiendas de electrodomésticos, teléfonos celulares y equipos de computación también han adoptado la moneda estadounidense como patrón. Los precios están en bolívares, pero los vendedores le hacen saber al público el equivalente en dólares y que no hay ningún tipo de inconveniente para pagar con divisas.

El malestar de la economía ha dado pie a una paradoja en el Socialismo del Siglo XXI. Los sectores que tienen acceso a dólares como profesionales que trabajan para compañías extranjeras, quienes reciben remesas de familiares que se han marchado al extranjero o los que pertenecen a la pequeña capa de la sociedad con ahorros en divisas se mueven en una economía con un nivel de abastecimiento aceptable, mientras que el resto vive en la carencia.

En las bombas de gasolina no hay aceite de motor, pero en el mercado informal una garrafa de cinco litros de “aceite Castrol sintético” puede comprarse en 50 dólares, “en efectivo o por transferencia”.

La escasez está asociada al descalabro de la industria petrolera, la fuente de 96% de los dólares que ingresan a Venezuela. La cantidad de barriles que se extrae diariamente es la mitad de lo que era en 2013 y las importaciones, tanto de productos finales como de materia prima, han descendido a mínimos históricos.

De acuerdo con los últimos datos de Conindustria, la asociación que agrupa a las empresas manufactureras, al cierre del tercer trimestre de 2018 el 45% de las empresas utilizó menos de 20% de su capacidad de producción por la falta de materia prima.

A la hiperinflación y la recesión se añadirá el impacto que tendrán las sanciones de Estados Unidos, que considera a Nicolás Maduro como un mandatario ilegítimo y suspendió la compra de petróleo. La economía venezolana acumula veinte trimestres consecutivos de caída y todavía no toca fondo.

Víctor Salmerón
@vsalmeron

JOSÉ FÉLIX DÍAZ BERMÚDEZ, ANGOSTURA HOY


Templo republicano…, aquella casa antigua ese día, el 15 de febrero de 1819, vio entrar allí al héroe que entregó al Congreso su espada, su poder, su ambición y se sometió sin vacilaciones a la soberanía popular. Allí Bolívar expresó lo mejor de sus reflexiones, lo más elevado de su pensamiento. Allí transcurrieron los siglos, el devenir de las naciones, el sagrado sentido de la libertad.

En Angostura, donde el Orinoco se acorta, se engrandece la república, surge con vigor y templanza, con carácter y determinación. La robustez que le faltó en 1811 alcanzó en ese sitio la firmeza indispensable, la autoridad requerida en la guerra y lo que demandaba la paz.

Las consideraciones de Bolívar sobre la libertad, el gobierno, las revoluciones, el Estado, la igualdad y la democracia, la tiranía y el despotismo, la vida de los hombres y los progresos de la civilización fueron todas eminentes. Afirmó que no obstante nuestras costumbres e inexperiencia política, Venezuela debía vencer al despotismo y a la tiranía y fundar una república cuyas bases son y deben ser: “…la Soberanía Popular, la división de los poderes, la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la monarquía y de los privilegios”.

Defendió la libertad, la democracia, el derecho, la educación y la moral; condenó la tiranía y el despotismo; promovió la virtud de los magistrados y de los ciudadanos; se opuso al servilismo y a la dominación y que los militares llegasen a emplear contra de los pueblos las: “…armas liberticidas”. Aspiró a que nuestros gobiernos se adaptasen: “…a la naturaleza y al carácter de la Nación…”.

Una facultad especial le dio el Congreso el día 18, acusar: “…a los altos empleados que crea culpables de felonía, mala conducta, mala versación en las Rentas del Estado, usurpación, corrupción, omisión, o ineptitud en el ejercicio de sus funciones…”.

Angostura es y será para siempre un mandato de afirmación republicana y ciudadana, para la libertad de la patria, para la primacía del mando civil, para el institucionalismo, el sometimiento de las armas a la Nación, la formación de un gobierno que privilegio la moral, la ley, las virtudes sociales. Observando la lección de nuestra historia que nos lega Angostura, volveremos a unificar a la república.

José Félix Díaz Bermúdez
@articulistasred

ROMÁN IBARRA, MADURO ESTÁS PONCHAO


La estrategia de la unidad democrática liderada por el Presidente interino Juan Guaidó, le ha lanzado tres strikes mortíferos a Maduro y su combo: Cese de la Usurpación; Gobierno de Transición, y Elecciones Libres.

Boqueando, incapaz de articular respuesta alguna, sin aire, solo recurre a la violencia desmedida como cualquier matón, o malandro de barrio, al que por cierto, la gente le perdió el miedo; ya no asusta.

La utilización de cuerpos represivos para producir muerte a su antojo, a través del FAES, el CONAS, y colectivos paramilitares, en la continuación sistemática de la violación de derechos humanos fundamentales, ha causado mucho dolor ciertamente, pero también la molestia y la determinación de la sociedad de actuar contra la barbarie.

Ello se demuestra en la multiplicación de manifestaciones de calle en todas las ciudades de Venezuela y del mundo donde nuestros compatriotas han tenido que ir a parar, buscando mejores condiciones de vida que las que el comunismo ladrón, corrupto y asesino les robó en nuestro país.

Cada nueva manifestación, marcha, y concentración es más numerosa, alegre y cívica que la anterior, llenando de color y esperanza la vida de nuestra ciudadanía, que aunque muy golpeada por el sufrimiento, hoy renueva su fe en la democracia acompañada de un liderazgo fresco, sobrio y recio, pero sereno para tomar las decisiones adecuadas, en el momento preciso.

La actuación persistente de la dirigencia política –no siempre bien ponderada - ha comenzado a dar sus frutos, y hoy puede advertirse que bajo las premisas marcadas por el Diputado Juan Guaidó en la asunción de su cargo como Presidente de la AN el 5 de Enero, comienzan a producir efectos importantes: Apoyo popular mayoritario; Acompañamiento de la comunidad internacional, y el apoyo de la FAN a la Constitución.

La primera, es decir, el apoyo popular, es más que evidente. Se soltó el pueblo venezolano convencido y confiado en su razón y cargado de emoción ha desbordado las calles del país, y buena parte de mundo exterior para gritar a los cuatro vientos que está harto de 20 años de atraso; miseria; mentiras; corrupción, y muerte.

En cuanto al apoyo de la comunidad internacional, es también evidente que el mundo civilizado apoya también la causa democrática en nuestro país, e invita a que se celebren elecciones libres a la brevedad posible.

La otra pieza, el apego de la Fuerza Armada Nacional a la Constitución, aun no se ha logrado del todo, pero ya se manifiestan los signos de la división en su seno, entre quienes como cúpula de la institución se deslizan a favor del régimen comunista, y quienes les adversan pero se sienten vigilados y perseguidos por los esbirros cubanos que le sirven a la tiranía en condición de amos de lo que llaman revolución.

El resto de los miembros de esa importante institución, son ciudadanos que sufren y padecen las mismas penurias que el resto de la población, sin mayor capacidad para expresarse, por la misma persecución de sus jefes y la dictadura cubana. Sin embargo, cada día se quiebran más.

El régimen comunista, en su odio contra los venezolanos intenta por todos los medios impedir que llegue la ayuda humanitaria que el pueblo clama, para no poner en evidencia su incompetencia, y su extendida corrupción.

No obstante, el mundo está decidido a contribuir a la recuperación de la democracia en nuestro país, pero antes se hace necesario resolver la crisis alimentaria y de medicamentos de la población.

No más muertes por hambre y enfermedades en Venezuela; es obligatorio que dejen entrar la ayuda humanitaria.
Se te acabó tu tiempo de odio, estás Ponchao!!

Román Ibarra
@romanibarra

GABRIEL S. BORAGINA, ELECCIONES, MOTIVACIONES Y SOCIALDEMOCRACIA


Si bien el factor económico -se dice- es un móvil muy importante y muy frecuente por el cual el ciudadano decide su voto, no es el único. Las elecciones económicas (las que incluyen el voto a candidatos políticos -agregan quienes así argumentan-) están influenciadas por las emociones humanas.

Desde el punto de vista praxeológico la opinión expresada arriba puede ser objeto de varias objeciones.

Comencemos diciendo que, para la praxeología, economizar es optar, elegir entre diferentes alternativas. Y como toda acción implica una opción toda acción es económica, en la que se descartan unas alternativas por otras. En nuestro tema, esto incluye al voto político, también llamado sufragio. Al votar por un pretendiente al cargo, automáticamente estoy descartando a los restantes. Se trata, praxeologicamente, de una acción económica.[1]

Aun cuando se acepte que una decisión este influida -en mucho o en poco- por elementos emocionales, la acción final que se emprenda será económica en el sentido apuntado.

Ahora bien, las motivaciones por las cuales un votante elige al aspirante "A" en lugar del "B", también son, en última instancia, económicas.

Vivimos en un mundo estatista, donde esta tan aceptado que los gobiernos intervengan, manipulen o dirijan por completo la economía, que tenemos en cuenta este último componente a la hora de concurrir a emitir el sufragio. La gente está convencida que sus destinos económicos están y seguirán estando -sino enteramente- si en una proporción muy importante. en manos del partido de quien resulte el postulante electo. En consecuencia, su voto se orientará hacia aquel que promete más bienestar económico a corto o mediano plazo.

Las llamadas motivaciones "no-económicas", como -por ejemplo- la educación, la salud, la previsión social, la seguridad personal y jurídica, la corrupción, etc. son todas, en última instancia, también económicas por todo lo que llevamos dicho. Lo sepa la gente o no, todas esas actividades solo pueden sustentarse y desarrollarse contando con los respectivos fondos que, en el imaginario colectivo, han de ser adelantados por los gobiernos, cuando sabemos -desde la más pura ciencia económica- que esto nunca ha sido así, ni puede ser así. Nada que el gobierno gaste no ha sido sino previamente detraído del bolsillo de alguno o de todos nosotros mediante impuestos u otros artilugios "legales".

Entonces, a la hora de votar, evaluamos como fue la gestión económica del mandato (si pretende ser reelecto) o como suponemos que lo será en caso de que no hubiera aun ejercido el cargo. Y comparamos todo ello con nuestra personal situación económica. Esto es más acusado en aquellos lugares donde los gobiernos son más intrusivos en la vida ciudadana que en aquellos otros donde lo son menos.

Claro que, también en nuestras elecciones entran a jugar otros constituyentes, ya más de índole personal como, por ejemplo, el carisma del candidato, su liderazgo, sus actitudes personales, familiares, etc. Pero, más bien, cumplen un lugar secundario en relación a las motivaciones económicas, salvo casos excepcionales.

La cultura media del elector es otro ingrediente decisivo. No solamente cuenta su formación cívica, sino su nivel total de educación es relevante, porque de acuerdo a ellos será la opinión que se haga de los candidatos y lo que determine su voto.

Nos parece que -en promedio- las motivaciones económicas (según se las entiende popularmente) ocupan un 50% de la intención de voto, y el otro 50% lo representan las llamadas (o percibidas por el ciudadano como) no-económicas (educación, salud, seguridad, justicia, previsión social, etc.). El político que ofrezca mejorar estas cosas respetando esas prioridades del votante será quien finalmente se alce con el triunfo.

La visión socialdemócrata del electorado para la cual el gobierno-estado es una especie de Santa Claus o Robin Hood moderno, terminará votando al candidato que mejor prometa hacerle cumplir con dichos roles. La socialdemocracia -a la cual nos hemos referido en muchísimas oportunidades anteriores- representa un grado por encima al más básico del saber económico. Este nivel ultra elemental de "conocimiento" económico es el que ofrece el marxismo. Y radica en la pura intuición de lo que parece "evidente" a los ojos de cualquier persona sin discernimiento de economía: que hay gente que posee cosas que otros no tienen. De allí a concluir que lo que ostentan unos se debe a que no lo poseen otros hay un paso tan simple como es el que terminan dando la mayoría de las personas.

Es a esto a lo que se refería Friedrich A. von Hayek cuando insistía que la economía es una ciencia contraintuitiva. Sus verdades no son evidentes por sí mismas. Y es por esto que no ha existido jamás en la historia ningún gobierno liberal, ni democrático ni antidemocrático.

Aquel razonamiento errado marxista es matizado por el no menos equivocado socialdemócrata, en el sentido de que el estado-nación debe cumplir con la mal llamada "justicia social", es decir, quitarles a unos lo que les pertenece para darles a otro lo que nos les pertenece, lo que -en esencia- no tiene demasiada diferencia con la fórmula marxista que proponía lo mismo por medio de la fuerza bruta revolucionaria. La única discrepancia con la socialdemocracia es que esta persigue idéntico fin, pero a través de los votos. Por eso, antes se usaba una expresión más clara, como la de socialismo democrático, y luego se la abrevió para disimular mejor, y quedó como socialdemocracia.

Lo que no parece aceptarse de ningún modo -al tiempo de hoy- es que el gobierno se abstenga de intervenir en la economía, fruto de esa ideología socialdemócrata que se impone mundialmente, y en la cual se enrolan la generalidad de los partidos políticos internacionales con mayores o menores variantes, pero todos encolumnados detrás de la "filosofía" socialdemócrata. Por supuesto, si esto se les dice a algunas de estas personas lo negarán enfáticamente. En su lugar, dirán "No. Yo soy de izquierda", o "de derecha" o "de centro", pero pocos admitirán ser socialdemócratas. Es que la gente prefiere manejarse con expresiones estereotipadas y ordinarias, corrientemente términos que divulga el periodismo, que es la fuente principal de información y, lamentablemente, hasta de formación de numerosas personas.

[1] véase Ludwig von Mises, La acción humana, tratado de economía. Unión Editorial, S.A., cuarta edición.

Gabriel Boragina
gabriel.boragina@gmail.com
@GBoragina

LUIS FUENMAYOR TORO, ESTAMOS LLEGANDO AL “LLEGADERO”,


Las precisiones de Juan Guaidó, sobre la fecha de ingreso de la llamada ayuda humanitaria, han colocado la situación venezolana actual en el cenit de su mayor peligro hasta ahora. La directiva de la AN pareciera decidida a producir, desde ya, el quiebre del apoyo militar a Nicolás Maduro y por tanto su salida o a iniciar la confrontación armada de una vez. El gobierno hasta ahora ha evadido acciones que apresuren este desenlace. No ha impedido la realización de manifestaciones y concentraciones multitudinarias en todo el país, no ha perseguido ni apresado a los líderes insurrectos, no ha recurrido al hostigamiento de los opositores con sus paramilitares, no ha clausurado la Asamblea Nacional y no ha actuado para impedir el funcionamiento de la embajada gringa. Se ha limitado a la lucha en el terreno político, diplomático y propagandístico y a mostrar su disposición, cierta o falsa, a establecer un diálogo, que en este momento parece muy improbable. 

El gobierno no ha podido responder con movilizaciones masivas de sus partidarios, pues carece totalmente de este apoyo, el cual no ha podido ser escondido ni con los montajes de VTV. La inmensa mayoría de la gente no quiere a Nicolás Maduro. No resiste la situación caótica existente en todos los órdenes de la vida y anhela un cambio, que espera sea para mejorar su situación de vida. Con razón o sin ella, la lucha política se ha desplazado hacia la salida inmediata de Nicolás Maduro. La oposición de la AN, con el apoyo incluso militar de los principales países del mundo, se siente triunfante y trabaja para imponer su agenda de tres puntos: salida de Maduro, gobierno de transición y elecciones. No está dispuesta a ninguna negociación que retarde la salida de Maduro; se prepara para la caída y mesa limpia. 

El régimen no puede salvar al Presidente; su salida parece cantada. Esto no significa que ya esté completamente derrotado y no esté en condiciones de seguir luchando, pero, si lo hace en los términos que están planteados y que, repito, ha venido evitando, el costo de todo tipo para ellos y para el país será sumamente trágico. Un excelente artículo de Víctor Álvarez, publicado recientemente por Panorama (https://t.co/YpvX7Yqfxs) nos describe todos los escenarios posibles, a partir del cumplimiento por la oposición de su amenaza de hacer ingresar la “ayuda humanitaria” el próximo 23 de febrero. Es muy difícil para el gobierno de Maduro “hacerse el loco” ante el ingreso de un convoy supuestamente cargado con alimentos y medicamentos y, mucho menos, si se pretende que su custodia sea extranjera, armada o militar. Sobre todo cuando el alto gobierno ha declarado que los alimentos están contaminados y envenenados para generar daño en la población.

Dejar entrar la “ayuda humanitaria” en las condiciones planteadas significaría una rendición o una demostración de debilidad mortal. Parecería entonces que el choque armado es inminente y muy difícil de evitar, a menos que Maduro dimita o sea conminado a dejar el poder por la FANB, lo que abriría un espacio para la discusión de la conformación del gobierno de transición y el programa respectivo, tal y como lo proponen quienes hasta ahora han dirigido el proceso opositor, o un gobierno de unidad nacional o de coalición con una hoja de ruta muy concreta, como otros proponen. Es difícil creer que con esto se alcanzará la paz inmediatamente, a menos que las conversaciones que se entablen y los acuerdos que se alcancen sean lo suficientemente amplios, plurales, incluyentes, efectivos y transparentes, como para recibir un apoyo mayoritario.

Luis Fuenmayor Toro
@LFuenmayorToro

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES, LA TRAMPA HISTÓRICA


Recientemente me preguntaron cuál de dos candidatos sería preferible para la oposición en las venideras elecciones. Me tomó algunos segundos caer en la cuenta de que la pregunta involucraba el peligro de contar los pollos antes de nacer. Obviamente, respondí que no era el momento de hacer otra cosa que lograr unidos el fijar ya unas elecciones. 

En las redes sociales también hay planteamientos sobre las virtudes de tal o cual candidato, lo cual, tan es un elemento de desunión, que, en el 2012, ante el avance de la candidatura de Capriles frente a Chávez, el oficialismo jugó sucio adelantando la elección de gobernadores para dividir lo que estaba unido. 

En mi libro, Escenarios para Venezuela 2017-2030, comparando las características de los 13 regímenes políticos de la Venezuela republicana, encuentro que en los supuestos cambios de dichos regímenes ha predominado el cambio de QUIÉN manda, en vez de con QUÉ políticas gobierna y CÓMO toma decisiones. Este quitate tú pa´poneme yo contribuye a explicar la continuidad de los mecanismos de concentración del poder político, en detrimento de reglas de juego incluyentes y de mejores políticas públicas. La discusión por el QUIÉN gobierna es una trampa histórica que distrae nuestra atención de lo que más interesa a la mayoría: las políticas públicas y los resultados.

Lo importante en esta coyuntura es llegar a la aprobación del nuevo proceso electoral, recomponer el Consejo Nacional Electoral, establecer los observadores internacionales imparciales y el ajuste de las condiciones electorales a la ley y la equidad. Logrado esto, que luego se presenten todos los candidatos que lo deseen a una primaria de oposición y que enfoquen su campaña en lo bueno que van a hacer y no en destrozarse uno al otro. Sin esta primaria, el chavismo tiene la oportunidad de competir contra varios candidatos opositores debilitados y de plantar otros de apariencia opositora (como los que ya hemos visto), para dividir los votos válidos; pudiendo así el chavista quedar cercano al puntero de una oposición dividida.

José Antonio Gil Yepes
Directivo Datanalisis
@joseagilyepes
0424.9909099