domingo, 6 de diciembre de 2015

ANDRES RAFAEL SCOTT VELASQUEZ, PENSAMIENTO Y SALMO

El Salmo de Hoy
Domingo 06 de Diciembre del 2015

 
Salmo 126(125),1-2ab.2cd-3.4-5.6. 
Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía que soñábamos:
nuestra boca se llenó de risas
y nuestros labios, de canciones.

Hasta los mismos paganos decían:
“¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!”.
¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros
y estamos rebosantes de alegría!

¡Cambia, Señor, nuestra suerte
como los torrentes del Négueb!
Los que siembran entre lágrimas
cosecharán entre canciones.

El sembrador va llorando
cuando esparce la semilla,
pero vuelve cantando
cuando trae las gavillas.

PENSAMIENTO


Mi Pensamiento de Hoy 06   de Diciembre  del 2015
La importancia de callar en los momentos justos es de sabios, porque generalmente muchas veces el silencio es más persuasivo que la palabra

TÚ QUE ME LEES,
¿TENDRÁ QUE VER ESTO CONTIGO?


El Refrán de Hoy
Indio comido, indio ido


Tal Día Como Hoy 06 de Diciembre 2015
·        San Nicolás de Bari.
·        San Abraham de Kratia.
·        Santa Asela.
·        San Bonifacio Sibidense.
·        San Emiliano médico.
·        San José Nguyen Duy Khang.
·        Santa Leoncia.
·        San Mayórico.
·        San Pedro Pascual.
·        San Servio.
·        San Tercio.


Ing. Andrés Scott Velásquez

Andres Rafael Scott Velasquez 
anscott25.11@gmail.com
@andresscott
Guarico - Venezuela

ARIEL PEÑA, LA NAVIDAD Y LA FIESTA JUDÍA DE LAS LUCES, DESDE COLOMBIA

Desde el anochecer del próximo 6 de diciembre  comienza la fiesta judía de las luces que va hasta el anochecer del  14.  Sabiendo  que se especula  bastante  sobre el origen pagano de la Navidad y todo lo que tiene que ver con la terminación del año y el inicio de uno nuevo,   precisamente por estos días  los judíos celebraran  la fiesta de las luces o Hanukkah, también llamada de la dedicación del templo, que el mismo Jesús  conmemoro según el  evangelio de San Juan  10:22,23 “Se celebro por entonces en Jerusalén la fiesta de la dedicación, era invierno, Jesús se paseaba por el templo en el pórtico de Salomón”.

La  conmemoración judía  de las luces fue el resultado de una gesta heroica de Judas Macabeo que en el año 164 a.c    logro liberar  a  Palestina del paganismo helénico, que era impuesto por el rey  seléucida,  Antioco IV Epifanes, el cual había ordenado construir un templo a Zeus  en Jerusalén, recordando que la fecha de  Hanukkah coincide  en algunas oportunidades  con el 25 de diciembre  y  el solsticio en el  hemisferio norte.
Eso significa que los señalamientos  que se le  hacen a la  Navidad  acerca de  su origen pagano, por parte de algunas  sectas religiosas y grupos anticristianos, diciendo que  el imperio romano acomodo la fiesta  de Mitra, dios persa del sol, al nacimiento de Jesús,  no son ciertos, porque fue hasta el año  274 d.c  a instancias del emperador Aureliano que la fiesta del sol paso  a ser parte del imperio, consagrando la autoridad del sol-invictus como culto oficial estatal dedicándole el campo de  Marzio. Sin embargo  desde mucho antes los cristianos ya celebraban el nacimiento de Jesús en la fecha que conocemos hoy.
Porque hay que resaltar   que  los  primeros cristianos conmemoraban la  fiesta Judía del Hanukkah o de las luces, como el  maestro  lo había enseñado, por esas circunstancias fue que  Teófilo de Antioquia, propuso entre los años 171 y 183 d.c  celebrar la natividad  el 25 de kislev del calendario judío, que coincide con la fiesta luminaria, sabiendo que Jesús es la luz del mundo, y  esa   iniciativa fue acompañada por  San Hipólito de Roma tomando como fecha  la propuesta anterior, ello ocurrió aproximadamente en el año 204 de nuestra era.
De lo anterior se desprende que parte de  la  confusión sobre  la Navidad, se presenta porque la Biblia evangélica, solo tienen 66 libros, pues en el año de 1862 las Sociedades Bíblicas le sustrajeron los llamados libros apócrifos, en donde se encontraba 1 y 2 de Macabeos, los cuales hacen mención  a la  fiesta de las luces en  primera de Macabeos 4:36,52-59 y la  segunda en 1:18; 10:5.   Las  sociedades Bíblicas Unidades en una  edición de Reina y Valera llamada  “la Biblia del siglo  de Oro” en el 2009, se arrepienten e  incluyen nuevamente los  libros  Deuterocanonicos  o apócrifos entre ellos los dos de  Macabeos.
Por  la  situación de entrecruzamiento con  la Biblia al no conocerse  todos los libros por parte de  las denominaciones evangélicas,  ello ha sido aprovechado por  sectores  marginales y fundamentalistas religiosos, para  decir que   el 25 de diciembre día del nacimiento de Mitra dios  iraní de la luz y dedicado al sol, fue la base para instituir  la natividad de Jesús, lo cual  reiteramos no es verdad.
También es bueno referirse a algunos Evangelios apócrifos, que sirven de consulta para conocer más  sobre el  nacimiento de Jesús, como es el caso del evangelio  Armenio de la Infancia que  en el capítulo 8 versos  5  y  6, habla  del frio  que hacía por ser invierno y que la fecha  fue  el 21 del mes de  Tébeth, o sea el  6 de enero, además habían pastores y boyeros  que habitaban  y trabajaban en los contornos, e hicieron  un pesebre, también en el capitulo X habla  de los pastores que vieron y adoraron  al niño.
El capitulo once del mismo  evangelio Armenio, menciona a los tres reyes magos que visitaron al mesías, y sus  nombres  eran   Melkon de los persas, Gaspar de los indios; y el tercero Baltasar  rey de los árabes, así mismo  el  evangelio apócrifo de  pseudo-Mateo, el  cual es tomado como referencia por el  Corán, libro  sagrado del Islam, se refiere al buey  y  al  asno que  adoraron al  niño, cumpliéndose lo dicho por el profeta Isaías en   1:3 “el buey conoce a su dueño, y el asno al pesebre de su  Señor”
Entonces  no hay duda que la purificación del templo judío o fiesta de las luces en  el año 164 antes de Cristo, creada  por  Judas Macabeo, tiene que  ver  indiscutiblemente  con la celebración del  nacimiento del salvador, pues en esa ocasión durante 8 días se pudo encender el  candelabro del templo, con el aceite que no alcanzaba sino para un día, siendo la fiesta de Hanukkah el  25 de kislev tercer mes del calendario hebreo entre finales  de noviembre y fines de diciembre del calendario gregoriano.
En ese orden de ideas, la encarnación del hijo de Dios, es  un acontecimiento trascendental que busca la armonía universal entre los seres  humanos, sin importar las  creencias religiosas, recalcando que en todas estas festividades, hay que recordar que Jesucristo es el sol de Justicia y la luz del mundo, por lo tanto se deben de  superar  los sofismas que se tejen alrededor de la Navidad y las fiestas de fin de año, porque existe la tradición, la palabra de Dios y el magisterio de la Iglesia, que durante 2000 años, han servido para guardar el depósito de  la fe.

Ariel Peña
arielpena49@yahoo.com
@arielpenaG

Colombia

GABRIEL S. BORAGINA, LA "NECESIDAD" DEL "GASTO SOCIAL", DESDE ARGENTINA

Hoy en día, resulta prácticamente indiscutible la necesidad de las llamadas políticas públicas que alientan el denominado "gasto social". Es más, hasta se considera políticamente incorrecto cuestionar, o siquiera insinuar hacerlo, la implementación de medidas asistenciales como parte del programa de cualquier partido político. Aunque la cuestión parezca moderna o reciente, lamentablemente no lo es, habida cuenta que tal supuesta necesidad se ha planteado, y se lo viene haciendo, desde que el mariscal Otto von Bismarck instituyera lo que hoy se conoce como el "estado benefactor" o de "bienestar", allá ya en el lejano siglo XIX. Ni siquiera los rotulados países "desarrollados" han escapado a la tendencia de sus gobiernos a instrumentar políticas asistenciales. En los EEUU (que normalmente se tienen –erróneamente- como el paradigma del liberalismo y de una economía capitalista) esta tendencia fue muy fuerte desde las décadas de los 50´y 60´hasta nuestros días. Los planes "sociales" organizados por el gobierno americano fueron cada vez más intensos, más amplios, y demandaron, con el tiempo, menos requisitos para ser admitidos en ellos:
"El resultado ha sido una continua simplificación de los requerimientos de elegibilidad, una reducción de los trámites burocráticos y la desaparición de los requisitos (de residencia, trabajo, e incluso ingresos) para obtener un subsidio por desempleo. A cualquiera que se anime siquiera a sugerir que a los beneficiarios del asistencialismo debería requerírseles que acepten un empleo y abandonen el sistema se lo considera un reaccionario, un leproso moral. Y como ya casi ha desaparecido el antiguo estigma, la gente tiende cada vez más a pasar rápidamente al régimen asistencial en lugar de salir de él."[1]
Rothbard alude a los desincentivos, de los cuales "El más importante de ellos ha sido siempre el estigma que significaba para toda persona el subsidio a la desocupación, que la hacía sentir que vivía parasitariamente a expensas de la producción en lugar de contribuir a ella"[2]. Al desparecer este estigma, y al mismo tiempo, al incrementarse la oferta de planes "sociales" por parte del gobierno central, se iban creando otros alicientes que son los señalados en la cita. En otras palabras, el gobierno -y toda una cultura creada por los defensores de los sistemas socialistas- impulsaron la tendencia de la gente a demandar del sistema político subvenciones al desempleo (primero) y a la pobreza (después), al unísono que promovían estímulos para permanecer en dichas situaciones de inactividad laboral y carencia, dado que -de todas maneras- tanto el desempleado como el indigente estaban conscientes que, en cualquier momento, podían acudir a las autoridades para requerir ayuda económica, o -en el peor de los casos- esas mismas autoridades iban a ofrecérselas, porque además de ser lo políticamente correcto, consistía en un mecanismo idóneo para adquirir popularidad política, y en última instancia, los votos necesarios para acceder al poder.
 "Irving Kristol escribió cáusticamente acerca de la "explosión del asistencialismo" de la década de 1960: Esta "explosión" fue creada, en parte de manera intencional, y en una mayor parte en forma inconsciente, por funcionarios y empleados públicos que llevaban a cabo políticas públicas en relación con una "Guerra contra la Pobreza". Y estas políticas fueron defendidas y promulgadas por muchas de las mismas personas que luego se mostraron perplejas ante la "explosión del asistencialismo". No es sorprendente que tardaran en darse cuenta de que el problema que intentaban resolver era el mismo que habían creado. "[3]
La situación que se describe en la cita guarda un notable paralelismo con el mundo de nuestros días y -con particularidad- en nuestra región, donde esos mismos planes "sociales" (y otros de la más variada naturaleza, pero que -en esencia- se sustentan todos ellos en común en la teoría sacrosanta del redistribucionismo) han sido abundantes en las últimas décadas, y aun hoy en día se consideran prácticamente incuestionable su vigencia y permanencia. Dos factores son los que sobresalen, y que se desprenden del texto entrecomilladlo: 1) en principio, se alude a que de manera consciente los funcionarios públicos promovieron las políticas asistenciales, quizás creyendo de buena fe que las mismas beneficiarían a sus destinatarios. En otras palabras, parece indicarse en esos promotores una suerte de buenas intenciones al amparo de una cierta ignorancia económica respecto de los resultados que tales programas derivarían, el más importante de ellos la "explosión" mencionada. Hoy en día, si bien esa ignorancia persiste, no hay que dejar de lado el hecho cierto de que muchos funcionarios -por experiencia- ya conocen las secuelas funestas de las políticas "sociales", pero aun así las promueven y mantienen de mala fe a sabiendas de sus nocivos efectos para las masas desposeídas.
"He aquí [...] las razones que hay detrás de la "explosión del asistencialismo" en la década del 60:
1. El número de pobres que son elegibles para la asistencia social aumenta a medida que se amplía el alcance de las definiciones oficiales de "pobreza" y "necesidad". Esto fue lo que hizo la Guerra contra la Pobreza; la consecuencia fue, automáticamente, un aumento en el número de "personas elegibles". "
2. El número de personas pobres elegibles que actualmente solicitan asistencia social crecerá a medida que aumenten los beneficios de la asistencia como lo hicieron a lo largo de la década de 1960—. Cuando los pagos de beneficencia (y los beneficios asociados, como Medicaid y los vales para alimentos) compiten con los salarios bajos, muchas personas pobres preferirán, racionalmente, recibir la beneficencia. Hoy en día, en la ciudad de Nueva York, como en muchas otras grandes ciudades, los beneficios del asistencialismo no sólo compiten con los salarios bajos, sino que los superan.
3. El rechazo de aquellos realmente elegibles para recibir asistencia social -un rechazo basado en el orgullo, la ignorancia o el temor- disminuirá si se instituye cualquier campaña organizada para "reclutarlos". En la década del 60 fue lanzada exitosamente una campaña semejante por a) varias organizaciones comunitarias auspiciadas y financiadas por la Oficina de Oportunidad Económica (Office of Economic Opportunity), b) el Movimiento de Derechos al Bienestar Público (Welfare Rights Movement) y c) la profesión del trabajo social, en la que ahora había numerosos graduados universitarios que consideraban un deber moral ayudar a la gente a recibir asistencia social, en lugar de ayudarla a abandonar el régimen de beneficencia. Además, las cortes de justicia cooperaron allanando varios obstáculos legales (por ejemplo, los requerimientos relativos a la residencia) [...]. "[4]
[1] Murray N. Rothbard. For a New Liberty: The Libertarian Manifesto. (ISBN 13: 9780020746904). Pág. 171-173
[2] Murray N. Rothbard, ob. cit, idem. .
[3] Murray N. Rothbard, ob. Cit. idem.
[4] Murray N. Rothbard, bn. Cit. idem

Gabriel Boragina
gabriel.boragina@gmail.com
@GBoragina
Acción Humana

Buenos Aires- Argentina

JOSÉ DOMINGO BLANCO (MINGO), TOY CONTENTO…

Como me gustaría que, mayoritariamente, los venezolanos –los que se sienten auténticos ciudadanos democráticos, cívicos y decentes- pudiéramos entonar este lunes 7 de diciembre la vieja canción del maestro Billo, Toy Contento que, según relatan algunos historiadores, fue la que cantaron los caraqueños el 23 de enero de 1958 cuando salió volando el dictador Marcos Pérez Jiménez. ¿Cómo amanecerá el 7D? Esa ha sido la pregunta más recurrente que me han hecho en los últimos días. Y quisiera, para serles muy sincero, poder tener el don de vaticinar el futuro con tal grado de acierto que lo que les pronostique sobre el resultado electoral de este domingo, sea “irreversible”, como le encanta decir en la madrugada a la presidente del CNE.

¿Cuál será el escenario después del 6D? ¿Cómo quedará compuesta nuestra Asamblea Nacional? ¿Se sentarán en los curules diputados que lucharán por los intereses del pueblo que lo eligió o de nuevo tendremos a los “levanta-brazos” de siempre que obedecerán exclusivamente a los dictámenes de sus toldas políticas? Porque no podemos olvidar que el poder Legislativo es para representar y ser la voz del pueblo, que lo coloca con su voto debajo de la cúpula del Capitolio. Recordemos que los parlamentarios no podrán asfaltar calles, ni mejorar el servicio de recolección de basura, ni reestablecer el alumbrado público; pero sí podrán aprobar leyes que nos alejen de este modelo comunista -que no sirve- y luchar para que esos mandatos se cumplan, sin olvidar su función contralora.
Pero si algo ha llamado poderosamente mi atención, es la “serenidad” (así, entre comillas, porque a veces no sé si más bien es apatía o mesura) que he observado en los electores. Si bien algunos aún expresan cierto aire triunfalista –en ambos bandos, porque tanto oficialistas como opositores se saben ganadores- he percibido en muchos otros una cautela que no había apreciado en elecciones anteriores. Supongo que los desengaños de los procesos pasados han hecho su efecto. Muchos me aseguran que esta vez esperarán los resultados con la racionalidad de quien cree que cualquier cosa puede pasar, aun cuando las encuestas proyecten resultados alentadores. Algunos me han dicho, a pesar de no estar convencidos de la transparencia del proceso, que no se abstendrán de ir a votar, porque insisten en que es la única vía que les queda para expresar su descontento. Y hay otros que, con cara de pesar, me han adelantado que esta es la última elección en la que participarán porque, si los resultados vuelven a ser favorables para este régimen, se largan del país.
Al final, la motivación de la mayoría de los ciudadanos que irán este domingo a votar, es presionar para que la rueda de los cambios comience a girar y se produzcan las enmiendas que se necesitan para salir de esta payasada comunistoide del Siglo XXI. Porque los ciudadanos de este gran país que el 6D, una vez más, ejerceremos nuestro derecho al voto, merecemos que se imponga la voluntad del pueblo, y no la de un partido político. Nos urgen instituciones públicas imparciales, despolitizadas, que obedezcan a los mandatos de la Constitución y al interés colectivo, y no a los caprichos de un anteproyecto de déspota, que apela en sus argumentos al arma que utilizan aquellos que no tienen razón. Porque necesitamos rediseño, reconstrucción y reunificación en torno a un objetivo común: Venezuela. Porque una nación se edifica cuando sus ciudadanos están conscientes de que de ellos depende el progreso del país, y no de las dádivas o sobras que lanzan los que se atornillan en el poder. Porque los ciudadanos tenemos un derecho, libre y democrático, a expresarnos de la forma que queramos, y nadie puede cercenárnoslo, por más miedo y odio que quieran sembrarnos. Porque Venezuela es amplia, es bella, es diversa hasta en sus paisajes. Y esas diferencias las tenemos sembradas en nuestros genes. Porque Venezuela es una nación de muchas gamas, matices y tonos. Es imposible, por más que hayan intentado, que nuestro país sea monocromático y gire en torno a un pensamiento único. Porque las diferencias han existido desde siempre; pero también, desde siempre, supimos convivir con ellas. Porque ya vimos en qué consistió este proyecto y no funcionó. Pero, todavía estamos a tiempo de tenderle la mano a nuestro país, para ayudarlo a salir de este atolladero. Somos mayoría los que amamos a Venezuela. Somos mayoría los que aún creemos en ella y apostamos a su resiliencia. Por eso, los invito a no perder jamás las esperanzas…Yo, por mi parte, no me dejaré intimidar por los  resultados, porque mi apuesta siempre será a favor de Venezuela y los venezolanos que, como yo, el lunes esperan amanecer cantando…
Hoy todo me parece más bonito,
hoy canta más alegre el ruiseñór,
hoy siento la canción del arroyito
y siento como brilla más el sol.

Toy contento, yo no sé qué es lo que siento,
voy saltando como el río, como el viento,
como el colibrí que besa la flor por la mañana,
como paraulata que deja su canto en la sabana.
Toy contento, yo no sé qué es lo que siento,
voy saltando como el río, como el viento;
 me pongo a bailar, no puedo explicar
qué es lo que siento
que reviento con las ganas de cantar…

Queridos amigos…les deseo a todos la más esperanzadora de las Navidades. Nos reencontraremos con más ideas y palabras el año que viene.

José Domingo Blanco (Mingo)
mingo.blanco@gmail.com
@mingo_1
Caracas - Venezuela

SAÚL GODOY GÓMEZ, SI FUERA CHAVISTA, ¿QUÉ HARÍA?,

Empecemos por decir que hay tres tipos de chavistas, los dirigentes, los cuadros medios o funcionarios y la masa, cada uno de ellos tiene algo que perder o ganar, por lo tanto tienen diferentes maneras de actuar ante la inminencia de los cambios políticos que se avecinan, y que sin ninguna duda los afectará, pueden ser inteligentes o irracionales, pueden ponerse del lado de los cambios o resistirlos, pueden hacer uso de la violencia o actuar políticamente.

La masa o el grueso de los simpatizantes del chavismo, saben que sin Chávez el movimiento revolucionario está acabado, tienen un sustituto a la figura del Comandante que es ese señor que mientan Nicolás Maduro, que nada tiene que ver con ellos, así se la pase diciendo que es venezolano, obrero y que es del pueblo… la conexión era con el Comandante en la plenitud de sus facultades, no con un hombre que no se sabe quien lo maneja, si una mujer, si desde la Habana, si un gurú o esas apariciones de animales que le insuflan directrices.
Como toda masa movida por los acontecimientos, su interés se alineará con quienes los tomen en cuenta y tengan posibilidades de obtener beneficios del poder, nadie apuesta a perdedor, eso es parte de la naturaleza humana y como el chavismo se desinfla rápidamente, reina el caos y el descontrol, jamás estuvieron preparados para el fracaso a pesar de las advertencias y de los signos que indicaban que estaban haciendo las cosas de manera equivocada.
El chavismo y Maduro pretendieron poner al pueblo a pasar trabajo y hambre, para que siguieran regalándole petróleo a Cuba, sostener el flujo de dinero chino a cambio de importantes sesiones de territorio venezolano, otorgando créditos blandos a países del Caribe para comprar sus votos en la ONU y la OEA, pero principalmente, para seguir disfrutando de una fiesta donde ellos, el pueblo,  no estaba invitado.
Y porque las fuerzas opositoras lucen organizadas, con cierta unión, con dirección, aunque sin un liderazgo visible, lo que importa en cara a las elecciones del próximo 6 de diciembre, es que su discurso es incluyente, sus líderes comunitarios en cada circuito son conocidos, tienen un trabajo hecho y por lo que aparentan, tienen ganas de trabajar por un cambio a mejor, que implica limpiar al país del desastre que han dejado los chavistas.
Apoyar al chavismo es continuar con la situación del desabastecimiento, de la inflación, sin fuentes de empleo seguras, con el hampa haciendo lo que le da la gana, sin servicios públicos de calidad… lo que ofrece el PSUV son las mismas caras, la misma actitud sobrada y como si estuvieran haciéndole a la gente un favor.
Maduro se ve cada vez más violento y hablando como si fuera un disco rayado de la guerra económica, de los empresarios tramposos, del imperio maluco, se le nota más desencajado y grosero, lo que hace es amenazar de que va a radicalizar este mal gobierno que tiene donde no puede ni recoger la basura en la calle, ni atender como es debido a su propia familia.
Ah, pero a Cuba, el imperio malvado sí la trata mejor y se habla de futuro, de inversiones, de eliminarles el embargo, ¿Qué pasó con esos revolucionarios cubanos que no ha pasado con los venezolanos?.
Algo debe estar haciendo Maduro de manera equivocada que tiene engorilados a los empresarios, a las universidades, a los sindicatos, a la iglesia, a los pensionados, a los médicos, a los comerciantes, a los transportistas, a los estudiantes, a las amas de casa, a la policía, a los maestros, a la Polar, a los periodistas, a las líneas aéreas, a los productores agrícolas, a los trabajadores petroleros, a los hermanos colombianos… está en guerra con todo el mundo menos con los militares, a quienes tiene llenos de regalos, de dinero y de comida, pero al pueblo, lo quieren ver haciendo colas sabrosas y comiendo piedras fritas.
Los cuadros medios del chavismo que en su mayor parte son funcionarios públicos, trabajadores calificados, técnicos y profesionales, son gente que dependen de sus trabajos para sobrevivir, muchos de ellos en realidad no les importa quién sea el jefe con tal que los dejen trabajar, lo malo, que los han obligado a hacer y decir cosas que los comprometen con la actual revolución, que en nada tienen que ver con la de Chávez, en algunos casos han actuado en contra de la ley, dañado a las personas, perjudicado a las comunidades, violentado a los usuarios, se han involucrado en cuestiones “políticas” de otros países que han salido muy costosas, se dice que algunos altos funcionarios trabajan con el crimen organizado, que se trata de un gobierno que es intolerante y se maneja a niveles de corrupción peores que en los gobiernos de AD y Copey.
Este segmento del chavismo se siente que son el relleno del sándwich, los “tontos útiles” que los montan en autobuses y los llevan a concentraciones, que les quitan de sus sueldos contribuciones “voluntarias” para apoyar al partido, que los botan de sus trabajos a la menor excusa y no les pagan sus prestaciones.
Muchos de estos funcionarios están viviendo bajo el terror de listas, vigilancia de cubanos, amenazas y chantajes, son los que conforman el grueso de las movilizaciones en los actos del gobierno, los que salen obligados con banderitas o gritando consignas al paso de la caravana presidencial.
A una buena parte de este funcionariado le han hecho creer que todo lo que tienen y lo que son, se lo deben a la revolución y que si la revolución se acaba, ellos pierden… estos chavistas tienen un dilema, si quedarse en la nave de la revolución que se está hundiendo, o saltar y salvarse.
Pero si negocian, si se convierten en elementos que ayuden al cambio, si se oponen, de manera inteligente a ser usados como comodines revolucionarios, si informan lo que sucede intramuros, si colectan evidencias en contra de los verdaderos ladrones y criminales que están destruyendo las instituciones en las que trabajan, tendrán la oportunidad de salir ilesos, las fuerzas de la oposición están dispuesta a lanzarles un salvavidas, sólo hay que salir de estos vividores para que empiece el cambio y las cosas empiecen a mejorar, para todos.
Luego están los dirigentes chavistas, una parte de ellos ya tiene su Plan B, fuera del país, con otros pasaportes, con nidos de oro esperándolos, con sus familias ya viviendo en el exterior, son estos
dirigentes los que harán el llamado a la resistencia, a la lucha por la revolución, pero ese combate que lo hagan otros… ellos se van, es el caso de un conocido animador de la televisión oficialista que no pasaba un día sin amenazar que lanzaría al pueblo a la calle a matar e incendiar si la oposición llegare al poder, como si el pueblo fuera de él (resulta que era un espía cubano), ese ya tiene un apartamentico en Mariel, Cuba (no lo dejaron entrar en las exclusivas urbanizaciones en Varadero).
Los dirigentes chavistas que se quedan, lo harán en la creencia que ellos, como no tienen rabos de paja ni cuentas que pagar, podrán recoger los pedazos del chavismo y tratarán de seguir adelante por un futuro político, es el grupo que confían en las negociaciones, algunos de ellos tendrán la capacidad para disolver la violencia, pactar la no agresión, entregar las armas, respetar las reglas democráticas, con ellos es que el nuevo gobierno se sentará y pactarán los arreglos para una transición en paz.
Estos dirigentes chavistas que realmente creen en la revolución y que pueden salvar el partido, van a tener que hacer una depuración profunda de la organización, amputando los miembros podridos, por muy alta que sea su figuración, a los funcionarios y dirigentes que sin importarles la militancia ni los valores verdaderamente socialistas que los reunieron, se dieron a la tarea de sembrar la corrupción, la traición a la patria, anteponiendo sus propios intereses a los del partido, privilegiando sus apetitos y el de algunos factores extranjeros a los intereses de la nación.
Y en este lote entra Maduro, quien se ha convertido en la causa de la derrota y el desmoralización de la militancia chavista, permitirle que continúe en el poder es un error y una tranca para una posible reunificación del partido PSUV, es plomo en el ala para la oportunidad de muchos otros dirigentes chavistas que quisieran seguir en la política.
Hay toda una serie de mecanismos internos del PSUV para realizar esta limpieza, lo que sería una señal positiva de que no todos están contaminados por el crimen y la corrupción, de que aún hay gente decente y venezolanos de corazón en sus filas, que hay chavistas demócratas que no están asociados con vender la soberanía del país, con el peculado, militarismo, discriminaciones y la violencia gratuita.
Por supuesto, siempre quedan los “Patria o Muerte” pero afortunadamente serán minoría, fácilmente ubicables, y que sin apoyo popular, por más tropa que dicen tener, no son sino fantasmas que dan pena, a estos extremistas se les cercará y se les emplazará a que deponga la violencia, siempre dentro del respeto de sus derechos humanos fundamentales, sería el caso de algunos oficiales militares que se dicen chavistas y algunos colectivos armados, pero estamos seguros que al final, se integrarán a la vida nacional.
Si yo fuera un chavista jugaría inteligentemente, es decir, negociaría la permanencia política y legítima de una fuerza política en democracia, no como hasta ahora, queriendo ser los únicos en el escenario a fuerza de abusos y atropellos.
A partir del 6D se juega un nuevo juego, se trata de un nuevo tablero, con nuevas reglas y la oportunidad de salir ganando es justamente ahora, cuando todavía hay margen de maniobra.  –
Saul Godoy Gomez
saulgodoy@gmail.com
@godoy_saul

Miranda - Venezuela

BERNARD HORANDE, 6D: LO QUE PUEDE PASAR,

Veo las elecciones parlamentarias del 6D en dos planos. El primero en relación a su desenvolvimiento, el segundo en cuanto a sus resultados.

El chavismo llega por primera vez en la historia en posición claramente desventajosa a una elección. Su comportamiento previsiblemente puede ser distinto a otras veces.

La jornada podría experimentar situaciones que no han estado presentes en otros procesos electorales. La desesperación chavista, ya palpada en varios episodios de la campaña electoral, puede hacerse presente.

El proceso de votaciones podría alargarse hasta avanzadas horas de la noche, con mesas ilegalmente abiertas. El anuncio de resultados definitivos "irreversibles" también se podría demorar, incluso hasta días subsiguientes. No olvidemos que se trata de más de 100 elecciones distintas, entre estados y circuitos. Pueden darse variados casos de situaciones en los propios centros de votación además de impugnaciones y recursos judiciales.

En cuanto a los resultados, Winston Churchill decía "Evito siempre predecir de antemano, porque es mucho más fácil hacerlo a posteriori".

Sin embargo, me aventuro a reflejar algunos escenarios.

Primero, doy por seguro que la oposición logrará una mayoría relativamente holgada en número total de votos a nivel nacional para la Asamblea Nacional. No así con el número de diputados. Como un ejercicio puramente especulativo, veamos algunas posibilidades.

"Peor de lo mismo": el oficialismo logra una mayoría de diputados, gracias a una maquinaria electoral chavista eficientemente probada en diversas elecciones. Aplica presiones hacia un sector importante de la población, así como trampas diversas el día de la votación: amenazas por retiros de misiones, acarreo de votantes triple cedulados a última hora, amenazas a testigos de la oposición, desvío de buena cantidad de votos hacia tarjetas como la del MIN, y otra tretas. Logran mayorías por mínimas diferencias - pero mayorías al fin - en circuitos claves. En este escenario se frustran las esperanzas de cambio de grandes mayorías, se profundiza la revolución, lo cual no es más que profundizar la catástrofe, y se generan a principios del próximo año importantes conflictos de calle y un alto nivel de ingobernabilidad. El país directo hacia el precipicio. Doy 20% de probabilidades a este escenario.
"Empate técnico": la oposición logra entre 84 y 90 diputados. Una mayoría muy frágil. El oficialismo no lo reconoce como un triunfo del oponente. Se repite el ya utilizado discurso de la "victoria pírrica". La confrontación está servida. El oficialismo hace uso del TSJ y torpedea cualquier decisión de la AN, mientras intenta revertir los votos que le llevan de ventaja. Ya lo ha hecho con William Ojeda, Ricardo Sánchez y Hernan Nuñez. Otros partidos de oposición pueden verse tentados a negociar con el gobierno, con la excusa de la necesidad de "gobernabilidad y paz", juntando sus votos en la AN con el oficialismo para "ciertas" decisiones. 30% de probabilidades.
"La tenue luz al final del túnel": la oposición alcanza entre 91 y 99 diputados. Los dirigentes chavistas entienden que la AN será irreversiblemente dominada por la oposición, pero priva el ala radical y no se muestran dispuestos a sentarse a negociar. Se les presenta la amenaza de, progresivamente, ir perdiendo todo el poder. La decisión es conservarlo. Al fin y al cabo, tienen todos los demás Poderes. La confrontación es inevitable. El TSJ se convierte en cogobierno. Se apoya adicionalmente en el conjunto de Leyes - ya aprobadas desde 2010 - relativas al Poder Comunal. Se gobierna "con el pueblo". Chavista, se entiende. El único detalle es que ese pueblo chavista ha quedado en franca minoría. Se buscan culpables por la derrota. Todos los dedos apuntan a Maduro, quien queda muy débil. Diosdado juega duro. Choques de trenes. Se avizoran tiempos altamente turbulentos. 35% de probabilidades.
"La Clara Esperanza": la oposición obtiene entre 100 y 110 diputados. Las 3/5 partes de la AN. La diferencia en número de votos es realmente significativa entre las dos opciones. Es una victoria que anuncia que una gran mayoría de los venezolanos ha decidido que el país cambie. La oposición tiene quien le respalde en sus decisiones. Se acelera el declive del chavismo. El gobierno evalúa sus opciones: ¿confrontación o negociación?. Ni hablar de Maduro... ¿dónde se metió?. 10% de probabilidades.
"El Tsunami": la oposición llega a las 2/3 partes de la Asamblea Nacional. 111 o más diputados. Exito total. La dirigencia chavista en desbandada. La muerte de Chávez y estas elecciones son los dos acontecimientos que definen el fin de la era hegemónica chavista. Se abren posibilidades a muy corto plazo, como una Reforma Constitucional o la convocatoria a una Constituyente, que le darían un vuelco político al país, y que permitirían enrrumbarlo rápidamente hacia su recuperación económica y social a corto plazo. 5% de probabilidades.
Dentro de cada uno de estos escenarios, es difícil adivinar cómo se pueden mover otros factores: la Fuerza Armada, la comunidad internacional, la Observación Internacional "oficial", los visitantes extranjeros "no oficiales" pero muy influyentes, los grupos de choque, las diferentes tendencias internas en el gobierno y la oposición...

Por otra parte, se debe entender que ni el 6D, ni el 7D, ni en Enero 2016, el país mejorará de la noche a la mañana. Los procesos políticos tardan.

De lo que no hay duda es que nos acercamos a un momento histórico.

Votemos por el cambio y hagamos votos porque quienes tienen el poder para llevar esta jornada en paz y en orden, así lo hagan.

Bernard Horande
bhorande@gmail.com
@bhorande
@APlumazoLimpio

Miranda - Venezuela

ALBERTO MANSUETI, PUTIN, MACRI Y LOS OPOSITORES VENEZOLANOS, DESDE BOLIVIA

¿Qué tiene que ver el Presidente de Rusia con el Presidente electo de Argentina, y los opositores venezolanos? Es una comparación, vamos por partes.

(1) Uno de los grandes éxitos de Vladimir Putin es su trato con el Islam, la segunda religión en Rusia, tras el Cristianismo Ortodoxo. Los musulmanes rusos son unos 10 millones, en su mayor parte de credo sunnita, y de etnias túrquidas. En regiones como el Cáucaso y el Volga, son amplia mayoría.
Siendo un ex policía, Putin sabe muy bien que “musulmán” y “terrorista” no son sinónimos. Los islamistas de Chechenia p. ej. son terroristas y separatistas, y dos veces le declararon la guerra a Rusia, y respondió Putin con las armas. Y en Siria, apoya al Gobierno legítimo, contra EE.UU. y otras potencias, que apoyan a los rebeldes, mercenarios y terroristas de la Jihad, para desestabilizar al Presidente Assad.
En el planeta hay 340 millones de árabes; no todos son musulmanes, aunque sí una fuerte mayoría. Los musulmanes son más de 1.000 millones; no todos árabes. La prensa des-informativa dice que los jihadistas son “religiosos”, y que “el problema es El Corán”. No es así. El diario ABC de Madrid, el 19 de noviembre, recogió el testimonio de Niama, ex mujer del joven Ibrahim Abdeslam, uno de los terroristas caídos en París. Cuenta que vivían en Bélgica, con 1.000 euros al mes que les daba el Gobierno. Caso típico: “Era un vago que bebía, se drogaba, dormía todo el día, y nunca fue a una mezquita!” O sea: ¡jamás leyó el Corán!
El 23 de setiembre, dos meses antes de los crímenes parisinos, Putin inauguró la Gran Mezquita de Moscú, la mayor de Europa, para más de 10 mil creyentes. Ante invitados como el Presidente Tayyip Erdogan de Turquía, y el líder palestino Mahmud Abás, que no son terroristas, citó el Corán, y prometió ayuda para fundar una escuela teológica, dijo, “porque la educación religiosa en los eternos principios de la verdad, la justicia y el derecho, es la mejor arma contra las mentirosas distorsiones de los grupos político-militares asesinos”. Tiene razón: el Islam no es problema de raza ni de religión, sino de crimen, a ser resuelto por policías y militares bien entrenados, con paciente trabajo de inteligencia para identificar al criminal y al enemigo. Esa es la primera función del Estado, y para eso pagamos impuestos, no para mantener vagos, sean nacionales o extranjeros.
El tremendo gran error del mundo de hoy, ya tiene unos 150 años: no entender cuáles funciones son propias del Estado, “monopolio legal de la fuerza”, diría Max Weber: proveer seguridad y justicia contra el crimen, y colectar impuestos para obras públicas de infraestructura física. Nada más. “Gobierno fuerte pero limitado”, diría Ludwig von Mises.
Los socialistas de lodos los colores y latitudes creen ingenuamente, o simulan creer, que el “Gran Gobierno” puede producir bienes y servicios, “manejar la economía”, proveer “salud y educación”, jubilaciones y pensiones, “redistribuir la riqueza”, “cuidar de los pobres”, y muchas decenas de otras funciones que le atribuyen, para las que le confieren inmensos poderes, recortando nuestras libertades, y consienten que se lleve nuestro dinero a montones. Pero ningún Gobierno puede cumplirlas, porque no está en su ontología de ente coactivo y represivo.
Así los Gobiernos acumulan y concentran toneladas de poder y dinero en pocas manos; y van a abusar, obviamente. Y cuando se exceden en los abusos, llegan gentes como Macri y los opositores venezolanos, a ofrecer lo mismo pero sin abuso, como si eso fuera posible. Nos dicen: “Nosotros somos los buenos, eficientes y honestos. Vamos a administrar todo bien, y con transparencia.”
(2) El problema con Macri es que puede ser De la Rúa Parte II. A fines de los ’90 el fracaso del “menemismo” explotó y se hizo insoportable. El Alcalde no peronista pero “progresista” de la ciudad de Bs. As., De la Rúa, armó una coalición populista repleta de “gente joven”. Hizo otra reedición del discurso estatista-social, la enésima en Argentina, porque “para ganar elecciones no se puede decir la verdad”. En campaña no dijo la verdad. Pero como Presidente, apenas pareció que tomaría la línea “Neo” liberal como Menem, ¡la oposición lo reventó!
(3) Venezuela igual. El chavismo es como el kirchnerismo. Y la MUD es la oposición de izquierda “democrática”, como “Cambiemos” en Argentina, que comparte todas las mentiras del socialismo, sin cuestionar el sistema: sólo la ineficiencia y la corrupción que achacan no a toda la izquierda sino sólo a la “autoritaria y corrupta”. Y como muchos argentinos, aquí también se cree en “el mal menor”, para salir del mal mayor.
Pero por esta vía no salen del “mal mayor”, le cambian de lugar nada más: del oficialismo le pasan a la oposición, en la que hasta es más peligroso, destructivo y criminal, en plan obstruccionista, desatando huelgas, protestas, cortes de carreteras y vandalismo. Lo siento, me gustaría ser “optimista” pero no puedo, porque sé de lo que hablo. Muchas gracias.
Alberto Mansuetti
alberman02@hotmail.com
@alberman02

Bolivia

ALFREDO MICHELENA, "LA GUERRA Y LA PAZ": 6D

El 6D comienza el parto de una nueva era en Venezuela. A la muerte de Chávez se hizo patente el fracaso de ese modelo socialista-comunista impuesto, que todos saben ha fracasado – menos ellos que se creen mejores que los otros. Esto más la caída del precio del petróleo fue una combinación letal para ese modelo rentista improductivo basado en el reparto de una renta para el consumo y no para la producción, que se creía inacabable. Con las mayores reservas petroleras del mundo “llegamos la llegadero”. Esto se acabó. O nos acabará a todos, al convertirnos en lo que realmente es el comunismo: colas y escasez crónicas. Es decir pobreza generalizada – menos la nomenclatura o los “enchufados”- y represión.

El pueblo chavista y opositor está harto. El deseo de cambio se ha metido en el corazón de los venezolanos. Aunque realmente se comenzó a sentir en el bolsillo y luego en el estómago.

Los venezolanos chavistas o no y la comunidad internacional sabe que, a pesar de que las elecciones nos son “libres y justas” las  ganará la MUD. Lo que se discute es cuánta será la ventaja. Y lo que preocupa es que hará el régimen ante esta debacle; si profundizará o no el conflicto y la represión. La comunidad internacional le ha advertido que debe aceptar los resultados y seguir una ruta democrática. Además que estará vigilante y no aceptará otro abril de 2013 ni las violaciones de los derechos humanos de 2014.

El régimen deberá decidirse entre “la guerra y la paz”.  Por ahora el discurso es guerrerista tanto que ha producido fatalidades. “Me lanzo a la calle con el pueblo a defender la revolución” dice Maduro quien no entiende que ya nadie quiere esa revolución que produce hambre.  Entonces habla de los militares. Pero, “los militares son leales hasta que se alzan” decía Luis Herrera.

El régimen deberá optar entre la negociación o el conflicto, frente a la nueva Asamblea que no controlará. Tolstoi se pregunta a través del personaje de Pierre Bezujov “por qué la gente mala se agrupa tan rápidamente y la gente buena no”. En esta ocasión parece que el cambio de gravitación política del chavismo hacia la MUD está produciendo una dispersión entre los chavistas mientras la oposición se muestra unida. Más bien apliquemos el viejo adagio español que dice “Dios está con los buenos cuando son más que los malos” y eso lo demostraremos el 6D. Entonces esa mayoría, que se hará oficial, será reconocida, respetada y apoyada por la una comunidad internacional que ya cambió su percepción sobre un régimen que boquea en sus estertores.

Alfredo Michelena
alfredomichelena@gmail.com
@Amichelena

Caracas - Venezuela