miércoles, 27 de febrero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, DEL MIÉRCOLES 27-02-2019,

THAELMAN ÜRGELLES, EN VENEZUELA SE LIBRA LA BATALLA POR EL RELATO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
ACTO I. Cuando todo estaba perdido y los militares se disponían a entrar al Palacio de la Moneda; cuando quienes resistieron unas horas comenzaban a rendirse, Patricio de la Guardia ordenó a sus subalternos: “vamos a evacuar, según el plan trazado, espérenme que voy a acompañar al presidente". Los hombres se reunieron en el lugar convenido para iniciar el escape de aquella batalla desigual y al cabo de un rato regresó De la Guardia: “El presidente está muerto, luchó como un valiente, vámonos …" Este es el relato que dieron a sus colegas, los guardaespaldas cubanos del “Compañero P... más »

FERNADO MIRES, DESPUÉS DEL 23 DE FEBRERO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 20 minutos
Escribo sobre Venezuela en las primeras horas del 24 de febrero, después de haber tomado nota rápida acerca de los acontecimientos del 23. El régimen canta victoria. Logró bloquear y destruir la ayuda humanitaria y mantener la unidad del aparato militar-represivo, salvo algunos goteos de oficiales sin mando de tropa. Logró además otorgar una lógica militar al enfrentamiento no vacilando en asesinar a mansalva, pero imponiendo lo que quería imponer: el terror en su más brutal expresión. Maduro, en cortas palabras, ha elegido la vía siria para mantenerse en el poder. De eso ya no hay... más »

BEATRIZ DE MAJO, ¿FUMARÁN LOS DOS GIGANTES LA PIPA DE LA PAZ?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 29 minutos
Hay optimismo en el mundo en cuanto la posibilidad de que China y Estados Unidos alcancen en breve un acuerdo para poner fin a sus disputas comerciales. En la cuarta ronda de negociaciones para poner fin al conflicto se ha destacado que ambas partes han mostrado su “voluntad” de llegar a un compromiso que ponga fin al desencuentro. Las dos potencias están enfrentadas desde principios de 2018. El antagonismo entre los dos rivales estuvo creciendo a lo largo de todo el año pasado. Sin embargo todo parece indicar que estarían cerca de poder limar sus diferencias y terminar con los pro... más »

NOEL ÁLVAREZ, GÉNESIS DE LA CORRUPCIÓN

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 41 minutos
Por la corrupción del lenguaje empiezan otras formas de corrupción. Es una idea que viene desde Andrés Bello para acá, utilizada por todas las ideologías políticas. El líder independentista, cuando surgieron las jóvenes repúblicas hispanoamericanas, decía que después haría falta la educación para construir la ciudadanía republicana, ya que, según él, las palabras, expresiones y formas que utilizamos para comunicarnos ponen al descubierto, a veces inconscientemente, nuestros más profundos anhelos y temores; esperanzas y desilusiones, así como también, simpatías y antipatías. Por mu... más »

HUMBERTO MARCANO RODRIGUEZ, CUENTA REGRESIVA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 50 minutos
El Mundo entero estuvo pendiente de los acontecimientos del sábado 23 de febrero, se esperaba su desenlace con gran expectativa y todos fuimos testigos, cada quien desde donde se encontrara, gracias a la televisora española Antena 3 que enlazó con diferentes redes en el mundo para dar una cobertura mundial sin importar las diferencias horarias, allí se pudo apreciar como Colombia con su Presidente Iván Duque al frente y un batallón de la Guardia Presidencial de ese País le rindió honores de Presidente a Juan Guaidó Márquez, momentos de gran emoción al pasar nuestro Presidente por e... más »

RONNY PADRÓN, ¿CÓMO SALDRÁ EL SOCIALISMO DE VENEZUELA?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
¿Por las buenas o por las malas? Es sin duda la gran interrogante este 23 de febrero de 2019, fecha fijada por el Presidente de la República Juan Gerardo Guaidó Márquez, para el ingreso de la Ayuda Humanitaria Internacional, evento que sin duda marcará el final del régimen socialista en el poder. Es de especial interés vista la historia cruenta que rodea las salidas del poder por parte del socialismo, conocida como es su inveterada costumbre de creerse con derecho eterno y exclusivo para ejercer la función de gobierno, con el agravante de que la receta socialista implica siempre la... más »

THAELMAN ÜRGELLES, EN VENEZUELA SE LIBRA LA BATALLA POR EL RELATO


ACTO I.

Cuando todo estaba perdido y los militares se disponían a entrar al Palacio de la Moneda; cuando quienes resistieron unas horas comenzaban a rendirse, Patricio de la Guardia ordenó a sus subalternos: “vamos a evacuar, según el plan trazado, espérenme que voy a acompañar al presidente". Los hombres se reunieron en el lugar convenido para iniciar el escape de aquella batalla desigual y al cabo de un rato regresó De la Guardia: “El presidente está muerto, luchó como un valiente, vámonos …"

Este es el relato que dieron a sus colegas, los guardaespaldas cubanos del “Compañero Presidente" Salvador Allende, destacados allí por Fidel Castro y aceptados gustosamente por el presidente chileno. Todo veraz, aunque no incluía la escena correspondiente al encuentro entre Patricio de la Guardia y un desesperado Allende, quien según testigos se comportó muy valiente pero al ver todo perdido clamaba a esa hora por una tregua de cinco minutos, según algunos “para negociar la rendición”.

De la escena INT. DESPACHO PRESIDENCIAL – DIA dieron cuenta años después dos agentes cubanos que desertaron en Europa: Dariel Alarcón Ramírez (a) “Benigno" y Juan Vives, quienes se lo contaron al periodista francés Alain Ammar para el libro Cuba Nostra, Los Secretos de Estado de Fidel Castro. El propio De la Guardia se los habría narrado a ellos, a su regreso a La Habana luego de su bien planeado escape del Palacio Presidencial de Santiago de Chile.

Estos serían los hechos: Patricio De la Guardia entró al despacho de Allende, quien muy angustiado ordenaba solicitar la tregua para negociar la rendición, entonces él lo tomó por los hombros, lo hizo sentar en un sofá y le espetó: “Los presidentes revolucionarios no se rinden" y seguidamente le arrojó una ráfaga de su ametralladora. Luego colocó en manos del cadáver el fusil personal que le había obsequiado Fidel Castro, el mismo con el que aparece Allende en otras fotos del mismo día.

Las instrucciones del alevoso magnicidio le fueron dadas telefónicamente al militar por el propio Castro, en términos tales como: “Patricio, no podemos permitir que Allende se rinda o asile en una embajada, el presidente tiene que morir como un héroe… la revolución chilena necesita un final heroico”. En la lógica tanática de Fidel Castro, y en su arrogancia triunfalista que no admite fisuras en la infalibilidad comunista, un proceso político a cuya polarización él apostó tanto no debería tener el infeliz desenlace de una rendición.

Recordemos cómo el dictador cubano –a través de sus secuaces chilenos, de sus propios agentes infiltrados y de su presencia agitadora personal durante 23 días, insólita duración para una visita de Estado-trabajó activamente para profundizar el conflicto chileno y hacer imposible todo curso pacífico como el propuesto inicialmente por Allende y la mayoría de los partidos que lo apoyaban.

Castro no podía permitir que el proyecto socialista chileno naufragara en su propio fracaso. Una premisa de todos los totalitarismos –Hitler y Mussolini incluidos- es la negación a toda salida pacífica, y mucho menos electoral, de su poder. Porque una salida de ese tipo evidencia que la supuesta “revolución popular”, encabezada por el proletariado y apoyada por las “mayorías depauperadas”, ha sufrido el abandono por parte del pueblo debido a su imposibilidad esencial para cumplir con las promesas de redención que las llevaron al poder. En tal sentido, la revolución no fracasa, ella sólo finaliza como producto de la acción demoníaca del opresor imperialista y sus lacayos.

ACTO II.

Cuando en julio de 2011 comienzan a aparecer los primeros síntomas de una dolencia física en el cuerpo del presidente Hugo Chávez, era automático que el primero en saberlo sería Fidel Castro, tal era el grado de control que ya había instalado ese maligno político sobre todos los aspectos del poder en Venezuela. Los médicos, guardaespaldas, asesores de mayor confianza y hasta ciertas amantes del líder respondían directamente al régimen cubano. Chávez fue examinado en Cuba a fines de ese verano y Castro conoció el diagnóstico primero que él: su gravedad, posibilidades de recuperación, posibles tratamientos, etc.

Así que Castro tuvo la oportunidad de evaluar opciones y escenarios, antes que el propio dueño del cuerpo en peligro. Pronto concluyó que estaba ante un dilema: o salvar la vida de Chávez o salvar el proceso revolucionario venezolano, que desde hacía 12 años fungía de única tabla de salvación para una isla hundida en la peor de las miserias por obra del siempre ruinoso socialismo más la corrupción e incompetencia de él y su corte. El dilema estaba fundado en la proximidad de las elecciones presidenciales de Venezuela, previstas para diciembre de 2012; de modo que, para someter  a Chávez a los tratamientos requeridos que efectivamente curasen, o al menos detuviesen por unos cuantos años el cáncer que crecía dentro de él, tendría que retirarse de la presidencia y de la política activa por al menos 18 meses. Y esos plazos no cuadraban con la participación de Chávez como candidato presidencial ante una oposición que se veía crecer unificada, mientras que en el campo chavista no existía una figura de reemplazo que, en tan poco tiempo, pudiera garantizar una victoria electoral.

Con la capacidad de seducción y manipulación que lo hizo famoso, Castro entró en acción. Y con el apoyo del cuerpo médico cubano, y hasta de santeros y paleros en los que Chávez tanto confiaba, logró convencerlo de que su mal no tenía remedio, que a él le correspondía librar su última batalla, perder la vida y ganar la eternidad, como el líder revolucionario que dio su vida por la felicidad de su pueblo. Sólo habría que adelantar las elecciones un par de meses, para garantizar que él llegara con fuerza hasta ese momento.

Chávez aceptó su destino y su misión; y vaya que la cumplió con creces, hay que reconocerlo. Baste no más recordar el acto de cierre de campaña, en octubre de 2012, cuando habló un buen rato con su energía habitual y bajo un aguacero, hasta caer desmayado en el vehículo donde prácticamente lo arrojaron luego de recorrer un buen tramo de la multitud. La historia siguiente la conocemos: Chávez ganó la elección de 2012 –la ganó, dejémonos de pendejadas- y le salvó la mesada a Fidel Castro por seis años más.

ACTO III.

Los acontecimientos recientes permiten ahorrarnos el recuento y caer en el neto presente, sin mayores descripciones: la dictadura de Maduro se encuentra en una posición insostenible, todo el mundo sabe que el régimen no podrá librarse de este nuevo desafío y que es cuestión de días, a lo más semanas, para que sea echado del poder por el pueblo venezolano, su dirección política y una poderosa coalición internacional a la que estaremos históricamente agradecidos. Ante una situación que no admite dudas, las voces más sensatas del mundo le piden a Maduro que negocie ya su salida; existen diferencias sobre el tono, la forma y las condiciones de esa salida, pero no queda nadie que le pida mantenerse.

Salvo Cuba y su decreciente corte de gobiernos satélites y un puñado de mohicanos individuales. Para ellos resulta indispensable que la salida de Maduro y su pandilla ocurra por una vía violenta, lo más parecida que se pueda a una invasión imperialista con víctimas civiles, mejor si se presentan algunos bombardeos y toda la escenografía victimizada para la ocasión. Si eso ocurriese, no importan las condiciones en que sea provocado, quedaría salvado el tesoro más preciado de esta gentuza: El Relato, la posibilidad de mantener viva la salvaje mentira de que “el socialismo es la mejor vía para la felicidad de los pueblos”. Un sueño milenario que, cuando está a punto de fructificar es truncado por los malvados burgueses e imperialistas.

Hasta ahora la premisa de resistir como Numancia les ha funcionado. Aunque todo el mundo sensato sabe que el ensayo de un “socialismo electoral y pacífico” en Chile fracasó miserablemente, un sector del mundo -minoritario pero muy eficaz y ruidoso para la propaganda- mantiene la tesis del pueblo marchando unido hacia su felicidad, arrebatada por la diabólica "derecha", representada por "la burguesía aliada con el Imperio".

EPÍLOGO.

Lo dicho, sumado a todo lo que hemos visto desde 1999 y particularmente en estos días, me lleva a pensar que Maduro y su corte más íntima resistirán hasta lo indecible, incluso poniendo su vida en ello. No tengo dudas de que Raúl Castro le ha pedido eso a Maduro y que ha ordenado las medidas para que un final como ese se produzca, aun cuando Maduro se eche para atrás a última hora.

Corresponde a nuestro pueblo, a su dirección política y a los gobiernos de la coalición aliada, hacer los mayores esfuerzos para que el designio del comunismo internacional no se produzca de nuevo en Venezuela. No regalarles fácilmente el relato. Tales esfuerzos se han hecho y se siguen haciendo, hay que reconocerlo.

Por supuesto, tampoco podemos regalarles por ello un tiempo más en el poder. Si el afán castro-chavista de que esto termine de un modo violento se hace muy difícil de sortear, y si por ello resulta muy costoso sacarlos por medios pacíficos, no dudo en aprobar que los complazcamos en su obsesión.

Que salgan entonces con las patas por delante.

Thaelman Ürgelles
@TUrgelles

FERNADO MIRES, DESPUÉS DEL 23 DE FEBRERO


Escribo sobre Venezuela en las primeras horas del 24 de febrero, después de haber tomado nota rápida acerca de los acontecimientos del 23.

El régimen canta victoria. Logró bloquear y destruir la ayuda humanitaria y mantener la unidad del aparato militar-represivo, salvo algunos goteos de oficiales sin mando de tropa. Logró además otorgar una lógica militar al enfrentamiento no vacilando en asesinar a mansalva, pero imponiendo lo que quería imponer: el terror en su más brutal expresión. Maduro, en cortas palabras, ha elegido la vía siria para mantenerse en el poder. De eso ya no hay duda.

La ayuda humanitaria no fue en sí una acción política pero tenía un trasfondo político, a saber, arrinconar a Maduro frente a dos opciones: o dejaba entrar esa ayuda y perdía autoridad frente a los suyos, o la destruía militarmente y abría el camino para que la comunidad internacional tomara otras decisiones, incluyendo la posibilidad de una intervención armada en Venezuela. Los sectores más radicales de la oposición, los pro-intervencionistas, se sienten confirmados por la vía violenta de Maduro y han comenzado a exigir a Trump una intervención militar que nunca ha prometido.

¿Está abierto verdaderamente el camino para la intervención? No hay indicio de que -aún si se diera el caso de que la oposición solicitara de modo unánime una intervención– esa decisión no se vería obstaculizada dentro de los propios EE UU. Y no solo por los enemigos de Trump, sino además por los riesgos que ella implica para el proyecto reelectoral del presidente.

Dicho en breve: la fuerza militar de Maduro no es la de Noriega. Además del ejército regular y la guardia nacional, Chávez y Maduro han creado un ejército irregular formado por mercenarios y delincuentes, los llamados colectivos o para-militares. Eso significa que una invasión deberá contar con no pocas pérdidas en las filas interventoras, y por cierto, con un enfrentamiento que podría prolongarse en el tiempo, lo que tampoco favorecería a las aspiraciones reeleccionistas de Trump.

Naturalmente, para el gobierno de Trump se trata de evaluar una relación de beneficios y costos. Y los costos podrían ser grandes. Por una parte desplazaría a un segundo lugar el tema del muro anti-mexicano, punto central del programa de Trump. Por otra, rompería con la línea no intervencionista hacia América Latina acordada por las últimas administraciones estadounidenses y con la mismas declaraciones de Trump relativas a que EE UU no debe asumir el rol de policía mundial. Además, no olvidemos que no todos los gobiernos que repudian a Maduro están de acuerdo -por razones de política interna- con una intervención militar. Visto así, el liderazgo geo- político de los EE UU -si es que en algo interesa a Trump- no se vería aumentado sino disminuido con una intervención.

Una intervención militar en Venezuela tampoco aparece como urgente para la seguridad exterior de USA ya que Putin apunta hacia otras direcciones siendo Venezuela un punto muy secundario en su agenda. Y desde el punto de vista económico -el que más interesa a Trump- el interés tampoco puede ser muy grande. El petróleo, desde Chávez, lo tiene plenamente asegurado.

Lo dicho no quiere decir que, bajo determinadas circunstancias, la tesis de la invasión no pueda imponerse. No sería la primera vez en que fuerzas irracionales se apoderan de la política exterior norteamericana. Basta solo recordar la guerra de Corea y la invasión a Irak.

Cualquiera sea el curso de las cosas, la elección de la vía violenta como forma predilecta de gobierno costará caro al régimen venezolano. Si todavía había naciones neutrales frente a su gobierno, estas ya carecen de argumentos. La palabra Maduro ha llegado a ser un insulto en todas las naciones democráticas del planeta, al mismo nivel de lo que fue la de Pinochet en el pasado reciente. Maduro es, efectivamente, el Pinochet de la ultraizquierda occidental.

Naturalmente Maduro juega al desgaste de la oposición, tal como ocurriera con la “salida” del 2014 y con las acciones subversivas del 2017. Ese desgaste puede tener lugar si la oposición insiste en continuar únicamente la línea del enfrentamiento insurreccional callejero. Pero como escribí en otro artículo, el momento no es insurreccional sino político. Apostar primero a la caída del dictador para iniciar luego un proceso de transición y culminar finalmente en elecciones libres, es una posibilidad que se ha dado en algunos países en los cuales el ejército está a punto de dividirse. No es el caso venezolano. Las altos mandos de las FANB –también lo he dicho otras veces– no son un aparato del sistema: son el sistema. Una “costra militar” apegada, y confundida al interior de los aparatos del estado. Una costra que endurece mientras más físico y brutal es el enfrentamiento.

Mal haría la dirigencia opositora si delegara la conducción de las futuras luchas democráticas a la colusión que objetivamente se ha dado entre las fracciones más extremistas de la oposición y la ultraderecha norteamericana. Precisamente esa es la alianza que necesita Maduro para consolidar su poder. La tarea por el contrario, además de la la apertura del canal humanitario, pasa por re-abrir canales políticos, entre ellos la lucha por libertad de todos los presos políticos, la defensa de la Asamblea Nacional como entidad hegemónica de la oposición, y desde luego, la exigencia por elecciones libres, o en su defecto, por un referéndum bajo vigilancia internacional que lleve al pueblo a decidir soberanamente si Maduro debe o no debe continuar en el poder.
No faltarán por cierto voces extremas que dirán “dictadura no sale con votos”. Lo que esas voces no entienden es que justamente porque la dictadura, al menos la venezolana, no quiere salir con votos, hay que enfrentarla exigiéndole la realización de elecciones. Si la dictadura permitiera elecciones libres, no habría que exigírselas.

A las dictaduras solo se las enfrenta exigiéndoles no lo que pueden o quieren hacer sino lo que no pueden ni quieren hacer.

Fernando Mires
@FernandoMiresOl

BEATRIZ DE MAJO, ¿FUMARÁN LOS DOS GIGANTES LA PIPA DE LA PAZ?


Hay optimismo en el mundo en cuanto la posibilidad de que China y Estados Unidos alcancen en breve un acuerdo para poner fin a sus disputas comerciales. En la cuarta ronda de negociaciones para poner fin al conflicto se ha destacado que ambas partes han mostrado su “voluntad” de llegar a un compromiso que ponga fin al desencuentro. Las dos potencias están enfrentadas desde principios de 2018.

El antagonismo entre los dos rivales estuvo creciendo a lo largo de todo el año pasado. Sin embargo todo parece indicar que estarían cerca de poder limar sus diferencias y terminar con los prolegómenos de una guerra que ha tenido al mundo en ascuas durante todo ese tiempo. Han transcurrido casi los 90 días acordados por Xi Jinping, y su homólogo estadounidense, Donald Trump en la ocasión de la reunión del G20 en Buenos Aires, para acordarse una tregua dentro de la cual no se impondrían mutuamente nuevos aranceles. Casi en la raya, Donald Trump anunció que no subiría los aranceles a China como estaba previsto para el fin de esta semana y fue tan lejos como adelantar, a través de un trino, que ambos Jefes de Estado están planeando una reunión cumbre para sellar el fin de las mutuas diferencias.

Recordemos que Estados Unidos denunciaba un superávit comercial a favor de su socio asiático de $380.000 millones para fin de 2018 que podría ascender hasta $500.000 millones en apenas 5 años.

De noviembre a esta parte, las ácidas críticas norteamericanas en contra de su rival disminuyeron considerablemente mientras China se mostraba más dispuesta a colaborar, motivada, posiblemente por la debilidad manifiesta en que se encuentra su economía a estas horas. Así fue como el gigante de Asia avanzó en las semanas pasadas aprobando bajar los aranceles de los carros que importa desde Estados Unidos, reanudó sus compras de soja e incluso presentó un proyecto de Ley en el que, por primera vez, se establece una prohibición para las transferencias forzadas de tecnología un tema que había sido un punto de honor norteamericano en las disputas comerciales.

En Washington hicieron otro tanto de avance al detener el aumento de sus aranceles a importaciones chinas de un valor de 200.000 millones de dólares con lo cual dio una muestra clara de buena voluntad dentro de sus desencuentros con Pekín. Ahora ya se sabe que estos aranceles no serán restablecidos.

El momento parece haber llegado de ponerle seriedad a sus compromisos y exigencias y todo parece indicar que los dos lados sí estarían dispuestos a fumar la pipa de la paz. Se comenta que China tendría la intención de reducir los desequilibrios comerciales con la primera potencia a través de la adquisición a Estados Unidos de $500.000 anuales sin afectar su comercio con el resto del mundo. Tanto las ventas de Estados Unidos aumentarían como su PIB y todos felices.

Pero la realidad es que esta determinación no es como cantar y coser y existe el peligro de que no se trate de compras incrementales del lado chino sino de desviación de suministro chino de otros países del mundo, lo que sería nefasto tanto para ellos como para el resto de la economía mundial. El precio a pagar sería inflación para todos, reducción de la demanda y alteración de las cadenas de suministro.

El caso es que ambos países se han percatado de que casi cualquier solución comercial es mejor para ellos dos y para terceros que la opción de una guerra. Es decir, se pondría de relieve la máxima de que “vale más un mal arreglo que un buen pleito”

Beatriz De Majo
@beatrizdemajo1

NOEL ÁLVAREZ, GÉNESIS DE LA CORRUPCIÓN


Por la corrupción del lenguaje empiezan otras formas de corrupción. Es una idea que viene desde Andrés Bello para acá, utilizada por todas las ideologías políticas. El líder independentista, cuando surgieron las jóvenes repúblicas hispanoamericanas, decía que después haría falta la educación para construir la ciudadanía republicana, ya que, según él, las palabras, expresiones y formas que utilizamos para comunicarnos ponen al descubierto, a veces inconscientemente, nuestros más profundos anhelos y temores; esperanzas y desilusiones, así como también, simpatías y antipatías.

Por mucho que controlemos nuestras emociones, al final nuestro lenguaje termina por sacar a la luz todo lo que llevamos por dentro. Por eso, una forma de conocer a las personas es observándolas como hablan. El verbo no miente. Según Tucídides, en una de las primeras guerras civiles que se desencadenaron en el mundo griego, la de Córcira en el año 427 a. C., se llegó a tal extremo que hasta el idioma fue corrompido. Así, las conspiraciones eran presentadas como legítima autodefensa; la prudencia como cobardía. La violencia frenética como hombría y la moderación como falta de virilidad.

Mi padre, lector impenitente y político desde su juventud, me dijo en una oportunidad, que a los sistemas políticos aprendemos a reconocerlos por sus expresiones. El vocabulario, que de alguna forma institucionaliza un sistema político, dice mucho de las corrientes subterráneas que lo alimentan. El general macedonio, Pérdicas, decía: “los regímenes políticos tiene cada uno su lengua como si se tratara de seres vivos. Un lenguaje tiene la democracia, otro la oligarquía, también existe uno para la tiranía y otro para la monarquía”.

Uno de los testimonios más impresionantes al respecto lo ofrece el escritor judío alemán, Víctor Klemperer, quien se negó a renunciar a alguna de estas dos nacionalidades, en plena barbarie del nacionalismo étnico y totalitario. Él sobrevivió a la persecución anotando en su diario durante 13 años los términos capitales de La Lengua del Tercer Reich. Pudo así constatar que las mentiras y el salvajismo totalitario son fenómenos íntimamente ligados a la corrupción del dialecto.

Klemperer pudo mostrar con claridad cómo el nazismo impuso su dominación no solo mediante la Gestapo y los campos de concentración, sino también manipulando el lenguaje, logrando inocular, a través de él, su veneno totalitario. La Lengua del Tercer Reich era una obra para entender como los tiranos manipulan y pervierten este elemento. El escritor descubrió que la velada ponzoña inserta en el habla nazi era producto de su formación filológica, pero también de un hombre culto que identificó la importancia de las palabras para justificar y encubrir el horror.

La “corrupción del lenguaje”, como arbitrario e interesado cambio del sentido y significado de las palabras para adaptarlo a la ideología reaccionaria y oscura de algunas elites políticas, desde hace tiempo, inunda los medios de comunicación del mundo, sobre todo, en regímenes autocráticos. La novela 1984 de George Orwell, es un vívido ejemplo, el Ministerio de la Verdad se presenta como una institución encargada de administrar la verdad, aunque su principal función es su reescritura y falseamiento.

En la obra 1984, la “verdad” se entiende en el sentido de declaraciones como “La guerra es la paz”, “la libertad es esclavitud” y “la ignorancia es fuerza”. Orwell pretendió mostrar al mundo, el horror que supone el qué un Estado controle todo: El Gran Hermano. No hay vida privada, todo es público y todo se manipula a favor del partido único. “1984” tiene esa finalidad: llevar hasta el extremo la idea de Estado totalitario para alertar al ciudadano sobre los peligros que esto entrañaría.

En la novela de Orwell, esta alteración no solo se aplicaba a los periódicos, sino también a los libros, revistas, folletos, carteles, programas, películas, bandas sonoras, historietas para niños, entre otros. Diariamente y casi minuto por minuto, el pasado era puesto al día. “El que controla el pasado controla también el futuro” propugnaba el slogan del Partido en1984. En muchos casos, como en el mundo de Orwell, si todos aceptan la mentira que impone el partido, si todos los testimonios dicen lo mismo, entonces la mentira pasará a la Historia y se convertirá en verdad.

Noel Alvarez
Noelalvarez10@gmail.com
@alvareznv

HUMBERTO MARCANO RODRIGUEZ, CUENTA REGRESIVA


El Mundo entero estuvo pendiente de los acontecimientos del sábado 23 de febrero, se esperaba su desenlace con gran expectativa y todos fuimos testigos, cada quien desde donde se encontrara, gracias a la televisora española Antena 3 que enlazó con diferentes redes en el mundo para dar una cobertura mundial sin importar las diferencias horarias, allí se pudo apreciar como Colombia con su Presidente Iván Duque al frente y un batallón de la Guardia Presidencial de ese País le rindió honores de Presidente a Juan Guaidó Márquez, momentos de gran emoción al pasar nuestro Presidente por el medio de soldados colombianos en perfecta formación y luego cuando la Banda Marcial colombiana entonó los Himnos Nacionales de Colombia y de Venezuela, gracias Presidente Iván Duque. 

Pero no solo es esto, es que el mundo entero fue testigo el sábado 23 de febrero, fecha que ha de quedar marcada para la Historia Contemporánea de como el régimen dictatorial, usurpador y genocida de Maduro y su banda hizo tabla rasa con las leyes y principios internacionales en cuanto ayuda humanitaria, violo no una sino diferentes veces los derechos humanos se hicieron reos de delitos de Lesa Humanidad una vez más, pero fueron mucho más allá de impedir por todos los medios violentos a su alcance el ingreso de esa ayuda humanitaria, sino que hicieron lo que jamás se había visto en el mundo, el caso de la quema de los tres camiones cargados con esa ayuda, cada camión con VEINTE TONELADAS DE ALIMENTOS Y MEDICINAS, y que todo esto lo presenció el mundo a través de los medios de comunicación, como también presenció que mientras esto sucedía Nicolás Maduro el usurpador bailaba públicamente celebrando esto como un gran triunfo coreado por sus seguidores que festejaban esta hazaña, mientras cientos de miles de niños y ancianos estaban esperando esos alimentos y medicinas, acto criminal y genocida que demuestra hasta donde se llega en el odio que se le tiene al pueblo, a ese pueblo necesitado, una acción de desesperación de un régimen agonizante, 

todo este acto de barbarie ha quedado registrado en los anales históricos en el mundo civilizado, no solo en la televisión, sino con la presencia física de los Presidentes y ex Presidentes así como el Cuerpo Diplomático acreditado en Colombia que estuvieron allí en esta fecha, situación que también presenciaron desde sus Embajadas los Diplomáticos acreditados en Caracas. De igual manera están las declaraciones de Delcy Rodríguez, segunda del régimen usurpador, cuando vociferaba, que lo visto era apenas un poquito de todo su poder y de lo que pueden hacer contra cualquiera, agregando más tierra sobre la sepultura Pero la armada, esa armada otrora gloriosa y hoy servil a las ordenes de un régimen usurpador no podía quedarse atrás y ante la salida de un buque que había zarpado de Puerto Rico cargado de ayuda humanitaria, dispuso de inmediato de seis de sus unidades para interceptarlo y quizás hasta hundirlo (si así actuaran con tanta presteza para defender nuestra soberanía) si entraba en aguas territoriales, esos comandante de esas unidades y sus tripulaciones se les olvido que con esa acción se hicieron reos de delito de lesa humanidad, todos son violadores de los derechos humanos. Tanto los que actuaron en la frontera con Colombia como los de la frontera con Brasil y estos de la armada, tienen que pagar por esos delitos, que nadie pretenda alegar ahora que estaban cumpliendo órdenes.

De acuerdo al ESTATUTO DE ROMA DE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL, todo el que trate de impedir la llegada de ayuda humanitaria es reo de delitos de lesa humanidad, y recordamos que los delitos de lesa humanidad, no prescriben, son de aplicación mundial son personalísimos y no se puede alegar cumplimiento de órdenes, de igual manera el mismo Estatuto determina que; Los jefes militares y policiales son responsables directos de las violaciones humanas cometidas por sus subalternos, sin menoscabo de la responsabilidad de los que las cometan, todo está muy claro a la hora de pagar todos los que deben tiene que pagar, No hay ley de amnistía que puede estar por encima de una Ley Supranacional y menos contra las penas impuestas por delitos de violaciones de derechos humanos. 

Otro caso que denunciamos es la actuación vil de los dueños de las televisoras vene- visión, televen y globo visión, en todos estos sangrientos acontecimientos acaecidos se han mantenido totalmente silenciosos se han negado a dar ninguna información al respecto, pero si cubrieron las barrabasadas del usurpador Nicolás Maduro, que cual Nerón tropical cuando incendió Roma, bailaba y festejaba públicamente lo que para él era un gran triunfo. En estas mismas televisoras se niegan a reconocer a Juan Guaidó Márquez como Presidente, cuando tienen que nombrarlo, lo llaman el Presidente de la Asamblea Nacional, a Maduro lo siguen llamando el señor presidente constitucional. 

La arremetida sangrienta y criminal por parte del régimen contra los Pemones es otro acto de barbarie, se les olvido que ellos son una Etnia protegida y lo acaecido fue una acción genocida. No hay ningún triunfo para el régimen usurpador, lo que sí parece es que cayeron en una gran trampa tendida, se fueron de bruces al tratar de impedir el ingreso de la ayuda humanitaria, además la forma como lo hicieron y se extralimitaron tanto en la frontera con Colombia como en Santa Elena de Uaíren, lo muertos y heridos son hechos de sangre que tienen que pagar (13 muertos y 285 heridos, según declaraciones del Doctor Luis Almagro ), el festejo por el incendio de los tres camiones cargados de ayuda humanitaria (60 toneladas) es un hecho de gravísima importancia mundial, el tiempo de este régimen usurpador está en cuenta regresiva, sin embargo de nuevo les advierto hay que ser optimistas, mas no triunfalistas, no se lucha contra una dictadura normal, se lucha contra el ejercito de los invasores cubanos, los grupos numerosos de los terroristas las FARC, el ELN, los terroristas islámicos, las bandas de asesinos colectivos, todos con demasiado que perder, pero aún así hay que tener fe y optimismo, porque más temprano que tarde vamos a ver renacer la libertad y la democracia, el sábado 23 nuestro legítimo Presidente JUAN GERARDO GUAIDO MÁRQUEZ se agiganto, el mundo entero lo conoció y se dio cuenta de su lucha y en este momento ya hay 59 naciones que lo reconocen como el legítimo Presidente de Venezuela y a Maduro su régimen como los usurpadores y esto pesa mucho en el mundo de las relaciones internacionales, bueno amanecerá y veremos.

Humberto Marcano Rodriguez
Hjmrodriguez@gmail.com
@Hmarcanor

RONNY PADRÓN, ¿CÓMO SALDRÁ EL SOCIALISMO DE VENEZUELA?


¿Por las buenas o por las malas? Es sin duda la gran interrogante este 23 de febrero de 2019, fecha fijada por el Presidente de la República Juan Gerardo Guaidó Márquez, para el ingreso de la Ayuda Humanitaria Internacional, evento que sin duda marcará el final del régimen socialista en el poder.

Es de especial interés vista la historia cruenta que rodea las salidas del poder por parte del socialismo, conocida como es su inveterada costumbre de creerse con derecho eterno y exclusivo para ejercer la función de gobierno, con el agravante de que la receta socialista implica siempre la esclavitud y el exterminio.

Así las cosas, en el caso Venezuela podríamos ser testigos de un hecho pocas veces visto en la historia política contemporánea: La salida pacífica de un gobierno socialista (luego de 17 años esclavizando mediante el engaño y la violencia homicida). El único precedente conocido lo tenemos en la Nicaragua de 1990 cuando luego de una pavorosa guerra civil, con un pueblo indignado en las calles, un ejército en armas (Los Contras) y un gobierno estadounidense comprometido con la liberación de ese país, el dictador socialista Daniel Ortega reconoció su derrota electoral ante la demócrata Violeta Chamorro, y le entregó el poder, luego del expediente de muerte y desolación típico de esa ideología del mal cuando gobierna.

Hoy, en nuestra Pequeña Venecia se presentan condiciones similares a las existentes en la Nicaragua del 90. Sin embargo importantes variantes como la vinculación de la dirigencia socialista con el crimen organizado a nivel internacional y la estrecha complicidad de la fuerza militar socialista, agregan dificultad al pronóstico certero sobre la clase de final que le depara a este experimento socialista criollo.

¡Prohibido olvidar!

Ronny Padrón
caballeropercivall@gmail.com
@caballeroperci