viernes, 3 de abril de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, VIERNES 03/04/2020

BEATRIZ DE MAJO: SILENCIOS CÓMPLICES DE CHINA, CHINA HOY

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
La postura tradicional de Pekín dentro de la escena global y de cara a todos los eventos internacionales que les atañen, ha sido la de extraer para si el mayor dividendo. Esta es una verdad palmaria. Esta será igualmente su estrategia después de haberle demostrado a la humanidad su alarmante y eficiente capacidad – es propio reconocerlo- de reacción frente al virus COVID 19 dentro de su propio territorio. Querrán capitalizar para si sus aciertos. Con este supuesto en mente y dada la circunstancia jurídico-política internacional que vive Venezuela en el momento actual, ¿cuál actitud... más »

TRINO MÁRQUEZ: EL GOBIERNO DE TRANSICIÓN ES NECESARIO Y URGENTE

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 12 minutos
El ‘Marco de la Transición Democrática en Venezuela' propuesto por Donald Trump -primero a través de Elliott Abrams, responsable de llevar el pulso de la situación venezolana, y luego de Mike Pompeo, jefe de la diplomacia norteamericana- fue rechazado por Nicolás Maduro. Peor para él. Son pocas las opciones que tiene. Todos los sectores del país debemos exigir que la fórmula señalada en la propuesta, o una similar, se instrumente cuanto antes. La nación no debe aceptar que Maduro continúe arrastrándonos al desastre total. Ya tenemos suficientes problemas con el Covid-19, maligno ... más »

NÉSTOR SUÁREZ: VENEZUELA NECESITA URGENTE DIRIGENTES DESCONTAMINADOS DE SOCIALISMO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
A Venezuela el socialismo la cogió desprevenida. ¿Por qué? Porque “dormimos con el enemigo” durante muchos años. Sólo unos pocos lo advertimos. El socialismo era y es tenido por respetable en este país. Socialistas fueron y son una inmensa mayoría de profesores de Economía, Derecho y Ciencias Sociales, desde muchos años atrás. Y socialistas sus lecciones y programas de estudio y sus textos. “Capitalismo ha sido una mala palabra en Venezuela”. Los estudiantes han sido y son muchos todavía socialistas aquí, y eso todavía sigue siendo bien visto, y cuando se gradúan cambian su status ... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER: SE BUSCA UNO O VARIOS PATRIOTAS VENEZOLANOS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Creo que esto significa el fin del chavismo. El jueves 26 de marzo Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otros de sus cómplices más cercanos fueron formalmente acusados de narcotráfico, lavado de dinero y colaboración con las bandas terroristas de las FARC, por las más altas instancias del gobierno de Estados Unidos. Incluso, les pusieron precio a las cabezas de este triste elenco. La ceremonia fue muy notoria. USA quería darle peso y entidad al mensaje, como si cerca de Maduro y del poder hubiera personas previamente contactadas directa o indirectamente por Elliot Abrams que exigía... más »

CARLOS BLANCO: EN BUSCA DEL CHAVISTA DESCONOCIDO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
1.- Con motivo del pronunciamiento de Guaidó, según el cual debería conformarse un Gobierno de Emergencia Nacional “con todos los sectores” y un “Consejo de Estado paritario”, se han expresado legítimas dudas sobre si esas iniciativas incluyen al chavismo. Se ha dicho que sí, aunque no los indiciados de crímenes, violaciones de los derechos humanos, terrorismo, narcotráfico o corrupción; serían los otros chavistas, los no incursos en esos delitos o no acusados por tales. 2.- Los tontones regados por la escena digital han respondido a las objeciones que se han hecho sobre la supuest... más »

CARLOS PADILLA: CONCIUDADANOS Y CONCIUDADANAS ¡YA BASTA!,

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Ya basta de diagnósticos de los males que nos aquejan sin presentar alternativas de solución factibles. Ya basta de endilgar falencias en los factores que adversan al actual régimen. Ya basta de incidir en la disonancia cognoscitiva de creer en algo y practicar lo contrario Ya basta de ser anti. Hay que ser pro. En pocas palabras ya basta de la polarización que ha demostrado que solo sirve para propagar insultos los unos contra los otros Hay que eliminar la típica retórica de nosotros contra ellos cambiándola por nosotros para todos. Ya basta de solazarnos agotándonos en l... más »


BEATRIZ DE MAJO: SILENCIOS CÓMPLICES DE CHINA, CHINA HOY

La postura tradicional de Pekín dentro de la escena global y de cara a todos los eventos internacionales que les atañen, ha sido la de extraer para si el mayor dividendo. Esta es una verdad palmaria. Esta será igualmente su estrategia después de haberle demostrado a la humanidad su alarmante y eficiente capacidad – es propio reconocerlo- de reacción frente al virus COVID 19 dentro de su propio territorio. Querrán capitalizar para si sus aciertos.

Con este supuesto en mente y dada la circunstancia jurídico-política internacional que vive Venezuela en el momento actual, ¿cuál actitud cabe esperarse de parte del gigante asiático hacia Venezuela, quien fuera su mejor aliado en Latinoamérica durante los últimos veinte años?

Solo entre 2007 y 2017, Pekín puso en manos de la Revolución chavista más del 40% de todos sus financiamientos otorgados en el subcontinente. Los contratos de cooperación económica que se firmaban a granel con Caracas incluían toda clase de proyectos de desarrollo en el sector petrolero y minero, construcción de viviendas, comunicaciones satelitales, industrias de talla media, desarrollo ferroviario, por citar los más destacados. De todos ellos no queda sino el bagazo.

De su lado Nicolás Maduro, solo en el año 2018 promovió y suscribió 28 acuerdos bilaterales para apoyar la iniciativa de Xi Jinping de la Nueva Ruta de la Seda. La estrecha interacción de ayuda y de negocios entre los dos países no puede ser reseñada en estas muy cortas líneas, pero baste saber que, hoy por hoy, China ha terminado jugando un papel de cierta relevancia en lo que va quedando la cuasi única fuente de ingresos del país que es la explotación de hidrocarburos. Y por el lado de Maduro, valga mencionar que uno de los últimos aportes tecnológicos recibidos del coloso asiático por nuestro país caribeño fue la asistencia para el establecimiento de un sistema de identificación nacional denominado el “Carnet de la Patria” instrumento para el control y fidelización de la población, ya que a través de una suscripción masiva y obligatoria en el mismo, es como se ha estado distribuyendo comida y medicinas a los ciudadanos. Hay que destacar que, también a la usanza china, está sirviendo para el control de las redes sociales de los venezolanos y para “supervisar” las votaciones secretas de la ciudadanía.

Pero el caso es que, para esta hora, tanto Nicolás Maduro, como integrantes del alto gobierno y de la cúpula de las Fuerzas Armadas venezolanas enfrentan la imputación de cargos penales por parte de la fiscalía de los Estados Unidos por crímenes de terrorismo, corrupción y narcotráfico. Y al resto del mundo les tocará, tarde o temprano, un rol a asumir.

Si consideramos que esta relación simbiótica que ha existido entre China y Venezuela ha llevado a los líderes en Pekín a mantenerse estratégicamente a distancia de los flagrantes desaguisados venezolanos, a pesar de lo mucho que llevan ya perdido en la Patria de Bolívar, lo que puede esperarse, de nuevo, es uno de esos silencios que ya esta vez no podrá ser cómplice, será estratégico. Pero a la vez deberá ser temporal y, poco a poco, tendrán que ir dejando de lado sus posiciones ambiguas dentro de las cuales ni se otorga ni se le resta razón ni responsabilidad a nadie.

Porque ocurre que el interlocutor de China, ya no es el jadeante gobierno de Nicolás Maduro en Miraflores, ni siquiera el líder opositor Juan Guaidó.

Del otro lado de la trinchera está el gobierno de los Estados Unidos determinado a hacer justicia con los depredadores del país y a rescatar su Democracia.

Beatriz de Majo
beatriz@demajo.net.ve
@beatrizdemajo1

TRINO MÁRQUEZ: EL GOBIERNO DE TRANSICIÓN ES NECESARIO Y URGENTE

El ‘Marco de la Transición Democrática en Venezuela' propuesto por Donald Trump -primero a través de Elliott Abrams, responsable de llevar el pulso de la situación venezolana, y luego de Mike Pompeo, jefe de la diplomacia norteamericana- fue rechazado por Nicolás Maduro. Peor para él. Son pocas las opciones que tiene. Todos los sectores del país debemos exigir que la fórmula señalada en la propuesta, o una similar, se instrumente cuanto antes. 
La nación no debe aceptar que Maduro continúe arrastrándonos al desastre total. 

Ya tenemos suficientes problemas con el Covid-19, maligno microorganismo que nos embistió en las condiciones más deplorables que hemos estado a lo largo de nuestra historia. Nos asaltó sin reservas internacionales. Con la industria petrolera arruinada. Con empresas estatales y privadas devastadas. Con trabajadores que fueron triturados por la hiperinflación y perdieron la capacidad de ahorrar en todos estos años. Con más de 50% de la fuerza de trabajo sumergida en la informalidad. Con un pueblo hambriento y desnutrido. Con niños y jóvenes sin posibilidades de recibir clases por  internet porque la plataforma fue dinamitada y las familias humildes carecen de una computadora en el hogar. Con un sistema de salud golpeado por la incompetencia y la desidia. Estos son, en una apretadísima síntesis, los rasgos de la sociedad que tenemos en 2020, luego de casi siete años con Maduro en Miraflores.

La proposición del gobierno norteamericano coloca la solución de la inédita crisis nacional en nuestras manos. En Venezuela se sitúa el epicentro de la salida. Excluye la invasión de tropas extranjeras. La construcción de alianzas internacionales concebidas para atentar contra la inviolabilidad del territorio nacional. Considera la complejidad del escenario político. Establece como requisito que tanto Juan Guaidó como Maduro se separen de sus cargos para que la dinámica fluya sin contratiempos. Admite que el madurismo, más que el chavismo, es una realidad inocultable, a la cual hay que reconocer, aceptar e incorporar, porque sin su participación no puede haber paz y estabilidad en el futuro. Tanto asume al madurismo, que señala la posibilidad de que Vladimir Padrino López continúe al frente del ministerio de la Defensa. 

El Consejo de Estado es concebido como instancia representativa legítima. Sería designado por la Asamblea Nacional, órgano que encarna la soberanía popular en una democracia representativa, como todavía sigue siendo parte de lo poco que queda de la democracia venezolana. El objetivo principal de ese gobierno transitorio sería, además de recibir la ayuda internacional para enfrentar el colapso humanitario, conducir al país a unas elecciones presidenciales transparentes y competitivas, en las que el madurismo  participaría, al igual que las demás fuerzas y sectores.

La oferta norteamericana, con un amplio respaldo de los factores internacionales más influyentes, fue apoyada por Juan Guaidó, quien el fin de semana pasado ya había hablado de la conveniencia de formar un gobierno de emergencia nacional. La conformación de este gobierno constituye un requisito sine qua non para que se levanten las sanciones, llegue la ayuda internacional, fluyan los créditos, se restablezca la confianza y la nación tienda a normalizarse. 

Mientras Maduro permanezca en el poder, Venezuela no podrá recuperarse. Los países democráticos no lo valoran como un adversario con el cual existen algunas diferencias de apreciación y estilo, sino como a un enemigo que usurpa un cargo que no le corresponde porque no lo obtuvo en una competencia equitativa y legítima. Esta imagen no se disolverá aunque el mandatario amenace o apele a la manoseada autodeterminación de los pueblos, que en su caso, y el de sus socios cubanos, solo sirve para intentar encubrir los abusos que cometen contra los derechos humanos.

El gobierno norteamericano tomó una iniciativa que jamás habrían adoptado los chinos, los rusos o los cubanos. Esos gobiernos, además de sus afinidades ideológicas con el régimen madurista, han expoliado a Venezuela. Se han aprovechado de la incuria del  régimen para conseguir jugosos contratos y obtener pingües ganancias en los negocios de la Faja Petrolífera del Orinoco, con la venta de armamentos chatarra y asesoría militar, o con el control de los cuerpos de seguridad y espionaje del Estado.

Da risa oír a Jorge Arreaza decir que el gobierno de Maduro no acepta el tutelaje de los gringos, ni de ningún otro país. Pero hemos visto que el régimen que se conformó hace veinte años lleva años siendo vasallo de Vladimir Putin, los Castro y Xi-Jinping, quienes presiden tres autocracias en las que no existen elecciones libres, ni partidos opositores, ni libertad de prensa, ni ninguna de las demás libertades conquistadas por las luchas populares en las democracias modernas.

Estados Unidos y los países que respaldan el ‘Marco de la Transición’ poseen gobiernos democráticos que no se han saqueado a Venezuela. La transición es urgente y debemos luchar porque comience cuanto antes.

Trino Marquez Cegarra
trino.marquez@gmail.com
@trinomarquezc

NÉSTOR SUÁREZ: VENEZUELA NECESITA URGENTE DIRIGENTES DESCONTAMINADOS DE SOCIALISMO

A Venezuela el socialismo la cogió desprevenida. ¿Por qué? Porque “dormimos con el enemigo” durante muchos años. Sólo unos pocos lo advertimos.

El socialismo era y es tenido por respetable en este país. Socialistas fueron y son una inmensa mayoría de profesores de Economía, Derecho y Ciencias Sociales, desde muchos años atrás. Y socialistas sus lecciones y programas de estudio y sus textos.

“Capitalismo ha sido una mala palabra en Venezuela”. Los estudiantes han sido y son muchos todavía socialistas aquí, y eso todavía sigue siendo bien visto, y cuando se gradúan cambian su status pero no sus ideas. Y la mayoría de los políticos son socialistas, por supuesto, o socialdemócrata o socialcristiana, que es más o menos lo mismo. O a lo más “Neo” liberal, aunque sin decirlo, que es como decir: Neo estatista.

En el mal llamado “Neo” liberalismo nada tiene de liberal, es la continuación del estatismo por otros medios, aplicado en los 90 en Venezuela y América latina.

Cambios cosméticos en el instrumental del estatismo, que es el socialismo traducido a la realidad: deuda e impuestos, monopolios privados antes que estatales, entes reguladores antes que empresas del estado, derechos antidumping antes que aranceles, intervención estatal hacia las exportaciones antes que a la sustitución de importaciones. Con el mismo Estado despilfarrador y entorpecedor de la actividad privada creadora de riqueza.

El socialismo ha sido considerado algo bueno en Venezuela desde hace décadas, por eso existen muchos políticos, intelectuales, sacerdotes, empresarios y jóvenes que tienen una visión profesionalmente deformada, y siguen insistiendo -algunos de ellos- en reivindicar el socialismo diciendo que esto, que esta destrucción que vivimos, no es producto del socialismo. Destruyen el lenguaje para confundir y enredar. Y hasta han llegado a decir que Hugo Chávez no fue socialista, compartiendo con el chavismo la misma mentalidad anticapitalista, y el mismo concepto de Estado redistribuidor de la riqueza, educador y médico, que dirige y controla toda la actividad humana, económica o no económica.

En Venezuela mucha gente es y ha sido socialista sin darse cuenta, no lo sabe, no tiene conciencia. Por esa razón no propone cambio de sistema, sino de personal. De igual manera, no es mal visto ser de izquierda en Venezuela. Y mucha incluso hasta de oposición llegó a decir: “No, Chávez no es de izquierda de verdad”.

Para ellos, la izquierda es lo bueno, y la derecha es lo malo. Y dicen : “No, esta no es una revolución de verdad, creen o creyeron que la revolución es algo bueno.

Mientras no cambien estos paradigmas de opinión, nada cambiará en Venezuela.

A finales del siglo XIX, en Europa también se creía el socialismo un “ideal “, y estaba bien visto ser de izquierda y revolucionario. Se creía el capitalismo como algo malo, cruel y perverso. La opinión pública predominante participaba de estas ideas, y los partidos políticos y la prensa. El control de la economía era considerado algo moderno en aquel entonces, y “modernistas” se apelaba sus partidarios.

Pero en Holanda, un hombre vio claro: este “modernismo” que significaba un atraso y no un progreso, una vuelta a la destrucción, al predominio del colectivo sobre la persona. Y al predominio del Estado sobre la familia, la empresa, la escuela y la iglesia.

Era un pastor protestante, calvinista. Se llamaba Abraham Kuyper (1837-1890). Se había ordenado como ministro de la Iglesia Prebisteriana en Utrecht, y ejercía en Ámsterdam. Se sintió llamado a luchar contra ese “modernismo” o nuevo ropaje del socialismo. Con amigos colaboradores, fundó un semanario, El Heraldo, y un periódico, El Estandarte. Y una Universidad Privada que aún existe, la Universidad Libre de Amsterdam. Y Un Partido.

Kuyper suspendió el ejercicio de su ministerio eclesiástico en 1874, cuando se postuló para diputado por su circunscripción. Ganó con apoyo de protestantes y católicos que había enrolado para la causa antimodernista a través de la revista y el periódico.

En 1901 la reina Guillermina lo llamó a formar Gobierno, y fue primer ministro. Detuvo la marea socialista. ¿Y cómo se llamó su Partido? Se llamó Partido Contrarevolucionario.

Toda una lección para Venezuela y los venezolanos hoy en día en estos tiempos trágicos y destructivos por los socialistas. Venezuela necesita urgente un partido que le diga la verdad. Un Partido o partidos Pro Libre Mercado, 100 % descontaminados de socialismo. Cuando salgamos de este marasmo y esta confusión, tenemos que construir una economía y sociedad libre para tener prosperidad.

Nestor Suarez
nsuarez07@hotmail.com
@NestorSuarezRB

El autor es economista. MSC AND PHD EN ECONOMÍA, miembro de la Comisión Plan País y asesor de la comisión de Energía y Minas de la Asamblea Nacional de Venezuela, @NestorSuarezRB

CARLOS ALBERTO MONTANER: SE BUSCA UNO O VARIOS PATRIOTAS VENEZOLANOS

Creo que esto significa el fin del chavismo. El jueves 26 de  marzo Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otros de sus cómplices más cercanos fueron formalmente acusados de narcotráfico, lavado de dinero y colaboración con las bandas terroristas de las FARC, por las más altas instancias del gobierno de Estados Unidos. Incluso, les pusieron precio a las cabezas de este triste elenco. 

La ceremonia fue muy notoria. USA quería darle peso y entidad al mensaje, como si cerca de Maduro y del poder hubiera personas previamente contactadas directa o indirectamente por Elliot Abrams que exigían un alto nivel de compromiso por parte de Estados Unidos. (Abrams es un hábil diplomático norteamericano a quien le han encargado que coordine el manicomio venezolano).  

¿Cómo acabó Maduro en la jefatura del Estado venezolano? Se supo por una indiscreción de la exsenadora colombiana Piedad Córdoba, madrina del Socialismo del Siglo XXI. Maduro fue elegido por el propio Fidel Castro con la anuencia de Hugo Chávez, entonces moribundo en La Habana. Fidel necesitaba a un sujeto totalmente fiel a la Isla, y estaba dispuesto a saltarse a la torera la legalidad venezolana. 

Fidel tenía al hombre de “los cubanos” en el Brasil de Lula da Silva. Se trataba de José Dirceu. El equivalente de Dirceu en Bolivia –un hombre de toda la confianza de La Habana- era el mayor del Ejército Juan Ramón Quintana, Ministro de la Presidencia de Evo Morales. En el Ecuador de Rafael Correa esa lamentable tarea de correveidile de los cubanos la desempeñó el Canciller Ricardo Patiño. 

Faltaba colocar una “oreja” junto a Hugo Chávez. Esa fue la tarea encomendada por la inteligencia cubana a Maduro. Lo conocían desde que en los años 1986-1987 pasó por la Escuela de Cuadros del Partido Comunista de Cuba “Ñico López”. En ese momento los “handlers” cubanos de Maduro lo veían como un joven que podía desarrollarse como un líder estudiantil u obrero en Caracas. Esos planes comenzaron a cambiar cuando Hugo Chávez surgió en la política venezolana.

Finalmente, Rafael Caldera ganó las elecciones y amnistió a Chávez, quien estaba preso por la intentona golpista de febrero de 1992. Fidel invitó a Chávez a Cuba a dictar una conferencia en la Universidad de La Habana y lo trató como a un Jefe de Estado. En ese encuentro el Comandante advirtió una característica política de Chávez que le pareció muy útil: su extrema ductilidad ideológica.  

Fidel siempre había sido un seductor y, en el caso de Chávez, se trataba de una persona muy impresionable, pero pronto descubrió que el venezolano era alguien a quien había que dedicarle mucho tiempo y recursos. Desesperado por las frecuentes llamadas, el Comandante cubano les pasó la tarea de entretener a Chávez a su vicepresidente Carlos Lage y al joven canciller Felipe Pérez Roque, entonces sus dos hombres de confianza.

En todo caso, lo primero era guiar al golpista hasta llevarlo al poder, a lo que Fidel dedicó a sus mejores operadores políticos y una considerable cantidad de recursos, pero se necesitaba a alguien que diera cuenta “a los cubanos” de los pasos de una persona tan poco consistente en materia ideológica como Hugo Chávez. Ese fue Maduro.  

Cuando, a fines de 1998, Hugo Chávez derrotó a Henrique Salas Römer y se convirtió en “presidente electo”, Fidel vio los cielos abiertos. Por primera vez contaba con un obediente discípulo económicamente poderoso, capaz de sustituir a los soviéticos en el sostenimiento de la Isla y continuar la conquista del planeta frente a los odiados yanquis.  

Por delirante que pareciera, ése era el plan, y eso fue lo que contó el entonces canciller cubano Felipe Pérez Roque en un discurso públicamente leído en Caracas en el 2005 en el teatro “Teresa Carreño”. Lo que no previó Fidel Castro es que él se enfermaría gravemente en julio del 2006 y que Hugo Chávez moriría de cáncer a principios del 2013. 

¿Hasta cuándo durará Maduro al frente del gobierno de Venezuela?  

Tras la acusación formulada contra Maduro y sus secuaces por el Departamento de Estado y el de Justicia cambian totalmente las predicciones: hasta que alguien de su entorno decida eliminarlos. Si ello no ocurre pronto, seguramente hay diversos planes de contingencia: bombardeos quirúrgicos, operaciones llevadas a cabo por comandos especializados, el uso de mortíferos drones, o un bloqueo naval para evitar el envío de más cocaína rumbo a Estados Unidos. 

Incluso, ese patriota venezolano que busca Estados Unidos puede invocar razones de Estado. Se trataría de evitar la eventualidad de una operación exterior contundente y generalizada a cargo de Estados Unidos. USA barrería desde el aire las instalaciones militares, mientras los venezolanos demócratas, acompañados de los brasileños y colombianos ocuparían el territorio. En ese caso el patriotismo no estaría reñido con las recompensas en metálico. 

Carlos Alberto Montaner 
montaner.ca@gmail.com
@CarlosAMontaner 

El último libro de CAM es Sin ir más lejos (Memorias). La obra fue publicada por Debate, un sello de Penguin-Random House. Se puede obtener por medio de Amazon Books.   

CARLOS BLANCO: EN BUSCA DEL CHAVISTA DESCONOCIDO

1.- Con motivo del pronunciamiento de Guaidó, según el cual debería conformarse un Gobierno de Emergencia Nacional “con todos los sectores” y un “Consejo de Estado paritario”, se han expresado legítimas dudas sobre si esas iniciativas incluyen al chavismo. Se ha dicho que sí, aunque no los indiciados de crímenes, violaciones de los derechos humanos, terrorismo, narcotráfico o corrupción; serían los otros chavistas, los no incursos en esos delitos o no acusados por tales.

2.- Los tontones regados por la escena digital han respondido a las objeciones que se han hecho sobre la supuesta participación del chavismo en el Gobierno de Emergencia Nacional, que se estaría proponiendo la desaparición, liquidación o exterminio de esa parte del país que son los chavistas. Estos papanatas, posesos de furias inmensas (de las que acusan a otros), aseguran que tal discriminación sería hostil y contraria a los buenos propósitos que animan la interinidad.

3.- Vamos por partes. Hay acuerdo pleno en los sectores democráticos que ninguna persona vinculada a los crímenes mencionados arriba podría ser llamada a compartir tareas en la transición; dicho lo cual quedan tres tipos de chavistas: los dirigentes no acusados; los miembros anónimos de la estructura de poder (doctores y generales en rangos ignotos del aparato gobernante) y los ciudadanos que simpatizaron o simpatizan con el chavismo, ahora reducidos en número pero seguramente existentes.

4.- Hay dirigentes chavistas que no han sido expresamente acusados en tribunales internacionales o de Estados Unidos que se sepa. ¿Cuáles serían esos representantes connotados del chavismo? ¿Por ejemplo Nicmer Evans, Héctor Navarro, Ana Elisa Osorio, Jorge Giordani, Juan Barreto, Vladimir Villegas, etc.? ¿Serían estos disidentes asumidos por el chavismo como sus genuinos representantes?

5.- Si ese no es el tipo de chavista que representa al chavismo, serían otros. Digamos que sean los de la línea media, el presidente de algún instituto autónomo, un gobernador, el director de algún despacho, el general jefe de logística de algún componente, el capitán de navío responsable de las vituallas en la base, o el periodista que se sintió comprometido con la revolución y querría retroceder. Esos sin duda son chavistas y es posible que nadie objete su participación en el Gobierno de Emergencia Nacional y sus derivaciones. Solo tienen un problema: son chavistas pero no representan el chavismo. Son ciudadanos que tienen opiniones y tal vez pecados veniales (sin excluir uno que otro mortal), con todos su derechos; pero no representan al chavismo. Así es que incorporarlos no resuelve el problema de “todos los sectores”.

6.- Y en relación con los ciudadanos que son o han sido chavistas no hay que decir sino que son ciudadanos, víctimas también de toda la depravación y ruina del país. No quieren ir al Gobierno de Emergencia Nacional, ni al Consejo de Estado paritario. Quieren trabajo, paz, salud y libertad.

7.- Entonces, sigue en pie el problema del chavista desconocido que va a representar al chavismo en esta operación “con todos los sectores”.

Carlos Blanco
carlos.blanco@comcast.net
@carlosblancog

CARLOS PADILLA: CONCIUDADANOS Y CONCIUDADANAS ¡YA BASTA!,

Ya basta de diagnósticos de los males que nos aquejan sin presentar alternativas de solución factibles.   

Ya basta de endilgar falencias en los factores que adversan al actual régimen.  

Ya basta de incidir en la disonancia cognoscitiva de creer en algo y practicar lo contrario

Ya basta del fuego amigo entre los liberales y libertarios.

Ya basta de ser anti. Hay que ser pro. En pocas palabras ya basta de la polarización que ha demostrado que solo sirve para propagar insultos los unos contra los otros Hay que eliminar la típica retórica de nosotros contra ellos cambiándola por nosotros para todos. 

Ya basta de solazarnos agotándonos en la teoría de las doctrinas que le han servido a la humanidad para ser productiva en eso que llaman los tanques de pensamiento repitiendo teorías sin voluntad de realizaciones. 

Convirtámonos en entes proactivos e intentemos conjugar teorías libertarias con la oferta ciudadana de tomar acciones respaldadas por esas ideas que todos pregonamos como reales alternativas para el progreso de las naciones, el éxito de las administraciones y una vida ciudadana de libertad, paz y bienestar. 

Asumamos una actitud proactiva con los efectivos enunciados de la doctrina que decimos propugnar convenciendo a nuestros connacionales en diálogos abiertos que la via real para ello es llegar a la conducción de los destinos patrios mediante procesos democráticos, constitucionales y electorales. 

Los liberales debemos convocarnos para explicarles a las gentes que el gobierno más eficiente, eficaz y efectivo es el que está más cerca de los ciudadanos mediante procesos de descentralización, en sinergia, de los espacios que sirven a los ciudadanos. 

Para erradicar la polarización que deriva en una parálisis de los sistemas políticos nacionales hay que impulsar importantes reformas a nivel local. Las naciones estado, está demostrado, no se proyectan hacia el futuro, están en estado de atrofia.  

Los gobiernos, con real poder en las ciudades, deben actuar en función de logar reformas en la manera de ejecutar policías públicas. En los municipios   se pueden logar autonomías para materializar consensualmente políticas públicas que satisfagan las necesidades de sus habitantes. Hay que permitirle a cada localidad definir su propio destino y de ello serán responsables por éxitos y fracasos. Que puedan decidir los impuestos que consideren necesarios para financiar los subsidios que deseen, o que decidan reducir los impuestos y los subsidios para atraer mayores inversiones. Los ciudadanos serían libres de elegir a cuál de ellos prefiere soportar y financiar con sus impuestos. La tecnología contemporánea permite eliminar los monopolios nacionales en materia de servicios públicos. Las comunidades podrán acometer de manera autónoma, reformas que produzcan mejoras sustanciales en la calidad de vida de la gente 

Pongamos a caminar nuestras ideas en leguaje concreto y entendible.  

Los liberales desde el punto de vista doctrinario somos partidarios de algunas cosas fundamentales, entre ellas 1.- La libertad 2.- El valor de la persona humana en todos sus géneros 3.- El escepticismo frente al poder 4.- La Descentralización, 5.- La paz 6.- El bienestar 7.- El gobierno limitado 8.- El gobierno  responsable 9.- La igualdad ante la ley 10.- El Estado de derecho 11.- La economía libre.12.- El respeto a la propiedad privada. 13.- El libre comercio 14.- El respeto a la sociedad civil organizada o no. 15.- Las interacciones voluntarias y los libres acuerdos.  16.- La libertad de cultos. 17.La fraternidad humana. 18. La educación de calidad 19.- El trabajo dignamente remunerado. 20.- La meritocracia. 

Carlos Padilla
carpa.carpa@outlook.es
@carpa1301