lunes, 9 de diciembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, LUNES 09/12/2019

MARYCLEN STELLING: VIERNES NEGRO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 16 minutos
El 29 de noviembre se torna en fecha clave para la oposición. Unas declaraciones de Calderón Berti, destituido por Juan Guaidó dos días antes de su cargo como embajador de Venezuela en Colombia, atizan la caldera del diablo y un fuerte olor a azufre emana del infierno opositor. Viernes negro cuando se hace pública la corrupción campante en la oposición, debilitando aún más su frágil unidad. Ante tal descomposición moral, cunde la desesperanza y la pérdida de la fe. Indefensión que abre la interrogante “¿En quién creer?” El fin de la inocencia da inicio al doloroso reconocimiento de... más »

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: LA MEMORIA Y EL OLVIDO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 46 minutos
(Este trabajo se publicó el 14 de abril de este año que fenece. Léalo entre comillas) *“El gran Viraje* Después que la toma de Miraflores se convirtió en simulacro y éste en protesta frente a Corpoelec, corresponde una sacudida mental. El balance de estos ya tres meses sugiere que caminar lento o rápido no garantiza que se va a algún sitio preciso y hay que chequear la brújula. Tumbar la puerta a patadas no es política y menos descalzo. Según Gramsci la inteligencia pesimista ve los problemas, pero vencerlos requiere una voluntad optimista, aunque lo inverso es una catástrofe. Si ... más »

EDUARDO FERNÁNDEZ: ¿Y AHORA?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 56 minutos
Luchar por Venezuela y por los venezolanos. Combatir por nuestros ideales: Democracia, Justicia y Paz. Después de este nuevo zarpazo del Gobierno, no queda otra alternativa que seguir trabajando por las cosas en las que creemos. Fue un error gravísimo judicializar al partido. El pleito interno llevó a algunos compañeros a acudir a los tribunales a dirimir sus diferencias, sabiendo que los tribunales de justicia están al servicio del Gobierno. Fue un gran acierto del Comité liderado por Mercedes Malavé lograr la “desjudicialización” de Copei. Por fin se liberó a Copei de la interven... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER: EL PERONISMO ATACA DE NUEVO, CASO ARGENTINO,

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
El 10 de diciembre habrá un pacífico cambio de mando en Argentina. Eso es estupendo. Una de las familias peronistas tomará el poder. Eso ya no es tan bueno. (Estuve tentado a titular este artículo "El peronismo atraca de nuevo, pero me contuve). Mauricio Macri le entregará el poder a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner, una señora reincidente con once causas abiertas por corrupción. Eso es peor. Es la primera vez en setenta años que un presidente no peronista logra terminar su mandato. Pero lo más significativo, es lo que dice el economista argentino Roberto Cac... más »

ARIEL PEÑA: SIGUEN ESPERANDO SU DÍA DE SUERTE, CASO COLOMBIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Desde el 21 de noviembre, las fuerzas extremistas de la llamada izquierda, continúan desesperadas, por desestabilizar el gobierno, impulsando “asambleas ciudadanas, populares y sociales en los barrios”, aunque por lo visto esas convocatorias van desfalleciendo y ya la población está en Modo Navidad, total de que no creemos que haya movilizaciones importantes a partir de mediados de diciembre, además Gustavo Petro anuncia que el movimiento seguirá para el otro año, como si él fuera el “maestro de la protesta social”, suplantando a las organizaciones sociales y sindicales; con esto q... más »

GERSON REVANALES: LA VÍA DE LAS NEGOCIACIONES, CASO ESEQUIBO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
El pasado 29 de noviembre, el profesor Arreaza, como lo llama su patrón, informó por su cuenta de tuiter, sobre el último memorándum dirigido a la Corte internacional de Justicia (1945), mediante el cual ratifica la posición de Venezuela de no reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) como órgano de las NN.UU. para la resolución pacífica de conflictos. Esta posición de no reconocimiento de los tribunales internacionales forma parte integral de nuestra política exterior de no reconocer las jurisdicciones internacionales como fue la Corte Permanente de Jus... más »

MARYCLEN STELLING: VIERNES NEGRO

El 29 de noviembre se torna en fecha clave para la oposición. Unas declaraciones de Calderón Berti, destituido por Juan Guaidó dos días antes de su cargo como embajador de Venezuela en Colombia, atizan la caldera del diablo y un fuerte olor a azufre emana del infierno opositor.

Viernes negro cuando se hace pública la corrupción campante en la oposición, debilitando aún más su frágil unidad. Ante tal descomposición moral, cunde la desesperanza y la pérdida de la fe. Indefensión que abre la interrogante “¿En quién creer?” El fin de la inocencia da inicio al doloroso reconocimiento de una oposición propia de un país paralelo imaginario; presidente, instituciones y embajadores igualmente imaginarios.

Arranca una tímida etapa de control de daños con una limpieza ética de cara a la opinión pública. Con el apoyo de medios y redes, un autonombrado elitesco jurado incrimina a la “oposición extremista G4”; a Guaidó, “un nefasto tropiezo”; a Leopoldo López, responsable de los “grandes errores” y acusado de ejercer “un tutelaje” sobre Guaidó.

Someten a juicio el sainete de La Carlota, el Cucutazo, Monómeros; el reparto político-partidista de cargos, el liderazgo, la institucionalidad paralela… Estrategia que favorece solidaridades político-partidistas y, consecuentemente, afecta la debilitada cohesión interna de la oposición.

En un segundo momento Guaidó -en su rol de presidente de la AN- intenta tomar las riendas y anuncia “la intervención de la Comisión de Contraloría de la AN, la suspensión de los diputados y el inicio de una investigación independiente”. AD, PJ, y un Nuevo Tiempo se abocan a investigar la trama de corrupción Clap.

Más allá de la situación interna de la oposición, preocupa la crisis ético-política que aqueja al país. Destaca el entramado corrupto- solución de continuidad entre los polos políticos y sectores económicos- que actúa como tejido y poderoso pegamento de los elementos corruptos, independientemente de la posición política. Debacle moral que curiosamente favorece el anhelado reencuentro por la vía de la complicidad y la corrupción.

La democracia es tanto sistema político como de valores, estableciéndose a partir de allí nexos entre la política y la ética. El país enfrenta una ruptura ética que plantea un desafío por su gravedad, extensión y profundidad.

Maryclen Stelling
@maryclens
Para leer más
http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion/viernes-negro/

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: LA MEMORIA Y EL OLVIDO

(Este trabajo se publicó el 14 de abril de este año que fenece. Léalo entre comillas)

“El gran Viraje

Después que la toma de Miraflores se convirtió en simulacro y éste en protesta frente a Corpoelec, corresponde una sacudida mental. El balance de estos ya tres meses sugiere que caminar lento o rápido no garantiza que se va a algún sitio preciso y hay que chequear la brújula. Tumbar la puerta a patadas no es política y menos descalzo. Según Gramsci la inteligencia pesimista ve los problemas, pero vencerlos requiere una voluntad optimista, aunque lo inverso es una catástrofe. Si Guaidó se sale de la huella y asume el viraje, tendrá apoyo resuelto contra los que lo inducen al fracaso y a repetir tonterías.

Los simples imploraron un golpe militar al que dieron el ridículo nombre de “intervención militar democrática”. Y una tan burda que jamás pensé escuchar en esta vida ni en las siguientes: una invasión militar extranjera. La estrategia de patear descalzo estuvo clara siempre. Desde las guarimbas de 2003, el paro petrolero, plazaltamira, la abstención 2005, la salida en 2014, la salidota en 2016, la megasalida en 2017 (Mariella Rossi dixit) la recontra salida de 2018. Pero podríamos estar frente a un cambio de paradigma y de ser así habrá que ganar a la opinión pública.

A finales de enero 2019, cuando por algún incomprensible motivo pensaban posible la fábula de la invasión, llovieron twits y hasta algún reportaje con retrato hablado de los creadores de la estrategia pirata. Ni el Caballo de Troya parecía tan brillante. Y si (¡digo es un decir!) se materializara el viraje habría que celebrar la aparición de un dirigente con coraje para rehacer y rehacerse. Hasta ahora, quienes se equivocaron se hicieron los locos y pusieron la basura debajo de la alfombra. Querían actuar entre escombros como si nada hubiera pasado.

El príncipe de las mareas

El Príncipe de las Mareas es una vieja película dirigida por Barbra Streisand (1991) coprotagonizada por Nick Nolte. Cuenta la historia de una madre y dos niños, víctimas de asalto y violación en su hogar, que pactaron fingir absoluta normalidad al regreso del padre de su trabajo en la noche. Juraron nunca más hablar de eso, que quedaría sepultado en la memoria. Como era previsible, el terrible hecho como su represión síquica destruyeron las vidas de todos. Los duelos y lo errores hay que procesarlos y no dejar cadáveres en el closet.

Es letal en la política sembrar ilusiones, inventar deadlines imaginarios, soñar con trompetas de Jericó. Hay que sacarse de la cabeza malos ruidos y reconstruir la política, muerta en el extravagante llamado a abstenerse el 20 de mayo (“¡invasión sí, elecciones no!”. La único después de tanta alucinación, es el camino electoral democrático y negociar con el gobierno ante los ojos de UE, Latinoamérica, EEUU, Rusia, China y el Vaticano. Héctor Rodríguez propuso a la oposición un acuerdo el 18 de enero para regresar a una relación civilizada. El 5 de marzo Jorge Rodríguez planteó cinco puntos, le respondieron con el mantra y no recibió nada serio a cambio.

Arreaza hizo un puente que nadie pasó. Maduro propuso por tercera vez un proceso electoral (con supervisión de sus amigos), y Diosdado Cabello retó en su papel de policía malo: “estamos preparados para la violencia o para las elecciones”. No es excusable menospreciar como actos de debilidad, y sería soberbia del suicida pensar que “ya falta poco”, otra vez dando vueltas en la noria, en la amarga espera de que el gobierno caiga. Hay que apoyar al Grupo de Contacto de la UE porque, única posibilidad real de salir del infierno.

Gobierno de cohabitación

No se puede reconstruir el país sin un acuerdo de gobernabilidad entre gobierno y oposición, que contemple elecciones bajo supervisión internacional (¿alguien podría suponer que no serían libres?). El mantra ha bloqueado la posibilidad de pensar en política adulta, como una cohabitación en la que Maduro rehaga lo que destruyó, ejecute las severas reformas económicas con apoyo global y cargue con los costos políticos. El mantra se la pone fácil: que gobiernen sus opositores, implanten medidas difíciles, mientras el chavismo toma las calles y recupera fuerzas.

Para que haya confianza en algún eventual acuerdo, debe imperar justicia transicional y asegurar instituciones que hagan imposibles los ajustes de cuenta. Todo el mundo debería saber que derrotado Pinochet, quedó como jefe del ejército. Y liquidado Daniel Ortega, logró hacer a su hermano ministro de Defensa de Violeta Chamorro. De errada fuente sale la declaración de ilegitimidad hace tres meses. Hoy aparece un planteamiento útil: si ningún grupo se impone al otro, hay que buscar soluciones prácticas. Entendido eso a tiempo, hubiéramos ahorrado tragedias, como la muerte de pemones.

Eso lo deberían saber hasta los perros de la calle pero lamentablemente no es así. Si el gobierno acepta un proceso electoral es que acepta irse, pero para seguir en la política, incluido Maduro. Que lo tengan presente los esclarecidos de la intervención militar democrática. Era pueril aquel jacarandoso “solo se puede negociar a qué país se van”. Paralelamente se requiere un acuerdo especial, independiente del otro, para enfrentar la crisis eléctrica. Tanta política ha hecho olvidar a la gente."

Carlos Raúl Hernández
carlosraulhernandez@hotmail.com
@CarlosRaulHer

EDUARDO FERNÁNDEZ: ¿Y AHORA?

Luchar por Venezuela y por los venezolanos. Combatir por nuestros ideales: Democracia, Justicia y Paz. Después de este nuevo zarpazo del Gobierno, no queda otra alternativa que seguir trabajando por las cosas en las que creemos. Fue un error gravísimo judicializar al partido.

El pleito interno llevó a algunos compañeros a acudir a los tribunales a dirimir sus diferencias, sabiendo que los tribunales de justicia están al servicio del Gobierno. Fue un gran acierto del Comité liderado por Mercedes Malavé lograr la “desjudicialización” de Copei. Por fin se liberó a Copei de la intervención judicial. Se cerró el expediente infame. Una Asamblea Social Cristiana eligió una directiva encabezada por Mercedes Malavé, quien representa una referencia ética, política e intelectual de primera categoría.

Es un refrescante testimonio de autenticidad y de liderazgo en la sórdida política venezolana. Su presencia en los medios ha sido una bocanada de esperanza y de cambio. Malavé era demasiado para la enorme mediocridad que representa el Gobierno.

Todo conspira para que Venezuela no pueda sacudirse el clima de zancadillas y de miserias que caracteriza el debate político actual. Un zarpazo del inefable TSJ volvió a poner en evidencia que para el Gobierno no hay espacio para la grandeza y los nobles ideales. La Directiva copeyana encabezada por Mercedes Malavé hizo varias cosas positivas: En primer lugar, logró sacar al partido del TSJ. En seguida, logró revalidar al partido.

En tercer lugar, fueron a votar en las elecciones presidenciales del año 2018 y Copei logró cerca de un millón de votos. Esa directiva encabezada por Malavé comenzó un trabajo de refrescamiento de Copei. Fortalecimiento organizativo desde las bases municipales y parroquiales. Un mensaje de solidaridad con los venezolanos que sufren las consecuencias de la crisis. Defensa de los valores más fundamentales de la doctrina social cristiana: la dignidad de la persona, la democracia, la justicia social, la paz, la convivencia civilizada y la ruta electoral.

El Gobierno pretendió hacer de Copei un instrumento al servicio de sus intereses. Malavé y quienes la acompañaron lealmente en esa tarea “ni se compran ni se venden”. El Gobierno tiene mucho poder y dinero. En Copei existen reservas de mucha dignidad y compromiso con los ideales. Ahora, más que nunca, debemos seguir en la lucha por Venezuela, por la democracia y por la justicia social.

Eduardo Fernández
@EFernandezVE
Leer más en:
http://www.ifedec.com

CARLOS ALBERTO MONTANER: EL PERONISMO ATACA DE NUEVO, CASO ARGENTINO,

El 10 de diciembre habrá un pacífico cambio de mando en Argentina. Eso es estupendo. Una de las familias peronistas tomará el poder.  Eso ya no es tan bueno. (Estuve tentado a titular este artículo "El peronismo atraca de nuevo, pero me contuve). Mauricio Macri le entregará el poder a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner, una señora reincidente con once causas abiertas por corrupción. Eso es peor. Es la primera vez en setenta años que un presidente no peronista logra terminar su mandato.  

Pero lo más significativo, es lo que dice el economista argentino Roberto Cachanosky: “asume el primer gobierno peronista sin caja inicial para financiar el populismo”. Si no ocurre un milagro, el nuevo gobierno carecerá de recursos para estimular a sus millones de argentinos devengan sus salarios y canonjías de lo que pagan ocho millones de atribulados compatriotas cocinados al fuego no-tan-lento de los impuestos.

Argentina abandonó oficialmente el camino de la sensatez política en 1930, cuando le dieron un golpe militar a Hipólito Yrigoyen. A partir de ese punto, sin que nadie lo percibiera, finalizó el fin del desarrollo fabuloso de un país que se había situado entre las primeras naciones del planeta, como no se cansa de decir Armando Ribas, un abogado de origen cubano que llegó a la Cámara de Representantes en su nación de exilio. Pero el fracaso económico llegó después, de la mano de Juan Domingo Perón, en los años cuarenta, un coronel encandilado con el fascismo que había conocido en Italia en sus años mozos cuando era attaché militar en la Italia de Mussolini. 

Perón y Eva, su mujer de entonces, se iniciaron en la vida pública regalando cosas. La orgía populista se refleja en un dato monstruoso de imposible comprensión racional: 256.710.707.160.756.000 %.  Esa es la cifra (18 dígitos) de la inflación acumulada reflejada en los precios y en el valor de la moneda. Pero, sobre todo, es la muestra de cómo la ignorancia o la mala fe pueden destruir la economía de una nación. Algo verdaderamente ridículo en un ambiente académico y político en el que abundan los mejores economistas: Alberto Benegas Lynch, Luis Secco, Ricardo López Murphy, Agustín Etchebarne, Gerardo Bongiovanni o el mencionado Cachanosky, por sólo mencionar unos pocos.

¿Se puede corregir el rumbo de los argentinos? Es muy difícil. El peronismo, que lleva más de setenta años asentado en el país. Mientras predicaba la solidaridad, ha sembrado el más feroz individualismo. Esto no quiere decir que es un partido de fanáticos. El peronismo es una manera de obtener o conservar el poder. Hay peronistas fascistas, de derecha, de centro, socialdemócratas, comunistas y anticomunistas. Es una franquicia abierta a todas las ideologías, como le dijo, orgulloso, el mismo Perón, a Plinio Apuleyo Mendoza en una memorable entrevista: “todos son peronistas”. Hay, incluso, peronistas decentes (aunque usted no lo crea) que critican a Cristina Fernández de Kirchner por (presuntamente) haberse robado millones de dólares, y a Alberto Fernández, el nuevo presidente, por reafirmar los vínculos fraternos con Nicolás Maduro y Daniel Ortega, dos matarifes que dirigen naciones dedicadas al delito. 

A casi nadie dentro del peronismo le importa lo que le suceda al conjunto de la sociedad, y mucho menos en el ámbito exterior, mientras se reciba una porción del pastel. Por eso votan por el peronismo. No se trata de elegir a los mejores o a los más capacitados y honorables, sino a los que nos van a dar algo a cambio, sin importar la catadura moral de los políticos o las consecuencias a largo plazo de esa vil transacción. 

Según Transparencia Internacional, la entidad que examina el índice de percepción de corrupción pública, Argentina es la nación número 80 del globo terráqueo, con 40 puntos posibles de 100. Las escandinavas, Nueva Zelanda, Singapur, están a la cabeza de esa medición con más de 90 puntos. Todas las naciones por debajo de 50 están podridas y difícilmente podrán tomar el rumbo del desarrollo. La inevitable pregunta es de cajón: ¿cuándo vendrá la próxima crisis financiera argentina? No creo que tarde.

El último libro de CAM es Sin ir más lejos (memorias). Publicado por Debate, un sello editorial de Penguin-Ramdon House.

Carlos Alberto Montaner 
montaner.ca@gmail.com
@CarlosAMontaner 

ARIEL PEÑA: SIGUEN ESPERANDO SU DÍA DE SUERTE, CASO COLOMBIA

Desde el 21 de noviembre, las fuerzas extremistas de la llamada izquierda, continúan desesperadas, por desestabilizar el gobierno, impulsando “asambleas ciudadanas, populares y sociales en los barrios”, aunque por lo visto esas convocatorias van desfalleciendo y ya la población está en Modo Navidad, total de que no creemos que haya movilizaciones importantes a partir de mediados de diciembre, además Gustavo Petro anuncia que el movimiento seguirá para el otro año, como si él fuera el “maestro de la protesta social”, suplantando a las organizaciones sociales y sindicales; con esto queda demostrado que los mamertos siguen esperando su día de suerte para materializar la conspiración.

De acuerdo a la anterior consideración es un artificio marxista, confundir la lucha social que es inherente a los seres humanos con la lucha de clases, que es un sofisma del comunismo totalitario, para crear una asimetría maquiavélica y así confundir a las personas y sembrar el odio buscando satisfacer sus apetitos burocráticos. El “sindicalismo clasista” es una invención para vender la idea de que la doctrina de los trabajadores como por arte de magia es la marxista, lo que constituye un exabrupto que ofende la democracia, la independencia y el pluralismo que son los pilares del movimiento de los trabajadores.

Porque las contradicciones entre el capital y el trabajo con las que se desgañitan los miembros de la gruperia mamerta, recibió un fuerte golpe hace mas de 42 años, cuando el partido comunista chino se alió con las grandes transnacionales especialmente las norteamericanas, para desarrollar una gran producción manufacturera en el país asiático, lo que tiró por la borda la tan cacareada contradicción, ya que la esencia del marxismo es tener la hegemonía en el poder político sin importar el precio, por eso Zhou Enlai y después Deng Xiaoping líderes chinos supieron discernir que la economía centralizada y estatista eran un fracaso y tomaron el camino de la economía de mercado, lo que deja sin argumentos a aquellos que todavía insisten en la discordancia entre el capital y el trabajo.

Así que los dogmas económicos y políticos que siguen utilizando los comunistas en Colombia del señor Karl Marx, quedan desvirtuados con lo sucedido en La China y en otras partes del mundo, porque es el colmo de la terquedad que una doctrina que desde sus comienzos en el siglo XlX fue repudiada por los trabajadores, pero que mediante la mentira y la violencia se tomó gobiernos en algunos países de la tierra en el siglo pasado, fracasando estruendosamente con la caída del muro de Berlín y la debacle de la URSS, y todavía los seguidores de esa doctrina de manera supersticiosa insistan en un sistema que para lo único que sirve es para montar camarillas genocidas y burocráticas que envilecen a los pueblos mediante el crimen y la tortura, como ocurre en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El “sindicalismo clasista” que tanto promocionan las fuerzas totalitarias marxistas y que pretende ser vanguardia de las movilizaciones nacionales, no es más que una entelequia que procura convertir al movimiento de los trabajadores en correa de transmisión del comunismo quitándole su autonomía, siguiendo las enseñanzas de Marx quien planteaba que los obreros no debían tener ideología sino conciencia de clase, lo que lleva a que los trabajadores con sus organizaciones se convirtieran en simples rebaños de las elites comunistas, negando el carácter libertario impreso desde los albores en las primeras luchas sindicales, siendo el caso más emblemático el de los Mártires de Chicago en 1886, quienes abrazaban los ideales anarquistas que eran contrarios al absolutismo marxista.

Hay que reiterar cuanta veces sea necesario, que el marxismo jamás puede ser un precepto para la lucha de los trabajadores, ni mucho menos

la brújula que guía hacia un mundo mejor, sino que como secta perversa lo que busca es subyugar a los pueblos mediante lineamientos totalitarios, que necesariamente conducen a la esclavitud política culmen del comunismo para avasallar a las naciones, como lo ha demostrado durante su tenebrosa existencia.

Las personas somos únicas e irrepetibles, así que hablar de clases degrada a cualquier ser humano a la condición de un zombi, que sin voluntad es conducido, por lo se debe desbaratar definitivamente el mito de la lucha de clases y por ende también desvirtuar el llamado “sindicalismo clasista”.

Por lo tanto el sindicalismo serio conjuntamente con las organizaciones sociales, en la actual coyuntura debe impulsar una negociación pragmática con el gobierno, para lograr las reivindicaciones sociales y económicas de la población que son apremiantes, ya que a la mamerteria lo único que le interesa son los asuntos políticos de los 13 puntos que se le presentaron al gobierno, con ocasión de las movilizaciones que se iniciaron el 21 de noviembre.

Ariel Peña
arielpena49@yahoo.com
@arielpenaG

GERSON REVANALES: LA VÍA DE LAS NEGOCIACIONES, CASO ESEQUIBO

El pasado 29 de noviembre, el profesor Arreaza, como lo llama su patrón, informó por su cuenta de tuiter, sobre el último memorándum dirigido a la Corte internacional de Justicia (1945), mediante el cual ratifica la posición de Venezuela de no reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) como órgano de las NN.UU. para la resolución pacífica de conflictos. Esta posición de no reconocimiento de los tribunales internacionales forma parte integral de nuestra política exterior de no reconocer las jurisdicciones internacionales como fue la Corte Permanente de Justicia Internacional (1921), nacida de un tratado independiente al Pacto de la Sociedad de las Naciones y antecesora de la actual (CIJ).

El memorándum es el segundo documento en ratificar como política el no reconocimiento de esa alta instancia internacional. Por su redacción, claridad y firmeza ante la CIJ y ante Guyana pareciera haber sido redactado por la Comisión Especial de la AN para la Defensa del Esequibo y su fachada Atlántica y no el Ministerio Popular Para Relaciones Exteriores.

Uno de los detalles de este documento es que considera el Acuerdo de Ginebra como “Tratado Bilateral” -quizás por la falta de conocimiento del Sr. Arreaza, ya que es un tratado trilateral entre Venezuela, el Reino Unido y la colonia inglesa de Guyana. A esta (sin tener cualidad para contraer compromisos internacionales) por no ser un Estado independiente y soberano, por cortesía, se le permitió al Sr. Burham estampar su firma. Craso error para la recuperación del territorio despojado por los filibusteros del imperio británico.

Lo importante de este nuevo memorándum, como el anterior comunicado del 28 de marzo pasado, es que reitera la posición histórica del no reconocimiento de la CIJ y la falta de jurisdicción de esa instancia judicial. En ese orden, el documento recuerda que Venezuela siempre ha sido consecuente con su posición de hacer expresa reserva de no ser signataria de ningún instrumento jurídico internacional que contenga cláusulas compromisorias que otorguen jurisdicción obligatoria a la referida Corte.

Siendo así, la pregunta es ¿y ahora qué? El Estatuto identifica dos posibilidades: Según la  primera, acorde con el artículo 53, Venezuela al no reconocer la jurisdicción de la Corte, no comparecerá ante esa instancia ni es parte de la misma; por lo cual Guyana seguramente pedirá a la Corte que decida a su favor. Sin embargo, como bien lo ha establecido la Corte en su Orden 171 JUN 18, se deberá asegurar no sólo que tiene competencia en todos los litigios que las partes le sometan en materia de derecho internacional, sino también de que la demanda está bien fundada en cuanto a los hechos y al derecho; por lo cual, si actúa a derecho reconocerá que no tiene jurisdicción en la demanda incoada por la excolonia inglesa y se verá en la necesidad de rechazar la pretensión guyanesa, no quedándole otro recurso que rechazar las pretensiones guyanesas e instar al Secretario General a que las partes retomen las vías políticas y diplomáticas establecidas en el artículo 33 de la Carta de las NN.UU., lo cual será una victoria para Venezuela en la defensa de su territorio.

El otro escenario, en un supuesto negado de que la CIJ decidiera aceptar su jurisdicción y dictar una medida a favor de los intereses de Guyana y las transnacionales que hoy operan en la zona en reclamación, el fallo acorde al artículo 59 no es obligatorio para Venezuela debido a que el Estatuto establece que solo es obligatorio para las partes en litigio. Esto sería un golpe muy duro para el Sr. Guterres en su calidad de garante del “Acuerdo de Ginebra” y para la estrategia y aspiraciones de la excolonia inglesa; no quedándole a Guyana otro camino que buscar una solución acorde al espíritu, propósito y objetivo del “Acuerdo de Ginebra”.

Si la Corte se ajusta al puro derecho existen grandes posibilidades de retomar la vía de las negaciones vis a vis y un triunfo de quienes hemos defendido el territorio en reclamación, a diferencia de quienes por razones políticas pusieron en riesgo nuestra integridad territorial y soberanía sobre el Esequibo.

Jose Gerson Revanales
grevanales@gmail.com
@grevanales
Internacionalista