lunes, 14 de enero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, LUNES 14-01-2019,

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ, EL ETERNO FRACASO

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 14 minutos
Algunos se inquietan por la deriva de la libertad en Estados Unidos, aunque es una de las pocas naciones que eludió los peligros del totalitarismo o la dictadura. Esa virtud puede ser efecto de que el fundamento de la sociedad es la autonomía de los estados, y de que la estructura federal impone que el Estado sea más o menos una convención aceptada por todos, pero una convención al fin, cuya fortaleza hacia adentro es casi solo hacer cumplir la ley, y hacia afuera afirmar la seguridad y defensa. Su constitución garantiza escrupulosamente la libertad de las personas, los derechos de ... más »

GLORIA CUENCA, LA LEY Y EL ORDEN

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 31 minutos
Corro riesgo, al tomar prestado el nombre de la serie televisiva que sirve de título a este artículo. Estos 20 años de supuesta “revolución” han creado un caos en todo sentido. Los venezolanos, de por sí, “medalaganarios”, ante la inconsistencia de todo lo que este proceso produce, se han vuelto aún más displicentes frente a la Ley. Han perdido -estimulados por la crisis económica o la guerra del hambre- su buen humor y la educación elemental, entre otros aspectos, que tanto trabajo cuesta impartir a madres, padres, maestros, profesores, sacerdotes y demás personas que nos dedicamo... más »

JOSÉ FÉLIX DÍAZ BERMÚDEZ, TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 45 minutos
Se puede definir la transición democrática como un proceso de carácter político que conduce a una sociedad de un régimen a otro, generalmente de una dictadura a la democracia. La transición es: “un audaz proceso de ingeniería política” (Thierry Maurice) que realizan en una sociedad todos sus actores ante las graves y urgentes condiciones de un país que demanda recuperar a plenitud los derechos y libertades democráticas cuando el ejercicio de la acción política, administrativa y social, representa una grave amenaza o merma efectiva de los mismos por el desconocimiento formal e infor... más »



JOSÉ LUÍS MÉNDEZ LA FUENTE, INVOCANDO EL ESPÍRITU DEL 23 DE ENERO DE 1958

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 54 minutos
Cuando Juan Guaidó se juramentó el 5 de Enero pasado, como el nuevo el Presidente de la Asamblea Nacional, nombre que identifica al poder legislativo en la Venezuela actual, para el ejercicio del presente año 2109, sabia muy bien lo que le venia encima cuando cinco días mas tarde Nicolás Maduro se hiciera coronar por el Tribunal Supremo de Justicia como el nuevo presidente de la nación para un segundo periodo. Que lo tenía muy claro, se desprende de la serenidad y aplomo demostrados para enfrentar su primer acto oficial en el propio hemiciclo parlamentario, así como, posteriormen... más »

OMAR ÁVILA, NEGOCIACIÓN Y DIÁLOGO, POR CAMBIO Y PAZ

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Si ha habido un momento determinante en la historia contemporánea del país y sus ciudadanos es este. Luego de la toma de posesión de Nicolás Maduro y del desconocimiento de unos 60 países, la gran mayoría de los venezolanos espera que, perentoriamente, haya un cambio de gobierno. Esta meta se torna cada vez más complicada pues el gobierno controla los Poderes Públicos y las Fuerzas Armadas. No obstante, los radicales de este lado, esa parte de la oposición que grita y se impone en la opinión pública, crea falsas expectativas acerca de una pronta salida del poder de Maduro. Y mucho... más »

JESÚS ELORZA, INFERNO OLÍMPICO

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Al terminar, la tradicional Misa del Deporte, el sacerdote celebrante, muy preocupado, le pregunta a un viejo dirigente deportivo que religiosamente asiste a este santo oficio ¿Que está pasando?, siento y veo muy desunidos a los fieles deportistas. Noté, con mucha preocupación que a su llegada, el Ministro del Deporte, solo se limitó a decir ¡Fó, aquí hiede a azufre! y no se sentó en el puesto asignado para él. Por otro lado, el presidente del Comité Olímpico, con cara de pocos amigos ni siquiera lo saludó. Además, los dirigentes deportivos asistentes, se dividieron y buscaron ubica... más »

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ, EL ETERNO FRACASO


Algunos se inquietan por la deriva de la libertad en Estados Unidos, aunque es una de las pocas naciones que eludió los peligros del totalitarismo o la dictadura. Esa virtud puede ser efecto de que el fundamento de la sociedad es la autonomía de los estados, y de que la estructura federal impone que el Estado sea más o menos una convención aceptada por todos, pero una convención al fin, cuya fortaleza hacia adentro es casi solo hacer cumplir la ley, y hacia afuera afirmar la seguridad y defensa. Su constitución garantiza escrupulosamente la libertad de las personas, los derechos de los estados y la posibilidad de que cada quien busque la felicidad.

No existe una cultura nacional, nada específicamente norteamericano, y filósofos como Jean Baudrillard y Slavov Zizek ven al país como un ente sin alma que se traga todo, asimila las culturas de todas partes. “Lo que no se consigue en NY es porque no existe”, dicen los newyorkers con razón. Resulta difícil creer que al echar las bases de EEUU, desde los peregrinos del Mayflower, fueron decisivas variadas sectas religiosas fanáticas con marcados elementos comunistas y anarquistas, y otras que practicaban una incipiente economía del mercado. Convivieron además zoaritas, amanitas, luteranos, auroritas, bethelianos, calvinistas, católicos, y otros.

No hubo algo similar en Latinoamérica sino la Inquisición y la Compañía de Jesús. Desde 1620 de la colonización de Massachusets, la iglesia pietista, con el gobernador William Bradford a la cabeza, y un poco después los cuáqueros o amish, proponían lo que hoy se llama economía de competencia. Eso hizo rica la primera colonia británica en norteamérica aunque conflictos en la metrópoli incidieron positivamente. Por ejemplo, el monarca británico Carlos II tenía un grave problema con William Penn, un poderoso aristócrata hereje, cuáquero, al que no podía tocar pero necesitaba quitarse de encima.

Tres males a erradicar

Para ello le otorgó 120 mil kms. de territorio en la colonia, hoy Pennsilvania. Y aquél funda Filadelfia, la primera república democrática del mundo en 1682, le da una constitución llamada Marco de gobierno, que establece el sufragio, los derechos individuales y que, cien años después, inspira la Constitución de Estados Unidos que George Washington hace aprobar ahí mismo. De acuerdo con Historia de las sociedades comunistas norteamericanas de Charles Nordhoff, esas sectas, hermandades e iglesias se lanzaron a la conquista territorial.

A un extremo la cofradía de la Segunda Aparición de Cristo o shakers, cuyos miembros eran desde encratistas, que prohibían las relaciones sexuales e incluso el matrimonio, hasta los Perfeccionistas, que propiciaban el amor libre. El primer experimento comunista moderno ocurre en Estados Unidos durante el siglo XIX y no en Rusia del XX. Robert Owen compra a la secta economita la comunidad de Armonía dedicada a la carpintería, impresión, destilación, fundición y muchas otras actividades en términos altamente productivos.

Después de iniciar con mal paso, decreta una Constitución de Igualdad que se propone el ideal utópico de pasar de la competencia a la cooperación. Declara que “libraré a la Humanidad de sus tres males más monstruosos: la propiedad privada, la religión irracional y el matrimonio…”. Y en poco tiempo una comunidad productiva modelo se convirtió en abandono, decadencia, caos. Entran en conflictos judiciales por pago de deudas y Owen se rinde y regresa vencido a Europa, quebrado después de haber perdido cuatro quintas parte de su fortuna.

Hombre nuevo estafador

En apenas dos años, el socialismo logró convertir aquel emporio de riqueza y productividad en un antro de pleitos y escasez. Otro de los grandes teóricos socialistas, es el francés Etienne Cabet, ya famoso por sus obras Viaje… a Icaria y El verdadero Cristianismo… en las que reivindica los modelos utópicos de Moro y Campanella. Logra que mil quinientos peregrinos se embarquen de Francia a EEUU en 1848, comprometidos a aceptar a Cabet en condición de dictador por una década. Establece Icaria en Navoo-Illinois, una próspera comunidad en aquel entonces más grande y productiva que Chicago.

“Nuestro programa es el comunismo racional democrático: aumento de la producción, reparto equitativo, supresión de la miseria…”. Cabet implanta un régimen autoritario en el que las mujeres carecían de voz y la comunidad entera de voto, con una sentencia apabullante… “el pueblo debe estar protegido de la tentación de buscar la verdad por el contraste de opiniones”. Las familias vivían en casas iguales, con cuartos iguales, el mismo mobiliario y los padres delegaban la educación de sus hijos en la comunidad.

Se repite la historia. Al poco tiempo Icaria está en decadencia y las arbitrariedades del dictador hacen que Ia colectividad se divida y se retire gran parte de los integrantes para fundar una nueva colonia. El hombre nuevo que se proponía alumbrar, termina en reyertas, pleitos judiciales, infidelidades, traiciones y estafas. El colectivismo es estructuralmente perverso y todas sus versiones en el tiempo conducen a lo mismo: pobreza, dictadura, violencia, sufrimiento. La sociedad norteamericana logró tragarlo y asimilarlo, como seguramente hará con cualquier otro peligro.

Carlos Raúl Hernández
@CarlosRaulHer

GLORIA CUENCA, LA LEY Y EL ORDEN


Corro riesgo, al tomar prestado el nombre de la serie televisiva que sirve de título a este artículo.

Estos 20 años de supuesta “revolución” han creado un caos en todo sentido. Los venezolanos, de por sí, “medalaganarios”, ante la inconsistencia de todo lo que este proceso produce, se han vuelto aún más displicentes frente a la Ley. Han perdido -estimulados por la crisis económica o la guerra del hambre- su buen humor y la educación elemental, entre otros aspectos, que tanto trabajo cuesta impartir a madres, padres, maestros, profesores, sacerdotes y demás personas que nos dedicamos a enseñar.

Nuestros compatriotas, ahora en estampida por el mundo, empiezan a comprender que sin ley, y sin orden imposible vivir. Tenemos una historia terrible en este sentido y que repito constantemente: “se acata pero no se cumple”. Creo, fielmente, en el inconsciente colectivo, del que habla Carlos Gustavo Jung.

No tengo dudas de que, la sentencia, usada por los criollos frente a las leyes irregulares que enviaban desde la Corona Española: “se acata pero no se cumple”, hecha un sello, que se estampaba en las páginas de locuras que se les ocurría en la Metrópoli, y se usaba desde el Río Grande, en México, hasta la Patagonia en Argentina, sigue vigente.

40 años de democracia representativa, más todos los otros desde la fundación de la República de Venezuela, no han borrado esa actitud en contra de la legalidad.

Para colmo, suceden 20 años de la supuesta revolución, disparatada y llena de vacíos en el campo de la ética, lo social, la política y la pedagogía, entre otros aspectos. Lo más preocupante, es la imprescindible revalorización de los principios.

La comprensión de las normas y su aceptación desde la razón y el corazón para de esa manera actuar conforme a los postulados necesarios de la ley y el orden, y así aproximarnos a la verdadera democracia.

Volver a enseñar, estimular la comprensión de normas éticas y democráticas, no es tarea fácil. Deberá instrumentarse aquella materia, -olvidada- de Moral y Cívica, tan necesaria en la primaria y la secundaria. Vivir como en la época del inicio de la civilización, sin normas, sin principios, esperando las nuevas órdenes de la mal llamada revolución es una utopía cerrada. 73 años de comunismo en la URSS lo demuestran. Ya lo sabemos. No olvidarlo.

Gloria Cuenca
@editorialgloria

JOSÉ FÉLIX DÍAZ BERMÚDEZ, TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA


Se puede definir la transición democrática como un proceso de carácter político que conduce a una sociedad de un régimen a otro, generalmente de una dictadura a la democracia.

La transición es: “un audaz proceso de ingeniería política” (Thierry Maurice) que realizan en una sociedad todos sus actores ante las graves y urgentes condiciones de un país que demanda recuperar a plenitud los derechos y libertades democráticas cuando el ejercicio de la acción política, administrativa y social, representa una grave amenaza o merma efectiva de los mismos por el desconocimiento formal e informal de los contenidos democráticos, el deterioro de la representatividad y de la legitimidad de un sistema frente al pueblo y ante la comunidad internacional.

La obligación de respetar, proteger, cumplir y restablecer por parte del Estado y sus agentes la democracia, tiene su fundamento en numerosos instrumentos jurídicos internacionales como son el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; la Convención Americana de Derechos Humanos, la Carta Democrática Interamericana, entre otros, así como en la abundante jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en la materia que sujeta al Estado a asegurar la defensa de la democracia y ordena la: “subordinación de los organismos de seguridad -las Fuerzas Armadas y de Policía- a las normas del orden constitucional democrático” (García Ramírez).

El tema de las formas de autoritarismo, las dictaduras reales y encubiertas, la proporcionalidad de los medios y fines, los deberes de la legislatura y de la justicia democráticas, la validez de las amnistías: “que resultan de un proceso de pacificación con sustento democrático” (Barrios Altos v. Perú de 2001), el derecho a la verdad y la garantía efectiva, y el restablecimiento inmediato de la democracia, son temas esenciales en un proceso de transición.

José Félix Díaz Bermúdez
@articulistasred

JOSÉ LUÍS MÉNDEZ LA FUENTE, INVOCANDO EL ESPÍRITU DEL 23 DE ENERO DE 1958


Cuando Juan Guaidó se juramentó el 5 de Enero pasado, como el nuevo el Presidente de la Asamblea Nacional, nombre que identifica al poder legislativo en la Venezuela actual, para el ejercicio  del presente año 2109, sabia muy bien  lo que le venia encima cuando cinco días mas tarde Nicolás Maduro se hiciera coronar por el Tribunal Supremo de Justicia como el nuevo presidente de la nación para un segundo periodo.

Que lo tenía muy claro, se desprende de la serenidad y aplomo demostrados para enfrentar su primer acto oficial en el propio hemiciclo parlamentario, así como, posteriormente, después de haber sido convocada por él, la asamblea popular o cabildo abierto como prefirió llamarla, tratando de rememorar con toda seguridad el papel histórico que jugó el Cabildo de Caracas, el 19 de Abril de 1810, en la independencia patria. Pero son quizás sus palabras pronunciadas con el mismo énfasis e intención en ambos escenarios, las que explican por si mismas lo que el joven presidente de la Asamblea Nacional, elegida el 6 de Diciembre del 2015 con una avalancha de votos  que supera con creces cualquiera de los parlamentos chavistas habidos hasta ahora, asambleas constituyentes de 1999 y 2017 incluidas, intenta lograr con la estrategia mostrada desde el primer día.

“¿Es suficiente apegarnos a la constitución en dictadura? No, debe ser el pueblo de Venezuela, la Fuerza Armada y la comunidad internacional las que nos lleven a asumir”, señaló Guaidó a los asistentes al cabildo abierto celebrado el viernes 11 pasado.  Una reflexión, si se quiere, llena de intenciones pero, igualmente, de sabiduría, que no pretende eludir su responsabilidad sino mas bien buscar el apoyo, las condiciones y la coyuntura oportuna para aceptarla con cierta  probabilidad de éxito.  Un guante tirado, por encima de  la raya  de lo inesperado; esa misma que separa a los que azuzan y hablan pero no hacen nada, a quienes tiran la piedra y esconden la mano, de los que si están dispuestos a dar la cara. Pero sobre todo, un reto a las fuerzas armadas nacionales, esas mismas que gobernaron golpeando la ley y las instituciones, durante la década de los cincuenta, pero que también supieron, al final, aceptar el compromiso que las fuerzas sociales y políticas  le reclamaban en su momento.

Con mucha mas sensatez y prudencia, mas quizás que la que sus emociones le permitían, Guaidó no se ha dejado llevar abiertamente por las pasiones del colectivo, el cual  reclamando en los medios y redes sociales una acción contundente de la Asamblea Nacional, comenzó a criticarlo desde el primer instante de su investidura por no hacer nada concreto y efectivo contra el régimen de Maduro, dado el vació de poder existente, así como de las facultades casi extraordinarias para gobernar que algunos analistas, dirigentes nacionales como extranjeros y opinadores influyentes, le atribuyeron a la Asamblea Nacional. Y es que el nuevo presidente del parlamento venezolano no comió cuento, consciente  como estaba de que hacer caso de aquello era arrojarse a los leones y a la hoguera.

Entendió perfectamente, que mas que un problema legal, no obstante hacer alguna alusión a los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución de 1999, los dos últimos por cierto, referidos por Chávez en más de una ocasión, como las garantías constitucionales para salvaguardar la revolución de cualquier sublevación o arremetida en su contra, lo del nuevo mandato de Maduro, forjado mediante unas elecciones presidenciales falsificadas y avaladas por unos poderes, electoral y judicial, avasallados por el régimen, es un problema político de envergadura, que aunque debe tener un solución desde adentro, requiere cooperacion y ayuda tanto externa como interna, fundamentalmente de esta última. Una problemática en la cual, aunque los  diecinueve votos ahora mismo de la OEA, por ejemplo, a favor de la democracia en Venezuela, son muy  importantes, también los son los de los ocho países que se abstuvieron, de los seis que votaron en contra directamente o de los que  estuvieron inasistentes. Y ni que decir del rol que puedan jugar China o Rusia en el escenario internacional, no obstante el apoyo de los Estados Unidos a la causa democrática venezolana.

Aunque a Maduro se le esta poniendo difícil el ambiente, ello no es suficiente para sacarlo de Miraflores, mientras tenga el control del resto de las instituciones, la militar sobre todo, y poderes públicos del Estado. Por otra parte, la posibilidad de medidas comerciales restrictivas por la comunidad internacional, si se toman, pueden no ser lo mas conveniente. Recordemos cuantas veces no pidió Chávez a los Estados Unidos, que se atreviera, pensando en Cuba, a embargar a Venezuela, consciente de que una victimización de su causa era lo que mas le convenía en caso de un a arremetida del imperio y sus aliados. 

Por ello, cobra tanta importancia la posición de Guaidó en estos momentos y su convocatoria en esa hoja de ruta trazada, que ademas prevé una ley para la transición, a una manifestación de calle contra el régimen el próximo 23 de Enero. Un invocación al espíritu democrático y libertario del pueblo venezolano y de su ejercito sesenta años mas tarde, cuando el dictador, en aquella ocasión un general, Marcos Pérez Jiménez, tuvo que abandonar el gobierno y huir de Venezuela.

José Luís Méndez La Fuente
@xlmlf

OMAR ÁVILA, NEGOCIACIÓN Y DIÁLOGO, POR CAMBIO Y PAZ


Si ha habido un momento determinante en la historia contemporánea del país y sus ciudadanos es este. Luego de la toma de posesión de Nicolás Maduro y del desconocimiento de unos 60 países, la gran mayoría de los venezolanos espera que, perentoriamente, haya un cambio de gobierno. 

Esta meta se torna cada vez más complicada pues el gobierno controla los Poderes Públicos y las Fuerzas Armadas. No obstante, los radicales de este lado, esa parte de la oposición que grita y se impone en la opinión pública, crea falsas expectativas acerca de una pronta salida del poder de Maduro. Y muchos lo creen, aunque los métodos para lograrlo pasen por opciones como una intervención militar. Los prudentes, los que pretendemos transitar caminos menos escabrosos y que redunden en soluciones más sólidas y con paz, somos víctimas del odio de muchos de nuestros propios aliados.

Pero como dice el amigo Jesús Seguías: “Si están contando con las fuerzas de los “traidores”, “colaboracionistas” y “cobardes” de la oposición para hacer valer sus propuestas, han escogido un pésimo camino. No esperen por nadie. Ejecútenlas ya… y que Dios los bendiga”. 

Los irresponsables que ahora promueven la fantasía de desalojar a Maduro de Miraflores o nombrar un gobierno paralelo, son los mismos que promovieron la abstención y con ello desaprovecharon que una gran mayoría ejerciera su derecho al voto y le dejaron el camino a Nicolás para que “ganara”, apoyado por las presiones y condiciones anticonstitucionales que ejerció. 

El problema ya no es constitucional sino político. Maduro seguirá ejerciendo el poder, independiente del calificativo que se use para su gobierno. Hay que buscar mecanismos políticos que conduzcan a negociaciones con grupos de poder que están dentro del gobierno y que, aunque no lo expresen públicamente, no están dispuestos a seguir acompañando los desmanes del régimen de Nicolás. Solo nos queda la presión interna y externa para una negociación política.

No podemos olvidar que desde la AN se declaró responsabilidad política a Maduro, el abandono del cargo presidencial, moción de censura al exministro de Interior y Justicia Néstor Reverol y un largo etcétera, y no ocurrió nada porque la crisis venezolana es política y requiere una solución política, posiblemente consensuada, más que meramente legal o simbólica.

Quienes creen que la Presidencia simplemente se "asume" y por arte de magia se es reconocido, que busquen el ejemplo de Andrés Manuel López Obrador en México en el año 2006, quien se "juramentó" como presidente legítimo pero no fue reconocido por las instituciones, mientras que Enrique Calderón sí. No basta con "nombrar" o "nombrarse" si no se tiene la fuerza institucional.

Cuando el Grupo de Lima exhortó a Nicolás Maduro a que el 10E no asumiera la presidencia, a respetar las atribuciones de la AN, a transferirle, en forma provisional el Poder Ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones y expresó, taxativamente, su rechazo a cualquier intervención en Venezuela, lo invitó a negociar. Si, a negociar. El comunicado señala que si Maduro tomara las acciones que el restablecimiento del orden constitucional impone,  “reevaluarán relaciones” con el país.

La expresa ratificación del pleno respaldo y reconocimiento a la Asamblea Nacional",  así como la manifestación de la "convicción de que la solución a la crisis política en Venezuela corresponde a los venezolanos" son puntos que dejan claro los alcances diplomáticos de esa declaración.

En Venezuela hay un caos institucional que no se resuelve a través de las armas ni la violencia, sino dialogando con quienes piensan distinto a nosotros en aras del bien común.

Además de la emergencia humanitaria compleja que azota nuestra nación, en este momento enfrentamos una crisis política que requiere dar pasos analizados y estratégicos, como el ajedrez, antes que asumir posiciones efectistas que no contribuyen en nada a encontrar una solución que nos conduzca al restablecimiento de la democracia. 

Chile retomó el camino democrático a través de la unión de los distintos grupos opuestos a la dictadura y de la negociación. Mandela condujo a Sudáfrica a la paz, a través del diálogo y la fuerza del voto popular. Hubo transiciones y se evitó que la violencia arropara.

Omar A. Ávila H.
dip.omaravila@gmail.com
@OmarAvilaVzla

JESÚS ELORZA, INFERNO OLÍMPICO


Al terminar, la tradicional Misa del Deporte, el sacerdote celebrante, muy preocupado, le pregunta a un viejo dirigente deportivo que religiosamente asiste a este santo oficio ¿Que está pasando?, siento y veo muy desunidos a los fieles deportistas. Noté, con mucha preocupación que a su llegada, el Ministro del Deporte, solo se limitó a decir ¡Fó, aquí hiede a azufre! y no se sentó en el puesto asignado para él. Por otro lado, el presidente del Comité Olímpico, con cara de pocos amigos ni siquiera lo saludó. Además, los dirigentes deportivos asistentes, se dividieron y buscaron ubicarse, unos alrededor del ministro y otros al lado del representante olímpico. Agrégale, a todo esto, la Rebelión de los Espíritus, representada en el tradicional reclamo de los trabajadores del IND, que todos los años reclaman la homologación e indexación de sus salarios y pensiones.

-Padre, con todo respeto, debo decirle que con la llegada de Eduardo Álvarez a la presidencia del IND, se soltaron los demonios en el sector deportivo, dijo el dirigente. Comenzaron las amenazas y persecuciones contra las federaciones para obligarlas a modificar los estatutos del COV y hacer permisible que un agente del gobierno presidiera el comité olímpico. Puede decirse, mi apreciado sacerdote, que allí se vulneró la autonomía del sector federado y se consolido la autocracia y el totalitarismo gubernamental.

Al destapar esa Caja de Pandora, los que ocupan el cargo de ministro del deporte, creen tener el derecho divino de ser solo ellos presidentes del movimiento olímpico y continúan presionando a las federaciones para que se mantenga ese status quo.

Ave María purísima, fue la exclamación del sacerdote, continua por favor. 

En el transcurso del tiempo, el sector deportivo ha visto desfilar a los distintos ministros en su burocrática manía de ser olímpicos y a las federaciones, solo les ha quedado el camino de tratar de expiar su pecado original de permitir que el gobierno asaltara la dirección del movimiento olímpico. En el tránsito por ese purgatorio, siguen actuando los demonios. Se les somete con el látigo de las asignaciones presupuestarias para comprar sus apoyos o con la paila de aceite hirviendo que representa la intervención ilegal de las autoridades del IND para desconocer a las juntas directivas y nombrar comisiones interventoras sumisas y complacientes con el demonio patronal. 

Dios mío, que locura. Escuchándote, viene a mi memoria, el famoso poema de Dante Alighieri La Divina Comedia y me hace pensar que el olimpismo venezolano es un inferno.

-Así es Padre.

Entonces, dime, querido amigo, cual es, el Edén de esa tragedia. 

-Bueno, siguiendo la letra del universal poema, quiero decirle que Eduardo y el Ministro, entraran al paraíso al igual que Dante y Beatriz. 

Entonces no veo la razón de la confrontación, exclamó el sacerdote. 

-Es que no la hay, ambos representan la misma política, de acabar con la autonomía del sector deportivo y centralizar toda su administración y funcionamiento en manos del Estado, que para ellos es el mismo gobierno y el partido único de la revolución. Su aparente confrontación electoral, no pasa de ser una pelea burocrática. Son, como dice el refrán: Caimanes de un mismo pozo.

Padre, también debo decirle, que la manzana de ese paraíso, es el aporte que por cada ciclo, el comité olímpico internacional le suministra al COV por el orden de un millón de dólares y que es administrado discrecionalmente por su presidente, sin rendirle cuentas a nadie.

Arrodillándose y con el rosario en la mano, el prelado exclamó: Voy a elevar una plegaria al Dios Todopoderoso, contra esos paradisíacos representantes de la codicia y el autoritarismo totalitario: ¨Castígalos Señor, porque si saben lo que hacen¨. Acto seguido, el eco de los feligreses, retumbó por toda la iglesia: ¨Te lo exigimos Señor

Jesus Elorza
@jesuselorza