martes, 29 de enero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, MARTES 29-01-2019

BEATRIZ DE MAJO, LA ÚLTIMA PALABRA, SOBREDOSIS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 2 horas
Ni Europa ni nadie tiene la última palabra en torno a la eyección de Nicolás Maduro del poder al que se aferra con desesperación. Su posición, eso si, es digna de ser examinada debajo de una lupa porque el vocero de las 28 naciones integradas en un espacio económico único ha sido España, la nación de la Unión más cercana a nuestro continente y a nuestro país, un país al que nos unen la historia, la lengua y las costumbres. Lo sensato era que el gobierno español fuera el mejor enterado de la dinámica venezolana de los últimos tiempos, pero el problema no es de información sino de po... más »

JOSÉ RAFAEL AVENDAÑO TIMAURY, TRUMP

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 2 horas
Los Estados Unidos de América han sido formales en cuanto a la conformación del Estado como tal. Poseen el envidiable record de ostentar una sola constitución. La misma, por supuesto, ha sido objeto de enmiendas con la finalidad de adaptarlas a los nuevos tiempos. Pero su espíritu, razón y propósitos se han mantenido incólumes. Con nuestro vecino norteño hemos mantenido en el tiempo y en el espacio algunas diferencias en el orden político, económico y geopolítico. De igual modo hemos mantenido -en el mismo lapso- coincidencias y acuerdos plenos. Pienso que, si se sometieren al... más »

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, AHORA AL RESCATE DE LAS INSTITUCIONES QUE SUSTENTAN LA DEMOCRACIA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 2 horas
La mayor ilusión que sentimos los venezolanos en estos momentos cuando se logró el cese de la usurpación que pone fin a un gobierno corrupto, abusivo y autocrático (imparte órdenes y no escucha sugerencias), es que ello se traduzca, en lo esencial, en un relanzamiento de la democracia que en lo fundamental nos restituya el derecho a diseñar nuestro propio futuro, a decir lo que pensamos y alcanzar un mejor nivel de vida, bajo la presunción que los países democráticos son, en general, más prósperos que los que no lo son ya que promueven la estabilidad a largo plazo reduciendo el tama... más »

JOSÉ FÉLIX DÍAZ BERMÚDEZ, YA BASTA DE TI

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 5 horas

"Ya basta de ti…” he escuchado decir al pueblo airado, enardecido, cansado de verdad de los mismos individuos, de una misma realidad y circunstancia. “Ya basta de ti…” es la expresión de todas las frustraciones contra quienes detentando un supremo mandato han sumido al país en la desesperanza y la miseria. “Ya basta de ti…” es contra quienes impiden la determinación legítima de la voluntad mayoritaria que rechaza la situación actual opuesta pues a la Constitución, que obliga al establecimiento de una sociedad democrática en la cual se consolide: “la libertad, la independencia, la ... más »



JUAN DE DIOS RIVAS VELÁSQUEZ, NECESITAMOS UN COGOBIERO Y DESARROLLO SOCIAL, LÓGICAS Y UTOPÍAS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 5 horas
Venezuela solo puede salvarse en UNIDAD NACIONAL para la paz, trabajo, bienestar, reconstrucción del País y un cogobierno y desarrollo social para la justicia social que le pondrá fin a la pobreza y mal gobierno. La situación País es desastrosa, con un caos generalizado y prolongado en todas las áreas económicas, financieras, sociales, producción y de Gobierno Nacional, Gobernaciones, Municipios y comunidades. Los servicios público de CANTV, Electricidad, Agua, Basura, Pasaportes y Cedulas, Tribunales, Defensoría del Pueblo, Fiscalía, Policía, Seguro Social, Educación, atención de ... más »

JOSÉ GUERRA, LA SALIDA A LA CRISIS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 5 horas
Venezuela tiene y debe encontrar una salida urgente a la crisis que hoy la azota. Fracasado el socialismo del siglo XXI, debe abrirse un nuevo camino para que tengamos un país que retome la libertad y la prosperidad. La clave para ello es el cambio político y una orientación clara en materia económica y financiera. El presidente interino Juan Guaidó ha señalado con nitidez que se trata de cesar la usurpación, alcanzar un gobierno de transición y tener elecciones libres. Venezuela tiene que buscar rápidamente la ruta electoral para que el pueblo decida quién lo debe gobernar y de e... más »


BEATRIZ DE MAJO, LA ÚLTIMA PALABRA, SOBREDOSIS


Ni Europa ni nadie tiene la última palabra en torno a la eyección de Nicolás Maduro del poder al que se aferra con desesperación.

Su posición, eso si, es digna de ser examinada debajo de una lupa porque el vocero de las 28 naciones integradas en un espacio económico único ha sido España, la nación de la Unión más cercana a nuestro continente y a nuestro país, un país al que nos unen la historia, la lengua y las costumbres.

Lo sensato era que el gobierno español fuera el mejor enterado de la dinámica venezolana de los últimos tiempos, pero el problema no es de información sino de posición política y de defensa de los intereses democráticos. Resultó, al fin, que otros países de la UE manifestaron, en torno a la ilegitimidad de Maduro, una posición mucho más contundente que la de nuestra Madre Patria.

Alemania y Francia – además de Gran Bretaña- dieron un paso adelante en las primeras de cambio, apegándose a los cánones democráticos mientras en la Moncloa se llevaban las manos a la cabeza sin saber mucho que hacer frente a un Juan Guaidó que ganaba solidaridades por doquier por sustentar el más adecuado curso de acción. Este era el respeto de la Constitución que de manera automática ungía como Jefe del Ejecutivo al Presidente de la Asamblea, la realización de elecciones en el más corto plazo y el montaje de una vasta operación de ayuda humanitaria. Simple y sencillo, legal y cuerdo.

Las circunstancias no se la pusieron fácil al Jefe del Gobierno español. Su vinculación forzada con Podemos para poder gobernar a medias en España, su línea de actuación cercana a la del Expresidente Rodríguez Zapatero y sus tesis de “dialogo por encima de todo” con el narco gobierno, y el corte izquierdista de su pensamiento le ha jugado a Pedro Sánchez una mala pasada. Porque han sido mucho más apegados a cánones democráticos ortodoxos el resto de los países de la Unión de la propia España.

Pero es que además, el país español- variopinto en tendencias políticas- le reclamaba en esta difícil hora a su jefe de gobierno, que no se dejara quitar la batuta que siempre Madrid ha sostenido de cara a Bruselas en los temas que atañen al Sub Continente latinoamericano. Al fin, los demás países europeos tomaron en cuenta la importancia de no desplazar a España en esta hora vital en Latinoámerica y pusieron en manos de Sánchez la vocería comunitaria. Con una buena dosis de histrionismo, Sánchez ahora se anima a afirmar “Que nada tiene que ver Maduro con el socialismo “

A ninguno de los Europeos se le escapa que Maduro y sus colaboradores no llamarán a elecciones ni en 8 días ni después tampoco, porque sería admitir el fraude de los anteriores comicios, lo que en su desenfocado criterio es lo que lo faculta para haberse juramentado para un nuevo mandato. Los insultos de todos los altos jerarcas del régimen madurista nos avergüenzan a los venezolanos por fuera de las fronteras patrias, quienes observamos el difícil momento del país en las televisoras del mundo, pero ello es solo el nevado de la torta.

La palabra de Europa si será determinante en aislar a Maduro y su clique.Seamos un poco pacientes. Si es más importante o no que la americana es otra cosa ya que mientras Estados Unidos actúa en favor del gobierno transitorio y va dando pasos para materializar tal posición, Europa, y España dentro de ella, apenas `proclamarán su apoyo sin siquiera mover ni un dedo.

Lo que cuenta es que la sumatoria de las naciones del mundo que se han colocado del lado correcto y han expresado proactivamente su rechazo a la violación de las libertades y el desvío de la democracia, terminará por debilitar la frágil base de sustento que le viene quedando al dictador y usurpador de las instituciones en el país.

Este final está ya cantado. De aquí en adelante no hay retroceso posible. Nadie tiene una última palabra. La lápida que se colocará sobre el madurismo ha sido tallada por el trabajo de años de conjunción de la barbarie con el crimen, con el terrorismo, con la corrupción, con el olvido del pueblo, con el desgobierno

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo1

JOSÉ RAFAEL AVENDAÑO TIMAURY, TRUMP


     Los Estados Unidos de América han sido formales en cuanto a la conformación del Estado como tal. Poseen el envidiable record de ostentar una sola constitución. La misma, por supuesto, ha sido objeto de enmiendas con la finalidad de adaptarlas a los nuevos tiempos. Pero su espíritu, razón y propósitos se han mantenido incólumes. Con nuestro vecino norteño hemos mantenido en el tiempo y en el espacio algunas diferencias en el orden político, económico y geopolítico. De igual modo hemos mantenido -en el mismo lapso- coincidencias y acuerdos plenos. Pienso que, si se sometieren al fiel de la balanza, las resultas de dicha medición resultarían evidentemente positivas. ¡No me cabe la menor duda!

     El respeto por las instituciones internas (gubernamentales y las de la sociedad civil) ha sido estandarte y ejemplo pleno de ciudadanía republicana. El presidente es, indudablemente, el jefe y vocero autorizado del Estado y de la nación. En coherencia y en armonía plena. Por tal razón se cuida y es muy respetuoso de las formas y los modos como administra su amplísimo poder político, económico y social. Los que le confiere la constitución. El presidente respeta a su vicepresidente y gabinete (escogidos por él mismo) y trabaja armónicamente en la conducción del gobierno. El Pentágono -por ejemplo- tiene su autonomía administrativa en tanto y en cuanto sus ejecutorias estén plenamente ajustadas a las orientaciones precisas del comandante en jefe. El Departamento de Estado -de igual modo- es el ejecutor de todo lo relacionado a la política exterior y al indudable influjo que por intermedio de la geopolítica, aplican consuetudinariamente los norteamericanos.

     En Iberoamérica hemos conocido y padecido a flor de piel la política instrumentada por el Departamento de Estado. Algunas de esas políticas fueron nefastas. Por ejemplo, la acción desplegada por Foster Dulles en la década de los cincuenta fue negativa en grado sumo al mantener un continuo espaldarazo a la dictadura que -al igual que ahora- nos asolaba. Aquel desafortunado apoyo al perezjimenismo ocasionó un lamentable hecho; muy repudiable por lo demás, ejercido por la ciudadanía con motivo a la visita a nuestro país del vicepresidente Nixon en 1958. La postura del Departamento de Estado cambió ostensiblemente con el acceso al poder del partido demócrata y su candidato John Kennedy. Sobre todo en lo relativo al repudio a las dictaduras militares que acogotaban a América. El flujo y reflujo de la política aplicada por el Departamento de Estado oscilaba parsimoniosamente en la medida en que tanto los republicanos, como los demócratas, detentaban el poder. Es decir, el presidente de turno norteamericano mantenía el espaldarazo de rigor al jefe del Departamento de Estado.

     Creo que quizás la excepción a esta norma no escrita la ejecutó el ya presidente Richard Nixon con motivo al inicio del proceso de negociación política emprendida con motivo a la guerra de Vietnam. En efecto, en aquella ocasión, designo al señor Henry Kissinger como su vocero y representante en los diálogos emprendidos. Los que culminaron con la exitosa negociación política que determinó el retiro de las tropas en aquel país y el disfrute de la paz tanto anhelada. Tan importante cometido fue realizado “bypaseando” al Departamento de Estado. Fue una acción personalísima de Nixon; y su arriesgada jugada le salió bien. A pesar de todas las reservas emanadas por El Pentágono y el Departamento de Estado.

     La anterior reflexión viene a mi mente con motivo al mensaje difundido por el vicepresidente Mike Pence; donde aseveró que hablaba en nombre del presidente. En el mismo exhortaba a los venezolanos a protestar resueltamente en la calle -el día siguiente- con motivo a conmemoración del 61 aniversario del 23 de enero. Allí formulaba una seria advertencia ante el uso de la predecible violencia que ejercerían los organismos represivos del madurismo. Al día posterior –como resultado de la juramentación evidentemente sugerida- del presidente de la Asamblea Nacional como presidente interino; el Departamento de Estado reconoció de manera formal a Juan Guaidó como Jefe de Estado venezolano con la intención de encausar y redireccionar o redirigir la transición. La misma es y luce ya como ineludible.

     Los norteamericanos han incursionado de manera ejemplar y abierta (sin preámbulos) en diversos cambios abruptos de gobiernos en escenarios mundiales (su participación en el derrocamiento del autoritarismo de Marcos en Las Filipinas) y latinoamericanos. Basta recordar, en nuestro continente, todo lo acontecido en Panamá y en Haití. También los hechos en Granada (acción “Urgent Fury”). Estos sucesos son ya historia y cada quien tendrá su opinión, todas respetables, al respecto.

     Lo acontecido con Venezuela (a la hora de redactar el artículo) se puede vislumbrar y analizar con diversas ópticas. Todo de acuerdo a como se vayan presentando, de veloz manera, los inmediatos acontecimientos. El gobierno norteamericano ha evacuado algún personal (con su familia más cercana) diplomático y consular. “No determinante” (en su criterio) para el desempeño de sus funciones. Coetáneamente entrega las credenciales a Guaidó, como reconocimiento pleno de su representación oficial. Es decir, para el gobierno americano, es el inequívoco presidente. ¡El personal diplomático y consular restante permanecerá en suelo venezolano! … ¡Amparado por la Convención de Viena!

     El vicepresidente del PSUV, con su particular y escatológica jerga anuncia que “cortará la luz”, agua y gas a la sede diplomática. No sé si ordenará al SEBIN que se les prohíba el desplazamiento por la ciudad  a los diplomáticos; y, si en definitiva, se ejercerán en contra de ellos el acostumbrado “modus operandi” represivo. ¡Con las consecuencias fácticas y diplomáticas! Que tal hecho derivaría. Ya la señora abogado con nacionalidad compartida norteamericana-venezolana ha advertido lo que eventualmente emanaría.  Se trata de la misma fémina a quien el difunto le solicitara “masajes en el cuello” en una de sus habitaciones presidenciales. Luego de apagar la grabadora, dando por concluida la entrevista; y proseguir con la acostumbrada lascivia, conducta de vil atropello, por él acostumbrado. Les ha indicado claramente, la dama en cuestión, al totalitarismo, lo que significaría un hecho de violencia o coerción incoado en contra de sus diplomáticos. De tal manera que estas horas son cruciales para desmadejar la maraña.

     De igual modo se ha derramado en los últimos dos días, nuevamente, -en este bochornoso y fatal ciclo- sangre venezolana. Cifras serias emanadas de organizaciones representativas de la sociedad civil hablan de más de veinte muertos. La violencia represiva del gobierno se hace sentir con reiterada  y asesina impertinencia. Padecen –el totalitarismo- de sordera crónica ante varias declaraciones alternas provenientes de figuras variadas y representativas de la política oficial norteamericana. El almirante jefe del Comando Sur señala -exhortando a Maduro y su  Combo- que se “acojan a la amnistía; la que eventualmente promulgaría Guaidó, para salir de manera negociada del país sin que se les obligue el retorno. El Senador republicano Rubio, –sin ser vocero oficial de Trump- pero su evidente “consejero político”, anuncia, día a día, que si se desata la violencia en contra de diplomáticos, connacionales y venezolanos en general, Trump estará dispuesto a actuar con todos los medios y formas con que dispone. De igual manera la declaración emitida por la presidente de la Cámara de Representantes del partido demócrata.

     Si en definitiva la Liberación Nacional de Venezuela se produce en lo inmediato; habrá de reconocerle a Donald Trump (presidente republicano) parte del mérito innegable que le corresponde. Para Venezuela - tal hecho- significará y superará todas las espectativas precedentes y puntuales que otrora se crearon. Emanadas de las ejecutorias de los presidentes demócratas Franklin Delano Roosevelt y John Kennedy.

     Vale la pena recordar en esta hora crucial para la república la lapidaria frase emitida por Juan Vicente Gómez con motivo de otorgarle la libertad –luego de catorce años de cautiverio-  al general Román Delgado Chalbaud en 1928: “Qué culpa tiene la estaca si el sapo brinca y se ensarta”.

José Rafael Avendaño Timaury
Cheye36@outlook.com
https://jravendanotimaurycheye.wordpress.com
@CheyeJR

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, AHORA AL RESCATE DE LAS INSTITUCIONES QUE SUSTENTAN LA DEMOCRACIA


La mayor ilusión que sentimos los venezolanos en estos momentos cuando se logró el cese de la usurpación que pone fin a un gobierno corrupto, abusivo y autocrático (imparte órdenes y no escucha sugerencias), es que ello se traduzca, en lo esencial, en un relanzamiento de la democracia que en lo fundamental nos restituya el derecho a diseñar nuestro propio futuro, a decir lo que pensamos y alcanzar un mejor nivel de vida, bajo la presunción que los países democráticos son, en general, más prósperos que los que no lo son ya que promueven la estabilidad a largo plazo reduciendo el tamaño del Estado y evitando hacer promesas que no pueden cumplir.

Venezuela, en los últimos veinte años (1998-2018) transitó por una “democracia nominal” con un subyacente totalitarismo (el poder es ejercido por un solo partido de manera autoritaria) que mantuvo la apariencia de una democracia formal a través de elecciones, pero sin los derechos y las instituciones propias de un sistema democrático eficaz al punto de configurar un ¡simulacro de democracia! cuya “vitrina manipuladora” era el ejercicio del voto en eventos electorales ausentes de legalidad habida cuenta, muy especialmente, de la existencia de un registro electoral altamente inflado y plagado de inconsistencias manejado por mercenarios cubanos (realizan una misión a cambio de dinero) con obvios hábitos antidemocráticos puestos al servicio de la dictadura venezolana en pro de materializar y perpetuar un Estado narco y fallido (ineficacia gubernamental, vacío de poder y falta de resultados) que centra su atención en las elecciones y muy poco en las otras características esenciales de la democracia; en un contexto de “mayoritarismo” (quien gana las elecciones tiene el derecho para hacer lo que le plazca).

El denominado “proceso revolucionario” (¿?), que afortunadamente está llegando a su fin, fue orientado desde su inicio a la destrucción de la democracia bajo los principios del Manifiesto Comunista: “El proletariado usará su supremacía política para arrebatar gradualmente todo capital de la burguesía, para centralizar todos los instrumentos de producción en manos del Estado”. En tal sentido, se propusieron reemplazar el orden tradicional por una estructura que secuestraba las instituciones del Estado con la finalidad de fundar “nuevas instituciones” (¿?) incondicionales al “proceso”.

Es de acotar, que, a los fines del presente artículo, hemos asumido como obligante para la reconstrucción de Venezuela la existencia de una poliarquía (gobierno ejercido por muchos) que hace referencia a un sistema político caracterizado por: 1.- Cargos públicos elegidos por los ciudadanos; 2.- Elecciones libres e imparciales; 3.- Libertad de expresión; 4.- Acceso a fuentes alternativas e independientes de información; 5.- Autonomía ciudadana para constituir organizaciones independientes, incluyendo partidos políticos;  y 6.- Ciudadanía inclusiva que impide le sean negados sus derechos. De igual modo, también asumimos que la competitividad de las Naciones (capacidad de producir, distribuir y asignar la riqueza) bajo un enfoque de neoinstitucionalismo entendido como la calidad de las instituciones políticas, juega un papel trascendente en la estructuración y eficiencia de la democracia en un marco de al menos cuatro dimensiones: A.- Partidos políticos programáticos e institucionalizados; B.- Una legislatura con sólida capacidad para elaborar leyes y ejercer contrapeso y control; C.- Un poder judicial independiente; y D- Una administración pública moderna, transparente y eficaz.

Desde un ángulo complementario, vale señalar la importancia que reviste para la reconstrucción de Venezuela el definir una visión estratégica de país a largo plazo con claras y perfectamente contextualizadas políticas de Estado en aras de mejorar la democracia, el desarrollo y, muy especialmente, la calidad de vida de los ciudadanos. En lo especifico del hecho económico venezolano, y su apremiante refundación desde los escombros dejados por el chavismo-madurismo con la complicidad de un régimen militar-cívico que aupó la consolidación de un Estado-corrupto generador de inmensas fortunas personales y por ende de nula creación de riqueza nacional; dicha refundación será solo posible en la medida que no se pretenda “relanzar” agotados modelos económicos instaurados en la anterior etapa democrática (1958-1998) que en mucho se perfilaron como estrategias demagógicas y populistas para la distribución de los ingresos petroleros con mínimo efecto multiplicador sobre el crecimiento y desarrollo nacional. Muy por el contrario, ha de aprovecharse la crisis imperante para impulsar la conformación de un tejido empresarial que, en lo básico, se sustente bajo los principios de una economía de escala (situación en la que una empresa reduce sus gastos de producción al expandirse) que haga viable, tanto atender la demanda interna como insertarse en el comercio internacional en el marco de la globalización.

Reflexión final: Venezuela, con el nuevo gobierno que marca el fin de la usurpación enfrentará un reto histórico: la restauración de la gobernabilidad, lo cual implica, entre otros aspectos: 1.- Estabilidad política; 2.- Fortalecer las instituciones democráticas; 3.- Participación ciudadana; 4.- Crear condiciones de confianza; y 5.- Apuntalar la previsibilidad jurídica y política. En síntesis, la Venezuela que aspiramos reconstruir sobre los escombros dejados por el incompetente y corrupto “proceso revolucionario”, será posible alcanzar a la luz de un fortalecimiento de las instituciones que sustentan la democracia en un ambiente de estabilidad económica sustentado en un equilibrio macroeconómico, que hace referencia al punto donde la cantidad de producción que ofrecen todas las empresas es igual a la cantidad demandada.

Jesús Alexis González
@jesusalexis_gon

JOSÉ FÉLIX DÍAZ BERMÚDEZ, YA BASTA DE TI


"Ya basta de ti…” he escuchado decir al pueblo airado, enardecido, cansado de verdad de los mismos individuos, de una misma realidad y circunstancia.

“Ya basta de ti…” es la expresión de todas las frustraciones contra quienes detentando un supremo mandato han sumido al país en la desesperanza y la miseria.

“Ya basta de ti…” es contra quienes impiden la determinación legítima de la voluntad mayoritaria que rechaza la situación actual opuesta pues a la Constitución, que obliga al establecimiento de una sociedad democrática en la cual se consolide: “la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley”.

Se han transgredido todos los límites y se han burlado todas las obligaciones que imponen el honor, la dignidad, el respeto a la voluntad general, el mandato que los deberes públicos implican.

La legitimidad, el reconocimiento, la confianza que confirió el país se ha perdido; ya se han detentado por décadas todos los poderes ordinarios y extraordinarios que se confirieron; ya se han dispuesto todos los recursos que la Nación recibió; ya se han tomado unilaterales decisiones, distribuido y acumulando entre pocos los cargos, competencias, autoridad y, sin embargo, los problemas persisten.

Existe una indignación general contra el hambre, el atropello, la imposibilidad de alternativas que permitan recuperar de manera consentida y democrática la viabilidad del país. Cuando un gobierno pierde la estima y el respeto de la nación debe ceder el paso, escuchar al pueblo y obedecer su decisión.

Los pueblos llegan a momentos decisivos. Nuestras luchas por la independencia, la República, la soberanía, la civilidad, la igualdad, la democracia, las garantías sociales conducen los caminos de la historia, atrás quedaron la tiranía y la opresión. Hay que recuperar los derechos del pueblo, los deberes públicos, los objetivos del Estado, la dignidad nacional.

José Félix Díaz Bermúdez
@articulistasred

JUAN DE DIOS RIVAS VELÁSQUEZ, NECESITAMOS UN COGOBIERO Y DESARROLLO SOCIAL, LÓGICAS Y UTOPÍAS


Venezuela solo puede salvarse en UNIDAD NACIONAL para la paz, trabajo, bienestar, reconstrucción del País y un cogobierno y desarrollo social para la justicia social que le pondrá fin a la pobreza y mal gobierno. La situación País es desastrosa, con un caos generalizado y prolongado en todas las áreas económicas, financieras, sociales, producción y de Gobierno Nacional, Gobernaciones, Municipios y comunidades. Los servicios público de CANTV, Electricidad, Agua, Basura, Pasaportes y Cedulas, Tribunales, Defensoría del Pueblo, Fiscalía, Policía, Seguro Social, Educación, atención de Adultos Mayores, etc., no sirven y dañaron a  PDVSA y CVG, etc., las cuales están destartaladas, quebradas y son dirigidas por grupos de corruptos. La administración publica nunca tiene sistemas (plataforma) operando y los funcionarios esta pervertidos e insatisfechos y los capacitados se van y emigran desesperados buscando buenos ingresos y oportunidades que no les da el mal gobierno del Socialismo del Siglo XXI (El Comunismo de Fidel, Chávez y Maduro).

Hoy la prioridad máxima es resolver el problema “mal vivir” causado a la gente en estos 20 años de mal gobierno. Para resolverlo será básico empoderar a los venezolanos en las soluciones con el gobierno y emprendimientos de servicios públicos “buenos” e innovadores con empresas sociales que acaben con la pobreza y mal servicio. La crisis de servicios públicos, economía y el sufrimiento del pueblo es una prioridad nacional. Un ser humano con tristeza, miedo y angustias no vive bien, no produce y trabaja con efectividad. 

El Cogobierno y Desarrollo Social es la solución humana “política y social” para reconstruir, fundar miles de empresas y producir bienes, servicios, trabajo, riqueza y bienestar.
Nada avizora que actuando igual, similar o parecido a los últimos 40 años y especialmente como lo ha hecho el nefasto Socialismo del Siglo XXI se podrá superar y corregir adecuadamente la tragedia causada y propiciada por el mal gobierno, corrupción y su crisis. Se impone voluntad, coraje, creatividad, desprendimiento de intereses partidistas, caudillistas, monopólicos, nespóticos, mafiosos y lograr “con concertación de UNIDAD NACIONAL y SOCIAL en cada comunidad (Urbanización, Barrio, Condominio, Caserío, zonas, etc.)”  un cambio evolutivo y productivo, re institucionalizar, ordenar, educar (para el Cogobierno y Desarrollo Social) y activar moralmente, técnicamente y orgánicamente al pueblo, con lógica gerencial, administrativa y operativa para todos los emprendimientos sociales “necesarios” y posibilitar la alianza con grandes empresas privadas y recibir ayuda para facilitar el registro y permisos para operar iniciativas emprendedoras “sin hegemonías y politiquería” con los poderes públicos, la administración pública, la economía, las finanzas y banca, para la producción comunitaria, multiplicar el empleo “bien remunerado”, los servicios públicos de calidad y los privados óptimos, para tener mejor calidad de vida.
Debemos unir al País en un esfuerzo colectivo “innovador, sincero, responsable y transformador” de nuestra democracia y Republica, para que se sea más pluralista y verdaderamente participativa la Democracia. Debemos lograr que el ciudadano se empodere de sus regiones y comunidades, se reeduque, pueda ser emprendedor y ser dueño de empresas y FONDOS DE GARANTIA DE PAGO “FGP” para poder emprender y servir de avalistas y garantes de los financiamientos y créditos que requiere. Deberá haber conductas éticas, solidarias, responsables y sin vicios de vivezas, oportunistas, corruptas, politiqueras y populistas.

Debemos entender que el caudillismo y el sectarismo nos han conducido “también” a este mal vivir y crisis; requerimos de una democracia y proceder social con valores, principios y conductas justas, dignas y ejemplares. Los líderes políticos deben entender que hay que dar participación y protagonismo al liderazgo social, empresarial, iglesias, sindicales, gremiales, deportivos, jubilados, pensionados, educadores y estudiantiles, debemos asumir un verdadero y ético compromiso para unirnos y construir  un cambio total e íntegro para SALVAR A VENEZUELA.

El ciudadano en su comunidad puede y debe ser la solución “humana, emprendedora y de gobierno” para que sirva y funcione su BIEN COMUN y vivir sin pobreza, en paz y bienestar. Los venezolanos debemos de enseñar al mundo una nueva forma “positiva y creativa” de hacer DEMOCRACIA con bienestar.

Juan de Dios Rivas Velásquez
rvjuandedios@gmail.com
inpresjubiladosypensionados@gmail.com
@rvjuandedios

JOSÉ GUERRA, LA SALIDA A LA CRISIS


Venezuela tiene y debe encontrar una salida urgente a la crisis que hoy la azota. Fracasado el socialismo del siglo XXI, debe abrirse un nuevo camino para que tengamos un país que retome la libertad y la prosperidad. La clave para ello es el cambio político y una orientación clara en materia económica y financiera. El presidente interino Juan Guaidó ha señalado con nitidez que se trata de cesar la usurpación, alcanzar un gobierno de transición y tener elecciones libres. Venezuela tiene que buscar  rápidamente la ruta electoral para que el pueblo decida quién lo debe gobernar y de esta manera alcanzar la escurridiza estabilidad política. Es evidente que como fuerza minoritaria que es, sin capacidad de movilización y con un liderazgo deteriorado, el chavismo debe ser respetado y convivirá con la nueva mayoría que el país hoy tiene. Jamás se puede perseguir y acosar a quienes ayer fueron gobierno.

En lo concerniente a los asuntos económicos y financieros la senda es clara. En primer lugar, hay que derrotar la hiperinflación. Esa es la tarea principal. Para logarlo hemos propuesto que la brecha fiscal que la provoca debe cerrarse con dinero fresco, es decir con financiamiento externo y por tanto debe acabarse con la emisión de dinero de la nada que hace el BCV para financiar el déficit fiscal. Si no resolvemos este problema no hacemos nada y seguirá la hiperinflación con sus efectos destructivos sobre el salario y el ahorro. Lo anterior implica renegociar la deuda externa hoy en situación de incumplimiento de pago. Abogamos por una reestructuración de la deuda transparente y rápida para que se abra el financiamiento a la economía. Para ello es fundamental la ayuda de los organismos multilaterales de crédito y préstamos y donaciones urgentes de los países aliados para la reconstrucción. Igualmente hay que fijar por un plazo razonable la tasa de cambio con respecto al dólar para así derrotar las expectativas de inflación y darle certidumbre a la economía.

En segundo lugar, hay que diseñar una nueva política petrolera que partiendo de la propiedad nacional de los hidrocarburos haga posible el aumento de la producción de petróleo hoy ubicada en sus mínimos históricos. Para ese propósito la inversión nacional y extranjera es vital y sin ella y sin una nueva gerencia al mando de PDVSA es imposible incrementar la producción. PDVSA tiene que dejar ser la sucursal y caja chica del PSUV para retomar sus funciones como empresa energética. En tercer hay que aplicar una nueva política social basada en subsidios directos a los más necesitados. Por tanto, se sustituirá las cajas de comida asignadas de forma discrecional y con criterios partidista por una transferencia directa y en efectivo para que el pueblo compre lo que quiera y cuando quiera y no sea objeto de coacción política. Estas son las bases esenciales para sacar al país de la crisis. 

José Guerra
@JoseAGuerra ‏