miércoles, 25 de noviembre de 2015

SIMÓN GARCÍA, EDITORIAL, EL TRIUNFALISMO BUENO

El tiempo sigue pasando y el cambio agigantándose. Las cartas que el gobierno ha lanzado resbalan en la decisión popular. El mismo presidente, con desesperación inocultable, personifica su consigna de ganar como sea. Produjo pena ajena verlo nombrando en el tarjetón los partidos que apoyan a sus candidatos y al final, mientras balbuceaba “esta es la tarjeta de la oposición, MIN Unidad”, colocar su dedo en la tarjeta del engaño.

            Ya no se discute si la oposición ganará, sino con cual ventaja. Las apuestas, que se tranzan ahora en dólares, son sobre si la oposición  sobrepasará o no la cifra de los 111 diputados. El que haya personajes, próximos o provenientes del oficialismo, apostando a que la MUD logrará la proeza, constituye un signo de hacia donde sopla el viento. Tal vez no tengan el honor de un gallero, pero no apuestan por pálpito.

            La voz de la calle, los números de todas las encuestadoras reconocidas (excepto Varianzas) y el ánimo de los seguidores del gobierno indican que se está esperando el más contundente cambio de conducta  electoral del país. Mayor incluso que cuando decidió a favor de Chávez.

            Frente a todas estas evidencias, algunos amigos advierten que el espíritu de triunfalismo tumba los brazos. Por supuesto, que bajar la guardia es inconveniente. Pero lo que está ocurriendo es que la gente quiere cambiar en paz y votar con la disposición de respetar y hacer respetar el mandato del soberano. Y cuando es la gente la que nutre ese clima de victoria, es porque tienen la decisión de voto en la mano. Así no lo digan.

            La materia prima del triunfalismo que se está destapando es el deseo de salir de esta gente. Es un optimismo que, al expresar con fuerza y seguridad la inminencia de una victoria, convierte su torrente de energía positiva en un motivo de atracción para mover el voto de los indecisos y en un aliciente para asumir sin miedo las tareas que cada quien tiene que cumplir hasta que el CNE publique su primer boletín. El triunfalismo activo es la decisión práctica a e echar el resto por el cambio.

            El estado de ánimo opuesto, el pesimismo, es una ráfaga debilitante y más  paralizante. El régimen ha inducido pesimismo en la conciencia social bajo el dogma de que su poder es invencible y eterno. Esta idea se ha traducido en un estado de escepticismo que convierte en un mantra el círculo quejoso de que es imposible que la oposición gane, si gana un ovni invertirá los resultados y si no pueden hacerlo, le darán una patada a la mesa.     

            El escepticismo es peor que el triunfalismo. Pues si uno es confianza absoluta en el triunfo, el otro implica la rendición espiritual antes de confrontar a un poder cuya continuación conduce a la destrucción del país, al agravamiento de las condiciones de vida, la ausencia de soluciones y el clima de división, odio y exclusión que pretenden implantarnos para dominarnos.

            Pero el que anda victorioso es el pueblo. Los dirigentes de la MUD se mantienen comedidos e incluso conservadores respecto a los resultados del 6 de diciembre. Pero constatan que una visible mayoría va a ir a votar porque es la única forma democrática y constitucional de castigar a un gobierno que ha traído este desastre que ya nadie aguanta.

            Junto a ellos, personas que fueron emblemas del proceso en muchas comunidades, han decidido advertirle a Maduro que quienes le dieron la presidencia no son sus votantes cautivos.

            Unos y otros conforman la nueva mayoría plural. Al ganar juntos sientan la base inicial del nuevo equilibrio institucional para el 2016. 

Simon Garcia
simongar48@gmail.com
@garciasim

Caracas – Venezuela

CARICATURAS DEL miércoles, 25 de Noviembre de 2015 EL REPUBLICANO LIBERAL, DIARIO DE OPINION, RAFAEL RIOS Y/O EDUARDO SANTOS, HUMOR, DEL DÍA, FORMA ESPECIAL DE OPINAR, RECOPILACION, MAS RECIENTES, VENEZUELA,


















Rafael Rios

rariga2@gmail.com

Eduardo Santos
eduardosantos211@gmail.com

@rariga

@edsantos211

NOEL ÁLVAREZ, TSUNAMI ELECTORAL

Lo que combatí durante los 40 años de democracia, imperfecta, pero democracia al fin, palidece ahora a la luz de la incapacidad y mala fe de los actuales gobernantes y para nada exculpo al mandatario fallecido,  porque el fue, la primera semilla que abonó el desastre en que vivimos, por su pensamiento militarista-autoritario-resentidosocial, tendencia que ahora ha sido exponenciada, agregándole de su propia cosecha, una pronunciada dosis de supina ignorancia en todas las materias.

El gobierno asegura favorecer a todos al regular los precios y entre chácharas destempladas, decreta y no concreta nada, porque la falta de producción ridiculiza las bravuconadas: Fijó el precio de  la harina de maíz en 19 Bs. pero solo se consigue a 300; controló el precio de: la carne, el pollo, el arroz, la pasta, el atún, el café, el azúcar y parece que esos productos solo los volveremos a ver en el paraíso. Ah, pero en el Paraíso del Edén porque cerca del Pinar, no existen. Decretaron un precio para el cartón de huevos y ahora tendremos que dibujar, con las páginas de la gaceta, la figura del suspiro de la picatierra y colocarlo en el sartén para ver si éste le insufla el mismo contenido proteico que le imprime la gallina.

La tragedia social es fuerte, el ciclón amenaza desaparecernos a todos, sin embargo lo que mas me perturba el sueño es el grado de pasividad y resignación que percibo en la gente ante tanta negligencia y atropellos.  En todos los pueblos de Venezuela observo con vergüenza y tristeza las colas que se forman a la intemperie; escudriño la cara de quienes se encuentran en las kilométricas filas y me asombro con el reflejo de resignación y desesperanza en sus semblantes, noto la ausencia de nuestro espíritu irreverente y libertario que marcó una impronta en Sudamérica.

Me sorprende que en medio de este estado de caos y ruina, todavía quedan personas que exculpan al gobierno por la tragedia en curso, seguramente todos somos culpables de este hecho, porque en los últimos 57 años, no hemos sabido, no hemos podido o no hemos querido, desarrollar una conciencia critica en el pueblo que le permita independizar el cerebro del estomago y rechazar conductas demagógicas, como el populismo y el chantaje económico y moral.

Nada me haría más feliz que estar equivocado y que el 6D un tsunami electoral en contra del gobierno, me obligue a rectificar mis conjeturas iniciales, pero ruego a Dios que de producirse esa reacción, venga acompañada de una reflexión critica y profunda que nos permita execrar a los mediocres y elegir a los mejores, independientemente de su color o credo.

Noel Alvarez
noelalvarez14@gmail.com
“Gente” Generación Independiente
@alvareznv
@beanavas

Caracas - Venezuela

BEATRIZ DE MAJO, TERRORISMO Y OPORTUNISMO CHINO

Los trágicos eventos de Paris le han dado al gobierno chino la oportunidad de airear ante el mundo eventos internos que el gobierno comunista estima que están contaminados con el terrorismo yihadista y que requieren de la atención de la comunidad internacional. 

Horas antes de los atentados contra la capital de Francia, un ciudadano chino, Fan Jinghui, fue salvajemente degollado por los agentes de ISIS. Una reacción dura y contundente de Beijing no haba ocurrido cuando Paris vivió el horror del ataque criminal sobre su indefensa población.  Xi Jinping, quien atiende a sus propias razones de Estado, no había ido más lejos que condenar al terrorismo y presentar condolencias a la familia de Fan.
Ocurre que el gobierno chino estima que tiene dentro de sus fronteras su propia dosis de barbarie terrorista, la que a su vez, contaría con un componente de interacción con movimientos extremistas yihadistas. Controlar estos hechos, más que atender el evento aislado de un nacional sacrificado por el Estado Islámico era lo prioritario para el gobierno de Xi.
Lo que ocurre en Xinjiang, es manejado con el más absoluto secretismo, facilitado por el alejamiento geográfico de la zona y el férreo control que la administración tiene sobre lo que allí ocurre.  En esta región cercana a Kirguistán,  dos etmias - los Uigures y los Han-  protagonizan constantes enfrentamientos. Los uigures son el grupo predominante en la zona y profesan la religión musulmana, además de sostener – en la opinión gubernamental- una estrecha relación con organizaciones terroristas del Estado Islámico, lo que se traduciría en asistencia técnica de guerra para combatir a la etnia Han, quienes son mayoritarios en el resto del país. 
Evitar el afianzamiento de estos grupos que Beijing considera son manejados y financiados desde el exterior por el Movimiento del Turkestán Oriental (ETIM) es algo que el gobierno maneja con extrema prudencia. No es un secreto - dice China- que el Estado Islámico se ha hecho fuerte a costa de fomentar los radicalismos y la guerra civil en Siria.
La otra cara de la moneda es que en Xinjiang hay movimientos separatistas encabezados por los Uigures que son reprimidos sin piedad por instrucciones del partido comunista y que, contra ellos, el gobierno utiliza armas de represión cuestionadas por las organizaciones de defensa de los derechos humanos.
De allí que los argumento y las “pruebas” oficiales no han sido insuficientes para demostrar la connivencia ni con el terrorismo ni con radicalismos musulmanes. Ello ha sido clave para que los gobiernos líderes mundiales no hayan acompañado a China en la calificación de terrorismo a ETIM o a los grupos secesionistas que operan en Xinjiang.
El ataque a Paris fue la oportunidad de Xi para poner a China en la vitrina planetaria y hacer un nuevo intento de solidarización de Europa y Estados Unidos a fin de conseguir la etiqueta de terroristas para sus grupos independentistas. Eso es lo que explica que la primera reacción pública de las autoridades chinas fuera en el sentido de deplorar los bárbaros ataques del Estado Islámico a Paris, pero, por la misma vía, de hacer un parangón entre lo que sufren los ciudadanos franceses y lo que se vive en Xinjiang.
En su discurso el mandatario chino acusó a Occidente de practicar una moral doble.
Nada más descolocado, más desproporcionado o más oportunista.

Beatriz De Majo
bdemajo@gmail.com
@beatrizdemajo

Miranda - Venezuela

SAÚL GODOY GÓMEZ, LAS FFAA Y LA SITUACIÓN NACIONAL,

Nuestra Constitución es muy clara en cuanto a la naturaleza de nuestra Fuerza Armada Nacional, a la que define como (Art. 328) “… una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico mediante la defensa militar… está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna…”.

Pero toda Venezuela sabe que, en estos últimos 16 años, este mandato ha sido letra muerta en el seno de la institución.
Desde que el chavismo se hizo con el poder, los líderes de esa facción política se han ocupado de desmontar un trabajo de formación y consolidación de las FFAA que al país le ha costado lustros de trabajo y mucho sacrificio, esto, debido a la ideología castrocomunista que es central al chavismo y que cree, que todo componente armado debe estar al servicio de la revolución y para el dominio de la población civil que deben su obediencia a un líder máximo.
Y fue por medio de la politización de sus cuadros, de la indoctrinación comunista, de la corrupción y la tergiversación de sus principios, que lograron desarticular a la institución armada y, en clara oposición al espíritu de la ley, la convirtieron en herramienta de factores políticos nacionales y, lo más grave, asociados a carteles del crimen internacional y dependientes de la voluntad de gobiernos extranjeros como es el caso de Cuba.
Apartando toda la retórica marxista, la manipulación del ideario bolivariano y los llamados a un supuesto nacionalismo popular e igualitario, para una buena parte de los ciudadanos de este país, es un motivo de vergüenza, cuando no de asco, el estado en que se encuentra nuestro FFAA, las que fueran una vez orgullo de nuestra patria, es hoy vista como una fuerza de ocupación enemiga.
La institución militar que miramos hoy en día no pasa de ser – con honrosas excepciones - una banda armada de forajidos y torturadores en continua labor de amedrentamiento y extorsión de nuestros ciudadanos, sus actuaciones en las invasiones de fincas e industrias productivas privadas, su lamentable papel como vendedores de mercancía en los mercados populares, su actuación de encubrimiento de alimentos podridos y grandes entierros de medicinas vencidas producto de la corrupción, sus actuaciones en las grandes redadas en las barriadas de las grandes ciudades y en los decomisos de mercancías en mercados populares, brindándole honores a los símbolos y autoridades cubanas, su completa entrega a los ideales revolucionarios comunistas, la participación de sus mandos en actividades a favor del narcotráfico y la guerrilla, los han convertido en una institución abominable ante el venezolano decente y demócrata.
Uno de los peores errores de este régimen chavista ha sido promover la penetración en nuestras Fuerzas Armadas por ese cáncer social llamado narcotráfico, que convirtió a una parte de la oficialidad y efectivos castrenses en “mulas”, financistas y protectores de las actividades de peligrosos carteles internacionales de la droga, situación esta, que ha tocado muy de cerca la familia inmediata de su comandante en jefe, el ciudadano colombiano Nicolás Maduro.
Nuestras armas ya no están al servicio de la nación, nuestra seguridad depende ahora de intereses de organizaciones criminales que operan fuera de nuestro territorio, algunos de nuestros altos oficiales activos aparecen, sin ningún castigo ni reprobación, en la listas de los criminales más buscados por ese infame delito, que es una de las principales causas de perdición y muerte de la juventud del mundo.
Esta asociación al narcotráfico que nunca ha sido debidamente investigada menos aún castigada, las groseras manifestaciones de riqueza y dinero que exhiben algunos oficiales, su constante aparición en listas de criminales internacionales, ha empañado a toda la institución militar de modo que el público, el pueblo venezolano tiene una imagen que se trata de simples criminales usando el uniforme y ejerciendo altos cargos de gobierno, que estamos en presencia de oficiales que propician una economía paralela que corrompe al estamento político y judicial del país, pareciera que quisieran sustituir el ingreso petrolero por el de la droga.
Esto se veía venir desde el momento en que faltó fibra moral en el Alto Mando Militar, cuando el gobierno empezó a utilizarlos como colaboradores de las fuerzas insurreccionales del continente, cuando se inició el auxilio a los enemigos de la democracia en diversos países vecinos, cuando se empezó a rendir honores militares a los jefes guerrilleros, a protegerlos, custodiarlos y trasladarlos bajo protección, por órdenes del Presidente Hugo Chávez Frías; era sólo cuestión de tiempo que una cosa llevara a la otra.
Es conocido por todo el mundo que la subversión en Latinoamérica se financia con los expolios de actividades criminales, sobre todo con la industria del secuestro y la droga.
Está muy claro que, bajo la excusa de la obediencia debida, nuestros máximos jefes militares, simplemente, se plegaron a cumplir con lo que les requería su Comandante en Jefe, con el conocimiento cierto de que estaban violando no sólo la ley, sino las más elementales normas éticas. Muy convenientemente, el premio al acatamiento se trocaba ascensos, promociones, remuneraciones y más poder para nuestros uniformados.
Bajo la excusa de que estaban haciendo un trabajo “revolucionario”, liberando al país de las cadenas del imperio capitalista, le estaban vendiendo el alma al diablo y negociando la soberanía del país a otros intereses transnacionales, lo que claramente constituye un delito de traición a la patria.
Es de conocimiento público que el comunismo tiene raíces en un internacionalismo a ultranza, es decir, cuando un gobierno se torna comunista inmediatamente hay una labor de apoyo en bloque de diversos gobiernos y organizaciones para proteger sus intereses políticos y económicos, esta coalición comunista en nuestra región, está liderada por Cuba y es ahora Raúl Castro, quien la comanda, a él se plegó el gobierno chavista, y de esta manera nos convirtieron en colonia cubana y nuestro ejército de libertadores, en esclavistas trabajando para el comunismo, en contra de los intereses patrios.
Una vez enredados en ese perverso juego de intereses del comunismo internacional, no tardaron en aparecer factores extranjeros a los que se les permitió posición de mando en nuestras Fuerzas Armadas y, poco a poco, empezó una infiltración que, tememos, sea profunda y hasta irreversible.
Ante los acontecimientos que se están desarrollando actualmente en nuestro país, con una ciudadanía activa y en la calle y sus protestas por la restitución de sus derechos inculcados, debido a la calamitosa situación nacional, prácticamente de quiebra de nuestra económica, por la peligrosa situación de desabastecimiento, por la inseguridad desbordada como nunca, donde asistimos a la barbárica agresión de unos grupos pro-gobierno armados y disparando en contra de gente inocente y desarmada, dueños de la calle y con el apoyo de órganos de seguridad del Estado.
Ante esta situación de anomia social, y dado el enorme deslave de apoyo popular que el gobierno de Maduro ha tenido en vista de los posibles resultados de las elecciones del 6D, mi llamado, como simple ciudadano, alarmado ante el estado de quiebre institucional, es para lo que queda sano de nuestras Fuerzas Armadas, incluso mi llamado se extiende para aquellos oficiales que están involucrados, involuntariamente, en estas actividades criminales, que se pongan a derecho y cumplan con la Constitución Nacional, para que no sólo se nieguen a recibir órdenes de oficiales extranjeros, sino que procedan a sus arrestos, los desarmen y los confinen para su posterior expulsión del territorio nacional.
Nuestras instalaciones militares deben permanecer libres de todo componente armado extranjero; si se conoce de alguna instalación donde se encuentren reunidos estos mencionados agentes extranjeros, deben asegurarla, desactivarla y entregar sus armas y personal a los tribunales militares, quienes deben proceder para hacer efectivo el cumplimiento de la ley y no por órdenes de un partido político.
La ley es muy clara, el artículo 324 dice que sólo el Estado puede poseer y usar armas de guerra, y que quien estuviere en posesión de algunas de esas armas debe ser inmediatamente desarmado y arrestado.
Aquellos oficiales y tropa involucrados en actividades de narcotráfico de manera indirecta, esperando de ellos su complicidad pasiva, si saben que se está desarrollando una actividad criminal en medio de sus operaciones de rutina, o les ordenan a violar la ley,  no obedezcan esas órdenes, reúnan toda la evidencia posible en contra de quienes manejan las operaciones y si es posible, procedan a su arresto y presentación en los tribunales militares acompañados por la prensa libre e independiente.
Si un partido político quiere traer y mantener en nuestro territorio fuerzas mercenarias extranjeras, a costa del erario nacional, para su uso particular, está violando claramente la ley y los más sagrados preceptos de nuestra seguridad nacional; cualquier componente o soldado de la patria debe actuar de inmediato para inutilizarlas y ponerlas bajo su control, y llevar a sus promotores ante la justicia por delitos de traición a la patria.
Hay un interés político de una parte del gobierno chavista, en desprestigiar el nombre de las FFAA involucrándolas en violaciones a la ley y en crímenes en contra de la humanidad bajo premisas de defensa del socialismo que, a todas luces, es inconstitucional.
Utilizan a sus miembros para procedimientos ilegales en contra de las personas y organizaciones civiles donde no se guardan las garantías de ley, los utilizan para detenciones, allanamientos, torturas, ejecuciones sumariales y uso de fuerza desproporcionada en contra de personas y manifestaciones pacíficas, en estos casos la obediencia debida ni es excusa ni puede ser interpuesta como cumplimiento del deber, son acciones inmorales y fuera de la norma, que traerán consecuencias y fomentan un clima de violencia insoportable para la sociedad.
La disciplina, la obediencia y la subordinación no implican en absoluto, la renuncia a ser venezolano, ni a renunciar a principios morales y éticos y mucho menos a despreciar a quienes no estamos de acuerdo con el gobierno comunista.
Pero ante todo, en cara a las elecciones del 6D, y la importante participación que tendrán las FFAA en el Plan República, que sirve de resguardo y garantía al proceso de elecciones democráticas, debe ser manejado apegado con todo rigor a la ley y a la Constitución, conscientes que el Poder Electoral está manipulado por los intereses criminales que desde el extranjero, están tratando de preservar el poder comunista y del narcotráfico en nuestro país, deben asegurarle a los ciudadanos las condiciones de seguridad y paz para que puedan acudir a votar.
Si nuestras FFAA, en un gesto de decencia y legalidad, preservan la transparencia de este difícil proceso electoral estoy seguro que la ciudadanía y el pueblo todo de Venezuela lo verá como un gesto de rectificación a la conducta negativa sostenida hasta el presente, sino, la misma institución pondrá punto final a su historia como componente armado de la república y pasará a ser una banda criminal a quienes habrá que darles el trato de terroristas.
La única manera de detener esta vorágine de violencia que está consumiendo el país está en manos de nuestras Fuerzas Armadas, quienes deben retornar a su papel institucional y establecer, de una vez por todas, su rol como garantes de la seguridad de la nación, es por ello que los ciudadanos que vamos a ejercer el soberano mandato, esperamos de nuestras FFAA que mantenga las calles y los centros de votación a buen resguardo, que no permitan asaltos de motorizados armados, ni agresiones en contra de los votantes, ni otras violaciones a la ley electoral vigente.
No se dejen comprar por camionetas chinas, ni por aumentos de sueldos, ni por becas, ni por proveedurías donde se consigue de todo de lo que los venezolanos carecemos, ustedes y sus familias necesitan un país para vivir, una sociedad donde funcionar, un futuro para ustedes y sus hijos, si destruyen ese futuro de nada les va a servir esos bolívares recién impresos que cada vez valen menos en un país donde solo se producen los muertos, torturados y detenidos que el gobierno quiere que ustedes se encarguen de proporcionarles.
No se les pide otra cosa, que cumplan con la Constitución Nacional a la cual se deben por juramento, es la única manera de un retorno pronto a la paz y al orden en nuestro país.
Saul Godoy Gomez
saulgodoy@gmail.com
@godoy_saul

Miranda - Venezuela

LUIS MANUEL AGUANA, LA CONSTITUYENTE COMO DERECHO HUMANO

Una de las facetas menos respetadas de la extraña “colcha de retazos” en que resulto la Constitución vigente, es la de nuestros derechos humanos de naturaleza política. Y digo menos respetadas porque si bien sabemos es uno de los aspectos más atropellados por el régimen, es significativo que resulte ser uno de los más resaltados en todos los convenios firmados por la Republica, en especial aquellos firmados por el difunto Comandante Galáctico.

En efecto, la Carta Andina para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos, firmada por el Comandante Eterno el 26 de Julio de 2002 (verla enhttp://www.sice.oas.org/labor/Carta%20Andina.pdf), conjuntamente con los Presidentes de Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú, paradójicamente después de la masacre de su régimen el 11 de abril, da cuenta de esa locura de proteger afuera lo que atropellaba adentro. En esa Carta se reafirmaba el compromiso de la Carta Democrática Interamericana del respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales en los países andinos.

Y otra vez digo “colcha de retazos”, porque si por un lado nuestra Constitución tiene bien definidos los derechos políticos de los venezolanos, también permite un desafuero tan descomunal como la disolución del Poder Legislativo por parte del Presidente de la República (Art. 236.21), actuando como un monarca, en una de las super atribuciones concedidas al personaje que elegimos como un rey constitucional, por ordenes del mismo Comandante Supremo a la mayoría del Constituyente electo en 1999.

Estos desbalances tan pronunciados hacen que, por un lado el régimen se aproveche de esa posición de fortaleza monárquica y autoritaria, y por otro lado hagan que la oposición diga que es la "mejor constitución del mundo".  El peor de los mundos, pues. No puede ser que en nuestro Pacto fundamental la mitad de los artículos vayan de acuerdo con un país respetuoso de los derechos humanos y la otra mitad permita que el Presidente los atropelle. La resultante no puede ser una buena constitución.

De allí que en lugar de quejarnos por lo que no podemos cambiar por ahora -Chávez dixit-, como por ejemplo que el Presidente pueda constitucionalmente nombrar más Generales para Venezuela de los que tiene toda la OTAN junta, nos enfoquemos en lo que si podemos hacer con el lado civilista de nuestra Constitución, como por ejemplo el derecho que tenemos en ella de convocar al Poder Constituyente Originario, haciendo uso del dispositivo consagrado en el Artículo 70, como lo es el derecho humano de carácter político de los venezolanos para activar la iniciativa constituyente.

Si un Presidente puede, en virtud de sus atribuciones, desajustar una institución que debe mantener un equilibrio que nos afecta a todos, y que estaba garantizado en la Constitución de 1961 al dejarle a un Senado la decisión última de su crecimiento armónico, entonces estamos frente a una situación de una gravedad extrema que debe ser corregida a la brevedad posible.

Luego entonces la Constituyente, no solo se establece en nuestra Constitución como un Derecho Político al cual podemos concurrir si se ignoran las consecuencias de mantener este estado de cosas para el futuro, como el caso de los Generales sin control, sino que no depende de mas nadie sino de nosotros mismos, sin gobierno alguno que pueda impedirlo, al ser un derecho humano garantizado para los venezolanos.

Es interesante que estando allí al frente de todos, sin más requisito que la aplicación de la Constitución vigente,  muchos venezolanos todavía insistan en soluciones a la crisis del país que pasan por los Poderes Constituidos, como la renuncia, el revocatorio o las enmiendas constitucionales.

Lo que sucede es que hace falta aterrizar la iniciativa constituyente, cosa que la tradicional dirigencia política no estaría interesada en realizar, por aquello de perder los “espacios” conquistados. Pero la verdad es que resulta una suerte mucho peor para ellos porque sería un borrón y cuenta nueva para todos, permitiendo el surgimiento de nuevos actores y nuevas propuestas políticas muy necesarias para un país en estas circunstancias. Pero los venezolanos lo necesitan, por encima de cualquier circunstancia política egoísta. A mucho dirigente le hace falta la grandeza y la estatura de Estado necesaria para pensar y decidir a favor de la Nación.

Sin embargo, los acontecimientos en pleno desarrollo en Venezuela pueden cambiar la situación de los actores políticos de un momento para otro. La iniciativa Constituyente continuará allí, esperando, como un derecho humano al que tenemos acceso y derecho todos los venezolanos sin distingo de condición política, para todo aquel que quiera verla, o mejor dicho activarla....

Luis Manuel Aguana
luismanuel.aguana@gmail.com
@laguana

Caracas - Venezuela

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, PODER Y CORRUPCIÓN.

La corrupción, que no es de nueva data pero  se agrava cuando se materializa una concentración de poder político y económico en el Estado, a diferencia de aquellos países con mayor libertad económica. 

Venezuela, ha soportado en los recientes 16 años (1999-2015) un Gobierno que acumuló poder (capacidad de influenciar con el fin de obtener lo que quiere) al tiempo de contar con recursos financieros jamás previstos, todo ello con posterioridad de su llegada a la “conducción” del país en 1998 (luego del golpe de estado del 04/02/1992) presentándose como la salvación de la democracia y enarbolando como su principal bandera electoral la denuncia permanente sobre corrupción (política, administrativa, personal, etc) con basamento en la publica relación que existía entre política y negocios individuales, en un periodo donde el país reflejaba una eficiente división de Poderes y se contaba con mucho menos Presupuesto Nacional; y sin embargo se investigaron y sancionaron gran cantidad de casos de esta índole (incluido el propio Presidente de la Republica).

Durante el “proceso revolucionario” con cuantiosos ingresos y una subordinación de los Poderes con respecto al Ejecutivo Nacional en un marco de desenvolvimiento político hiperpresidencialista de implícito autoritarismo, se procura mostrar mediáticamente una Venezuela proba donde el alto gobierno es integralmente honesto (¿?) según se desprende del ínfimo número de anormalidades  colocadas en la balanza de la justicia al no vislumbrarse delitos de corrupción (¡!) lo cual, con suprema ingenuidad y una reduccionista visión monocausal, sería equivalente a “reconocer” tanto que la calidad moral del alto gobierno resiste toda tentación (¡!), como que no existe una complicidad consciente para dejar hacer y dejar pasar anteponiendo el deseo de permanecer en el poder por encima de la ética y la moral, hasta convertir la honradez en un auto-sacrificio que no da frutos.
La relación entre poder y corrupción, es mucho más profunda de lo que usualmente se admite al tiempo de soslayar la causalidad que brinda darle mayor relevancia a la “posición” que se ocupa que a la “importancia” que se tiene como persona (educación, experiencia, profesionalismo, etc); es decir se niega permanentemente el conflicto que existe entre la “posición” y la “importancia” que en muchos casos conduce al nepotismo (otorgar cargos a familiares y amigos al margen de sus méritos) que propicia una generalización de la corrupción política (mal uso público del poder para conseguir una ventaja ilegitima), con especial énfasis en la manipulación electoral para falsificar la voluntad popular teniendo como premisa mantenerse en el poder “como sea”.
Especial atención merece la corrupción administrativa, que conceptualizamos como los delitos que se cometen en el ejercicio de un cargo público a la luz del mal uso de los ingresos públicos al ser ejecutados (gastados) en una permanente instrumentación de operaciones de “ingeniería política” sin ideas y sueños, y solo apuntaladas por la obsesión de mantenerse en el Gobierno; al extremo de violentar la división de Poderes incluido un cinismo parlamentario de mayoría oficialista supeditado en sus actuaciones al Ejecutivo (y al proceso), con la participación de organizaciones partidistas sin doctrina perfiladas más como agencias de empleo y de negocios e integradas por muchos “conversos socialistas” que ahora se presentan como defensores del “pueblo” renegando, cual modernos fariseos, sobre acciones depredadoras del patrimonio nacional por parte de “aliados al proceso” bajo un enfoque de revolución amnésica en evidente temor al poder fáctico (ejercido al margen de la formalidad imponiendo presión para influir políticamente), al igual que al miedo de perder sus bienes mal habidos. Obviamente, que esa improvisación en materia económica de los 3 últimos lustros (1999-2014) ausente de políticas públicas coherentes y enfocadas a cancelar nuestra “deuda histórica” tanto con Venezuela como con otros países haciendo uso de los ingresos petroleros (p.ej. Misiones y Petrocaribe), tenía que irreversiblemente traducirse en indeseables desequilibrios observables en 2015 a pesar de haberle ingresado al país un monto superior a un billón trescientos mil millones de US dólares (más de 900 trillones de bolívares), mayoritariamente despilfarrados hasta conformar una reprochable situación caracterizada por, entre otros aspectos,  que el 73% de los hogares y el 76% de los venezolanos se encuentran en Pobreza de Ingresos, el 49% de los hogares se ubican en la categoría de Pobreza Extrema; que entre octubre 2014 y octubre 2015 la inflación creció en un 185% y la proyección de cierre está por encima del 200%; que las reservas internacionales al 17/11/15 apenas alcanzaron los 14 mil 672 millones de US$ con una participación del 11,6% del efectivo, un 77% en barras de oro y un 5,4% en DEG (moneda oficial del FMI que puede ser canjeada por divisas: dólares, euro, libra, yen y próximamente en yuan);  y en síntesis un obvio desabastecimiento, escasez, colas y hambruna.
En lo que se refiere a la corrupción personal, entendida como la apropiación ilegal de recursos del Gobierno y de los ciudadanos usuarios con relevante falta de ética, nos limitaremos a citar dos afirmaciones: (A) La de J. Giordani (Contrapunto.com, 07/07/15) que acompañó a H. Chávez en 12 de 14 años de su mandato, quien ya en 2009 infería sobre la necesidad de combatir la corrupción ante el evidente crecimiento del patrimonio personal junto con su poder político por parte de la alta burocracia (y sus relacionados), donde “el nuevo rico tiene que ser ostentoso, porque si no, ¿Cómo lo reciben en el Country Club, en La Lagunita (…). El viejo rico, ese ya sabe vivir desde hace muchas generaciones. Pero el nuevo tiene que mostrárselo a los demás, por que si no, ¿quién se da cuenta”. (B) La de Enrique Aristeguieta Gramcko (La Razón, 22/11/15): “(…) ha surgido una nueva burguesía producto del saqueo (…) la cantidad de personas que están nadando en millones de dólares y que antes eran unos pelagatos. Simple: esto es un nido de ladrones”.
Jesús Alexis González    
jagp611@gmail.com     
@jesusalexis2020

Miranda - Venezuela

GABRIEL S. BORAGINA, ARGENTINA: MACRI PRESIDENTE

Las recientes elecciones celebradas que dieran el triunfo al candidato opositor Mauricio Macri merecen algunas reflexiones. Sin duda, cabe calificarlas de históricas, pero no por lo que señalan la mayoría de los "analistas" políticos y periodistas, en cuanto a haber sido el primer balotaje que se lleva a cabo en la Argentina, sino en otro sentido, por el cual significa haber vencido al poderoso aparato montado por la siniestra banda del FpV*. 

No puede resultar de ninguna manera sencillo doblegar al partido oficialista, máxime si se tiene en cuenta la mas de una década reteniendo ilegítimamente el poder, tiempo más que suficiente como para haber armado toda una estructura que, en otros casos, le hubiera permitido perpetuarse en la cúspide del mismo. El triunfo de Cambiemos tiene -por este sólo hecho- un mérito muy grande.

Otro rasgo significativo de estas elecciones fue el que, a pesar del escandaloso fraude cometido por el gobierno (que por el hecho de ser tal, controla todo el aparato electoral, como asimismo todo el mecanismo de escrutinio y conteo de los votos) pese a todo esto decimos, Cambiemos logró imponerse, aunque, sin duda, por una cantidad de votos muchísimo mayor que la anunciada oficialmente. Prueba de ello son las fotografías de las actas que circularon ampliamente por las redes sociales (en especial por Twitter) y de las cuales el periodismo (tanto el oficial como el mal llamado "opositor") no dieron cuenta. A luces vista, las fotografías comprobaban de que manera los fiscales del oficialismo adulteraron las actas para disminuir los votos de Cambiemos y aumentar artificialmente los del FpV. El fraude electoral no es nuevo en la Argentina, y ya lo practicó con éxito el mismo FpV en las dos anteriores elecciones presidenciales previas a la reciente. Dado el natural temor a formular denuncias que tiene la gente y a la fuerte propaganda oficialista en aquellas oportunidades, mas una cuota grande de resignación entre la ciudadanía en aquellos momentos, sumados otros factores menores, las denuncias fueron escasas y, como suele ocurrir en todo gobierno hegemónico, no prosperaron, fueron desestimadas o directamente silenciadas.
Esta vez el fraude fue menor, y aunque sin duda importante, al fin de cuentas, fracasó.
Otro aspecto, esta vez lamentable pero también típico del periodismo argentino, es el bajo nivel de los comentarios y análisis políticos en los medios tradicionales, aunque no escapan a esta bochornosa escala el de denominados "politólogos" de "prestigio" que -como en anteriores oportunidades- se centraron en la presunta escasa diferencia de votos entre Macri y Scioli, aspecto sin duda completamente irrelevante para quien maneje mínimas nociones de ciencia política.
Más allá que -tal hemos expuesto- estamos casi seguros que la diferencia de votos fue no menor a un 10% u 8%, de ninguna manera desmerece ni desluce el triunfo que esa diferencia hubiera sido (como se dice) menor.
Ningún presidente argentino, ya sea hubiera obtenido los votos que hubiera conseguido, gobernó menos (o con menos poder) que si -en los hechos- hubiera logrado el 99% de los votos. La cantidad de votos nada cuenta para gobernar (aunque cuenta para impresionar a mentalidades infantiles). Para ejemplos recientes parecen haber olvidado esos sedicentes "politólogos" que Kirchner -quien formalmente alcanzó un escaso 22% de votos- gobernó hasta el final como si hubiera ganado por el 100% al punto tal de haber creado una dinastía que, proponiéndose perpetuarse en el poder, logró hacerlo por más de una década. Y antes de él, tampoco ningún presidente gobernó por menos, sino por más. Es que el número de votos otorgan al ganador solamente un poder formal, que no siempre coincide con el poder real o material. Por lo que, en los hechos y en la práctica, formalmente para el ganador es lo mismo haber ganado por 1 voto que por todos los millones de sufragios que sean imaginables. Con más razón en la política argentina, donde -lamentablemente- lo que cuenta simplemente es ganar para acceder al poder, y una vez en posesión de él lo que se haga con el mismo es otro cantar.
Por otra parte -y desde un punto de vista estrictamente democrático- lo que tendría que importar (y que verdaderamente importa) es como -tras las elecciones- quedaron configuradas las cámaras legislativas, y no la cantidad de votos que obtuvo el candidato presidencial vencido.
También resultan ridículos los comentarios que mostraban preocupación por el hecho de que Cambiemos tendría que acordar con otras fuerzas políticas, porque, además de pasar por alto que todos los presidentes (unos mas, otros menos) se han visto obligados a ello, Macri ya lo ha hecho con la UCR y con la Coalición Cívica-ARI (antes de presentarse a las elecciones), partidos ambos -hasta lo que no hace relativamente mucho- no le eran afines. El presidente Macri ya demostró habilidad y flexibilidad en dicho sentido. Creemos entonces que no hay motivo ninguno como para suponer que no pueda lograr pactos a nivel nacional con otras fuerzas políticas, por lo que -al momento- las dudas que esos "politólogos" y "periodistas" manifiestan no tienen -a nuestro juicio- ni antecedentes ni asidero alguno que las justifiquen.
En suma, las críticas de muchos "periodistas" y "analistas" hechas al vencedor Macri en función del resultado electoral numérico nos parecen de la ridiculez y absurdidad más enorme, pueril y espantosa. La ciudadanía argentina se mostró en esta ocasión más juiciosa y más madura que muchos "analistas políticos" de la prensa oral y escrita.
En lo sustancial, el presidente Macri recibe un país destruido por las fuerzas letales del FpV, por lo que la terea de reconstrucción que le espera no será de ningún modo simple. Pero su efectiva gestión como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires le brinda un antecedente muy auspicioso y favorable.
No somos amigos de hacer pronósticos y menos en materia política, por lo que -al momento- no cabe más que augurarle al flamante presidente de todos los argentinos el mejor éxito en la tarea que, en lo que sea positiva contará con todo nuestro apoyo. Y en lo que no, con nuestra amistosa crítica constructiva.
*FpV: siglas del Frente para la Victoria, rama del peronismo conformado por el matrimonio Kirchner.
Gabriel Boragina
gabriel.boragina@gmail.com
@GBoragina
Acción Humana
Buenos Aires- Argentina

HUMBERTO SEIJAS PITTALUGA, CARTA A LOS “ACOMPAÑANTES” DE UNASUR

Primero que todo —y aun antes de darles la bienvenida— déjenme que les diga que están ustedes en muy mala compañía.  Porque ser escogidos, retratarse y andar con Ernesto Samper es, como decimos en Venezuela, una raya.  

Ustedes tienen que saberlo pero, por si no, les resumo el asunto: ese señor, para poder ganar las elecciones para presidente, recibió donaciones por algo más de seis millones de dólares del “Cartel de Cali”.  Cuando se descubrió la inmoralidad, al Fiscal General de Colombia —aunque era su copartidario— no le quedó sino procesar a la joyita. 

Ese affaire se conoce en Colombia como “el escándalo del proceso 8000” porque ese fue el número que le correspondió al expediente.  Hago una digresión: a pesar de la infusión de dólares del narcotráfico, Samper obtuvo la presidencia por un muy escaso margen, similar al que, según Tiby Lucena (a quien ya deben haber conocido) dizque ganó quien ocupa el Palacio de Miraflores actualmente.  

Retomo el hilo.  Ese dinero, era entregado en vistosos empaques envueltos en papel-regalo.  El tipo, indudablemente, se hizo el loco, dijo que no sabía nada de las donaciones.  La mejor respuesta a ese aserto la dio el entonces cardenal de Colombia, monseñor Rubiano.  Dijo que no saber que dinero sucio se había empleado en la campaña era similar a que alguien dijese que no se había percatado de la presencia de un elefante en el recibidor de su casa.  El proceso quedó inconcluso porque, luego de muchos trapicheos y compra de votos, la Cámara de Representantes, lo absolvió.  Pero si el caso hubiese llegado a la Corte Suprema, el tipo todavía estuviera preso.  Esa es la calaña de quien anda con ustedes. 

Ahora sí, luego de la larga introducción, me permito desearles una estada agradable, fructífera, a nuestra patria.  Venezuela se ha caracterizado por recibir amablemente a los extranjeros.  Eso, desde los mismos tiempos del descubrimiento y la colonia y persistiendo hasta el día de hoy.  Cómo seremos de hospitalarios, que hasta asesinos de ETA moran aquí y reciben estipendios generosos de parte del régimen actual.  Cómo seremos de protectores, que el régimen desatiende solicitudes de los tribunales españoles y, por el contrario, les da buenos sueldos a estos señores.  También puedo contarles de los campos de entrenamiento que tienen terroristas de Al Qaeda en diferentes partes del territorio patrio, o cómo nuestras llanuras sirven de zona de descanso para los guerrilleros de las FARC.  Todo con la anuencia del régimen, que hasta les presta aviones para sus viajes.  Viajes que llevan la escolta de aeronaves de la Fuerza Aérea.  O sea, si a estos los recibimos, ¿por qué no a ustedes?  En fin de cuentas, tenemos que presumir la buena fe con la que vienen sus señorías, aunque hay muchos indicios en contrario…

En todo caso, lo que espera el pueblo de Venezuela es que, al final del proceso, digan la verdad en los informes que han de escribir.  Que entiendan que la figura de “acompañantes” es un invento del PUS y sus conmilitones, casi un placebo; que lo que pauta las Naciones Unidas son “observadores” que se rigen por unas normas de las cuales somos signatarios.  Todos, sus países y el nuestro.  ¿Será mucho pedir que, pasando un poquito por encima de las asépticas reglas que quiere imponerles el CNE, se extiendan en sus informes?

Pudieran decir, por ejemplo, que el ventajismo oficial —alcahueteado por Tiby y su banda—se demuestra con las frecuentes cadenas de radio y televisión donde el tipo aquel se hace acompañar de candidatos de su tolda, con el empleo de vehículos oficiales para la movilización de sus adeptos, con el grosero empleo de fondos públicos para ganancia política y —como ven que nada de lo anterior les ha resultado y que la alternativa democrática sigue liderando las encuestas— con un chantaje emocional descarado: “si votas por nosotros, te hago casas, si no, no”; “estos 2500 taxis se los regalo, y vienen más después de las elecciones”; o la afirmación de un imbécil que nadie sabe cómo llegó a ministro: “al día siguiente de las elecciones aparecerá la comida y se acabarán las colas”.

Pueden, también, dejar informado otras impúdicas triquiñuelas que emplea el régimen: inhabilitar y hasta encarcelar ilegalmente a líderes de la oposición; la descarada manipulación de las circunscripciones electorales para que los circuitos en los cuales hay una ventaja histórica a favor de la oposición se elijan menos diputados; el inmoral e ilegal recurso de torcerle el brazo a los empleados públicos para que voten por el PUS (si tienen dudas, pídanle a alguien que les muestre el audio donde uno de los mandamases de la Aduana de Maracaibo exige a sus subalternos tomarle una foto al voto emitido y presentársela al día siguiente; si no, están despedidos); establecer estado de excepción en zonas donde la oposición va ganando, nada más que para dificultar la campaña a los opositores.  Ya van más de dos meses que lo decretaron.  Por comparación, les pongo el caso de Mali: en razón de la carnicería llevada a cabo por unos terroristas en un hotel de Bamako, se decretó un estado de excepción, pero solo por diez días.  Como desproporcionada la vaina, ¿no?

Nuevamente, bienvenidos.

Humberto Seijas Pittaluga
hacheseijaspe@gmail.com
@seijaspitt

Carabobo – Venezuela

ANGÉLICA MORA, PUDIERA SER..., APUNTES DE UNA PERIODISTA NUEVA YORK

La cláusula democrática del Mercosur prevé la posibilidad de suspender a un país socio en el bloque y hasta aplicarle sanciones comerciales o el cierre de fronteras en caso de ruptura del orden democrático.

Pudiera ser que las frescas ráfagas que hoy soplan en Argentina aventen los malos gobiernos de la región y como en un juego de dominó, estos caigan por su propio peso, empujados uno tras otro por el peso de sus propias equivocaciones.
Las promesas de Mauricio Macri, el nuevo presidente electo de Argentina, parecieran iluminar un nuevo amanecer para muchos paises que dependieron de los caprichos y decisiones de Hugo Chávez, a su vez colocado por Cuba, como una ficha decisiva en el tablero de América Latina.
Chávez envió descaradamente, maletines llenos de dinero a Cristina Fernandez de Kirchner durante su campaña para que ganara la presidencia de Argentina.
Hoy el Clan Caracas-La Habana pierde un aliado y se enfrenta  a decisiones que estarán fuera de su alcance en manipulaciones, como lo es la aplicación de la cláusula democrática del Mercosur a Venezuela.
Muchos se preguntan, en qué consiste este documento: La Cláusula Democrática
El documento fue creado en 1998, con la firma del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático en el Mercosur. La cláusula democrática del Mercosur prevé la posibilidad de suspender a un país socio en el bloque y hasta aplicarle sanciones comerciales o el cierre de fronteras en caso de ruptura del orden democrático.
Esta medida probablemente chocará con la negativa de los países de la región, aún fuertemente ligados a Cuba y debido a que esta medida sólo puede aplicarse por consenso entre los Estados que integran el bloque, va ser dificil, pero no imposible darle curso.
La aplicación de la norma prevé medidas que van desde la "suspensión del derecho a participar en los distintos órganos" del Mercosur hasta la cesación de los "derechos y obligaciones emergentes de esos procesos".
El documento explica que en caso de una ruptura del orden democrático, los demás miembros del bloque "promoverán las consultas pertinentes entre sí y con el Estado afectado" aunque, en caso de que esas conversaciones fracasen, los países "considerarán la naturaleza y el alcance de las medidas a aplicar, teniendo en cuenta la gravedad de la situación existente".
En su primera conferencia de prensa tras ser electo presidente de Argentina, Mauricio Macri se refirió a "los abusos que está cometiendo en la persecución de opositores" el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, país  contra el cual el mandatario argentino pretende invocar la "cláusula democrática" del Mercosur.
Macri ha dicho "Lo que está pasando en Venezuela no tiene que ver con el compromiso democrático que hemos asumido todos los argentinos".
"La plena vigencia de las instituciones democráticas es condición esencial para el desarrollo de los procesos de integración entre los Estados parte del presente Protocolo", asegura el texto firmado en 1998. Ese será uno de los argumentos que presentará el nuevo presidente electo de Argentina contra el régimen de Nicolás Maduro, que mantiene encarcelados a varios dirigentes políticos, entre ellos, al líder de Voluntad Popular, Leopoldo López.
En octubre Macri había anticipado: "Inmediatamente asumida la presidencia vamos a exigir la liberación de Leopoldo López y si (el presidente Nicolás) Maduro en Venezuela no lo acepta, vamos también a pedir a los países del Mercosur que se discuta la aplicación de la Cláusula Democrática", dijo Macri. También ha expresado su solidaridad y apoyo al alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, en prisión domiciliaria.
El Mercosur tiene hoy como miembros plenos a Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela y a Bolivia en proceso formal de adhesión junto a Chile.
 La nueva era de cambios se inició en octubre pasado cuando el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro Lemes preocupado por la crisis de Venezuela declaró que era necesaria la observacion electoral internacional en las próximas elecciones parlamentarias de esa nación el 6 de diciembre.
Habrá que estar atentos a los nuevos cambios, que pudieran ser un Eje decisivo en una nueva era  de democracia para la región.

Angelica Mora
angelicamorabeals@yahoo.com
@copihueblanco
Nueva York - Estado Unidos

EDUARDO GUZMAN PÉREZ, ¿DESPUES DE MACRI QUE?

Macri: “Es un cambio de época, que no puede detenerse “

Tras 12 años   de gobiernos “kirchneristas” que fue  un movimiento político peronista-justicialista y una consecuencias de las viejas dictaduras  militares.  Movimiento político ue emerge año 2003,  alrededor  del cual  se   materializaron los principales postulados ideológicos   plasmados en los gobiernos de Néstor Kirchner   entre 2003 y 2007, y Cristina Kirchner, entre 2007 y 2015.  Gobiernos  al que se asociaron sectores  políticos que han pertenecido al radicalismo, el socialismo, el comunismo, el humanismo y la ex organización guerrillera  los montoneros. 
Con la elección  histórica de  Mauricio Macri, se ha roto un paradigma,   que  producirá un efecto domino en paises como Bolivia, Ecuador, Nicaragua  y en Venezuela es mortal.  Que además deja al descubierto  una Argentina  según las propias palabras del Presidente electo Macri:  Una Argentina minado por la droga, con altos índices de pobreza situados en el 12 % , una inflación del 25 % consideraba inaguantable, las reservas internacionales severamente lesionadas con apenas 20 mil millones de dólares que  deberían  estar 80.000 millones de dólares,  y un país al que no se  le informa de la gestión pública y no se le publican estadísticas porque existe una Instrumento que lo prohíbe.
Esta elección, sin la menor duda es el principio del fin de una concepción de manejo de los paises que siguieron  el ejemplo de la actuación de Hugo Chávez, que al morirse  en Cuba dejo su mejor ejemplo, a Venezuela, un país corrompido,  arruinado y  en bancarrota fiscal  en peores condiciones que la que le entrega la Kirchner al  presidente Macri: Aquí lo que hay es un  una tragedia, porque esto es un narco estado en atención a las noticias que se reflejan en la  prensa  mundial y a las acusaciones  por narco tráfico que contra altos dignatarios cívico militares  del régimen que le tienen los EE UU;  con una   inflación   de 600 % , no  es de  25%  como en Argentina, ojala fuera esa, La pobreza argentina es de 25 %  nosotros  en tenemos  en Venezuela en  75 % en términos reales. Y lo más grave, para  los restos del Chavismo  aun  en el poder, es lo que acaba anunciar: La  solicitud de la aplicación de la Carta Democrática,  para Venezuela,   según  sus propias palabras por: Los Abusos que está haciendo con sus opositores. Solo entonces  en Venezuela es cuestión de tiempo.
Alea jacta est
Jose Eduardo Guzman Perez
guarauno2000@gmail.com
@guzmanperez1

Estados Unidos