viernes, 1 de febrero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, DEL VIERNES 01-02-2019

TRINO MÁRQUEZ, ¿CÓMO SE RESOLVERÁ LA CRISIS?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 15 minutos
Estamos en presencia de la crisis institucional y política más grave desde abril de 2002. Llegamos a un punto de ruptura. La mayoría del país desea que el nudo se desate de forma pacífica, pero los factores del gobierno acaudillados por Diosdado Cabello buscan un desenlace violento. Debemos imaginar escenarios sólo a partir del cuadro actual. El régimen intenta demostrar una fortaleza de la cual carece. El Psuv es un partido útil para intimidar y chantajear votantes en períodos electorales, pero sin arraigo popular. Algunos de los miembros de la cúpula militar-civil que sostienen... más »

ROMÁN IBARRA, MADURO HUELE A NORIEGA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 27 minutos
Todo lo que ocurre hoy en Venezuela en términos de crisis y decadencia, es producto de la imposición totalitaria del comunismo ordenado por Fidel Castro como jefe de los movimientos más oscuros y corrompidos del hemisferio, para sacar provecho político y económico de nuestros países; para la dominación de nuestros pueblos en su febril lucha contra el ̈imperialismo ̈. Para el logro de sus propósitos ha encontrado suficientes acólitos, igualmente retorcidos y corruptos como él, y ello se evidencia en los gobiernos de: Los Kirchner en Argentina; Tabaré Vásquez, y Pepe Mujica en Urug... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ, CASTRISMO ¡GO HOME!,

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 39 minutos
Sí analizamos los factores de sostenibilidad del poder nos damos cuenta que el chavismo solo tiene armas y recursos que deberían ser de la república, sin embargo, el manejo de esos recursos cada vez se les dificulta más por las sanciones estadounidenses de la comunidad internacional influyente/determinante. Siendo los más importantes, la legalidad y la legitimidad son factores ajenos al chavismo amén de su obrar al margen de la constitución y la democracia, ello le está pasando su onerosa factura. Estudios de opinión asignan al chavismo una anémica aceptación popular, entre 10 al 1... más »

GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS, HERODES ENTRE NOSOTROS,

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Julián (nombre ficticio) mira sonriente a su mamá reunida con el grupo de vecinos que en su barrio aplauden, cacerolean, conversan, ríen. No entiende bien qué pasa pero animoso, se acerca a lo que parece una fiesta. Se suma al jolgorio por un rato. Más tarde, ya en su humilde casa, ve unos encapuchados que tumban la puerta y grita cuando se lo llevan esposado. Lo maltratan, lo golpean, lo alejan de su familia y lo dejan preso. No entiende por qué. Julián tiene 14 años y nació con síndrome de Down. Carlos, de 12 años, enfermo de cáncer y Santiago, de 14, epiléptico, sufren también e... más »

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES, ELECCIONES O REPRESIÓN

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
En el artículo anterior planteamos que había dos rutas para resolver el conflicto en Venezuela: La ruta actual, que se inició con la abstención en las elecciones presidenciales del 20-05-18, según la cual no fue reconocido Nicolás Maduro como “Presidente” por la oposición venezolana ni por decenas de países importantes, quienes tampoco reconocieron su juramentación como Presidente el pasado 10-01-19. La otra ruta era la de ir a votar porque el potencial de votos en contra de Maduro era enorme: 78%. Si el gobierno de Maduro reconociera que, en el último mes, no ha hecho otra cosa ... más »

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, LA ESTRATEGIA PERFECTA ANTES DE LO BÉLICO,

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Recuerdo haber elevado una exclamación instantánea. Mi asombro se volvió júbilo, con ribetes de pavor por su destino. Una mezcla rara de que todo podría suceder. Nunca pensé que la alegría pudiese tener algo de complejidad y consternación. Pero sí, Guaidó juró con el aplomo que tienen los grandes; de aquellos que edifican la gran historia contemporánea. Lo hizo ante una enorme concentración que esta vez no fue defraudada. Levantó la mano. Instó a que todos los asistentes también lo hiciesen e inició una ceremonia imperturbable, atronando una sentencia justa para el destino del país... más »




TRINO MÁRQUEZ, ¿CÓMO SE RESOLVERÁ LA CRISIS?


Estamos en presencia de la crisis institucional y política más grave desde abril de 2002. Llegamos a un punto de ruptura. La mayoría del país desea que el nudo se desate de forma pacífica, pero los factores del gobierno acaudillados por Diosdado Cabello buscan un desenlace violento. Debemos imaginar escenarios sólo a partir del cuadro actual.

El régimen intenta demostrar una fortaleza de la cual carece. El Psuv es un partido útil para intimidar y chantajear votantes en períodos electorales, pero sin arraigo popular.  Algunos de los miembros de la cúpula militar-civil que sostienen a Maduro tratan de convertirse en héroes. Intentan reeditar a los líderes de la revolución cubana cuando se produjo la invasión de Bahía de Cochinos. La diferencia reside en que los guerrilleros bajados de Sierra Maestra apenas tenían dos años gobernando. Carecían de recursos financieros para comprar lealtades. Apelar a la mística y al sacrificio era posible porque aún encarnaban una esperanza para numerosos cubanos y para la izquierda mundial. No habían tenido tiempo de destruir y esclavizar la isla, como lo hicieron poco después. Los rojos venezolanos pretenden recrear la historia 60 años después, pero sin ningún encanto. Perdieron desde hace años la admiración popular.

Existe un núcleo duro comandado por Cabello que, al parecer, prefiere salir a la fuerza, que los decapiten, antes que negociar lo único negociable para la nación: la salida de Nicolás Maduro, la formación de un gobierno provisional y la convocatoria en un plazo razonable de unas elecciones transparentes con supervisión internacional. Con ese sector extremista resulta imposible llegar a acuerdos. Consideran que no tienen escape. Este grupo militar-cívico bloquea cualquier opción basada en la restitución del orden constitucional roto por Maduro. Su fortaleza reside en la presión que ejerce la cúpula militar sobre lo que queda de la destartalada Fuerza Armada y en su alianza, hasta ahora indestructible, con la élite civil del Psuv. Allí se encuentran atrincherados Maduro, Padrino y Cabello. Reproducen el esquema de Noriega en Panamá. Creen que esa sociedad es suficiente para sobrevivir y retomar el control de la situación.

Los apoyos internacionales recibidos por el régimen muestran el talante autoritario de su postura. Sólo dictadores, tiranos y grupos terroristas lo han respaldado. Putin, Xi Jinping, Erdogán, Ortega, Díaz-Canel y Hezbollá son algunos de sus socios. Ninguno de ellos, desde luego, está dispuesto a asumir el costo financiero y militar de apoyar la pandilla venezolana. El respaldo militar de Putin es incierto. Venezuela queda demasiado lejos de Rusia. Esta no cuenta con una base logística en América Latina desde la cual elevar la eficacia del esa eventual ayuda. El costo económico de ese operativo resulta demasiado alto para esa economía tan maltrecha.

El apoyo internacional le sirve a Maduro para vociferar y torpedear una salida concertada. Afincado en ella y en control de los aparatos represivos, reprime. Viola los derechos humanos de los niños y adolescentes. Agrede. Comete excesos. Sanciona tímidamente a Juan Guaidó. Usa a los criminales del Faes y de los colectivos para masacrar y atemorizar. Pero no se afianza en el poder. Está rodeado por las fuerzas internas e internacionales que se desataron de forma súbita e inesperada.

La oposición vive su mejor momento desde 2002. Una nueva primavera. Se ha reconectado con la gente. La explosión popular del 23 de enero fue majestuosa. El optimismo se convirtió en un factor movilizador que se expresa a diario.  El respaldo internacional ha aumentando en cantidad y calidad. Gobiernos ambivalentes, como el de Pedro Sánchez, ahora llaman tirano a Maduro. La Internacional Socialista se deslindó de él. El único país importante de la región que no ha reconocido a Guaidó es México. López Obrador  resultó peor de lo que imaginábamos. La estrategia adoptada por la Asamblea Nacional está dando resultados. La comunidad internacional ha pasado del apoyo retórico a acciones concretas. Las sanciones  a Pdvsa son letales. Dejaron al régimen sin su músculo financiero. Esa fibra será trasladada al gobierno de Guaidó.

El nivel alcanzado por la oposición es muy alto, pero aún no logra producir la fractura de las Fuerzas Armadas que inicie una nueva fase. El gobierno no puede aplastar a la oposición. No puede entronizarse. La invasión militar, aunque aparece como opción en la mesa de Trump, nadie la quiere, empezando por los gringos. Maduro y su camarilla se hallan cada vez más acosados, aislados y débiles. El cuadro general favorece a la alternativa democrática. La caída del régimen luce posible y cercana.

Lo más importante consiste en combinar las jugadas políticas   -como el nombramiento de representantes en países y organismos internacionales y de la nueva junta directiva de Citgo- con la movilización de la gente. Los ciudadanos tienen que sentir que el cambio está ligado a su compromiso y presencia en la calle. Todo indica que el retorno a la democracia será pronto.

Trino Márquez Cegarra
@trinomarquezc.

ROMÁN IBARRA, MADURO HUELE A NORIEGA


Todo lo que ocurre hoy en Venezuela en términos de crisis y decadencia, es producto de la imposición totalitaria del comunismo ordenado por Fidel Castro como jefe de los movimientos más oscuros y corrompidos del hemisferio, para sacar provecho político y económico de nuestros países; para la dominación de nuestros pueblos en su febril lucha contra el  ̈imperialismo ̈.

Para el logro de sus propósitos ha encontrado suficientes acólitos, igualmente retorcidos y corruptos como él, y ello se evidencia en los gobiernos de: Los Kirchner en Argentina; Tabaré Vásquez, y Pepe Mujica en Uruguay; Evo Morales en Bolivia; Ollanta Humala en Perú; J.M. Santos en Colombia; Michelle Bachelet en Chile; Lula y Dilma Roussef en Brasil; Ortega en Nicaragua; Salvador Sánchez Cerén en El Salvador; López Obrador en México, y los peores en Venezuela: Chávez y ahora Maduro.
La estúpida cerrazón de Chávez primero, y ahora Maduro para asumir la democracia como sistema, a pesar de que la utilizaron para asaltar las instituciones, demuestra sus verdaderas intenciones de perpetuarse en el poder, aunque el alto precio que deba pagar la sociedad esté signado por la pobreza; la inseguridad; la falta de servicios; hiperinflación; hambre; miseria, y muerte.
Son esquemas que se repiten a pie juntillas, según el diseño de oscuros laboratorios del mal, y del odio contra los pueblos como el Foro de Sao Paulo, y desgraciadamente han encontrado alimento en las débiles instituciones republicanas y en los incumplimientos sistemáticos de los gobiernos representativos en nuestros países.
El caso que más nos interesa por razones obvias es el nuestro, y es que Venezuela atraviesa por la peor crisis de toda su historia desde su fundación en el siglo XIX, pero esta vez con el efecto demoledor de la colonización de la que hemos sido objeto por la entrega miserable y cobarde que hiciera Chávez de nuestra tierra y riquezas al servicio de un asesino y ladrón como Fidel Castro.
Hoy, el sucesor del estafador eterno, Nicolás Maduro se empeña en terminar de destruir lo poco que queda de nuestro país, y además se niega a hacer elecciones libres para que sea el pueblo quien decida su destino de manera soberana.
La lucha sistemática e indoblegable de la oposición venezolana, no exenta de importantes errores -hay que decirlo- finalmente está demostrando la coherencia política requerida para dar al traste con las intenciones totalitarias del dictador.
El liderazgo unitario que encarna Juan Guaidó, a partir de la asunción de la presidencia de la AN, como parte de los acuerdos de rotación en la integración de la directiva de esa entidad parlamentaria, ha caído muy bien en la sociedad nacional e internacional, lo cual se manifiesta en apoyos cada vez más significativos, contribuyendo así con el renacimiento de la esperanza en los venezolanos.
No obstante, la conducta criminal de Maduro y su combo no se detienen en la continuación de la violación de derechos de los venezolanos, y extranjeros en nuestro territorio. Es así como los paramilitares al servicio de la dictadura, así como los cuerpos represivos del Estado, los cuales, actúan por cierto de manera similar, están haciendo estragos en la población en general, y especialmente en los sectores populares.
Igualmente, han arremetido contra menores indefensos, y corresponsales de prensa nacionales e internacionales. Es decir, difícilmente se pueda actuar con más saña y estupidez.
A pesar de ello, la sociedad toda se mueve al ritmo de la agenda de la AN, y aunque lamenta los atropellos, no cae en provocaciones.
Maduro y su combo criminal deben irse para evitar tragedias, pero perversos al fin, quizás prefieren un desastre. Falta poco.

Román Ibarra


@romanibarra

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ, CASTRISMO ¡GO HOME!,


Sí analizamos los factores de sostenibilidad del poder nos damos cuenta que el chavismo solo tiene armas y recursos que deberían ser de la república, sin embargo, el manejo de esos recursos cada vez se les dificulta más por las sanciones estadounidenses de la comunidad internacional influyente/determinante. Siendo los más importantes, la legalidad y la legitimidad son factores ajenos al chavismo amén de su obrar al margen de la constitución y la democracia, ello le está pasando su onerosa factura.

Estudios de opinión asignan al chavismo una anémica aceptación popular, entre 10 al 15%, valga decir, cifra que continúa descendiendo con el pasar de los días. Al fin, de la mano de Guaidó, la oposición consiguió capitalizar el descontento contra el régimen, descontento que tiene muchos años, pero circulaba sin endoso. Por las circunstancias y mucha cabeza fría, éste nuevo líder opositor ha hecho en días lo que la oposición anterior no pudo concretar en 20 años.

Endeudada, sancionada, atiborrada de problemas económicos y enemigos en su región, Rusia no tiene las condiciones para “defender” a sus pares del chavismo, China sencillamente jamás pondrá en riesgo el billonario intercambio comercial con Estados Unidos, de este modo, el chavismo naufraga a su suerte, solo con apoyos como el de Cuba que solo sabe reprimir, oprimir, manipular, castrar libertades y derechos, ante un escenario de descontento popular extremadamente grave, sus ardides poco servirán, a la par de una observación internacional atenta, colmada en su paciencia, decidida a aportar soluciones.

A lo interno el chavismo es un calvario, cada vez son más frecuentes sus divisiones y deserciones, únicamente la alta élite roja rojita mantiene su unidad, debe hacerlo, saben su desunión aceleraría la inevitable marcha del poder con sus temidas consecuencias, mismas que ya comenzaron avizorarse a la vuelta de la esquina.

Ello no termina allí, la oposición vive su momento estelar, obligada a reunificarse, a extrapolar sus barreras partidistas, hoy se encuentra más sólida que nunca, con una aceptación popular inédita, de al menos 85%, misma simpatía de la que goza Guaidó. Más aún, fuera de nuestras fronteras, los países democráticos decidieron presionar por todas las vías para coadyuvar al restablecimiento de la democracia y la constitucionalidad en Venezuela.

¿Por qué? Venezuela es de una importancia geopolítica superlativa, por su ubicación geográfica, es un país continental, energético, multimillonario en recursos naturales, con un potencial comercial inusitado, por demás, irradia a sus vecinos gran empuje, no solo económico sino político, de la mano cubana, el chavismo ha sido capaz de infectar la política regional y en otras latitudes, por ello es objeto del repudio y del accionar del mundo democrático.

Desde Chávez, los demócratas variopintos, de todas las tendencias y profesiones, advirtieron al régimen sus malas andanzas castristas, su terrorífico desenlace, obnubilados por el poder hicieron caso omiso, les llegó la hora de afrontar las consecuencias. No hay guerra económica, imperios, oligarquías, ni conjuros… lo que hoy le ocurre al chavismo es exclusividad de sus acciones, lamentablemente, por nuestra permisividad, los venezolanos todos estamos pagando los desmanes de ese oscurantismo, pero llegó la luz, está amaneciendo, rumbo a un medio día del que solo depende de nosotros, de nuestro trabajo, esfuerzo y tesón, hacerlo permanente.

Nadie hubiese querido ocurriese lo que hoy pasa en el país, el enorme costo social, pero la política tiene vida propia, retribuye con creces lo bueno y también lo malo. Sí no aprendimos la lección de estos lánguidos 20 años nunca lo haremos. Llegó la hora de estudiar, trabajar, de apegarnos a la ley, de crecer conforme a nuestro esfuerzo, de hacer de nuestros gobernantes funcionarios públicos exigidos, nunca más comandantes de civiles amaestrados.

Leandro Rodríguez Linárez
@leandrotango

GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS, HERODES ENTRE NOSOTROS,


Julián (nombre ficticio) mira sonriente a su mamá reunida con el grupo de vecinos que en su barrio aplauden, cacerolean, conversan, ríen. No entiende bien qué pasa pero animoso, se acerca a lo que parece una fiesta. Se suma al jolgorio por un rato. Más tarde, ya en su humilde casa, ve unos encapuchados que tumban la puerta y grita cuando se lo llevan esposado. Lo maltratan, lo golpean, lo alejan de su familia y lo dejan preso. No entiende por qué. Julián tiene 14 años y nació con síndrome de Down.

Carlos, de 12 años, enfermo de cáncer y Santiago, de 14, epiléptico, sufren también el mismo trato que Julián. Ellos forman parte de los más de 900 ciudadanos (hasta el momento de escribir estas líneas) detenidos arbitrariamente desde el 21 de enero por las fuerzas represivas del estado, por el solo hecho de estar cerca de una manifestación o por expresar pacíficamente su repudio al actual estado de cosas y dar la bienvenida a la esperanza por un futuro mejor.

Perder el afecto del pueblo ha provocado en el régimen una reacción brutal, sobre todo en las barriadas populares, que ya contabiliza no menos de 25 muertos (según otras fuentes, supera los 40), además de los detenidos ya mencionados. No hay distinción entre niños y adultos; no solo Julián, Carlos y Santiago están presos, hay unos 80 niños más, con edades comprendidas entre 12 y 15 años, contraviniendo todas las normas nacionales e internacionales que los protegen.

“No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en que se trata a sus niños”, decía Nelson Mandela, víctima -él también en grado sumo- de la arbitrariedad de un estado omnipotente.

Las fuerzas especiales del régimen, cual bestia herida, están actuando como grupos de exterminio contra todo el que ose expresar su disconformidad por el actual estado de cosas. No habiendo ya clase media a la que atropellar, la furia se vuelca ahora contra los menos favorecidos, al extremo de que muchas de las víctimas han sido asesinadas en sus hogares en presencia de sus familias y por disparos en el tórax, la cabeza o el cuello. José Félix Ribas en Petare, San Martín, Catia, El Valle y Cotiza, por nombrar solo unos pocos barrios de los más populosos de la capital, son testigos y víctimas de la violencia convertida en política de estado.

La protesta social que durante los últimos años ha sido una constante en el escenario nacional por reivindicaciones salariales, por falta de alimentos, medicamentos, luz, agua, gas, es decir, reclamos por necesidades básicas, se ha mezclado por fin con la lucha política. Era inevitable.

Ya el gobierno perdió su magia. La inmensa masa de dinero ingresada en años de vacas gordas fue dilapidada, ya no existe, ya no hay qué repartir ni regalar. La moneda se ha convertido en polvo cósmico, en una hiperinflación alimentada entre los barrotes de ideologías caducas. Decía Maquiavelo que “los hombres olvidan más pronto la muerte del padre que la pérdida del patrimonio”. Al despojarlo de todo, al llevarlo a una brutal miseria, el pueblo  –cansado- les quitó el amor.

“Amor con hambre no dura”, nos recuerda la conseja popular. Ya es demasiada el hambre que se sufre, excesivas las lágrimas vertidas por el dolor de las muertes innecesarias o las separaciones familiares en busca de mejores destinos. Cansados de caminar en búsqueda del medicamento que daría un día más de vida al ser amado o el alimento que podría sacar al bebé de la desnutrición que lo maltrata, los venezolanos nos hemos volcado una vez más a la calle para reclamar nuestros derechos y expresar las aspiraciones sobre nuestro destino.

“Quienes nos movilizamos masivamente en 60 ciudades y pueblos de Venezuela, al igual que en 230 ciudades del mundo el pasado 23 de enero, lo hicimos por la firme convicción de que el actual gobierno nos empobrece, viola nuestros derechos, nos obliga a irnos del país. Cuando queremos expresarnos ignora nuestra voz, nos encarcela y nos asesina […] por la policía y grupos paramilitares. Por diferentes maneras nos impide, a quienes somos simples ciudadanos, elegir cuál debería ser nuestro destino”. Así lo recoge el documento promovido por Provea, suscrito por 235 organizaciones e instituciones de la sociedad civil. 

Eso solo será posible apoyando las acciones de la Asamblea Nacional legítima y su presidente Juan Guaidó como presidente interino de la república, en ánimo de “recuperar el Estado de Derecho que restituya la institucionalidad, como única vía para lograr la verdadera paz, mediante el imperio de la libertad y la justicia”, a tenor de lo reclamado por las Academias Nacionales.

Ya lo dijo César Miguel Rondón en editorial radial que provocó la censura del régimen: “No hay posturas cómodas en tiempos de crisis”.

Gioconda Cunto De San Blas,
@daVinci1412 ‏

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES, ELECCIONES O REPRESIÓN


En el artículo anterior planteamos que había dos rutas para resolver el conflicto en Venezuela: La ruta actual, que se inició con la abstención en las elecciones presidenciales del 20-05-18, según la cual no fue reconocido Nicolás Maduro como “Presidente” por la oposición venezolana ni por decenas de países importantes, quienes tampoco reconocieron su juramentación como Presidente el pasado 10-01-19. La otra ruta era la de ir a votar porque el potencial de votos en contra de Maduro era enorme: 78%.  

Si el gobierno de Maduro reconociera que, en el último mes, no ha hecho otra cosa que perder batalla tras batalla, que la iniciativa política ha pasado a manos de la oposición y del gobierno de EE.UU. y que este último –ni la oposición- van a dialogar con él, pareciera que la ruta menos mala es la que le propuso España: regresar a la opción electoral. Bajo este enfoque, el gobierno podría negociar hasta más allá de lo que le ofrece la Ley de Amnistía: discutir la composición del CNE, fecha, observadores extranjeros, manipular las elecciones sembrando candidatos “opositores”, comprar tiempo, etc.

Sin embargo, el pequeño grupo que controla el gobierno, más bien insiste en quedarse y denuncia a la Unión Europea como injerencista. Luce que Maduro no se da cuenta de que la primicia de esta opción se la presentó su aliado, Pedro Sánchez, Presidente del gobierno español; opción que debe haber sido consultada con el socio de su gobierno, Pablo Iglesias (Podemos), ex asesor de su mecenas, Hugo Chávez.

Si el gobierno de Maduro no va a elecciones, las opciones que le queda son que las mismas se hagan sin él, en 30 días y con un chavismo en desbandada; o reprimir para quedarse. Pero esto último equivale a quedarse solamente unos días más porque no soportaría ni la protesta interna ni el agravamiento de las presiones internacionales. Lo único bueno de que trate de quedarse reprimiendo es que no sólo cambiaría el gobierno de Maduro sino que también se evidenciaría el intervencionismo del castrismo en Venezuela y con ello se aceleraría el cambio de régimen en Cuba también.

José Antonio Gil Yepes
Directivo Datanalisis
@joseagilyepes
Contacto: 0424.9909099

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, LA ESTRATEGIA PERFECTA ANTES DE LO BÉLICO,


Recuerdo haber elevado una exclamación instantánea. Mi asombro se volvió júbilo, con ribetes de pavor por su destino. Una mezcla rara de que todo podría suceder. Nunca pensé que la alegría pudiese tener algo de complejidad y consternación. Pero sí, Guaidó juró con el aplomo que tienen los grandes; de aquellos que edifican la gran historia contemporánea. Lo hizo ante una enorme concentración que esta vez no fue defraudada.

Levantó la mano. Instó a que todos los asistentes también lo hiciesen e inició una ceremonia imperturbable, atronando una sentencia justa para el destino del país. Juró sin pestañear, con la mansedumbre de quienes saben lo que hacen; con una paz extrema, como si todo estuviese sobre medida. Y realmente así parece.

Hace unos meses escribí que cuando el túnel se hallase más oscuro, aparecería una diminuta luz para iluminarlo todo. Recalco que esa llama minúscula acaba de aparecer. Y no es solo emocional o de circunstancias simples. Tiene el valor de levantarnos de nuestros asientos, en los cuales nos habíamos acomodado para ver a nuestra nación, hundirse sin recato y con el dolor de la pérdida.

Estoy completamente convencido que Juan Guaidó no está solo en esta valiosa encomienda. Más allá de las asesorías externas y de tener muy claro el rumbo hacia donde quiere dirigir los acontecimientos, percibo un halo de justicia y una misión programada desde el cielo.

Por eso nuestro presidente interino asume esta responsabilidad sin reproches. Antes de hollar la senda, se observan sus pasos firmes. Habla sin inmutarse. Sin los alaridos cancerígenos de los políticos de siempre. Su sencillez se transmuta en credibilidad. Tratan de empujarlo hacia una trampa y sabe zafarse, con respuestas llanas e iluminadas ante su misión.

También está claro que el recorrido será duro, complejo y atestado de alternativas. La primera de ellas es la Ley de Amnistía. Me costó al principio entender su propósito, pues nos cuesta perdonar a pesar de que es un mandato divino.

Pero después de su alocución del pasado viernes, comprendí su razón lógica y determinante: la paz comienza por casa. El fundamento es que nuestros propios militares se tomen la potestad de ser parte fundamental para reconstruir nuestro quebrado territorio. Son ellos los que deben defender la nación y también los únicos que dan golpes de Estado. Por eso es imposible no tomarlos en cuenta y no exhortarlos a buscar el retiro de los cubanos de los cuarteles y de la administración pública.

Esa será la primera fase. Aspiramos no recurrir a otras posibilidades. Maduro y su entorno descarriado esta vez no la tienen fácil. China no intervendrá para defenderlo, pues pondría en riesgo los futuros acuerdos que sostiene con EEUU. Mucho menos Rusia, pues sabe con conciencia clara que provocar a los gringos en su propio continente sería una locura.

Son ahora tantas las posibilidades a favor, que nos hemos llenado de fe y de una apacible confianza. El dictador no se entregará por las buenas y mucho menos a sabiendas que después de vivir de la opulencia del poder, terminaría hacinado entre los barrotes. La única negociación posible es el exilio. Pero para llegar a tan ineludible desenlace, se gestarán muchas luchas y tratará todas las artimañas posibles.

El video distribuido por Jorge Rodríguez de un supuesto Guaidó casi encapuchado y reunido con personeros del régimen, solo causó unas horas de risa para todos. Resulta un ejemplo claro de la desesperación del régimen.

Esta es una oportunidad inigualable. Ya no hay vuelta atrás. Las opciones están sobre la mesa y no tendremos tiempo para errores. El nuevo héroe para los venezolanos es reconocido como regente interino del país por gran parte del globo terráqueo. Esa es quizá una de las mayores dificultades para la dictadura madurista.

Esperemos que no se requiera pasar a la fase bélica y se logre la pacificación nacional. Todavía hay mucha tela por cortar para alcanzar el cese de la usurpación, el gobierno de transición, los poderes independientes y las elecciones libres. La primavera está próxima para renacer en el país.

José Luis Zambrano Padauy
zambranopadauy@hotmail.com
@Joseluis5571