sábado, 11 de abril de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, SÁBADO 11/04/2020

AURORA LACUEVA, CULMINAR BIEN EL AÑO ESCOLAR

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 6 minutos
El presidente Maduro ha señalado que posiblemente este año escolar el estudiantado no tendrá oportunidad de reincorporarse a tiempo a las aulas, y las clases habrán de culminar cien por ciento a distancia. Pero es mejor combinar el estudio a distancia con un remate presencial al final de la cuarentena. El contacto directo con el docente es necesario para las y los escolares, igual que la dinámica en pequeño grupo o con toda la clase. No es fácil para niños, niñas y adolescentes enfrentar el aprendizaje totalmente en solitario, aun con ayuda familiar. Es también difícil para el Mini... más »

CARLOS BLANCO, ¿ES NORIEGA O ES FIDEL?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 9 minutos
1.- En estos días de reflexión en cuarentena, he sometido a la consideración de amigos la cuestión sobre a quién se parecen más Maduro y su régimen, si al Noriega de Panamá o a Fidel y los cubanos. Obviamente, Maduro no es ni uno ni el otro y solo los empleo como analogías. La pregunta tiene la intención de establecer el grado de resistencia que este régimen interpondrá ante la combinación de fuerzas nacionales e internacionales que pugnan por eyectarlo. 2.- Hablar de Noriega implica referirse a un narcotraficante; sin embargo, antes de consagrarse a tan fructuosa actividad, había ... más »

TRINO MÁRQUEZ, UN VIRUS PROVIDENCIAL

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 12 minutos
Para Nicolás Maduro el Covid-19 ha resultado providencial. La pandemia mantiene ocupada a gran parte del planeta en ver cómo amortigua los efectos devastadores que está causando en el terreno de la salud y en el económico y social. Según los expertos, la recesión de 2020 podría ser peor que la de 2008 y comparable a la de 1929. La epidemia ha desatado una catástrofe cuyas consecuencias están por verse. Solo existe la certeza que causa estragos. Nadie sabe cómo se resolverá con éxito en el campo sanitario, ni cómo se superarán sus efectos en las otras áreas. Para Maduro ha sido un... más »

JUAN GUERRERO, EL NEGOCIO DEL MIEDO, LECTURAS DE PAPEL

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 18 minutos
La propaganda del partido comunista chino dejó colar, estratégicamente, unas cuantas imágenes que permitían claramente apreciar cómo desfallecían en media calle algunas personas en Wuhan. Después, los siguientes días fueron imágenes con cientos de miles de chinos con mascarillas, inmensos camiones rociando un extraño líquido por las calles, y muchas otras con jeringas, gasas, camillas, policías, gritos y desesperación. Eso desató la estampida sobre los países asiáticos, occidente y el resto del mundo. La intensidad de las imágenes inundando al mundo de miedo, tanto la realidad vir... más »

JESUS A. GONZALEZ P. IMPACTO DEL VIRUS EN LAS ECONOMÍAS EMERGENTES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 23 minutos
Las *economías emergentes (EE)* han de entenderse como aquellas que se encuentran en una transición entre los países en vías al desarrollo (etapa intermedia del pleno desarrollo) y los desarrollados (altamente industrializados);siendo denominados como *países del tercer mundo* (poco avanzados tecnológicamente y dependientes de la exportación de materias primas y productos agrícolas). Tales *EE* “no tienen los recursos ni la flexibilidad política para responder con efectividad” (Informe Congreso EEUU, marzo 2020), hecho que facilita anticipar, cara al virus, *defaults y crisis de ... más »

OSCAR ARNAL, O CORREN O SE ENCARAMAN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 28 minutos
La semana pasada los EE.UU. realizó un trío de proposiciones sobre Venezuela. En la primera, le puso precio a la cabeza de los principales personeros del oficialismo. En la segunda, planteó un plan salomónico para salir de la crisis terminal. La tercera fue una operación de bloqueo naval y aéreo referida al cese del tráfico de estupefacientes del que acusa al desgobierno. Históricamente, la flota norteamericana aparece en las costas de un país cuando se va a producir un cambio súbito de gobierno. Algunos podrán ver estas acciones bajo la metáfora del “palo y la zanahoria”, que recu... más »

AURORA LACUEVA, CULMINAR BIEN EL AÑO ESCOLAR

El presidente Maduro ha señalado que posiblemente este año escolar el estudiantado no tendrá oportunidad de reincorporarse a tiempo a las aulas, y las clases habrán de culminar cien por ciento a distancia. Pero es mejor combinar el estudio a distancia con un remate presencial al final de la cuarentena. El contacto directo con el docente es necesario para las y los escolares, igual que la dinámica en pequeño grupo o con toda la clase. No es fácil para niños, niñas y adolescentes enfrentar el aprendizaje totalmente en solitario, aun con ayuda familiar. Es también difícil para el Ministerio de Educación asumir en corto tiempo la preparación de todas las clases a distancia que serían necesarias para un cabal apoyo. 

Pero, además, la realidad es que en muchos hogares del país ni siquiera hay cómo vincularse a redes digitales. No todo el mundo tiene computadora con conexión a Internet, y parte importante de quienes sí la poseen padecen en la actualidad de fallas en el servicio. Tampoco en todos los hogares se dispone de un celular “inteligente”. 

Para salvar el año sin dañar la preparación del alumnado podemos, primero, concluir a distancia antes del fin de abril el segundo lapso o momento educativo, incluyendo evaluaciones que pueda revisar cada docente ahora o al abrirse de nuevo las escuelas. Y usando para ello televisión, radio, material en la web, libros que haya en el hogar, comunicación por mensajes de texto y redes sociales… Conviene incorporar a todas las emisoras oficiales, en horarios alternos. Durante mayo, junio e incluso julio es posible avanzar de igual modo con contenidos del tercer lapso.

No es arriesgado suponer que para ese último mes ya haya terminado la cuarentena, y pueda trabajarse en las aulas en agosto y septiembre hasta culminar este año escolar. Habría oportunidad de descanso y labores administrativas en octubre, para iniciar el próximo año escolar el 2 de noviembre. Ese año quedaría un poco recortado, pero con buena planificación ello se minimiza. Extendí el tercer lapso o momento porque trabajando a distancia no se puede ir tan rápido; por su parte, el cierre presencial permite consolidar y ampliar. Las y los docentes deberían recibir bonos por su trabajo adicional. Si la cuarentena termina antes, se adelantarían las fechas.  

Aurora Lacueva
lacuevat@hotmail.com
@AuroraLacueva
@UNoticias

CARLOS BLANCO, ¿ES NORIEGA O ES FIDEL?

1.- En estos días de reflexión en cuarentena, he sometido a la consideración de amigos la cuestión sobre a quién se parecen más Maduro y su régimen, si al Noriega de Panamá o a Fidel y los cubanos. Obviamente, Maduro no es ni uno ni el otro y solo los empleo como analogías. La pregunta tiene la intención de establecer el grado de resistencia que este régimen interpondrá ante la combinación de fuerzas nacionales e internacionales que pugnan por eyectarlo.

2.- Hablar de Noriega implica referirse a un narcotraficante; sin embargo, antes de consagrarse a tan fructuosa actividad, había sido un militar y político importante. Hizo una alianza con Omar Torrijos, lo que le dio un matiz ideológico a su presencia en el panorama panameño y también funcionó como agente de la CIA, lo cual le comunicaba un sustancial apoyo internacional. Finalmente, derivó en un narcorricachón aferrado al poder hasta la invasión de Estados Unidos a Panamá. Terminó rendido ante las fuerzas ocupantes y todas las amenazas de resistencia se disolvieron en pocos días.

3.- El caso de Fidel es distinto, sin dudas. Un héroe revolucionario que estuvo dispuesto a que Cuba desapareciera del mapa por el efecto de bombas nucleares para no dar su brazo a torcer ante las exigencias de los cubanos de la resistencia, de los sucesivos gobiernos de Estados Unidos e incluso de la Unión Soviética. La épica de la Sierra Maestra y de la resistencia ante el bloqueo norteamericano no han sido obstáculo para que gente del régimen cubano se haya involucrado en negocios ilegales, incluido el del narcotráfico y de la protección a grupos –como los de la guerrilla colombiana– que se han financiado largamente de la producción y tráfico de drogas ilegales.

4.- Aunque ambos personajes han mezclado revolución y delitos internacionales, incluido el narcotráfico, se puede afirmar que Noriega es más la imagen de un delincuente internacional y Fidel más la de un revolucionario arriesgado y firme. ¿A quién se parece más el régimen de Maduro? Debe entenderse que no me refiero a comparaciones entre las personas sino de los regímenes que representan: madurismo, norieguismo y fidelismo.

5.- La irrupción del narcotráfico en Venezuela es delito documentado y se sabe que grupos del régimen están hundidos hasta la nariz en talco blanco. Si solo fuese esto cabría darle mucha probabilidad a que una pandilla desideologizada, afanosa del billete y mermada en sus ideas revolucionarias prefiera la rendición rápida para quedar con algo en las alforjas para los frescos y las empanadas.

6.- Sin embargo, si lo que hay en Venezuela es un régimen más fidelista que norieguista su actitud será la de la resistencia no sin antes llevarse a sangre y fuego los enemigos que encuentren en el camino.

7.- ¿Cuál cree usted que será la fórmula que triunfará, la capitulación de Noriega o el aguante de Fidel?

Carlos Blanco
carlos.blanco@comcast.net
@carlosblancog

TRINO MÁRQUEZ, UN VIRUS PROVIDENCIAL

Para Nicolás Maduro el Covid-19 ha resultado providencial. La pandemia mantiene ocupada a gran parte del planeta en ver cómo amortigua los efectos devastadores que está causando en el terreno de la salud y en el económico y social. Según los expertos, la recesión de 2020 podría ser peor que la de 2008 y comparable a la de 1929. La epidemia ha desatado una catástrofe cuyas consecuencias están por verse. Solo existe la certeza que causa estragos. Nadie sabe cómo se resolverá con éxito en el campo sanitario, ni cómo se superarán sus efectos en las  otras áreas. 

Para Maduro ha sido una oportunidad de salir del foco de los reflectores. Atenuar el atractivo de la jugosa recompensa que ofrecieron por él. Tomar algo de aliento. Sacarle un poco de provecho político a las sanciones aplicadas por Estados Unidos y la Unión Europea. 

Intenta mostrar unos niveles de eficacia que  jamás alcanzará por la sencilla razón de que  los productos básicos para combatir la propagación del virus son, por un lado, el agua, el jabón y las mascarillas para cubrir la boca y la nariz, bienes que no existen o resultan muy costosos de adquirir para la inmensa mayoría de la población. 

De acuerdo con los últimos sondeos del Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos y el equipo de trabajo designado por Juan Guaidó para monitorear el curso de la pandemia en Venezuela, apenas 15% de los hogares reciben el servicio de agua de forma permanente. ¿Cómo puede haber una política preventiva eficiente en medio de ese cuadro?   

El aislamiento social, la otra recomendación que plantea la OMS para evitar el contagio, es una práctica que no puede mantenerse en gran escala en Venezuela porque el Estado carece de los recursos financieros que le permitan cubrir el déficit generado por el cierre de empresas industriales, y sobre todo de servicios, que no pueden pagarles a sus empleados mientras estos se quedan en sus casas guardando la cuarentena.  Por encima de 50% de la fuerza laboral trabaja en el mundo de la informalidad. Carece de patrón. Necesita ganarse el sustento a diario. Esos venezolanos están obligados a salir todos los días a buscar ingresos para llevar comida y medicinas a sus hogares. 

En Venezuela, el Covid-19 no se ha propagado al ritmo de otros países porque la nuestra es una nación aislada, que desde hace muchos años no recibe turistas. La principal razón del contagio es el contacto personal. Por ese motivo en Italia, España y Nueva York, por ejemplo, el contagio fue meteórico. 

Caracas dejó desde hace tiempo de ser la capital cosmopolita que fue en el pasado. La gente venía a conocer una de las urbes más modernas de la región, atravesada por grandes autopistas y llena de edificios y centros comerciales diseñados por arquitectos vanguardistas. Los gerentes de las principales empresas de América Latina y del mundo contaban con representantes locales porque el país era un mercado atractivo que debía ser satisfecho. Con el socialismo del siglo XXI, Caracas se volvió una ciudad provincial. Poco atractiva por la inseguridad personal, el deterioro de los servicios, las dificultades para movilizarse y la violencia generalizada.

El Presidente de la República, la Vicepresidente y el ministro de Información, se atribuyen en el combate al Covid-19, unos logros que son producto de la fantasía. A quien hay que agradecerle el bajo impacto que ha tenido hasta ahora la pandemia en el país, no es al gobierno, sino   a la Divina Providencia. El aislamiento internacional y el aldeanismo de Caracas, y más aún de la inmensa mayoría de las de las ciudades del interior, ha impedido hasta ahora que el virus se disemine de forma exponencial. De haber ocurrido, la tragedia sería gigantesca. La red hospitalaria habría evidenciado el grado de postración en el que se encuentra.

La pandemia pasará en un plazo determinado. El país y el mundo volverán progresivamente a la normalidad. Pero, esa estabilidad no podrá disfrutarla Venezuela mientras Maduro sea quien gobierne. Las lesiones que le ha infringido al cuerpo social son demasiado graves y profundas. Incurables, si no hay una solución política que permita su relevo.  

El mandatario gana tiempo. Aprovecha para castigar el entorno de Guaidó. Desecha los acuerdos de gobernabilidad con la oposición. El pandemonio actual le creó un escudo protector que opaca la crisis de la gasolina, de la electricidad, el agua, el gas, el transporte público, la devaluación y la inflación. Pero, esos dramas están allí, y cada vez más acentuados.  

Cuando las aguas retornen a su nivel, se verá de nuevo el fango y los escombros que su gobierno acumula a diario. Entonces, ya no contará con los efectos encubridores del Covid-19.

Trino Marquez Cegarra
trino.marquez@gmail.com
@trinomarquezc

JUAN GUERRERO, EL NEGOCIO DEL MIEDO, LECTURAS DE PAPEL

La propaganda del partido comunista chino dejó colar, estratégicamente, unas cuantas imágenes que permitían claramente apreciar cómo desfallecían en media calle algunas personas en Wuhan. Después, los siguientes días fueron imágenes con cientos de miles de chinos con mascarillas, inmensos camiones rociando un extraño líquido por las calles, y muchas otras con jeringas, gasas, camillas, policías, gritos y desesperación. 

Eso desató la estampida sobre los países asiáticos, occidente y el resto del mundo. La intensidad de las imágenes inundando al mundo de miedo, tanto la realidad virtual de las redes sociales como la realidad real de las calles que progresivamente se vaciaban de ciudadanos y vehículos mientras los hospitales se abarrotaban de enfermos y moribundos, disparó la tragedia que se deseaba: el miedo de la pandemia que, suspicazmente, la Organización Mundial de la Salud no tardó en declararla oficialmente como tal. 

Porque si existe un real y verdadero miedo del hombre a algo semejante a la muerte, es precisamente el ancestral y espeluznante pavor al contagio que trae consigo la peste. Pero esta peste, llamada ahora coronavirus, covid-19 o virus chino, revela un mal mucho más peligroso, cavernícola y profundamente contagioso: el miedo atávico que desata el hombre-masa estando en el poder. 

Ya el filósofo español, José Ortega y Gasset, en su revelador libro La rebelión de las masas advirtió de la tragedia que para la humanidad significan los autoritarismos, totalitarismos y la pequeñez humana en los líderes y dirigentes al frente de gobiernos orientados, bien sea de izquierda o de derecha, al control social usando el miedo como estrategia de Estado. Les llamó “hemiplejía moral” a esa visión reduccionista de quienes se acostumbran ver el mundo, sea desde el ojo derecho o con el izquierdo. Es, en palabras del filósofo, “una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil” dentro de la ratonera que implica ser un hombre-masa. 

 Porque el miedo que recubre esta peste del siglo XXI tiene implicaciones, no tanto económicas y políticas, sino básicamente morales y éticas. Es el manejo estratégico del poder en el liderazgo mundial sobre la ignorancia de la muchedumbre (mass-media) para apalancar el surgimiento del control sobre extensas poblaciones en la instauración de la sociedad de la servidumbre.  

He revisado recientemente las intervenciones de un joven activista de los derechos civiles de origen chino, Yuan Lee, quien a sus 28 años está arriesgando su vida para denunciar al Estado chino y su camarilla del comité central del partido comunista. Si bien indica, con supuestas pruebas, el origen del virus en un laboratorio de la ciudad de Wuhan, lo que llama la atención es su vehemencia al desnudar a la jerarquía comunista china como promotora de la represión de la sociedad china (cerca de 80 millones de asesinados desde la instauración del comunismo en China) y su inmenso poder para el control social. 

Y precisamente la característica para mantener controlada a la población, y sobre manera a la “masa”, es el miedo. El ancestral y terrible temor al contagio. Creo que el liderazgo mundial, sea de izquierda o derecha, se está aferrando a esta pandemia, unos para afianzar su influencia sobre extensas poblaciones, otros para expandir sus productos farmacéuticos, y otros más, para controlar sus pequeñas parcelas de influencias. Por eso, los próximos años encontrarán un mundo mucho más aislado, distante físicamente, pero a la vez más cercano, familiar, vinculado e “informado virtualmente”. 

Si los procesos de enseñanza-aprendizaje, los modelos educativos no se adecúan a las nuevas tecnologías, si los gobiernos no acercan a sus ciudadanos a los procesos pedagógicos con base en cambios significativos sobre la libertad individual y principios de solidaridad y libertad y respeto a las comunidades, tendremos estados mucho más proclives al autoritarismo y al totalitarismo. Gobiernos que impondrán a sus ciudadanos más restricciones, regulaciones para el tránsito y circulación, el acceso a redes sociales, entre un mar de nuevas restricciones que se mostrarán en ordenanzas municipales, decretos departamentales y leyes draconianas nacionales y federales. 

El modelo de la sociedad de la servidumbre, hecho en China, se está expandiendo gradualmente a otras partes. Europa, con el pretexto de la pandemia, verá en los próximos meses y años el nacimiento de controles más estrictos en su población. Ya lo observamos en la censura que se impone a los medios de comunicación. En Latinoamérica, la tendencia será un reagrupamiento de las fuerzas de la izquierda radical en su afán de demoler estados democráticos, como en Chile, Colombia, México o Perú, para ensayar modelos de estados que posiblemente fusionarán para establecer regímenes únicos, autoritarios y totalitarios. Venezuela ya se encuentra en fase de transición para una sociedad francamente servil y absolutamente controlada. Los controles y restricciones sociales establecidos desde hace años contra la población, y que han llevado a la escasez de los servicios públicos, como electricidad, agua potable, gas, telefonía e Internet, han sido ensayos que ahora, con la restricción de los combustibles, impiden de hecho el tránsito ciudadano más allá de 50 kilómetros de su entorno. 

Estas restricciones, aunado a la descomunal y mortífera proliferación de la delincuencia, ahuyentaron desde hace años el turismo. Indicamos esto porque de tanto mal y terror con esta pandemia, que tiene en la movilidad social (transporte) su agente de difusión, nos ha protegido indirectamente. Pero el venezolano vive, desde hace varios años, en una permanente “cuarentena social” de miedo, terror y constante incertidumbre.

Juan Guerrero
camilodeasis@hotmail.com    
@camilodeasis   

JESUS A. GONZALEZ P. IMPACTO DEL VIRUS EN LAS ECONOMÍAS EMERGENTES

Las *economías emergentes (EE)* han de entenderse como aquellas que se encuentran en una transición entre los países en vías al desarrollo (etapa intermedia del pleno desarrollo) y los desarrollados (altamente industrializados);siendo denominados como *países del tercer mundo* (poco avanzados tecnológicamente y dependientes de la exportación de materias primas y productos agrícolas). 

Tales *EE*  “no tienen los recursos ni la flexibilidad política para responder con efectividad” (Informe Congreso EEUU, marzo 2020), hecho que facilita anticipar, cara al virus, *defaults y crisis de deuda* dinamizado por una *salida de fondos*, que a la presente fecha duplica la caída experimentada en 2008-2009; al tiempo que el *precio de los commodities* , referidos a mercancías y materia prima, han caído cerca de un *30%* ubicándose en su *nivel más bajo desde 1986*; lo cual se ha traducido en un *aumento del desempleo* (tanto de la mano de obra como de la capacidad instalada) en un contexto donde a las familias y empresas se les *dificulta pagar sus deudas*, hecho que se traduce en una *baja de los activos financieros de la banca* (derecho sobre los activos reales y el efectivo del ente emisor) con el subsecuente impacto sobre la *solvencia bancaria* (capacidad económica para hacer frente a sus obligaciones) y sobre la *liquidez bancaria* (capacidad para obtener recursos líquidos por intermedio  de la explotación).

Los países en *vías al desarrollo* (una cuarta parte del mundo ), enfrentan una situación que pudiere convertirse en una *recesión profunda y prolongada* de mayor intensidad que la sufrida durante la crisis financiera mundial del 2008-2009, habida cuenta del colapso de los precios de los productos básicos y por ende al estancamiento de las economías locales (domesticas) como consecuencia  de  su  *vulnerabilidad socioeconómica*  (muy especialmente del sistema de salud)ante el colapso de sus tradicionales mercados de exportación, en conjunto con la *retirada masiva de capital* e igualmente por una reducción de ingresos impulsado por la caída del precio de los commodities, así como del turismo.

En fin, las *EE* están enfrentando una *tormenta de problemas financieros* , que en lo respecta a *Venezuela* habrá de traducirse en *nefastas y sensibles consecuencias* habida cuenta de su *maliciosa economía política* (desarrollo de las relaciones sociales de producción, inherentes a la distribución de la riqueza, el cambio y el consumo de bienes) impuesta de manera *semi-dictatorial* en los últimos veinte años , hasta haber conducido (¿?) al país a los peores puestos en materia de progreso y desarrollo a nivel mundial; al punto de *”sobrevivir”* (a la par de sus conductores) gracias a su *economía negra* (transacciones monetarias encubiertas) en un escenario donde la economía ha caído durante *¡24 trimestres consecutivos!* reduciéndose la producción de bienes y servicios por *encima del 72%* en los últimos *6 años*, al tiempo de perder su condición de *”país petrolero”* al  caer la producción a *unos 500.000 b/d* a un precio de venta real (ajustado por lo pagado a los comisionistas vendedores) de *16 US$ el barril*.

Es de manifiesta obviedad, que *Venezuela* tendrá, irreversiblemente, que acudir ante los organismos multilaterales y la banca privada internacional en aras de solicitar un *apoyo financiero de alta cuantía*; cuyo potencial logro estará supeditado a un previo *restablecimiento de la institucionalidad democrática*.

Jesus Alexis Gonzalez Ponce 
<jagp611@gmail.com>
@JesusAlexis_Gon

OSCAR ARNAL, O CORREN O SE ENCARAMAN

La semana pasada los EE.UU. realizó un trío de proposiciones sobre Venezuela. En la primera, le puso precio a la cabeza de los principales personeros del oficialismo. En la segunda, planteó un plan salomónico para salir de la crisis terminal. La tercera fue una operación de bloqueo naval y aéreo referida al cese del tráfico de estupefacientes del que acusa al desgobierno. Históricamente, la flota norteamericana aparece en las costas de un país cuando se va a producir un cambio súbito de gobierno.

Algunos podrán ver estas acciones bajo la metáfora del “palo y la zanahoria”, que recuerda que si quieres lograr que un asno se mueva es necesario golpearlo, y a la vez, ofrecerle incentivos. Otros podrán argumentar que se trata de la vuelta a la política del “Gran garrote” desarrollada por Theodore Roosevelt a principios del siglo XX, donde se presionó mostrando siempre la posibilidad de una intervención armada. Recordemos que en al menos 16 oportunidades EE.UU. ha desplegado su potencial bélico en latinoamérica, tal y como lo hizo contra Noriega en Panamá. Todo dentro del marco de la “Doctrina Monroe” que proclamó “América para los americanos” y que tiene que ver con que EE.UU. no permitiría ninguna intervención foránea en el continente, ya que sería vista como un acto de agresión que tendría que ser confrontado. En su zona natural de influencia EE.UU. siempre ha tenido la voz cantante. Lo mismo sucede a China con su mar del sur, donde despliega su arsenal y ha construido 30 hectáreas de islas artificiales para seguir ganando terreno. Ni hablar de las fronteras rusas sembradas desde los tiempos de la URSS, donde hace pocos años Putin se anexó a Crimea.

Hasta ahora, los venezolanos hemos sido salvados en sendas oportunidades por la “Doctrina Monroe”. A finales del siglo XIX los ingleses querian arrebatarnos el Orinoco con la penetración sostenida a partir del Esequibo. Pocos años

después, EEUU también detuvo la invasión de las potencias europeas contra el endeudado gobierno de Cipriano Castro.

Mi impresión es que después de más de 20 años de desgobierno y de penetración Rusa, China, y de grupos irregulares como las FARC y el Hezbolá, de no acogerse la propuesta de salida pacífica y electoral, ninguna acción debe tomarnos por sorpresa.

Oscar Arnal   
oscar.arnaln@gmail.com 
@OscarArnal