sábado, 23 de noviembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, SÁBADO 23/11/2019

BEATRIZ DE MAJO: ¿HABRÁ DEMOCRACIA EN HONG-KONG?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 36 minutos
La brutalidad policial no cesa en las calles de Hong-Kong. La escalada no se detiene a pesar de los llamados de la comunidad internacional a deponer las actitudes violentas y pensar en una salida a la crisis a través de la concertación y concesiones mutuas. La pérdida del alto grado de autonomía alcanzada por los ciudadanos hongkoneses antes del advenimiento y la aceptación del principio de “Un país, dos sistemas” ha sido puesta a prueba en más de una ocasión pero lo que acontece en este momento hace pensar que se está llegando al punto en el que un pañito caliente, ya no es sufi... más »

GABRIEL BORAGINA: CAOS PLANIFICADO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 43 minutos
Pocas obras conservan una actualidad tan impactante como todas la de ese autor genial que fue Ludwig von Mises. La que hoy nos proponemos comentar es la titulada Caos planificado[1] escrita en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial y cuyos conceptos y principios son, sin embargo, casi completamente aplicables a nuestros días. Allí el fenomenal maestro austriaco comienza la misma con estas palabras: "Lo característico de esta época de dictadores, guerras y revoluciones es su inclinación anticapitalista. La mayoría de los gobiernos y partidos políticos ansían restringir la esf... más »

ALFREDO M. CEPERO: LA ATERRADORA IGNORANCIA DE LA JUVENTUD NORTEAMERICANA.

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 51 minutos
"El mejor argumento contra la democracia es una conversación de cinco minutos con un votante promedio", Winston Churchill Esta frase lapidaria de Churchill es una muestra de la experiencia y la sabiduría del más brillante político inglés del Siglo XX. El mensaje implícito en la frase es que la calidad y eficiencia del gobierno de cualquier país está directamente relacionada con la capacidad y el conocimiento de sus ciudadanos. Un país de ignorantes y fanáticos está condenado a ser gobernado por ignorantes y fanáticos. De ahí la importancia de educar a los niños que crearán las inst... más »

GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS: LA LECCIÓN DE BELLO, EDUCACIÓN PARA LA CIVILIDAD

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Dedicado a los estudiantes universitarios en su día, 21 de noviembre La obra, pintada hacia 1930, es de Tito Salas y se exhibe en la casa natal del Libertador. Me refiero a “La lección de Andrés Bello a Simón Bolívar”, un cuadro que representa a Simón a sus 14 años, poco antes de ingresar en 1797 al Batallón de Milicias de Blancos de los Valles de Aragua, tomando lecciones del precoz Andrés Bello, apenas dos años mayor. Los rostros lucen adustos, en oposición a los adolescentes que representan. En alegoría a la luz del conocimiento, la luminosidad del valle como fondo del acto doce... más »

ROMÁN IBARRA: LA HORA GUAIDO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Se acaba el 2019, y se abre la incertidumbre acerca de si el próximo año seguirá Guaidó al frente de la presidencia de la AN, o si las fuerzas políticas ahí representadas deciden elegir un nuevo líder. Bajo su liderazgo, la Asamblea Nacional, y la oposición en general avanzaron de manera significativa, especialmente en cuanto al reconocimiento de la comunidad internacional para enfrentar los designios tiránicos de Maduro y sus amos. En entregas anteriores sugerimos la ratificación de Guaidó en la presidencia de la AN, en vista de que su liderazgo ha sido positivo, y para evitar p... más »

JESÚS GONZÁLEZ BRICEÑO: DEL REAL Y MEDIO AL NUEVO CONO MONETARIO DEL BOLIVAR SOBERANO;

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La conversión monetaria, acontecimiento sin par, de manera singular, para hacerlo anodino al gusto de cada quien , un novísimo sistema económico traído a esta patria por académicos de renombre, todos premios nobeles del valor y del trabajo; conocer el porqué de la cuestión desde 1917 en lejanas estepas rusas, arraigado por muchas partes, con la promesa de traer felicidad, progreso y prosperidad a nuestro continente, ahora veremos cómo es el resultado de una experiencia que nos tiene patas arriba, deseosos de resolverla o morir en el intento La parodia del Real y ... más »

BEATRIZ DE MAJO: ¿HABRÁ DEMOCRACIA EN HONG-KONG?

La brutalidad policial no cesa en las calles de Hong-Kong. La escalada no se detiene a pesar de los llamados de la comunidad internacional a deponer las actitudes violentas y pensar en una salida a la crisis a través de la concertación y concesiones mutuas.  

La pérdida del alto grado de autonomía alcanzada por los ciudadanos hongkoneses antes del advenimiento y la aceptación del principio de “Un país, dos sistemas” ha sido puesta a prueba en más de una ocasión pero lo que acontece en este momento hace pensar que se está llegando al punto en el que un pañito caliente, ya no es suficiente. Pero es preciso preguntarse si existe la posibilidad de recrear una situación donde reine una mayor democracia. 

El compromiso de Pekín fue firme en 1997 cuando se comprometió a conceder libertades y un buen nivel de autodeterminación al territorio que hasta el momento se administraba de manera independiente. Los derechos concedidos eran muy superiores a lo que podían aspirar los propios ciudadanos en China. Solo que tal promesa no fue respetada. 

La realidad que los lugareños enfrentan hoy es el que gobierno local ha tomado una posición firme en lo atinente a servir los intereses de la capital china.   Y esa posición será inamovible porque el Partido Comunista quisiera jugar el juego del cansancio. Ello puede funcionarles por una sola razón:  la falta de un liderazgo en el lado de los revoltosos. Las manifestaciones van a continuar por que la causa es poderosa y porque sienten que el mundo libre los apoya. Posiblemente, el fuego se vea atizado a ratos por una represión cada vez más severa lo que ayuda a enardecer los ánimos libertarios.  

Mientras tanto Carrie Lam seguirá proponiendo, sin éxito alguno, armar un diálogo con la sociedad. Eso es lo que sugiere sin cesar  la jefe del Ejecutivo local a sabiendas de tal cosa no ocurrirá porque no existe un legítimo ánimo negociador, toda vez que Xi está convencido que una mínima concesión en favor de la democratización de Hong Kong le desordenará el juego en otros territorios donde también enfrenta disidencias más o menos turbulentas.  

Por otro lado, la sociedad con la que aseguran querer negociar tampoco es monolítica. Cada vez se atornilla más un proceso divisionario entre quienes sueñan con el retorno del género de vida que se llevaba antes de 1997, mientras que los fieles seguidores de la autoridad de Pekín cada día son más recalcitrantes y también más numerosos, no por crecimiento vegetativo sino por un éxodo inducido por el gobierno autocrático de la capital. 

 Mientras tanto en China, los medios de comunicación no hablan ni de reclamos por más democracia y respeto de derechos jurídicos de los manifestantes. Allí todo el esfuerzo está puesto en calificar a la disidencia de “movimiento independentista”.  Cinco meses han transcurrido desde el inicio de los enfrentamientos y la beligerancia de los rebeldes es mantenida por la pasión propia de los jóvenes y de los estudiantes.      

No pasará mucho antes de que se desaten migraciones lentas pero consistentes hacia países occidentales o hacia otros países asiáticos por parte de aquellos ciudadanos que saben que la grama crece más verde por fuera de esa convulsa dinámica de Hong-Kong o por fuera de la geografía de China.  

Todo parece apuntar a que los jerarcas comunistas se inclinan, más bien, a una muerte dirigida, lenta e inercial pero segura, del esquema de “Una Nación, dos Sistemas”. Con lo que no cuenta el liderazgo comunista es que tal avasallamiento de la dignidad y de la libertad hacia quienes conocieron una realidad diferente no hace tanto tiempo, también provoca fiereza y que es capaz de hacer nacer una enfocada dirigencia dentro de toda una nueva generación de actores.     

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo1

GABRIEL BORAGINA: CAOS PLANIFICADO

Pocas obras conservan una actualidad tan impactante como todas la de ese autor genial que fue Ludwig von Mises. La que hoy nos proponemos comentar es la titulada Caos planificado[1] escrita en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial y cuyos conceptos y principios son, sin embargo, casi completamente aplicables a nuestros días. Allí el fenomenal maestro austriaco comienza la misma con estas palabras:

"Lo característico de esta época de dictadores, guerras y revoluciones es su inclinación anticapitalista. La mayoría de los gobiernos y partidos políticos ansían restringir la esfera de la iniciativa privada y la libre empresa. Es un dogma casi indiscutido que el capitalismo está acabado y que el advenimiento de una completa disciplina de las actividades económicas es al tiempo inevitable y altamente deseable."[2]

Pese a que Hitler y Mussolini habían caído, todavía sobrevivían las ideas que los habían inspirado a crear sus respectivos movimientos y a declarar al capitalismo como el enemigo supremo a combatir. Es de recordar que ambos dictadores (tanto como el soviético Stalin) consideraban ser los únicos verdaderos representantes del socialismo, basta a tal fin rememorar que el nombre completo del partido nazi de Hitler era el de "Partido Nacional Socialista Obrero Alemán" y que Mussolini en sus comienzos militaba en el partido comunista italiano de donde, finalmente, fue excluido.

Ayer como -con poca diferencia- también hoy, en Europa la atmósfera que se respiraba era de un anticapitalismo a ultranza, algo que se ha extendido paulatinamente desde entonces hasta la fecha en América y que abraza todo el orbe.

"Aun así el capitalismo sigue siendo muy vigoroso en el hemisferio occidental. La producción capitalista ha hecho progresos muy notables incluso en estos últimos años. Se han mejorado mucho los métodos de producción. Los consumidores han recibido bienes mejores y más baratos y muchos artículos nuevos inauditos hace poco tiempo. Muchos países han expandido el tamaño y mejorado la calidad de sus manufacturas. A pesar de las políticas anticapitalistas de todos los gobiernos y de casi todos los partidos políticos, el modo capitalista de producción sigue en muchos países cumpliendo su función social de proporcionar a los consumidores más bienes, mejores y más baratos."[3]

A pesar de lo desigual de la lucha entre el capitalismo y el anticapitalismo de gobiernos y partidos políticos, el capitalismo supo mantenerse activo y productivo (características ambas esenciales del mismo) durante todas las épocas habidas desde su aparición en las postrimerías del siglo XVIII hasta nuestros días.

En la época en la que L. v. Mises escribe este ensayo, el capitalismo había sufrido golpes terribles de la mano de las dictaduras nazi-fascistas y comunistas, inclusive después de la finalización de la Gran Guerra el imperio soviético anexó a los países de la Europa oriental dentro de su órbita.

Aun así, y de la mano de ideas promercado, Alemania occidental emergía como el Gran Milagro Alemán como se lo denominó en aquella época. Las señales que el capitalismo surgía victorioso estaban dadas por el hecho que "Los consumidores han recibido bienes mejores y más baratos y muchos artículos nuevos inauditos hace poco tiempo" y todo ello cada vez en mayor cantidad.

"Indudablemente no es un mérito de gobiernos, políticos y sindicalistas que los niveles de vida estén mejorando en los países comprometidos con el principio de la propiedad privada de los medios de producción. No son los negociados ni los funcionarios, sino las grandes empresas las que tienen el mérito de que la mayoría de las familias en Estados Unidos posean un automóvil o una radio. El aumento en el consumo por cabeza en Estados Unidos, comparado con las condiciones hace un cuarto de siglo no es un logro de leyes y decretos. Es un logro de empresarios que aumentaron el tamaño de sus fábricas o construyeron otras nuevas."[4]

Este párrafo es de suma importancia por cuanto aquí L. v. Mises identifica por completo el sistema capitalista con el del "principio de la propiedad privada de los medios de producción", con lo que queda demostrado que sin propiedad privada no hay capitalismo y viceversa. Son dos componentes inseparables e inescindibles.

Resulta claro que el capitalismo no es mérito de ningún gobierno, ni movimiento político, dado que no ha sido creado por ninguno de ellos, sino que ha surgido de manera espontánea por la acción emprendedora de muchos individuos inspirados en su propio espíritu creativo y elaborativo.

No obstante, hay que alertar que el capitalismo es un producto lógico de la libertad, donde la filosofía de libertad impera y se la respeta es bastante seguro que allí brotará el espíritu capitalista y quizás también -en palabras de Michael Novak- el espíritu del capitalismo democrático.

Recordemos que en la época en que L. v. Mises escribe no existía ni la TV ni mucho menos Internet. Y los automóviles y la radio eran considerados artículos de lujo a los que sólo las personas ricas podían acceder. Es por eso que L. v. Mises hace hincapié que la producción capitalista haya permitido que en ese entonces la mayoría de las familias norteamericanas pudieran disponer de bienes que, en otras partes del mundo, eran tenidos por artículos suntuarios (automóviles y radios). Hoy en dia el capitalismo ha popularizado el uso de Internet y teléfonos móviles, algo impensado en épocas de L. v. Mises y no hace mucho tiempo atrás incluso.

"Uno debe destacar este punto porque nuestros contemporáneos se inclinan por ignorarlo. Enredados en las supersticiones del estatismo y la omnipotencia del gobierno, están preocupados exclusivamente con las medidas gubernamentales. Esperan todo de la acción autoritaria y muy poco de la iniciativa de los ciudadanos emprendedores. Aun así, el único medio para aumentar el bienestar es aumentar la cantidad de productos. Eso es lo que buscan las empresas."[5]

Nos hemos referido a esta verdad como la del paternalismo estatal. Nos comportamos como súbditos del emperador estado y esperamos todo de él. Esto no ha cambiado con el tiempo, y las palabras de L. v. Mises se han vuelto proféticas describiendo tanto a sus contemporáneos como a los nuestros.

Pero, a su vez, hay que destacar que a los partidarios de la libertad le preocupan las medidas estatales porque precisamente afectan negativamente el campo de la libertad y de las autonomías individuales que -como en los días en los que L. v. Mises escribía estas iluminadas palabras- acotan la libertad individual y el campo de la iniciativa privada, lo que impide nuevos emprendimientos al tiempo que obstaculizan los pocos que aún se encuentran en marcha.

Es un error popular creer que los gobiernos pueden mejorar la situación de las personas que están bajo sus esferas. Sino que son solamente esas mismas personas las que pueden resolver sus propios problemas y ayudar a solucionar los problemas del resto de sus conciudadanos.

[1] Ludwig von Mises, Caos planificado, fuente: http://mises.org/daily/2454 (Publicado el 3 de febrero de 2007).

[2] L. v. Mises ibidem, pág. 3.

[3] L. v. Mises ibidem, pág. 3/4.

[4] L. v. Mises ibidem, pág. 4

[5] L. v. Mises ibidem, pág. 4.

Gabriel S. Boragina 
gabriel.boragina@gmail.com
@GBoragina 

ALFREDO M. CEPERO: LA ATERRADORA IGNORANCIA DE LA JUVENTUD NORTEAMERICANA.

"El mejor argumento contra la democracia es una conversación de cinco minutos con un votante promedio", Winston Churchill

Esta frase lapidaria de Churchill es una muestra de la experiencia y la sabiduría del más brillante político inglés del Siglo XX. El mensaje implícito en la frase es que la calidad y eficiencia del gobierno de cualquier país está directamente relacionada con la capacidad y el conocimiento de sus ciudadanos. Un país de ignorantes y fanáticos está condenado a ser gobernado por ignorantes y fanáticos.

De ahí la importancia de educar a los niños que crearán las instituciones, forjarán el carácter, garantizarán la libertad y determinarán la prosperidad de la nación que tendremos mañana. Una educación que debe prestar especial atención a quienes aspiren a ser los maestros, los periodistas y los gobernantes del futuro.

Por desgracia, las instituciones conservadoras y religiosas de los Estados Unidos de los últimos 100 años no le dieron importancia suficiente al papel que desempeña la educación en la formación de futuros ciudadanos. La izquierda, por su parte, entendió la importancia de la educación como instrumento de transformación radical de la sociedad norteamericana.

El resultado: los estudiantes norteamericanos son bombardeados constantemente con teorías sobre ciencias sociales, colectivismo y planificación centralizada. Dios ha sido desterrado de las escuelas y la historia es una ciencia obsoleta. Y no hay que ser genio para saber que un pueblo sin Dios y una nación sin historia quedan a merced de los malvados y no tienen otro futuro que ser esclavizados por sus gobernantes. "Cree hombres quien quiera pueblos", dijo nuestro José Martí.

La punta de lanza en los Estados Unidos de este ejército secular y enemigo de los valores del espíritu es la Asociación Nacional de Educación, con 3 millones de miembros, sede en el pantano de Washington y un presupuesto anual de 341 millones de dólares, con los que hacen donaciones millonarias al Partido Demócrata. El 90 por ciento de sus miembros militan en el Partido Demócrata y se oponen a cualquier sistema educativo privado que pueda hacerles competencia.

La relación incestuosa de los sindicatos de maestros con el establecimiento político norteamericano, sobre todo con el Partido Demócrata, resulta en una situación anómala donde el maestro es más importante que el estudiante. De hecho, cuando un sistema educacional se convierte en una institución más política que educativa los estudiantes salen siempre perdiendo. De ahí que las decisiones sobre lo que más beneficia a los estudiantes deban de ser tomadas por profesionales de la educación y no por políticos profesionales.

Abundando sobre este tema, las deficiencias en la educación norteamericana no son causadas por falta de fondos sino por falta de ética. En el 2015, los Estados Unidos gastaron 12,800 dólares por estudiante en los niveles elemental y secundario. Esto fue un 35 por ciento más alto que los 9,500 dólares gastados por los países miembros de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo del Continente Europeo. En el nivel universitario, los Estados Unidos gastaron 31,000 dólares por estudiante, un 93 por ciento más alto que los 16,100 dólares gastados por la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo. Una prueba más de que la educación norteamericana es la más cara del mundo con los peores resultados entre los países desarrollados.

Otro factor contribuyente a la ignorancia de la juventud norteamericana es la composición de su población. Según el censo de 2010, el número de ciudadanos menores de 20 años ascendía a 76 millones o el 25 por ciento de los habitantes de Estados Unidos. Uno de cada cuatro ciudadanos de este país nació después de finalizada la Guerra Fría con la caída del Muro de Berlín. Estos jóvenes no tienen la menor idea de la amenaza comunista ni de la bancarrota de ese sistema de gobierno.

Las escuelas, por otra parte−desde las primarias a las universitarias−no han mostrado interés alguno en llenar ese vacío de información. Peor aún, los maestros zurdos han lavado el cerebro de los estudiantes presentándoles un "socialismo romántico" donde las necesidades de todos los ciudadanos−los trabajadores y los holgazanes--son satisfechas en forma igualitaria y gratuita por un gobierno protector y todopoderoso.

Al mismo tiempo, el intento del sistema educativo de moldear la forma en que los estudiantes piensan y controlar todos los aspectos de su aprendizaje y de su vida están creando autómatas incapaces de pensar por sí mismos. Una proporción considerable de los maestro piensa que su labor es consolidar los progresos en los derechos civiles poniendo énfasis en la discriminación racial. A tal punto, que ser un ciudadano blanco en los Estados Unidos se ha convertido en un delito por el que se tiene que pedir perdón.

Para complicar las cosas, estos jóvenes, no tienen la menor idea sobre las masacres perpetradas por Stalin y Mao Tse-tung para consolidar y preservar su poder omnímodo. Esos son los millones de jóvenes que siguen a Alexandria Ocasio-Cortéz en las redes sociales y apoyan el socialismo trasnochado del decrépito Bernie Sanders y la izquierda desenfrenada de la histérica Elizabeth Warren.

Si alguno necesita pruebas de lo que digo en este trabajo sólo tiene que sintonizar Fox News y ver el programa Watters World, conducido todos los sábados por el sagaz periodista Jesse Watters. Sus entrevistas en los recintos universitarios son pruebas concluyentes y contundentes de la ignorancia de la juventud americana. No saben contra qué país los Estados Unidos libraron su guerra de independencia ni tampoco son capaces de identificar a padres fundadores como Washington y Jefferson cuando les son mostradas sus fotografías.

Ante esta verdadera emergencia nacional, la gente que piensa en este país no tiene el menor tiempo que perder. Tienen que empezar por una restructuración profunda del sistema educacional, destacando las bondades del capitalismo frente a los vicios del socialismo. La labor será inmensa porque la izquierda ha tenido un siglo para hacer del capitalismo una mala palabra. Pero los números, los hechos y la historia están de nuestra parte.

Hay que empezar por describir ambos sistemas totalmente antagónicos. Presentar el capitalismo como un sistema económico caracterizado por la propiedad privada o empresarial de los bienes de capital, por inversiones que se determinan por medio de decisiones privadas y por unos precios, una producción y una distribución de bienes determinados principalmente por la competitividad dentro del libre mercado. Un sistema donde el esfuerzo del ciudadano trabajador es remunerado.

El socialismo, por el contrario, es un sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción, donde no existe la propiedad privada y donde los medios de producción son de propiedad y control estatales. Un sistema donde el ciudadano trabajador es despojado del disfrute del fruto de su trabajo. Nadie lo dijo mejor que Margaret Thatcher: "El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero de los demás"

Alfredo M. Cepero
@AlfredoCepero
Director de www.lanuevanacion.com

GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS: LA LECCIÓN DE BELLO, EDUCACIÓN PARA LA CIVILIDAD

Dedicado a los estudiantes universitarios en su día, 21 de noviembre 

La obra, pintada hacia 1930, es de Tito Salas y se exhibe en la casa natal del Libertador. Me refiero a “La lección de Andrés Bello a Simón Bolívar”, un cuadro que representa a Simón a sus 14 años, poco antes de ingresar en 1797 al Batallón de Milicias de Blancos de los Valles de Aragua, tomando lecciones del precoz Andrés Bello, apenas dos años mayor. Los rostros lucen adustos, en oposición a los adolescentes que representan. En alegoría a la luz del conocimiento, la luminosidad del valle como fondo del acto docente entre Bello y su alumno contrasta con la esquina sombría desde la cual el capuchino Fray Francisco de Andújar, fundador de una cátedra de Matemáticas en Caracas, observa la escena, quizás en plan de vigilante severo de las normas inquisitoriales de entonces en torno al saber y su trasmisión. Es ese un Bolívar preparándose intelectualmente, en un ambiente de paz, abstracción y estudio ajeno al Bolívar adulto guerrero o a las convulsiones que sufrirá la sociedad venezolana en pos de su independencia.

Al decir de Mariano Nava Contreras, “ ‘La lección de Andrés Bello…’ […] nos habla de otra Venezuela, de otra manera de entender la historia y la vida. Nos habla de miles de personas que cada mañana, sin mucho grito ni aspaviento, salen a estudiar y a prepararse para un día ser útiles a su tierra [… porque] no hacen falta uniformes ni armas para escribir la historia […]; los verdaderos cambios solo se dan cuando hay mucho estudio y reflexión”.

La violencia que años más tarde se desató en Venezuela involucró una y otra vez a la juventud ansiosa de un futuro digno, dispuesta a luchar por conseguirlo en las aulas y en las calles. Ya en 1812, el triunfo republicano en la batalla de La Victoria se selló con la sangre de muchos jóvenes imberbes, pertenecientes a un escuadrón formado por cientos de estudiantes y seminaristas de Caracas reclutados para la ocasión. De allí que el 12 de febrero, aniversario de dicha victoria, se celebre el Día de la Juventud, en honor a los jóvenes participantes en esa proeza.

A esta han seguido muchas intervenciones de la juventud venezolana, empeñada en luchar por un destino mejor, por ese porvenir de libertad, democracia y progreso que parece siempre esquivo. Terminada la guerra de independencia, tocó el turno a la guerra federal en la que las tropas de Ezequiel Zamora se enfrentaron a la juventud estudiosa al grito de “¡Mueran los que sepan leer y escribir!” llenando de espanto y sangre la tierra venezolana. Bajo diversos gobiernos a lo largo de los siglos XIX y XX, la juventud pagó cuotas en sangre y cárceles. Hasta llegar al 21 de noviembre de 1957  cuando las pretensiones reeleccionistas del dictador Marcos Pérez Jiménez fueron enfrentadas por estudiantes de liceos caraqueños, con la conducción de la clandestina Junta Patriótica, a los que se sumaron las Universidades Central de Venezuela y Católica Andrés Bello con una huelga que, extendida a otras universidades, fue reprimida brutalmente por las fuerzas del régimen. Fue cuestión de semanas a partir de entonces, para que la dictadura cayera y una era democrática se abriera paso. Desde entonces, el 21 de noviembre se celebra el día del estudiante universitario en recuerdo de aquella gesta.

Hoy la fecha cobra nueva significación. En medio de una dictadura más, los jóvenes vuelven a las calles a luchar por su futuro, a “construir ese país que no vivimos”, esta vez en un contexto económico y social tan depauperado que muchos de ellos han huido hacia destinos diversos, en búsqueda de ese porvenir que su patria les niega. De nuevo, son muchos los muertos, heridos, encarcelados, torturados. Y de nuevo, jóvenes inspirados en el espíritu de la batalla de La Victoria y de la huelga de 1957, rebeldes a la sordina de los cementerios y las prisiones, reaparecen dispuestos a luchar las veces que haga falta por el rescate de la libertad y la democracia que perdimos por no valorarlas.

En momentos históricos, los estudiantes han sabido actuar en unidad, dejando de lado sus particulares visiones. En 1957 y luego en 2015, los líderes políticos perseguidos por las dictaduras, en la cárcel o el exilio, también estuvieron a la altura de las circunstancias unitarias y electorales del momento, a pesar de sus diferencias. Allí hay una lección de generosidad, entrega y claridad de objetivos que los estudiantes y la historia ofrecen a quienes quieran ser vistos hoy como líderes de una transición hacia la democracia.

Gioconda San Blas
gioconda.sanblas@gmail.com
@daVinci1412

ROMÁN IBARRA: LA HORA GUAIDO

Se acaba el 2019, y se abre la incertidumbre acerca de si el próximo año seguirá Guaidó al frente de la presidencia de la AN, o si las fuerzas políticas ahí representadas deciden elegir un nuevo líder. 
Bajo su liderazgo, la Asamblea Nacional, y la oposición en general avanzaron de manera significativa, especialmente en cuanto al reconocimiento de la comunidad internacional para enfrentar los designios tiránicos de Maduro y sus amos. 

En entregas anteriores sugerimos la ratificación de Guaidó en la presidencia de la AN, en vista de que su liderazgo ha sido positivo, y para evitar pugnas en la oposición que pudieran frenar los avances obtenidos hasta el presente.

No obstante, ya comienza a observarse un estancamiento en los logros de la oposición, producto de que el paso del tiempo ha puesto en evidencia la imposibilidad de llevar a cabo la propuesta del cese de la usurpación; gobierno de transición, y elecciones libres (iniciativa Guaidó), por la inflexibilidad como se ha asumido.

Hoy existe frustración; desencanto y abandono, porque no se ha dicho la verdad acerca de la inviabilidad de la propuesta, y porque paralelamente la destrucción social y económica de las mayorías consigue un ritmo vertiginoso, en contraste con la excesiva lentitud de las decisiones políticas para conjurar la crisis. 

Es al revés, necesitamos elecciones para promover los cambios, pero no ha habido valentía para asumir sin complejos la necesidad de negociar con el oficialismo para alcanzar ese objetivo. Al contrario, ha privado el interés del extremismo opositor bajo la premisa ridícula de que ¨con dictadores no se negocia¨. Con quién entonces si son ellos quienes tienen el control?

Según esta visión cerrada de la política no hubieran sido posibles procesos electorales controlados por los respectivos regímenes en Polonia con Jaruzelski, ganado por Walesa; en Chile con Pinochet, ganado por la Unidad Opositora; en Nicaragua con los Sandinistas, ganado por la Chamorro, y en Sudáfrica con De Clerk, ganado por Nelson Mandela.

Es decir, no hay posibilidad de que el régimen derrote a la oposición, a pesar del apoyo militar evidente, ni la posibilidad de que la oposición derrote al oficialismo, sin ninguna fuerza armada de su lado. Hay que olvidar ese escenario, y fajarse a negociar con el oficialismo para conquistar unas elecciones supervisadas internacionalmente que nos permitan demostrar que somos mayoría, pero para ello se necesitan tres cosas: Unidad de toda la oposición; votación masiva, y defensa del voto en todas y cada una de las mesas.

Desarrollemos la unidad total de la oposición sin exclusiones, y sentémonos a negociar con el régimen la celebración de elecciones, el cambio del CNE, y el REP; el voto de todos los venezolanos en el exterior, y de ser posible, la liberación de los presos políticos. 

De lo contrario, va a ocurrir que los partidos minoritarios sigan negociando sus intereses con el régimen, y los acuerdos por ellos alcanzados sean desconocidos por la mayoría opositora representada en la AN, con lo cual el oficialismo tendrá la perfecta excusa para que sea el TSJ quien imponga el nuevo CNE alegando el ¨desacato¨ de la Asamblea Nacional, y nos guste o no, habrá elecciones parlamentarias únicamente en 2020.  

No perdamos más tiempo, Guaidó tiene que asumir su liderazgo de verdad, y convencer a los partidos acerca de la urgencia de conjurar la crisis, y ello pasa por convocar a todos los sectores de la oposición, incluyendo al chavismo descontento y conformar una fuerza sólida que sea capaz de obligar al régimen a convocar elecciones libres y supervisadas.

La mayoría se demuestra en las mesas, con votación masiva y testigos en cada mesa; hagámoslo!

Román Ibarra
@romanibarra

JESÚS GONZÁLEZ BRICEÑO: DEL REAL Y MEDIO AL NUEVO CONO MONETARIO DEL BOLIVAR SOBERANO;

La conversión  monetaria, acontecimiento  sin par, de manera singular, para  hacerlo anodino al gusto de cada quien ,  un  novísimo sistema económico traído  a esta patria por académicos de renombre,  todos premios nobeles del valor y del trabajo; conocer el  porqué  de la cuestión  desde   1917  en  lejanas estepas rusas, arraigado  por muchas partes, con la promesa de traer   felicidad, progreso y prosperidad a  nuestro continente, ahora veremos cómo es el resultado de una experiencia que  nos tiene patas arriba, deseosos de resolverla o morir en el intento

La parodia del Real y Medio, una canción infantil, contada por   todo el mundo, ricos y  pobres,  blancos, negros, indios  y mestizos, mayores, adolescentes, niños, hombres y mujeres, importada por colonos españoles para enseñarnos la economía colonial, el ahorro y  los gastos del  gobierno  imperial para  afrontar  con el  jornal  diario y quincenal, con un salario mínimo del   presupuesto familiar

Sabio y aleccionador para el uso de un ingreso petrolero que iba sustituyendo, sin pausa, poco a poco, la actividad  agropecuaria,  artesanal, la incipiente industria y el conuco fortaleciendo    nuestra unidad monetaria conocida como el Bolivar de Plata, de valor incalculable, con  muy pocos tres o cuatro de ellos, se compraba un  dólar estadunidense; se descomponía en centavos, lochas, medios y reales, tesoro  incomparable en una  nación pobre,  pero no se pasaba hambre , como ahora,   permitidme recordarles en prosa, versos y estrofas   esta Infantilada Monetaria que hoy traigo a colación:

Yo tenía Real y Medio, una  mitad del Bolivar, 50 centavos, y  un medio de 25, en total 75, menos de un Bolivar del de  antes, resuelta   la operación como cuenta el cancionero  popular del siglo XX  e inicio del presente, mucha gente se quejaba, por lo poco que ganaba, sin darse cuenta, un auténtico caudal, acompañado del Fuerte de cinco, de la peseta de dos bolívares, de la morocota de oro cochano, también de entonces, por   muy  pocos poseída, forjada con la materia prima rica y  abundante de los yacimientos de oro y plata, del maná de color negro que  brotaba como el agua de los pozos petroleros del Lago de Maracaibo, Anzoátegui y de Monagas y, desde  lo más profundo del Caribe  mar ,  así decía la canción   por todos bien conocida: 

Yo tenía Real y Medio, con Real y Medio compré una vaca con su  becerrito, leche y nata me daba, queso  de cincha, café con leche, hacía otros  tantos alimentos  para el sustento del pueblo venezolano…  y siempre tenía mi Real y Medio

Con Real y Medio iba a la bodega o al mercado a comprar mi comida, pescado fresco, pargo, cachama, carite, lisa o sardina, arroz, azúcar y papelón, huevos, mantequilla, casabe, pan y cochino, abundante y por montón 

También  a la   botica por  medicamentos para  curar mi aflicción. con recetas del doctor del hospital del gobierno o de una clínica privada, cuando    lo permitía. Y siempre tenía mi Real Y Medio; adquiría modestos   aposentos y la vivienda rural por un real, construía mi rancho de  zinc,  bloques o bahareque, o de  cartón, según canta  el Trio Venezuela, los terrenos abundaban y no  había especulación en los cerros y sabanas 

Todo lo solucionaba con tres cuartos   del Bolivar, la unidad monetaria, mis hallacas navideñas, tomaba  ron pecho cuadrado, quisque y cerveza fría para matar  el calor y celebrar  asuetos del calendario oficial y las fiestas de familia. 

Tenía  mi cacharrito, tomaba el  transporte  del bús   o el  por puesto por un medio, o  a pie  para rebajar  la tripa  por  golosinas de arroz con leche, dulce  de  coco y   lechosa.
Viajaba  por  el país, a la Perla del Caribe, Los Andes y a los llanos  del Arauca para bailar el joropo  de Eneas Perdomo, Augusto Braca y el Carrao de Palmarito, iconos  del cante tradicional. Turisteaba  por el Caribe, Miami, Islas Canarias, Italia y Portugal, hasta Galicia  llegaba a ver mis antepasados, una auténtica proeza con mi unidad monetaria del Bolívar de Guzmán.

Con la adopción  del   Bolívar de siempre agregándole  el apellido de  Fuerte, presagiaban   solidez  y progreso para  mejorar la situación, a principio del  XXI,  auxilio para  la gente por las inclemencias de  la carestía y altos precios de alimentos, insumos, servicios  y medicinas, mientras los precios   petroleros subían hasta las nubes para colmar las arcas del tesoro nacional, bolsillos de  gobernantes, contratos  de partidarios, amigos  y  choros de cuello blanco, guardados en alforjas de Andorra e de las  Islas Caimán

Hecatombe  de la política monetaria, la producción nacional  y  una  desatada hiperinflación, se volvieron a equivocar  con el cambio del cono monetario  implantando el Bolívar Soberano, con bombos y platillos fue  aprobado  el nuevo salario mínimo y  cesta tique alimentario,  ¡que pachanga iba a formar en los barrios de Caracas, Valencia y Porlamar! engañando  nuevamente al pueblo, que eufórico exclamaba ¡se acabó la inflación y  la escasez  de los productos  de la  canasta alimentaria!  sobrevinieron el pesar, la ruina y la miseria,   conciudadanos  y extranjeros emigraron por millones por  las naciones del mundo  buscando  su salvación por  la frontera de  Cundinamarca, la tierra del grandulón, a nado hasta  Aruba y Bonaire, Trinidad y Tobago, o por la Guayana Esequiba, con flechas envenenadas de Guaicaipuro y Manaure buscando su redención, despertando  xenofobia a   una nación    que a todos  abrió  sus brazos sin ninguna condición. 

Hace apenas unos días se repite la receta de aumentar el  sueldo mínimo a 7,5  dólares americanos y un cupón del bono alimentario de otros tantos bolívares  soberanos, aumentando la   hiperinflación, más desempleados a la calle, y el cierre  obligado de  factorías y comercios por  falta de producción, elevación de costos y el pillaje sin control, con una  la canasta alimentaria   de  más de 250 dólares mensuales, más hambre, pobreza  y   zarracina  engrosando  la diáspora  desesperada a otros países  del planeta  para remediar esta grave situación que  no tiene solución   a menos que se pongan  pantalones largos para afrontarla con coraje y  la persuasiva acción.

Es así  como están   la mayoría de  nuestros  connacionales: En vez de  vaqueros americanos, usamos taparrabos de piel de oso panda y piel de cocodrilo lo que a muchos agradará  al mirar  los fundillos a las hermosas mulatas, Las féminas ya no   usan  blusas ni ropa interior made in China para mostrar sus encantos, calzamos    chancletas y alpargatas  con  filigranas de diamantes traídas desde Guayana, emigramos  a Brasil, a vivir a  orillas del   río  Amazonas para  comer las delicias de lapas,  báquiros  y   pirañas, allí agua  beberemos  para colmar la sed, lavar nuestros harapos, y quitarnos la mabita; chozas de   palma, juncos y caña brava, son  nuestra habitación, y   plenilunio, luciérnagas  y   mecheros de palo brasilero nos proporcionarán  su luz.

 Al fin reconoceremos  nuestros COMANDANTES    por darnos felicidad, bienestar  y  opresión  cumpliendo  a cabalidad, sin olvidar jamás que añoro mi  Real y Medio, la vaca y su becerrito de la Cuarta y que se vallan al diablo  el nuevo cono monetario  y su Bolívar  Soberano, sin contar con  el Petro que sigue el mismo camino de llegar a la dolarización, un infierno para  la mayoría de nuestros habitantes que solicitarán la ciudadanía del coloso norteamericano, si es que Trump se compadece

Jesús González Briceño
jesusrafael768@gmail.com
@jesusgonzalezbr