domingo, 15 de diciembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, DOMINGO 15/12/2019

MERCEDES MALAVÉ: LA AUTONOMÍA DE ACCIÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 9 minutos
En 1963 Copei contaba con el recio liderazgo de Rafael Caldera. Era, en comparación con los demás partidos que competían con Acción Democrática, el partido más robusto apertrechado de una doctrina política atractiva y de alcance internacional: la democracia cristiana. Raúl Leoni ganó las elecciones del 63 pero su partido mostraba un descenso en su votación producto de dos divisiones y el desgaste de un período de gobierno en medio de muchas convulsiones. Todo esto facilitó el ascenso de Copei y la consolidación del bipartidismo venezolano. Por las razones citadas, la presidencia d... más »

LEANDRO AREA PEREIRA: FELIZ MUCHACHA NAVIDAD

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 12 minutos
Doña Eternidad, como si fuera a terminarse de repente el tiempo, amaneció celosa con mayúsculas. Lleva días así cual azogue. Sorprendidos le gritan los muchachos con esa voz apuradita que entra por las ventanas para que salga a jugar a la calle pero está demasiado vieja y sorda para entender. Tanto así que se quedó vestida de niña para siempre y todo el mundo la confunde y adopta, mima y lleva donde vaya. De padres desconocidos, los perros no le ladran. Ya es tan de uno que se nos olvida que existe si no fuera porque traga y malgasta luz como ninguna. Muchacha Navidad es otra n... más »

ANTONIO JOSÉ MONAGAS: ¡ADIVINE EL PERSONAJE!

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 13 minutos
Definitivamente, el mundo está lleno de personajes característicos. Personas con cualidades diferentes que las ubica en el espectro social, cultural, ético, moral, político y hasta religioso. Personas con gustos, actitudes, opiniones y maneras de reaccionar distintas que las hacen únicas entre el universo de seres humanos que habitan los espacios de este magnífico planeta. Sin embargo, no por ello puede decirse que las personas no pueden parecerse. Debe reconocerse que, al menos, entre muchas, hay afinidades, coincidencias o similitudes que las llevan a sentirse próximas en el pla... más »

VLADIMIRO MUJICA: CORRUPCIÓN Y SUICIDIO POLÍTICO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 16 minutos
La reciente revelación sobre lo que parece ser un entramado de corrupción que involucra a varios diputados a la Asamblea Nacional, actuando aparentemente en connivencia con connotados chavistas, y como encubridores de uno de los más infames programas de control y humillación del régimen madurista sobre los venezolanos más humildes: el CLAP, ha tenido un innegable efecto desmoralizador sobre mucha gente. Es imposible no sentir indignación frente a lo que parece ser un acto de traición a nuestro pueblo, actuando desde la propia Comisión de Contraloría de la AN. Dicho todo esto, es ... más »

LEONARDO MORALES P. : VOLVER SOBRE LO ANDADO. AGORA DE IDEAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 18 minutos
Entramos en el mes doce, el último de año, sin que las ofertas-promesas de orden político se cumplieran. El año comenzó haciendo valer el compromiso de un acuerdo parlamentario que destinaba la presidencia de la Asamblea Nacional a un diputado de Voluntad Popular. Así, esa organización optó por uno de los suyos que, hasta entonces, poco o nada decía al país. Muy rápido comenzaron los anuncios: en un acto masivo el novel “jefe” de la AN se autojuramentó como presidente encargado de la República dejando atónitos a buena parte del liderazgo opositor que nada sabía. Seguidamente se p... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER: EL IMPEACHMENT DE DONALD TRUMP

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 20 minutos
Los demócratas se empeñan en enjuiciar al presidente y los republicanos en evitar que esto suceda. Desde el punto de vista del Derecho los republicanos aciertan, pero, como suelen decir los brasileños: “tienen razón, pero poca, y la poca que tienen no les sirve de nada”. Trump será enjuiciado. Es un diálogo entre sordos. Los republicanos, con razón, les recuerdan a los demócratas que la economía y la Bolsa van muy bien, que el desempleo no ha estado más bajo en las últimas décadas, incluido el de negros e hispanos, y que ello se debe a la reforma fiscal, a las amenazas de guerra ... más »

MERCEDES MALAVÉ: LA AUTONOMÍA DE ACCIÓN


En 1963 Copei contaba con el recio liderazgo de Rafael Caldera. Era, en comparación con los demás partidos que competían con Acción Democrática, el partido más robusto apertrechado de una doctrina política atractiva y de alcance internacional: la democracia cristiana. Raúl Leoni ganó las elecciones del 63 pero su partido mostraba un descenso en su votación producto de dos divisiones y el desgaste de un período de gobierno en medio de muchas convulsiones. Todo esto facilitó el ascenso de Copei y la consolidación del bipartidismo venezolano.


Por las razones citadas, la presidencia de Leoni se tuvo que sostener mediante una coalición de gobierno. El pacto de Puntofijo no estaba vigente, aunque su espíritu permanecía intacto en cuanto a la firme defensa del sistema democrático. No obstante, el descenso numérico de AD le colocaba muy lejos de tener mayoría parlamentaria, por lo que se hacía necesario conformar un gobierno de coalición. La ancha base fue el nombre que se le dio a la concertación de AD, URD, el Frente Nacional Democrático (FND) y el movimiento electoral de Úslar Pietri que para entonces ya era partido político.

El final del gobierno de Betancourt fue la ruptura de la coalición AD-Copei . Los socialcristianos decidieron adoptar respecto al gobierno de Leoni una posición política que llamaron «autonomía de acción». Copei rechazó una posible coalición bipartidista porque decidió pasar a ser oposición. Así como el gobierno de Betancourt inauguró el sistema democrático, con el gobierno de Leoni se inicia el ejercicio de oposición formal y democrática al gobierno de turno. Es una oposición que sigue trabajando por la consolidación del sistema democrático y por el fiel cumplimiento de sus reglas e instituciones. 

Autonomía de acción hoy

Luego de un largo proceso judicial, y en medio de la peor crisis política y socioeconómica de nuestra era republicana, el partido Copei decidió emprender un nuevo proceso de refundación a partir de los ideales de sus fundadores. Frente a las distintas alianzas partidistas que se han venido conformando como alternativas a la hegemonía de gobierno, como lo son la alianza de partidos conocida como el G4, y los partidos de la Concertación, hemos decidido adoptar nuevamente el principio de autonomía de acción.

La autonomía de acción nos obliga, en primer lugar, al fortalecimiento de Copei . Rafael Caldera pudo asumir esa posición porque tenía un partido unido, fuerte y consolidado. En segundo lugar, la autonomía de acción se inscribe en la adopción de una postura de clara y formal oposición al gobierno, en el marco de las reglas de juego del sistema democrático. Este principio fortalece a Copei como partido para la democracia y por el rescate de la democracia. Con el rápido ascenso de posturas insurreccionales, radicales y extremistas, llamados a quiebres militares o invasiones extranjeras, estamos llamados a dar testimonio de signo contrario, con una posición claramente democrática, defensora del orden civil, del estado de derecho y de la unidad de Venezuela.

Tenemos la enorme tarea de convocar a todo el espectro político venezolano, independientemente de sus posiciones ideológicas, a construir una oposición leal al sistema democrático.  

Mercedes Malavé
mmmalave@gmail.com
@mercedesmalave

LEANDRO AREA PEREIRA: FELIZ MUCHACHA NAVIDAD

Doña Eternidad, como si fuera a terminarse de repente el tiempo, amaneció celosa con mayúsculas. Lleva días así cual azogue. 

Sorprendidos le gritan los muchachos con esa voz apuradita que entra por las ventanas para que salga a jugar a la calle pero está demasiado vieja y sorda para entender. 

Tanto así que se quedó vestida de niña para siempre y todo el mundo la confunde y adopta, mima y lleva donde vaya. 

De padres desconocidos, los perros no le ladran. Ya es tan de uno que se nos olvida que existe si no fuera porque traga y malgasta luz como ninguna.

Muchacha Navidad es otra nota. Viaja y se deja ver respingada y puntual cada año, cual estrella fugaz, siempre en casa de Don Diciembre. 

Con los labios pintados y haciendo guiños, coqueta, entra al hogar de Don Cualquiera con ese pasaporte tan de ella sin foto ni huella dactilar.

Aprovechando su visita Doña Eternidad anda toda alborotada por encontrar novio, ¡San Antonio bendito!, ya que sin apellido de casada quedará para vestir eternamente santos de sacristía y guardar votos. ¡Eternidad de Pérez, por lo menos!

Con Chacha Navidad la casa vuela. Se prenden farolitos de colores y aparecen hijos guardados, perdidos u olvidados en cajas o gavetas. Un Niño Jesús por aquí, una Estrella de Belén por allá, un Musiú Arbolito venido de tan lejos pero ya como Pedro por su casa amanece asombrando a bueyes, tucusitos, vacas y pollitos, burros, camellos, gallos.

Y ni se diga de los sabores que se despiertan por estos días en el fogón del alma. Misia Cocina enseña jamones saltarines, membrillos palpitantes, panes de jamón aviadores, hayacas que acostadas y humeantes esperan con sus ojos inquietos de pasas, aceitunas, almendras y alcaparras, al Señorito Tenedor.

Doña Parranda es otra que no pide permiso y de repente y tal se guinda a bailar canciones de quien sea, acompañada de cuatro, furruco, panderetas, tamboras,maracas y charrascas. Ella es alborotadora de profesión y no respeta paredes o ronquidos. Parece sorda porque sube que te sube el volumen.

A todas éstas, Don Diciembre, el dueño de la casa, deja pasar feliz a todo el mundo, llueva, truene o relampagueé. 

Nadie esquiva su invitación ni toca puertas, sobre todo los que no tienen nada que dar y mucho que recibir. Hasta Don Quijote es bienvenido, Don Sancho ni se diga. 

Todos, niños, grandes y viejos, esperamos a Chacha Navidad con ahínco mientras Don Tiempo toma aire para dar a luz a un elefante grandote de esperanza. Hacemos epístolas de amor y recordamos a los muertos que de tantos ya no los recordábamos al detal.

Despertamos también a los ángeles, dormidos de esperar que les muevan las alas; anhelamos y hacemos nuestra carta tan íntima a Don Niño Jesús que se escribe con señales incógnitas, frágiles y profundas.

Los venezolanos esperamos que Chacha Navidad nos traiga sol este año que termina y la paz, el pan y el bienestar que faltaron de sobra. Ya estamos preparando para el año que viene la parranda de ilusiones y logros donde estarán presentes, alegres y floridas Doña Paz, Misia Libertad y la Señorita Democracia, las damas más violadas en América Latina.

Hoy, a todas éstas, de corazón y de palabra, les deseo a todos una muy feliz Navidad.

Leandro Area Pereira
leandro.area@gmail.com
@leandroarea

ANTONIO JOSÉ MONAGAS: ¡ADIVINE EL PERSONAJE!

Definitivamente, el mundo está lleno de personajes característicos. Personas con cualidades diferentes que las ubica en el espectro social, cultural, ético, moral, político y hasta religioso. Personas con gustos, actitudes, opiniones y maneras de reaccionar distintas que las hacen únicas entre el universo de seres humanos que habitan los espacios de este magnífico planeta. 

Sin embargo, no por ello puede decirse que las personas no pueden parecerse. Debe reconocerse que, al menos, entre muchas, hay afinidades, coincidencias o similitudes que las llevan a sentirse próximas en el plano de la ideas. Pero también en el plano de las actitudes e indiscutiblemente, de las aptitudes. Por algo, los seres humanos tienen una configuración biológica que los distingue del resto de los seres vivos que igualmente habitan el planeta, su geografía, sus días y noches, sus borrascas y vendavales. Lo único en lo que sus diferencias estriban, son las situaciones en las que ponen a prueba sus pasiones, pretensiones y adhesiones.  

En la política, estas realidades se tornan más intensas por cuanto la naturaleza humana exacerba las apetencias provocadas por el ejercicio político en condiciones apremiantes o desniveladas. Es decir, cuando el hombre político se traza un objetivo, indistintamente de su condición, busca por todos los medios obtenerlo. Sólo que en el ejercicio despótico del poder político, dicho propósito se potencia exageradamente por cuanto la intolerancia y el abuso concuerdan exactamente para actuar como recurso exclusivo del inmediatismo y la arbitrariedad. ¿Pero quienes son los más capaces de actuar desde tan tenebrosos escenarios? 

Justamente la pregunta que intitula esta disertación, intenta agudizar el espíritu de búsqueda ante lo cual se describen algunos atributos de este tipo de personas que viven usurpando el cargo de rey de la obscuridad y que en política equivale a: soberano del antidesarrollo. Así se tiene que son personas extrañas desde todo punto de vista. Dotados de una verborrea espantosa superada por muy pocos desafortunados.  

Sus frustraciones los llevan a hacer el ridículo en cualquier auditórium o momento. Preferiblemente, ante una multitud o frente a medios de comunicación. Ungidos de una tremenda capacidad para transformarse de acuerdo a las condiciones dominantes. Son capaces de convencer sobre su habilidad natural para arreglar conflictos lo cual se debe a estar convencidos de que son “salvadores del mundo”. No soportan las críticas de ninguna índole. Menos aquellas que ponen en evidencia cualquier desarreglo, complejo o minusvalía. Sus fracasos los atribuye a otros pues según ellos, nunca pisan en falso por su innata condición de avezados conocedores de la vida. 

De manera que nadie puede ganarles. A lo mucho, pueden permitirse empatar o emparejar. Lo contrario, los ofende y eso es presagio de guerra razón por la cual se sienten supuestamente preparados para atacar pero desde la retaguardia ya que al final de todo son temerosos. La desconfianza que viven, los hace resguardarse siempre para lo cual están permanentemente a la ofensiva sin importarles cómo llevarlo a cabo. 

En consecuencia, su incitación los lleva a hablar con ironía, con improperios pues de esta manera se sienten más guapos que cualquiera. Una chequera estimula sus ganas de consumir sin que para ello pueda mediar los problemas de las realidades circundantes. Sólo se apegan a gastar a mano floja sin importarles posibles consecuencias. En fin, estos personajes son de temer en todo momento y ante cualquier circunstancia. Sólo queda que Usted ¡adivine el personaje!

Antonio José Monagas
antoniomonagas@gmail.com
@ajmonagas

VLADIMIRO MUJICA: CORRUPCIÓN Y SUICIDIO POLÍTICO

La reciente revelación sobre lo que parece ser un entramado de corrupción que involucra a varios diputados a la Asamblea Nacional, actuando aparentemente en connivencia con connotados chavistas, y como encubridores de uno de los más infames programas de control y humillación del régimen madurista sobre los venezolanos más humildes: el CLAP,  ha tenido un innegable efecto desmoralizador sobre mucha gente. Es imposible no sentir indignación frente a lo que parece ser  un acto de traición a nuestro pueblo, actuando desde la propia Comisión de Contraloría de la AN.

Dicho todo esto, es indispensable preguntarse si uno debe rendirse asqueado frente a la corrupción, si debe permitir que los corruptos y traidores triunfen, o si es necesario sobreponerse y seguir trabajando para que caiga el régimen usurpador. La primera reflexión importante es que la traición siempre ha ocupado un lugar en la existencia de los hombres. Quizás el traidor por excelencia era uno de los seguidores de Jesús, un hombre de su máxima confianza. La figura de Judas Iscariote trae, como todo en la Biblia, profundas enseñanzas. Sobre la traición y sobre cómo trascender la traición, y sobre el castigo último para los traidores.

La segunda reflexión trascendente es que a nosotros, los demócratas, los portadores de las virtudes ciudadanas, no nos está permitido pensar y actuar como los chavistas. Nosotros no somos transgresores de la ley, defendemos el justo y debido proceso judicial y la presunción de inocencia como ejes centrales de la práctica de una democracia moderna. Por mucha que sea la indignación, no podemos dejarnos llevar por el clamor del ajusticiamiento público, del linchamiento,  sin que se haya establecido una investigación que establezca culpabilidades. Por eso es importante respetar y asumir la rápida decisión de Guaidó como presidente de la AN de ordenar la apertura de una investigación y la separación de sus cargos de los diputados acusados, y la decisión de suspensión de la militancia en sus respectivos partidos. Esto es lo que debe hacerse y se hizo. Esto no es una señal de debilidad, sino de justicia. En el momento en que actuamos de acuerdo con los preceptos del mal que representan el chavismo y sus herederos, en esos momentos el mal habrá triunfado sobre nosotros.

La tercera reflexión es que el establecer que dentro de las filas de la resistencia democrática hay corruptos y traidores no puede llevarnos, bajo ningún respecto, a asumir la primitiva y suicida actitud de que el gobierno de usurpación y la resistencia democrática son igualmente responsables por los males del país. Esta absurda posición no soporta ningún análisis y solamente está conectada con la indignación que nos produce la corrupción en nuestro seno. En verdad, hay muchos venezolanos de este lado que han arriesgado sus vidas para que salgamos de este hueco histórico, con equivocaciones, sin duda, pero ahí está la trayectoria firme de mucha gente contra la usurpación.

La cuarta reflexión, y quizás la más importante, es que estamos en el deber de exigirnos y de exigir a nuestra dirigencia, la unidad de acción frente a los usurpadores, que son el verdadero enemigo. Todo parece indicar que la mejor opción de la resistencia es ratificar a Guaidó al frente de la AN en enero y de unificar sus fuerzas. Este parece ser el único camino abierto para no seguir contribuyendo por nuestras propias carencias a la destrucción de nuestro país. La corrupción no es el tema central. La unidad de la dirigencia de la resistencia sí lo es.

Vladimiro Mujica
vmujica54@gmail.com
@MujicaVladimiro
Publicado en Acento News de Miami

LEONARDO MORALES P. : VOLVER SOBRE LO ANDADO. AGORA DE IDEAS

Entramos en el mes doce, el último de año, sin que las ofertas-promesas de orden político se cumplieran. El año comenzó haciendo valer el compromiso de un acuerdo parlamentario que destinaba la presidencia de la Asamblea Nacional a un diputado de Voluntad Popular. Así, esa organización optó por uno de los suyos que, hasta entonces, poco o nada decía al país. 

Muy rápido comenzaron los anuncios: en un acto masivo el novel “jefe” de la AN se autojuramentó como presidente encargado de la República dejando atónitos a buena parte del liderazgo opositor que nada sabía.  Seguidamente se proclama la ruta a seguir: cese de la usurpación (Maduro el usurpador), gobierno de transición y elecciones libres. 

En el ínterin de estos meses, tal como son hoy día las comunicaciones, se construye un nuevo liderazgo. Lo automático y lo instantáneo se hizo presente. Se empaca con épica y consignas; el “sí o sí” para encender la llama de las pasiones y entusiasmar voluntades con el ingreso de una ayuda humanitaria que nunca llegó. Con el dogma a cuestas, convertido en un pesado fardo, madrugaron frente a La Carlota esperando un alzamiento militar que solo sirvió para cambiar el sitio de reclusión del dirigente del partido de Guaidó.  

Sentarse con Maduro y su tropa para negociar una salida política a la crisis, solicitada por muchos, nunca fue una opción, pero a tierras vikingas fueron a dar a instancias de la sociedad internacional para luego terminar en Barbados. De nuevo, con cambio de negociadores y de estrategias, se volvió a fracasar. 

El año, ya con poco oxígeno, toma unas bocanadas para contar sus días finales, con más pena que gloria. Las redes sociales embochinchan el mundo político con la destitución de Calderón Berti y, más tarde, con las acusaciones de corrupción de unos cuantos diputados. Guaidó dice destituirlos de la Comisión de Contraloría y éstos responden acusándolo del mismo delito por el cual se les señala. 

Ya será en el 2020 

La agonía del 2019 vio dar un paso lateral al Departamento de Estado de Norteamérica cuando señala que se apoya a la institución democráticamente electa -la AN- como fórmula de sacudirse del hedor que se expide desde el legislativo. 

El discurso de fin de año no aguantó, debió ser adelantado El naufragio inminente exigía hablarles a los venezolanos y Guaidó lo hizo. Debió haber leído, oído y visto mucho a Chávez, antes de la puesta en escena de su mensaje. 

Como aquel, se presentó ante los medios de comunicación señalando que no se había logrado lo que todos aspiraban, una suerte del “por ahora los objetivos…” No obstante, el notable fracaso del “dogma guaidosiano” se atrevió a señalar avances, naturalmente abstractos e intangibles. 

Como Chávez en enero del 2008 luego de no poder ganar la reforma constitucional aparecieron las promesas: su intención de reunirse con todos los factores políticos, sociales, lideres… y lograr la incorporación de todos en función de una estrategia política común. Justamente lo que tanto se le exigió. 

Antes de ofrecer su vida -me refiero a Guiadó, no a Chavez- expresó que la intención es rectificar y alinear las visiones de la oposición con el fin de “sumar, incorporar y asignar responsabilidades.” Vamos de la “revisión, rectificación, y reimpulso” de Chávez a principios del 2008, al “sumar, incorporar y asignar” de Guiadó en los últimos días del 2019. 

Termina colocando más que una guinda un lunar al pastel. Nos anuncia otro sketch como el de La Carlota, revelando que el 2020 será el año, ahora sí, de verdad verdad, en el que se va a “derrocar la usurpación”. 

De nuevo insiste Guaidó en una política fracasada. Derrocar supone un acto violento, con armas y demás juguetes. Exactamente lo mismo que pretendieron el 30 de abril y fracasaron. No nos convoca a diseñar una política, una ruta que posibilite la participación de toda la oposición partidista y no partidista. No nos llama al diseño e instrumentación de una política que cimente el camino para salir del peor gobierno que haya conocido la Republica, sino que, como la rana que salta sobre la estaca, volvamos a repetir recetas impregnadas de fracaso. 

Leonardo Morales P. 
leonardomorale@gmail.co
@LeoMoralesP 

CARLOS ALBERTO MONTANER: EL IMPEACHMENT DE DONALD TRUMP

Los demócratas se empeñan en enjuiciar al presidente y los republicanos en evitar que esto suceda. Desde el punto de vista del Derecho los republicanos aciertan, pero, como suelen decir los brasileños: “tienen razón, pero poca, y la poca que tienen no les sirve de nada”. Trump será enjuiciado. 

Es un diálogo entre sordos. Los republicanos, con razón, les recuerdan a los demócratas que la economía y la Bolsa van muy bien, que el desempleo no ha estado más bajo en las últimas décadas, incluido el de negros e hispanos, y que ello se debe a la reforma fiscal, a las amenazas de guerra arancelaria y a la inteligente renegociación de los acuerdos de Libre Comercio.  

Los demócratas, también con razón, les responden que no se trata de eso. La economía venía en una línea ascendente desde los días de Obama. Al margen de obstruir la justicia y utilizar un poder desmedido (las dos causas, totalmente subjetivas, del impeachment), Estados Unidos se ha enajenado la buena voluntad del “mundo libre”, ofendiendo a Canadá, a México, a Puerto Rico, a Francia, a Alemania, a los inmigrantes, a la OTAN y a la Unión Europea, esto último apoyando al Brexit de los británicos.  

Los republicanos, con razón, se quejan de que los demócratas nunca han aceptado el triunfo de Trump e intentan revocar su mandato desde el primer día de su presidencia, pero los demócratas, también con razón, alegan que la persecución republicana a Clinton por un lío de faldas, no fue muy diferente. La anécdota sería distinta, pero la razón electoral era la misma.  

Además de haber perdido con cerca de tres millones de votos menos que los demócratas en las elecciones de 2016, los ademanes de Trump, sus “tuits” ofensivos, y su conducta de matón o bully no es presidenciable. No puede serlo quien se preciaba, durante la campaña, de “ser capaz de matar un hombre en la Quinta Avenida y eso no le restaba apoyo popular”, o de agarrar a una mujer súbitamente por la entrepierna sin consecuencias. 

Pero era cierto. Las mediciones más solventes lo demuestran: aproximadamente, un 43% de la sociedad norteamericana lo respalda en cualquier circunstancia. Al mismo tiempo, un 52%, más o menos, lo adversa haga lo que haga. Es una figura absolutamente polarizante. Esas cifras no quieren decir que Trump perderá las elecciones. Dependerá del adversario demócrata que consiga ganar las primarias, de quienes salgan a votar y de la efectividad de la campaña que unos y otros lleven a cabo.  

Lo único que se da como seguro es que el senado lo absolverá. No sólo los republicanos tienen mayoría simple en la Cámara Alta, sino que, para condenarlo, los demócratas necesitarían dos tercios de los senadores y eso es prácticamente imposible de conseguir. Cumpliendo las peores pesadillas de los “padres fundadores”, no será una votación conforme a Derecho, sino a líneas partidistas, como temía Alexander Hamilton en el texto 65 de El Federalista. 

¿No perjudicará a los demócratas la absolución de Trump? No creo. De la misma manera que sus partidarios lo apoyan en cualquier circunstancia, sus adversarios lo detestan en todos los escenarios. Y si ello es así, ¿por qué los demócratas se arriesgan a un proceso judicial que no pueden ganar? Sencillo: porque intentan cultivar el voto de los independientes. Según una reciente encuesta de Gallup, el partido mayoritario en el país son los independientes: un 38%. Los demócratas sólo alcanzan el 31% y los republicanos el 29%. 

Durante todo el 2020 los demócratas utilizarán el proceso de impeachment para zaherir a Trump con diversas acusaciones, y entre ellas, la demanda por no mostrar sus declaraciones de impuestos, el mal manejo de las relaciones con Corea del Norte, y el abandono de la cabecera del “mundo libre”. Es verdad que lo que estará en juego son las elecciones de noviembre próximo, pero los políticos tienen maneras muy creativas de sepultar sus verdaderas intenciones bajo un torrente de palabras patrióticas. Las utilizarán todas.   

*@CarlosAMontaner. El último libro de CAM es Sin ir más lejos (Memorias). Fue presentado en Books & Books, Coral Gables, el 12 de diciembre de 2019. La obra fue publicada por Debate, un sello de Penguin-Random House. Se puede obtener por medio de Amazon Books.   

Carlos Alberto Montaner 
montaner.ca@gmail.com
@CarlosAMontaner