domingo, 10 de marzo de 2019

ACTUALIZACIÓN, "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, DEL DOMINGO 10-03-2019,

BEATRIZ DE MAJO, EL ESPERPENTO DE LA JEP, COLOMBIA EN CAPSULAS,

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 35 minutos
Durante largo tiempo aun oiremos hablar de la Jurisdicción Especial para la Paz, lo que se conoce comúnmente como JEP que no es otra cosa que un régimen de justicia especial y transicional que entro en vigencia a raíz de la Firma del Acuerdo de Paz de La haba suscrito entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno. En efecto, era necesario un régimen sui generis que le permitirá a las arrepentidas guerrillas iniciarse dentro de la vida ciudadana sin el fardo de los delitos cometidos por estas fuerzas insurgentes en Colombia, a lo largo de varias décadas. Un órgano ad-hoc creado a est... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER, CUBA ES CULPABLE

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 48 minutos
Bolton, el Consejero de Seguridad de Donald Trump, ha declarado que van a apretarles las clavijas económicas a Cuba por el apoyo que le da La Habana a la dictadura de Nicolás Maduro. ¿Por qué esta furia renovada? Según su *twitter: *“*el papel de Cuba en la usurpación de la democracia y el fomento de la represión en Venezuela es claro. Es por eso que los EE.UU continuarán ajustando las restricciones financieras a los servicios militares y de inteligencia de Cuba. Las democracias de la región deben condenar al régimen cubano.*” Como parte de esa estrategia de castigo, Trump firmó el ... más »

LEANDRO ÁREA PEREIRA, CHÁVEZ, LA DERROTA INCONCLUSA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Según se ventila en el cotarro, su muerte, digamos prematura, ocurrió en misteriosas y plurales fechas, supuestamente en Cuba, bajo los auspicios y cuidados intensivos, milimétricos y de exclusiva administración de los hermanos Castro, en circunstancias médicas además de tortuosas y enmarañadas, aún anómalas, anónimas y apócrifas. Esos son los hechos susurrados, verídicos no me atrevería a testificar, menos aún en manos de aquellos y de estos. En fin, engorrosos eventos expuestos en inmejorables y oficiales párrafos increíbles. Todo eso sí fabricado al detalle, no quepa la menor dud... más »

HEISY MEJIAS, PESADILLAS EN REVOLUCIÓN

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Un familiar estaba allí recluido. No había atención médica en ningún lado y al parecer, estaban atendiendo. Afuera la luz era pobre, ya había oscurecido. De pronto, salieron molestas unas mujeres, enfermeras y doctoras. Decían entre ellas que estaban cansadas. Al parecer ya no querían atender a ningún paciente. -Disculpe ¿Me daría una entrevista? Soy periodista y creo que hay que mostrar esto. Ella me miró, con desconfianza como si fuera una espía, con mucha rabia y se levantó... Me acerqué a otra enfermera y entre el desespero le dije: imagínese, todos estamos cansados... Yo... más »

LUIS FUENMAYOR TORO, PATÉTICOS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Para analizar el caso del caso del apagón nacional más grave que yo recuerde y hacerlo profesionalmente, es decir sin prejuicios y con objetividad, habría que exigir al gobierno la apertura de una investigación, con profesionales competentes, verdaderos expertos de las escuelas de ingeniería eléctrica y de física de las facultades de ciencias, del Colegio de Ingenieros de Venezuela, de los trabajadores de CORPOELEC y de fiscales del Ministerio Público. Estos presentarían un informe serio en el más corto lapso posible, que deberá señalar las causas del siniestro ocurrido, las respon... más »

JOSÉ LUIÍS MÉNDEZ LA FUENTE, LA TRANSICIÓN ESPAÑOLA Y VENEZUELA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Con motivo del desconocimiento del ilegítimo mandato de Nicolás Maduro por la mayor parte de los países del mundo occidental, desde el pasado 10 de enero, cuando se le venció su periodo presidencial de seis años, se ha venido hablando de un proceso de transición en Venezuela que la llevaría a pasar del autoritarismo vigente a la democracia nuevamente. Dado que sobre el tema no existen reglas fijas, aunque si experiencias distintas en varios países, las comparaciones no dejan de surgir. En este sentido hay quienes consideran que el patrón de transición política que mas se ajustarí... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER, CUBA ES CULPABLE

Jhon Bolton, el Consejero de Seguridad de Donald Trump, ha declarado que van a apretarles las clavijas económicas a Cuba por el apoyo que le da La Habana a la dictadura de Nicolás Maduro. ¿Por qué esta furia renovada? Según su twitter: “el papel de Cuba en la usurpación de la democracia y el fomento de la represión en Venezuela es claro. Es por eso que los EE.UU continuarán ajustando las restricciones financieras a los servicios militares y de inteligencia de Cuba. Las democracias de la región deben condenar al régimen cubano.”

Como parte de esa estrategia de castigo, Trump firmó el Artículo III de la Ley Helms-Burton. Ese artículo les permite la utilización de los tribunales norteamericanos a todos los ciudadanos americanos perjudicados por las confiscaciones de los primeros años de la revolución, incluidos los cubanos que se “naturalizaron” muchos años después de los hechos, de manera que puedan demandar a las empresas extranjeras que se hayan favorecido con esas propiedades. Desde 1996, cuando se aprobó la ley bajo la Administración de Bill Clinton, ningún presidente estadounidense se había atrevido a abrir esa “caja de Pandora”.

La más visible consecuencia de esta medida es predecible: prácticamente ningún inversionista serio se acercará a Cuba si corre el riesgo de empantanarse en el costoso sistema judicial norteamericano. Nadie en sus cabales quiere ese tipo de problemas. Se impondrá el viejo dictum: “no hay animal más cobarde que un millón de dólares”.

Rusia puso el grito en el cielo ante la declaración de Bolton. Alexander Schetinin, Director del Departamento de América Latina de la Cancillería rusa, afirmó que era “absolutamente inaceptable” y atribuyó sus palabras a la voluntad norteamericana de moldear a los países latinoamericanos a su imagen y semejanza. Ni siquiera trató de desmentir las razones que alegaba el alto funcionario de Estados Unidos.

Tal vez no podía. Rosa María Payá, la líder de Cuba Decide, transfirió a la opinión pública una denuncia muy preocupante que le hicieron algunas madres cubanas sobre el inmediato traslado a Venezuela de sus hijos sujetos al servicio militar obligatorio.

Venepress, agencia venezolana independiente de noticias, se hizo eco de la información y aportó las razones: las Fuerzas Armadas venezolanas no quieren salir a las calles a reprimir, y Maduro y sus usurpadores han tenido que recurrir a los delincuentes presos y a los colectivos (los delincuentes sueltos) para realizar esa sucia tarea. Sin embargo, Maduro y sus cómplices no están nada felices con la decisión, especialmente tras el asesinato de varios indios pemones, lo que agrega el “genocidio” al impresionante catálogo de crímenes del chavismo.

Irresponsablemente, Raúl Castro y su pupilo Miguel Díaz-Canel se han jugado la carta venezolana a fondo y se han lanzado a salvar a cualquier costo a Nicolás Maduro, pese a que Estados Unidos dispone de todas las pruebas de que ese régimen es una especie de inodoro en el que caben todas las inmundicias humanas: desde el robo descarado de los tesoros públicos, hasta la colusión con los terroristas islámicos, pasando por el narcotráfico directo o indirecto, la extorsión y los asesinatos.

El senador Marco Rubio llegó a declarar ante el senado que las FFAA venezolanas les cobraban a los narcotraficantes un canon por dejar pasar sus avionetas por el espacio aéreo del país. Si no pagaban serían derribadas. Parece que la denuncia y las pruebas las aportó el general Hugo Carvajal, ex jefe de los servicios de inteligencia del ejército, tras su reciente deserción. 

Estados Unidos tiene la capacidad potencial de hundir económicamente a Cuba como ha hecho con Venezuela. El 70% de las transacciones internacionales son en dólares y pasan por el sistema bancario norteamericano. Puede prohibir las remesas de los cubanos o continuar atacando quirúrgicamente a las empresas controladas por el Capitalismo Militar de Estado y a sus dirigentes. Incluso, puede revitalizar el expediente de Raúl Castro cuando, desde la Jefatura del Ejército, manejaba el narcotráfico en los años ochenta, y retomar esa línea de ataque, abandonada durante las administraciones demócratas, cuando Washington decidió que “en Cuba el comunismo caería por su propio peso, como sucedió en el Bloque del Este”.

Ya se vio que no fue así. Washington retoma la ofensiva.  

Carlos Alberto Montaner
@CarlosAMontaner ‏

BEATRIZ DE MAJO, EL ESPERPENTO DE LA JEP, COLOMBIA EN CAPSULAS,

Durante largo tiempo aun oiremos hablar de la Jurisdicción Especial para la Paz, lo que se conoce comúnmente como JEP que no es otra cosa que un régimen de justicia especial y transicional que entro en vigencia a raíz de la Firma del Acuerdo de Paz de La haba suscrito entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno. En efecto, era necesario un régimen sui generis que le permitirá a las arrepentidas guerrillas iniciarse dentro de la vida ciudadana sin el fardo de los delitos cometidos por estas fuerzas insurgentes en Colombia, a lo largo de varias décadas. Un órgano ad-hoc creado a este fin debía investigar y juzgar a los integrantes de los distintos frentes del conflicto armado así como a miembros de la fuerza pública y terceros que fueron parte de esta conflagración.

La JEP tiene ya mas de un año de vieja y los problemas que se han generado en su aplicación no son pocos. En el criterio de Alvaro Uribe uno de los grandes y poderosos detractores de gesta de Juan Manuel Santos, la JEP ha sido un “ circo de impunidad” concedido a las FARC . Para el expresidente “no hay acción penal sobre autores materiales de delitos atroces, y sobre los cabecillas impunidad total”.

Pero las objeciones de muchos patriotas colombianos van más lejos que eso e incluso solicitan su suspensión. Las reincidencias en delitos después de pactada la paz- por ejemplo- quedaron en un limbo. Los delitos sobre menores no fueron castigados; no hay acción penal sobre autores materiales de delitos atroces; la extradición de cabecillas está excluida, entre otros temas de envergadura. Se permitió que criminales de lesa humanidad lleguen al Congreso sin investigación, proceso y sanción proporcional a los crímenes cometidos. Y los secuestros perpetrados durante el imperio de la insurgencia armada quedaron igualmente circunscritos a un régimen favorecedor.

Lo cierto es que el régimen está lleno de imperfecciones. Hay todo un tinglado ilegítimo coloreado de legitimidad y los cómplices del esquema absurdo que liberó a las FARC de muchísimos de sus delitos contra los colombianos, los hay por doquier. Juan Manuel Santos no dice “esta boca es mía” desde que dejó su atrabiliario legado de Paz armado con un premio Nobel de la Paz y… los demás que arreen con las cargas.

Nada hay más cierto que la reciente opinión del experto en temas políticos colombianos Alberto Lopez Nuñez en cuanto a que “ Colombia ha caído en la trampa de las Farc al creer que la paz es el camino de la felicidad. Obvio que la paz es un objetivo loable, pero no cualquier paz, una paz sin justicia, la tal paz de Santos, sólo lleva a la esclavitud de la dictadura”

Hasta ahora la JEP ha reportado alrededor de 800.000 víctimas. De las 11.675 personas que están dispuestas a comparecer ante la JEP para esclarecer delitos, unas 9.687 integrantes de FARC en busca de perdón.

Así que el tema da para un análisis mucho más exhaustivo del realizado en este artículo. Pero lo que sí es bueno es mirarnos en el espejo colombiano cuando nos toque establecer un régimen transicional de justicia que norme las penas a imponer a quienes mataron hermanos venezolanos o los lesionaron en muchos terrenos con el mismo desparpajo que lo hicieron las FARC en Colombia.

O incluso cuando de definan los términos de la inmunidad que Juan Guaidó ofrece a los militares que se acerquen a su gesta para ayudar en la tarea de la reconstrucción nacional. Equivocarse en la definición de los términos de esta Justicia transicional nos podría llevar a penar durante muchos años, como les ocurre a los vecinos neogranadinos.

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo

LEANDRO ÁREA PEREIRA, CHÁVEZ, LA DERROTA INCONCLUSA

Según se ventila en el cotarro, su muerte, digamos prematura, ocurrió en misteriosas y plurales fechas, supuestamente en Cuba, bajo los auspicios y cuidados intensivos, milimétricos y de exclusiva administración de los hermanos Castro, en circunstancias médicas además de tortuosas y enmarañadas, aún anómalas, anónimas y apócrifas.

Esos son los hechos susurrados, verídicos no me atrevería a testificar, menos aún en manos de aquellos y de estos. En fin, engorrosos eventos expuestos en inmejorables y oficiales párrafos increíbles.
Todo eso sí fabricado al detalle, no quepa la menor duda, para que su urdimbre se tejiera y cuadrara perfecta con la ascensión ilegítima de Nicolás Maduro, ciudadano con partida de nacimiento dudosa, ungido en todo caso, aunque no exento de ambiciosos rivales, a la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, como sublime y apoyado sucesor del ahora Comandante Eterno, en los manejos del poder que da un barril de petróleo al reverencial precio aquél de 100 dólares. ¿Y qué importa que no naciera aquí, en las tierras gloriosas del Libertador Simón Bolívar, si en todo caso ha sido él El Elegido y desde Allá? Tanto qué repartir y usted mirando en los rincones. No parecen cosas suyas, camarada-compadre.
Lo cierto, sí, es que la desaparición física de Chávez deja secuelas profundas para Venezuela, la región y más allá, y ofrece material de escabrosa película para inferir lo que será y ya es la previsible novela e impacto en la vida cotidiana de pueblos que construyen realidad e historia, a falta de otros propósitos y motivaciones, a partir de esos héroes de utilería que a veces irrumpen, muy de seguido por estas geografías habitadas, sobre todo en momentos de penuria y desilusión tan comunes a pesar o en razón del prodigioso exceso de la naturaleza que otorga, así no más, riquezas sin esfuerzo, benigno clima y bonhomía de gentes, falta de educación e instituciones, subtítulos y goces que tanto nos adornan.
Ahora bien, una muerte digamos que a destiempo, precoz ella, inesperada al menos, cuando un proyecto de vida se va desarrollando y deja trunca la ambición de poder que se desea destino, abona a que la gente escarbe necias preguntas en tardes de desgano, por ejemplo: ¿Y qué si aún siguiera vivo? ¡Conclusiones, buen hombre, conclusiones¡ Sigámosle la corriente a la tertulia.
Las primeras respuestas que enhebro y se me vienen dispersas a la tinta son las que aquí expongo. Primero: murió, tristemente, antes de tiempo y ello le sirvió, sortario él una vez más, para evitarle el drama de reconocer frente a sí mismo y en vida, al menos en lo íntimo y si acaso, nunca en público, su derrota militar y política. ¿Lo haría?
¿Si su vida hubiese sido más larga, cabría la posibilidad de que admitiese frente a sí mismo su ruina o descalabro como líder de su proyecto galáctico, concebido por él, el Socialismo del Siglo XXI, que aún respira aunque boqueando y que ya cojea por doquier que echó raíces y repartió, su verbo predilecto, a manos llenas y esplendidas, a cambio de tanta complacencia?
Usted conoce la respuesta de antemano. No sigamos siendo tan sublimes y propiciatorias perdices. Definitivamente, no. Fue el suyo un regalado anzuelo bien cebado, garfio, pesca de arrastre, que llenó la insuficiente canoa de sus fauces con peces boquiabiertos y ahítos. Él mismo se sorprendió de su benigna estrella. Así, tan fácil, cómo echar para atrás.
Segundo: por otra parte, si te pones a ver, la muerte de Chávez retrasó su derrota y la de otros. Muriendo él, paradójicamente, le otorgó un respiro al desencanto que deja el abandono. Ganó, ganaron tiempo. El luto distrae y abstrae con su hechizo y a veces, como las moscas, es interminable. Por ahora, todavía, aún, quizás.
Tercero: sus hijos políticos y seguidores más cercanos corrompieron su legado, si alguna vez lo hubo, dándole rienda suelta a lo que codiciaban desde antes pero no se atrevían con todas las de la ley, por ahora otra vez, estando aquel en vida.
Todo lo que pudo haber de razonable o ingenuo en el sentimiento originario del líder máximo, además de revanchas, carencias personales y egocentrismos, relacionado con su justicialismo social, devino, tanto durante su mandato como sobre todo después de su fallecimiento en apretados sinónimos, a saber: mentira, vileza, dictadura y corrupción.
Cuarto: internamente a pesar de estar muerto pareciera estar vivo. Está sin ser. Lo usan como a un muñeco inflable. De escudo contra ellos mismos y sus grietas que no se perciben sino a la luz de los contrastes que se asoman a través de las sombras. ! Ay de ellos cuando exploten!
Se lo inventan y asolean de espadachín contra los molinos de viento reales o tramposos, casi siempre estos últimos, para nada quijotescos en todo caso, que total qué más da. De falaz instrumento para huir de la realidad de su colectivo barranco a punta de pistola, de miedo y piñatería regalona y harto más aplaudida por cencerros y guaruras de fondo.
De hecho es él, por ejemplo y aparte, el que les hace la campaña electoral a los candidatos de su partido. No consiguen qué hacer a estas alturas.
Se le oye, se le ve por doquier ya que Maduro es incompetente también para ello y más ahora con la familia involucrada en asuntos de tráfico de drogas hacia el imperio.
Saben que el fin está cercano y le dan vida artificial al difunto. Lo exhiben sin respeto, desesperadamente. ¿Pero es que si el Jesús de Nazaret resucitó, entonces por qué no el de aquí, el de Barinas? Milagros, milagros, necesitan milagros pues la derrota, aunque les queden el C.N.E. y otras verduras, parece ya cantada.
Quinto: Sigue y seguirá siendo un referente popular, una figura coloreada que el tiempo ayudará a desteñir, hacer borrosa y por eso duradera. Habrá que agregarlo a la retahíla de bienaventurados y subir al altar casero de nuestro karma colectivo junto a las ánimas del purgatorio, María Lionza, Negro Primero, inclusive el petróleo y demás hierbas aromáticas.
Sexto: con este parque fantasmal de fondo numismático, ya derrotados, pudieran pensar hasta en hacerse guerrilleros. Tienen ya tanto atesorado para ese negociado, aunque pensándolo bien, la frustración es ciega pero no tonta, y en un país caliente y con mentalidad minero-petrolera es posible que los más cuerdos y avispados de entre ellos recapaciten y, aunque a regañadientes frente a la pantalla, sigan en la contienda política y se amolden, dirán, a las circunstancias. ¡Tomemos a Colombia como ejemplo, camaradas! ¡Dialoguemos la paz!
Séptimo: Internacionalmente la imagen de Chávez se ha convertido en una exótica opción de consumo masivo y propaganda, compitiendo en mercado con la marihuana, el Ché o con Elvis o James Dean o Madonna o todos juntos a la vez, en el batiburrillo lamentable que somos estos días.
Último: Sí, a estas alturas de la conversa que hemos tenido que ha sido todo lo que usted quiera de risible o perversa, de seria o de confusa, de discutible o de real, lo más importante y lo más grave de entre todas las cosas aquí repasadas, es que su proyecto político personal deja una ruina que no se resuelve con petróleo y menos en un día.
Él irrespetó los derechos humanos, propició la corrupción como instrumento para capitalizar lealtades, militarizó lo que antes era democracia, destruyó las instituciones, la economía, polarizo la sociedad, él alentó la violencia, él aupó la complicidad y el silencio entre su secta frente a sus tropelías, él maltrató tanto a tantos a mansalva que no cabe el perdón y menos el olvido; cambió la manera de mirarnos los unos a los otros y tanto así que casi ya ni eso. El inventó una alucinación hoy marchita en el seno de tantos que ahora son más pobres y están más desamparados y desesperados que antes y no solo de lo básico sino también de lo sublime.
Para colmo de males, no contento con irse, allí nos tiró ese fardo que nos deja tan lejos del presente y tan aislados de lo promisorio. Constituye todo ello, supongo, razón válida para que nos unamos los que militamos, con el perdón de las palabras, en la esperanza y no en el rencor o el odio que serían, si te pones a ver, justificación para caer en la tentación de imitar lo que decimos aborrecer. Sería una trampa más de su torvo legado. Sería darles la razón, otra vez. Sería parecernos a él y a lo que representa.
Pero aunque en lo personal no quiera ser ni títere de mi tiempo ni de mis circunstancias confieso, ya que andamos por estas sacristías que inducen a confesiones y limosnas del alma, que el diálogo me cuesta, Padre, lo confieso.
Es parte de su herencia, hijo. Un símbolo herrado en nuestro ángulo más noble. Una distancia insoportable. En todo caso una culpa histórica e interminable que su memoria y la de los de él, no podrán justificar. Cargaremos con eso y hay que aprender a manejarlo. Con esa trastada a cuestas tendremos que inventar algún recurso para poder dormir en paz. Esa necesidad de adiós que nos domina. Un eco inaguantable de ganas de hasta más nunca, comandante. Un mundo por fundar, otra vez, si te pones a ver el lado repetido de la historia.
Leandro Area Pereira
@leandroarea

HEISY MEJIAS, PESADILLAS EN REVOLUCIÓN

Un familiar estaba allí recluido. No había atención médica en ningún lado y al parecer, estaban atendiendo. Afuera la luz era pobre, ya había oscurecido. 

De pronto, salieron molestas unas mujeres, enfermeras y doctoras. Decían entre ellas que estaban cansadas. Al parecer ya no querían atender a ningún paciente.

 -Disculpe ¿Me daría una entrevista? Soy periodista y creo que hay que mostrar esto.

Ella me miró, con desconfianza como si fuera una espía, con mucha rabia y se levantó... 

Me acerqué a otra enfermera y entre el desespero le dije: imagínese, todos estamos cansados... Yo ya no aguanto más (llorando), la semana pasada estuve buscando antihipertensivos para mi mamá y mi abuela, ellas en crisis y yo sin poder hacer nada. Quién aguanta esto. Por eso lo digo ¡Hay que hablarlo! ¡Decirlo!

-Tienes razón, yo te daré la entrevista.

- Genial, pero vamos a cambiarnos de lado. Póngase para allá, es de noche y la luz no ayuda. Quiero una buena toma. Ahora el problema es el sonido, caen muchos cohetones aquí. Ya estoy nerviosa...

-Es el 23 de enero, qué más quieres.

-Bueno. Dígame ¿Por qué el paro? ¿Qué pasará con los pacientes?

-Es que trabajamos con las uñas, ya no podemos así. No tenemos guantes. Esto es un CDI, se supone que tendríamos todo eso. Estamos en el lugar más chavista del país y no hay nada...

Booom! Sonó un cohetón muy cerca... Continúe.

-Los pacientes morirán... No por nosotras, sino por ellos.

Pero las explosiones eran muy seguidas y muy cercas. De repente cayó una bomba o algo parecido justo al lado de nosotros que rompió una de las paredes del recinto; como estas eran de muy mala calidad no aguantaban un sólo cohetón de esos. De pronto uno cayó en el techo. Todos nos miramos como sabiendo lo que pasaba. Había algún espía. Alguien dijo lo que sucedía. Seguramente fue algo como: allí hay enemigos, allí están conspirando.

Cada quién se resguardó como podía. En aquél hospital improvisado (en realidad era un apartamento que fue modificado para hacer de hospital por "si alguien atacaba") las paredes eran de yeso, las sillas de  metal, no habían mesas y los colchones estaban ocupados de enfermos. Yo me coloqué detrás de dos paredes. Pensé que allí no me golpearía nada pero el ataque arreció en tan sólo 5 minutos. 

De pronto, unos niños se acercaron, como quien juega en diciembre con fuegos artificiales y lanzaron por la ventana algo que me rompió el tímpano cuando explotó, iban a lanzar más de esos, así que como pude salí por un techo, pero ya me habían visto así que empezaron a lanzarme cosas. Yo corrí de techo en techo. Detrás de mí estaban los niños, como jugando al escondite, con esa cara de maldad como si fueran a ganar algo muy grande por conseguirme. Corrí, tanto como pude.

Me sentí acorralada en medio de aquella fatal oscuridad. Temía que algún disparo me tocara. Me escondí en un hueco, al lado de un perro pero éste empezó a ladrar, casi con la misma furia que los niños tenían en su mirada. Me levanté y seguí mi camino. Ya estaba aclarando el día... Caí en la última casa, era un comando de estrategias; sólo podía escuchar sobre tácticas militares, enemigos, batallones, guerras... Traté de no hacer ningún ruido pero me escucharon.

- Corriste bastante pero de aquí nadie se escapa.

Hice un paneo con mi mirada. Algo debía haber en aquel lugar  parecido a un edificio en construcción que me sirviera de defensa. Salió un niño tras de mí, me agarró el pie y asustada, muy asustada, logré despertar.

La verdad es que no se si estos sueños, estas pesadillas (bastante posibles en este sistema totalitario) son producto de la incesante apología a la guerra que tiene el desgobierno. Que si la guerra, los enemigos, los batallones, el Estado Mayor, los milicianos, la invasión, el FAES con su cara tapada en pleno corazón de Petare, la Dgcim, los ojitos... En fin y siguiendo a Orwell "La guerra es la paz"; así pretenden tenernos, bajo la zozobra de que viene alguien, un monstruo y un enemigo. Por un lado tienen razón, porque viene la esperanza y esa es la enemiga del miedo.

Heisy Mejías:
@HeisyVisionaria
@visionvenezuela 

LUIS FUENMAYOR TORO, PATÉTICOS

Para analizar el caso del caso del apagón nacional más grave que yo recuerde y hacerlo profesionalmente, es decir sin prejuicios y con objetividad, habría que exigir al gobierno la apertura de una investigación, con profesionales competentes, verdaderos expertos de las escuelas de ingeniería eléctrica y de física de las facultades de ciencias, del Colegio de Ingenieros de Venezuela, de los trabajadores de CORPOELEC y de fiscales del Ministerio Público. Estos presentarían un informe serio en el más corto lapso posible, que deberá señalar las causas del siniestro ocurrido, las responsabilidades si las hubiere y las acciones a tomar. De resto quedaremos en el campo de las hipótesis, lo que no significa que no se pueda tratar de analizar lo ocurrido con la información existente, sin pretender entonces tener la verdad absoluta, sobretodo porque es improbable que el gobierno se someta a una investigación profesional imparcial de los hechos.

Como sabíamos, el gobierno inmediatamente señaló al sabotaje como el causante de la debacle ocurrida. Nunca han aceptado ninguna responsabilidad, en ningún sector de los servicios y en el eléctrico menos. Las culpas son siempre externas, ajenas, algo contrario a la dialéctica que supuestamente profesan, la cual determina que las causas de los fenómenos están en el interior de su propio desarrollo y no en fuerzas externas al mismo, las cuales aceleran o retardan mas no generan.

Desde que a un ex ministro amigo le hicieron achacar una interrupción eléctrica a una iguana, para salvar la responsabilidad del entonces Presidente de CORPOELC, muy conocido por su eficiencia en rubros distintos a la electricidad, los animales pasaron a tener la culpa de estos hechos cada vez más frecuentes. Hoy no ha variado la situación, aunque es otro tipo de animal el responsable fundamental.

La “creencia” gubernamental, si bien es posible, es difícil de creer ante varios hechos que son del dominio público. Desde mucho más antes que Maduro, la red eléctrica nacional se deteriora en forma acelerada por ausencia de mantenimiento de todo tipo, por falta de reparación y sustitución de equipos, por robos y vandalismo incontrolado por los cuerpos de seguridad, utilizados sólo con propósitos represivos, y por la corrupción de que ha sido víctima el sector, algo inaudito sobre todo porque sus responsables siguen campantes y muchos de ellos mandando. Los cortes eléctricos en la provincia tienen más de una década, el caso zuliano es dramático y en Caracas comenzaron hace varios meses; las denuncias de negligencia, corrupción e indolencia de los funcionarios del sector tienen igual o mayor tiempo y los alertas sobre la segura ocurrencia del desastre reciente los he leído desde hace cuatro años, por lo menos. El sabotaje entonces parece ser del propio gobierno.

Son patéticas las declaraciones del ministro del ramo, desconocedor total de la materia, cuando señala las causas de las miles de interrupciones ocurridas durante su gestión. No se da cuenta que los descerebrados no se extienden en masa más allá de su entorno inmediato: el cablecito cortado como muestra del sabotaje ocurrido no se le olvida a nadie. Como no se olvidan la iguana ya mencionada, el rabipelado y el zamuro; ni la sequía, ni las lluvias, ni las culpas a los trabajadores, como causas de los cortes habidos. ¿Cómo creer entonces que se necesita un sabotaje del imperio para que ocurra lo del jueves 7 de marzo pasado? El imperio se ha ahorrado mucho dinero de la partida de sabotajes porque en el gobierno hay quienes le hacen gratis esta tarea.

Luis Fuenmayor Toro

JOSÉ LUIÍS MÉNDEZ LA FUENTE, LA TRANSICIÓN ESPAÑOLA Y VENEZUELA


Con motivo del desconocimiento del ilegítimo mandato de Nicolás Maduro  por la mayor parte de los países del mundo occidental, desde el pasado 10 de enero, cuando se le venció su periodo presidencial de seis años, se ha venido hablando de un proceso de transición en Venezuela que la llevaría a pasar del autoritarismo vigente a la democracia nuevamente. 

Dado que sobre el tema no existen reglas fijas, aunque si experiencias distintas  en varios países, las comparaciones no dejan de surgir. En este sentido hay quienes consideran que el patrón de transición política que mas se ajustaría al caso venezolano sería el español, basándose  quizás en  lo exitoso del mismo, si se juzga por los resultados alcanzados en el relativamente corto tiempo empleado por sus protagonistas, así como en su proceso de consolidación posterior de la democracia, con el triunfo de Felipe González en el año 1982, en las segundas elecciones siguientes a la promulgación de la nueva Constitución en diciembre de 1978. 

Adicionalmente, habría que subrayar el hecho importantísimo, de que dicho camino a la democracia se hizo de forma pacífica, sin violencia, ni derramamiento de sangre. Esto último cobra una significación particular en el caso venezolano, pues quienes aupan dicho modelo, piensan que la polarización lograda por el “chavismo” en estas dos décadas, exacerbando al extremo elementos políticos,económicos, culturales e, incluso, raciales, con el propósito de generar antagonismo y odio entre las diferentes clases de la sociedad venezolana, es en cierto modo similar al existente en España  entre republicanos y franquistas o monárquicos, estas dos últimas categorías vistas como iguales, o bien entre el separatismo, los crímenes de ETA aun invaden los recuerdos de la gente, y  el nacionalismo. Una razón mas, por la cual, la transición española podría servir como guia a la venezolana, no obstante aquellas diferencias y rivalidades tan acentuadas. 

 Sin embargo, debemos estar conscientes de que mas allá de la anterior referencia, y  por mas que el modelo parezca deseable, la comparación entre la situación por la cual atraviesa Venezuela actualmente y la de España  de mediados de los setenta, no son ni siquiera parecidas. De hecho  hay dsitinciones de fondo provenientes de las circunstancias políticas de cada país y de su momento histórico.  

Si bien el franquismo después de medio siglo permeó la sociedad  española en todas sus capas,  incluidas, sin que esto fuera un absoluto, la obrera y  la profesional, también es cierto que una buena parte de la intelectualidad española de espíritu progresista seguía siendo  partidaria de la república y de la democracia, situándose muchos en el socialismo de avanzada.  Pero mientras que allí la izquierda clandestina era opuesta a la dictadura, en Venezuela ocurre lo contrario gobernando una izquierda desde hace veinte años  que no es precisamente democrática, no obstante el cúmulo de elecciones ganadas. Una  izquierda que  no se parece en nada a la verdadera si es que existe, y no precisamente llena de intelectuales. Lo mismo ocurre con instituciones como la  Iglesia y  los organismos patronales, que en la España de Franco formaban parte del sistema corporativo, mientras que en la Venezuela de Maduro se sitúan en la acera de enfrente. 

No por casualidad, es el ejército el único punto común de apoyo de ambos sistemas autoritarios. Pero con una diferencia, los militares en Venezuela están cuadrados con el poder del que forman parte  por otro tipo de intereses mas allá de los meramente políticos. Conforman una  casta,  es verdad, como en España, pero allí desaparecido Franco esos intereses dejaron de ser comunes y los militares en general no se opusieron  a la transición. En Venezuela, por el contrario, el alto mando se aferra al poder. 

En cualquier caso, una transición política, requiere de ciertos factores que todavía no se han hecho presentes en la Venezuela de hoy, pero que son absolutamente necesarios, como lo sería  la aparición o surgimiento de un desencadenante; un suceso que por su impacto e importancia precipite los acontecimientos. Un buen ejemplo de esto lo tendríamos  en la participación de las fuerzas armadas en dicho proceso de transición  de manera activa o bien de manera pasiva. O también en iniciativas provenientes de la  élite autoritaria, como por ejemplo, un reconocimiento del régimen de la situación de crisis actual o el establecimiento de fechas para la entrega del poder a un gobierno de transición que se encargue de la convocatoria y regulación de unas elecciones libres, transparentes y democráticas. 

En el caso de España ese hito se dio con la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975. A partir de ese momento, arranca una transición que, en cierta forma, ya había sido iniciada por él, al designar  en 1969 como su sucesor, dentro de la Ley de Sucesión de la Jefatura del Estado, a quien se conocería  después como  Juan Carlos I, uno de los varios actores principales en la configuración de la democracia española. Maduro, por el contrario, si bien fue el sucesor de Chávez, nombrado por el mismo con la claridad de la luna llena, el 6 de diciembre del 2012, en lugar de impulsar la redemocratización del país, se encargó de aplicar una receta mas stalinista que otra cosa, en una sociedad, cansada, golpeada y saturada de calamidades sociales y económicas asfixiantes para la mayor parte de su población. 

En Venezuela, la transición es un proceso que dependiendo como se mire, puede decirse que ni siquiera ha empezado, a diferencia de España donde el asunto estaba ya encaminado y se hizo una realidad con la muerte del caudillo. Por lo que su escenario se asemeja mas al episodio de la enfermedad y  posterior muerte de Chàvez, del 2012-2013, que al actual del 2019. 

Si los doce años de gobierno de Chávez significaron la transición hacia el autoritarismo, los seis de Maduro  marcan su apogeo, al  igual que el inicio del declive del “chavismo” y de su ciclo de vida. Ya se dejó pasar de manera irresponsable una oportunidad única hace seis años, sería imperdonable repetirlo. 

José Luis Mendez La Fuente 
@xlmlf