domingo, 6 de enero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, DOMINGO 06-01-2019,

CARLOS ALBERTO MONTANER, ESPAÑA Y LAS COALICIONES ENVENENADAS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 4 minutos
A España le ocurre lo que al resto del mundo. Está mudando de piel. El planeta se sacude, para mal, el modo de comportamiento y el diseño de la post Segunda Guerra mundial. En España, también para mal, llega a su fin el espíritu de la transición hacia la democracia, ocurrido tras la muerte de Franco en 1975, basado en un tipo de bipartidismo en el que ambas formaciones (socialistas y conservadores) eran europeístas y compartían la creencia de que la solución a los quebrantos económicos estaban en el mercado y la propiedad privada. Fue ese bipartidismo el que trajo al poder al soci... más »

BEATRIZ DE MAJO, LO QUE NO SE COMPRA EN BOTICA, COLOMBIA EN CAPSULAS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 18 minutos
La Cancillería venezolana ha adoptado un uso poco común dentro de las relaciones diplomáticas de los países: la estridencia. No dejan pasar oportunidad en la Casa Amarilla para expresarse con frases altisonantes, insultantes o desafiantes frente a terceros - países y personas, cuando los astros no se alinean a favor de las actuaciones del país- La amenaza se ha vuelto de uso corriente en nuestras relaciones externas cuando la amenaza es la prerrogativa de los fuertes, no de los débiles. Pero es que la sindéresis en todos los terrenos, incluso en el de las prácticas internacionale... más »

ALBERTO JOSE HURTADO B., QUE NO SE PIERDA LA ESPERANZA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 27 minutos
En este momento cuando los acontecimientos diarios del país mantienen a los ciudadanos en una espiral de acciones fuera de lo normal, debido a la generalización de mercados paralelos y la desaparición de instituciones formales que animan al contrabando, el bachaquerismo, la burocracia, la corrupción, el clientelismo, el amiguismo y el nepotismo; se deja ver y sentir un clima de desesperanza entre los venezolanos que tienen claro que la salida a los problemas de Venezuela pasa por exigir el cambio de las actuales políticas económicas o la llegada de un nuevo gobierno. Por ello, es f... más »



LEANDRO RODRÍGUEZ, “SAN GUAIDÓ”

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 34 minutos
Es la etapa póstuma de un chavismo en injusto e ilegal extraining. La Asamblea Nacional está llamada ser quien guíe los pasos políticos que requiere la república con carácter de impostergable urgencia. El destino quiso fuera 2019 el año en que los más de 14 millones de venezolanos que eligieron en 2015 el nuevo parlamento vean los frutos de semejante clamor de cambio. Debemos aclarar algo, lo que ocurra a partir del 10 de enero en el país no es misión exclusiva del parlamento de la república, es una misión de todos los sectores, gremios y del pueblo en general, pero sin lugar a dud... más »

ENRIQUE CONTRERAS RAMÍREZ, EL ESTADO PROFUNDO ORDENA Y DISPONE EL DESTINO DE VENEZUELA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 48 minutos
No hay duda, que en Venezuela las relaciones de poder se fortalecen, los acuerdos se tejen debajo de la mesa. Los compadrazgos entre las cúpulas y la dirigencia política, económica y militar tienden lazos de aseguramiento, para seguir disfrutando de las mieles que da el poder. Todo es válido dentro del llamado estado, pues los dueños de los grandes conglomerados amos del subsuelo venezolano así lo exigen, lo ordenan y lo requieren, son los verdaderos patrones del poder real para seguir disfrutando de la gran torta que les repartió Maduro llamado el Arco Minero, que representa el 12... más »

HEISY MEJÍAS, LA AREPA QUE NO ES NUESTRA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 58 minutos
Comer no es solamente un acto fisiológico, pues no sólo comemos para nutrirnos; La alimentación también es un hecho cultural, que revela nuestra cosmovisión, la manera en que miramos el mundo y nos presentamos ante él. Así, a través del consumo alimenticio, también consumimos cultura. Por ello, cuando vamos de turistas, queremos comer lo que es autóctono del lugar al que vamos. Ahora ¿qué es común en todo el país? ¿Cuáles son los platos que hablan de ser venezolano? Aquí hace su entrada triunfal nuestro pabellón, nuestros dulces y por supuesto, nuestra majestuosa arepa hecha a base... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER, ESPAÑA Y LAS COALICIONES ENVENENADAS


A España le ocurre lo que al resto del mundo. Está mudando de piel. El planeta se sacude, para mal, el modo de comportamiento y el diseño de la post Segunda Guerra mundial. En España, también para mal, llega a su fin el espíritu de la transición hacia la democracia, ocurrido tras la muerte de Franco en 1975, basado en un tipo de bipartidismo en el que ambas formaciones (socialistas y conservadores) eran europeístas y compartían la creencia de que la solución a los quebrantos económicos estaban en el mercado y la propiedad privada. 

Fue ese bipartidismo el que trajo al poder al socialista Felipe González, quien durante los 14 años que gobernó privatizó las empresas estatales creadas por el corporativismo franquista, pidió el voto para entrar en la OTAN, y fue un ardiente anticomunista durante el fin de las dictaduras marxistas en Europa. 

Fue al compás del espíritu de la transición que José María Aznar, en los ocho años que ocupó la Casa de Gobierno, mejoró sustancialmente los índices económicos del país y consiguió el mayor grado de desarrollo relativo jamás obtenido por la nación, logrando que España participara del euro, mientras anudaba los más íntimos vínculos militares con Occidente.  

Hoy el bipartidismo se ha escindido en seis porciones electorales que andan a la greña y necesitan pactar para llegar a la Moncloa: socialistas, comunistas y nacionalistas locales (la coalición que actualmente gobierna); y la oposición que, de acuerdo con las encuestas y las recientes elecciones andaluzas, constituye la mayoría del país: conservadores, liberales y españolistas de derecha parecidos al trumpismo. 

Son coaliciones envenenadas. El PSOE de Pedro Sánchez ha cometido el inmenso error de pactar con los comunistas de Podemos y de Izquierda Unida, y con los independentismos locales (catalán y vasco), con tal de alcanzar el poder a cualquier costo. De la misma manera que los conservadores del PP y los liberales de Ciudadanos se aliarán a Vox, los españolistas a ultranza que utilizan a Steve Bannon (el estratega de Trump) como su asesor político. 

¿Era posible otro tipo de coaliciones? Por supuesto: debieron unirse los constitucionalistas. Dependía de la seriedad con que se percibiera la Constitución de 1978, el gran documento que resumió el proceso de transición iniciado a fines de 1975.

Hay partidos realmente constitucionalistas (los conservadores, los liberales, los socialistas), y los hay que solo respetan las normas constitucionales de manera estratégica a la espera de poder derribar el edificio institucional que sostiene a la España actual (los comunistas, los independentistas locales y, en gran medida, los ultraespañolistas). 

Ante una tesitura parecida la alemana Ángela Merkel trazó las bases de una gran coalición entre la democracia cristiana y la socialdemocracia, esto es: entre los conservadores y los socialistas. Esa coalición ha sostenido la vida política germana durante un buen periodo, expresando el criterio de la mayoría de los alemanes.

¿Podían hacer esto los españoles? Naturalmente. Esas coaliciones las inventaron ellos. De alguna manera, fue lo que hicieron, de un modo mecánico, en el último tercio del siglo XIX, tras la restauración de los borbones, cuando Cánovas del Castillo, dispuesto a terminar con el desorden del sector público, echó las bases de un cierto bipartidismo que erró en no saber crear las condiciones para el autogobierno o, llegado el caso, para la independencia de las colonias. 

De todos los problemas que tiene España el más peliagudo es el de los independentismos. Esa es la mayor dificultad para crear la gran coalición. En Cataluña algo menos de la mitad desea poner tienda aparte. (En el país vasco, según las encuestas oficiales, apenas alcanzan el 21%). No es posible gobernar serenamente con casi la mitad de los catalanes deseosos de encontrar su propio rumbo, pero tampoco es moralmente admisible abandonar a la otra mitad de los catalanes que se sienten, primordialmente, españoles. 

La solución está en la democracia, para lo cual habría que reformar la Constitución. Hay que admitir, humildemente, que el contorno de las naciones no es eterno, pero tampoco puede dejarse a las volubles mayorías simples que tomen las decisiones, para que no se produzca el triste espectáculo del Brexit, donde hoy la mayoría de los británicos quiere otro referéndum para regresar a la Unión Europea. La mayoría simple es la receta para incendiar la pradera. 

Las decisiones trascendentes, como formar o no parte de España, deben tomarlas los catalanes (o cualquier otra región) por mayorías cualificadas de un 60% del censo, en votaciones obligatorias, y durante dos legislaturas diferentes, para impedir que un problema coyuntural determine el destino de la región y afecte a las generaciones venideras. 

Si en esas condiciones los catalanes eligen separarse de España, como sucede con los quebecois en Canadá o los escoceses en el Reino Unido, lo razonable es permitirles que hagan las maletas y desearles muy buena suerte. Ese no será el fin del mundo. Ni siquiera el fin de España.

Carlos Alberto Montaner
@CarlosAMontaner ‏

BEATRIZ DE MAJO, LO QUE NO SE COMPRA EN BOTICA, COLOMBIA EN CAPSULAS


La Cancillería venezolana ha adoptado un uso poco común dentro de las relaciones diplomáticas de los países: la estridencia. No dejan pasar oportunidad en la Casa Amarilla para expresarse con frases altisonantes, insultantes o desafiantes frente a terceros - países y personas, cuando los astros no se alinean a favor de las actuaciones del país-



La amenaza se ha vuelto de uso corriente en nuestras relaciones externas cuando la amenaza es la prerrogativa de los fuertes, no de los débiles. Pero es que la sindéresis en todos los terrenos, incluso en el de las prácticas internacionales, no se compra en la botica.

No se equivoca uno cuando afirma que un gobierno que ha destrozado económicamente al país y pisoteado los derechos de sus ciudadanos, ha apresado y torturado a sus detractores políticos, no gana créditos de respetabilidad ante terceros. Cuando además, las normas internas y externas las usa para ponerlas al servicio de acciones estrafalarias o ilegales, además de ganarse el irrespeto, se hace acreedor del rechazo de sus pares en la comunidad internacional.

No se escuchan loas en ninguna parte a las ejecutorias de los revolucionarios tropicales maduristas. Hasta los países que los secundan en apariencia callan frente a los abusos pero no los aplauden. Ni China ni Rusia quiebran lanzas por la Revolución Bolivariana aunque les convenga una alianza con ella a los fines de pisarle los callos a los otros grandes del planeta.

Hasta ahora, la posición que ha asumido nuestro flamante Canciller frente a la posibilidad de sancione internacionales contra el gobierno que le da de comer, ha sido la de amenazar con el retiro de los funcionarios de las delegaciones que ocupan las embajadas si algún país osara retirar su embajador como una medida de desconocimiento de la legitimidad del gobierno de Maduro. 

Tal genero de bravuconerías lo que provoca es más irrespeto dentro del entorno global. Faltan horas apenas para que los países se pronuncien frente al desafuero de la continuidad de Maduro en el poder más allá del 10 de enero y nos veremos entonces frente a un rechazo colectivo de amplio espectro y de mucha contundencia. Los retiros de embajadores o la falta de nombramiento de quienes ya no los tienen, como es el caso de Colombia, no están encaminados a derrocar al gobierno pero si a marcar una posición a favor del restablecimiento de la democracia en Venezuela. No hay que ir mucho más lejos que ello- aunque puede haber países que si asuman posiciones mucho más agresivas, ojalá-para dejar claro el rechazo frente a las tiranías y frente a supresión de los derechos ciudadanos y al respeto de la legalidad.

¿Qué puede ocurrir en el caso de Colombia, quien ha sido históricamente nuestro mejor y más activo aliado, el país más cercano a nuestra realidad y, a la vez el que está sufriendo en grado superlativo la desestabilización producto del éxodo de compatriotas hambreados del madurismo?. Posiblemente la posición declarativa que asuma será la más dura de todas y asumirá el liderazgo continental por la misma razón. Colombia se hará escuchar pero dudo que las relaciones diplomáticas ni consulares sufran aunque no se produzca nunca el nombramiento de un jefe de la delegación. 

¿Frente a ello va el Canciller Venezolano a dar un paso más agresivo retirando al personal oficial colombiano que opera en Caracas o a sus propios funcionarios diplomáticos o consulares en Bogotá y otras ciudades, como ha prometido?.

La voz de la cordura es la que debe privar por encima de las rabietas de los altos funcionarios de la Plaza Bolivar. No hay sino que imaginar, el perjuicio adicional que una suspensión de todas la relaciones provocada por Venezuela, particularmente las consulares, le causaría a sus propios ciudadanos hoy residenciados en Colombia, súbditos venezolanos que requieren de todo tipo de gestiones ante su propia representación en suelo neogranadino. 

¿O paseémonos por una ruptura total de las relaciones comerciales que subsisten entre los dos países, lo que incluye tanto al tráfico de alimentos hacia Venezuela como perfeccionamiento activo de subproductos petroleros que todavía nos generan unos ingresos apreciables?

Las izquierdas radicales siempre han usado los altos decibeles y las frases descolocadas frente a la prensa para hacerse escuchar cuando la razón no les asiste. Pasar a la acción en contra de otro país cuando el que insulta se encuentra en desventaja, es harina de otro costal.

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo1

ALBERTO JOSE HURTADO B., QUE NO SE PIERDA LA ESPERANZA


En este momento cuando los acontecimientos diarios del país mantienen a los ciudadanos en una espiral de acciones fuera de lo normal, debido a la generalización de mercados paralelos y la desaparición de instituciones formales que animan al contrabando, el bachaquerismo, la burocracia, la corrupción, el clientelismo, el amiguismo y el nepotismo; se deja ver y sentir un clima de desesperanza entre los venezolanos que tienen claro que la salida a los problemas de Venezuela pasa por exigir el cambio de las actuales políticas económicas o la llegada de un nuevo gobierno. Por ello, es fundamental aprovechar este inicio de año para recordar uno de los valores humanos más importante: la esperanza.



Reconociendo que la economía de la nación acumula períodos consecutivos en recesión, y las perspectivas de corto y mediano plazo dan cuenta de un panorama que puede empeorar, debemos tener fe en que las cosas mejorarán, no importa que tan fuerte nos griten “no hay tiempo”, “esto seguirá así”, “no hay posibilidad de cambio”, “esto va seguir igual”, “lo único seguro es lo que tenemos”, o “esto es lo mejor que podemos tener”. Ya sabemos que el gobierno se ha olvidado que su fin último es promover el bien común mediante la maximización del bienestar social de la población permitiendo la participación de los actores públicos y privados de la sociedad, y continúa en su esfuerzo de preservar los privilegios de algunos en un entorno de crisis, por ende, debemos estar seguros que los cambios que vendrán serán resultado del trabajo propio y el entusiasmo individual por defender la vida, poniéndole ganas y esfuerzo a nuestras responsabilidades, entendiendo que nuestro compromiso como personas de bien está por encima de la historia fatal que otros pretenden construirnos.

De esta manera, es necesario que cada venezolano se libere de toda limitación, temor y miedo que impida ir detrás de sus metas, imaginar el futuro para tener la fuerza impulsora que permita actuar hoy y cumplir uno a uno los objetivos planteados, y nunca perder el entusiasmo para realizar acciones diarias que faciliten alcanzar un mundo mejor. Ello implica mantener una actitud llena de entusiasmo, alegría y amor, a pesar de las circunstancias; mantener en mente el éxito, reconociendo las dificultades a enfrentar y alejando cualquier idea de fracaso; además de cultivar la paciencia, sin permitir que aparezca el conformismo, para que las actividades se desarrollen de forma más placentera y con pasos firmes hacia las metas planteadas. Así, se podrá tener una vida con propósitos claros y firmes, se dará ejemplo a las personas que por la rutina se encuentran desanimados y cansados para continuar tras sus sueños, y se elevará la importancia de la acción individual para la solución de nuestros problemas más apremiantes.

Ante la campaña de desesperanza y desmoralización, hay que evitar creer que las actuales estructuras de poder son definitivas y permanentes, abandonar la idea de que los problemas de cada venezolano los van a resolver otros, dejar de pensar que el país lo salvará una persona, no permanecer inmóviles esperando que se repitan los acontecimientos sociales (levantamientos militares, revueltas populares, entre otros), y evitar quedar aislados en una posición sin entender que el bienestar individual impulsa la prosperidad colectiva. A pesar de la situación que estamos viviendo, es fundamental aprender a ver lo mejor de toda esta experiencia negativa, sin conformarnos con las circunstancias, para hallar nuevas posibilidades y oportunidades de mejorar nuestro comportamiento individual y recuperar la calidad de vida en el país.

Alberto Jose Hurtado B.
@ajhurtadob

LEANDRO RODRÍGUEZ, “SAN GUAIDÓ”


Es la etapa póstuma de un chavismo en injusto e ilegal extraining. La Asamblea Nacional está llamada ser quien guíe los pasos políticos que requiere la república con carácter de impostergable urgencia. El destino quiso fuera 2019 el año en que los más de 14 millones de venezolanos que eligieron en 2015 el nuevo parlamento vean los frutos de semejante clamor de cambio.

Debemos aclarar algo, lo que ocurra a partir del 10 de enero en el país no es misión exclusiva del parlamento de la república, es una misión de todos los sectores, gremios y del pueblo en general, pero sin lugar a dudas, la Asamblea Nacional juega un papel de superlativa importancia en el rescate de Venezuela, arrancársela al cáncer regional denominado castrismo.

Expertos juristas nacionales e internacionales coinciden en el hecho jurídico de declarar el 10 de enero la falta absoluta del cargo de presidente de la nación, en cuanto los últimos 6 procesos electorales, incluyendo las presidenciales, fueron procesos viciados, nulos, atentatorios contra la constitución y todos los preceptos democráticos. Todos quienes resultaron electos tras estos eventos espurios son considerados usurpadores, algo extremadamente grave, más aún cuando la república ha suscrito convenios internacionales de protección democrática para el pueblo.

Según estos jurisconsultos, lo procedente a partir de esa fecha es que el Presidente de la Asamblea Nacional asuma el cargo vacante hasta que se realicen nuevas elecciones, de este modo, el Diputado Juan Guaidó, quién asumirá la conducción del parlamento, está llamado ser quien ocupe temporalmente la presidencia de la nación. Sí ello no ocurriese (por los motivos que fuere) correspondería al TSJ legítimo (en el exilio) asumir la contingencia y solventar la falta absoluta, repetimos, todo ello según criterio cientista de laureados juristas, entre ellos la ex presidenta de la antigua Corte Suprema de Justicia, Dra. Blanca Rosa Mármol de León, quien durante todo este tiempo ha mantenido la academia por encima de cualquier otro criterio.

Así, tenemos una coyuntura tan única como trascendental, sin temor a equivocarnos, es el compromiso institucional venezolano más importante en los últimos 200 años, hablamos de rescatar a Venezuela, de re-independizarla, de salvarla las feroces fauces de quienes la conducen apátridamente, sacrificando a un pueblo amante de la paz, excesivamente noble, al que han empujado a una sobrevivencia villanesca, desnaturalizada.

Quien asuma la presidencia del parlamento nacional debe empuñar el coraje que muchos creen no  ha sido de la oposición en horas decisivas a lo largo de estos 20 años de oscurantismo, debe enfrentarse a las retaliaciones más inesperadas de un régimen insensible, agónico, que será proclamado forajido conforme a las normas internacionales. Misma entereza y denuedo serán exigidos a los demás diputados de ese vital cuerpo colegiado. Les llegó el momento de lucirse en la historia o quedar plasmados en las páginas más vergonzosas de ella. Pero ¡Ojo! No olvidemos, no es una labor exclusiva del parlamento, es una misión a la que debe avocarse todo el país, la Asamblea Nacional no podrá hacer nada sin el apoyo del pueblo, ni el pueblo podrá hacer nada sin el apoyo de sus parlamentarios.

Caen sobre los hombros del Diputado Juan Guaidó la extrapesada misión de guiar los pasos para rescatar la república, responsabilidad recubierta de todo tipo de riesgos y desafíos, esperemos sepa guiarse por la sabiduría desprendida del clamor de la inmensa mayoría de los habitantes de este martirizado país. Su misión está en los límites del heroísmo, así que permítannos exagerar sin ánimos de molestar ni ofender a nadie; la magnitud de su encomienda fácilmente lo pudiera catapultar como “San Guaidó”… el santo de los demócratas desesperanzados.

Leandro Rodríguez
@leandrotango

ENRIQUE CONTRERAS RAMÍREZ, EL ESTADO PROFUNDO ORDENA Y DISPONE EL DESTINO DE VENEZUELA


No hay duda, que en Venezuela las relaciones de poder se fortalecen, los acuerdos se tejen debajo de la mesa. Los compadrazgos entre las cúpulas y la dirigencia política, económica y militar tienden lazos de aseguramiento, para seguir disfrutando de las mieles que da el poder. Todo es válido dentro del llamado estado, pues los dueños de los grandes conglomerados amos del subsuelo venezolano así lo exigen, lo ordenan y lo requieren, son los verdaderos patrones del poder real para seguir disfrutando de la gran torta que les repartió Maduro llamado el Arco Minero, que representa el 12.5% del territorio nacional, vigilado cuidadosamente por nuestra Fuerza Armada al servicio no del pueblo venezolano, sino al servicio del gran capital, triste y miserable papel.



Petróleo, gas, carbón, oro, coltan, thorium entre otros recursos- lo han entregado bajo contratos leoninos, con el cuento de las empresas mixtas, dejando en ese camino del extractivismo, muerte, cárcel, tortura, desaparecidos y un genocidio planificado contra nuestras etnias originarias, además del desastre ecológico irreversible causado por la voracidad del capital.

Estamos en manos del llamado estado profundo, conformado por multinacionales y corporaciones, bajo el acuerdo y complacencia de las clases políticas y económicas que conforman el estado y que representan el poder formal y llenan de hambre y miseria a nuestro pueblo, pueblo en el cual unos ingenuos y otros enajenados no alcanzan a comprender lo que sucede dentro de una economía globalizada, donde desaparece en la práctica el estado-nación y convierten a nuestro país, en una gran corporación que entrega nuestros recursos, unos a nombre de la llamada democracia y otros a nombre de la llamada revolución bolivariana, donde las rémoras y pirañas de ambos bandos exigen por un lado la intervención de los Estados Unidos y por el otro la intervención de los rusos, convirtiéndolos en traidores del verdadero ideario de todo ese colectivo hermoso y patriótico que dieron su vida por la independencia de Venezuela y todo el resto de nuestra América Latina.

CONTROLAR Y ENAJENAR LA POBLACIÓN

Para tener a éste pueblo controlado y sumiso, el gobierno del socialismo del siglo XXI no solamente utiliza el llamado carnet de la patria, donde se entregan limosnas en dinero o el llamado CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) donde por cierto lo que predomina es la harina. Aparte de estas dadivas, el control mental es el recurso de mayor provecho para mantener a la población paralizada en su pensamiento reflexivo y se genera, se promueve cuando una persona o grupo de individuos ejerce una toma de control de la conducta humana, manejando métodos de persuasión o de sugestión mental, en busca de apartar las capacidades críticas o de autocrítica de la persona, esto es, su capacidad de conceptuar o desechar informaciones u mandatos mentales.

Para tales fines, utilizan y manejan la manipulación informativa o mediática, donde se utiliza la agnotología entendida esta como: el estudio del oscurantismo o duda culturalmente inducida y se aprovecha para producir actos deliberados en función de sembrar la confusión y el engaño, normalmente para vender una mentira y hacerla aparecer como una verdad. Esto hace que al ser humano se le pueda inducir una programación neuro lenguistica (PNL), donde el sujeto vive como una especie de espejismo, fantasía en el subconsciente y lo manifiesta como una realidad, esto permite que se tome el control mental de un colectivo convertido en masa, para eliminarle su capacidad de razonamiento, de la crítica o autocrítica, terminando de esta manera con el cerebro lavado.

De esta forma se mantiene un pueblo dormido, paralizado, resignado a que le conduzcan por el camino de la sumisión, servidumbre y se acostumbre en términos más concretos a ser esclavo de su propia fantasía.

Para tales fines la psicología es el instrumento que permite dar las herramientas para inducir en la mente humana que se adopten formas de conducta inducida (percepción subliminal) por ser un campo de estudio y de aplicación interdisciplinaria donde convergen los intereses de quien la utiliza para fines grupales o individuales.

Este escenario ha permitido que Venezuela viva la etapa de mayor oscurantismo de su historia contemporánea.

Enrique Contreras R
@enriqcontrerasr

HEISY MEJÍAS, LA AREPA QUE NO ES NUESTRA


Comer no es solamente un acto fisiológico, pues no sólo comemos para nutrirnos; La alimentación también es un hecho cultural, que revela nuestra cosmovisión, la manera en que miramos el mundo y nos presentamos ante él. Así, a través del consumo alimenticio, también consumimos cultura. Por ello, cuando vamos de turistas, queremos comer lo que es autóctono del lugar al que vamos.

Ahora ¿qué es común en todo el país? ¿Cuáles son los platos que hablan de ser venezolano? Aquí hace su entrada triunfal nuestro pabellón, nuestros dulces y por supuesto, nuestra majestuosa arepa hecha a base de maíz pilado durante muchos siglos, ésta evolucionó en un proceso industrial que fue reproducido por muchas empresas. La marca de harina de maíz más famosa en Venezuela es la Harina Pan producida por Empresas Polar, la cual, para beneplácito nacional, se está regando por el mundo. También hay otras marcas, Harina Juana, Doña Emilia, entre otras, hoy prácticamente desaparecidas.

Con la ausencia de estas marcas, el viaje de algunos hacia el exterior y la importación, nos dimos cuenta que no somos el ombligo del mundo en cuestiones areperas. También existe la arepa en otras latitudes.

A fuerza de escasez también conocimos otras formas de hacer arepas, fuimos a nuestras originarias costumbres y a más de uno le tocó moler maíz.

Por otro lado, la caja Clap también trajo unas harinas de maíz, sin gluten pero para hacer tacos, no arepas. Trajo harina de Brasil, harina que no compacta a menos de que se mezcle con agua caliente. El gobierno trajo harina de maíz pero una harina que no es nuestra, que no sabe a nosotros, en fin, que no nos representa. Pregunto ¿si viviremos en una perenne importación de alimento (negocio del desgobierno) por qué traen comida que no sabe a la nuestra y nos obligan (porque no se puede comprar más nada) a consumir algo que no nos representa culturalmente? ¿Por qué quieren cambiar nuestros hábitos alimenticios?

Voy más allá, por qué nos quieren cambiar nuestras nociones estéticas, por qué los colores buenos son el rojo y los murales tienen al difunto; nuestro lenguaje, por qué el #AquíNoSeHablaMalDeChávez, por qué los compañeros son camaradas o compatriotas; la manera en que nos relacionamos incluso con los vecinos, por qué la junta comunal es un ente de tiranía que decide quién come o no, por qué no podemos hacer la merienda de un pancito con café en compañía de los vecinos; nuestros símbolos patrios, por qué cambiaron el escudo, la bandera y hasta el himno al ser cantado por el difunto en todo acto chavistoide; los símbolos de la ciudad, por qué cambiaron la estatua del León que representaba a Santiago León de Caracas; las fiestas tradicionales, por qué no podemos pasar las navidades como de costumbre, por qué no podemos viajar en carnaval, por qué no podemos celebrar un cumpleaños... 

¿Por qué Chávez, Maduro y compañía han tratado de cambiar nuestra cultura, es decir, nuestro sistema simbólico? Responda usted..

Heisy Mejías
@HeisyVisionaria.