sábado, 11 de enero de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, SÁBADO 11/01/2020

GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS: HOJAS DE PARRA. AL COMPÁS DE LA CIENCIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 3 minutos
“Entonces se abrieron sus ojos (NB: los de Adán y Eva, luego de comer el fruto del árbol prohibido) y conocieron que estaban desnudos; cosieron unas hojas de parra y se hicieron cinturones” (Génesis 3,7). Desde entonces las hojas de parra han servido no solo para ocultar las partes pudendas en esculturas griegas o romanas demasiado explícitas para los ojos mojigatos de siglos posteriores a su tiempo, sino también como alegoría de lo vergonzoso, de lo que debe ser ocultado. De manera que nada es de extrañar que un régimen caracterizado por su sevicia, siempre empeñado en ocultarla a... más »

AURORA LACUEVA: MEJOR PERO AÚN MUY INJUSTO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 7 minutos
No ha habido un año mejor para la humanidad que 2019, dice el columnista del New York Times Nicholas Kristof. Lo justifica con datos. Por ejemplo, aún en 1950 27% de los niños y niñas del mundo moría antes de los 15 años, mientras que hoy esa figura se ha reducido a 4%. La pobreza extrema abrumaba a 42% de la población planetaria en 1981, y en la actualidad solo afecta a 10%. Por otra parte, hace cincuenta años el analfabetismo limitaba severamente la vida de más de 50% de las personas, y al presente cerca de 90% de los adultos de la Tierra saben leer y escribir. Kristof reconoce qu... más »

BEATRIZ DE MAJO: ESOS OTROS MIGRANTES, LOS PROPIOS (II). COLOMBIA EN CAPSULAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 10 minutos
Hablábamos en nuestra entrega pasada, hace una semana, acerca del hecho de que la diáspora venezolana que se ha residenciado formalmente o no en Colombia tiene un alto componente de nacionales venezolanos hijos de colombianos que ostentan las dos nacionalidades. Aquellos que por derecho tienen la nacionalidad colombiana deben ser atendidos por las autoridades neogranadinas como “ retornados” y les corresponden algunos derechos susceptibles de hacerles más llevadero el retorno voluntario a la patria. Estas facilidades de vida son unos cuantas: un “retornado” tiene el derecho... más »

JUAN GUERRERO: EL LARGO Y DOLOROSO REGRESO A LA LIBERTAD

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 13 minutos
Ningún asombro por lo ocurrido este 5 de enero en la elección de la directiva de la Asamblea Nacional en Venezuela. Ya lo afirmamos en un artículo (ver https://primicia.com.ve/opinion/lecturas-de-papel-el-empujon/ ) donde indicamos las razones para afirmar que en Venezuela se había instaurado un régimen militar que suplantó la democracia. Desde esa fecha en Venezuela existe un régimen que progresivamente se ha fortalecido, no tanto por la presencia de grupos paramilitares y del crimen organizado, también del terrorismo internacional, además de la evidente presencia de fuerzas milit... más »

EDUARDO MARTÍNEZ: EL DILEMA DE LOS TAMBORES DE GUERRA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 16 minutos
¿Es o no es guerra? La “dada de baja” del general iraní Qassem Soleimani en el aeropuerto de Bagdad, este 3 de enero, ha puesto en evidencia cómo las estrategias y modos de las guerras contemporáneas han venido evolucionando. El sonar de los tambores siempre simbolizaba los llamados a guerras, sea en las viejas películas ambientadas en el oeste americano o en las selvas de África. No se veían en la pantalla declaraciones formales, ni enfrentamientos entre dos jefes enemigos. Tan solo el sonido lejano de tambores, y no siempre el comentario, más lastimero que soberbio, el cual adver... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: LUIS PARRA VS. VENEZUELA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 19 minutos
Diputado Parra, con su conducta usted no se está enfrentando a Guaidó ni al presunto G4, usted se está enfrentando al pueblo de Venezuela, le está haciendo un flaco favor al rescate de la democracia, de la constitucionalidad. El que los ilegales (por abandono y usurpación de cargos) diputados chavistas le hayan otorgado el voto para hacerse de manera express de la presidencia AN, y a quienes lo acompañan en esta farsa, habla por sí solo ¡El chavismo es antónimo de buenas intenciones! Con su investidura entre sombras, sin periodistas, sin invitados especiales, evitando la entrada ... más »


GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS: HOJAS DE PARRA. AL COMPÁS DE LA CIENCIA

“Entonces se abrieron sus ojos (NB: los de Adán y Eva, luego de comer el fruto del árbol prohibido) y conocieron que estaban desnudos; cosieron unas hojas de parra y se hicieron cinturones” (Génesis 3,7). Desde entonces las hojas de parra han servido no solo para ocultar las partes pudendas en esculturas griegas o romanas demasiado explícitas para los ojos mojigatos de siglos posteriores a su tiempo, sino también como alegoría de lo vergonzoso, de lo que debe ser ocultado.

De manera que nada es de extrañar que un régimen caracterizado por su sevicia, siempre empeñado en ocultarla a ojos extranjeros, haga uso de hojas de Parra (Luis Eduardo) en esfuerzo írrito por esconder su sucia mano detrás de maniobras ejecutadas por antiguos opositores comprados al mejor postor en billetes verdes, no en agónicos bolívares ni mucho menos en fantasiosos petros, a través de negociados ilícitos ligados a las cajas CLAP y al hambre del pueblo.

Unos reales perdidos para los “revolucionarios”… Nuestros diputados han salido respondones y para nada dispuestos a aceptar mansamente el atropello. En la larga jornada del domingo 5 de enero, las hojas de Parra se agitaron en horas matutinas con los vientos de la violencia para impedir la entrada de la representación opositora al Palacio Federal Legislativo, mientras clamaban tener quorum sin haberlo constatado y nombraban sin votación una directiva espuria forrada en hojas de Parra, este reducido al papel de cuidador de silla por exigencia del jefe de la fracción pesuvista.

De nada les valió la mascarada porque la bancada opositora, conformada por cien parlamentarios, se mudó a otros espacios en el emblemático edificio del diario El Nacional que, como tantos otros diarios venezolanos, sufre los embates permanentes de la dictadura. Allí pudieron instalarse legalmente con quorum reglamentario comprobado (87 o más diputados), eligiéndose la nueva y legítima directiva de la Asamblea Nacional (AN) para el período enero 2020-enero 2021, encabezada por Juan Guaidó, que a poco fue reconocido nuevamente por los países que han dado su apoyo explícito a nuestra causa democrática desde 2019.

Las hojas de Parra se movieron de nuevo el lunes 6 para posesionarse (creyó él) de la oficina de la presidencia de la AN y tomándose un selfie, sentarse rechoncho en la silla del presidente. Pero el martes 7 todo el mundo lo vio correr despavorido fuera del edificio, junto con sus secuaces, cuando los 100 parlamentarios demócratas, encabezados por Juan Guaidó como presidente legítimo, decidieron imponer su legitimidad y contra viento y marea, por encima de la intimidación militar, se presentaron en el hemiciclo para comenzar la sesión ordinaria convocada para ese día. Los videos que circulan por las redes son evidencias tercas de tales actuaciones.

Una vez más, el triste papel de las fuerzas armadas bolivarianas en esas circunstancias será motivo futuro de vergüenza para ellos cuando las historias de esta época oscura sean recordadas y escritas como testimonios del secuestro al que ha sido sometido el pueblo venezolano bajo el espanto asesino de las armas de la república.

De lo ocurrido en estos días (escribo en martes 7) quiero rescatar por una parte la valentía, el arrojo de nuestros diputados en defender los valores ciudadanos para los cuales fueron electos y por otra, la unión que ha resurgido en estas horas críticas para la vida republicana. Tranquiliza saber que en el momento de las dificultades, las diferencias de pensamiento en aspectos tácticos han sido marginadas mayoritariamente en favor del ideal superior de la patria. Ya habrá tiempo para ventilar diferencias. Por ahora, Venezuela nos requiere para salvarla en democracia y a eso debemos apuntar todos, sin vacilaciones.

El año 2020 es un año crucial. Puede ser que lleguemos a las ansiadas elecciones presidenciales, algo que dependerá de muchos factores. En cambio, por mandato constitucional, en 2020 debemos elegir una nueva Asamblea Nacional que cumpla con su papel legislativo entre enero de 2021 y enero de 2026. Necesitamos de manera imperiosa contar con una AN que no esté sujeta a los caprichos de los demás poderes del Estado, una AN mayoritariamente nuestra. Para eso debemos aprender del fracaso abstencionista de 2005, cuyas consecuencias aún sufrimos; requerimos repetir el triunfo electoral de diciembre de 2015 que dio lugar a esta AN de hoy y que tanto orgullo nos genera. Eso solo será posible en unidad plena de los factores democráticos hacia el voto. Ese debe ser nuestro norte en 2020. Las hojas de parra que pretendan obstaculizar el camino deberán ser desechadas.

Gioconda San-Blas 
gsanblas@gmail.com
@daVinci1412
@DiarioTalCual
http://giocondasanblas.blogspot.com 

AURORA LACUEVA: MEJOR PERO AÚN MUY INJUSTO

No ha habido un año mejor para la humanidad que 2019, dice el columnista del New York Times Nicholas Kristof. Lo justifica con datos. Por ejemplo, aún en 1950 27% de los niños y niñas del mundo moría antes de los 15 años, mientras que hoy esa figura se ha reducido a 4%. La pobreza extrema abrumaba a 42% de la población planetaria en 1981, y en la actualidad solo afecta a 10%. Por otra parte, hace cincuenta años el analfabetismo limitaba severamente la vida de más de 50% de las personas, y al presente cerca de 90% de los adultos de la Tierra saben leer y escribir. Kristof reconoce que las cifras precisas son debatibles y, más allá, alerta acerca de los graves problemas que aún afectan a los humanos. Pero piensa con razón que reconocer avances ayuda a seguir luchando.

Y hace falta esa lucha, porque es que muchos de quienes han salido de la pobreza extrema siguen siendo de todos modos pobres. Y buena parte de los que se han alfabetizado no han podido cursar luego estudios hasta completar por lo menos la escuela básica. Centenares de millones de niños y niñas salvados de la muerte temprana se enfrentan luego a una vida de dureza y limitaciones, siendo que la riqueza que se produce hoy en el mundo daría para que todas y todos vivieran con comodidad y pudieran desarrollar sus potencialidades. Imaginemos lo que sería nuestro planeta si los casi 8 mil millones de personas que lo habitan pudieran manifestar todas sus posibilidades: de investigación, de invención, de expresión artística, de acción política… Esa creatividad humana que ha permitido los progresos ya logrados en agricultura, medicina, ingeniería, filosofía o arte estaría multiplicada enormemente, con resultados seguramente extraordinarios. Pero no es así: las mayorías permanecen aherrojadas por las cadenas que conocemos.

De otra parte, se consolida en el mundo un polo de superbillonarios: hay unas 2.000 personas cuya riqueza combinada supera la suma de riqueza de 152 países. ¿Cómo puede la democracia florecer así? Un sistema económico que conduce a estas acumulaciones delirantes de capital no funciona bien. ¿Y nosotros? La desigualdad crece, nuestros indicadores retroceden, mientras la mayoría de la clase política se centra en su juego por el poder sin más.

Aurora Lacueva
lacuevat@hotmail.com
Aurora Lacueva
@AuroraLacueva 
@UNoticias

BEATRIZ DE MAJO: ESOS OTROS MIGRANTES, LOS PROPIOS (II). COLOMBIA EN CAPSULAS

Hablábamos en nuestra  entrega pasada, hace una semana, acerca del hecho de que la diáspora venezolana que se ha residenciado formalmente o no en Colombia tiene un alto componente de nacionales venezolanos hijos de colombianos que ostentan las dos nacionalidades.   

Aquellos que por derecho tienen la nacionalidad colombiana deben ser atendidos por las autoridades neogranadinas como “ retornados”  y les corresponden algunos derechos susceptibles de hacerles más llevadero el retorno voluntario a la patria.   

Estas facilidades de vida son unos cuantas: un “retornado” tiene el derecho a acceso a los servicios de salud, a la adquisición de vivienda, a capacitación de carácter laboral y de asistencia social.     

Pero existe, además, una categoría de retornados con carácter humanitario – aquellos  que regresan por una situación de fuerza mayor o causas especiales- quienes  además pueden ser objeto de  programas de apoyo con acompañamiento.  Y esta ayuda oficial debe facultar a quienes regresan a Colombia a enfrentar los retos de su inserción y eliminar situaciones de riesgo, además de que debe llevarlos de la mano para vincularse con la gestión del sitio, departamento o municipio seleccionado para vivir.    

Pero también existe otra categoría adicional, la que incluye a colombianos “retornados de tipo solidario”, diseñada  para quienes obtengan la calificación como pobres de solemnidad.  

Es bueno saber que existe formalmente en Colombia un  Registro Único de Retornados, conocido comúnmente como el RUR, que es un instrumento oficial en el que deben inscribirse los colombianos mayores de edad que regresan al país tras haber residido en el exterior por lo menos durante tres años. La inscripción es voluntaria, lo que provoca resistencias de parte de aquellos que intentan reinsertarse en su país de origen. Pero es a estos hacia quien se dirige la ayuda.  

El volumen de ciudadanos que han sido aceptado como tales es bajo en extremo porque los requisitos básicos no se cumplen: el primero es manifestar por escrito la decisión de regresar a Colombia y el segundo resulta ser una cuesta bien empinada: demostrar hacer residido en el extranjero por lo menos tres años.   

El gran escollo de todas estas ayudas o prebendas- o derechos si se quiere- que tienen aquellos venezolanos hermanos nuestros que resultan ser hijos de emigrantes colombianos de antaño es que precisan de una serie de documentos de comprobación que deben ser emitidos por la administración del régimen madurista, cuya incapacidad administrativa ya es proverbial. Y la poca disposición a la ayuda del ciudadano en dificultades es total. Tratar de demostrar, por ejemplo, que una familia colombo-venezolana está compuesta por integrantes calificables  como pobres de solemnidad debe ser prácticamente imposible de cara a un gobierno que asegura que su país atraviesa por una bonanza digna de encomio.  

En todo caso, la determinación del gobierno de Iván Duque es grande en facilitar el retorno de los suyos al igual que también es definitiva su disposición a ayudar a aquellos hijos de colombianos con derechos ciudadanos del otro lado del Arauca. Hay ya 250 oficinas habilitadas para atender y ayudar a esta población que trabajan de la mano con las cámaras de comercio regionales. 

La ACNUR órgano de Naciones Unidas a cargo del tema ya ha señalado que su público objetivo en el terreno de los colombianos retornados a Colombia desde Venezuela es de 400.000 personas y se encuentran estudiando sus perfiles y necesidades. Si complementamos la cifra con otras también de Naciones Unidas  habría que decir el número de colombianos que estaban asentados como inmigrantes en  Venezuela para cierre del 2018 era de 4,9 millones de seres humanos.  

Beatriz de Majo
beatriz@demajo.net.ve
@beatrizdemajo1

JUAN GUERRERO: EL LARGO Y DOLOROSO REGRESO A LA LIBERTAD

Ningún asombro por lo ocurrido este 5 de enero en la elección de la directiva de la Asamblea Nacional en Venezuela. Ya lo afirmamos en un artículo (ver https://primicia.com.ve/opinion/lecturas-de-papel-el-empujon/ ) donde indicamos las razones para afirmar que en Venezuela se había instaurado un régimen militar que suplantó la democracia.

Desde esa fecha en Venezuela existe un régimen que progresivamente se ha fortalecido, no tanto por la presencia de grupos paramilitares y del crimen organizado, también del terrorismo internacional, además de la evidente presencia de fuerzas militares (asesores) cubanas, rusas e iraníes, que forman parte del soporte fundamental que sostiene al régimen del carnicero Maduro y sus pandilleros.

El caso venezolano es un fenómeno único en la historia latinoamericana. Esto porque de hecho es la culminación de un proceso de ocupación de fuerzas extranjeras y demás grupos paramilitares al poder del Estado. Combina lo más sofisticado de la inteligencia de los servicios secretos cubanos y rusos, con la penetración directa de las bandas y megabandas del crimen organizado y mafias de narcotraficantes, junto con el grueso de las fuerzas armadas del país. El resultado: el primer narco Estado moderno.

Ese fue el deseo jamás realizado ni por el Chapo Guzmán en México, ni por Pablo Escobar en Colombia. Ha sido Venezuela el espacio escogido para desarrollar este bien orquestado programa ideado por el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla.

No es cierto que el poder de Maduro esté mermando. Tampoco es cierto que Maduro sea la cabeza de este plan de ocupación territorial. Maduro o cualquier otro jerarca del régimen pueden en cualquier momento ser desplazados. Lo que interesa es mantener el poder por la combinación de grupos que se entrelazan y han logrado cohabitar casi a la perfección.

He leído que es probable que el desarrollo económico que se tiene para Venezuela se asemeje al ruso, con grandes corporaciones de industriales controladas por mafias. Lo contrario al desarrollo de capitalismo de Estado chino o de Corea del Norte. No creo que Venezuela tenga mayor capacidad, en las actuales circunstancias, salvo servir como centro de extracción, acopio y distribución, sea de drogas, minería de sangre y práctica de trabajo tipo servidumbre a los trabajadores absolutamente desprotegidos de derechos laborales.

La sociedad venezolana –ello se evidenció este 5 de enero- en la actualidad está en una fase de tutelaje por parte de las fuerzas militares, policiales y paramilitares (colectivos). Lo que se espera es la incorporación de grandes conglomerados humanos, a las faenas de trabajos cuasi forzados, quienes recibirían ínfimas retribuciones salariales, como sueldos bajos y entrega de bolsas de comida y algún que otro beneficio adicional, según su jerarquía o dedicación a la revolución.

Ciertamente lo que se dice y lee según la cual la Asamblea Nacional venezolana es una de las últimas instituciones republicanas, junto con las universidades, en pie y medianamente independientes del poder militar gobernante, es relativamente verdad. Pero también es cierto que en cualquier momento –y el momento se acerca trágicamente- el régimen, una vez no le interese conservarlo, lo va a destruir por ser un símbolo democrático y de libertad.

En la Venezuela del narco Estado existe posibilidad para que un industrial o comerciante instale su industria o comercio. De hecho han proliferado los llamados mini supermercados donde se encuentran alimentos y demás productos importados. Pero mientras usted no critique abiertamente al régimen, o esté conectado a un protector o grupo cercano al poder, lo dejan en libertad de trabajar, de lo contrario tendrá que acostumbrarse a las continuas visitas de inspección de todo tipo, hasta que se canse y pierda su inversión.

Esa es la realidad de un país que tutelan los militares. La cotidianidad venezolana pasa por la presencia absoluta de una bota militar, que por interés de uso y abuso, está pintada de rojo y humilla, veja e impone su arbitraria autoridad.

Esta es la pura y dura realidad de la Venezuela socialista del siglo XXI. Creo que de no ser por la presencia de la actividad parlamentaria y de una gran mayoría de valientes diputados y dirigentes de partidos y organizaciones de la sociedad civil, ya estaríamos sepultados en un hondo destino rojo-rojito sin salida posible. Con sus aciertos y desaciertos la actividad del Parlamento venezolano es hoy, la única voz que le hace frente a esos grupos formados en redes y que están muy bien organizados, apertrechados y totalmente decididos a inmolarse por una causa que ellos creen la única y verdadera.

Hay que tomarlos en serio, muy en serio. Desde los mismos militares y su jerarquía de oficiales, fuerzas policiales y los paramilitares y sus grupos tenebrosos que ya han estado actuando y demostrando lo que son capaces de hacer. No será nada fácil desplazarlos del poder. Lo he escrito una y otra vez: quien posee armas, hombres y equipo bélico y se está lucrando con fuentes financieras de dudoso origen, jamás cederá, ni su jerarquía, ni sus armas. Estas se hicieron para ser usadas. Creo que no se puede ser más claro.

Juan Guerrero 
camilodeasis@hotmail.com 
@camilodeasis @camilodeasis1

EDUARDO MARTÍNEZ: EL DILEMA DE LOS TAMBORES DE GUERRA

¿Es o no es guerra? La “dada de baja” del general iraní Qassem Soleimani en el aeropuerto de Bagdad, este 3 de enero, ha puesto en evidencia cómo las estrategias y modos de las guerras contemporáneas han venido evolucionando.

El sonar de los tambores siempre simbolizaba los llamados a guerras, sea en las viejas películas ambientadas en el oeste americano o en las selvas de África.

No se veían en la pantalla declaraciones formales, ni enfrentamientos entre dos jefes enemigos. Tan solo el sonido lejano de tambores, y no siempre el comentario, más lastimero que soberbio, el cual advertía: “hay que prepararse para la guerra”. Así solían ser las guerras.

La tecnología ha cambiado estos “paradigmas” de la comunicación prebélica en el siglo XXI. Ahora, el rumor de los tambores es lo que nos llega por Twitter, Facebook, Instagram, los mensajes de textos telefónicos, y cuantas nuevas aplicaciones surgen en las redes sociales.

Por supuesto que desde que surgió la radio a principios del siglo XX, la política de micrófonos ya había cambiado el tono, la profundidad y el alcance de esos llamados de guerra. Las arengas bélicas de Benito Mussolini en los años 20, y luego de Adolfo Hitler a partir de los 30, no cuajarían hasta septiembre de 1939, cuando Alemania invadió Polonia. Durante una década, alemanes e italianos habían tenido tiempo de preparar la Segunda Guerra Mundial. El estallido del conflicto en tres etapas: septiembre 1939, junio 1941 y diciembre 1941, tomó desprevenidos a los aliados. Lo que demostró el error de no tomar en cuenta las amenazas y anuncios radiales de guerra.

En el mundo anglosajón -que suele ser más calmado-, siempre se ha acusado de temperamental esa “política o diplomacia de micrófonos”. Y tal vez eso ha sido uno de sus errores estratégicos más graves, desde que la tecnología empezó a introducir cambios en el lenguaje bélico.

En esta ocasión, tras la eliminación del general Soleimani,  en el Irán fundamentalista han surgido banderas rojas en los mástiles y cúpulas de mezquitas y edificios públicos. Un clásico llamado persa a la guerra, que escapa al entendimiento moderno impuesto por las redes sociales. 

Las interrogantes

Los analistas de los gobiernos occidentales se verán obligados a cambiar su percepción de las señales de guerra.

Ese cambio de percepción conducirá necesariamente a nuevos marcos referenciales. Lo que a su vez introducirá nuevos esquemas legales de interpretación y razonamiento para la acción.

En occidente, es tradicional la discusión de la legalidad de una acción bélica. Sin embargo, las variables tomadas en cuenta hasta ahora para justificar una respuesta vienen siendo insuficientes.

Revisemos el caso de los permanentes ataques misilísticos en contra del Estado de Israel, desde territorios palestinos, Siria y el sur del Líbano. No hay una declaratoria de guerra. No son lanzados por un Estado, ni por un ejército regular. Sin embargo, tendrían en común la tecnología iraní y la participación de grupos guerrilleros seudopolíticos, que reciben apoyo de Irán, según lo ha denunciado el gobierno israelí.

Cuando Israel responde a estos ataques, recibe una sinfonía de críticas de una buena cantidad de países. Lo que contrasta con el silencio mundial luego de cada ataque del cual Israel es víctima.

Bajo el mando del fallecido general Soleimani, la Fuerza Quds se fortaleció y extendió sus operaciones a grupos calificados de terroristas que hacen vida en Líbano como Hezbollah, Hamas y Jijah, los hutíes en Yemen y milicianos Shiitas en Iraq, Siria y Afganistán. Además de sembrar grupos en 16 países latinoamericanos, según denuncias de la oposición venezolana.

Si son ciertas las informaciones públicas -del gobierno estadounidense- que es con apoyo del Quds que se han ejecutado los ataques a las fuerzas de EE.UU. en el Medio Oriente y África, ¿sería pertinente dudar de la responsabilidad de esta fuerza iraní? ¿Cabe la discusión si son ciertamente actos de guerra que ameritarían respuestas de fuerzas iguales y proporcionales? ¿Por qué se califica de terrorismo la dada de baja de Soleimani, a la vez que se justifican o ignoran los ataques a las fuerzas de EE.UU?

Son preguntas que los analistas deberán responder y quienes diseñan las políticas de occidente deberán tomar en cuenta.

Hasta el momento, Occidente ha tardado mucho tiempo en reaccionar ante el ruido de los tambores de guerra que llegan cada vez con mayor intensidad.

Eduardo Martínez 
ermartinezd@gmail.com
eduardo rafael martinez
@ermartinezd
Revista ZETA - Corresponsal en Italia
@enpaiszeta
Desde Italia

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: LUIS PARRA VS. VENEZUELA

Diputado Parra, con su conducta usted no se está enfrentando a Guaidó ni al presunto G4, usted se está enfrentando al pueblo de Venezuela, le está haciendo un flaco favor al rescate de la democracia, de la constitucionalidad. El que los ilegales (por abandono y usurpación de cargos) diputados chavistas le hayan otorgado el voto para hacerse de manera express de la presidencia AN, y a quienes lo acompañan en esta farsa, habla por sí solo ¡El chavismo es antónimo de buenas intenciones!  

Con su investidura entre sombras, sin periodistas, sin invitados especiales, evitando la entrada de los diputados opositores con el inefable favor de la GNB (como todo el mundo atestiguó) no puede haber el más mínimo atisbo de legalidad, mucho menos legitimidad ¿Dónde está la lista de los parlamentarios que lo votaron? Al menos la de Guaidó sí apareció y se constató que de esos 100 diputados solo 12 eran suplentes, 88 eran principales… ¿Dónde está la suya?  

Sí cree vio la oportunidad para escalar en la política de este desdibujado país tuvo una pésima decisión, lo hizo por la puerta de atrás, con la venia de quienes tienen más de dos décadas cubanizando a una sociedad amante de la paz, la libertad, ajena a todo lo que implica el comunismo. Fíjese; María Corina Machado, por ejemplo, ha criticado duramente a la oposición orgánica, ha dejado entre ver su descontento con el G4, pero se mantiene firme en su lucha por principios, aunque eso le cueste enemigos de bando y bando, es una mujer que brega su camino y ocupa los espacios que se gana a través de esfuerzo y trabajo político… nunca ha pactado con el castrismo para ascender ¡Que gran diferencia!  

Usted tuvo que pactar con el diablo, tuvo que traicionar traperamente la confianza recibida, todo lo que revistió su investidura fue lúgubre. Sí en verdad tenía desavenencias con su organización partidista o con el G4, por qué no se hizo a parte y emprendió su lucha, metiéndose en las barriadas, en las comunidades, caminando el país, en los distintos programas de opinión, prensa, radio, ganándose la razón, el voto, la confianza de sus colegas parlamentarios, de los venezolanos… o será que no tenía mucho qué decir. Acudió al facilismo, no resistió la tentación de un estrellato fugaz y sombrío, por decir lo menos.   

¿Qué sigue ahora? ¿Va abogar por más procesos electorales fraudulentos, va hacer de su AN un antro donde el régimen aprobará inconstitucionalmente más créditos que no redundan en la calidad de vida de los venezolanos pero si en abultadas cuentas en el exterior, va aprobar la venta de los activos de la nación a los carroñeros aliados del régimen, va continuar auspiciando diálogos ficticios para que el castrismo venezolano alimente su campaña de desinformación, manipulación, de engaños, va aprobar leyes para que los venezolanos continúen oprimidos, racionados, vejados de sus libertades y derechos, va evitar investigaciones sobre corrupción chavista?… ¿En realidad conoce la magnitud de su acto?  

Imaginamos usted está enterado la comunidad internacional, la determinante e influyente, países y organizaciones, aún continúa apoyando a Guaidó, es más, su traición al país limpió las asperezas que sobre él se cernían, la oposición partidista y los venezolanos le elevaron un segundo voto de confianza. Más allá de eso, ahora usted lidera un presunto parlamento prorégimen que, al igual que todas las instituciones rojas rojitas nacidas en procedimientos similares a su investidura, no cuenta con el reconocimiento internacional, cuya junta directiva muy seguramente estará sujeta a sanciones internacionales, a las consecuencias internas que se nombran en los Artículos 138 y 139 de nuestra constitución.  

Así no Dip. Parra ¡Así no! Venezuela necesita rediseñar su liderazgo es verdad, pero a través de acciones probas, adheridas a la carta magna, en danza perfecta con los preceptos democráticos, lo que usted ha hecho es un acto derivado del más puro y destilado chavismo, ahora nada lo diferencia de quienes llevaron este país a la miseria, a la depauperación ¡Se equivocó! 

Leandro Rodríguez Linárez 
leandrotango@gmail.com
@leandrotango