jueves, 31 de enero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, JUEVES 31-01-2019

ELIDES J. ROJAS L., TIEMPO DE PAPILAS HIPERQUINÉTICAS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 4 minutos
La historia mundial, incluso la pequeña historia de cada quien, está llena de esas figuras conocidas como “bocazas”, palabreja que define a quien se caracteriza por hablar y hablar y hablar. Amenazar y amenazar y amenazar. Y, como es lógico suponer, se queda en eso. Hasta ahí. Puro humo. Puro cuento. Pura pose. Pura finta. Algunos, por vía de excepción, son habladores por naturaleza o por estrategia, pero cumplen. Tal vez uno de los más famosos ha sido Cassius Clay o Muhammad Alí. Esta figura mundial del boxeo, un ídolo entre los años 60 y 70 y, además, marcador de hitos históricos... más »

PEDRO BENÍTEZ, ¿ES POSIBLE UNA FRACTURA EN LA FUERZA ARMADA DE VENEZUELA? ‏

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 17 minutos
*¿Por qué el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, advierte del riesgo de guerra civil en Venezuela? * Esta sólo es posible si hay una fractura en el mundo militar. “Estamos para evitar un enfrentamiento entre venezolanos, no es la guerra civil, no es la guerra entre hermanos la que va a solucionar los problemas de Venezuela, es el diálogo”, dijo este jueves el ministro. ¿Qué ocultan las palabras del general que sostiene a Maduro en el poder? Pasaron casi 24 horas desde que Juan Guaidó asumiera formalmente el cargo de presidente encargado de Venezuela para que el ... más »

NOEL ÁLVAREZ, PAN Y CIRCO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 34 minutos
La frase original en latín se encuentra en las "Sátiras" de Juvenal, uien en su empecinada crítica a la corrupción y decadencia de Roma sostenía que el pan y el circo eran los deseos más fervientes de un pueblo criado en el vicio y la molicie.La frase fue reproducida siglos más tarde, en términos parecidos y con igual sentido, por el gobernante florentino Lorenzo de Médicis. Décimo Junio Juvenal, poeta satírico latino, trazó un retrato ácido y despiadado de sus contemporáneos al momento de una Roma en decadencia. El circo fue entre los antiguos el lugar destinado a la celebración d... más »

ORLANDO AVENDAÑO, EXTRAOFICIAL: LOS RUSOS DEJARÁN SOLO A MADURO, YA HABLAN DE ÉL EN PASADO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 50 minutos
“Lo ven en cuestión de semanas. Los rusos no esperaban la dureza de Estados Unidos y su determinación para derrocar a Maduro”. (Wikimedia) En los últimos días, con la tensión política de Venezuela en el paroxismo, se ha hablado mucho sobre las diferentes fuerzas internacionales que juegan un papel determinante. Estados Unidos ha amenazado, como nunca, al régimen de Nicolás Maduro. Desde el 23 de enero no hay declaración sobre Venezuela en la que no se subraye: “Todas las opciones están sobre la mesa”. Y ahora sabemos que hay militares estadounidenses en Colombia, que el Gobierno de... más »

PEDRO ELÍAS HERNÁNDEZ, PARTIDOS ARMADOS Y JUEGO DE TRONOS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Tenía que suceder, la revolución socialista bolivariana perdió su anclaje popular y con ello su encanto. No podía ser de otra forma, el socialismo en todo lugar y momento es básicamente dos cosas: la destrucción del sistema de precios y la eliminación progresiva de la economía privada, de allí la hiperinflación y el desabastecimiento que arrinconan a los ciudadanos. Recientemente, Oscar Schemel, diputado electo con el apoyo del chavismo a la Asamblea Nacional Constituyente e influyente hombre de medios que defiende el gobierno de Nicolás Maduro, dijo en el programa de televisión “J... más »

CARLOS PADILLA, LOS NIÑOS SOLDADOS Y LAS PROTESTAS JUVENILES

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La recluta de jóvenes adolescentes para integrar ejércitos ha sido una práctica rechazable pues la hacen para tener un papel activo en las acciones militares como fuerza combatiente para obtener una ventaja política como escudos humanos y tales prácticas estan en contra de la moral cultural del pueblo. Se han expresado, por diferentes fuentes, que esa criminal actividad se está practicando por las fuerzas militares debilitadas afectas al actual gobierno con fines inconfesable ante las expectativas de un ataque por parte de fuerzas militares o paramilitares internas o externas. Esa... más »


ELIDES J. ROJAS L., TIEMPO DE PAPILAS HIPERQUINÉTICAS


La historia mundial, incluso la pequeña historia de cada quien, está llena de esas figuras conocidas como “bocazas”, palabreja que define a quien se caracteriza por hablar y hablar y hablar. Amenazar y amenazar y amenazar. Y, como es lógico suponer, se queda en eso. Hasta ahí. Puro humo. Puro cuento. Pura pose. Pura finta. Algunos, por vía de excepción, son habladores por naturaleza o por estrategia, pero cumplen. Tal vez uno de los más famosos ha sido Cassius Clay o Muhammad Alí.

Esta figura mundial del boxeo, un ídolo entre los años 60 y 70 y, además, marcador de hitos históricos importantes, se ganó el mote de “bocazas” o “largemouth” en su idioma natal. Una lengua inatrapable y provocadora fue, además de sus puños y habilidad física, una de sus armas más letales. Se cansó de prometer triunfos, pero también se cansó de lograrlos. Un titán sin duda. Esa lista no es tan grande, pero los hay. No obstante, la de los habladores de bolserías sí es verdad que se va del estadio.

Veamos a algunos de los más sonoros y sus cosas.

Sadam Hussein, el hombre que retó a Estados Unidos hasta que los hartó y lo colgaron de un mecate. Unos días antes de la Operación Tormenta del Desierto, el líder amenazó a todo el mundo con su famoso grito: vamos a desencadenar la madre de todas las batalles y el imperio norteamericano lamerá el polvo de la más penosa derrota.

Ya se sabe lo que ocurrió con esa guerra y, peor, lo que pasó con el líder años después.

Hugo Chávez, el fallecido comandante, inicio de todo el desmadre que ha vivido Venezuela desde 1999 para acá. Y fue todo un lujo para la patria profunda y socialista en eso de la habladera de gamelote. “Gringo que asome la cabeza, gringo que agarrará plomo”. “Estamos construyendo una potencia mundial. Venezuela será la economía más poderosa del mundo”. “Tenemos a una brillante generación de jóvenes deportistas que dominarán desde las Olimpíadas hasta los mundiales. Es la generación de oro”. “Venezuela tendrá el sistema ferroviario más completo de Latinoamérica. Miren a los lados de la Autopista Regional del Centro. Ahí están los primeros pasos de la gran obra que comunicará a los venezolanos de todo el país”. “La revolución socialista es justicia social, paz y seguridad para todos. Venezuela será otra, una gran potencia, para el año 2021.” “Esta noche te doy lo tuyo”. “Acabaremos de raíz, caiga quien caiga, con la corrupción”.

Un campeón sin duda. El llamado eterno y supremo, difícil de superar en esta acción, para la que es necesario poseer una buena cantidad de papilas salvajes; no obstante, le apareció un hijo que bien pudiera competir. Nunca superarlo. Claro, es una copia del original, pero también le mete duro a esto del hablador incontrolable y sin límites.

“Yo mismo, personalmente, asumiré el control de la economía. Ya verán”. “Yo anuncio al país que desde hoy asumo personalmente el mando en la industria petrolera”. “Tenemos un compromiso y no fallaremos. Le doblaremos el pescuezo a los especuladores y los bachaqueros. No podrán con nosotros”. “Le quemaremos las manos a los que juegan con el mercado paralelo y se enriquecen con las divisas del pueblo”. “Acabaremos con el contrabando de gasolina. Caiga quien caiga”.

Hay una poderosa y más reciente. “Rompo relaciones totalmente con Estados Unidos. Se me van de aquí. Tienen 72 horas para que abandonen la sede de la embajada y el territorio nacional”. Ya se sabe cómo va eso.

Por eso, desde tiempos del fallecido, las lenguas hiperquinéticas de la cúpula del chavismo, son parte fundamental del equipo de gobierno.

Vienen integradas al Plan de la Patria.

elidesr@gmail.com
@ejrl

PEDRO BENÍTEZ, ¿ES POSIBLE UNA FRACTURA EN LA FUERZA ARMADA DE VENEZUELA? ‏


¿Por qué el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, advierte del riesgo de guerra civil en Venezuela? 

Esta sólo es posible si hay una fractura en el mundo militar. “Estamos para evitar un enfrentamiento entre venezolanos, no es la guerra civil, no es la guerra entre hermanos la que va a solucionar los problemas de Venezuela, es el diálogo”, dijo este jueves el ministro. ¿Qué ocultan las palabras del general que sostiene a Maduro en el poder?

Pasaron casi 24 horas desde que Juan Guaidó asumiera formalmente el cargo de presidente encargado de Venezuela para que el generalato de la Fuerza Armada Nacional (FANB) renovara públicamente su respaldo a Nicolás Maduro.

Por boca del ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, afirmó que para ellos el único presidente es Maduro. Calificó como reprochable y gravísimo el acto por medio del cual Guaidó asumió la Presidencia con respaldo de la Asamblea Nacional (AN) en medio de un gigantesco “cabildo abierto” en una de las principales avenidas de Caracas.

Flanqueado por los comandantes de la Aviación, el Ejército, la Armada, la Guardia Nacional, la Milicia y los jefes del Ceofanb (es decir, del generalato), Padrino López acusó a la AN, sin nombrarla, de fraguar un golpe de Estado con apoyo extranjero e intentar instalar un gobierno paralelo.

Hasta allí lo previsible. Pero luego del ya trillado discurso de ocasión agregó lo novedoso:

“Los militares hemos aplaudido la opción del diálogo, porque la guerra no es nuestra opción”.

“Los que llaman a la guerra no saben lo que convocan, nosotros, los militares, estudiosos de la guerra, sabemos las consecuencias”.

“Estamos para evitar un enfrentamiento entre venezolanos, no es la guerra civil, no es la guerra entre hermanos la que va a solucionar los problemas de Venezuela, es el diálogo”.

“Agradecemos la voluntad de los gobiernos que han propiciado un diálogo. Que propician el diálogo”.

Compuesto por civiles, el movimiento antichavista nunca ha contado con grupos armados a su disposición, ni los ha intentado organizar; al contrario del chavismo que no se ha conformado con el control de la FANB y de las policías, sino que además ha organizado o patrocinado grupos paramilitares urbanos

Padrino dio la clave, el temor de los altos jefes militares venezolanos: la guerra civil. No habló de invasión sino de la guerra entre hermanos. Sin embargo, una guerra civil sólo es posible si la FANB se divide. Él lo sabe.

El temor a que un enfrentamiento dentro de la institución entre partidarios y adversarios de un gobernante derivara en una guerra civil fue lo que llevó a los presidentes-generales Isaías Medina Angarita (1945) y Marcos Pérez Jiménez (1958) a abandonar el poder.

En el caso concreto de la Venezuela actual, a los ojos del alto mando militar esa posibilidad se potencia por el apoyo de los gobiernos de Estados Unidos, Brasil y Colombia a la Asamblea Nacional y a Guaidó.

Hasta ahora prácticamente nadie ha hablado con seriedad de esa posibilidad en Venezuela. Son los altos jefes militares los que en este momento la plantean abiertamente.

Compuesto por civiles, el movimiento antichavista nunca ha contado con grupos armados a su disposición, ni los ha intentado organizar; al contrario del chavismo que no se ha conformado con el control de la FANB y de las policías, sino que además ha organizado o patrocinado grupos paramilitares urbanos (los colectivos), aparte de la ya conocida alianza con las FARC y el ELN de Colombia.

Pero por las palabras del general Padrino se colide que eso podría cambiar. Y eso (insistimos) sólo es posible si un sector muy amplio de la institución militar (donde bulle el descontento) no está por defender a Nicolás Maduro, sino por todo lo contrario.

Y así, Padrino vuelve una vez más a recurrir a la carta de la que ya ha hecho uso para mantener alineada a la FANB desde que asumió como ministro en 2014: el diálogo.

A partir del momento en el cual culminó la intervención de Padrino, como si se tratara de un guion, el tono del discurso de los jerarcas del régimen chavomadurista cambió. Pocos minutos después el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) aún leal a Maduro, Maikel Moreno, invito al Poder Legislativo a que “deponga la actitud de desacato y se incorpore con nosotros”. “Nuestras manos siguen extendidas, esperando de ustedes un entendimiento sano. Esta casa de justicia también es de ustedes”.

Un tono muy alejado del que exhibió el día anterior el presidente de la Sala Constitucional de ese Tribunal, cuando exhortó a la Fiscalía a tomar acciones contra los procedimientos de la AN y su presidente.

¿Por qué no detienen a Guaidó?

Pero el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, no ha hecho (por ahora) eso. En la intervención pública que siguió a la del TSJ remachó su apoyo a Maduro, acusó a Guaidó de golpista, pero no ordenó su captura o el inicio de un proceso penal contra quien supuestamente está dando un golpe de Estado. Eso pese a que desde el 21 de enero, el TSJ le ordenó determinar las responsabilidades penales, civiles y administrativas de los miembros del Parlamento venezolano.

¿Retrocede el régimen? ¿A qué espera? ¿Lo tiene paralizado y sorprendido la reacción internacional y la masiva protesta dentro de Venezuela? ¿Quiere ganar tiempo mientras se prepara para el contragolpe?

Pero por las palabras del general Padrino se colide que eso podría cambiar. Y eso (insistimos) sólo es posible si un sector muy amplio de la institución militar (donde bulle el descontento) no está por defender a Nicolás Maduro, sino por todo lo contrario

En cualquier caso, esta no es la reacción acostumbrada del chavismo, que suele actuar de manera implacable, y que por mucho menos de lo hecho por el presidente Juan Guaidó ha encarcelado a otros dirigentes opositores.

Por su parte Maduro trata de agarrarse del salvavidas que le lanzan gobiernos como los de Uruguay y México: “Estoy de acuerdo en una iniciativa diplomática para el diálogo, para el acuerdo, la negociación. Hablar, oírnos y entendernos y que acudan todos los sectores de la nación”.

No es la primera vez que manifiesta esto y como en otras ocasiones es obvio que trata de ganar tiempo. Espera que sus adversarios bajen la guardia y que la presión, sobre todo interna, se desgaste con el tiempo como ya ha ocurrido en otras ocasiones. Es una de sus conocidas tácticas. Pero, ¿el resto de los dirigentes civiles y militares del régimen lo acompañarán es esta ocasión?

Maduro no es sincero. Suficientes pruebas para llegar a esta conclusión ha dado en el pasado. No obstante, sí puede ser una alternativa política que con pragmatismo asuma tanto el generalato como un sector del chavismo, como los gobernadores Rafael Lacava y Héctor Rodríguez (que esperan tener un futuro político y vienen abogando por esa tesis), siempre dejando claro que cualquier negociación es a partir del punto de reconocimiento de Maduro como presidente.

Pero desde el lado de los partidos que controlan la Asamblea Nacional, de Juan Guaidó y de los gobiernos del Grupo de Lima y de Estados Unidos, las cartas parecen echadas: Maduro tiene que irse y cualquier negociación es sin él.

Esa negociación es también, por cierto, la opción más razonable para otro actor del drama venezolano: Cuba, hoy sometida a una tremenda presión por parte de Estados Unidos. Sólo queda por ver cuán sincero es el planteamiento del general Padrino.

En resumidas cuentas, el diálogo es la táctica a la que Maduro va a apelar en los próximos días mientras intenta detener la escalada de presión internacional, particularmente de Estados Unidos.

Pero este jueves, mientras expresaba su voluntad de dialogar, con la otra mano sus siniestras Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) reprimían y cazaban a manifestantes que han protagonizado los disturbios de las tres últimas noches en los barrios más pobres de Caracas.

Pedro Benítez
@PedroBenitezF ‏

NOEL ÁLVAREZ, PAN Y CIRCO


La frase original en latín se encuentra en las "Sátiras" de Juvenal, uien en su empecinada crítica a la corrupción y decadencia de Roma sostenía que el pan y el circo eran los deseos más fervientes de un pueblo criado en el vicio y la molicie.La frase fue reproducida siglos más tarde, en términos parecidos y con igual sentido, por el gobernante florentino Lorenzo de Médicis.

Décimo Junio Juvenal, poeta satírico latino, trazó un retrato ácido y despiadado de sus contemporáneos al momento de una Roma en decadencia. El circo fue entre los antiguos el lugar destinado a la celebración de diversos espectáculos para entretener a la multitud. César Cantú en su Historia Universal, relata que “del África y de la India traían las fieras, con las cuales se ofrecía un espectáculo de matanza al pueblo y que, a costa de grandes gastos, cazaban leones, elefantes, hienas y cocodrilos, ideando el modo de atraparlos sin herirlos para ser llevados a la arena de los espectáculos”.

Dicen que César Augusto se alababa de haber hecho matar en los juegos del circo cerca de tres mil quinientos animales. Era una orgía de sangre y crueldad con la cual se desviaba la atención del pueblo para que no mirase la codicia, las riquezas, el lujo, la concupiscencia y la voluptuosidad de los emperadores y de sus cortesanos. De aquellos antiguos acontecimientos surge la expresión “pan y circo” con la que se quiere significar que a los pueblos hay que darles espectáculo y entretenimiento para que aleje la atención de sus miserables condiciones de vida y de la corrupción y errores de sus gobernantes.

Los fascistas de la primera mitad del siglo pasado, con sus despliegues de música, banderas, estandartes, con sus presentaciones marciales, fueron maestros en la coreografía política y en hacer de los actos políticos grandes espectáculos para entretener a las masas. Los gobernantes populistas siguieron el ejemplo, expertos en el arte de convertir la política en una continuada farándula para recrear a los pueblos. Todos los días los divierten con sus histrionismos y sus bufonadas, o los enfervorizan con sus arengas, o los exasperan con sus brutales ataques contra los enemigos escogidos. La televisión, los medios públicos y las redes sociales en la actualidad, los ayudan a que el espectáculo, impecablemente montado por expertos en comunicación e imágenes, tenga una amplia difusión.

El lenguaje de Juvenal en las sátiras para ridiculizar el discurso de los gobernantes romanos es copiado por personeros del actual gobierno que siempre encuentran un culpable a quien achacarle los males que aquejan al pueblo venezolano, es decir, aun hoy, el circo sigue existiendo pero el pan está muy escaso y caro. El premio a la estulticia, conjuntamente con las 800 horas mensuales trabajadas, según un alto dirigente del PSUV, se lo lleva un dirigente de ese mismo partido quien expresó: que en Venezuela la gente muere “porque está viva”. Juvenal recoge las expresiones de los gobernantes del Imperio: "En Roma, muchísimos enfermos mueren por no dormir."

En el área metropolitana de Caracas, se hace casi imposible trasladarse actualmente, ya que, el 80% del transporte público está paralizado por falta de cauchos, aceite, baterías y repuestos y no pueden circular por los barrios porque la alcaldía no recoge la basura. En la sátira, así justificaban los romanos la falta de transporte para los pobres: “y el paso de los grandes carros por las estrechas curvas de los barrios de la ciudad, el clamoreo de los rebaños detenidos quitarían el sueño a Nerón”.

Cuando la burgomaestre caraqueña anuncia que visitará la ciudad, retiran los buhoneros, limpian los espacios y le brindan todo tipo de comodidades para su desplazamiento, como lo hacían con Nerón, solo que el Druso no tenía celular de última generación, carro con vidrios ahumados ni aire acondicionado. La Nerón moderna, mientras tanto, irá leyendo, escribiendo o durmiendo, porque con la ventanilla cerrada, la litera provoca sueño.

Noel Álvarez
*Coordinador Nacional del Movimiento Político GENTE
Noelalvarez10@gmail.com
@alvareznv

ORLANDO AVENDAÑO, EXTRAOFICIAL: LOS RUSOS DEJARÁN SOLO A MADURO, YA HABLAN DE ÉL EN PASADO


“Lo ven en cuestión de semanas. Los rusos no esperaban la dureza de Estados Unidos y su determinación para derrocar a Maduro”. (Wikimedia)

En los últimos días, con la tensión política de Venezuela en el paroxismo, se ha hablado mucho sobre las diferentes fuerzas internacionales que juegan un papel determinante.

Estados Unidos ha amenazado, como nunca, al régimen de Nicolás Maduro. Desde el 23 de enero no hay declaración sobre Venezuela en la que no se subraye: “Todas las opciones están sobre la mesa”. Y ahora sabemos que hay militares estadounidenses en Colombia, que el Gobierno de Donald Trump asestó el golpe más letal en años a la industria petrolera estatal venezolana y que ya están reconociendo a los diplomáticos nombrados por el nuevo Gobierno interino de Juan Guaidó.

Son pasos claves que hablan de la determinación de la administración republicana de Trump. Y, frente a ello, la dictadura de Nicolás Maduro —sobre todo en voz del número dos del chavismo, Diosdado Cabello— ha respondido con una ingenua antipatía. Con hostilidad. Reviran a la gran potencia del mundo, como si pudieran confrontarla. Muestra, quizá, de que creen que gozan de un gran apoyo. Y el único que pudiera darle ese respaldo es Rusia. Pero no lo hará.

De forma extraoficial, una fuente anónima vinculada a la embajada de Rusia en Caracas dijo al PanAm Post lo siguiente: “Rusia se desmarca de este juego. No va a apoyar a Maduro más de lo que ya lo ha apoyado”.

Según dijo la fuente, ya el Kremlin da por sentado el desmoronamiento del régimen de Nicolás Maduro. Algo que les sorprendió fue la última gran estocada de Estados Unidos contra la petrolera estatal PDVSA. “Es una muestra de la determinación de Trump para derrocar a Maduro”.

“Los rusos ya están empezando a hablar de Maduro en pasado”, dijo la fuente, quien señaló que, si bien es cierto que el Gobierno de Vladimir Putin tiene grandes intereses en Venezuela, como la gigantesca deuda de USD $ 22 mil millones —y están conscientes de que el Gobierno legítimo de Juan Guaidó podría desconocerla—, estarían pensando en acercarse a Guaidó y negociar con su Gobierno legítimo.

“Lo ven en cuestión de semanas. No se esperaban la dureza de la medida de la OFAC contra PDVSA”, dijo la fuente.

A Nicolás Maduro, ahora, no le quedarían muchas opciones. Al estar desamparado de quien hubiera sido su mayor aliado militar —y el segundo económico, detrás de China, que también se desmarcó de la crisis venezolana—, solo puede: “Negociar una salida. Maduro quiere gobernar dos años y luego convocar elecciones. Pero no va a poder”.

La información brindada por la fuente anónima coincide con lo publicado por el diario estadounidense The Wall Street Journal este 28 de enero.

“Aunque Moscú lidera los esfuerzos de quienes aún ven a Maduro como el legítimo presidente de Venezuela, el vocero del Kremlin, Dimitry Peskov, dijo este lunes que no había discusión en cuanto a que el Gobierno ruso no dará más apoyo militar o financiero para mantener a Maduro en el poder”, se lee en el diario estadounidense.

Por último, este lunes también se supo que el Gobierno de Estados Unidos había decidido, de forma sorpresiva, levantar las sanciones contra tres empresas rusas controladas por un millonario vinculado estrechamente al Kremlin.

“El Gobierno estadounidense levantó este domingo las sanciones al gigante ruso del aluminio Rusal y su filial En+, dos compañías controladas hasta ahora por el multimillonario Oleg Deripaska, incluido por Washington en una lista negra de oligarcas cercanos al Kremlin”, se lee en el diario Infobae.

Agencias de propaganda del Gobierno ruso como Sputnik y RT también confirmaron el levantamiento de sanciones de Estados Unidos a las empresas Rusal y E+.

Son decisiones que se toman en un contexto tormentoso.

Orlando Avendaño
@OrlvndoA
PanAm Post

PEDRO ELÍAS HERNÁNDEZ, PARTIDOS ARMADOS Y JUEGO DE TRONOS


Tenía que suceder, la revolución socialista bolivariana perdió su anclaje popular y con ello su encanto. No podía ser de otra forma, el socialismo en todo lugar y momento es básicamente dos cosas: la destrucción del sistema de precios y la eliminación progresiva de la economía privada, de allí la hiperinflación y el desabastecimiento que arrinconan a los ciudadanos. Recientemente, Oscar Schemel, diputado electo con el apoyo del chavismo a la Asamblea Nacional Constituyente e influyente hombre de medios que defiende el gobierno de Nicolás Maduro, dijo en el programa de televisión “José Vicente Hoy”, “ el modelo económico estatista de la revolución bolivariana fracasó”.

La oposición al régimen, que durante mucho tiempo se limitó a un núcleo duro conformado por sectores de la otrora vasta clase media venezolana y sobre todo geográficamente caraqueña, se hizo transversal, tanto territorial como socialmente. Esto tiene sus antecedentes. Se empezó a hacer patente con el reñidísimo triunfo de Maduro en los comicios presidenciales de 2013 y desde 2015 con el triunfo electoral de la extinta MUD en las elecciones parlamentarias de ese año. Sólo que se había desdibujado temporalmente como consecuencia de los errores políticos del liderazgo opositor. Desdibujado, pero no disipado.

El pasado 23 de enero quedó en evidencia el casi unánime rechazo popular al gobierno de Maduro y el angustiante reclamo de cambio. Más que una movilización política fue un masivo acto de legítima defensa por parte de la población frente a una realidad económica de exterminio. Luego de este evento, el régimen, que se veía sin trastornos en el horizonte, envejeció siglos en pocos días. Le ocurrió algo parecido a lo que le pasó a Carlos Andrés Pérez poco después de su toma de posesión en febrero de 1989 con los sucesos de “el caracazo”.

Lo que está de bulto es el gigantesco fracaso de un modelo económico. El convocante de las inmensas movilizaciones populares ocurridas en todo el país el 23-E fue sin duda el rechazo al masivo empobrecimiento derivado del socialismo del siglo XXI. Pero el rechazo, por inmenso que sea, no es suficiente para que tal cosa se convierta en cambio político. En este momento los operadores de la oposición que tienen en sus manos la conducción del movimiento de protesta, encabezado por el joven dirigente Juan Guaidó, seguramente están evaluando sus opciones disponibles. Por su parte el gobierno de Maduro, experto hasta ahora en la sobrevivencia, hace lo mismo usando los poderosos medios físicos de poder que están a su alcance.

Ahora bien, toda decisión de política de Estado tiene un correlato militar. Por ahora la juramentación de Guaidó como Presidente interino, carece de tal cosa. Con amplio respaldo popular y sólido apoyo internacional, parece que lo único que falta es la adhesión de la gente de uniforme. De hecho ha empezado una batalla por el afecto de los militares. Maduro inicia una ofensiva en los cuarteles, Guaidó hace lo propio extramuros con su Ley de Amnistía.

Focalizar el análisis político de la crisis venezolana en la esfera de lo militar no es nada auspicioso. Supone la beligerancia del componente armado en el devenir de asuntos que deberían ser estrictamente de orden civil. Sin embargo, la realidad pareciera asomar que la institución castrense tiene en esta hora un rol decisivo. Con dos poderes judiciales, dos legislativos y dos ejecutivos, sólo faltaría que también haya dos Fuerzas Armadas, sin mencionar la preexistente presencia en el país de grupos paramilitares y criminales. Es decir, el regreso definitivo y peligroso a la realidad política de Venezuela del siglo XIX: los partidos políticos eran partidos políticos armados, cada uno tenía su ejército.

El siglo XIX fue terrible para Venezuela, sobre todo a partir de 1848. Desde ese momento se produjo un proceso de disolución republicana con infinidad de conflagraciones civiles que llevó a nuestro país a casi perder todo lo que se había conquistado con la Independencia, la cual por cierto tuvo un costo enorme. Es en el siglo XX, gracias al “tirano liberal” Juan Vicente Gómez como “Gendarme Necesario”, que se puede refundar el Estado nacional moderno y con ello institucionalizar el estamento armado venezolano como principal garante del monopolio de la violencia legítima. Tal cosa permitió pacificar el país. El resto lo hizo un sistema monetario sólido basado en el patrón oro, una Hacienda Pública Nacional ordenada y saneada y una pujante industria petrolera. Tan prodigioso fenómeno fue posible como consecuencia de arreglos institucionales formulados por hombres tan notables como Gumersindo Torres y Román Cárdenas.

Tal cosa no fue un hecho menor. La consolidación de los Estados nacionales en Europa luego del Renacimiento, según el prominente historiador Niall Ferguson, fue un factor crucial para el desarrollo de economías capitalistas modernas que luego impulsaron la emergencia de la revolución industrial, el libre comercio y el prodigio de la generación masiva de riqueza en el seno de la civilización occidental.

Regresar a lo peor del siglo XIX venezolano, con la nefasta influencia de sus caudillos militares y sus partidos políticos armados, es un escenario sin duda aterrador. Independientemente del juicio que tengamos sobre la actual situación, en los hechos, lo cierto es que El Ejecutivo Nacional es el partido político del chavismo y La Asamblea Nacional es el partido político de la oposición, es decir, dejaron de ser instituciones nacionales para convertirse en grupos beligerantes parciales. Desencadenar esta lógica nos podría llevar al escalamiento de la violencia de forma total. Esperemos que la Fuerza Armada Nacional, en este difícil trance, de acuerdo a lo que establece la Constitución, pueda ser realmente nacional y ayude a una solución dialógica y negociada al conflicto de poderes que tenemos por parte de los actores políticos. Nos jugamos nuestra integridad territorial y nuestra viabilidad como República, algo que también estuvo en juego en Venezuela durante el siglo XIX y principios del siglo XX.

Ante este estado de incertidumbre, confusión y crispación que caracteriza a la actual hora venezolana, parece claro que la dimensión geopolítica del asunto, además del tema militar, cumple un rol crucial. Cada vez está más claro que ha habido una notable cesión de soberanía respecto al curso de nuestro devenir político. También, como en el pasado, las fuerzas en pugna buscaban el financiamiento de los imperios para sus respectivas causas, lo cual se tradujo en una onerosa carga económica externa que en 1902 sus acreedores cobraron a cañonazos. La suerte de Venezuela, en buena medida depende hoy del juego de tronos de las potencias internacionales. Un panorama inquietante sin duda.

Pedro Elías Hernández
@pedroeliashb

CARLOS PADILLA, LOS NIÑOS SOLDADOS Y LAS PROTESTAS JUVENILES


La recluta de jóvenes adolescentes para integrar ejércitos ha sido una práctica rechazable pues la hacen para tener un papel activo en las acciones militares como fuerza combatiente para obtener una ventaja política como escudos humanos y tales prácticas estan en contra de la moral cultural del pueblo.

Hay rumores insistentes que han sido expresados por diferentes fuentes, que esa criminal actividad se está practicando por las fuerzas militares debilitadas afectas al actual gobierno con fines inconfesable ante las expectativas de un ataque por parte de fuerzas militares o paramilitares internas o externas.

Esa reprochable diligencia ha sido actividad criminal de grupos guerrilleros latinoamericanos para aumentar su poder de fuego frente a fuerzas democráticas que propugnan sistemas aceptables de gobierno, Las denuncias formuladas tiene verosimilitud y de las cuales no tenemos razones para dudar, es una acción que carece de toda aprobación por parte de la comunidad involucrada convirtiéndose en acción presuntamente útil para las dictaduras.

Numerosas organizaciones como Amnistía Internacional han advertido del peligro que suponen estas prácticas para conseguir un fin bélico y denuncian la crueldad que se comete con estos adolescentes privados de una vida normal  y del cariño de una familia a la que a veces deben ultimar  ellos mismos en inexistencia  de códigos éticos y de la ecuanimidad propia de una sociedad en paz.

Internacionalmente las instituciones multilaterales afirman lo cuestionable de dicha experiencia y su componente esencial es asegurar que los adolescentes y jóvenes reciban la mayor protección posible bajo los derechos humanos internacionales y la ley humanitaria.

Se han hecho denuncias desde diferentes zonas del pais lo que indica que es una acción planificada y verificable a nivel nacional. 

El reclutamiento de adolescentes, catalogados como víctimas, es un delito en contra de ellos y debe detenerse pues es una violación a sus derechos humanos tanto si se utiliza con fines bélicos o como detención para mermar su participación en protestas civiles contra la usurpación. opresión y la tiranía. 

LAS PROTESTAS JUVENILES Y/O ESTUDIANTILES

Las protestas juveniles y/o estudiantiles son otra cosa, ellos protestan contra la usurpación del poder, la opresión y la tiranía, también protestan por las carencias ostensibles de alimentos y medicinas, pero los estudiantes protestan también por el pesimo estado en que se encuentran sus centros de estudio sin presupuestos adecuados y sin profesores que abandonan su actividad docente por los pésimos sueldos devengados. Los estudiantes y jóvenes no han cesado de protestar voluntariamente ante los desmanes gubernamentales en Venezuela.

Esas protestas en la que participan mayoritariamente jóvenes de entre 18 y 27 años,  aunque se incorporan individuos menores de edad, muchos de ellos han pagado con la vida o la prisión en violación del derecho a protestar ante situaciones que les son adversas, Ellos no son soldados ni paramilitares solo son jóvenes justificadamente molestos y que son reprimidos con la violencia armada de quienes gobiernan.

La represión de que han sido objeto ha sido altamente cuestionada por todas las instituciones nacionales e internacionales por la insensibilidad con la cual se ejecuta.

Definitivamente no es lo mismo una protesta juvenil voluntaria y desarmada que el reclutar jóvenes adolescentes para armarlos para que repriman a su misma generación de connacionales.

Carlos Padilla
@carpa1301