jueves, 21 de noviembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, JUEVES 21/11/2019

CAROLINA JAIMES BRANGER: EL VANDALISMO EN CHILE

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 11 minutos
Pocas cosas me han impresionado en los últimos tiempos como el vandalismo de estas últimas semanas en Chile, quizás porque estuve allá en junio y regresé encantada con lo que vi y viví. El país más educado de América Latina se ha comportado como un reducto de salvajes, con el agravante de la falta de decisión y firmeza del presidente Piñera. Siempre pensé que las grandes diferencias entre Venezuela y Chile se debían, principalmente, a que en Chile tuvieron a Andrés Bello y aquí, por contraste, a los Monagas, Antonio Leocadio Guzmán, Carujo, Zamora, Maisanta y una cuerda de vándalo... más »

OSWALDO ÁLVAREZ PAZ: POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 17 minutos
Por eso no quieras saber nunca por quién doblan las campanas; ¡están doblando por ti…!” Esta frase de Jhon Donne es parte muy importante de la entrada a la famosa novela de Ernest Hemingway cuyo título sirve para adornar el inicio de estas breves reflexiones. En lo personal estoy satisfecho con la movilización nacional del pasado sábado 16-N. Tanto en Caracas como en las ciudades del interior del país quedó establecida la clara voluntad de la Nación en contra del usurpador. Es decir, el deseo de que Nicolás Maduro se retire, evite una confrontación final cada día más cercana y poda... más »

EDDIE A. RAMÍREZ S.: LAS CAUSAS DE LAS COSAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 25 minutos
La narcodictadura hace todo lo posible por dividir a los demócratas y por venderles la idea de que no dejarán el poder y, lógicamente, por intentar sembrar el desánimo. Ese es el trabajo que realiza un régimen sin escrúpulos. Lo que debemos contrarrestar es cierta tendencia de algunos opositores a comprar el discurso oficial o a ilusionarse con posibles opciones utópicas divulgadas por gente nuestra que no evalúan las debilidades y fortalezas del régimen y las propias. Aunque no sea fácil, hay que intentar conocer las causas de las cosas que suceden. Un ejemplo son las opiniones em... más »

ADRIANA MORAN: ESE CAMBIO QUE NECESITAMOS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 32 minutos
Los venezolanos tenemos muchas razones para protestar. Las tenemos todas. Atrapados en un país que no funciona, que no nos da ninguna certeza, que nos amenaza desde hace tiempo con la caída al abismo, lo verdaderamente difícil es seguir encontrando razones ente los escombros para quedarnos. Pero a pesar de tener todas las razones para protestar, no podemos confundir la protesta genuina, el reclamo necesario, el quejido inevitable, con los objetivos que estamos obligados a perseguir y con la organización necesaria que debemos exigirle a quienes lideran el movimiento que pretende con... más »

OMAR ÁVILA: LECCIONES QUE APRENDER, CASO BOLIVIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 40 minutos
En días pasados vimos a Evo Morales renunciar alegando que lo hacía por evitar que sus copartidistas sufran represión ante el golpe cívico que recibieron, no lo hace admitiendo que perdió, de hecho, afirma haber ganado, así que esa renuncia no es más que un juego político que alarga la inestabilidad y que revuelve el río en Bolivia. Es cierto que Evo no respetó los resultados del referéndum del 2016, y que a través de una sentencia del TSJ le permitió ser candidato; a pesar de ello, la oposición boliviana aceptó la sentencia y fueron a las elecciones, en las que Morales saca más vo... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: LA OPOSICIÓN DE TIMOTEO ¡UNA DESGRACIA!

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 49 minutos
El chavismo ha significado ser un insulto a la venezolanidad, destruyó el músculo económico doméstico para evitar independencia ciudadana, más o menos lo que se quiere hacer con Chile y la misma Bolivia, dejar en ruinas esos países para que surja una figura dadivosa que otorgue presunta ayudas cuando en realidad se cimenta la pobreza, no solo material sino mental, luego acostumbrar a esas poblaciones a vivir de lo que el gobierno les regala, imposibilitando las vías de crecimiento personal/familiar, consolidar la manipulación del ser humano a través de sus necesidades básicas… cast... más »

CAROLINA JAIMES BRANGER: EL VANDALISMO EN CHILE

Pocas cosas me han impresionado en los últimos tiempos como el vandalismo de estas últimas semanas en Chile, quizás porque estuve allá en junio y regresé encantada con lo que vi y viví. El país más educado de América Latina se ha comportado como un reducto de salvajes, con el agravante de la falta de decisión y firmeza del presidente Piñera. 

Siempre pensé que las grandes diferencias entre Venezuela y Chile se debían, principalmente, a que en Chile tuvieron a Andrés Bello y aquí, por contraste, a los Monagas, Antonio Leocadio Guzmán, Carujo, Zamora, Maisanta y una cuerda de vándalos que mencionarlos me agotaría los caracteres del artículo. ¿Qué le sucedió a una sociedad avanzada y, sobre todo, educada? 

No niego que los chilenos tenían razones para protestar. Pero una cosa es protestar y otra, destrozar. Muchas personas piensan que lo que está sucediendo “ha sido instalado” por el Foro de Sao Paulo, hecho que no descarto, pero culpar solamente al Foro sería quitarles responsabilidad a los chilenos que han participado en la destrucción. Me recuerda cuando en la primera década del siglo XXI, aquí en Venezuela se decía que los militares que reprimían ferozmente eran todos cubanos. ¡Claro que había cubanos! Pero también había venezolanos, venezolanitos que aprendieron a reprimir con igual o mayor ferocidad que los cubanos. De igual manera, en Chile, la mayoría de los salvajes que han acabado con el Metro, incendian universidades e iglesias, son chilenos, chilenitos. 

Los argumentos caen por su propio peso. ¿A quién perjudica la quema de más de 70 estaciones de Metro? ¿Qué tipo de protesta es quemar una universidad? Aquí en Venezuela, durante la Guerra Federal, el lema fue “mueran los ricos y los que sepan leer y escribir”. Y esa guerra nos convirtió en el pueblo más atrasado de América Latina. Y a quienes arguyen que queman iglesias para “castigar” a los sacerdotes pedófilos, les aseguro que la pedofilia no se cura así. Y si es por eso, deberían buscar a los pedófilos que no pertenecen al clero y castigarlos también, cosa que no han hecho. 

Ojalá me equivoque, pero si Piñera sigue indeciso, puede venir otro Pinochet, con las consecuencias de un régimen militarista y represor. Ciertamente, el hombre es el único animal que tropieza dos y más veces con la misma piedra. 

Carolina Jaimes Branger
@cjaimesb

OSWALDO ÁLVAREZ PAZ: POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS

Por eso no quieras saber nunca por quién doblan las campanas; ¡están doblando por ti…!” Esta frase de Jhon Donne es parte muy importante de la entrada a la famosa novela de Ernest Hemingway cuyo título sirve para adornar el inicio de estas breves reflexiones.

En lo personal estoy satisfecho con la movilización nacional del pasado sábado 16-N. Tanto en Caracas como en las ciudades del interior del país quedó establecida la clara voluntad de la Nación en contra del usurpador. Es decir, el deseo de que Nicolás Maduro se retire, evite una confrontación final cada día más cercana y podamos emprender la transición para unas elecciones libres que le den sólido piso al establecimiento de la vida en libertad y verdadera democracia. Este fue el camino determinado por la Asamblea Nacional y el presidente (e) Juan Guaidó, en el momento de asumir la trascendente responsabilidad mediante juramento ante el pueblo. Estamos mucho más cerca de lograr los objetivos que en aquel día. Así lo determina el apoyo recibido por cerca de sesenta países del mundo y lo registran todos los estudios de opinión internos en cifras suficientes para evitar confusiones o equívocos en el diagnóstico.

Es cierto que la lucha se mantiene, pero también es cierto que el régimen usurpador se tambalea. La pobreza cuantitativa del respaldo que recibe explica las serias disidencias cualitativas que está padeciendo. El usurpador es una pesada carga para todos. Ya no son suficientes las campañas de opinión para tratar de demostrar lo contrario. Lo sucedido con la manifestación oficialista del pasado sábado 16 explica todo. Maduro asistió por teléfono con un pobre y dramático mensaje de hombre acabado. La asistencia fue deplorable y los abusos inaceptables en cualquier país respetable. Cadena nacional de radio y televisión, agresiones e insultos a diestra y siniestra, promesas para Navidad burlando a un ciudadano común que no es mendigo baratero. Pobre hombre. Se está convirtiendo en un serio problema para unos cubanos pragmáticos y en un drama existencial para las estructuras del crimen organizado que hasta ahora le han dado soporte.

Es de origen cubanoide la insólita frase según la cual la oposición no logró nada el pasado 16-N. Artificialmente trataron de proyectar la imagen de que ese día caería la dictadura para salir inmediatamente a presentar como un triunfo de los usurpadores que no hubiera sucedido ese día. 

Ojalá y en este intento no estén comprometidos los “oficialistas” de la oposición, que bastantes obstáculos ponen a la política libertadora que se adelanta. Pero ya veremos. La lucha sigue con mayor intensidad y las campanas redoblan con claridad. Estamos más cerca que la semana pasada.
Hoy es el día de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá. Nuestra adorada Chinita. Lunes, 18 de noviembre de 2019

Oswaldo Álvarez Paz
oalvarezpaz@gmail.com
@osalpaz

EDDIE A. RAMÍREZ S.: LAS CAUSAS DE LAS COSAS

La narcodictadura hace todo lo posible por dividir a los demócratas y por venderles la idea de que no dejarán el poder y, lógicamente, por intentar sembrar el desánimo. Ese es el trabajo que realiza un régimen sin escrúpulos. Lo que debemos contrarrestar es cierta tendencia de algunos opositores a comprar el discurso oficial o a ilusionarse con posibles opciones utópicas divulgadas por gente nuestra que no evalúan las debilidades y fortalezas del régimen y las propias. Aunque no sea fácil, hay que intentar conocer las causas de las cosas que suceden.

Un ejemplo son las opiniones emitidas en relación a las marchas del pasado día 16, las cuales no se relaciona con los hechos. Pretender que hoy se produzcan marchas en Caracas de alrededor de un millón de participantes como en el pasado no es realista por varias razones:

1- En el 2003 al 2006 las protestas eran casi exclusivamente en Caracas. Varios años después se produjeron protestas valientes en San Cristóbal y Mérida, aplastadas violentamente por la Guardia Nacional, policía y paramilitares rojos.

2- En la provincia los ciudadanos se sienten más amenazados por los esbirros debido a que quienes protestan son fácilmente identificados y perseguidos. Por ello, muchos se desplazaban a Caracas para apoyar las marchas en la capital. Hoy, por estar más resteados y quizá también por las limitaciones de transporte, protestan en sus respectivos Estados.

3-. Unos cuatro millones y medio de venezolanos han tenido que emigrar, sea por persecución política o en búsqueda de comida, medicinas, seguridad personal o de trabajo. Evidentemente, todos contrarios al régimen.

4- Se puede argumentar que, a pesar de lo anteriormente mencionado, las protestas podrían ser más masivas y contundentes, lo cual es cierto. Al respecto habría que evaluar en cuánto influye la prédica de algunos líderes de oposición y tuiteros, generalmente bien intencionados, que pretenden echarle la culpa al presidente(e) Guaidó por no concretar “el fin de la usurpación”, y que, además alegan que los intentos de negociar desestimulan las protestas. Cabe recordar que Ho Chi Minh y sus soldados siguieron combatiendo a pesar de que sus delegados negociaban en París. Algunos no entienden, o no quieren entender, que Maduro se mantiene por contar con el apoyo del TSJ y de la Fuerza Armada. 

No recordamos ningún caso en que una dictadura haya caído sin la intervención activa o pasiva de los verde oliva. Por otra parte, recordemos que ningún país está dispuesto a enviar a sus soldados para resolver nuestro problema, aunque están conscientes de que también los afecta directa o indirectamente, en mayor o menor grado.

5- Aunque todo lo mencionado es válido, hay que tener claro que los protestas, aún cuando son de magnitud importante y son constantes, no son de mayor tamaño por la represión del régimen. Según el valiente y activo Foro Penal Venezolano, desde el 2002 a la fecha han sido asesinados 273 ciudadanos por manifestar, varios de ellos estando en las ergástulas del narcorégimen; en los últimos cinco años han sido arrestados 15.180 ciudadanos por el solo hecho de protestar, hay 399 presos políticos, de los cuales 20 son damas y 109 militares, y desde el año 2014 hay 8.950 venezolanos sujetos a medidas cautelares, los cuales no pueden protestar ya que volverían a ser encerrados. El 16N hubo 28 detenidos y en Caracas el Metro cerró varias estaciones para dificultar movilización.

6- Muchas han sido las denuncias de torturas, incluyendo violaciones, por parte de los diferentes cuerpos de seguridad del Estado. Es lógico que ello despierte temor a manifestar. También el temor a perder el empleo por parte de trabajadores del sector público.

A pesar de todos estos factores, la sociedad venezolana sigue indoblegable. Por contar con una minúscula minoría, Maduro no se atreve a realizar elecciones transparentes. Sin embargo, hay la posibilidad, aunque sea remota, de que se vea obligado a realizarlas. Por ello debemos prepararnos y no descalificar el esfuerzo que realiza la Asamblea Nacional de designar el comité de selección de candidatos al Consejo Nacional Electoral. A los más escépticos, que sin duda tienen razones para serlo, solo sugerimos que den el beneficio de la duda y que acepten el presidente(e) Guaidó hace lo mejor que puede con los pocos medios de que dispone. No cometamos el crimen de “matar a un ruiseñor”.

No es fácil ser el hombre feliz capaz de “conocer las causas de las cosas”, como diría Virgilio, pero sí podemos ser más mesurados al emitir opiniones. A Maduro se le puede aplicar lo que dijo Cicerón de Catilina: “Desde hace años no hay fechoría ni infamia alguna que no venga asociada a tu nombre. Cometiste con total impunidad la sangría de muchos ciudadanos, la humillación y el robo a sus amigos. No sólo tuviste fuerza para despreciar las leyes y la justicia, sino también para quebrantarlas y abatirlas”.

El ponderado Oswaldo Álvarez Paz escribió que estaba satisfecho con la movilización del 16 N. Quien esto escribe también.

Como (había) en botica:
Maduro se arrodilló ante el dólar y Pedro Sánchez ante el Coleta.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

Eddie A. Ramírez S.:  
eddiearamirez@hotmail.com
@eddieAramirez

ADRIANA MORAN: ESE CAMBIO QUE NECESITAMOS

Los venezolanos tenemos muchas razones para protestar. Las tenemos todas. Atrapados en un país que no funciona, que no nos da ninguna certeza, que nos amenaza desde hace tiempo con la caída al abismo, lo verdaderamente difícil es seguir encontrando razones ente los escombros para quedarnos. Pero a pesar de tener todas las razones para protestar, no podemos confundir la protesta genuina, el reclamo necesario, el quejido inevitable, con los objetivos que estamos obligados a perseguir y con la organización necesaria que debemos exigirle a quienes lideran el movimiento que pretende conseguir el cambio. 

Volcados a las calles en nuevas marchas, muchos demuestran que la golpeada voluntad todavía existe y que están dispuestos a perseguir sus sueños. Los que salieron a marchar el 16 de noviembre salieron porque aún tienen energías para plasmar en el asfalto su protesta. Pero los que convocados por la esperanza se sumaron a las multitudinarias manifestaciones de principios de año, y que esta vez no salieron, tienen los mismos motivos para protestar, la misma sensación de estar perdiendo el país con cada día que pasa, la misma necesidad de creer que es posible un cambio que les permita quedarse. 

A estos que no salieron, a los que con las mismas razones que todos no se sintieron convocados por el llamado, no hay que silenciarlos. Hay que escucharlos como hay que escucharnos a todos si no queremos que el movimiento que impulsa el cambio se termine pareciendo al que habiendo silenciado toda disidencia entre sus filas, se siente dueño de Miraflores y de este país que es de todos. 

Un liderazgo que en momentos tan difíciles se aferra a su terquedad y refuerza con acero ese chaleco de fuerza que se puso por voluntad propia en lugar de replantearse la ruta de tres pasos que empieza por un cese de la usurpación que solo podrá conseguirse si el orden se invierte y trabajamos para expresarnos electoralmente, no puede ser visto por la mayoría que se opone a lo muy malo que ya tenemos como alternativa de poder. Supeditar la lucha a ese primer paso imposible que depende del otro es condenarla a morir. 

Necesitamos una oposición que se atreva a cambiar para conseguir el cambio que necesitamos. 

Adriana Moran
@NuevaTec47

OMAR ÁVILA: LECCIONES QUE APRENDER, CASO BOLIVIA

En días pasados vimos a Evo Morales renunciar alegando que lo hacía por evitar que sus copartidistas sufran represión ante el golpe cívico que recibieron, no lo hace admitiendo que perdió, de hecho, afirma haber ganado, así que esa renuncia no es más que un juego político que alarga la inestabilidad y que revuelve el río en Bolivia.

Es cierto que Evo no respetó los resultados del referéndum del 2016, y que a través de una sentencia del TSJ le permitió ser candidato; a pesar de ello, la oposición boliviana aceptó la sentencia y fueron a las elecciones, en las que Morales saca más votos que los demás candidatos, la Organización de Estados Americanos (OEA), recuenta los votos ante el reclamo de Mesa y dice que gana, pero que hubo alteración de los resultados, y que se requiere de una segunda vuelta. Ante la presión, Evo acepta ir a elecciones nuevamente, y ofrece diálogo, la oposición desperdicia esa oportunidad de seguir controlando la agenda del país, y cae en la trampa de Morales, al no sentarse a establecer las condiciones para lograr lo que están intentando ahora: Nuevo órgano electoral y elecciones sin la participación de Evo.

A nuestro juicio, desde Unidad Visión Venezuela, lo relevante es si dichos eventos del pasado 10 de noviembre acercarán o alejarán a Bolivia de la democracia.

Ahora, para nosotros lo importante a resaltar es que la oposición boliviana, a pesar de tener todo en contra por el ventajismo gubernamental, sin vacilar fue a votar. A diferencia de nuestro país, donde un sector opositor irracional, a pesar de saber que somos una mayoría contundente, se niegan a participar y por ende a usar la única arma que tenemos los demócratas, como lo es el voto. Insisten en la “genialidad” de la abstención, que lo único que logra es mantener cómodo a Maduro y su entorno en el poder, pero que a través de esta vía y de las sanciones está más que demostrado que no se va a lograr el objetivo planteado, y lo que deseamos la mayoría de los venezolanos, que es lograr el cambio de gobierno.

Más allá del mal cálculo político, que a nuestro juicio y en total desconocimiento de la política, ha hecho la oposición boliviana – ahora gobierno-. La renuncia de Evo Morales, no significa que haya sido derrotado, ya que su dimisión tuvo un objetivo claro y estratégico, que fue desmovilizar a los sectores de clase media y pasar de la defensiva a la ofensiva, ya que ahora son los movimientos sociales que controla el MAS (partido de Evo), son los que dominan las calles, la crisis institucional, y por ende están marcando la agenda.

Es decir, que Morales ha conducido a un callejón sin salida, en el que el mayor problema que tiene el gobierno interino es no comprender la lectura del país, en las que las movilizaciones tienen como objetivo principal mantener el conflicto, para forzar al ahora mediante el chantaje al gobierno a negociar. O, ¿qué va a hacer el gobierno acaso? Anular el Parlamento, seguir usando la fuerza y la represión.

La realidad es que hay un gobierno interino (el conservadurismo), divididos entre la candidatura de Comunidad Ciudadana, las candidaturas cívicas, la candidatura que quiere presentar el señor Costa, etc, mientras el MAS (Partido de Evo), se mantiene unificado, con lo que tiene una posibilidad real de volver al gobierno.

Además, ahora para nombrar ese nuevo Poder Electoral de consenso, va a tener que no solo tener el visto bueno del MAS, que es quien tiene los dos tercios necesarios en la Asamblea Legislativa, sino que va a pedir que su partido pueda participar en el proceso electoral, que Evo pueda regresar al país a “pacificar” a los movimientos sociales, y aun no siendo candidato va a ser el jefe de campaña del abanderado que decida presentar su partido para las venideras elecciones.

En resumen, lo de Bolivia nos deja a los venezolanos dos enseñanzas fundamentales: una lo importante que es organizarse y participar a pesar en las elecciones a pesar de no tener las condiciones, lo segundo lo necesaria que es la unidad para poder concretar con éxito el cambio de régimen.

Omar A. Ávila H.
dip.omaravila@gmail.com
@OmarAvilaVzla
Diputado a la Asamblea Nacional

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: LA OPOSICIÓN DE TIMOTEO ¡UNA DESGRACIA!

El chavismo ha significado ser un insulto a la venezolanidad, destruyó el músculo económico doméstico para evitar independencia ciudadana, más o menos lo que se quiere hacer con Chile y la misma Bolivia, dejar en ruinas esos países para que surja una figura dadivosa que otorgue presunta ayudas cuando en realidad se cimenta la pobreza, no solo material sino mental, luego acostumbrar a esas poblaciones a vivir de lo que el gobierno les regala, imposibilitando las vías de crecimiento personal/familiar, consolidar la manipulación del ser humano a través de sus necesidades básicas… castrismo pues. 

El castrismo venezolano, alias chavismo, también eliminó los vestigios de la venezolanidad, hasta Bolívar sufrió su dosis de tergiversación, su legado, incluso, de manera deliberada y absurda, su rostro. El amor al trabajo también fue extirpado, una tierra de oportunidades infinitas que ofrecía oportunidades inagotables para ganarse el pan honestamente, ahora, es antro de “palancas”, “contactos”, “sobornos” y todo lo que genera una corrupción pública que hace de las instituciones que deberían ser del Estado, un tentáculo del Psuv cuya misión es entorpecer el desarrollo del venezolano, repetimos, toda posibilidad de independizarse del gobierno. 

Todo por cuanto obraron nuestros próceres ha sido mancillado, desde época de Chávez se privilegiaron intereses cubanos, chinos, rusos, de otros gobiernos regionales y lejanos, a fin de tarifar apoyos internacionales, ello se confabuló en detrimento de trabajadores y empleadores venezolanos, pensando el boom petrolero jamás iba a cesar, que Pdvsa era inmune al propio veneno destructivo del socialismo de siglo xxi… ¡Craso error!  

Todo vestigio constitucional y democrático fue erradicado, con Chávez el populismo permisado por la robusta petrochequera del boom permitió procesos electorales que, aunque con el típico ventajismo rojo rojito, reflejaban la realidad política del momento, tanto que en 2007 Chávez perdió la reforma (aunque meses después la impuso vía TSJ, habilitante y AN chavista), finalmente lo que opinaba el venezolano nada importaba. Ya con Maduro la legitimidad se esfumó totalmente, en 2015 murió el chavismo, su sepulcro fueron las elecciones de la AN aquel 6D, luego de esa fecha los procesos electorales fueron anulados de raíz, dieron lugar a actos 100% gubernamentales. Ante semejante rechazo popular, la violencia institucionalizada complementa los procesos electorales fraudulentos, esa es la formula que sostiene al régimen.  

Un gobierno con esas características solo podía hacerse de una oposición servil en igual condición de impopularidad, como la que asistió a las presuntas presidenciales de 2018. Ante la carencia de acciones contundentes del interinato de Guaidó, el régimen creó su propia oposición de bolsillo, la de Timoteo, cuya legitimidad es tan precaria como la del régimen mismo. Esa oposición “timoteana” trata con jerarquía de “gobierno” a quienes deshicieron la constitución, la democracia, la venezolanidad y se anclan al poder sobre el sufrimiento de un pueblo, con violencia atroz.  

Ante la falta de resultados palpables para el pueblo por parte de su interinato, Guaidó se encuentra con el agua al cuello, sus acciones han estado en un nivel geopolítico muy importante, pero continúa sin resolver el problema real del país, el chavismo usurpador, su trágico efecto en las vidas de los venezolanos  Lo grave de todo esto es que la oposición “timoteana” desvía la atención, le da tribuna al régimen, intenta minimizar a un ya disminuido Guaidó, alimenta el discurso dizque democrático del régimen para su comparsa de interesados/desalmados aliados internacionales. A Guaidó le deben quedar menos de dos meses, hasta el 5 de enero, sí la usurpación se mantiene debe darle paso a otro liderazgo, un liderazgo verdadero, no como el de Timoteo y sus “4 Farsanticos”. 

Leandro Rodríguez Linárez 
leandrotango@gmail.com 
@leandrotango