miércoles, 15 de mayo de 2019

ACTUALIZACIÓN, "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, MIÉRCOLES 15-05-2019,

BEATRIZ DE MAJO, INTRÍNGULIS DE UNA NEGOCIACIÓN FALLIDA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 15 minutos
Meses enteros estuvo el planeta entero esperando un positivo resultado de las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos encaminadas a evitar una guerra de tarifas entre los dos gigantes comerciales del orbe. Cuando se examinen las razones que los llevaron a no poder acordar un alto al fuego surgirán variados elementos y entre ellos habrá que tener en cuenta que una negociación comercial de la talla de la emprendida entre estos dos jugadores involucraba bastante más que los temas propiamente arancelarios. Entre estos asuntos están consideraciones de política internacion... más »

PAULINA ASTROZA SUÁREZ, LÓPEZ, EL DILEMA DE SÁNCHEZ

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 25 minutos
Solo desde la política y con la voluntad de todas las partes podrá encontrarse la salida. El Gobierno español ha declarado que no entregará a Leopoldo López a las autoridades venezolanas y que, además, el líder opositor no ha solicitado asilo. Vía Twitter, Pedro Sánchez informó de que reconocía a Juan Guaidó como presidente interino. Sin embargo, en el mismo comunicado expresa que ha mantenido los canales de diálogo con todos los sectores, incluyendo un encuentro entre el embajador y el ministro de Exteriores de Nicolás Maduro. Surgen por tanto muchas dudas. ¿Qué escenarios se abr... más »

REINALDO J. AGUILERA R., ERROR DE CÁLCULO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 36 minutos
Luego de los acontecimientos ocurridos durante el llamado “Levantamiento de La Carlota”, no podemos dudar que existen dos países muy distintos conviviendo en uno solo; uno compuesto por unas personas que sin importarles nada y a costa de lo que sea, se aferran al poder y pretenden continuar utilizándolo para beneficio propio, en perjuicio de la mayoría y otro en el que nos encontramos los ciudadanos que queremos, deseamos y luchamos cada día por un país diferente, que salieron ese día a apoyar a quienes lo pedían, mucha gente que quiere prosperidad, igualdad y equilibrio social, pe... más »

RONNY PADRÓN, CUANDO LOS ANTIVALORES GOBIERNAN

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 44 minutos
Se trata no solo del régimen socialista, criminales que esclavizan y asesinan venezolanos día tras día mediante el hambre, la enfermedad y el hampa, siempre conforme a una receta de dominación típica de esa ideología del mal. No, es algo mucho peor, resulta que los antivalores como referente ético fueron asumidos como propios por la dirigencia demócrata nacional que encabezada por el Presidente Encargado está llamada precisamente a confrontar y someter a la precitada tiranía en el poder. Veamos. Porque es el caso que en la República de Venezuela, en medio de un genocidio mundialm... más »

LEANDRO AREA PEREIRA, VENEZUELA: UN ENSAYO EXPLICATIVO (3ª. PARTE)

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 54 minutos
El segundo mirador u observatorio anunciado en artículo anterior es el que nos invita a prestar especial atención, en combinación con los tres promontorios restantes -orfandad, imprecisa libertad y enfermizo manejo del poder- al hecho que la sociedad venezolana se ha sentido históricamente despojada, invadida, herida en sus entrañas, maniatada e impedida en el ejercicio pleno de sus potestades soberanas, por fuerzas “superiores”, siempre malignas y destructivas. Ha sido este argumento ventajoso y moldeable a voluntades, circunstancias, intereses, teorías, gustos y no pocas veces ca... más »

OMAR ÁVILA, LA UNIDAD V ENCERÁ LA OPRESIÓN

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Desde Unidad Visión Venezuela, queremos reiterar nuestra invitación a sentarnos a dialogar y acordar entre los distintos factores de la oposición, que tenemos visiones diferentes de cuál sería realmente la vía para poder salir de esta crítica situación en la que hoy nos encontramos, para busca llegar a un consenso que nos aclare el camino a seguir, ya que mientras más tardemos en tomar todos el mismo rumbo, más costosa será la salida. Es nuestra obligación como líderes aprovechar esta coyuntura para salir del peor gobierno que hayamos tenido en la historia de Venezuela. Es necesar... más »

BEATRIZ DE MAJO, INTRÍNGULIS DE UNA NEGOCIACIÓN FALLIDA

Meses enteros estuvo el planeta entero esperando un positivo resultado de las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos encaminadas a evitar una guerra de tarifas entre los dos gigantes comerciales del orbe.

Cuando se examinen las razones que los llevaron a no poder acordar un alto al fuego surgirán variados elementos y entre ellos habrá que tener en cuenta que una negociación comercial de la talla de la emprendida entre estos dos jugadores involucraba bastante más que los temas propiamente arancelarios. Entre estos asuntos están consideraciones de política internacional y decisiones de carácter estratégico que no son, en absoluto deleznables. Estos dos elementos per se podrían estar en el origen del fracaso de las tratativas, tanto o más que el impacto que los nuevos aranceles tendrán de lado y lado.

Si la premisa anterior es cierta, es decir, si los aranceles eran un medio bueno para airear otras diferencias y que cada una de las partes le mostrara los colmillos al contendor en la esperanza de salir fortalecido ante el otro en la escena global, es claro es que este infeliz final no es un final definitivo. Ambas partes estarán esperando, en lo sucesivo, que las circunstancias externas cambien lo suficiente como para reanudar las negociaciones.

Otras cosas como el estilo negociador de cada lado de la ecuación puede haber privado igualmente para que no se pudiera alcanzar un acuerdo. En los círculos de gobierno de Pekín hubo siempre el sentimiento de estar sentado frente a una contraparte que le apuntaba con un revolver a la sien. Y los chinos no están acostumbrados a encontrarse en situación de flagrante desventaja como el Presidente norteamericano, con su peculiar manera de abordar las relaciones con quienes lo adversan, se empeñó en hacerles sentir.

Quizá lo más importante de todo fue que China había dado importantes pasos al interior de su país para atenuar el golpe comercial en ciernes. En los meses transcurridos desde que Trump amenazó a China con un aumento de aranceles hasta esta fecha muchas ocurrieron al interior del coloso de Asia para intentar adaptarse a lo que era un “warning” creíble. Una cantidad de estímulos y de medidas internas se pusieron en marcha para sacar a su economía del hueco en el que se encontraba por el estrangulamiento del crédito y la desaceleración, lo que podía sensiblemente agravarse como consecuencia del incremento de aranceles de su principal importador. No hay que olvidar que una cultura milenaria que ha aprendido a golpes lo que significa una pequeña desviación de objetivos cuando hay 1400 millones de bocas que mantener, tiene sapiencia y garra suficiente para adelantarse a las adversidades.

Desde el inicio de este año China se embarcó en importantes reformas para reactivar su economía: al sector privado se le hicieron recortes de impuestos corporativos, y contribuciones en pensiones y gastos, que combinados ascendieron hasta cerca de 2% del Producto interno del país. Con ello lograron comprobar de que la amenaza americana era de calibre pero no era insalvable.

Esta fortaleza se hizo más visible en las últimas semanas y con ella “in pectore” los negociadores chinos pudieron convertirse en contrapartes irreductibles, en huesos duros de roer, frente a la aparente firmeza de las amenazas norteamericanas.

China no saló perdedora. Al terminar este capítulo nos tocará ver que tan preparados se encuentran los norteamericanos para torear, a su vez, los incrementos tarifarios que se impondrá desde el lado chino.

Allí también los asiáticos se encuentran en ventaja al no tener que enfrentar un proceso electoral en su horizonte temporal cercano .

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo1

PAULINA ASTROZA SUÁREZ, LÓPEZ, EL DILEMA DE SÁNCHEZ

Solo desde la política y con la voluntad de todas las partes podrá encontrarse la salida. 

El Gobierno español ha declarado que no entregará a Leopoldo López a las autoridades venezolanas y que, además, el líder opositor no ha solicitado asilo. Vía Twitter, Pedro Sánchez informó de que reconocía a Juan Guaidó como presidente interino. Sin embargo, en el mismo comunicado expresa que ha mantenido los canales de diálogo con todos los sectores, incluyendo un encuentro entre el embajador y el ministro de Exteriores de Nicolás Maduro.

Surgen por tanto muchas dudas. ¿Qué escenarios se abren y qué regulan las normas internacionales y nacionales en este caso inédito? La respuesta no es sencilla.

Desde el punto de vista del derecho internacional, la residencia del embajador se encuentra amparada por la protección diplomática de la inviolabilidad de los lugares de la misión. Las autoridades venezolanas no pueden entrar —y, menos aún, detener a López— sin autorización de España. Esto implicaría una violación del derecho internacional, responsabilidad internacional y la consecuente reacción española; por no hablar del aumento de la tensión en una relación ya problemática.

Además, la figura de huésped no está regulada en dicho derecho. Es una práctica política que algunos países han venido utilizando, amparada en dicha inviolabilidad. Al no haber norma, esta se encuentra en un limbo jurídico, lo que cobra importancia cuando la estancia se alarga y no hay salida política.
Para complicar el panorama, la legislación española no reconoce el asilo diplomático (aquel que se concede en el país del solicitante), solo el territorial, y para ello López tendría que abandonar Venezuela. ¿Cómo podría hacerlo sin autorización de Maduro, a quien España no reconoce como presidente legítimo?

Tampoco procedería pedir el salvoconducto (autorización de Venezuela para sacarlo del país), al no haber estatuto de asilado de por medio y, de proceder, ¿a quién se lo solicitaría? Guaidó no tiene el control efectivo de la fuerza pública, por lo que no puede garantizar la protección de López y de su familia. Necesariamente, España tendría que negociar con Maduro, con lo que la nota diplomática de petición de salvoconducto constituiría un reconocimiento expreso de este.

A diferencia de los Estados de América Latina, España no es parte del Convenio de Caracas, que regula el asilo. Se aplican normas de la Convención de Ginebra sobre Refugiados de 1951 pero, como ya señalamos, en el caso español la ley exige que la persona se encuentre fuera del país de su nacionalidad, lo que no es el caso. 

Pedro Sánchez tampoco puede abstraerse del hecho que existe una importante comunidad española a quien debe dar protección consular y necesita mantener los contactos con autoridades de Maduro —esto explica, en parte, por qué España no ha declarado persona non grata al embajador de Venezuela en Madrid—, reconociendo la realidad de que el control aún lo tiene Maduro. Solo desde la política, y con la voluntad de todas las partes, podrá encontrarse la salida. ¿Sería un principio para resolver la crisis venezolana?

Paulina Astroza
@PaulinaAstrozaS
Fuente: El País de España

REINALDO J. AGUILERA R., ERROR DE CÁLCULO

Luego de los acontecimientos ocurridos durante el llamado “Levantamiento de La Carlota”, no podemos dudar que existen dos países muy distintos conviviendo en uno solo; uno compuesto por unas personas que sin importarles nada y a costa de lo que sea, se aferran al poder y pretenden continuar utilizándolo para beneficio propio, en perjuicio de la mayoría y otro en el que nos encontramos los ciudadanos que queremos, deseamos y luchamos cada día por un país diferente, que salieron ese día a apoyar a quienes lo pedían, mucha gente que quiere prosperidad, igualdad y equilibrio social, pero mientras transcurría el evento sucedió algo.

Para algunos quizás suene chocante, pero las cosas buenas y las malas hay que decirlas, mucho más en estos tiempos, la sinceridad hacia la colectividad es sumamente necesaria, es obligante diría yo, la revolución se ha encargado de mentir por más de 20 años y creo que ya es suficiente, no podemos caer en lo mismo.

En primer lugar la gente no salió como se esperaba, cada quién tiene sus razones y se respetan pero esa es una realidad inocultable, fueron muchos los que salieron pero no los suficientes para abarrotar las calles.

Por otro lado ocurrió algo que aunque emocionó a todo el mundo tampoco fue contundente, el alzamiento de parte del área castrense no cumplió los objetivos esperados, para el Presidente (E) Juan Guaidó constituyó un error de cálculo, lo que ha costado que en éste momento nos encontremos en una especie de zona gris, no es blanca ni es negra, es un momento incierto y las consecuencias aún se están evaluando.

Muy importante es que el propio Guaidó está asumiendo ese error y eso se aplaude pues el asumir las responsabilidades no es precisamente una característica de muchos y en la Venezuela Bolivariana menos.

En una entrevista concedida al diario estadounidense “The Washington Post”, Guaidó admitió que esperaba que al producirse una oleada de deserciones dentro del Ejército, Maduro dimitiese y ocurriera lo que todos o la gran mayoría espera, sin embargo, el llamamiento de Guaidó para que los militares se “sumasen al proceso de cambio” no produjo deserciones masivas y el evento se fue desinflando, al menos eso parece.

Hace unos días, en otro de mis artículos dije que la cosa definitivamente no está fácil y que no mejoraría tan rápido hacia el futuro, definitivamente es así, las actuaciones del régimen no hacen sino confirmar el talante antidemocrático, falso y bajo de los que accedieron al poder engañando al pueblo, manejaron la fortuna más grande de la historia y llevaron a un país como Venezuela al desastre en el que se encuentra.

Ante la múltiple presión internacional que no cesa ni un minuto,  “ellos” continúan amparándose en una Asamblea Nacional Constituyente que sigue actuando al margen de la ley por su inconstitucional elección. 

Por otra parte, ya el mundo entero ha visto que aquí no respetan ningún tipo de norma jurídica, sea de derecho nacional o internacional, hemos observado cómo el régimen ordena arremetidas violentas que ya no son solamente contra ciudadanos comunes, lo hace contra diputados violando inmunidad parlamentaria, de igual forma lo hacen con estudiantes, sean damas o caballeros, en conclusión aquí los organismos represores del estado no distinguen raza o sexo y mucho menos condición social; el mal gobierno con tal de no permitir que le quiten el poco “poder” que aún le queda, hace y va a hacer lo que sea.

Hay que recordar que el génesis de lo que hoy vivimos fue un Golpe de Estado, sí, contra el gobierno del Presidente Carlos Andrés Pérez, que era malo, que no le gustaba a todos, puede que sea cierto o no, pero que con todos los defectos del pasado y con todos los problemas que existían, Venezuela para aquellos años nunca estuvo como lo está ahora.

Todo esto nos lleva irremediablemente a pensar que no se pueden cometer esos “errores de cálculo” así como así, no estamos para eso, la gente se encuentra en un estado de desesperación y al pedirle a los ciudadanos que apoyen debe hacerse con la seriedad que ya nos merecemos todos, no puede haber más relajo, se debe buscar mayor precisión.
Para ir cerrando, quiero referirme al constante llamado que de parte de la administración Trump se hace a los militares “Bolivarianos”, eso tiene un sentido y una intensión aunque muchos no lo crean, habría que leer entre líneas para entender todo lo que significa cuando dice el Vicepresidente Mike Pence que: ¡Aún están a tiempo!, definitivamente les están advirtiendo algo.
En conclusión y por el momento, se debe tener mucho ojo mientras se desarrollan los sucesos, sean cuales sean, pues no todo lo que brilla es oro, así de simple y sencillo.

Reinaldo J. Aguilera R.
@raguilera68/@AnalisisPE




RONNY PADRÓN, CUANDO LOS ANTIVALORES GOBIERNAN

Se trata no solo del régimen socialista, criminales que esclavizan y asesinan venezolanos día tras día mediante el hambre, la enfermedad y el hampa, siempre conforme a una receta de dominación típica de esa ideología del mal. No, es algo mucho peor, resulta que los antivalores como referente ético fueron asumidos como propios por la dirigencia demócrata nacional que encabezada por el Presidente Encargado está llamada precisamente a confrontar y someter a la precitada tiranía en el poder. 

Veamos.

Porque es el caso que en la República de Venezuela, en medio de un genocidio mundialmente reconocido se comprendería objetivamente la negativa del régimen socialista a poner fin a tal estado de cosas, porque es precisamente en el genocidio donde tienen la única garantía para alcanzar su desiderátum: “La eterna permanencia en el poder”. Pero resulta extraño – por llamarlo de algún modo – la aplicación de ese mismo manual conductual por parte del gobierno legítimo (demócratas) en medio del proceso llamado “Cese de la Usurpación”.

Ahora bien ¿cómo explicar que ese gobierno legítimo, representado por un Presidente Encargado niegue de manera infundada la aplicación inmediata de todos los mecanismos políticos y jurídicos conducentes a la finalización de una guerra de exterminio?

Lo anterior solo se entiende cuando apenas se cuenta con una dirigencia que en el ejercicio de funciones políticas no tiene por referente de su accionar a los valores éticos comunes a la civilización occidental, a saber: La vida, la dignidad humana, el trabajo, la solidaridad, y especialmente la compasión. Por el contrario, a Venezuela le ha tocado en suerte un grupo de dirigentes demócratas que en la supuesta procura del “Cese de la Usurpación” pretende hacer creer a los sobrevivientes y al mundo en general la existencia de una prioridad por sobre la terminación inmediata del genocidio, algo que requiere precisamente la activación constitucional de una fuerza militar (art.187.11 CRBV) en capacidad real de someter al Estado socialista criminal.

Cuando la clase política de una sociedad alcanza tal nivel de despropósito pasamos a entender que no es solamente la tiranía en el poder quien deba ser castigada. Prohibido Olvidar. Ora y labora.

Ronny Padrón, Cuando los antivalores gobiernan
caballeropercivall@gmail.com
@caballeroperci

LEANDRO AREA PEREIRA, VENEZUELA: UN ENSAYO EXPLICATIVO (3ª. PARTE)

El segundo mirador u observatorio anunciado en artículo anterior es el que nos invita a prestar especial atención, en combinación con los tres promontorios restantes -orfandad, imprecisa libertad y enfermizo manejo del poder- al hecho que la sociedad venezolana se ha sentido históricamente despojada, invadida, herida en sus entrañas, maniatada e impedida en el ejercicio pleno de sus potestades soberanas, por fuerzas “superiores”, siempre malignas y destructivas.

Ha sido este argumento ventajoso y moldeable a voluntades, circunstancias, intereses, teorías, gustos y no pocas veces caprichos, para justificar ya tanto la acción política en sus más variadas formas. “Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó…”. Profusa es la bibliografía existente.

Toda o casi toda la historia de Venezuela se ha narrado bajo ese supuesto explicativo: cuando no victimas, héroes. Estigma pesimista o justificador, periscopio desde el cual pareciéramos sentirnos cómodos u obligados a entender y narrar repitiendo nuestras vivencias colectivas, escondidos frágiles e irresponsables, protegidos allí, guapos con excusa y libreto, sin pecado original concebidos y por tanto inocentes de culpa, geografía intocada, paraíso, de regreso al edén, liquido amniótico, Tierra de Gracia. 

Desde esa mirada compartida, matriz de opinión dominante, la nación desde sus inicios se ha descubierto y expresado así, sentido, luchado, llorado y escrito de esa forma, disconforme frente al espejo en el que se refleja una imagen deteriorada y distante de lo que ella supone debió ser pero que no dejaron, arrancada de sus raíces y brazos, privada, secuestrada porque sí de un destino que pudo ser el suyo, exuberante, épico y glorioso, por supuesto.

De ese Olimpo inmaculado, expulsada, separada, amputada por fuerzas exteriores o desde allá en conjunción y concordancia con factores internos. Externalidad (los imperios, el capitalismo, las empresas multi o transnacionales, etc.) e internalidad (la oligarquía criolla, clases dominantes, escuálidos, intereses bastardos, militares, golpistas, apátridas, usurpadores, etc.) que sumadas y aliñadas dentro de un mismo saco de gatos, maúllan en coro discordante los salmos “anti históricos”, “anti imperialistas”, “anti nacionales”, “neo liberales”, “anti progresistas”, “anti democráticos” y tantos “antis” más.

Tendríamos también que recalcar que esa percepción o hipersensibilidad no está relacionada necesariamente con un tiempo específico o con un período en particular sino que antes bien ha sido una persistente semilla sembrada o dejado sembrar no exclusivamente pero sí fundamentalmente por nosotros, no se olvide, regada, abonada y germinal multiplicada, que ha dejado huella profunda de minusvalía en el inconsciente colectivo. 

Estamos en todo caso en presencia de un segundo mirador, lenguaje, que en conjunción con los tres restantes conformaría un cuadrilátero analítico con el que o desde el cual se pudiera ayudar entender el proceso histórico venezolano en el largo plazo. 

Con ello tal vez se ampliarían las perspectivas existentes sobre nuestro creer, pensar y hacer, estar y ser como nación, así como también sobre períodos concretos, incluyendo coyunturas y por qué no biografías, el nosotros hoy de cada uno, para poder captar el sentido y la intensidad del excesivo e interminable transcurrir del presente, del que nunca salimos ilesos y nos agobia, para al menos ojalá encontremos el tiempo para mirar y entender el borroso porvenir que quizás se asoma y nos engulle difuso cual huracán engreñado de interrogantes y adivinanzas. 

Todo ello, sea dicho con fuerza, con la intención de aclararlo y otorgarle propósito civilizado y generoso a nuestra energía colectiva tantas veces dispersa o estancada en luchas intestinas, aprovechada por otros, siempre otra vez los otros, en razón probable de esas anclas dominantes que determinan nuestro transcurrir.

A la conclusión que somos una sociedad irresponsable ella de su destino y en nada pues proclive hasta ahora y permanentemente a la civilidad, que se percibe y entiende como huérfana y despojada, y que requiere entonces de padres guardianes dominantes protectores castrantes benefactores sustitutos, he llegado luego de detenerme a pensar en las razones profundas por las que hemos alcanzado el estado de barbarie al que nos han conducido nuestros propios errores y omisiones, de los cuales ahora después de veinte años de destrucción, sin aparente guerra declarada, nos ha llevado, frecuentemente con nuestro permiso, no poca complacencia y también, cómo no destacarlo, con el rechazo abrumador y mayoritario de los venezolanos expresado en urnas, dolor, calles, persecución y resistencia cotidiana y obstinada, el socialismo del siglo XXI.

Recapitulando desde lo distante: esa sensación, complejo o estructura del despojo, se instala y multiplica desde los tiempos del descubrimiento en el que se nos bautizó como “Tierra de Gracia”.
De allí en adelante, con ese San Benito al hombro, todo el proceso de conquista, colonización, la independencia, llamada también, resentidos, “Abolición de la Monarquía”; la instauración de la Gran Colombia y su ulterior desmembramiento; la muerte de Bolívar y el caudillismo posterior; el tiempo de los golpes de Estado, cuándo no otra vez, seguido del de la larga dictadura militar; el interregno o paréntesis posterior o República Democrática con partidos políticos, caudillos modernos, con sus logros y enemistades militares o guerrilleras, extranjeras o propias, conspiraciones civiles o castrenses o en comandita, hasta que finalmente el giro del tornillo de vuelta, nuevamente a la más larga, profunda, inhumana y cruenta dictadura militar que hayamos padecido.

En tal sentido, el país no ha dejado de constatar en los hechos esa evidencia en la que se escudan y apertrechan también los fulanos “salvadores de patria”, pájaros de todos los plumajes y de mal agüero, en nombre del “rescate nacional”, en cualquiera de sus versiones.

Todos sin excepción enarbolan, dicen representar la redención, la justifican la violencia, la venganza, la envidia, el “poder popular”, el revanchismo, el desquite, la tropelía, el populismo, la corrupción, todas y cada una pendenciera, adherida a ese estatus V.I.P que otorga la leprosa condición bíblica de minusvalía “originaria” o “adquirida” a causa del despojo. 

Discurso que ha sido regado y regalado con tinta demagógica, “pueblo” lo mientan, que gusta ser oída y rumiada, en fin, explotada mercancía relamida desplazada contra nosotros mismos de retruque. Desagravios, auto flagelaciones, calle ciega, egos perversos ofuscados por el poder eunuco, binomio dictadura-obediencia. 

El despojo del que hablamos y al que siempre le salen “vengadores”, es percibido y digerido de varias formas, gustos y degradaciones, proveniente de distintos espacios e intereses, lo que requeriría de un esfuerzo clasificatorio y analítico concienzudo, así como del análisis de las diferentes reacciones, individuales y colectivas frente a esos estímulos conceptuales y de sensibilidad transmitidos como perversos en las formas de enseñar por ejemplo nuestra Historia Patria, de sembrar estructura moral y cívica, definir constitución y organización del Estado, de las Fuerzas Armadas y la seguridad ciudadana, en el desarrollo de la actividad económica y productiva, en el comportamiento político interno e internacional, en la dimensión territorial y fronteriza, el medio ambiente, el tema racial, espiritual, la estructuración de creencias y comportamientos, los Derechos Humanos, la Cultura.

En fin, lo simple y lo complejo, discusión que debería provocarse en el diseño y constitución de un nuevo Pacto Social, nada comienza desde cero, brújula aún pendiente. Estamos urgidos de la construcción de una sensibilidad colectiva enfocada en lo justo y en lo próspero más allá de lo inmediato, minero y petrolero.

Las formas de reacción frente a ese supuesto “saqueo” del que hemos sido víctimas y convertido en victimarios, se observan desde el comportamiento básico y cotidiano, hasta en el más oscuro y subyacente, no por ello escondido o disimulado, al contrario. El “complejo del despojado” justifica cualquier exceso o atropello así como también su complemento social y estructural: la sumisión. 

Ayer y hoy, tanto unos como otros, no hemos cesado de repetir cual letanía interminable: Los descubridores nos arrebataron la virginidad, La Monarquía nos esclavizó, nos despojaron de territorio, nos birlaron el triunfo electoral, nos borraron los mitos, nos robaron la democracia, nos malversaron el petróleo, el Imperio es culpable… Aunque en verdad hay una excepción: nunca hemos llegado al extremo de afirmar que nos robaron la dictadura, aunque algunos aún sueñen con la resurrección de Pérez Jiménez o de Juan Vicente Gómez. ¡Qué tiempos aquellos, compadre! 

La “cultura política” del venezolano, que no es cívica sino militarista o militarizada, con permiso, temor y anuencia y a veces complacencia del poder civil, estuvo y está repleta del culto reverencial por los héroes, escudos, medallería, banderías, himnos, imágenes, desfiles, plazas, nomenclaturas estatales, nombre de urbanizaciones, no sé si barrios, calles y demás veredas y paisajes; recreación de batallas y glorias puestas en escena y al servicio del mito de lo épico bajo nuestro eterno cielo azul. El ruido del culto permanente del mito. 

Este esquema, que es en buena medida histórico, psicosocial y ni se diga político, militar y eclesiástico también, corre incansablemente por nuestras otras experiencias. No somos los únicos, habría que establecer comparaciones, no para justificar o maquillar lo propio, sino para entender y encontrar causas y actuar en consecuencia. Cada país posee sus especificidades pero es una realidad inobjetable que en Venezuela no hemos dejado de ser definitivamente barbarie.

Pendiente y en ebullición queda el compromiso de cómo salir de esa realidad. Lo dicho en estas líneas no implica por supuesto una idea de destino cumplido como un vicio con horario establecido de antemano del que seremos presa eterna, sino la convicción de estar frente a una fuerza voraz que nos ha traumatizado como nación y arruinado como sociedad a lo largo de buena parte de nuestras vidas y que hay que comprender para dominar humanamente, no milagrosamente. 

Esta es la oportunidad, cuántas veces se habrá repetido, para que los venezolanos nos hagamos responsables de nuestro presente que comienza en el inmediato confuso, presuroso y agobiante tiempo que vivimos. Hoy es un ya urgente, mañana después. 

Leandro Area Pereira
@leandroarea 

OMAR ÁVILA, LA UNIDAD V ENCERÁ LA OPRESIÓN

Desde Unidad Visión Venezuela, queremos reiterar nuestra invitación a sentarnos a dialogar y acordar entre los distintos factores de la oposición, que tenemos  visiones diferentes de cuál sería realmente la vía para poder salir de esta crítica situación en la que hoy nos encontramos, para busca llegar a un consenso que nos aclare el camino a seguir, ya que mientras más tardemos en tomar todos el mismo rumbo, más costosa será la salida.

Es nuestra obligación como líderes aprovechar esta coyuntura para salir del peor gobierno que hayamos tenido en la historia de Venezuela. Es necesario evitar desperdiciar la oportunidad en medio de un régimen que está débil, y que no le queda otra forma de mantenerse en el poder que no sea la represión.

Hoy tenemos una Asamblea Nacional que está siendo disuelta; entre la judicialización y el éxodo de los diputados. Donde por cierto tenemos a un TSJ que habla en sus sentencias chimbas de flagrancia, que significa apresado cometiendo el hecho delictivo, es decir no hay flagrancia 8 días después. Por ello desde Unidad Visión Venezuela le decimos a estos analfabetas funcionales, que dicen ser magistrados que no hay una "flagrancia diferida".

Ya han pasado 15 días desde la desaparición forzosa de nuestro colega Gilber Caro. También tenemos parlamentarios presos, exiliados y asilados, con lo que hay que preguntarse: ¿Necesita el régimen decir que va a allanar la inmunidad de algún diputado para actuar arbitrariamente?

Ahora le tocó al primer vicepresidente del Parlamento Nacional Edgar Zambrano, antes fue Requesen, están en la mira varios diputados más. En lo que va de mes al menos media docena de manifestantes asesinados, 300 heridos y 280 detenidos.

No podemos olvidar que ya antes le había tocado a otro vicepresidente (Freddy Guevara), también a Julio Borges, en fin hoy tenemos a 29 diputados que sufre el exilio, la cárcel, torturas y persecución.

Resulta inexplicable que haya gente que acusa de “colaboradores” a colegas diputados. Que son los amenazados, golpeados y que hoy se encuentran presos, mientras que aquellos "opositores puros y valientes" siguen libres y nunca los acusan o les pasa nada. Otra de esas cosas raras que ocurren en nuestro país.

Urge plantear una dirección diferente, ante un gobierno que está reaccionando luego de los hechos del pasado 30-A, con violaciones de la inmunidad parlamentaria. En fin, hay que abrir espacios de entendimiento, porque en medio de esta presión de lado y lado, está nuestro pueblo y el conflicto tiende a estancarse mucho más.

Ni el R2P ni el TIAR o el 187.11, son recursos de acción inmediata, requieren de la ONU, OEA y de los países dispuestos a asistirnos. Lo único valedero de forma inmediata e independiente es la acción conjunta de la oposición en UNIDAD sin parcialización partidista. 

En un país en el que reina la desconfianza de todos, sean militares, chavistas, maduristas o cabellistas, y es normal que entre ellos esto esté ocurriendo ante la falta de apoyo popular, ahora es imperdonable que entre los opositores a este régimen, también reine la desconfianza.

Hay que aprender de los errores, urge una agenda compartida en la oposición realmente democrática. ¿Que es difícil?, por supuesto que sí, pero no imposible. Urge entender en cómo nos comportamos ante un régimen que nos conduce a un Estado fallido. Que empecemos a remar todos en la misma dirección, partiendo como elemento principal que todos tenemos un mismo objetivo. Ya que lo que sucede en el interior del país es un verdadero infierno. Lo que está ocurriendo en la provincia es un crimen de lesa humanidad: sin agua, sin luz, sin poder comprar al menos las cosas básicas. Y no es que en Caracas no la estemos pasando mal, pero en comparación de lo que están viviendo nuestros hermanos zulianos por solo mencionar un estado, en el que no hay apagones, sino alumbrones, en medio de ese calor inclemente, es realmente una crueldad.

Por ahora el “imperio” amenaza y el régimen actúa. Eso es lo que tenemos… 

Omar A. Ávila H
dip.omaravila@gmail.com
@OmarAvilaVzla