martes, 26 de noviembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, MARTES 26/11/2019

LINDA D'AMBROSIO: A VEINTE AÑOS DEL DESLAVE

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 50 minutos
Se cumplen veinte años de la llamada tragedia de Vargas, que consta en el libro Guinness de los récords como el alud de barro que mayor número de víctimas mortales ha ocasionado en la historia. Parece una referencia baladí, pero da una idea de la magnitud de la catástrofe. A mediados de noviembre de 1999 empezó a llover en Venezuela de una manera inusual. Las continuas y abundantes precipitaciones ocasionaron inmensas crecidas en el caudal de los ríos, que comenzaron a arrastrar gran cantidad de sedimentos, desbordándose y alcanzando velocidades de hasta 60 kilómetros por hora en l... más »

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: EL INVENTOR DE LA CONFUSIÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La confluencia entre levantamientos sociales contra gobiernos de derecha y de izquierda en Bolivia, Chile, Ecuador, Hong Kong, Irán, (pido perdón por usar estas categorías hemipléjicas pero que permiten entendernos) fue una especie de prodigioso laboratorio para estudiar la evolución (¿?) de las ideas políticas en esta etapa de pensamiento líquido, como lo llamaría Zygmunt Bauman. Un pensamiento carente de solidez que toma la forma del envase, como el ciborg T-1000 de Terminator. La izquierda que usó un lenguaje hiperdemocrático (poder constituyente, poder popular, diferencialismo... más »

AMÉRICO MARTÍN: EN DEFENSA DE LA RAZÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Los ex presidentes de las FCU de las universidades expresamos la mezcla de consternación y rechazo que causó la sentencia 0324 2019, dictada por el cuestionado TSJ-SC. Dada la gravedad, de ese acto, se hizo imperativo organizar un Frente De Salvación de la Universidad Autónoma, la Libertad académica y la democracia, que la sentencia se propone destruir contra la voluntad del país y especialmente la de los perseguidos sin pausa, que no por azar son los más entrañablemente identificados con nuestra abrumada Venezuela De hecho, en muchos momentos críticos las universidades han sufrido... más »

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY: CON LAS MISMAS MANIOBRAS PARA LA DESTRUCCIÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Sabíamos que Colombia viviría idénticos estragos. El guion estaba elaborado con exactitud y lo han puesto en práctica. La partitura orquestada para dar en las zonas sensibles nunca falla, pues se sabe cómo poner el caldero a hervir en el clamor popular. Fueron 14 las estaciones de Transmilenio vandalizadas el primer día en Bogotá. Similares a las 21 del metro en Santiago. La misma indigestión emocional y las mismas excusas de los revoltosos. Fraguan la contienda con esmero, aprietan en la llaga de la inconformidad del pueblo y lo lanzan al barranco del desorden social. El presiden... más »

NOEL ÁLVAREZ: LOBO U HOMBRE

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
"El hombre es un lobo para el hombre". Este aserto lo pronunció el filósofo británico Thomas Hobbes. Su principal inquietud era el problema del orden social y político: ¿cómo los seres humanos pueden vivir juntos en paz, sorteando el peligro de provocar conflictos entre ellos? De allí emana la razón fundamental de ser del Estado, que descansa sobre la premisa de preservar la seguridad de sus habitantes, respetando sus ideas, sean estas de cualquier índole. Esa condición, donde coexistirían la violencia; la sana convivencia y la paz, sería solo un anhelo remoto, llamado por Thomas H... más »

DOMINGO ALBERTO RANGEL: ¿OCCIDENTALES?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 2 horas
La pregunta poco interesa aùn cuando tiene que ver con nuestros grandes problemas… pero que le vamos a hacer si los “masajeadores de opinión” siguen empeñados en hacerle creer al gran público que todo se arregla si a lo salvaje salimos del presidente Maduro… o de Juan Guaidó. La pregunta tampoco es nueva: Se la hizo Bolívar apenas cayó en cuenta, en Madrid, que los marquesados del toro, la vaca y la arepa que habían comprado los Amos del Valle estaban en franca minusvalía respecto a los blasones españoles. Y en vez de criticar el futuro Libertador la inequidad o la hipocresía de l... más »

LINDA D'AMBROSIO: A VEINTE AÑOS DEL DESLAVE

Se cumplen veinte años de la llamada tragedia de Vargas, que consta en el libro Guinness de los récords como el alud de barro que mayor número de víctimas mortales ha ocasionado en la historia. Parece una referencia baladí, pero da una idea de la magnitud de la catástrofe.

A mediados de noviembre de 1999 empezó a llover en Venezuela de una manera inusual. Las continuas y abundantes precipitaciones ocasionaron inmensas crecidas en el caudal de los ríos, que comenzaron a arrastrar gran cantidad de sedimentos, desbordándose y alcanzando velocidades de hasta 60 kilómetros por hora en las laderas montañosas del Ávila.

Las corrientes destruían a su paso las poblaciones levantadas en lo que otrora fueran ríos y en las proximidades de los conos de deyección en la costa norte de Venezuela. Se declaró el Estado de Emergencia en 8 de las 23 entidades del país, y la wikipedia señala cómo la cifra de muertos (y desaparecidos) oscila entre setecientos y treinta mil, dependiendo de la fuente a la que uno se refiera. Una diferencia tan amplia entre las dos cifras da mucho que pensar.

Una periodista venezolana, Etxenara Mendicoa, efectuó una dolorosa investigación entre los supervivientes, que se saldó con la escritura de una novela: La inocencia de las sardinas. Ella, que había transcurrido su niñez entre las tradiciones de Naiguatá, vivió el deslave cubriendo el suceso para El Universal. Durante siete años procesó las 47 entrevistas realizadas para nutrir una historia que, si bien es ficción, compendia una serie de factores que intervinieron en la forma en que se configuró Vargas tras la tragedia: “Esta es la historia de un desgarramiento y de una cicatriz. Aunque se trate de mirar para otro lado, es imposible no ver la huella del deslave, inclusive en todo lo que trata de disimularlo”.

En Madrid, la comunidad venezolana conmemoró el vigésimo aniversario de la tragedia el pasado miércoles con un conversatorio. En él desempeñaron un papel preponderante el doctor David Malavé quien posee una larga trayectoria como médico psiquiatra, pese a ser más conocido por su vinculación con la Librería Kalathos, y la escritora Annie Van der Dys, especializada en la elaboración de guiones basados en hechos reales.

Malavé explicó, en el seno del evento celebrado en Cesta República, como los pueblos encuentran en sus tradiciones y su cultura importantes herramientas para elaborar sus duelos y resistir a la adversidad o a la arbitrariedad de los totalitarismos, apelando a la figura del Dr Donald Winnicott como teórico de este fenómeno.

Por su parte, Van der Dys analizó distintos aspectos de lo sucedido, a partir de la novela de Etxenara Mendicoa.

Uno de los temas que se discutió fue que, si bien lo ocurrido, como catástrofe natural, no era responsabilidad directa de nadie, también es cierto que la atención se hallaba cifrada en el proceso electoral que se desarrollaba por aquel entonces, y que ello colidió con la posibilidad de efectuar una oportuna intervención en los lugares afectados, lo que hubiera podido mitigar la magnitud de las consecuencias. Quizá esta sea la cicatriz, como la denomina Mendicoa, y quizá sea esta también la lección que podemos deducir de lo ocurrido.

A veinte años de la tragedia, muchos siguen conmocionados. Otros han aparecido para definir lo que constituye el nuevo rostro de Naiguatá, un lugar en el que lo que se sostuvo en pie fue lo más raigal, lo vinculado a las tradiciones, y en donde las autoridades siguen siendo los sucesores de los esclavos de la antigua hacienda Longa y España, custodios de las imágenes religiosas del lugar.

Linda D´ambrosio
linda.dambrosiom@gmail.com
@ldambrosiom

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: EL INVENTOR DE LA CONFUSIÓN

La confluencia entre levantamientos sociales contra gobiernos de derecha y de izquierda en Bolivia, Chile, Ecuador, Hong Kong, Irán, (pido perdón por usar estas categorías hemipléjicas pero que permiten entendernos) fue una especie de prodigioso laboratorio para estudiar la evolución (¿?) de las ideas políticas en esta etapa de pensamiento líquido, como lo llamaría Zygmunt Bauman. Un pensamiento carente de solidez que toma la forma del envase, como el ciborg T-1000 de Terminator. 

La izquierda que usó un lenguaje hiperdemocrático (poder constituyente, poder popular, diferencialismo, participación, sectores excluidos) y simuló serlo para alcanzar el poder, creó sistemas autoritarios híbridos, ornitorrincos semidemocraticos para aherrojar a la ciudadanía. Cuando las instituciones logran finalmente defenderse y meter una zancadilla a Evo Morales mientras pretendía robarse nada menos que unas elecciones generales, los semi intelectuales gritan ¡golpe de Estado! 

Quienes sacan a Morales son elites malvadas, racistas, estúpidas que tejieron una conspiración contra el pueblo. Pero si el levantamiento es hacia Piñera, unos desaforados se autosodomizan en público, queman iglesias y hacen piras de televisores, tablets y DVDs, el razonamiento se invierte mágicamente: el pueblo está harto de injusticia, “desigualdad” y cuanta superchería se les ocurra. En el primer caso es una conjura cruel contra la gente. En el segundo un levantamiento más justo que el de Espartaco. 

Es importante decir que ambos países son los mejores modelos de desarrollo exitoso en la región, que arrebataron millones de personas a la pobreza e incorporaron a sectores sociales marginados, gracias al crecimiento económico sostenido. La diferencia consiste en que en Chile los grupos de poder han mantenido las instituciones democráticas y en Bolivia, Morales las secuestró para crear su estructura autoritaria.

Gemelos

En el primero no hubo golpes de Estado porque la competencia de poder se hace a través del esquema monótono y civilizado de la alternabilidad, en el segundo después de trece años, tuvieron que sacarlo las fuerzas públicas después de dar varios golpes de Estado para perpetuarse. Justificar o restar importancia a semejante barbarie revela que la izquierda semi intelectual nunca se convirtió a la democracia sino que fingió hacerlo para confundir a la sociedad. 

Otros de buena fe simplemente no conocen las bases esenciales de un Estado de Derecho. En ambos países hubo actos violentos desmedidos desde la fuerza pública y dolorosas muertes que nunca debieron ocurrir. La democracia debe defenderse dentro de la legalidad mientras que para el autoritarismo ella es prescindible. El pensamiento político debería ser la base para poner las cosas en orden, pero las instituciones, por muy importantes que sean, al final son máquinas F-1 y su desempeño tiene mucho que ver con quienes las manejan.

Los buenos conductores son hábiles, audaces, moderados, discretos y sobre todo, tienen pensamiento estratégico, que consiste en prever las consecuencias posibles de sus actos. Aflora más la paradoja con el hecho de que ambas economías se desenvuelven con aperturas y liberación bastante parecidas, surgidas a partir de los planes del FMI cuando estalló la crisis de la Deuda de los 80.

No es que una corresponda a un diseño socialista y la otra a uno liberal. Equilibrios macroeconómicos, gasto fiscal ponderado, Inflación baja, crecimiento alto con inversión privada, globalización, desregulación, Estado moderado, gasto público productivo y suficiente inversión social no tienen nada que ver con la economía socialista. 

El látigo que amo

Pareciera que quienes apoyan el modelo boliviano y rechazan el chileno es porque les gustan, no los resultados productivos y distributivos de ambos, sino el caudillismo autoritario de uno, cosa que preocupa sobre la vocación autocrática o sadomasoquista de los semi intelectuales latinoamericanos. No importa que hagan las mismas políticas sociales y económicas, sino que prefiero al que grite y maltrate más, al que saque un rejo contra la libertad y se vista de cuero negro. 

El ascenso social de los indígenas es parejo y sostenido aunque en Bolivia naturalmente su peso en la composición demográfica es mayor que en Chile. Y conviene recordar que la nación que triunfó más brillantemente en la hercúlea tarea de incorporarlos a la vida civilizada fue Venezuela. La población indígena en comunidades “originarias” se redujo a 1% durante la democracia pero conseguías sus apellidos en las nóminas de grandes empresas.

Eran ingenieros y gerentes, en universidades extranjeras cursando Ph.D o altos cargos de la administración pública, parlamentarios o gobernadores. Se convirtieron en ciudadanos, la única categoría que acepta un demócrata para los seres humanos, pese a lo que diga la urticaria diferencialista que pretende conservarlos en reservaciones o zoológicos humanos. 

Los semi intelectuales autoritarios me recuerdan aquella Miss Colombia a la que en el certamen le preguntaron quién era Confucio. Después de desmayarse de pie y posiblemente entrar en coma, morir mil veces ante las cámaras con la mente en blanco, respondió “es un señor muy antiguo, chino, japonés o de por ahí, que lo llamaron así por ser el inventor de la confusión”. 

Carlos Raúl Hernández
@CarlosRaulHer

AMÉRICO MARTÍN: EN DEFENSA DE LA RAZÓN

Los ex presidentes de las FCU de las universidades expresamos la mezcla de consternación y rechazo que causó la sentencia 0324 2019, dictada por el cuestionado TSJ-SC. Dada la gravedad, de ese acto, se hizo imperativo organizar un Frente De Salvación de la Universidad Autónoma, la Libertad académica y la democracia, que la sentencia se propone destruir contra la voluntad del país y especialmente la de los perseguidos sin pausa, que no por azar son los más entrañablemente identificados con nuestra abrumada Venezuela De hecho, en muchos momentos críticos las universidades han sufrido agresiones escandalosas.

No obstante, puede afirmarse que en ninguno de esos momentos las consecuencias fueron tan peligrosas como las encerradas en la mencionada sentencia.Tan oscuras sordideces se reflejaron en forma inesperada en la cristalina conciencia alerta de la comunidad universitaria. Fue tan satisfactorio, tan fulgurante y de contagioso entusiasmo el brindado al documento de los ex presidentes y a sus portavoces que necesariamente se interpretó como una condena amarga al hecho que los causó y un elogio a los autores de la iniciativa y hasta cierto punto está muy bien, siempre que no se exagere la nota.

Por lo que a mí respecta me sentí muy bien servido porque aprecié altamente que era una firme defensa de los fueros de la razón contra los zarpazos de la sinrazón.

Por “razón” quiero decir lo históricamente racional, lo civilizado, modernidad concepto de civilización, la modernidad o puesta al día de la verdad. Todo lo cual cabe en dos palabras: Modernidad y progreso o progresismo[1]Incidentalmente se menciona la modernidad en el documento de los ex presidentes de las FCU, para subrayar que el alma indicar que el alma de ellas fue el Iluminismo, que en el siglo XVIII alzó el vuelo con la obra de figuras fundamentales como los enciclopedistas Dider1111ot, D´Alemberty por los llamados filósofos de la naturaleza, Rousseau, Montesquieu, Voltaire y ya cerca de finalizar tan fecundo siglo, Cesare Becaría, quien introdujo cambios históricos en la justicia, tales la presunción deinocencia, la proporcionalidad entre delitos y penas y la drástica erradicación de la venganza propia de la monarquía absoluta que ordenaba desmembrar a los que osaran burlarse de un monarca. A tales extremos de inhumana barbarie comenzó el Iluminismo, cuyo top creativo lo coronaron Rousseau (El Emilio, La Nueva Eloísa, Las Causas de la Desigualdad entre los hombres y sobre todo El Contrato Social), Montesquieu (Las Cartas Persas y El Espíritu de Las Leyes) y Becaría (De los delitos y las Penas), frente al sombrío abismo que nos colocan sentencias sediciosas como la 0324.

¿Y qué relación puede haber entre la modernidad progresista de esos brillantes autores y sus luminosas obras frente al profundo retroceso, en pleno siglo XXI, y sentencias como la 0324 del cuestionado Tribunal que la dictó?

Diría que la relación es muy cercana y obvia,además. El espíritu que anima a las universidades viene de una historia Casi épica aparte de única que, habiendo comenzado en una pequeña y extremadamente conservadora de arraigada influencia religiosa, se puso a la cabeza de las más avanzadas universidades de Argentina y de allí en más se expandió como reguero de azogue encendido porla América Hispana. Entre 1928, fecha de la Reforma Universitaria deCórdoba y la Semana del Estudiante protagonizada en Venezuela por la generación del 28, transcurrieron diez años oscuros, dominados por la dictadura de Gómez, tiempo en la que la Reforma no floreció en nuestro país, sin beneficiarnos de las creativas polémicas despertadas en la Región.

En 1928, ya lo sabemos, tomó fuerza el cambio y en diciembre-enero del 36 la cultura democrática asombra por su rápido desarrollo.

El emblema de Córdoba fue su Reforma Universitaria y el de tan profundo cambio paradigmático, la Autonomía, al abrigo de la cual prosperan el autogobierno y la elección de autoridades. La autonomía y la libertad académica son firmes cimientos del pluralismo, la diversidad y la convivencia civilizada de todas las corrientes del pensamiento. Cada uno de esos derechos es parte de la integridad del concepto. Sin autonomía no hay pluralismo ni libertad académica

Y créanme: mejor salvar el país y sus universidades retirando la lamentable sentencia que hundirlos solo por el prurito de mantenerla.

Américo Martín
@AmericoMartin

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY: CON LAS MISMAS MANIOBRAS PARA LA DESTRUCCIÓN

Sabíamos que Colombia viviría idénticos estragos. El guion estaba elaborado con exactitud y lo han puesto en práctica. La partitura orquestada para dar en las zonas sensibles nunca falla, pues se sabe cómo poner el caldero a hervir en el clamor popular.

Fueron 14 las estaciones de Transmilenio vandalizadas el primer día en Bogotá. Similares a las 21 del metro en Santiago. La misma indigestión emocional y las mismas excusas de los revoltosos. Fraguan la contienda con esmero, aprietan en la llaga de la inconformidad del pueblo y lo lanzan al barranco del desorden social.

El presidente Iván Duque estaba consciente de ello. Resguardó las fronteras días previos al paro nacional. Instó a protestar en orden y a civilizar sus estrategias a quienes salieran a manifestar.

Pero ya el cometido estaba más que cantado. Las sombras rumorosas envolvían a tierras neogranadinas. El festín de la destrucción sería más fácil que en otras naciones. No haría falta enviar tantos emisarios cubanos, venezolanos o argentinos. Es el territorio de las Farc, donde los movimientos subversivos han torcido vidas y han provocado que los colombianos sepan cómo ser emigrantes.

Estamos fatigados que reduzcan a polvo la normalidad. Que llenen de días inciertos y protestas sin rumbo a esta parte del continente. Lo hacen sin piedad y sin buenas intenciones. Son implacables y nada improvisados. Saben cómo provocar y recordarle a la gente sus necesidades extraviadas.

No existen sociedades perfectas. La historia está atiborrada de sublevaciones, muchas con argumentos y otras apretujadas de propósitos ingratos. El pueblo, ansiado de respuestas, se cree el cuento de la reivindicación; de recuperar unos estándares de vida imposibles o de cambiar todo lo que no gusta de la noche a la mañana.

Tienen una erudición suprema para dar en el clavo en esos anhelos. Entonces le hace creer al ciudadano común, que tiene fortaleza para saquear, vandalizar, poner patas arriba a los gobernantes y de destruir a una nación entera por causas justas.

Pero en primer orden, no es la población la que comete estos actos delictivos contra la propiedades privada y pública. Son esos infiltrados, con pasaportes diversos y camuflados de pueblo; con los planes en el bolsillo y excusas retorcidas, quienes queman varias estaciones de transporte a la misma hora y comienzan a saquear en los comercios. No se conforman con cadenas de supermercados, sino también afectan a pequeños comerciantes. En Chile van más de 10 mil pymes afectadas y con malos pronósticos para su recuperación.

Estos facinerosos enviados desde los tramados del Foro de Sao Paulo, solo cumplen órdenes, reciben su billete diario y escamotean, con un frenesís despiadado, los servicios que funcionan y la estabilidad de los países que discrepan de Maduro, Díaz-Canel y Putin.

Entonces las cacerolas se hacen escuchar. La protesta germina y sale el pueblo a la calle a solicitar una solución inmediata a sus necesidades incumplidas. Se aglomera la gente en las plazas. Se marcha en amplias calles, recorrida por una multitud entusiasta y con consignas vehementes por unas salidas distintas a las propuestas por el gobernante de turno. La gran mayoría de estas peticiones son valederas y lógicas. Precisamente en estas exigencias se afianza sin piedad la comitiva enviada desde Cuba y Venezuela, para exacerbar, resquebrajar y hacer trizas el sistema. Saben alimentar los disturbios. Son expertos en el caos y en instigar a la inconformidad.

El socialismo del siglo XXI necesita más recursos económicos para sus confabulaciones hemisféricas, su estilo de vida suntuoso y sus distorsiones de la verdad. Las sanciones golpean seriamente. La pérdida de Bolivia es un duro golpe para la narco-dictadura venezolana. Ya no podrán traficar tan fácilmente la cocaína desde esa nación.

Actualmente tienen a Chile, Bolivia y Colombia en ascuas, esperando cualquier mal desenlace. Se ha vuelto a escuchar en estos países lo que significa un toque de queda y de nada ha servido el ejemplo de la desgracia venezolana. No se creen que comenzamos con los mismos malos modos y que el siguiente paso son las promesas pantanosas e irrealizables. Según el itinerario, el próximo blanco es Brasil.

Parece una burla medida hacia los Estados Unidos. Una tentación para que despierte el monstruo y se haga cargo. Es provocar a la tolerancia de esta potencia, para que empiece a enervarse y evite que le sigan trastocando sus aposentos continentales. Posiblemente ahora Trump se tome un respiro ante tanta confrontación política interna y decida poner orden en Nicaragua, Cuba y Venezuela, como lo prometió a comienzos de este año.  

José Luis Zambrano Padauy
zambranopadauy@hotmail.com
@Joseluis5571
Ex director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

NOEL ÁLVAREZ: LOBO U HOMBRE

"El hombre es un lobo para el hombre". Este aserto lo pronunció el filósofo británico Thomas Hobbes. Su principal inquietud era el problema del orden social y político: ¿cómo los seres humanos pueden vivir juntos en paz, sorteando el peligro de provocar conflictos entre ellos? De allí emana la razón fundamental de ser del Estado, que descansa sobre la premisa de preservar la seguridad de sus habitantes, respetando sus ideas, sean estas de cualquier índole.

Esa condición, donde coexistirían la violencia; la sana convivencia y la paz, sería solo un anhelo remoto, llamado por Thomas Hobbes "estado de naturaleza". El filósofo planteó una alternativa: es como dar nuestra obediencia a un soberano irresponsable, a una persona o grupo facultado para decidir cada tema social y político”. De lo contrario, lo que nos espera es un «estado de naturaleza» que se asemeja mucho a una guerra civil.

La justificación del poder soberano, de un rey, de un autócrata, no ahora justificado por la vía de la legitimación divina, sino, por la vía del empirismo y un racionalismo conservador, pero a fin de cuentas un racionalismo que quiere rescatar a la monarquía y su autoridad, sin entrar al tópico religioso. El hombre y su comportamiento, composición física y mental representan un complicado entramado de sentimientos, pasiones, iras, frustraciones, temores, ambiciones que lo animan a vivir en eterna competencia, a vivir inseguro y en una desconfianza subyacente, en un estado de guerra latente.

Algunos pensadores señalan que en Thomas Hobbes y Juan Jacobo Rousseau se encontrarían las raíces del sentido e importancia de la teoría contractualista, mediante la cual las sociedades convergieron en la necesidad de formalizar un acto, una abstracción, a la que ambos denominan "El Contrato", el cual luego se materializó en la idea del "Estado". El contractualismo es una corriente de filosofía política y del derecho, que piensa el origen de la sociedad y del Estado como un contrato original entre humanos, por el cual se acepta una limitación de las libertades a cambio de leyes que garanticen la perpetuación y ciertas ventajas para el cuerpo social.

El "contrato" solo importa para Hobbes en el sentido que este representa el camino para derrotar a la anarquía, la cual se desprende desde el comportamiento mismo del ser humano, que siempre estará dominado por sus miedos, pasiones y demás sentimientos espurios. Ese pacto conformará la base de un orden legal que tendrá como fin, la paz, entendida esta, como el respeto de las propiedades, las ideas políticas y la garantía de una de las pertenencias inalienables de cada ser humano: su vida.

Una muestra del pensamiento político en general de Hobbes, es el tema sobre "El estado de naturaleza", y se pregunta, que si este es de ¿paz o de guerra? Para el pensador inglés, “consiste en la permanente guerra, ya que el hombre es el lobo del hombre". Para evitar esa situación, Hobbes dice que, “los hombres ceden su derecho de auto gobernarse para sujetarse a una persona o a una asamblea, pero bajo el entendido de que todos los hombres así lo harán”.

"El hombre ha nacido libre, y en todas partes se halla entre cadenas", escribió Juan Jacobo Rousseau. El fin para el cual el hombre considera útil renunciar a todos sus derechos del estado de naturaleza es la preservación de su vida, ya que, en este, sin el "pacto" entre los ciudadanos de una nación, "la vida no vale nada''. El único derecho al que el hombre nunca renunciará es: a preservar su existencia y cuando esta corre peligro, ya sea, por ineptitud del Estado, o por su extrema crueldad, el pacto se considerará violado. En consecuencia, el individuo tendrá el derecho de recuperar su “estado de naturaleza”, el cual utilizará para defenderse como mejor le parezca, es decir, para ejecutar actos de legítima defensa en contra de quien intente agredirlo, sea este el Estado o algún particular.

Los inevitables abusos de poder, el control inmoderado ejercido por uno solo, requerirán ser acotados, la idea de la separación de poderes es una de las lecciones más próximas que se tienen. En los tiempos que corren, parece estar cumpliéndose una de las sentencias de Hobbes en su obra Leviatán: "Sin el poder del Estado no habrá arte ni letras ni sociedad (...) y, lo peor de todo, miedo continuo y peligro de muerte violenta, y la vida del hombre será solitaria, pobre, maligna, brutal y corta”.

En Venezuela estamos viviendo momentos muy críticos, por un lado, el avance y control de extensas fajas de terreno por parte de la delincuencia interna y por otro, la impunidad con la que actúan guerrilleros y paramilitares, dentro de nuestro territorio, sin dejar al soslayo, la profunda descomposición de los cuerpos policiales y militares, este perverso coctel, nos conduce a una inquietante conclusión: nos encontramos ante un profundo resquebrajamiento del poder del Estado que nos conduce directamente a una situación de “somalización” del país, ante la cual, no es descartable que el individuo reclame la devolución de su estado de naturaleza, delegado en un Estado que no fue capaz de administrarlo.

Noel Álvarez
Noelalvarez10@gamil.com
@alvareznv 
Coordinador Nacional del Movimiento Político GENTE

DOMINGO ALBERTO RANGEL: ¿OCCIDENTALES?

La pregunta poco interesa aùn cuando tiene que ver con nuestros grandes problemas… pero que le vamos a hacer si los “masajeadores de opinión” siguen empeñados en hacerle creer al gran público que todo se arregla si a lo salvaje salimos del presidente Maduro… o de Juan Guaidó.

La pregunta tampoco es nueva: Se la hizo Bolívar apenas cayó en cuenta, en Madrid, que los marquesados del toro, la vaca y la arepa que habían comprado los Amos del Valle estaban en franca minusvalía respecto a los blasones españoles.

Y en vez de criticar el futuro Libertador la inequidad o la hipocresía de los reyes hispanos planteó algo que servía a la vez de excusa para independizarnos de quienes nos habían colonizado… pero que también cimentaba el camino del populismo latinoamericano: Me refiero al razonamiento por el cual Simón Bolívar concluye que somos un pueblo distinto a los europeos –lo cual es cierto- y que por tanto nuestros caminos debían separarse según receta de Simón Rodrìguez quien era un genio… pero resentido.

No deseo polemizar con el pasado glorioso… pero no queda remedio: A ver, Bolívar e incluso Rodríguez en sus razonamientos jamás tomaron en cuenta que entre los pueblos europeos hay grandes diferencias.

¿Son iguales un siciliano de un nativo de Milán? ¿En qué se parecen el gallego y el andalúz? ¿Y que decir si nos ponemos a comparar alemanes con griegos o rumanos con franceses? En la América mestiza también llevamos a cuesta desigualdades como las tenemos argentinos y venezolanos… bolivianos y panameños etcétera.

Sin embargo pienso que pesan más otros asuntos como que el español es el único idioma que permite comunicarse a través de las inmensas distancias que separan la frontera entre México y los Estados Unidos… con los hielos de Tierra del Fuego.

Pesa también la economía, nuestro modo de ser y de vestir que es occidental… y que nos llevan más bien a unirnos sobre las diferencias… para crecer en estos tiempos malos.

Por eso no veo necesidad de crear una guerra artificial entre indígenas que son muy pocos en nuestro país… y mestizos que somos casi todos los venezolanos… crítica que no solo apunta al gobierno sino a Guaidó que a lo racista escupe para el cielo cuando se burla del golpe a Evo Morales… y rezonga por las protestas de Chile.

Domingo Alberto Rangel 
@DomingoAlbertoR