domingo, 24 de marzo de 2019

ACTUALIZACIÓN, "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, DOMINGO 24-03-2019,

BEATRIZ DE MAJO, CUBA Y VENEZUELA ESPÍAN A COLOMBIA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 7 minutos
De la presencia y de la gravitación cubana en los asuntos venezolanos en estas épocas de Revolución es bastante lo que se ha sacado a la luz, aunque los detalles pormenorizados del secuestro del gobierno venezolano por parte de la dirigencia comunista cubana no los conozcan sino en Miraflores. Ahora le toca el turno a Colombia de revelar nuevos signos de la presencia destructora del régimen de la isla dentro de sus asuntos internos. Uno muy evidente es la presencia de espías de ambos países, Cuba y Venezuela en las cercanías de enclaves militares estratégicos del país vecino. Nada ... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER . EL ÚLTIMO ACTO DE CUBAZUELA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 17 minutos
Carlos Lage, en diciembre de 2005, dijo en Caracas que Cuba tenía dos presidentes: Hugo Chávez y Fidel Castro. Había surgido “Cubazuela”. En ese momento Lage era Vicepresidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros. Era el segundo hombre en Cuba por designación de Fidel. El Comandante le habían ordenado que soltara esa perla entre los venezolanos. La idea era, como siempre, de Fidel, pero Chávez estaba de acuerdo. Lage obedeció. Eso significaba, también, que Venezuela tenía dos presidentes: Fidel Castro y Hugo Chávez. Fidel era el primus inter pares. Eso era lo que le ... más »

GABRIEL BORAGINA , INSEGURIDAD JURÍDICA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 31 minutos
Revisemos el concepto actual de ley: "Contemporáneamente se entiende la ley como un conjunto de disposiciones, mandatos y códigos. Frente a cualquier problema se propone la promulgación de una nueva ley por la asamblea legislativa. De este modo, además de adulterarse el concepto del derecho, se crea una gran inseguridad jurídica ya que si el legislador puede rápidamente promulgar una ley también la puede abrogar o modificar con la misma celeridad. Los resultados eran distintos en los comienzos de los mencionados casos del common law y del derecho romano en que los jueces eran espec... más »

ALFREDO M. CEPERO, LOS FARISEOS DE LOS SEPULCROS BLANQUEADOS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 43 minutos
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia". Mateo 23:27 Hace dos milenios el Apóstol Mateo no escatimó palabras para condenar a los fariseos que medraban esquilmando al pueblo judío. Pero, como la mala hierba, los fariseos crecen en todos los predios y han sido elementos perturbadores en todos los tiempos. Hoy los tenemos en un Partido Republicano que se niega a aceptar el liderazgo de Donald Trump, el hombre que ha puesto de... más »

RUBÉN CONTRERAS, REPENSAR A VARGAS EN SU HORA ACTUAL

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 52 minutos
*El origen y la importancia de su nombre.* En los últimos tiempos, el Gobernador actual del estado Vargas y algunos de sus acolitos, por cierto no nacidos en este litoral guayreño han venido planteando un debate acerca de la necesidad de repensar en que el nombre de José María Vargas, no es el más adecuado para esta franja costera conocida como estado Vargas y aducen que con tanta carga histórica y con el nombre primigenio de La Guayra, este último debería ser el nombre de nuestra entidad territorial. En estos momentos en que Venezuela es un país con un federalismo en el cual una... más »

JESUS GONZALEZ BRICEÑO, SI FERMÍN TORO NO SE PROSTITUYÓ

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Es digno recordar este insigne venezolano del siglo XVll ( 1806-1865), Fermín Toro, polímata venezolano, versado en las ciencias sociales y naturales, y como político, legislador y docente también se destacó en la turbulencia de una nación que buscaba afanosamente su destino, en manos de caudillos, militares y autócratas casi analfabetas, sin poder consolidar una auténtica democracia donada por el sacrificio de nuestros d libertadores, pero sin falta, nos dejó un grandioso mensaje a las generaciones futuras, en especial la actual, en que se irrespeta la vida huma... más »





BEATRIZ DE MAJO, CUBA Y VENEZUELA ESPÍAN A COLOMBIA


De la presencia y de la gravitación cubana en los asuntos venezolanos en estas épocas de Revolución es bastante lo que se ha sacado a la luz, aunque los detalles pormenorizados del secuestro del gobierno venezolano por parte de la dirigencia comunista cubana no los conozcan sino en Miraflores.

Ahora le toca el turno a Colombia de revelar nuevos signos de la presencia destructora del régimen de la isla dentro de sus asuntos internos. Uno muy evidente es la presencia de espías de ambos países, Cuba y Venezuela en las cercanías de enclaves militares estratégicos del país vecino.

Nada de ello debería ser novedoso para los hermanos colombianos, acostumbrados como han estado, a lo largo de medio siglo, a la existencia de un estrecho involucramiento de La Habana en los asuntos relativos a la insurgencia armada - FARC, ELN o M19- tanto para promover la consolidación de estos movimientos en suelo neogranadino, como para ser parte de las negociaciones de paz entre la guerrilla y el gobierno.

Uno de los temas más recurrentes en el análisis de la formación y del mantenimiento de la guerrilla en Colombia siempre ha sido que un número indeterminado pero apreciable de sus efectivos había sido formado en territorio cubano. De igual forma, siempre han existido evidencias de que un importante contingente de guerrilleros ha salido de Colombia para ser protegidos en suelo cubano como exiliados.

Cuba, también es cierto, ha actuado en Colombia como gran facilitador de la paz. Asi fue como la isla tropical se convirtió en una pieza clave de las históricas negociaciones para la desmovilización del ELN y de las FARC, la última de las cuales concluyó con la firma del Acuerdo de la Habana durante la presidencia de Juan Manuel Santos.

¿Significa ello que los Castro han asumido una posición cercana a la democracia, al respeto a las libertades individuales y a la negación del totalitarismo? – Muy por el contrario. Lo que han hecho es asumir formas novedosas de injerencia en los asuntos internos de otros países que buscan desestabilizar, y han cambiado de objetivo y de estrategia en torno a ello.

Venezuela se transformó, en el camino, en el mejor trofeo de guerra por que la circunstancia de un gobierno afecto al comunismo y ávido de enriquecimiento fácil les allanó la tarea en varios frentes. No solo el petróleo venezolano era una importante fuente de ingresos para la supervivencia económica cubana. Venezuela permitió desviar la atención de sus actividades en suelo colombiano porque las guerrillas de las FARC y el ELN encontraron fácil acomodo para sus actividades en su territorio.

Cuba pasó, durante el gobierno de Juan Manuel Santos y con su ayuda, a convertirse en el bueno de la película por su participación proactiva en el proceso de paz, lo que le permitió actuar a sus anchas dentro del territorio colombiano.

Ahora que Venezuela se ha convertido en un objetivo muy preferido de las políticas pro-democraticas del Señor Trump, los americanos han vuelto a poner el dedo en la llaga señalando la nociva participación del régimen de los Castro y sus sucesores en  
el negocio del narcotráfico, en la corrupción del estamento militar venezolano, en la migración de la guerrilla y su instalación en suelo vecino, en su connivencia con otros movimientos terroristas de fuera del Continente , en definitiva, en su empeño en amenazar la integridad, la soberanía, la paz y la independencia de los estados americanos.

Es así como el territorio colombiano ha cobrado de nuevo relevancia para La Habana. Colombia “ pacificada” es un enclave menos estridente y menos peligroso para continuar sus actuaciones injerencistas que la Venezuela del hoy, convertida en un objetivo estratégico de Mr Trump.

La pérdida de Venezuela como cabeza de playa cubana en el norte de Suramérica estaría obligando a los estrategas cubanos a estudiar un fortalecimiento de su presencia y un repliegue táctico hacia Colombia.

Estudiar la capacidad militar de los colombianos ha pasado a tener sentido y así lo demuestra la captura por las autoridades colombianas de un agente cubano relacionado con el G2 en las inmediaciones de la Base de Palenquero, la más importante del país vecino. Importa saber que es en este enclave donde se encuentran los Kfir repotenciados utilizados en operaciones reservadas contra la guerrilla y otros grupos ilegales y los que constituyen el escudo aéreo del país vecino.

Otros dos venezolanos vinculados con el madurismo han sido igualmente capturados por las fuerzas de inteligencia colombianas en actividades de espionaje cerca al Comando Aéreo de Transporte Militar en Bogotá y la base Naval de Puerto Carreño

Ocurre, sin embargo, que los ojos de Washington están puestos con igual fuerza en Colombia que en Venezuela debido a la indivisibilidad de ese binomio, dentro del contexto de estas materias vinculadas con la seguridad continental.

CARLOS ALBERTO MONTANER . EL ÚLTIMO ACTO DE CUBAZUELA


Carlos Lage, en diciembre de 2005, dijo en Caracas que Cuba tenía dos presidentes: Hugo Chávez y Fidel Castro. Había surgido “Cubazuela”. En ese momento Lage era Vicepresidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros. Era el segundo hombre en Cuba por designación de Fidel. El Comandante le habían ordenado que soltara esa perla entre los venezolanos. La idea era, como siempre, de Fidel, pero Chávez estaba de acuerdo. Lage obedeció. 

Eso significaba, también, que Venezuela tenía dos presidentes: Fidel Castro y Hugo Chávez. Fidel era el primus inter pares. Eso era lo que le interesaba al Comandante. Cogobernar Venezuela para seguir explotándola. Continuar enquistado en el presupuesto de ese riquísimo país (incluso exportando parte del petróleo que recibía), dado que no le quedaban dudas de la improductividad del sistema en Cuba. Cuarenta años de fracasos continuados eran suficientes. Por aquellos tiempos le confesó a un periodista norteamericano que “el modelo cubano no era bueno ni para ellos [los cubanos]". 

Por otra parte, Fidel había moldeado a Chávez. Lo había desovado, y sus operadores políticos lo convirtieron en presidente. Cuando lo recibió en Cuba, en diciembre de 1994, Chávez era un golpista fracasado, con apenas un uno por ciento de intención de votos, bajo la influencia de Norberto Ceresole, un  peronista argentino, pasado por el desierto de Libia de la mano de Gadafi. Era el momento de cobrarle la cuenta a Chávez. 

Como la musa política de D. Hugo era totalmente promiscua, Fidel la preñó con cuatro consignas marxistas y despidió al fascistoide Ceresole sin contemplaciones. El Comandante no era un teórico sino un estratega y un táctico que a los 18 años, persuadido de que había sido dotado por la naturaleza con un perfil griego, se había cambiado su segundo nombre, Hipólito, un griego de la mitología, y se había puesto Alejandro, por Alejandro Magno, un griego de verdad, de la historia real.  Era su primer paso hacia la conquista del planeta. Algo que resultaba imposible de hacer desde la pobre Cuba, tan lejos de Marx y tan cerca de Estados Unidos, pero sí con la riqueza enorme de Venezuela, especialmente con el barril de petróleo en torno a los cien dólares.

Al canciller cubano de entonces, Felipe Pérez Roque, le encomendó otra tarea: explicar para qué se aliaban Venezuela y Cuba. Lo hizo en el teatro Teresa Carreño de Caracas. Fidel formuló el guión, leyó cuidadosamente el discurso, y le hizo unas cuantas sugerencias. Ninguna cosa importante se le escapaba a su temperamento minuciosamente manipulador. La tarea que tenían por delante era gigantesca. Sustituir a la desaparecida y traidora URSS en la defensa de los oprimidos del mundo. Luchar y derrotar al vecino americano, enorme, poderoso y bobalicón. 

Raúl Castro no aparecía en la ecuación. Era el muchacho ordenado de hacer los recados, pero sin grandeza. Fidel le fabricó la biografía. Lo arrastró al ataque al cuartel Moncada, a la Sierra Maestra y al Ministerio de Defensa, pero no lo respetaba. Lo tenía como a un tipo mediocre, incapaz de leerse un libro, al que dejaría al frente de la armería como pago a toda una vida de admiración y obediencia ciega, casi perruna, pero nada más. 

A Hugo Chávez tampoco lo quería. Realmente, no lo soportaba. Chávez sólo era una pistola para asaltar el cielo. Le molestaba la ordinariez del venezolano. Su “parejería”, como les llaman los cubanos a quienes osan ponerse “parejo” al jefe. En una de las frecuentes llamadas de Chávez, Fidel le explicó que, “lamentándolo mucho, tenía que entregarles las relaciones a sus dos hombre de confianza, Lage y Pérez Roque, porque la revolución, por falta de tiempo, le exigía el sacrificio de unos vínculos que apreciaba mucho”. Chávez, impermeable a los rechazos, comenzó a molestar incesantemente a los otros dos personajes. 

En el 2009 Raúl Castro, ya atornillado en la poltrona presidencial, con la anuencia fatigada de Fidel, desechó a Lage y a Pérez Roque, los convirtió en no-personas, y salieron del juego acusados de ambiciosos y desleales. La contrainteligencia les grabó una conversación en la que se burlaban y hacían chistes del “Viejo”. Grave pecado. Con Júpiter no se juega. 

El 30 de diciembre del 2012 Hugo Chávez murió en La Habana debido a su osadía de tratarse un cáncer en Cuba, pero no lo desconectaron hasta el 5 de marzo de 2013, a los 60 años exactos de la muerte de Stalin. Si Chávez hubiera declinado la medicina cubana, como hizo García Márquez, tal vez estuviera vivo. García Márquez sobrevivió a dos cáncer de pulmón y murió a los 85 años. Tomó la inteligente decisión de tratarse en Los Ángeles y no en La Habana, como le proponía insistentemente el “Máximo Líder”. 

A Alejandro Magno lo sorprendió la muerte a los 32 años en el 323 antes de Cristo. Poco después se deshizo su imperio greco-macedonio. A Fidel Castro casi lo mata una diverticulitis a fines de julio del 2006. No obstante, a los pocos meses de haber desplegado su estrategia en Caracas, sus intestinos lo sacaron del combate e inmediatamente comenzaron a desintegrarse sus fantasías, aunque permaneció más o menos vivo hasta noviembre del 2016.

Es lo que frecuentemente sucede con los caudillos. Construyen su poder contra natura y no por medio de instituciones que se conservan en el tiempo. No sólo le pasó a Alejandro y a su remoto émulo Fidel Castro. También le ocurrió al mongol Genghis Khan. Se mueren y se llevan a la tumba el imperio construido a sangre y fuego. 

Nicolás Maduro, el sustituto impuesto por Cuba, se está ahogando por su rapiña, incapacidad y estupidez. Raúl Castro, viejo y cansado, ha nadado para salvarlo, pero, como suele ocurrir, los dos están a punto de asfixiarse en el turbulento remolino postcomunista.

Todos saben que el titiritero es Raúl Castro. Los han abandonado la OEA encabezada por Luis Almagro y los artistas que fueron a cantarle a Juan Guaidó a la frontera colombiana. Los han dejado tirados, muy a su pesar, Michelle Bachelet, la italiana Federica Mogherini, Heinz Dieterich, Noam Chomsky y (con perdón) el Sursum Corda, incluidos los camaradas españoles de “Podemos”. Sólo les quedan, y casi siempre en nómina, algunos costosos descerebrados profundos sin el menor prestigio.

La imagen de Venezuela es pésima y está dejando al régimen cubano sin amigos ni salvavidas. La ironía es que conquistaron Venezuela tragándose a Chávez y a Maduro y ahora se han indigestado, como dicen los historiadores que le sucedió a Alejandro Magno en el banquete que le costó la vida.

Carlos A. Montaner
@CarlosAMontaner

GABRIEL BORAGINA , INSEGURIDAD JURÍDICA


Revisemos el concepto actual de ley:

"Contemporáneamente se entiende la ley como un conjunto de disposiciones, mandatos y códigos. Frente a cualquier problema se propone la promulgación de una nueva ley por la asamblea legislativa. De este modo, además de adulterarse el concepto del derecho, se crea una gran inseguridad jurídica ya que si el legislador puede rápidamente promulgar una ley también la puede abrogar o modificar con la misma celeridad. Los resultados eran distintos en los comienzos de los mencionados casos del common law y del derecho romano en que los jueces eran espectadores más que actores de un proceso competitivo en el que se iban tamizando y contrastando resultados y en el que se conjugaban elementos dinámicos en un contexto de permanencia de principios generales del derecho (Epstein, 1980: 255-6 y 266). El criterio y la perspectiva con que se analiza el derecho es distinta si se piensa que los contratos tienen lugar porque hay una ley que, desde arriba, concibe, diseña e inventa los correspondientes mecanismos (Fullner, 1981: 174-5) sin percibir, por ejemplo, que el derecho comercial durante la Edad Media, en Inglaterra, se elaboró y ejecutó de modo totalmente privado (Wooldrige, 1970: cap. 5; Buckland, 1952; Berman, 1983: 333-356)." [1] 

El contenido de esta cita es lo que nosotros hemos denominado estabilidad jurídica (fórmula que preferimos a la más usual de inseguridad jurídica por las razones ya dadas más arriba). La circunstancia cierta que los legisladores sancionen leyes con la misma velocidad con la que pueden derogar otras alude -más bien- a la estabilidad jurídica antes que a la inseguridad. Porque es de alguna manera la situación que vivimos actualmente, donde bien podemos tener la seguridad jurídica que así sucede en la práctica. Basta para comprobar esto último echarle una somera ojeada al Boletín Oficial, que es el diario donde se publican las leyes, los decretos reglamentarios, resoluciones, disposiciones, etc. para tener la seguridad jurídica de la enorme cantidad y parafernalia de normas que se promulgan diariamente.

No cabe la menor duda que la inflación legislativa destruye esta estabilidad jurídica de la misma manera que -en el campo de la economía- la inflación atenta contra la estabilidad monetaria y, de esta última manera, sea habitual al designar el fenómeno, aunque también (pero menos) se dice "inseguridad monetaria". Es más apropiado denominar como inestabilidad, tanto monetaria como legislativa o legal. Por estas razones adoptamos la fórmula inestabilidad jurídica para el hecho que la mayoría rotula como de "inseguridad jurídica"

Con todo, somos conscientes que se encuentra más arraigada en el uso común la última expresión que la que proponemos nosotros.

En el caso argentino (que es el que mejor conocemos) estamos en condiciones de hablar -más que de inestabilidad jurídica- de caos jurídico. Y más propiamente, podemos decir que sea consecuencia de un verdadero caos legislativo. Suelen recaer criticas justificadas sobre el accionar de la justicia. Las principales deficiencias del sistema (que no son nuevas, por cierto) reinciden sobre dos aspectos centrales: la lentitud de los procedimientos y sus finalizaciones y -lo que quizás sea más grave- la injusticia de las sentencias que se dictan sobre las distintas causas.

A esto se suma -como agravante- el de la retroactividad de las leyes, que afectan derechos adquiridos, algo desgraciadamente frecuente en materia fiscal:

"Piénsese por ejemplo en lo siguiente: en materia de efectos temporales de la norma, el Derecho Tributario distingue los hechos imponibles instantáneos de los hechos imponibles de ejercicio. Los primeros se configuran en un instante: una venta, para el impuesto al valor agregado. Los “de ejercicio”, en cambio, se perfeccionan al final de un período de tiempo determinado, y gravan el producto de una suma de situaciones acaecidas durante dicho lapso: piénsese en el impuesto a las ganancias. El Derecho Tributario argentino admite que una reforma impositiva sancionada durante el curso del ejercicio grave el resultado de operaciones anteriores a ella, violando la garantía de los derechos adquiridos. 

Consecuentemente, se tornó una constante de nuestra historia tributaria la costumbre de aprobar reformas impositivas en los últimos meses, cuando no en los últimos días, del ejercicio fiscal, […] que afectan el resultado del total de operaciones del año. Parece evidente el perjudicial efecto que sobre la planificación empresaria pueden ejercer, vía incertidumbre e inseguridad jurídica, principios normativos como la aceptación de la validez de ciertas retroactividades."[2]

Múltiples son los factores que inciden en estos magros y negativos resultados.

La hiperinflación legislativa (que tampoco es un fenómeno novedoso) obliga a crear superestructuras burocráticas que se superponen unas a las otras y entorpecen tareas y procedimientos, todo lo cual conlleva a una mayor dilación de los plazos y términos procesales, que se extienden a veces mucho más allá de la voluntad de los jueces que, a su turno, dependen de esas superestructuras burocráticas.

La proliferación de normas y la frecuente contradicción entre las mismas genera un clima general de confusión y desconcierto entre la comunidad jurídica, que forman sustancialmente abogados litigantes y jueces.

Cuando se habla de desregular la economía -por ejemplo- suele no tenerse conciencia del aspecto señalado anteriormente, ya que para obtener tal objetivo habría que primero desandar todo el camino emprendido, es decir, desmontar legislativamente todo ese conjunto de normas (leyes, decretos, reglamentaciones, circulares, resoluciones, etc.) que no sólo alimenta la burocracia, sino que impide que esta brinde un servicio decente al ciudadano.

El parlamento se ha convertido en una suerte de campo de competencia donde los distintos partidos de diferentes extracciones ideológicas rivalizan en una carrera desenfrenada por ver quién es el legislador que propone y logra aprobar mayores cantidades de leyes de cualquier tipo, sin importar demasiado cual sea su contenido. Pero, como decía el genial Juan Bautista Alberdi, el Congreso debería dedicarse más a derogar las leyes que son barrera de la libertad que aprobar nuevas.

No obstante, tampoco pueden soslayarse casos de corrupción dentro del poder judicial, algunos muy sonados por la prensa y que son de público conocimiento, que empeoran todavía más el panorama jurídico y legal.


[1] Alberto Benegas Lynch (h). El juicio crítico como progreso. Editorial Sudamericana. Pág. 697-698

[2] Alberto Benegas Lynch (h) Entre albas y crepúsculos: peregrinaje en busca de conocimiento. Edición de Fundación Alberdi. Mendoza. Argentina. Marzo de 2001. Pág. 330

Gabriel  Boragina
@GBoragina

ALFREDO M. CEPERO, LOS FARISEOS DE LOS SEPULCROS BLANQUEADOS


¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia". Mateo 23:27

Hace dos milenios el Apóstol Mateo no escatimó palabras para condenar a los fariseos que medraban esquilmando al pueblo judío. Pero, como la mala hierba, los fariseos crecen en todos los predios y han sido elementos perturbadores en todos los tiempos. Hoy los tenemos en un Partido Republicano que se niega a aceptar el liderazgo de Donald Trump, el hombre que ha  puesto de moda un nacionalismo ilustrado y un conservadorismo pragmático en los Estados Unidos.

Durante más de cuarenta años el Congreso Norteamericano ha sido incapaz de aprobar una legislación que ponga orden en una alucinante avalancha de inmigración ilegal. Frustrado ante la desidia de demócratas y republicanos, Donald Trump decidió cumplir su promesa de campaña haciendo uso de los poderes que le otorga la ley. Me refiero a la Ley de Emergencia Nacional, aprobada por el Congreso con votos de ambos partidos en 1976.
Una legislación que ha sido utilizada en 58 ocasiones por anteriores residentes de la Casa Blanca. A tal punto, que un experto en cuestiones legales como el recién nombrado Fiscal General William Barr declaró que "este decreto está autorizado por la ley de 1976 y es consistente con precedentes de previos presidentes". Pero, para sus enemigos en ambos partidos, cuando se trata de Trump, ni los antecedentes históricos ni los precedentes legales tienen valor alguno. El objetivo es destruirlo por cualquier medio y a cualquier precio.

El pasado 15 de febrero, Trump firmó una declaración de emergencia nacional, para hacer frente a una crisis migratoria que amenaza la seguridad nacional de los Estados Unidos. Con ese decreto, Trump se propone reunir 6, 600 millones de dólares desviados de distintas partidas ya aprobadas por el Congreso, que se sumarán a otros 1,375 otorgados por el poder legislativo para construir el muro que lo catapultó a la presidencia. Como era de esperar, los demócratas que controlan la Cámara de Representantes se opusieron al decreto por votación de 245-182.

Pero lo inesperado para mí fue el resultado de la votación en un Senado controlado por el Partido Republicano el pasado 14 de marzo. Este resultado (59-41) llegó después de que doce senadores republicanos y todos los demócratas decidieran votar contra la declaración de emergencia de Trump encaminada a desviar fondos para la construcción de un muro en la frontera con México. Una frontera por la que, según el Departamento de Seguridad Interna, penetra a los Estados Unidos el 90 por ciento de la droga que se consume en el país y que causa cientos de miles de muertes todos los años.

Asimismo, quienes afirman que esta es una crisis falsa y "fabricada" por Donald Trump mienten a sabiendas, mienten por intereses políticos y mienten por maldad. Regresando al Departamento de Seguridad Interna, en  2018 los agentes de la Patrulla Fronteriza identificaron a más de 400,000 extranjeros que entraron ilegalmente en los Estados Unidos. Al mismo tiempo, los inmigrantes ilegales han aprendido que los niños son la llave que les abre las puertas para entrar en territorio norteamericano. A tal punto que, en  2018, el número de "familias ilegales" que entraron en los Estados Unidos experimentó un aumento del 40 por ciento sobre el año anterior.

Por otra parte, ilustremos el título de este trabajo volviendo a los republicanos que han puesto sus intereses políticos y algunos hasta sus rencillas personales contra Trump por encima de la seguridad nacional de este país. Identifiquemos a estos fariseos para que recordemos sus nombres a la hora de ir a las urnas. Argumentando distintos motivos, los senadores Susan Collins, Lisa Murkowski, Thom Tillis, Rand Paul, Mike Lee, Mitt Romney, Lamar Alexander, Marco Rubio, Jerry Morgan, Rob Portman, Roger Wicker y Roy Blunt se unieron a los demócratas para negarle al  Presidente Trump los fondos para construir el muro.

Cuatro de ellos dijeron oponerse al decreto del presidente porque el mismo viola la constitución de los Estados Unidos.  Los restantes ocho dijeron encontrarse entre la consabida "espada y la pared". O sea, votar contra un presidente que controla la casi totalidad de la base del Partido Republicano o votar por una medida que debilita la autoridad del poder legislativo. Yo les digo que esas son  pamplinas de gente que son unos hipócritas o unos ignorantes, dos características muy peligrosas en políticos con el poder de administrar y determinar los destinos de la primera potencia del mundo.
Ante tal situación, los ciudadanos tenemos la obligación de estar debidamente informados a la hora de seleccionar a quienes habrán de gobernarnos. Nadie podría negar que una constitución es la piedra angular sobre la que descansa el ordenamiento jurídico de una nación. Tampoco se puede negar que la separación de poderes en un gobierno es el antídoto contra la tiranía de un poder ejecutivo desenfrenado y totalitario. Pero lo que es evidente más allá de todo argumento en contrario es que sin nación no puede existir gobierno y la constitución es un documento inservible.

Ahí descansa el argumento fraudulento de estos fariseos que se escudan en la constitución y en la separación de poderes para votar contra los fondos destinados a la construcción del muro. El silogismo es muy simple y ellos lo saben pero pretenden ignorarlo porque no se ajusta a sus intereses mezquinos. Ante la invasión migratoria que sufren hoy los Estados Unidos, sin muros no hay fronteras, sin fronteras no hay soberanía y sin soberanía no hay nación. Tan simple como eso y lo demás es cuento de caminos de políticos ambiciosos y corruptos.

Según están las cosas, ninguna de las dos cámaras del congreso cuenta con  las dos terceras partes de votos necesarios para anular el veto del presidente. La confrontación será dilucidada ante los tribunales de justicia y es casi seguro que terminará ante el Supremo, donde vaticino cuatro votos a favor y cuatro en contra de los fondos para el muro. Todo indica que, John Roberts, el presidente del tribunal, será el voto decisivo. Si vota con la izquierda que quiere fronteras abiertas, pondrá en peligro la seguridad nacional y hará causa común con los fariseos que han optado por ubicarse en el lado equivocado de la historia.

Alfredo Cepero
@AlfredoCepero

RUBÉN CONTRERAS, REPENSAR A VARGAS EN SU HORA ACTUAL


El origen y la importancia de su nombre.

En los últimos tiempos, el Gobernador actual del estado Vargas y algunos de sus acolitos, por cierto no nacidos en este litoral guayreño han venido planteando un debate acerca de la necesidad de repensar en que el nombre de José María Vargas, no es el más adecuado para esta franja costera conocida como estado Vargas y aducen que con tanta carga histórica y con el nombre primigenio de La Guayra, este último debería ser el nombre de nuestra entidad territorial.

 En estos momentos en que Venezuela es un país con un federalismo en el cual una variedad de  regiones y  sus entidades tienen autonomía política administrativa, gracias a La Ley de Descentralización, Delimitación y Transferencias de Competencias del Poder Público, aprobada el año de 1989, con una reforma  el año 2003, y ratificada esta con el referéndum aprobatorio del año 2007, consideramos nosotros,  que entrar en una discusión acerca de si es conveniente o no el nombre de Vargas para nuestra región es caer ante una banalidad, en especial dado los problemas que confrontamos los varguenses, hay a los que se les debe dar respuesta.

Esto lo decimos apoyándonos en que todas las regiones tienen su carga histórica, su procerato civil y militar, su gentilicio y toponímica. Como hacer entonces para definir con un nombre que satisfaga la solución e inquietud a todas las propuestas en relación a la entidad local, municipal, regional o nacional, porque si nos basamos en esa propuesta del cronista actual de La Guayra, en relación al nombre del Estado Vargas, habrá que poner a repensar a todo el país y porque no a América también.

Recordemos que Cristóbal Colón, llegó en 1492 a esta tierra de gracia como la llamó Isaac Pardo, y se le puso el nombre de América en recordatorio a Américo Vespucio, que injusticia, toda América debería llevar el nombre de Colón, o en su defecto el de los primeros aborígenes. El estado venezolano mas regionalista es el Zulia y su icono o prócer independentista es Rafael Urdaneta, le cambiamos el nombre. O Falcón debería llamarse Josefa Camejo, ya que esta logró su incorporación a la causa patriota en 1820.

El Estado Bolívar está en otra encrucijada, recordemos que Manuel Piar logra vencer en la batalla en el Cerro el Gallo en 1817, e incorpora a La Guayana del Rey a la causa patriota, pero de allí son también Tomas de Heres y Dalla Costa.  Cuál es el nombre que le corresponde y cuál es su gentilicio. Y si hablamos del Estado Nueva Esparta, la situación se torna difícil de definir. Recordemos que el nombre de Nueva Esparta se debe al valor demostrado por los seguidores de Francisco Esteban Gómez, el héroe local que derrotó al General Morillo en la batalla de Matasiete, pero que hacemos entonces con los héroes nacionales, Santiago Mariño nacido en el Valle del Espíritu Santo o el General Juan Bautista Arismendi, nacido en la Asunción. Recordemos también que en el siglo XX nacieron en la isla dos hombres que se hicieron grandes por su aportes a la patria, como fueron el potoquito Luís Beltrán Prieto Figueroa y el tribuno Jóvito Villalba.  Vaya complicación, porque cuando la gente va para la isla dice: vamos para Margarita, no dice vamos para Nueva Esparta y entendemos nosotros que el gentilicio es margariteño, alguien la puede solucionar.

Consideramos que estos ejemplos ilustran la diversidad de nombres, hechos y situaciones en las distintas regiones del país, pero en lo personal pensamos que el debate debe ser de altura, de sinceración en cuanto a lo que tenemos y a lo que queremos  conseguir para  nuestras regiones y esa discusión acerca de nuestro gentilicio y pasado histórico lo entendemos, pero deberíamos pensar y discutir también en como abreviamos el presente y abrimos caminos para la discusión fecunda y creadora en cuanto a los que estamos viviendo, haciendo en la actualidad en nuestro estado Vargas y lo que proponemos para mejorar su situación actual.

Yo acepto el reto de repensar en Vargas y propongo   que repensemos en el Vargas actual, en sus problemas más críticos y como lograr una solución. Es la hora en que Vargas debe definir su futuro, su situación de cara al porvenir, empezando en la importancia de su reordenamiento territorial, con sus 160 Kms. de costa como lo señaló Levi Marrero en Venezuela y sus Recursos. Cuales son las tierras para el desarrollo agrícola y para el desarrollo urbano, igualmente para la actividad turística. También sugiero en realizar una declaratoria acerca de la potencialidad de la región y en la necesidad de encauzar la vocación de sus habitantes hacia el desarrollo de esa potencialidad, la cual no es otra que volcarnos hacia el mar y el turismo, basándonos principalmente en su geografía y en esa ciudad patrimonial, que se pierde con sus monumentos ante la desidia de quien la gobierna. Que hacemos con esta vialidad atrasada en el espacio y en el tiempo. Pensar es cosa seria.
Que mejor homenaje a Gual  y  España, a Guaicamacuto o a Paisana, a Maiquetía, Pariata o a la gran nación Tarmas y a nuestro gentilicio pudiera rendírsele,  si todos nos ponemos de acuerdo y trabajamos ordenadamente en la restauración del casco histórico de la Guayra, para recibir a los turistas ávidos de conocimiento de los hechos acaecidos en otros tiempos, o si lográramos que el puerto de La Guayra estuviese pleno de actividad en sus 28 puestos  de atraque, en carga y descarga de las operaciones portuarias, o que este gobierno indolente hubiese recuperado a los hoteles Macuto Sheraton o Meliá Caribe, con la carga laboral  de sus trabajadores que con su esfuerzo llevaban el pan para sus hijos, y en que las mujeres varguenses o guayreñas pudiesen parir sus hijos en la maternidad de Macuto, y también de la recuperación plena de La Ciudad Vacacional de Los Caracas, que carrizo hace allí una Academia de policía dirigida por cubanos.  De cuantos puestos de trabajo estamos hablando, y cuanto se alegrarían los Guayreños y varguenses por eso.
Comprendo la importancia del gentilicio y la carga histórica que representan Gual y España, Guaicamacuto y Paisana, pero mejoramos la situación actual de los varguenses o Guayreños con el cambio de nombre solamente, o la mejoramos si ponemos todo empeño en cambiar el órden de cosas imperantes, para que los varguenses y guayreños pueden trabajar, estudiar y crecer en una región en que todos tengamos las mismas posibilidades. Ya observamos que en años pasados se le cambió en nombre a la parroquia Raúl Leoni por el de Urimare en homenaje a la cacica aborigen, y en que ha mejorado la zona, en los servicios públicos, en el pleno empleo, en la construcción de una infraestructura turística, no en nada, en una puntada de dedal por destruir lo conseguido, porque es muy fácil destruir, difícil es construir y hasta ahora está demostrado en los anales de la historia que los populistas al estilo imagen y semejanza del teniente coronel, y sus obsecuentes seguidores,  son los grandes perturbadores de la humanidad,  porque al igual que el caballo de Atila destruyen todo lo que encuentran a su paso.
Hasta ahora el pecado de José María Vargas según el gran deformador de la historia de Venezuela en la actualidad, el finado teniente coronel Hugo Chávez es que era un oligarca, y su padre ocupaba la profesión “indigna” de comerciante, al igual que el padre de Sebastián Francisco de Miranda. La diferencia es que Miranda tomó la carrera de las armas y Vargas la científica y eso choca con el primitivismo de los gobernantes actuales. Pero lo que no se le perdona a José María Vargas es que demostró en la época del oscurantismo militar cuando los gamonales se consideran ungidos por la fuerza de los sables como los predestinados por el destino para dirigir la patria, es que Venezuela tenía hombres aptos y probos, no salidos del estamento militar capaces de dirigir la patria.

Génesis de la región Vargas.
Ahora de quien es la culpa  que esta entidad territorial lleve el nombre de Vargas, pues nada más y nada menos que de los triunfadores de la mal llamada guerra federal, pues fue Juan Crisóstomo Falcón quien al promulgar la Constitución de corte federalista en el año de 1864,  la sexta de la historia de Venezuela, ante la urgencia de ubicar un espacio para que funcionasen los poderes públicos nacionales, demarcan territorialmente el ámbito geográfico conocido como el Distrito Federal, como asiento de la presidencia de la república y de los poderes nacionales y se les ocurre la brillante idea de dividir dicho espacio en dos departamentos, al cual pertenece Caracas, lo denominan Departamento Libertador en homenaje y recordatorio al genio de América, a Simón Bolívar, El Libertador;  y al otro Departamento, le colocan el nombre de la figura rutilante de la ciencia, del talento,  de la educación,  de José María Vargas.  Es así como el héroe militar y el héroe civil, van a compartir el mismo espacio, en reconocimiento a sus méritos, virtudes y dones civilizadores.
 Fue un apresuramiento de Falcón, una travesura institucional, un enamoramiento por el médico, no, un reconocimiento a sus cualidades de ciudadano, de profesional, de estudioso de los problemas del país, ya que cuando José Antonio Páez, El  Centauro, en su calidad de Intendente de la Provincia de Venezuela, al dejar Vargas el rectorado de la Universidad de Caracas en 1829, crea La Sociedad Económica de Amigos del País, organismo que debe dedicarse a estudiar las potencialidades de las regiones venezolanas, su crecimiento, desarrollo y encauzar la vocación de los ciudadanos hacia esas variables y a quien designa, nada menos que al hombre que modernizó los estudios universitarios, a quien integra la universidad a los problemas del país, a quien elimina las diferencias de clase  que privaban el ingreso de los estudiantes a la universidad, a quien la vuelve autónoma con rentas propias, al talento, la investigación, a José María Vargas, la figura más encumbrada de la intelectualidad venezolana de esos tiempos.
O que acaso, cuando Vargas desempeñó la Secretaria de Instrucción Pública en tiempos de Carlos Soublette, su propuesta de que la educación debía ser obligatoria, pública y gratuita para todos, la hace para que los godos conservadores mantengan su preponderancia para reprimir al pueblo llano; o para darle a éste, la oportunidad de insurgir y adquirir conocimientos a través de la educación popular como la llamó Simón Rodríguez en su obra “Luces y Virtudes”.
En fin son variados los argumentos para la discusión, pero está claro que al militarismo gorila y pretoriano le enfada y molesta que en tiempos de gamonales sobresalga con tanta reciedumbre, la fortaleza intelectual y de principios republicanos la figura de José María Vargas para lograr el equilibrio en el pensamiento democrático que nos rige a los venezolanos de buena voluntad.
 Ese es el reto, lo compartimos. Abramos la discusión con altura. Porque  los 155 años que esta región lleva llamándose Vargas, en sus distintas denominaciones político administrativas, sean estas Departamento, Municipio, Territorio Federal y Ahora Estado, lo que nos demuestra y ratifica es que el apellido del Sabio, está sembrado y arraigado en los genes de sus habitantes, que no ceden en la querencia de su historia por unos advenedizos que no saben  nada de administración y consideran que cambiándole el nombre a las entidades territoriales van a lograr cambiar el curso de su historia.
Entonces les pregunta yo, si se consideran demócratas, porque no le piden al pueblo su opinion.

Rubén Contreras
@RubenContreras‏

JESUS GONZALEZ BRICEÑO, SI FERMÍN TORO NO SE PROSTITUYÓ


Es digno recordar este  insigne  venezolano del siglo  XVll ( 1806-1865), Fermín Toro,  polímata venezolano, versado en  las ciencias sociales y naturales, y como  político, legislador  y docente también se destacó en  la turbulencia de una nación que buscaba  afanosamente  su destino, en manos de   caudillos,  militares y autócratas casi analfabetas, sin  poder  consolidar una auténtica democracia donada  por el sacrificio de nuestros d libertadores, pero sin falta, nos dejó un grandioso mensaje a las generaciones futuras, en especial la  actual,  en que se irrespeta la vida  humana  y el estado de derecho de un régimen  que solo mira sus intereses pecuniarios y la perpetuación  para siempre en  el gobierno de la nación.

Aquel bochornoso 24 de Enero  de 1848  cuando el dictador Gral. José Tadeo Monagas, “ Fusiló el Congreso Nacional “ para evitar ser destituido de la presidencia de la República por violaciones  a la normativa  política  y gobernanza, con resultados de muertos, heridos y  diputados  sumisos, Fermín Toro no se dejó chantajear  por los emisarios presidenciales al conminarlo a regresar al hemiciclo del  Congreso Nacional para no romper “ el hilo constitucional de la dictadura “, por lo que él  le envió su célebre mensaje de  honor y valentía:

“Decidle al  Gral.  Monagas  que mi cadáver lo llevarán, pero Fermín Toro no se prostituye”.

Hoy ante la amenaza del presidente  usurpador e  ilegítimo Nicolás Maduro, amenaza  a  nuestras  universidades autónomas, sus equipos rectorales, estudiantes,  administrativos y obreros , sometidos desde  muchos años a los insolentes insultos, al asalto de sus  campus    y a los recortes presupuestario legalmente establecidos en la respectiva ley, al pretender que le reconozcan como presidente, jefe de estado y comandante supremo de la FAN, para  tramitar sus remuneraciones y demás recursos  para  la  realización de las actividades de enseñanza,  investigación y extensión y los demás gastos  operativos  de las Aulas Magnas.

NOS, escolares, liceístas, universitarios,  maestros, profesores y autoridades  educativas nacionales, unidos en una sola voz y fuerza, le enviamos  un mensaje claro y definitivo a Nicolás Maduro,  PROCAZ, INSOLENTE Y   ESPURIO, que  solo ha pisado las aulas del terror, represión y odio  del   comunismo castrista, que no nos doblegaremos  ni bajaremos la cerviz ante su chantaje  de  quitarnos  el presupuesto de nuestras casas de estudio , si no le reconocemos  tal aberración, porque estamos dispuestos, hasta  entregar nuestras vidas, a   lograr el derecho a los estudios, la  justicia, la libertad  y la  paz, consagrados  por nuestra carta fundamental vigente.

Y  que al recordar aquel  episodio   fatal y bochornoso del 24  de Enero de 1854, le decimos al dictador, como antes lo hizo  Fermín Toro que,  los estudiantes venezolanos  no se  prostituirán  hoy,  mañana ni nunca,  y haremos respetar  pacíficamnte,  o por los medios que nos asisten,  la libertad  de expresión y pensamiento tanto en nuestras instituciones educativas como en el resto de nuestra nación.

Jesus Gonzalez Briceño
@jesusgonzalezb4