viernes, 19 de julio de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, VIERNES 19-07-2019

MARYCLEN STELLING: LOS DE ABAJO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 27 minutos
El reciente dialogo cupular que tuvo lugar en Barbados, se ha desarrollado en un marco político de desgaste de la polarización, aunado a un clima emocional de incredulidad, deslegitimación desesperanza y frustración. El momento político engendra una larga lista de dudas e interrogantes. ¿Quién o quienes capitalizarán tal desgaste? ¿Están dadas las condiciones para un ensanchamiento del centro político? ¿Cuál será el futuro del diálogo? ¿Se impondrá la violencia como salida a la crisis? ¿Se podrá incidir desde la sociedad en los procesos de dialogo? De la observación ciudadana expec... más »

TRINO MÁRQUEZ: PAÍS MILITARIZADO Y MARTIRIZADO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 30 minutos
La ratificación de Vladimir Padrino como ministro de la Defensa evidencia de nuevo el grado de dominio alcanzado por ese general y, en términos más globales, por la cúpula militar. Lo que va quedando en el gobierno de poder civil es un residuo. Jamás se le habría ocurrido a un general exigirle a Rómulo Betancourt, a Raúl Leoni, a Rafael Caldera, a Carlos Andrés Pérez, hasta podría incluirse a Hugo Chávez, permanecer al frente de ese ministerio porque ese oficial se consideraba el factor de equilibrio y cohesión de la institución castrense. Ese despropósito solo ocurre en la Venez... más »

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES: EL CHAVISMO DEMOCRÁTICO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
El mayor atractivo para el CD no es que Maduro permanezca en la Presidencia sino evitar que le siga haciendo daño al país y a su partido. Sus nuevos intereses incluyen reorganizarse... El Chavismo Democrático (CD) existe pero no se nota, no tiene organización ni cabeza visible. Si la tuviera, el chavismo radical (CR) se la habría siquitrillado. Pero la sobrevivencia del chavismo y del país necesitan que ese movimiento contribuya a lograr una negociación exitosa entre el oficialismo y la oposición. El CD existe: entre un 70 y 80% de quienes se autodefinen políticamente “chavistas”... más »

VICTOR H. BECERRA: MÉXICO NO ES RECESIÓN, SINO SOCIALISMO (DESDE MÉXICO)

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Lo que López Obrador ha generado no se llama recesión, sino simple socialismo, redistribución para aumentar la pobreza y populismo autoritario *Quien haya acuñado la famosa frase «López Obrador es un peligro para México» fue un buen adivino o un gran profeta. En unos meses, efectivamente, López Obrador colocó a México cerca de una gran catástrofe económica.* En el sexenio pasado se creció, por ejemplo, todos los trimestres. Y entonces nos parecía mediocre un crecimiento anual del 2 %. En contrate, con Andrés Manuel López Obrador, en solo siete meses de gobierno, la economía se con... más »

GABRIEL BORAGINA: ¿TODO ES CUESTIÓN DE IMAGEN? (DESDE ARGENTINA)

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Siempre me ha llamado la atención la poderosa atracción que sobre la gente ejercen las imágenes. Los publicistas no pueden prescindir de ellas porque conocen del fenómeno y sus ingresos dependen de ese factor. Y me ha llamado la atención porque las imágenes no despliegan en mi ningún efecto similar, sino que -al contrario- me producen un rechazo que se acentúa cuanto más se abusa del recurso en medios periodísticos y literarios. Los editores de diarios y revistas y -en una medida menor- los libros más populares (salvo para ciertos renglones, por ejemplo, libros infantiles) saben qu... más »

ALFREDO M. CEPERO: LA EROSIÓN DE LA NACIONALIDAD AMERICANA.(DESDE ESTADOS UNIDOS)

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 2 horas
La nación es un concepto que ni se mide ni se toca pero es un ideal que identifica y reúne a numerosos seres humanos en la búsqueda del bienestar y de la felicidad colectivos. Si en algo coinciden los multimillonarios globalistas y las multitudes renuentes a ganarse la vida con el sudor de su frente en los Estados Unidos es en su odio al concepto de nación americana. La nación es un concepto que ni se mide ni se toca pero es un ideal que identifica y reúne a numerosos seres humanos en la búsqueda del bienestar y de la felicidad colectivos. Por ese ideal los hombres renuncian a sus ... más »

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, JUEVES 18-07-2019

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 horas
BEATRIZ DE MAJO: UN NUEVO “PERIODO ESPECIAL” PARA CUBA Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 34 minutos Asi relata la Radio TV Marti el momento en que al gobierno de Cuba en 1970 le tocó hacerse tributario de la Union Soviética para poder dar de comer a los súbditos de la isla: “Tras el fracaso en el intento de producir una zafra suficiente para para producir 10 millones de toneladas de azúcar en la zafra de 1970, que algunos especialistas consideraron como la última tentativa de la revolución cubana por seguir un camino propio, a Fidel Castro no le quedó otra salida que caer d... más »

MARYCLEN STELLING: LOS DE ABAJO

El reciente dialogo cupular que tuvo lugar en Barbados, se ha desarrollado en un marco político de desgaste de la polarización, aunado a un clima emocional de incredulidad, deslegitimación desesperanza y frustración. El momento político engendra una larga lista de dudas e interrogantes. ¿Quién o quienes capitalizarán tal desgaste? ¿Están dadas las condiciones para un ensanchamiento del centro político? ¿Cuál será el futuro del diálogo? ¿Se impondrá la violencia como salida a la crisis? ¿Se podrá incidir desde la sociedad en los procesos de dialogo?

De la observación ciudadana expectante, se pasa a una etapa de profunda reflexión por la resolución política de los conflictos y de preocupación por la preservación de la paz, en un contexto democrático. La sociedad, principal víctima del conflicto político y de la crisis multidimensional, quiere influir en la orientación, en el contenido de los acuerdos y hasta en los términos de la negociación. Así, desde las bases sociales se despierta el interés por destrabar e incidir en la dinámica del diálogo.

Desde las entrañas de la sociedad, emerge la necesidad de un diálogo “social” por oposición a un dialogo “cupular” entre actores políticos, que necesariamente no representan a “los de abajo”. Conscientes de que el diálogo no se decreta, toma cuerpo en la ciudadanía la necesidad de asumir desde abajo el proceso con miras a reconstruir la convivencia, reconocimiento del otro y lograr la paz. Construir desde el ámbito ciudadano una suerte de red dialogante, que sistematice la necesidad de dialogar y además rescate el protagonismo popular.

Desde un espacio ciudadano que denominamos “microdiálogo”, brota entonces un reto en cuanto a la apropiación, reconducción y redemocratización del dialogo. Expropiado por la ciudadanía el diálogo impuesto desde arriba, se fortalece una suerte de ámbito local despolarizante abierto a nuevos actores, desde donde se podrán administrar disensos y dirimir conflictos. Constituidos en foro del diálogo, la energía se dirigiría a promover un proceso de amplia participación social. Se rescataría el reencuentro y el reconocimiento; la solidaridad, el respeto a las diferencias y la convivencia. En resumen, se fortalecería la democracia participativa, protagónica y dialogante.

Maryclen Stelling
@maryclens

TRINO MÁRQUEZ: PAÍS MILITARIZADO Y MARTIRIZADO

 La ratificación de Vladimir Padrino como ministro de la Defensa evidencia de nuevo el grado de dominio alcanzado por ese general y, en términos más globales, por la cúpula militar. Lo que va quedando en el gobierno de poder civil es un residuo. Jamás se le habría ocurrido a un general exigirle a Rómulo Betancourt, a Raúl Leoni, a Rafael Caldera, a Carlos Andrés Pérez, hasta podría incluirse a Hugo Chávez, permanecer  al frente de ese ministerio porque ese oficial se consideraba el factor de equilibrio y cohesión de la institución castrense. Ese despropósito solo ocurre en la Venezuela de Nicolás Maduro, un presidente  que de civil le queda la fachada. En el pasado democrático, quien mantenía la unidad de las Fuerzas Armadas era el Presidente de la República, Comandante en Jefe las Fuerzas Armadas, electo de forma democrática por los ciudadanos. Su legitimidad residía en el voto popular, no en el apoyo de los oficiales del Alto Mando.

Con Maduro, Venezuela ha ido siendo cada vez más presa de las garras de los militares. Al mismo ritmo que la crisis nacional se agudiza y se hace más global, Maduro les entrega más atribuciones a los hombres uniformados de verde oliva. La nación se militariza. Se convierte en un inmenso cuartel de caporales que imponen su estrecha y distorsionada visión de la autoridad. Visión según la cual la autoridad no surge del cumplimiento de las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional y el respeto a la condición humana, sino del desprecio a las normas mínimas de la convivencia civilizada.

El régimen busca reducir los espacios de la vida republicana. Trata de entronizar a los militares para que sientan que con Nicolás Maduro son ellos quienes gobiernan. La sociedad se ha militarizado desde los planos más generales, hasta los más específicos. A los militares Maduro les entregó Pdvsa, la CVG, la gran mayoría de las empresas estatizadas, el Arco Minero, la distribución de alimentos y combustible, el control de los puertos y aeropuertos. Once gobernadores y casi un tercio de los miembros del gabinete ministerial son uniformados activos o en condición de retiro. Quienes investigan el tema calculan que más de 2.500 uniformados de las diferentes fuerzas ejercen cargos gerenciales  en la Administración Pública.  En la medida en que Maduro se siente más aislado y presionado por la comunidad internacional, más trata de refugiarse en los fusiles y en los tanques. El actual ha pasado de ser un gobierno con los militares, a un gobierno de los militares.

La vida cotidiana se parece cada vez más a la vida cuartelaría.   Llegas a Maiquetía, y antes de entrar al mostrador de la agencia de viajes, un par de guardias nacionales te piden que les enseñes el pasaporte. Pero, ya va, ¿no existe un servicio de migraciones responsable de asegurar que tus documentos estén en regla para que puedas ingresar sin problemas al país de tu destino? Estos mismos militares deciden a quién sí y a quién no le revisan la maleta. Quienes son guillotinados por el chafarote de turno, inician el calvario.  La maleta del desdichado viajero es sometida al escrutinio público. La pregunta, de nuevo, es: ¿no hay en el aeropuerto unos escáneres de alta tecnología capaces de detectar con precisión  drogas, armas o explosivos? ¿Por qué someter al viajero a esa humillación? Lo que sucede en Maiquetía ocurre a diario en las carreteras,  en las alcabalas improvisadas, en los puertos, en los barrios pobre. El país se convirtió en una pesadilla.  La lucha contra la delincuencia, el tráfico de drogas o el contrabando de extracción, termina siendo una orgía de abusos contra los derechos humanos.
El individuo debe aparecer como un ser minúsculo. Ridículo. Atemorizado por el látigo del caporal. Un ciudadano amenazado por la bota militar tiende a sentir que el régimen de Maduro es indestructible. Que el diálogo en Oslo o en Barbados no prosperará. Que las marchas y las protestas, en el mejor de los casos, quedarán como testimonio de la valentía de los venezolanos, pero nunca como un recurso eficaz para alterar la rigidez y fortaleza del gobierno, e iniciar los cambios que se buscan.
De este proceso de degradación, los primeros que deben darse cuenta del daño que les causan al país y a la propia institución castrense, son los mismos oficiales. El militarismo representa el atraso y la barbarie. La democracia que comenzará a reconstruirse tendrá que colocar a las Fuerzas Armadas en el lugar que les corresponde: columna de la libertad, no sus sepultureros.

Trino Márquez 
@trinomarquezc

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES: EL CHAVISMO DEMOCRÁTICO

El mayor atractivo para el CD no es que Maduro permanezca en la Presidencia sino evitar que le siga haciendo daño al país y a su partido. Sus nuevos intereses incluyen reorganizarse...

El Chavismo Democrático (CD) existe pero no se nota, no tiene organización ni cabeza visible. Si la tuviera, el chavismo radical (CR) se la habría siquitrillado. Pero la sobrevivencia del chavismo y del país necesitan que ese movimiento contribuya a lograr una negociación exitosa entre el oficialismo y la oposición. 

El CD existe: entre un 70 y 80% de quienes se autodefinen políticamente “chavistas”, según el tema, respetan la propiedad privada, la descentralización, la separación de poderes y la libertad de expresión. Tan grande puede ser el CD que el 73% de quienes se identificaban con el PSUV cuando Chávez (40%) han dejado de hacerlo: hoy queda el 11%. 

El CR amenaza con destruir al chavismo y al país: el 95% de los venezolanos evalúa mal la situación y el 80% desea que cambie la Presidencia en 2019. Pero el CR tiene fuerza, por lo que a Guaidó y a los 56 países que lo reconocen les conviene incorporar al CD a la negociación para el regreso a la democracia. 

Tres herramientas nos permiten manejar una negociación imposible: La Empatía, nos indica que la mayoría del chavismo no está de acuerdo con lo que ocurre y quiere que el CD sobreviva. El Manejo del Proceso de Negociación, estando bien conducido por la oposición al insistir en el cambio de gobierno, podría buscar el apoyo del CD con este mismo fin, a cambio de garantías para lograr los objetivos que se desprenden de un Reencuadre Psicológico, el cual consiste en identificar intereses diferentes para el nuevo chavismo. El mayor atractivo para el CD no es que Maduro permanezca en la Presidencia sino evitar que le siga haciendo daño al país y a su partido. Sus nuevos intereses incluyen reorganizarse, re legitimar al chavismo como movimiento de izquierda pluralista e institucionalista yendo a elecciones, con un candidato diferente a Maduro que minimice la debacle electoral que se les viene encima, y esperar que el próximo gobierno se desgaste intentando hacerle ver a la población que no puede seguir viviendo de los controles socialistas ni del reparto sino que tiene que aceptar el mercado y trabajar para comer si queremos salir de la pobreza. 

José Antonio Gil Yepes
@joseagilyepes

VICTOR H. BECERRA: MÉXICO NO ES RECESIÓN, SINO SOCIALISMO (DESDE MÉXICO)

Lo que López Obrador ha generado no se llama recesión, sino simple socialismo, redistribución para aumentar la pobreza y populismo autoritario

Quien haya acuñado la famosa frase «López Obrador es un peligro para México» fue un buen adivino o un gran profeta. En unos meses, efectivamente, López Obrador colocó a México cerca de una gran catástrofe económica.

En el sexenio pasado se creció, por ejemplo, todos los trimestres. Y entonces nos parecía mediocre un crecimiento anual del 2 %. En contrate, con Andrés Manuel López Obrador, en solo siete meses de gobierno, la economía se contrajo, generando más pobreza, desempleo. Y ciertamente, no se ve en el corto plazo ninguna solución que nos saque del actual retroceso. Al contrario.

La economía mexicana es hoy una economía llena de sombras e incertidumbres. Y se le acumulan: hay desconfianza sobre las políticas públicas y los proyectos improductivos del presidente López Obrador que ahuyentan y limitan la inversión; sobre la falta de garantías y seguridades en México frente a la inacción de un gobierno incompetente, sobre las siempre presentes presiones comerciales de Donald Trump, sobre si nos afectará aún más la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que desacelera la exportación de manufacturas, sobre una posible próxima desaceleración en la economía estadounidense en 2020  (para la cual México, como siempre, no está preparado) o sobre la actual desaceleración económica internacional.

Las dudas se acumulan si sumamos la inconclusa aprobación del T-MEC, los problemas financieros de PEMEX, petrolera estatal siempre al borde de la quiebra que arrastra consigo a la calificación crediticia del país, el alza en el servicio de la deuda mexicana por el aumento en los réditos, la posibilidad de que algunas calificadoras, como Moody’s, puedan disminuir aún más la calificación soberana del país originando de inmediato una salida masiva de capitales de México.

El Bank of America manifestó hace unos días que la economía mexicana se encontraba en «recesión técnica», solo faltaría algo de tiempo para confirmarla. Sería la primera recesión originada por factores internos en 23 años. Recordemos que entre 2008 y 2009 México vivió una recesión, pero originada por la crisis subprime internacional. Esta es una recesión sin ningún factor de crisis económica externa o interna que la explique, con una economía estadounidense floreciente y dinámica, con alto crecimiento. Una recesión, la actual, originada por los desvaríos económicos del régimen de López Obrador.

López Obrador fue un buen candidato, a pesar de frases como las señaladas, pero ha sido un mal presidente, por soberbia, arbitrariedad e ineptitud. Lo que ha causado en su gobierno no se llama recesión, sino simple socialismo, redistribución para aumentar la pobreza, populismo autoritario: su gobierno ha sido solo tirar dinero a la basura, o creando clientelas personales y perdiendo credibilidad frente a inversionistas y mercados con apenas un «yo tengo otros datos» para justificar sus errores.

Al respecto, los argumentos utilizados por López Obrador y sus personeros para hablar de una «economía que va muy bien», solo se refieren al trabajo de las instituciones especializadas, como el Banco de México, en relación con la inflación. O al nivel cambiario del peso, solo sostenido por las altas tasas de interés que debemos pagar. Pero los fundamentos económicos se están resintiendo: la casa se incendia y solo el inquilino presidencial y sus empleados no lo ven.

López Obrador prometió un crecimiento anual del 4 % durante su gestión y un superávit primario del 1 %. Estamos muy lejos del primer objetivo, sin acciones creíbles para alcanzarlo; y sobre el segundo, en algún momento López Obrador decidirá entre sostener el equilibrio de las finanzas públicas o regalar todo el dinero que quiere y cree necesitar: de allí su obstinación por rescatar a PEMEX contra toda evidencia. Sueña a PEMEX como esa PVDSA que sostuvo al régimen chavista y su popularidad durante muchos años.

Con la pelea de López Obrador, con los mercados financieros (una pelea perdida de antemano), quizá ya cruzamos el punto donde el gobierno y el presidente perdieron toda la confianza de parte de inversionistas y mercados, siendo irrecuperable en lo que resta al final del sexenio, en 2024. De cualquier modo, el papel de López Obrador debiera ser, de ahora en adelante, el de generar la mayor confianza posible entre ellos. El presidente todavía puede evitar que miles de empresas quiebren y millones de empleos se pierdan. Evitarlo será la real medida de éxito de su gobierno.

Victor H. Becerra
Gurú Libertario
@victorhbecerra
https://es.panampost.com/victor-h-becerra/2019/07/17/mexico-no-es-recesion-sino-socialismo/"

GABRIEL BORAGINA: ¿TODO ES CUESTIÓN DE IMAGEN? (DESDE ARGENTINA)

Siempre me ha llamado la atención la poderosa atracción que sobre la gente ejercen las imágenes. Los publicistas no pueden prescindir de ellas porque conocen del fenómeno y sus ingresos dependen de ese factor. Y me ha llamado la atención porque las imágenes no despliegan en mi ningún efecto similar, sino que -al contrario- me producen un rechazo que se acentúa cuanto más se abusa del recurso en medios periodísticos y literarios.

Los editores de diarios y revistas y -en una medida menor- los libros más populares (salvo para ciertos renglones, por ejemplo, libros infantiles) saben que si no incluyen dibujos, ilustraciones y fotografías no se consiguen ventas masivas. Curioso.

A la inversa, a más de un lector de mi sitio web le ha extrañado que no tenga ni una sola imagen en el mismo. Ante la sorpresa contesto la principal razón (además de la técnica respecto de que las imágenes hacen mucho más lenta y más pesada la carga de la página): y es que me interesa que el sitio sea visitado por lo que se expresa en cada artículo y no por como esta ilustrada la página.

Aplico a mis publicaciones la misma regla que sigo cuando leo las ajenas. Personalmente, me molestan los sitios webs con abundancia de imágenes: me dificultan la lectura, porque me causan distracción recurrente, especialmente si las imágenes no guardan relación con el texto que pretenden ilustrar. Y más aún si son de mal gusto o grotescas, cosa que se ve con demasiada frecuencia en internet. Confieso que esto me sucede desde pequeño.

Efecto similar me provoca la televisión, la que raramente, por no decir prácticamente nunca, veo. Siempre me ha originado un efecto soporífero, haciéndome recordar una frase que se le atribuye a Groucho Marx, por la que decía: "La televisión es muy educativa. Cada vez que alguien la enciende me voy a leer un libro a otro cuarto".

A pesar de que evito ver TV, me entero de los contenidos televisivos accidentalmente y de manera involuntaria, porque todo el mundo en las redes sociales y en las charlas familiares es casi de lo único que habla. Es decir, no tengo escapatoria. Si a ello le sumamos el contenido baladí de la gran mayoría de los programas de TV que parece irse degradando con el transcurso de las semanas (ya no se diga de plazos más largos que este) mi aversión por la TV no puede ser mayor también y de la misma manera progresiva.

Todo esto puede deberse -posiblemente- a un problema personal. Por alguna razón que no tengo bien en claro, me atrae y disfruto muchísimo más la lectura de textos corridos (aunque sean largos) que las imágenes y el audio. Y nunca creí en aquello que para mí es solamente un mito famoso que dice que "una imagen vale mil palabras" porque tengo por cierto que ello es falso. O, al menos, en mi caso lo es.

La expresión esta acuñada con la intención de "demostrar" la supuesta superioridad explicativa de las imágenes por sobre las palabras. Pero es -como digo- nada más que un mito popular y ninguna otra cosa más que eso.

Juzgo que bastará un simple ejemplo para probar semejante falacia, aunque se pueden dar centenas de ellos. Supongamos que en algún sitio se exhibe una foto de Hitler. Para mí, esa imagen evoca las siguientes palabras: asesino, criminal, genocida, dictador, inmoral, etc. Pero, la misma foto, a los ojos de un nazi, seguramente despertaran palabras como líder supremo, héroe, conductor, gran nacionalista, patriota, ejemplo a seguir, etc. Ergo, la supuesta "elocuencia" de las imágenes es nada más que uno de los tantos mitos vulgares que la gente acepta sin ningún tipo de análisis crítico ni reflexión. Excepto que se quiera decir con ese eslogan que una misma imagen puede sugerir todas las palabras y vocabularios posibles, incluyendo sus antónimos, con lo cual no se está explicando nada, y no resulta posible aprender absolutamente nada con el sólo contemplar una imagen, lo que se extiende no exclusivamente a fotos sino también, por supuesto, a videos y películas, los que a cada una de las personas que los ven les dejan mensajes completamente diferentes, algunos quizás más parecidos a otros pero nunca iguales, de acuerdo a cuál es la cultura que informa a esa persona, la que incluye su educación, ideas políticas, económicas, y -naturalmente- la conformación de la psiquis de su mente, la que únicamente puede ser conocida por sus manifestaciones exteriores.

La imagen, por si sola, adolece de la falta del elemento racional que explique el fenómeno que se quiere ilustrar con ella. Lo que meramente puede conocerse por métodos discursivos, que son ajenos a la imagen, y se expresan exclusivamente por medio de la palabra hablada o escrita. No existe otra vía para ello.

Incluso los gráficos, cuadros, tablas y diagramas en libros de textos, que son muy útiles, no lo serian si no van acompañados de las pertinentes explicaciones en lenguaje convencional.

Una imagen (no importa -como digo- si ésta es estática o está dotada de movimiento) tiene bastante similitud con las palabras o frases sacadas de contexto. Con ellas, se puede decir prácticamente cualquier cosa, por muy falsa que sea y por muy reñida con la realidad de lo que quiso decir el autor fuere.

Pero esto no simplemente me sucede con las fotografías ajenas, sino también con las propias. Siempre me pareció (y me sigue pareciendo así) un acto de narcisismo exacerbado exhibir mis propias fotografías en mis publicaciones o sitios. De hecho, tengo muy escasas fotografías de mi persona (cosa que sorprende a quien se lo diga o lo note) y casi todas ellas tomadas por terceros (y siempre a su incesante insistencia). Jamás me he auto-fotografiado, nunca me he sacado una selfi en mi vida. Y me resultaría muy gracioso si alguna vez me viera forzado a hacerlo (cosa que no imagino que pudiera suceder). Lo cual -debo aclarar- no es una crítica a quienes lo hacen (que digamos son el 99% de las personas) sino que, posiblemente, constituya un defecto personal propio, en rigor, uno más de los otros que pudiera tener. Pero lo cuento para que no se piense que mi aversión natural o indiferencia a las imágenes se reduce a las de otros, sino que incluye las mías propias.

Gabriel Boragina
@GBoragina 

ALFREDO M. CEPERO: LA EROSIÓN DE LA NACIONALIDAD AMERICANA.(DESDE ESTADOS UNIDOS)

La nación es un concepto que ni se mide ni se toca pero es un ideal que identifica y reúne a numerosos seres humanos en la búsqueda del bienestar y de la felicidad colectivos.

Si en algo coinciden los multimillonarios globalistas y las multitudes renuentes a ganarse la vida con el sudor de su frente en los Estados Unidos es en su odio al concepto de nación americana. La nación es un concepto que ni se mide ni se toca pero es un ideal que identifica y reúne a numerosos seres humanos en la búsqueda del bienestar y de la felicidad colectivos. Por ese ideal los hombres renuncian a sus egoísmos y llegan al sacrificio supremo de ofrendar la vida. A través de la historia, esos hombres han sido la piedra angular sobre la que se han edificado grandes naciones y avanzadas civilizaciones.

Por otra parte, el concepto de nación es un obstáculo para quienes tienen como único objetivo la promoción de sus intereses económicos, el incremento de su poder partidista o la satisfacción de sus necesidades personales. Los multimillonarios globalistas han sustituido el amor a la patria por la veneración de su cuenta bancaria. Los holgazanes están dispuestos a sacrificar su libertad personal a cambio de la falsa seguridad que les proporciona un estado prepotente y supuestamente benefactor.
Para ambos la nacionalidad es una mala palabra y la ciudadanía es un concepto obsoleto. Algunos forman parte del Partido Republicano pero la mayoría milita en el Partido Demócrata.

Esa es la razón principal para la oposición masiva e irracional a los deseos de Donald Trump de incluir una pregunta sobre ciudadanía en el próximo censo pautado para el 2020. Dicho sea de paso, diez censos anteriores habían formulado esa pregunta, incluyendo el censo del año 2000 bajo la presidencia de Bill Clinton. Nadie en aquel momento dijo que la pregunta sobre ciudadanía era inconstitucional porque no lo es y porque la constitución no ha cambiado desde entonces.

De hecho, si quienes se oponen a la pregunta se tomaran el trabajo de leer el Artículo 1, Sección 2 de la constitución verían que la misma ordena que se realice un censo cada diez años. Es más, el primer censo posterior a la Revolución Americana fue hecho en 1790, cuando Thomas Jefferson era Secretario de Estado. Y a partir de ese momento, se han efectuado 22 censos en los Estados Unidos.
Ahora bien, aunque la constitución no ha cambiado, lo que sí ha cambiado es el Partido Demócrata. Nos dicen de pronto que es ilegal por parte del gobierno preguntarnos si somos o no ciudadanos de los Estados Unidos. ¿Por qué? Por la misma razón por la cual se oponen a toda iniciativa del Presidente Trump. Porque nos dicen que la pregunta es racista. La realidad es que la pregunta sobre ciudadanía no lo es. No puede ser racista una pregunta que se aplica a todo el mundo por igual ya sea el individuo hondureño, noruego, congolés o coreano. Es una pregunta que no tiene color, pero los demócratas no están  interesados en esa nimiedades.

En lo que sí están interesados los demócratas es en adquirir y acumular poder. Un poder comprado otorgando beneficios a inmigrantes ilegales con fondos proporcionados por los impuestos sobre los ciudadanos norteamericanos.  Por eso se oponen a una pregunta que restaría el número de residentes con los cuales son justificados millones de dólares en fondos federales para sus potenciales votantes.
De ahí la importancia de incluir en el censo una pregunta que determinaría la cantidad exacta de inmigrantes ilegales que viven en los Estados Unidos. Sólo hay especulaciones porque nadie tiene una respuesta específica. Los estimados podrían ir desde los 11 millones que todos repiten como cotorras hasta los 50 millones. Una vergüenza que un país supuestamente avanzado no tenga unas estadísticas exactas sobre las personas que viven dentro de sus fronteras.

Honestamente, nadie tiene la menor idea. Durante los últimos dos años el gobierno de Trump ha estado tratando de obtener una respuesta con la inclusión de una simple pregunta en el censo de 2020. Pero los demócratas detestan la idea. Si los norteamericanos supieran la cantidad exacta de inmigrantes ilegales que reciben beneficios gubernamentales en los Estados Unidos se desataría una rebelión ciudadana.

Lamentablemente, el ataque a la nacionalidad americana no se limita a las objeciones sobre la inclusión de la pregunta sobre ciudadanía en el censo. Los ocho años de Obama en la Casa Blanca sirvieron de estímulo a muchos activistas que odian las instituciones económicas, jurídicas y políticas que han hecho grande a esta nación. Profesionales en la prensa, los medios sociales, los deportes y las artes la emprendieron contra el himno, la bandera y las figuras de la historia norteamericana. Estos apátridas saben que, despojadas de esos símbolos, las naciones desaparecen.

Uno de ellos fue un mariscal (quaterback) fracasado en el deporte de futbol americano llamado Colin Kaepernick. Frustrado por la inminencia de la  pérdida de su trabajo, este individuo decidió mantener notoriedad con su negativa a escuchar en atención el himno de los Estados Unidos. Cuando escuchó el himno se plantó de rodillas. Muy pronto otros jugadores de la raza negra y hasta algunos blancos imitaron su ejemplo argumentando que esta era una sociedad racista. Los dueños de los equipos se dejaron intimidar y no tuvieron el coraje necesario para despedirlos.

La rebelión contra los valores nacionales ha llegado incluso a las escuelas de primera enseñanza. Algunos maestros han suprimido el acto de lealtad a los Estados Unidos (Pledge of Allegiance) al inicio de las clases. Unas palabras edificantes que no pueden resultar ofensivas a ningún residente de este país. "Yo juro lealtad a la bandera de los Estados Unidos de América y a la república que la misma representa, una nación bajo la protección de Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos".

Otros apátridas la han emprendido contra estatuas y monumentos representativos de la gloriosa historia de los Estados Unidos. Entre las estatuas y monumentos señalados para destrucción se encuentran nada menos que el Memorial a Jefferson en Washington D.C., estatuas en el Capitolio Nacional y los rostros de cuatro presidentes norteamericanos (George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln, and Theodore Roosevelt) esculpidos en Mount Rushmore. Sin estos cuatro próceres no existirían en los Estados Unidos las libertades que permiten a sus críticos pedir hoy la destrucción de sus monumentos históricos.

La idea, por otra parte, es contraria a la opinión de la mayoría de los norteamericanos. El 62 por ciento de los ciudadanos opina que dichos símbolos deben de ser respetados mientras que sólo el 27 por ciento respalda la iniciativa. Pero, como de costumbre, la izquierda fanática no tiene la menor inhibición a la  hora de promover causas impopulares.

Otras que no se han quedado atrás son las jugadoras de futbol soccer que representaron recientemente a los Estados Unidos en el último campeonato internacional. Se comportaron como personas arrogantes, ciegas e ignorantes que restaron brillo a sus logros deportivos para expresar una radical ideología política. La capitana del equipo, Megan Rapinoe, no sólo rechazó la invitación a la Casa Blanca sino se negó a cantar el himno nacional de los Estados Unidos en la ceremonia de entrega de premios.

Pero la tapa al pomo la puso la compañía de calzados Nike, cuando optó por anteponer utilidades comerciales a su respeto por la historia norteamericana. Con motivo de la celebración de la independencia norteamericana el 4 de julio, la compañía puso a la venta un calzado donde desplegaba la imagen de una bandera norteamericana de trece estrellas conocida como la bandera de Betsy Ross. Cuando el tarado de Colin Kaepernick calificó la bandera de racista la Nike la retiró del mercado. Lo preocupante es que, a pesar del boicot de sectores conservadores, la venta fue todo un éxito y la Nike terminó con un amento del 6 por ciento en sus utilidades. Ante esta crisis generalizada de valores, principios y patriotismo, no queda otra alternativa que pedir a Dios que proteja a América de los judas que se proponen destruirla.

Alfredo M. Cepero
Director de www.lanuevanacion.com
@AlfredoCepero