viernes, 21 de junio de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, VIERNES 21-06-2019

MIBELIS ACEVEDO DONÍS ¿ERRAR DE BUENA FE?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 6 minutos
“La culpa tiene poderes de los que el amor carece, y un rostro que no podemos olvidar”. Eso escribe François Sureau, y así deja constancia de los rigores que para el espíritu supone el torpe trajín con las consecuencias de nuestras faltas. Y decimos “torpe” porque la culpa, la anquilosante y estéril culpa se planta en el corazón y la consciencia cuando no ha habido luces para gestionar el error, ni mirada serena para asumir una reparación. Mala cosa: sin descarnado balance ni reconocimiento del traspié, no sólo es complicado superar lo pasado y librarse de la pueril auto-justificaci... más »

TRINO MÁRQUEZ: CUIDADO CON CÚCUTA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 14 minutos
El reciente trabajo del periodista Orlando Avendaño en el portal PanamPost, acerca de los supuestos manejos dolosos en los que se habría incurrido con recursos destinados a la ayuda humanitaria recaudada en el concierto de Cúcuta, desató una pequeña tormenta. El gobierno de Nicolás Maduro habló de corrupción y señaló a Juan Guaidó y a Voluntad Popular como responsables del desaguisado. Jorge Rodríguez se deleitó hablando de cómo ellos, castos angelitos, estaban conmovidos por la crueldad con la que actúa la ultrederecha, insaciable cuando de dinero se trata. El complaciente fiscal ... más »

CARLOS PADILLA: LA MENTIRA COMO ARMA POLÍTICA.

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 24 minutos
Solo los interesados en repicarla, los incautos y los fanáticos son heridos por el dardo envenenado de la mentira como arma política. pues nunca será más verdadero que ella tiene las patas cortas, no llegará lejos, no podrá ser inextinguible pues la verdad resplandecerá siempre. La falsedad, la calumnia, la patraña, la falsificación, la falacia, el embuste, la tergiversación, la farsa y el engaño han sido la practica usada por quienes pretenden cubrir sus errores y sus tropelías con tapas para que no se le mojen las cargas. En nuestro dolido país siempre han existido mentirosos q... más »

OSCAR ARNAL: EL INOLVIDABLE VALENTÍN ARENAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 32 minutos
Fue un profesor de los que dejan honda huella. No solo por sus conocimientos, sino por su siembra de valores cristianos y democráticos. Además de ser Director de la Escuela de Derecho y Decano de la UCAB, impartió varias cátedras, en sendas de ellas tuve el privilegio de recibir sus clases inolvidables. Entre sus muchos relatos estuvo el de su propia vida apasionante, donde a pesar de ser compañero del propio Fidel Castro en el Colegio Belén y en la Universidad de la Habana durante más de una década, decidió ante sus convicciones, enfrentar al entonces incipiente régimen, lo que le... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: 20 AÑOS SIN OPOSICIÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 48 minutos
Los presuntos diálogos, los procesos electorales desde 2017, las sanciones, amenazas y un numeroso repertorio de acciones de linaje democrático dan cuenta que en 20 años aún el chavismo no ha contado con una oposición real, entiéndase “real” como apropiada, aquella exigida para dar al traste, no a un manojo de dictadores recién estrenados, sino a una casta de ellos de los más infecciosos, metastásicos, desalmados… el castrismo. Una y otra vez hemos repetido el irrefutable adagio “a quien hierro mata a hierro muere”, meses atrás se desperdició una oportunidad única para redemocratiz... más »

LUIS FUENMAYOR TORO: NEGOCIACIÓN, ELECCIONES Y PROPORCIONALIDAD

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 55 minutos
En el caso actual venezolano, todo el campo opositor señala a las elecciones como el elemento, que definitivamente marcaría el inicio de una transición,para la salida de la grave crisis existente y la reinstitucionalización del país. Algunos la colocan al final de una senda inicial, que arrancaría con lo que llaman el cese de la usurpación y continuaría con un gobierno de transición, cuya duración no ha sido señalada y para cuya integración el pueblo soberano no sería consultado. El cese de la supuesta usurpación se produciría por obra y gracia del Espíritu Santo, que convencería... más »

MIBELIS ACEVEDO DONÍS ¿ERRAR DE BUENA FE?

“La culpa tiene poderes de los que el amor carece, y un rostro que no podemos olvidar”. Eso escribe François Sureau, y así deja constancia de los rigores que para el espíritu supone el torpe trajín con las consecuencias de nuestras faltas. Y decimos “torpe” porque la culpa, la anquilosante y estéril culpa se planta en el corazón y la consciencia cuando no ha habido luces para gestionar el error, ni mirada serena para asumir una reparación. Mala cosa: sin descarnado balance ni reconocimiento del traspié, no sólo es complicado superar lo pasado y librarse de la pueril auto-justificación, también lo será impactar el presente y el futuro. ¿Cómo evolucionar si se opta por abolir la experiencia? 

Uno de los testimonios más elocuentes de esa trunca admisión de la responsabilidad lo protagonizó en 2015 el ex-primer ministro británico Tony Blair, antes de la inminente publicación de una investigación sobre la invasión a Irak encomendada a John Chilcot. En esa ocasión y frente a la desastrosa situación que dejó 8 años de guerra contra “el eje del mal” (una que, según EEUU, no se prolongaría más de unos meses) Blair reconoció alguna deuda por parte de "aquellos de nosotros que removimos a Saddam" en 2003, señalando, sí, "algunos errores de planeación". No obstante, insistió en defender la invasión, alegando que era "difícil disculparse" por librarse de Hussein, pues de lo contrario Irak hubiese terminado convertida en otra Siria… una previsión fallida, a juzgar por el caos que sirvió de semillero para el auge de Estado Islámico. 

"Erré de buena fe"; una escurridiza coartada, un sí-pero-no. No hay duda de que la culpa y su tenaz evasión acribillaban el alma, confundían los diagnósticos. El caso de Blair -quien venía de cosechar triunfos como la firma de los Acuerdos de Paz en Irlanda del Norte- ilustra de muchos modos ese costoso extravío. El empeño en negar la evidencia, en tratar de defender lo indefendible, puso una brillante carrera en entredicho, al punto de que su decisión llegó a considerarse como “el mayor error político de la historia británica reciente”. 

Lo dicho: el error político, en tanto compromete los destinos colectivos, no puede pasar por debajo de la mesa ni borrarse a punta de compulsivo reset y saltos de páginas. Claro, dado que la política es obra de humanos y no de criaturas infalibles, es ilusorio aspirar a eximirla de ciertas miserias, de los fallos de apreciación, del eventual latigazo de la soberbia o los timos del sesgo de confirmación, esa resistencia a ver lo que resulta incómodo o contraviene la creencia instalada. “El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada”, afirmó Goethe. El error rubrica el paso de la historia como una marca de agua. Pero eso no significa que su incidencia no pueda ser contrarrestada; arrancar lecciones útiles al pequeño o gran tropiezo también es parte de los deberes insoslayables del hombre de acción. 

A sabiendas de que la subjetividad nos enreda a la hora de definir el error y lo que deriva en su culposa gestión personal, es preciso convenir que en política los aciertos y desaciertos se miden en función de resultados tangibles, resultados que además se inscriben en una estrategia. No hay metafísica en ello ni conjetura de “almas bellas”; si la acción no sólo no cumple el objetivo específico sino que tampoco abona al itinerario previsto, entonces no podrá considerarse un acierto. Así, el éxito aislado y aparente de una maniobra sólo merecerá celebrarse si al final demuestra que respondió eficazmente a un plan mayor. 

Por supuesto, todo eso lleva a detectar en nuestra historia los desmañados, contumaces intentos de licuar esa culpa que produce toparse con la constancia de la equivocación. Sin ir muy lejos: a contrapelo de la cohesión emocional que según números de Datanálisis y Datincorp, sigue generando el resiliente liderazgo de Guaidó, también sería justo admitir que los fallidos corolarios de la praxis opositora confirman la necesidad de un giro, de un deslinde del extremismo para promover cambios en paz. La estrategia insurreccional que arrancó el 23F y desembocó el 30A con la Operación Libertad -sí, un error tan estrepitoso que terminó ajustando la pragmática mira de los halcones estadounidenses- deja una lección: por ahí no es. La asunción plena de esa realidad, sin embargo, no termina de perfilarse en el discurso. 

Retomar la vía política que encarna una negociación por elecciones libres es lo que toca ahora, sin reparos ni tramoyas complacientes. Para eso hace falta reconocer por fin el rostro de esos yerros remolcados como lastres, renunciar a la justificación que sólo complace al tumulto de egos hipertrofiados; y mirar a la gente. “Errar de buena fe” equivale a sentirse culpable y no admitirlo, pifiar por no saber; una liviandad imperdonable a estas alturas. Lo sano será contraponer responsabilidad a la culpabilidad, reconducir la emoción hacia lo productivo, zanjar la pelea a cuchillo entre el deseo y lo imperfecto, pero posible.

Mibelis Acevedo Donís 
@Mibelis

TRINO MÁRQUEZ: CUIDADO CON CÚCUTA

El reciente trabajo del periodista Orlando Avendaño en el portal PanamPost, acerca de los supuestos manejos dolosos en los que se habría incurrido con recursos destinados a la ayuda humanitaria recaudada en el concierto de Cúcuta, desató una pequeña tormenta. El gobierno de Nicolás Maduro habló de corrupción y señaló a Juan Guaidó y a Voluntad Popular como responsables del desaguisado. Jorge Rodríguez se deleitó hablando de cómo ellos, castos angelitos, estaban conmovidos por la crueldad con la que actúa la ultrederecha, insaciable cuando de dinero se trata. El complaciente  fiscal Tarek William Saab, al día siguiente de haber declarado Rodríguez, imputó a Rossana Barrera y a Kevin Rojas, comisionados de Guaidó, por los delitos de corrupción.    Algunos supuestos opositores al régimen de Maduro montaron en cólera. Las redes reventaron exigiendo que los responsables fuesen condenados sin apelación de ningún tipo. A los corruptos hay que castigarlos, se vistan del ropaje que se vistan. Los colaboracionistas son iguales al gobierno.

A medida que han ido apareciendo informaciones fidedignas, el sonado caso se ha ido despejando. Aid Live Foundation publicó un comunicado en el cual señaló que los fondos no han sido utilizados. Con lo cual dejó claro que no habían podido ser malbaratados. La plataforma informática impedía tener acceso a esos recursos. Las posteriores declaraciones de Gaby Arenas, directora ejecutiva de  ALF, reafirmaron esas apreciaciones. La rueda de prensa de Lester Toledo y Francisco Sucre limaron asperezas. Posteriormente, el mismo portal PanamPost atenuó la denuncia inicial. Tomaron conciencia de que, sin proponérselo, habían provocado un escándalo que favorecía al gobierno más corrupto e incompetente que ha tenido la historia nacional.

La corrupción hay que denunciarla y combatirla en todos lados. Es probable que Cúcuta se cometieran excesos y desmanes que deberán ser esclarecidos por las investigaciones. El caso se encuentra en la Fiscalía colombiana. Juan Guaidó y Humberto Calderón Berti actuaron con celeridad. Exigieron que los hechos se aclararan. Guaidó separó de sus cargos a Barrera y a Rojas. Nada de complicidad. Ninguna solidaridad mecánica con los señalados. Ese comportamiento es el adecuado ante casos que comprometen el futuro de una lucha tan ardua como la que se libra y frente a dineros destinados a aliviar la miseria de la población y de los militares que se encuentran en Colombia. En el plano ético y político resulta saludable. 

Sin embargo, en un ambiente tan crispado e intervenido por imponderables, como el que impera en Venezuela, nada puede descontectualizarse. El régimen cuenta con un poderoso aparato de propaganda que trabaja todo el día para desprestigiar, intimidar e inhibir a sus adversarios. 

Con relación a lo ocurrido en febrero en Cúcuta se produjo un viraje que debe diagnosticarse. Cuando el concierto estaba desarrollándose, las informaciones transmitidas por el régimen señalaban que la cita era un fracaso de concurrencia y recaudación. Apenas habían asistido unas pocas miles de personas y sólo se habían recaudado unos cuantos miles de dólares. Se intentó desvirtuar la realidad, minimizando lo sucedido.  Lo que había sido un fiasco total  era el concierto convocado por Maduro. Fue concebido para que durara tres días, y no sobrevivió sino unas pocas horas.

Ahora se les presentó la oportunidad de vengarse. No les importa incurrir en contradicciones flagrantes. ¿Cómo es eso de que el concierto fue una decepción y, no obstante, la oposición incurrió en el despilfarro de millones de dólares provenientes de la recaudación? Se trata de una incongruencia. El objetivo luce claro: el régimen trata de sembrar dudas sobre la administración de los fondos con el fin de evitar que se repitan concentraciones gigantescas como la del 23 de febrero. Si la oposición queda como una banda de hampones que se burla de la buena fe de las miles de personas que aportaron dinero para auxiliar a los más necesitados del país, perderá toda credibilidad y le será imposible repetir el éxito de esa extraordinaria jornada.

Su imagen como opción también queda lesionada. La oposición no puede ser una alternativa de cambio porque incurre en los mismos vicios  que el régimen que pretende sustituir. La honestidad no forma parte de los principios que la animan. Este es el juego del gobierno. La guerrilla comunicacional busca desmontar la alternativa democrática. El G2 cubano y todo el andamiaje propagandístico del madurismo se alinearon tras esa meta: horadar y degradar la oposición.  

Conclusión: la oposición no está integrada por ángeles; al igual que cualesquiera otros ciudadanos, quienes cumplen labores de coordinación, administración y conducción deben ser objeto de vigilancia y control; si incurren en delitos, deben ser castigados; todo hay que examinarlo en el contexto de un régimen que saqueó y arruinó al país, y pretende perpetuarse en el poder destruyendo física y moralmente cualquier opción de cambio.

Trino Márquez 
@trinomarquezc

CARLOS PADILLA: LA MENTIRA COMO ARMA POLÍTICA.

Solo los interesados en repicarla, los incautos y los fanáticos son heridos por el dardo envenenado de la mentira como arma política. pues nunca será más verdadero que ella tiene las patas cortas, no llegará lejos, no podrá ser inextinguible pues la verdad resplandecerá siempre. 

La falsedad, la calumnia, la patraña, la falsificación, la falacia, el embuste, la tergiversación, la farsa y el engaño han sido la practica usada por quienes pretenden cubrir sus errores y sus tropelías con tapas para que no se le mojen las cargas. 

En nuestro dolido país siempre han existido mentirosos que pretenden engañarnos con cantos de sirenas y estos son más peligrosos cuando manejan una hegemonía comunicacional atosigante.  

Hasta hace poco tiempo era obligante para quienes se adherían a la plataforma chavista y/o madurista escuchar obligatoriamente el canal mal llamado “de todos los venezolanos” que fue asaltado por la oligarquía gobernante para apartarlos de la audiencia de otras fuentes de información; pero ya ni estos están viendo la cantidad de falsedades que se trasmite por ese medio televisivo. Solo unos pocos entonan el estribillo de un viejo y llorón bolero cuya letra expresaba "miénteme más que me hace tu maldad feliz"  

Muchos pensadores famosos, por buenos o por malos, se han referido a la mentira, bien para su apología como para su crítica. 

Fueron apologistas de la falsedad entre otros Adolf Hitler quien afirmo "Las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña”.  

La expresión "miente, miente que algo queda” se ha atribuido a Joseph Goebbels el Nazi quien en verdad solo la expreso.  

Voltaire en 1736 escribió: "La mentira solo es un vicio cuando obra el mal; cuando obra el bien es una gran virtud. Sed entonces más virtuosos que nunca. Es necesario mentir como un demonio, sin timidez, no por el momento, sino intrépidamente y para siempre [...] Mentid, amigos míos, mentid, que ya os lo pagaré cuando llegue la ocasión". Mas antiguo aun pues existen registros del siglo primero de nuera era que atribuyen la frase a Medión de Larisa, un consejero de Alejandro Magno. La verdad es que el refrán probablemente existe desde antes de Cristo, por lo que básicamente se puede decir que es tan viejo como la mentira misma.  

Lo que si dijo el político nazi Paul Joseph Goebbels fue "Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad". 

Vladímir Ilich Uliánov, alias Lenin, afirmo que -la mentira es un arma revolucionaria- No la listo en su decálogo, pero si la promovió como útil a la causa comunista. 

Entre los que descalifican al mentiroso estan:  

El poeta inglés Alexander Pope "El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera". 

El Reformador alemán Martin Lutero: "Una mentira es como una bola de nieve; cuanto más rueda, más grande se vuelve" 

Escritor y dramaturgo francés Jules Renard: "De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes". 

El Escritor británico Robert Louis Stevenson: "Las mentiras más crueles son dichas en silencio" 

El Escritor, pintor, coreógrafo francés Jean Cocteau: "Un vaso medio vacío de vino es también uno medio lleno, pero una mentira a medias, de ningún modo es una media verdad". 

El Filósofo griego Aristóteles: "El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad" 

El Poeta y dramaturgo francés Pierre Corneille: "Hay que tener buena memoria después de haber mentido". 

El poeta y pensador estadounidense Ralph Waldo Emerson: "Al que juró hasta que ya nadie confió en él; mintió tanto que ya nadie le cree; y pide prestado sin que nadie le dé; le conviene irse a donde nadie lo conozca" 

El poeta y dramaturgo francés Pierre Corneille: “El mentiroso siempre es pródigo en juramentos” 

El Psicólogo y filósofo estadounidense William James: "No hay mayor mentira que la verdad mal entendida" 

El Ensayista estadounidense Elbert Hubbard: La mentira es un triste sustituto de la verdad, pero es el único que se ha descubierto hasta ahora.  

Prosper Mérimée el Escritor francés: "Ni la utilidad del mentir es sólida, ni el mal de la verdad perjudica mucho tiempo" 

Mark Twain el Escritor y periodista estadounidense: "Una mentira no tendría sentido si la verdad no fuera percibida como peligrosa". 

Otto von Bismark el Político alemán: "La primera pequeña mentira que se contó en nombre de la verdad, la primera pequeña injusticia que se cometió en nombre de la justicia, la primera minúscula inmoralidad en nombre de la moral, siempre significarán el seguro camino del fin". 

Simone Weil la Filósofa y activista política francesa: "Una mentira nunca vive hasta hacerse vieja". 

Sófocles, EL Poeta trágico griego "El mentiroso tiene dos males: que ni cree ni es creído". 

Un proverbio popular judío "Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver". 

Refrán español: "Más rápido se coge al mentiroso que al cojo" 

Es así amigos míos que la mentira siempre queda en el lado de la maldad y su duración en el tiempo dependerá del tonto que crea en ella. 

Carlos Padilla 
@carpa1301 

OSCAR ARNAL: EL INOLVIDABLE VALENTÍN ARENAS

Fue un profesor de los que dejan honda huella. No solo por sus conocimientos, sino por su siembra de valores cristianos y democráticos. Además de ser Director de la Escuela de Derecho y Decano de la UCAB, impartió varias cátedras, en sendas de ellas tuve el privilegio de recibir sus clases inolvidables.

Entre sus muchos relatos estuvo el de su propia vida apasionante, donde a pesar de ser compañero del propio Fidel Castro en el Colegio Belén y en la Universidad de la Habana durante más de una década, decidió ante sus convicciones, enfrentar al entonces incipiente régimen, lo que le costó para no perder la vida, tener que asilarse en la embajada Argentina para después salir hacia su patria de adopción Venezuela. 

De no haber tenido principios firmes, se pliega a la “revolución” como ex-compañero de Fidel Castro y la aprovecha, pero prefirió fundar un movimiento Demócrata-Cristiano que contrarió al dictador. 

Fue de los precursores en oponerse a lo que decantaría en una tiranía personalista. Antes Fidel Castro conociéndolo como “Summa Cum Laude” en Ciencias Jurídicas, le pidió desde la Sierra Maestra, que redactara las leyes del futuro gobierno, a lo que se negó, al intuir la derivación comunista de la revolución.

Catedrático de “Instituciones Políticas”, “Desarrollo y Humanismo” y “Doctrina Social de la Iglesia” me recordó siempre mucho al distinguido profesor Arístides Calvani, quien también nos daba clases en simultáneo en el IFEDEC y en el “Grupo Amistad”. 

Conocedor de la ideología y la praxis comunista la combatió sin cesar. Del marxismo nos alertaba sobre el odio que supone “la lucha de clases” y la violencia como “partera y motor de la historia”, “la utopía irracional”, “el materialismo histórico y dialéctico” y “el ateísmo militante” que niegan la creación providencial. 

Gozó también de una pluma excepcional destacándose como columnista en diversos medios.

En una interesante entrevista que le hizo su propia hija, la talentosa periodista y socióloga Macky Arenas, alertó sobre la tragedia que significaba ver “la película” cubana repetida en su querida Venezuela. 

Su legado como jurista, docente, columnista, hombre de familia y defensor de las ideas democráticas y los derechos humanos es coherente con una historia de vida cristiana al servicio de los demás.

Oscar Arnal
@OscarArnal

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: 20 AÑOS SIN OPOSICIÓN

Los presuntos diálogos, los procesos electorales desde 2017, las sanciones, amenazas y un numeroso repertorio de acciones de linaje democrático dan cuenta que en 20 años aún el chavismo no ha contado con una oposición real, entiéndase “real” como apropiada, aquella exigida para dar al traste, no a un manojo de dictadores recién estrenados, sino a una casta de ellos de los más infecciosos, metastásicos, desalmados… el castrismo.

Una y otra vez hemos repetido el irrefutable adagio “a quien hierro mata a hierro muere”, meses atrás se desperdició una oportunidad única para redemocratizar a Venezuela y, consecuentemente, a la región, sin embargo, Guaidó vio diluir semejante oportunidad, hoy él y sus colaboradores criollos reciben los embates de una élite apertrechada con toda institucionalidad y recursos de éste inquebrable país, hoy son víctimas de mentiras finamente elaboradas en laboratorios especializados, víctimas de verdades a medias dosificadas a real placer gubernamental y de verdades sabiamente manipuladas.

No se puede tratar democráticamente a quién no lo es, en el mundo han existido dictaduras que finalmente ceden ante el quiebre catastrófico de sus cimientos, en Venezuela nada más alejado de la realidad, el chavismo ha perdido aliados que se creían fieles hasta la muerte, además de haber perdido prácticamente todo el apoyo popular arraigado por el populismo salvaje permitido por el boom petrolero más alto y sostenido de la historia, a pesar de ello, sus cimientos aún están firmes, sus principales cabezas se encuentran unidas, anclados a las armas, instituciones y recursos de la nación, pero lo que más vale es el siamés asesoramiento cubano, férreo e irrestricto.

China ya se alejó del castrismo venezolano, supo comprender que con un gobierno democrático sus inversiones no correrían riesgo, al contrario, estarían mucho mejor resguardadas que hoy día, con institucionalidad. Rusia es más un apoyo moral/mediático que pragmático, no posee condiciones que le permitan ser un salvavidas para el castrismo venezolano, toda vez que ella misma (Rusia) afronta crisis geopolítica, económica, política y social peores que las de Venezuela.

Opinamos, el gobierno cubano es el bastión, el núcleo, la célula madre, sí ella decidiera retirar apoyo al chavismo hasta ese día disfrutarán del poder, el chavismo no depende de sí mismo, sino del asesoramiento presencial de estos cofrades antidemocráticos. Estados Unidos pisa el acelerador, recrudece acciones contra Cuba por apoyar al chavismo, así como ha logrado frenar el envío de crudo de nuestros rojos rojitos al régimen isleño, sí estas presiones arrecian y el régimen cubano no logra sortear las consecuencias, probablemente el chavismo quede solo, finalmente, obligado a huir.

La presión social es determinante, pero ni con todos los venezolanos marchando todos los días el castrismo venezolano entregará el poder. Tampoco dimitirá con sanciones internacionales cuando aún controla las inconmensurables riquezas del país. Tampoco cederá ante diálogos de doble cara, mucho menos se irá admitiendo elecciones transparentes, lo mejor que podemos hacer para comprender lo que pasa en Venezuela es comprender acerca de los 60 años que tiene el castrismo pisoteando a los cubanos. Lo mejor que podemos hacer para comprender lo que no hay que hacer en Venezuela es analizar cómo se ha enfrentado equívocamente al castrismo venezolano los últimos 20 años… y aún se continúa haciendo.

La democracia en Venezuela se conquistará cuando las sanciones no terminen afectando solamente a las víctimas, cuando no se dialogue con quienes hacen del diálogo una trampa, cuando no haya más elecciones ficticias y cuando se deje tratar democráticamente a quien no lo es. Nos democratizaremos cuando finalmente quienes tienen la razón, la ley y la legitimidad de su lado tengan el valor, el coraje de hacer caer sobre los culpables de la tragedia venezolana todo el peso de la ley, con todos sus procedimientos, todas sus consecuencias. 

Leandro Rodríguez Linárez
@leandrotang

LUIS FUENMAYOR TORO: NEGOCIACIÓN, ELECCIONES Y PROPORCIONALIDAD


En el caso actual venezolano, todo el campo opositor señala a las elecciones como el elemento, que definitivamente marcaría el inicio de una transición,para la salida de la grave crisis existente y la reinstitucionalización del país. Algunos la colocan al final de una senda inicial, que arrancaría con lo que llaman el cese de la usurpación y continuaría con un gobierno de transición, cuya duración no ha sido señalada y para cuya integración el pueblo soberano no sería consultado. 

El cese de la supuesta usurpación se produciría por obra y gracia del Espíritu Santo, que convencería a Maduro de renunciar, a los militares que lo apoyan de dar un golpe o al gobierno estadounidense de
invadirnos. Y digo supuesta usurpación porque Maduro, guste o no guste, fue electo en unas elecciones, muy similares a todas las anteriores de los últimos tiempos, realizadas el 20 de mayo del año pasado.

Otros colocamos las elecciones, es decir la obligatoria consulta popular establecida en la Constitución, en el inicio formal de un proceso de transición, para que el pueblo decida la ruta a seguir y ésta no le sea impuesta por una cúpula política. Se haría a través de un referendo consultivo en el que la gente decidiría cuál o cuáles opciones prefiere. Otra posibilidad, igualmente probable, sería que las elecciones se realicen para elegir el gobierno que instrumentará la transición, si esta situación surgiere del desarrollo de un proceso de negociaciones entre el gobierno y las oposiciones 
existentes. En cualquiera de los dos casos o en otro que apareciere, se requeriría la designación de un Consejo Nacional Electoral nuevo, de consenso entre todas las partes, imparcial, equitativamente integrado y no sujeto de tutelaje por parte del TSJ o de la ANC.

El CNE recién nombrado tendría la tarea de preparar las elecciones que se haya decidido hacer en las negociaciones, si fuere el caso, o realizar el referendo consultivo mencionado o los comicios que toquen según los plazos constitucionales vigentes. Esto implica cambios en la organización del CNE
para hacerlo un organismo pluralmente constituido en todos los niveles, lo que no necesariamente significa pluralmente repartido. Actualizar y depurar el REP, controlar el voto asistido, integrar las mesas con electores escogidos al azar, acabar con la práctica de no informar a los miembros seleccionados, para suplirlos el día de las votaciones por quienes primero se encuentren en la fila de espera del inicio del proceso. Corregir las inhabilitaciones de partidos y de candidatos y controlar efectivamente el usual ventajismo gubernamental.

Algo que no se menciona o es dejado de lado, pero es de vital importancia si queremos reales cambios para el futuro, es el rescate de la proporcionalidad electoral establecida en el artículo 63 de la Constitución, la cual fue violentada por la LOPRE de 2009. Esta Ley tiene varios artículos inconstitucionales, que así podrían ser declarados por el TSJ, los cuales son la base de la ausencia de proporcionalidad, de la emergencia del sistema mayoritario excluyente actual y de la nefasta polarización que hemos vivido. Si esto no se realiza, volveremos a tener fracciones hegemónicas en los cuerpos deliberantes, que actuarán sólo según sus bastardos intereses sin control ninguno. Unos cuerpos legislativos muy plurales son la única vacuna contra este tipo de perversiones.

Las elecciones definirían entonces si el gobierno actual continúa y, si la decisión fuere contraria, el chavecismo pasaría entonces a ser oposición. Se iniciaría así la transición política, pero sería el pueblo quien lo decidiría y quien designaría democráticamente a los gestores de la misma y no como
algunos hoy pretenden. Las negociaciones, de ser exitosas, no sólo lograrían lo señalado, sino podrían iniciar la transición económica y social desde antes de la realización de las elecciones, para de esa manera lidiar rápido con las desgracias actuales que sufren los venezolanos. Medidas anti inflacionarias, de estabilización del tipo de cambio, de recuperación de la producción para combatir la escasez, de enfrentamiento profesional del gravísimo problema sanitario y, prioritariamente, de rescate y recuperación de PDVSA y de la producción de crudo y de gas natural

Luis Fuenmayor Toro
@LFuenmayorToro