sábado, 15 de febrero de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, SÁBADO 15/02/2020

JURATE ROSALES: LA ÚLTIMA ESTACIÓN DEL VÍA CRUCIS: DIFICULTADES DE LA RECUPERACIÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 6 minutos
Calculo que el cambio en Venezuela ya sólo depende del tiempo que tomará la evacuación de los efectivos cubanos dispersos en diversas tareas y la salida de rusos, que no sé para qué los enviaron y estacionaron en Táchira. Asuntos que ya, en mi supina ignorancia y enorme optimismo, podrían ser de semanas, quizás meses y con toda seguridad menos de un año. ¿A eso viene el canciller ruso Lavrov, a salvar los muebles? Lo que me preocupa ahora es el difícil período de transición entre el desastre de un sistema comunista y el regreso a una economía de mercado. Vienen meses y quizás años ... más »

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES: CUATRO TIPOS DE POBREZA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 11 minutos
La excelente película Parásitos es una sorpresa, pues trata uno de los temas más políticamente incorrectos: denigrar de la pobreza; en particular, de un tipo de pobres. Denigra del ser holgazán e indolente, de buscar vivir de los demás a través de la mentira, manipulación, adulando al rico, pero sintiendo resentimiento y desprecio por el que tiene algo y por las normas sociales. Creo que existen otras tres formas de ser pobre: los extremadamente pobres, humildes e inocentes que no han tenido oportunidades; los pobres que desperdiciaron oportunidades que les brindó la sociedad, pero... más »

OSWALDO ÁLVAREZ PAZ: ATENCIÓN A LAS FUERZAS ARMADAS. DESDE EL PUENTE

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 14 minutos
En días recientes, aprovechando que el país seguía con atención la exitosa gira de Juan Guaidó, el General Vladimir Padrino, Ministro de la Defensa, presentó un proyecto de ley bajo el título de “Ley Constitucional de las FAN”. Son muchas las observaciones críticas que se le han hecho a este “adefesio inconfesable y procaz, que malpone en tela de juicio no solo la esperada sensatez de los altos mandos militares, sino la respetada prudencia y sabia verba que le es endosada al profesional encargado del porte y manejo de las armas de la República” para decirlo con palabras del General... más »

MARÍA ALEJANDRA DÍAZ MARÍN: CERCO GLOBALISTA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 17 minutos
Desde su irrupción como sistema, el Capitalismo ha impuesto distintas modalidades de dominio, de acuerdo a su dinámica y metabolismo, siempre en expansión y mutación. Todo aquel opuesto a esta lógica de poder y producción de realidad es su enemigo. Los ataques a Irak (1991), Yugoslavia (1999), encubrieron la necesidad geoestratégica de recursos petroleros. La globalización “dulce” había expirado, entrando en su fase despótica y totalitaria. Tras la caída de las Torres Gemelas y lo espectacular de la Tormenta del Desierto, le tocó a Libia y Siria, recientemente Irán, Rusia y Venezue... más »

FROILÁN BARRIOS: LA DIÁSPORA VENEZOLANA EN BOGOTÁ

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
En visita reciente a Colombia, concretamente a Bogotá, pude conocer puntualmente la situación actual de la población migrante venezolana que permanece en esa bella ciudad. El ambiente de esta capital hace soñar con la futura Caracas, cuando se logre superar el impasse histórico sufrido por los venezolanos, por los del éxodo y por quienes permanecemos en esta tierra agobiada por la gestión de la casta cívico-militar que destruye a nuestro país. De la mano de las organizaciones no gubernamentales Solidarity Center y DD HH Defens pude abordar la calamitosa realidad de nuestros connaci... más »

ANDRÉS HOYOS: MACHISMO DE OFICIO.DESDE COLOMBIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 26 minutos
Entre los deportes que se disputarán este año en los Juegos Olímpicos, si no los posponen por cuenta del coronavirus, las mujeres figuran en casi todos. Tal vez faltan algunas categorías de boxeo. Sin embargo, las actitudes competitivas inapelables, la obsesión por humillar al contrario, el hubris despectivo de los vencedores, todos son fenómenos que uno asocia con los hombres. El espíritu predominante en casi la totalidad de los deportes sigue siendo, más que masculino, machista. Pasemos a las tramas de las muchas películas de ciencia ficción futurista que se estrenan a diario. Pe... más »


JURATE ROSALES: LA ÚLTIMA ESTACIÓN DEL VÍA CRUCIS: DIFICULTADES DE LA RECUPERACIÓN

Calculo que el cambio en Venezuela ya sólo depende del tiempo que tomará la evacuación de los efectivos cubanos dispersos en diversas tareas y la salida de rusos, que no sé para qué los enviaron y estacionaron en Táchira. Asuntos que ya, en mi supina ignorancia y enorme optimismo, podrían ser de semanas, quizás meses y con toda seguridad menos de un año. ¿A eso viene el canciller ruso Lavrov, a salvar los muebles?

Lo que me preocupa ahora es el difícil período de transición entre el desastre de un sistema comunista y el regreso a una economía de mercado. Vienen meses y quizás años de la forja de un país serio. Labor que suele ser esforzada y trabajosa, hasta alcanzar un nivel de vida próspero para todos.

Lo que mejor conozco en materia de ese cambio es lo que ocurrió en mi nativa Lituania, primer país del bloque soviético que logró liberarse después de varias décadas de sistema comunista. Fue en el inicio de la década de los 90. Recuerdo que una de las primeras medidas de adaptación a un sistema monetario democrático con valores reales fue una ley del signo monetario.

Explico. El sistema monetario comunista nunca funciona con dinero convertible y suele flotar en la fantasía de dineros sin valor real, lo que produce la  ausencia de todo tipo de mercancía, incluyendo la comida y por eso el hambre siempre está a la vuelta de la esquina. El rublo soviético no era convertible, tampoco lo es el peso cubano y mucho menos el actual bolívar. Ni hablar que ahora tratan de imponer en Venezuela el invento del “Petro”, que ya ni siquiera posee el disfraz de un billetico sin valor. Hay que imaginarlo, y más nada.

Cambiar del día a la mañana todo ese sistema vacío de valor tangible, para imponer la circulación de un signo monetario sólido, es una dura tarea sembrada de escollos. Algunos son enormes, tales como la voluntad de sanear los salarios que actualmente son en Venezuela el equivalente mensual de 3 dólares. Repito: esto es  ganar tres dólares por todo un mes de trabajo. Pasar ese salario a un valor que empiece a acercarse a por lo menos unos 200 dólares mensuales, es tarea de titanes. De lograrlo, sería apenas la mitad de un salario mínimo en Ecuador que es de $400. Hasta un cubano gana más, porque su sueldo mensual es equivalente a 15 dólares. Son las diferencias entre un sistema y otro, así como los escollos para pasar de un sistema a otro.

El problema de Venezuela es que el tradicional  salario del venezolano que incluso, en términos de su equivalente en dólares, no sólo era de los más altos en Suramérica, sino con un bolívar sobrevaluado (acuérdense de la frase en Miami “`tá  barato, dame dos”), ha pasado por  un ritmo de devaluación monstruoso. En comparación con lo peor, hasta en Cuba, con seis décadas de comunismo, el salario cubano, visto en dólares,  es cinco veces superior al salario mínimo en Venezuela.

Uno de los más difíciles pasos a una economía real ha sido en todos los países excomunistas, lograr el difícil tránsito del hambre a un salario que cumpla con todos los requisitos mínimos de lo que necesita una familia. (Nada más que en comida, sin contar alojamiento, escuela, ropa, servicios, etc., el Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas) aseguró que el precio de la canasta alimentaria familiar en Venezuela cerró el mes de noviembre 2019 en Bs 5.543.084,29 ($ 142,20). Comparen esa cifra –que es sólo para comida– con el equivalente de los 3 dólares mensuales del salario de los venezolanos).

Recuerdo que en el caso de Lituania, la transición a una economía real tuvo que acometer varios pasos que fueron impopulares, pero la población los aceptó al considerar que eran el inicio de un alivio. La primera moneda de cierto valor que emitió el primer ministro de finanzas no comunistas y que  fue de transición a una economía normal, consistió en unos papelitos mínimos, casi sin valor, en espera de créditos internacionales que permitiesen crear un signo monetario con la reserva adecuada en un Banco Central. El apellido del ministro era Wagner, y la gente llamó jocosamente esos papeles “unos wagneritos” para burlarse de su pequeño tamaño y  poco valor (son ahora valuables piezas de colección). En el caso de Venezuela, con sólo reactivar una producción petrolera venida a menos y con las ayudas de los organismos internacionales, los créditos no deberían tardar; pero siempre habrá un período de adecuación del signo monetario, lo cual  no será fácil.

De mucha importancia ha sido en Lituania la inmediata ayuda, donativos e inversiones, de la diáspora. En el caso de Venezuela, ese caudal puede ser de vital importancia en los primeros años de la recuperación.

Busco en mis recuerdos y puedo citar el más importante caso en la recuperación de Lituania, que fueron las inmediatas ayudas provenientes de los médicos de la diáspora. No solamente enviaron de urgencia las más modernas instalaciones médicas del primer mundo, sino que se hicieron presentes como asesores para colocar al país a la vanguardia mundial en aquel momento. Otro ejemplo a tomar ha sido la presencia de los economistas, dotados de experiencias del primer mundo y duchos en el manejo de créditos e inversiones sanas.

Recuerdo que a los cinco años de iniciarse la transformación, volví a Lituania que había conocido durante su parálisis económica propia de los sistemas comunistas. La rapidez de la recuperación en todos los campos me dejó asombrada. Veía un país que no solamente estaba con una economía boyante, sino que había recuperado el optimismo. En realidad, los primeros dos o tres años de readaptación a una vida normal, que se iniciaron cargados de enormes dificultades, habían sido superados a velocidad récord. Debo decir que sólo el inicio había sido por momentos de desánimo ante el tamaño de los esfuerzos exigidos para levantar cabeza. Los frutos de esos esfuerzos llegaron mucho antes de lo que alguien hubiese podido imaginar.

Siguiendo con las comparaciones, observo que en el caso de la recuperación de Venezuela, lo primero que hará falta es trabajo, esfuerzos y mucho valor. Lo demás llegará quizás en poco tiempo, dada la inmensa riqueza que posee Venezuela, tanto  en la capacidad de su gente como en  las bondades de su suelo.

Jurate Rosales
prensanuevopais@gmail.com.
@RevistaZeta
@enpaiszeta
Directora de la Revista Zeta, columnista en El Nuevo País con la sección Ventana al Mundo. Miembro del Grupo Editorial Poleo.

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES: CUATRO TIPOS DE POBREZA

La excelente película Parásitos es una sorpresa, pues trata uno de los temas más políticamente incorrectos: denigrar de la pobreza; en particular, de un tipo de pobres. Denigra del ser holgazán e indolente, de buscar vivir de los demás a través de la mentira, manipulación, adulando al rico, pero sintiendo resentimiento y desprecio por el que tiene algo y por las normas sociales.

Creo que existen otras tres formas de ser pobre: los extremadamente pobres, humildes e inocentes que no han tenido oportunidades; los pobres que desperdiciaron oportunidades que les brindó la sociedad, pero no son parásitos, y los pobres que aprovecharon las oportunidades que les brindó la sociedad, como la educación gratuita, y mejoraron su condición.

En el tratamiento de los cuatro tipos de pobreza es clave caer en cuenta que el elogio a la pobreza no les hace ningún favor a los pobres. Por el contrario, los reafirma en ella. En este sentido, tanto la Izquierda como la Iglesia Católica necesitan revisarse. La prédica de izquierda de la explotación de los pobres por los ricos y que, por lo tanto, hay que odiarlos y erradicarlos es falsa y perjudica a los pobres: falsa porque las empresas privadas casi siempre y en casi todos los países pagan mejor y tratan mejor a sus trabajadores que los respectivos gobiernos. Es perjudicial porque desvía la energía que necesita el pobre para salir adelante hacia acciones inútiles como el resentimiento y la venganza. Incluso, si alguien ha sido explotado y marginado, como sucedió en Sudáfrica, Mandela vio claro que vengarse sería muy perjudicial para los pobres porque, al eliminar a los blancos-propietarios, se destruirían los medios de producción y fuentes de trabajo. Los comunistas chinos también lo vieron clarito. ¡Ojo Maduro! 

Por su parte, a los católicos les conviene revisar aquello de que… “es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que un rico por la puerta del cielo”. Eso es un disparate que Jesucristo no puede haber dicho porque Dios no puede ser tan cruel como para haber creado una humanidad en la que casi todos queremos ser ricos pero los ricos se van al infierno.

José Antonio Gil Yepes:  
prensayradio@gmail.com
@joseagilyepes
Directivo de Datanalisis

OSWALDO ÁLVAREZ PAZ: ATENCIÓN A LAS FUERZAS ARMADAS. DESDE EL PUENTE

En días recientes, aprovechando que el país seguía con atención la exitosa gira de Juan Guaidó, el General Vladimir Padrino, Ministro de la Defensa, presentó un proyecto de ley bajo el título de “Ley Constitucional de las FAN”. Son muchas las observaciones críticas que se le han hecho a este “adefesio inconfesable y procaz, que malpone en tela de juicio no solo la esperada sensatez de los altos mandos militares, sino la respetada prudencia y sabia verba que le es endosada al profesional encargado del porte y manejo de las armas de la República” para decirlo con palabras del General Enrique Prieto Silva, extraídas de reciento artículo de su autoría.

Son increíbles los extremos del régimen moribundo en violaciones a la Constitución de la República, al orden jurídico en general y, en este caso, específicamente a la normativa militar y a los usos y costumbres que condicionan las actividades de los efectivos. La sola pretensión de incorporar las llamadas milicias a la estructura formal de las FAN permite asegurar que hay muchos problemas internos. Entre otros, la creciente desconfianza del Ministro y su corte en todas las ramas de las FAN, pero especialmente en el ejército. No quiero caer en la tentación de especular sobre el tema, pero es una realidad indiscutible. Salvos los altos mandos, los demás son igual que los civiles. Tienen familia, amigos, vecinos y problemas existenciales bastante parecidos a los civiles. La procesión va por dentro. Hay cansancio y decepción con relación al desastre que han provocado. Venezuela está destruida con instituciones demolidas por la avaricia y la ignorancia enciclopédica de quienes han tenido las mayores responsabilidades. Se trata de un proceso ideologizado, socialista-comunistoide, pero ejecutado por incompetentes altamente corrompidos.

Todo esto y mucho más, nos lleva a reflexionar sobre la seguridad y defensa del ciudadano común de este país. Hemos predicado que cada quien debe defender lo suyo, es decir, su vida y los bienes, la familia y sus actividades en el campo económico y social. En consecuencia, careciendo de un estado capaz de garantizar esa seguridad, quizás deberíamos flexibilizar al máximo la tenencia y porte de armas de fuego. De no hacerlo crecerá la incertidumbre frente a un hampa común que ya es parte del crimen organizado. Buena parte de ese hamponato podrá organizarse para integrar militarmente desde la FAN, el mayor instrumento de represión de la historia. Esto, por supuesto, si todo sigue como está y nada cambia. Pero, está cambiando y veo el desenlace bastante próximo.

A todos los integrantes de las FAN les pedimos que estén atentos y alertas. La Constitución de la República es muy clara con relación a sus atribuciones, funciones y deberes. Hay que cumplirlos por encima de ”lealtades” políticas o económicas.

Oswaldo Álvarez Paz
oalvarezpaz@gmail.com
@osalpaz 

MARÍA ALEJANDRA DÍAZ MARÍN: CERCO GLOBALISTA

Desde su irrupción como sistema, el Capitalismo ha impuesto distintas modalidades de dominio, de acuerdo a su dinámica y metabolismo, siempre en expansión y mutación. Todo aquel opuesto a esta lógica de poder y producción de realidad es su enemigo. Los ataques a Irak (1991), Yugoslavia (1999), encubrieron la necesidad geoestratégica de recursos petroleros. La globalización “dulce” había expirado, entrando en su fase despótica y totalitaria. Tras la caída de las Torres Gemelas y lo espectacular de la Tormenta del Desierto, le tocó a Libia y Siria, recientemente Irán, Rusia y Venezuela. Generan crisis y conflictos, ya no solo con fuerzas letales sino mediante operaciones combinadas.

La ONU justifica la intervención imperial legalizando las sanciones (militares o no), alegando razones humanitarias el Consejo de Seguridad, justificando la intervención, bisagra para aplicar redes de poder sobre los países soberanos. Los medios de comunicación legitiman la invasión y acciones bélicas, moldean la opinión pública mundial ablandándola cognitivamente y las ONG disparan en la primera línea de fuego.

Prohibiciones, embargos, saqueos, retención, sabotajes, asedio, bloqueo mediante leyes, decretos, sanciones, medidas unilaterales, tratados internacionales que impiden el desarrollo nacional, obstruyen los fines de los Estados Nación, violan masivamente derechos humanos, imponen un “estado de excepción mundial” (Agamben) que quiebra los valores intangibles y tangibles de las sociedades, socava soberanías nacionales y afecta los gobiernos.

Finalmente usan ejércitos multinacionales (Otan) y contratan mercenarios, entrenados y financiados por la corporatocracia mundial, diluyendo la responsabilidad directa de los Estados en cumplir con el derecho humanitario de la guerra y las regulaciones internacionales.

Ante estos ataques, Venezuela debe enfrentar los retos y sortear los escollos: no basta con demandar a EEUU en instancias que ellos desconocen, debemos acusar y demandar a las transnacionales que impiden adquirir medicinas y alimentos, hacerles daño en lo que más les duele; sus marcas y patentes, tratarlos como lo que son: criminales, violadores de derechos humanos y extender dichas acciones a todos los 32 países, víctimas de medidas coercitivas unilaterales.

María Alejandra Díaz Marín
@MariaesPueblo
@UNoticias

FROILÁN BARRIOS: LA DIÁSPORA VENEZOLANA EN BOGOTÁ

En visita reciente a Colombia, concretamente a Bogotá, pude conocer puntualmente la situación actual de la población migrante venezolana que permanece en esa bella ciudad. El ambiente de esta capital hace soñar con la futura Caracas, cuando se logre superar el impasse histórico sufrido por los venezolanos, por los del éxodo y por quienes permanecemos en esta tierra agobiada por la gestión de la casta cívico-militar que destruye a nuestro país.

De la mano de las organizaciones no gubernamentales Solidarity Center y DD HH Defens pude abordar la calamitosa realidad de nuestros connacionales en el país andino. Debo agregar que Solidarity Center focaliza sus actividades en el apoyo permanente a organizaciones sindicales en Colombia, en un contexto donde se ha debilitado la representación de los trabajadores colombianos. Como dato adicional, la población sindicalizada en este país registra una tasa aproximada de 4%, que permite conocer la vulnerabilidad de este sector poblacional nacional calculada aproximadamente en 24 millones de trabajadores y una tasa de desempleo de 10,3%.

El ingreso migratorio que supera los 2.000.000 de venezolanos es una cifra considerable que impacta notablemente al mercado laboral del país vecino. Una situación que amerita urgentemente políticas públicas para atender el drama que están viviendo los connacionales, pues del lado de los trabajadores colombianos corresponde al gobierno del presidente Iván Duque impulsar las que sean necesarias, en un entorno en el que Colombia y Perú son los países de América Latina que identifican mayor crecimiento económico en 2019, con una tasa de 3,3%.

Entre tanto, los venezolanos que han partido de su patria huyendo despavoridos producto de una economía que ha decrecido 70% desde 2013 hasta 2019, una cifra que se considera récord mundial, derivan en vulnerables en cualquier lugar al que vayan al ser su objetivo prioritario simplemente sobrevivir. Su situación se agrava ante la ausencia de políticas públicas de envergadura, que le permitan a la mayoría del éxodo superar el amargo destino de la miseria humana y la sobreexplotación, con jornadas diarias de 15 horas de trabajo sin protección laboral alguna. Un contexto que bien puede observarse en otros países del área andina.


Los casos que pude conocer en Bogotá indican la ruda condición de vida de esta inmensa masa humana. La mayoría están abandonados a su suerte, aunque hay un grupo minoritario de privilegiados con suficientes recursos para disfrutar la dolce vita. Un segundo estamento numeroso lo forman los que tienen un techo, pero viven en condiciones de hacinamiento porque reciben a sus familiares por decenas; un tercer estamento sobrevive en las calles y bajo puentes en condiciones de indigencia; y un cuarto grupo que solo va de tránsito hacia el resto de los países de Suramérica, quienes al no tener representación alguna son víctimas de la xenofobia y la discriminación.

¿Qué refleja este drama? Que si bien es cierto que existen políticas puntuales de alcaldías, algunos organismos nacionales e internacionales, la tragedia de los venezolanos se puede calificar de abandono extremo. Una realidad crítica que merece ser reconocida y el principal foco de atención. Un ejemplo fue la posición asumida por la canciller alemana Ángela Merkel ante la migración siria, hasta el extremo que estuvo a punto de costarle el cargo.

Finalmente, como lo han señalado calificados funcionarios de las ONG que contacté, se pudiera pensar que la diáspora venezolana no le interesa a nadie, ni a Trump, ni a los gobiernos de Europa, ni a Maduro, ni a Guaidó, ni a Xi Jinping, ni a Putin, entre otros. Son una pieza más de la batalla política que se libra en el mundo, en la que estos millones de seres humanos son simplemente un daño colateral que los condena a la incertidumbre y en muchos casos a perder la vida, como lo sucedido a 378 migrantes venezolanos asesinados en tierra colombiana desde 2017. Es una dura realidad, se lee en numerosos reportajes pero más cruento es vivirlo.

Froilan Alejandro Barrios Nieves
fbarriosnieves@gmail.com
@froilanbarrios
@ElNacionalWeb

ANDRÉS HOYOS: MACHISMO DE OFICIO.DESDE COLOMBIA

Entre los deportes que se disputarán este año en los Juegos Olímpicos, si no los posponen por cuenta del coronavirus, las mujeres figuran en casi todos. Tal vez faltan algunas categorías de boxeo. Sin embargo, las actitudes competitivas inapelables, la obsesión por humillar al contrario, el hubris despectivo de los vencedores, todos son fenómenos que uno asocia con los hombres. El espíritu predominante en casi la totalidad de los deportes sigue siendo, más que masculino, machista.

Pasemos a las tramas de las muchas películas de ciencia ficción futurista que se estrenan a diario. Pese a que en ellas los buenos y los malos cuentan con armas sofisticadísimas y ultraletales, todo se suele resolver en alguna reyerta en la que el bueno le casca al malo y lo pone fuera de combate; últimamente, como gran novedad, figuran las buenas que noquean a los malos. Semejantes desenlaces son de una inverosimilitud extrema y en últimas delatan el intenso machismo que todavía campea en las producciones cinematográficas más populares. No sé a los lectores, pero al menos a mí me fastidia que las mujeres también lo resuelvan todo a golpes. Casi nunca me ha tocado verlas en esas.

¿Y qué tal el reguetón, que unas pocas en crisis de originalidad defienden con ferocidad? ¿Es una celebración del mundo femenino? En algunas canciones la iniciativa de la seducción ha pasado a ser de las mujeres, ok, pero no dejan de glorificarse los encuentros casuales, las relaciones que se reducen a formas de gimnasia rítmica rodeada de una profusión de botellas de alcohol. Cuando hablan de perreo, uno entiende que se refieren a los perros machos que andan como locos detrás de las hembras en celo. Una vez “coronada” alguna, adiós, mi vida, si te he visto no me acuerdo. El ideario de las mujeres, por lo que uno conoce, no es ese. No son santas, claro que no, aunque tampoco tontas. Una verdadera feminización de los deportes, de la ficción o de las canciones debería incluir menos violencia primaria, menos intransigencia humillante, menos desatención y menos culiprontez.

¿Qué fenómenos no asocia uno con las mujeres? La guerra, la violencia, la sexualidad desconectada y serial, la agresividad gratuita, la humillación del contrario o del distinto, la fanfarronería. Claro, con frecuencia todo esto involucra a mujeres, pero creo no equivocarme si digo que no son las grandes fuerzas motrices del mundo femenino. Donald Trump no podría ser mujer, así lo más probable es que sea reelegido presidente del país más poderoso del mundo con el voto de no pocas mujeres. Sin un porcentaje razonable de ellas, no gana.

Todo lo anterior sirve para decir que las recientes reacciones, a veces airadas, de muchas mujeres contra el machismo bien pueden estar justificadas, si bien la feminización del mundo, deseable o no —ese ya es otro tema—, está muy lejos aún. No basta con que las mujeres ganen elecciones ni es asunto de porcentajes de ocupación en los puestos de poder público o privado. Los avances en todo ello han sido espectaculares y son beneficiosos. Sin embargo, la evolución ideológica es mucho más lenta. Depende de que empiecen a figurar y a triunfar otras historias, otras tramas, otros enfoques y otros géneros artísticos. Mientras tanto, por favor no extrañarse del éxito de los esquemas machistas. Siguen siendo, de muy lejos, la narrativa y la actitud dominantes.

Andrés Hoyos 
andreshoyos@elmalpensante.com
@andrewholes  
Desde Colombia