jueves, 2 de abril de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, JUEVES 02/04/2020

GLADYS SOCORRO: GRITOS DE AUXILIO A MITAD DE PANDEMIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 5 minutos
Una vez más nos agarraron fuera de base. En esta oportunidad lo hizo el coronavirus. Esta pandemia ha dejado en evidencia lo inútil que, en lo concreto, ha resultado para los venezolanos tener dos gobiernos, dos presidentes, dos Tribunales Supremos de Justicia, dos Asambleas, gobernadores paralelos en las 4 gobernaciones opositoras y protectores en alcaldías antichavistas. Son muchos caciques y pocos indios mientras que el ciudadano común sigue viviendo las mismas penurias pero intensificadas con cada día que pasa. Por un lado tenemos a Nicolás Maduro que ni lava ni presta la batea... más »

ESTHER PEROZO: ¿Y LA GASOLINA PA´CUANDO?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 15 minutos
Los maracuchos venimos padeciendo la falta de combustible desde hace años, no es un tema del coronavirus y mucho menos un tema de la cuarentena. La problemática nos la han venido maquillando con cuentos chimbos, mentiras repetidas para que se conviertan en verdad -como acostumbra- este régimen, a través de su hegemonía comunicacional, pero tarde o temprano siempre sale la verdad a la luz pública.   . Inicialmente fue un tema exclusivo por el bachaqueo hacia Colombia a través de la frontera, y nos impusieron un chip -según- para controlar ese contrabando. Por ahí siempre hubo una ... más »

MARYCLEN STELLING: NARRATIVAS PANDÉMICAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
La pandemia del coronavirus conduce a una crisis multidimensional de profundas y graves consecuencias a nivel mundial. Las pandemias generan transformaciones en los procesos históricos, constituyéndose en crisis históricas sociales. En un dramático panorama, la pandemia del covid-19 arrastra en cadena otras crisis: sanitaria, demográfica, económica, política, social y mediática. El área comunicacional e informativa desempeña papel central en la construcción de la pandemia como fenómeno social, en el tratamiento, efectos colaterales y consecuencias. Igualmente en la conceptualizació... más »

ARIEL PEÑA: EL ENEMIGO DE LA HUMANIDAD

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Hace pocos días el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), doctor Tedros Adhanom, califico al Coronavirus o Covid-19 como enemigo de la humanidad; pero si una enfermedad tan peligrosa no tuviera la forma de propagarse exponencialmente por el mundo y se pudiera controlar para que no fuera una pandemia, sencillamente ese padecimiento no tendría la gravedad que hoy le conocemos al Covid-19 para humanidad, por ello se tendrá que establecer la responsabilidad absoluta acerca del origen y la propagación del mal, en donde no cabe la menor duda que China bajo la... más »

ENRIQUE G. AVOGADRO: BURLAS ENTRE BAMBALINAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
"La primera solución para una nación mal administrada es la inflación, la segunda es la guerra. Ambas aportan una salida temporal y construyen una ruina permanente. Y ambas son también el refugio de políticos oportunistas". Ernest Hemingway. En la medida en que ignoro todo lo referido a la pandemia que afecta al mundo, y no quiero incurrir en el pecado tan argentino de opinar impunemente sobre cualquier tema, me limitaré a expresar mi ferviente apoyo tanto a la forma en que el Presidente está conduciendo el proceso cuanto al noble comportamiento de la oposición. Y la profunda em... más »

ALFREDO M. CEPERO: HA ESTALLADO LA GUERRA DEL CORONAVIRUS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La renuencia de China Comunista a reconocer la existencia del virus ha dado lugar a una pandemia que se ha extendido a más de un centenar de países y causado la muerte a miles de personas. Tratemos éste experimento en nuestra mente. Imaginemos que el coronavirus−también conocido como el COVID-19 es un enemigo viviente y activo−que es exactamente lo que es. Imaginemos además por un momento que estamos en una guerra verdadera con un enemigo consciente, pensante y malicioso cuya única razón de vivir es herir, mutilar y matar a tantos de nosotros como le sea posible. El COVID-19 pued... más »

GLADYS SOCORRO: GRITOS DE AUXILIO A MITAD DE PANDEMIA

Una vez más nos agarraron fuera de base. En esta oportunidad lo hizo el coronavirus. Esta pandemia ha dejado en evidencia lo inútil que, en lo concreto, ha resultado para los venezolanos tener dos gobiernos, dos presidentes, dos Tribunales Supremos de Justicia, dos Asambleas, gobernadores paralelos en las 4 gobernaciones opositoras y protectores en alcaldías antichavistas. Son muchos caciques y pocos indios mientras que el ciudadano común sigue viviendo las mismas penurias pero intensificadas con cada día que pasa.

Por un lado tenemos a Nicolás Maduro que ni lava ni presta la batea. Es el gran responsable del paupérrimo sistema de salud venezolano, del éxodo de nuestros médicos y enfermeros y la precaria condición de los servicios públicos como la escasez de agua y los continuos cortes y fluctuaciones de electricidad. El coronavirus también dejó en evidencia que no hay gasolina suficiente en el país, porque los 80.000 barriles diarios que se producen en Amuay deben compartirse con Cuba.

En su intento por minimizar las carencias evidentes de un país ahogado en la miseria, Maduro se ha dedicado a perfeccionar su talante represivo para infundir temor entre la gente y mantenernos a todos en casa. Pero hay una variable importante que pareciera estar desestimando: las familias venezolanas no tienen capacidad de abastecerse de alimentos para afrontar una cuarentena y mucho menos cuando sobreviven de lo que puedan producir a diario, mientras que el precio de los productos aumenta, la cotización del dólar sube y la hiperinflación no cesa en su espiral infernal que lo devora todo a su paso.

A lo interno, de la mano del elegido de Chávez seguimos más desprotegidos que nunca. No hay plan de ayuda posible que pueda impulsar su administración. Las arcas públicas  están quebradas, y hasta ahora ningún organismo internacional está ganado a hacerle algún préstamo porque las principales potencias del mundo lo desconocen como presidente, y además, ya está acusado y buscado formalmente por la justicia norteamericana por narcotráfico y terrorismo.

Por el otro lado tenemos a Juan Guaidó, que si bien es cierto que a lo interno no puede hacer prácticamente nada mientras esté Maduro en Miraflores, no es menos cierto que a nivel internacional puede hacer mucho por sus connacionales. Si cuenta con el respaldo de 56 países, con la ayuda humanitaria que muchos de ellos le han dado durante esta lucha política para la restitución de la democracia, así como con los miles de millones de dólares recuperados por Citgo, entonces ¿por qué no ha organizado un plan de ayuda económica para los cientos de venezolanos que quedaron varados en el extranjero por la cancelación abrupta de los vuelos? O ¿por qué aún no ha impulsado un plan de ayuda económica para los miles de connacionales que tuvieron que emigrar a otros países y que con la pandemia se quedaron sin trabajo y sin un estatus legal que los ampare? ¿O es que acaso Guaidó no ha pensado que al ayudar a esa diáspora ayuda también a la mayor parte de la población en Venezuela que hoy no tiene ni lo poco que puede producir en el país ni lo que recibe mensualmente por las remesas?

La mujer del César no solo debe serlo sino parecerlo. Un presidente no se hace de bandas o designaciones sino de acciones que procuren el bienestar de su gente. La plata está para ayudarnos a amortiguar un duro golpe que produce una emergencia y este es el momento. Mientras esperamos que se produzca algún desenlace definitivo al conflicto político interno, los venezolanos clamamos por atenciones concretas, puntuales y efectivas que nos permitan agarrar un mínimo aliento para seguir adelante.

¡Qué diferente se ve la realidad con la nevera llena! ¡Qué distintas son las prioridades entre quienes tienen todas sus necesidades básicas cubiertas y quienes no saben qué comerán al día siguiente! Van 15 días de cuarentena, aún no hemos llegado a lo peor de la pandemia dentro de nuestras fronteras y pareciera que ni uno ni otro gobierno tiene fechas precisas para la atención de nuestras familias. El oficialismo espera por un milagro económico que lo haga resurgir y la oposición espera por la definitiva intervención gringa para sacar del camino al gran culpable de la crisis nacional. Y usted y yo, en el limbo.

Gladys Socorro
Blog: gsocorro.wordpress.com 
@gladyssocorro
@ElNacionalWeb  

ESTHER PEROZO: ¿Y LA GASOLINA PA´CUANDO?

Los maracuchos venimos padeciendo la falta de combustible desde hace años, no es un tema del coronavirus y mucho menos un tema de la cuarentena. 

La problemática nos la han venido maquillando con cuentos chimbos, mentiras repetidas para que se conviertan en verdad -como acostumbra- este régimen, a través de su hegemonía comunicacional, pero tarde o temprano siempre sale la verdad a la luz pública. 
  . 
Inicialmente fue un tema exclusivo por el bachaqueo hacia Colombia a través de la frontera, y nos impusieron un chip -según- para controlar ese contrabando. Por ahí siempre hubo una fuga y no es una escape exclusiva de la revolución, esa fuga ha sido desde siempre porque nuestra gasolina siempre ha tenido un precio regalado como oferta de verdura a punto de dañarse.   

Esta situación no mejoró, por el contrario se propagó esta vez dentro de la ciudad, luego siguieron los apagones, racionamientos, hasta llegar al chiste de la falta de plantas eléctricas, que Delcy Rodríguez entregó una cantidad importante, y a la fecha no sabemos a dónde fueron a parar; lo cierto es que con planta y sin plantas las colas eran kilométricas y el bachaqueo dentro de la ciudad se hacía cada vez mayor y era más fácil toparse con un bachaquero que conseguir un semáforo funcionando, vino el pico y placa tras anunciar “la victoria”  por un supuesto golpe al bachaqueo, en el cual detuvieron los carros de alto cilindraje, carros grandes y camionetas Broncos que inicialmente vinieron de agencias con tanques de 120litros o doble tanques, con lo que aspiraban que como por arte de magia se resolviera el problema de las kilométricas colas. 

Después de cantarle el cumpleaños al mega apagón del 2019, iniciaron las colas por falta de suministro de combustible, pero el universo vuelve a conspirar a favor del régimen y entra el coronavirus a nuestro país; entramos en la fase de alerta y ahora en cuarentena, termina paralizando “forzosamente” el suministro de gasolina, - que ya estaba paralizado- dejando así una que otra estación de servicio abierta, pero de uso exclusivo para funcionarios y con salvoconducto, es decir, médicos en servicios, ambulancias y policías, pero en el sector El Hediondito y zonas cercanas (zona popular) no se paraliza el suministro de gasolina, están abierto 24 horas, pero el costo de 20 litros oscila entre los 25$ y 30$. 

Lo curioso de todo esto es: si no hay suministro de ¿dónde sacan la gasolina? Para los que nos vemos en la obligación de usar de vez en cuando este servicio ilegal, vemos a los policías motorizados sacar la gasolina de sus motos y llenar la pimpina de 5litros para luego ser vendida por los bachaqueros ¿y entonces?  
¿Cómo podemos acabar con esto, si las autoridades son parte de este problema? Seguimos en un conflicto de culturas, en un sálvese quien puede, es decir, en un todos contra todos. Hasta cuando la falta de conciencia y solidaridad se hace un negocio lucrativo, ¿en qué momento nos perdimos?  

Esther Perozo 
vivzla@gmail.com 
@stherp1 
@visionvenezuela 

MARYCLEN STELLING: NARRATIVAS PANDÉMICAS

La pandemia del coronavirus conduce a una crisis multidimensional de profundas y graves consecuencias a nivel mundial.

Las pandemias generan transformaciones en los procesos históricos, constituyéndose en crisis históricas sociales. En un dramático panorama, la pandemia del covid-19 arrastra en cadena otras crisis: sanitaria, demográfica, económica, política, social y mediática.

El área comunicacional e informativa desempeña papel central en la construcción de la pandemia como fenómeno social, en el tratamiento, efectos colaterales y consecuencias. Igualmente en la conceptualización del otro y en los valores morales…

De vital importancia la comunicación oficial en la gestión de la comunicación de crisis. Central el rol del Estado como rector máximo, quien, desde una vocería coordinada, debe ordenar y dirigir la comunicación en combinación con una estrategia de cuentas rectoras digitales. Hay que evitar la crisis de credibilidad y de confianza en las instituciones sanitarias.

Las narrativas y representaciones del coronavirus proveen a la sociedad de herramientas para interpretar la crisis vírica. Los medios enmarcan, organizan y le dan sentido a la situación; suministran herramientas para la interpretación y evaluación del mundo y acontecimientos como la actual pandemia. Generan procesos de socialización política, de toma de decisiones y acciones colectivas, más cuando Venezuela se encuentra bajo una guerra comunicacional manejada por las transnacionales de la información.

En el plano interno avasallan dos marcos interpretativos dominantes -Gobierno y oposición- que, al informarnos, nos indican cómo interpretar la pandemia, sus causas y consecuencias. Desde la polarización radical, se elabora a conveniencia un relato y la construcción simbólica de la crisis; se realiza una interpretación causal y atribución de responsabilidades y se lleva a cabo una evaluación político-moral.

Así, ante la pandemia del covid-19, se refuerzan las barreras político-mediáticas, se invisibiliza el país en tanto totalidad y se aleja la posibilidad de enfrentar colectivamente la situación. Desde la polarización maliciosamente se politiza la crisis vírica. La convocatoria es a trabajar por una narrativa que promueva la solidaridad y el compromiso con el país.

Maryclen Stelling
maryclenstelling@gmail.com
@maryclens
@UNoticias

ARIEL PEÑA: EL ENEMIGO DE LA HUMANIDAD

Hace pocos días el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), doctor Tedros Adhanom,  califico al Coronavirus o Covid-19 como enemigo de la humanidad; pero si una enfermedad  tan peligrosa no tuviera la  forma de propagarse  exponencialmente por el mundo y se pudiera controlar para que no fuera una pandemia, sencillamente  ese padecimiento no tendría la gravedad que hoy le conocemos al  Covid-19  para humanidad, por  ello  se tendrá  que establecer la responsabilidad absoluta  acerca del origen y la propagación del mal, en donde no cabe la menor duda  que China   bajo la dictadura del partido comunista, es la causante de la tragedia sanitaria que vive el planeta, pero desde  el país asiático funcionarios de ese gobierno se inventan fabulas para culpar a EE.UU, y desde luego no faltan los mamertos latinoamericanos tan ciegos e hipócritas para no ver la realidad , y por eso le hacen eco a la burocracia china.

Y es que los demócratas en occidente, ya deben superar ese respeto supersticioso que le han tenido  al marxismo leninismo y declararlo  como  enemigo de la humanidad, pues no es posible que  la organización que más ha cometido genocidios en el mundo en toda la historia,  haciéndole daño a la especie humana,  de manera oronda se mimetice con diferentes etiquetas como ocurre especialmente en Latinoamérica, y siga tan fresca  como si no fuera suficiente los 140 millones de asesinatos que han cometido las élites comunistas en el último siglo y, ahora  le encima al planeta el Coronavirus, un flagelo de incalculables consecuencia que puede poner en peligro la existencia humana.

El sátrapa ruso de  Lenin, afirmaba que “salvo el poder,  todo es ilusión”, por eso habría que preguntarles  a los seguidores de la doctrina marxista que en su aplicación práctica es lo mas criminal que conoce la historia ¿poder sobre qué y en dónde? Porque al paso que vamos, será en el infierno y sobre los difuntos, lo que demuestra la infamia y lo aberrante de una perversión que le  ha causado y le sigue causando daño al planeta no solo con  millones de asesinatos, sino ahora con una pandemia.  

La camarilla comunista china responsable de la propagación del virus, prácticamente en todos  los países mundo,  de manera malévola ocultó durante dos meses la información sobre el Coronavirus que apareció  en la ciudad de Wuham, persiguiendo  a los trabajadores de la salud que  informaron sobre  el nuevo brote; por eso sabiendo de lo diabólico que es el comunismo, hay que dudar acerca de la cifras  de los infectados y  muertos que tiene China, ya que para el  marxismo el crimen y la mentira son sus fundamentos, porque si los comunistas  de China fueron capaces de asesinar a 82 millones de personas durante la revolución cultural y la colectivización con Mao Tse Tung, perfectamente  con premeditación  esparcieron  el Covid-19 en todo el planeta, no se sabe con qué intenciones.

Pero para ocultar su maldad el partido comunista chino, cuenta con un sofisticado aparato de propaganda que es propio de las dictaduras comunistas y ahora aparece en Italia como el  “buen samaritano” mandando médicos,  a  una nación que ha tenido el mayor número de víctimas mortales, siendo eso  una  cortina de humo para ocultar la  responsabilidad del régimen chino,  cuando todavía la comunidad internacional no  conoce la información fidedigna acerca de la causa  de surgimiento del virus en China, pues las  burocracias comunistas son expertas en ocultar la verdad.

El presidente estadounidense Donald  Trump, calificó al Covid-19 como un  “virus chino” y otros  lo han dado en llamar  “Wuhan virus”, pero en realidad debería denominarse como el virus comunista, para que no se entienda que hay  xenofobia en contra de  los ciudadanos de un país o una ciudad en particular, ya  que  a pesar de que algunas autoridades de  países dicen que no se deben de buscar culpables; sin discusión la  responsabilidad  recae en  el partido comunista chino, el cual  sigue los dogmas infames del marxismo.

Las intenciones  nefandas como  el régimen chino ha  buscado propalar el virus,  son materia de análisis, pero definitivamente el marxismo  en la práctica es una maldición para el género humano,  sin embargo el sujeto de   Nicolás Maduro dictador venezolano  le hace alabanzas  a la camarilla comunista china, única responsable  de la expansión  de la pandemia del Coronavirus,  y a pesar de que  el gobierno chino se lava las manos y dice que ya salió del problema  en su país, eso es semejante a un genocida  que después de cometer sus crímenes, promete ayudar y no volverlo hacerlo,  y por eso muchos mamertos lo exculpan, como si nada  hubiera pasado, y los demócratas liberales no  inculpan    al comunismo chino por  la hecatombe que le ha causado al mundo, pero quedando nuevamente claro que el marxismo es  enemigo de la humanidad, sin  lugar a dudas.


Ariel Peña
arielpena49@yahoo.com
@arielpenaG
 Desde Colombia

ENRIQUE G. AVOGADRO: BURLAS ENTRE BAMBALINAS

"La primera solución para una nación mal administrada es la inflación, la segunda es la guerra. Ambas aportan una salida temporal y construyen una  ruina permanente. Y ambas son también el refugio de políticos oportunistas".  Ernest Hemingway. 

En la medida en que ignoro todo lo referido a la pandemia que afecta al mundo, y no quiero incurrir en el pecado tan argentino de opinar impunemente sobre cualquier tema, me limitaré a expresar mi ferviente apoyo tanto a la forma en que el Presidente está conduciendo el proceso cuanto al noble comportamiento de la oposición. Y la profunda emoción que me embargó al escuchar a la ciudad entera aplaudiendo a los héroes anónimos de nuestros sistemas de salud. 

Tengo una sola certeza: si no respetamos -como han hecho los irresponsables que, pese a todo, partieron a la costa atlántica- la recomendación de aislarnos, finalmente todos estaremos contagiados; en ese momento, la actividad económica se detendrá por completo, es decir, se producirá el mismo efecto, y mucho más extenso y dañino, que el que sin duda derivará de la cuarentena decretada el jueves por la noche. 

Hay muchas incógnitas económicas y sociales en el aire, planteadas en una situación nacional de extrema pobreza: ¿qué sucederá con los cuentapropistas (taxistas, changuistas, pequeños comerciantes, etc).?, ¿cómo sobrevivirán a este monumental parate?, ¿cómo solucionarán el tema de la pandemia en las villas miseria y en las cárceles, donde están las mayores situaciones de hacinamiento? 

Esto último viene a cuento, sobre todo, en lo que a los verdaderos presos políticos -los militares y civiles acusados de crímenes de lesa humanidad- se refiere. Se trata, obviamente, de personas de altísimo riesgo, por su avanzada edad y por las numerosas patologías que padecen y que, me consta, los hospitales penitenciarios no están en condiciones de atender. Ante los más que razonables pedidos de estos reales condenados a muerte por una sociedad cínica, mentirosa y cobarde, ya se levantaron las organizaciones de venganza de la izquierda, defensores de algunos derechos humanos (sólo los de su propia tropa) a gritar preventivamente en contra, usando los medios de prensa adictos. Espero, contra toda experiencia previa, que esta vez, ante una crisis sin precedentes, los asesinos togados de Comodoro Py entiendan razones y les concedan la detención domiciliaria.

Dicho esto, la realidad me obliga a referirme a quien tanto se mofa de los argentinos en general: Cristina Elisabeth Fernández. Preocupados por la pandemia, nos pasó totalmente desapercibido un movimiento crucial que ejecutó para hacerse del poder en uno de los aspectos más críticos de nuestra economía, el mismo que tantas ganancias produjo al conjunto de gangsters que organizó su marido muerto y cuya jefatura ejerce y que, bajo la conducción de esos delincuentes, produjo la mayor catástrofe en nuestra historia reciente: la energía. 

Para justificar esta afirmación basta con recordar que, con Néstor Kirchner y su compulsión a robar, la Argentina perdió el autoabastecimiento energético y fue condenada a importar electricidad y gas licuado. Por ese sumidero se fueron las divisas y llegaron la inflación y la crisis, a la cual la confiscación de YPF, ejecutada con la complicidad de Repsol (¡teléfono para Axel Kiciloff, que tan alegremente le pagó!), contribuyó enormemente. 

El martes, y por sendos decretos presidenciales, fueron intervenidos los entes nacionales de regulación eléctrica (ENRE) y del gas (ENARGAS), cuyos administradores, designados por concurso, fueron reemplazados por Federico Basualdo y Federico Bernal, dos asesores vinculados estrechamente al Instituto Patria, esa colmena en que reina nuestra propia viuda negra. Antes, lo había hecho con Yacimientos Carboníferos Río Turbio (Anímal Fernández) y con ENARSA (Andrés Cirnigliano), la empresa responsable de la importación de gas y de la construcción de las faraónicas e innecesarias represas de Condor Cliff y La Barrancosa, en la Provincia de Santa Cruz. Con ellos, y el actual congelamiento de tarifas, a corto plazo repetiremos la historia de escasez, cortes y despilfarro que vivimos durante todo el kirchnerismo y, conociendo el paño, volveremos al saqueo general. 

Pero lo más grave, si se quiere, es la conducta personal de Cristina. Otra vez, tal como cuando durante su presidencia y se produjeron hechos luctuosos -el incendio de Cromagnon, las inundaciones de La Plata (espero que no vuelva a bailar en Plaza de Mayo) y el choque del tren en Once, los dos últimos causados por el devastador latrocinio de la banda delictiva que comanda- en plena crisis hizo mutis por el foro y se fue a Cuba, desde donde anunció su regreso para mañana, acompañada ahora por su hija, prófuga durante más de un año de la Justicia. Una vez más, esta jefa espiritual de la horda de pobres cultivados por su irracional populismo, se mofa de sus idiotas seguidores, sin que ello parezca afectar la devoción que le profesan.

Enrique Guillermo Avogadro
ega1@avogadro.com.ar
ega1avogadro@gmail.com
@egavogadro
Desde Argentina

ALFREDO M. CEPERO: HA ESTALLADO LA GUERRA DEL CORONAVIRUS

La renuencia de China Comunista a reconocer la existencia del virus ha dado lugar a una pandemia que se ha extendido a más de un centenar de países y causado la muerte a miles de personas.

Tratemos éste experimento en nuestra mente. Imaginemos que el coronavirus−también conocido como el COVID-19 es un  enemigo viviente y activo−que es exactamente lo que es. Imaginemos además por un momento que estamos en una guerra verdadera con un enemigo consciente, pensante y malicioso cuya única razón de vivir es herir, mutilar y matar a tantos de nosotros como le sea posible.

El COVID-19 puede no tener aviones, tanques y armas nucleares como nuestros enemigos anteriores. Pero se dice que su maldad, su arsenal, sus números y su tenacidad son formidables. La naturaleza le ha dado al COVID-19 algunas armas que no tenían otros virus como sus primos el H1N1catarro porcino, el MERS  y el SARS.

El coronavirus cuenta además con aliados. Se infiltra en nuestras defensas utilizando contra nosotros nuestras propias armas−nuestras manos sucias, nuestra costumbre de tocarnos la cara y nuestros indiscretos estornudos y tos. No olvidemos que, a diferencia de nuestros anteriores enemigos humanos, el COVID-19 es invisible a nuestros ojos, mucho más que los más cautelosos terroristas o enemigos clandestinos. Es intocable, silencioso e inodoro. Conocemos el COVID-19 únicamente por el daño que nos hace. Aún después de irse nos deja un rastro de fiebre, fatiga, congestión y falta de aire.

El mundo se enteró de la existencia del coronavirus el pasado 31 de diciembre cuando el malvado virus libró su primera escaramuza contra los once millones de chinos de la ciudad de Wuhan. El gobierno comunista sabía de su existencia desde el mes de noviembre pero la había ocultado. Para un régimen despiadado, mentiroso y totalitario que esclaviza a mil millones de habitantes la muerte de unos cuantos miles de chinos no tiene importancia alguna.

Lo que si tiene importancia es el control absoluto del poder y la preservación de su hegemonía económica sobre el resto del mundo. Para lograr esas metas han lanzado una campaña de mentiras y desinformación en que ha llegado a culpar al ejército norteamericano de haber introducido el coronavirus en un barco que atracó en el puerto de Wuhan. La renuencia de China Comunista a reconocer la existencia del virus ha dado lugar a una pandemia que se ha extendido a más de un centenar de países y causado la muerte a miles de personas. No cito cifras exactas porque las mismas cambian todos los días.

Pero si alguien se mantuvo alerta ante el inminente peligro fue Donald Trump. Haciendo despliegue de su instinto político y de su capacidad ejecutiva, el presidente suprimió toda inmigración procedente de China Comunista a finales del mes de enero. Por ello fue acusado de racista por el balbuciente de Joe Biden. Y Trump subió la parada cuando en la primera de semana de marzo suspendió todos los vuelos entre Europa y los Estados Unidos por un plazo de 30 días.

Acto seguido se dirigió a la nación con palabras de optimismo y de calma. A tal efecto dijo: "Nuestro equipo es el mejor del mundo. Desde el principio de esta epidemia pusimos en vigor amplias restricciones de viaje a China e instituimos la primera cuarentena federal en 50 años. Al mismo tiempo, declaramos una emergencia de salud y emitimos una advertencia de viaje a otros países donde el virus está haciendo sentir sus efectos devastadores."

En igual sentido, utilizó los amplios poderes dados al presidente por The National Emergencies Act of 1976 y The Stafford Act of 1988 para tomar medidas que mantengan el crecimiento económico logrado por su gobierno. Por ejemplo, ordenó a la Administración de Pequeños Negocios que proporcionara préstamos a bajo interés a empresas en los estados afectados por el coronavirus, pidió al congreso que apoyara fondos en la cantidad de 50,000 millones de dólares para enfrentar la emergencia y ordenó al Departamento del Tesoro que difiriera pagos por conceptos de impuestos y otras penalidades para  individuos y negocios afectados por la crisis.

Por otra parte, aunque desde el  punto de vista legal las medidas adoptadas por la Casa Blanca pueden ser calificadas como una "declaración de emergencia", en realidad son una garantía al pueblo norteamericano de que el gobierno federal, los gobiernos estatales, las organizaciones no-gubernamentales y la poderosa maquinaria de la industria estadounidense están trabajando juntas y sin descanso para detener la invasión del coronavirus.

La mejor prueba fue la reunión de Donald Trump con los presidentes de Quest Diagnostic, Walmart, Target, CVS y Walgreens, entre otros. El mismo día, el DOW JONES subió +1,985.00 (+9.36%). Quienes se dejen invadir por el pánico y liquiden sus acciones ahora  se lamentarán dentro de un año de no haber comprado más en tiempos de precios de liquidación como los que vivimos en estos momentos.

A pesar de los peligros y los contratiempos, la aparición del coronavirus podría traer consigo un aspecto positivo. Desde el inicio de su presidencia Donald Trump ha combatido la influencia dañina de China Comunista en la economía y la seguridad nacional de los Estados Unidos. La política de la industria farmacéutica de los Estados Unidos de producir el 95 por ciento de sus antibióticos en China Comunista constituye un peligro claro y presente a la seguridad nacional de Estados Unidos. Esta crisis del coronavirus ha demostrado que los Estados Unidos son susceptibles al chantaje por parte de China Comunista y le ha dado validez a las advertencias de Donald Trump.  

Los demócratas, por otro lado, no podían dejar pasar la oportunidad de pescar en río revuelto. En el curso de las deliberaciones para aprobar la ayuda a las víctimas del coronavirus, Nancy Pelosi propuso ignorar la Enmienda Hyde que prohibe utilizar fondos federales para financiar el aborto. Propuso destinar 1,000 de los 50,000 millones de dólares al aborto que practican sus aliados de la Paternidad Planificada. Esta mujer no tuvo inhibición alguna de utilizar un proyecto de ley cuyo objetivo es salvar vida para dar muerte a criaturas inocentes.

Regresando a la metáfora de la guerra, el COVID-19 cuenta con la complicidad de la globalización en su proceso de infiltración a través de barcos y aviones. En cuestión de horas puede encontrar un nuevo hogar y un nuevo agente transmisor con los cuales aterrorizar a personas a miles de millas de distancia. El COVID-19 está convencido de que el progreso, la confianza y la sofisticación de los americanos no son sus fortalezas sino sus debilidades, porque su vanidad y su asumida invulnerabilidad los hace candidatos al pánico.

"Todos estamos juntos en este reto. Debemos poner a un lado la política, olvidar el partidarismo y unirnos todos como una nación y una familia", dijo el Presidente Donald Trump. Y tiene toda la razón. Porque la realidad es que la batalla se nos ha echado encima. Pero si mantenemos la calma y la razón podremos derrotar con facilidad al  enemigo cuya reputación es probablemente más temible que su realidad.

Alfredo Cepero
alfredocepero@bellsouth.net
@AlfredoCepero   
Director de La Nueva Nacion 
Desde Estados Unidos