viernes, 4 de enero de 2019

ACTUALIZACIÓN DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II" VIERNES 04-01-2019




















ELIDES ROJAS, LA LISTA DE AÑO NUEVO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 17 minutos
¿Qué debe atacarse primero de cara a la reconstrucción de Venezuela, luego del fin del imperio chavista y su máquina destructora? Para algunos la respuesta apunta a la política en primer término. Otros creen que la economía es prioritaria dada la hambruna general y la casi absoluta quiebra de todos los ámbitos que ha creado el mandato milicosocialista. Otra parte considera que las dos materias son clave y que la varita mágica debe actuar sobre los dos pedazos de la mesa de manera simultánea. Otros meten en el mismo saco a la justicia, la venganza, el orden moral, las buenas costumb... más »

TRINO MÁRQUEZ, 2019: ELECCIONES GENERALES CON NUEVO CNE

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 30 minutos
La estrategia del gobierno contra la oposición a partir del glamoroso triunfo de diciembre de 2015 funcionó con la eficacia de relojero suizo. Las metas las cumplió plenamente. Hoy tenemos una oposición dividida, con grupos que rivalizan con encono. Los líderes se encuentran presos, en el exilio y amenazados; los partidos emergentes, especialmente Primero Justicia y Voluntad Popular, fueron desarticulados: su máxima dirigencia fue condenada al ostracismo. Un Nuevo Tiempo envejeció de forma acelerada y atropellada. Las demás organizaciones parecen vivir en estado larvario. La MUD se... más »

GABRIEL BORAGINA, EL DILEMA DEL GOBIERNO, CASO ARGENTINA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 39 minutos
Las dificultades económicas que se encuentra atravesando el gobierno de Cambiemos hallan diversas fuentes. La mayor parte proviene -a no dudarlo- del descalabro de todo tipo legado por el anterior gobierno del FpV* y, en segundo lugar, el propio proyecto desarrollista encarado por la actual administración del presidente Macri y su equipo de colaboradores, combinado con el populismo remanente, en un porcentaje importante, legado y en otro adoptado por Cambiemos como componente de su política de gobierno. Por definición, ambos modelos, tanto el desarrollismo como el populismo son fue... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ L., VENEZOLANOS ESTAMOS EN 2019 ¿SEGUIREMOS EN ESTO?

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 56 minutos
Venezuela no aguanta más, de la conducción chavista no podemos esperar más que el empeoramiento de lo que ya hoy es indigno, patético. El gobierno solo se aferra a promesas cazabobos tan desgastadas como inútiles, aún sigue prometiendo castillos aéreos como sí tuviese un mes en el poder… ya tienen 20 años manejado todo a placer y el país agoniza cada vez más aprisa, día a día se exacerban las diferencias entre el pueblo llano y los denominados “enchufados” a quienes sus vínculos con personeros del régimen los dotan como jeques en medio del hambre e infinidad de carencias masificada... más »

ROMÁN IBARRA, CUBA Y VENEZUELA, FRACASO COMUNISTA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Con la llegada del nuevo año, se conmemoran –desgraciadamente- seis décadas de la llegada al poder de los Castro en Cuba, luego de la huida de Batista, y también 20 desde que en nuestro país, otros alucinados encabezados por Chávez, ganaran las elecciones celebradas en Venezuela, producto del sobreseimiento otorgado –política y jurídicamente- de manera injustificada por haber incurrido en la felonía del golpe de estado asesino del 4F/92, contra el gobierno legítimo de la República. 60 años en Cuba, y 20 años en Venezuela de uno y otro evento, son harto elocuentes en la medición de ... más »

RAFAEL RAMÍREZ, LA PERDIDA DE LA V REPÚBLICA, SEGUNDA PARTE

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Primera parte en; http://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/2019/01/rafael-ramirez-la-perdida-de-la-v.html *Ahora hagamos una evaluación de los daños estructurales al país:* Tenemos un severo problema con la institucionalidad del Estado. Fue desmontado el andamiaje institucional del Estado de la V República. Debemos decir con dolor que, con maduro, se perdió la V República, ya nada volverá a ser como antes. Ni el Poder Ejecutivo, ni el Legislativo tienen legitimidad, ambos poderes se han desviado de sus funciones, de sus atribuciones, han sido deslegitimadas por los factores polít... más »

ELIDES ROJAS, LA LISTA DE AÑO NUEVO


¿Qué debe atacarse primero de cara a la reconstrucción de Venezuela, luego del fin del imperio chavista y su máquina destructora? Para algunos la respuesta apunta a la política en primer término. Otros creen que la economía es prioritaria dada la hambruna general y la casi absoluta quiebra de todos los ámbitos que ha creado el mandato milicosocialista. Otra parte considera que las dos materias son clave y que la varita mágica debe actuar sobre los dos pedazos de la mesa de manera simultánea. Otros meten en el mismo saco a la justicia, la venganza, el orden moral, las buenas costumbres y hasta la vialidad y servicios.

Algunos argumentan que en Chile o España sin recomponer la política no era posible que lo económico fluyera mejor y en beneficio de todos. Igual ocurre, pero al revés, como en el caso de Fujimori quien se tragó toda la política como una boa para dejar una poderosa herencia de crecimiento que todavía hoy, a pesar de las eternas boberas y robaderas de los políticos, se mantiene firme y curvera.

Pero, en todo caso, intentemos hacer una carta, ya no de Niño Jesús, pero sí de Año Nuevo. Veamos. Muy por encima, eso sí.

Primero. Rescate de las instituciones del Estado, de los órganos de control de los choros políticos, de la separación de poderes, de la independencia judicial y otros entes como el Poder Moral.

Segundo. Reconstruir las Fuerzas Armadas, quitarle ese tufo a comunismo corrupto, gatillo alegre y matraquero que baña hasta al último de los uniformados, especialmente a la Guardia Nacional. Ni hablar de las policías, cada vez más involucradas en delitos que en actos de justicia o de seguridad. Otro sector que necesita un baño de Pinolín XXX es el de los organismos de inteligencia, más cubanos que nunca y sembradores de cualquier cosa con tal de complacer a los amos.

Tercero. Revivir una poderosa y verdadera descentralización y desconcentración del poder. Hay que borrar para siempre la idea de que no hay un presidente sino un amo, un jefezote, un chivo que más mea. Que sea el líder del Ejecutivo y responsable de lo que le corresponde, según la Constitución y las leyes. No el repartidor de limosnas y agresor de colectividades que es ahora. No más cadenas para ver al jefe de Estado haciendo ridículas payasadas o bailando salsa cabilla como si estuviera en el Mercado de Coche un sábado con la música a todo volumen y el pipote de cervezas en un rincón. Debe venir un verdadero jefe de Gobierno. Los payasos al circo y van bien. Ese es su trabajo.

Cuarto. Eliminar esa malísima práctica que dejó el militar muerto al establecer cadenas nacionales, crear programas propios y generar una red de programas de otros personajes de la cúpula que le compiten o le adulan. Ya nadie los ve, es la verdad, pero ese espacio y ese gasto inmenso deben ser dirigidos a asuntos realmente útiles.

Quinto. El chavismo acabó y arruinó a Pdvsa, así que eso de país rico y gran productor petrolero es historia previa al chavismo. Ni gasolina suficiente producen estos bárbaros. Lo que hay es un tremendo potencial bajo la tierra que, de seguir así, será para beneficio de China, Rusia y todo el que llegue a sacar algo con tal de que le reparta alguito a la cúpula enquistada en el poder. Hasta Guyana está sacando donde no le toca. Pero los dejaron y lo hicieron muy complacidos. Rescatar la industria petrolera, de minerales, oro y otras variedades nuevas, será tarea de titanes. El chavismo barrió con todo esto.

Sexto. Raspar la fuente de corrupción más grande del chavismo como son el control de cambio y de precio, es parte fundamental de la tarea que toca. De este mecanismo perverso salieron los Bolichicos, los Gorrín, los cuidadores de fortunas de herederas y amigotes, los Andrade. Y muchos más. Esta es la verdadera esencia de la guerra económica, el saqueo.

Séptima. Fundamental el rescate de la autonomía del Banco Central y otros entes que no pueden funcionar como corresponde si están bajo la bota socialista. Sin una verdadera política económica la pelazón será igual o peor de lo que el chavismo construyó en 20 años.

Octava. No hay manera de que venga dinero fresco ni por vía de préstamos o por emisión de duda. La mala fama del chavismo lo impide. Y menos se puede hablar de inversión extranjera, cuando en Venezuela no se respeta ni al propietario de un conuco. Ni un dólar, que no sea parte de la lavadora, va a ingresar a Venezuela bajo las reglas del chavismo. Así de simple.

Esta carta para Año Nuevo ya está muy larga y complicada. Mejor dejemos esto así que en febrero estará peor la cosa.

Qué tengan un 2019 lo menos difícil posible. Es lo más que se puede desear.
Elides Rojas
elidesr@gmail.com
@ejrl

TRINO MÁRQUEZ, 2019: ELECCIONES GENERALES CON NUEVO CNE


La estrategia del gobierno contra la oposición a partir del glamoroso triunfo de diciembre de 2015 funcionó con la eficacia de relojero suizo. Las metas las cumplió plenamente. Hoy tenemos una oposición dividida, con grupos que rivalizan con encono. Los líderes se encuentran presos, en el exilio y amenazados; los partidos emergentes, especialmente Primero Justicia y Voluntad Popular, fueron desarticulados: su máxima dirigencia fue condenada al ostracismo. Un Nuevo Tiempo envejeció de forma acelerada y atropellada. Las demás organizaciones parecen vivir en estado larvario. La MUD se disolvió sin que sus dirigentes tuvieran el coraje del explicarles a sus millones de devotos seguidores qué había pasado y por qué se había extinguido. La alternativa que significó Henri Falcón se desvaneció.  El régimen logró que la inmensa masa de ciudadanos descontentos con el gobierno, más de 80% del país, se desencantara de la vía electoral y vea el voto con desconfianza. 

            Este panorama desolador, sin embargo,  no retrata toda la oposición. Hay un sector muy dinámico que no se resigna a dejarse vencer ni confundir por los lineamientos definidos por el eje La Habana-Caracas. Allí se encuentran los integrantes del Frente Amplio Venezuela Libre, quienes con mucha más voluntad que fuerza real intentan mantener viva la esperanza en el cambio que rescate al país del abismo en el que Maduro la hundió. El Frente y la gente de Plan País trabajan en definir un programa que permita la transición entre la calamidad actual y esa Venezuela próspera y equitativa que la mayor parte de los venezolanos aspiramos.

            El proyecto del país que los demócratas queremos conviene dibujarlo de modo que Venezuela no dé un salto al vacío el día que Maduro salga del poder. Uno de los rasgos más negativos de quienes gobiernan es la improvisación con la que ejecutan sus acciones en el campo de las políticas públicas.  Este talante se transforma cuando diseñan medidas para perpetuarse en el poder. Allí, gracias  a los cubanos y compañía, son de una eficiencia envidiable.

En el modelo de país que deberíamos convertirnos han venido trabajando distintos grupos, en Venezuela y en el exterior. Lo que esos grupos tendrían que hacer es ponerse de acuerdo, de modo que definan un solo programa que pueda ser adoptado por el eventual nuevo gobierno.

El futuro se ve muy claro. Lo que pasa es que luce remoto porque el presente se muestra confuso y desolador. El país vive un proceso de desintegración y la oposición no aparece como una opción de cambio confiable y creíble. Los informes de fin de año de Fedecamaras, Fedeindustria, Consecomercio y otros gremios y sindicatos  que agrupan a industriales, comerciantes y trabajadores, no parecen reportes, sino autopsias de un cadáver en avanzado estado de descomposición. Hablan de un país descuartizado por la incompetencia y la corrupción gubernamental. En 2018, además, se disparó el éxodo de venezolanos. Nos estamos quedando sin mentes ni manos. La gente de todos los estratos sociales, profesionales, técnicos y laborales, huye despavorida ante la ruina y, sobre todo, la indolencia del gobierno. Lo único que Maduro propone es mayor reparto de dinero, no de riqueza, y más represión. Intenta construir un país de mendigos, viejos y atemorizados.

A esta nación concreta, destartalada y sometida a una cúpula militar-cívico inescrupulosa y avara, la oposición le ofrece la Tierra Prometida, una vez que se haya cruzado el Jordán. Pero, ¿cómo este pueblo empobrecido e inerme puede atravesar el mítico río si los timoneles no saben cómo surcar las aguas y están empeñados en destruirse mutuamente las naves?  La Tierra Prometida en esas condiciones resulta  inalcanzable, por bien elaborados y coherentes que hayan sido elaborados los planes de transición.

Para salir del régimen de Maduro resulta vital que los dirigentes políticos, quienes se encuentran en el país y quienes fueron aventados al exterior,  se pongan de acuerdo en un programa mínimo de aspiraciones. A partir del 10 de enero la presión internacional sobre el régimen aumentará. El apoyo con el cual contará Maduro será importante, pero no suficiente para impedir que se produzca una negociación que conduzca a un escenario distinto al actual. China y Rusia son sus aliados, pero también están interesados en cobrar la gigantesca deuda que la nación ha contraído con ellos. Maduro no se encuentra en condiciones de pagarla, ni ahora ni en el futuro. Esa verdad la conocen Putin y Xi JinPing. 

Un acuerdo por múltiples bandas, en el que participen los factores internacionales  de mayor peso, puede obligar a Maduro a buscar una salida concertada, que pueda darse dentro de un escenario pacífico y electoral.

Para que tal entorno sea factible, se requiere un interlocutor válido. La MUD dejó de existir. El Frente da sus primeros pasos. La dirigencia, tiene que llegar a acuerdos mínimos de convivencia que le permitan reconstituir una plataforma unitaria bajo la consigna común: elecciones generales con un nuevo CNE. Esta meta es posible alcanzarla con la presión interna y el respaldo internacional.

Trino Márquez
@trinomarquezc

GABRIEL BORAGINA, EL DILEMA DEL GOBIERNO, CASO ARGENTINA


Las dificultades económicas que se encuentra atravesando el gobierno de Cambiemos hallan diversas fuentes. La mayor parte proviene -a no dudarlo- del descalabro de todo tipo legado por el anterior gobierno del FpV* y, en segundo lugar, el propio proyecto desarrollista encarado por la actual administración del presidente Macri y su equipo de colaboradores, combinado con el populismo remanente, en un porcentaje importante, legado y en otro adoptado por Cambiemos como componente de su política de gobierno.

Por definición, ambos modelos, tanto el desarrollismo como el populismo son fuertemente demandantes de recursos para llevar a cabo sus cometidos. Uno y otro son vigorosamente intervencionistas en la economía y, como tales, también los dos generan notorias distorsiones en los indicadores económicos. Por lo cual, asimismo, son también inviables en el mediano y largo plazo.

Si se combinan, la mezcla puede ser letal.

Según he podido apreciar, el votante de Macri hizo su elección por estas razones de mayor o menor peso relativo:

1.                  El perfil desarrollista del presidente Macri.

2.                  Su hartazgo con el modelo populista del gobierno anterior (FpV)*

3.                  Los altísimos índices de corrupción también alcanzados por el FpV* en su gestión.

Posiblemente los dos últimos factores o motivaciones hayan pesado más que el primero en la elección del candidato de Cambiemos para conducir los destinos políticos y económicos del país.

Lo cierto es como decíamos que, desde el ángulo exclusivamente económico, desarrollismo y populismo son infactibles en el mediano y largo plazo, porque uno y otro son intervencionistas. Lo que -por supuesto- de ningún modo esto equivale a la afirmación de que son la misma cosa, ni que se puedan confundir entre sí. Si bien conducen al mismo resultado lo hacen por vías diferentes.

Es bastante probable que el presidente Macri (convencido desarrollista-a nuestro juicio-) esté manteniendo y tratando de combinar el mismo con ciertas medidas populistas, más como un recurso político que otra cosa. Y posiblemente también que lo esté haciendo en contra de sus verdaderas convicciones, más que nada influido por algunos de sus ministros, secretarios y allegados más cercanos que lo presionan en tal sentido. También hay que recordar que su Frente (Cambiemos) está conformado por sectores de la UCR y del ARI-CC que, sin ser abiertamente populistas, son -contradictoriamente- asistencialistas.

Pero como bien se ha dicho, el camino al infierno está empedrado por las mejores intenciones. Y esto es lo que -en suma- cuenta.

El dilema en el que se halla Macri -a mi modo de ver y atendiendo las opiniones que recojo de sus más fervientes partidarios- es que su electorado aspira a que continúe por el conducto del modelo desarrollista emprendido (y al cual creemos que Macri adhiere con sinceridad), y que deje de lado la política asistencialista, típica y esencial al más caro populismo, pero, en principio, extraña al desarrollismo entendido en su acepción originaria.

No obstante, parece ser que los más conspicuos asesores del presidente no están convencidos de aconsejar al primer magistrado el abandono del asistencialismo populista (se mantiene y se refuerza el programa de los llamados "planes sociales", que no son más que simples y llanas subvenciones -más o menos encubiertas o explicitas- a personas que no trabajan por disímiles motivos) por los supuestos "costos electorales" o "políticos" que -de dejarse de lado- se le atribuyen.

Hay un obstáculo no menor que, con frecuencia, se soslaya en los análisis político-económicos, y que es el status legislativo. Por un lado, al arribar al poder, Cambiemos se encuentra con un cúmulo de leyes populistas que están vigentes y el gobierno debe cumplir y hacer cumplir, lo que es un condicionamiento importante que -de alguna manera- "ata de pies y manos" al gobierno de Macri.

Por otra parte, al momento de redactar estas líneas, Cambiemos no tiene mayoría propia en ninguna de las dos cámaras legislativas del congreso, y ambas están dominadas por partidos y legisladores de ideologías progresistas y aun de extrema izquierda, lo cual es mucho más preocupante como condicionante para el libre actuar del poder ejecutivo.

Sectores del poder judicial, por último, también participan, en parte y moderadamente, en algunos casos más y en otros menos, especialmente en el fuero laboral y de seguridad social, de esa filosofía asistencialista y progresista. En materia penal reina el abolicionismo en oposición al punitivismo. En fin.

Todos estos ingredientes complican y dificultan el recorrido a seguir y las decisiones a tomar.

Como constituyente agravante, la oposición se enardece por algo positivo, como es la decidida voluntad del gobierno de combatir la corrupción en todos sus frentes, y el aparente acompañamiento que -en tal sentido- se visibiliza haber comenzado a brindar el poder judicial en algunos fueros. Como contrapartida. la Iglesia católica y el sindicalismo también se suman a una oposición recalcitrante.

Todo este análisis, nos indica a nosotros al menos que, el margen de maniobra que tiene el poder ejecutivo es bastante pequeño como para adoptar posiciones y medidas que se aparten demasiado de estos importantes cercos políticos. Y si tenemos en cuenta que, desde el campo más amplio de lo social, la filosofía dominante -en todos los ámbitos- es progresista e intervencionista, no se vislumbra en el corto plazo ninguna variante de rumbo apreciable en la dirección de los asuntos políticos y económicos que no sea de grado. Solo una tajante y profunda transformación cultural podría producirlo, pero ello -naturalmente- no en lo inmediato.

Convendrá remarcar nuevamente -a fin de despejar toda duda- que el desarrollismo no tiene puntos de contacto con el liberalismo, excepto en unos pocos de sus fines. Pero en lo que a los medios se refieren las discrepancias entre ambos sistemas son absolutas. Como dijimos, el desarrollismo es esencialmente intervencionista, en tanto el liberalismo es anti-intervencionista.

En suma, los problemas económicos que actualmente enfrenta el gobierno no son sino consecuencia del dominio de ideas que están abiertamente reñidas con la más sencilla lógica económica, que enseña que solo el trayecto emprendido por el liberalismo es la vía racional para superar toda crisis y dirigirse hacia el genuino progreso y prosperidad. 

 *siglas del "Frente para la Victoria", secta política peronista integrada por el nefasto matrimonio Kirchner.

Gabriel S. Boragina

gabriel.boragina@gmail.com
@GBoragina

LEANDRO RODRÍGUEZ L., VENEZOLANOS ESTAMOS EN 2019 ¿SEGUIREMOS EN ESTO?


Venezuela no aguanta más, de la conducción chavista no podemos esperar más que el empeoramiento de lo que ya hoy es indigno, patético. El gobierno solo se aferra a promesas cazabobos tan desgastadas como inútiles, aún sigue prometiendo castillos aéreos como sí tuviese un mes en el poder… ya tienen 20 años manejado todo a placer y el país agoniza cada vez más aprisa, día a día se exacerban las diferencias entre el pueblo llano y los denominados “enchufados” a quienes sus vínculos con personeros del régimen los dotan como jeques en medio del hambre e infinidad de carencias masificadas.

Al igual que 2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018 Maduro ha prometido este 2019 será el año del crecimiento y la prosperidad definitiva ¿Usted le cree? Cómo va serlo en medio de sanciones internacionales impuestas por haber roto el hilo constitucional y haber masacrado la democracia. Cómo va serlo si el 10 de enero Maduro y su gobierno serán desconocidos por la comunidad internacional influyente/determinante como consecuencia de su ilegalidad e ilegitimidad. Cómo va ser el 2019 un año mejor sí el chavismo destruyó Pdvsa, única fuente de divisas tras haber maniatado el sector productivo. Cómo va serlo si nadie se atreve invertir en Venezuela, un país desinstitucionalizado, sin constitución imperante, de violencia permisada. Cómo va serlo sí el gobierno insiste en su “Plan de la Patria” que no es más que la imposición del castrismo en el país

¿Podrá ser el 2019 un año de prosperidad? La gran pregunta es cómo. Será imposible en mitad de controles y racionamientos donde la corrupción es la regla. Será imposible donde una denigrante caja de comida importada y excluyente es el epicentro de las “políticas sociales”. Será imposible cuando el esfuerzo y el trabajo han sido sustituidos por bonos populistas exiguos, partidizados. Será imposible mejorar al país cuando la democracia, su voto, ya no premia, castiga ni genera cambios, una élite gobiernera y sus parentescos se han apropiado de todos los cargos, organismos e instituciones públicas. Venezuela jamás mejorará, sino que continuará agonizando, de la mano de una conducción desprovista de virtudes, que atiza la emigración de un pueblo sometido. Imposible mejorar cuando los principales socios internacionales son naciones antidemocráticas, tan endeudadas y sancionadas como Venezuela. Cómo el país mejorará si el chavismo no hace más que reciclar mismas políticas y personeros que han fracasado una y otra vez.

Entiéndase algo: Los “años dorados” del chavismo con Chávez se basaron en un estruendoso boom petrolero que le permitió tapar errores, desaciertos y corrupción con más y más petrodólares, cuando el precio del barril se estancó comenzaron los problemas. Luego, con Maduro, la pronosticada caída del precio del barril y la destrucción de Pdvsa dejaron en el hueso el proyecto chavista, así, la violencia institucionalizada, el reforzamiento de los controles/racionamientos se convirtieron en las herramientas para someter a un pueblo amante de la paz. Sí Chávez estuviera vivo hoy ocurriría exactamente lo mismo, pues la destrucción del aparato productivo, la petróleo-dependencia in extremis y el castrismo cubano eran su más firme norte… sí lo duda eche un vistazo al infausto “Plan de la Patria”.

El chavismo está vencido, aislado, atado ilegal/ilegítimamente al poder, es rechazado por propios y extraños, todo cuanto haga será solo para retener el poder sin importarle costos al pueblo. 

Estimado lector ¿Cree usted que el país, usted, su familia, podrían soportar otro año como el fatídico 2018? La respuesta es un rotundo ¡No! pero qué podemos esperar sí quienes dirigen la nación continúan siendo los mismos, con mismo proyecto, mismas intenciones, mismas trilladas excusas inverosímiles, haría ventilar un 2019 mucho peor al año que recién finalizó… ¡Reflexione!

Leandro Rodríguez L.
@leandrotango

ROMÁN IBARRA, CUBA Y VENEZUELA, FRACASO COMUNISTA


Con la llegada del nuevo año, se conmemoran –desgraciadamente- seis décadas de la llegada al poder de los Castro en Cuba, luego de la huida de Batista, y también 20 desde que en nuestro país, otros alucinados encabezados por Chávez, ganaran las elecciones celebradas en Venezuela, producto del sobreseimiento otorgado –política y jurídicamente- de manera injustificada por haber incurrido en la felonía del golpe de estado asesino del 4F/92, contra el gobierno legítimo de la República.

60 años en Cuba, y 20 años en Venezuela de uno y otro evento, son harto elocuentes en la medición de los resultados catastróficos y desproporcionadamente calamitosos para los ciudadanos de ambas naciones.

El resultado en ambos casos se reduce a: retórica patriotera hueca; denuncias contra un enemigo externo (¨imperialismo norteamericano¨; Judíos; Colombia; Oligarquía), cualquiera resulta útil para encubrir sus incumplimientos, y corrupción.

La verdad es que el caso de Cuba es profundamente lamentable, toda vez, que se convirtió en una estafa y humillación permanente para sus ciudadanos, y una afrenta contra el resto de los países del hemisferio por el intento de exportación de su proyecto bárbaro con la aquiescencia de no pocos en nuestras naciones.

Pero si el proyecto antillano se convirtió en una burla, y estafa contra las libertades y las posibilidades de desarrollo de ese pueblo hermano, el caso venezolano es un emblema de todo lo peor, de todo lo que no se debe hacer sin que ello comporte la degradación, y entrega miserable al servicio de una dictadura extranjera.

Haber entregado a nuestro país para ser colonizado por unos asesinos, chulos, ladrones y narcotiranos como los Castro, no tiene otra calificación posible, sino la de traidores a la patria. Haber arruinado a uno de los países con mayor potencialidad económica de la región como Venezuela, aparte de un acto miserable, demuestra una conducta cobarde y ruin.

La dictadura empobreció a la sociedad cubana hasta extremos inaceptables, pero en nuestro país no ha sido mejor el cuadro. Hoy somos casi los más pobres de la tierra, sumidos en una hiperinflación que cerró el año 2018, según los expertos, por encima de 1.200.000 %, lo cual convierte en ¨sal y agua¨ los menguados bolsillos de nuestros compatriotas.

Familias que solo comen una vez al día; niños que abandonan la escolaridad por incapacidad económica para alimentarse, o para adquirir zapatos, uniformes y libros. Padres subempleados, o desempleados; inseguridad incontrolada por los cuerpos policiales, cuyos miembros padecen las mismas penurias que el resto de la sociedad.
La Corrupción generalizada en todas las instancias de la administración pública; persecución y expropiación de empresas del sector privado; asfixia presupuestaria de las universidades públicas; el secuestro de las instituciones; la destrucción de los servicios públicos como: telefonía; electricidad; agua; internet, en fin, un rosario de problemas creados y no resueltos por el régimen que hacen de la vida de los venezolanos una completa tragedia.

Bajo este difícil escenario comienza el año para nosotros los venezolanos, y sin embargo se observa una intención de corregir y seguir luchando para intentar vencer de manera democrática los obstáculos que tenemos por delante.

Ya es hora de que los venezolanos de la oposición con sentido unitario superemos nuestras diferencias, y nos acerquemos a una fórmula que nos permita reagruparnos, y presionar muy fuerte al régimen de Maduro, cuya ilegitimidad lo tiene contra la pared, y el descrédito internacional.

Aprovechemos la coyuntura y sin complejos presionemos una negociación en la que se puedan producir cambios significativos y alcanzar unas elecciones generales (ejecutivo, y legislativo nacional, regional y municipal), para el rescate de La República. Es hora!    

Román Ibarra
@romanibarra

RAFAEL RAMÍREZ, LA PERDIDA DE LA V REPÚBLICA, SEGUNDA PARTE


Primera parte en;

Ahora hagamos una evaluación de los daños estructurales al país:

Tenemos un severo problema con la institucionalidad del Estado. Fue desmontado el andamiaje institucional del Estado de la V República. Debemos decir con dolor que, con maduro, se perdió la V República, ya nada volverá a ser como antes.

Ni el Poder Ejecutivo, ni el Legislativo tienen legitimidad, ambos poderes se han desviado de sus funciones, de sus atribuciones, han sido deslegitimadas por los factores políticos en sus propias aspiraciones e intereses grupales.

La Asamblea Nacional Constituyente, de ser “un órgano transitorio” como establece la Constitución, se ha convertido en un órgano permanente, que ni siquiera debate, ni legisla, ha sido el instrumento de violación de la Constitución y las leyes que ha utilizado el gobierno. No es un poder supraconstitucional, ni originario, es un apéndice del gobierno, que hace tiempo traspasó la línea roja de Chávez. No tiene sentido que siga existiendo.

El Poder Judicial, incluyendo el TSJ, ha sido ocupado por factores grupales político-económicos, que han vulnerado el Estado de Derecho en el país. Los Magistrados han faltado a su deber constitucional de impartir justicia, proteger al ciudadano y salvaguardar el funcionamiento e integridad del Estado.

El Fiscal General y el Ministerio Público como un todo, es una entelequia, corrupta, asaltada por grupos de extorsionadores político-económicos, otro apéndice del gobierno. Se debe revisar el marco legal de su creación y lo que ha sido su desempeño, incluyendo una profunda investigación y rendición de cuentas por las terribles violaciones a los Derechos Humanos y a los Derechos Constitucionales de los ciudadanos, que han sido afectados por su accionar.

La Defensoría del Pueblo, no existe. Hay que refundarla.

El Consejo Nacional Electoral, ha sucumbido a las manipulaciones de la voluntad del pueblo, ha cedido a la presión de los factores políticos del gobierno. No garantiza la transparencia de los procesos de elección popular. Deben restablecerse los sofisticados mecanismos que garantizaban el secreto y el ejercicio del voto de cada ciudadano.

La Institución Militar, ha sido vulnerada por el madurismo, afectando sus ascensos y grados por las manipulaciones que han hecho elementos del gobierno. Han descuidado de manera peligrosa la operatividad de los distintos componentes, la protección social y el mantenimiento de oficiales y tropa. Igualmente, han permitido un nivel de intromisión de otros países y potencias en las áreas de seguridad e inteligencia, que vulnera nuestra soberanía. Existen oficiales y profesionales que han sido degradados, hechos prisioneros y sometidos a maltratos, aislamiento y secuestro, sin el debido proceso, violando sus derechos constitucionales.

Hay que restablecer los mecanismos de ascenso y funcionamiento de todos los componentes militares, así como, todas las capacidades operacionales y condiciones de vida de los oficiales, profesionales y tropa. Liberar y restablecer los derechos a los oficiales y tropas secuestrados por razones políticas. Las Fuerzas Armadas deben garantizar con sus armas, la soberanía nacional y las garantías sociales.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela ha sido vulnerada por el Ejecutivo, así como, por los otros Poderes del Estado, incluyendo la Asamblea Nacional Constituyente. Su Preámbulo, parte integral de la misma, sus artículos y leyes, han sido vulneradas sistemáticamente. La actuación gubernamental, del TSJ y del Ministerio Público, en este período de retroceso ha sido ilegal e inconstitucional.

Los principios de Democracia Participativa y Protagónica, Soberanía Jurisdiccional, así como, la Soberanía del Estado sobre la industria de Hidrocarburos, petróleo y gas, y sobre sus minerales estratégicos, ha sido vulnerada por la acción entreguista del gobierno, y la complicidad del TSJ y de la Asamblea Nacional Constituyente.

El Estado ha incurrido en una falta grave, al no velar por la integridad territorial y la soberanía del país sobre el Territorio Esequibo y su mar territorial, al permitir que empresas transnacionales, exploren y realicen operaciones de extracción de petróleo y de oro en el territorio en disputa con Guyana.

Rafael Ramirez
@RRamirezVE ‏