jueves, 6 de junio de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, JUEVES 06-06-2019

MERCEDES MALAVÉ: GUATEMALA UN PROYECTO COMPARTIDO DE PAZ Y DE NACIÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 7 minutos
La agenda de temas convenidos entre el gobierno y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) para negociar la paz fue tan amplia como lo eran los principales problemas de la nación. Los 12 acuerdos de paz firmados en Guatemala hace 23 años han sido reconocidos por la Unesco como patrimonio histórico y reposan en el Archivo Histórico de la Humanidad. Se reconoce el arduo trabajo político que, tras una década de negociaciones, concluyó con la firma definitiva de la paz, el 29 de diciembre de 1996. La agenda de temas convenidos entre el gobierno y la Unidad Revolucionaria ... más »

BEATRIZ DE MAJO: EL FIN DE UN GOBIERNO REFRACTARIO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 26 minutos
La desgracia venezolana tiene proporciones inconmensurables. Quizá por su gravedad, las proporciones del drama humano que envuelve y la larga duración de la misma es que los venezolanos tendemos a cubrirnos de un manto de insensibilidad frente a ella. Una suerte de actitud acomodaticia envuelve a los seres humanos sometidos a agravios sostenidos durante periodos largos para poder subsistir de cara a la agresión y a la desgracia. Nuestra capacidad de asombro ante las atrocidades de que estamos siendo víctimas por parte del régimen que se aferra al poder de manera desesperada, ha ido... más »

GLADYS SOCORRO: Y USTED, ¿QUÉ PREFIERE?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 36 minutos
¿Qué preferiría usted: una negociación imperfecta o una acción bélica impredecible dentro de nuestro país? No responda a la ligera. Tómese su tiempo para pensarlo, quizá encontrará matices que hasta este momento no veía. La polarización política que arropa a Venezuela nos ha llevado por el camino del blanco o negro, por el camino del todo o nada, y eso en política no existe. Si algo ha quedado claro a lo largo de estos cuatro meses de invocación de la usurpación de poder de Nicolás Maduro por la ilegalidad e inconstitucionalidad de las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2... más »

CARLOS BLANCO: ¡ROBAD! ESO SÍ, SIN MEDIDA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 44 minutos
Una razón de fondo para la catástrofe a la que condujo el chavismo fue el progresivo desvanecimiento de las siempre móviles fronteras entre lo público y lo privado. Tal vez aquel día cuando Chávez, voluptuoso en la cúspide de su poder, reclamó unos millarditos para manejarlos a su arbitrio, comenzó la debacle que ahora conocemos. Entonces dijo: "No es justo… solo estoy pidiendo 1 millardito (1.000 millones de dólares)" y más adelante: “Hemos ganado una nueva batalla. Yo comencé pidiendo 1 millardito. Ahora son 6 millarditos” Chávez no es que permitió la corrupción y Maduro la conti... más »

JOSE LUIS ZAMBRANO: SE ESCRIBE UNA NOVELA DE TERROR EN MIRAFLORES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 54 minutos
Muchos han perdido la certidumbre de que Venezuela va a cambiar. Muchos no creen que nos hallamos en la antesala de las decisiones finales. Podría decirse que el pesimismo aplana hasta los impulsos más desmedidos. Y precisamente ese es el juego de caballos apesadumbrados y pasivos que maneja el régimen para permanecer en su trinchera inefable de poder y despilfarro. Pero existe ahora una mirada universal como combustión para las angustias en Miraflores. Se escribe una novela que va más allá de la ficción. Lo erigido en estos instantes en los intersticios de la dictadura serviría p... más »

ARIEL PEÑA: EL CONFLICTO ARMADO Y EL MARXISMO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Existen políticos que desde hace algunos años, han planteado que en Colombia no ha existido un conflicto armado, sino una amenaza terrorista; por lo que hemos escrito en algunas oportunidades, acerca de que el marxismo es intrínsecamente terrorista, de ahí que no podemos olvidar que las guerrillas creadas en las ultimas 6 décadas, se originaron orquestadas al amparo de la ideología marxista leninista. Cuando se habla de amenaza terrorista, se puede pensar que el terrorismo solamente está al acecho para realizar sus acciones macabras, pero en Colombia por el contrario ha actuado con... más »

MERCEDES MALAVÉ: GUATEMALA UN PROYECTO COMPARTIDO DE PAZ Y DE NACIÓN

La agenda de temas convenidos entre el gobierno y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) para negociar la paz fue tan amplia como lo eran los principales problemas de la nación.

Los 12 acuerdos de paz firmados en Guatemala hace 23 años han sido reconocidos por la Unesco como patrimonio histórico y reposan en el Archivo Histórico de la Humanidad. Se reconoce el arduo trabajo político que, tras una década de negociaciones, concluyó con la firma definitiva de la paz, el 29 de diciembre de 1996. 

La agenda de temas convenidos entre el gobierno y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) para negociar la paz fue tan amplia como lo eran los principales problemas de la nación. Los conflictos, además, generaron enfrentamientos armados entre guerrillas y militares que se prolongaron por más de 36 años. Los acuerdos de paz fueron el resultado de una serie de negociaciones políticas referentes a la realidad sociopolítica y económica de Guatemala, la intolerancia, la lucha ideológica, la seguridad nacional, la formación de los grupos insurgentes, la progresiva militarización de la sociedad y del estado, el uso y posesión de la tierra, la exclusión social, la violencia generalizada, el autoritarismo, los procesos antidemocráticos, la debilidad institucional del Estado y el cumplimiento de sus funciones, el racismo como expresión ideológica y cultural, los usos y costumbres de los pueblos indígenas, el papel de la mujer en la sociedad, entre otros. 

No fue, pues, un simple acuerdo de repartición de cuotas de participación política a los grupos en pugna; tampoco fueron acuerdos electorales sin más. Se trató de un denodado esfuerzo de visualización conjunta de un proyecto compartido de nación que se concretó en la firma de doce acuerdos de carácter complejo, cuya vigencia se manifiesta en que siguen siendo la espina dorsal de todo programa de gobierno. 

Ejemplo de perseverancia

 En 1987, los presidentes centroamericanos sentaron las bases de una solución negociada al conflicto armado, mediante la firma del Acuerdo Esquipulas II en la ciudad de Guatemala. La URNG, coalición que agrupaba al movimiento guerrillero guatemalteco, aceptó la invitación al diálogo auspiciada por el presidente Vinicio Cerezo. Las partes se reunieron en Madrid y al año siguiente en San José de Costa Rica, donde conformaron una Comisión Nacional de Reconciliación presidida por el Obispo Quezada Toruño. En marzo de 1990, los delegados de la Comisión Nacional de Reconciliación y la URNG firmaron en Oslo un “Acuerdo básico para la búsqueda de la paz por medios políticos”, mejor conocido como el “Acuerdo de Oslo”. 

 En reuniones sucesivas, la URNG adelantó acuerdos con partidos políticos y demás representantes de la sociedad civil guatemalteca, para promover una reforma constitucional. De esta manera se suscribieron acuerdos sobre actos preparatorios de naturaleza jurídica. Además, representantes de las iglesias expresaron su apoyo a la paz, generando un clima de opinión favorable a la conciliación guerrilla-gobierno.

En 1991 iniciaron formalmente las negociaciones, mediante la firma del “Acuerdo de México”, de carácter procedimental y temático. En julio suscribieron en Querétaro el “Acuerdo sobre la Democracia en Guatemala” que dio inicio a la discusión sobre los derechos humanos. Dos años después (1993), por discrepancias en torno a los derechos humanos y a la instalación de una comisión de la verdad, las negociaciones se estancaron. El gobierno condicionó la firma de los acuerdos a un cese del fuego. El rompimiento del orden constitucional, el 25 de mayo, determinó la suspensión del diálogo, pero el nuevo presidente, Ramiro De León Carpio, expuso ante las Naciones Unidas su “Plan de Paz”, a partir del Acuerdo de Esquipulas II. La URNG rechazó el plan por el desconocimiento de los acuerdos posteriores de Oslo y México. 

En 1994 se retomaron las negociaciones mediante el “Acuerdo Marco para la Reanudación del Proceso de Negociación ente el Gobierno de Guatemala y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca” firmado en México. También se creó la Asamblea de la Sociedad Civil con Monseñor Quezada Toruño a la cabeza. Asimismo, suscribieron el “Acuerdo de Calendarización de las negociaciones para una Paz Firme y Duradera”, que estableció el compromiso de llegar a la paz duradera, junto con el “Acuerdo para el Reasentamiento de las Poblaciones Desarraigadas por el Enfrentamiento Armado” en Oslo, Noruega. Por último, firmaron el “Acuerdo sobre el establecimiento de la comisión para el esclarecimiento histórico de las violaciones a los Derechos Humanos y los hechos de violencia que han causado sufrimientos a la población guatemalteca”. 

Los últimos dos años de negociaciones fueron más expeditos. A comienzos de 1996, el Gobierno y la URNG emitieron un comunicado conjunto en el que informaron, por primera vez, sobre un encuentro directo ocurrido en diciembre de 1995. El 4 de diciembre de 1996 se conoció un hecho histórico en el proceso de paz de Guatemala: la firma del acuerdo de cese al fuego entre el Gobierno y la URNG que tuvo lugar en Noruega. Con este acuerdo concluía el triste capítulo de sangre, dolor y muerte de la historia guatemalteca. El gobierno firmó en Oslo, Noruega, el “Acuerdo sobre el Definitivo Cese al Fuego” en una ceremonia frente a más de 700 personas, entre las que se encontraban autoridades de gobierno, representantes de organizaciones de DDHH y de los sectores civiles de Guatemala. El 29 de diciembre de 1996, suscribieron en la Ciudad de Guatemala el “Acuerdo de Paz Firme y Duradera” con el cronograma para la implementación, cumplimiento y verificación de los acuerdos de paz. 

Un ejemplo de paz a seguir 

Mercedes Malavé
mmmalave@gmail.com
@mercedesmalave 

BEATRIZ DE MAJO: EL FIN DE UN GOBIERNO REFRACTARIO

La desgracia venezolana tiene proporciones inconmensurables. Quizá por su gravedad, las proporciones del drama humano que envuelve y la larga duración de la misma es que los venezolanos tendemos a cubrirnos de un manto de insensibilidad frente a ella. Una suerte de actitud acomodaticia envuelve a los seres humanos sometidos a agravios sostenidos durante periodos largos para poder subsistir de cara a la agresión y a la desgracia.

Nuestra capacidad de asombro ante las atrocidades de que estamos siendo víctimas por parte del régimen que se aferra al poder de manera desesperada, ha ido palideciendo y si no ha desaparecido por entero, es precisamente por lo atroz de lo que experimentamos a diario. Uno se pregunta si, al igual que los cubanos lo vienen haciendo desde hace décadas no terminaremos aceptando lo inaceptable y asumiendo como inevitable el penoso viacrucis a que ha sido sometido nuestro colectivo.

Esta semana la televisora alemana Deustche Welle mostraba con espanto la situación del Hospital de Niños JM de los Ríos, donde 5 niños enfermos de dolencias severas veían cercenadas sus vidas por la incapacidad de la institución de practicarles los trasplantes necesarios para sobrevivir. No quisiera caer en la ejemplificación de cada una de las caras de los dramas humanos que experimentamos porque se quedarían por fuera tantas atrocidades perpetradas por el gobierno de Nicolas Maduro! Esto, sin embargo lo traigo a colación por ser un hecho- la muerte de un infante- frente al cual los titulares de la prensa han dejado de hacer mella en nuestras almas, cuando la realidades es que no es posible darle un tinte de normalidad a la peor de las barbaries.

No quiero referirme tampoco a las penurias de los 5 millones de compatriotas que han abandonado todo en el país para ir en busca de un horizonte más humano. Dentro del país, al drama de la falta de comida y de medicinas que se viene agravando desde hace años, debemos agregar ahora la precariedad a la que nos somete la escasez de electricidad, de agua y de gasolina, sin que se vea en el horizonte ni un plan para corregir tales entuertos, y ni siquiera preocupación por hechos que la prensa internacional perifonea con asombro.

Esta especie de desenbilización pasiva frente al sufrimiento de nuestros connacionales nos alcanza a todos por igual, solo que estos hechos, paradójicamente, dejan indiferentes a quienes son sus directos responsables, los líderes gubernamentales.

Negar las atroces condiciones de vida que se han producido como consecuencia del desgobierno, una posición de principio asumida por la Revolución y sus líderes para negarse a recibir ayuda humanitaria ya no es suficiente. Señalar con el dedo a las autoridades norteamericanas de los desacomodos de la economía venezolana como vienen haciendo de un tiempo a esta parte, para endosar las culpas propias a terceros, ya no engaña ni a los suyos, pero les permite seguir adelante en esta desenfrenada batalla por mantenerse en el poder, en el timón de un buque que se va a pique.

La publicación Caracas Chronicles calificó lapidariamente nuestra actual situación como: “la más desastrosa crisis de la historia moderna”. .

Nicolás Maduro y el puñito de líderes que no siguen aferrados a sus faltas, más por ánimo de autoprotección que por otras razones, no harían nada con lamentarse de la suerte de los venezolanos porque han perdido toda capacidad de enderezar la vía ni la velocidad del deterioro. A las inhumanas penurias actuales seguirán otras más severas y el éxodo masivo de gentes se acentuará.

Ubicados frente al malestar creciente de los venezolanos y a la presión externa que no cejará en su empeño de defenestrar a los artífices de este inmenso desastre, el espíritu de cohesión que les ha mantenido se resquebrajará en un “sálvese quien pueda” que estamos por presenciar.

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo1

GLADYS SOCORRO: Y USTED, ¿QUÉ PREFIERE?

¿Qué preferiría usted: una negociación imperfecta o una acción bélica impredecible dentro de nuestro país? No responda a la ligera. Tómese su tiempo para pensarlo, quizá encontrará matices que hasta este momento no veía. La polarización política que arropa a Venezuela nos ha llevado por el camino del blanco o negro, por el camino del todo o nada, y eso en política no existe.

Si algo ha quedado claro a lo largo de estos cuatro meses de invocación de la usurpación de poder de Nicolás Maduro por la ilegalidad e inconstitucionalidad de las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018, es que ninguna de las dos partes en conflicto parecieran ser suficientemente fuertes para arrasar con la otra, ni suficientemente débiles como para ceder todo en una mesa de negociaciones. Entonces, ¿qué hacer? Hay dos escenarios planteados: el electoral, cuya ejecución y desenlace estaría en manos de los venezolanos y se llevaría seis meses como mínimo; y el militar, que dependería exclusivamente del tiempo, disposición e intereses de terceros y que además pareciera haber perdido apoyos internacionales.

Aunque el escenario ideal sería ir a elecciones con un nuevo Consejo Nacional Electoral que garantice la depuración de todo el proceso, con observación internacional y con Maduro fuera de Miraflores, ¿qué pasaría si se lograra un acuerdo en lo electoral y en el acompañamiento internacional, pero con Maduro en la silla presidencial? ¿O qué pasaría si Maduro saliera de Miraflores pero se convocaran elecciones con el mismo CNE?

Vayamos más allá, ¿qué pasaría si se acordara elegir no solo al presidente sino ir a elecciones generales en diciembre? Haga un recorrido por todos los escenarios porque en política todo es posible. Analice cada opción, agréguele cualquier otra que pase por su cabeza y vuelva a preguntarse: ¿qué preferiría usted: una negociación imperfecta o una acción bélica impredecible dentro de nuestro país?

En la normalidad la respuesta parece muy obvia, pero no lo es. Lamentablemente hay otros factores que inciden en la selección. En lo particular, no sé a qué le tengo más miedo, si a una acción militar que se sabe cuándo comienza pero no cómo ni cuándo termina o ir a un proceso electoral con la obsesión abstencionista y el perverso juego de la antipolítica tatuados en las entrañas de los venezolanos, alimentados bien por extremistas jugando a ser líderes, por políticos que más de una vez han demostrado su incapacidad para unirse en torno a una candidatura única que garantice el triunfo o por el incumplimiento permanente de las reglas por parte del oficialismo.

Sea cual sea la vía que se aplique para salir de esta tragedia, tarde o temprano siempre llegaremos a la vía electoral. ¿Hemos aprendido de nuestros errores? ¿Hemos entendido la magnitud del alto precio que hemos pagado por abandonar en los últimos 20 años nuestro derecho y nuestro deber de votar? ¿Nos hemos dado cuenta de que llegamos a la crítica situación que hoy vivimos porque, por la razón que sea, regalamos nuestro poder de decidir sobre nuestro futuro? ¿Por qué exigirle a Estados Unidos una intervención militar para salvarnos cuando nosotros por décadas no hemos asumido la responsabilidad de nuestras decisiones?

Estoy convencida de que Estados Unidos hará lo que tenga que hacer por librarse de la gran amenaza que representa para ellos que Maduro y su grupito sigan en Miraflores, pero no siempre estarán allí para salvarnos. Nunca olvidemos que el chavismo llegó al poder gracias a la abstención. Desde entonces han sido la minoría política más grande del país, pero nunca la mayoría. Ni la abstención ni el voto nulo tiene alguna validez en Venezuela, ni siquiera sirven como mecanismo de protesta. Le guste o no, nuestras leyes son claras: cualquier cargo de elección popular se gana a través del voto y por mayoría simple.

Gladys Socorro
@gladyssocorro

CARLOS BLANCO: ¡ROBAD! ESO SÍ, SIN MEDIDA

Una razón de fondo para la catástrofe a la que condujo el chavismo fue el progresivo desvanecimiento de las siempre móviles fronteras entre lo público y lo privado. Tal vez aquel día cuando Chávez, voluptuoso en la cúspide de su poder, reclamó unos millarditos para manejarlos a su arbitrio, comenzó la debacle que ahora conocemos. Entonces dijo: "No es justo… solo estoy pidiendo 1 millardito (1.000 millones de dólares)" y más adelante: “Hemos ganado una nueva batalla. Yo comencé pidiendo 1 millardito. Ahora son 6 millarditos”

Chávez no es que permitió la corrupción y Maduro la continuó con diligencia, sino que, más allá, crearon un Estado y un sistema corruptos. En ese sistema no es posible existir fuera de la corrupción: si necesitaba con legitimidad los dólares a través de Cadivi, había que bajarse de la mula; si quería productos desaparecidos del mercado por la regulación de precios, tenía que asistir al ritual del bachaqueo; si deseaba ese mínimo que es tener pasaporte, rápidamente o la palanca de un prócer o un billete verde preferiblemente con la cara de Benjamín Franklin. No solo hay corruptos sino un sistema que necesita sus “operadores”, testaferros, banqueros, gestores, traficantes y toda esa morralla que floreció en los intestinos putrefactos de la revolución.

Ese sistema no se instaló de un solo viaje. Fue progresivo. Fue, por decirlo así, la rémora precapitalista que traían Chávez y sus hambrientos compañeros en el morral; ese espíritu feudal en el que los bienes del soberano son los tuyos y los míos al mismo tiempo. Sin embargo, la novedad del espíritu socialista, sobrepuesto a la vagabundería feudal, fue que se articularon al sistema en nacimiento todas las sanguijuelas que pululaban por el planeta, desde las FARC hasta Podemos, con alcabalas en los Kirchner, Ortega, Evo y muy especialmente la zanganería insaciable de la familia Castro Ruz.

Para lograr ese sistema corrompido hasta el occipucio era indispensable la muerte de las instituciones que con su sola existencia podían imponer límites, controles y contrapesos. La supresión de las instituciones contraloras y del Poder Judicial era el paso inicial; pero, requería además la muerte del Parlamento, del Banco Central y de la Fuerza Armada. Así, fallecieron las instituciones: unas de disparos certeros, otras de putrefacción. Solo quedó en el centro de la finca aquella vigorosa vaca lechera que fue Pdvsa hasta que, finalmente, convertida en cuero seco, pasara a compartir el cementerio rojo. El espacio de las instituciones lo llenaron las mafias.

Ese sistema se extendió y ha inficionado todo. Su brazo armado han sido los financistas que han comprado negocios, familias y voluntades. La recuperación de la República pasa por liquidar el sistema instalado. ¿Gobierno de transición con Padrino López y el Maikel? ¿Están locos?

Carlos Blanco
@carlosblancog

JOSE LUIS ZAMBRANO: SE ESCRIBE UNA NOVELA DE TERROR EN MIRAFLORES

Muchos han perdido la certidumbre de que Venezuela va a cambiar. Muchos no creen que nos hallamos en la antesala de las decisiones finales. Podría decirse que el pesimismo aplana hasta los impulsos más desmedidos. Y precisamente ese es el juego de caballos apesadumbrados y pasivos que maneja el régimen para permanecer en su trinchera inefable de poder y despilfarro.

Pero existe ahora una mirada universal como combustión para las angustias en Miraflores. Se escribe una novela que va más allá de la ficción. Lo erigido en estos instantes en los intersticios de la dictadura serviría para una narrativa inolvidable. Hay desesperación. Cualquier rostro apacible puede ser objeto de traición. El entorno se vuelve nebuloso, indescifrable y complicado. Todos han perdido el pudor hace mucho y solo prevale el interés de la supervivencia.

 Esta semana las redes sociales explotaban de desconfianza. Le quitaban la mano del hombro a Guaidó y lo descalificaban crudamente. La negociación en Oslo avivó la turbiedad de siempre y volvieron los alegatos de que todo está perdido. Pero el presidente interino no perdió sus cabales ni su estampa discreta. Tiene un tesoro oculto en su libreta de planificación y debe ir por mes, probando las alternativas antes de llegar a la última página.

Se sabía que el mentado acercamiento en Noruega fracasaría. Habría acompañado las discrepancias de la gran mayoría, si todo se hubiese paralizado, para esperar el resultado final de estas conversaciones infructuosas. Pero no fue así. La Asamblea Nacional sigue abonando el camino para una pugna militar futura.

Estos pasos no son improvisados. El pasado martes se aprobó en primera discusión la integración de nuestro país a un tratado con más de 70 años de existencia y al cual se apelaría en los momentos decisivos y con la mirada fija en la libertad.

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar) va más allá de una suculenta frase para la reflexión. La excusa valedera para la reincorporación es la defensa de la soberanía, la Constitución y el pueblo. A Guaidó no le temblará el pulso para estampar su rúbrica y suscribirnos. ¿Se abrirían las compuertas duras para una intervención extranjera? Sin lugar a duda.

Para esta inclusión, la OEA debe aceptar esta moción. Pero ya varios de los 15 países que forman parte de este tratado en el hemisferio, han manifestado su voluntad de recibirnos con la convicción abierta y las resoluciones justas. Se procedería entonces a la consulta y por votación de la mayoría para su aprobación.  

Ya se habla de funcionarios norteamericanos y de otros países del continente, que estudian la invocación del Trial. Serían a su vez más formales las medidas de sanciones, rupturas y bloqueos, dejando la utilización de la fuerza militar como el último paso respetable y nada piadoso.

Esta realidad la saben los propios personeros del régimen. Reconocen en su fuero interno, que están pasando por la más escabrosa de las bifurcaciones y el tiempo corre para ellos, con una rapidez incontenible.

El representante del gobierno de Donald Trump para Venezuela, Elliott Abrams, emitió hace un mes una frase inolvidable, que debe retumbar en las paredes de la dictadura como una verdad irrefutable: “Maduro realmente debe preguntarse hoy si hay alguien en su régimen en quien pueda confiar”.

La he recordado con insistencia, cuando el periodista Jorge Ramos de la cadena Univisión, ha recobrado su material grabado de hace unos meses, pues la única manera real y lógica de recibir su entrevista con Maduro es que alguien de Miraflores se lo haya entregado.

Su diálogo con el dictador duró apenas 17 minutos, pues éste lo detuvo abruptamente, le retuvo lo grabado y lo expulsó junto a su equipo. Ahora se filtra la entrevista íntegra, con todo y las exasperaciones del tirano.

Se cumple sin desmayos un plan para la liberación del país de este sistema brutal, implacable y perverso. No dudo que las ratas emigran del barco, cuando comienza a arremeter el agua de la justicia por todos lados. Las hendiduras bordean los cimientos de un desgobierno a punto de desplomarse. Pero no está caído. La lucha continúa y por eso el apoyo a los esfuerzos debe ser razonado con la lógica de la unión y la entereza. El terror está servido ahora para ellos, en el amplio mesón donde se define la historia.

José Luis Zambrano Padauy
zambranopadauy@hotmail.com
@Joseluis5571

ARIEL PEÑA: EL CONFLICTO ARMADO Y EL MARXISMO

Existen políticos que desde hace algunos años, han planteado que en Colombia no ha existido un conflicto armado, sino una amenaza terrorista; por lo que hemos escrito en algunas oportunidades, acerca de que el marxismo es intrínsecamente terrorista, de ahí que no podemos olvidar que las guerrillas creadas en las ultimas 6 décadas, se originaron orquestadas al amparo de la ideología marxista leninista.

Cuando se habla de amenaza terrorista, se puede pensar que el terrorismo solamente está al acecho para realizar sus acciones macabras, pero en Colombia por el contrario ha actuado con saña en contra de la sociedad y el Estado, luego el terrorismo que han practicado las bandas armadas comunistas en las ultimas 6 décadas, lo ha sentido la ciudadanía con todo su rigor, así que una cosa es la amenaza y otra la práctica del terrorismo.

Se ha dicho que con el terrorismo no se negocia, y eso se ha visto a nivel internacional con grupos como el Isis o Al Qaeda, sin embargo en otras ocasiones han habido diálogos como sucedió con la OLP en Palestina y se menciona que en Afganistán hay acercamiento con los talibanes, también sin ir muy lejos en Colombia se ha negociado con grupos como el M-19 y EPL a principio de la década de los 90, y últimamente con las Farc, todo ello de acuerdo a las condiciones peculiares de cada país que ha vivido el flagelo del terrorismo.

En el caso Colombiano, que ha sufrido los rigores terroristas de la narcoguerrilla comunista, hay que ser enfáticos en la génesis del conflicto político militar vivido en el país, en donde la responsabilidad exclusiva recae sobre la dogmatica marxista para la toma del poder, rechazando argumentos bastante inanes, sobre la perdida de los “ideales” de la guerrilla, la falta de compresión del marxismo, su falta de aplicación correcta o la perdida como guía para la acción, todo eso es mendaz, ya que esa doctrina totalitaria ha considerado a la fuerza bruta, como la mejor manera de oprimir a las naciones, donde desde luego se encuentra inmerso el terrorismo.

No tiene sentido negar el conflicto armado en Colombia y, hay que ir a la esencia del mismo, que demuestra inequívocamente sobre quien recae la responsabilidad absoluta, pues al negarlo directa o indirectamente se está exculpando al comunismo totalitario o marxismo, algo que no contribuye para nada a la verdad histórica, que tanto se necesita para no caer en los mismos errores.PATROCINA

No solo en Colombia surgió un conflicto político militar que propició la doctrina marxista a principio de la década de los sesenta del siglo pasado, sino que ello también tuvo ocurrencia en 13 países de Latinoamérica con 26 grupos guerrilleros, patrocinados por el régimen cubano de Fidel Castro y con la anuencia de la URSS, quedando bien claro que todas esas guerrillas seguían las orientaciones doctrinarias del totalitarismo comunista y buscaban igual que en Colombia tomarse el poder, demostrándose que si ha existido un conflicto armado impulsado por un proyecto político absolutista.

Se ha tratado de indicar que por el hecho de que la guerrilla marxista en Colombia cayó en el narcotráfico, para financiar sus actividades criminales, dejó de tener objetivos políticos, lo cual es un argumento muy peregrino, cuando indudablemente el delito ha sido un medio para lograr fines políticos(ello ocurre con el marxismo) como lo hacia el genocida de Stalin a principios del siglo XX en Rusia, en donde maneja casas de lenocinio, realizaba atracos a los bancos y secuestros con miras a la “revolución”. Entonces negar el conflicto en nuestro país crea confusiones, desconociendo la catadura criminal del marxismo con sus agrupaciones armadas, que ha tenido como estrategia la combinación de todas las formas de lucha.

Soslayar la existencia del conflicto armado en Colombia, no contribuye en nada a la autentica comprensión de la tragedia, por lo tanto lo que se debe de analizar sin atenuantes es ¿donde está la responsabilidad? Conociendo los resultados calamitosos, porque no se puede olvidar que la organización genocida que más ha cometido crímenes en la historia de la humanidad es el marxismo leninismo, desde donde surgieron las guerrillas comunistas en el país, que han utilizado el terrorismo como uno de sus métodos de lucha, para someter a a la población a sus instintos perversos, mediante una dictadura perpetua.

ariel peña gonzalez
@arielpenaG