lunes, 19 de noviembre de 2018

    ********ACTUALIZACIÓN HOY LUNES 19-11-2018 ********             
EL REPUBLICANO LIBERAL 
Promoción  mediante mail list, twitter y Facebook
http://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/
Al retwittear  aumentas tu número de lectores
"Hay dos maneras de difundir la luz, ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja”
UN RECONOCIMIENTO MUY ESPECIAL A QUIENES NOS ENVÍAN  SUS DECIDORES ARTÍCULOS Y A LOS QUE NOS ESTÁN APOYANDO ECONÓMICAMENTE 
PARA SU APORTE  COMUNICARSE CON carpa.carpa@outlook.es 

THAYS PEÑALVER, LA TIRANÍA DE LA SIMPLICIDAD

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 57 minutos
En Venezuela existe la tesis de que la dictadura es del hombre y no del sistema que lo sostiene, y he allí la mayor de las tragedias La tiranía de la simplicidad Algunos se molestan cuando refuto las tesis de que el régimen está débil, que su líder ya está listo y que viene avanzando la transición que todos anhelamos en la oposición. Las miradas llegan a ser incluso de odio, cuando trato de explicar que no todo es tan simple como un #Maduroveteya, se cumple el deseo y terminamos comiendo perdices. La cosa empeora cuando digo responsablemente y no desde mi epigástrico, que la oposici... más »

GUSTAVO LINARES BENZO, LA UNIVERSIDAD, AUTÓNOMA

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La falsa alegría del chavismo ante la falsa victoria de los estudiantes oficialistas en la Universidad de Carabobo (en realidad fue otra pela galáctica para el gobierno, cómo no) dejó una vertiente positiva para el futuro: las elecciones universitarias no son tan malas como dice el TSJ, que las tiene paralizadas desde el 2011, para todos los cargos y para todas las universidades públicas. Que votar en la universidad sea maravilloso, al menos si gana el gobierno, permite tocar el tema universitario en estos tiempos de cólera. La Universidad es la institución más repugnante para el c... más »

GLORIA CUENCA, LA ÉTICA FORMAL Y MATERIAL

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Gloria Cuenca.- La distinción entre las opciones planteadas, formal o material, requiere de espacio. No obstante, reflexionar sobre esto, es apasionante y actual, lo abordo, esperando hacer una síntesis comprensible. Reiteradamente he explicado el drama que afecta al marxismo-leninismo-maoísmo, y demás ismos, con relación a la disciplina filosófica que nos ocupa. No habrá ética comunista, sino cuando triunfen en todo el planeta. (¡¿) Entre tanto impera la ética de la revolución. Por su parte, padres, madres, maestros, abuelos, profesores, sacerdotes, preceptores y demás personas c... más »

LEONARDO MORALES P., DALE AL PORFIAO

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Agoniza el año 2018, muy pronto estaremos contando los días del 2019. Unos cuantos pronosticadores de oficio o, más bien, sin oficio, se dedicaron a afirmar que el sr. Maduro no llegaría hasta donde ha arribado. La vida pública se ha convertido en un funambulesco teatro donde conviven apostadores, pronosticadores, magos, brujos, adivinadores, parlanchines, trapecistas y otros oficios de semejantes destrezas. La lectura del tabaco, la borra del café, el significado de las cartas entre otras prácticas, parecieran formar parte del arte político de unos cuantos aspirantes a ocupar los ... más »

GABRIEL S. BORAGINA, INTERVENCIONISMO Y EDUCACIÓN

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
"Podemos hacer conjeturas respecto de nuestras acciones en el futuro pero, dada las circunstancias cambiantes, sólo conoceré la información de mí mismo una vez que he actuado…En este sentido es que Hayek sostiene que el intervencionismo estatal es básicamente un problema de presunción del conocimiento"[1] Esto implica lo que el mismo F. A. v. Hayek ha llamado La fatal arrogancia dando título a su último gran libro. El intervencionista -y por extensión el socialista, que no es sino un intervencionista de más amplio alcance- presupone "conocer" todos los detalles de la vida de todos ... más »

LUIS FUENMAYOR TORO, EL CHAVECISMO Y LAS UNIVERSIDADES

Eudardo Santos en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 2 horas
Fui actor de excepción de cómo comenzó el desarrollo de las relaciones entre el chavecismo gobernante y las universidades venezolanas. Presencié las contradicciones iniciales dentro del gobierno, entre quienes instrumentamos una relación de crecimiento y desarrollo de las más altas instituciones del conocimiento en el país, y quienes sucumbían ante la tentación autoritaria, todo ello en un escenario donde se debió enfrentar sin ambages los vicios e insuficiencias de las instituciones y aquellos intereses gremiales y sindicales que no estaban en sintonía con el bienestar académico. ... más »

THAYS PEÑALVER, LA TIRANÍA DE LA SIMPLICIDAD


En Venezuela existe la tesis de que la dictadura es del hombre y no del sistema que lo sostiene, y he allí la mayor de las tragedias
La tiranía de la simplicidad

Algunos se molestan cuando refuto las tesis de que el régimen está débil, que su líder ya está listo y que viene avanzando la transición que todos anhelamos en la oposición. Las miradas llegan a ser incluso de odio, cuando trato de explicar que no todo es tan simple como un #Maduroveteya, se cumple el deseo y terminamos comiendo perdices. La cosa empeora cuando digo responsablemente y no desde mi epigástrico, que la oposición no va a gobernar “por ahora”, entonces esas miradas se vuelven asesinas y hasta podrían quitarme el habla. Sin embargo, mi visión no es pesimista, sino más bien creo que todo esta cambiando a pasos acelerados y para el bien de los venezolanos. ¿Pero cuándo? Me preguntan. No lo sé porque lo que va a suceder no necesariamente es lo que soñamos.  Más me preocupa el “cómo”.

A mi juicio, vivimos bajo el yugo permanente de la tiranía de la simplicidad. Hoy recuerdo que en el año 2002 El Universal tituló una entrevista que me hicieron de la siguiente manera: “Si será posible un chavismo sin Chávez”, porque las élites seguían tratando de simplificar lo que estaba ocurriendo, sin entender que era Chávez el que estaba buscando el golpe de Estado, de la misma manera que fue él quien propició la crisis sindical, como fue quien también impulsó la crisis con PDVSA, pues esa era la única manera que este hombre conocía para lograr conquistar el poder, de la manera mas rápida y así dar inicio a la construcción de su “sistema” copiado al carbón del que impera en Cuba. 

Quería decir con esto que el adversario no sería en el futuro Chávez, sino el “sistema” que estaba por crear con la ayuda de sus socios extranjeros. Porque en Venezuela existe la tesis de que la dictadura es del hombre y no del sistema que lo sostiene, y he allí la mayor de las tragedias, pues la fortaleza del dictador depende exactamente de las bases que lo sustentan. Y las bases inexorablemente comienzan desde abajo hacia arriba.

La tiranía del simplismo por ejemplo explica que la manera de comunicar del gobierno es “cínica” o que el “carnet de la patria es un mecanismo de sumisión”. No hemos entendido y eso es un problema, que el régimen no habla con usted ni el carnet es para Usted aunque se lo saque, toda su fuerza comunicacional es hacia el sistema que ha creado, sus bases todas dependientes y las redes de apoyo que han tejido a lo largo de casi veinte años. ¿Qué es entonces el carnet de la patria? Nada menos que un mecanismo de adherencia a su sistema. Un sistema que actúa como el comunista, que por cierto se está cerrando. Es decir no todos reciben los bonos, no todos reciben la comida, sino que el esfuerzo está diseñado para atender los requerimientos de sus bases, vinculadas como bien lo explicó su máximo líder, al carnet del partido. Entonces entienda que al poner un apellido al asunto todo cambia, las familias “del partido” recibirán un bono de un sueldo mínimo, recibirán la comida subvencionada en sus oficinas, recibirán los créditos etc. Las familias “del partido” controlan la distribución, el control y el dinero, pues toda acción del régimen esta diseñada para atenderlos a ellos y no al resto de los venezolanos.


Quienes pertenecen a ese sistema fueron en su mayoría, los que recibieron casas gratis, la línea blanca y el saco de cemento, los motores y las embarcaciones, las unidades de transporte, las seis millones de hectáreas, las cuarenta mil embarcaciones pesqueras, los setenta mil tractores y los 480 mil créditos, también el que recibe un sueldo vaya o no a trabajar, el que le dan una paga adicional por pertenecer a la milicia o a los grupos de defensa, los que controlan las rutas y los medios de abastecimiento.

Una familia “del sistema” vive completamente distinto al resto de los venezolanos en todos los niveles, son los que se mudan frente a su casa un buen día y Ud. se queda con la boca abierta porque no le cuadra como llegó su vecino a vivir ahí. Ahora bien, no debemos olvidar que es a este sistema al que va dirigido todo el poderío comunicacional que lo culpa a Ud. y a todos los venezolanos que se han negado a participar, como los únicos responsables de todos sus males, porque es un sistema que ha sido alimentado con el odio y está alienado desde hace dieciocho años. ¿Qué hoy esas bases están debilitadas por la crisis? Sin lugar a dudas, pero existen, son poderosas y hay que tomarlas en cuenta a la hora de entender a futuro la gobernabilidad.

A esa base del sistema le siguen sus “conductores”, unos cincuenta mil “gerentes con sus camionetotas”, como fueron calificados por su máxima autoridad. No son cuatro gatos, pues las líneas de poder del gobierno se han atomizado y repartido a lo largo y ancho de toda Venezuela y buena parte del poder económico, lo tienen ellos. Son quienes contratan y sub contratan, tienen el control de las redes de ese dinero del que no se rinde cuentas a nadie, son esos millones que llegan a no poca gente y a algunos empresarios aún en pie. Porque el sistema está diseñado para permear de arriba hacía abajo. ¿Qué hoy también están debilitados por la crisis? De nuevo lo afirmo, sin dudas, pero ellos saben que todo cambio significara la eliminación de su estilo de vida y como dije, no son cuatro gatos, son decenas de miles.

Si imaginemos el sistema como una pirámide, pues ubíquese bien porque quienes siguen en ésta son los militares, si esos que Ud. ha esperado que aparezcan para salvarnos, bueno permítame que le diga que en esa institución ya no hay oficiales en sus filas, que no conozcan algo diferente al modelo chavista. Chávez sabía que eliminando el rango de subteniente y reformando el sistema de grados, todos los tenientes graduados desde que inicio este régimen ya son coroneles y en año 2019 formarán parte de la generación que ocupará el generalato. Estos oficiales de la era chavista, no saben que es la democracia, por ende no la añoran ni entienden ese llamado desesperado de la sociedad, por el contrario ellos desconfían de un sistema que no sea ese, donde se han desempeñado hasta el día de hoy y para mayor desgracia nuestra, buena parte de sus cuadros han sido formados en Cuba, creen que ese país es su alma mater, no saben que conviven con quienes en los años sesenta masacraron a oficiales como ellos. Paradójico, ¿no? Estos oficiales también llevan dieciocho años alienados en contra de la oposición. Sumado a esto, el sistema económico y de cargos públicos creado para ellos es increíblemente poderoso. ¿Qué sus bases están pasando trabajo y que desean un cambio? Sin lugar alguno a dudas, pero no es un cambio, a mi juicio, que precisamente espere y le guste a la oposición.


En la escala siguiente de la pirámide están los políticos medios del chavismo, ésta burocracia ocupa más de cinco mil cargos, cuya vida depende de subordinarse al sistema. Tienen todas las gobernaciones, todas las alcaldías y muy pronto obtendrán buena parte del poder regional y municipal. ¿Qué están conscientes del drama y afectados profundamente? Por supuesto que lo están, pero les ocurre lo mismo que a los demás, en un país donde nadie puede vivir de su sueldo, para ellos un cambio significa el final de su estilo de vida, esto sin contar que son los mas alienados en contra de la oposición.

Arriba de estos se encuentran los cuadros altos que usted conoce y en perpetua lucha por el control del sistema. De acuerdo a lo escrito por sus asesores extranjeros están: primero: Los comunistas que “no quieren moverse ni un ápice de los viejos postulados ortodoxos”, comenzando por el líder y buena parte de sus cuadros constituyentes y de gobierno. Segundo: Los socialistas moderados (militares y viejos cuadros chavistas) que persiguen nuevas “amistades peligrosas” para lograr una gobernabilidad económica, una suerte de neo socialismo bolivariano, al que le quieren incluir algo de “democracia”; Tercero: Los que quieren hacerse pasar por neoliberales, es decir aquellos que pretenden “hacer un viraje neoliberal en versión suave”, y por último y Cuarto: El chavismo originario, sin poder político actualmente, este grupo se caracteriza por no querer estar con los anteriores y pretende evaluar el pensamiento de Chávez para reivindicarlo y ver si de este modo logran encontrar otro camino.

Estos que algunos en la oposición señalan como “chavistas demócratas” y son vistos como fórmula de cogobierno, son lamentablemente, quienes carecen de poder de convocatoria dentro del sistema.

Pero como vimos, el proyecto esbozado por los asesores extranjeros simplificó bastante el asunto en lo que se denominó: “la hora de la gran definición” que terminó con los socialistas moderados y neoliberales detenidos y expatriados, mientras que el chavismo originario ha sido prácticamente condenado al ostracismo. Quedando los comunistas ortodoxos, junto a los perseguidos y sancionados a nivel internacional, a cargo del poder total en Venezuela.

Por eso la tiranía de la simplicidad es tan destructiva. Porque estos últimos están perseguidos internacionalmente por los delitos ya por todos conocidos y en breve serán acusados en la Corte Penal Internacional. Cuando me dicen que se van como se fue Pinochet o Fujimori, lo que trato de exponer, es que quienes nos gobiernan hoy ya saben que esos tuvieron el mismo final: ambos terminaron en prisión. Saben perfectamente que perder su poder es prácticamente un suicidio, en otras palabras, bastantes promesas hizo la oposición a Fujimori y a Pinochet para que aceptara marcharse, pero la justicia les llegó igual y eso créanme, lo sabe perfectamente el alto chavismo.

Dentro de ese problema están también los cubanos. Y éstos aprendieron de su historia que cuando cayó el comunismo, sus antiguos aliados se convirtieron en sus mas acérrimos enemigos. No es que perdieron el mercado y el sustento, sino que Vaclav Havel, los alemanes, o los checos, en fin las victimas del comunismo le pasaron la factura mas brutal a los Castro, mucho más dura que cualquier “gusanera imperialista”.

De allí que la tiranía de la simplicidad sea tan ingenua y a la vez peligrosa. A estas alturas del partido los intereses son gigantescos, llamar a esto “gobierno corrupto” es no haber comprendido que la corrupción fue diseñada intencionalmente para asegurarse, llegado este momento, los apoyos internos y externos necesarios, así como para tener suficientes recursos para alimentar el sistema. De allí que si nos damos cuenta de lo que pasa con Kirchner, Lula da Silva, el presidente Sócrates de Portugal y pare usted de contar, los apoyos extranjeros son más parecidos a las complicidades entre bandas, que a los de las simpatías ideológicas. Por eso Chávez, hipotéticamente hablando, podía si quería atreverse a aparecer en cadena nacional fusilando a los opositores y de ellos, sus cómplices internacionales solo se hubiese escuchado: “el diálogo es necesario”.

Considero que en estas horas aciagas, lo que hay que entender es que todos estos intereses de supervivencia son los que se vuelcan a apuntalar a cualquiera, repito cualquiera que se escoja para gobernar al sistema, mientras respete y nutra al sistema. Por eso cuando me decían que esto se había acabado porque Chávez había fallecido, respondí que se había acabado la luna de miel del mundo con la supuesta revolución y sus soportes, pero advertí que el sistema iba a avanzar a la fuerza. Ahora, cuando me dicen que Maduro es el problema y que se va, les digo que eso es increíble que suceda y que en todo caso quedará, quien el sistema decida que quede.

¿Que es factible salir de este atolladero? Por supuesto. Creo que si la oposición hubiese entendido que su lucha era contra un sistema y no contra un hombre, que era necesario articular con la precisión de un reloj y jugar la política en todos los tableros, con suficiente elección (sabiendo los alcances reales y posibles) mucha calle y una buena y clara orientación, estaríamos hoy en una mejor posición. Insisto que los movimientos están sucediendo aceleradamente por el mensaje que nos envía a diario la comunidad internacional y probablemente sea factible un cambio en corto plazo y hasta beneficioso para los venezolanos. Pero no olviden esto que hay que repetir hasta el cansancio, ese cambio necesariamente no tiene que gustarnos.

Es imperativo para los venezolanos entender que para salir lo mejor parados de esto, lo primero que debemos asumir es que no se trata de presentar un nombre, ni convocar a un chavismo que no tiene poder ya o presentar un programa económico creíble. Se trata de desarmar una gigantesca estructura, de llegar a acuerdos reales y un sin fin de propuestas complejas y para ello, necesitamos primero que todo entender, que no nos enfrentamos a un hombre, por más fuerte que éste nos parezca.

Thays Peñalver@thayspenalver

GUSTAVO LINARES BENZO, LA UNIVERSIDAD, AUTÓNOMA


La falsa alegría del chavismo ante la falsa victoria de los estudiantes oficialistas en la Universidad de Carabobo (en realidad fue otra pela galáctica para el gobierno, cómo no) dejó una vertiente positiva para el futuro: las elecciones universitarias no son tan malas como dice el TSJ, que las tiene paralizadas desde el 2011, para todos los cargos y para todas las universidades públicas.

Que votar en la universidad sea maravilloso, al menos si gana el gobierno, permite tocar el tema universitario en estos tiempos de cólera. La Universidad es la institución más repugnante para el chavismo, la más odiada y objeto de todos los ataques del Gigante Eterno y de su seguidor. Porque universidad es autonomía, pluralismo, irreverencia; libertad, pues. Y así como no hay nada más parecido al socialismo del siglo XXI que un cuartel, nada le es más distinto que una universidad. (Los cuarteles son imprescindibles, pero están para proteger a las universidades, no para eliminarlas).

Por supuesto, saldrán las estadísticas de la matrícula universitaria con Chávez, de varios miles de millones de nuevos estudiantes. Pero son estudiantes de universidades que se parecen tanto a un cuartel. En realidad muy parecidas, pues la más grande del país, con mucho, es la de la Fuerza Armada, que hasta en uniforme van. En ellas no se elige ni al semanero, mientras los rectores son designados a dedo por el ministro del ramo y a gusto de Miraflores.

Y nos referimos solamente a la libertad (o su ausencia) que reina en la universidad oficialista. Porque de la calidad es imposible hablar con seriedad, pues no hay la más mínima información sobre ellas, no hay concursos para el ingreso de profesores y sus graduados no trabajan en otro lugar que no sea el gobierno.

Así que la generación de universidades chavistas nada tiene que ver con las universidades autónomas, entre otras cosas porque en éstas hay chavistas, algunos muy preparados y brillantes por cierto, pero en las del gobierno no hay nadie que no sea afecto al PSUV, así sea obligado.

Así que el odio del chavismo a la universidad venezolana ha llevado a asfixiar hasta literalmente a las autónomas, fundamentalmente eliminando toda posibilidad de relevo por la vía electoral. La Universidad de Carabobo es el comienzo de la renovación.

Gustavo Linares Benzo
@glinaresbenzo

GLORIA CUENCA, LA ÉTICA FORMAL Y MATERIAL


Gloria Cuenca.- La distinción entre las opciones planteadas, formal o material, requiere de  espacio. No obstante, reflexionar sobre esto, es apasionante y actual, lo abordo, esperando hacer una síntesis comprensible. Reiteradamente he explicado el drama que afecta al marxismo-leninismo-maoísmo, y demás ismos, con relación a la disciplina filosófica que nos ocupa. No habrá ética comunista, sino cuando triunfen en todo el planeta. (¡¿) Entre tanto impera la ética de la revolución. Por su parte, padres, madres, maestros, abuelos, profesores, sacerdotes, preceptores y demás personas con criterio y autoridad, con dedicación y empeño, enseñan, educan y forman a los niños, los jóvenes y los ciudadanos dentro de la normativa de la ética familiar, en primer lugar, luego la ética de la religión, (sí la hay) o la de la sociedad , para llegar finalmente, si existe una carrera, a la ética profesional.

Lo que se busca es que, el educando- desde temprano- sepa distinguir entre el bien y el mal, entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo honesto y lo deshonesto, entre lo verdadero y lo falso. Enseñanza que debe ser constante y permanente. Todas las generaciones tienen que estudiar, analizar, discutir y asimilar una postura ética. Para eso son los valores, los principios y finalmente las normas, algunas de uso social que pasan a ser de ética y las del derecho, éstas obligantes. Los marxistas no creen en la ética que existe en la sociedad; ni en la formal, tampoco en la material. Dicen que,  construirán  todo de nuevo, por que lo existente es negativo según ellos. Destruyen con furor, pero no construyen nada. De allí los desastres en los países del socialismo real. En lo formal, los comunistas-revolucionarios no respetan las formas. Se burlan de todas:  uso social, principios, leyes y valores incluidos. Sin embargo, Fidel Castro, no lo consideraba así: yo vi, en el Hotel Nacional de La Habana, a un grupo importante de niños, más o menos unos 500, que recibían clases de protocolo, para que supieran comer como se debe: les enseñaban formas burguesas. Molestaba al “caballo” eructos y malas maneras en la mesa de sus “adorados” campesinos y obreros. Después en su obsesión por el poder se olvidó de todo. La ética, sea formal o material es importante. Para los periodistas, es fundamental la formal: ¿cómo se dicen, se presentan, se escuchan las noticias? Puede llevar al problema de la estética. Volveré con estas ideas.

Gloria Cuenca
Profesora UCV
@editorialgloria

LEONARDO MORALES P., DALE AL PORFIAO


Agoniza el año 2018, muy pronto estaremos contando los días del 2019. Unos cuantos pronosticadores de oficio o, más bien, sin oficio, se dedicaron a afirmar que el sr. Maduro no llegaría hasta donde ha arribado.

La vida pública se ha convertido en un funambulesco teatro donde conviven apostadores, pronosticadores, magos, brujos, adivinadores, parlanchines, trapecistas y otros oficios de semejantes destrezas. La lectura del tabaco, la borra del café, el significado de las cartas entre otras prácticas, parecieran formar parte del arte político de unos cuantos aspirantes a ocupar los espacios de La Casa de Misia Jacinta.

En ese trajinar de anuncios, de eventos próximos a suceder, todos incumplidos-no podía ser de otra forma- ha transcurrido la vida de los venezolanos en los últimos años. En esa vorágine de desenlaces contagiaron a una parte de la sociedad que ante la ausencia de una salida realista y favorable a sus circunstancias, terminó creyendo en políticos devenidos en prestidigitadores que solo produjeron frustración, escepticismo y pérdida de confianza en el buen y recto ejercicio de la política.

Retorno al pasado

A una parte de la oposición le ha dado por rotar sobre sí misma. Gira en círculos. Vuelve sobre sus pasos. Busca o pretende conseguir lo que antes no obtuvo con las mismas prácticas. El comportamiento del “porfiao”, que le das y le das y no se cae.

En enero de 2017 la Asamblea Nacional, declaró la ausencia absoluta del presidente y vendió la idea de que, siguiendo la letra de la Constitución, en 30 días, tendríamos elecciones y nuevo presidente. Ni el dictador, así se le calificó, estuvo ausente ni tampoco hubo elecciones.

Un nuevo giro, ciclo de repetición de ideas similares, es la siembra de incertidumbre acerca del, ahora enigmático, 10 de enero de 2019. El libreto ya debe estar listo, no es difícil imaginarlo, son demasiados predecibles; Maduro había perdido su legitimidad de desempeño, solo falta despojarlo de su legitimidad de origen. El mandado está hecho, así pensarán y harán creer a los demás; con la no comparecencia de Maduro ante la AN caemos, nuevamente, en ausencia absoluta del presidente.

Bien, en este retorno a más de lo mismo, al ingreso a un laberinto sin salidas, conviene preguntarles a los malabaristas: ¿Cómo garantizarán un nuevo presidente en 30 días? ¿Ante quién solicitarán la convocatoria de elecciones? ¿Le pedirán al Delcy Rodríguez que asuma la presidencia mientras se convocan y se realizan las nuevas elecciones? ¿A quién o quiénes solicitarán la restitución del orden constitucional? Y, si después de mucho tiempo una decisión de la AN tuviera eficacia, lo que significaría que se convocarán elecciones en el lapso estipulado por la normativa vigente ¿Participaría toda la oposición en las elecciones o volverían a repetir sus erráticos pasos? Posiblemente algunos sigan dándole al porfiao.

Lecciones juveniles

Los muchachos -debería escribirse en mayúsculas- de la Universidad de Carabobo acaban de dictar una cátedra política a los que dicen ser políticos de oficio. Un dirigente estudiantil asesinado, otros perseguidos y sujetos a amedrentamiento sistemático, sin embargo, confiados en su prestigio y en su condición de verdaderos y auténticos líderes de su universidad concurrieron a las elecciones y ocurrió lo que suele pasar en estos casos: ganaron con una amplísima ventaja al gobierno nacional y regional.

No hubo sorpresas. Cuando el voto es masivo y contundente no hay violencia ni intimidación que tuerza la voluntad electoral. La gesta estudiantil de Carabobo es un excelente mensaje para los que aún no entienden ni terminan de aprender.

@LeoMoralesP

GABRIEL S. BORAGINA, INTERVENCIONISMO Y EDUCACIÓN


"Podemos hacer conjeturas respecto de nuestras acciones en el futuro pero, dada las circunstancias cambiantes, sólo conoceré la información de mí mismo una vez que he actuado…En este sentido es que Hayek sostiene que el intervencionismo estatal es básicamente un problema de presunción del conocimiento"[1]

Esto implica lo que el mismo F. A. v. Hayek ha llamado La fatal arrogancia dando título a su último gran libro. El intervencionista -y por extensión el socialista, que no es sino un intervencionista de más amplio alcance- presupone "conocer" todos los detalles de la vida de todos y cada uno de nosotros. Y en esa jactancia del conocimiento de qué es lo mejor para otros, se cree totalmente autorizado para intervenir, dirigir, corregir, prohibir, permitir lo que al intervencionista le parece lo más adecuado para los demás.

Lo más paradójico del asunto resulta cuando muchas personas que no admitirían de ninguna manera injerencia de terceros en sus vidas privadas, aceptan -en cambio- de buen grado la indiscreción de los gobernantes de turno y, más extraño aún, les otorgan alegre y confiadamente su voto para que -una vez en el poder- se entrometan en sus vidas privadas de mil maneras diferentes. Esta curiosa psicología de masas demuestra que el intervencionismo no es un proceso que se da de arriba hacia abajo, sino que, en cambio, se opera en sentido inverso.

Daría la impresión que -por alguna razón que permanece oculta, o que no resulta sencilla de explicar- la mayoría de la gente cree que el acceso a los estratos de poder le otorga a quien llega a dichas alturas alguna especie de omnisciencia que le permite conocer con soberbia amplitud las necesidades y carencias de absolutamente todo el mundo. Esta actitud de servilismo social pudo haber sido lo que varios han advertido como una de las causas más probables por las cuales la esclavitud legal se mantuvo vigente durante toda la historia humana y sólo tardíamente -hacia el siglo XVIII y en algunos casos bien entrado el siglo XIX- se la comenzó a cuestionar en casi todas partes para, finalmente, derogarla (al menos de las legislaciones).

Pero, parece que la mentalidad esclavista pervive en los espíritus de numerosos, que no se consideran aptos para ser libres por sí mismos, y necesitan depender de terceros en posiciones de poder político.

Otra de las posibles causas no económicas del intervencionismo puede residir en la ausencia del sentido de responsabilidad de cuantiosas personas. El hecho cierto que el fenómeno intervencionista este tan extendido en el mundo estaría revelando una indiscutible combinación de estos factores. Y el del abandono del sentido de responsabilidad individual, de la negación a hacerse cargo de las consecuencias de las propias decisiones podría ser otro de los elementos coadyuvantes que estarían determinando la permanente tendencia a la delegación de las propias responsabilidades en terceras personas, de la cual el intervencionismo gubernamental es su última y más culminante expresión social.

No puede minimizarse el rol que la educación juega en este proceso, que solamente esbozamos y no tratamos en profundidad. Cabe tener en consideración que, en la mayoría de los países, hay consenso en que la formación de las personas -desde las primeras etapas de su vida- ha de estar a cargo del aparato gubernamental, de tal suerte que es el estado-nación el que a través de sus organismos burocráticos dirige y controla el proceso educativo en todos sus niveles, incluyendo el de la mal llamada "educación privada" que de "privada" tiene bastante poco, desde el momento en que los planes de estudio de los institutos supuestamente "privados" han de contar con el aval y la aprobación de los entes burocráticos del área.

No es extraño, entonces que, desde la infancia, las personas se "eduquen" en un ambiente estatista, que da por sentado que hay una entelequia superior que debe imponerse sobre las voluntades particulares y dictar a los individuos que es lo mejor para ellos y cuál es la más óptima manera de conducirse, por encontrase imaginariamente las personas que ocupan circunstanciales posiciones de poder "más preparadas" que las "inferiores" para elegir por estas últimas.

Se está, pues, dando por sentado que, el campo estatal es un ámbito donde existen jerarquías que, por el sólo hecho de adscribirse a dicho campo, han de suponer conocimientos superiores a los existentes en la órbita privada, sin caer en la cuenta que esa manera de pensar no es otra cosa que fruto de un lavado de cerebro que nos han acostumbrado a llamar (sin serlo) "educación". El cumplimiento de funciones públicas electivas de ningún modo implica en los electos condiciones especiales ni la adquisición de dotes sobrenaturales tal como existe consenso en la actualidad de que efectivamente así sucede para quienes llegan al poder.

Hitler dijo una vez: "Yo he quitado al pueblo alemán la pesada carga de pensar. Yo lo he liberado de la facultad de decidir", lo que consiste un resumen preciso de lo que implica la doctrina estatista, que termina centrándose en un sólo y único individuo que pretende tener dotes sobrenaturales para poder resolver por otros. Poco cuenta si el proceso comienza siendo colectivo para irse transformando en otro de tipo individual como muestran los casos históricos del nazismo, fascismo y comunismo. La dictadura de uno no es demasiado diferente a la de un sinnúmero. Y una vez que se comienza este camino si no se revierte a tiempo el desenlace es siempre el mismo.

Pero, retomando la cita con la que iniciamos estas reflexiones, no tenemos constancia de que exista ningún ser humano que pueda poseer, contener y procesar en su cerebro toda la información necesaria que le permita planificar por el resto de las personas a ningún nivel, ni individual, grupal, regional, nacional, ni -menos aun- internacional. Los burócratas que de ello presuman no son más que soberbios ignorantes pretenciosos, como bien los describió en la obra antes citada el fenomenal Friedrich A. von Hayek.


[1] Alberto Benegas Lynch (h), "A propósito del conocimiento y la competencia: punto de partida de algunas consideraciones hayekianas". Disertación del autor en la Academia Nacional de Ciencias Económicas el 18 de junio de 2002, pág. 7

Gabriel Boragina
gabriel.boragina@gmail.com

LUIS FUENMAYOR TORO, EL CHAVECISMO Y LAS UNIVERSIDADES


Fui actor de excepción de cómo comenzó el desarrollo de las relaciones entre el chavecismo gobernante y las universidades venezolanas. Presencié las contradicciones iniciales dentro del gobierno, entre quienes instrumentamos una relación de crecimiento y desarrollo de las más altas instituciones del conocimiento en el país, y quienes sucumbían ante la tentación autoritaria, todo ello en un escenario donde se debió enfrentar sin ambages los vicios e insuficiencias de las instituciones y aquellos intereses gremiales y sindicales que no estaban en sintonía con el bienestar académico. Fue una lucha interna fuerte, que debió enfrentar la ignorancia y desconocimiento del sector universitario, los prejuicios de la mayoría del gobierno; la ambigüedad mal intencionada presidencial, las ambiciones de funcionarios con buen currículo académico y las de muchos trepadores de la política.

La toma del Consejo Universitario de la UCV, en 2001, fue el suceso que expuso todas las contradicciones de aquel momento en la materia, las cuales siguieron presentes con los gobiernos de Chávez y han continuado con Maduro. Mientras la Vicepresidente Adina Bastidas incitaba las agresiones del M-28 y otras minorías, el ministro Héctor Navarro y la Dirección de la OPSU se colocaron al lado de los universitarios y la universidad. A pesar de la violencia, los usurpadores, quienes por lo menos eran estudiantes de la UCV, terminaron siendo expulsados del campus por una acción masiva de

estudiantes y profesores. El caso acaba de repetirse en la Universidad de Carabobo durante las elecciones estudiantiles, coordinado y financiado por el grotesco gobernador Lacava, con el uso de mercenarios armados y bajo la dirección de Diosdado Cabello. El fracaso fue de nuevo el resultado.

El problema central ha sido que el gobierno, pese a todo el poder y los recursos que llegó a tener, no ha podido tomar el control político de las universidades. Sabe que no gana ninguna elección que se realice en estos centros, entre otras cosas porque no tiene al interior de los mismos ningún liderazgo estudiantil ni profesoral. Modificó la Ley Orgánica de Educación violentando la Constitución, pero no ha podido instrumentar los cambios que para siquiera pensar en participar electoralmente con alguna posibilidad de éxito. En consecuencia, ha suspendido a través del TSJ la realización de las elecciones de cogobierno desde hace una década, en espera de condiciones para la toma del control institucional. Hay por ahí uno que otro espécimen que, sin ningunas credenciales, aspiran a ser rectores, pero requerirían de la intervención de las instituciones y de ser designados.

Al chavecismo en general, y también al gobierno de Maduro, no le gustan las universidades, rechazan la academia, no la entienden y la sienten muy lejana. Han fracasado en ellas o no han podido ingresar a sus aulas, pero no por exclusión social como estereotipadamente dicen, sino por no tener motivación al estudio ni gustarles la superación que depende del esfuerzo permanente. Son gente iletrada, profundamente ignorante y con grandes

prejuicios y limitaciones. Se sienten bien en la mediocridad, rechazan la excelencia, les gusta el facilismo, no quieren empleo formal complejo y bien remunerado, prefieren la chamba juvenil. Piensan en una venta de empanadas cuando les hablas de industrialización y les encanta cultivar en azoteas y criar pollos y conejos en apartamentos. Disfrutan con los saberes populares y ancestrales, los espíritus de la sabana, los paleros, y rechazan el conocimiento científico y tecnológico.

Quizás Diosdado, desde la ANC, quiera promulgar la Ley de Universidades que Chávez echó para atrás, cuando lo convencieron los pocos académicos que le quedaban. Lo de la Universidad de Carabobo puede ser un globo de ensayo, para estudiar la reacción de la gente y decidir si asumen la intervención definitiva, por la calle del medio, de las instituciones académicas. Puede también ser una carta en el juego político interno del gobierno, en su enfrentamiento con Maduro. Hay que estar atentos.

Luis Fuenmayor Toro
lft3003@yahoo.com