miércoles, 4 de noviembre de 2015

CHARITO ROJAS, ¿CÓMO SEA?

“Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto”.  Jean-François Paul de Gondi, Cardenal de Retz (1613-1679), político, escritor, protagonista de la sublevación, contra el rey de Francia llamada La Fronda.

En el momento más adverso para el chavismo, el presidente se aferra a todo para que el legado de su pajarito eterno no se pierda en sus manos. Por eso en cada cadena, en cada mitin, en cada acto, repite: “Las elecciones hay que ganarlas como sea”.

Y ese “como sea” es literal. Saltándose la constitución (ejercicio que ya le es habitual) , las leyes electorales, las leyes anti corrupción, la de carrera administrativa y de la función pública, la nomenklatura revolucionaria se vale de todo para revertir un resultado contrario que las encuestas anuncian será demoledor.

Sin pudor alguno, han derribado las ultimas barreras de la institucionalidad, de la ética, revelándose como lo que son: una pandilla violadora de la ley que quiere quedarse en el poder a costa de lo que sea. Cumplen en verdad la orden del presidente. Las dos últimas semanas todos los enchufados se han lanzado por la calle del medio a amenazar, ordenar, regalar, presionar, atropellar, con tal de obtener esos votos que les hacen falta para no hacer el ridículo en las elecciones del 6D.

Tienen a su favor todos los poderes del estado, comenzando por un CNE ciego, sordomudo y descarado que no hace una sola observación acerca de la campaña abierta y prematura del gobierno a través de la red de medios públicos y mensajes de obligatoria transmisión a través de los privados. El CNE no dice nada cuando:

- El Presidente activa en cadena nacional a unas milicias para que “defiendan el ideal revolucionario y socialista del comandante supremo y eterno” en 99 circuitos nacionales, con el apoyo de una FANB entregada a defender sus privilegios.

- Desde el más alto funcionario hasta el enchufado de base, usan sin tapujos los medios del Estado, las emisoras y televisoras comunitarias, la prensa oficialista, para hacer una campaña electoral abierta. El mensaje es: “Has recibido los beneficios que te hado nuestro comandante supremo y su hijo Maduro, defiéndelos porque si la oposición gana te van a quitar todo”.

- El finado comandante galáctico también hace campaña electoral por las televisoras del estado las 24 horas del día, transmiten sus discursos en la pasada campaña presidencial, sus programas, su vida. Es el protagonista de esta campaña. Si votas por la oposición, estás votando contra Chávez, es el mensaje.

- El gobierno despliega consejos comunales y misiones para el reparto de bolsas de comida, canastillas, ayudas, las cuales deberían ser programas consolidados y presupuestados en un gobierno serio y respetuoso de la ley, pero que en éste es un festival de regalos que no son gratuitos. El domingo, día del simulacro, los mismos que entregaron las bolsas buscaban a los beneficiarios en sus casas a las 6 de la mañana para llevarlos a votar, exigiéndoles la entrega de su 1x10 y comprometiéndolos para el 6-D. Algún bolsa caerá a cuenta de las bolsas, pero la mayoría tomó su bolsa o su canastilla y el domingo del simulacro se hicieron los locos. Los centros de votación íngrimos confirman esto.

- Las Zonas Educativas, ministerios y otros organismos, han llamado a los miles de maestros, médicos y profesionales en situación de “temporales” para chantajearlos con la titularidad. “Ya te va a salir, pero entrega tu 1x10, si sabes lo que te conviene” es el mensaje canalla que a través del teléfono reciben.

- La amenaza de violencia está presente en todos los mensajes pero es inadmisible que el CNE permita la cuña de los motorizados socialistas que dicen en horda: “aquí estamos para defender esta revolución como sea”.

- Los altos funcionarios públicos están en campaña de amenaza contra sus subordinados, que tienen la obligación de responder por su 1x10, so pena de ser despedidos. El discurso del mayor general Luis Eduardo Quintero Machado, rector de la UNEFA, es el ejemplo más vil de lo que está sucediendo en el sector público. El militar, a quien evidentemente le queda inmenso el rectorado, reunió a decanos, profesores y trabajadores para ordenarles (“no se los estoy pidiendo de favor, se los estoy ordenando”, dijo el gorilón) a los 375 docentes cumplir con el 1X10 y tomar a su cargo a 5 estudiantes, “y esos estudiantes también van a tener su 1X10 porque UNEFA debe aportar un millón 200 mil votos”. Además inició la operación sapo, ordenando denunciar a los trabajadores “guarimberos” para botarlos, “porque esos son los que le están haciendo daño al proceso revolucionario”.

El gobierno con su “como sea” se autocalificó forajido, ilegal, abusivo, atropellador. Esto sólo se puede detener con la voluntad liberadora de millones de venezolanos que sufren este insólito despojo de su país y de sus derechos por parte de un grupo al que los ciudadanos civiles solo podemos expulsar por votos. No hay que esperar jamás de ellos un acto de nobleza u honestidad, como sería una renuncia ante su absoluta ineptitud para gobernar democráticamente el país.

Venezuela puede y debe ganar estas elecciones parlamentarias, que serán el primer golpe de timón para el viraje hacia una democracia con separación de poderes, estado de derecho, justicia, prosperidad y respeto. Suena lindo pero no es irreal, Otros países lo han logrado. El ejemplo de Guatemala, que se rebeló para expulsar a los corruptos y lo logró, con fuerza, con coraje y con el poder que tienen los legítimos dueños de un país: sus ciudadanos.

Los demócratas venezolanos deben ejercer su poder de voto, defenderlo, estar atentos al “como sea”, denunciarlo y hablar en voz alta de los valores que está defendiendo del atropello oficial. Confiamos en que los expertos electorales estén atentos al truquito del cambio de los circuitos, que los abstencionistas sepan que no deben dejar su casilla en blanco para que un sinvergüenza la llene, que las elecciones se ganan con trabajo diario y continuo. Y que esto es trabajo de todos los que queremos que Venezuela siga siendo nuestra.

Charito Rojas
Charitorojas2010@hotmail.com
@charitorojas
Carabobo - Venezuela

ORLANDO VIERA-BLANCO, LA AVALANCHA DE NIEVES,

¿Por qué cooperó y por qué dejó de hacerlo? ¿Consciencia? ¿Miedo? ¿Un "avalanchamiento" de arrepentidos en puerta? Lo que si demandamos los venezolanos decentes, es que todo aquél que atentando la vida y la libertad de inocentes, se rebele y por los hijos de Venezuela, hagan justicia y !digan la verdad!

Las recientes confesiones del exfiscal 41 con competencia nacional del Ministerio Público, pone en evidencia lo que viene siendo notorio en Venezuela: la Justicia no es ciega, ni autónoma ni imparcial. Es revolucionaria, quiero decir, selectiva e inducida. No vamos a especular sobre las razones del exfuncionario para confesar sus tropelías.  Tampoco si su acto de "introspección" fue profundo o sincero. Es innegable que sus actos comportan violaciones manifiestas a los DDHH que deberán procesarse. Pero si quiero detenerme en un aspecto fundamental del análisis: Por qué cooperó y por qué dejó de hacerlo. ¿Consciencia? ¿Miedo? ¿Un "avalanchamiento" de arrepentidos en puerta? NO es fácil, decía el ciudadano...

En Israel (1961) se inicia el juicio a Adolf Eichmann por genocidio contra el pueblo judío durante la II Guerra Mundial. Casi todos los periódicos del mundo enviaron periodistas para cubrir las sesiones. Eichmann fue acusado de crímenes contra la humanidad, siendo condenado en 1962, en las proximidades de Tel Aviv. Una de las corresponsales presentes en el juicio -enviada de la revista The New Yorker- era Hannah Arendt. En 1963, basándose en sus reportajes del juicio y, sobre todo, su conocimiento filosófico-político, Arendt escribió un libro que tituló "Eichmann en Jerusalén". En él describe el desarrollo de las sesiones y un análisis del "individuo Eichmann". Según Arendt, el alemán no poseía una trayectoria o características antisemitas, ni presentaba rasgos "de una persona mentalmente enferma". Actuó como actuó, simplemente por el deseo de ascender en su carrera profesional, y sus actos fueron el resultado de órdenes acatadas de superiores. En Eichmann no había un sentimiento "del bien o del mal", sino de celo y eficiencia. Para Arendt, el nazi no era el "monstruo" ni "pozo de maldad". Los actos de Eichmann no eran disculpables, ni él inocente. Pero no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócrata; un operario dentro de un sistema basado en los actos de exterminio. Sobre este análisis, Arendt acuñó la expresión "La banalización del mal", para expresar que algunos individuos actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen, sin reflexionar sobre sus actos. La tortura, la ejecución de seres humanos o la práctica de actos "malvados", no son considerados a partir de sus efectos o de su resultado, con tal que las órdenes para ejecutarlos, provengan de estamentos superiores. Hannah Arendt alerta que es necesario estar siempre atento y evitar que ocurra. El miedo, y la banalización del mal, hace que el hombre renuncie a su voluntad crítica; empero el sujeto sigue siendo éticamente responsable. Por eso Arendt recriminaba no el hecho de haber obedecido órdenes, sino de haber cooperado. A partir de esta exigencia ética y humana, Eichmann y cualquier acusado, no tendría escapatoria -consciente y reflexiva- de la justicia.

A diferencia de Eichmann, de los hechos y de los tiempos, el fiscal Nieves -sí, tardíamente- hizo un esfuerzo reflexivo que lo desbanalizó de sí mismo, y de la crueldad del sistema de persecución y garrote, que ahora denuncia pero que él obedeció. Nieves le ha dicho al mundo, "soy responsable de validar pruebas falsas; de firmar una acusación sobre delitos que López no cometió, por no haber llamado nunca a la violencia; de participar en un juicio donde no se respetó el debido proceso, ni el derecho a la defensa; donde no se quemó el edificio del MP, ni las unidades de policía; ni Parque Carabobo, y en fin, donde todo fue un montaje para inhabilitar políticamente a López, a quien el gobierno le tiene miedo". No es poca cosa lo que ha dicho Nieves... A diferencia de Eichmann, Nieves examina, reconoce y denuncia la gravedad de sus actos y omisiones, y a pesar de estar a la saga de un asilo político, asume los riesgos de ser deportado. Nieves decidió hablarle al mundo porque su hija estudiaba con la hija de López... y afirma "no dormir tranquilo" porque los hijos de López fueron separados injustamente de su padre... Dice que "le echaba la bendición a esa muchacha para sensibilizar su responsabilidad". ¿Cuántos Nieves hay en el sistema judicial venezolano? ¿Reflexionarán? ¿Podrá más el miedo que la consciencia? ¿O lo contrario?  Nieves le pidió perdón a López, a su esposa, hijos, padres y a los venezolanos... No soy nadie para perdonar al exfiscal Nieves. Igual lo haría... Pero lo que si demandamos los venezolanos decentes -de donde vengan- es que todo aquel que atentando -bajo el sable del miedo, la crueldad y la banalización del mal- contra la vida y la libertad de inocentes, se rebele a esos mandatos, y por los hijos de Venezuela, hagan justicia, !diciendo la verdad! De algún modo la historia los redimirá. Al decir de Arendt, "sólo Dios reconoce el bien y el mal. Ni el diablo es capaz de hacerlo...", por lo que el cielo o el infierno, estará reservado a quienes logren dar paz a su alma, dando paz a su  consciencia.

Se avecina una avalancha de Nieves...Y como toda avalancha: incontenible, gélida y arrolladora. Apártense. Están a tiempo.

Orlando Viera-Blanco
vierablanco@gmail.com
@ovierablanco
Caracas - Venezuela

BEATRIZ DE MAJO, MÁS DE UN NIÑO POR HOGAR, UN IMPERATIVO, CHINA HOY

Decenas de  miles de  comentarios digitales poblaron las redes cibernéticas la semana pasada, apenas el vocero del Partido Comunista chino anunció la determinación gubernamental a permitir a las familias  casadas tener una descendencia de dos hijos, en contraposición a la política imperante de solo darle cabida legal a  un niño por pareja.

La población reaccionó de muy diversas maneras. Desde darle la bienvenida a la nueva política – aventurarse a procrear un hijo a escondidas podría representar una multa de 31.000 dólares para los padres- hasta negarse enfáticamente a ir más allá de un solo descendiente en cada hogar por el costo que representa un nuevo miembro en la familia.
Lo que animó a la 5ª plenaria del Comité Central del Partido a abrazar la nueva política de una manera definitiva- las normas ya habían sido liberalizadas en el 2013- no tiene que ver con el respeto a las libertades fundamentales de los individuos. Tal viraje no es sino una posición economicista: la población está envejeciendo aceleradamente y no hay generación de relevo suficiente para asumir el esfuerzo productivo necesario para abastecer a una población de 1400 millones de seres.
Hoy por hoy, 10% de la población es mayor de 65 años pero para 2027 uno de cada 6 chinos será anciano y, uno de cada 5, para el 2035.
El problema para el gobierno ahora va a ser el opuesto al de tiempo atrás cuando era imperativo desacelerar el crecimiento vegetativo de la población.  ¿Cómo generar un estímulo a las parejas que rechazan los costos incrementales de un nuevo vástago en el hogar?
Es que la población no tiene una actitud festiva frente al advenimiento de este nuevo derecho. Generaciones enteras de cabezas de hogar tienen hoy en día las cuentas sacadas en cuanto al presupuesto del que hay que disponer para poner a crecer la familia en un nuevo miembro… y las cuentas no cuadran bien.
Los expertos en temas poblacionales no ponen al país frente a un buen presagio. Todo indicaría que incluso después de emitida esta nueva política, la masa población china iniciará un proceso de encogimiento que será crítico entre el 2030 y el 2050. Algo suficientemente grave como para quitarle el sueño a los jerarcas del gobierno.
Este tiene frente a si la necesidad de orientar, en un buen sentido, la expansión de la masa poblacional. Por ejemplo, el equilibrio de géneros deberá ser atendido de manera racional. En la hora actual las familias de un solo hijo han tenido una predilección manifiesta por el género masculino, para ese único hijo llamado a hacerse cargo, con los años, de los padres mayores. Ello provocaba, con frecuencia, el asesinato o el aborto de bebés niñas.
A todo lo anterior se suma la necesidad de que la sociedad se haga aceleradamente de un contingente de trabajadores productivos para una población cada día más exigente. Y si lo anterior fuera poco, también está sobre el tapete el imperativo para el gobierno comunista de hacerle frente a las necesidades de cuido de una población que ha se está volviendo anciana sin la protección de seguridad social completa y eficiente. Por allí deberá comenzar el apoyo gubernamental para que la migración hacia una sociedad equilibrada en términos numéricos cuente con el apoyo de los gobernados.
Beatriz De Majo
bdemajo@gmail.com
@beatrizdemajo

Miranda - Venezuela

RUBÉN DARÍO BUSTILLOS RAVAGO, TIBISAY LUCENA VS. BILL GATE

La Rectora del CNE. Tibisay Lucena, se sumerge en la política partidista en defensa del partido oficialista PSUV, que a todas luces representan abiertamente cuatro de los cincos rectores del CNE, para expresar su disgusto por quienes son legítimamente partidarios de la Observación Internacional de los procesos electorales del supuesto “Sistema electoral más seguro del mundo”.

Tibisay Lucena, se niega a cumplir con su obligación de argumentar razonablemente su negativa a permitir la Observación Internacional del próximo proceso electoral parlamentario del 06 de Diciembre. http://www.lapatilla.com/site/2015/11/01/cne-continua-negado-a-la-observacion-internacional-e-ignora-ventajismo-del-gobierno/.

De las declaraciones de la rectora del CNE, Tibisay Lucena,  cuando dijo que existe un “grupúsculo” político que desconocerá resultados de las próximas elecciones del 6 de diciembre, podríamos inferir que se refiere a los voceros del disminuido Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, quienes han aseverado que “ganarán las elecciones como sea”.
Lucena destacó que desde hace una década y media el CNE ha conformado un sistema electoral “seguro, el más verificable en el país, en la región y en el mundo entero” cuyos resultados, “cualquiera que estos sean”, expresan la voluntad del elector, insistió. Y nosotros nos preguntamos ¿Si todo es supuestamente limpio y seguro, entonces porque se le cierra las puertas a la Observación Internacional? ¿Por qué ese empeño de la rectora Tibisay en empañar el sistema electoral con la sombra de la duda sembrada por su negativa a la Observación Internacional? Sin embargo, el gobierno se avoca a invitar a organizaciones internacionales afines al PSUV, como algunos miembros de UNASUR, para participar en una “chimba” acción de “acompañamiento” no existente en ningún sistema electoral del mundo.
Para rematar, la rectora Tibisay Lucena manifestó que: “No son los observadores internacionales los que garantizan la limpieza de los resultados electorales en Venezuela sino las organizaciones política y “aquí los resultados son auditables, son verificables” por técnicos de cada partido, insistió”.
Sin embargo, contrariamente a esta afirmación, Bill Gates, creador de la modernidad del uso de Microsoft, ha dejado bien claro que: “Los procesos computarizados pueden ser utilizados para todas las acciones concernientes a mejorar y facilitar la vida humana, menos como sistemas electorales YA QUE PODRIAN SER UTILIZADOS PARA COMETER FRAUDES”.
Terminamos este escrito con su propia titulación: ¿Quiénes tienen más credibilidad en el mundo moderno, Tibisay Lucena o Bill Gates?
Rubén Darío Bustillos Ravago
rdbustillos@gmail.com,
@rdbustillos

Caracas - Venezuela

VÍCTOR RODRÍGUEZ CEDEÑO, VERDAD, JUSTICIA Y RECONCILIACIÓN

Las declaraciones del Fiscal Nieves en relación con los procesos en contra de Leopoldo López y otros presos políticos confirman que en Venezuela se violan los derechos humanos en forma sistemática y que enfrentamos una grave crisis en proceso constante de agudización que afecta a la sociedad entera.

En los últimos tiempos el régimen ha impuesto la mentira y la manipulación,  alrededor de una perversa centralización del poder y del sometimiento de todos los poderes e instituciones al Ejecutivo. Estamos ante un régimen que persigue y castiga, un régimen que recurre a la “justicia” para castigar al opositor, para lo cual se ha armado de una herramienta poderosa: Un Poder Judicial con absoluta falta de autonomía e imparcialidad, un Defensor del Pueblo que ignora sus obligaciones y lejos de proteger los derechos de los ciudadanos actúa en su contra y, unas fuerzas del orden público y unas Fuerzas Armadas ideologizadas que responden sólo a los intereses de un grupo político, la herramienta material de la persecución y el acoso.
Hoy resulta imposible conocer la verdad de todo lo que pasa y ha pasado estos últimos años en el país, más en materia de derechos humanos, violados en forma sistemática y en contra de todos los que de alguna manera se oponen a las arbitrariedades del régimen. Durante estos años, según las confesiones del Fiscal Nieves y de otros magistrados y personajes que se pronunciaron antes, se ha enjuiciado sin fundamento jurídico, en procesos manipulados y aberrantes, a ciudadanos que simplemente han ejercido su derecho a disentir y a protestar pacíficamente, a pensar diferente y expresarse en contra de las arbitrariedades de un régimen que definitivamente abandonó el espacio democrático.
Estamos en medio de una conflictividad política y social creciente, una realidad que ignoran deliberada e irresponsablemente quienes detentan el poder hoy, desde distintas posiciones. Hay una crisis que se agudiza y ante la cual debe prevalecer la sensatez y la inteligencia de la dirigencia política. El anuncio de Maduro de gobernar después del 6D, sin la Asamblea Nacional, con el pueblo y los militares, según sus propias declaraciones,  nos indica el peligroso camino que ha decidido tomar el régimen, dejando de la lado la Constitución Nacional y en consecuencia, el Estado de Derecho.
La experiencia vivida en otros países muestra que tras las crisis y ello por lo general más temprano que tarde, cuando las sociedades se sienten agotadas y acorraladas por la violencia de Estado y por la ausencia de instituciones confiables, vienen tiempos de cambio lo que supone la aplicación de mecanismo judiciales y extrajudiciales que aseguren a las víctimas y a la sociedad en general su dignidad, una justa reparación por los daños causados, el procesamiento y castigo de los autores de las violaciones de los derechos humanos durante esos períodos.
Pero ante todo, se requerirá establecer la verdad de los ocurrido, las razones por las cuales llegamos a esta situación, a las circunstancias en que se han cometido todos esos crímenes. Debemos preservar la memoria fuera de revanchas y venganzas. Las sociedades deben saber lo que pasó y por qué pasó. Hay un derecho humano colectivo en vías de consolidación, el derecho a la verdad, que genera a su vez la obligación a cargo del Estado, de investigar y de procesar y castigar a los autores de las violaciones de los derechos humanos y de la realización de crímenes internacionales.
Hay que erradicar la impunidad, lo que responde a un compromiso asumido por todos los Estados cuando suscribieron el Estatuto de Roma, en 1998. El olvido, el perdón, la amnistía, las leyes de obediencia civil o de punto final o cualquier otro mecanismo adoptado en perjuicio de la aplicación de la justicia, adoptadas en otros países tras las violaciones masivas de  los derechos humanos, no caben en un proceso de justicia transicional. Ésta se presenta, en su conjunto, como una herramienta válida para enfrentar situaciones de esta naturaleza,  un proceso, por cierto, muy distinto a la simple “transición” que algunos plantean para solucionar la crisis en el corto plazo.
Superar la crisis y asegurarse de que las violaciones no se repetirán supone acuerdos y consensos mínimos para hacer efectiva y duradera la reconciliación nacional. Ello implica, ante todo, para asegurar a la sociedad que se transita hacia un verdadero cambio, además de aplicar la justicia en debida forma, la reforma de las instituciones, en particular, el Poder Judicial, las Fuerzas Armadas y del orden público; y, de la legislación penal para que se incorporen los crímenes y delitos contra los derechos humanos que permitan procesar y castigar a los responsables de los crímenes cometidos durante este período, en base al principio de la legalidad que exige el orden jurídico penal.
Victor Rodriguez Cedeño
vitoco98@hotmail.com
@VITOCO98

Venezuela -

ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA, PUENTES DE PLATA

En estos tiempos pre transicionales, cuando el cambio se vislumbra a la vuelta de la esquina y los poderosos de ayer ya muestran la desesperación de los perdedores de mañana, descuidar la magna tarea de construir puentes de plata constituye un delito de lesa humanidad. No es traición: es grandeza.

¡Qué duda cabe! La Venezuela chavista cierra su ciclo de un cuarto de siglo en medio de un país en ruinas que humea devastado. Consumido por la inautenticidad, la farsa, el despropósito. Habiendo cumplido fielmente la orden que llevaban los comandantes golpistas en sus intenciones desde muchos años antes del 4 de febrero de 1992, – todos ellos, sin excepción ninguna – de arrasar con ella. Siguiendo al pie de la letra la consigna que Hitler les impusiera a los oficiales de sus fuerzas armadas alemanas al invadir territorio soviético enemigo: Gleich dem Boden machen! En mala traducción: Arrasar con todo.

No tengo ningún prurito en confesar que ante la inmensa, la inconmensurable gravedad del daño cometido por estos farsantes armados contra la República, los cientos de miles de jóvenes de nuestras barriadas asesinados por la guerra azuzada por el gansterismo castrocomunista – Chávez y Arias Cárdenas, a la cabeza de los militares felones que traicionaron su juramento, seguidos por la cohorte de secuaces que se cebaron sobre los bienes de la República y llevan dieciséis años disfrutando de sus iniquidades – con el auxilio de civiles sin Dios ni Ley, castrocomunistas todos ellos, que han llegado al extremo de traicionar a la Patria, entregándole nuestra soberanía a la tiranía cubana, merecen el mayor castigo que el Código Penal, civil y militar dispongan para tal efecto. Y que si, respetando la tradición instaurada por el Libertador cuando declarase la Guerra a Muerte contra los enemigos de la recién fundada República, el castigo debiera ser proporcional a la magnitud del crimen, que lo sea. Para recuperar nuestra honra de Nación y sentar un precedente inolvidable. Que las Naciones, en inolvidable frase de Winston Churchill, se forjan con sangre, sudor y lágrimas. No merecen ningún perdón.

Dicho lo cual no puedo dejar de recordar el también imperecedero ejemplo forjado por Gonzalo Fernández de Córdoba, conquistador de Nápoles, con justicia llamado El Gran Capitán (1453-1515), el más grande de todos los soldados españoles del Siglo de oro, quien según narración del toledano Melchor de Santa Cruz de Dueñas solía exclamar: “al enemigo que huye, hacedle la puente de plata.” La frase haría historia en boca de los dos más grandes escritores españoles: Cervantes, en El Quijote expresaría la voluntad del ingenioso caballero que “ no tiene condición ni es de parecer de los que dicen que al enemigo que huye, hacedle la puente de plata”.  Y Lope de Vega, que en La estrella de Sevilla le hace afirmar a uno de sus personajes: “que al enemigo se ha de hacer puente de plata.”

El fiscal Franklin Nieves no fue el primero ni será el último de los cómplices y obsecuentes servidores de la Injusticia que huye del campo de batalla. Ahora, que el barco hace aguas, ya plenamente conscientes de que perdieron la guerra y comienzan a hundirse en el fango de la derrota. Recuerdo a Eladio Aponte Aponte y a Leamsy Salazar, que denunciaran casos incluso muchísimos más siniestros de la Justicia del Horror chavista: recuerdo particularmente las reuniones sostenidas por Hugo Chávez con Diosdado Cabello y José Vicente Rangel, en los que, en consejo de otras altas autoridades, se decidía a quienes se perseguiría, con qué cargos y bajo qué penas de condena. Hubo incluso sentencias de muerte. Ejecutadas. Como la dictada contra Danilo Anderson, el fiscal. Prohibido olvidarlo.

Ninguno de ellos tiene la autenticidad, la densidad moral y la integridad de un auténtico revolucionario, si los hubiera. Son matones, mafiosos, delincuentes, asaltantes, asesinos y ladrones. Con o sin uniforme, con o sin togas y birretes, con o sin condecoraciones, diplomas y charreteras. Como quedara de manifiesto en la entrevista concedida por el personaje de marras al periodista mexicano de CNN, Fernando del Rincón. Y frente a los cuales, en un supremo ejercicio de sabiduría política, no cabe más que recordar la sentencia del Gran Capitán y hacerles la puente de plata. Todo ahorro de sacrificios, todo acortamiento de las penurias, todo avance hacia la restauración de la extraviada grandeza de la República – si alguna vez la tuvo - que tales puentes faciliten merecen la más serie consideración. Sin que ello suponga la disposición al perdón de los crímenes, a la connivencia y colusión con los criminales,  al olvido de nuestros sagrados deberes para con la justicia.

En estos tiempos pre transicionales, cuando el cambio se vislumbra a la vuelta de la esquina y los poderosos de ayer muestran la desesperación de los perdedores de mañana, descuidar la magna tarea de construir puentes de plata constituye un delito de lesa humanidad. Los vencedores de mañana, así se encuentren aherrojados en las cárceles, vejados, sometidos y condenados, suspendidos en sus derechos y ofendidos en sus acciones deben comenzar a preparar el futuro. Y sus mejores hombres, que los hay así no sean notorios,  a organizar la conquista final. Parte importante tendrán los puentes de plata. Que en la victoria, modestia. Es la mejor prueba de grandeza.

Antonio Sanchez Garcia
sanchezgarciacaracas@gmail.com
‏@Sangarccs

Miranda - Venezuela

JOSÉ TORO HARDY. EL HOMBRE MENOS INDICADO PARA EL MOMENTO MÁS APROPIADO

Chávez no fue un “súper hombre”. En realidad fue solamente la consecuencia de un “súper ciclo de commodities”.

  "Commoditie" es un término que se refiere a las materias primas. El más importante es el petróleo. También lo son el trigo, soya, metales como el oro o el cobre y muchas otras materias primas tanto agrícolas como minerales.

 Entre 1860 y 2012 se experimentaron cuatro súper ciclos este tipo. En cada uno de ellos los precios y la demanda de los ¨commodities" gozaron de un gran auge por un período a veces superior a los doce años. El fin del más reciente "súper ciclo de commodities" en Latinoamérica explica los  profundos cambios políticos que están ocurriendo en países como Venezuela, Brasil y Argentina.

  Por lo que se refiere al petróleo venezolano, nuestra cesta fue el reflejo de ese fenómeno al pasar de unos 8 dólares por barril en 1998 hasta alcanzar unos 116 dólares en el 2008  y con algunos altibajos ubicarse en torno a los 100, antes de desplomarse.

 Chávez simplemente tuvo la suerte de estar ahí, de coincidir con un súper ciclo, pero ciertamente fue el hombre menos indicado para el momento más apropiado. Otro líder con más visión hubiera entendido que una de las características fundamentales de los precios de los hidrocarburos es su volatilidad y que lo prudente hubiera sido utilizar aquellos recursos para propiciar una economía sustentable.  Pero no, no entendió el sueño bíblico de las siete vacas gordas y las siete vacas flacas.

 Ese súper ciclo de oportunidades lo transformó en un  "súper ciclo de populismo" que al final del día dejó al pueblo más pobre y más confundido que antes. Lo malo es que ahora vienen las vacas flacas y los silos están vacíos. Y lo peor es que el faraón de turno en lugar de procurar que se invierta en mil industrias nuevas, no se le ocurre otra idea que afirmar que tiene “mil celdas listas para el que se ponga cómico el 6D”

 Es evidente que el país necesita con urgencia un cambio de modelo. Seguimos siendo un país lleno de posibilidades y podríamos  volver a ser  una nación próspera si escogemos el camino adecuado. Padecemos una crisis inducida y  una economía asfixiada  por el socialismo y el dogmatismo.  Si le quitamos ese peso de encima que la está aplastando, ella misma tenderá a recuperarse por simple descomprensión. De hecho, la reconstrucción misma abrirá muchísimas oportunidades.

 Si en lugar de usar el petróleo como “punta de lanza  para lograr el equilibrio del Universo y garantizar la paz planetaria” -como pregona el Plan de la Nación-, Chávez hubiese pensado en un modelo más sensato y en un fondo de estabilización macroeconómica, quizá no estuviésemos pasando por este trance.

 Pero ahora tendremos que reconstruir al país sin que podamos contar con un apoyo tan generoso como el que antes tuvimos del petróleo, porque a PDVSA la han destruido y porque en un futuro inmediato no cabe prever que se produzcan grandes aumentos en el precio.

Lo anterior en si mismo puede ser además de un reto una oportunidad. Ojalá hayamos aprendido la lección de lo dañino que puede ser la extrema dependencia con respecto al petróleo. Tenemos que desarrollar una economía más equilibrada, más productiva, más competitiva. Tendremos que recurrir más a la iniciativa de los particulares y a los capitales privados porque nos van a legar un estado exhausto. Tendremos que recuperar el valor del trabajo y los valores morales y éticos, hacer un gran esfuerzo en materia de educación y a la vez entender que ya no vamos a poder contar con una papá gobierno que lo resuelva todo (o que le dañe todo).

 Sería delirante pensar que podemos volver a la situación anterior.  No podemos empeñarnos en un modelo de reparto en el que ya no se produce lo que se pretende repartir. El ingreso petrolero per cápita ha caído de manera sustancial. Ya no alcanza. Además, el aparato productivo venezolano ha sido gravemente diezmado.

Hay que sincerar la economía y ofrecer confianza y seguridad jurídica. Hay que flexibilizar el mercado laboral.  De un modelo de reparto, tenemos que pasar a uno de producción e inversión con equidad social. Seremos un país más parecido a los demás países en los cuales el estado vive de la nación y no la nación del estado.

 Hay que reducir el tamaño del estado y hacerlo más eficiente. Ya no podrá seguir siendo tan dadivoso, ni seguir subsidiándolo todo, ni regalando tanto a otras naciones, ni  metiéndose en todo. Si no lo entendemos, la consecuencia será un deterioro masivo del salario real de los venezolanos y una recesión aún peor que la actual. Un estado elefantiásico y torpe que al gastar más allá de sus posibilidades desataría una hiperinflación y empobrecería cada vez mas a los ciudadanos.

 No podemos seguir comiéndonos la flecha en la autopista del planeta convencidos de que sólo nosotros vamos por la vía correcta en tanto que todos los que vienen de frente van por el camino equivocado.  Venezuela no puede seguir insistiendo en mantenerse aferrada a un modelo que intenta resucitar todas las formas que sin excepción han fracasado política y económicamente  en el mundo.

Jose Toro Hardy
pepetoroh@gmail.com
@josetorohardy
Miranda – Venezuela

ARIEL PEÑA, ¿DE CUÁL PUEBLO HABLA NICOLAS MADURO?, DESDE COLOMBIA

Hace pocos días en Venezuela  ante la derrota del chavismo anunciada por las diferentes encuestadoras, en las elecciones  parlamentarias del próximo 6 de diciembre, Maduro dijo sin ningún empache  “en un escenario hipotético, si gana las elecciones la oposición, no entregare  la revolución, y pasare a gobernar con el pueblo y en unión cívico militar” eso significa ni más ni menos que se buscara consolidar la dictadura con  su camarilla marxista leninista, pretendiendo quedarse con el poder para siempre, porque si Hitler decía que el tercer reich duraría mil años, esta banda comunista es más ambiciosa y quiere el poder por toda la eternidad.

Es bien conocida la perversa manipulación semántica que hacen los marxistas de las palabras, por eso el término “pueblo” al que se refiere Maduro, no es el que conocemos todos los mortales, pues el pueblo para el  lastre comunista totalitario  se le atribuye   a la  pandilla que sigue esa entelequia, sea  en la dirección, militancia o colaboración sin importar la cantidad de personas que la conforman, ya que  los 30 millones de ciudadanos venezolanos,  para ellos son una simple masa que se utiliza, enajenándola, adocenándola o aplastándola de acuerdo a las condiciones, entonces el “pueblo” al que se refiere Maduro es  esa cáfila de compinches, con los cuales quiere torcer la voluntad popular que  se expresara el próximo 6 de diciembre en las urnas, derrotando al neocomunismo.

El genocida soviético Stalin daba la mayor importancia a la manipulación de los términos y por ello invitaba a sus camaradas, a tener su propia definición de las palabras, planteando que ese era un monopolio crucial, además el sátrapa de Lenin también hacia las mismas recomendaciones, al afirmar que se debían cambiar el significado de las palabras para hacer la revolución, que es  lo que hace  en la actualidad el irracional de Maduro, cuando menciona que en caso de perder las elecciones, la “revolución” pasara a una nueva etapa y gobernara con el “pueblo” con  lo cual la comunidad internacional esta notificada de las intenciones criminales del régimen chavistas a partir del 7 de diciembre después de que se conozcan los resultados, pues la violencia es el principal credo marxista.

En caso de que no  les alcance con  el fraude, ni haya un golpe de estado por parte de la camarilla chavista, en condiciones normales la Asamblea Nacional en manos de la oposición, aprobara leyes internas que buscaran reformar el fracasado sistema económico del socialismo del siglo XXl, pero también habrá leyes que exigirán el retiro de los militares cubanos, la expulsión de los guerrilleros de las Farc y Eln  que se toman asuetos o son residentes en el hermano país con la complacencia del régimen, y se aprobara la amnistía incondicional para los presos políticos, buscando la excarcelación  de Leopoldo López, iniciativas que vetara Maduro, lo cual conducirá a un forcejeo político de enorme incidencia en la vida de los Venezolanos; serán las masas las que definirán esa confrontación.

Aunque  las elites marxistas aúllan acerca de que su doctrina no es dogmatica y de que no hay formulas inmutables, eso es falso, porque su esencia es la misma y lo único que hacen es cambiar de trucos y disfraces, subrayando  que lo que les interesa  es el poder sin importar que su teoría sea lo más inescrupuloso de la tierra, pues lo determinante para esa  secta es que se cumpla en la práctica, por eso   la situación de Venezuela tendrá que observarse con sumo cuidado y,  gobiernos de la región deben de exigir el cumplimento de la carta democrática de la OEA, para que la tierra de Bolívar no vaya a caer definitivamente en la esclavitud perpetua.

Es indudable que la dictadura cubana de los Castro hará todo lo que este  a su alcance, para evitar el triunfo de la oposición, ya que el país caribeño  saldrá perjudicado por ser un mantenido de  Venezuela, cuyo gobierno le ha regalado a la monarquía marxista más de 80 mil millones de dólares en los últimos 16 años y esa ubre no se puede perder tan fácilmente, así que no solo le darán línea al orate de Maduro para evitar la catástrofe, sino que buscaran que los colectivos o paramilitares del régimen amedrante a la población contando también con la colaboración de las Farc y el Eln, quienes   saldrán mal libradas del triunfo opositor, pues Venezuela pude dejar de ser la retaguardia de la narcoguerrilla Colombiana.

El autentico pueblo venezolano le tendrá que dar una lección de democracia a la camarilla chavista, y a todos los rábulas en el interior y exterior de ese país que quieren envilecer a  la patria de Bolívar, y no importan las ráfagas antidemocráticas que buscan torcer la voluntad de una nación, amenazando con radicalizar la “revolución” porque así como los pueblos de Europa oriental hace 26 años, emprendieron  el camino de la liberación del comunismo totalitario, hoy América Latina en diferentes países de la región que han caído mediante engaños y trapisondas en el neocomunismo, también lograran sacudirse de su peor enemigo y para ello debe contar con la más amplia solidaridad de los demócratas,  por ello no se puede dejar sola a Venezuela para que logre romper las cadenas del comunismo que usa como mascarada al chavismo.

Ariel Peña
arielpena49@yahoo.com
@arielpenaG

Colombia 

MIGUEL BAHACHILLE M., ¿PRESIDENTE DEL 20%?

La cultura democrática privativa en países con sistemas de gobierno instituidos en la representatividad, conlleva al reconocimiento tácito o franco de los seleccionados en libres elecciones así sea por exigua diferencia. En la elección presidencial ese principio se hace más relevante porque implica la tutela de la jefatura del Estado con todas sus implicaciones. Cuando el elegido entiende el alcance de su débito republicano se esmera por conciliar con todos los sectores a fin de garantizar la estabilidad política y social, incluso con los discrepantes ya sea por convivencia cívica o por conveniencia política. Así ocurre en países hasta con menos tradición democrática que el nuestro.

En Venezuela ocurre todo lo contrario. El presidente deja ver, casi a diario, a través de alocuciones cercadas por su ideología, que no se siente presidente de 30 millones de venezolanos sino del grupo revolucionario que lo apoya (20% según DATANALISIS e IVAD). El resto, el 80%, por contrario, es abiertamente ofendido, agraviado, descalificado y, en algunos casos, hasta enjuiciado. Incluso la oposición legítima, componente indispensable de todo ámbito liberal, es tildada con frecuencia de “apátrida”.   

¿A dónde nos lleva esto? Sólo instituciones bien ordenadas pueden viabilizar los cambios sociales indispensables. Tarea imposible si se  desmantelan para sustituirlas por un patronato que reconoce sólo a la quinta parte de la población como ciudadanos con Derechos. Bajo ese esbozo separativo, el progreso y la avenencia agrupada se alejan mientras se incrementa la disgregación. Las posibilidades de éxito bajo esas condiciones es la que tendría un atleta de triatlón que compite con una mano atada a su espalda.

La doctrina liberal reitera que la voz de la opinión pública es eficaz sólo si fluye a través de organizaciones políticas democráticamente fidedignas. Chávez insistió para que la Constitución de 1999 diera relevancia a los partidos políticos como portadores inequívocos de equilibrio republicano. Luego excluyó ese dogma de la vida pública y se arrogó la facultad de ser “único repartidor de bienes” y portador de la voluntad política de 30 millones de venezolanos. Maduro fracasa en su designio de emularlo, entre muchos motivos, por la merma de las divisas petroleras las cuales frenan la inercia derrochadora iniciada hace 16 años.

Hoy se descubre el enredo de ese modelo. El presidente debe estar sintiendo que incluso buena parte de los virtualmente lo apoyan comienza a protestar y entender que la solución de sus conflictos requiere de acciones conjugadas entre entidades debidamente capacitadas y no por zarpazos ocasionales como el Dakazo. No es subiendo salarios como se resuelve la escasez ni improvisando una OLP como se mitiga la delincuencia. Sólo “planes integrales” dan respuestas asertivas.

El intento de continuar con disonancias entre ese estilo fingidor de “regencia estatal” y lo que realmente necesita la gente, fracasó. El gobierno lo sabe. De allí que no prive el propósito de gobernar sino de confrontar. El apartheid tiene antecedentes. Se inició con la fatídica “Lista de Tascón”. En ella se estampilló, con anuencia presidencial, un contraste entre “nobles e indignos”. Desde entonces la bandera política oficialista es prisionera de terminologías fútiles que intentan dividir a los venezolanos de manera artificiosa tal como lo evidencian las encuestadoras serias del país.

Las ofensas públicas contra el adversario partidista, las dudosas invalidaciones políticas, las sanciones a comerciante arrinconados por la inflación, la vehemencia por símbolos patrióticos con mayor asiduidad de la que el pueblo pueda asimilar, la inconveniente sobreexposición de funcionarios públicos en medios de comunicación, poco le importa a la humilde señora que bajo la lluvia, acurrucada con dos niños, hacía una cola de 200 metros en el supermercado de una zona popular para lograr 3 paquetes de arroz.

No son minorías las afectadas por estas contradicciones. Como tampoco existe una división social expresamente rotulada como lo sugiere el régimen para afirmar que hay dos mitades antagónicas. El 80% siente que el país va mal; que es víctima de la inflación e inseguridad. Como si fuera poco, se está desvaneciendo la conquista laboral lograda a través los Contratos Colectivos. Ahora El Estado actúa como patrón único imponiendo las condiciones de trabajo.

La única vía para modificar cualquier disposición corporativa es mediante el voto. Todo lo demás es especulación y fantasía. El 6-D es un día histórico vitalísimo para expresar hacia dónde queremos ir.

Miguel Bahachille M.
miguelbmer@gmail.com
@MiguelBM29

Miranda – Venezuela

LEONARDO MONTILLA, EL TEMA ES EL FISCAL O LA COMIDA

La Venezuela de la actualidad, sufrida y angustiada, vive en un permanente cambio de temas de interés público y general; es natural, una sociedad convulsionada por diferentes problemas terminales, ávida de información, y con un constante peregrinar, donde la supervivencia ha sustituido a la productividad, la discusión y el interés por saber de cada cosa para la conversa diaria es también una necesidad.

La elite militar cívico que en mala hora gobierna la patria, así lo sabe y en este sentido ha desarrollado una estrategia de hegemonía comunicacional la cual busca la unilateralidad en el mensaje que masivamente la sociedad venezolana recibe; de esa manera la mayor parte de los medios de comunicación en el país o están en manos oficiales, en manos de testaferros de los gobernantes, caso Globovision y el Universal, o sencillamente están auto censurados por vía de las presiones gubernamentales donde hasta los programas de opinión han ido desapareciendo paulatinamente.
Nos quedan las TIC,s, la tecnología para la información y comunicación, con las redes sociales, el ciber activismo, la comunicación inmediata, retroalimentada y protagónica como canal de información interactuante de las nuevas tendencias de participación ciudadana en todos los ámbitos de la vida pública, colectiva e individual. Hasta ahora el Estado no ha podido controlar esta innovadora ventana de libre acceso que para muchos se ha vuelto la mejor manera de conocer lo que pasa o no pasa en esta tierra mancillada por la bota militar.
La situación de la crisis económica como expresión del fracasado  modelo autocrático socialista y militarista que han intentado imponer en Venezuela, ha sido el tema que develo, sobre todo en los sectores populares, la farsa de este régimen. La quiebra de la nación en todos sus ámbitos que van desde lo existencial hasta lo moral y ético, no tiene más respuesta sino las equivocadas políticas públicas que desde Miraflores se han implementado en los últimos 16 años de vida republicana, donde hemos visto desde la violación de la constitución hasta la usurpación de las competencias de los demás poderes por parte del ejecutivo, eliminando el principio básico democrático de separación de poderes.
Desde hace unos días el tema del Fiscal del MP, utilizado  contra los derechos de Leopoldo López está en el tapete; nadie puede negar lo dramático de este comportamiento que nuevamente coloca en duda la justicia venezolana, y más que la justicia, los encargados de hacerla cumplir. Ahora, había alguien en este país que dudara de la inocencia de López? Alguien podía pensar que no era toda una componenda para debilitar el liderazgo democrático actual? Es que alguien duda que el poder Judicial ha sido muchas veces el brazo criminalizador de la política en Venezuela? Si algo hay que cuestionar es a este Fiscal hoy ex fiscal por ser lo que es, por su comportamiento totalmente antiético que en nada se parece al pueblo grande de Bolívar.
Esto del "fiscal habló" me deja la sensación q todo ya lo sabía, q ya lo había escuchado, no es nada distinto d lo q hemos venido viendo y sintiendo sobre el deterioro del estado d Derecho y las violaciones a la constitución y a la vida civilizada. Ahora, el tema político, y este lo es, ayuda al régimen, distrae la opinión pública del verdadero drama q tiene a las elites oficialistas contra la pared, que los ha llevado a perder el total calor de pueblo que una vez tuvieron,  y que no es otra cosa q el problema social y económico, el hambre q estamos viendo como toca la puerta de los hogares, la escases, la inflación, las brutales colas y la humillación a que somos sometidos por parte de la guardia nacional que abusa y atropella. No hay medicinas, no hay comida, no hay cauchos ni repuestos, ahora ni transporte público hay, eso me parece a mí es lo q día a día vemos los ciudadanos como el resultados de esta dantesca decadencia. Lo del fiscal es grave muy grave, tan grave como la crisis de hambre a que la elite militar cívico tiene sometido al pueblo venezolano
Leonardo Alfredo Montilla Delgado
montillaleoa@gmail.com
@LeoMontilla

Trujillo - Venezuela

ALFREDO MICHELENA, EL IMPERIALISMO COMO GUARIMBA

El chavismo ha pasado de usar el imperialismo como coartada a usarlo como guarimba. El imperio, el antiimperialismo o mejor dicho el antiamericanismo ha sido más que un “leitmotiv” una coartada que ha servido aquí y en el mundo para justificar las incapacidades de todo gobierno socialista y totalitario. Para ellos estamos mal porque los gringos no nos han dejado desarrollar y conspiran contra nosotros.

Pero mientras Maduro sigue tratando de convencernos de que la desgracia por la que atravesamos es culpa de ese imperialismo, claro unido con sus lacayos, la derecha internacional y nacional, los apátridas, etc., etc., etc., hay un movimiento en el chavismo que está abrazando al imperio y usándolo como guarimba. Poco a poco se está dando un deslave del chavismo. Muchas fichas claves de los truculentos manejos de esta nefasta administración están cogiendo “las de villadiego” y van a cantar ante las autoridades “imperiales” todo lo que saben. El último, el fiscal que ayudó a condenar a Leopoldo López con pruebas falsas como el mismo confesó. Pero no es el único de nuestro “injusto sistema de justicia” que ya está en el norte cantando. Ese sistema que otro “enguarimbado”, el exmagistrado general Aponte Aponte, describió como la “justicia de plastilina”.

La fila de “cantantes de opereta” crece en la medida en que el fin de este régimen se otea en el horizonte. Muchos enchufados civiles y militares han venido preparando su huida del foro. Claro ya forrados en dólares para “una vejez tranquila”. Primero enviaron a sus hijos a estudiar a Europa, EE.UU. o Canadá. Luego al resto de la familia. Luego vendrá él con aquello de que no sabía, no quería o no podía y no sé cuántas otras justificaciones de lo injustificable.

Ha llegado, parafraseando un poema de Andrés Bello, “la hora del pensar profundo”. Pues como cantaba Héctor Lavoe “todo llega a su final”. Es hora de ponerse a buen resguardo y ver qué pueden salvar. Creen que mientras más embarrados más valor tienen para ese imperio que viene siguiéndole los pasos al narcotráfico, la corrupción y la violación de los DD.HH. en Venezuela. Fue la tan criticada orden presidencial de Obama, que sancionó a funcionarios venezolanos, la que abrió las puertas para que se iniciaran investigaciones contra los enchufados criollos involucrados en violaciones de DD.HH. y corrupción. Al momento investigan a Rafael Ramírez, antiguo zar petrolero de Chávez, ahora caído en desgracia. Vienen más. Ir a cantar al imperio se vuelve una opción que gana adeptos en el chavismo. Apúrense, que “el último mono siempre se ahoga”.

Alfredo Michelena
alfredomichelena@gmail.com
@Amichelena

Caracas - Venezuela

RAFAEL GARCÍA MARVEZ, SUCEDE EN EL 23 DE ENERO

Hay que insistir machaconamente en seis o siete cosas fundamentales de aquí al 6 de diciembre sin salirse de ese marco. En primer lugar, que el gobierno de Maduro en el fondo reconoce que no tiene posibilidades de obtener la victoria a través del voto. Por otra parte que el desconocimiento de los resultados electorales no es un asunto tan simple y que no obedece a un deseo a juro y, por último, insistir en el llamado a votar, eliminar las banderas de los meritorios partidos políticos y sustituirlos por la de la MUD, invitar a los militantes y simpatizantes descontentos con el “diosdado-madurismo” para que se sumen al triunfo unitario y democrático del 6D y lo más importante, la defensa del voto.

Por supuesto que no está de más agregar que hay que ser exigentes en la organización y preparación del padrón electoral, en la movilización, en la logística y todo lo que ayude a que se cumpla el anhelo de millones de compatriotas.

Dos preguntas: ¿Ciertamente la Unidad está ganando las elecciones? ¿El Gobierno reconocerá el triunfo de la oposición?

Ambas interrogantes son afirmativas, ganará la oposición sin dudas y el Gobierno aceptará sin mayores sobresaltos los números, sin embargo, hay que estar preparado para cualquiera eventualidad, números que implicarán en el fondo más que la derrota en un torneo electoral, el preludio del entierro del irracional socialismo del siglo XXI.

De manera que la posibilidad de vencer a las fuerzas de la Unidad no cuenta en la fraseología trivial del Gobierno y su estrategia electoral se ha reducido y está enfocada en fomentar el desánimo, amenazando que de perder la justa electoral desconocerá los resultados, en pocas palabras, el madurismo apuesta al azar, al a  ver quién quita.

Es de suma importancia destacar el hecho de que en el circuito 2 de Caracas que incluye el 23 de Enero, ícono indiscutible del chavismo ante la interrogante: “por qué tarjeta votarán en las parlamentarias de diciembre, se obtiene una respuesta inédita: 34,1% afirma que apoyará a la MUD, 26% dice que votará por el PSUV y 24,5% no sabe a qué partido respaldará. Se trata de 8,1 puntos a favor de la alianza opositora, de acuerdo con la encuesta de octubre que hizo Datanálisis en esa circunscripción, donde 85,4% de los encuestados afirmó estar seguro de ir a votar”.

Sin embargo, cuando se asocia a esos candidatos con la tarjeta que los postula cambian los resultados: Millán, con la tarjeta de la MUD, obtiene 60,1% de apoyo y Aguirre, con la del PSUV, se lleva 39,9%. Una diferencia de más de 20 puntos.

Esa es una de la razones porque la que hay que exaltar las banderas de la MUD en estos días que restan, hay una evidente preferencia y conocimiento de la Unidad y sus símbolos.

Rafael García Marvez
garciamarvez@gmail.com
@RGarciaMarvez

Carabobo - Venezuela

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, PMVP: RETORNO A LA EXTERNALIDAD POR PREMURA ELECTORAL.


Sostiene el Gobierno Nacional, que “al pueblo lo que le ha faltado son los productos que controla la burguesía (….) siendo necesario abordar el proceso de distribución”, apuntalando dicho planteamiento con el siguiente texto que debe ser colocado en la vidriera del establecimiento supervisado: “En línea con lo estipulado por el Comando Nacional de Precio Justo de la mano con el Ejecutivo Nacional, procederemos ajustar los precios de nuestros productos en un -30% para garantizar al pueblo el acceso de nuestros bienes y servicios”. Tal accionar, representa un manifiesto solapamiento de la inflación como motor de  la inestabilidad económica impulsada por deficientes políticas en materia monetaria y fiscal (e ideológica), que ahora intentan revertir (mediáticamente) apelando de nuevo al control artificial de precios y ganancias ¡para toda la economía! restando importancia al efecto negativo que tiene sobre el funcionamiento del aparato productivo nacional al tiempo de castigar a la sociedad con escasez y desabastecimiento; hasta asumir con descarado reduccionismo que la culpa del actual desastre económico recae en el sector privado (¡!) en teórica complicidad con “industriales y comerciantes especuladores”; cuyo enfoque es difícil de “entender” ya que estos actores del proceso reciben (algunos) divisas mediante autorización y supervisión gubernamental, que en tal caso convierte a la burocracia  en “cómplice necesario” para poder delinquir en contra del bienestar nacional, encubriendo su nefasto accionar con la simpleza de instrumentar como “política publica” la fijación de un margen máximo de ganancia del 90%, correspondiéndole al productor un 30% sin alternativa de variación so pena de clausura o cárcel.

En respeto al ejercicio profesional de la economía, no entramos a evaluar las utópicas bondades del PMVP ya que estaríamos contribuyendo al apuntalamiento de la externalidad en cuanto a que la culpa del desastre económico no recae en el Gobierno ¡sino en otros! facilitándole no dar explicaciones al ciudadano sobre las imperfecciones generadas por su mal adelantada “política económica” y sobre las estrategias que debe instrumentar en aras de contener la vertiginosa caída del bienestar de la población a la luz de una hiperinflación que vuelve migajas la confianza en el bolívar, la calidad de vida y la movilidad social propiciada  por la persecución implacable de un socialismo abiertamente rechazado por la realidad histórica; amparada dicha absurda intención por un militarismo implícito que cede sus  conceptos transversales en pro de compartir el poder, como es el caso tanto del denominado Estado Mayor del Plan de Recuperación Económica de enero 2015 (Generales y Jefes de todos los ramos que componen una división, y punto central donde deben determinarse y vigilarse todas las operaciones) conducido personalmente por el Presidente de la Republica (¿en su condición de Comandante en Jefe?); así como por el recién creado Comando Nacional de Precios Justos (pequeño grupo de tropas de choque, destinado a hacer incursiones ofensivas en terreno enemigo) que enfrenta, inferimos, a un rival imaginario que según el oficialismo recibe apoyo externo de los EEUU (¿?) e internamente de la burguesía (¡!); que de ser cierto nos haría temer sobre un indeseable conflicto bélico en el campo real habida cuenta de no haber podido “derrotar al enemigo” en un simulacro de guerra luego de más de 13 años de pleno control de la economía, donde vienen imponiendo un precio máximo que genera pérdidas de rentabilidad estimulando el deseo de abandonar la “lucha” hasta reducir la  oferta (producción) del respectivo sector (mas escasez).
En la presente crisis, surge la pertinencia de resaltar algunos problemas de nuestra economía que por sabidos se callan y por callarse se olvidan tales como que reflejamos la inflación más alta del mundo con obvio efecto sobre el incremento de los precios; que experimentamos una persistente escasez de bienes y largas colas para poder adquirir (los que tengan suerte) la poca oferta resultante de la ínfima producción nacional ante la obviedad de no contar el empresariado con divisas para importar materia prima (y mucho menos para la innovación y actualización tecnológica), no compensada por la ineficiencia del aparato productivo dependiente del sector público; que el crecimiento excesivo de la liquidez monetaria a la luz de la continua emisión de dinero inorgánico por parte del BCV ha propiciado que supere su capacidad de uso incidiendo por ende en su poder de compra; que luego de una larga vigencia del control de cambio (05/02/2003) originalmente “fundamentado” en evitar la fuga de divisas y controlar el precio de los alimentos, hoy se observa un claro fracaso de ambas intenciones habiéndose “fugado” una cifra superior a los 300.000 millones de US$ al tiempo de reflejar una torpeza de la “dictadura cambiaria” tanto en materia de importaciones como en facilitar las “bondades” de un mercado paralelo  que convierte un dólar preferencial (liquidados con supervisión gubernamental) en el mejor negocio posible en Venezuela para aquellos con tentáculos con el poder ( más del 40% de los honestos importadores deben ir al paralelo).
Resulta oportuno recordar, que el control de cambio arrancó con una tasa de Bs 1.600/$ (2003) que varió hasta Bs 2.150/$ (marzo 2005) en devastadora paridad que ocultaron con el artificio contable de la eliminación de tres ceros de la moneda mediante el proceso de reconversión monetaria ejecutado por el BCV, de donde emergió por arte de magia financiera  una tasa de ¡¡ Bs 2,15/$!! de nulo impacto favorable sobre el desenvolvimiento económico pero hábilmente utilizado como estandarte mediático de una “justa paridad cambiaria”, que aún hoy día está propiciando, con sobrada razón, que suenen sirenas de alarma cuando nos acercamos a una paridad de Bs 800/$ ya que en retrospección equivale a unos Bs 800.000/$. 
En fin, el Gobierno recurre a la estrategia populista más sencilla: acusar a los industriales y comerciantes de estar boicoteando la economía; pero de crear las condiciones para inducir una mayor y mejor oferta nada se dice ya que solo les interesa mantenerse en el poder ¡¡como sea!!
Jesús Alexis González    
jagp611@gmail.com     
@jesusalexis2020

Miranda - Venezuela

PEDRO SEGUNDO BLANCO, OPERACIÓN AGARRE

Tal como lo hemos dicho en anteriores oportunidades, en Venezuela está en marcha un MEGADAKASO político, económico, social y electorero, con miras a tratar de revertir el irrevertible y generalizado rechazo, del que es acreedor el Gobierno de Nicolás Maduro y la clase política que ejerce el poder en nuestro País desde hace casi 17 años.

Frente a este nuevo ardid oficialista, que recordamos se hizo por primera vez con la creación de varias "misiones sociales" entre 2003 y 2004 a propósito del referéndum revocatorio contra el fallecido presidente Chávez y que se ha repetido cada vez que hay elecciones, sean estas nacionales o regionales, los venezolanos y las venezolanas, tenemos que estar claros, en primer lugar que todo lo que se va a distribuir nacionalmente, adquiridos por el estado a precios de Dolar 6.30, sean electrodomésticos, alimentos, vehículos, canaimitas, repuestos, cauchos o cualquier tipo de productos, provienen de la RENTA PETROLERA que es propiedad de todos los venezolanos, lo que significa que nada de eso es un favor o una dádiva de la clase gobernante, porque ese dinero no es propiedad de ellos y porque es un derecho que tenemos todos, de tener acceso a los bienes y servicios, conforme a la Constitución Nacional que rige desde el 15 de diciembre de 1999, y en segundo lugar, porque es función y responsabilidad de quienes gobiernan, atender con eficacia los reclamos y las necesidades de todos los integrantes de la sociedad, sin distingo de raza, religión, clase social o afiliación político partidista.
En ese sentido quiero dejar claro esta situación,  para decirle a todos nuestros compatriotas, que en respuesta a esta misión de emergencia que está instrumentando Maduro y su combo, para tratar de hacerse de los votos necesarios para mantener una mayoría en la nueva Asamblea Nacional y seguir destruyendo la nación,  la respuesta generalizada de la población es, la OPERACIÓN AGARRE, que no es otra cosa que accesar y adquirir todos esos bienes y productos y en lo sucesivo salir a votar masivamente y en avalancha el 6 de diciembre, para producir el cambio político que requiere con urgencia la Nación, porque actuando de esa manera y alcanzando una mayoría democrática en el Parlamento,  podremos desde el 5 de enero del 2016, iniciar el proceso de reconstrucción institucional, política y moral de un País, que avanza hacia su definitiva destrucción, gracias a la ineptitud de los gobernantes y a un modelo económico impuesto,  que ha sido desastrozo en Venezuela y en todos los países donde se ha instaurado.
"Quienes defienden el derecho a la vida de asesinos, avalan la pena de muerte de ciudadanos inocentes" PSB
Pedro Segundo Blanco
petersecond1@hotmail.com
@pedrosegundoABP

Sucre - Venezuela