miércoles, 1 de abril de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, MIÉRCOLES 01/04/2020

MARYHEN JIMÉNEZ MORALES : SIMPLIFICANDO PERDEMOS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 47 minutos
Es comprensible, no siempre queremos respuestas largas o complejas a los desafíos que enfrentamos, tampoco en Venezuela. En gran medida, se consumen mensajes fáciles, cortos, épicos, que confirmen lo que ya intuían antes de leerlos. Muchos medios, de hecho, se han dedicado a cultivar «el sensacionalismo» del mensaje y no necesariamente su contenido. Es popular quien comparte una opinión sesgada, cargada de emociones, apoyándose en teorías de conspiración, o un ad hominem; no así quien intenta explicar y desmenuzar fenómenos complejos. La desinformación ha secuestrado la política ... más »

LEANDRO AREA PEREIRA: INMUNE NADIE

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 52 minutos
Una de las bestias de la realidad se escapó de la jaula donde la manteníamos infructuosamente encerrada y nada ni nadie ha sido capaz, hasta el momento, de hacerla regresar a la zona de tolerancia donde fantaseábamos haberla dominado. Anda de su cuenta y sin riesgos pues en definitiva ni siente ni padece. Tampoco disfruta de su arrase ni existe aún quien la haya derrotado. Es en conclusión un inocente y oprobioso virus que ha impuesto su caos de pandemia por todas las rendijas de nuestra fragilidad. Sin saberlo siquiera “Inmune nadie” es su consigna de guerra y de victoria momentá... más »

OSCAR ARNAL: LA CONSTITUCIÓN QUEBRADA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 56 minutos
La llamada constitución económica, plasmada en el texto de 1999, ha sido violentada sin pausa. Combinó el estado con el mercado. Garantizó la propiedad privada, la libre empresa y que cada quien pudiera dedicarse a la actividad económica de su preferencia. Estableció los principios de transparencia, eficiencia, solvencia, responsabilidad, equilibrio fiscal y monetario. Los ingresos nacionales deben ser suficientes para cubrir los gastos. Cada año debía aprobar el parlamento una ley de presupuesto y otra de endeudamiento, tomando como basamento lo que se produce y hasta dónde es pos... más »

DOMINGO ALBERTO RANGEL: EL CRIMEN TRASNACIONAL Y EL VIRUS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
En estos días de pandemia y cuarentena aparecen expertos por docenas. Unos se atreven a enseñarnos cómo hemos de lavarnos las manos: Y salvo porque es “humanitaria” la prédica de estos sabios persas… cuyas cuitas generalmente oscilan entre la conversa del aburrido que no se atreve a sacar a bailar la dama que se sienta a su lado en una fiesta… y los alaridos del predicador de plaza que lee el mismo versículo de la Biblia a un público que no lo escucha… uno no tendría que hacerle caso a estos expertos… salvo porque tienen cierto interés por lo variado y me recuerdan las colecciones ... más »

REINALDO J. AGUILERA R.: EL FIN DE UNA ERA Y LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Hace ya 48 años, ocurrió un evento que aún perdura en la historia de la humanidad, sí de la misma humanidad que hoy padece los estragos del COVID-19; fue un 7 de diciembre de 1972 cuando inició la misión Apolo 17 con los siguientes astronautas conformando la tripulación: Ronald Evans, Eugene Cernan y Harrison H. Schmidt, el lanzamiento tuvo lugar desde el Centro Espacial Kennedy con el potente impulso de un cohete Saturno V, cuatro días después llegaban a destino, el alunizaje tuvo lugar el 11 de diciembre en el valle de Taurus-Littrow, situado en el borde sureste del Mar de la Ser... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: SANCIONES, AYUDA HUMANITARIA Y RECOMPENSAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
El régimen y su oposición tarifada, Claudio Fermín, Bertucci, Falcón, Ochoa Antich, Timoteo, diputados Clap, entre otros, apoyados en la tiranía mediática, mucho hablan de las repercusiones de las sanciones internacionales, pero en nada hacen referencia a los orígenes de éstas. Ciertamente, las sanciones golpean fuertemente al régimen castrista venezolano, pero jamás debemos olvidar qué las provocan, veamos: La flagrante ruptura del hilo constitucional, la violación de todos los preceptos democráticos, la perpetración de procesos electorales al margen de la ley/democracia, una AN... más »

MARYHEN JIMÉNEZ MORALES : SIMPLIFICANDO PERDEMOS


Es comprensible, no siempre queremos respuestas largas o complejas a los desafíos que enfrentamos, tampoco en Venezuela. En gran medida, se consumen mensajes fáciles, cortos, épicos, que confirmen lo que ya intuían antes de leerlos. 


Muchos medios, de hecho, se han dedicado a cultivar «el sensacionalismo» del mensaje y no necesariamente su contenido. Es popular quien comparte una opinión sesgada, cargada de emociones, apoyándose en teorías de conspiración, o un ad hominem; no así quien intenta explicar y desmenuzar fenómenos complejos. La desinformación ha secuestrado la política y también marca la pauta de muchas interacciones sociales.

En la Venezuela de hoy, pudiéramos caer en la tentación de rechazar la reflexión, el debate de ideas, la autocrítica, el análisis histórico del conflicto, entre otras razones, porque vivimos en tiempos de emergencia humanitaria y, ahora, pandemia. ¿Para qué tendríamos que intercambiar ideas o discutir si todo está muy claro? El único responsable de nuestros males es Chávez y el movimiento que él creó. Ya Estados Unidos afirma lo que aparentemente sabíamos desde siempre: los que hoy ejercen el poder en Venezuela son narcotraficantes y terroristas. No hay más nada que discutir, ¿correcto? Sí y no.

Sí, el chavismo acabó con las instituciones democráticas ya golpeadas, destruyó la economía, generó más dolor y más resentimiento, tergiversó nuestra historia, normalizó la violencia, separó a las familias, causó un éxodo nunca visto en la región, condujo al país hacia una emergencia humanitaria compleja. Pudiera seguir enumerando déficits sistémicos, pues la destrucción es casi infinita.

Ahora bien, desde hace algún tiempo se ha impuesto una narrativa simplificadora de nuestra historia y nuestro conflicto. El populismo autoritario parece haber sembrado en tierra fértil y la polarización aparenta ser indomable. En otras palabras, una parte del liderazgo político, influencers o analistas plantean una lectura binaria de la compleja realidad venezolana. Frases como “la lucha del bien contra el mal”, “ellos vs nosotros”, “el único problema de Venezuela es el comunismo”, “quien no apoye a Juan Guaidó es un colaboracionista”, se leen en las redes sociales, pero también se escuchan en conferencias o conversaciones entre paisanos. La reproducción de estas ideas binarias tiene un alcance importante, pues nuestra sociedad está adolorida y agotada. Puede resultar más atractivo en el corto plazo refugiarse en esos mensajes para calmar el dolor que vivimos. Sin duda,»comprar» esas narrativas en una Venezuela, en la cual la tragedia es el día a día, puede ser más tolerable que investigar, indagar o cuestionar. Esa división absolutista de la sociedad en dos polos iguales es excluyente y, por tanto, cierra las posibilidades de un entendimiento plural. Arrinconar, estigmatizar o perseguir bajo el imperativo moral de acabar con “el mal”, no solo es antidemocrático, sino también muy peligroso. La historia universal lo confirma.

Atravesamos tiempos de pandemia, en los cuales el virus no está distinguiendo entre “ricos y pobres”, “liberales y conservadores”, “migrantes y nacionales”, o en nuestro caso, entre “opositores y chavistas”. Precisamente lo que ha demostrado la penetración veloz del covid-19 es que, de una u otra forma, todas las personas nos beneficiamos o padecemos las consecuencias de un mundo globalizado. Vivimos en un mundo interconectado. Y si bien varios movimientos (ultra)conservadores insisten en fortalecer las fronteras, el coronavirus las ha traspasado todas. Somos iguales en nuestra vulnerabilidad y por ello, hoy más que nunca, debemos enfrentarla fortaleciendo la cooperación.

Simplificando la compleja realidad en la que nos desenvolvemos perdemos todas y todos. Los análisis reduccionistas y populistas son, sin duda alguna, seductores, pero no permiten ir más allá del problema que plantean. De esta forma pueden crear estancamiento, grietas, y generan aún más odio. Pensar en el “todo o nada” puede imposibilitar el entendimiento de las partes. Al no insistir -desde ya- en una deliberación plural y con respeto, pudiéramos estar alargando el regreso de la democracia a nuestro país. Disentir no es un pecado, exigir transparencia en el discurso y acciones políticas tampoco lo es. Estas son dos condiciones muy básicas, entre muchas otras, para el funcionamiento de un sistema democrático.

El liderazgo y la ciudadanía están a prueba. Considero que debemos resistir ante la tentación del pensamiento simplista y excluyente, por más difícil que sea. Hemos padecido por más de dos décadas las consecuencias del populismo autoritario, y, con este, la división de nuestra sociedad. En el llamado de Juan Guaidó a conformar un gobierno de emergencia nacional se abre una pequeña ventana para la unión. Insistamos en ella y diferenciémonos así de ese proyecto autoritario que tanto rechazamos.

Maryhen Jiménez Morales 
maryhen.jimenezmorales@politics.ox.ac.uk. 
@maryhenjimenez

LEANDRO AREA PEREIRA: INMUNE NADIE

Una de las bestias de la realidad se escapó de la jaula donde la manteníamos infructuosamente encerrada y nada ni nadie ha sido capaz, hasta el momento, de hacerla regresar a la zona de tolerancia donde fantaseábamos haberla dominado. 

Anda de su cuenta y sin riesgos pues en definitiva ni siente ni padece. Tampoco disfruta de su arrase ni existe aún quien la haya derrotado. Es en conclusión un inocente y oprobioso virus que ha impuesto su caos de pandemia por todas las rendijas de nuestra fragilidad. Sin saberlo siquiera “Inmune nadie” es su consigna de guerra y de victoria momentánea mientras los días pasan al ritmo que impone su macabra estadística. 

Es en ese desconcierto de vulnerabilidad que se han evidenciado los mayores síntomas de nuestras impotencias. Allí pretendemos al menos sobrevivir, sintiendo ya demasiado idílico y lejano el sueño de perpetuarnos como especie. 

Pensándolo bien, no ha habido forma ni la habrá de retornar a la vieja normalidad puesto que ya es imposible volver atrás. Habrá que inventar, se dice fácil, más bien construirnos una nueva forma de vida, aunque en verdad nada nunca comienza desde cero. Cuál, en todo caso cómo, dónde, con quién. Son dudas existenciales. 

Lo cierto es que la humanidad quedó al desnudo y no hay mascarilla que oculte sus vértigos, y antes bien el antifaz que supuestamente nos protege delata el intervalo en el que el desliz de un estornudo puede ser la diferencia entre ser y dejar de serlo. 

Así, mientras la circunstancias hacen de las suyas y la incertidumbre impone sus leyes en el mercado del miedo, el debate queda abierto y cada quien desde su encierro pregunta y se pregunta, evalúa, tantea opinión sobre lo ocurrido y lo que podría ser el porvenir una vez que pase, y pasará, cómo no suponerlo deseándolo, toda esta cadena de sorpresas, torpezas y sufrimiento globalizado y globalizante. 

Nunca el mundo será el mismo y nosotros tampoco. Poder y liderazgos, relaciones sociales, creencias, valores y conductas, percepciones, religiosidades, ciencia y tecnología, familia, sexualidades y otros apetitos; lazos afectivos, propósitos de vida, narrativas, códigos y palabras; distancias y silencios, leyes; soberanías, orden internacional y hegemonías; tiempo y espacio. 

Queda abierto un debate que envuelve a todo lo anterior y es el de cómo vamos a resolver la existencial tensión entre la libertad y la seguridad. ¿O será que la libertad como aspiración humana pasará a un segundo plano y escogeremos la alternativa de la seguridad para subsistir; amparo y resguardo a cambio de sumisión y sometimiento? ¿Sociedad de proveedores y beneficiarios? 

¿Sobrevivirán o se reciclaran frente a esta debacle humanitaria los cansados cascarones de democracia que hoy conocemos o escogeremos dictaduras por más blandas que sean a cambio de dispensas diarias y  privilegiaremos entonces la fuerza frente al océano encrespado de lo que acontece? 

El miedo es torpe, ruin, escabroso y aísla en su licuadora inclemente. Pero hay que estar preparados para enfrentar dudas y ambiciones perversas que despierta la dictadura de las necesidades. Escoja usted pues nadie quedará tampoco inmune a la perseverancia por la dignidad humana.

Leandro Area Pereira
leandro.area@gmail.com
@leandroarea

OSCAR ARNAL: LA CONSTITUCIÓN QUEBRADA

La llamada constitución económica, plasmada en el texto de 1999, ha sido violentada sin pausa. Combinó el estado con el mercado. Garantizó la propiedad privada, la libre empresa y que cada quien pudiera dedicarse a la actividad económica de su preferencia. Estableció los principios de transparencia, eficiencia, solvencia, responsabilidad, equilibrio fiscal y monetario. Los ingresos nacionales deben ser suficientes para cubrir los gastos. Cada año debía aprobar el parlamento una ley de presupuesto y otra de endeudamiento, tomando como basamento lo que se produce y hasta dónde es posible gastar. Las operaciones de crédito público necesitan de una ley especial emanada del parlamento. 

No hay gasto sin previsión presupuestaria, ni créditos adicionales sin recursos. El Ejecutivo está obligado, en los 6 meses posteriores al vencimiento del periodo, a presentar cuentas al parlamento sobre la actividad presupuestaria. El objetivo de un Banco Central es la estabilidad de los precios y preservar el valor del bolívar. Es autónomo y se le prohíbe financiar déficits. Se estableció el Fondo de Estabilización Macroeconómica para garantizar el equilibrio ante las fluctuaciones de los ingresos.  

En la Constitución, se reservó al estado todo lo referente a las acciones de PDVSA, aunque se abrió el compás a las asociaciones estratégicas colaterales de capital privado.  

 La catástrofe comenzó con la política de expropiaciones masivas, donde se estatizó todo aquello que tenía relación con el petróleo y lo que no. Se tomó como ejemplo a seguir el modelo marxista de economía cubana que ya para entonces era un desastre. Se acabó con el control parlamentario, clave para resguardar y garantizar la probidad en la gestión pública. Sucedió entonces que, sin controles a Pdvsa, la saquearon y de 3.700.000 barriles que llegamos a producir con el presidente Caldera, hoy contamos con 3 millones menos todos los días. 

Desaprovechamos también el boom sostenido de precios petroleros más grandes, que llevaron el barril a más de $100 dólares. De ser un país con las reservas petroleras más grandes del mundo pasamos a no tener ni gas, ni gasolina. El reto es cambiar el rumbo 180 grados. Salir de esta pesadilla, convocar un gobierno de emergencia y salvación nacional.  

Oscar Arnal   
oscar.arnaln@gmail.com 
@OscarArnal

DOMINGO ALBERTO RANGEL: EL CRIMEN TRASNACIONAL Y EL VIRUS

En estos días de pandemia y cuarentena aparecen expertos por docenas.

Unos se atreven a enseñarnos cómo hemos de lavarnos las manos: Y salvo porque es “humanitaria” la prédica de estos sabios persas… cuyas cuitas generalmente oscilan entre la conversa del aburrido que no se atreve a sacar a bailar la dama que se sienta a su lado en una fiesta… y los alaridos del predicador de plaza que lee el mismo versículo de la Biblia a un público que no lo escucha… uno no tendría que hacerle caso a estos expertos… salvo porque tienen cierto interés por lo variado y me recuerdan las colecciones de insectos.

Digamos que los hay para todos los gustos y profesiones… epidemiólogos economistas, banqueros, sacerdotes, profes de bailoterapia y lectoras del tarot.

¡Ninguno de estos personajes que posiblemente cuando pase la emergencia volverán al olvido… eran conocidos hasta el Covi 19… al menos no màs allá del círculo íntimo que les rodea y como son tantos y carecen de organización… unos indican cierta dirección o recetario… y otros todo lo contrario!

Nada extraño ese zigzagueo cuando gente tan poderosa, bocona o faramallera… y me refiero por ejemplo al presidente Trump que después de afirmar que el virus era “una simple gripecita” –como si el catire remedara un viejo bolero en cuya letra la contraparte femenina –Emilita Dago- le recordaba a un pretensioso que dragoneaba de su ciclónica sexualidad… que para ella él era una “simple brisita” -… ha terminado ofertándole a sus electores un paquete de medidas, contra un virus que ahora llama “chino”… evidentemente copiado de los bonos para empleados y patronos que el presidente Maduro anunció hace algunos días…

Pero también me refiero cuando escribo “zigzagueo”, entre otros, a los gobernantes italianos y españoles que irresponsablemente dejaron correr la epidemia… pensando que los enfermos les daban la coartada perfecta para justificar el déficit tremendo de sus presupuestos.

Todos esos poderosos opinan y yo diría que màs de la cuenta.

Pero hay un sector de la economía globalizada que a pesar del poder que vienen almacenando… hasta la fecha pasa desapercibido… y en vez de chillar sus jefes y paniaguados… callan cual cartujo en convento.

Me refiero al crimen organizado que hace décadas y yo diría que desde la caída del muro de Berlín… no para de crecer en nuestro mundo màs allá de las supuestas guerras contra las drogas y los millones que se gastan en las DEAs y similares.

No se trata de conchas de ajo: El propio FMI… que le niega fondos la economía venezolana… para comprar lo que el estado… con nuestra producción petrolera no puede adquirir porque las sanciones de Trump no lo dejan… admite como ente rector de las finanzas globales que el narcotráfico por si solo –hay màs categorías en el crimen trasnacional organizado- representa el segundo ingreso de la banca mundial.

¿Què va a pasar con esos caballeros una vez la pandemia sea superada?

La pregunta es importante y quienes mejor deberían contestarla o estar preparados para hacerlo sobre todo son los guaidòlovers que califican a Venezuela como “narcoestado”… al tiempo que se molestan cuando uno les recuerda que es Colombia quien produce el 95 % de la cocaína que esnifan los estadounidenses… y que los bancos latinoamericanos acusados de lavar divisas… si acaso lavan puñitos de dólares que siempre les envían a cuenta de un gran banco estadounidense o europeo.

Olvidémonos sin embargo de semejantes badulaques –los guaidòlovers- que están atareados preparando mantras para que el autoproclamado los recite una vez se le pase el ataque de mudez que le afecta.

Lo màs probable es que el mundo entero sufra una recesión que todo lo va a cambiar… y entre esos cambios es probable que se mueva el piso del hampa internacional y no me refiero a la sección correspondiente a los banqueros porque esa gente no va a perder nada en esta catástrofe… porque cuando el FMI les entregue los rescates para países con problemas que son todos… como ya ocurrió en el 2008… se lo apropiarán para ser repartido entre los grandes grupos financieros porque esos reales del FMI no entran a los países.

Pero… ¿què pasará con los actuales barones de la droga?

De nuevo las probabilidades, salvo grandes cambios, van en dirección de que momentáneamente tendrán `pérdidas a causa de las drogas sintéticas, hechas localmente, que sustituirán parte de las que ya no pueden ser transportadas en avión o submarino porque las rutas del comercio no se van a restablecer en algún tiempo.

También habrán guerras entre mafias buscando apropiarse territorios de sus competidoras: No en balde Rusia Today en un excelente programa de vaticinios pronosticaba un aumento de la violencia en Colombia, México -¿màs aún?-, Honduras y Venezuela.

La momentánea sequía de fondos y las deudas contraídas por el crimen internacional con la gran banca que lo financia hacen prever que habrá un aumento de la violencia y por esa sola razón en nuestro país cabe hacer un llamado a quienes pueden potenciar y mejorar no solo las policías… que quizás sea lo de menos… sino el Sistema de Justicia que es la cenicienta de los poderes.

En Venezuela nos vienen màs dificultades y habrá menores recursos para resolver… y todo indica que serán años aún màs difíciles… sin construir màs y mejores cárceles donde sea el estado y no los malandros quienes gobiernan.
Sin formar y supervisar màs… muchos màs y mejores jueces, Fiscales del MP, carceleros y jueces de paz que no pueden ser la caricatura que dibujan las leyes del Poder Popular.

Sin eso la caída y la inestabilidad serán mayores.

No menciono como gran solución despenalizar el consumo de ciertas drogas… porque nùmero uno… los malos banqueros son muy poderosos… y ganan con el status quo al que defenderán cual gata panza arriba… y nùmero dos… los políticos del primer mundo también.

Y escribiendo sobre narcotráfico y violencia… ¿podrá el diputado Juan Guaidò Cordones?

¡O es mucho exigir su merced!

Domingo Alberto Rangel
doalra@yahoo.com
@DomingoAlbertoR

REINALDO J. AGUILERA R.: EL FIN DE UNA ERA Y LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

Hace ya 48 años, ocurrió un evento que aún perdura en la historia de la humanidad, sí de la misma humanidad que hoy padece los estragos del COVID-19; fue un 7 de diciembre de 1972 cuando inició la misión Apolo 17 con los siguientes astronautas conformando la tripulación: Ronald Evans, Eugene Cernan y Harrison H. Schmidt, el lanzamiento tuvo lugar desde el Centro Espacial Kennedy con el potente impulso de un cohete Saturno V, cuatro días después llegaban a destino, el alunizaje tuvo lugar el 11 de diciembre en el valle de Taurus-Littrow, situado en el borde sureste del Mar de la Serenidad dónde había llegado antes el famoso Apolo 11. 

La región donde los astronautas efectuaron los estudios y exploraciones fue muy productiva en materia de investigación geológica, al final, más de 100 kilogramos de muestras fueron tomadas en la superficie lunar para aprender más sobre la región inexplorada.

La estadía duró tres días y en dicho viaje a la Luna se efectuaron con tres caminatas espaciales para un total de 22 horas y 4 minutos de recorrido sobre la superficie de nuestro satélite.

Finalmente, el 14 de diciembre, llegó el momento para el equipo de prepararse para su regreso a la Tierra, siendo el punto final de la misión la llegada que se produjo días más tarde, al suroeste de Samoa en el Océano Pacífico.

Lo interesante que debemos resaltar del relato que antecede, es el hecho de que los astronautas del Apolo 17 no sabían que no volvería a haber más misiones a la Luna, Cernan y Schmidt no pensaron que serían los últimos hombres en pisar nuestro satélite natural; con ellos definitivamente terminó una era, tiempo en el cual hubo muchos aciertos y también fracasos, de eso no hay ninguna duda.

La mayoría de los finales no son malos o negativos e incluso en múltiples ocasiones son necesarios, el conjunto de situaciones que se están combinando en la Venezuela actual aún en medio de la Pandemia Mundial, nos indica que el final de la locura bautizada como “Socialismo del Siglo XXI” está cerca, las señales que día a día se presentan en el acontecer nacional y mayor aún en el internacional, son evidencia de que la era chavista está por culminar, aun cuando no se crea.

La acción efectuada por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, mediante la cual realizara una acusación formal contra Nicolás Maduro por presuntos delitos relacionados con el “narcoterrorismo” y en la que ofrece 15 millones de dólares por la captura del jefe de gobierno chavista y otros millones más por sus cercanos colaboradores, deja en evidencia que el final se acerca a pasos agigantados.

El nivel de desesperación de muchos cómplices de Maduro así lo indica, las constantes actuaciones del régimen también, la decisión de continuar persiguiendo a opositores en un momento socialmente tan complejo, como lo es encontrarnos en medio de una crisis de salud global, es solo una muestra de ello. 

También es cierto que no será fácil una vez que esto ocurra, adelantar todos los cambios requeridos, muchas acciones serán tomadas y para ello debemos estar preparados, tal como ocurrió en la Europa al final de la Segunda Guerra Mundial, para posteriormente así reestructurar  nuestro país entorno a lo correcto, volver a los caminos en los cuales se generen verdaderas políticas públicas que vayan en beneficio de todos, que con certeza sea un país de inclusión y no la falsa promesa efectuada por el “Galáctico” y que la mantiene el actual presidente, si así con “p” minúscula por que no merece nada más.

Por el momento estamos en medio de una situación totalmente atípica, sin saber si superaremos lo que se está viviendo, observando por televisión y por las redes sociales como mueren personas a diario en todas partes, sin acceso a mucho y teniendo muy poco, con una calidad de vida que dista mucho de lo que debería ser, con un sistema de salud muy precario en el caso venezolano, una realidad incuestionable.

Sin embargo, así llegará el cambio para nuestro país, sin que nadie lo espere, con incertidumbres y también con expectativas, pero con una alta posibilidad de que en 2020 se materialice definitivamente el fin de una era, oscura, triste, demoledora y que en definitiva nunca debió pasar. 

Una vez superada la grave Pandemia del COVID-19, sin perder de vista cómo quedará configurado el planeta, invito a que seamos participes de lo que vendrá, VENEZUELA como país lo reclama y millones de compatriotas también, así de simple y sencillo.

Reinaldo J. Aguilera R.
reinaldoaguilera1968@gmail.com
@raguilera68  

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: SANCIONES, AYUDA HUMANITARIA Y RECOMPENSAS

El régimen y su oposición tarifada, Claudio Fermín, Bertucci, Falcón, Ochoa Antich, Timoteo, diputados Clap, entre otros, apoyados en la tiranía mediática, mucho hablan de las repercusiones de las sanciones internacionales, pero en nada hacen referencia a los orígenes de éstas. Ciertamente, las sanciones golpean fuertemente al régimen castrista venezolano, pero jamás debemos olvidar qué las provocan, veamos:  

La flagrante ruptura del hilo constitucional, la violación de todos los preceptos democráticos, la perpetración de procesos electorales al margen de la ley/democracia, una ANC que reposa en un gran charco de sangre, la corrupción atroz, amén de otros temibles delitos, son las causas reales del conjunto de sanciones internacionales sobre los jerarcas rojos y el libre desenvolvimiento financiero del régimen de Maduro, incluyendo las recientes recompensas por la captura de algunos de ellos. Cualquier afectación a la vida de los venezolanos no es culpa de las sanciones, los verdaderos responsables son quienes se atornillaron al poder ilegal e ilegítimamente sin importarles las trágicas consecuencias que sus actos acarrean a la población.  

Entendamos algo, para el castrismo venezolano nada, absolutamente nada es más importante que el factor ideológico, por ello, en esta coyuntura viral nunca ha cambiado su discurso contra “el imperio y la oposición”, sin embargo, intentando elevar su precaria popularidad, a sabiendas del repudio del venezolano contra su política, había dosificado su contenido, tratando de posesionar únicamente una imagen de “protector del pueblo” a través del conjunto de medidas sanitarias. Todo iba medianamente bien, hasta la rueda de prensa de Jorge Rodríguez del pasado miércoles 25 de marzo donde, donde denuncio un nuevo intento de magnicidio, desde ese momento el venezolano volvió activar su “chip político”, viendo el régimen diluir sus “esfuerzos protectores” ¡Metida de pata! Sí a eso sumamos las recompensas que el gobierno de Estados Unidos ha fijado contra los jerarcas rojos, el coronavirus ya dejó ser políticamente útil al régimen.  

Tengan por seguro estimados lectores, sin importar lo que ocurra, el castrismo venezolano jamás de los jamases oxigenará a la oposición pactando con ella ¡JAMÁS! es por ello, la única exigencia del régimen para con la oposición ha sido/será su intermediación en el levantamiento de las sanciones internacionales, de este modo el castrismo venezolano ganaría todo y la oposición perdería absolutamente todo. Dicho levantamiento de sanciones permitiría al régimen acceder a los mercados financieros, continuar costeando su proyecto castrista ¡Lea detenidamente por favor! no para combatir de manera más eficiente el virus chino que, según ellos mismos, ya tienen todo lo necesario de la mano de sus aliados chinos y cubanos, sino continuar financiando la cubanización del país. Desde luego, posterior a las recompensas fijadas por USA este jueves, el levantamiento de las sanciones ya es una total quimera.  

Por todo esto, lo políticamente correcto en esta complicada coyuntura, es permitir toda ayuda humanitaria de insumos, alimentos y medicinas provenientes del exterior, eso sí, coadministrada por la triada dadores, oposición y régimen, pues no se puede dejar en manos de quienes perpetran la peor corrupción del planeta el manejo discrecional de esos recursos, amén del apartheid que pudieran darle ¿El régimen permitirá la ayuda? Obviamente no, no capitaliza rédito político. Además, levantar las sanciones sería olvidar/perdonar todas las atrocidades que el castrismo venezolano ha infringido al país… no creemos ello pueda ocurrir.  

No olvidemos, cuando el virus chino pase, el régimen planea tener servida ilegal e ilegítimamente las parlamentarias, continuarán las consecuencias de la economía devastada, el colapso (por corrupción) de los servicios públicos, la hiperinflación y demás secuelas comunistoides. La lucha por nuestra segunda independencia hoy no se debe descuidar, nos exigirá aún más. 

 Leandro Rodríguez Linárez 
leandrotango@gmail.com
@leandrotango