viernes, 18 de enero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, VIERNES 18-01-2019,

TRINO MÁRQUEZ, EL 23 DE ENERO: A DESBORDAR VENEZUELA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
El 23 de enero los venezolanos estamos obligados a demostrar ante los países, instituciones y personalidades del mundo que han sido solidarias con Venezuela a lo largo de todos estos años, que el conflicto actual no se reduce al enfrentamiento entre Nicolás Maduro y su camarilla, con un reducido grupo de dirigentes opositores, sino que la lucha la libra una nación que se niega a seguir siendo arrasada por la banda que asaltó el poder para usufructuarlo con morbosidad y enriquecerse de forma obscena. La marcha debe asumirse como un mensaje a la comunidad internacional, a los milit... más »

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES, ANOMIA Y CONSECUENCIAS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 28 minutos
La anomia es una enfermedad psicosocial generada por la incoherencia entre los fines propuestos por la cultura y los medios que aporta la sociedad para alcanzarlos. Venezuela sufre de anomia por el contraste entre las aspiraciones producto de los mitos de que somos un país rico porque disponemos de recursos naturales y de que somos buena gente, lo cual contrasta con las carencias que sufre la mayoría de la población. En esta medida, surgen varios síndromes. En lo social, se rompen los vínculos existentes y se buscan otros, o la persona se aísla, careciendo así de los soportes nece... más »

JORGE V. ORDENES-LAVADENZ, BOLSONARO EMPIEZA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 51 minutos
El exlegislador de extrema derecha y capitán retirado del ejército anuncia que Brasil se ha liberado del socialismo y que sabe que le esperan reformas intrincadas y un Congreso dividido. Hay señales de que los “Chicago boys” de los años 1970, dignos hijos y nietos del “Consenso de Washington” y sus ideas económicas neoliberales, son modelo de las autoridades que van tomando el mando en Brasil.El analista británico, Jim Oneill. (Valor) opina que “el crecimiento de Brasil puede que sea una ‘sorpresa agradable’ para la economía global si el presidente J. Bolsonaro apoya las políticas ... más »

PEDRO ELÍAS HERNÁNDEZ, EL FUTURO NOS ALCANZÓ, PERO NO PARA BIEN

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La revolución tecnológica asociada a presencia del petróleo como recurso, el automóvil y la producción en masa llega a su fin a principios de la década de los setenta del siglo pasado. Desde luego, como suele suceder, se produce otra revolución técnico-científica de reemplazo: La de la microelectrónica, la computación y las telecomunicaciones, la cual sigue en vigencia hasta día de hoy. Esta era tecnológica dará pasó a otra, tal y como ha sucedido antes. Como vemos el petróleo desde hace casi 50 años dejó de ser un factor tecnológicamente protagónico. Este hecho generó los incenti... más »

ALFREDO M. CEPERO, MI DIOS, MI PATRIA Y MI FAMILIA.

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Estoy seguro de que Dios escucha mis súplicas sin necesidad de usar como intermediarios a sus pastores descarriados. Comienzo con la afirmación repetida hasta el infinito por hombres y mujeres de todas las latitudes y de todos los idiomas de que "cada hombre es un mundo". Unos hombres y unos mundos donde algunos son más imperfectos que otros porque la perfección no existe en la Tierra. Y comienzo por admitir que tanto yo como mi mundo somos tan imperfectos como los demás mundos y los demás hombres que poblamos este planeta. El corolario de las afirmaciones que he hecho en el párraf... más »

ROMÁN IBARRA, CARTA A JUAN GUAIDÓ

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Estimado Diputado Guaidó, le toca a usted ser Presidente de la Asamblea Nacional en la hora más difícil y tormentosa de nuestra era republicana; le saludo como conciudadano preocupado por el destino de esta Venezuela que a todos nos pertenece, pero que ha pretendido ser secuestrada para provecho de unos pocos, al servicio de corporaciones criminales internacionales, en detrimento de nuestros compatriotas. En estas líneas solo pretendo desearle toda la suerte, y el tino necesario para cumplir con éxito la titánica empresa de conjurar la crisis dramática por la que atraviesa nuestro... más »

TRINO MÁRQUEZ, EL 23 DE ENERO: A DESBORDAR VENEZUELA


El 23 de enero los venezolanos estamos obligados a demostrar ante los países, instituciones y personalidades del mundo que han sido solidarias con Venezuela a lo largo de todos estos años,  que el conflicto actual no se reduce al enfrentamiento entre Nicolás Maduro y su camarilla, con un reducido grupo de dirigentes opositores, sino que la lucha la libra una nación que se niega a seguir siendo arrasada  por la banda que asaltó el poder para usufructuarlo con morbosidad y enriquecerse de forma obscena. La marcha debe asumirse como un mensaje a la comunidad internacional, a los militares y a los venezolanos mismos, quienes cerramos 2018 y abrimos 2019 abatidos por el pesimismo.

            Juan Guaidó ha sido una grata sorpresa. Un cisne negro. Nadie esperaba que un joven de 35 años, de la generación de 2007, encarnase la esperanza de cambio democrático y se convirtiese en el líder  que el país estaba esperando, una vez  encarcelado Leopoldo, inhabilitados Capriles y María Corina, y escapados Ledezma y Borges. Guaidó representa  la posibilidad de volver en un plazo relativamente breve a la normalidad que ofrece el sistema democrático.

            El régimen creyó que podía, impunemente, seguir subestimando y arrollando a la oposición. Se imaginó que podía desconocer los acuerdos preliminares alcanzados con los representantes opositores en República Dominicana a finales de 2017. Que podía violar  todas las veces que le diese la gana la Ley del Sufragio y la Constitución, tal como ocurrió cuando abortaron el referendo revocatorio, convocaron de forma fraudulenta ese adefesio que es la constituyente y convocaron de manera apresurada las elecciones del 20 de mayo. Que podía dejar en el CNE a Tibisay Lucena y al resto de señoras que la acompañan. Creía que podía despreciar a la oposición, y especialmente a la Asamblea Nacional, sin que su arrogancia tuviese ningún costo para ellos. 

La soberbia resulta mala consejera. La comunidad internacional tomó debida nota de sus desplantes y abusos. Se convenció de que las elecciones de mayo no habían sido justas, equilibradas, ni transparentes. No habían sido democráticas. En ella se habían vulnerado  las cláusulas suscritas por el propio gobierno en diferentes acuerdos internacionales, entre ellos la Carta Democrática Interamericana. La insolencia del gobierno estuvo basada en su control total de todas las instituciones del Estado, a excepción de la Asamblea Nacional.

            El gobierno desestimó la fecha del 10 de enero. Maduro pensó que organizando un acto bufo en su bufete, el TSJ, podía cubrir las apariencias legales. La Constitución lo obligaba a juramentarse en la sede del Poder Legislativo. El disfrute morboso del poder muchas veces se paga. La desmesura de haber convocado las elecciones para el 20 de mayo, casi ocho meses antes de la toma de posesión, y de haber perpetrado todos los atropellos cometidos, los está pagando ahora. Se encuentra más aislado que nunca. Antiguos aliados, como Haití y República Dominicana, lo han abandonado. La presión de Estados Unidos, la Unión Europea y el Grupo de   Lima, aumenta. Hasta el discreto Japón descalificó el mandato de Maduro. Al paupérrimo desempeño al frente del gobierno, se  agrega la falta de legitimidad de origen. No fue electo en unas elecciones libres.

            En este ambiente de crisis institucional y, de paso, económica y social sin precedentes, surge Juan Guaidó, quien aparece como el alter ego del confundido y desprestigiado  Maduro. Al principio los jerarcas del régimen se burlaron de él. Dijeron que era un desconocido. Ahora lo consideran una seria amenaza. El joven ha conseguido el respaldo de gobiernos, instituciones y figuras mundiales. Se convirtió en un adversario formidable. Además, ha logrado cohesionar a  la oposición que se encontraba extraviada, dispersa y desmoralizada a fines de 2018.

            Guaidó tiene que cuidarse del régimen, acosado por todos los flancos. También tiene que protegerse de algunos factores opositores quienes consideran que la política no es un arte, sino un torneo de guerra, en donde no hay que demostrar habilidad, paciencia y mucho juicio, sino coraje y, sobre todo, hablar en un lenguaje exaltado en el que las palabras son ordenadas por el hígado, no por el cerebro. De esos grupos y personajes extremistas tiene que cuidarse. Pueden ser más letales que el régimen. En nombre de la valentía, la dignidad y todos esos valores  abstractos -y, fuera de contexto, fatuos- puede incurrir en errores garrafales. Si se ve obligado a asumir la Presidencia de la República porque las circunstancias lo determinan, tendrá que hacerlo ajustado a la Constitución. No debe apresurarse para satisfacer a la galería.

            Juan Guaidó y la AN cuentan con amplio apoyo internacional. El próximo 23 de enero los ciudadanos les darán su respaldo masivo y entusiasta. En este ambiente, los militares tendrán que decidir si se suman a la corriente democrática, o continúan siendo el único soporte real del usurpador.

Trino Márquez C.
@trinomarquezc

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES, ANOMIA Y CONSECUENCIAS


La anomia es una enfermedad psicosocial generada por la incoherencia entre los fines propuestos por la cultura y los medios que aporta la sociedad para alcanzarlos. Venezuela sufre de anomia por el contraste entre las aspiraciones producto de los mitos de que somos un país rico porque disponemos de recursos naturales y de que somos buena gente, lo cual contrasta con las carencias que sufre la mayoría de la población. En esta medida, surgen varios síndromes. 

En lo social, se rompen los vínculos existentes y se buscan otros, o la persona se aísla, careciendo así de los soportes necesarios para que cualquier ser humano se pueda realizar en la vida. 

En lo psicológico y emocional, la frustración genera tensiones que hacen que los afectados se movilicen para buscar nuevas relaciones sociales (trabajos, partidos, parejas, amistades, la emigración, etc.), otros se retraen y deprimen, mientras que una minoría tiende a reaccionar con ira y se moviliza para construir un nuevo modelo de sociedad. Lo más grave es que la mayoría tiende a sentir tristeza, desconfianza, desorientación y miedo; sentimientos desactivadores que le dejan el camino libre a los pocos que sí tienen un proyecto. 

En lo económico, la anomia hace que quienes la sufren busquen nuevas formas de ganarse la vida, migrando, cambiando de trabajo, robando, empobreciéndose o arrimándose a un poderoso que les resuelva. Este último fenómeno se llama clientelismoy refleja el reconocimiento de la impotencia propia y la disposición a lograr los fines mediante el apoyo de otro que se supone que sí tiene el poder para lograr lo que otros no pueden. El clientelismo es una forma ligera de corrupción en la medida que es jugar con ventaja a favor de unos pocos y excluyendo a muchos. 

En lo cultural, se crea el ethos moral de la codependencia. El débil asume que tiene que arrimarse al fuerte y este último necesita al débil para que le aplauda y apoye en mantener el andamiaje de lo que explica todo esto: el autoritarismo, el cual trae como consecuencias estructuras de concentración del poder, una economía rentista y de reparto clientelista de los bienes sociales, un individualismo extremo y la desconfianza. 

Este es el ethos de la Venezuela que no ha dejado de ser, como dijo Arturo Uslar Pietri, el país de las grandes oportunidades perdidas. Para resolver esto, tendremos que partir del principio de que nuestra riqueza no está en los recursos naturales sino en poner de lado el individualismo, dejar de imponernos sobre los demás y jugar en equipo.

José Antonio Gil Yepes
Directiva Datanalisis
04249909099
@joseagilyepes

JORGE V. ORDENES-LAVADENZ, BOLSONARO EMPIEZA


El exlegislador de extrema derecha y capitán retirado del ejército anuncia que Brasil se ha liberado del socialismo y que sabe que le esperan reformas intrincadas y un Congreso dividido. Hay señales de que los “Chicago boys” de los años 1970, dignos hijos y nietos del “Consenso de Washington” y sus ideas económicas neoliberales, son modelo de las autoridades que van tomando el mando en Brasil.El analista británico, Jim Oneill. (Valor) opina que “el crecimiento de Brasil puede que sea una ‘sorpresa agradable’ para la economía global si el presidente J. Bolsonaro apoya las políticas ortodoxas que prometió en su campaña.” Pero hay quienes afirman que lo de Bolsonaro es “un golpe desbastador,” por ejemplo, para los que han pugnado por cumplir el mandato constitucional de reparar el daño causado a los pueblos indígenas después de décadas de negligencia y maltrato. La Constitución de 1988, después de que Brasil saliese de una dictadura militar de 21 años, garantizaba la tenencia de tierras a grupos maginados por décadas que sufrían discriminación sistemática y cruel.

El NYT dice que el presidente Bolsonaro había comparado a las comunidades indígenas que habitaban las tierras protegidas… con “animales de los zoológicos,” y que había aprobado un decreto que restaba autoridad a la Fundación Nacional del Indio, protectora de éste, y asignaba la protección de dichos territorios al Ministerio de Agricultura conocido por su defensa de empresarios que buscan desde hace marras acceder a esas tierras. La antropóloga L. S. Burger Sotto-Major, ex funcionaria de la Fundación, dijo que el nuevo decreto era “una clara afrenta a la Constitución” porque si el gobierno anterior desprotegía a las comunidades indígenas con recortes de créditos… y priorizaba los planes de industrias que buscan mayor acceso al Amazonas, éste es peor  de todas formas.

En un twiterel mandatario dijo que los grupos indígenas y los grupos tradicionales “descendían de esclavos, o quilombos,” y que conformaban una mínima parte de la población, menos de un millón, y que se les había concedido más del 15% del territorio del país en regiones aisladas. “Juntos vamos a integrar a esos ciudadanos y a cuidar de todos los brasileños,” y añadió:  “Una de nuestras estrategias para sacar a Brasil de los últimos lugares en educación es acabar de cuajo con la basura marxista en nuestras escuelas”… “Conseguiremos la formación de ciudadanos, no de militantes políticos”.

Por otro lado, Bolsonaro anuncia que la edad de jubilación bajará a 62 para hombres y a 57 para mujeres, y entrarán en efecto cinco años después de que la legislación sea aprobada. 

El ex presidente Michel Temer había propuesto 65 y 62, respectivamente. Bolsonaro también habló de la necesidad de proyectos de ley de protección del personal de seguridad, y de apertura de la banca a entidades extranjeras. En el proceso se sabe que atrajo al ejército, a las iglesias menos progresistas prometiéndoles reducir protecciones ambientales que estos grupos consideran costosas; él seguramente recuerda que éstos lo ayudaron a derrotar al Partido de los Trabajadores en las encuestas, y a ganar la elección, lo que lo obliga a cumplir lo prometido y a convertir a su nimio partido en el segundo más grande del Congreso.

Bloomberg News recientemente dijo que después de su victoria electoral del 28 de octubre, 75% de los brasileños en una encuesta reciente opinaban que Bolsonaro, de 63 años, iba por el camino correcto…

Jorge V. Ordenes-Lavadenz
@JvordenesV

PEDRO ELÍAS HERNÁNDEZ, EL FUTURO NOS ALCANZÓ, PERO NO PARA BIEN


La revolución tecnológica asociada a presencia del petróleo como recurso, el automóvil y la producción en masa llega a su fin a principios de la década de los setenta del siglo pasado. 

Desde luego, como suele suceder, se produce otra revolución técnico-científica de reemplazo: La de la microelectrónica, la computación y las telecomunicaciones, la cual sigue en vigencia hasta día de hoy. Esta era tecnológica dará pasó a otra, tal y como ha sucedido antes.

Como vemos el petróleo desde hace casi 50 años dejó de ser un factor tecnológicamente protagónico. Este hecho generó los incentivos económicos para iniciar la sustitución de esta fuente de energía, cosa que se ha logrado en un elevado porcentaje en sectores tan vitales como el de la generación eléctrica, aunque no así en la locomoción de la mecanizada actividad agrícola y en el transporte masivo y global de mercancías y persona. Otro aspecto importante a considerar es que se ha promovido intensamente una utilización más racional y eficiente de este recurso en los procesos productivos.

Según un estudio realizado por la OECD (en español Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica) de nombre “La Economía Global: Perspectivas del Milenio”, el consumo de energía fósil por unidad producida mostrará una tendencia decreciente. Los cálculos del referido estudio indican que para el año 2030 se requerirán 69.1 mililitros de petróleo por dólar de PIB, mientras que en el año 2001 se demandaban 96.2 mililitros de crudo para generar un dólar de PIB, es decir, 30% menos. En otras palabras, como consecuencia de los adelantos tecnológicos en los procesos productivos, cada vez se reducirá la importancia de este hidrocarburo en la generación de riqueza. Lo que está a la vista es que el petróleo, para uso energético, irá perdiendo cada día relevancia económica como fuente de valor.

La extensión en el tiempo de la vida útil del petróleo estará más relacionada a la actividad petroquímica. Existen alrededor de 4 mil productos de origen petroquímico. Japón, Singapur y Taiwán naciones emblemáticas por el desarrollo de este sector productivo, pero que no posee yacimientos de hidrocarburos, compran actualmente en los mercados internacionales un barril de petróleo a 60 dólares aproximadamente (o menos si sigue cayendo su precio). Esa misma cantidad, es decir cerca de 160 litros de crudo, son convertidos por la industria petroquímica en miles de productos de consumo masivo que generan más de tres mil dólares por barril.

Venezuela ya tiene más de 100 años como nación productora y exportadora de petróleo, pero aún no hemos podido superar la condición de país mono exportador de este recurso energético casi exclusivamente en forma de materia prima. De no modificarse tal situación, lo que tenemos en el horizonte es una dura realidad contra la cual vamos directamente a colisionar.

A todo lo anteriormente dicho debe añadirse la nueva realidad que ya es un dato relevante en la geopolítica internacional del petróleo. Los avances tecnológicos basados en la perforación horizontal y la fracturación hidráulica, están permitiendo la producción y comercialización económicamente rentable de petróleo y gas de una conformación geológica llamada esquisto. Los estadounidenses poseen grandes acumulaciones de este tipo de crudo que antes no era comercial explotar. Como consecuencia de lo anterior, según la Agencia Internacional de Energía, en un breve plazo EE.UU. podrá desplazar a Arabia Saudita como el principal productor de petróleo del mundo y para el año 2035 tal vez pueda ser autosuficiente en materia energética, aunque este pronóstico nos parece una exageración ya que así como puede producir más petróleo internamente, también el consumo estadounidense seguirá aumentando a 30 millones de barriles diarios dentro para dentro de 10 años.

EE.UU. seguramente reducirá progresivamente la compra de petróleo proveniente de naciones de la OPEP, entre otras cosas motivado a la convicción de que parte de ese dinero ayuda a financiar a grupos fundamentalistas. Venezuela se verá perjudicada en esta nueva ecuación geopolítica del petróleo ya que los estadounidenses preferirán adquirir el crudo que siga necesitando importar de naciones como Canadá y también de Colombia y Brasil, países que no son hostiles a las políticas de Washington y que apuntan a convertirse (como ya sucede con Colombia) en exportadores importantes de crudo y carburantes.

En este momento la nación del Norte trae de afuera la mitad del crudo que demanda internamente, pero la tendencia, a la luz de la explotación del petróleo de esquisto es a reducir a un 25% su dependencia en esta materia. Un 45% del petróleo que exporta la muy menguada industria petrolera venezolana se dirige a EE.UU. En un futuro cercano posiblemente tendríamos que buscarle colocación a casi la mitad de los barriles que colocamos en el exterior, algo nada fácil en un mercado energético que tal vez esté signado por la sobreoferta durante un tiempo prolongado.

El futuro económico de nuestro país no luce auspicioso. Lo que no hicimos en 100 años de explotación petrolera, es decir, dejar de depender de este recurso energético como fuente exclusiva de divisas, tendremos que hacerlo ahora en un lapso perentorio. Por falta de visión el futuro nos alcanzó, pero no para bien. Nuestro país está expuesto.

Pedro Elías Hernández
@pedroeliashb

ALFREDO M. CEPERO, MI DIOS, MI PATRIA Y MI FAMILIA.


Estoy seguro de que Dios escucha mis súplicas sin necesidad de usar como intermediarios a sus pastores descarriados.

Comienzo con la afirmación repetida hasta el infinito por hombres y mujeres de todas las latitudes y de todos los idiomas de que "cada hombre es un mundo". Unos hombres y unos mundos donde algunos son más imperfectos que otros porque la perfección no existe en la Tierra. Y comienzo por admitir que tanto yo como mi mundo somos tan imperfectos como los demás mundos y los demás hombres que poblamos este planeta.

El corolario de las afirmaciones que he hecho en el párrafo anterior es que cada uno de nosotros tenemos una interpretación diferente de las instituciones, los principios y los sentimientos que nos sirven de motivación y guía en el camino de la vida. En mi opinión personal, que estoy seguro que es compartida por muchos de quienes me leen, los principales determinantes de nuestras vidas son Dios,  patria y familia.

Nada es más importante para cualquier ser humano que su relación con Dios y su aceptación de la providencia divina. No el Dios de los católicos, los protestantes, los judíos, los musulmanes, los budistas o los hindúes. Cualquier Dios con tal de que quién le profese su fe y le exprese su amor lo reconozca como el ser supremo en todos los actos de su vida. Porque nada hay más peligroso que un hombre sin Dios. Un hombre que antepone sus ambiciones y sus intereses a los designios de Dios es capaz de cometer los actos más reprensibles y diabólicos. No me molestaré en citar ejemplos porque la historia está llena de ellos y ya todos los conocemos.

Empecé este artículo hablando de mi mismo y creo oportuno abundar en detalle sobre mis conceptos de Dios, patria y familia. Creo que la religión que cada hombre profesa constituye un mapa que determina la forma en que conduce su vida. Pero ninguna religión puede operar como una camisa de fuerzas. Porque todas las religiones son definidas y administradas por seres humanos que muchas veces equivocan el camino y no tienen, por lo tanto, el monopolio de la relación con Dios.

De ahí que se puede servir a Dios sin la necesidad de acatar los dictámenes de quienes, diciendo representarlo, andan por el camino equivocado. Como católico denuncio con la misma energía la corrupción de Alejando Sexto en el Siglo XV que la demagogia populachera de Francisco Primero en este convulsionado Siglo XXI. Estoy seguro de que Dios escucha mis súplicas sin necesidad de usar como intermediarios a sus pastores descarriados.

Paso ahora a exponer mi concepto de patria haciendo referencia a páginas de nuestra historia con respecto a la presencia de Dios en nuestras instituciones nacionales. La mayoría de los delegados a nuestra convención constituyente de 1901 eran librepensadores que no creían en un Ser Supremo. Salvador Cisneros Betancourt y Martín Morúa Delgado, lo expresaron en esta forma: "si como dicen los creyentes …Dios está en todas partes, no necesita que nosotros lo traigamos a la constitución" .

Curiosamente, el también librepensador Manuel Sanguily defendió brillantemente la inclusión de Dios en el texto constitucional diciendo: "Dios es, al cabo, el símbolo de aquel bien que va realizándose con nosotros, contra nosotros, a pesar de nosotros, ahora, en el presente y en el porvenir…Dios, pues no es mis labios sino un símbolo, y en este símbolo, cabalmente por ser un símbolo, caben todas las aspiraciones, las opiniones todas, las del ateo y las del creyente, así como todas las creencias."

Pero nunca como en los últimos sesenta años de nuestra historia los cubanos hemos visto más violados nuestros sentimientos patrios. Los miserables que tomaron el poder por asalto en 1959 han cambiado totalmente no sólo nuestra historia sino la forma en que esa historia es vista por las últimas tres generaciones. Para esos jóvenes no existen ni la patria ni la libertad. Para una deplorable mayoría de mi propia generación, en el ocaso de nuestro paso por la Tierra, Cuba ha muerto en manos de sus sicarios y es mejor olvidarnos de ella.

Yo reto con todas mis energías esa forma de definir a mi patria. Ahora más que nunca Cuba necesita de todos sus hijos, los de antes, los de ahora y los del futuro. No estoy dispuesto a permitir que unos apátridas como los Castro borren de mi mente el ejemplo y la prédica edificante de patricios como Félix Varela, José de la Luz Caballero y José Martí. En su famosa sexta "Carta a Elpidio", Varela se refiere a los jóvenes diciendo: "Diles que ellos son la dulce esperanza de la patria, y que no hay patria sin virtud, ni virtud con impiedad".

Por su parte, José de la Luz y Caballero, el más ilustre discípulo de Varela, se refiere a su maestro diciendo: "Mientras se piense en Cuba, se pensara con respeto y veneración en aquel que nos enseño a pensar". Y el más grande de todos los cubanos, José Martí, despliega todo su amor por Cuba diciendo: “Patria es algo más que derecho de posesión a la fuerza…..Patria es comunidad de intereses, comunidad de ideales, fusión dulcísima y consoladora de amores y esperanzas”. Esa es la Cuba que llevo conmigo por dondequiera que ande y a la que jamás renunciaré mientras Dios me de vida para servirla.

Pero no hay vida completa sin el tercer ángulo de esta trilogía. La familia es, al mismo tiempo, placer y deber. En su seno disfrutamos de grandes alegrías y sufrimos grandes desasosiegos, pero sin ella no somos nadie. Sabemos de su verdadero valor cuando confrontamos cualquier tipo de crisis. Es el último refugio acogedor en el que recuperamos fuerzas para continuar el camino cuando nos embargan las vicisitudes.

Por otra parte, la familia no es propiedad individual ni instrumento para beneficio propio. A la familia se le da, no se le pide, se le sirve no se le exige. Y el mejor ejemplo lo encontramos en nuestros hijos. Los traemos al mundo y les damos una brújula para que encuentren su propio norte pero no les imponemos la forma en que deben de navegar. No conozco a nadie que lo haya dicho con mas elocuencia que Khalil Gibran: “Tus hijos no son tus hijos. No vienen de ti, sino a través de ti y aunque estén contigo no te pertenecen".

Cito por último a un verdadero campeón de las "Tres P" que describen al gran padre, poeta y patriota venezolano Andrés Eloy Blanco. En su poema "Coloquio Bajo el Olivo", Andrés Eloy le aconseja a sus hijos:

"Por mi, ni un odio, hijo mío,
ni un solo rencor por mí,
no derramar ni la sangre
que cabe en un colibrí,
ni andar cobrándole al hijo
la cuenta del padre ruin
y no olvidar que las hijas
del que me hiciera sufrir
para ti han de ser sagradas
como las hijas del Cid".

Estas son mis ideas, con sus imperfecciones y sus errores, pero por las que asumo total responsabilidad.

Alfredo M. Cepero
Director de www.lanuevanacion.com
@AlfredoCepero
Estados Unidos

ROMÁN IBARRA, CARTA A JUAN GUAIDÓ


Estimado Diputado Guaidó, le toca a usted ser Presidente de la Asamblea Nacional en la hora más difícil y tormentosa de nuestra era republicana; le saludo como conciudadano preocupado por el destino de esta Venezuela  que a todos nos pertenece, pero que ha pretendido ser secuestrada para provecho de unos pocos, al servicio de corporaciones criminales internacionales, en detrimento de nuestros compatriotas.

En estas líneas solo pretendo desearle toda la suerte, y el tino necesario para cumplir con éxito la titánica empresa de conjurar la crisis dramática por la que atraviesa nuestro país, que de no ser corregida, habrá comprometido la salud y desarrollo de nuestra nación –ojalá que no- de manera irreversible.
Quiero ser franco y directo, para decirle que estoy de acuerdo con su actitud mesurada, e inteligente hasta ahora, evitando sembrar expectativas que no puedan llevarse a cabo, si no se cumplen las premisas señaladas en su discurso de asunción de la presidencia del parlamento venezolano.  
Es absolutamente necesaria la incorporación del pueblo venezolano de manera masiva y entusiasta para el rescate de nuestro sistema democrático, toda vez, que en el reside la soberanía plenipotenciaria recogida en la Constitución.
También tiene mucha importancia, y en ese sentido nos hacemos solidarios de su llamado responsable a las FAN a que se incorporen a las labores de rescate de la institucionalidad democrática de nuestro país, habida cuenta de que ellos existen para coadyuvar en el restablecimiento del orden, y en el desarrollo de la nación, y les está prohibido expresamente respaldar a ninguna parcialidad política de conformidad con el artículo 328 Constitucional.
Marcó usted una tercera pauta, también muy acertada, que tiene que ver con el acompañamiento de la comunidad internacional, hasta el presente siempre solidaria con la causa noble del rescate de la democracia, partiendo de la premisa de que ello comporta por sobre todas las cosas un esfuerzo de nuestras organizaciones políticas, y de nuestra ciudadanía para darle plena legitimidad a la tarea.
Esta participación de la comunidad internacional, no puede verse solo como un simple respaldo, sino como un deber de los países civilizados, pues más allá de la interpretación retorcida e interesada que los gobiernos populistas, nacionalistas y comunistas le dan a la vetusta doctrina de la ¨libre autodeterminación de los pueblos¨, está el interés universal por la conservación del orden democrático, especialmente en una nación con la importancia estratégica y geopolítica evidente que tiene Venezuela.
Esas tres herramientas de lucha expresadas por usted claramente, pueden servir de motor impulsor del cambio, si es que con ello logramos concitar la emoción y la razón de nuestros ciudadanos para revertir un proceso deleznable de destrucción como el que hoy vivimos en todas las instancias.
Nuestro pueblo no puede seguir soportando hambre; desolación; inseguridad; miseria y muerte. Es tiempo de cumplir las obligaciones que ordena la Constitución para la redención de la vida de los venezolanos.
En nuestra tierra tenemos, los recursos materiales necesarios para volver a comenzar; también tenemos talento humano capaz y bien formado para promover el crecimiento y desarrollo, y tal como se ha venido informando, también pudiéramos contar eventualmente con el apoyo económico y financiero de factores internacionales y multilaterales para la recuperación del sistema productivo de nuestro país.
Le pido a Dios todopoderoso le de sabiduría, serenidad, inteligencia y paciencia para llevar a cabo con éxito esta tarea que se le ha encomendado. Al propio tiempo, pido respetuosamente al liderazgo opositor, y a toda la ciudadanía actuar con desprendimiento para acompañar sin mezquindades el liderazgo del presidente de la AN y permitirle conducir esta hora difícil. Viva Venezuela Libre!   
Román Ibarra 
@romanibarra