miércoles, 25 de marzo de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, MIÉRCOLES 25/03/2020

ELSA CARDOZO, NOTAS SOBRE LO (IN)CIERTO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 30 minutos
Cuesta comprender lo inconmensurable de los efectos y consecuencias de la pandemia que paraliza al mundo, afecta todas las esferas de la vida y ante la que nadie está a salvo. En su alcance global, es una manifestación extrema de interdependencia que se manifiesta en la expansión acelerada de la epidemia, pero también en la conjunción de esfuerzos para atenderla y para lidiar con sus múltiples impactos globales, de los que ningún país está a salvo, todos son vulnerables, unos menos preparados que otros. Las contraproducentes reacciones de arrogancia geopolítica parecen ignorar todo... más »

OFELIA AVELLA, UNA MIRADA NUEVA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 37 minutos
Pienso que todas las circunstancias tienen un sentido. Es cierto que a veces no se le discierne con facilidad, pero justo en lo que consideramos males, hay gracias ocultas, más preciosas que las visibles. Esta pandemia altera nuestra percepción de las cosas, nuestros esquemas de pensamiento y nuestra valoración de la vida y las relaciones humanas. Tanto como lo pudieron hacer tantas guerras, tantas catástrofes naturales, tantas situaciones que han podido resultar extrañas a los hombres a lo largo de la historia, por haber parecido en su momento (y todavía) más ficción que realidad.... más »

BEATRIZ DE MAJO, ESPAÑA SALDRÁ ADELANTE, SOBREDOSIS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 49 minutos
No tengo una bola de cristal. Ni tampoco soy versada en los temas científicos ni de sanidad pública. Mucho menos me siento cómoda en los tópicos que tienen que ver crisis relacionadas con pandemias globales. Pero si he tenido la suerte de ser testigo de excepción de cada uno de los pasos que el país español ha estado dando para extraer a su país de la calamidad de la contaminación del Corona Virus. Me he referido al país español y no a sus autoridades porque el proyecto diseñado desde el Palacio de la Moncloa, con ayuda seguramente de los mejores asesores en cada rama, ha sido a... más »

CARLOS PADILLA, UNA PROPUESTA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 55 minutos
No creemos pertinente iniciar esta propuesta con una enumeración repetitiva del diagnóstico de los males que nos aquejan que ya son conocidos y sufridos por todos quienes vivimos en esta tierra que amamos y por la cual estamos dispuestos a dar todo lo que podamos hasta el último de nuestros suspiros sin perder ni por un minuto nuestra inquebrantables esperanza y la fe en la recuperación de una autentica república democrática con la participación de todos los ciudadanos para un gobierno limitado, descentralizador, respetuoso de las libertades y en el marco de las leyes que nos posi... más »

REINALDO AGUILERA R., LA EPIDEMIA DEL FIN DEL MUNDO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La libertad es quizás una de las cosas más preciadas por el ser humano y con el avance del Coronavirus la estamos perdiendo, mientras llevamos ya semanas observando como el mundo se va aislando, países enteros van cerrando sus fronteras ante la cruda realidad, el Coronavirus o COVID-19 esta modificando al planeta entero ante nuestros ojos. Hasta el momento y con seguridad en aumento, tenemos que los casos ACTIVOS de COVID-19 (incluyendo muertes reportadas) por país, tiene como más afectados luego de China, a Italia: 46.638 (5.476); EEUU: 32.681 (417); Alemania: 24.513 (94); España:... más »

RUBÉN CONTRERAS, ADEMÁS DE DÉSPOTAS, PROMOTORES DEL CAPITALISMO SALVAJE.

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Revisando algunos de los chats, que están circulando por las redes comunicacionales, pude ver un video del máximo representante de la peste militar que subyuga a nuestro estado Vargas y al país, emitiendo un mensaje acerca de la obligatoriedad, para todos del uso de tapabocas y, participa que, redactó un decreto en la gaceta del estado, ahora mal llamado la Guayra, que debe ser de fiel y estricto cumplimiento para todos, y el que no lo cumpla, será sancionado a través de la matraquera ley de convivencia ciudadana. No dice, ni explica este procaz y soez gamonal militar, acerca de l... más »

ELSA CARDOZO, NOTAS SOBRE LO (IN)CIERTO

Cuesta comprender lo inconmensurable de los efectos y consecuencias de la pandemia que paraliza al mundo, afecta todas las esferas de la vida y ante la que nadie está a salvo. En su alcance global, es una manifestación extrema de interdependencia que se manifiesta en la expansión acelerada de la epidemia, pero también en la conjunción de esfuerzos para atenderla y para lidiar con sus múltiples impactos globales, de los que ningún país está a salvo, todos son vulnerables, unos menos preparados que otros.

Las contraproducentes reacciones de arrogancia geopolítica parecen ignorar todo lo que la pandemia revela sobre la fragilidad del orden mundial y nacional que conocemos, en el que tanto daño hacen actitudes autoritarias y de autosuficiencia. En contraste que alienta, es particularmente valioso, más allá de Alemania, el discurso de la canciller Ángela Merkel, como llamado franco a asumir responsablemente, con solidaridad y transparencia la magnitud y trascendencia de esta crisis.

Entre las declaraciones de concertación entre gobiernos que contribuyen a impulsar la complementación de esfuerzos internacionales, se encuentran los de la Unión Europea, el Grupo de los 7, y aparte de otras reacciones regionales, las de los países latinoamericanos miembros de Prosur y el Mercosur. Las organizaciones internacionales de alcance mundial se mueven con dificultad, tanto por sus recursos como por lo que sus miembros están dispuestos a asumir en una situación que los desborda. Con todo, se producen respuestas en el sistema de Naciones Unidas, particularmente de la Organización Mundial de la Salud y, en el ámbito americano, de la Organización Panamericana de la Salud. Las organizaciones no gubernamentales de alcance internacional también se movilizan y desde diferentes ángulos ofrecen información, orientación y apoyo.

Ahora bien, en un ámbito en el que lo político revela su inevitable e indispensable vinculación con lo humano, en el que se manifiesta el delicado balance entre la seguridad y la libertad, entre las medidas de emergencia a las que obliga la pandemia y la protección integral de los derechos humanos, un grupo de expertos de las Naciones Unidas declaró que ante la gravedad de la actual crisis de salud reconocen «que el derecho internacional permite el uso de poderes de emergencia en respuesta a amenazas significativas”, a la vez que recordó especialmente que “cualquier respuesta de emergencia al coronavirus debe ser proporcionada, necesaria y no discriminatoria” y de ningún modo pretexto para la acción represiva. De modo similar se expresó la alta comisionada para los Derechos Humanos.

También respetables  iniciativas y organizaciones no gubernamentales se han manifestado en ese mismo sentido. Entre ellas se encuentran Amnistía Internacional, Human Rights Watch y el ICNL (International Center for Non Profit Law). En sus documentos se recuerdan las obligaciones del Estado, en el marco del derecho internacional, al momento de tener que restringir ciertos derechos para responder a la emergencia, entre ellas: que las restricciones deben definirse en el marco de los principios y procedimientos del Estado de Derecho; que deben fundamentarse en razones científicas y técnicas; que no  han de aplicarse de modo indefinido, descontrolado, discriminatorio ni arbitrario; que debe protegerse el ejercicio responsable de la libertad de expresión y del acceso a información cierta, oportuna y significativa; que es por supuesto fundamental la protección de los derechos a la salud -también los socioeconómicos- así como especialmente la de los grupos vulnerables y particularmente la de los trabajadores de la salud.

El reto es enorme y la necesidad de cooperación internacional evidente, tanto más en países que como el nuestro se encuentran en una situación de gran vulnerabilidad por donde se les mire. Para movernos en este complejísimo trance con los menores daños posibles, nos toca aceptar los consejos y asumir los mandatos recién enunciados, sin desmesuras ni fantasías geopolíticas. El problema es global, pero las respuestas posibles comienzan por la entereza, solidaridad y voluntad local… y personal.


Elsa Cardozo
elsacardozo@gmail.com
@ElNacionalWeb

OFELIA AVELLA, UNA MIRADA NUEVA

Pienso que todas las circunstancias tienen un sentido. Es cierto que a veces no se le discierne con facilidad, pero justo en lo que consideramos males, hay gracias ocultas, más preciosas que las visibles. Esta pandemia altera nuestra percepción de las cosas, nuestros esquemas de pensamiento y nuestra valoración de la vida y las relaciones humanas. Tanto como lo pudieron hacer tantas guerras, tantas catástrofes naturales, tantas situaciones que han podido resultar extrañas a los hombres a lo largo de la historia, por haber parecido en su momento (y todavía) más ficción que realidad. Y es que a veces las “llamadas” o “invitaciones” para que cambiemos ciertas actitudes, vienen “disfrazadas” de acontecimientos que nos fuerzan a mirar la vida de otro modo.

Asombra que el mundo entero se haya hecho tan pequeño de pronto. En segundos, los países desarrollados dejaron de sentirse seguros en un patio que no les resultaba riesgoso. En poco tiempo, todos nos hemos llegado a reconocer como iguales. Ver alterados nuestros planes; tener que abrirnos forzadamente a la indeterminación, a un futuro sin condiciones, a un aislamiento que nos detiene y nos hace pensar, no es en sí mismo malo. Un simple virus nos lleva a reconocernos como lo que somos: seres humanos.  Ver la muerte tan cerca, tan posible, tan real. Advertirnos frágiles, vulnerables, limitados, nos asombra quizás por la costumbre de imponerle nosotros condiciones a la vida.

Enfrentar que no lo controlamos todo; que siempre se nos escaparán cosas de las manos; que la realidad se impone y nos supera; que no somos Dios, en definitiva, no es en sí mismo malo. Debería, de hecho, ser una percepción bastante más común de lo que es. No quiero decir con esto que subestimo la vida. La considero, por el contrario, muy valiosa; pero eventos como los que nos afectan dejan en evidencia que tanto como sagrada, la vida es también un soplo. Lo que la hace, tal vez, más preciosa. Por eso cabe aquí la reflexión que hace un Abad cisterciense a raíz de la situación actual: “(Dios) nos revela de esta manera que nuestra vida, tanto en la prueba como en el consuelo, tiene un significado infinitamente mayor que la resolución del peligro presente. El verdadero peligro que se cierne sobre la vida no es la amenaza de muerte, sino la posibilidad de vivir sin sentido, de vivir sin tender hacia una plenitud mayor que la vida y una salvación mayor que la salud”.

Esto no quiere decir que no debamos cuidarnos y obedecer las medidas que han tomado las autoridades civiles, pues todos somos responsables unos de otros. Lo que él transmite es que tenemos la oportunidad de detenernos para reflexionar sobre el sentido que tiene nuestra vida, lo que nos llevará a valorarla todavía más. El encuentro con los otros, en las pruebas, así como con ese otro que nos sostiene en el ser, debería ayudarnos a trascender lo inmediato para conferirle un significado más profundo a lo que hacemos. El Abad cita el Salmo 45, en el que Dios nos pide detenernos para que reconozcamos que Él es Dios, de modo que no temamos nunca ante lo que pueda ocurrir en nuestra vida. Dios, dice el Abad, “entra en nuestras pruebas, las sufre con nosotros y por nosotros hasta la muerte en la cruz”.

Esta clausura universal ha puesto a los monjes a escribir al mundo. Algo hermoso y particular. El hombre moderno, dice el Abad, no está acostumbrado a detenerse y resulta que ahora el mundo está detenido. “La situación actual –sigue diciendo el Abad Mauro-Giuseppe Lepori, monje cisterciense- nos recuerda a nosotros y a todos los cristianos un poco lo que dice San Benito sobre el tiempo de Cuaresma (cf. RB 49,1-3): deberíamos vivir siempre así, con esta sensibilidad al drama de la vida, con este sentido de nuestra estructural fragilidad, con esta capacidad de renunciar a lo superfluo para salvaguardar lo más profundo y verdadero en nosotros y entre nosotros, con esta fe de que nuestra vida no está en nuestras manos sino en las manos de Dios.

También deberíamos vivir siempre con la conciencia de que todos somos responsables unos de otros, solidarios unos con otros para bien o para mal, de nuestras elecciones, de nuestros    comportamientos, incluso    los    más    ocultos    y    aparentemente insignificantes” 
(https://alejandromarius.wordpress.com/2020/03/18/el-verdadero-peligro-de-la-pandemia/).
Recomiendo la lectura de esta bella carta. Es bueno tomarse el tiempo para hacerlo. En estos momentos disponemos de mucho más que antes.

Ofelia Avella
ofeliavella@gmail.com
@ofeliavella

BEATRIZ DE MAJO, ESPAÑA SALDRÁ ADELANTE, SOBREDOSIS

No tengo una bola de cristal. Ni tampoco soy versada en los temas científicos ni de sanidad pública. Mucho menos me siento cómoda en los tópicos que tienen que ver crisis relacionadas con pandemias globales. Pero si he tenido la suerte de ser testigo de excepción de cada uno de los pasos que el país español ha estado dando para extraer a su país de la calamidad  de la contaminación del Corona Virus. Me he referido al país español  y no a sus autoridades porque el proyecto diseñado desde el Palacio de la Moncloa, con ayuda seguramente de los mejores asesores en cada rama,  ha sido abrazado por el país entero - oposición política, gremios profesionales, militares y fuerzas del orden, empresas y academia, además del hombre de la calle y del campo-  con una dosis de compromiso  y de civismo difícil de transmitir,  pero sin duda ejemplar y yo diría que irrepetible.

El desbordamiento de la cifras de contagio los encontró en un mal momento político para un gobierno recién estrenado: un enfrentamiento muy cáustico de las izquierdas en el poder con las derechas de la oposición, las iniciativas independentistas reactivadas con enorme fuerza, una economía severamente amenazada en primer término por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y, en segunda instancia, por el descalabro de la economía china que significará una descolgada enorme en la dinámica europea.  

España en pocas semanas, después del pico de contagio, chino llegó ocupar el puesto de tercer país en cifras de contaminación detrás de China e Italia, como consecuencia de un abordaje tardío de una pandemia cuya agresividad aún no se aquilataba con propiedad. Ello tiene una explicación en la falta de experiencia en el tema específico de la contención unido a la desestimación de su peligrosidad, asuntos ambos comunes a cada uno de los países que se han ido infectando progresiva y exponencialmente. No haber prohibido a tiempo las concentraciones masivas de ciudadanos produjo un desbordamiento del cual seguramente darán cuenta las autoridades españolas, no solo moralmente, cuando las aguas regresen a su cauce. Caminos similares han estado recorriendo los países asiáticos y europeos con sesgos particulares en cada caso.

Dos elementos han favorecido la toma de decisiones y el montaje de un proyecto de rescate que va a terminar dando los mejores resultados. El primero, sin duda, fue la fortaleza del sistema sanitario de la Madre Patria. Un tema que es común  también a todos los países  afectados es carecer de un número importante de Unidades de Cuidado Intensivos con fortaleza en crisis respiratorias. España no ha sido una excepción en la insuficiencia de equipamientos, pero la excelente formación de su personal sanitario y su inclinación a la entrega, unido a una capacidad de adaptación veloz de las cadenas sanitarias a las contingencias y a la voracidad de este mal, han sido claves en poder acusar el impacto del mismo. 

Otro tema que ha aportado de manera decisiva a la contención y al manejo de las cadenas de contagio ha sido el ánimo cívico de una población solidaria y proactiva. Al ser decretada oficialmente la Situación de Alarma Nacional la reclusión de la ciudadanía fue abrazada por la colectividad sin reservas y dentro de un espíritu de compromiso admirable. 

Está claro para los españoles  y han conseguido compartir con su gobierno la postura de “ganar tiempo” y lo respetan con entusiasmo. Ello es necesario para preparar al sistema sanitario para una respuesta más adecuada y eficiente- nunca llegará a ser perfecta- y para permitir que surja, por parte de los científicos del planeta, una solución clínica. Mientras tanto, gracias a la obediencia de los connacionales  podrán preservarse las cadenas de suministro que es indispensable mantener para no ahondar la crisis humanitaria.

En síntesis, es gracias a una dosis de sacrificio colectivo monumental, asumido no con resignación sino con entusiasmo, que los españoles conseguirán esta semana iniciar el camino de retorno al equilibrio sanitario de su país y a la recuperación de la economía, lo que, de nuevo tendrá que ser una tarea del colectivo. Deben ser un ejemplo para el mundo. Su tesón nace del convencimiento de la fortaleza inherente a la solidaridad y al compromiso de cada uno con el sitio que les vio nacer, un país y que les ha ofrecido, hasta el presente, una de las mejores calidades de vida del planeta.  

Beatriz de Majo
beatriz@demajo.net.ve
@beatrizdemajo1

CARLOS PADILLA, UNA PROPUESTA

No creemos pertinente iniciar esta propuesta con una enumeración repetitiva del diagnóstico de los males que nos aquejan que ya son conocidos y sufridos por todos quienes vivimos en esta tierra que amamos y por la cual estamos dispuestos a dar todo lo que podamos hasta el último de nuestros suspiros sin perder ni por un minuto nuestra inquebrantables esperanza  y la fe en la recuperación de una autentica república democrática con la participación de todos los ciudadanos para un gobierno limitado, descentralizador, respetuoso de las libertades y en el marco de las leyes que nos posibiliten vivir con bienestar y libertad.  

Sin ambages ni cortapisas declaramos que tenemos un compromiso con la salida pacífica, constitucional, democrática y electoral de la crisis que nos castiga, todo ello dentro del camino indicado por La Asamblea Nacional reconocida nacional e internacionalmente como la única autoridad legítima en la búsqueda del cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.  

Todo ello siempre y cuando no ocurran situaciones sobrevenidas que enturbien las aguas de las vías democráticas y nos obliguen a tomar cursos de acción diferentes a los enunciados.  

Si creemos, como lo hacemos, en la fuerza y resolución de nuestros conciudadanos no debemos apelar a otra solución de la crisis que sufrimos más que una vía pacífica, democrática y electoral mediante un referendo consultivo tal como está pautado en el Artículo 71 de la Constitución vigente y por la vía de la iniciativa popular, la cual implica la recolección del 10% de las firmas de los electores inscritos en el registro electoral y civil.    

La pregunta que se le formularía a los ciudadanos, en espera de su respuesta validadora mediante su voto, sin más requisito que la presentación de su documento de identidad, sería: ¿Está de acuerdo con la convocatoria de elecciones generales en la que se escojan la totalidad de las Autoridades Nacionales, regionales y municipales?  

Todo ello mediante la premisa que dicho proceso sería organizado, dirigido y supervisado por los órganos especializados en materia electoral de la Organización de Estados Americanos, la Organización de las Naciones Unidas, La Unión Europea y con el apoyo logístico y técnico de instituciones nacionales e internacionales de indudable idoneidad e imparcialidad.    

Esta propuesta, que sabemos se ha hecho pública, palabras más y palabras menos, por reconocidas instituciones nacionales y por ciudadanos de reconocida raigambre democrática, la hacemos nuestra con la pretensión de que sea acogida por nuestros conciudadanos como una salida en el marco de paz, bienestar y libertad que todos anhelamos. 

Carlos Padilla 
carpa1301@gmail,com
@carpa1301 

REINALDO AGUILERA R., LA EPIDEMIA DEL FIN DEL MUNDO

La libertad es quizás una de las cosas más preciadas por el ser humano y con el avance del Coronavirus la estamos perdiendo, mientras llevamos ya semanas observando como el mundo se va aislando, países enteros van cerrando sus fronteras ante la cruda realidad, el Coronavirus o COVID-19 esta modificando al planeta entero ante nuestros ojos.

Hasta el momento y con seguridad en aumento, tenemos que los casos ACTIVOS de COVID-19 (incluyendo muertes reportadas) por país, tiene como más afectados luego de China, a Italia: 46.638 (5.476); EEUU: 32.681 (417); Alemania: 24.513 (94); España: 24.421 (1.772); Francia: 13.170 (674).
El Coronavirus en EEUU, tiene como casos CONFIRMADOS más muertes reportadas, sumamente afectados a los estados de New York: 15.793 (117); Washington: 1.996 (95); New Jersey: 1.914 (20); California: 1.642 (30) e Illinois: 1.049 (9).

Mientras escribimos ésta columna, se habla de una segunda ola de contagios de coronavirus en Asia, dónde inició todo y se redoblan esfuerzos,  se acaba de registrar una segunda etapa de contagios en regiones en las que se creía que la pandemia estaba bajo control, de allí que es muy preocupante lo que pueda suceder en las próximas semanas en el resto de la tierra.

El COVID-19 ha ifectado a más de 374.000 personas en 184 países del mundo, la mayoría (más de 81.000) en China, donde se han registrado 3.274 muertes, la cifra de decesos en todo el mundo supera los 16.400 y la de los recuperados 100.000.

Muy preocupante el cómo se ha extendido a países de latinoamerica el virus y más terrible la situación en nuestra Venezuela que carece desde hace ya mucho tiempo de una infraestructura hospitalartia acorde con lo que se viene y cuyas autoridades antes de aceptar el fracaso, luchan por ocultar lo que todos sabemos. 

Maduro en una disputa sin cuartel, trata a diario de imponer su relato de lo que sucede, según su versión o cuento, el COVID-19 no se originó por los graves problemas de insalubridad que existen en los mercados de animales vivos de la ciudad de Wuhan, sino que fue el malvado Imperio Norteamericano que lo desarrolló en un laboratorio y lo envió a los pobres Chinos, una ridiculez para cualquiera que se diga dirigente de un país, pero no podemos esperar menos de alguien como Nicolás. 

Según su historia fantástica, todos los casos en Venezuela son “importados”, porque en el país nadie se contagia, gracias a la cuarentena y a la eficiencia del régimen en materia de salud pública, sigan creyendo que lo que se avecina no es juego.

Por el momento más de 1.000 millones de personas en más de 50 países o territorios fueron instadas por sus autoridades a permanecer confinadas en sus casas para luchar contra la propagación del COVID-19, algunos países tomaron medidas coercitivas, como Francia, Italia y Argentina, al igual que el Estado de California, en Estados Unidos en dónde pareciera que muchos aún dudan de la gravedad de los hechos y los han obligado a a permanecer en sus hogares.

Todo lo que estamos viviendo parece sacado de una película de ficción, pero es de verdad, tenemos que aceptar que la vida tal y como la conocemos cambiará, miles perderán a alguien cercano, otros quizás quedarán afectados por alguna secuela del virus, en fin no sabemos el planeta que tendremos cuando se logre controlar y vencer el mal, que hasta este momento no tiene cura alguna.

La esperanza, dicen que es lo último que se pierde, aún la tenemos, pensamos en todas las pestes y males que la humanidad ha superado como por ejemplo: “La Peste Negra”, que fue la pandemia más mortal en la historia de la humanidad, hasta ahora al menos, este brote de peste bubónica mató a 200 millones de personas o lo que sería ⅓ de la población mundial de ese entonces,  fue el segundo brote generalizado de este tipo de peste y dejó marcas imborrables en la historia humana, especialmente en Europa donde sucedió la misma, de allí que la esperanza hay que tenerla siempre, es un principio de vida.

Lo cierto es que el COVID-19 se presenta como una amenaza sin precedentes, pero también una ocación que nos obliga a unirnos como un todo contra un enemigo común, un enemigo de la humanidad, así de simple y sencillo.

Reinaldo J. Aguilera R.
reinaldoaguilera1968@gmail.com
@raguilera68 / @AnalisisPE

RUBÉN CONTRERAS, ADEMÁS DE DÉSPOTAS, PROMOTORES DEL CAPITALISMO SALVAJE.

Revisando algunos de los chats, que están circulando por las redes comunicacionales, pude ver un video del máximo representante de la peste militar que subyuga a nuestro estado Vargas y al país, emitiendo un mensaje acerca de la obligatoriedad, para todos del uso de tapabocas y, participa que, redactó un decreto en la gaceta del estado, ahora mal llamado la Guayra, que debe ser de fiel y estricto cumplimiento para todos, y el que no lo cumpla, será sancionado a través de la matraquera ley de convivencia ciudadana. 

No dice, ni explica este procaz y soez gamonal militar, acerca de los planes de contingencia, que debe preparar el despacho gubernativo para subsanar, dotar y suministrar a los ciudadanos de los insumos e implementos básicos, como el tapabocas, requeridos para atenuar este virus chino que está azotando a buena parte de muchas naciones del mundo. 

Tampoco se ha dedicado este infausto gobernante tampoco a explicar el estado de los centros de salud, a los cuales si se comprueba la posible existencia de algunos infectados en nuestra región pudieran ir a buscar auxilio médico; pero en lo que, si hace énfasis el susodicho gamonal, es que habrá una penalización pecuniaria por no portar dicho tapabocas. Lo que demuestra su afán y pasión desmedida de buscar recursos para terminar la cinta costera y el estadio. En días pasado nuestro diputado César Alonzo, denunció a una cadena de farmacias por vender 
tapabocas a un precio que dobla a quien gane salario mínimo y conversando con algunos amigos, me comentaban que, en un supermercado de Naiguatá, vendían el kilo de limón en 450 mil bolívares. 

Ante esto, pudiéramos decir que, ante las necesidades de muchos ciudadanos, algunos se han dedicado a hacer negocios o a especular sin importar lo difícil de la situación para muchos y no se aprecian acciones de los entes del gobierno por regularizar estas anomalías; pero haciendo una analogía de lo que acontece en el mundo, observamos que en naciones como Francia, España, Alemania, Italia, Inglaterra y USA, entre otros, todos capitalistas del imperio mismo, se ha tomado la decisión que el estado cubra las acciones sanitarias que ocasione este virus chino, así como el respaldo a las pérdidas de las empresas que no pudiesen operar normalmente por esta pandemia. 

Todo lo contrario, a lo que está aconteciendo en Venezuela, ya que una de las primeras medidas adoptadas por el gobierno fue, sin importar ni medir las consecuencias que acarree en el pueblo llano, fue aumentar la unidad tributaria del Bs 50,00 a bs 1.500,00, y lo que están haciendo con relación a la solicitud de documentos por parte de la ciudadanía y apostillamientos de los mismos, son medidas rastreras y rapaces, para sacarles el dinero a los solicitantes de estos documentos. Es tanto el desafuero y voracidad del citado personaje, por ubicar recursos para sus francachelas que dolarizó todos los servicios de la ciudad vacacional de Los Caracas, el primer centro recreacional construido para los trabajadores en América Latina, quitándole ese servicio asistencial y recreativo a los trabajadores de nuestro país, que no se tragan el cuento de tener un presidente obrero. De igual manera, este funcionario, que dé socialista no tiene nada, implementó otra medida que tiene que ver con el uso de las instalaciones 
aeroportuarias, así como el tránsito de vehículos de carga, pechándolos impositiva mente también con cifras en dólares, nada de bolívares. 

Estos personajes, integrantes de esta peste militar han sido muy hábiles en diseñar un discurso propagandístico, colocando a la ciudadanía como protagonista y benefactor de sus acciones, lo cual ha resultado una mentira más grande que el monte Everest, lo vemos en el estado actual de los centros dispensadores de salud, las escuelas públicas, PDVSA, las empresas básicas, la situación de la energía eléctrica, y como descuartizaron, quebraron y robaron al país, ahora buscan recursos de la manera más impía y grotesca, sin importarles como los obtienen, porque en realidad, ellos son los felones que encarnan el capitalismo salvaje.

Rubén G. Contreras G.
rubencontrerasg@gmail.com
@RubenContreras