sábado, 16 de marzo de 2019

ACTUALIZACIÓN, "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, SÁBADO 16-03-2019,

ROMÁN IBARRA, EL APAGÓN

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 14 minutos
Con el apagón del 7 de marzo que colapsó todos los servicios fundamentales en el país, se puso en evidencia que en el régimen comunista de Maduro lo que manda es la corrupción, la desidia y la incompetencia. Desde los tiempos del régimen del payaso, y estafador eterno se había anunciado la multimillonaria inversión en el sistema eléctrico nacional para llevarlo a ser ̈el mejor sistema eléctrico del mundo ̈. Esto quiere decir que si entonces se hubiera acometido el plan, en vez de haber permitido y estimulado la destrucción del sistema por falta de mantenimiento primero, y luego po... más »

BEATRIZ DE MAJO, DUQUE LE PONE EL CASCABEL AL GATO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 27 minutos
El Presidente Ivan Duque se armó de valor y procedió a objetar seis de los ciento cincuenta y nueve artículos de la Ley Estatutaria de la JEP. Esta había sido examinada ya por la Corte Constitucional y la había pasado a la sanción del Presidente de la República. Legalmente el Mandatario podía sancionarla entera u objetarla total o parcialmente por razones de inconveniencia. En el mismo acto Duque en que informó al país de lo anterior, señaló que cada una de estas observaciones busca la mejora y la corrección de la Justicia transicional “para corregir estos aspectos y avanzar en la ... más »

GABRIEL BORAGINA, CRISTO Y LAS RIQUEZAS (2DA. PARTE)

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 45 minutos
Comenta el historiador en otra parte de su obra[2] refiriéndose a la labor de los profetas que, para ellos: "La meta ha de ser la justicia social. Los hombres de­ben cesar de buscar la riqueza como el propósito principal de la vida: «¡Ay de los que añaden una casa a otra, y agregan un campo a otro campo, hasta que no queda más lugar! Han de ser obligados a vivir solos en medio de la tierra.» Dios no tolerará la opresión de los débiles, «"porque aplastasteis a mi pueblo y machacasteis el rostro de los pobres", dice el Se­ñor, el Eterno de los ejércitos». "[3] Como vimos en una cita... más »

THAYS PEÑALVER, EL ASESINATO DEL “CHAVISMO”

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Si hoy todas las encuestas sostienen que el 75% está en contra del gobierno, me temo que quedan muy pocos que atraer. Hace poco un reconocido influencer me hizo una acotación: “no hay que olvidar que el chavismo fue la mayoría”, mientras que otro, el mismo día, hablando sobre el Frente Amplio, me indicó la necesidad de: “captar al liderazgo chavista”. Ambas frases me parecieron importantes, porque dominan en el pensamiento mayoritario incluido el liderazgo opositor, es decir que al repetirse continuamente terminan siendo de aceptación masiva y las masas como los niños, crean monst... más »

ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA, EL VENEZOLANAZO O LA RUTA DEL EXTERMINIO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La ruta de esta regresión al corazón de nuestras tinieblas no puede estar más clara y demuestra perfecta sincronización, preparación y decisión de hacer tierra arrasada con el único país de América Latina que supo oponerse a Fidel Castro y vencerlo en los terrenos político, militar y diplomático: la Venezuela liberal democrática del Pacto de Punto Fijo y el liderazgo de Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez. Que en un momento de extrema ceguera y abandono de sus instintos, se dejó vencer por la traición de sus ejércitos, la estupidez de sus élites y la mezquindad de su clase polít... más »

MARÍA CORINA MACHADO, NECESITAMOS UNA POSICIÓN MÁS CLARA Y FIRME DEL PAPA FRANCISCO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Recuerdo con precisión dónde estaba y lo que sentí cuando nos enteramos que el cardenal Bergoglio asumía como nuevo Papa, y me llenó de una profunda emoción por dos razones: primero porque yo estudié en una universidad jesuita, y en segundo lugar porque es latinoamericano. Así somos los venezolanos, como en el el fútbol cuando juega Brasil, Colombia o Argentina en una Mundial, creemos que nosotros también estamos allí en la cancha. De alguna manera, con la elección de Francisco sentimos algo similar… Teníamos un Papa nuestro. Y pensé inmediatamente en Juan Pablo II, y en lo que hizo... más »

ROMÁN IBARRA, EL APAGÓN


Con el apagón del 7 de marzo que colapsó todos los servicios fundamentales en el país, se puso en evidencia que en el régimen comunista de Maduro lo que manda es la corrupción, la desidia y la incompetencia.

Desde los tiempos del régimen del payaso, y estafador eterno se había anunciado la multimillonaria inversión en el sistema eléctrico nacional para llevarlo a ser  ̈el mejor sistema eléctrico del mundo ̈.

Esto quiere decir que si entonces se hubiera acometido el plan, en vez de haber permitido y estimulado la destrucción del sistema por falta de mantenimiento primero, y luego por la participación de los bolichicos y Derwick, estaríamos en mejor situación que esta calamitosa condición en que vivimos hoy los venezolanos.

Ninguna de las excusas ridículas expuestas por el usurpador Maduro convencen a nadie. No ha habido ningún ciberataque del  ̈Imperio ̈ contra el sistema eléctrico; lo que hay es corrupción suya y de su gente con los bolichicos, es decir, un plan diseñado para el saqueo de la nación como han hecho en estos 20 años.

Los investigadores serios y profesionales de las universidades, y el colegio de ingenieros
advierten la falta de mantenimiento por largos años, e incompetencia en el manejo de la
industria.

En la zona del Guri ocurrió un incendio sin que los funcionarios civiles y militares del régimen lograran controlar; ahí hay por ser zona estratégica de seguridad, está la presencia de un comando artillado del ejército; un comando de la Guardia Nacional, y los funcionarios de Corpoelec. Todos inútiles e inservibles.

En vez de pañitos calientes como la entrega de un  ̈tanque azul ̈ para conservar agua, un país petrolero, y portentoso en otros recursos importantes, debería disponer de un sistema
eléctrico confiable, y moderno, dirigido por profesionales, y no por aventureros, ignorantes y
ladrones militares y civiles.

No es posible que el usurpador llame a la población a usar velas, tobos, y linternas, en vez de ofrecer su retirada incondicional, habida cuenta de que no puede dirigir ni un kiosko de
periódicos. Mediocre e incompetente! Hasta cuándo un ignorante, y malhechor pretende
engañar y destruir la vida de los venezolanos?

Mientras tanto ellos –los malandros- reinan en el caos que supone distraer a la población en buscar agua; padecer por la falta de luz; ver como colapsan los servicios de transporte;
alimentación; internet; telefonía, entre otros.

Es vergonzoso ver como desde la televisión ordena a sus colectivos asesinos y cobardes atacar a la población para defender su miserable revolución. Y en medio de esto, mercachifles de la política y articulistas de botiquín, desgañitándose por la supuesta y mil veces negada invasión militar norteamericana.

El mismo discurso aprendido de la tiranía cubana para asustar y controlar a la población mediante el terror, y el anti imperialismo. No se detienen a pensar por un instante en el sufrimiento de la población, sus carencias, enfermedades y su hambre, y hasta pretenden echarle culpas a la oposición en la misma proporción que al régimen comunista y ladrón de Chávez y Maduro.

Se equivocan, pues los venezolanos no se tragan ese cuento, y solo deseamos mecanismos democráticos para afianzar un sistema de libertades mediante el ejercicio del voto, y comenzar cuanto antes con la reconstrucción del país para poder garantizar la vida de nuestros ciudadanos.

Pero antes, hay que resolver el drama de la comida y medicinas cuya entrada ellos impidieron a sangre y fuego, criminales al fin. Esos crímenes no los ven los articulistas mercenarios, ni los  ̈dirigentes ̈ fracasados y sin brújula que son pagados por el régimen para fingir neutralidad y preocupación.

Fuera el tirano y su albarderos!

Román Ibarra
@romanibarra

BEATRIZ DE MAJO, DUQUE LE PONE EL CASCABEL AL GATO


El Presidente Ivan Duque se armó de valor y procedió a objetar seis de los ciento cincuenta y nueve artículos de la Ley Estatutaria de la JEP. Esta había sido examinada ya por la Corte Constitucional y la había pasado a la sanción del Presidente de la República.

Legalmente el Mandatario podía sancionarla entera u objetarla total o parcialmente por razones de inconveniencia. En el mismo acto Duque en que informó al país de lo anterior, señaló que cada una de estas observaciones busca la mejora y la corrección de la Justicia transicional “para corregir estos aspectos y avanzar en la construcción de una paz que nos una”, sin que existan ánimo de polarizar.

A pesar de lo positivo de haber dado ese importante paso, las falencias de la JEP van mucho más allá que las señaladas por la presidencia en los seis artículos cuestionados. La misma seguirá con importantes vicios y no servirá, como debía haber sido, para defender los derechos de las víctimas, para su reparación y para que no se repitan situaciones similares.

 Este instrumento parido por la Comisión encargada de armar el Acuerdo de Paz de La Habana ha sido criticado por Tirios y Troyanos, siendo sus únicos defensores los actores de la propia Comisión y, evidentemente, la cúpula guerrillera a quien ella favorece ampliamente. 

La toma de la decisión presidencial ocurre tras una semana de escándalos que la Jurisdicción pretendió acallar con apertura de casos hasta ahora descuidados, como el de reclutamiento de menores de edad, la exposición pública de militares acusados de falsos positivos, y las comparecencias secretas de jefes guerrilleros vinculados a secuestros.

El meollo del asunto radica en muchos aspectos de su articulado que otorgan excepciones en la aplicación de la Ley ordinaria, a los criminales guerrilleros que arrodillaron a Colombia durante medio siglo con su violencia sanguinaria. Importantes actores e instituciones del vecino país consideran que el estatuto tiene vicios significativos que lo convierten en ilegal e ilegítimo en Colombia, por un lado y lo hacen violatorio de la Carta Interamericana de Derechos Humanos, por el otro. Sin hablar del hecho de que la propia ciudadanía efectuó un mandato para revisarlo a través del “Plebiscito por la Paz” celebrado mediante convocatoria global, en el que los colombianos rechazaron, con más del 50% de los votos, su contenido.

Entre las aberraciones que han hecho aparición más recientemente, se ha descubierto, por ejemplo, que la JEP pagaba los honorarios de los abogados de los justiciables de las FARC que comparecen ante esta justicia transicional.
Al propio tiempo, a este tipo de escándalos y a los que tienen que ver con la falta de atención a las denuncias por delitos sexuales en contra de parlamentarios exguerrilleros, se vienen a sumar grotescos casos de corrupción dentro de las autoridades de la naciente JEP.

Recordemos, una vez más que el régimen de JEP debería haberse concebido como un fundamento sólido de la reconciliación nacional y, sobre todo, una fórmula garante de los derechos de las víctimas del conflicto armado. Ninguna de las dos cosas está ocurriendo. Asi pues, cuando el Presidente veta los seis artículos, la norma queda congelada mientras el Congreso estudia su decisión. ¿Existe la posibilidad de un retroceso en la aprobación de todo el Acuerdo para la Paz de Colombia?. Si lo existe. Pero es mucho más nocivo para el país un silencio lapidario en torno a todo el sistema de Justicia que regirá esta transición hacia una nueva Colombia. 

Así que es por lo menos encomiable, que el Presidente de los colombianos se haya decidido a ponerle el cascabel al gato.

Beatriz de Majo
@beatrizdemajo1

GABRIEL BORAGINA, CRISTO Y LAS RIQUEZAS (2DA. PARTE)

Comenta el historiador en otra parte de su obra[2] refiriéndose a la labor de los profetas que, para ellos:

"La meta ha de ser la justicia social. Los hombres de­ben cesar de buscar la riqueza como el propósito principal de la vida: «¡Ay de los que añaden una casa a otra, y agregan un campo a otro campo, hasta que no queda más lugar! Han de ser obligados a vivir solos en medio de la tierra.» Dios no tolerará la opresión de los débiles, «"porque aplastasteis a mi pueblo y machacasteis el rostro de los pobres", dice el Se­ñor, el Eterno de los ejércitos». "[3]

Como vimos en una cita anterior, esas casas y campos eran fruto de la expropiación a campesinos endeudados. Este párrafo indica a las claras que la riqueza en tiempos bíblicos y neotestamentarios se debía a la explotación de los pobres, cosa que continuó sucediendo hasta la aparición del capitalismo en el siglo XVIII. Resulta manifiesto que las condenas de Nuestro Señor Jesucristo se dirigen a esa forma o manera de hacerse ricos, y no contra la riqueza en sí misma. Dado que en aquel tiempo no se conocía otra forma de enriquecerse que, a través de una economía de suma cero, es que se refiere exclusivamente a ella como la "riqueza" lisa y llana. Hay una crítica (en cierto sentido) a un sistema económico imperante. Cristo no acepta que la riqueza surja en base a ningún tipo de explotación a los pobres. Existe mucha evidencia histórica que la pobreza del pasado era causada por los altos impuestos que todos estaban obligados a pagar, sea en dinero o en especie, lo que incluía la entrega de esclavos (que superaban en número a sus amos) al fisco. La cantidad de esclavos que se poseían era un índice de riqueza y seguramente también estarían sujetos a impuestos.



"Esdras había es­tablecido una altiva distinción entre el «pueblo del Exilio», los bnei ba-golá, temerosos de Dios y virtuosos, y los am ba-arets, que apenas eran judíos, pues a su juicio en muchos ca­sos habían nacido de matrimonios impropios. Esdras no tuvo escrúpulos en castigarlos severamente 53 y después, como la mayoría eran analfabetos y desconocían la Ley, habían sido tratados como ciudadanos de segunda clase o los habían ex­pulsado directamente. Habrían sido los primeros en benefi­ciarse si los rigoristas hubiesen perdido y se hubiese raciona­lizado la Ley. Pero ¿cómo podían los reformadores, que eran esencialmente un partido de los acomodados y los funciona­rios, apelar al pueblo común pasando por encima de los rigo­ristas? Y sobre todo, ¿cómo podían abrigar la esperanza de hacerlo con éxito cuando se los identificaba con los altos im­puestos, que infligían mayores sufrimientos precisamente a los pobres? Estos interrogantes carecían de respuesta, y por lo tanto se perdió la oportunidad de instalar el universalismo sobre una base popular."[4]

El párrafo describe la rivalidad entre dos grupos judíos (rigoristas y reformadores), pero para nuestro tema lo que interesa es que los impuestos eran altos y por eso el pueblo común era pobre, lo que es lo mismo a decir que en esos tiempos la mayoría era muy pobre frente a una minoría muy rica que incluía a "un partido de los acomodados y los funciona­rios". Se refiere a la nobleza y la clase sacerdotal que era el estrato alto de entonces. En tanto los pobres eran los campesinos y artesanos, que equivaldrían a lo que hoy se llamaría la clase productiva. Estos eran los que sostenían a la nobleza y el clero mediante fuertes tributos. Nuestro Señor Jesucristo atacó pues este tipo de riqueza en poder de la clase sacerdotal (acomodados y funcionarios), única manera de hacerse rico en aquellos tiempos.

Un dato significativo que demuestra -a mi modo de ver- que El Señor Jesucristo no condena la riqueza ni a los ricos por ser tales, es que en su tiempo los publicanos eran hombres tan ricos como despreciados. No obstante, Cristo fue su amigo, al punto tal que, uno de ellos (Mateo) fue llamado por El para ser su discípulo. Mateo, como publicano, seguramente fue un hombre rico como sus pares, pero su riqueza no fue obstáculo para que Dios lo eligiera como discípulo suyo, llegando a ser más que eso como apóstol.

Otro caso de un publicano cuya riqueza si se menciona en el texto sagrado es el de Zaqueo, quien también fue elegido por el Señor para ser huésped de su casa. Zaqueo deja entender que antes de conocer a Cristo no procedió de forma honesta, al declarar públicamente frente al Salvador que daría la mitad de todos sus bienes a los pobres, y que si hubiera defraudado a alguno se lo devolvería cuadruplicado. Esto da una idea bastante exacta de la fortuna habida por Zaqueo, lo que no impidió al Señor decirle que se había salvado él y toda su casa. Zaqueo estaba -de algún modo- admitiendo que su fortuna era mal habida. Y reconoció que este era el tipo de riqueza que el Señor condenaba, por ello en su conversión quiso liberarse de ella.

Se podría decir que Mateo fue admitido como discípulo porque dejó todo y siguió a Cristo. Pero esta aparente objeción cede cuando se advierte que a Zaqueo, Cristo no le pidió que deje nada y -no obstante- declaró que se había salvado sin necesidad de entregar todos sus bienes a los pobres. Bastó simplemente que Zaqueo (por su propia iniciativa) declarara al Señor que devolvería lo defraudado y la mitad de sus bienes a los pobres:

Luc 19:8 Y Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes daré a los pobres, y si en algo he defraudado a alguno, se lo restituiré cuadruplicado.

Fue su actitud lo que salvó a Zaqueo, y no el dinero que estaba dispuesto a ceder, porque el Señor declaró que ya estaba salvo aun cuando a ese momento Zaqueo todavía no había procedido a devolver ni un céntimo. 

[1] http://www.accionhumana.com/2019/01/cristo-y-las-riquezas.html

[2] http://www.accionhumana.com/2019/01/cristo-y-las-riquezas.html

[3] Paul Johnson, La historia de los judíos. Ediciones B, S. A., 2010 para el sello Zeta Bolsillo. Pág. 117

[4] Johnson, P. La historia…ibidem. Pág. 155

Gabriel S. Boragina
gabriel.boragina@gmail.com
@GBoragina  

THAYS PEÑALVER, EL ASESINATO DEL “CHAVISMO”


Si hoy todas las encuestas sostienen que el 75% está en contra del gobierno, me temo que quedan muy pocos que atraer.

Hace poco un reconocido influencer me hizo una acotación: “no hay que olvidar que el chavismo fue la mayoría”, mientras que otro, el mismo día, hablando sobre el Frente Amplio, me indicó la necesidad de: “captar al liderazgo chavista”.

Ambas frases me parecieron importantes, porque dominan en el pensamiento mayoritario incluido el liderazgo opositor, es decir que al repetirse continuamente terminan siendo de aceptación masiva y las masas como los niños, crean monstruos a la medida de sus angustias y esos monstruos terminan por parecer más peligrosos debajo de las camas, de lo que en realidad son.

Dos aspectos me parecen relevantes, el primero es que Chávez en los primeros siete años (1998-2004) no fue jamás un “fenómeno de masas”. En sus primeras dos elecciones no fue capaz de atraer a un tercio de los votantes y su partido es decir “el chavismo” a un 25%. Chávez llegó a ser presidente en esas dos primeras elecciones con menos votos que aquel a quien le dio el golpe -Carlos Andrés Pérez- diez años antes y el chavismo se llevó todas las gobernaciones y alcaldías en 2004 con menos votos que los que obtuvo Jaime Lusinchi.

Y es que hay que decirle muy alto y claro a algunos líderes que tratan de vender la “Cuarta República”, que Hugo Chávez y en especial el “chavismo” fueron su nefasta consecuencia. Porque a la “Quinta República” si hubiera que ponerle verdadera fecha de nacimiento sería la de diciembre de 1974, con el advenimiento de lo que fue el peor y más irresponsable gobierno que hubiera tenido el país –antes que esto- porque la “Gran Venezuela” fue un acto de chavismo salvaje, puro y duro, al igual que la forma en la que se manejó todo el esquema de nacionalización. A partir de allí y una vez terminado el acto más suicida de nuestra historia, antes del chavismo, Venezuela quedó pasmada para siempre. Desde 1979 hasta el Caracazo el país creció cero por ciento (Banco Mundial) y la economía fue arrasada por la improvisación de estos líderes cuyo mayor drama es que siguen sin tener un proyecto propio para el país, es decir que su único plan es esperar un golpe de suerte o el colapso total para volver.

Por eso es que llegadas las elecciones de 1998 el país no había crecido económicamente y tenía más de diez millones de bocas nuevas que alimentar, la guinda en la torta había sido una crisis bancaria, perfectamente evitable, que arrasó con un tercio de los ahorristas es decir a más de la mitad de lo poco que quedaba de la clase media.

Chávez ganó su primera elección porque ese mismo liderazgo opositor, como lo explico en mi libro, destruyó primero a Irene Sáez y después a Salas Römer ya que todos los recursos de las campañas fueron usados para demoler sus imágenes y beneficiaron a Chávez quien no hizo siquiera campaña. El asunto es tan increíble que en la segunda elección Chávez fue solo, pues competía con los suyos. Así que hablar de ese primer Chávez como “fenómeno de masas” es algo que no es cierto, porque el hecho de que usted acuda al hipódromo a competir con un burro, no hace del ganador un buen caballo.

Por todo eso es necesario comprender que Chávez, lejos de cautivar a las masas, no tenía un contendor real. AD se atomizaba en pequeños partidos regionales, Copei desaparecería y frente a él lo único que estaba era el viejo y desprestigiado aparato político, odiado por la inmensa mayoría, que había construido una Coordinadora. Un aparato lleno de líderes que a la vista de todos eran responsabilizados del descalabro económico, responsabilizado por las bases opositoras por haber sido quienes trajeron a Chávez y responsabilizado también por sus propios militantes por haber destruido internamente a los partidos.

Dos aspectos son relevantes a la hora de entender la “magia” posterior del chavismo. Cuando ocurrió el intento de golpe a Lusinchi en 1988, el país exportaba poco más de 1,3 millones de barriles (V mensaje a la nación), cuando se lo dieron a Carlos Andrés exportaba poco más de 1,8 millones de barriles (II mensaje a la nación). Por eso es que la segunda acotación importante es que desde 1986 hasta la primera elección de Chávez el barril había promediado menos de veinte dólares y el día de la elección el barril WTI cotizaba en 11,07 dólares (EIEA).

Chávez recibió un barril a ocho dólares, pero una producción de 3,3 millones de barriles. En un país desbastado después de veinte años de destrucción económica, de pronto ocurrió la “magia chavista”, para las elecciones regionales de 2004 vendía más de dos millones de barriles a 53 dólares, el día de las elecciones presidenciales del 2006 el petróleo cotizaba a 73 y a partir de allí la locura a cien dólares, cuando se convirtió en el comandante galáctico ultraterrestre y supra yacente mientras casi toda la clase media abordaba rumbo a Disney con cinco mil dólares de regalo en sus bolsillos por persona, con la clase media “popular” subvencionada a precios escandalosamente bajos y con los millones de pobres en listados de gratuidades nunca antes vistas, por eso fue que el chavismo se convirtió en un “fenómeno de masas” capaz de atraer al 41% de los electores.

El tercer punto a considerar es quizás el más necesario. Chávez jamás explicó cual era su revolución, ni de que se trataba el socialismo del siglo XXI. Y por más que se declaró marxista, su mensaje era completamente contradictorio pues un día hablaba de los males del capitalismo y otro paseaba por la alfombra roja de Hollywood del brazo de una modelo. Hablaba de socialismo mientras en la práctica basó su gobierno en un estímulo salvaje al consumo y a sus “educandos” prometía socialismo pero siempre con el “mejor sueldo del mundo” y una vida de comodidades gratuitas jamás antes vistas. Por eso siempre pregunto ¿A cuál chavismo es exactamente al que hacen referencia? ¿Y a cuál de lo que poco que queda, es al que tenemos que “capitalizar”?

Porque los trillones de dólares y Hugo Chávez dieron pie a que al chavismo acudiera desde la izquierda trasnochada, hasta la “derecha endógena”, pasando por los “neoliberales escondidos” pero sobre todo a las mismas masas que se abalanzaron con los adecos hasta que se acabó el dinero. Dicho esto, es necesario preguntarle ¿Cuánto del chavismo está conformado por las masas que acudieron alucinadas por el derroche de dos trillones de dólares?, ¿Cuánto se puede cuantificar como de aquellos que creyeron que era un modelo político válido y que funcionaba?, ¿Cuántos son los beneficiarios directos del petróleo, cuya vida transcurre pensando que lo que viven es una crisis temporal?, ¿Cuántos llegaron porque el despelote les permitió hacerse de algo de poder y dinero en cualquiera de los niveles de gobierno? Y finalmente ¿A qué porcentaje – asignaría usted- se trata de personas que creen que la vía del comunismo cubano es la mejor para Venezuela?

La respuesta a ¿Quién asesinó al chavismo? Es fácil. Porque si algo ha demostrado la historia de Venezuela hasta el cansancio, es que la seducción del guzmancismo: “sobre las masas ignorantes para extraviarlas y conducirlas a su ruina, con ruina general” terminó con las mismas pobladas de ignorantes destruyendo sus estatuas o más recientemente aprendimos que: “adeco es adeco, hasta que se acaba el billete” y miren que esos proyectos si fueron de “masas”. Por eso cuando hablamos del chavismo y de la “magia del chavismo” es necesario entender que este pueblo siempre se va con el mejor postor. Pero solo cuando tiene dinero en las cuentas.

Lo que nos lleva precisamente a la retórica de: “atraer al liderazgo chavista”. ¿Exactamente de cual liderazgo hablamos? Porque si usted contestó que la mayoría fue atraída por el despilfarro y el populismo, entonces no hay liderazgo allí. Si habla de quienes fueron atraídos por poder y dinero, olvídense de ellos porque saben que solo lo tendrán si siguen allí y si usted quiere atraer a los líderes que creen en el comunismo, pues pásese de bando de una vez.

Si hoy todas las encuestas sostienen que el 75% está en contra del gobierno, me temo que quedan muy pocos que atraer y además sirvan para algún fin. Y allí es donde vamos no a la cantidad, sino a la calidad –medida ésta por a cuántos seguidores reales puede atraer-. Y no me refiero a seguidores de twitter, sino a apoyos reales. Y esto no es una tontería. Por eso hay varias preguntas que parecen tener una misma respuesta. ¿Por qué la oposición no es capaz de capitalizar, nada menos que al 70% de los votantes que hoy no son chavistas?, ¿Cuánto le cuesta en imagen a la oposición tener a chavistas sin poder alguno entre sus cuadros?, ¿Qué ganan captando al 10% de los apoyos de lo que queda en pie, si pierden el apoyo de un número igual o mayor de aquellos que han sido sus víctimas políticas, además de sacrificados y leales?. ¿Acaso no recuerdan que cuando se creó el primer frente amplio (Coordinadora) y captaron a los primeros chavistas, el impacto en la imagen los llevó al desprecio del 70% de los votantes?

¿Quieren captar a “otro poder” con fines de una transición y hacerse digeribles? Pues el proyecto para una alternativa de gobierno, comienza por una definición seria y responsable de cómo llegarle al 70% que no los quiere.

Thays Peñalver
@thayspenalver

ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA, EL VENEZOLANAZO O LA RUTA DEL EXTERMINIO


La ruta de esta regresión al corazón de nuestras tinieblas no puede estar más clara y demuestra perfecta sincronización, preparación y decisión de hacer tierra arrasada con el único país de América Latina que supo oponerse a Fidel Castro y vencerlo en los terrenos político, militar y diplomático: la Venezuela liberal democrática del Pacto de Punto Fijo y el liderazgo de Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez. Que en un momento de extrema ceguera y abandono de sus instintos, se dejó vencer por la traición de sus ejércitos, la estupidez de sus élites y la mezquindad de su clase política, llevando a cabo el más absurdo y estúpido proceso de auto mutilación de la historia moderna de América Latina. ¿Existe algún otro país en el mundo civilizado de hoy que haya sido privado de luz durante más de cien horas y de agua durante semanas? ¿Sin alimentos ni medicinas?

La primera estación de este vía crucis la sufrimos con el llamado Caracazo, el 27 de febrero de 1989. Cuando recién instalado el gobierno de Carlos Andrés Pérez y a la menor circunstancia propicia, los partidos marxistas del patio – el MAS, el MIR, la CausaR, la Liga Socialista, el Partido Comunista, y los remanentes de las guerrillas que incubaban las futuras fuerzas del chavismo – se hicieron a la promoción, dirección y coordinación del saqueo del comercio minorista, sobre todo en los barrios populares de Caracas. Una situación que dejada a su suerte alcanzaría dimensiones catastróficas, obligando a la intervención de las fuerzas armadas ante el desborde de las fuerzas policiales. Con un lamentable saldo de muerte y destrucción. Fue el ensayo general de la insurrección, siempre postergada por la decisión del golpismo militar de excluir a las fuerzas civiles de toda participación en el golpe de Estado, ya suficientemente avanzado.

No fue casual que tuviera lugar a pocos días de la visita de Fidel Castro. Y cuando la conspiración golpista ya había trazado su hoja de ruta para el asalto al poder, indistintamente de quien ocupara la presidencia. La fijación inveterada del militarismo venezolano, intentado año tras año desde la caída de Marcos Pérez Jiménez. Como lo contaría el propio Hugo Chávez y lo relatara su cronista y portavoz oficioso Alberto Garrido, se trataba de implementar la política “del chinchorro”: cuando el poder se encontrara en su momento más bajo se procedería a derrocar mediante un golpe de Estado militar a quien ocupara por entonces la Presidencia de la República. Quisieron los hados que fuera el caudillo andino Carlos Andrés Pérez Rodríguez, y que el golpe tuviera lugar no en el momento más bajo del chinchorro, sino cuando sus éxitos macroeconómicos se hallaban en el cenit y el país se aprontaba a dar un salto cualitativo de proporciones históricas. Que hoy nos tendría a la cabeza de América Latina. Así lo reconoció la élite económica mundial en Davos a horas del golpe de Estado. Fue una auténtica puñalada por la espalda.

No se equivocó el golpismo, ya profundamente infiltrado y enquistado en todos los intersticios de la sociedad política, cultural y mediática venezolana. Desde el 4 de febrero en adelante, el golpismo se convirtió en el deporte preferido de una Venezuela frívola, irresponsable e inconsciente. El alevoso respaldo indirecto de Rafael Caldera “a los jóvenes insurrectos” abrió las puertas a la notabilidad que le dio carta de ciudadanía al asalto armado al poder político. Esperar el golpe se convirtió en diversión folklórica del país nacional. El Caracazo abrió las puertas a la quiebra de la estabilidad política, precipitó la fractura del orden interno de las fuerzas armadas, enfrentó a distintos sectores de la clase política y rompió el tabú de la supuesta fortaleza del sistema democrático venezolano.

Lo demás fue coser y cantar. Mientras el establecimiento corría desesperado detrás de quien pudiera representarlo – desde una reina de belleza hasta el capataz del partido mayor – y la cultura caía seducida por la carne en vara, las banderitas tricolor, el joropo y los amaneceres llaneros, el golpismo cívico militar se aprontaba a asaltar Miraflores, suficientemente aupado por los principales medios del país. Carlos Andrés Pérez fue sacrificado luego en una orgía de barbarie jurídico política, el mismo Caldera se prestó a servir de plataforma y puente entre el golpismo militar y las esferas del Poder público y Chávez pudo remontar las encuestas en algunos meses, de un insignificante 2% en enero a un impresionante 56% en noviembre. El resultado: un auténtico asalto electoral. A mano armada. Sirviéndose de un sistema electoral que reconoció con hidalguía su victoria, pero que, ya en manos del golpismo, no permitiría nunca jamás un triunfo opositor. La democracia había muerto, así muy pocos se enteráran del suceso. Un muerto sin dolientes. Una avalancha de caos, ruina y destrucción se desataba empaquetado en la seducción patriotera y fascista que terminaría entregando el petróleo y la soberanía a la tiranía castro comunista cubana. Sin recibir ni disparar un solo tiro. Para hacer trizas una cultura trabajosamente construida.

Han pasado veinte años. La alianza de la corrupta brutalidad militar, la felonía intelectual y la ignorancia de las masas han devastado a la nación. Venezuela yace en ruinas. Y ya al final del camino, cuando asaltantes e invasores no cuentan sino con el apoyo de la fusilería, quisieran dar un zarpazo final mediante un venezolanazo: negarnos la electricidad, el gas, el agua. Los alimentos y las medicinas. Y convertir finalmente a Venezuela en un campo de concentración como Dachau, Auschwitz o Treblinka. Aniquilarnos. Solos, no podemos. Esperamos el auxilio de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. O pereceremos.

Antonio Sánchez García
@sangarccs

MARÍA CORINA MACHADO, NECESITAMOS UNA POSICIÓN MÁS CLARA Y FIRME DEL PAPA FRANCISCO


Recuerdo con precisión dónde estaba y lo que sentí cuando nos enteramos que el cardenal Bergoglio asumía como nuevo Papa, y me llenó de una profunda emoción por dos razones: primero porque yo estudié en una universidad jesuita, y en segundo lugar porque es latinoamericano. Así somos los venezolanos, como en el el fútbol cuando juega Brasil, Colombia o Argentina en una Mundial, creemos que nosotros también estamos allí en la cancha. De alguna manera, con la elección de Francisco sentimos algo similar… Teníamos un Papa nuestro. Y pensé inmediatamente en Juan Pablo II, y en lo que hizo por la libertad de su Polonia natal.

Seis años después reconozco acciones y reformas importantes que hacia el interior de la iglesia el papa Francisco ha llevado adelante, pero como venezolana siento que en la defensa de la justicia y la libertad de países de este hemisferio que están bajo el yugo de totalitarismos o de regímenes criminales, se necesita una voz mucho más fuerte y cercana para que el mundo entero entienda precisamente, por la autoridad moral que tiene el Papa, la necesidad de actuar y la corresponsabilidad de todos los ciudadanos del mundo frente a un genocidio que ya no es silencioso en Venezuela .

Para lo que Venezuela está sufriendo, para la necesidad del pueblo, para la magnitud de los crímenes que aquí se están cometiendo, es inconcebible que en estos seis años no se le haya dado la mayor prioridad a la situación de Venezuela. En especial, el espacio para hablar con la verdad, de hacer que el mundo entienda la magnitud de la tragedia que aquí ocurre, y con esa palabra de aliento y de fuerza, transmitirle a los venezolanos que no estamos solos y que contamos con el Papa latinoamericano para avanzar en una ruta de liberación, de paz, de justicia, de reencuentro, de solidaridad.

Debo decir que la Iglesia católica venezolana ha sido una de las instituciones más lúcidas, más coherentes, más firmes, y más valientes en denunciar la naturaleza totalitaria del régimen, primero de Hugo Chávez, y después de Nicolás Maduro, y en acompañar al pueblo cristiano en su dolor. Acompañó a todos los venezolanos. Sin embargo, nosotros sentimos que el pueblo de Cristo en Venezuela está expectante y necesita una posición clara, firme y cercana por parte del papa Francisco.

No hay en el hemisferio una situación más dramática, que se cuenta en muertes diarias, como la que hoy vive nuestro país. En 20 años por fin hemos logrado que todas las instituciones democráticas del mundo, más de 60 naciones, reconozcan la situación, y quisiéramos que fuese precisamente la cabeza de la Iglesia Católica, tratándose de un pueblo mayoritariamente católico como el venezolano, quien asumiera esa voz de solidaridad, de firmeza, de claridad y de verdad.

Entre el crimen y la Justicia no hay punto medio. Entre la humillación y la dignidad humana, no hay neutralidad. Entre la oscuridad y la luz, entre la verdad y la mentira, no puede haber indiferencia. Lo que estamos viviendo los venezolanos es una cuestión de vida o muerte, y hoy más que nunca, esperamos y necesitamos que el padre de la Iglesia católica acompañe no solamente a la Iglesia venezolana, sino a todos los venezolanos que estamos en esta hora decididos a avanzar en la salvación de nuestro país.

María Corina Machado
@MariaCorinaYA