martes, 10 de noviembre de 2015

ERNESTO GARCÍA MAC GREGOR, EDITORIAL, NO VOTAR ES DARLE EL VOTO AL GOBIERNO

Hace ya algún tiempo un grupo con un tufillo chavista tan grande que no lo salta un venado, viene promoviendo vía Internet y desde el exterior, el disparate contradictorio de salvar el voto invitando a incautos, ingenuos y ninis a no votar.

Estos guerrilleros del teclado, enumeran todas las trampas hechas por el CNE y la poca respuesta de una oposición pusilánime, y a través de argumentos llenos de vacío que no aportan ni vislumbran alguna solución viable concluyen que la salida es no votar. Lo que no mencionan por ningún lado, es que el desastre actual se debió a precisamente a la abstención masiva de 2005.
Pero lo cierto es que la oposición está en su mejor forma y el gobierno de Maduro en su peor momento. La mayoría de los consultados aspira a un cambio de rumbo, y muchos oficialistas decepcionados se abstendrán o votarán por  la Unidad, no tanto como voto protesta, sino con la finalidad de buscar un equilibrio que evite la catástrofe final que se visualiza para el 2016 si no se corrige la acción suicida de este desgobierno comunista.
Por primera vez, cinco encuestadoras le dan una ventaja de 30 puntos a la oposición apenas a un mes de los comicios. Pero lo más sorprendente es la encuesta de la pro oficialista Hinterlaces que asevera que 63.4 por ciento votará por la MUD y 36.5 por el PSUV debido en parte al descontento. Según esta firma, con otro “Dakaso” el chavismo pudiese recuperarse, sin embargo, el descontento parece irreversible. 
Por su parte Maduro ha perdido 32 puntos de apoyo desde enero de este año, cuando gozaba de 52 por ciento de respaldo, mientras que ahora sólo cuenta con  20.
Maduro tiene 83 por ciento de rechazo. Es cierto. Pero él no es candidato. Hay que dejar de lado el triunfalismo y trabajar mucho más duro, cuidando las mesas de votación, llevando gente a votar para combatir la indudable poderosa maquinaria oficialista que posee el PSUV y contrarrestando el millón y medio de votos que migraron.
El voto es nuestra única fuerza frente a un monstruo totalitario, ventajista y tramposo, y debemos hacerlo valer frente a este régimen forajido El país y el mundo está pendiente de nosotros y no perdonarán otra derrota electoral. Salva tu voto, vota. Que oiga quien tiene oídos…
Ernesto Garcia Macgregor
garciamacgregor@gmail.com
@garciamacgregor

Zulia - Venezuela

CARICATURAS DEL martes, 10 de noviembre de 2015 EL REPUBLICANO LIBERAL, DIARIO DE OPINION, RAFAEL RIOS Y/O EDUARDO SANTOS, HUMOR, DEL DÍA, FORMA ESPECIAL DE OPINAR, RECOPILACION, MAS RECIENTES, VENEZUELA,















Rafael Rios
rariga2@gmail.com

Eduardo Santos
eduardosantos211@gmail.com

@rariga

@edsantos211

THAYS PEÑALVER, LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE OTRO

¿Para qué ha servido el populismo? O mejor aún, ¿de qué le sirven hoy a Maduro los 14 años de ultrapopulismo de Chávez? ¿De que le sirven a Dilma Rousseff también hoy los 12 años de populismo salvaje, cuando apenas tiene 8% de popularidad? ¿Realmente qué sembró Cristina de Kirchner para serle útil a Scioli? ¿Para dónde se fue aquel pueblo “enamorado del proceso” en Brasil, Argentina o Venezuela? Lo que no han entendido los gobernantes idiotas del tercer mundo es que el populismo no es una “formula política” sino más bien una forma de meretricio (social). No hay amor, solo existe el dinero de por medio y solo estarán allí, prestos a garantizarle placer a los gobernantes, hasta que se acabe el dinero. De allí que algún sabio en su momento dio en el clavo y lo llamó por su verdadero nombre “clientelismo”.

El populismo es algo mediato. Existe un cliente y otro dispuesto a satisfacerlo por un precio. Sí, es cierto, “él fue bueno con los pobres” gritan, ¿pero por qué fue bueno? “Porque me regaló una casa”, decían los adoradores de Pablo Escobar Gaviria, quien terminó convertido en mito, en leyenda y hasta una religión se ha hecho en el barrio donde regaló viviendas –producto de la venta de droga, sangre derramada y crimen organizado–, todavía hoy miles peregrinan a rezar frente a su tumba, porque “el Patrón fue un santo”. Quienes habitan en casas regaladas, construidas sobre miles de cadáveres poco entienden de los muertos que causó, las bombas que descuartizaron, los millones de kilos de destrucción del “hombre santo”. En fin, que si a alguien le regalan una casa, ergo, ese hombre tiene permiso para ser un asesino masivo, para colocar bombas, ejecutar masacres, en fin, que el asesinato, el robo, la corrupción no son parte del bien ni del mal. Ser bueno o malo, solo dependerá de que regale o no una ínfima parte de su botín. He allí la principal desgracia del populismo, solo fomenta la avaricia.

Pero la segunda desventura es cuando se acaba la gracia, justo al acabarse el dinero, y cuando eso ocurre llega el hambre. Por eso Raymond Cartier, el famoso periodista francés, cuando vio el final de Allende acercarse ya en 1972 escribió: “El matrimonio entre marxismo y hambre es uno de los fenómenos más constantes del mundo contemporáneo. (...) El marxismo paternalista de Salvador Allende no escapó de esta ley. Allende lo reconoce (...) anunció una economía de guerra. Europa sabe lo que esto significa: es el racionamiento suavizado para los más poderosos, mediante distribuciones de privilegio y para los ricos, gracias al triunfo clandestino de la economía liberal que es el mercado negro” (París Match 22/11/1972). En fin, que el mercado negro no es otra cosa, además del triunfo final de la economía liberal, que la otra cara del populismo donde los ricos sobreviven, gracias a la avaricia inducida por los marxistas, en los estratos más vulnerables que dejan de trabajar para enriquecerse por la vía fácil.

Y esto fue aun más radical en las comunas. Jorge Palacios, chileno y uno de los comunistas más ortodoxos durante el tiempo de Allende escribió: “Pasada la mística inicial, se comenzó a practicar en los fundos expropiados en gran escala el mercado negro, falseándose las cifras de producción y negándose a entregar los productos. Incluso el presidente Allende debió denunciar la venta en mercado negro por parte de ciertos asentamientos. De esta manera los campesinos defendían su nivel de vida en la medida de que se daban cuenta de que solo habían cambiado de patrón” (1978). Esto mismo pasó con todas las comunas en China y Europa del Este, que terminaron por destruir el intento de economía marxista decimonónica. Misma idea que expone Simón Collier, historiador británico-chileno: “Los campesinos del ‘sector reformado’ (comunas) probaron ser tan recalcitrantes como los granjeros (privados), ocupando la mayoría de sus esfuerzos en cultivos privados para consumo propio o para su venta en el mercado negro, en vez de producir hacia las comunas (...) no solo fallaron en pagar sus avances para cosechar para los más hambrientos, sino que a menudo usaron la asistencia técnica del Estado para cosechar sus fundos privados” (1996) y claro está a esto hay que añadir que, como en China, no solo hubo corrupción brutal en las comunas pues 25% de los millonarios en 2000 eran miembros del Partido Comunista (BBC) y hoy la bestialidad es tal que 203 miembros del Parlamento están entre los más ricos del mundo y poseen fortunas por el valor de la economía de Venezuela (CNN-Money).

En fin, que la idea de construir un “marxismo paternalista” utilizando como vía el populismo para generar los cambios fue, sin lugar a dudas, la más absurda de las propuestas comunistas. Pensaron que estimulando la demanda, la ambición y la avaricia de todos los estratos era nada menos que la vía al socialismo y lo agotaron todo. En Venezuela una vez en el poder aumentaron los sueldos y congelaron los precios aumentando la demanda por seis, agotado el presupuesto y los bolívares agotaron la gallina de los huevos de oro (Pdvsa) y para continuar pidieron prestado para seguir induciendo la demanda de bienes. Lógicamente, una vez extinguida la posibilidad de nuevos empréstitos, continuaron entonces imprimiendo dinero ficticio para que la gente pudiera seguir comprando salvajemente y, al final, triunfó el más bizarro de los mercados liberales, el mercado negro. Un mercado que nunca pudo ser regulado en la Unión Soviética y que terminó devorándosela desde adentro, un mercado que acabó con el modelo chino y ahora se reconoce que también el cubano.

Entonces respondiendo a la pregunta original, ¿de qué sirvió el populismo en Brasil o Argentina? Para arrasar con la producción, pero esto hay que gritarlo a los 4 vientos, de una buena vez y por todas, para hacer billonarios a los que eran más ricos y para mantener entretenidos a los pobres –como Pablo Escobar– con las sobras del botín. Porque a fin de cuentas los billonarios, antes de la llegada de Lula, tenían 12 billones entre todos (Forbes 200-2004) y hoy tienen 245 billones, y en Argentina pasaron de tener 6 billones a tener 27 billones, nada menos que las reservas argentinas. ¿De qué sirvió en Venezuela? Pues a diferencia de estos países que producían, en Venezuela no fue nunca la injusta distribución de la riqueza, porque nunca existió (a usted solo le tocan 3 dólares diarios) sino la profundamente injusta distribución del esfuerzo y la producción. 

Llegada la revolución, en Venezuela por cada uno que producía algo, otros 99 pretendían vivir de él, porque la avaricia populista, exacerbada por los marxistas de cada generación (no únicamente los chavistas que la extendieron radicalmente) lo que logró generar a través de los años fue una envidia general por “la gallina de los huevos… de otro”.

Thays Peñalver
thays.penalver@me.com
@thayspenalver

Caracas - Venezuela 

VICENTE BRITO, CINCO FACTORES QUE AFECTARÁN ESTA TEMPORADA NAVIDEÑA, RED POR LA DEFENSA AL TRABAJO, LA PROPIEDAD Y LA CONSTITUCIÓN

Cuando analizamos la temporada decembrina, nos encontramos que la misma estará afectada por cinco factores antagónicos y limitativos a nuestras tradicionales fiestas navideñas, estos son: Constante disminución del poder adquisitivo, escasez, volatilidad de precios, largas colas y reventa.

Las expectativas de consumo que tradicionalmente los venezolanos tenemos en  diciembre, para este año 2015 estarán afectadas por estos factores que nos dificultarán las compras navideñas de alimentos, licores, ropas, zapatos, electrodomésticos y los acostumbrados regalos a familiares y amigos.

Analizaremos cada uno de ellos y explicaremos el porqué de sus efectos en lo que era una tradición familiar y siempre permitía a todos los venezolanos adquirir y consumir lo que fue un hábito y costumbre desde nuestros padres y abuelos.

1. CONSTANTE DISMINUCIÓN DEL PODER ADQUISITIVO: Los salarios están sometidos a una merma constante y, cuando comparamos los ingresos familiares de los últimos 24 meses, estos  se han reducido considerablemente. La principal razón de ello es la creciente inflación que reduce el poder adquisitivo de los venezolanos. Al comparar  lo que se podía adquirir en enero de este año al mes de octubre, se observa una disminución en la capacidad de compra a menos de un 50% de los mismos artículos adquiridos anteriormente. Significa una dramática caída del poder adquisitivo, que a pesar de los incrementos salariales tiene una merma real. Siendo la elevada inflación causada por la política monetaria expansiva del Banco Central al colocar elevados volúmenes de dinero inorgánico en el circulante.

2. ESCASEZ: Es la de mayor impacto en las familias y sus tradiciones porque limita la adquisición de esas acostumbradas compras decembrinas, a las que estamos habituados, sus altos niveles son preocupantes con porcentajes de los más elevados que se hayan podido observar desde la década de los 40 en la época de la segunda guerra mundial.

Aún aquellos que tienen la capacidad adquisitiva no logran comprar los productos que desean adquirir al no conseguirlos, teniendo efectos preocupantes en el consumo de los sectores C, D, y E que son los de menores ingresos económicos y significan el 90% de la familia Venezolana. Este año se alcanzaran los más bajos niveles históricos de abastecimiento de los últimos 70 años. Está a la vista la situación real de escasez cuando se visitan los centros de distribución de alimentos y demás productos en los establecimientos públicos y privados.

3. VOLATILIDAD EN LOS PRECIOS: Se observa en el constante aumento de valor de cualquier artículo o mercancía, que van desde un par de zapatos a un repuesto para un aire acondicionado y es la mejor evidencia de la volatilidad constante de precios. Algunos cambian de semana a semana, y lo observamos en el momento de tratar de adquirir cualquier producto que se necesite, el no comprarlo en ese momento, nos significa mayor costo luego. Lo más angustiante es sostener los precios de los presupuestos durante la realización de reparaciones o mejoras que se intenten hacer a un vehículo,  vivienda, electrodomésticos, equipo o maquinaria.

4. LARGAS COLAS: Estas se hacen mayores cada día, lo observamos ya no solo para adquirir alimentos, también en los artículos esenciales para el aseo personal, baterías, cauchos, etc. Se ha convertido en un drama para los venezolanos ya que muchas veces después de hacer la cola, al tocarle el turno se ha acabado el producto. Se observan a lo largo y ancho del país y en cualquier establecimiento público o privado a donde llegue alguno de estos productos de mayor consumo o necesidad. Es la que genera mayores angustias y malestar en los consumidores por las dificultades que tienen que soportar quienes hacen las colas como medio de acceder a los productos regulados y subsidiados.

5. REVENTA: A pesar de los operativos implementados de control por los organismos públicos, esta ha continuado su crecimiento a lo largo y ancho del país. La misma está relacionada a los altos niveles de escasez ya que los consumidores se ven obligados a comprar en este mercado los artículos que necesitan y no consiguen. Se estima que el porcentaje de productos y mercancías que se obtienen por la reventa, fluctúan  entre un 20% a 40% del total del consumo. Los productos más escasos son los que van en mayor volumen a este mercado informal con precios muy por encima de los regulados.

No hay solución mágica a las limitantes que le corresponde vivir a las familias venezolanas en ésta temporada decembrina, las cuales estarán afectadas por estos cinco factores que tendrán su impacto en las tradicionales fiestas navideñas al no lograrse cubrir las expectativas de consumo de este significativa época del año para nosotros.

Vicente Brito
vicent.brito@gmail.com
redporladefensaaltrabajo@gmail.com
@vicentejbrito
Presidente
Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución

Caracas-Venezuela

BEATRIZ DE MAJO, VIDA DE FARAON

Fue el Papa Francisco quien, a raíz de la publicación de un par de libros sobre las finanzas del Vaticano acuñó la elocuente frase dirigida a la administración de la Iglesia en la que increpó a sus colaboradores diciendo que “no se puede predicar pobreza y llevar vida de faraón”. No es necesario pertenecer a las huestes católicas para encontrarle profundo sentido a este mensaje.  Venezuela y su sociedad de hoy pudieran ser el objetivo del mismo.

Ello alcanza por igual a los dos lados de la ecuación gobierno-oposición, ello atañe de la misma forma a judíos, cristianos, católicos y ateos y ello abarca a la clase media y alta de nuestra sociedad. Esto es válido para quienes cuentan con fortunas bien habidas y trabajadas y para quienes han conseguido destacadas posiciones económicas a través de la corrupción, el delito y los negocios turbios. .
Está a la vista la situación de deterioro atroz que experimenta la calidad de vida del venezolano. Sin endilgarle culpas a ninguno, el hecho visible es que nadie se salva de acusar el golpe de la escasez y el desabastecimiento, ni siquiera aquellos a quienes el bolsillo les alcanza para adquirir holgadamente lo esencial o lo superfluo a los astronómicos precios de hoy.  Resulta imposible no palpar lo exigua que se ha vuelto la vida para la inmensísima mayoría de los coterráneos que cuentan con ingresos limitados. Las penurias económicas penalizan a un universo colosalmente grande de niños que se alimentan mal y cuyos padres no logran levantar lo indispensable para atender a su educación o salud.
Este justamente se ha convertido en el momento en que la inclinación al oropel y al despilfarro está floreciendo groseramente en nuestra sociedad y se transforma en una ofensa para los menos favorecidos, cualquiera que sea su escala.  Se está volviendo usual que muchos de los nuestros exhiban faraónicamente su bienestar, su descarada holgura, al tiempo que hacen visible su flagrante indiferencia ante la estrechez ajena.
Nos hemos ido contaminando de una inclinación malsana y perversa a evidenciar ante terceros cuánto algunos son favorecidos económicamente mientras buena parte del país vive en la mas abyecta escasez. No hay distinción en el origen del dinero.  Fiestas de costos astronómicos con niveles de sofisticación ofensivos sirven hoy para enrostrar equivocadamente el éxito personal y se constituyen en una bofetada para un país que sufre penurias generalizadas y atroces.
Es hora de reflexionar sobre los mensajes papales y de hacer lo propio, cuando el país se desangra y nuestros hermanos sufren.
Beatriz De Majo
bdemajo@gmail.com
@beatrizdemajo

Miranda - Venezuela

NOEL ÁLVAREZ, PODER PARA LAS REGIONES

Mi infancia transcurrió en un caserío muy pobre del estado Trujillo: El Batatillo. Estudiaba a la luz de una lámpara de kerosén, bastante humo debo tener todavía en los pulmones. Dormíamos en catres, de patas cruzadas, con una lona a la que se le adherían chinches que no dejaban dormir. Para tener agua limpia recorríamos unos 3 kilómetros para traerla en tobos. Cocinábamos en un fogón de leña montado en un cimiento, hasta que  compramos una cocinita de kerosén.  La evolución del baño fue una “moderna” letrina. Las noticias de la civilización nos llegaban a través de un radio  de pilas porque la electricidad llegó solo a partir de 1974, gracias a lo cual  pude ver mi primer programa de televisión: El Zorro.

Esta no es una novela, tampoco es un cuento ambientado en la época de la independencia; estoy hablando de la década de los 70 y es la historia cotidiana de casi todos nuestros caseríos porque desgraciadamente esta situación no ha mejorado en algunos lugares de nuestra geografía. Esta anécdota refleja el estrangulamiento y atraso que sufren nuestros campos,  debido al perverso centralismo que aún ahoga a la provincia. Yo formo parte de las migraciones campesinas que debimos abandonar familia, casas y querencias para venir a la gran ciudad, la cual, en teoría, nos ofrecía mayores oportunidades de estudio y de trabajo pero también cinturones de miseria.

Venezuela requiere muchos cambios para enrumbarse por la senda del desarrollo. Las regiones debemos independizarnos para no tener que pasar por el escritorio de un burócrata en Caracas para plantear un problema que ocurre a más de 800 kilómetros de distancia. No estoy en contra de  Caracas, al contrario, la visualizo como la región 24 del país, la cual debe tener sus gobernantes electos democráticamente y también debe actuar separadamente de las 4 cuadras perversas del poder, que tiene su epicentro en los alrededores de la esquina de Bolero.

Propongo desarrollar un concepto vigoroso: “Poder para las Regiones”. Representado en un verdadero federalismo donde cada una de ellas pueda recaudar  impuestos nacionales, tomar su cuota parte y enviar el remanente hacia el gobierno central. Se trata de  un sistema que permita a las regiones contratar la construcción y gestión de carreteras, autopistas internas, hospitales, escuelas, cárceles, policías y que además las faculte a conformar mancomunidades para realizar obras de gran envergadura que excedan la capacidad presupuestaria individual. Fijémonos como meta del próximo periodo, sacar las regiones del olvido, asignándoles un importante rol en el futuro del país.

Noel Alvarez
noelalvarez14@gmail.com
“Gente” Generación Independiente
@alvareznv
@beanavas

Caracas - Venezuela

MARIO VARGAS LLOSA, UNA ESPERANZA ARGENTINA

Los ciudadanos tienen la oportunidad de votar por una alternativa al peronismo. Pero el 22 de noviembre, el poder kirchnerista moverá todos los resortes a su alcance, como la intimidación, el soborno y el fraude, para evitar una derrota.

Los resultados de las elecciones del domingo pasado en Argentina desmintieron todos los sondeos de opinión según los cuales el candidato Daniel Scioli, apoyado por la jefe de Estado, Cristina Fernández de Kirchner, ganaría en primera vuelta. Y han abierto la posibilidad de que el país que fue algo así como el faro de América Latina salga de la decadencia económica y política en que está hundido desde hace más de medio siglo, y recupere el dinamismo y la creatividad que hicieron de él, en el pasado, un país del primer mundo.

La condición es que en la segunda vuelta electoral, el 22 de noviembre, gane Mauricio Macri y el electorado confirme el rechazo frontal que ha recibido en la primera el kirchnerismo, una de las más demagógicas y corruptas ramas de esa entelequia indescifrable llamada peronismo, un sistema de poder parecido al antiguo PRI mexicano, en el que caben todas las variantes del espectro ideológico, de la extrema derecha a la extrema izquierda, pasando por todos los matices intermedios.

La novedad que encarna Macri no son tanto las ideas modernas y realistas de su programa, su clara vocación democrática, ni el sólido equipo de plan de gobierno que ha reunido, sino que por primera vez el electorado argentino tiene ahora la oportunidad de votar por una efectiva alternativa al peronismo, el sistema que ha conducido al empobrecimiento y al populismo más caótico y retardatario al país más culto y con mayores recursos de América Latina.

No será fácil, desde luego, pero (por primera vez en muchas décadas) sí es posible. La victoria, en las elecciones para la gobernación provincial de Buenos Aires, tradicional ciudadela peronista, de María Eugenia Vidal, de inequívocas credenciales liberales, es un indicio claro del desencanto de un vasto sector popular con una política que, detrás de la apariencia de medidas de “justicia social”, antiamericanismo y prochavismo, ha disparado la inflación, reducido drásticamente las inversiones extranjeras, lastimado la credibilidad financiera del país en todos los mercados mundiales y puesto a Argentina a orillas de la recesión.

El fenómeno peronista es más misterioso que el del pueblo alemán abrazando el nazismo.

El sistema que encarna la señora Kirchner se va a defender con uñas y dientes, como es natural, y ya es un indicio de lo que podría suceder el que, el domingo pasado, el Gobierno permaneciera mudo, sin dar los resultados, más de seis horas después de conocer el escrutinio, luego de haber prometido que lo haría público de inmediato. La posibilidad del fraude está siempre allí y la única manera de conjurarlo es, para la alianza de partidos que apoya a Macri, garantizar la presencia de interventores en todas las mesas electorales que defiendan el voto genuino y —si la hubiera— denuncien su manipulación.

Dos hechos notables de las elecciones del 25 de octubre son los siguientes: Macri aumentó su caudal electoral en cerca de un millón setecientos mil votos y el número de electores se incrementó de manera espectacular, del 72% de los inscritos en la pasada elección, a algo más del 80% en esta. La conclusión es evidente: un sector importante del electorado, hasta ahora indiferente o resignado ante el statu quo, esta vez, renunciando al conformismo, se movilizó y fue a votar, convencido de que su voto podía cambiar las cosas. Y, en efecto, así ha sido. Y lo ha hecho discretamente, sin publicitarlo de antemano, por prudencia o temor ante las posibles represalias del régimen. De ahí la pavorosa metida de pata de las encuestas que anunciaban un triunfo categórico de Scioli, el candidato oficialista, en la primera vuelta. Pero el 22 de noviembre no ocurrirá lo mismo: el poder kirchnerista sabe los riesgos que corre con un triunfo de la oposición y moverá todos los resortes a su alcance, que son muchos —la intimidación, el soborno, las falsas promesas, el fraude—, para evitar una derrota. Hay que esperar que el sector más sano y democrático de los peronistas disidentes, que han contribuido de manera decisiva a castigar al kirchnerismo, no se deje encandilar con los llamados a la unidad partidista (que no existe hace mucho tiempo) y no desperdicie esta oportunidad de enmendar un rumbo político que ha regresado a la Argentina a un subdesarrollo tercermundista que no se merece.

No se lo merece por la variedad y cantidad de recursos de su suelo, uno de los más privilegiados del mundo, y por el alto nivel de integración de su sociedad y lo elevado de su cultura. Cuando yo era niño, mis amigos del barrio de Miraflores, en Lima, soñaban con ir a formarse como profesionales no en Estados Unidos ni en Europa, sino en Argentina. Esta tenía entonces todavía un sistema de educación ejemplar, que había erradicado el analfabetismo —uno de los primeros países en lograrlo— y que el mundo entero tenía como modelo. La buena literatura y las películas más populares en mi infancia boliviana y adolescencia peruana venían de editoriales y productores argentinos, y las compañías de teatro porteñas recorrían todo el continente poniéndonos al día con las obras de Camus, Sartre, Tennessee Williams, Arthur Miller, Valle Inclán, etcétera.

El empobrecimiento sistemático del país multiplicó la desigualdad y la fractura social.

Es verdad que ni siquiera los países más cultos están inmunizados contra las ideologías populistas y totalitarias, como demuestran los casos de Alemania e Italia. Pero el fenómeno del peronismo es, al menos para mí, más misterioso todavía que el del pueblo alemán abrazando el nazismo y el italiano el fascismo. No hay duda alguna de que la antigua democracia argentina —la de la república oligárquica— era defectuosa, elitista, y que se precisaban reformas que extendieran las oportunidades y el acceso a la riqueza a los sectores obreros y campesinos. Pero el peronismo no llevó a cabo esas reformas, porque su política estatista e intervencionista paralizó el dinamismo de su vida económica e introdujo los privilegios y sinecuras partidistas a la vez que el gigantismo estatal. El empobrecimiento sistemático del país multiplicó la desigualdad y las fracturas sociales. Lo sorprendente es la fidelidad de una enorme masa de argentinos con un sistema que, a todas luces, sólo favorecía a una nomenclatura política y a sus aliados del sector económico, una pequeña oligarquía rentista y privilegiada. Los golpes y las dictaduras militares contribuyeron, sin duda, a mantener viva la ilusión peronista.

Recuerdo mi sorpresa la primera vez que fui a la Argentina, a mediados de los años sesenta, y descubrí que en Buenos Aires había más teatros que en París, donde vivía. Desde entonces he seguido siempre, con tanta fascinación como pasmo, los avatares de un país que parecía empeñado en desoír todas las voces sensatas que querían reformarlo y que, en su vida política, no cesaba de perseverar en el error. Tal vez por eso he celebrado el domingo 25 los resultados de esa primera vuelta con entusiasmo juvenil. Y, cruzando los dedos, hago votos por que el 22 de noviembre una mayoría inequívoca de electores argentinos muestre la misma lucidez y valentía llevando al poder a quien representa el verdadero cambio en libertad.

Mario Vargas Llosa
vargas_llosa@gmail.com
@Mariovargasllo
España

http://elpais.com/elpais/2015/10/29/opinion/1446130344_189262.html
Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2015.

© Mario Vargas Llosa, 2015.

LUIS DANIEL ÁLVAREZ V., "CAMBIEMOS" A ARGENTINA

Pareciera que todo se va avizorando para que en Argentina varíe la forma como se viene ejerciendo la política desde hace más de diez años cuando un modelo, sustentado en la acomodaticia etiqueta del peronismo y sostenido bajo macabras estructuras populistas, se hizo con el poder.

Por más que el ministro de justicia y las autoridades electorales, en una actitud por demás nerviosa e incómoda, demoraron los resultados para dar a entender que existía una brecha mínima entre el candidato oficialista Daniel Scioli y su principal contendor Mauricio Macri, no lograron silenciar la voz de un pueblo, que a través del sufragio, pidió poner fin al abuso y a un régimen que ha empleado el temor, la justicia y el miedo para imponerse.

Aunque muchos, empezando por Cristina Fernández y el propio candidato del gobierno, creyeron que podía evitarse la segunda vuelta, el voto ciudadano y la acción de los testigos de mesa jugaron papel preponderante para obligar a que el destino del país se defina en una segunda ronda que se llevará a cabo el domingo 22 de noviembre.

Aunque no exento de polémicas declaraciones y de planteamientos en algunas ocasiones populistas, la campaña de Macri tuvo el acierto de involucrar a sus adversarios en las primarias, Ernesto Sanz y Elisa Carrió, quienes se sumaron junto a sus grupos y partidos para ayudar a que Macri captara el voto de los radicales socialdemócratas e independientes y pudiese convertirse en una opción con oportunidad real.

Queda en la historia que a otro peronista, pero disidente del kirchnerismo le toca decidir, pues el apoyo de Sergio Massa, quien tuvo una votación importante, será definitivo para determinar al ganador, pudiendo incluso jugarse su futuro en caso de no tomar una decisión adecuada y preferir que a la libertad pueda imponerse una vetusta etiqueta política como es el peronismo.
¡Cambiemos! Ha dicho gran parte de la sociedad argentina. Con el voto organizado, el ánimo para enfrentar cualquier abuso y las convicciones claras, ese dicho puede hacerse realidad. De todas maneras, gane quien gane los comicios, pueden decir que en Argentina la forma de hacer política cambió y que el kirchnerismo, no será más que un recuerdo tenebroso en la historia republicana
.
Luis D. Alvarez V
luis.daniel.alvarez.v@gmail.com
@luisdalvarezva

Caracas - Venezuela

JESÚS MATÍAS FILOMENO OCAMPO, "EL FIN DEL FEUDALISMO Y DE LOS ACEITADOS MECANISMOS IRREGULARES PARA PERPETUARSE EN EL PODER", DESDE ARGENTINA

 El 05/07/15 hubo elecciones en nuestra provincia. El 09/08/15 hubo elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias en nuestro país. El 23/08/15 hubo elecciones en la provincia de Tucumán. En estos procesos hubo corrupción, prácticas clientelares, colectoras, acoples, fraude y ¡represión! Un joven fue asesinado en Jujuy. En Tucumán se quemaron urnas. El pueblo reacciona y el feudalismo kirchner cristinista llega a su fin.

Cuerpo

● LAS ELECCIONES EN NUESTRA PROVINCIA. A la luz de lo que pasó en Tucumán, recordemos nuestra elección: 30 colectoras en la Capital, 36 colectoras en Chilecito y 30 en Chamical. En Nonogasta, un pueblo de 10.000 habitantes, hubo 30 candidatos a concejales del oficialismo de distintas listas que lo llevaban a Sergio Casas como candidato a gobernador. En Vichigasta 28, en Sañogasta 25. Hubo pueblos donde todas las familias tenían un candidato. Un riojano de cada 50 fue candidato. A cada colectora le daban 50, 100 becas laborales para que las repartan. En la municipalidad repartían bolsones al medio día. De la Nación trajeron pescado para todos, todo para todos. Se extorsionó a quienes tienen planes, becas, contratos, programas, a los empleados públicos diciéndoles que se venía el ajuste, la desocupación, que no se pagarían los sueldos.

● LAS ELECCIONES EN TUCUMÁN. Para 356 cargos hubo 25.000 candidatos. 500 partidos políticos. Un proceso más viciado que en nuestra provincia, el clientelismo, el voto cadena, los bolsones, las extorsiones con los planes y con los sueldos, las intimaciones a participar de los actos del partido del señor feudal, en fin, la utilización del aparato estatal y de los fondos públicos como herramienta de la política. El feudalismo kirchner cristinista en todo su esplendor: Beder Herrera en La Rioja, José Alperovich en Tucumán, Gildo Insfrán en Formosa, Eduardo Fellner y Milagro Sala en Jujuy,  todos cortados por la misma tijera de la corrupción, el enriquecimiento ilícito y el despotismo. Personeros del fraude, de la trampa y, encima, matones que utilizan la pobreza del pueblo para perpetuarse en el poder y seguir robando, destruyendo así nuestra Patria.

● OTRA VEZ REPRESIÓN, SANGRE Y MUERTE EN NUESTRA PATRIA. El pueblo tucumano se volcó a la Plaza de la Independencia a manifestar en paz al atardecer del lunes 24. Y comenzó una salvaje represión. El periodista Alfredo Leuco relata en su columna “El estallido de Tucumán”: “Policías de civil como agentes infiltrados y provocadores. Policías a caballo que rompen la cabeza de la gente a bastonazos y castigan con el rebenque. Lluvias de balas de goma y gases lacrimógenos. Mujeres con chicos en brazos llorando en plena huida. Sangre en la cara y en los cuerpos de los manifestantes. Piedras, fogatas, heridos, detenidos llevados de los pelos y arrastrados hasta la casa de gobierno. El grito de Tucumán fue de indignación y hartazgo”.

 “Miles y miles de ciudadanos, en un verdadero estallido popular espontáneo dijeron basta al nepotismo corrupto y autoritario de los Alperovich, a las maniobras de fraude y trampas que se ejercieron, a la humillación del clientelismo feroz y a esta Argentina de Cristina donde todo se tupacamarizó, donde la metáfora del descuartizamiento empieza a envenenar la convivencia pacífica y la paz social. La exigencia de los tucumanos de a pié era sencilla en una pancarta: “Se robaron todo, hasta los votos”.

 Desde el Barrio de Balvanera en Buenos Aires, 194 muertos y 1.432 heridos en Cromañón gritan su dolor a partir del 30/12/2004. Desde la Estación Once de Buenos Aires, 51 muertos, un bebé por nacer y 702 heridos reclaman justicia y castigo a los corruptos a partir del 22/02/2012. Desde La Plata, 89 muertos y miles de inundados reclaman por sus historias de vida perdidas a partir del 02/04/2013. Desde la cuenca del Río Salado en Buenos Aires, 4 muertos y más de 20.000 evacuados exigen una vida digna desde el 09/08/2015.Desde Jujuy, la tragedia de Jorge Ariel Velázquez, 22 años, asesinado a sangre fría de un balazo de 9 milímetros por la espalda, recorre el mundo y nos duele y avergüenza a partir del 19/08/2015. Y todo esto tiene un único responsable: el poder del feudalismo kirchner cristinista que asola nuestra Patria a partir del 25/05/2003.

● PALABRAS DE UNA MUJER TUCUMANA. Constanza Gelsi, tucumana de 29 años, después de la represión en Tucumán escribió su verdad: “Es hora de asumir, de una vez por todas, la responsabilidad que le cabe al gobierno nacional y provincial. Es el gobierno y sus máximos referentes quienes sembraron la semilla del odio y la intolerancia. Y usted (se refiere a Víctor Hugo Morales, el relator del relato kirchner cristinista) y tantos otros, están haciendo crecer esas semillas. Permítanme que les diga que los que pensamos distinto y no comulgamos con este gobierno no somos fachos ni gorilas; que los que estamos en contra del clientelismo no estamos en contra de la inclusión social; que los que deseamos otra realidad para nuestro país no estamos en contra de lo nacional y popular. Los que pensamos distinto no somos menos argentinos!”

 “No necesitamos que Clarín nos diga que hay inseguridad, inflación, corrupción, desnutrición, narcotráfico, etc. Para eso basta ver la realidad. Basta salir a la calle todos los días y ver como nos matan por nada, basta ir al supermercado para saber que la plata no nos alcanza para llegar a fin de mes. Basta ver a nuestros niños morir de hambre. Basta ver a nuestros hijos morir consumidos por la droga y olvidados por el Estado. Basta ver a políticos incrementar sus patrimonios sin poder justificarlo. Pero sobre todo, no necesitamos a Clarín porque tenemos voz propia. Somos ciudadanos pensantes, con sentido común y con profundo amor por esta tierra. NO NOS SUBESTIMEN”. Al final expresa: “Tucumán demostró al país nuevamente su grandeza, su valor para defender lo suyo y por eso ESTOY ORGULLOSA DE MI PROVINCIA”.

 Como riojanos orgullosos de nuestros mayores, terminemos con el feudalismo kirchner cristinista el 25/10/15.

Jesús Matías Filomeno Ocampo.
jmfocamp@ing.unlp.edu.ar

Argentina

ARMANDO RIBAS, EL PRESIDENTE; LA POLÍTICA A SEGUIR II, CASO ARGENTINA

Es un hecho incontrovertible que la situación argentina en la actualidad padece de un desequilibrio político y económico. Ya debiéramos saber que tal como dijera Lester Hutchinson: “El éxito de Adam Smith con la publicación de su libro “La Riqueza de las Naciones” tuvo un efecto no deseado; le hizo creer al mundo que la economía era una ciencia independiente de la ética y la política”. El hecho es que la economía es la consecuencia de la política. Por tanto, en primer lugar para diseñar una política a seguir en la actual situación debemos tomar en cuenta la diferencia entre el sistema de democracia mayoritaria y The Rule of Law, que fue el título dado por los Founding Fathers en Estados Unidos al sistema ético político que cambió la historia del mundo. La traducción pertinente es república y así lo reconocen tanto la constitución americana como la argentina, donde no aparecía la palabra democracia.
    Los principios en que se funda la República son dos. El primero, que las mayorías no tienen derecho a violar los derechos de los individuos. Como bien dice Hume: “El problema no son las mayorías sino las asambleas que pretenden representarlas”. O sea el primer principio es el respeto de los derechos individuales: el derecho a la vida, la libertad, la propiedad y el derecho del hombre a la búsqueda de la felicidad. Estos derechos  están reconocidos en la Constitución Nacional, pero voy a destacar el derecho a la búsqueda de la propia felicidad que tal como dijera John Locke es el principio fundamental de la libertad. Y este derecho está reconocido en el artículo 19 de la Constitución que dice: “Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están solo reservados a Dios y exentas de la autoridad de los magistrados”.
    El segundo principio de la libertad y no menos importante es la limitación del poder político: la separación de los poderes y la independencia del poder judicial. El rol fundamental del poder judicial es el principio que determinó fáctica y jurídicamente la limitación del poder político. Fue en Estados Unidos donde se impuso por primera vez en  la historia este sistema y la Argentina fue el segundo país del mundo en imponerlo, bajo la influencia del pensamiento de Alberdi y Sarmiento y la política de Urquiza y Mitre. Fue así que Argentina en cincuenta años pasó de ser en 1852 uno de los países más pobres del mundo a tener un ingreso per cápita más alto que el de Alemania, Francia e Italia a principios del siglo XX. Por ello es fundamental restaurar el sistema que produjo ese salto cuántico en la historia de América Latina.
   Partiendo de los anteriores principios el primer paso en la política a seguir en Argentina para lograr equilibrar la economía es la reducción del gasto público, que en la actualidad supera el 50% del PBI. Ese nivel de gasto implica de hecho la violación del derecho de propiedad, vía el elevado nivel de los impuestos. Además es la causa del elevado nivel de la inflación y del proceso recesivo (stagflation). Así dijo Friedman al respecto: “El peso total es lo que el gobierno gasta, no los impuestos. Y cualquier déficit  es soportado por el público en la forma de un impuesto escondido, que es la pérdida de poder adquisitivo de la moneda”.  Por ello la política para controlar la inflación no es reducir la oferta monetaria, sino reducir el gasto público y bajar los impuestos. Y al respecto George Gilder escribió: “Más tarde o más temprano los  liberals americanos y los laboristas británicos van a decubrir que las restricciones monetarias son una maravillosa forma de destruir al sector privado en tanto que dejan al gobierno intacto y ofrece pretextos para nacionalizar la industria”. Y es asimismo un hecho que existe una correlación inversa entre el nivel del gasto público y la tasa de crecimiento de la economía. A los hechos me remito y tal es la situación también de la economía europea en la actualidad.
    Dadas las actuales circunstancias, el proceso para reducir el gasto público es complejo. Ya en los primeros siete meses del año el gasto público nacional aumentó un 38% respecto a igual período del año pasado. Al mismo tiempo se enfrenta un proceso recesivo. Mi criterio es que la rebaja del gasto debe hacerse en primera instancia en términos reales. Por tanto se requiere que el gasto nominal no aumente el año próximo y al mismo tiempo reducir los impuestos. También existe la teoría de que los impuestos constituyen un factor de incremento de los precios, pues reducen la inversión y consecuentemente la producción. 
    Así, en primer lugar se requiere eliminar las retenciones a las exportaciones que han causado una reducción en la producción agrícola, y consecuentemente en las exportaciones, que en los primeros nueve meses del año cayeron respecto a igual período del año pasado, y así el superávit comercial ha prácticamente desaparecido. No menos importante es permitir la revaluación de los activos, que implica reducir la tasa del impuesto a las ganancias a su tasa legal que es el 35%.
   En una segunda instancia se requiere reducir los gastos en determinadas áreas tales como el “futbol para todos”, los gastos en prensa y los planes trabajar.  Por supuesto reducir el nivel de empleados públicos. Es de esperarse que en la medida que se restaure la seguridad jurídica y se reduzca el nivel de los impuestos, habrá una mayor inversión nacional e internacional, que consecuentemente determinará una mayor tasa de crecimiento y una reducción en el nivel de desempleo. La demanda de trabajo por parte del sector privado ha de compensar la merma del empleo público.
    Otro factor de la mayor importancia es la actual sobrevaloración del peso y el control de cambios. Se requiere inmediatamente la supresión del control de cambios que implica una violación de los artículos 14, 17 y 19 de la Constitución Nacional. De acuerdo a nuestras estimaciones el peso en la actualidad se encuentra revaluado con respecto al dólar en un 42%. Es decir que el tipo de cambio de paridad sería de $13,95 por dólar. Pero la idea no es fijar el tipo de cambio, sino que el mercado lo determine. Y es posible que el mismo no supere la paridad antes dicha en la medida que se restaure la seguridad jurídica. Para ello es necesario finalmente llegar a un acuerdo con los llamados Fondos Buitres, lo que restauraría la confianza y la Argentina estaría en condiciones de recibir préstamos del exterior. No obstante los desequilibrios expuestos la deuda externa argentina alcanza a u$s 73.711millones. Y de acuerdo a nuestro tipo de cambio de paridad alcanzaría a solo un 19%  del PBI estimado del 2.015.
    Por último otro factor para reducir el gasto público es la privatización de Aerolíneas Argentinas, que constituye un gasto insostenible basado en la ficción del nacionalismo. La idea de que los bienes son del pueblo significa en última instancia que es el pueblo el que los paga y no quien recibe el beneficio. Así al respecto Alexander Hamilton escribió: “Una peligrosa ambición yace detrás de la especiosa máscara del celo por los derechos del pueblo”. Ya debiéramos saber que cuando los derechos son del pueblo desaparecen los derechos individuales y consecuentemente la libertad.  Por las mismas razones antes dichas es necesario suprimir la idea de que el petróleo es del pueblo y por ello se nacionalizó YPF. La consecuencia ha sido y sigue siendo los problemas en el ámbito energético. Así Argentina que era un exportador de gas, ahora lo importa de Bolivia. Conclusión, la reforma requerida para solucionar la situación de desequilirio actual, no es otra que volver a cumplir con los principios de la Constitución y consecuentemente volver a ser lo que la Argentina fue.
Armando Ribas
aribas@fibertel.com.ar
@aribas3

Argentina

ALBERTO LÓPEZ NÚÑEZ, GANÓ LA MERMELADA, CASO COLOMBIA

A finales del siglo pasado la Ciencia Política creó una nueva categoría en la tipología de regímenes políticos. Los regímenes híbridos. Se trata de sistemas políticos dictatoriales con fachada de democracia, porque formalmente se cumple con la legitimidad de origen, pero no con la de ejecución, y lo del origen no es sino un disfraz, pues las elecciones supuestamente libres y transparentes no lo son, pues están viciadas por múltiples formas de fraude. Originalmente se quería catalogar  dentro de este tipo de regímenes a los del ALBA, aunque en realidad estos ya trascendieron a la vulgar categoría de totalitarismos “ tout court”. 

Hoy en día el prototipo de este régimen híbrido es la Colombia del farcsantismo. Juanhampa está redondeando su estelar rol de Kerenski criollo, violando sistemáticamente la Constitución con la finalidad de asegurarle la impunidad a sus socios los narcoterroristas y criminales de lesa humanidad de las Farc, y facilitar luego de un régimen de transición presidido por un farcsantista (¿ De La Calle, el Farcfiscal?) permitir que vía fraude  las Farc se tomen el poder absoluto e implanten el mal llamado Socialismo del Siglo XXI, que no es sino un eufemismo para el comunismo en su versión staliniana.
El Registrador delegado para asuntos electorales, el doctor Portella escribió hace algunos años un libro donde describía minuciosamente las 127 formas de fraude electoral que existían para la época, el flamante funcionario no sólo no erradicó ninguna sino que la samperista Registraduría incrementó ese número significativamente con nuevas y más sofisticadas formas. Las recientes elecciones regionales son una muestra de la aplicación de la cartilla del Foro de Sao Paulo para imponer regímenes afectos al SSXXI con modalidades de fraude bajo la pantalla de elecciones formales, más no libres y transparentes.
La primera y gran modalidad de fraude fue la tenaz compra de las elecciones por parte del farcsantismo, se tienen pruebas de 1.5 billones de pesos que el gobierno utilizó para ello, el billón de pesos que el ministro Cárdenas les dio a los parlamentarios sin especificar las asignaciones para que untasen el país de mermelada ( la aberración de la política colombiana es tal que vemos un precandidato Conservador haciéndole semejante jugada al farcsantismo) y los 500 millones que se le incautaron a unos de los principales socios costeños de Juanhampa Yahir Acuña, la cifra pudiera ser hasta 100 veces más grande, pues el procurador habla de gastos de 60 mil millones por Gobernación, es la danza macabra de milmillonarias sumas para imponer bandidos como los ñoños, los Cote, Didier Tavera, etcétera. Esto no es un cliché uribista, uno de los más reputados opinadores del país, Mauricio Vargas lo sintetiza así: “el principal promotor de esa inflación de cientos de miles de millones de pesos para torcer la voluntad popular en muchos pueblos, ciudades y departamentos es el Gobierno Nacional”.

Luego la conclusión es fácil, en estas elecciones se impuso la mermelada farcsantista con el objetivo de facilitarle la llegada al poder a los criminales de lesa humanidad de las Farc. Solamente 3 Gobernaciones no están en manos del farcsantismo ( PC 1, CD 1, y AICO 1), 18 están en manos de coaliciones “ sui generis” pero en donde siempre está la mermelada farcsantista comprometida, CR tiene 5, los Liberales 4 y la U 2. 

Estamos pues en el punto de inflexión o se le da un frenazo en seco a este intento de implantación de la dictadura por parte del farcsantismo, o en muy corto tiempo ( 3-4 años) ya no seremos el régimen híbrido que somos actualmente, sino que seremos uno más de los totalitarismos del SSXXI que Cuba nos impone, la realidad terrífica de la Cubazuela está “ad portas” de implementarse bajo la forma de la Cubalombia ¿ lo permitiremos los colombianos?  

Mucho depende de que Álvaro Uribe el único líder capaz de convocar a las masas para protestar contra la implantación de la dictadura corrija muchos errores garrafales que se han venido cometiendo en el CD, y que él mismo lo reconoció, y de la voluntad de las Fuerzas Militares colombianas de no permitir que el comunismo se implante en nuestro querido país. En ambos tengo mucha confianza, por lo tanto soy  prudentemente optimista al respecto.

Alberto López Núñez
alopezn62@hotmail.com
@alopeznunez

Colombia

ALBERTO BARRERA TYSZKA, MILLONES DE VOTOS

Ocurrió esta semana. No fue un hecho clandestino, realizado a escondidas, con pocas palabras y muchas sombras. Todo lo contrario. Sucedió durante el programa oficial del presidente de la República, en una transmisión de la señal del Estado, en el canal que supuestamente le pertenece a todos los venezolanos. Nicolás Maduro y Jorge Rodríguez, en plan de mostrarle los televidentes el tarjetón que se usará en las elecciones del próximo 6-D, recorrieron algunas de las diferentes opciones políticas y, de manera deliberaba, intentaron engañar y manipular a la audiencia. Fue uno de los momentos más grotescos del proceso que estamos viviendo. A medida que baja en las encuestas, el poder sube en la perversión y en el descaro.

Tal vez muchos ni se dieron cuenta. Quizás se trata de una secuencia casi anodina, casi natural. Y ahí está, precisamente, el peligro. Ahí también está la dimensión brutal de la maniobra. En pocos segundos (https://www.youtube.com/watch?v=wS3g7KQpJl4), los dos altos funcionarios del partido de gobierno coronan el final de un procedimiento que, con la complicidad del Estado y de las instituciones, es un atentado en contra a todos los ciudadanos del país. Después de arrinconar en la peor esquina a la tarjeta de la MUD, colocaron justo al lado una opción con una imagen muy similar que, teniendo candidatos claramente oficialistas, se vende como oposición. Ahí están Maduro y Rodríguez, que saben perfectamente que el MIN no es la MUD, tratando de marear al público. Como dos compinches risueños, sonriendo a cámara, felices de poder realizar una trácala sin que nadie los regañe. Nos regalaron un tráiler de una parte de su plan de campaña: confundir al elector, intentar, desde la legalidad, robarle votos a la oposición.

Esto solo es un elemento más dentro las amplias denuncias que ya ha realizado la oposición sobre el ventajismo que tiene el gobierno en el territorio electoral. Todo lo que tiene que ver con los circuitos, con la inhabilitación de candidatos, con el uso de recurso públicos en las campañas…Se trata de una práctica cada vez más desesperada y, por tanto, cada vez más desvergonzada. “¿Hay ventajismo en las elecciones?”, se pregunta Nicolás Maduro. Y él mismo se responde: “Sí. Hay ventajismo. Es la ventaja moral, ética, política que tiene la revolución en sus dirigentes, en la honestidad de sus líderes”. Por supuesto. La misma moral y la misma honestidad de los dirigentes que nos prometieron, hace tiempo, dar el nombre de las empresas de maletín que le robaron miles de millones de dólares al país.

La ética de la revolución es una triquiñuela. Obtener más diputados con menos votos, por ejemplo. Aprovechar al Estado para suspender al adversario, por ejemplo. Usar todas las señales de comunicación públicas, y a veces también las privadas, para invisibilizar a la oposición y promover a sus candidatos, por ejemplo. Esa es política revolucionaria, según Maduro. Todo es una farsa. La única ventaja que tienen es el poder. Y la falta de escrúpulos a la hora de abusar del poder.

Tibisay Lucena no ve nada de esto, por supuesto. Y se lo ve, no se alarma. Todo lo que ocurre le parece normal. Piensa que todo está bien. No cree que haya ningún problema. Por eso la democracia venezolana necesita observadores internacionales. Porque quienes deben vigilar y defender los derechos de los ciudadanos, han elegido cerrar los ojos. Dice la presidente del CNE que quien “quiera participar en elecciones que respete las reglas del juego, al árbitro y al pueblo”. Ese es precisamente el problema. Que tenemos un árbitro que no respeta las reglas del juego y que, por tanto, tampoco respeta al pueblo.
El chavismo exige respetar los resultados pero no quiere respetar el proceso. Esa es la verdadera definición del “como sea”. Esos son los dos modelos que están realmente se enfrentan el 6 de diciembre. El autoritarismo excluyente contra la participación democrática. La única salida son los votos. Millones de votos.

Alberto Barrera Tyszka
abarrera60@gmail.com
@Barreratyszka
Miranda - Venezuela


SEGÚN EL PAPA FRANCISCO, LOS CATÓLICOS Y LA POLÍTICA

Humildad y amor son características indispensables para quien gobierna, mientras que los ciudadanos, sobre todo si son católicos, no pueden desinteresarse de la política: lo dijo el Papa Francisco la mañana del lunes 16 de septiembre durante la Misa en la Casa de Santa Marta, invitando también a rezar por las autoridades.

El Evangelio del centurión que pide con humildad y confianza la curación del siervo y la carta de San Pablo a Timoteo con la invitación a rezar por los gobernantes, dieron el argumento al Pontífice para "reflexionar sobre el servicio de la autoridad".

Gobernar no es disciplinar

Quien gobierna - afirmó Francisco - "debe amar a su pueblo", porque "un gobernante que no ama, no puede gobernar: al máximo podrá disciplinar, poner un poco de orden, pero no gobernar".

El Santo Padre citó a David, "a cómo amaba a su pueblo", tanto que después del pecado del censo pide al Señor de no castigar al pueblo sino a él. Así, "las dos virtudes de un gobernante" son el amor por el pueblo y la humildad".

«No se puede gobernar al pueblo sin amor y sin humildad. Y cada hombre, cada mujer que tiene que tomar posesión de un servicio público, debe hacerse estas dos preguntas: "¿Amo a mi pueblo para servirle mejor? ¿Soy humilde y oigo lo que dicen todos los otros, las diferentes opiniones para elegir el mejor camino? ". Si no se hace estas preguntas su gobierno no va a ser bueno. El hombre o la mujer gobernante, que ama a su pueblo, es un hombre o una mujer humilde.»

«Por otra parte, San Pablo exhorta a los gobernantes a elevar oraciones "por todos aquellos que están en el poder, para que podamos conducir una vida calma y tranquila".

Los ciudadanos- observó el Papa- no pueden desinteresarse de la política.

«Ninguno de nosotros puede decir: "Yo no tengo nada que ver con esto, son ellos los que gobiernan... No, no, yo soy responsable de su gobierno y tengo que hacer lo mejor, para que ellos gobiernen bien y tengo que hacer lo mejor por participar en la política como pueda".

La política - dice la Doctrina Social de la Iglesia - es una de las formas más elevadas de la caridad, porque sirve al bien común. No puedo lavarme las manos, ¿eh? ¡Todos tenemos que dar algo!»

Hay la costumbre - observó también el Pontífice - de solo hablar mal de los gobernantes y sobre las "cosas que no van bien": "ves las noticias en la televisión y los apalean, apalean ; lees el periódico y lo mismo .. ¡siempre lo malo, siempre en contra!". Quizás - continuó - "el gobernante, si, es un pecador, como lo era David, pero yo debo colaborar con mi opinión, con mi palabra, también con mi corrección" porque ¡todos "debemos participar al bien común!".

,p>Y si "tantas veces hemos escuchado: que 'un buen católico no se mezcla en política', esto no es verdad, subrayó el Obispo de Roma, ese no es un buen camino":
"Un buen católico no se inmiscuye en política". Eso no es cierto. Este no es un buen camino. Un buen católico debe entrometerse en política, dando lo mejor de sí, para que el gobernante pueda gobernar. Y ¿qué es lo mejor que podemos ofrecer a los gobernantes? ¡La oración! Eso es lo que dice Pablo: "La oración para todos los hombres y para el rey y para todos los que están en el poder".

"Pero, Padre, aquella es una mala persona, debe ir al infierno...". "Reza por él, reza por ella, para que pueda gobernar bien, para que ame a su pueblo, para que sirva a su pueblo, para sea humilde" ¡Un cristiano que no reza por los gobernantes no es un buen cristiano! "Pero, Padre, cómo puedo orar por esta persona que no va ...". "Reza para que se convierta." Rezar. Y esto no lo digo yo, lo dice San Pablo, la Palabra de Dios".

Por lo tanto - concluyó el Papa - "demos lo mejor de nosotros, ideas, sugerencias, lo mejor, pero sobre todo lo mejor está la oración. Oremos por los gobernantes, para que nos gobiernen bien, para que lleven a nuestra patria, a nuestra nación, y también al mundo adelante, para que exista la paz y el bien común".

Ver video

VID-20151031-WA0000.mp4


http://www.komentaria.com/pontificias/catolicos-politica.html