miércoles, 28 de octubre de 2015

ORLANDO VIERA-BLANCO, EL NUEVO PRIMER MINISTRO DE CANADA, JUSTIN TRUDEAU, TENDENCIA LIBERAL,

Justin Trudeau (1971), es el segundo Primer Ministro (PM) más joven electo en Canadá.  Es hijo del ex-PM Pierre Trudeau, quien gobernó Canadá por 16 años (1968-1984). Su madre es Margaret Sinclair: escritora, actriz y fotógrafa e hija del ministro de pesca canadiense James Sinclair. Trudeau es un joven que se presenta como espontáneo, fogoso, frontal y deportista. Más de una vez lo he encontrado trotando sin camisa, con "vetusta indumentaria" y sin escoltas, por las veredas de Mount Royal. De un simple intercambio de palabras se percibe el espíritu sano, alegre, irreverente y sincero.


Revisando sus notas curriculares (CV), vemos que Justin Trudeau es un hombre bien preparado.  Estudió en la Univ. de McGill, donde se licenció en literatura y en la Univ. de Columbia Británica, donde obtuvo licenciatura en educación. Desde niño era simpatizante del Partido Liberal (PL). En la escuela ya era conocido por ser ávido defensor del federalismo que impulsó su padre, quien abogaba por una sociedad bilingüe y equitativa, y era contrario al separatismo del Quebec. A pesar de su juventud, llega al poder con un notorio arraigo político, convicciones liberales, buen récord académico y un demostrado espíritu demócrata y pluralista.

No fue hasta octubre-2000 durante su intervención en el funeral de su padre en la basílica de Notre-Dame/Montreal, cuando aparece en la escena pública a los 28 años. El resto, una sólida carrera ascendente. En 2007 Trudeau fue elegido por los militantes del PL de Canadá, como candidato en la circunscripción de Papineau.  Consiguió ganar el escaño venciendo a la diputada saliente, Vivian Barbot del Bloque Quebequés (BQ), lo cual fue un gran logro de cara al arraigo del BQ en la provincia.  En 2011 fue reelegido en momentos que el PL pasó a ser tercera fuerza política. En 2012 compitió con otras 5 candidaturas, Martin Cauchon, Deborah Coyne, Martha Hall Findlay, Joyce Murray y Karen McCrimmon, para liderar el PL, arrasando en 2013 con el 80,1% de los 104.000 votos emitidos.

El pasado 19-10-2015, Justin Trudeau ganó las elecciones generales de Canadá, derrotando al conservador Stephen Harper, quien tenía 10 años en el poder. El PL alcanzó la mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes, con el 40 % de los votos, logrando 184 de los 338 escaños, frente a los 99 del Partido Conservador y los 44 de los socialdemócratas NPD. Tuve el privilegio de presenciar la 42 Elección General de Canadá. Daba gusto ver cómo los candidatos se presentaban en debates televisados, con absoluto respeto y sentido de sana y tolerable discrepancia ideológica, sin revanchismos, ni ofensas. Las elecciones se celebraron un lunes  (no en domingo), en una jornada de votación de 9:00 a.m. a 9:30 p.m., donde de los 23MM de inscritos, 17mm (70%), salieron en ejercer su derecho... después de salir del trabajo; sin colas, ni tumultos. A las 8 p.m. (hora del Este), ya se sabían los resultados de la Zona Atlántica. Y a media noche -hora de cierre del Pacífico (British Columbia)- comenzaban a emitirse los resultados correspondientes a 340 distritos y una decena provincias. En menos de una hora -con una "angustiante" exactitud- un reporte final informaba con cuantos votos, escaños y porcentajes -sic- había ganado Justin Trudeau. Poco después de hacerse oficial su victoria, los líderes de los partidos vencidos, Stephen Harper (P.M. conservador saliente), Thomas Mulcair (NPD) y Guilles Duceppe (BQ), expresaron sus felicitaciones al nuevo P.M., y su apoyo por la construcción de un Canadá unido y fortalecido. Asumieron su responsabilidad por la derrota, su dimisión como líder conservador (caso Harper), su llamado a continuar su lucha y su satisfacción por el cumplimiento de una jornada democrática, transparente y ejemplar. Al día siguiente, Trudeau se apareció en una estación de metro populosa de Montreal, a estrechar manos y dar las gracias, sólo. 

La victoria liberal se debió a la ansiedad de cambio, garantizada en la personalidad joven, abierta, pujante y moderna de Trudeau, quien no escatimó en decirle a Harper cada segundo de la campaña "¡estoy listo para el "cambio real" y reabrir las puertas de Canadá al mundo!". Arrasaron en el Atlántico canadiense (todas las curules) y barrieron Toronto. Notablemente ganaron 40 de los 78 escaños de Quebec, al dominar Montreal los conservadores perdieron 60 escaños y los nuevos demócratas (NPD) -oposición oficial- cayó al tercer lugar con 44 escaños. En su mayor parte su apoyo desertó en favor de los liberales. La caída de los conservadores y neosocialistas/NPD tuvo su causa en la percepción bélica de los votantes, más su estrecha visión migratoria; discriminación religiosa y rigidez económica y fiscal, alejada de EEUU, su principal cliente comercial.

Canadá mostró al mundo su frescura, relevo y madurez política a través del liberal Justin Trudeau. Poco encontré en el CV de Maduro y su heredada revolución. Ni me queda claro en qué parroquia de Caracas nació. En fin... Pero estoy seguro que nuestro "cambio real por una nueva vida para Venezuela",  llegará muy pronto. Ganas, reservas humanas y materiales, ¡sobran!

Orlando Viera-Blanco
vierablanco@gmail.com

@ovierablanco

LUIS VICENTE LEÓN, ¿POR QUÉ SE ATACA A POLAR?

Durante los últimos meses el desabastecimiento se ha convertido en la preocupación número uno de los venezolanos, superando a la inseguridad. No se debe a que esta última haya mejorado. Simplemente, el crecimiento del desabastecimiento ha sido explosivo, originando que 85% de la población evalúe negativamente esta situación. Este problema ha afectado la popularidad del presidente y del chavismo causando una caída sustancial en la evaluación de gestión del gobierno y en la disposición de voto por el chavismo.

Además del impacto económico del intervencionismo—la inflación más alta del mundo, caída severa del PIB, masiva pérdida de poder adquisitivo, destrucción de capacidad productiva e inversiones y un pico histórico de desabastecimiento y escasez—se trata de analizar el impacto político. El uso de la guerra económica como justificación de la crisis, no tiene credibilidad en un 76% de la población, según arrojan las encuestas de opinión.
Ello hizo al gobierno moverse hacia excusas más tangibles como las acusaciones de contrabando, el paramilitarismo y los inmigrantes ilegales en la frontera. El impacto de esta estrategia en términos de popularidad ha sido nulo. El 95% evalúa mal la acción del gobierno frente al problema. Un 65,4% atribuye la escasez a la falta de acción oficial para abordar la crisis, mientras que 84% considera que las expropiaciones e intervenciones de empresas privadas empeoran todo.
Pero el gobierno parece preso de su caída de popularidad y de los beneficiarios de las distorsiones que se han creado con su modelo. Se niega a adoptar medidas racionales, concentrándose en más control e intervención, reforzando la causa de la crisis. Mientras tanto, se dedica a construir chivos expiatorios para tratar de evadir los costos políticos.
A este último punto perteneces las últimas declaraciones contra Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar. No se trata de un ataque personal sino de un ataque corporativo, que es sólo la guinda de múltiples acusaciones sin fundamento contra la empresa y una catajarra de arbitrariedades que se han cometido en su contra, mientras la empresa se empeña en mantenerse activa, tratando de garantizar su contribución al abastecimiento nacional.
Es obvio que la acusación presidencial y su llamado a investigar a Lorenzo Mendoza, por una conversación ilegalmente grabada con el profesor de Harvard Ricardo Hausmann, es sólo una excusa para desviar la atención del problema de fondo: la incapacidad del gobierno para atender la crisis. Lo dicho en la conversación presentada como “prueba” de un complot, no es más que el intercambio de opiniones entre un empresario preocupado por el país y un profesor venezolano de alto nivel internacional, quienes discuten la necesidad de aplicar cambios profundos al modelo económico y de buscar apoyo en organismos internacionales para afrontar la espeluznante situación que se avecina. Proponer soluciones no sólo es un derecho sino también un deber de quienes tiene la formación y las posibilidades de cooperar.
Que el Dr. Hausmann se reúna con amigos de organismos internacionales para debatir posibilidades de financiamiento no significa de ninguna manera hablar “por” el país, pues el FMI nunca lo consideraría así porque sólo atiende solicitudes de gobiernos, como el mismo organismo ha manifestado públicamente. No hay en esa conversación telefónica algún acto ilegal y sólo plantearlo es una acción hostil, innecesaria e inadecuada, en momentos en que el país necesita más bien integración nacional.
Parece que el presidente cree que este ataque a Mendoza y a Empresas Polar, puede tener un impacto positivo en su imagen interna cara a las elecciones, pero el análisis del entorno indica lo contrario. El presidente ataca al representante de una empresa que tiene cerca de 90% de evaluación positiva por el bienestar del país. Además, 75% respalda a Polar cuando indica que hace sus mejores esfuerzos para mantener la producción en Venezuela, pero la escasez de materia prima los asfixia y sus plantas no son suficientes para cubrir los huecos dejados por otras empresas, principalmente aquellas expropiadas por el Estado.
Aparece con claridad lo que busca el presidente atacando a Empresas Polar, en el medio de la campaña parlamentaria a la que asiste navegando en una balsa electoral endeble, en el medio de una tormenta económica. Es una estrategia política. Pero lo que indica la opinión de los venezolanos es que esa acción sólo traería como consecuencia un mayor deterioro económico, la pulverización de la confianza de los inversionistas, la caída de la capacidad productiva, un drama en la distribución y, por cierto, un empeoramiento de la evaluación de gestión del gobierno y el presidente, exactamente lo contrario al objetivo que ellos mismos persiguen.
Luis Vicente Leon
luisvleon@gmail.com
@luisvicenteleon

Venezuela

BEATRIZ DE MAJO, ¿PUEDEN RUSIA Y ESTADOS UNIDOS MEDIRSE CON CHINA?,

El prestigioso semanario The Economist, esta semana que pasó, asumió una singular  posición sobre el rol que China podría querer jugar en torno al ejercicio de poder que Rusia está desarrollando en Siria y al que Obama está queriendo hacer valer en los mares del sur de China. Una imagen de Putin, Obama y Xi en torno a una mesa de póker da cuenta el conflicto que se desarrolla en torno a estos temas del momento. 

Es cierto que el gobierno chino no quisiera quedarse afuera en el reparto de influencia que los Estados Unidos y Rusia van a querer establecer  dentro del capítulo sirio, ahora que Bashar Al Assad comienza a flaquear y a mirar hacia afuera en busca de soporte externo. Es que al tiempo que el cansancio político y militar toca a la puerta de Damasco, Rusia, velozmente- ¿y China?-   se aprestan a darle una mano decisiva y a jugar un rol determinante en la región.
Solo que habría que preguntarse si Rusia tiene con qué hacerlo y si los americanos están dispuestos a dejar que Putin tome preeminencia en la zona. Y si China, desde su trinchera, les dejará el espacio libre a los otros dos gigantes para desarrollar allí un área de influencia altamente significativa para la paz mundial. Todo parece indicar que los movimientos militares chinos de las últimas semanas van en el sentido de apoyar militarmente a Rusia, con lo cual no adversan frontalmente a los Estados Unidos pero se hacen sentir en el conflicto regional.
La otra batalla política y diplomática se está jugando en las aguas que existen entre Vietnam y Filipinas. Todo parece indicar que los Estados Unidos va en breve, a sacar la carta del reclamo de su derechos a navegar en zonas que China proclama o considera propias, o al menos actúa como tal, en sus mares del Sur. Estas regiones se encuentran dentro de los límites territoriales marítimos que la comunidad internacional le reconoce a los estados ribereños. 
En la región del Mar Meridional Chino, debido a la ausencia de otras naciones, las autoridades navales, por decisión de Beijing, han ido ocupando espacios y creando islas en cada sitio que pueden, manteniendo actitudes hostiles en relación a terceros en la zona y ejerciendo una preeminencia que legalmente no les corresponde. Al menos hace dos décadas los americanos actuaban allí a sus anchas. Ahora, a fuerza de incursionar en las aguas regionales de terceros, los buques chinos han impuesto una suerte de status quo que legitimaría una presencia cada día más sólida en ellas. Hablamos de un mar de un millón de kilómetros cuadrados más grande que el Mediterráneo.
 La tesis del semanario inglés  es que China no solo enfrentará, en el corto plazo, una ácida la rivalidad con Estados Unidos a causa de su contundente oposición a la presencia china en aguas que deben ser internacionales, sino también desencuentros importantes en torno a su posición discretamente preeminente en relación al conflicto sirio.
Lo que parece estar claro, es que el juego que se va a barajar entre China, Rusia y Estados Unidos tanto en el campo de la resolución del conflicto sirio como en el de los desencuentros marítimos del Mar de China Meridional, ha de ser el de la rivalidad y la desconfianza. 
China está cada día más presente y cada día más determinada a jugar un rol nada desestimable.  
Beatriz De Majo
bdemajo@gmail.com

@beatrizdemajo

ADOLFO P. SALGUEIRO, Y TODAVIA SEGUIMOS CON LA REGALADERA,

Entre las cosas que antes hubiesen resultado insólitas y que hoy –lamentablemente- se han convertido en normales,  esta semana podemos anotar algunas que se relacionan con la imagen –construida por la política exterior- que llevan a cabo los que gobiernan, o mejor dicho  a los que se da por llamar “gobierno”.

Siempre hemos afirmado desde esta columna que la  imagen  internacional no suele ser la que tumba gobiernos mientras que sí lo es el precio de la harina de maíz precocida o el del atún enlatado hoy desaparecido de la dieta por falta de envases. Pero… también hemos dicho que lo internacional puede muchas veces precipitar hechos políticos internos .
En la semana que acaba de transcurrir el titular del Poder Ejecutivo ha tenido el “tupé” de llevar a cabo un bonito viaje por algunas islas cercanas que “casualmente” son miembros de Petrocaribe que es una organización de cooperación regional en la cual unos, hasta hace poco,  ponían la mano pedigüeña y Venezuela ponía  los reales. Como se ve estábamos en presencia de un  auténtico “esfuerzo conjunto”. Desafortunadamente cuando la ubre venezolana se fue secando los otrora agradecidos chupadores se fueron enfriando hasta darse el lujo –muy lógico para ellos- de cuadrarse con Guyana y con ese despreciable agente de la Exxon/Mobil llamado Granger frente a una Venezuela en franco proceso de caída libre.
El inefable Nicolás, siempre marcado de cerca por la Primera Combatiente (será para cobrar viático doble?) se despalzó por el Caribe anunciado y ofreciendo mas dádivas, construcciones, escuelas, financiamientos, resorts y  cuentos chinos como cuando el petróleo era escaso y valía caro. Será que nuestros vecinos isleños  creerán toda esa paja? Y lo que es peor: será que nuestros próceres tienen la ilusión y/o el caradurismo para prometer hoy y mañana renegar de esas promesas?
En esta mismísima semana nuestra Venezuela –sedicente campeona mundial en materia de Derechos Humanos- ha negado por enésima vez el permiso para que la Comisión Interamericana visite nuestro país para constatar la situación reinante en esa area. Quien hubo de anunciar la noticia fue una de las figuras mas devaluadas que llevan la voz de Venezuela en ese foro:  el Agente del Estado German Saltron,  cuyo discurso básico repetido hasta la saciedad consiste en quejarse de que en Abril del 2002 la Comisión no condenó el golpe de Estado (11-A) que brevemente depuso al Comandante Eterno. Es un hecho que al pobre Saltron lo reciben y escuchan por que es el  abogado de la Republica pero resulta archisabido que en oficinas, pasillos y reuniones su papel se valora con lástima y desden.
Por si aun fuera poco también se  ha omitido responder –pese a que sí han habido declaraciones- a la OEA cuyo Secretario General (que sí parece tener los pantalones bien amarrados) ha ofrecido el concurso  especializado y veterano de la organización para la observación internacional el 6D. Venezuela no solo es miembro fundador de la OEA sino que desde el primero  de octubre y por todo este trimestre ocupa la presidencia de su Consejo Permanente y  además tuvo como representante acreditado  hasta hace un par de semanas a la estrella de su diplomacia ( Roy Chaderton) a quien “sustituyeron” por otro embajador que es de lo mejorcito en el equipo rojo-rojito (Bernardo Alvarez Perera).
Volviendo sobre el tema: es bastante posible que nada de lo anterior tenga el impacto popular que pueda promover o desencadenar decisiones pero…se pregunta uno… que pensará el ciudadano de a pie que hace ocho horas de cola para conseguir dos pollos (si es que no se acabaron antes de que le toque a él su turno). Que pensará el que vive en un rancho si se entera que de su bolsillo se sigue prometiendo construir viviendas en el Caribe y hasta en Africa?
Y por fin el episodio de la conversación entre Lorenzo Mendoza y Ricardo Hausman. Aclaramos que al señor Mendoza no lo conocemos ni lo hemos visto ni hablado nunca. A Hausman y familia sí los conocemos y tenemos con ellos particular y recíproco afecto. Vamos a decirlo en forma directa y sin anestesia: a) grabar y difundir una conversación privada en un programa de propaganda política además de ilegal es asqueroso. b) el contenido de la conversación consiste en la opinión de dos ciudadanos acerca de posibles soluciones económicas para el caos que vive el país. En absoluto esos señores emprendieron gestión alguna como se les acusa c) el Fondo Monetario Internacional –del que Venezuela es miembro- tiene como función principal asistir a países que enfrentan crisis de reservas internacionales, exactamente lo que ocurre en la Venezuela de hoy. Como es de suponer ese Fondo requiere garantías que aseguren el repago de sus prestamos, igual que cualquier banco. Si no quieres pedir la asistencia eres libre de no hacerlo pero…ellos no son la Madre Teresa de Calcutta sino una institución financiera cuyos accionistas no son la “oligarquía pelucona” sino casi todos los Estados del planeta. Quien esto escribe considera no solo conveniente sino necesario explorar esa fuente procurando –claro está- que las condiciones sean las menos onerosas. Apostamos –fuerte contra locha- que no pasará mucho tiempo hasta que tal solución empiece  a ser conversada previo ablandamiento de la opinión pública nacional .
Adolfo P. Salgueiro
apsalgueiro1@gmail.com
@apsalgueiro1

Venezuela

SAÚL GODOY GÓMEZ, EL MIEDO A SER OBSERVADO, ELECCIONES VENEZUELA,

Para el próximo mes de diciembre, el país tendrá una nueva elección, en esta oportunidad es para escoger representantes para la Asamblea Nacional, una asamblea unicameral (solo de diputados).

Vista la calamitosa circunstancia de Venezuela y el desastre de gobierno liderado por Nicolás Maduro, estos comicios se convertirán en un pleisbicito que hundirá definitivamente la estructura de poder que Chávez había montado.
El gobierno chavista está apostando a la trampa electoral como mecanismo para tratar de disminuir los efectos de la derrota que se les viene encima, y vistas las acciones que están tomando en la burocracia y en la calle, el PSUV, que es el partido de gobierno, apoyado por todas las instancias de gobierno, en especial, del organismo electoral, el CNE, que supuestamente sería el árbitro imparcial, lo que están cocinando es un megafraude de proporciones muy difíciles de ocultar.
De allí la preocupación del CNE de invitar como “acompañantes” solo a organizaciones y gobiernos amigos que con su silencio y complicidad avalen los resultados de la jornada con el fin, que al momento de declarar un vencedor, pueda legitimar los resultados.
Es claro que los invitados internacionales del gobierno para ser testigos de las elecciones, son partes interesadas en la victoria y continuidad del gobierno chavista, muchos de ellos dependen financieramente de los aportes económicos que les hace el gobierno venezolano, otros pertenecen a los bloques o clubs de gobiernos socialistas que Chávez dejó funcionando previendo estas circunstancias y están atados por nexos económicos y políticos, y aún otros países como Uruguay, simplemente son chantajeados.
Maduro en su empeño por parecer dispuesto a medir su gobierno a un escrutinio pulcro y de acuerdo a la ley, acaba de firmar un supuesto acuerdo de respetar el resultado final de las elecciones, fuera cual fuere, a pesar de su insistencia en que no entregará los supuestos logros revolucionarios a la oposición y que su gobierno debe ganar “como sea”.
El CNE, por su parte, ha permitido crear confusión en la tarjeta electoral permitiendo que partidos financiados por el gobierno se apropien de símbolos, colores y lemas muy parecidos a los de la oposición con el fin de crear ventajas desleales, permite que se haga campaña a favor del gobierno en los medios de comunicación del estado, manteniendo a la oposición en una grosera desventaja, ha manipulado los circuitos electorales para favorecer al chavismo, ha estado en una continua campaña de inhabilitación de candidatos de la oposición en circuitos donde ganan con holgura, utilizando medidas de última hora y hasta la misma justicia para sacarlos del juego.
El abuso de poder del partido de gobierno ha desplegado una campaña de amedrentamiento hacia funcionarios públicos y personas dependientes del estado, para obligarlos a votar por los candidatos chavistas, todos los recursos del estado están dirigidos a financiar y promover las campañas del PSUV, incluso utilizan las obras públicas en construcción, desarrollo de viviendas, unidades de transporte público y expendios de alimentos para hacer propaganda y comprar votos.
Para los organismos y naciones independientes que han pedido participación como observadores electorales, les ha sido negada la invitación, contrario a la campaña orquestada por el CNE de que Venezuela cuenta con el mejor sistema electoral del mundo, el más confiable, seguro y rápido del orbe, ahora se hace el remolón de recibir estas visitas y ha negado la participación justamente, de los organismos que sí tienen la capacidad técnica de evaluar las elecciones automatizadas que el gobierno le ha impuesto en el país.
La Comunidad Económica Europea, la OEA, una serie de instituciones y ONG’s cuya especialidad es justamente la transparencia de estos eventos tan importantes para la democracia en el mundo, instituciones norteamericanas, grupos de la ONU, entidades parlamentarias de otros gobiernos occidentales con interés en el proceso, son ahora rechazados como observadores.
Tengo la impresión, que lo que el gobierno de Maduro va a tratar de imponer, es un black out informativo para el resto del mundo, van a tratar de hacer la trampa en las sombras. No es una casualidad que se haya declarado Estados de Excepción sobre tres estados fronterizos, donde justamente la oposición tiene grandes posibilidades de triunfo, ahora, bajo el mando militar y la suspensión de las garantías, la mesa está servida para efectuar un fraude manu militare.
Pero vistas la cadena de sucesos que se han generado por la corrupción en el gobierno, por el uso criminal de las instituciones, por la poca transparencia de su gestión y la violencia física y verbal a la que está acostumbrado en su trato con quienes no comparten su ideología y manera de lograr las cosas, el mundo libre y civilizado está cada vez más cerca de declarar ilegítimo y forajido al régimen absurdo del chavismo en Venezuela.
Varias son las razones, siendo la principal que este comportamiento institucional de un gobierno agresivo y poco respetuoso del orden y la convivencia internacional, constituye un precedente muy negativo en momentos que se viven situaciones delicadas con fuerzas fundamentalistas y radicales que quieren acabar con la paz en el mundo, el manejo irresponsable de su política internacional ha constituido un pésimo ejemplo de equilibrio y sindéresis, haciendo de Venezuela un país riesgoso y en camino de una crisis humanitaria.
Si se permitiera un proceso electoral plagado de irregularidades y con un resultado poco claro, la legitimidad del gobierno caería a su mínima expresión, si el CNE, organismo que proclama los resultados electorales, desconoce la voluntad popular, que es la máxima instancia de la soberanía nacional, tal y como tiene toda la intención de hacerlo, cometería un fraude de alcances internacionales.
Proclamar como vencedor a quienes perdieron las elecciones, o alterar los resultados de modo de favorecer a una de las partes, como ya se ha hecho en el pasado reciente, todas las decisiones que provengan de ese gobierno ilegítimo, serían nulos de toda nulidad.
Ya el gobierno de Maduro viene seriamente afectado por esa traza de ilegitimidad que afecta gravemente sus actos en el mundo, una de las últimas falsificaciones hechas por el gobierno, fue la poca claridad que existe entre la fecha del deceso del presidente Chávez en Cuba, y la fecha que publicita el gobierno de su muerte, supuestamente ocurrida en Venezuela, fueron unos meses durante los cuales la firma del difunto aparentemente fue falsificada, para hacer posible decretos y leyes que cambiarían los resultados electorales de ese año 2012, cuando Maduro fue proclamado por el CNE presidente de la república, a pesar de todas las denuncias y reclamos que se hicieron sobre la manipulación de los resultados.
Toda la presidencia de Maduro ha estado signada por la nulidad de sus actos, empezando porque ningún extranjero puede ser investido como presidente de Venezuela sin violar la Constitución Nacional, y maduro es un extranjero indocumentado, pero además, el partido PSUV en colusión con el CNE hicieron trampas en el proceso electoral y en el conteo de los votos.
Esto quiere decir que por medio del engaño y la mentira se han estado haciéndose pasar por un gobierno legítimo en origen y en desempeño, estableciendo compromisos y acuerdos internacionales con otros países, afectando la deuda pública venezolana, recibiendo ayudas económicas como las del gobierno de China, con las cuales pretende ahora repetir el fraude electoral, para afianzar su poder político en un país donde tiene un electorado mayoritariamente en contra.
Ha designado funcionarios consulares y diplomáticos en países extranjeros y en organizaciones multilaterales e internacionales de manera totalmente ilegal, y esto trae consecuencias graves no solo en cada uno de esos países sino en el orden mundial, en nombre del país se están realizando alianzas, acusaciones, se desarrollan políticas que atentan en contra de los intereses occidentales para favorecer a los enemigos de la democracia.
Permitirle continuar el fraude aceptando que conduzca estas elecciones sin observación de la comunidad de naciones libres e independientes es un riesgo inmenso para la estabilidad internacional, puede crear un precedente peligroso y un ejemplo indeseable que pudiera contagiarse en otros países y regímenes con similares pretensiones.
Creo que llegó el momento para que se inicie una serie de medidas, que obliguen al gobierno venezolano a una observación internacional, que garantice la pulcritud del proceso y que los resultados sean lo más cercanos a la voluntad popular, entre ellas debería estar el inmediato desconocimiento de las nuevas autoridades por ilegítimas, si se procede a unas elecciones sin la observación internacional, accesoriamente se deberían aplicar otras penas por violación de derechos humanos e impedir la libre determinación de un pueblo, sanciones especiales debería recaer sobre las autoridades electorales que permitan el fraude, haciéndose cómplices del mismo.
Venezuela el próximo 6 de diciembre debe estar en el centro de la atención mundial, se debe impedir que se corra la cortina y se apague la luz sobre un evento que debería ser la gran fiesta de la democracia y la libertad. - 
Saul Godoy Gomez
saulgodoy@gmail.com
@godoy_saul

Venezuela

OSCAR HERNÁNDEZ BERNALETTE, EL ODIO ES GRATUITO, CASO FONDO MONETARIO INTERNACIONAL.

Me toma  de sorpresa enterarme de que aun somos miembros del FMI. Hausmann y Mendoza acusados de traición  a la patria por  usurpación de funciones de Gobierno . Es como rara toda esa patraña. Se difunde,  violando la constitución ,  una conversación  de dos venezolanos preocupados y plantean opciones financieras para la crisis  de Venezuela . Hablan de uno de los  organismos que entre sus funciones tiene, “proporcionar asistencia financiera a los países miembros para solucionar problemas de balanza de pagos”.

Ahora bien, cuantos Venezolanos opositores y chavistas,  de todo estrato, discuten a diario,  privada y públicamente de todo lo que habría que hacer para rescatar a esta nación maltrecha  recomendando utilizar desde organismos internacionales, llamase BM,FMI, ONU ,OMC, OEA ,CAF, Unasur, etc,    empresas transnacionales, inversionistas privados, países amigos ,santería y cuanto recurso este al alcance para tratar de sacar a Venezuela de este desastre económico que lo sitúa como una de las economías de peor desempeño en el mundo.

Que un Venezolano hable con algún funcionario de un organismo internacional  no  es una amenaza a “la Patria” o un acuerdo tácito para un programa de apoyo financiero. Sospechoso es que dialogaran con la CIA, KGB o el G-2 Cubano. Además con quien el FMI   mantiene relaciones oficiales  es con funcionarios debidamente autorizados por el Gobierno.

La pregunta que nos deberíamos hacer es:

¿ Acaso no nos  habíamos retirado desde hace algún tiempo de ese  “enemigo” internacional? . 

Ya el Presidente Chávez había ordenado por allá en el 2008 retirar a Venezuela del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BMA).Bien claro que lo dijo; “no nos hace falta estar yendo a Washington, al Fondo Monetario, ni al Banco Mundial, ni nada. Yo quiero formalizar la salida de Venezuela del Banco Mundial, del Fondo Monetario… de todo eso” “En fin, vamos a retirarnos. Quiero firmar la cuenta esta noche y solicitar que nos devuelvan lo que nos corresponde”. ¿Mas claro?

Entonces, quién traiciono a quién.

Oscar Hernandez Bernalette
oscarhernandezbernalette@gmail.com

@bernalette1

RAFAEL GARCÍA MARVEZ, LA REVOLUCIÓN MADURISTA EN DECADENCIA

A partir del 6 de diciembre luego de las elecciones parlamentarias, de inmediato Venezuela entrará en una etapa de metamorfosis, de cambio. Irremediablemente se producirá un giro hacia los sectores democráticos y  contrariamente la revolución de Nicolás Maduro y su banda se precipitarán por el barranco.

Estallarán las diferencias dentro del Psuv que se han mantenido bajo un silencio monacal. Fracturada sus bases y espantado el fantasma de su líder fundador, quedará el Psuv reducido a un partido de cuadros de macilenta militancia.

Saltarán por todas partes los fiscales tipo Franklin Nieves, los Aponte Aponte, denunciando lo que hasta los más incautos presumían pero ahora llevado al existencialismo por sus actores principales con la idea de salvarse de la espada de la justicia.

No habrá persecución ciertamente, ni acoso, ni injusticia, pero mucho menos habrá impunidad. Quienes la deben que paguen para que los que vienen no sean otro Cabello, Ramírez, o cualquiera de esos funcionarios que fueron unos “pata en el suelo” como los llamó más de una vez el comandante disparatero y jefe supremo, Hugo Chávez Frías.

Para el 6 de diciembre está prácticamente cantada una estruendosa victoria en votos y números de diputados que favorecerá a los candidatos de la Unidad democrática, votación que será un acto reflexivo más que un carnaval electoral como lo llamó el sociólogo, Tulio Hernández.

De tal magnitud será el éxito que el gobierno de Nicolás Maduro no tendrá otro camino que aceptarlo, desconocer unos resultados electorales en estos días del siglo XXI no es una asunto común. Además, a quien más le conviene un cambio en paz es precisamente al Gobierno quien ha demostrado tener muy lejos prácticas intrépidas y ahora menos sin el apoyo popular.

Los millones de votos tienen propietarios que estarán dispuestos a defender lo suyo. Muchos se sorprenderán de que los militares no permitan un arrebato a la voluntad popular. Sacarán del cinto el artículo 328 de la máxima ley que establece que la Fuerza Armada Nacional  está al servicio de la nación y en ningún caso al de personalidad o parcialidad política alguna.

Finalmente, eso que dijo Maduro de que ganarían las elecciones “como sea” son estulticias de un hombre fracasado, sin aliento, por lo demás las estrategias no se anuncian con tanta anticipación, lo cierto es que cada vez son más enanos.

Rafael García Marvez
garciamarvez@gmail.com

@RGarciaMarvez

ENRIQUE MELÉNDEZ, EN EL DIVÁN DE JORGE RODRÍGUEZ

         Leyendo la reseña que hace uno de los periódicos oficialistas, que reparten en el Metro de Caracas, del programa televisivo del psiquiatra Jorge Rodríguez, “La Política en el Diván”, termina diciéndose “pobres pacientes los de este señor”.

         Claro, esto no es extraño en la gente de esta profesión. El famoso psicoanalista francés Jacques Lacan tenía fama de que atesoraba lingotes de oro; a propósito de su éxito económico, como profesional de la psiquiatría y como autor de obras, que tuvieron mucho público, y a los que solía acariciar de vez en cuando, muerto de codicia; así como aparece Chávez en un mural, que hay en la entrada del BCV, con los famosos lingotes de oro de nuestras reservas internacionales. Recuerdo que cuando yo llegué a París en el año de 1980 estaba muy de moda la teoría de Lacan, en especial, su concepto sobre el imaginario, sobre todo, porque volvía a aquello del subconsciente de Freud, que había sido su impacto científico. Pero, además, el psicoanálisis en sí era la nueva ola. Los franceses, que son muy hábiles para ilustrar y expandir cualquier moda intelectual, que a ellos se les ocurra, se encargaron de propagar esta metodología científica, con el carismático Freud a la cabeza, como había sucedido con Sartre y el existencialismo, que había sido la moda intelectual anterior; llegó un momento en que el psicoanálisis constituyó una hegemonía epistemológica, sobre todo, en las décadas de 1970, 1980, y en Sudamérica, donde más acogida tuvo fue en Argentina, y donde se reprodujo, incluso, un cierto movimiento de la antisiquiatría, y esto porque en aquella sociedad llegó un momento en que todo el mundo quería ser psicoanalista; lo que prueba que, mientras los países del Sur de nuestro continente son muy dados a este tipo de modas, los países del Norte más bien son recelosos, pues en Venezuela tuvo su auge, hay que reconocer que hubo un movimiento psicoanalítico, pero no se asumió de un modo tan febril, como en Argentina o en Chile, y no es sino ahora, cuando viene a hacerse sentir, digamos así; pero sólo para apoyar las ocurrencias que le salen al alcalde de Caracas. Por cierto, que se decía que Lacan era uno de los psiquiatras a quien más se le suicidaban los pacientes: cuestión de chismes entre intelectuales.
         Pobres pacientes, decía, porque así como es de irresponsable con el manejo de la práctica de su profesión, tiene que serlo también con sus pacientes; pues la proyección de su imagen allí no pasa de ser una opereta de mal gusto, en especial, porque el exceso de su refinamiento viene a resultar muy artificioso. ¿Acaso alguien ha olvidado aquel cognomento que le aplicó a Fernando Salas Feo, cuando lo llamó “Señor Pollo”?
         Sentó a la oposición en el diván, y entonces comenzó a enumerar las psicosis de sus trastornos sociales de personalidad: primero, fracaso para adaptarse a las normas sociales, y que era, a su juicio, lo que la llevaba a desconocer el acatamiento a la Constitución; esto dicho por un sujeto que, mediante sus actuaciones públicas, parece decir, como José Tadeo Monagas: “la Constitución sirve para todo”; un hombre que convirtió el Consejo Nacional Electoral en el ministerio de Asuntos Electorales del gobierno; gracias a lo cual, incluso, ocupó el despacho de la vicepresidencia de la República, es decir, gracias a lo cual fue premiado.
         Luego el señor Rodríguez habla de la falta de honestidad, por parte de la oposición; cuando, a su juicio, incita al amotinamiento social con consignas como “la salida es ya”, “vamos a la calle”, “vamos a destruir”, “salgan con su arrechera”. Yo me pregunto: ¿está diciendo la verdad Rodríguez, cuando tergiversa la semántica de estas frases? Pues cuando Capriles dijo: “vamos a descargar la arrechera en las calles” no le agregó ese predicado de “y vamos a destruir”. Además, Capriles tiene todo el derecho a convocar a una manifestación pública, en su caso por la defensa de su triunfo, ya que ese derecho está contemplado en la Constitución.
         La otra psicosis de esa supuesta patología social que sufre la oposición a juicio de Rodríguez es la de una gran irritabilidad y agresividad, e ilustró el asunto diciendo que, por ejemplo, Jesús “Chuo” Torrealba, en las ruedas de prensa de la MUD, pareciera que “tuviera un ataque de hemorroides trombosadas”, y ante semejante vocabulario uno se pregunta, ¿quién está resultando el agresivo aquí? Ya uno sabe la carga que llevan estas palabras, sobre todo, en un medio como el venezolano.
         Lo otro que encuentra el psiquiatra Rodríguez en la patología de la oposición es la despreocupación por todo lo que pueda suceder a su paso, en su nefasto intento de sabotear la revolución bolivariana, y que, en ese sentido, se permite cerrar calles. Yo me pregunto: ¿lo consienten las bandas armadas de este gobierno? Además, ¿quiénes son los que se dan el lujo aquí de cerrar calles, cuando les viene en gana, tanto para actos políticos, como para operativos de todo tipo?
         Por supuesto, en sus palabras tampoco dejó de faltar el famoso acuerdo de respeto a los resultados electorales, sean cuales fueren, que la oposición se niega a firmar; algo que constituye un infundio, y donde vuelve a relucir su falta de honestidad, si se parte del hecho de que esta virtud exige, precisamente, que se respeten las razones del otro, en determinada cuestión, y si la MUD se niega a firmar dicho acuerdo, es porque abriga sus razones. ¿Por qué a cambio el gobierno no permite la participación de una observación extranjera en las elecciones del 6D?
         Por último, Rodríguez trae a colación el caso del matón que asesinó a una señora, que lo denunció por haberle robado unos dólares, para hablar de falta de arrepentimiento de la oposición, partiendo de que el matón es de Primero Justicia. ¿El psiquiatra Rodríguez por la conducta de uno de sus militantes, juzga la de todo un partido? ¿Quién esta necesitando un diván?
Enrique Melendez O.
melendezo.enrique@yahoo.com

@emelendezo

LUIS MANUEL AGUANA, GANANDO TAMBIÉN SE PIERDE

Pareciera haber tomado cuerpo la hipótesis según la cual el régimen cedería la mayoría de curules en la nueva Asamblea, en el caso que existan elecciones el 6D. La nota de Rafael Poleo (El Nuevo País, Rafael Poleo, El Dilema, Corto y Profundo 20-10-2015 ya da por sentado como un hecho que la “oposición democrática” (término que siempre me ha parecido un contrasentido hablando de la MUD) terminará negociando ser “mayoría relativa insuficiente para hacer cambios profundos”, dejando a la consideración de esa oposición “lo que bien le parezca”, que para buenos entendedores sabemos lo que es.

https://pbs.twimg.com/media/CR2HWFYXAAAdKH8.jpg:large) reseñada por el tocayo Luis José Semprum (ver La terrible revelación de Poleo en http://www.noticierodigital.com/2015/10/la-terrible-revelacion-de-poleo/), 

Y considerando lo que Poleo dice, esa “concesión” a la MUD no lo sería tanto si tomamos en cuenta que a ambos -régimen y su oposición- le es altamente conveniente bajar la presión nacional e internacional de una matriz que los hace inviables: que en Venezuela existe una dictadura castrocomunista que no cede espacios, que las elecciones son un fraude, y que se puede “derrotar al régimen” usando elecciones.

De esa manera nosotros, todos aquellos quienes hemos indicado que en Venezuela todas las elecciones son arregladas por el CNE a favor del régimen, quedaríamos ante la población y la comunidad internacional como una partida de "frauduleros" (ver significado en “Frauduleros” somos todos en http://ticsddhh.blogspot.com/2012/12/frauduleros-somos-todos.html) y “antidemocráticos” que lo que buscamos es un golpe de Estado para salir de este pobre gobierno que es un dechado de virtudes democráticas.

Lamentablemente la matriz manejada por la MUD, que aun prevalece en la población y que le ha servido al régimen para perpetuarse, es que la ruta electoral es LA UNICA para combatir el comunismo cubano en donde nos han metido. Eso se afianza al permanecer inalteradas las mismas condiciones electorales, con auditorías que no son más que paseos guiados con esa “oposición democrática”.

Y si a esto le añadimos que esa “oposición democrática” ahora está negociando inversiones en Cuba (ver Opositores venezolanos auspician evento para invertir en Cuba en http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article38478414.html), ustedes me dirán si es del interés de la MUD cambiar el estado de cosas en el país mas allá de medrar debajo de la sombra del régimen de los Castro.

Entonces, con estos antecedentes, la “oposición democrática” efectivamente ganará la Asamblea Nacional, pero perderá Venezuela. La población será una vez más engañada y convencida que eso del fraude electoral era una bolsería de unos técnicos radicales y que “si nos mantendremos firmes” entonces ganaremos las siguientes elecciones, cualesquiera que estas sean- con el CNE de Tiby.

Lamentablemente, las cosas en el país no cambiarán significativamente “En el supuesto negado por imposible de que los colaboracionistas dejen de serlo…” y resuelvan hacer las cosas que están prometiendo ahora hacer si ganan, como lo mencionaba Jesús Petit Da Costa en junio de 2015 (Jesús Petit Da Costa, Salirse de la encerrona parlamentaria en http://jesuspetitdacosta.blogspot.com/2015/06/salirse-de-la-encerrona-parlamentaria.html) donde analizaba que pasaría si la oposición ganaba la Asamblea Nacional. Lo que en ese entonces el Dr. Petit Da Costa veía como imposible, que era que el PSUV perdiera las elecciones, ahora por aquellas vueltas de la política no luce tan imposible, no porque en realidad no las pierda sino que lo acepte y la franquicia opositora convenga “solo una mayoría relativa insuficiente para hacer cambios profundos”, como indica Poleo.

Entonces, ¿cuál será entonces el neto de todo este esfuerzo parlamentario? Unas victorias pírricas del régimen y de su oposición, alargando una vez más el inevitable fin, ya que ni el régimen cambiará su manera de conducir al país, ni la franquicia MUD podrá o querrá hacer nada para impedirlo.

Poco les durará la alegría de “haber cambiado” por un rato la percepción del fraude electoral por el hecho de haber negociado con el régimen una “mayoría relativa insuficiente” porque a los venezolanos los podrán engañar por un tiempo pero no todo el tiempo. Muy pronto verán que la efectividad parlamentaria seguirá siendo la misma que la actual, que la calidad de vida de los venezolanos no cambiará (espero en Dios que no empeore, si es esto posible) porque ellos hayan “ganado” la Asamblea, y al ver la población que todo resultó en una nueva estafa,  empezarán de nuevo las excusas, indicando que la Asamblea solo fue el “primer paso” y que ahora como “vencimos”, lo siguiente será ganar un “revocatorio” o la Presidencia el 2019 (por supuesto, eso si para ese momento no nos han matado de hambre) para, en ese momento, si comenzar a resolver los problemas de los venezolanos. Y así nos llevaran ad infinitum…hasta que tomemos conciencia que es una pared que debemos derribar de otra manera y con herramientas diferentes.

La “oposición democrática” no acaba de entender que la solución no pasa por revocar a nadie, sino del cambio completo de la institucionalidad del país. Nos hemos cansado de repetir eso en el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) pero quizás si lo puedan entender si se lo leen a un Premio Nobel. En efecto, el ex Presidente de Costa Rica, Oscar Arias, en una carta en rechazo a Maduro indica: “La prioridad no debe ser remover a una persona específica. Eso es un error que otros países han cometido, derrocando líderes cuya salida no tuvo efecto sobre la situación real. La prioridad debe ser la institucionalidad democrática. … La legitimidad de la oposición debe derivarse de su adhesión a ciertos principios, no de su ataque a ciertas personas. … Por eso, hoy quiero realizar un llamado a la oposición para que ejerza un liderazgo responsable.” (ver Expresidente de Costa Rica envía fulminante carta de rechazo a Maduro en http://www.maduradas.com/contra-el-dictador-expresidente-de-costa-rica-envia-fulminante-carta-en-rechazo-a-maduro/). (Subrayado nuestro)

Mientras tanto nosotros seguiremos insistiendo en el mensaje: que hace falta una nueva referencia de oposición auténtica y responsable en el país, como lo indica Arias, porque lo que tenemos está muy lejos de ser eso; que no es posible una salida electoral en dictadura porque es el régimen quien cuenta los votos, sin dejarse “observar”; que no existe oposición en dictadura sino resistencia; y que lo primero es el rescate de la soberanía con la reconciliación de todos los venezolanos.

Ese es el camino más largo pero no hay otro. Poco a poco los múltiples enfoques propuestos para llegar a ese rescate deberán converger en uno solo, generando la sinergia suficiente para sostener una solución que unifique verdaderamente a todos los venezolanos. Solo así podremos decir que ganaremos sin perder, que es la única forma de sostener un triunfo en el largo plazo.

Luis Manuel Aguana
luismanuel.aguana@gmail.com

@laguana

MIGUEL BAHACHILLE M., EL CHOFER DE CÉSAR MIGUEL

Hugo J. Quintana, que prestaba un servicio de transporte particular a César Miguel Rondón quien en compañía de su hija se dirigía a la ciudad de Valencia, resultó ser “algo más” que un chofer habitual. El “taxista” Quintana, o mejor, Doctor Quintana, realizaba en ese momento un trabajo discordante con su carácter académico. Veamos:

Profesor en Ciencias Sociales, Historia (UPEL). Magister Historia de Venezuela (UCAB). Egresado de conservatorios como ejecutante en guitarra clásica y director coral. Jefe y Coordinador en Maestría de Musicología. Ordenador de extensión en la Facultad de Humanidades. Director de revista de la Sociedad Venezolana de Musicología (UCV). Autor del libro “La guitarra rasgada del siglo XVII”. Partícipe en congresos musicológicos nacionales y universales. Premio de Investigación en Facultad de Humanidades y Educación 2010. Premio Municipal de Música 2009; mención Honor 2010.

La penosa realidad del Dr. Quintana no porque le ofenda la tarea causal que realiza, sino por la expresión común de universitarios dedicados a otra cosa: “aquí hago más”. El vocablo, casi mendicante, desnuda el tejido de un país culturalmente empobrecido. El caso Quintana se repite con miles de docentes. Entre 3 y 4 profesores dejan el país cada mes (Reporte Confidencial).

La UM ha perdido entre julio y septiembre el 7% de la nómina de profesores a tiempo completo; y en lo que va de año ese porcentaje llegó al 30%, reveló su rector, Benjamín Scharifker. Por su parte en la USB ese índice es del 50%. Solo en 5 días se retiraron 700 profesores.

El personal del IVIC protestó dentro de sus instalaciones para exigir salarios justos. De ese instituto surgieron trabajos científicos, entre otros, para la detección de tuberculosis, hepatitis y chikungunya en todo el país (El Nacional).

El rector de LUZ alerta sobre los efectos de la fuga masiva de talentos. Los concursos docentes terminan desiertos en más de 40%. El Magisterio exige aumento salarial para evitar que el docente formado con gran esfuerzo y costo siga forjándose como buhonero porque allí “hace más” en una semana que un mes como educador (La Verdad).

El presidente del Colegio de Profesores del Estado Táchira, Javier Tarazona, indicó que según cifras del Ministerio de Educación hay 8 mil escuelas en la franja de la frontera. Sin embargo 167 mil niños con pobreza extrema quedan fuera del sistema. Que el 72% de los jóvenes abandona la escuela para contrabandear (El Universal).

Nadie sabe con certeza cuántos niños dejan la escuela. Apenas sabemos por notas de prensa o por migrantes afectados, la cifra aproximada de profesores que desertan. El educador está impedido de incluir la excelencia en su práctica diaria porque el sistema “a lo cubano” lo impide. Así su deserción implica que la educación del país queda a merced de los ineptos. Entramos entonces en la franja del retraso cultural de la escuela o, si podría llamarse así, en el“Síndrome del Dr. Quintana”. Como en Cuba está arriada por una concepción autoritaria, carente de valor académico y plena de controles.

Nota aparte: “los eruditos de Miami”

Los ociosos que pululan por allá, no el joven que abandona su familia para buscar un futuro digno, persisten en golpear la difícil tarea de la MUD. Desde sus butacas dictan pautas, dan clases de moral, sentencian, acusan e injurian para escupir sus agravios.

Hasta dan “buenas noticias” como la divulgada por una periodista que afirmó tener el dato fidedigno provenido del tribunal de la causa, que la boleta de excarcelación de Leopoldo López para el 1-07-15 ya estaba firmada. Incluso se mofó de su abogado quien dijo desconocer el hecho pues no constaba en acta. Tres meses después el líder de VP ha sido condenado a casi 14 años de prisión.

El síndrome del odio que los aflige es tan cruel como las colas. Sólo que éstas las sufrimos in situ. La última es que Armando Briquet es ahora un “notorio inversor” que promueve eventos para invertir en Cuba en sociedad con Ramón José Medina quien ni siquiera puede salir del país por prohibición tribunalicia debido a que, léase bien, no pertenece a la Junta Directiva del Diario el Nacional desde hace 10 años. ¡Vaya inversionista!

Aunque sus agravios no calan en el país, hay algunos frívolos que se hacen eco de esa legión de necios con intereses difusos. Bien por Briquet y Medina por no dar aforo a tantas gansadas. ¡Todos a votar el 6-D!

Miguel Bahachille M.,
miguelbmer@gmail.com

@MiguelBM29

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, PRESUPUESTO 2016: PROFUNDIZACIÓN DEL DESASTRE ECONÓMICO.

En la escogencia del artículo, enfrentamos el dilema de escribir sobre el presupuesto 2016 o sobre el presidencialismo económico (el Presidente de la Republica como jefe de la economía) acompañado de un Estado Mayor del Plan de Recuperación Económica (enero 2015) y por el recién creado Comando Nacional de Precios Justos en un contexto de evidente militarismo (preponderancia del espíritu militar en una Nación). Optamos por abordar la Ley del Presupuesto para el Ejercicio Fiscal 2016, ya que obviamente afecta el hecho económico e impacta todo el tejido social, mientras que el otro tema (objeto de un próximo artículo), a nuestro entender, es utilizado para desviar la atención de lo importante en pro de una mediática ilusión de control inflacionario “enfrentando” la especulación como causa y no como consecuencia de la escasez y el desabastecimiento.

La economía venezolana muestra un proceso continuo de empobrecimiento, verificado por la recesión (disminución generalizada y continua de la actividad económica por un año  o más) de los últimos años a la luz de la caída del PIB (cantidad de producción), tal como en 1999: -6,0%, en 2002: -8,9%, en 2003: -7,8%, en 2009: -3,2%, en 2010: -1,5%, en 2014: -4,1%, y la estimada 2015: -10,1%  (la peor en la historia económica del país). Es así, que Venezuela completará ¡8 trimestres continuos sin crecimiento!, a lo cual debe añadirse un permanente déficit fiscal (gastos mayores que los ingresos), con el agravante de no observarse señales de cambio a corto plazo, muy por el contrario el Presupuesto Nacional 2016 fue formulado para un país en permanente progreso (¿?), con la particularidad de haberse presentado en la Asamblea Nacional sin definir el comportamiento esperado para las principales variables macroeconómicas, rompiendo  la obligante vinculación  entre la planificación (prever hechos y proyectar tendencias) y el presupuesto (identificación que sustenta la acción); siendo que la estimación de ingresos y gastos reflejados en un presupuesto emana de una política de gobierno que establece montos en función de alcanzar objetivos a tenor de una definición de planes y programas que resultan de la planificación, luego recogidos en el presupuesto al cuantificar los recursos financieros requeridos en pro de concretar las metas trazadas,  al tiempo que el Presupuesto Nacional vincula ambos instrumentos en función de la utilización de recursos en aras de procurar el bienestar nacional con prevalencia de una estabilidad económica en concordancia con un concreto modelo de desarrollo.
Surge una interrogante: ¿bajo esas premisas se estructuró el Presupuesto Nacional 2016? Inferimos un rotundo no; veamos. El presupuesto original 2015 se situó en Bs 741.000 millones, mientras que el modificado alcanzó a Bs 1 billón 663 mil millones (al sumarle los créditos adicionales por Bs 922.000 millones) de lo cual se desprende que dichos créditos adicionales representaron el 55,4% del presupuesto total modificado, es decir no se ejerció una eficiente (o ninguna) vinculación de la planificación con el presupuesto, al tiempo de consagrar que más de la mitad fuese manejado a discrecionalidad por el Ejecutivo Nacional con el aval de la Asamblea Nacional. Por otra parte, el presupuesto original 2016, apartándose  de racionalidad al soslayar que la economía del  país enfrenta una manifiesta situación de estanflación (mínimo crecimiento y alta inflación), alcanza un monto de Bs 1 billón 548 mil 574 millones lo cual equivale a un incremento superior al 20% con respecto al original 2015 ¡en plena crisis!, y de un -7%  (Bs 115.000 millones) con relación al modificado 2015 que será equilibrado con una ley de endeudamiento 2016 ( ya presentada) por Bs  125.000 millones (8% de los recursos totales); siendo de trascendencia destacar que los recursos provenientes de la exportación petrolera se estimaron en apenas un 13,9% (Bs 216 mil 581 millones) de los ingresos totales en aras, afirman, de “reducir la dependencia del sector petrolero” (¡en 365 días!); mientras que el 77,9% (Bs 1 billón 207 mil 574 millones) provendrá de la recaudación interna, para lo cual, sostienen, se proponen “optimizar el sistema tributario aumentado el número de contribuyentes y disminuyendo progresivamente la evasión fiscal” ¡también en 365 días y en pleno descalabro económico!; todo ello en un escenario de fantasía caracterizado por una tasa de inflación del 60% (vs un estimado del 200%) y manteniendo el nefasto y corruptor  tipo de cambio de Bs 6,30/$.
Tal magia financiera-presupuestaria, facilita visualizar que estamos a las puertas (de mantenerse la “estrategia” económica actual) tanto de una reforma fiscal de fundamento tributario en la búsqueda de un aumento de los ingresos (sin disminuir el gasto que es lo racional) como de una profunda devaluación, en un marco que se apoyará, inferimos, en el incremento de las alícuotas impositivas del i/lr (tributación directa), en la modificación del IVA (tributación indirecta); sin descartar otras acciones tales como el retorno del impuesto al débito cambiario, del impuesto a las transacciones financieras, del impuesto a las ventas al mayor, del impuesto a los activos empresariales, ajuste a los timbres fiscales, un alza de la unidad tributaria y ¡algo más!.
Finalmente, vale destacar que el actual desastre económico se sucede a pesar de haber ingresado al país durante los últimos 15 años ¡más de 1billón 600 mil millones de dólares! malvadamente despilfarrados; lo cual nos trae a la mente estrofas de nuestro Himno Nacional en cuanto a exigir el cumplimiento del Artículo 299 Constitucional, muy especialmente en lo atinente a la permanencia y equidad del crecimiento de la economía: “Gritemos con brío….Compatriotas fieles la fuerza es la unión”.
Jesús Alexis González     
Jagp611@gmail.com

@jesusalexis2020

FERNANDO MIRES - NADIE LLORA POR TI, ARGENTINA, DESDE ALEMANIA

Pleno de euforia, en cuanto fueron dados a conocer los resultados de las elecciones del 25-O, el brillante columnista de La Nación, Carlos Pagni, escribió que en esos momentos había tenido lugar un “cambio en el sistema planetario de la política”. Imposible no reír; pero también, imposible no pensar. Si es cierto que solo a un argentino se le puede ocurrir, aunque sea bromeando, que lo que pasa en su país incide en el sistema planetario, en Argentina parece haber tenido lugar un giro político de tipo copernicano.

Efectivamente, si alguien quisiera ilustrar la conocida frase relativa a que en la política hay victorias que son derrotas y derrotas que son victorias, el resultado de las elecciones presidenciales argentinas no podría ser más ejemplificador.
En contra de todos los pronósticos, la distancia entre el kirchnerista Frente para la Victoria de Daniel Sciolli (36,88%) y el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri (34,33%), fue “más que mínima”. Más todavía, el ballotagge del 22 de Noviembre -el primero de la historia electoral argentina- permite prever que Macri correrá con todo el viento a su favor. Y ya no hay duda: viene embalado.
La conquista de Buenos Aires, donde Maria Eugenia Vidal  (casi un 40%) propinó una derrota al kirchnerismo y al peronismo a la vez (ya hay que ir diferenciando) en la persona del cristinista Anibal Fernández, fue un golpe vitamínico para Macri. Uno cuyo efecto psico-electoral se dejará ver durante el durísimo duelo que tendrá lugar hasta el día clave: 22-N.
Si las elecciones fueron, como afirman casi todos los diarios, un terremoto, su epicentro estuvo en Buenos Aires, pero sus efectos sísmicos se dejaron sentir con mucha fuerza hacia “el interior”. Bastiones hasta entonces inexpugnables del cristinismo fueron cedidos al Cambiemos de Macri, razón por la cual Pagni, siempre ocurrente, comparó el avance de Macri con la victoria de Raúl Alfonsín en 1983.
La comparación es válida. Más aún: para el peronismo (o lo que todavía queda de eso) un eventual triunfo de Macri podría ser todavía más grave que la derrota sufrida frente a Alfonsín. Lo de 1983 fue resultado de un duelo entre viejos conocidos en el marco de una historia compartida y común: radicales contra peronistas, algo así como River contra Boca: un clásico. Pero si el kirchnerismo-peronismo es derrotado en Noviembre, lo será esta vez frente a una fuerza emergente, ascendida desde otra liga.
Cambiemos es, antes de nada, la representación política del tiempo post-peronista. Por lo mismo, no necesita ser anti-peronista. Es simplemente, y ahí reside su novedad, no-peronista.
Literalmente, Cambiemos podría originar un verdadero cambio histórico. Pero eso no depende solo de Cambiemos. Con su 21% el Frente Renovador del peronista Sergio Massa se ha convertido en lo que tal vez siempre quiso ser: el árbitro del partido. Lugar privilegiado que permitirá al disidente del kirchnerismo decidir el resultado final, al precio, por supuesto, de obtener una buena posición dentro del gobierno que se avecina. ¿Coalición o alianza? Eso también dependerá del resultado.
El apoyo final de Massa no será gratis; por el contrario, será carísimo. Siempre y cuando, por supuesto, los votos massistas sean endosables. Y sobre ese punto, nadie sabe mucho.
La pregunta hamletiana para los massistas será entonces: ¿Cuál pasión es más fuerte? ¿La del amor al peronismo cuya sombra aún pervive dentro del kirchnerismo? ¿O la del odio parido al kirchnerismo y a la ola de corrupciones, artilugios y ofensas que arrastra consigo?
Por el momento parece que, al menos para Massa, el odio es más fuerte que el amor. Sus declaraciones post-electorales lo muestran mirando hacia el lado de Macri y no al de Sciolli.
Pero afortunadamente no solo Massa decidirá. Los partidos “chicos” representados en las candidaturas de Margarita Stobilzer, Nicolás del Caño y Adolfo Rodríguez Saá, han pasado a convertirse de pronto en cosas importantes. Cada cero coma uno contará, cada voto podrá decidirlo todo. Para quienes amamos la política, Noviembre será una fiesta. Se acabaron los tiempos de las mayorías absolutas y aplastantes. La política argentina arde a fuego vivo por los cuatro costados y eso solo puede ser bueno para Argentina y para la política a la vez. Hoy o mañana, pase lo que pase, nadie llorará por ti, Argentina.
La tensión política argentina entrega la impresión de que el país se juega la vida en las próximas elecciones. Sin embargo, tampoco es para tanto. Los programas económicos y sociales de ambos candidatos no son dramáticamente diferentes. Ambos apuntan hacia el centro. Un poco más populachero, Sciolli. Un  poco más clasemediero, Macri.
¿Dónde reside la gran diferencia entre ambos líderes? Al parecer, en algo no siempre detectado. Se trata, en el fondo, del antagonismo entre dos estilos políticos, o dicho de otra forma: entre dos modos diferentes de vivir la política. O en el estilo autoritario, populista y mafioso impuesto por los Kirchner, o en el estilo liberal democrático prometido por Macri. Quien quiera encontrar más allá de ese punto central una diferencia entre una supuesta izquierda y una supuesta derecha, andará más perdido que un esquimal en el desierto. No así en el plano de la política internacional, algo que los argentinos todavía no han dimensionado.
Las elecciones de Noviembre no solo serán importantes para Argentina. Si Macri resulta vencedor no tendrá lugar un cambio en el sistema planetario pero sí habrá un cambio cuya importancia puede ser decisiva en el espacio político continental. En ese espacio, Argentina, todos lo sabemos, no es un paisito cualquiera. Mucho menos lo será en tiempos en los cuales el lulismo brasileño viene en franco declive.
Una nueva arquitectura hegemónica podría comenzar a ser dibujada en la OEA y en la UNASUR después de las elecciones argentinas. El ALBA, sin el apoyo informal de Argentina se convertiría en una ruina. Y si, además, el binomio Cabello - Maduro no comete en Venezuela el fraude del siglo y entrega el parlamento a la mayoría nacional (6-D), estaríamos comenzando a leer el fin de un capítulo de la novela latinoamericana. Tengo en estos momentos la sospecha de que la gran mayoría de los opositores venezolanos, para poner un ejemplo, ya son más macristas que Macri.
Pero antes de que nos metamos en la casi siempre inútil tarea de analizar posibles escenarios, más vale la pena esperar. En política nadie sabe lo que puede suceder mañana. Sobre el tema escribiré de nuevo, y si Dios quiere, el día 23-N.
Fernando Mires
mires.fernando5@gmail.com

@FernandoMires1