domingo, 14 de julio de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, DOMINGO 14-07-2019

THAYS PEÑALVER: CHURCHILL AVANZADO PARA OPOSITORES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 10 minutos
A partir de hoy vuelvo a escribir para todos los venezolanos, porque creo que es la única forma en la que puedo ayudar a la oposición Mucha gente me pregunta que debimos hacer y que debemos para revertir el cambio dramático de opinión de Trump (y Europa) sobre nosotros. A partir de hoy vuelvo a escribir para todos los venezolanos, luego de unos meses de receso, porque creo que es la única forma en la que puedo ayudar a la oposición venezolana y nada mejor que recurrir a la historia europea y anglosajona, porque allí está el espejo donde debemos vernos y entender lo que en el mundo,... más »

BEATRIZ DE MAJO POR UN MILLÓN DE DÓLARES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 20 minutos
Una suma nada despreciable ha sido ofrecida por el gobierno de Colombia para quien provea información que permita dar con el paradero de Jesus Santrich, antiguo líder guerrillero de las FARC, y parlamentario igualmente dentro de la cuota de las FARC, por fuerza de la Justicia Especial para la Paz ( JEP). El delincuente se encuentra oculto en algún lugar de Colombia o quizá ya en el exterior, como prófugo de la justicia. La tarea de encontrarlo será harto complicada porque el insurgente no solo tendrá tras sí a las fuerzas del orden de Colombia sino a los americanos, país que lo ha ... más »

MERCEDES MALAVÉ: TRANSICIÓN YA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 28 minutos
Con el acierto e intuición propias de las madres, Fernando Mires sugiere, a propósito de la ola iracunda desatada contra la visita/informe de Bachelet, repasar la teoría mimética de René Girard, “el Albert Einstein de las ciencias del hombre” según Pierre Chaunu, y del consecuente chivo expiatorio generado cuando las dinámicas de violencia se apoderan de sociedades enteras. Paradójicamente, los análisis iniciales del francés no provienen de las ciencias sociales ni políticas, sino de la literatura. Obsesionado por encontrar qué es lo que hace tan atractiva la literatura universal,... más »

HÉCTOR SILVA MICHELENA: CUÍDATE, MIRAFLORES, DE TUS PROPIAS FLORES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 41 minutos
En su magnífico relato La silla, José Saramago construye la metáfora de un poder que se derrumba: el del dictador portugués António de Oliveira Salazar, quien fue cabeza y la principal figura del llamado Estado Novo, el cual abarcó el período de 1926 a 1974. El escritor comienza imaginando una silla que empieza a desplomarse muy lentamente, con un hombre sentado en ella, que, por el imperceptible trabajo de la carcoma, no se da cuenta de que está a punto de caer y partirse la cabeza. La silla es de caoba, desgraciadamente, y no de ébano, pues este resiste el ataque de la carcoma, ... más »

ROMÁN IBARRA: ¿ELECCIONES PA´ CUANDO?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 47 minutos
El proceso de negociación entre el oficialismo, y la oposición venezolana por iniciativa del gobierno de Noruega, y respaldado por una gran cantidad de países, sigue su curso tras la exploración de mecanismos de entendimiento que permitan una salida política a la crisis venezolana. Han sido varios los encuentros entre los dos sectores, y ya se especulan comentarios acerca de lo que se está discutiendo, y ello alimenta esperanzas para quienes deseamos una salida pacífica, y escepticismo entre quienes buscan salidas inmediatas, y de fuerza. En ocasiones anteriores, y fundamentados en... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER: AMLO Y LA INCERTIDUMBRE

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 54 minutos
México tiembla. Ocurre cada cierto tiempo. AMLO es el acrónimo de Andrés Manuel López Obrador, su presidente. La palabra que mejor describe cuanto ahí sucede es “incertidumbre”. No se sabe lo que puede pasar. Cuando las sociedades están en esa situación generalmente ocurre lo peor. El pronóstico turbio paraliza las inversiones e influye en el desenlace negativo. Los mexicanos eligieron abrumadoramente a un personaje peculiar y ahí tienen las consecuencias. La Bolsa y el peso han caído. Carlos Urzúa, un notable economista, moderado y razonable, renunció al gabinete de AMLO y se ini...más »

THAYS PEÑALVER: CHURCHILL AVANZADO PARA OPOSITORES

A partir de hoy vuelvo a escribir para todos los venezolanos, porque creo que es la única forma en la que puedo ayudar a la oposición

Mucha gente me pregunta que debimos hacer y que debemos para revertir el cambio dramático de opinión de Trump (y Europa) sobre nosotros. A partir de hoy vuelvo a escribir para todos los venezolanos, luego de unos meses de receso, porque creo que es la única forma en la que puedo ayudar a la oposición venezolana y nada mejor que recurrir a la historia europea y anglosajona, porque allí está el espejo donde debemos vernos y entender lo que en el mundo, esperan de nosotros.

Mucha gente confunde el discurso de Churchill “sangre, sudor y lágrimas” con un discurso de pocas opciones y supuestamente realista que exigía grandes sacrificios al pueblo británico, cuando en realidad se trataba de un conjunto de tres discursos extremadamente motivadores y que casi nada tenía que ver con el ya sacrificado pueblo anglosajón.

Pero este en particular lo era en especial, no solo por ser el inaugural, sino porque se dividía en varios anuncios, el primero y vital es que finalmente se había logrado constituir un gobierno unitario, es decir las luchas intestinas habían dado paso a una sola voz y a la formación de una estructura de mediano plazo, compleja para organizar a toda Gran Bretaña en la que todos los grandes lideres opositores tendrían un role en el gabinete “con la mayor base amplia posible”. De esta manera los cinco partidos desde los ultraconservadores hasta los liberales, integrarían por primera y única vez en la historia, un gobierno.

Por eso la famosa frase no era dirigida directamente al pueblo británico, sino explicándoles a los suyos, a los de su propio partido la razón por la que muchos fueron sacados del poder, para darle la bienvenida a un gobierno de unidad nacional y el pueblo británico vio como alguien dijo con mucha fuerza, lo que había que decirles a los “diputados”, “lideres” y aquellos que habían aceptado ser ministros: “no tengo nada que ofrecer, sino sangre sudor y lagrimas”. Por eso el discurso fue recibido con aplausos por el pueblo, pero no así en buena parte de la Cámara.

La segunda parte del discurso, era el anhelo de cada hogar británico de terminar de una buena vez y por todas la ambigüedad entre negociar con Hitler o enseñarle de que estaban hechos los británicos. Era una sensación que había ido creciendo desde Junio de 1939 cuando se dieron cuenta que Hitler no quería en realidad negociar algo y el “84% de la población sostenía que había que hacer una coalición con franceses y rusos para detenerlo” (McDonough 1998). De hecho, apenas unas semanas antes del discurso, había sido ordenada una encuesta que le preguntaba a los británicos su opinión y el 58% dijo que no se negociara, mientras que ya era más del 90% los británicos que sostenían que había que prepararse militarmente.

Por eso no existe un historiador que no sostenga que la opinión publica británica estaba lista para ese discurso, cuyo tercer anuncio era la  orden de organizar y trabajar hasta el agotamiento para conquistar la victoria. Fue pese al titulo que da pie a malas interpretaciones pesimistas, un discurso sumamente optimista y esperanzador.

No hay pocos que piensan que Churchill en ese momento apretó el 187 y llegó el Tiar con Ben Afleck y la Fuerza Aérea estadounidense, como en la película Pearl Harbor. La realidad histórica -muy dura por cierto- es que Estados Unidos negó la ayuda y solo permitió que los suyos escogieran privadamente a quien querían financiar, llegándole paradójicamente el dinero de Wall Street, el petróleo, la asistencia técnica e industrial, pero a Hitler (Sutton 1976).

Por eso Churchill pasó a la historia no solo por lograr la unidad sino por organizar la defensa con el pueblo británico y la Batalla de Inglaterra contó con siete mil pilotos de los cuales solo nueve –repito 9- fueron de Estados Unidos. La mayoría de esos escasísimos nueve pilotos vivían en Inglaterra, casados con inglesas, peleaban ya en Francia o se tuvieron que hacer pasar por canadienses. Y eso fue con lo que contó Churchill los primeros años de guerra, con pilotos y aviones británicos, dinero y pertrechos británicos para defenderse de la aplastante Fuerza Aérea de Hitler, pues de resto, es decir la sangre, el sudor y las lagrimas, no la pusieron otros que los británicos y la Commonwealth.

El segundo paso en consecuencia, es actuar acorde con la opinión publica, si es negociar o no, que así sea, porque la gente puede equivocarse. Pero eso si, hay que entender que el 54% de la población no cree en la negociación (Datanalisis) el 66% no cree que tenga resultados (Datincorp) y casi el 90% no cree que Maduro salga por esa vía (Meganalisis), por eso el líder que se atreva a negociar debe tener muy claro a lo que se enfrenta de fallar en esa estrategia. Porque la historia dice que los mismos “que apoyaban histéricamente a Chamberlain” fueron los que lo defenestraron. Y en el caso Venezuela, la negociación ha sido el trapiche del liderazgo opositor.

Y a partir de allí, la única propuesta que puede sacar a Venezuela del atolladero, que no son las quimeras del Tiar, la única manera en que se puede salir adelante, es organizar al país para el “trabajo hasta quedar exhaustos” y resolver los problemas. Porque esto no es un asunto de cuatro gatos sino de toda una organización nacional, del trabajo planificado, metódico y constante.  Se trata de verdadera unidad, se trata de trabajar diariamente y de cumplir la palabra empeñada, en fin, de integridad.

Y pongo un ejemplo de lo que hubiera hecho Churchill hace cien días. Churchill no solo habría registrado a los 700 mil voluntarios sanitarios, hubiera dado la orden para que cada uno levantara -como fue propuesto- la data de veinticinco personas o más que necesitaran tratamientos, no solo habría hecho que esos cientos de miles se sintieran comprometidos trabajando diariamente, sino que en cada plaza y en sus entornos, todos verían a esa gente trabajando en “acción solidaria” -que no es otra cosa que un gobierno alternativo- por el bien común, desarrollado alianzas con las ONG’s y los organismos internacionales.

Para el 23-F, Churchill hubiera contado con una base de datos de veinte millones de venezolanos, discriminados por necesidades, enfermedades, afecciones y tratamientos. Churchill hubiera enviado esa data a los organismos y los 56 gobiernos extranjeros para gastar cada centavo prometido (que llegaron a ser 500 millones) de acuerdo a las verdaderas necesidades. Si eso se hubiera dado a la ONU y se hubiera creado un fondo internacional, como también fue propuesto y se hubiera pedido a cada presidente (incluidos los rusos y los chinos) donación de plantas para los hospitales, o que cada presidente extranjero se comprometiera en atender a determinados pacientes mensuales que requirieran una operación de alto nivel. ¿Cómo estaríamos hoy apenas cinco meses mas tarde?, ¿qué pensarían los presidentes del mundo? ¿cuántos se habrían sumado a semejante organización?.

Simple, Churchill habría contado con una real dimensión del drama social y humanitario, de salud, nutrición y necesidades, pero lo que hubiera visto el mundo es una organización y trabajo arduo, junto a decenas de millones con una esperanza de tratamientos para sus dolencias particulares. Desde medicinas para enfermedades graves o crónicas, hasta operaciones de alto nivel a miles de personas. Imagínese que Usted hubiera recibido a partir del 23-F a través de los franceses, su tratamiento para un año, imagínese que el hospital infantil hubiera recibido lo mismo de los alemanes, que las maternidades las hubieran recibido de España.

¿Que el régimen podía negarse a aceptarlo? Sin duda, ¿pero a que costo?. Habría sido ganar, ganar. Se hubiera podido optar por el planteamiento de hacerlo indirectamente con los presidentes del mundo, quienes hubieran donado una planta cada uno para determinados hospitales y entregado digamos, al Secretario General de la ONU, esto habría hecho imposible no aceptarlo, igual que las medicinas para niños a UNICEF y las de adulto a la OMS.

Digamos que si Churchill en los cien días primeros días hubiera definido las mismas estrategias en políticas agrícolas y pidiendo a casi un centenar de presidentes ayudas, con semillas y fertilizantes vitales, repuestos etc. y que estos –no nosotros- involucraran a la FAO, quizás los ciclos de cosecha habrían podido contar con cierta impronta de un poder ejecutivo alternativo. ¿Que parlamento del mundo no habría votado unánimemente para enviar semillas a Venezuela a través de la FAO? ¿Cómo se hubiera percibido en cien días esa unidad y trabajo, en esos parlamentos?.

Churchill habría formado gobierno, organizado a decenas de miles para evaluar y ayudar a desmalezar las zonas eléctricas con las alcaldías, hubiera trabajado en un Fondo de Asistencia Humanitaria por petróleo –como también fue propuesto- para evitar el deterioro de la industria petrolera y la perdida de los mercados. Se habría opuesto a sanciones que no tenían sustento político y alcance real.

Churchill hubiera trabajado con sus aliados internos, de hecho habría organizado a los liberales para garantizar la producción y a sus mas enconados adversarios para crear alianzas internacionales que lo ayudaran, en fin habría desarrollado estrategias para la victoria. Porque eso es pues lo que significaba el discurso de Churchill “unidad, coherencia política, organización y trabajo hasta quedar exhaustos”, pero sobre todo fue un regaño a los políticos sobre la “verdadera unidad” y a partir de allí, concentrarse en el trabajo que es lo que sigue esperando el mundo, de cara a los próximos cien días.

¿Cómo salir de esto?, podemos pensar que es con soluciones como elecciones sin que el adversario quiera, o mágicas como el TIAR o el 187, podemos pensar que es dialogando, pero hay una solución que es mas difícil, pero que ha probado ser sumamente eficaz en la historia, trabajando para el bienestar de los pueblos y convenciendo a todos que hay opciones de gobierno.

Además de la biografía de Churchill, Walking With Destiny escrita por Andrew Roberts, recomiendo la lectura de:
Neville Chamberlain, Appeasement, and the British Road to War de Frank McDonough, Manchester University Press, 1998 
The Shock of War: Civilian Experiences, 1937-1945 de Sean Kennedy University of Toronto Press, 2011
Public Opinion and the End of Appeasement in Britain and France de Daniel Hucker Routledge, 2016
British Institute of Public Opinion, The Public Opinion Quarterly, Vol. 4, No. 1 (Mar., 1940), pp. 75-8

Thays Peñalver 
@thayspenalver  

BEATRIZ DE MAJO POR UN MILLÓN DE DÓLARES

Una suma nada despreciable ha sido ofrecida por el gobierno de Colombia para quien provea información que permita dar con el paradero de Jesus Santrich, antiguo líder guerrillero de las FARC, y parlamentario igualmente dentro de la cuota de las FARC, por fuerza de la Justicia Especial para la Paz ( JEP). El delincuente se encuentra oculto en algún lugar de Colombia o quizá ya en el exterior, como prófugo de la justicia.

La tarea de encontrarlo será harto complicada porque el insurgente no solo tendrá tras sí a las fuerzas del orden de Colombia sino a los americanos, país que lo ha solicitado en extradición a su país. Ahora, además, Interpol se encargará de detectar su presencia en el mundo entero, para ser exactos en 194 países, a través de lo que se conoce como una circular roja de captura emanada del organismo.

Algo le hace suponer al mandatario burlado por el antisocial, a Iván Duque, que Santrich, cuyo verdadero nombre es Seuxis Pauxias Hernández Solarte, pudiera encontrarse en suelo venezolano y razones no le faltan. Si en algún lugar pudiera sentirse a salvo el guerrillero tanto de una extradición como de un atentado en su contra, es en las intrincadas selvas de Colombia que conoce harto bien este personaje por la de años que se mantuvo en la lucha narco-guerrillera en el Caribe, el Nororiente colombiano y el departamento de Caquetá. Solo que el hombre de marras tiene severos problemas visuales y en su huida debe ser acompañado de los lazarillos que le faciliten la huida o el escondite y quienes igualmente se juegan la vida en su colaboración con el guerrillero. Del lado venezolano haría falta una colaboración activa de las autoridades fronterizas y militares lo cual no es imposible dada la estrecha colaboración de estas fuerzas con la insurgencia colombiana, particularmente del ELN por las razones estrictamente crematísticas que tienen que ver con la complicidad en el narco-negocio. A pesar de que Santrich es un engendro de las FARC , los dineros que ha manejado y que deben estar a buen resguardo, podrían ser tan atractivos para muchos venezolanos de casta revolucionaria como el millón de dólares que ofrece la policía del país por su captura.

La Corte Suprema de Justicia colombiana investigaba a Santrich, por su participación en el tráfico de cocaína a los Estados Unidos. Había solicitado formalmente que rindiera indagatoria pero días antes de su comparecencia el guerrillero-parlamentario desapareció. Santrich detentaba una curul en el Congreso por el partido de las FARC en el momento en que fue citado por el Alto Tribunal y, al no comparecer injustificadamente, se hizo reo de una orden de captura. Desde su puesto en el Congreso Santrich, quien es además miembro de la cúpula del partido FARC, se había dado a la tarea, desde su escaño, de soliviantar los ánimos de un país que se encuentra ya muy dividido por los perversos resultados del proceso de paz.

El caso es que Santrich se las debe a muchos. Sus deudas con Colombia, con los Estados Unidos y con el mundo son inmensas. A Colombia por la inmensa cantidad de delitos atroces cometidos durante todos los años en que fue parte activa de la violencia guerrillera, a los Estados Unidos por su participación activa en el suministro de drogas a ese país, pero igualmente a los suyos, a aquellos insurgentes de su propio grupo armado que representó cuando fue uno de sus voceros en las negociaciones de La Habana. Tan es asi que su propio partido político se ha deslindado de él en esta ocasión. Este nuevo movimiento del cuestionado personaje es el detalle que faltaba para terminar de darle soporte a los detractores de la JEP y a los enemigos de la componenda de la Habana.

¿Es Venezuela la tierra prometido para un personaje de esta calaña?. Por supuesto que si. Pero una complicidad del gobierno de Maduro o de su estamento militar con este criminal, sería el eslabón que hace falta para que el Presidente de los Colombianos se anime a actuar más duramente en cuanto a la defenestración de Nicolás Maduro.

Beatriz de Majo  
@beatrizdemajo

MERCEDES MALAVÉ: TRANSICIÓN YA

Con el acierto e intuición propias de las madres, Fernando Mires sugiere, a propósito de la ola iracunda desatada contra la visita/informe de Bachelet, repasar la teoría mimética de René Girard, “el Albert Einstein de las ciencias del hombre” según Pierre Chaunu, y del consecuente chivo expiatorio generado cuando las dinámicas de violencia se apoderan de sociedades enteras. Paradójicamente, los análisis iniciales del francés no provienen de las ciencias sociales ni políticas, sino de la literatura. 

Obsesionado por encontrar qué es lo que hace tan atractiva la literatura universal, Girard concluye que la verosimilitud viene dada por el deseo mimético de apropiación, esto es, por la composición triangular de dos rivales (protagonista-antagonista) que se disputan un mismo objeto de deseo: “Las relaciones interpersonales están marcadas por el conflicto, la rivalidad y la violencia. La rivalidad escala hasta el conflicto, el conflicto hasta la violencia, la violencia hasta el derramamiento de sangre, el derramamiento de sangre hasta la venganza y la venganza amenaza con desbordar todo límite y hacer imposible la convivencia entre los hombres”. 

La teoría girardiana concibe que los deseos humanos no son autónomos ni espontáneos; son imitaciones de los apetitos de otro. Las personas, en su experiencia de insatisfacción permanente e insaciable –no soy lo que quisiera o me gustaría ser, me falta algo, etc.– suelen buscar modelos a imitar. El modelo es el referente y el detonante de los propios deseos y aspiraciones: “El hombre busca hacerse un ser (autoretrato) que esté esencialmente fundado sobre el deseo de su semejante” explica el filósofo. Cervantes inmortalizó el deseo mimético del Quijote, caricaturizando su aspiración de ser un gran caballero como el Amadís de Gaula; Madame Bovary encarna el deseo mimético y solitario de los arrebatos de amor de las heroínas de las novelas románticas que leía fanáticamente en su cuarto. 

Mímesis y política: el chivo expiatorio 

Dijimos que el modelo triangular de la mímesis conlleva a que no deseemos directamente los objetos sino a través de otro que lo posee. Por ejemplo, el poder político es deseado siempre y cuando lo hayamos visto en ejercicio de otro que, automáticamente, se convierte en modelo. 

Esto explica la pérdida de la cultura democrática en Venezuela, luego de 20 años de hegemonía cuasi-caudillista en pleno siglo XXI, donde el mediador que suscita el ansia de poder, se presenta como un mandón capataz que dirige bruscamente, agrede y dispone arbitrariamente de los demás y de su pequeña parcela atrasada y descuidada. 

Como la experiencia del deseo es de sujeto-deseante, mediador y objeto deseado, se tiende a disimular tanto el deseo como el modelo a imitar: «Hay que disimular el deseo que se siente, hay que simular el deseo que no se siente. Hay que mentir» El deseo de ser poderoso incrementa el disimulo y la vergüenza de parecerse a quienes están en ejercicio del poder, pues nadie puede afirmar “yo quiero ser como él”, sino “admírame”, “sígueme”, “yo tengo lo que te falta”, “confía en mí”. 

Rivales se presentan cargados de súper poderes, soluciones mágicas, mega planes, los mejores equipos, presumiendo claro está de lo que carecen, y precisamente por eso constituye el objeto de su deseo. Adicionalmente, hay que diferenciarse del mediador pues de lo marcadamente distinto pende el contraste, la rivalidad o conflicto que conduce al desenlace. 

En tiempos convulsos de polarización, el deseo mimético de poder desemboca en una crisis sin término. Como el acercamiento al objeto deseado aumenta la intensidad del deseo, se genera un proceso de retroalimentación que alimenta la espiral de violencia infernal, propagada de manera difusa con consignas, gritos de guerra, programas de odio y propaganda disfrazados de opinión, infotainment y demás hostilidades hasta con el Papa. Semejante dinámica requiere con urgencia de una válvula de escape: emerge el chivo expiatorio como la víctima sobre la que se vierte todo ese odio social. El disimulo, la vergüenza ante el desastre causado, lleva a cargar sobre una víctima inocente las culpas de todo y de todos. Dicen que los aztecas sacrificaban mujeres jóvenes para apaciguar la ira del Dios Sol. La tradición judeocristiana enfatiza en el imperativo de Yaveh-Dios, que no quiere sacrificios, ni ofrendas, ni animales, ni cosechas: quiere el corazón humano, es decir, la conversión del deseo mimético: la superación de la violencia, de los chivos expiatorios, de todo lo que oculta el verdadero origen de los males: “Lo que ofrece la tradición judeocristiana es la posibilidad de formar una nueva sociedad que no necesite víctimas ni exclusiones para encontrar su identidad”. 

Conversión ya 

Hay quienes quieren apropiarse del objeto deseado sin pasar por el trance de la conversión o elevación del deseo mimético; sin superar la táctica infantil del disimulo y acabar con los chivos expiatorios, emprendiendo una nueva relación con el otro, con el deseo y con uno mismo, en el ámbito de las aspiraciones miméticas de apropiación y ejercicio del poder. 

Proust recupera el tiempo perdido cuando acoge su conversión: Según Girard, “recuperar el tiempo es acoger una verdad que la mayoría de los hombres pasan su vida rehuyendo, es admitir que siempre se ha copiado a los otros a fin de parecer original tanto a sus ojos como a los propios. Recuperar el tiempo es abolir una pequeña parte del propio orgullo”. 

La transición democrática pasa por la determinación de acabar con una serie de diferencias brutales, complejos históricos de resistencia indígena, de libertadores y próceres de la patria, de víctima, de clases, de chavistas, de antichavistas y pare de contar, que dominan el imaginario colectivo político del venezolano. 

Para Girard la garantía de los derechos humanos es fundamental para poner cese a la violencia; es decir, los derechos de las víctimas potenciales constituye la médula de una auténtica transición. Si no, seguiremos como los lobos de Hobbes, devorándonos mutuamente. 

Mercedes Malavé
@mercedesmalave

HÉCTOR SILVA MICHELENA: CUÍDATE, MIRAFLORES, DE TUS PROPIAS FLORES

En su magnífico relato La silla, José Saramago construye la metáfora de un poder que se derrumba: el del dictador portugués António de Oliveira Salazar, quien fue cabeza y la principal figura del llamado Estado Novo, el cual abarcó el período de 1926 a 1974. El escritor comienza imaginando una silla que empieza a desplomarse muy lentamente, con un hombre sentado en ella, que, por el imperceptible trabajo de la carcoma, no se da cuenta de que está a punto de caer y partirse la cabeza. 

La silla es de caoba, desgraciadamente, y no de ébano, pues este resiste el ataque de la carcoma, en tanto aquella es lentamente devorada por el coleóptero. Fue en algún lugar, escribe Saramago, “donde el coleóptero, perteneciente al género Hilotrupes o Anobium u otro, se introdujo en aquella o cualquier otra parte de la silla, desde la cual viajó después, royendo, comiendo y evacuando, abriendo galerías a lo largo de las venas más suaves, hasta el lugar ideal de fractura…”. 

Y es que aquellos encaramados en las sillas de todos los niveles del poder, desde el más alto hasta el casi puramente ilusorio del burócrata de bolsas o cajas, no son conscientes de que esa silla es constantemente corroída por la carcoma de sus propios actos. Es su propia conducta ―autoritaria, arbitraria, déspota y violenta― la que va carcomiendo la silla en que se sienta diariamente, desde donde cree que ejercerá el poder, como De Oliveira Salazar, como Pérez Jiménez, como Maduro, por siempre. 

Pero también el piso donde se asienta la silla es lentamente socavado por otra clase de animal: el topo, lo cual, asimismo, ha servido de metáfora a lo largo de la historia para describir la condición de un poder que se derrumba. 

En cualquier tradición cultural, determinados animales han sido siempre fuente de inspiración para la creatividad alegórica, espejos metafóricos en los que los grupos sociales han querido ver reflejada la proyección de cualidades humanas y la ejemplificación de ciertas virtudes y defectos. 

 Así es el topo, un símbolo de una resistencia que no es del todo visible, pero que va cobrando eficacia imperceptiblemente hasta aflorar y visibilizarse en un momento dado del proceso histórico; representa la estrategia a plazo humanitario, la construcción de un nuevo Poder, la constancia en el hacer de aquel que trabaja para que algún día pueda ser derribada la dictadura de Maduro y su pandilla.

Nada es eterno y mucho menos el poder que algunos seres humanos ejercen sobre otros, con toda su cauda de abusos y vejaciones. Por una parte, la silla en que creen firmemente asentado su poder es constante y silenciosamente carcomida por los coleópteros y, por otro lado, el piso debajo de la silla es también constante y lentamente socavado por los topos; así que tarde o temprano la silla cederá y el dictador caerá con todo estrépito.

Pero no lo anticipemos, aunque sepamos que la silla se va a partir. Primero tiene que sentarse el hombre, y este Tiranosaurio tiene que posar las manos o agarrar con fuerza los brazos de la silla, para no dejar caer bruscamente las nalgas arrugadas en el asiento que le ha soportado todo, como resulta necesario especificar, pues todos somos humanos y lo sabemos. Del lado de las tripas, aclárese, porque de esta subespecie hay muchas y diversas, se ha recostado en el respaldo, se ha inclinado, incluso un casi nada hacia el lado frágil de la silla. Y esta se parte…

Ahí va… las patas patalean, y todo el cuerpo acompaña, el dictador ya no sujeta los brazos de la silla, las rodillas en el suelo obedecen ahora a otra ley, y los pies, que siempre han calzado botas disimuladas, ya están en el aire… Y no hay nadie en ese momento de bufón. Mi reino por una isla, gritó este Ricardo III, y nadie le ayudó porque no había una balsa. Ay, estos pies en el aire, cada vez más lejos del suelo; ay, aquella cabeza cada vez más cerca…

La historia confirma la metáfora: la Silla está carcomida: hambre, miseria, muerte, destrucción, desolación, diáspora, demolición de la república, fin de la soberanía popular, verborrea desde la Silla contra el informe Bachelet, vale decir, contra los derechos humanos.

Hoy, que la metáfora se vuelve historia, habrá que darle una manito a la carcoma aliándose con coraje e inteligencia a la carcoma y al topo.

Héctor Silva Michelena 
@hectorsilvam

ROMÁN IBARRA: ¿ELECCIONES PA´ CUANDO?

El proceso de negociación entre el oficialismo, y la oposición venezolana por iniciativa del gobierno de Noruega, y respaldado por una gran cantidad de países, sigue su curso tras la exploración de mecanismos de entendimiento que permitan una salida política a la crisis venezolana.

Han sido varios los encuentros entre los dos sectores, y ya se especulan comentarios acerca de lo que se está discutiendo, y ello alimenta esperanzas para quienes deseamos una salida pacífica, y escepticismo entre quienes buscan salidas inmediatas, y de fuerza.

En ocasiones anteriores, y fundamentados en declaraciones de voceros del gobierno de los Estados Unidos, y otros aliados, hemos advertido acerca de la imposibilidad o inviabilidad de una salida militar, habida cuenta de que esos mismos países claman por soluciones negociadas, como el camino más adecuado para conjurar la prolongada crisis.

En medio del proceso de negociación se ha producido afortunadamente la visita, y el informe final de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la ex presidente de Chile, la señora Bachelet, el cual, ejerce gran presión mundial y dispara las alarmas acerca de las graves y sistemáticas violaciones que el régimen de Maduro ha llevado a cabo. 

El informe ha desquiciado a los jerarcas del régimen porque los deja al desnudo como violadores de los Derechos Humanos fundamentales, y aunque en declaraciones públicas lo repudian, al propio tiempo los obliga a sentarse y buscar soluciones porque la presión mundial en su contra es muy elocuente.

Esa presión que los acorrala y desnuda, tiene que ser aprovechada por la oposición para negociar una salida pacífica; constitucional, y electoral que permita conjurar el desastre en que estamos sumidos en los últimos 20 años ininterrumpidos de comunismo inútil, corrompido, y destructor.

El ritmo del deterioro socioeconómico de nuestra gente es mucho más acelerado que el ritmo que lleva la política, y especialmente el ritmo de la conducción de los aliados internacionales, por lo cual, sería deseable alcanzar en breve acuerdos definitivos que conduzcan a elecciones libres, con observación internacional, renovación del CNE, liberación de presos políticos, participación de todos los venezolanos en el exterior y en nuestra tierra, depuración del registro electoral permanente.
Es exageradamente pesada la carga de los ciudadanos venezolanos para tratar de solventar desde el punto de vista familiar el drama que significa hoy comprar comida y medicinas; educar y vestir a los hijos; acceder al transporte; a la salud, y trabajar, como derechos fundamentales que el régimen venezolano viola de manera sistemática.

De no acordarse una salida política en breve, se extenderá la desesperación por salir del país para más y más compatriotas que huyen tras la búsqueda de mejores condiciones de vida en cualquier lugar, y que le son negadas en su tierra.

Hay que negociar para garantizar la consecución de salidas viables que rescaten la democracia como sistema, y aunque son temas difíciles, la discusión tampoco puede ser eterna porque las necesidades de la mayoría de la población siguen creciendo.

Dios quiera que se allane el camino para una solución estable que nos lleve a celebrar elecciones libres al final de este año, o a comienzos del próximo para que sea el pueblo quien decida su destino libremente.

Conquistar la paz a través de la Constitución, y las elecciones son premisas fundamentales para derrotar la crisis y comenzar la reconstrucción de la economía, la confianza, las instituciones y la sociedad toda.

Tenemos que impedir que la existencia de nuestra gente siga siendo acechada por la desesperanza, el hambre y la muerte.

Los venezolanos pedimos a gritos: ¿Y las elecciones pa´ cuando? 

Román Ibarra
@romanibarra

CARLOS ALBERTO MONTANER: AMLO Y LA INCERTIDUMBRE

México tiembla. Ocurre cada cierto tiempo. AMLO es el acrónimo de Andrés Manuel López Obrador, su presidente. La palabra que mejor describe cuanto ahí sucede es “incertidumbre”. No se sabe lo que puede pasar. Cuando las sociedades están en esa situación generalmente ocurre lo peor. El pronóstico turbio paraliza las inversiones e influye en el desenlace negativo. Los mexicanos eligieron abrumadoramente a un personaje peculiar y ahí tienen las consecuencias. 

La Bolsa y el peso han caído. Carlos Urzúa, un notable economista, moderado y razonable, renunció al gabinete de AMLO y se inició el incendio. Fue, hasta hace unos días, el Ministro de Hacienda. Como los suicidas educados escribió una carta en la que explica, más o menos, sus razones. Evidentemente, no se ha matado. Vuelve a la cátedra, que es una forma de quitarse la vida, al menos la pública. 

AMLO es una persona cómodamente instalada en el pasado. Quiere desarrollar a México con la visión política de 1906, hace 113 años. Pero su modelo es el general Lázaro Cárdenas, estatizador y antiimperialista, que ocupó la presidencia en el sexenio de 1934 a 1940, hace la friolera de 85 años. Esas locuras aparecen en los papeles de la secta MORENO, creada por López Obrador para aspirar a la presidencia.  

Otro desatino. ¿No le basta a AMLO con el trágico desempeño de PEMEX para entender que carece de sentido potenciar nuevamente al estado-empresario? La época de ensayar las estatizaciones era la de Cárdenas y ya se ha visto a dónde condujo. ¿Se da cuenta AMLO que es imposible erradicar la corrupción ampliando el perímetro del Estado y dotando a los funcionarios de una mayor discrecionalidad?  

La terrible corrupción mexicana, iniciada desde la época colonial, pero aumentada exponencialmente durante la República, es el resultado, precisamente, de los nexos entre el Estado y el aparato productivo. Cuando AMLO afirma que en su gobierno terminó “la larga noche neoliberal”, no sólo reitera una cursilada vacía que solían repetir los epígonos del “Foro de Sao Paulo” (Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, Daniel Ortega), sino que demuestra su incapacidad para entender las relaciones nefastas entre el gasto público y el buen gobierno. 

Eso que AMLO llama “la larga noche neoliberal” fue el resultado de la inflación, la pérdida de valor adquisitivo de la moneda y la corrupción rampante de los sexenios de Luis Echeverría (1970-1976) y José López Portillo (1976-1982). ¿Cómo es posible que AMLO piense, seriamente, que los males de nuestras repúblicas se curan con una mayor dosis de estatismo y dirigismo si esos son, precisamente, los males que han envenenado tradicionalmente nuestra vida pública? 

Los buenos gobiernos del primer Oscar Arias en Costa Rica (1986-1990), de Luis Alberto Lacalle en Uruguay (1990-1995), de César Gaviria en Colombia (1990-1994), de Ernesto Zedillo en México (1994-2000), del segundo Carlos Andrés Pérez  en Venezuela (1989-1993), y también del cuarto Víctor Paz Estenssoro (1985-1989), quien se inició en los años cincuenta liderando el primer proyecto populista de Bolivia y, tres décadas más tarde, propuso y llevó a cabo  el primer gobierno liberal de salvación nacional, fueron el resultado de las pésimas consecuencias del keinesianismo aplicado en América Latina. 

En esa lista de benignos reformistas habría que incluir al argentino Carlos Menem (1989-1999) por sus privatizaciones. Si hubiera mantenido el gasto público bajo control, lo que hubiese impedido la devaluación del peso y la malvada historia posterior de los “corralitos”, otro gallo cantaría en Argentina. En definitiva, habría enterrado el nefasto peronismo y la banda de Kirsner y sus 40 ladrones se hubiera quedado en su cuevan sin llegar a la Casa Rosada.  

Lo que ocurrió en América Latina a partir de la década de los ochenta y noventa fue lo que sucedió en Israel con la llegada del Likud al poder (1977), en Inglaterra con Margaret Thatcher (1979), en Estados Unidos con la asunción de Ronald Reagan (1981) y en Suecia con el triunfo de Carl Bildt (1991). Se le puso fin a la “larga noche socialista” (pongámonos cursis en justa venganza), porque el ejemplo de lo que estaba ocurriendo en Chile en el terreno económico era determinante, aunque nos repugnara lo que sucedía en el campo político.

Termino por donde comencé: AMLO y la incertidumbre. Si no rectifica le hará mucho daño a México. Me temo lo peor. Es lo que suele ocurrir.

Carlos Alberto Montaner
@CarlosAMontaner