martes, 4 de junio de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, MARTES 04-06-2019,

THAYS PEÑALVER: AQUÍ TODOS SOMOS NECESARIOS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 19 minutos
Los venezolanos hemos llegado hasta aquí, después de casi veinte años de despropósito Chavista. Se dice fácil pero ese tiempo es considerado como un ciclo histórico, en el que suceden cambios profundos en los países y surgen nuevas generaciones. Marchábamos y poníamos la vida en riesgo diciendo que se estaban robando todo y los chavistas permitían el ataque contra nosotros riendo. Denunciábamos que estaban arrasando con la industria petrolera y se reían más en nuestras caras, indicábamos que estaban arrasando con la producción de alimentos y medicinas e ironizaban o satirizaban tod... más »

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: RAZÓN Y PASIÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 28 minutos
La vida humana se rige por esos dos principios antagónicos y según filósofos de la cultura, las notorias diferencias entre sociedades y períodos históricos tal vez se deban al predominio colectivo de alguna sobre la otra. Entre nosotros estamos viviendo desde hace casi treinta años la edad de la ira, la destrucción, Leviatán. Tanto en la política como en la guerra y en cualquier actividad humana, el choque mal resuelto entre las dos fuerzas desgarra al hombre. Colón tenía la razón renacentista, la fuerte convicción de la redondez de la Tierra, pero no hubiera cambiado el mundo sin ... más »

ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO, DANZA CON LOBOS (CASO ARGENTINA)

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 41 minutos
"Unirse para defender las democracias, para combatir el fascismo. Si hay necesidad de trabajar más, lo haremos porque, de lo contrario, seremos esclavos". Francisco Pérez Leirós El miércoles, por el peso del paro de los gremios del transporte, el país se detuvo una vez más; las fotografías mostraron la escasez de tráfico y la ausencia de personas en los puntos neurálgicos. En la medida de fuerza convergieron la CGT, las dos CTA y los movimientos sociales, con su habitual parafernalia de cortes de calles, quema de neumáticos y hechos aislados de violencia. Implementada a pocos mese... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: EN NORUEGA EL GANADOR FUE…

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 59 minutos
Por enésima vez insistimos, el gran error de la oposición venezolana y de la coalición internacional que adversa al chavismo es que trata democráticamente a quien solo usa la democracia como ardid para perpetuarse en el poder a cualquier precio. Es hora (hace muchísimo rato ya) de asimilar el chavismo es una franquicia del castrismo, pero con los recursos que siempre añoraron los Castro. Las recientes reuniones en Noruega no fueron infértiles, al contrario, hubo un ganador y fue el régimen, veamos: 1) En primer lugar, continúa ganando tiempo, sí algo ha sabido hacer el chavismo es... más »

OMAR ÁVILA: ¿CUÁL ES LA ESTRATEGIA?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La principal estrategia sigue siendo la Unidad, es la única forma en la que podremos derrotar a este régimen como lo hicimos en el año 2015. Cuando Nicolás Maduro habla de ir a elecciones parlamentarias, la respuesta lógica es exigir las elecciones generales, para así legitimarnos a todos los niveles. Con este mismo Consejo Nacional Electoral, Tibisay y compañía, ganamos por paliza en 2015, porque la gran mayoría salimos a votar y las trampas de CNE-PSUV no pudieron con esa avalancha de votos. No creo que sea tan difícil entender eso, ¿o es que en 2015 el régimen no hacía trampa? ... más »

LUIS FUENMAYOR TORO: LAS NEGOCIACIONES DE OSLO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
El gobierno y la oposición de la Asamblea Nacional están por fin en proceso de negociaciones, aunque todavía, declarativamente, Juan Guaidó luzca un tanto ambiguo en sus comentarios al respecto. Le cuesta argumentar y convencer utilizando un discurso distinto del que ha venido expresando desde que se auto juramentó como Presidente de la República. Decir que con delincuentes no se negocia y terminar negociando con ellos debe ser algo duro y difícil de explicar. Y más aún si una parte de sus aliados, los más intransigentes y extremistas como “Vente Venezuela”, están acusándolo de hab... más »

THAYS PEÑALVER: AQUÍ TODOS SOMOS NECESARIOS

Los venezolanos hemos llegado hasta aquí, después de casi veinte años de despropósito Chavista. Se dice fácil pero ese tiempo es considerado como un ciclo histórico, en el que suceden cambios profundos en los países y surgen nuevas generaciones.

Marchábamos y poníamos la vida en riesgo diciendo que se estaban robando todo y los chavistas permitían el ataque contra nosotros riendo. Denunciábamos que estaban arrasando con la industria petrolera y se reían más en nuestras caras, indicábamos que estaban arrasando con la producción de alimentos y medicinas e ironizaban o satirizaban todo lo que decíamos, se burlaban en sus programas de televisión esbozando el “salario mas alto de América Latina” como el logro supremo.

Hoy el chavismo grita a los cuatro vientos que se lo han robado todo, que la industria petrolera esta en la ruina, que no hay alimentos ni medicinas y el salario mas alto de América Latina quedó en la pobreza absoluta, un colombiano o peruano pobre puede comprar 50 kilos de carne y un venezolano 500 gramos de pellejo. Pero el chavista no sale de su casa, prefiere creer el cuento de que son los europeos quienes tienen sus dolaritos bloqueados, porque se los siguen vacilando al ser la misma cifra que se siguen robando. Prefieren no pedir explicaciones por el millón de barriles que siguen vendiendo y que son 25 mil millones de dólares al precio de hoy. Mas que suficiente para que existan medicinas y comida, pero los chavistas siguen sin pedir explicaciones.

Esa es pues la gran diferencia. Nosotros marchábamos, nosotros protestábamos, nuestros miles de jóvenes muertos y presos exigían, pero el chavismo sigue impávido en sus casas, viendo como esos 25 mil millones de dólares se los siguen llevando sin importarles absolutamente nada. Siguen repitiendo que es el imperialismo sin siquiera preguntarse donde están los 16 mil millones de dólares que nos paga el imperio por el petróleo que les vendemos.

El chavismo no saldrá. No protestará jamás, ni pedirá explicaciones. Pero es bueno recordar que nosotros salimos, marchamos, protestamos e incluso muchos lo dieron todo, su vida y su libertad, para tratar de evitar lo que vivimos.

Muchos de los sucesos se han borrado de nuestras memorias, de ahí que no sea cierto que tenemos “memoria corta”, sino que han ocurrido tantos eventos uno detrás del otro, que no nos permiten recordar cuál fue el primero que sacudió a Venezuela y no podemos siquiera priorizarlos por orden de importancia. Yo envidio a quienes tienen en sus cabezas el recuento mes a mes y año por año, el histórico completo de tantos abusos de poder desde el primer día que llegaron para destruir el país y nuestras vidas. Pero en general, el paso del tiempo ha borrado por ejemplo aquel episodio en el que lanzaron la primera granada en la sede del partido Acción Democrática, ese fue el campanazo que dio inicio al peor episodio de odio sistemático en Venezuela y que nos anunciaba que sobrevendría lo peor. Por muchos acontecimientos posteriores ya olvidamos que las sedes de los diarios El Nacional y el Universal eran continuamente asediadas y atacadas, por alertar lo que venía en camino y hoy sufren los chavistas, decenas de emisoras de radios que antes de ser revocadas sus concesiones, recibían la visita de las turbas antecesoras de esos grupos ya tipificados por la Unión Europea como “grupos armados pro gobierno”. A algunas les lanzaron explosivos o incluso las ametrallaron y en breve tiempo la dirigencia política opositora comenzarían a sufrir varios atentados.

Después de casi dos décadas de chavismo en el poder no hay una sede de los partidos Primero Justicia, Voluntad Popular o Acción Democrática que no recibieran el impacto de las balas, disparos o una molotov a lo largo de todo este tiempo. Se nos han olvidado ya, borrados por la bestialidad diaria, los disparos a Henrique Capriles, Julio Borges o a María Corina Machado. También se nos está olvidando que a Marta Colomina en una oportunidad casi la incendian viva en el primer atentado registrado contra un periodista venezolano, ya no recordamos los explosivos en Globovisión, las granadas lanzadas en la sede de Fedecámaras y otras tantas a los sindicatos, ha quedado en el olvido que en el patio de los lideres eclesiásticos también estallaron las bombas así como los ataques a varias iglesias de diferentes religiones.

Ya no recordamos a los cientos de periodistas que recibieron disparos o agresiones ni conocemos el destino de la gran mayoría de exiliados y despedidos, en fin tantos héroes sin capa que han dejado la vida, la libertad y el pellejo en estos duros y largos años para tratar de evitar que pasáramos el hambre de hoy. Se nos están olvidando las balas recibidas en cada manifestación opositora, los proyectiles en los cuerpos de nuestros diputados, las golpizas, varias por cierto a Julio Borges o María Corina Machado en el recinto del Palacio Federal Legislativo. También se desvanecieron de nuestra memoria las golpizas a los diputados Armando Armas, Américo De Grazia y Franco Cassella aquel 5 de julio del año 2017. Las fotografías de estos hechos le darían la vuelta al mundo y desnudarían una realidad que pocos en el planeta querían creer: que Venezuela está secuestrada por un modelo que no acepta paralelismos.

Se nos olvidó la cárcel de Henrique Capriles y su dolor ante semejante injusticia, pero porque al poco tiempo tuvimos que voltear hacia otra injusticia, la de Leopoldo López y el martirio diario al que fue sometido junto a su familia, hasta que llegó un nuevo día y estos dos episodios condenables, fueron sustituidos por los gritos de decenas de nuestros mártires encadenados en las mazmorras. Hemos permitido dejar en el olvido una lucha que se ha convertido en una gesta heroica de nuestro liderazgo opositor en su conjunto. El torbellino diario propiciado desde el alto poder no nos permiten ver el día a día de cientos de hombres y mujeres que lo han dado todo, esa lucha diaria que han librado tratando de enfrentar con las pocas herramientas disponibles esa confrontación diaria contra un Goliat despiadado y sanguinario, contra un salvajismo difícil de creer y entender en estos tiempos modernos y que solo era posible en épocas medievales.

Vivimos hoy en Venezuela horas aciagas y vivimos un momento histórico muy particular, nos enfrentamos a diario a un modelo que no nos da tregua y tenemos que entender para no sucumbir ante la ansiedad y el desespero, que esto no es normal. 

Debemos luchar por recuperar la memoria histórica escrita para recordarnos que lo hemos dado todo sin tregua, hay que hacerlo sin falta porque a veces el desespero por la grave situación actual, que nos lleva de ver morir a un niño o a una mujer de cáncer de mama por no conseguir tratamiento o ver morir una nación entera, es el que dicta el contenido de un Editorial o un twit hiriente e injusto contra algún líder opositor, que ha dado lo que podía dar hasta llegar al máximo de sus posibilidades.

¿Contra qué luchamos? No tengo que describir al régimen, quizás Ud. que ha sido su víctima a lo largo de todos estos años lo describa mucho mejor que yo, porque seguramente me lee desde el exterior y eso significa que ya no tiene su casa o está aquí pero sus hijos no están cerca y hasta quizás no conozca a sus nietos, entonces es precisamente allí, en ese ejercicio diario del régimen contra todos nosotros y de sus certeros ataques que han evolucionado de manera monstruosa, es a lo que sí debemos responder y actuar en consecuencia. ¿Cómo? Volteando hacia el verdadero rival y señalarlo como el único responsable de nuestra tragedia actual.

Hasta ahora hemos sido utilizados y manipulados por una estrategia comunicacional que ha logrado sembrar la duda permanente entre nosotros mismos, sin entender que eso nos divide y atomiza como fuerza opositora. No pocas veces hemos caído en la trampa que emana de un laboratorio de guerra sucia que solo busca causar el desanimo colectivo y lo logra. Y repito que a veces caemos de buena fe, solo porque nuestra ansiedad diaria necesita encontrar a un culpable, cuando en realidad vivimos una situación imposible de resolver por el tamaño del monstruo que estamos enfrentando. Y ese monstruo es muy hábil porque siempre actúa aderezado con ataques certeros que buscan desacreditar precisamente ese esfuerzo colectivo, que para bien o para mal, nos ha traído hasta aquí.

Podemos criticar las fallas de la oposición pero con argumentos, enumerando uno a uno lo que consideramos han sido graves errores cometidos y aportando opciones o una alternativa, pero desacreditarlos, con los mismo adjetivos descalificativos del régimen, eso es otra cosa y sobre todo muy peligrosa. Sumarse a las voces que afirman que nosotros no hemos salido de esto por culpa de una “mala oposición” o una “oposición vendida” nos evidencia lo mal que estamos como sociedad.

Porque la única verdad, es que al régimen no lo mantiene en pie la oposición, el régimen está en pie porque no ha tenido reparo en asesinar a miles, en encerrar a cientos privados ilegítimamente de su libertad, destruir y arrasar con los Poderes públicos y las instituciones a su paso, además apoyado por varios regímenes aún más inhumanos y atroces, capaces de torcer el rumbo de la opinión pública incluso de elecciones en Estados Unidos, Inglaterra o Cataluña. Un régimen que no tiene prejuicio alguno en llevar a su pueblo al limite de la hambruna, un despiadado adversario que ríe (literalmente) de las desventuras de los niños, que mueren por falta de atención médica, medicamentos o desnutrición. Ese sí es el adversario, ese es el que debemos señalar. 

Por eso hoy hago un llamado a detener la locura acusadora que no nos llevará a ninguna parte, los invito a terminar con los ataques bajo la excusa de que no hemos salido de una tiranía por culpa de otros, porque no solo es demencial sino que nos estamos distrayendo del objetivo principal, ese juicio diario no nos permite ver las salidas y sobre todo lo mal que están ellos, cosa que no podemos ver porque estamos ocupados señalando lo mal que estamos nosotros.

 Venezuela le guste a Usted o no necesita a Henrique Capriles, a Leopoldo López y a María Corina Machado, tanto como necesita a Henry Ramos, a Julio Borges o a Manuel Rosales. Entendamos de una vez por todas que no se puede prescindir de ellos y más aún hay que entender que ellos tienen detrás de si a sus partidos con una militancia y a millones de seguidores detrás de ellos. Venezuela necesita a los que se fueron y a los que están, necesita a los millones que no saben que hacer en este momento e incluso a los millones que aún apoyan esto. 

Debemos dejar de tragarnos la mentira de que cuando todo esté destruido, llegaran los virtuosos y los puristas solos a levantar el país con los marcianos. Porque si hay algo que hemos vivido en nuestra historia, es que cuando toda credibilidad se destruye, lo que llega es algo peor de lo que teníamos.

Porque hoy, hago eco de las palabras de Laureano Márquez y las hago mías ¿vale la pena luchar?, mismo pensamiento que deben tener todos los políticos y los formadores de opinión. El que hace una huelga es atacado tanto como el que hace un documental, el que se fue y el que queda todos son atacados con vehemencia.

Piénselo bien (antes de atacarme o asegurar que la MUD me ha pagado por decir esto, porque así de sensibles nos tiene esta situación) ya que a veces se aplaude la destrucción de alguien sin entender que cuando no esté Leopoldo López irán por Capriles y luego por María Corina, cuando ella no esté porque la habrán quitado del camino, irán por el siguiente y así, de tanto aplaudir verá como llegaron por Usted y cuando le pateen su puerta hombres vestido de negro con armas largas, créame, ya no aplaudirá. 

Thays Peñalver
@thayspenalver 

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: RAZÓN Y PASIÓN

La vida humana se rige por esos dos principios antagónicos y según filósofos de la cultura, las notorias diferencias entre sociedades y períodos históricos tal vez se deban al predominio colectivo de alguna sobre la otra. Entre nosotros estamos viviendo desde hace casi treinta años la edad de la ira, la destrucción, Leviatán. Tanto en la política como en la guerra y en cualquier actividad humana, el choque mal resuelto entre las dos fuerzas desgarra al hombre. Colón tenía la razón renacentista, la fuerte convicción de la redondez de la Tierra, pero no hubiera cambiado el mundo sin el fuego interior que lo hizo salir de la comodidad a retar su destino. 

Así forcejeó años por hacer posible su alocada expedición, para luego embestirle al infinito mare tenebrosum. Sin pasión habría sido como miles de navegantes innominados que también sabían lo que él. Sócrates no habría inventado el conocimiento sin tentar a la muerte. Nada importante se logra sin voluntad, en una batalla que se da primero en el corazón y señala el destino de cada uno, aunque la cultura y las instituciones fuerzan a controlarla en beneficio de la razón, por lo menos en el dominio público. En el fuero interno la lucha es tan feroz que puede llevar al nirvana o a la destrucción.

Homero las encarna en dos personajes eternos. Aquiles, la violencia, “que soltó chorros de sangre negra”, incapaz de soportar la contradicción, esclavo de la soberbia, aplastante e inderrotable, salvo por su única fragilidad. El talón que simboliza su debilidad por dos seres, Criseida y Patroclo, su extraña pasión bipolar. Por él se dirige a la muerte y por ella muere. Aquiles un semidiós, cae a los veintinueve años. La otra es Ulises, el estratego, que a diferencia vive hasta muy anciano, un extraordinario coraje embridado por la razón, no para aplastarlo sino para triunfar. El valor no lo domina sino él domina su valor. 

Simpatía por el diablo

No va perderse el canto de las sirenas seductoras y asesinas, pero se hace amarrar al mástil para no sucumbir a ellas. Es por ese equilibrio que logra conducir la guerra y ganarla, retornar a Itaca en la terrible Odisea y, casi perdidas sus propiedades y Penélope, utiliza la inteligencia para recuperarlo todo. Según documento confidencial del gobierno americano una intervención en Venezuela costaría miles de muertes, años de presencia militar, decenas de millones de dólares y no se sabe qué quedaría después de lo que fue un país. 

El otro Moloch conduce a ahorcar la ciudadanía por hambre. Claro que la destrucción se debe al modelo socialista como en todas partes donde se aplicó, pero las sanciones operan como si a un presidiario enfermo, hambriento y debilitado, lo ponen a correr media maratón en vez de hospitalizarlo. ¿Existe algo o alguien con quien Ud. no hablaría para evitar que su país se destruya? “¡No se puede negociar con delincuentes!”, vociferan almas cándidas que piden guerra sin saber lo que dicen y a quienes nunca les secuestraron un familiar. Hablar hasta con el diablo si fuera necesario, y Fausto incluso pactó con él. 

Pero por fin se enciende un bombillo con la reunión en Oslo, cosa que hay agradecer profundamente al gobierno Noruego. Que parlamenten, se vean, se sienten juntos civilizadamente, que hagan uso de todas las triquiñuelas y astucias odiseas, pero que lleguen en algún momento a un acuerdo, y aunque este encuentro no ofreció mucho, sirvió para que trastabillara el odio por las soluciones pacíficas en los gruppies y fans. Estimula ver en las redes a los mismos que excomulgaban la posibilidad de dialogar, comenzar su camino de Damasco. 

Tripa vacía vs. fusil

Así es posible que aprendamos a no dejar escapar la palabra definitiva, a no pisar el terreno del letrero que dice “quien llegue hasta aquí, pierda toda esperanza”. A no incinerar los recursos de la razón, paz, elecciones, negociaciones, convivencia, tolerancia, ante los pies de dioses de la pasión desenfrenada, Moloch que se apaciguan con la sangre y el olor a grasa quemada de los sacrificios bárbaros. Cuando eliminamos o desacreditamos los instrumentos de la política civilizada, la sociedad se queda inerme, cede la capacidad de decidir a los fusiles de los que carecemos o a fuerzas exógenas que disponen de nosotros. 

De las peores secuelas de abandonar las vías democráticas y electorales, es que perdimos la melena y el poder, y pasamos a ser cachorros en manos de otros. Citaba el dramaturgo José Tomás Angola una frase clásica: “para cualquier perro su amo es Dios. Por eso muchos hombres prefieren los perros a otros humanos”. Los conductores que hicieron historia, para bien o para mal, se cuidaron de dejar abiertas puertas para la oportunidad. Nixon negoció y pactó con Mao Zedong, Bolívar con Morillo, los norteamericanos con los vietnamitas. 

El diálogo de Oslo está atrapado entre dos mantras de hierro, que confiamos puedan derretirse: Maduro no se va y cese de la usurpación. Si hay una posibilidad de cambio real, las elecciones supervisadas por el mundo entero debían darse con garantías para ambos bandos. Cambio del CNE, un reclamo masivo, y mecanismos y transicionales en manos que hagan institucionalmente imposibles las venganzas con o sin Maduro en el cargo. Pero llevamos casi tres décadas de tochadas irracionales… 

Carlos Raúl Hernández
@CarlosRaulHer

ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO, DANZA CON LOBOS (CASO ARGENTINA)

"Unirse para defender las democracias, para combatir el fascismo. Si hay  necesidad de trabajar más, lo haremos porque, de lo contrario, seremos esclavos". Francisco Pérez Leirós

El miércoles, por el peso del paro de los gremios del transporte, el país se detuvo una vez más; las fotografías mostraron la escasez de tráfico y la ausencia de personas en los puntos neurálgicos. En la medida de fuerza convergieron la CGT, las dos CTA y los movimientos sociales, con su habitual parafernalia de cortes de calles, quema de neumáticos y hechos aislados de violencia. Implementada a pocos meses de las elecciones presidenciales, resulta obvio que, más allá de las verdaderas dificultades que trae aparejada la recesión, la huelga general tuvo motivaciones claramente políticas, y dejó algunas lecciones que vale la pena repasar.

La primera de ellas, por cierto, debería ser aprendida de una vez por todas por el Gobierno, que cede con demasiada facilidad a la presión para la obtención de recursos públicos; a esta altura, ya debiera saber que al peronismo hay que cobrarle al contado, y pagarle en cuotas. Sin embargo, abrió recientemente la bolsa para entregarle millonarias sumas para las obras sociales sindicales, la gran caja personal de los eternos caciques, pero éstos siguieron adelante con la protesta, descaradamente aliados al kirchnerismo insurreccional. 

Y lo mismo sucede todos los días con los titulados líderes sociales que, utilizando mano de obra prácticamente esclava, atormentan con sus piquetes y acampes varios; su máximo exponente es Juan Grabois que, cabeza de la CTEP y asesor del Papa Francisco, es escolta permanente de Cristina Elisabet Fernández cada vez que ésta concurre a Comodoro Py para ser indagada o juzgada por sus innumerables delitos. 

El dato que explica la combatividad de los camioneros es el peligro que corren Hugo y Pablo Moyano de ir presos por las estafas cometidas en el Club Atlético Independiente y por su manifiesta complicidad con las criminales barras bravas del fútbol. Tanta es la preocupación que embarga al jefe del clan que, en busca de la misma impunidad que ansía la ex Presidente, no duda en aliarse con ella luego de insultarla por años. 

Como siempre, la danza con los lobos de la política menuda no permite a la sociedad tomar conciencia de la verdadera dimensión de la catástrofe que significaron los doce años durante los cuales ambos Kirchner gobernaron. Amén de las malas noticias relacionadas con la expropiación de YPF, que nos costarán otros US$ 5.000 mil millones, esta semana el país perdió un juicio en el CIADI -US$ 350 millones- por la re-estatización de Aerolíneas Argentinas, entregada a La Cámpora como botín; ambos procesos fueron conducidos por el ex Ministro de Economía, el recientemente designado a dedo candidato Axel Kiciloff 

Después del anuncio de la fórmula Fernández², por ahora sólo un amague, y el fin del debate acerca de la candidatura presidencial de Mauricio Macri (la pretensión de algunos de reemplazarlo por María Eugenia Vidal equivalía al suicidio de Cambiemos que, en otras manos, perdería la vital Provincia de Buenos Aires y, con ella, la Nación), el baile de los presuntos candidatos continúa. 

Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey y Miguel Angel Pichetto parecen personajes de Luigi Pirandello en busca de quien encabece al "peronismo racional"; Sergio Massa sigue dando sus habituales vueltas sobre sí mismo sin encontrar un palenque donde rascarse, ya que su última pirueta lo llevaría a disputar, y perder, una PASO con Alberto Fernández; y Roberto Lavagna se disfraza de vestal para ser ungido por un inexistente consenso. Y José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión se presentan como alternativas a Cambiemos para exigir a la coalición gobernante, con su nueva presencia en el Congreso, cumplir los compromisos electorales. 

Salvo al Gobierno, que ha mejorado sensiblemente su comunicación y busca la continuidad de su proyecto, a nadie se le ha caído una idea acerca de cómo salir del pantano; las convenciones del radicalismo y de los renovadores no han servido absolutamente para nada, como no sea dejar al descubierto la vocación por aumentar su participación en canonjías y cargos bancados con dineros públicos. 

El ciudadano de a pie, mayoritariamente indeciso, se asoma al abismo. Nada hace presumir, a escasos días del inicio legal de la contienda electoral, que pueda disiparse la opción de hierro: Mauricio Macri o Cristina Fernández, es decir, la innegable libertad que gozamos o el fascismo violento del populismo saqueador. 

El mundo entero nos mira, una vez más, con asombro: no puede creer que la viuda, que carga sobre sus espaldas con once procesamientos y cinco prisiones preventivas firmes por la enorme corrupción de su gobierno y el encubrimiento del terrorismo islámico, varias muertes dudosas y alianzas perversas con los regímenes totalitarios de Venezuela, Rusia, Cuba e Irán, aún tenga la posibilidad de volver a conducir la Argentina pues, si lo lograra sería el definitivo final de un país tan autodestructivo y suicida.

Enrique Guillermo Avogadro
@egavogadro

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: EN NORUEGA EL GANADOR FUE…

Por enésima vez insistimos, el gran error de la oposición venezolana y de la coalición internacional que adversa al chavismo es que trata democráticamente a quien solo usa la democracia como ardid para perpetuarse en el poder a cualquier precio. Es hora (hace muchísimo rato ya) de asimilar el chavismo es una franquicia del castrismo, pero con los recursos que siempre añoraron los Castro.

Las recientes reuniones en Noruega no fueron infértiles, al contrario, hubo un ganador y fue el régimen, veamos:

1) En primer lugar, continúa ganando tiempo, sí algo ha sabido hacer el chavismo es enfriar sus momentos de crisis a través de presuntos diálogos donde sus adversarios ni siquiera son escuchados, van a una procesión donde únicamente deben escuchar las demandas del régimen sin derecho a chistar ni una coma. El régimen ignora todo petitorio opositor, manipula y tergiversa a su conveniencia todo lo que pueda servirle.

2) El chavismo recibe trato democrático, aunque ha hecho de la democracia un ardid para preservar el poder a todo precio. Surge una pregunta ensimismada ¿Cómo un régimen que todo lo que tiene es ilegal, ilegítimo y a la fuerza puede imponer condiciones? Sencillamente, es inaceptable el trato afable que recibe por parte de quienes pisotea a placer, sin mencionar todo el daño generado al pueblo venezolano. No hay nada más que probar; delitos electorales, crímenes de lesa humanidad, corrupción globalizada y un sinfín de crímenes más dentro y fuera de nuestras fronteras dan cuenta de un régimen que solo se debe combatir con la misma fuerza que él profesa, no reuniones cordiales en países paradisíacos.

3) El presunto diálogo noruego también logró crear fisuras en la amplia base opositora, Maduro y sus cofrades han sabido sacarle punta a través del hegemónico control informativo y comunicacional, insinúan negociaciones, camaradería, acuerdos furtivos entre las partes a espalda de un pueblo desesperado que clama soluciones inmediatas.

De este modo, Noruega pasa ser otro error histórico en la lucha contra el castrismo venezolano, solo queda esperar que la política invisible, la de las estrategias y las alianzas, lleven un rumbo más certero por parte de la oposición.

Vale resaltar, el desespero que reina en la mayoría del país hace mella en quien se convirtió en la principal esperanza nacional, Guaidó, sin embargo, ello en nada fortifica al régimen, al contrario, agudiza una crisis arraigada en el desastre económico, en los servicios públicos moribundos por corrupción y negligencia, compromete mucho más una olla de presión remendada que cuenta los minutos para estallar.

Dialogar con el régimen o acudir a la trampa electoral con la (des)institucionalidad vigente no sería un error, sería una irrefutable prueba que detrás de esos acercamientos hay negociaciones que venden y entregan a todo un pueblo. Se requiere mayor presión social, mayor firmeza en los líderes opositores y un acompañamiento internacional redoblado. Nada distinto a ello devolverá la paz, la democracia y la constitucionalidad a nuestra ultrajada Venezuela. 

Leandro Rodríguez Linárez
@leandrotango

OMAR ÁVILA: ¿CUÁL ES LA ESTRATEGIA?

La principal estrategia sigue siendo la Unidad, es la única forma en la que podremos derrotar a este régimen como lo hicimos en el año 2015.

Cuando Nicolás Maduro habla de ir a elecciones parlamentarias, la respuesta lógica es exigir las elecciones generales, para así legitimarnos a todos los niveles.

Con este mismo Consejo Nacional Electoral, Tibisay y compañía, ganamos por paliza en 2015, porque  la gran mayoría salimos a votar y las trampas de CNE-PSUV no pudieron con esa avalancha de votos. No creo que sea tan difícil entender eso, ¿o es que en 2015 el régimen no hacía trampa?

Sobre el 20M solo debo decir, que ya basta de mirar atrás, hay que ver y proponer cómo salimos adelante.

Solo que si la mayoría que se abstuvo hace un año hoy estuviera cohesionada frente a una propuesta, tal vez habría valido la pena.

Desde Unidad Visión Venezuela estamos convencido de que deberíamos aumentar la apuesta de Maduro, exigiendo la liberación de los presos políticos, la legalización de los partidos, la designación de un nuevo ente electoral, una observación internacional calificada durante todo el proceso y la realización de elecciones generales.

Es decir, enfocarnos todos en un cambio de CNE que otorgue garantías electorales mundialmente aceptadas, con observadores internacionales válidos e imparciales con el fin de recuperará el voto como instrumento de cambio. ¿O es que el objetivo final de la estrategia planteada no es por lograr elecciones libres?

En pocas palabras -a nuestro juicio- si todos empujamos para que hayan elecciones con nuevas autoridades, legalización de los partidos, y eliminación de puntos coercitivos tendremos éxito, pero si seguimos con: primero salir del gobierno, y luego elecciones, el juego seguirá trancado.

Nuestra lucha democrática pasa por liberarnos en la oposición de una minoría extremista que la usurpa. Me refiero -para que no haya dudas- a la que nos llevó al abismo del 30-A.

Las conversaciones siguen siendo fallidas porque los negociadores opositores continúan en la actitud del todo o nada, exige como pre-condición la salida de Maduro. Nosotros sostenemos que esa estrategia es un error. Aún con Nicolás en el ejercicio de la presidencia, podemos avanzar en otros temas.

Cordura y sensatez es lo necesario ahora, ya que nuestra Venezuela está en riesgo de perder toda una generación.

No podemos permitir que sigan muriendo niños esperando por decisiones políticas. Por ello hay que sacar del país a los menores que están esperando un trasplante, aquí se van a morir todos, desde la AN y con el presidente Juan Guaidó a la cabeza podemos ayudar a buscar apoyo internacional para eso.

A propósito de las reuniones en Oslo, una buena señal sería que se pudiera lograr un acuerdo inmediato para trasladar a los niños que necesitan un trasplante de médula para sobrevivir. Este sería sin lugar a duda una acción concreta que le devolvería a la mayoría de los venezolanos la confianza perdida en ambos sectores.

En un país en el que abundaban las riquezas, no se le puede seguir achacando a las sanciones el deterioro de las instituciones que venimos viviendo hace años. Es hora de que los que tienen el poder, comiencen a enfocarse en la gente. ¿No podemos llegar a un acuerdo mínimo para evitar que sigan las tragedias?

Salir de Maduro con unas elecciones limpias, manejadas por un nuevo CNE, con observación internacional calificada, con condiciones electorales justas, sin inhabilitados políticos, es poner fin a la “usurpación”. Así lo hacemos los ciudadanos, no son las armas nuestras herramientas.

En fin, urge llegar a un punto intermedio entre el "vete ya" y "la revolución llegó para quedarse", y esto ratificamos desde Unidad Visión Venezuela, es mediante un proceso electoral competitivo, transparente y certificado por agentes internacionales de reconocida trayectoria en temas electorales. Así el pueblo será el que decida quién se va y quién se queda. 

Omar A. Ávila H.
@OmarAvilaVzla

LUIS FUENMAYOR TORO: LAS NEGOCIACIONES DE OSLO

El gobierno y la oposición de la Asamblea Nacional están por fin en proceso de negociaciones, aunque todavía, declarativamente, Juan Guaidó luzca un tanto ambiguo en sus comentarios al respecto. Le cuesta argumentar y convencer utilizando un discurso distinto del que ha venido expresando desde que se auto juramentó como Presidente de la República. Decir que con delincuentes no se negocia y terminar negociando con ellos debe ser algo duro y difícil de explicar. Y más aún si una parte de sus aliados, los más intransigentes y extremistas como “Vente Venezuela”, están acusándolo de haber desviado el rumbo que traía. Las decisiones en política generalmente tienen un costo, pues hay gente que no las acepta por más sensatas que parezcan.  

Ha recurrido entonces a decir que lo que plantearon como conversaciones en Noruega fue su conocida hoja de ruta: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. En esto siguen las directrices estadounidenses expresadas claramente por el vicepresidente Pence, quien ha dicho que lo único que hay que negociar en Oslo es cómo se produce la salida de Maduro en forma inmediata. Es decir, si lo matan o le permiten vivir, si lo van a apresar en Venezuela o en EEUU, si van a acceder a que se exilie en algún país o si lo dejarán libre y viajar donde quiera. Esta opinión hay que tenerla muy en cuenta ya que es la opinión de quienes le dieron la bendición a Guaidó como Presidente y que constituyen su apoyo fundamental y la razón de que esté libre todavía.  

Las conversaciones repiten el mismo patrón de las realizadas previamente: marginan a la oposición democrática, la que no busca salidas violentas, la que defiende la Constitución, la que cree en la vía electoral y la que no está tutelada por gobiernos extranjeros. No creo que este hecho constituya un error ni del gobierno ni de la oposición tutelada desde el exterior, que si fuera tan plural, democrática y participativa como dice ha debido incorporar a aquel sector opositor. Lo extraño es que el gobierno no haya pedido su incorporación, si es, como muchos extremistas calumniadores dicen, una oposición colaboracionista con el régimen de Maduro. Pienso que a éste, contrario a lo que cierta lógica diría, le conviene discutir con quienes ha venido rivalizando y negociando desde hace 20 años. Los conoce muy bien, los puede comprar y hasta ahora le han permitido 20 años de gobierno. 

Discutir con los dirigentes de la oposición democrática le es mucho más difícil al gobierno. No los conoce como a los otros, son más heterogéneos ideológica y políticamente, en buena parte tienen al bienestar de la nación como su preocupación principal, incluyen a quienes gobernaron con Chávez mucho tiempo y, sin meter las manos en el fuego por todos, no son sujetos con los que hayan tenido negocios en el pasado y por tanto más respetables desde el punto de vista de su honestidad, lo que los hace más difícilmente comprables.       

Visto así el escenario, pareciera que no hay mucho espacio para negociar algo distinto en Noruega a la salida de Maduro ya, lo que significaría que las negociaciones terminarían en fracaso y pronto, a menos que el gobierno se rinda, lo cual no parece probable de acuerdo al discurso que mantiene. Pero uno no sabe cómo están las cosas a lo interno. La otra posibilidad es que discutan inicialmente en torno a la necesidad de garantizar que las elecciones futuras sean procesos totalmente equitativos, transparentes y libres, sin influencias ajenas a su esencia. Esto significaría acordar un nuevo CNE independiente como poder, reconocido por todos (El escenario más deseable. Runrun.es 23-3-2019, https://t.co/naGz4oFn6h y La Razón, cuerpo A, 24-3-2019, Caracas), que asuma de forma inmediata la tarea de recomponer el sistema electoral desde sus bases mismas: desde el rescate de la proporcionalidad, establecida en el artículo 63 de la Constitución, hasta la integración de los miembros de mesa. 

La proposición reciente del partido Cambiemos puede ayudar mucho  en este sentido, pues establece una ruta constitucional a tal efecto, que acabaría con el desacato de la AN e incorporaría a la misma a los diputados del PSUV. En artículo de hace más de un mes señalé, como ideas generales (La necesaria negociación. Continuidad y Cambio, año 8, Nº 117, pp 2-4, abril 2019, https://t.co/p1ViXFrZaS; Runrun.es 16-4-2019, https://t.co/3AVIa9Ylnr y La Razón, cuerpo A, 28-4-2019, Caracas) acciones que hoy me alegra ver concretadas en la propuesta de Cambiemos, sin que sean el origen de la misma, documento completamente elaborado y estructurado, totalmente apegado a la Constitución, que resolvería el impase actual en función de los intereses de la nación venezolana.

Si aún queda algo de patriotismo en los negociadores de Oslo o en quienes aparezcan más adelante, esta propuesta sería una salida nacional excelente y sin vencedores ni vencidos, excepto por Venezuela que saldría triunfante.  

Luis Fuenmayor Toro
@LFuenmayorToro