viernes, 20 de marzo de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, VIERNES 20/03/2020

INDIRA URBANEJA: VENEZUELA BAJO PANDEMIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 15 minutos
La crisis del coronavirus no será el fin de la humanidad, en todo caso será el inicio de una era en la que los ciudadanos del mundo estamos comprometidos a volvernos más humanos, más coherentes y responsables. Se habla de epidemia cuando una enfermedad se propaga activamente en un área geográfica concreta, en cambio una pandemia es cuando se afecta a más de un continente. En este sentido, no dejo de reflexionar sobre cómo pudimos pasar de una epidemia en China, a una pandemia que, hasta ahora, cobra la vida de más de 7.865 personas en el mundo, según datos de la Universidad Johns H... más »

MARÍA ALEJANDRA DÍAZ MARÍN: TERRIBLE IMPOSTURA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 19 minutos
Desde 1095 la banca acumuló dinero a costa de la hambruna y muerte de millones de seres humanos. En 1315, la banca veneciana -manejaba el crédito papal- se apropió de tierras y bienes mediante hostilidades, préstamos, intereses e impuestos agrícolas y comerciales terminando en manos del Papado. Afectaron cosechas, controlaron la producción de alimentos, generaron hambre y muertes, reduciendo la población. En 1320, la nobleza veneciana: Astirsiena, Franchecci, Scali, Peruggi, Buonacuorsi, viéndose a punto de la quiebra, en medio de la peste negra, cambiaron la economía, modificando ... más »

TAMARA SUJU: LA VENEZUELA DE LOS CASTRO Y DE DÍAZ-CANEL

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 24 minutos
El régimen de Maduro anunció el pasado lunes la llegada de una “brigada de médicos cubanos especializados en situaciones de desastres y graves epidemias”, que ayudaría a combatir el coronavirus adiestrando a su personal (el cubano instalado en Venezuela) y a los “colegas venezolanos”. En resumen, se unen al ejército invasor que ya posee el castrocomunismo en nuestro país, en labores de inteligencia, represión, adoctrinamiento y control social. Sin duda, aunque la gente en Cuba no tenga acceso a los mismos centros hospitalarios que el régimen ofrece para extranjeros, y tampoco teng... más »

CARLOS BLANCO: LA NUEVA CIUDAD

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 27 minutos
1.- Las medidas tomadas para prevenir la expansión del coronavirus han destruido la polis, la ciudad, el territorio de la política. Al menos por un tiempo y en todas partes. Esta especie de suspensión de la política sea que convenga o no al poder existente según países y regiones, es producto del cierre de la calle, del espacio público, del lugar de la comunicación cara a cara. 2.- La penumbra de la ciudad es la penumbra de la política. Obsérvese que de una forma perversa y aparente “cesan los partidos y se consolida la unión”; no ganan los gobiernos como facciones sino en tanto co... más »

TRINO MÁRQUEZ: EL COVID-19: LOS MISTERIOS DE LA NATURALEZA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 34 minutos
Yuval Noah Harari, el célebre escritor de Sapiens: De animales a dioses y de Homo Deus: Breve historia del futuro, dos libros de imprescindible lectura, dice en este último texto que las epidemias y todas las pestilencias que azotaron y diezmaron a la humanidad, son cosas del pasado. Pertenecen a esa etapa en la cual el conocimiento científico no había alcanzado las cotas de desarrollo actual, ni se sabía cómo se estructura el genoma humano. Ahora el Hombre se ha entronizado sobre la Naturaleza. A Harari le pasó algo similar a lo ocurrido con Francis Fukuyama cuando, después de de... más »

DOMINGO ALBERTO RANGEL: Y LLEGÓ

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 41 minutos
Tanto recordar al lobo… que finalmente llega con una tendencia a volcar al mundo en un nuevo Medioevo. El coronavirus llevaba tiempo pululando entre nosotros… tanto que desde hace décadas en el primer mercado del mundo… se venden productos de limpieza que mencionan en sus etiquetas a este intruso. El actual virus es mutación y a mi entender ha servido como el mono de la baraja española… para que cada quien lo aproveche: En Europa reportan que las mascarillas protectoras subieron de 1 euro a 4 apenas cundió el pánico que aún siendo comprensible… es inducido. Lo aprovechan en primer... más »

INDIRA URBANEJA: VENEZUELA BAJO PANDEMIA

La crisis del coronavirus no será el fin de la humanidad, en todo caso será el inicio de una era en la que los ciudadanos del mundo estamos comprometidos a volvernos más humanos, más coherentes y responsables.

Se habla de epidemia cuando una enfermedad se propaga activamente en un área geográfica concreta, en cambio una pandemia es cuando se afecta a más de un continente. En este sentido, no dejo de reflexionar sobre cómo pudimos pasar de una epidemia en China, a una pandemia que, hasta ahora, cobra la vida de más de 7.865 personas en el mundo, según datos de la Universidad Johns Hopkins; ¿qué nos pasó?, ¿por qué no se tomó la precaución de cerrar las entradas y salidas a tiempo?

Como sea, el mal está hecho. Los líderes del mundo, la OMS y la comunidad internacional en su conjunto, después de que superemos esta etapa, tendrán mucho para discutir y bastante que explicar.

Posando nuestra mirada en Venezuela, sabemos que el covid-19 viene a ser el desencadenante de una escalada mayor en la crisis de un país que ya venía caotizado por la pérdida de la institucionalidad; con serios problemas de abastecimiento de combustible; colapso de los principales servicios públicos como agua y luz; con el aparato productivo destruido, por lo que importamos 70% de lo que consumimos. Ahora imaginen si a este panorama le anexamos un sistema de salud que cuenta, a lo mucho, con 100 camas de terapia intensiva; la caída del precio del petróleo; el aislamiento internacional (tanto por las sanciones como por el cierre de fronteras); y la cuarentena interna.

En este contexto, el mayor reto al que nos enfrentamos es el de controlar la propagación del virus, pero tenemos un reto muchísimo más grande: pensar en cómo contener el desespero de los venezolanos; un hecho que puede acercarnos a un posible estallido social si tomamos en cuenta que 80% de nuestra gente vive y come al día, perdió su poder adquisitivo y le es imposible contar con una alacena de abastecimientos para quedarse en casa sin producir.

Vamos más allá, qué sucederá cuando los inventarios se agoten, cuando no podamos transportar lo que escasamente se produce; el covid-19 llegó en nuestro momento más difícil como país y como sociedad.

La pérdida de la credibilidad en las instituciones y quienes las dirigen es algo que también nos afecta emocional y psicológicamente como ciudadanos, ya que aumenta la ansiedad y la incertidumbre de lo que se vive al no tener la certeza de que las medidas tomadas son las más idóneas o que las cifras de casos positivos son correctas.

He leído opiniones de periodistas y líderes políticos, afirmando que Maduro exagera con las medidas tomadas porque está encubriendo la crisis real devenida de la falta de combustible, agua y luz; mas aún, llegué a escuchar un audio que corrió por Whatsapp de una supuesta doctora que aseguraba que era totalmente falso que en Venezuela hubiese casos confirmados de covid-19 y que todo era un montaje “del régimen” para sacar filo político.

En lo personal creo que cualquier medida, por extrema que parezca, si se dicta en función de frenar la cadena de contagio, siempre que se genere en el marco del respeto a la ley y los derechos humanos, debe ser apoyada, más aún en Venezuela, donde una escalada tipo Italia o España arrasaría por completo con nuestro país debido a las limitantes que ya conocemos.

No es momento de jugar al caos, esto solo perjudica a nuestra gente, y más aun, a los más pobres. De ninguna forma planteo que nos apartemos de la lucha o darles de alta a los responsables de nuestra tragedia mayor, pero sí es conveniente hacer una tregua para poder resistir los embates de esta pandemia y sus efectos posteriores.

Políticamente hablando, hasta ahora, la narrativa Maduro lleva la delantera pues es quien tiene el ejercicio efectivo del poder. Por su parte, Juan Guaidó intenta tomar algunas medidas y hablar con el mundo, pero sin mayor impacto en lo interno; en el medio están los venezolanos, esperando que los políticos puedan apartar sus diferencias y ponerse de acuerdo por el bien del país; ojalá que no se repita lo sucedido con el crédito gestionado ante la CAF para resolver el grave problema eléctrico que mantiene sin luz a los zulianos, el cual no pudo materializarse por la rivalidad y el desencuentro de las partes.

Tenemos que entender que, si antes debíamos entendernos, ahora es una obligación, sobre todo si pensamos en los efectos colaterales del covid-19 en materia económica, los cuales son previsiblemente devastadores.

Es momento de la sindéresis, de dejar de lado los proyectos personalistas y la pugna política para buscar puentes de entendimiento. Venezuela requiere no solo una comisión para atender la pandemia, es urgente la formación de un equipo multidisciplinario que tenga la capacidad de diseñar propuestas para abordar la recesión económica mundial que traerá la agudización de nuestra crisis a niveles impensables.

Si todo sale bien, esta tragedia puede convertirse en el punto de encuentro que genere la posibilidad de avanzar en la construcción de un gran acuerdo nacional de entendimiento, con la participación de todos los sectores y las diferentes fuerzas políticas, siendo el objetivo estabilizar el país para luego avanzar a un proceso electoral con las garantías de ley.

Indira Urbaneja 
@indiurbaneja
@ElNacionalWeb  

MARÍA ALEJANDRA DÍAZ MARÍN: TERRIBLE IMPOSTURA

Desde 1095 la banca acumuló dinero a costa de la hambruna y muerte de millones de seres humanos. En 1315, la banca veneciana -manejaba el crédito papal- se apropió de tierras y bienes mediante hostilidades, préstamos, intereses e impuestos agrícolas y comerciales terminando en manos del Papado. Afectaron cosechas, controlaron la producción de alimentos, generaron hambre y muertes, reduciendo la población.

En 1320, la nobleza veneciana: Astirsiena, Franchecci, Scali, Peruggi, Buonacuorsi, viéndose a punto de la quiebra, en medio de la peste negra, cambiaron la economía, modificando el patrón monetario.

Cada 100 años usan la misma coartada: ya no armas convencionales sino con bioterrorismo para, en medio del pánico mundial inducido desde la globalización mediática, implantar el nuevo orden mundial anhelado.

Aplican armas blandas que destruyen el tejido social: Sociecidio Infowar impuesta por la comunicación instantánea en la que el arma social de destrucción masiva es estratégicamente superior al arma de destrucción masiva (Virilio).

Peste negra ayer, caída de las Torres gemelas, coronavirus hoy como impostura y táctica de eutanasia y darwinismo social. Máquina de guerra contra la humanidad, usando el criterio fraudulento de la ciencia y la protección de los derechos humanos, matan lo humano. Encubren la agenda del FMI, quien se queja de la longevidad de nuestros ancianos, casualmente los mayores afectados por la pandemia.

Es la “gobernanza mundial” aplicando vía atención humanitaria y sanitaria global su agenda. Apostemos a nuestra ciencia y nuestros científicos: examinemos exhaustivamente todo: medicinas y vacunas, incluyamos alternativas desde la bionanotecnología nacional, uso de alcaloides y nanopartículas de plantas autóctonas y dispositivos de multifrecuencias para afectar la genética de este virus.

Nuestra Fanb, garantes de la soberanía, deben evitar que minorías impongan desde el poder global ficciones sanitarias y capturen a la mayoría cuantitativa, robándole su potencia. Velar por el bien común. Juntos somos poder y potencia, pero conscientes de serlo. Desde nuestra inmanencia y necesidades, desarrollemos nuestras propias políticas de supervivencia y sobrevivencia de la comunidad, conectada y comunicada.

María Alejandra Díaz Marín
mariaalejandradiazredessociales@gmail.com.
@MariaesPueblo
@UNoticias
Constituyente

TAMARA SUJU: LA VENEZUELA DE LOS CASTRO Y DE DÍAZ-CANEL

El régimen de Maduro anunció el pasado lunes la llegada de una “brigada de médicos cubanos especializados en situaciones de desastres y graves epidemias”, que ayudaría a combatir el coronavirus adiestrando a su personal (el cubano instalado en Venezuela) y a los “colegas venezolanos”.  En resumen, se unen al ejército invasor que ya posee el castrocomunismo en nuestro país, en labores de inteligencia, represión, adoctrinamiento y control social.

Sin duda, aunque la gente en Cuba no tenga acceso a los mismos centros hospitalarios que el régimen ofrece para extranjeros, y tampoco tenga asegurada una dieta balanceada, medicinas o productos de aseo personal, este grupo de “expertos” designados por la dictadura cubana justifican, como los demás que ya están en el territorio, las cuotas que la tiranía paga a la Revolución cubana para que siga existiendo.

Mucho se ha escrito sobre la infiltración del régimen cubano en Venezuela, y su injerencia y participación directa en instituciones y organismos del Estado, pero poco se habla del adiestramiento y formación en inteligencia y represión, que realizan a civiles y militares venezolanos dentro y fuera de nuestras fronteras, y cómo esto ha influido en la ejecución de crímenes de lesa humanidad.

A mis manos llegó el pensum de estudio de la Escuela de Operaciones Psicológicas que se encuentra ubicada cerca de la Escuela de Guerra en Fuerte Tiuna, donde se imparte un curso dividido en 3 módulos con duración de un año y dos meses, para oficiales de la FAN, tropa en grado de sargentos y oficiales de inteligencia. El objetivo es que aprendan a manipular a las personas a través de la propaganda política, terapias de choque, manipulación y adiestramiento en comunicaciones.  Durante 7 de los 14 meses que dura este adiestramiento, los “alumnos” son formados por oficiales cubanos e iraníes, recibiendo el enfoque desde estas dos perspectivas y cómo deben aplicarlo a la población civil.

También se imparten cursos en todo el país de lo que denominan «Terapia de choque» a oficiales que son entrenados en técnicas de torturas físicas y psicológicas. Estos cursos son dictados tanto en Venezuela como en Cuba, a civiles y militares que están formando en  inteligencia, miembros de colectivos, oficiales de la FAN, del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y de la División General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

También la inteligencia cubana realiza comisiones mixtas cada 3 meses con oficiales venezolanos en todas las Regiones de Contrainteligencia Militar (RCIM) del país, para monitorear dichas unidades, llevar métodos de espionaje y seguimiento, y sobre todo, continuar con el adoctrinamiento y la siembra de odio a nuestros oficiales en contra de todo aquel que se opone al régimen de Maduro, como mecanismo de control social y territorial.

Los jóvenes del PSUV, la generación de relevo del chavismo encabezada por Nicolás Maduro Guerra (Nicolasito), recibe formación constante en la isla, adonde acude frecuentemente con grupos de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV) y personalmente, junto con Santiago Morón, maneja una estructura de inteligencia paralela, operada desde la Vicepresidencia de la República. Nicolasito ostenta los cargos de director general de delegaciones e instrucciones presidenciales del vicepresidente, jefe del cuerpo de inspectores de la Presidencia de la República y comisionado nacional de ideología de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela.

De esta manera, los cubanos se aseguran una generación fiel, formada por ellos mismos, dispuesta a seguir órdenes para asegurar la continuidad ideológica y represiva en nuestro país. Para los comunistas, el sometimiento de las masas y el control total de la economía puesto al servicio de su estructura represiva es fundamental, y en Venezuela han conseguido las puertas abiertas para poner en práctica su doctrina.

La estructura criminal del chavismo-madurismo, así como aquellos miembros de la FAN que lo permitieron, pasarán a la historia como la vergüenza y traición más grande que haya tenido nuestro país en toda su historia contemporánea. No solo le quitaron a dos generaciones de venezolanos la oportunidad de progresar y vivir en paz, sino que le entregaron la patria a la dictadura más longeva del continente para que los ayudara a permanecer en el poder, acorralando a su gente, persiguiendo, espiando, reprimiendo, torturando y humillando a sus contrarios y provocando el éxodo bíblico de esta época.

La Venezuela de los Castro y de Díaz-Canel, aquella sometida con beneplácito a sus designios, es hoy una minoría incrustada en el poder a fuerza de nuestras riquezas, armas y corrupción. Ambos regímenes dictatoriales deberán enfrentar la justicia de los hombres, y pagar por sus crímenes, tarde o temprano. Esa deberá ser la misión de todos los venezolanos demócratas y decentes que quieren una nueva Venezuela.

Tamara Suju Roa
tamarasuju96@gmail.com
@TAMARA_SUJU
Praga - Chequia

CARLOS BLANCO: LA NUEVA CIUDAD

1.- Las medidas tomadas para prevenir la expansión del coronavirus han destruido la polis, la ciudad, el territorio de la política. Al menos por un tiempo y en todas partes. Esta especie de suspensión de la política sea que convenga o no al poder existente según países y regiones, es producto del cierre de la calle, del espacio público, del lugar de la comunicación cara a cara.

2.- La penumbra de la ciudad es la penumbra de la política. Obsérvese que de una forma perversa y aparente “cesan los partidos y se consolida la unión”; no ganan los gobiernos como facciones sino en tanto conserjes de los países; es decir, los que real o supuestamente tienen en sus manos la manera de paliar o resolver la crisis que conlleva la pandemia.

3.- Ahora, el espacio lo copan los gobiernos con las medidas para contener el tsunami. Mientras suben las cifras de contagiados pocos se ocupan de la calle, de la polis y de la política. Todos nos convertimos en seres humanos asediados por el miedo. La terrible nivelación que produce la peste.

4.- ¿En realidad hay una supresión de la política, carcomida también por el covid-19? Sí, en el sentido dicho más arriba con el cierre del espacio público. Pero en otro y dramático sentido, no. Si la política es forma de ejercicio, disputa y distribución del poder, ahora vemos el poder absoluto en todos los países siendo ejercido sin mayor contestación –tal vez con la excepción de España-. La imagen de policías y ejército increpando al ciudadano que sale de su covacha y amenazándolo si no regresa inmediatamente a la madriguera es este ejercicio crudo del poder. Lo peor es que parece que hay un acuerdo social en que así sea. Distanciamiento social que es pérdida de la sociabilidad.

5.- ¿Puede construirse otra ciudad sobre esta que entra en estado de congelamiento? Sin duda puede y de hecho se construye como una ciudad digital en aquellos países y sectores que disponen de redes para hacerlo. Su alcance en Venezuela es limitado por la destrucción masiva de la cual el país ha sido víctima. Pero, también hay redes inmediatas muy locales que han surgido de la compasión y la solidaridad.

6.- El régimen de Maduro puede prohibir y reprimir; sin embargo, no puede afrontar la pandemia. Quienes pueden hacerlo son los héroes de la ciudadanía, médicos y enfermeros, empresas y gremios que se han mostrado solidarios y cuyo respaldo se hará más necesario a medida que pasen los días.

7.- Para los venezolanos la palabra mágica que ha tenido sentido en la política vuelve a tener valor en el marco de la pandemia: resistir. La resistencia se convierte en el movimiento más allá de esta política que languidece y por tanto se transforma en hiperpolítico porque desafía al poder combinado del virus y del régimen. En Venezuela se han vuelto lo mismo porque no hay cómo aguantar una cuarentena sin comida y sin salud. Se abre la caja de los truenos.

Carlos Blanco
carlos.blanco@comcast.net
@carlosblancog

TRINO MÁRQUEZ: EL COVID-19: LOS MISTERIOS DE LA NATURALEZA

Yuval Noah Harari, el célebre escritor de Sapiens: De animales a dioses y de Homo Deus: Breve historia del futuro, dos libros de imprescindible lectura, dice en este último texto que las epidemias y todas las pestilencias que azotaron y diezmaron a la humanidad, son cosas del pasado. Pertenecen a esa etapa en la cual el conocimiento científico no había alcanzado las cotas de desarrollo actual, ni se sabía cómo se estructura el genoma humano. Ahora el Hombre se ha entronizado sobre la Naturaleza. 

A Harari le pasó algo similar a lo ocurrido con Francis Fukuyama cuando, después de derrumbado el Muro de Berlín y la implosión de la Unión Soviética, predijo que en el mundo entero se extendería la democracia liberal, en el plano político, y la economía de mercado, en el área económica. En relación con lo segundo, su profecía tuvo éxito. Con respecto a la democracia, poco después de finalizada la Guerra Fría los regímenes autoritarios, al igual que las bacterias, mutaron hasta dominar, de nuevo, gran parte del planeta.

Yuval Harari no pudo prever la aparición del Covid-19. En realidad, nadie podía anticipar un hecho tan dramático como inesperado, aunque por allí andan circulando versiones de un grupo de ‘profetas’ que se atribuyen visiones premonitorias que veían ‘clarito’ el surgimiento de una pandemia que haría temblar a la Humanidad. Necedades de supersticiosos delirantes. 

Harari tiene razón en que el impacto sanitario del Covid-19 será menor que el de plagas como la Peste Negra o la Fiebre Española, causantes de millones de muertes en todo el mundo. Sin embargo, el pánico y el efecto que ese virus, hasta ahora desconocido, están provocando en la economía mundial, escapa a todo pronóstico. Las consecuencias en la economía serán devastadoras. Todo 2020 estará signado por la gravitación de ese microorganismo sobre la economía planetaria. Al final, no habrá causado la muerte de millones de seres humanos, como sucedía en el pasado, pero sus secuelas en la esfera productiva, en el comercio, en las finanzas y, en general, en la economía, serán gigantescas.

Otra zona que está siendo estremecida es la social. Las relaciones interpersonales se han visto modificadas. El contacto entre las personas, a la vez se ha estrechado y se ha distanciado. La gente ha tenido que regresar al redil de su espacio más íntimo, la familia nuclear; pero, se ha visto obligada a alejarse de los círculos de parientes y amigos que antes frecuentaba. Es probable que la aprehensión frente a la otra persona permanezca durante algún tiempo, nadie sabe cuán prolongado. Resulta probable que quede gravada en el ánimo de las personas, la sospecha de que el otro eventualmente es portador de un organismo patógeno que puede causarle daño.

A la Naturaleza hay que respetarla, ya lo decía Francis Bacon, el filósofo inglés de los siglos XVI y XVII. Quien pretenda manipularla, cambiarla o someterla, debe saber que en ella se esconden misterios insondables, y que el viaje al microcosmos donde se mueven partículas imperceptibles, es una travesía llena de enigmas y riesgos, capaces de comprometer la vida de miles o millones de seres humanos. Resulta inevitable que el Hombre se considere el centro del Universo. Se encuentra en el punto más alto de la evolución de las especies. Sin embargo, está obligado a convivir y a sobrevivir en medio de un ambiente natural que no siempre puede dominar y que en numerosas ocasiones le resulta hostil. 

Convendría un poco de prudencia y humildad en el trato con la Naturaleza. 

Dedicar a la investigación científica anticipatoria mayores recursos, luce como otro aprendizaje fundamental. La investigación tendría que ser más proactiva que reactiva, de modo que sea capaz adelantarse a las tragedias antes de que estas ocurran.

En el caso particular de Venezuela, la presencia del Covi-19 nos toma en un período de enormes dificultades materiales  y emocionales. El país viene atravesando una fase crítica desde hace muchos años en todos los campos y, con especial dureza, en el sector salud. Ahora nos topamos con este factor natural desconocido que nos confronta con la muerte, tanto la nuestra como la de nuestros seres queridos. A la incertidumbre anterior se suma esta. Afrontemos la nueva situación con mayor presencia de ánimo aún. Los venezolanos nos hemos acostumbrado a luchar contra la adversidad y tenemos que continuar haciéndolo.

Debemos consolidar la comprensión, la tolerancia y, sobre todo, la empatía. Nosotros y nuestros familiares estaremos bien, si el entorno que nos rodea se encuentra bien. Hay que evitar deprimirse. Hay, también, que prescindir de las compras compulsivas, el acaparamiento egoísta y el desprecio por los demás.

El momento demanda sacar a flote lo mejor de nuestros valores. Las autoridades tienen una obligación con la salud pública que no pueden eludir. Los ciudadanos tenemos un compromiso con nuestra comunidad que no debemos soslayar. 

Trino Marquez Cegarra
trino.marquez@gmail.com
@trinomarquezc

DOMINGO ALBERTO RANGEL: Y LLEGÓ

Tanto recordar al lobo… que finalmente llega con una tendencia a volcar al mundo en un nuevo Medioevo.

El coronavirus llevaba tiempo pululando entre nosotros… tanto que desde hace décadas en el primer mercado del mundo… se venden productos de limpieza que mencionan en sus etiquetas a este intruso.

El actual virus es mutación y a mi entender ha servido como el mono de la baraja española… para que cada quien lo aproveche: En Europa reportan que las mascarillas protectoras subieron de 1 euro a 4 apenas cundió el pánico que aún siendo comprensible… es inducido.

Lo aprovechan en primer lugar mandatarios que gastan más de lo presupuestado: Y en esta materia los italianos sin olvidar a los yanquis, se llevan la palma. Cierran el país… envían la gente a sus casas… incluyendo estudiantes de todos los niveles… y se comprometen con patronos y proletarios a cancelar salarios y ganancias.

¡Cuando pase la alarma y patenten una vacuna… subirán los impuestos y quizás el IVA llegue hasta un 25 %!

¡Serán tiempos de chillidos!

Otro que aprovecha la pandemia para demostrar fuerza es el presidente Trump: Ni consulta ni informa a sus aliados de la Otan o a las autoridades europeas… y furioso con la CE les cancela los vuelos… pero no así a la madre patria… Gran Bretaña.

Las medidas tomadas por nuestro gobierno lucen sensatas, hasta la de cerrar las fronteras con Colombia y Brasil… antes que esos países hicieran lo propio con nosotros.

El pretexto fueron los 2 muertos de coronavirus en Colombia… y la contaminada que agarró el presidente Bolsonaro… cuando se vio con Trump la semana pasada. Si por muertos fuese hace décadas hemos debido aislarnos de Colombia porque allí la violencia y el narcotráfico se llevan la vida de decenas por semana.

El mejor estudio sobre el Corona es yanqui y en resumen dice que se debe tener cuidado si uno es hipertenso, si se tiene un corazón débil o dificultades respiratorias. Que solo el 4,7 % de los infectados son críticos pero de esos apenas fallecen el 3,2 %. Que en la actualidad hay más muertes diarias por ébola, tuberculosis o fiebre aviar… que por el covid-19. Y que el 96 % se recupera.

Y que pasan de 1100 millones de menciones al Corona en los medios… frente a los 40 millones sobre el ébola que es màs peligroso.

Domingo Alberto Rangel
doalra@yahoo.com
@DomingoAlbertoR
@UNoticias